Lectio Divina Franciscan¦

download Lectio Divina Franciscan¦

of 58

  • date post

    14-Dec-2015
  • Category

    Documents

  • view

    219
  • download

    0

Embed Size (px)

description

Franciscanos

Transcript of Lectio Divina Franciscan¦

Orden de Frailes Menores

Orden de Frailes Menores

Con el corazn y la mente vueltos al Seor

Enviados al mundo para anunciar la Palabra a los hermanos entre hermanos

Esquema para la lectura orante de la Palabra de Dios en fraternidaden preparacin al Captulo general 2009

Curia general OFM - Roma 2008

Con el corazn y la mente vueltos al SeorEnviados al mundo para anunciar la Palabra a los hermanos entre hermanosEsquema para la lectura orante de la Palabra de Dios en fraternidad en preparacin al Captulo general 2009

El presente subsidio para la oracin fue pensado como una ayuda a nuestras fraternidades esparcidas por todo el mundo, para que puedan vivir la preparacin al Captulo general 2009, en sintona profunda con la Palabra del Evangelio. Es la Palabra del Padre que se ha hecho carne para nosotros en el vientre de la beatsima siempre virgen, santa Mara. Es la Palabra que es Espritu y Vida para cada uno de nosotros. Es la Palabra que constituye nuestra forma de vida. Es la Palabra perfumada a la que estamos llamados a gustar y vivir. Es la Palabra de cuya fragancia estamos llamados a administrar a nuestros hermanos y difundirla por el mundo entero.

Este instrumento de escucha orante de la Palabra de Dios puede convertirse en un instrumento til de oracin para los Definidores de las diversas Entidades, como tambin para un da de retiro al interno del Captulo provincial, de un Captulo de las esteras o de una fraternidad.Se ofrecen tres esquemas para la lectura orante de la Palabra de Dios en clave franciscana, fundamentados en torno al tema del Evangelio como nuestra forma de vida que es, del ser hermanos y el de ser enviados al mundo a evangelizar.

El primer esquema nos pone en escucha de la palabra evanglica contenida en el primer captulo de la Regla no bulada; el segundo esquema nos confronta con el pasaje del lavatorio de los pies segn San Juan, texto predilecto de san Francisco para plasmar evanglicamente las relaciones fraternas; el tercer esquema es el evangelio de la misin, frente al cual Francisco percibi una sintona extraordinaria Esto es lo que yo quiero, esto es lo que yo busco, esto es lo que en lo ms ntimo del corazn anhelo poner en prctica (IC 22). Naturalmente que en el uso de este subsidio es completamente vlida la regla de oro de adaptarlo a las diversas sensibilidades culturales segn los lugares y los tiempos (Rb 4), con la finalidad de permanecer ms fieles al Espritu que a la letra y a la forma.

I. La lectura orante de la Palabrada Dios en clave franciscana Antes de presentar los esquemas propuestos, conviene recordar de manera sinttica el mtodo de la lectura orante de la Palabra de Dios en clave franciscana, teniendo en cuenta su utilizacin en un contexto de fraternidad. Y tambin es conveniente que tengamos presentes las indicaciones dadas por el Captulo general extraordinario de 2006 de valorizar la Metodologa de Emas:

El proceso subyacente es simple y sencillo como todo lo que es fundamental: reunirse, hablar sobre lo que nos ha ocurrido, compartir el Evangelio, releer la Regla, orar y alabar a Dios por todos sus dones, celebrar la comunin fraterna, y regresar a nuestros hermanos de fraternidad y a nuestros hermanos y hermanas del mundo entero con la Buena Noticia que ha transformado nuestras vidas (El Seor nos habla en el camino 2006, n. 45).1. PreparacinEl primer momento de la lectio va dedicado a la preparacin del corazn, a la escucha. Por ello, resulta oportuno iniciar la lectio con algunos minutos de silencio en los cuales: Encontramos una posicin fsica que nos facilite el recogimiento y la escucha atenta,

Liberar la mente y el corazn de las preocupaciones y de las distracciones,

Invocamos juntos y prolongadamente el don del Espritu Santo, que slo puede purificar, iluminar y encender nuestro corazn para hacer posible el vivir la escucha del Evangelio como escucha de la persona viva que es Jess, y que entra en dilogo con nosotros.2. Lectura y escucha de la Palabra de Dios

En el segundo momento de la lectio leamos el texto con simplicidad y candor,

para acoger el sentido global de la Palabra escuchada,

para verificar la comprensin con los instrumentos adecuados.3. Interiorizacin y asimilacin de la Palabra de Dios En el tercer momento se recomienda memorizar un versculo-clave que sintetice el sentido global del pasaje ledo. La palabra memorizada es aquella que nos acompaa en la jornada, o durante el tiempo fuerte, para poder introducir races dentro de nosotros. Despus de un conveniente tiempo de silencio, es necesario reflexionar sobre los significados permanentes que el pasaje expresa. As como las continuas llamadas de atencin que implica sobre la vida. Identificamos entonces las resistencias presentes en nosotros y en la fraternidad, as como los aspectos que hay que hacer crecer. Traemos a nuestra atencin algn texto de nuestra tradicin franciscanos que podamos integrar en nuestra reflexin personal y fraterna, tambin podemos considerar la dimensin de nuestro carisma y permanecer en contacto con nuestras fuentes, a fin de tratar de actualizar en el hoy los contenidos del Evangelio.

4. RestitucinFinalmente, es bueno restituirle a Dios la Palabra recibida por l mismo en el Espritu.

A travs de una oracin de alabanza, de agradecimiento y de bendicin, de splica y de invocacin al Seor.

A travs de la identificacin de un compromiso que se acepta, de una actitud por cultivar, de una promesa buena por cumplir. El compromiso de vida como restitucin, que nace del haber escuchado lo que el Seor nos propone a travs de su Palabra en respuesta a nuestra pregunta: Seor qu quieres que haga?.

Primer esquema:

Con el corazn y la mente vueltos al Seor

Para vivir segn la forma del santo Evangelio.1. Preparacin

El que gua la lectio invita al silencio y al recogimiento. Es oportuno que explique el significado de este momento. Una vez hecho el signo de la cruz se puede comenzar a invocar al Espritu santo.

Nos podemos ayudar de un catlogo de cantos de Taiz, como aqul propuesto por la huella o algn otro que conozcan los presentes. Es bueno que el canto del catlogo se prolongue por algunos minutos, en modo tal de disponerse a una real sintona con el Espritu.

Veni Sancte Spiritus, tui amoris ignem accende

Veni Sancte Spiritus, veni Sancte Spiritus.

En alternativa al canto del catlogo se pueden dejar algunos minutos de invocacin espontnea al Espritu Santo, cada participante se puede expresar en la lengua que le sea ms familiar.

v. gr.:

Ven, Espritu Santo, abre nuestros corazones

para acoger las palabras de Jess,

haz que a la luz de esta palabra

podamos interpretar nuestra vida y vocacin 2. Lectura y escucha de la Palabra de Dios

Lectura Evanglica

Cuando el que gua la lectio considera que se ha logrado un clima suficientemente apto para la escucha, invita a uno de los participantes a proclamar la palabra del Evangelio.Posibles pasajes evanglicos:

La casa sobre roca: Mt 7, 21-27

El joven rico: Mt 19, 16-29

Exigencias del seguimiento: Lc 9, 57-62

Para la comprensin del texto

La casa sobre roca: Mt 7, 21-27

21 No todo el que me diga: "Seor, Seor, entrar en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial.

22 Muchos me dirn aquel Da: "Seor, Seor, no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?"

23 Y entonces les declarar: "Jams os conoc; apartaos de m, agentes de iniquidad!". 24 As pues, todo el que oiga estas palabras mas y las ponga en prctica, ser como el hombre prudente que edific su casa sobre roca:

25 cay la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa; pero ella no cay, porque estaba cimentada sobre roca.

26 Y todo el que oiga estas palabras mas y no las ponga en prctica, ser como el hombre insensato que edific su casa sobre arena:

27 cay la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, irrumpieron contra aquella casa y cay, y fue grande su ruina.Esta comparacin tiene una fuerza inaudita. Con pocos trazos vigorosos Jess disea dos cuadros: la casa que un hombre prudente ha construido sobre roca la casa que un hombre insensato fabric sobre arena. Se requiere que se represente un poco el ambiente y la manera en que se construyen las casas en Palestina, posiblemente edificadas con piedras, lodo y palos. Suceden cosas distintas con cada una de las casas. Respecto a la primera: Cayeron las lluvias, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa; pero ella no cay, porque estaba cimentada sobre roca. En cambio la otra est inmediatamente en peligro porque: cayeron las lluvias, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, irrumpieron contra aquella casa y la arena sobre la que fue construida es arrastrada con facilidad y qued en ruinas de manera irremediable.

Jess nos presenta a dos constructores como ejemplos. A cul de los dos nos queremos asemejar cuando construyamos la casa de nuestra vida? Segn el juicio de los hombres uno fue sabio y prudente, el otro en cambio, fue un insensato que merece justamente el castigo y la mofa. Respecto a las enseanzas de Jess debemos de tener muy en cuenta que: quien lo escucha y lo sigue es un hombre prudente; en cambio, quien solamente escucha, pero no vive lo que se le pide, es un necio. Solamente hay dos posibilidades, y aunque la nica cosa verdaderamente decisiva es el hacer. Poned por obra la palabra y no os contestis slo con orla (St 1,22). Esta no es, como en la narracin, una prudencia o una insensatez simplemente huma o terrena. Aqu no se trata de aquello que ha sucedido en la vida presente, es decir, no quiere decir que la casa material haya