HERMENEUTICA 2

Click here to load reader

  • date post

    03-Jul-2015
  • Category

    Documents

  • view

    237
  • download

    10

Embed Size (px)

Transcript of HERMENEUTICA 2

Normas De Interpretacin Bblica F.P. Barrows, D.T. PROLOGO DEL TRADUCTORLa Biblia es la palabra de Dios divinamente inspirada y revelada a los hombres, y " es til para ensear, para reprender, para corregir, para instituir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, completamente instruido a toda buena obra," segn dice el apstol de los gentiles. Y si la Biblia es una tal revelacin, como tenemos muchas y poderossimas razones para creer que lo es, ella ha de ser, por consiguiente, la nica y exclusiva Regla porque han de guiarse los hombres en cuestiones de fe y prctica religiosas. No son los obispos, ni los concilios, ni la Iglesia, ni nada que sea humano, lo que ha de guiarnos a este respecto, sino la Palabra de Dios que puede ser "lmpara a nuestros pies y lumbre a nuestros caminos," para dirigir nuestros pasos por sendas de rectitud y justicia ante la presencia de Dios. En el Volumen Santo se nos ensea el camino de la Salvacin, segn es en Cristo Jess, en forma tal, que sin l no podramos conocer ese camino y estaramos desposedos de "una tan grande salud." De aqu que en la Biblia tengamos todo lo que necesitamos saber para nuestro bien espiritual. En contra de la doctrina romanista que ensea que la Biblia no debe ser leda ms que por el clero y las personas por l autorizadas, est el principio genuinamente protestante del libre examen, Y segn el cual todos los hombres, letrados e letrados, de todas las razas y de todos los pases, tiene el derecho inalienable y el sagrado deber de leer y explicar las Escrituras por s mismos y de acuerdo con sus conciencias; porque es completamente lgico y natural que si esas Escrituras son la Revelacin de la voluntad de Dios hecha a los hombres, los hombres individualmente son los llamados a escudriarla a fin de conocer la voluntad divina. Pero este examen individual de la Biblia ha de ser hecho con mtodo, de acuerdo con ciertas leyes, basado en principios dados; y no de una manera desordenada y falta de sistematizacin. De no hacerlo as estamos expuestos a ir al otro extremo que la Iglesia Romana, pero con el mismo resultado: la Iglesia de los Papas ha violentado la Palabra de Dios con su mtodo de guardarla bajo cadena y ensear doctrinas a ella contrarias; nosotros la violentaramos, seguramente, si al proceder a su lectura e interpretacin no nos basamos en slidos principios exegticos, y haramos ensear teoras completamente errneas, o fantsticas, reidas con el Espritu de la Revelacin. El libro que hoy presentamos al pblico evanglico en el idioma espaol, presenta, de manera admirable, las reglas o principios por que debemos guiarnos en la interpretacin del Libro Inspirado, y su material es muy rico en lecciones instructivas e ilustraciones sugestivas; y no dudamos que 1 ha de contribuir grandemente a la ayuda del pblico espaol a la mayor comprensin de las Sagradas Escrituras.

Este trabajo formaba, en el original ingls, la cuarta parte del libro "The Companion to the Bible" (El Compaero de la Biblia); y algunas veces en esta parte de su trabajo, y con el fin manifiesto de aclarar y robustecer lo que dice, el autor cita otras partes de su libro. Pudimos, con toda legitimidad, haber pasado por alto estas citas, pero creyendo que ello haba de ser beneficioso para el lector, y que contribuira al mayor enriquecimiento del libro, nos impusimos la tarea de traer e intercalar en el texto, las palabras que el autor cita de otros lugares de su obra. Deseo significar mi agradecimiento al Pbro. Jos Lpez por la gran ayuda que me prest en la preparacin de los ndices. Hemos realizado esta traduccin con la esperanza de ser tiles a los cristianos en general, y a los ministros en particular, que desconocen el ingls, en los pases hispano-americanos. Quiera Dios que les sea de grande utilidad en su estudio de la Palabra Divina y que sirva para hacer que se d mayor gloria a Logos encarnado, cuyo es el poder y la honra por los siglos de los siglos. A. S. R. G. *** CAPITULO I

OBSERVACIONES INTRODUCTORIAS1.-El trmino Hermenuticas (Griego, hermeneau, interpretar) es empleado comnmente para denotar el principio de interpretacin bblica. La palabra griega exgesis, que significa exposicin, denota la obra actual de interpretacin. La hermenutica es, por lo tanto, la ciencia de la interpretacin; la exgesis, la aplicacin de esta ciencia a la Palabra de Dios. El escritor hermenutico da los principios generales para la interpretacin; el escritor exegtico usa estos principios en la exposicin de las Escrituras. Los trminos epexgesis y epexgetico son usados por los expositores, en un sentido especial, para denotar algo que es explicatorio del inmediato contexto. 2.-El oficio del expositor es, buscar y explicar el verdadero significado de los escritos inspirados, sin agregarles o quitarles nada, y sin hacerles cambios en ningn sentido. Aqu podemos presentar un instructivo paralelo entre su labor y la de la crtica textual. La crtica textual se propone presentar, no lo que algunos creen que el escritor inspirado debi haber escrito, sino lo que en realidad escribi. Y as el verdadero expositor, tomando para su estudio las palabras de las Escrituras, trata de encontrar en ellas las ideas verdaderas que el escritor inspirado se propuso que encerraran, y no tratar de hacer que tengan un significado que est en armona con sus opiniones preconcebidas. Es muy pertinente, por lo tanto, que consideremos al conenzo de nuestro trabajo, las condiciones que debe reunir el intrprete bblico. Estas condiciones requieren elevadas cualidades morales e intelectuales, as como variados y profundos conocimientos. 3.-La primera cualidad que debe poseer el intrprete bblico, es: un supremo respeto a la verdad. Una conviccin general y el reconocimiento de su deber de fidelidad, no sern bastantes a guardarlo de todas las influencias sugestivas que se hallan en su camino. Aunque sea un sincero cristiano, est todava en peligro de ser llevado por senderos falsos, a causa del poder de sus

opiniones preconcebidas, o sus relaciones sectarias. Necesita tener una constante y vivida comprensin de la santidad de la verdad, principalmente de la verdad bblica, que Dios ha revelado para la santificacin y salvacin de los hombres. "Santifcalos por tu verdad; tu palabra es la verdad." Estas palabras del Salvador deben ser consideradas, noche y da, por el intrprete bblico, hasta que ellas formen Parte de su vida espiritual; y debe tambin recordar siempre que siendo el origen de la verdad bblica tan divino, y su oficio tan elevado, Dios har responsable a todo aquel que la viole en inters de sus opiniones humanas y preconcebidas, sustituyendo as la insensatez de los hombres por la sabidura de Dios. 4.-El intrprete bblico necesita adems un profundo juicio, combinado con el poder de una concepcin vvida. Mencionamos juntas estas dos cualidades, porque ellas se suplementan mutuamente. La descripcin ocupa una gran parte de la Biblia; y en este respecto el intrprete necesita el poder de la concepcin, a fin de poder traer a su mente un cuadro vvido de las escenas que se describen, con perfecta armona entre todas sus partes. Otra gran parte de la Biblia contiene el lenguaje potico y los sentimientos conmovedores. Y para la interpretacin de estos pasajes, es especialmente necesaria la facultad de la concepcin, para que podamos colocarnos tan completamente como sea posible, en las mismas circunstancias de los escritores, y podamos formarnos una idea cabal de las emociones que llenaban sus mentes y dieron forma y complexin a sus probaciones. Una lgica fra, como la adicin de cualquier caudal de conocimientos humanos ' simplemente, no nos ayudar a comprender y explicar con verdad el Salmo 42. En el poder de la imaginacin debemos ir con el poeta al destierro, desde el santuario de Jerusaln allende el Jordn a la tierra de los hermonitas; debemos ver su triste y solitaria condicin; debemos or los amargos vituperios de sus enemigos; debemos presenciar la tempestad interna de sus sentimientos-el continuo conflicto entre la naturaleza y la fe-antes de que podamos tener una verdadera comprensin de sus palabras. Y lo mismo pudiera decirse de innumerables pasajes de las Escrituras. Pero este poder de vivida concepcin, cuando no es refrenado por un sano juicio, puede llevar al expositor de las Escrituras a las ms locas extravagancias de la fantasa. Haciendo caso omiso de las reglas ms elementales de la interpretacin, cubrir los pasajes ms claros de las Escrituras, con una masa de interpretaciones alegricas, bajo el supuesto de dar a las palabras inspiradas un sentido ms elevado y edificante. Que las condiciones naturales, unidas a un variado y slido conocimiento y a un celo infatigable por el Evangelio, no son una segura salvaguardia contra el error, lo vemos en el ejemplo de Orgenes y otras personas. No contentos con no dejar a las simples narraciones del Evangelio hablar por s mismas y que dieran sus propias lecciones de instruccin, estos expositores alegricos sacan de ellas, a la fuerza, un sentido de ms elevada espiritualidad. Al hacer semejante cosa echan por tierra los mismos principios por los cuales las doctrinas espirituales de las Escrituras son enseadas. Orgenes, por ejemplo, comentando el encuentro entre el criado de Abraham y Rebeca en el pozo de Aman, dice: "Rebeca vena todos los das al pozo. Por lo tanto poda ser encontrada por el criado de Abraham, y ser unida a Isaac en matrimonio." De esta manera da el sentido literal de este acontecimiento. Pero despus va a demostrar, entre otras cosas, que Rebeca representa el alma humana con la que Cristo desea desposarse, y que el criado de Abraham representa "la palabra proftica, sin cuya recepcin el alma humana no puede desposarse con Cristo. "

5.-Otra condicin que es indispensable, absolutamente, para la interpretacin bblica, es: simpata Itcia la divina verdad; en otras palabras: esa armona del espritu con las verdades reveladas que viene de la sincera recepcin que de ellas hacemos, y la re