Rutas de Sep. y Oct. de 2012

download Rutas de Sep. y Oct. de 2012

of 19

  • date post

    08-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    212
  • download

    0

Embed Size (px)

description

Informativo de las Franciscanas misioneras de María de la Provincia Colombia-Ecuador

Transcript of Rutas de Sep. y Oct. de 2012

  • 1 INFORMATIVO BIMENSUAL SEPTIEMBRE - OCTUBRE DE 2012 No. 300

    F rancisco, Padre mo, ven a visitarnos! T que has comprendido el poder de la pobreza, comuncanos la santa riqueza del desprendimiento evanglico, y haznos decir como t:

    Mi Dios y mi Todo !

  • 2TABLA DE CONTENIDO

    EDITORIAL En el principio esta la comunin, no la soledad Gracias en la Pascua de mi Madre Manuela

    LAICOS ASOCIADOS Laicos y Vida consagrada Belemitas

    SOLIDARIDAD En la dinmica de la solidaridad

    ACTUALIDAD Negociaciones o ... proceso de paz Vivir el ao de la fe de la mano de San Francisco

    ENTREVISTA Siempre se puede comenzar

    ACTUALIDAD Mara de la Pasin, Francisco su luz

    FORMACIN El liderazgo Para una espiritualdiad de la no violencia Fcna.

    TEJIENDO HISTORIA Camino interior de encuentro con una misma Encuentro de formacin Lleg el momento tan esperado Seor nos entregamos a T

    CAJN DE SASTRE Cumpleaos de la Beata Mara Assunta

    PINCELADAS

    ... LA ACCIN SALVADORA DE DIOS

    EN CADA UNA DE NOSOTRAS, ES SIEMPRE TRAYNDONOS, DESDE

    LOS BORDES DEL RO DE LA VIDA, AL CENTRO

    MISMO DE SU CORRIENTE DE VIDA Y DE GRACIA QUE

    FLUYE DENTRO DE NOSOTRAS. DESEAMOS

    REALMENTE ESTO? DESEAMOS

    REALMENTE COOPERAR CON LA ACCIN

    SALVADORA DE DIOS EN NUESTRA VIDA

    PERSONAL Y COMUNITARIA, DE

    MANERA QUE TAMBIN NOSOTRAS COMO

    MARA, PODAMOS CANTAR EL MAGNFICAT

    Y DAR TESTIMONIO DE EL POR NUESTRAS VIDAS?

    UNA VEZ MAS LA ELECCIN ES NUESTRA.

    Suzanne Phillips, fmmSuperiora General

    Carta No. 5 - 2012

  • 3EDITORIAL

    Dios es misterio en s mismo y para s mismo. Para los cristianos se trata de un misterio de comunin, no de soledad. Es la Santsima Trinidad: Padre, Hijo y Espritu Santo. La ortodoxia afirma: hay tres Personas y un solo Dios. Es eso posible? No sera un absurdo 3=1? Aqu tocamos en lo que los cristianos sobrentienden cuando dicen Dios. Es diferente al monotesmo absoluto judo y musulmn. Sin abandonar el monotesmo, es necesaria una aclaracin de esta Trinidad.

    El tres es con seguridad un nmero. Pero no como resultado de 1+1+1=3. Si pensamos as, matemticamente, entonces Dios no es tres sino uno y nico. El nmero tres funciona como un smbolo para indicar que bajo el nombre Dios hay comunin y no soledad, distinciones que no se excluyen sino que se incluyen, que no se oponen sino que se componen. El nmero tres sera como la aureola que colocamos simblicamente alrededor de la cabeza de las personas santas. No es que ellas anden por ah con esa aureola, sino que para nosotros es el smbolo que indica que estamos delante de figuras santas. Lo mismo ocurre con el nmero tres.

    Con el tres decimos que en Dios hay distinciones. Si no hubiese distinciones reinara la soledad del uno. La palabra Trinidad (nmero tres) est en lugar de amor, comunin e inter-retro-relaciones. Trinidad significa exactamente esto: distinciones en Dios que permiten el intercambio y la mutua entrega de Padre, Hijo y Espritu.

    En rigor, como ya lo vio el genio de san Agustn, no se debera hablar de tres personas. Cada Persona divina es nica

    y los nicos no se suman porque el nico no es un nmero. Si digo uno en trminos de nmero, entonces no hay como parar: siguen el dos, el tres, el cuatro y as indefinidamente. Kant errneamente lo entendi as y por eso rechazaba la idea de Trinidad. Por lo tanto, el nmero tres tiene valor simblico y no matemtico. Qu es lo que simboliza?C. G. Jung viene en nuestra ayuda. l escribi un amplio ensayo sobre el sentido arquetpico-simblico de la Trinidad cristiana. El tres expresa la relacin tan ntima e infinita entre las distintas Personas que se unifican, es decir, se hacen uno, un solo Dios.

    Pero si son tres nicos no resultara el tritesmo, es decir, tres Dioses en vez de uno, el monotesmo? As sera si funcionase la lgica matemtica de los nmeros. Si sumo una manga + una manga + una manga, resultan tres mangas. Pero con la Trinidad no es as, pues estamos delante de otra lgica, la de las relaciones interpersonales. Segn esta lgica, las relaciones no se suman; ellas se entrelazan y se incluyen, formando una unidad. As, padre, madre e hijos constituyen un nico juego de relaciones, formando una nica familia. La familia resulta de las relaciones inclusivas entre los miembros que la componen. No hay padre y madre sin hijo, ni hay hijo sin padre y madre. Los tres se unifican, se hacen uno, una nica familia. Tres distintos pero una sola familia, la trinidad humana.

    Cuando hablamos de Dios-Trinidad entra en accin esta lgica de las relaciones interpersonales y no la de los nmeros. En otras palabras: la naturaleza ntima de Dios no es soledad sino comunin.

    Si hubiese un solo Dios, reinara verdaderamente la soledad absoluta. Si hubiese dos, uno frente a otro, habra distincin y al mismo tiempo separacin y exclusin (uno no es el otro) y una mutua contemplacin. No sera egosmo a dos? Con el tres, el uno y el dos se vuelven hacia el tres, superan la separacin y se encuentran en el tres. Irrumpe la comunin circular y la inclusin de los unos en los otros, por los otros y con los otros, en una palabra: la Trinidad.

    Lo que primero existe es la simultaneidad de tres nicos. Nadie es antes o despus. Surgen juntos comunicndose siempre de manera recproca y sin fin. Por eso decamos: en el principio est la comunin. Como consecuencia de esta comunin infinita resulta la unin y la unidad en Dios. Entonces: tres Personas y un solo Dios-comunin.

    No nos dicen exactamente eso los modernos cosmlogos? El universo est hecho de relaciones y no existe nada fuera de ellas. El universo es la gran metfora de la Trinidad, todo es relacin de todo con todo: un uni-verso. Y nosotros dentro de l.

    FELIZ CELEBRACIN PASCUAL DE MARIA DE LA PASIN

    Con inmenso cario, Mara Eugenia

    Queridas hermanas,

    Prximas a celebrar la Pascua de Mara de la Pasin, considero que la contemplacin del misterio Trinitario forma parte de la riqueza espiritual que nuestra fundadora nos leg. Les comparto este escrito de Leonardo Boff que enriquece nuestra comprensin de Dios.

    FELIZ CELEBRACIN

    En el principio est la comunin, no la

    soledad

  • 4Queridas hermanas:

    El pasado 12 de Octubre pas a la casa del Padre mi querida madre Manuela. Celebramos esa Pascua con dos sentimientos aparentemente contradictorios: la tristeza de la partida y la alegra de la plenitud de la vida, como en Emas, la desolacin de que el Seor fue muerto y sepultado, pero la alegra expectante, que algunos nos llenan de zozobra, pues dicen que est vivo entre nosotros. Celebr el trnsito de mi madre MANUELA con la cercana y apoyo de ustedes mis queridas

    hermanas. Gracias por la oracin y la comprensin de este tiempo que necesit estar en medio de mi familia acompaando los ltimos das de mam.

    Gratitud ma y de mi familia con todas ustedes, por venir y expresarnos acompaamiento en los momentos duros de la vida.

    Pero especialmente, gratitud al buen Dios, por hacer a travs de mi madre, maravillas. Vivi con f y nos enseo a acoger los acontecimientos desde el proyecto de amor del Dios Trino, al que profes una sencilla pero slida devocin Trinitaria. Para un mundo donde el dinero es prioridad, dio el ejemplo de la generosidad, del respeto a los dbiles y la solidaridad con todos, ms con quienes consideraba pobres vergonzantes, ya que segn ella, tienen doble carga: no tienen bienes para satisfacer sus necesidades y, al mismo tiempo, les da vergenza pedir. As que provey,

    con mano misteriosa y annima, las necesidades de nuestros cercanos y vecinos. Es una parte de la herencia que hoy sus doce hijos recibimos.

    Nos dej en paz. No nos coloc ninguna carga adicional que la que nos ense siempre: seguir la recta conciencia. Creemos firmemente mis hermanos y hermanas, Rodolfo, Raquel, Carlos, Alix, Guillermo, Alberto, Irene, Joaquin, Susana, Sal y Ma Eugenia, que mam vive entre nosotros. En la edad de la sabidura, sus hijos e hijas, sentimos que tenemos una manera de ser y de vivir que nos hace felices, ya como miembros de nuestro hogar, o en el ejercicio de nuestras profesiones o en la actividad apostlica que desplegamos. Tenemos fe en nuestros sobrinos y sobrinas que sabran vivir la buena nueva recibida en el bautismo, en el ejercicio de sus profesiones y tareas, en su comportamiento como ciudadanos.

    En el trayecto que sigue de nuestras vidas, a travs de nuestro padre Jos de Jess y nuestra madre Manuela, pedimos al buen Dios, la paz y la fortaleza que necesitamos.

    Gracias, una vez ms queridas hermanas franciscanas Misioneras de Mara dispersas por el mundo por acompaarme a celebrar esta Pascua de mi madre con tanta fe y esperanza en la vida.

    Mara Eugenia Prada S.

    GRACIAS EN LA PASCUA DE MI MADRE MANUELA

  • 5A lo largo de la historia, junto a las diferentes formas de Vida Consagrada, siempre ha habido grupos de laicos, hombres y mujeres, que han mostrado un especial inters en participar de la riqueza de los carismas fundacionales de la Vida Consagrada, al mismo tiempo que proporcionaban a sta un soporte para poder desarrollar mejor su misin especfica.

    Esta relacin se increment a partir de la reflexin teolgica originada por el Concilio Vaticano II y ciertos cambios histricos que afectan a las actividades apostlicas desarrolladas por la VC. Por una parte, los laicos van sintindose ms agentes de su propia misin e