Discursos Elder Bednar

Click here to load reader

  • date post

    25-Dec-2015
  • Category

    Documents

  • view

    39
  • download

    3

Embed Size (px)

description

2

Transcript of Discursos Elder Bednar

  • En la fuerza del Seor

    (Palabras de Mormon 1:14; Mosiah 9:17;Mosiah 10:10; Alma 20:4)

    Por el lder David A. Bednar

    Del Qurum de los Doce Apstoles

    Tomado de un discurso pronunciado en un devocional de la Universidad Brigham Young el 23 de octubre de 2001.Para ver el texto completo en ingls, visite speeches.byu.edu.

    El poder habilitador de la Expiacin nos fortalece para hacer el bien y ser benignos, y para servir ms all denuestro propio deseo personal y de nuestra capacidad natural.

    El presidente David O. McKay (18731970) resumi de manera concisa el grandioso objetivo del evangelio delSalvador: El propsito del Evangelio es hacer buenos a los hombres malos y a los hombres buenos hacerlosmejores, y cambiar la naturaleza humana1. Por consiguiente, el trayecto de la vida terrenal es para que pasemosde ser malos a buenos y a mejores, y para que experimentemos el potente cambio de corazn, que nuestranaturaleza cada se transforme (vase Mosah 5:2).

    El Libro de Mormn es nuestro manual de instrucciones al viajar por el sendero que nos lleva de ser malos abuenos y a mejores, y al esforzarnos para que cambie nuestro corazn. El rey Benjamn ensea en cuanto altrayecto de la vida terrenal y la funcin que desempea la Expiacin al navegar con xito por este trayecto: Porqueel hombre natural es enemigo de Dios, y lo ha sido desde la cada de Adn, y lo ser para siempre jams, a menosque se someta al influjo del Santo Espritu, y se despoje del hombre natural, y se haga santo por la expiacin deCristo el Seor (Mosah 3:19; cursiva agregada).

    Dirijo su atencin a dos frases especficas; la primera: se despoje del hombre natural. El recorrido de lo malo a lobueno es el proceso de despojarse del hombre o mujer natural en cada uno de nosotros. En la vida terrenal, lacarne nos tienta a todos. Los elementos mismos de los que se crearon nuestros cuerpos son, por naturaleza, cados,y estn siempre sujetos a la influencia del pecado, de la corrupcin y de la muerte. Sin embargo, podemosaumentar nuestra capacidad de superar los deseos de la carne y las tentaciones por la expiacin de Cristo.Cuando cometemos errores, al transgredir y pecar, podemos arrepentirnos y llegar a ser limpios mediante el poderredentor de la expiacin de Jesucristo.

    La segunda: se haga santo. Esa frase describe la continuacin y la segunda fase del trayecto de la vida para hacerque los hombres buenos [sean] mejores, o, en otras palabras, llegar a ser ms santos. Esta segunda parte deltrayecto, este proceso de pasar de ser buenos a ser mejores, es un tema que no estudiamos ni enseamos con lafrecuencia necesaria, ni tampoco entendemos por completo.

    Supongo quegran cantidad de miembros de la Iglesia estn mucho ms familiarizados con la naturaleza del poderredentor y purificador de la Expiacin que con su poder fortalecedor y habilitador. Una cosa es saber que Jesucristo

    1

  • vino a la tierra para morir por nosotros, lo cual es bsico y fundamental respecto a la doctrina de Cristo; perotambin es necesario que reconozcamos que el Seor desea, mediante Su expiacin y por medio del poder delEspritu Santo, vivir en nosotros, no slo para guiarnos, sino tambin para darnos poder.

    La mayora de nosotros sabe que cuando hacemos cosas malas, necesitamos ayuda para vencer los efectos delpecado en nuestra vida. El Salvador ha pagado el precio y ha hecho posible que seamos limpios mediante Su poderredentor. La mayora de nosotros entiende claramente que la Expiacin es para los pecadores; sin embargo, noestoy seguro de que sepamos y comprendamos que la Expiacin tambin es para los santos, para los buenoshombres y mujeres que son obedientes, dignos y dedicados, y que estn esforzndose por llegar a ser mejores yservir ms fielmente. Tal vez creamos, por error, que el trayecto para pasar de buenos a mejores y llegar a sersantos lo tenemos que realizar solos, por pura valenta, fuerza de voluntad y disciplina, y con nuestras capacidadesobviamente limitadas.

    El evangelio del Salvador no se refiere simplemente a que evitemos lo malo en la vida; es tambin esencialmentehacer el bien y llegar a ser buenos. La Expiacin nos proporciona ayuda para superar y evitar lo malo, para hacer elbien y llegar a ser buenos. La ayuda del Salvador est disponible para el trayecto entero de la vida terrenal: parapasar de malos a buenos y a mejores, y para cambiar nuestra naturaleza misma.

    No digo que los poderes redentores y habilitadores de la Expiacin sean separados y distintos; ms bien, estas dosdimensiones de la Expiacin estn relacionadas y se complementan; es necesario que ambas funcionen durantetodas las fases del trayecto de la vida y es eternamente importante que todos reconozcamos que estos doselementos esenciales del trayecto de la vida terrenal, tanto despojarnos del hombre natural y llegar a ser santoscomo superar lo malo y llegar a ser buenos, se logran mediante el poder de la Expiacin. La fuerza de voluntadindividual, la determinacin y motivacin personales, la planificacin eficaz y el fijar metas son necesarios, pero alfinal son insuficientes para que llevemos a cabo con xito este recorrido terrenal. Verdaderamente, debemos llegara confiar en los mritos, y misericordia, y gracia del Santo Mesas (2 Nefi 2:8).

    La gracia y el poder habilitador de la Expiacin

    Del diccionario bblico en ingls aprendemos que la palabra gracia a menudo se usa en las Escrituras para indicarun poder que fortalece o habilita:

    [Gracia es] una palabra que figura con frecuencia en el Nuevo Testamento, especialmente en los escritos de Pablo.La idea principal de la palabra es: medios divinos de ayuda o fortaleza, que se dan a travs de la abundantemisericordia y amor de Jesucristo.

    Es por medio de la gracia del Seor Jesucristo, que Su sacrificio expiatorio hace posible que la humanidad selevante en inmortalidad, cuando cada persona recibir su cuerpo de la tumba en un estado de vida sempiterna. Esigualmente mediante la gracia del Seor que las personas, por medio de la fe en la expiacin de Jesucristo y elarrepentimiento de sus pecados, reciben fortaleza y ayuda para realizar buenas obras que de otro modo no podranconservar si tuvieran que valerse por sus propios medios. Esta gracia es un poder habilitador que permite a loshombres y a las mujeres asirse de la vida eterna y la exaltacin despus de haber dedicado su mejor esfuerzo2.

    La gracia es la ayuda divina o la ayuda celestial que cada uno de nosotros necesita desesperadamente para hacersemerecedor del reino celestial. Por consiguiente, el poder habilitador de la Expiacin nos fortalece para hacer elbien y ser benignos, y para servir ms all de nuestro propio deseo personal y de nuestra capacidad natural.

    En mi estudio personal de las Escrituras, con frecuencia aado el trmino poder habilitador cada vez queencuentro la palabra gracia. Consideremos, por ejemplo, este versculo con el cual todos estamos familiarizados: sabemos que es por la gracia por la que nos salvamos, despus de hacer cuanto podamos (2 Nefi 25:23). Creo que

    2

  • podemos aprender mucho en cuanto a este importante aspecto de la Expiacin si cada vez que encontremos lapalabra gracia en las Escrituras, insertamos poder habilitador y fortalecedor.

    Ilustraciones y consecuencias

    El trayecto de la vida terrenal es pasar de malos a buenos y a mejores, y cambiar nuestra naturaleza misma. ElLibro de Mormn est repleto de ejemplos de discpulos y profetas que conocieron, comprendieron y fuerontransformados por el poder habilitador de la Expiacin al realizar ese trayecto. A medida que lleguemos a entendermejor ese sagrado poder, nuestra perspectiva del Evangelio se ensanchar y enriquecer considerablemente; y esaperspectiva nos cambiar de maneras extraordinarias.

    Nefi es un ejemplo de alguien que conoci y comprendi el poder habilitador del Salvador, y confi en l.Recordarn que los hijos de Lehi haban regresado a Jerusaln para conseguir el apoyo de Ismael y de los de sucasa. Lamn y otros del grupo que viajaban con Nefi desde Jerusaln de regreso al desierto, se rebelaron, y Nefiexhort a sus hermanos para que tuvieran fe en el Seor. A esa altura del trayecto, los hermanos de Nefi lo ataroncon cuerdas y planearon su destruccin. Presten atencin a la oracin de Nefi: Oh Seor, segn mi fe en ti, lbramede las manos de mis hermanos; s, dame fuerzas para romper estas ligaduras que me sujetan! (1 Nefi 7:17; cursivaagregada).

    Saben lo que probablemente hubiese pedido yo si mis hermanos me hubieran atado? Por favor scame de esteenredo AHORA MISMO!. Me parece muy interesante que Nefi no or para que sus circunstancias cambiaran; msbien, or para tener la fortaleza de cambiar sus circunstancias. Y creo que l or de esa manera precisamenteporque conoca, comprenda y haba experimentado el poder habilitador de la Expiacin.

    No creo que las ligaduras con las que Nefi estaba atado se cayeran por arte de magia de sus manos y muecas; msbien, sospecho que fue bendecido con perseverancia as como con fortaleza personal ms all de su capacidadnatural y que despus, con la fuerza del Seor (Mosah 9:17) luch, retorci y tir de las cuerdas hasta que alfinal, y en forma literal, pudo romper las ligaduras.

    Lo que este episodio implica para cada uno de nosotros es bastante claro. A medida que ustedes y yo lleguemos acomprender y a emplear el poder habilitador de la Expiacin en nuestra vida, oraremos para tener fuerza y labuscaremos a fin de cambiar nuestras circunstancias en lugar de pedir que nuestras circunstancias cambien.Llegaremos a convertirnos en agentes que actan, en vez de ser objetos sobre los que se acte (vase 2 Nefi 2:14).

    Consideren el ejemplo del Libro de Mormn cuando Amuln persegua a Alma y a su pueblo. La voz del Seor vinoa esas buenas personas en su afliccin y les indic: