Toque Crítico de Martín Esparza Flores :Aborto

of 1/1
MarTín esparza L a decisión adoptada por los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que avala las leyes antiaborto de los esta- dos de Baja California y San Luis Potosí es una grave, clara y notoria incongruencia del más alto tribunal de justicia del país, el cual en marzo del 2009 oficializó, mediante senten- cia definitiva, la despenalización del aborto en el Distrito Federal, durante las pri meras doce semanas de ges- tación. Hace dos años, los ministros par- tieron del reconocimiento expreso de que los derechos fundamentales de las mujeres constituyen bienes rele- vantes en el ámbito constitucional. La Corte determinó en sustancia que la protección del concebido y no nacido no tiene el mismo grado e intensidad que la protección de la vida de la personas, ya que es nece- sario distinguir entre l a vida como un bien constitucionalmente prioritario y la titularidad del derecho a la vida, sin que una Constitución estatal pueda modificar tales aspectos por corresponder en exclusiva a la Constitución federal determinar quiénes son los titulares de los dere- chos fundamentales. A pesar de que el fallo sentó juris- prudencia, ahora los ministros dieron marcha atrás y dejaron nuevamente en la indefensión a miles de mujeres en todo el país, violando sus más ele- mentales derechos humanos y cons- titucionales, pasando por alto, ade- más, la larga serie de injusticias cometidas en su contra no sólo en Baja California sino en otros estados, como Guanajuato. En medio de la rocambolesca decisión jurídica no sólo ha quedado entrampada la práctica del aborto como un problema de salud pública, también se ha puesto en t ela de jui- cio la imparcialidad y autonomía que debe privar en el ejercicio de la Corte. La determinación de los minis- tros ha caído de igual forma en el fangoso pantano de la desmemoria social al olvidar casos contunden- tes de injusticias cometidas por los gobiernos estatales, sobre todo de corte panista. En Baja California, todavía no cierran las heridas infligi- das a sus mujeres luego del abomi- nable caso de Paulina Ramírez, esa niña de 13 años que fuera brutal- mente violada en Mexicali en julio de 1999, y a la que el entonces gobernador Alejandro González Alcocer y el obispo Isidro Guerrero —el mismo que ahora balconeó a los ministros— impidieron abortar, pese a que el Código Penal de esa entidad permitía la interrupción del embarazo por violación. Cuando en abril del 2000, Paulina dio a luz mediante cesárea, el enton- ces presidente Vicente Fox fue cues- tionado sobre el abrumador caso y, buscando restarle importancia y pro- teger al gobernador de su partido, cínicamente dijo: “En una hora esa chica estará enamorada de su hijo”. Un caso más de los abusos cometidos por las leyes locales en contra de mujeres que por determi- nados motivos han interrumpido sus embarazos fue el registrado el pasa- do año en Guanajuato, gobernado por el panista y distinguido miembro del Yunque, Juan Manuel Oliva, luego de que organismos de dere- chos humanos dieran a conocer a la luz pública el caso de siete mujeres pobres, cuatro de ellas indígenas, que se encontraban purgando con- denas de hasta 35 años por el delito de “homicidio en razón de parentes- co”, figura jurídica inventada por los panistas para aumentar las penas a las mujeres que aborten. En abril pasado, en Baja California, una joven de nombre Lesly fue liberada tras tres años de prisión al comprobarse su inocencia luego de haber sido sentenciada a 23 años de cárcel por sufrir un parto inmaduro o aborto espontáneo. Ella, como otras 24 mujeres que aún pur- gan injustas condenas por delitos similares en esa entidad, forman parte de la inmensa cadena de vícti- mas no sólo de la marginación y la violencia de género en nuestro país, sino de la insensibilidad social de los ministros de la Corte que insisten en darle la espalda a los apremiantes problemas sociales avalando regla- mentaciones que violentan los más elementales derechos humanos, como lo demostraron al proteger con su fallo a las leyes antiaborto de los gobiernos estatales. 9 de octubre de 2011 • 47 Siempre! Toque críTico Aborto La rocambolesca incongruencia de la Corte Fotografía: www.shutterstock.com
  • date post

    23-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    215
  • download

    1

Embed Size (px)

description

Toque Crítico de Martín Esparza Flores :Aborto

Transcript of Toque Crítico de Martín Esparza Flores :Aborto

  • MarTn esparza

    L a decisin adoptada por losministros de la Suprema Cortede Justicia de la Nacin, queavala las leyes antiaborto de los esta-dos de Baja California y San LuisPotos es una grave, clara y notoriaincongruencia del ms alto tribunalde justicia del pas, el cual en marzodel 2009 oficializ, mediante senten-cia definitiva, la despenalizacin delaborto en el Distrito Federal, durantelas primeras doce semanas de ges-tacin.

    Hace dos aos, los ministros par-tieron del reconocimiento expreso deque los derechos fundamentales delas mujeres constituyen bienes rele-vantes en el mbito constitucional.La Corte determin en sustancia quela proteccin del concebido y nonacido no tiene el mismo grado eintensidad que la proteccin de lavida de la personas, ya que es nece-sario distinguir entre la vida como unbien constitucionalmente prioritarioy la titularidad del derecho a la vida,sin que una Constitucin estatalpueda modificar tales aspectos porcorresponder en exclusiva a laConstitucin federal determinarquines son los titulares de los dere-chos fundamentales.

    A pesar de que el fallo sent juris-prudencia, ahora los ministros dieronmarcha atrs y dejaron nuevamenteen la indefensin a miles de mujeres

    en todo el pas, violando sus ms ele-mentales derechos humanos y cons-titucionales, pasando por alto, ade-ms, la larga serie de injusticiascometidas en su contra no slo enBaja California sino en otros estados,como Guanajuato.

    En medio de la rocambolescadecisin jurdica no slo ha quedadoentrampada la prctica del abortocomo un problema de salud pblica,tambin se ha puesto en tela de jui-cio la imparcialidad y autonoma quedebe privar en el ejercicio de la Corte.

    La determinacin de los minis-tros ha cado de igual forma en elfangoso pantano de la desmemoriasocial al olvidar casos contunden-tes de injusticias cometidas por losgobiernos estatales, sobre todo decorte panista. En Baja California,todava no cierran las heridas infligi-das a sus mujeres luego del abomi-nable caso de Paulina Ramrez, esania de 13 aos que fuera brutal-mente violada en Mexicali en juliode 1999, y a la que el entoncesgobernador Alejandro GonzlezAlcocer y el obispo Isidro Guerreroel mismo que ahora balcone alos ministros impidieron abortar,pese a que el Cdigo Penal de esaentidad permita la interrupcin delembarazo por violacin.

    Cuando en abril del 2000, Paulinadio a luz mediante cesrea, el enton-ces presidente Vicente Fox fue cues-

    tionado sobre el abrumador caso y,buscando restarle importancia y pro-teger al gobernador de su partido,cnicamente dijo: En una hora esachica estar enamorada de su hijo.

    Un caso ms de los abusoscometidos por las leyes locales encontra de mujeres que por determi-nados motivos han interrumpido susembarazos fue el registrado el pasa-do ao en Guanajuato, gobernadopor el panista y distinguido miembrodel Yunque, Juan Manuel Oliva,luego de que organismos de dere-chos humanos dieran a conocer a laluz pblica el caso de siete mujerespobres, cuatro de ellas indgenas,que se encontraban purgando con-denas de hasta 35 aos por el delitode homicidio en razn de parentes-co, figura jurdica inventada por lospanistas para aumentar las penas alas mujeres que aborten.

    En abril pasado, en BajaCalifornia, una joven de nombreLesly fue liberada tras tres aos deprisin al comprobarse su inocencialuego de haber sido sentenciada a 23aos de crcel por sufrir un partoinmaduro o aborto espontneo. Ella,como otras 24 mujeres que an pur-gan injustas condenas por delitossimilares en esa entidad, formanparte de la inmensa cadena de vcti-mas no slo de la marginacin y laviolencia de gnero en nuestro pas,sino de la insensibilidad social de losministros de la Corte que insisten endarle la espalda a los apremiantesproblemas sociales avalando regla-mentaciones que violentan los mselementales derechos humanos,como lo demostraron al proteger consu fallo a las leyes antiaborto de losgobiernos estatales.

    9 de octubre de 2011 47Siempre!

    Toque crTicoAborto

    La rocambolesca incongruencia

    de la Corte

    Foto

    graf

    a: w

    ww.sh

    utter

    stock

    .com

    barajas-esparza_Maquetacin 1 10/5/11 1:35 PM Page 2