Hermeneutica y

download Hermeneutica y

of 17

  • date post

    14-Jan-2016
  • Category

    Documents

  • view

    36
  • download

    1

Embed Size (px)

description

Ricoeur

Transcript of Hermeneutica y

  • H E R M EN EU TIC A Y SE M IO T IC A : IN TELIG EN C IA NARRATIVA Y RA CIONALIDAD N A RRA TO LO G ICA

    Alain Saudan (G. R. S. L.)

    I. En la problemtica general de las relaciones entre la hermenutica y las ciencias humanas, existe una convergencia muy especfica, que une a Paul Ricoeur y a A. J. Grcimas: la hermenutica y la semitica. La obra de P. Ricoeur, como se sabe, es esencialmente dilogo" prctico de una actitud de confrontacin cuya necesidad se afirma tericamente en muchas ocasiones, a tal punto que es, podra decirse, casi constitutiva de su empresa.

    Este encuentro de opiniones que busca convertir en aliados a los adversarios , toma frecuentemente la forma ms precisa, ya que la filosofa se nutre necesariamente de campos distintos a ella, de un dilogo entre la ciencia y la filosofa. La confrontacin hermenutica- ciencias humanas, por otra parte, se ha hecho inevitable en la medida en que estas ltimas tratan del problema del sentido, lo que no hizo sino desviarla, en cierta medida, a fines de formalizaci>n. En este texto se puede sealar el encuentro particularmente significativo entre P. Ricoeur y A. J. Greimas; no est por dems recordar aqu que dos obras esenciales de este ltimo llevan el ttulo: Du Sens.1

    Si este dilogo se inscribe pcfectamentc en la dimensin general de la corriente del pensamiento de P. Ricoeur, tambin se basa en los motivos que conducen evidentemente a la especificidad de los dos proyectos.A) Las condiciones que permiten esta confrontacin residen, en prim er lugar, en algunos principios fundamentales del pensamiento de

    213

  • P. Ricocur y en la evolucin que ste ha tenido. Se recordarn aqu algunos de dichos principios, bien conocidos: la superacin de una cierta fenomenologa concebida como demasiado idealista; la resolucin de la oposicin tradicional entre explicar" y comprender , considerada en lo sucesivo como caduca. El inters concedido al estudio de la narratividad a travs del reconocimiento de la importancia del lenguaje y, ms particularmente, de la dimensin constitutiva de la experiencia humana del relato mismo, tanto en el plano individual como en el colectivo, se sigue confirmando en los ltimos estudios de P. Ricoeur sobre la identidad narrativa.2 El cambio de estatuto de la nocin de referencia concebida como relevante no slo fuera del texto sino tambin rcintroducida en el relato mismo. U na concepcin de la lectura que no hace ms que buscar la sola subjetividad del autor, indagada a travs del anlisis del texto, pero alejada de un mundo hacia el cual conduce el texto mismo. De ahora en adelante podemos comprobar que todos estos puntos van en sentiddo de evolucin de la relacin subjetivismo-objetivismo; que la verdad de un texto no ha de buscarse solamente en su relacin con la realidad exterior o con la subjetividad del autor, sino en su exigencia interna, que resulta de las reglas de su construccin. La verdad del imaginario est en funcin de su coherencia. Al anunciar estos principios, se comprende el carcter inevitable del encuentro con la semitica, paso que se sabe, tiene un sentido inmanente en el texto, objeto posible de un procedimiento metdico y riguroso.

    B) Pero a estas primeras condiciones de posibilidad conviene agregar el desarrollo del pensamiento de A. J. Greimas, que ser un tema ms amplio al cual P. Ricoeur es particularmente sensible y que aclara el conjunto de su trabajo. Evidentemente se puede lamentar que la obra de A. J. Greimas no contenga ninguna referencia explcita al trabajo de P. Ricoeur, pero tal silencio se debe a la diferencia de estatuto de las dos empresas: la una filosfica, que exhibe sus presupuestos, y la otra de carcter cientfico, que se limita a sus postulados metodolgicos.

    C) Si tal encuentro es tericamente posible para ambas partes, lo que se ha verificado prcticamente a travs de cierto nmero de textos y debates, puede parecer tambin muy deseable y significativo, particularmente en el contexto ideolgico actual. En una poca en efecto, en que la muerte de lo que se ha llamado frecuentemente de una manera apresurada cstructuralismo ha sido afirmada, al menos en

    214

  • Francia, con la misma fuerza y ausencia de rigor con las que su triunfo haba sido previamente proclamado, la lectura atenta y benvola de P. Ricoeur hace que el proyecto greimasiano acabe felizmente con el vocabulario de la imprecacin o de la condenacin ; esto es, de la liquidacin. Sobre este aspecto, si Ricoeur ha retornado al mundo de la accin segn su expresin de Tiempo y Narracin? del de los hombres pacientes y actuantes , surgido en cierto modo del mundo del texto, es uno de los que insisten en la importancia del tipo de anlisis como el de A. J. Greimas, importancia que no es solamente histrica o arqueolgica. Reitera la afirmacin segn la cual la investigacin del sentido es inseparable de una prctica rigurosa. Exigencia que no es siempre visible en el panorama filosfico contemporneo.

    Se presentar aqu la prueba de compatibilidad de las dos empresas, la que, sin embargo, no tiene sentido sino a condicin de mantener su especificidad. Esta autonoma respectiva no deja, por lo tanto, de suscitar cucstionamientos recprocos que no siempre encuentran respuestas. Conviene agregar tambin que tal tolerancia no es el resultado, segn se sospecha, de todos los procesos hermcnuticos, ni del conjunto de las ciencias humanas; tiene indiscutiblemente un carcter original que emana quiz de la superacin de ciertas oposiciones iniciales. Estas caractersticas garantizan la riqueza permanente en la problemtica actual a travs de mltiples interrogantes que sern evocadas.

    II. La semitica puede ser definida como una teora general de la significacin que busca captar el sentido con la ayuda de un procedimiento objetivo. El sentido que nos rodea, en el cual existimos, y que nos parece dado, es de hecho el resultado de una produccin. Nunca lo captamos a l mismo, en tanto tal, sino que lo aprehendemos por los efectos, engendrados por una operacin de catcgorizacin, que articula ese sentido, el cual se produce en diferentes niveles: asi, ms all del nivel ms superficial, discursivo, de un relato que rene personajes, actores humanos, evolucionando en tiempos y lugares determinados, el modelo greimasiano distingue el nivel narrativo, el del esquema ac- tancial que rene a los actantes en tres ejes: Dcstnador-Destinatario, Sujeto-Objeto, Adyuvante-Antisujcto. Esta estructura formal se encuentra en todos los relatos y rebasa el nivel antropomorfo de la produccin del sentido. Pero el anlisis greimasiano descubre un tercer nivel ms profundo, semionarraiivo, el de las estructuras elementales

    215

  • de la significacin, a travs de las oposiciones lgicas del famoso cuadrado semitico (blanco-no blanco, negro-no negro).

    Lo que llamamos sentido, se produce pues, en distintos niveles de significacin de un texto; aparece en diferentes lugares segn la naturaleza de ste, y las estructuras de superficie son concebidas como la manifestacin y la transformacin de esas oposiciones semnticas iniciales. Uno de los problemas esenciales de la semitica, objeto privilegiado en los anlisis de Ricoeur, es pues, el de las relaciones entre la superficie y la profundidad" del relato, ligado a la capacidad de tal propuesta de articular esos diferentes niveles y de instaurar una justa jerarqua. La confrontacin A. J. Grcimas-Ricoeur ser motivo de ciertas crticas dirigidas al modelo greimasiano sobre este punto central, que obedecer a respuestas posibles sugeridas por la semitica, la cual a su vez interrogar la propuesta de P. Ricoeur. El conjunto constituye pues, un esclarecimiento parcial de las relaciones hermenutica-semitica. Por lo que respecta a la obra de P. Ricoeur, tendremos esencialmente una mencin de los anlisis de Tiempo y N arracin (T . II ) .III. Las observaciones crticas de Tiempo y Narracin recuperan y completan en efecto otros anlisis anteriores que frecuentemente no hacen ms que confirmarlos. De la misma manera, la actitud sigue siendo siempre benvola porque no se trata de destruir el modelo greimasiano sino de actualizar las condiciones de su intelegibilidad .Al reconocer, por otra parte, la capacidad de progresin de la empresa semitica, las observaciones de P. Ricoeur manifiestan una cierta evolucin segn su juicio, quiz paralela a la de A. J. Greimas. Tal advertencia no es meramente histrica y anecdtica, pues aclara el destino del modelo semitico y de su encuentro con la hermenutica.A pesar de las transformaciones constatadas y aprobadas, las crticas siguen siendo, sin embargo, de la misma naturaleza.I) Los anlisis de Tiempo y Narracin muestran dos grandes momentos en la obra de A. J. Greimas. El primer modelo es el de la Semntica estructural, donde se expresara la ambicin de hacer derivar las aspectos diacrnicos del relato tal como los contamos o lo recibimos, de una estructura inicial subyacente a toda manifestacin. J . < t

    La dificultad radicara pues, en la coexistencia de un modelo acrnico216

  • y del tiempo narrativo del cual debera dar cuenta. Las crticas formuladas aqu podran ser calificadas de epistemolgicas y ontolgicas.

    a) Epistemolgicas, en primer lugar, en la medida en que llevan a la confirmacin del modelo greimasiano v en particular del esquema actancial. Ya que es imposible que, a nivel de superficie, se pueda ofrecer una descripcin exhaustiva de diferentes tipos de acciones humanas que se encuentran en los relatos, la semitica busca un principio de construccin a un nivel ms profundo. La sintaxis del enunciado ms elemental, nos puede servir de punto de partida. Como lo seal Tesnire, la frase ms simple, ya es un pequeo drama que implica un proceso (verbo) de los actores (nombres) y de las circunstancias (adverbios). La extrapolacin del enunciado elemental al discurso, en virtud del principio de homologa, permite pues la constitucin de un modelo terico formal, prcticamente axiom