Boletin UCA Derecho al juego. Entre el tiempo escolar , los amigos y el espacio público

download Boletin UCA Derecho al juego. Entre el tiempo escolar , los amigos y el espacio público

of 16

Embed Size (px)

Transcript of Boletin UCA Derecho al juego. Entre el tiempo escolar , los amigos y el espacio público

  • 1. Serie del Bicentenario 2010-2016 boletn n1 ao 2014 BARMETRO DE LA DEUDA SOCIAL DE LA INFANCIA Nios/as entre 5 y 17 aos en la Argentina urbana issn 1853-6204 Derecho al juego. Entre el tiempo escolar, los amigos y el espacio pblico

2. 2 | barmetro de la deuda social de la infancia TUN, IANINA. Derecho al juego. Entre el tiempo escolar, los amigos y el espacio pblico. Edicin Barmetro de la Deuda Social de la Infancia. Observatorio de la Deuda Social Argentina Directora General Alicia Casermeiro de Pereson Coordinador Acadmico Agustn Salvia Coordinadora del estudio Ianina Tun Colaboradores Santiago Poy (Becario Conicet) Agustina Coll (Becaria UCA) Victoria Marco (Asistente) Prensa: Natalia Ramil Diseo: Santiago Ascaso FOTO DE TAPA: Francisco Gilges La autora de la presente publicacin cede sus derechos a la Universidad, en forma no exclusiva, para que incorpore la versin digital de los mismos al Repositorio Institucional de la Universidad Catlica Argentina como as tambin a otras bases de datos que considere de relevancia acadmica. Asimismo, la Universidad Catlica Argentina autoriza a la Fundacin Arcor y Coca Cola Argentina a la difusin de los mismos. Lo publicado en esta obra es responsabilidad de su autor y no compromete la opinin de la Pontificia Universidad Catlica Argentina, la Fundacin Arcor y Coca Cola Argentina. Socios del Barmetro de la Deuda Social de la Infancia Fundacin Arcor Coca Cola Argentina Socio Principal de este Boletn Fundacin Arcor Gerente Santos Lio Coordinador de Desarrollo Institucional Javier Rodrguez 2014, Derechos reservados por Fundacin Universidad Catlica Argentina. Boletn N1, ao 2014. ISSN: 1853-6204 3. barmetro de la deuda social de la infancia | 3 sobre EL DERECHO al juego en la infancia El amplio reconocimiento que existe sobre la rele- vancia del juego en la infancia se puede reconocer en diversos instrumentos que establecen que el juego, la recreacin y las actividades de esparcimiento, de- portivas y artsticas son un derecho que tienen los nios/as y adolescentes. En efecto, en la Convencin sobre los Derechos del nio, en el artculo 31, se establece que los Es- tados Partes reconocen el derecho del nio al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes. Asimismo, se seala que los Estados Partes respetarn y promovern el derecho del nio a participar plenamente en la vida cultural y ar- tstica y propiciarn oportunidades apropiadas, en con- diciones de igualdad, de participar en la vida cultural, artstica, recreativa y de esparcimiento. La Ley de Educacin Nacional (26.206), en el art- culo 27, inciso k, establece como objetivo para la edu- cacin primaria la necesidad de promover el juego como actividad necesaria para el desarrollo cognitivo, afectivo, tico, esttico, motor y social. La promocin del juego tambin est presente en la Ley de Proteccin Integral de los Derechos de Nias, Nios y Adolescentes (Ley 26.061), en el artculo 20, Derecho al deporte y juego recreativo, donde se establece: Los Organismos del Estado con la activa participacin de la sociedad, deben estable- cer programas que garanticen el derecho de todas las nias, nios y adolescentes a la recreacin, esparci- miento, juegos recreativos y deportes, debiendo ase- gurar programas especficos para aquellos con capaci- dades especiales. A travs del juego en la infancia se vehiculizan im- portantes aprendizajes. Durante los primeros aos de vida, el juego, en sus diversas formas, estimula el desarrollo del cerebro y la funcin del aprendizaje. Los nios/as, durante el juego, realizan diversas ac- tividades de exploracin en las que despliegan sus aptitudes fsicas, emocionales, cognitivas y sociales. En efecto, el juego invita a poner en prctica la inven- cin, la creatividad, la imaginacin; a asumir desafos motrices y a desarrollar habilidades sociales esencia- les en la relacin con los otros. A medida que los chicos/as crecen, el desarrollo de las destrezas sociales a travs del juego adquiere un rol protagnico: el juego permite reconocerse a uno mismo, pero tambin reconocerse en relacin con los otros con quienes se coproduce la actividad. As es que se establecen reglas de juego, se asumen diferentes ro- les, y se aprende a esperar, compartir, y colaborar. Estas capacidades sociales que se desarrollan a travs del juego espontneo, de los juegos organiza- dos en el campo del deporte y de la actividad fsica, pero tambin, a travs del arte y la cultura, pueden constituir importantes espacios de pertenencia en la adolescencia. Espacios de pertenencia en donde con- tinuar desarrollando aptitudes fsicas y habilidades sociales en el vnculo con pares. En el marco de este amplio reconocimiento del dere- cho al juego en la infancia y su importancia como forma de desarrollar capacidades fsicas, emocionales, cogni- tivas y sociales, nos preguntamos sobre el ejercicio de este derecho en las infancias urbanas de la Argentina. Seentiendequeelejerciciodeestederechoseencuentra propiciado y condicionado por los espacios temporales e institucionales que organizan y regulan los procesos de socializacin de las diferentes infancias. Sin duda, una de las instituciones en las que tienen lugar los pro- cesos de socializacin de los chicos/as es la escuela, y en tal sentido, parece relevante conocer las diferentes pertenencias que tienen los chicos/as a espacios educa- tivos formales de diferentes tipos de gestin y jornadas escolares. Ello nos permitir una aproximacin a las oportunidades de juego, recreacin y esparcimiento; as como tambin a las actividades formativas en el campo del deporte y del arte en espacios escolares y extra- escolares. Cabe tambin explorar el espacio de tiempo no escolar de juego espontneo en el espacio pblico, el traslado de la escuela a la casa como otras instancias en las que se despliegan habilidades fsicas y sociales, y en las que siempre estn presentes los vnculos con pares y amigos de diversos espacios de pertenencia. Estas cues- tiones son abordadas en clave de desigualdad social con el objetivo de describir diferentes infancias en el ejer- cicio del derecho al juego, pero tambin, en el acceso a oportunidades para lograr el desarrollo de capacidades fundamentales en la infancia. 4. 4 | barmetro de la deuda social de la infancia La Encuesta de la Deuda Social Argentina (EDSA) es una encuesta de hogares, multipropsito, que releva datos de hogares y personas en grandes centros urbanos de la Argentina. A partir del 2006 dicha encuesta incorpora un mdulo especfico que busca medir el grado de cumplimiento de los derechos del nio y el desarrollo humano y social de la niez y adolescencia. Dicho mdulo es realizado al adulto padre, madre o tutor/a del nio o nia de 0 a 17 aos de edad residente en el hogar. El presente informe se apoya en los datos generados a partir de las muestras 2010-2011-2012-2013, que surgen de los operativos anuales que alcanzan a 5700 hogares en 950 puntos muestra de la argentina. La muestra es representativa de los siguientes Conglomerados urbanos: rea Metropoli- tana del Gran Buenos Aires, Gran Crdoba, Gran Rosario, Gran Mendoza y San Rafael, Gran Salta, Gran tucumn y Tafi viejo, Mar Del Plata, Gran Paran, Gran San Juan, Gran Resistencia, Neuqun-Plottier, Zrate, Goya, La Rioja, Comodoro Rivadavia, Ushuaia y Rio Grande. LA ENCUESTA Una vez ms, el Barmetro de la Deuda Social de la Infancia, en el marco del Programa del Observatorio de la Deuda Social Argentina, ofrece a los Estados, las organizaciones de la sociedad civil, y a la sociedad en un sentido amplio, un informe sobre el derecho al juego y la formacin no formal en el campo del de- porte, las artes y la cultura en las infancias urbanas de la Argentina. Se espera este informe sea de utili- dad para la construccin de estructuras de oportuni- dades ms integrales para el desarrollo del juego en el campo del deporte, las actividades artsticas; y del juego espontneo en el espacio pblico. lAS ESCUELAS Y los tiempos escolares Las oportunidades para el ejercicio del juego se relacionan con los espacios sociales y los tiempos disponibles. Sin duda, la escuela y el tiempo escolar son estructuradores de los procesos de socializacin de las infancias y, en particular, de las oportunidades para el ejercicio del juego bajo sus diferentes formas. En la Argentina urbana conviven sistemas de ges- tin educativa pblicos y privados; y escuelas de jor- nada simple y extendida. Las ofertas educativas, se- gn su tipo de gestin y el tiempo de la jornada es- colar, tambin se constituyen en espacios diversos en trminos de las ofertas formativas orientadas al juego, al esparcimiento y a la formacin en el campo del de- porte, de la actividad fsica, de las artes y de la cultura. Si bien la Ley de Financiamiento Educativo estable- ci que entre 2005 y 2010 se deba alcanzar un 30% de estudiantes escolarizados en la educacin bsica en escuelas de jornada extendida o completa, y que en di- cha meta se deba priorizar la inclusin de los sectores sociales y las zonas geogrficas ms desfavorecidas; an la mayora de las infancias, y en particular estas ltimas, asisten a escuelas de jornada simple. La extensin de la jornada escolar, tal como se plantea en la propia legislacin, est orientada a fa- cilitar el acceso a estructuras de oportunidades ms integrales en el espacio escolar para la socializacin de las infancias. Este objetivo intenta concretarse a travs de talleres con actividades formativas y ldi- cas en el campo de las artes, la ciencia, el deporte, la recreacin u otros relevantes para el desarrollo humano y social de los chicos/as. La mayora de la infancia en edad de asistir a la escuela (entre los 5 y 17 aos) concurre a una escuela de gestin pblica de simple jornada (66%). Esta propensin es algo mayor en la educacin primaria que en la secundaria (68% y 63%, respectivamente). 5. barmetro de la deuda social de la infancia | 5 Una minora en torno al 21%