Revista Insurrección N.355

of 24 /24
Edición No.355 Enero/14/2013

description

Edición N.355, del 14 al 20 de Enero de 2013. Revista Realizada por el Comando Central del Ejército de Liberación Nacional - ELN.

Transcript of Revista Insurrección N.355

Page 1: Revista Insurrección N.355

Edición No.355Enero/14/2013

Page 2: Revista Insurrección N.355

EDITORIAL 3Chávez es el Pueblo

Balance 2012, Parte VIIAl Fondo, a la Izquierda 6Autor: Pablo Beltrán

Balance 2012, Parte VIII¿Por Qué Te Indignas? 12Autor: Pablo Beltrán

Avance en la Lucha por la Defensa de la Madre Tierra 15Autor: Luis Carlos Guerrero S.

Parte de Guerra 2012 19Autor: Dirección del Frente de Guerra Nororiental

Parte de Guerra, Comienzos de Enero de 2013 21Autor: Frente de Guerra Oriental

Page 3: Revista Insurrección N.355

La masiva e imponente ceremonia de respaldo, admiración y reconoci-miento de su pueblo y gobierno al Presidente

Chávez el pasado 10 de Enero, es la más clara demostración de su talla de dirigente y manda-tario legítimo del hermano país.

Allí se oficializó la continuidad del ejercicio presidencial de Hugo Chávez Frías, bajo el mar-co constitucional, según el fallo del Tribunal Supremo de Justi-cia y la Asamblea Nacional que extendió la licencia para estar fuera del país por el tiempo que amerite su tratamiento médico.

El respaldo brindado por el pue-blo, su gobierno y los países de la región, no deja dudas de la solidez del proceso revoluciona-rio y bolivariano en la hermana

Venezuela Bolivariana. El apoyo fue multitudinario y expresivas las manifestaciones de firmeza, lealtad y respeto para que el presidente Chávez continúe al frente de su misión histórica.

La dolorosa enfermedad que padece el presidente Chávez, ha sido aprovechada por la oposición, para difundir la in-famia de una supuesta “crisis de gobernabilidad o un vacío de poder”, pero el majestuoso tsunami de pueblo que inundó a Caracas, evidenció el alto gra-do de legitimidad de un gobier-no que se potenció en unidad, compromiso y lealtad frente a su líder amado.

Se equivocan una vez más, quienes recurriendo a la trucu-lencia que les permite el poder del dinero y los grandes medios

EDITORIAL

Es el pueblo

3

Revista Insurrección

Page 4: Revista Insurrección N.355

de comunicación, pretenden desestabilizar, mediante la con-fusión, las mentiras y los falsos argumentos, la institucionalidad de un gobierno legítimo que ha dado claras muestras de unidad, solidez y arraigo popular, a lo largo de sus 14 años de manda-to .

“Chávez es pueblo y el pueblo es Chávez”. No prosperarán las difi-cultades o sabotajes, generados por una oligarquía vende patria, que actúa bajo los dictámenes y recetas del imperialismo nor-teamericano y que recurre a la ilegalidad para conseguir sus fi-nes, ante las visibles y consecu-tivas derrotas que sufre, en las

batallas políticas que la demo-cracia venezolana desarrolla.

Es necesario, decirlo siempre y a voz en cuello, Chávez el un pueblo que construye su desti-no en América y más allá, bajo los paradigmas concebidos por Bolívar, Martí, Petión, Sandino y tantos otros, que dieron su vida por la irrenunciable y definitiva independencia y siguen desde su gloria construyendo futuro, al lado de las nuevas generaciones de latinoamericanos y caribeños que nos negamos al someti-miento imperialista.

La campaña mediática de la de-recha venezolana, que buscaba

Page 5: Revista Insurrección N.355

colocarle palos en la rueda, a la institucionalidad gubernamen-tal y al liderazgo del Presidente Chávez, fue aplastada el pasa-do 10 de Enero, en la masiva, legítima, y digna batalla del pueblo y gobierno bolivarianos, con el decidido respaldo de los pueblos y gobiernos de la región que no transigen ante los chan-tajes imperialistas.

Los mandos y combatientes del Ejército de Liberación Nacional de Colombia, ratificamos otra vez, nuestra solidaridad y ad-miración al Presidente Chávez, a quien deseamos su pronta me-joría y nuestros sentimientos de reconocimiento a todo su gobier-

no y su pueblo, seguros que sal-drán airosos de las dificultades que serán superadas con creces, porque la unidad del pueblo su gobierno y sus Fuerzas Arma-das, son las barreras imposibles de infranqueables de los enemi-gos de la revolución bolivariana.

Si un día, nuestros modestos es-fuerzos llegaren a necesitarse por parte de ese pueblo y go-bierno hermano, no dudaremos en colocarnos con todo respeto y compromiso internacionalista a su disposición, porque somos, bolivarianos, guevaristas e inter-nacionalistas.

Page 6: Revista Insurrección N.355

El historiador Jorge Or-lando Melo en abril, volvió a insistir en esta tesis: “Colombia, en los últimos 60 años,

ha tenido guerrillas fuertes y partidos de izquierda débiles, muchos y muy divididos… si en Colombia la izquierda es débil e impotente es porque hay gue-rrilla”.

Tesis que este año pasó la prueba de la práctica, porque la izquierda, como cuerpo vivo, rebelde y alternativo al sistema imperante, no cesó de crecer y reproducirse, lo que es una muestra de vitalidad para unos, mientras que para otros es un indicador de debilidad.

Las vertientes más notorias de la izquierda colombiana, se pueden agrupar en cuatro

principales, de acuerdo a la respuesta que dan a la doctri-na del régimen sobre trato a la oposición, según ella, a unos los absorbe, a otros los disuelve y a otros busca triturarlos.

Los tránsfugas

En este sector se ubican los que iniciaron su militancia en la iz-quierda y les cuesta permane-cer en una colectividad política, por lo que nunca se sabe a dón-de van a parar.

El actual vicepresidente de Co-lombia cabe en esta clase. Este año, el régimen trató de des-pacharlo para un cargo buro-crático en la OIT, al que no fue elegido en mayo. Para que le dieran esta postulación debió decir que la elite dominante ya no asesina opositores ni sindi-

Autor: Pablo Beltrán

Balance 2012, Parte VII

6

Revi

sta

Insu

rrec

ción

Page 7: Revista Insurrección N.355

calistas ni defensores de dere-chos humanos ni indígenas, etc. Sus servicios se los reconoció, LC Villegas, el jefe de los gremios patronales: “la Vicepresiden-cia de la República es una muy honorable llanta de repuesto, pero no hay cosa que moleste más que una llanta de repuesto sonando en el carro”. A princi-pios de julio, todavía algunos consideraban que A Garzón era el más probable candidato de la izquierda, para las elecciones presidenciales de 2014.

El Congreso en julio al iniciar sus sesiones, contaba con un 16 por ciento de aceptación en la opi-nión, por lo que al mes siguien-te, Santos nombró un asesor presidencial para el diálogo so-cial y la participación ciudadana, para recolectar conclusiones de los foros de paz, organizados… por el Congreso. Para esta ope-ración de lavado de imagen, nombró a LE Garzón, otro de los tránsfugas más publicitados.

Los clásicos

En esta categoría caben los movimientos y partidos de la izquierda legal, que aspiran a ser oposición dentro de las ins-tituciones del sistema político imperante, para lo que cuentan con una base social organizada, además de tener un cierto res-paldo de la opinión pública.

El Polo Democrático Alternativo este 2012 completó dos ruptu-ras, por la salida de sus filas de los Progresistas y del Partido Comunista. Clara López, su pre-sidenta, desde mayo denunció al proyecto de reforma a la jus-ticia, como “un auto indulto que se hace el Congreso”. Gracias a su pronta reacción la bancada parlamentaria del Polo, logró impedir la conciliación entre las dos Cámaras, que permitió en-terrar con 26 votos esta intento-na del régimen, votación en que los secundó el Partido Verde, el Mira, 3 liberales, uno de Cam-bio Radical y uno de Afro Vive.

Los comunistas se integraron a la Marcha Patriótica que na-ció en abril, a la que también se le sumó la Izquierda Liberal liderada por Piedad Córdoba. Como siempre, este movimiento fue acusado por el gobierno de recibir finanzas de las FARC-EP y varios de sus integrantes fueron a parar este año a la cárcel, en-juiciados por rebelión.

Piedad Córdoba resistió este año varios embates en su con-tra, en el de mayo, el Procura-dor intentó condenarla por se-gunda vez por la misma falta, en la que justificó la destitución de su cargo como senadora; en el de julio, la iban a enjuiciar por rebelión, por llamar a los indí-genas del Cauca a “revocar al

7

Revista Insurrección

Page 8: Revista Insurrección N.355

Congreso, al presidente y a ex-pulsar las bases militares de sus resguardos”.

Los Progresistas con Petro, cum-plieron su primer año en la al-caldía de Bogotá. Al principio el régimen los observó y después colocó toda su maquinaria a tri-turarlos, para mantenerlos bajo control. Uno de los choques en-tre la administración local y el régimen, ocurrió en julio, cuan-do agregaron 3 mil soldados a las guarniciones de Bogotá, a modo de “presencia para di-suadir”, según palabras del mi-nistro de guerra, que la alcaldía interpretó como un intento por militarizar la capital. El choque más prolongado estuvo en los planes de vivienda financiados por el gobierno nacional, a los

que el alcalde colocó reparos, para impedir que se constru-yeran en zonas bajo riesgo de inundación.

Los nuevos

Este componente de la izquier-da se caracteriza por proponer rupturas con el sistema, que rechazan sus valores e institu-ciones, para irlos reemplazando por otros, surgidos de procesos en desarrollo. Hace parte de la corriente cantada por el poeta: “en Europa, a la paloma de la paz se la comió la gallina de los huevos de oro. En Suramérica, aves de colores alzan el vuelo y obligan a mirar con altura”.

Los que podrían llamarse Indig-nados, nacieron en agosto, con-

8

Revi

sta

Insu

rrec

ción

Page 9: Revista Insurrección N.355

vocados por Salomón Kalmano-vitz y Antonio Navarro. Una de sus voceras, Claudia López, los define como “ciudadanía indig-nada, que quiere reconciliar la política con la sociedad”. Esta tendencia política tuvo su última fase de gestación en la lucha contra la corrupción de la políti-ca, que logró hundir en junio la reforma a la justicia.

La Minga social e indígena, en julio arrancó su campaña con-tra la militarización de los res-guardos indígenas en el Cauca, que sentó a Santos a negociar, a costa de bastantes heridos y muertos, por atreverse a tum-bar las trincheras que estaban en el centro del pueblo de Tori-bio y por desalojar a los solda-dos de la base militar de Berlín,

en desigual lucha, que el diario Miami Herald, describió como una “guerra de palos contra fu-siles”. Esta campaña hace parte de un plan de paz alternativo, en el que las comunidades emi-ten y acatan su propia legisla-ción, ordenan sus territorios y construyen su institucionalidad.

Los insurgentes

Las dos guerrillas en este 2012 avanzaron en sus coincidencias, una de ellas, enfatiza el esfuer-zo por favorecer la lucha políti-ca del pueblo, en medio de la realización de diálogos para hallarle una solución política al conflicto interno.

La primera fase de diálogo rea-lizado entre las Farc y Santos

9

Revista Insurrección

Page 10: Revista Insurrección N.355

en La Habana, entre febrero y agosto, concluyó en un esque-ma de negociación para la paz, diseño en el que no tuvieron en cuenta a otras organizaciones de la sociedad, pero si buscaron incluirlas en el Foro agrario rea-lizado en diciembre. Los voceros de las FARC-EP han sido claros en expresar que “la mesa de diálogo sirve para hacer políti-ca, no para hacer la revolución”.

La agenda pactada abarca el problema de la tierra, la parti-cipación política, el fin del con-flicto, la política anti drogas, las víctimas y el funcionamiento de futuros acuerdos. La segunda fase del diálogo se inauguró en Noruega en octubre, para ense-guida desarrollarse otra vez en Cuba.

Por su parte el ELN reiteró su voluntad de diálogo y mantiene comunicación con el gobierno, pero sin que al cierre del año se hubieran abierto diálogos for-males entre ambos.

La infertilidad

La coyuntura política demostró este año, que la debilidad de la oposición de izquierda, dejó el espacio para el resurgimien-to del bipartidismo, como puja regulada entre las fuerzas de extrema derecha y de centro derecha.

La izquierda no puede echar-le la culpa de sus flaquezas al régimen, pero como factor se-cundario que la incide, está la cultura dominante de imponer la voluntad propia por la fuerza, ante cada conflicto de intereses que surge.

La matriz de la debilidad de la izquierda se encuentra en su predilección por enfatizar las di-ferencias y en su pasado mesiá-nico, por el que cada tendencia política se cree un mar y percibe a las demás como aguas tribu-

10

Revi

sta

Insu

rrec

ción

Page 11: Revista Insurrección N.355

tarias; creencia que a la larga termina por convertirse en su inhabilidad para ser cemen-to de un proyecto nacional de cambio, alternativo al régimen imperante.

El potenciol

Camilo Torres Restrepo, el cura guerrillero, como ferviente cons-tructor de unidad que fue, hace 50 años, echó las bases de una mentalidad de confluencia en la izquierda, en que se desarrolla la unidad popular alrededor de los puntos de identidad y se co-locan en segundo puesto el de-

bate sobre las diferencias. Pun-to de partida para una cultura de negociación que incluye los intereses de todos, para con-densarlos en acuerdos, progra-mas y en alianzas duraderas.

En noviembre sesionó el Con-greso del Partido Comunista de China y aunque estemos en caras opuestas del planeta, sus conclusiones dejan un mensaje para la izquierda colombiana, porque decidieron seguir impul-sando reformas, ligarse más al pueblo y erradicar la corrupción de sus filas.

Page 12: Revista Insurrección N.355

La táctica política del mo-vimiento popular en el 2012, se desarrolló en los debates sobre la paz y en la movilización políti-

ca contra la aplanadora del ré-gimen, que a toda costa, avan-zó en descargar más violencia neoliberal contra los colombia-nos. Buena parte de estos es-fuerzos fueron producto de uni-dades de acción, con las que se dieron pasos en la construcción de un centralizador, alternativa de cambio para los colombia-nos.

Bajo la consigna, “Vamos por la paz con un agenda social”, se realizó en octubre la Semana de la indignación, convocada por la Coordinadora de movimientos sociales de Colombia, el Con-greso de los pueblos y la Mar-

Autor: Pablo Beltrán

cha patriótica, movilización con-tra las medidas anti populares, que desnudó las pretensiones del gobierno de Santos:

Debemos estar atentos a no permitir que la agenda neolibe-ral social y política del régimen transcurra tranquilamente hacia sus intereses, mientras preten-de distraer la atención con un proceso de diálogos, que cla-ramente no resolverá todos los problemas que aquejan a los sectores populares”.

La lucha social y política del pueblo colombiano tuvo múlti-ples expresiones, tantas, como motivos de indignación. Entre los principales estuvieron el asesinato de líderes, la deuda social (jubilaciones, salud, ni-ñez, educación, impuestos, sa-larios, regalías), contra la gran

Balance 2012, Parte VIII

12

Revi

sta

Insu

rrec

ción

Page 13: Revista Insurrección N.355

minería y las represas, la quie-bra del campo (abandono, cri-sis) y por el colapso del sistema carcelario.

La ofensiva del régimen incluyó desde ignorar tales luchas, pa-sando por falsas negociaciones y tratos para disolver las protes-tas, junto a dilatar respuestas hasta desgastar la movilización, acompañada de la intervención de los cuerpos represivos milita-res y policiales, para ejecutar la persecución abierta y encubier-ta, que la mayoría de las veces terminó en el encarcelamiento o asesinato de los activistas po-pulares.

En esta coyuntura en que la so-ciedad colombiana quiere parti-cipar y hacer oír su voz frente a las soluciones del conflicto in-terno, el régimen refinó su po-tente aparato de control, mani-pulación y silenciamiento de las opiniones críticas del sistema. Los dos principales diarios del país cayeron en manos del sec-tor más retrogrado de las elites dominantes. El principal grupo de grandes radiodifusoras si-gue en manos de inversores ex-tranjeros que sirven más a las multinacionales, que a los inte-reses de la sociedad colombia-

na. La televisión se

dedica a aumentar ganancias, sin escuchar las críticas por “la violencia y vulgaridad de la pro-gramación en horarios familia-res”, bajo la ciega mirada de la Agencia Nacional de Televisión.

Dentro de este sombrío paisa-je, nació en 2012 la Alianza de medios y periodistas por la paz con justicia social, quien en pul-so desigual, contribuye a crear conciencia sobre el conflicto y sobre la necesidad de participar en la construcción de una solu-ción política.

Colombianas y colombianos por la paz se vio acompañado por numerosas iniciativas, que des-de esquinas distintas formula-ron alternativas para resolver el conflicto nacional. En abril, Acción Andina, Dejusticia y otras entidades, propusieron “una política de drogas que promue-va la paz y el respeto a los de-rechos humanos”, como reem-plazo de la ‘guerra anti drogas’ sostenida desde el gobierno de los Estados Unidos.

En marzo, varios cientos de or-ganizaciones y personalidades firmaron el Manifiesto “Por la paz hasta la última gota de nuestros sueños”, que más adelante confluyó con otras iniciativas, dando origen a

13

Revista Insurrección

Page 14: Revista Insurrección N.355

la Ruta social común por la paz. Los firmantes de este Manifies-to expresaron:

; “El ser una economía depen-diente, concebida como una bodega de recursos, con un desarrollo endógeno nulo, es el gen de la guerra.

; Los EEUU justifican su inter-vencionismo bajo el pretexto de la ‘lucha contra el narco-tráfico’.

; Hemos sido sometidos al te-rror que configura el latifun-dio a favor del gran capital.

; Cuando protestamos sufri-mos exterminio… se nos considera criminales y ‘terro-ristas’.

; Las partes somos todos los colombianos; también consi-

deramos parte del conflicto a las transnacionales.

; La llave de la paz es exigir que cese la práctica estatal de exterminar la participa-ción política civil.

; Hacemos de la empatía so-cial el primer paso hacia una verdadera paz.

; Una paz que nazca del de-bate conjunto.

; Queremos poder participar en el debate político amplio, en la construcción social sin ser asesinados.

; No se trata de una negocia-ción superficial, ni de nego-ciar prebendas”.

14

Revi

sta

Insu

rrec

ción

Page 15: Revista Insurrección N.355

En pasados días el mi-nistro de Medio Am-biente informo a la opinión publica que se había declarado par-

que regional al páramo de San turban, producto, según él, de una decisión del gobierno ante una propuesta que presentó la CAR de Bucaramanga. Esta es sin duda una conquista del mo-vimiento social y de una ciuda-danía activa que se movilizo por su protección ante la codicia.

La declaración de una parte del Páramo de San Turban corres-pondiente a 11.700 hectáreas por petición que hizo la corpo-ración Autónoma Regional para la defensa de la meseta de Bu-caramanga (CDMB) es solo la parte del páramo que se ubica geográficamente en el depar-

Autor: Luis Carlos Guerrero S.

Avance en la Lucha por la Defensa de

tamento de Santander en com-prensión de los municipios de California, Vetas y Suratá. Que-da pendiente la parte del terri-torio del páramo de San turban que corresponde al departa-mento de norte de Santander donde hay la mayor extensión del páramo.

Es bueno advertir que la decla-ratoria de parque regional fue una exigencia del movimiento social ante la abierta violación de la Ley la cual protege a es-tos ecosistemas prohibiendo desarrollar cualquier actividad económica y muchos mas una acción tan agresiva para con la naturaleza como lo es la extrac-ción de minerales. Según el in-forme de la contraloría general de la república del 2012 en el país hay un total de 2 millones

15

Revista Insurrección

Page 16: Revista Insurrección N.355

de hectáreas de áreas de pa-ramos donde se están desarro-llando proyectos mineros, sean que estén en la etapa de ex-ploración o de explotación que deben suspenderse y ser repa-radas en los daños ambientales y sociales a las comunidades y municipios.

Y es que ya era insostenible para las autoridades ambien-tales mantenerse en una tre-menda injusticia climática y aberrante violación de las leyes ambientales puesto que de los 11.700 hectáreas de paramos que son declarados parque re-gional, el 87 por ciento, unas 9.622 hectáreas se han cedido a las transnacionales mineras mediante la concesión de 18 títulos mineros, en tanto la pe-queña minería solo ocupa un 9 por ciento.

El ministro de minas ha dicho que la declaratoria de parque regionales a todos 34 paramos existentes en Colombia es un hecho y si es así debe comen-zar por suspender los contratos aprobados a las empresas mul-tinacionales y que las infraes-tructuras sean levantadas de di-chas áreas. Y de paso construir planes alternativos económicos y sociales para las comunida-des que derivan su sustento de la actividad minera a pequeña y mediana escala. Es decir, debe haber un trato diferenciado que lleva a que se sustituya la eco-nomía de pequeña y mediana minería por otra actividad ase-gurando la vida de los pueblos y comunidades mineras.

Para el caso de San turban el haberse declarado parque re-gional debe extenderse a la to-

16

Revi

sta

Insu

rrec

ción

Page 17: Revista Insurrección N.355

talidad de las 19 mil hectáreas que constituye el área de pára-mo en Santander que presento la CAR en diciembre del 2008 y abracar las 70 mil hectáreas en el Norte De Santander para un total de 89 mil hectáreas que constituye este invaluable patri-monio de la humanidad, reser-va de vida para los habitantes de los departamentos de los santanderes colombianos.

La declaratoria de parque re-gional lejos de ser una dádiva o muestra de buena voluntad de parte de las autoridades am-bientales concedida a los san-tandereanos, declaratoria que debe el movimiento popular lu-char por hacer efectivo su cubri-miento a todos los páramos de Colombia, es una conquista de la lucha de los pobladores, del movimientos social que desató

toda una acción de lucha. Las movilizaciones, las audiencias mineras, los cientos de foros, de denuncias, de acciones jurídicas, de movilizar la conciencia ciuda-dana en defensa del agua y la madre tierra, fue el sustento para alcanzar la reivindicación de páramo protegido libre de minería.

Las maniobras, las campañas de las transformacionales mi-neras que buscaron doblegar a los habitantes y el movimiento social fueron enfrentadas con vigor, energía y fuerza. A cada maniobra de las trasnacionales el movimiento social acudió a las razones de la vida, a la ne-cesidad de que se hiciera justi-cia climática y que el valor de la vida se colocara por encima del capital y sus beneficios.

17

Revista Insurrección

Page 18: Revista Insurrección N.355

No hay que detener la movili-zación, la lucha debe acrecen-tarse porque ahora viene todo un proceso de estabilización del páramo y de las comunida-des que están enraizadas en él, viene todo un proceso para que se protejan los bosques de robles y por ampliar el territorio del parque regional para de-fender la totalidad de este pre-cioso ecosistema de la codicia de las compañías turísticas que buscaran hacer del parque un negocio rentable turístico para disfrute de los ricos.

La locomotora minera no puede seguir su paso impune por toda la geografía nacional destru-yendo bosques, ríos, quebra-das, la rica biodiversidad de la que gozamos los colombianos y que debemos conservar como parte del aporte que el pueblo y nuestras comunidades deben hacerle a la construcción de una sociedad en equilibrio y armo-nía de los seres humanos con la madre tierra, reproduciendo la vida decente y digna para todos, de la cual hace parte la vida de la naturaleza. Es seguir transitando por caminos que ilu-minen y una nueva civilización de futuro para todos.

Los avances logrados por el mo-vimiento social que hizo posible

con su acción decidida, que se diera un paso en la conserva-ción de los ecosistemas estra-tégicos del país, se entrelaza con la conquista del pueblo de la Guajira, sus comunidades de trabajadores, indígenas, habi-tantes de barrios, de las comu-nidades de vida, que lograron echar atrás el desvío del río Rancherías para que lo explota-ran las transnacionales del car-bón los yacimientos que están en su lecho. Son ejemplos a se-guir en todos los rincones de la patria, alzando los pobladores la bandera de la vida, las ban-deras de la justicia climática y que otro modelo económico es posible y urgente para Colom-bia.

No hay duda que las 17 millones de hectáreas reservadas para minería en el mes de junio, te-rritorios donde existe una parte de la biodiversidad colombiana, también deben levantarse en su calidad de reserva minera y ser declarada reserva natural, quedar prohibidas actividades extractivas que destruyen estos bienes naturales fundamenta-les para la vida de los colombia-nos y el mundo. Queda mucho trecho aun por recorrer, la lucha prosigue hasta hacer realidad los derechos de la Madre tierra.

18

Revi

sta

Insu

rrec

ción

Page 19: Revista Insurrección N.355

El frente de Guerra No-roriental informa al pueblo Colombiano y a los revolucionarios, el resultado de la con-

frontación militar en la región Nororiental de Colombia entre nuestras fuerzas guerrilleras y el aparato militar del Estado, durante el año 2012. Esta con-frontación se hace en el marco de la resistencia armada ante el plan imperial llamado “ Plan de consolidación”, que es el plan con el cual las fuerzas del Es-tado al servicio de las grandes empresas transnacionales, se empeñan en despejar el camino de toda resistencia a la llamada locomotora minera.

Las fuerzas insurgentes Hemos resistido a ese plan y nuestras guerrilleras y guerrilleros nos

mantenemos en pie de lucha, dando apoyo a los intereses populares y acompañando a nuestra comandancia en la bús-queda de caminos para la Paz con cambios que tanto anhela nuestro pueblo.

Llamamos a los soldados y poli-cías, a que en vez de estar des-de las instituciones militares al servicio de quienes mantienen el saqueo y el despojo de nues-tra gente y de nuestro país, a unirse al movimiento popular que reclama políticas soberanas y democráticas y solución políti-ca al conflicto social y armado.

Acciones MilitaresHostigamientos: 28Minados al avance: 11Emboscadas: 2Sabotajes a oleoductos: 7Ataques a la policía: 2

Autor: Dirección del Frente de Guerra Nororiental

19

Revista Insurrección

Page 20: Revista Insurrección N.355

Choques con el ejército: 1Ataques a fuerzas vivas con artillería: 3

Acción contra paramilitares: 1Ataques conjuntos con el EPL: 2

Ataque a Helicópteros: 1Total acciones: 58

Soldados muertos: 27Soldados heridos: 20

Policías muertos: 21Policías heridos: 15

Paramilitares muertos: 1

BAJAS AL ENEMIGO: 84Material recuperado:

3 fusiles m16, 4 proveedores.

BAJAS PROPIAS:2 compañeros muertos.

3 compañeros detenidos.

Colombia para los trabajadores....Ni un paso atrás liberación o muerte

Dirección del Frente de Guerra Nororiental, ELN.

Page 21: Revista Insurrección N.355

El Frente de Guerra Oriental del ELN conti-núa su campaña, para que la explotación del petróleos colombiano,

esté al servicio de la nación y no al de las transnacionales que solo dejan miseria y represión, porque las fuerzas armadas gu-bernamentales, brindan cobijo a los saqueadores, mientras ven a los trabajadores y al pue-blo, como sus enemigos.

Mientras el gobierno nacional siga prestando oídos sordos a nuestras exigencias, la lucha continúa.En este contexto hemos desa-rrollado las siguientes activida-

des militares y de sabotaje: Enero 4, atacada con explosi-vos la estación de bombeo de Zamoré en el departamento de Norte de Santander. El pasado 10 de enero, Unida-des guerrilleras emboscaron en el sector Miralindo, sitio la ba-tea, municipio de Toledo, De-partamento Norte Santander, una patrulla del ejército, perte-neciente al batallón García Ro-vira, ocasionándole las siguien-tes bajas:Un teniente coronel gravemente herido.1 teniente y 5 soldados muer-tos.6 soldados heridos.

Autor: Frente de Guerra Oriental

Comienzos de Enero de 2013

21

Revista Insurrección

Page 22: Revista Insurrección N.355
Page 23: Revista Insurrección N.355

VOLADURAS AL OLEODUCTO CAÑO LIMÓN COBEÑAS:Enero 1, en el municipio de Saravena, del Departamento de Arau-ca.Enero 4, Kilómetro 154, vereda Río negro, Municipio de Toledo, Norte de Santander Enero 8, Kilómetro 156, vereda Miralindo Municipio de Toledo Nor-te Santander.

Montañas y Sabanas de AraucaFrente de Guerra Oriental del ELNEnero 13 de 2013.

23

Revista Insurrección

Page 24: Revista Insurrección N.355

48 años después......Seguimos en NUPALOM7

de Enero de 1965