Lectio Divina 19

download Lectio Divina 19

of 13

  • date post

    20-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    220
  • download

    0

Embed Size (px)

description

Lectio Divina Domingo 19

Transcript of Lectio Divina 19

  • DIOCESIS DE PASTO

    En estado permanente de Misin

    DOMINGO DECIMONOVENO -TIEMPO ORDINARIO CICLO B

    La fuerza del creyente no es el poder sino Dios

  • DIOCESIS DE PASTO

    En estado permanente de Misin

    DOMINGO DECIMONOVENO -TIEMPO ORDINARIO CICLO B

    La fuerza del creyente no es el poder sino Dios

    AMBIENTACION

    Desde siempre el hombre ha querido independizarse de Dios, ha querido ser como Dios. La tentacin crece en la medida en que avanza en sus hallazgos, en la tcnica. Pero si el hombre es sincero consigo mismo descubre que no es as, que est lleno de limitaciones: es pobre en el amor, no sabe construir una sociedad mejor, se hace egosta y enemigo del que es hermano suyo.

    Este Domingo nos recuerda que El hombre ha sido creado por Dios y El se ha

    comprometido en llevarlo hacia su autntica plenitud. Si el ser humano escucha a Dios y acoge su Palabra, descubre que Dios ha escogido lo dbil del mundo, para confundir a lo fuerte (1Co. 1, 27), que la fuerza de Dios se muestra perfecta en la flaqueza del hombre (2Co. 12, 9).

    1. PREPARACION: Invoquemos AL ESPIRITU SANTO

    Espritu Santo, ven. Necesitamos tu presencia vivificadora

    para disponernos a escuchar la Palabra. Necesitamos tu asistencia

    que nos capacite para acoger esa Palabra en el corazn. Espritu de esperanza, de fe en las promesas,

    de paciencia y de vigilia, haznos dciles para hacer lo que nos pide la Palabra.

    Amn.

    2. LEAMOS LA PALABRA: QU DICE el texto?

    1Re. 19, 4-8: Levntate, come, que el camino es superior a tus fuerzas

    El relato de la vida de Elas en el libro de Reyes es uno de los ms destacados del antiguo testamento: es una parbola de vida cristiana. Hoy leemos sobre el descorazonamiento de Elas; tiene un enorme trabajo frente a l, y no es mejor que otras personas. Pero Dios lo empuja hacia adelante, le da pan para comer, y lo llena de energa.

    En medio de la crisis Elas se siente ayudado por Dios. Pero el profeta acepta esta ayuda como algo para recuperar sus fuerzas, como algo propio y no para los dems, para seguir luchando. Interviene Dios para decirle que se alimente ms, que el camino y la tarea va a resultar superior a sus fuerzas. Elas cree y acepta el alimento que le viene de Dios, se fa de l y sigue su camino.

    Sal. 34(33): Gusten y vean qu bueno es el Seor El salmo 34(33) est organizado as:

    1. Canto de accin de gracias (vv. 2-11)

  • DIOCESIS DE PASTO

    En estado permanente de Misin

    DOMINGO DECIMONOVENO -TIEMPO ORDINARIO CICLO B

    La fuerza del creyente no es el poder sino Dios

    2. Reflexin sapiencial (vv. 12-23) Es un salmo alfabtico de carcter sapiencial con elementos de accin de gracias.

    Como es lgico, la forma alfabtica de un salmo hace que, a veces, sea un poco forzado el desarrollo del pensamiento. Esta forma literaria se desarrollo durante el destierro y con posteridad a l, con vistas a retener mejor el salmo en la memoria. Los versos del salmo son como "cadencia del agua cayendo gota a gota" (Mannati).

    "La enseanza propuesta no es una doctrina terica, sino la formulacin de una experiencia espiritual. Por eso la doctrina tradicional no queda en rutina, sino que es personal y comunicativa" (A.Schkel). Existe una estrecha relacin de ambas partes. En la primera se hace ver, por experiencia, lo que Dios es para el justo. En la segunda parte el autor intenta ensear a otros desde su experiencia personal, es decir, desde lo que Dios ha realizado en l.

    Gustad y ved qu bueno es el Seor (v. 9): aqu los sentidos son smbolos de la experiencia espiritual. Se saborean las bondades que l dispensa como si fueran manjares exquisitos. Dios se convierte en verdadero festn.

    El gustar, disfrutar, saborear las cosas de Dios es un don del Espritu Santo. Y esta delicia y este gusto se hacen realidad especialmente en la Eucarista. Cllate, cierra los ojos, gusta! Es bueno recibir todo el sol de un solo golpe. Lo ha colocado sobre la lengua para que yo lo trague (Paul CLAUDEL).

    Ef. 4,30 - 5,2: No pongan triste al Espritu Santo

    No pongan triste al Espritu Santo, escribe San Pablo. Qu puede entristecer al Espritu Santo? No es el llevar una vida gravemente pecadora: en ese caso nosotros expulsamos al Espritu Santo de nuestras vidas. Entristecemos al Espritu cuando no le ponemos atencin a nuestros pequeos pecados y defectos, no tratamos de ser mejores, cuando pasamos por alto sus inspiraciones, dentro de nuestros corazones, de hacer un bien por Dios o por los dems.

    El cristiano de nuestros das no se preocupa del Espritu ni para su gozo ni para su tristeza. Para el cristiano de nuestros das el Espritu podra recibir el nombre de El Dios desconocido. Uno de los escndalos ms serios de nuestros das es la desconsideracin] existencial del Espritu. Podramos suprimir del Credo este artculo de fe y el pueblo de Dios apenas lo notara.

    Por el contrario, para Pablo, hombre activo y contemplativo, luchador y hombre comprometido, el Espritu es lo ntimo de Dios y del cristiano, es la base y la consolidacin de su experiencia cristiana.

    Jn. 6,41-51: No es ste Jess, el hijo de Jos? EVANGELIO DE JESUCRISTO

    SEGUN SAN JUAN

    R/. Gloria a Ti, Seor. 41 Los judos murmuraban porque haba dicho que era el pan bajado del

    cielo; 42 y decan:

  • DIOCESIS DE PASTO

    En estado permanente de Misin

    DOMINGO DECIMONOVENO -TIEMPO ORDINARIO CICLO B

    La fuerza del creyente no es el poder sino Dios

    No es ste Jess, el hijo de Jos? Nosotros conocemos a su padre y a su madre. Cmo dice que ha bajado del cielo?

    43 Jess les dijo:

    No murmuren entre ustedes. 44 Nadie puede venir a m si no lo atrae el Padre que me envi; y yo lo resucitar el ltimo da. 45 Los profetas han escrito que todos sern discpulos de Dios. Quien escucha al Padre y aprende vendr a m. 46 No es que alguien haya visto al Padre, sino el que est junto al Padre; se ha visto al Padre. 47 Les aseguro que quien cree tiene vida

    eterna. 48 Yo soy el pan de la vida. 49 Sus padres comieron el man en el desierto y murieron. 50 ste es el pan que baja del cielo, para que quien coma de l no muera.

    (cfr. Mt. 26,26-29; Mc. 14,22-25; Lc. 22,14-20; 1Co. 11,23-25)

    51 Yo soy el pan vivo bajado del cielo. Quien coma de este pan vivir siempre. El pan que yo doy para la vida del mundo es mi carne.

    Palabra del Seor. R/. Gloria a Ti, Seor Jess.

    Re-leamos LA PALABRA para interiorizarla

    El Evangelio que proclamamos en este Domingo es la continuacin del proclamado el

    Domingo anterior. Jess sigue adelante con su discurso sobre la necesidad de buscar vida espiritual y eterna. Una vida que se encuentra en El mismo.

    Pistas para la lectura:

    El captulo sexto del evangelio segn San Juan presenta un carcter unitario, que

    desarrolla en torno al tema de la fiesta de la Pascua. A semejanza del cap. 5, tambin se se articula a travs de un prodigio (Jn. 5, 1-9: curacin del enfermo en la piscina de Betesda = Jn. 6,1-15: multiplicacin de los panes) seguido por un discurso (Jn. 5,16-47: sobre la autoridad y el testimonio de Jess = Jn. 6,25-71: sobre el Pan de Vida).

    Este captulo (Jn. 6) presenta una parte de la actividad de Jess en Galilea y

    precisamente el momento culminante: Jess se autorevela como Pan de vida para ser credo y comido por quienes quieran ser salvados.

    El conjunto del captulo 6 est organizado as:

  • DIOCESIS DE PASTO

    En estado permanente de Misin

    DOMINGO DECIMONOVENO -TIEMPO ORDINARIO CICLO B

    La fuerza del creyente no es el poder sino Dios

    - Jn. 6, 1-15: encontramos el gran signo de la multiplicacin de los panes; el relato de este prodigio est seguido por la narracin del camino de Jess sobre las aguas (Jn. 6, 16-21).

    .

    - Jn. 6, 22-59: es el discurso que desvela el significado de ese signo: ese don del pan para el hambre fsica del pueblo prepara las palabras sobre el Pan de la vida eterna.

    - Jn. 6, 60-71 Jess invita a los discpulos a decidirse, ya conociendo su incredulidad (vv. 60-66), ya solicitando la fe de los doce (vv. 66-71).

    Re-lectura: Es necesario un momento de silencio: Dejamos que la voz del

    Verbo resuene en nosotros.

    Sigamos sus enseanzas paso a paso:

    Primero: La gente, que ha seguido a Jess hasta ahora ms por inters propio que por fe, lo empieza a criticar (Jn. 6,26.41.43ss). Eso significa que todava no estn listos para creer y seguir su Palabra, cuando les reprocha su prudencia humana y sus ideas preconcebidas.

    Esto no es extrao a nuestra propia experiencia: nosotros tendemos tambin a elegir lo

    que nos gustara o no nos gustara creer.

    Segundo: Aprendemos, una vez ms, que la fe en Jess es un regalo de Dios: nadie puede venir a m si mi Padre que me envi no lo atrae. Esto es aplicable a todos los que somos llamados a creer como cristianos. . Particularmente, de acuerdo a este Evangelio, en el Misterio eucarstico.

    Tercero: Jess declara explcitamente que l es el Pan de la vida, el pan de la vida eterna, enviado por Dios desde el cielo.

    Desarrollo del texto:

    Murmuraban de l los judos porque haba dicho: "Yo soy el pan bajado del cielo" (v. 41). Jess apenas haba afirmado: Yo soy el pan de la vida (v. 35) y he bajado del cielo (v.38) y esto provoca desacuerdo entre la gente.

    Cristo es el nico Pan que quita el hambre. Las palabras de los judos son objeciones contra la persona de Jess y al mismo tiempo paso para introducir el tema de la

    incredulidad. Este murmurar claramente deja ver la incredulidad y la incomprensin.

  • DIOCESIS DE PASTO

    En estado permanente de Misin

    DOMINGO DECIMONOVENO -TIEMPO ORDINARIO CICLO B

    La fuerza del cre