El trabajo de los díez, el tándem formado por Javier Díez, · PDF file...

Click here to load reader

  • date post

    04-Sep-2020
  • Category

    Documents

  • view

    2
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of El trabajo de los díez, el tándem formado por Javier Díez, · PDF file...

  • El trabajo de los díez, el

    tándem formado por Javier

    Díez, diseñador industrial, y

    José Luis Díez, interiorista, se

    presenta en una exposición

    dual en la que cohabitan

    objetos del ámbito del diseño

    de producto junto con piezas

    de poesía visual, ilustrando

    todos ellos la fuerte carga del

    componente conceptual que

    caracteriza su obra.

  • El arte de la porcelana húngara

    Elegancia atemporal

    La Manufactura de Porcelana de Herend se incorporó a la producción

    de la porcelana en una fecha relativamente tardía (1826). No

    obstante, gracias a su vocación artística y a su afán e renovación

    consiguió destacarse pronto de la competencia llegando a convertirse

    en una de las manufacturas de porcelana más grandes del mundo.

    Desde la primera Exposición Universal celebrada en Londres en 1851,

    la denominación de Porcelana de Herend (debida a la pequeña

    localidad húngara donde se ubica su sede) se ha convertido en

    sinónimo de calidad y elegancia sobria. Ya en aquella ocasión, las

    delicadas mariposas y coloridas peonias de sus piezas cautivaron a

    la Reina Victoria, hecho que llevó a bautizar esta decoración como

    “ornamentación Victoria”. Precisamente, los motivos que adornan las

    piezas salidas de los hornos de Herend son considerados un tesoro

    acumulado por sus maestros de generación en generación, ofreciendo

    un repertorio de más de 4.000 unidades.

    Actualmente, Herend se dedica a conservar esta herencia y este

    espíritu legado por sus antepasados, sin dejar de renovarse para

    adaptarse a los gustos del siglo XXI. De este modo, la porcelana de

    Herend se convierte en un valor atemporal y eterno.

  • La búsqueda continua

    de la excelencia

    Desde su orígen en 1826, las piezas producidas en la Manufactura de

    Porcelana de Herend combinan tres ingredientes (caolín, cuarzo y

    feldespato) que, por no encontrarse ni en la localidad de Herend ni

    en sus alrededores, tuvieron que ser importados.

    Todo comenzó cuando Vince Stingl fundó un pequeño taller de

    cerámica de gres en la localidad de Herend. Tras este experimento

    inicial, Mór Fischer se hizo cargo de la fábrica en 1839 desarrollándose

    en este momento la idea original de producir porcelana fina. El debut

    internacional de estos productos tuvo lugar en la Exposición Universal

    de Londres de 1851, fecha desde la cual su producción no ha parado

    de crecer como símbolo de calidad y excelencia.

    La Manufactura de Porcelana de Herend, una de las más grandes del

    mundo, cuenta actualmente con más de 700 empleados y forma parte

    del Patrimonio Cultural Europeo recibiendo la consideración de

    Hungaricum, representando un gran valor para los ciudadanos

    húngaros. No obstante, este hecho no solo es reconocido en su país

    de origen, sino también a nivel internacional ya que más de sesenta

    países son admiradores de su producción, sinonimo de calidad y

    elegancia.

  • Una producción

    reconocida internacionalmente

    Gracias a sus socios comerciales, Mór Fischer pudo conocer de primera

    mano los valiosos conjuntos de porcelana que atesoraban las familias

    nobles húngaras. Estos aristócratas encomendaron a Fischer la labor de

    reemplazar las piezas perdidas o rotas de sus juegos de porcelana, hecho

    que desarrollo en él una habilidad especial para recrear los viejos estilos

    y diseños tanto europeos como orientales. Además, gracias a este

    condicionante, Herend fue incrementado su destacada clientela, primero en

    Hungría y luego en Europa.

    La primera Exposición Universal, celebrada en Londres en 1851, se

    convirtió en un hito en la historia de la manufactura. Y no lo fue tanto

    porque sus fueran galardonados con varios premios oficiales sino por el

    gran encargo que realizó la Reina Victoria para el Castillo de Windsor. El

    juego de porcelana producido atrajo la atención de las familias reales de

    Europa hacia la porcelana de Herend. Francisco José, emperador de

    Austria y rey de Hungría, su esposa, la reina Isabel (Sisí), el zar Alejandro

    II de Rusia, el rey Victor Emmanuel II de Italia o el científico alemán

    Alexander von Humboldt son solo algunos de los nombre s que honraron

    a Herend con sus encargos.

    Como agradecimiento y como señal de respeto y admiración por estos

    clientes, Mór Fischer bautizó algunos repertorios decorativos de la

    manufactura con su nombre siendo ejemplo de ello Esterházy, Gödöllő,

    Miramar o Gales.

  • La triada decorativa

    de Herend

    Algunos de los repertorios decorativos más conocidos y valorados a nivel

    internacional de la Manufactura de Porcelana de Herend son Viktória, Apponyi y

    Rothschild, repertorios icónicos de su producción cuyas denominaciones

    responden a los nombres de los destacados clientes que los encargaron.

    La decoración de estilo oriental Viktória está compuesta por casi un centenar de

    mariposas, ramas y flores policromadas en vivos colores. Esta decoración fue la

    que otorgó a Herend su fama internacional al despertar la admiración de la reina

    Victoria, quien encargó un servicio de mesa decorado con este patrón en 1851.

    Desde entonces, este diseño ha sido reinterpretado en infinitas variaciones y

    combinaciones de colores convirtiéndose en sinónimo de Herend.

    Por su parte, el patrón Rothschild (producido desde la década de 1860) debe su

    nombre a una legendaria familia de banqueros adinerados cuyos miembros

    encargaron juegos de porcelana decorados con diferentes aves. El diseño tiene

    12 variantes y al igual que Viktória, Rothschild también ha sido rediseñado

    ampliamente en las últimas décadas.

    El último patrón decorativo se introdujo en la década de 1930. Fleurs des Indes

    (cesta de flores de la India) presenta como motivo principal, a petición del conde

    Albert Apponyi, una peonía. Fleurs des Indes combina el exotismo de Extremo

    Oriente con la acomodada tradición burguesa. Este sencillo patrón se convirtió

    en poco tiempo en uno de los motivos decorativos más populares de la

    Manufactura produciéndose actualmente en diez variantes de color.

  • El arte

    de producir figuras

    La creación de una figura de porcelana comienza con la propia concepción

    de la misma por parte del artista. El primer paso consiste en el modelado

    del boceto en una pasta similar a la plastilina para, posteriormente, realizar

    la figura en yeso. Para su producción es necesaria una gran cantidad de

    moldes, ya que son muchos los detalles a plasmar. Los moldes de yeso

    actúan como “negativos” de las piezas que se moldean por fundición. Una

    vez unidas todas las partes, se hornea la obra completa. Tras este proceso

    tiene lugar la decoración pintada.

    Durante el s. XIX, Mór Fischer produjo una cantidad limitada de figuras de

    porcelana. Poco a poco, los juegos de mesa y objetos decorativos

    empezaron a ser muy demandados, de modo que, en las décadas de los

    años veinte y treinta del s. XX, la Manufactura comenzó a colaborar con

    artistas húngaros contemporáneos. Es la época de máximo apogeo en la

    producción de figuras de Herend.

    Desde entonces, coleccionistas y amantes de la porcelana empezaron a

    interesarse por este tipo de producciones, especialmente por aquellas de

    temática animal. Dos son las variantes decorativas más empleadas, que

    pueden darse por separado o de forma conjunta. Por un lado, está el

    patrón denominado como Vieux Herend (antiguo adorno con escamas

    originario de China e introducido por Mór Fischer en torno a 1850). Por

    otro, destacan la abundancia de motivos naturalistas.

  • El jardín floral

    de Herend

    Herend se sitúa al pie de las pintorescas colinas de Bakony, en las

    inmediaciones del lago Balaton, el más grande de Europa Central. No es

    una coincidencia que los maestros de Herend vivan y trabajen bajo el

    hechizo de la belleza del entorno, hallando su inspiración en la fauna de

    los bosques y prados cercanos.

    El empleo de diseños florales para la porcelana resulta habitual en las

    producciones europeas desde el s. XVIII. Los pintores de Herend tienden a

    inmortalizar la belleza de las flores y, a través de sus creaciones, evocan el

    aroma y la frescura de los prados circundantes, plagados de violetas y

    plantas aromáticas que atraen a mariposas, presentes también como

    motivos decorativos.

    En su afán naturalista, los maestros de Herend aplican con gran destreza

    elementos tridimensionales moldeados a