Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo - .Todos en el Mundode la UNESCO es que la educación

download Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo - .Todos en el Mundode la UNESCO es que la educación

of 36

  • date post

    08-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    212
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo - .Todos en el Mundode la UNESCO es que la educación

  • Is

    mae

    l Moh

    amad

    /UP

    I/GAM

    MA

    11

    02

    Info

    rm

    e de S

    eguim

    iento de la

    E

    PT

    en el

    Mundo

    2 4 6

  • Captulo 5Reconstruir la educacin,aprovechando losbeneficios de la paz

    Nios asomados por el agujero de una tiendade campaa que les sirve de clase, despus

    de la destruccin de su escuela por un ataquearmado israel (Gaza, 2009).

    2 4 7

    1102Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo

  • Cuando cesan los combates, la educacin puede desempear un papel fundamental en elrestablecimiento de la esperanza, lanormalidad y la confianza en el Estado,as como en la empresa de echar los cimientos para edificar una pazduradera. Sin embargo, la divisoriaestablecida entre la ayuda humanitariaa corto plazo y la asistencia para eldesarrollo a largo plazo socava la laborde reconstruccin. La oportunidad de cosechar rpidamente los frutos de la paz gracias a la educacin se desperdicia. En este captulo se formulan propuestas para corregir las deficiencias en la estructuracin dela ayuda, y se argumenta por qu sedebe integrar a la educacin en todoprograma general de consolidacin de la paz. La reforma de las polticasde educacin en lo referente a loscurrculos y el idioma de enseanzapuede contribuir a liberar el potencialque tiene la educacin para coadyuvara la edificacin de una sociedad mspacfica, tolerante e inclusiva.

    Introduccin ............................................................ 249

    Empezar prontoy mantener el rumbo ..................................... 250

    Promover una cultura de pazy tolerancia ............................................................... 270

    11

    02

    Info

    rm

    e de S

    eguim

    iento de la

    E

    PT

    en el

    Mundo

    PA R T E 2 . L O S C O N F L I C T O S A R M A D O S Y L A E D U C A C I N

    2 4 8

  • R E C O N S T R U I R L A E D U C A C I N , A P R OV E C H A N D O L O S B E N E F I C I O S D E L A PA Z

    I n t r o d u c c i n

    2 4 9

    Introduccin

    La educacin no provoca las guerras, ni acabacon ellas. No obstante, los sistemas educativoscontribuyen a menudo a crear condiciones propiciaspara el desencadenamiento de un conflicto armado y,al mismo tiempo, pueden coadyuvar a la creacinde sociedades ms pacficas, cohesionadas yresistentes, evitando as el retorno de la violencia.

    La tarea de reconstruir un sistema educativodespus de un conflicto violento plantea problemassobrecogedores. Despus de los conflictos, losgobiernos tienen que actuar inevitablemente encontextos de incertidumbre e inestabilidad poltica.El grado de confianza suele ser bajo, la legitimidadmisma del gobierno puede ser cuestionable y elpeligro de reanudacin de los estallidos de violenciapersiste. Al haber heredado infraestructurasescolares gravemente deterioradas, las autoridadestienen que emprender su reconstruccin conrecursos econmicos limitados, una escasezcrnica de maestros formados y una capacidadadministrativa restringida. Adems de esaslimitaciones, en una situacin de posconflicto todogobierno debe hacer frente a demandas crecientesde la poblacin. Los padres que han visto laescolarizacin de sus hijos comprometida porla guerra pueden considerar que la educacin esuna parte importante incluso la ms importantede los primeros beneficios de la paz. La incapacidadde hacer efectivos esos beneficios puede reavivarlas tensiones sociales que alimentaron el conflictodel que el pas apenas est saliendo.

    A cada uno de estos problemas corresponden otrastantas oportunidades. Cosechar los beneficios dela paz en el sector de la educacin es uno de losmedios ms seguros de fortalecer la legitimidad delgobierno, dar a los jvenes garantas para su porveniry consolidar una paz duradera. Asimismo, es una delas cosas ms visibles que el gobierno puede hacerpara demostrar que el pas ha emprendido un nuevorumbo. La educacin es un servicio pblico que incideen la vida de casi todos los ciudadanos. Mientrasque otros aspectos de la labor gubernamental porejemplo, la promulgacin de una nueva constitucin yla reforma de la administracin pblica o del sistemaelectoral pueden parecen algo remoto a gran partede la poblacin, los padres s que saben si sus hijosestn escolarizados o no, las comunidades puedenver si las infraestructuras escolares estn mejorandoy los jvenes comprueban si reciben o no unaformacin que los prepara para un futuro mejor.Por todas estas razones, la rehabilitacindel sistema educativo es un elemento esencialde la reconstruccin general de un pas(vase la Contribucin Especial).

    En trminos ms generales, el sistema educativopuede llegar a formar parte de un contrato socialms integrador, en el que el gobierno demuestre suvoluntad de luchar contra las desigualdades socialesy econmicas. As como las escuelas son a veces unvenero de la desigualdad de oportunidades, tambinpueden convertirse en un vector de movilidad socialy mayor igualdad, en el que la poltica de educacinmarque el nuevo rumbo.

    La reforma del sector de la educacin no se suele considerar una prioridad en la tarea de reconstruccinposterior a un conflicto. La mayora de los gobiernosy los donantes siguen considerando que la educacin

    En una nacin recin nacida, no hay nada ms importante que instruir a los nios. Si uno desea paz y justicia, empleos y prosperidad, un pueblojusto y tolerante, slo hay un punto de partida: la escuela.

    Cuando empezamos reconstruir nuestro pas, a finales del decenio de 1990,muchas cosas estaban destrozadas.

    Necesitbamos nuevas instituciones, nuevas inversiones y nuevas leyes, pero sabamos que la reconstruccin deba comenzar por las escuelas. Paranuestro pueblo, la educacin formaba parte de los dividendos de la paz.Reconstruyendo las escuelas y rehabilitando el sistema educativo, losciudadanos mostraron por qu prioridades votaban.

    Desde entonces, en Timor-Leste seguimos empeados en fortalecer lacalidad del sistema educativo. Sabemos que la educacin no consiste slo en mandar a los nios al colegio, sino en esforzarse por dotarlos con lascompetencias que necesitan para construir un futuro mejor. Y, por supuesto,la educacin por s sola no basta: tenemos que crear empleos para nuestrosjvenes. Pero la educacin va ms all de la adquisicin de competencias y la obtencin de empleos. Es tambin un vector de transmisin de esasfuerzas inmateriales, pero poderosas, que mantienen la cohesin social,fuerzas como el respeto, la tolerancia y los valores compartidos.

    Uno de los mensajes clave del Informe de Seguimiento de la Educacin paraTodos en el Mundo de la UNESCO es que la educacin puede ser una fuerzacapaz de prevenir los conflictos, reconstruir los pases y edificar la paz.Apoyo entusisticamente ese mensaje. Sin embargo, con suma frecuencia se considera que la educacin es un elemento secundario de los programasde reconstruccin en situaciones posteriores a conflictos. O, lo que es peoran, a veces los sistemas educativos perpetan los mismos prejuicios y actitudes que fomentan la violencia.

    Debemos replantearnos nuestras actitudes. En el mundo de hoy, dondetantas personas estn desunidas por motivos de religin, identidad o idioma,la educacin puede unirnos en torno a una tolerancia y un respetomutuamente compartidos. En Timor-Leste aspiramos a hacer de la educacinun instrumento que promueva la comprensin, la unidad social y la seguridadhumana. No hay sendero ms seguro hacia la paz.

    Dr. Jos Ramos-HortaPremio Nobel de la Paz (1996)

    Presidente de la Repblica Democrtica de Timor-Leste

    Contribucin especial La educacin, un sendero hacia la paz

  • 11

    02

    Info

    rm

    e de S

    eguim

    iento de la

    E

    PT

    en el

    Mundo

    C A P T U L O 5

    PA R T E 2 . L O S C O N F L I C T O S A R M A D O S Y L A E D U C A C I N

    2 5 0

    es ms bien una actividad del sector social y no unelemento del programa de consolidacin de la paz.Esto induce a pensar que no han asimilado todava lasenseanzas de la historia. Desde Bosnia y Herzegovinahasta Rwanda y el Sudn, son muchos los conflictosen los que las escuelas han contribuido activamentea ahondar las divisiones sociales, tnicas y religiosas,creando as un contexto propicio a la propagacin deactitudes y creencias que desembocan la violencia.

    Quiz los sistemas educativos no sean la causa directade los conflictos armados, pero s son fundamentalesen la configuracin de ideas que hacen a lassociedades ms o menos propensas a la violencia. Noes exagerado decir que el futuro de un pas ser todolo pacfico, prspero y unido que le permita su sistemaeducativo. Cuando los ciudadanos del maana recibenuna educacin que promueve la tolerancia, el respetohacia los dems y la estima de las identidadescomplejas que componen las sociedades multitnicas,los llamamientos a la violencia basados en elfanatismo religioso, el chovinismo y la desconfianzahacia el prjimo encuentran mucho menos eco. Poresa razn, la educacin debe considerarse comoun componente esencial de todo programa generalde consolidacin de la paz.

    Este captulo consta de dos secciones. En la primera,se examina la reconstruccin de los sistemaseducativos despus de un conflicto. Este es un mbitoen el que los gobiernos nacionales han de mostraruna firme voluntad poltica, y en el que los donantesde ayuda tienen tambin una funcin que cumplir ymotivos sobrados para actuar. Esa funcin se explicaporque la ayuda puede contribuir a la superar laslimitaciones que afligen a los gobiernos despusde los conflictos en el plano de las capacidadesfinancieras, tcnicas y humanas. Y los donantestienen motivos para actuar porque invertir en laconsolidacin de la paz es prevenir el retorno a laviolencia y todas sus secuelas de desplazamientode poblaciones, de inseguridad y de necesidad deayuda humanitaria. No