CIRUGÍA PLÁSTICA

of 108 /108
CIRUGÍA PLÁSTICA Y RECONSTRUCTIVA VENEZOLANA ORGANO OFICIAL DE LA SOCIEDAD VENEZOLANA DE CIRUGÍA PLÁSTICA, RECONSTRUCTIVA, ESTÉTICA Y MÁXILOFACIAL (SVCPREM) Y LA ASOCIACIÓN VENEZOLANA DE QUEMADURAS Volumen 5 Nº 1 y 2 2003 C O N T E N I D O SOCIEDAD VENEZOLANA DE CIRUGÍA PLÁSTICA, RECONSTRUCTIVA, ESTÉTICA Y MÁXILOFACIAL (SVCPREM) Caracas - Venezuela Telefax: (58-212) 979.7380 Junta Directiva 2002-2004 Presidente Dr. Roger Galindo Vicepresidente Dr. Pablo Hidalgo L Secretaria Dra. Beatriz Socorro Tesorera Dra. Josefina Míguez Vocales Dra. Linda Rincón Dr. Simón Lizardo Dr. Randolfo Fernández Dra. Rosabell Villamizar Dr. Nelson García Savelli Dr. Luis Soto Granadillo CIRUGÍA PLÁSTICA Y RECONSTRUCTIVA VENEZOLANA Editor Dr. Ramón Zapata Sirvent Editores Adjuntos Dr. Rafael Stoppello Mora Dr. Guido Petit Pifano Dr. Antonio Del Reguero Comité Editorial Dr. Luis Ceballos García Dr. Alfredo Coello Dr. Nicomedes Fariñas Dr. Eleazar Figallo Dr. Roger Galindo Dr. Pablo Hidalgo Dr. Reinaldo Kube León Dr. Eduardo Mayorca V Dr. Carlos Nieto Sánchez Dr. José Antonio Ortiz Dr. Rafael Soto-Matos Administración y Artes ATEPROCA Telf. (58-212) 793.5103 Fax: (58-212) 781.1737 E mail: [email protected] www.ateproca.com Editorial Tribunal Supremo de Justicia condenó a ELEORIENTE a cancelar 50 millones por daños materiales y morales a un paciente quemado. Dr. Ramón L. Zapata Sirvent. 1 Artículos Originales Estudio de la estabilidad de biopolímeros de silicona de uso comercial en ambientes de implantación simulados. Ing. Carmen Pascente Carnevale, Dr. Marco Sabino, Dra. Leni Márquez, Dr. Guillermo Villalobo, Dra. Alexis Rodríguez, Dra. Angela Ruiz 5 Tratamiento ultrasónico en pacientes con complicaciones de implantes de biopolímeros. Dr. Guillermo Villalobo Galindo, Dra. Alexis Rodríguez Gaspar, Dra. Angela Ruiz, Ing. Carmen Pascente, Dr. Marco Sabino, Dra. Leni Márquez. 18 Trauma facial y su repercusión en la imagen corporal. Dra. María Alexandra Villagrasa, Dra. Rosario Fermín, Dra. Mariana Ready, Dr. Randolfo Fernández. 28 Uso de apósito de hidrofibra en zona dadora de piel. Estudio comparativo con otros apósitos. Dra. Ligia Ramírez C, Dr. Neuro Portillo, Dr. Cesar Romero S, Dr. Jesús Escalante, Dr. José L. Martínez A. 34 Reportes de Casos Clínicos Presión negativa tópica, un auxiliar en el tratamiento de las úlceras de presión. Dra. María Alexandra Villagrasa, Dra. María Rosario Fermín, Dra. Mariana Readi, Dra. Betty Párraga de Zoghbi. 38 Nueva técnica de eliminación de tatuajes con dermógrafo. Dr. José Luis Martínez A, Dr. Jorge Palencia, Dr. Jesús Escalante, Dr. José Ernesto Romero, Dr. Cesar Romero, Dra. Ligia Ramírez. 43 Reconstrucción de labio inferior posterior a quemadura eléctrica. Dr. Neuro Enrique Portillo G, Dra. Ligia Ramírez C, Dr. Francisco Montilla. 47 Reconstrucción de la pared torácica y esternón con malla de polipropileno posterior a resecciones amplias por lesiones tumorales parietales. Dr. Fernando Guzmán Toro, Dr. Dimas Morales García, Dr. Jairo Torres, Dr. Mario Borín, Dr. Braulio Ríos, Dr. José A. Morales, Dr. Josué Reyes Polanco. 52

Embed Size (px)

Transcript of CIRUGÍA PLÁSTICA

0.CONORGANO OFICIAL DE LA SOCIEDAD VENEZOLANA DE CIRUGÍA PLÁSTICA, RECONSTRUCTIVA, ESTÉTICA Y MÁXILOFACIAL (SVCPREM)
Y LA
C O N T E N I D O
SOCIEDAD VENEZOLANA DE
MÁXILOFACIAL (SVCPREM)
Junta Directiva 2002-2004
Secretaria Dra. Beatriz Socorro
Tesorera Dra. Josefina Míguez
Dr. Nelson García Savelli Dr. Luis Soto Granadillo
CIRUGÍA PLÁSTICA
Editores Adjuntos
Dr. Antonio Del Reguero
Dr. Luis Ceballos García Dr. Alfredo Coello
Dr. Nicomedes Fariñas Dr. Eleazar Figallo Dr. Roger Galindo Dr. Pablo Hidalgo
Dr. Reinaldo Kube León Dr. Eduardo Mayorca V
Dr. Carlos Nieto Sánchez Dr. José Antonio Ortiz Dr. Rafael Soto-Matos
Administración y Artes
E mail: [email protected] www.ateproca.com
Editorial Tribunal Supremo de Justicia condenó a ELEORIENTE a cancelar 50 millones por daños materiales y morales a un paciente quemado. Dr. Ramón L. Zapata Sirvent. 1
Artículos Originales
Estudio de la estabilidad de biopolímeros de silicona de uso comercial en ambientes de implantación simulados. Ing. Carmen Pascente Carnevale, Dr. Marco Sabino, Dra. Leni Márquez, Dr. Guillermo Villalobo, Dra. Alexis Rodríguez, Dra. Angela Ruiz 5
Tratamiento ultrasónico en pacientes con complicaciones de implantes de biopolímeros. Dr. Guillermo Villalobo Galindo, Dra. Alexis Rodríguez Gaspar, Dra. Angela Ruiz, Ing. Carmen Pascente, Dr. Marco Sabino, Dra. Leni Márquez. 18
Trauma facial y su repercusión en la imagen corporal. Dra. María Alexandra Villagrasa, Dra. Rosario Fermín, Dra. Mariana Ready, Dr. Randolfo Fernández. 28
Uso de apósito de hidrofibra en zona dadora de piel. Estudio comparativo con otros apósitos. Dra. Ligia Ramírez C, Dr. Neuro Portillo, Dr. Cesar Romero S, Dr. Jesús Escalante, Dr. José L. Martínez A. 34
Reportes de Casos Clínicos
Presión negativa tópica, un auxiliar en el tratamiento de las úlceras de presión. Dra. María Alexandra Villagrasa, Dra. María Rosario Fermín, Dra. Mariana Readi, Dra. Betty Párraga de Zoghbi. 38
Nueva técnica de eliminación de tatuajes con dermógrafo. Dr. José Luis Martínez A, Dr. Jorge Palencia, Dr. Jesús Escalante, Dr. José Ernesto Romero, Dr. Cesar Romero, Dra. Ligia Ramírez. 43
Reconstrucción de labio inferior posterior a quemadura eléctrica. Dr. Neuro Enrique Portillo G, Dra. Ligia Ramírez C, Dr. Francisco Montilla. 47
Reconstrucción de la pared torácica y esternón con malla de polipropileno posterior a resecciones amplias por lesiones tumorales parietales. Dr. Fernando Guzmán Toro, Dr. Dimas Morales García, Dr. Jairo Torres, Dr. Mario Borín, Dr. Braulio Ríos, Dr. José A. Morales, Dr. Josué Reyes Polanco. 52
CIRUGÍA PLÁSTICA
ORGANO OFICIAL DE LA SOCIEDAD VENEZOLANA DE CIRUGÍA PLÁSTICA, RECONSTRUCTIVA, ESTÉTICA Y MÁXILOFACIAL (SVCPREM)
Y LA
C O N T E N I D O Continuación
SOCIEDAD VENEZOLANA DE
MÁXILOFACIAL (SVCPREM)
Junta Directiva 2002-2004
Secretaria Dra. Beatriz Socorro
Tesorera Dra. Josefina Míguez
Dr. Nelson García Savelli Dr. Luis Soto Granadillo
CIRUGÍA PLÁSTICA
Editores Adjuntos
Dr. Antonio Del Reguero
Dr. Luis Ceballos García Dr. Alfredo Coello
Dr. Nicomedes Fariñas Dr. Eleazar Figallo Dr. Roger Galindo Dr. Pablo Hidalgo
Dr. Reinaldo Kube León Dr. Eduardo Mayorca V
Dr. Carlos Nieto Sánchez Dr. José Antonio Ortiz Dr. Rafael Soto-Matos
Administración y Artes
E mail: [email protected] www.ateproca.com
Uso de injertos expansores en cirugía de la válvula nasal interna. Dr. René Weffer A, Dra. Belkys García R, Dra. Gabriela Ibedaca. 58
Reportes Breves Técnica de micropigmentación para reconstrucción del complejo areola pezón. Dr. José Luis Martínez A. 65
Corrección de nariz en silla de montar con injerto óseo de olécranon. Dr. José Luis Martínez A, Dr. Jesús Escalante, Dr. Jorge Palencia B, Dra. Ligia Ramírez. 68
Reconstrucción mamaria bilateral con colgajo musculocutáneo de recto abdominal y de dorsal ancho. Dr. Cesar Romero, Dra. Tul de Boscán, Dr. Eduardo Vanegas, Dra. Ana María Urdaneta, Dr. José Luis Martínez, Dr. Ernesto Camacho, Dra. Ligia Ramírez. 71
Tratamiento percutáneo de un quiste hemofílico de mandíbula. Dr. Luis Miguel Bruzual Yépez, Dra. María Inés Fernández de Bruzual, Dr. Federico Fernández Palazzi. 74
Artículos de Revisión Estado actual de la imagenología mamaria. Dr. Angel J Seara G, Dra. Lilian Casas V. 77
Atrofia muscular en pacientes quemados. Lic. María Gabriela Galarza, Lic. Luisa Ayala, Lic. Beatriz Verdi, Dra. Josefa Vivas de Vegas. 88
Notas para la Historia Ética y aspectos éticos de la especialidad. Dr. Eduardo Mayorca Valery. 93
Indice del Volumen 5 98
Normas de Publicación en Cir Plast Reconst Venez VII
CIRUGÍA PLÁSTICA
OFICIAL JOURNAL OF THE VENEZUELAN SOCIETY OF PLASTIC, RECONSTRUCTIVE, AESTHETIC AND MAXILLOFACIAL SURGERY (SVCPREM)
AND THE
SURGERY
(SVCPREM)
Board of Directors 2002-2004
President Dr. Roger Galindo
Secretary Dr. Beatriz Socorro
Treasurer Dr. Josefina Miguez
Dr. Nelson Garcia Savelli Dr. Luis Soto Granadillo
CIRUGIA PLASTICA
Assistant Editors
Dr. Antonio Del Reguero
Dr. Luis Ceballos Garcia Dr. Alfredo Coello
Dr. Nicomedes Fariñas Dr. Eleazar Figallo Dr. Roger Galindo Dr. Pablo Hidalgo
Dr. Reinaldo Kube Leon Dr. Eduardo Mayorca V
Dr. Carlos Nieto Sanchez Dr. Jose Antonio Ortiz Dr. Rafael Soto-Matos
Administration and Arts
E mail: [email protected] www.ateproca.com
Editorial Supreme Court of Justice sentence ELEORIENTE to pay 50 millions for noral and material dameges to a burn patient. Dr. Ramon L. Zapata Sirvent. 1
Original Articles Study of stability of silicone biopolymers of commercial use in enviroments of simulated implantation. Ing. Carmen Pascente Carnevale, Dr. Marco Sabino, Dr. Leni Marquez, Dr. Guillermo Villalobo, Dr. Alexis Rodriguez, Dr. Angela Ruiz 5
Ultrasonic treatment in patients with complications of biopolymer implants. Dr. Guillermo Villalobo Galindo, Dr. Alexis Rodriguez Gaspar, Dr. Angela Ruiz, Ing. Carmen Pascente, Dr. Marco Sabino, Dr. Leni Marquez. 18
Facial trauma and its repercusion in the corporal image. Dr. Maria Alexandra Villagrasa, Dr. Rosario Fermin, Dr. Mariana Ready, Dr. Randolfo Fernandez. 28
Use of hydrofiber dressing in donor area of skin. Comparative study other dressings. Da. Ligia Ramirez C, Dr. Neuro Portillo, Dr. Cesar Romero S, Dr. Jesus Escalante, Dr. Jose L. Martinez A. 34
Clinical Case Reports Topic negative pressure, an auxiliar in the treatmento of pressure ulcers. Dr. Maria Alexandra Villagrasa, Dr. Maria Rosario Fermin, Dr. Mariana Readi, Dr. Betty Parraga de Zoghbi. 38
New elimination technique of tatoo with dermograph. Dr. Jose Luis Martinez A, Dr. Jorge Palencia, Dr. Jesus Escalante, Dr. Jose Ernesto Romero, Dr. Cesar Romero, Dr. Ligia Ramirez. 43
Inferior lip reconstruction following electric burn. Dr. Neuro Enrique Portillo G, Dr. Ligia Ramirez C, Dr. Francisco Montilla. 47
Reconstruction of thoracic wall and sternum with polypropilene mesh following wide resections for parietal tumoral lesions. Dr. Fernando Guzman Toro, Dr. Dimas Morales Garcia, Dr. Jairo Torres, Dr. Mario Borin, Dr. Braulio Rios, Dr. Jose A. Morales, Dr. Josue Reyes Polanco.
52 Use of spreader grafts in surgery of the internal valve of the nose. Dr. Rene Weffer A, Dr. Belkys Garcia R, Dr. Gabriela Ibedaca. 58
Volume 5 No. 1 and 2 2003
C O N T E N T
CIRUGÍA PLÁSTICA
OFICIAL JOURNAL OF THE VENEZUELAN SOCIETY OF PLASTIC, RECONSTRUCTIVE, AESTHETIC AND MAXILLOFACIAL SURGERY (SVCPREM)
AND THE
VENEZUELAN BURN ASSOCIATION
Volume 5 No. 1 and 2 2003 C O N T E N T
Continuation
SURGERY
(SVCPREM)
Board of Directors 2002-2004
President Dr. Roger Galindo
Secretary Dr. Beatriz Socorro
Treasurer Dr. Josefina Miguez
Dr. Nelson Garcia Savelli Dr. Luis Soto Granadillo
CIRUGIA PLASTICA
Assistant Editors
Dr. Antonio Del Reguero
Dr. Luis Ceballos Garcia Dr. Alfredo Coello
Dr. Nicomedes Fariñas Dr. Eleazar Figallo Dr. Roger Galindo Dr. Pablo Hidalgo
Dr. Reinaldo Kube Leon Dr. Eduardo Mayorca V
Dr. Carlos Nieto Sanchez Dr. Jose Antonio Ortiz Dr. Rafael Soto-Matos
Administration and Arts
E mail: [email protected] www.ateproca.com
Briefs reports Miropigmentation technique for reconstruction of the areola nipple complex. Dr. Jose Luis Martinez A. 65
Correction of saddle nose with bone graft of the olecranon. Dr. Jose Luis Martinez A, Dr. Jesus Escalante, Dr. Jorge Palencia B, Dra. Ligia Ramirez. 68
Bilateral mammary reconstruction with musclecutaneous flap of transversal and wide dorsal muscle. Dr. Cesar Romero, Dr. Tul de Boscan, Dr. Eduardo Vanegas, Dr. Ana Maria Urdaneta, Dr. Jose Luis Martinez, Dr. Ernesto Camacho, Dr. Ligia Ramirez. 71
Percutaneous treatment of hemophilic cyst of the jaw. Dr. Luis Miguel Bruzual Yepez, Dr. Maria Ines Fernandez de Bruzual, Dr. Federico Fernández Palazzi. 74
Review Articles State of the art of the mammary imagenology. Dr. Angel J Seara G, Dra. Lilian Casas V.
Muscular atrophy in burn patients. Lic. Maria Gabriela Galarza, Lic. Luisa Ayala, Lic. Beatriz Verdi, Dr. Josefa Vivas de Vegas. 88
Notes to the history Ethics and ethical aspects of the specialty. Dr. Eduardo Mayorca Valery. 93
Index of Volume 5 98
Norms for Publication in Cir Plast Reconst Venez VII
MIEMBROS
Cir Plast Reconst Venez 2003;5(1-2):1-2REPORTES DE CASOS CLÍNICOS
Miembros de la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica, Reconstructiva,
Estética y Maxilofacial (Solventes)
REGION CAPITAL Miembros Titulares Alfaro Garatón Jesús Barreto Felipe Carlesso Jorge Ceballos Luis Coello Alfredo Del Bianco Bruno Del Reguero Antonio Díaz Portocarrero Jesús Fariñas Nicomedes Figallo Eleazar Galindo Roger González Carlos Luis Hollebecq Ana Kube Reinaldo Mayorca Eduardo Narciso Luis Alberto Ortega Lara José Oziel Marcos Parraga de Zoghbi Betty Petit Pifano Guido Sauce Oswaldo Suarez Guillermo Troconis José Yaselli David Zapata Sirvent Ramón
Miembros Asociados Acquatella Máxime Alamanos Roberto Aleman Mata Jesús Arévalo Gustavo Barros Mary Mimosa Benhamú Isaac Bracho Carlos Brito Argenis Buloz Juan José Cardozo Antonio
Castillo Rojas Carlos Cemboraim Marisela Chang Roger Chirinos Miguel Angel Contaris Angel Contasti Rafael Corzo Evelio De Valdez Fernándo Daw Garib Escobar Rodríguez Ignacio Fernández P. Randolfo Galindo Roger García Del Moral Margarita Garrido Zaida Jiménez Parra Zaideth Goncalvez Antonio Goncalvez José Carlos González B. Medardo Guzmán Pedro Henriquez Edmundo Hidalgo Pablo Kaajedjian Garbis Lau Magdalena Manrique María Carolina Martelo de F. María del P. Martínez Patricia Meneses Imber Pedro Monticelli Diana Montilla V. José F. Morales Trina Morales Bello David Narciso Chacón Marisela Nusser Kiewein Simone Ochoa S. José Francisco Ojeda G. Francisco Olivares R. Juan José Honorato Barra Mario Pereira Maldonado Jesús Pérez Morell Alberto
Pocoroba Ava Alejandro Polanco Fabio Ponce Mario Rada Víctor Manuel Rodríguez Alexis Rodríguez Blanca Rodríguez Francisco Rodríguez Nelson Rodríguez N. Raúl Romër Pieretti Peter Russo Salomón Sanoja Ramón Slobodianik Correa Daniel Socorro Beatriz Sousa Gadea Ignacio Terife Cecilio Urdaneta Carmen Valente Lucio Vásquez Edgar Vásquez S. Martha M. Vega Bernardo Ventura María Villalobos Guillermo
ESTADO ANZOÁTEGUI Miembros Titulares Escobar Rafel Graterol Marisol
Miembros Asociados Acosta Boett Mauricio Gómez Núñez Hector Hernández Eduardo Pimentel José Luis Saud Henry Velásquez Ana
ESTADO APURE Miembro Asociado España Espinoza Esser
MIEMBROS
ESTADO ARAGUA Miembros Titulares Ortiz José Antonio Stoppello Rafael
Miembros Asociados Acosta De L. Carolina Alvarado Olga Capriles Jorge Dávila Alfonso Fuentes Juan Carlos Guzmán Leoncio Hallado Antonio Mata Coffi Domingo Ron Parra Maruschka Russo Roberto Seijas Carmen Sipko Mónica
ESTADO BARINAS Miembros Asociados Peluzzo M. Ángel Rondón Alfredo ESTADO BOLÍVAR Miembros Titulares Zamora M. de Oca Celestino
Miembros Asociados Martínez Maritza Moncada Jesús Monserrat Luis Ojeda M. Rita A. Ortiz Pérez Néstor Saavedra María A. Zamora Valor Irma
ESTADO CARABOBO Miembro Titular De León Hector
Miembros Asociados Fernández Pereira José García Savelli Nelson González Oswaldo Medina José Gregorio Montenegro Elda Moreno Ángel Peinado M. Rafael A. Rica León María L.
ESTADO FALCON Miembros Asociados Mago Giovanni R. Villanueva R. María I.
ESTADO LARA Miembros Asociados Alcalá Carlos Igor Gutiérrez C. Júnior F. Lizardo Simón Marín Alexis Pedro Moreno Patricio Narváez R. Douglas Oviedo Eudomar Pineda B. Francisco G. Sánchez Z. Luis M.
ESTADO MERIDA Miembros Asociados Mussa Anibal Santiago Crucita Sauce Ismael
ESTADO MIRANDA Miembros Asociados Alcántara León Ángel Santana Freddy
ESTADO MONAGAS Miembro Asociado Salazar S. Gustavo A.
ESTADO NUEVA ESPARTA Miembros Asociados Chitty V. Alberto Real Alexys Rodríguez Cova Orlando
ESTADO PORTUGUESA Miembros Asociados Dorante Duran Irma Y. Oraa Oraa Indira Y.
ESTADO SUCRE Miembro Asociado Nassar Pedro
ESTADO TACHIRA Miembro Titular Benvenuto Ricardo
Miembros Asociados Azocar P. Jorge L. Rodríguez G. Vianney Sánchez Néstor Villalobos Manuel R.
ESTADO TRUJILLO Miembro Asociado Méndez T. Freddy
ESTADO YARACUY Miembro Asociado Figueredo N. Leida J.
ESTADO ZULIA Miembros Titulares Parejo Luis Soto matos Rafael
Miembros Asociados Acosta Náyade Alvarado Julio Jiménez Díaz José González Tul Alba Olivero Chaparro Cesar Ortega Elio Rivero V. Teódulo A. Saab Marwan Soto Granadillo Luis Sulbarán Juan Velásquez F. Carlos A. Villalobos Mauricio Vivas L. Daniel E.
CONSEJO NACIONAL SVCPREM
Dr. Rafael Soto Matos Dr. Luis ceballos Dr. Luis Parejo Dr. Eleazar Figallo Dr. Celestino Zamora M. Dr. Eduardo Mayorca Dr. Ibrahím Velásquez Dr. José A. Ortiz Dr. Jesús Alfaro Dr. Jorge Carlesso Dr. Alfredo Coello Dr. Nicomedes Fariñas Dr. Rafael Stoppello M.
Vol. 5, Nº 1 y 2, diciembre 2003 VII
La Revista Cirugía Plástica y Reconstructiva Vene- zolana se publica dos (2) veces al año en los meses de marzo y sept iembre y acepta ar t ículos or ig inales, presentaciones de casos clínicos, revisiones, editoriales, reportes breves, cartas dirigidas al editor, informaciones, y noticias.
Los trabajos serán sometidos a la revisión de dos árbitros pertenecientes al Comité Editorial, el cual se reserva el derecho de aceptar, proponer modificaciones o rechazar cualquier trabajo, notificando al autor o a los autores del mismo una vez se tome la decisión.
Todo material aceptado por la Revista pasa a ser pro- piedad intelectual de la misma, preservándose la autoría intelectual de quienes así lo requieran.
INSTRUCCIONES PARA EL AUTOR:
a) Resumen de los requerimientos técnicos.
o El manuscrito debe ser escrito a doble espacio. o Comience cada apartado con una página nueva.
Secuencia:
o Página de título, autores e institución. o Resumen y palabras claves, (español e inglés). o Texto: Introducción, Material y Métodos, Resultados,
Discusión, Conclusiones. Casos clínicos: Introducción, Caso Clínico, Discusión y Conclusiones.
o Agradecimientos. o Referencias bibliográficas. o Tablas (una en cada página). o Ilustraciones: no enmarcadas, de tamaño adecuado
(127 x 173 mm), no mayor de 203 x 254 mm. o Incluir permiso para reproducir cualquier material publi-
cado anteriormente o permiso del paciente para incluir sus fotografías (en caso de ser obvia su identificación).
o Enviar número exacto de copias exigidas por la revista. o Guarde un juego de copias del manuscrito enviado.
b) Preparación del manuscrito.
o Utilice papel bond tamaño carta (216 x 279 mm) o Márgenes de 2,5 cm en los cuatro bordes. o Use doble espacio en todo el manuscrito. o Enumere las páginas consecutivamente, comenzando
con la página del título. o Coloque el número de la página en la parte superior o
inferior derecha. o Divida el texto en: Introducción, Material y Métodos,
Resultados, Discusión y Conclusiones. o De ser posible, envíe una copia en disco de computadora
de 1.4 MB, e incluya la última versión del manuscrito, el programa usado y versión. Identifique el disco con el nombre del trabajo y sus autores.
c) Consideraciones de cada apartado.
1. Página del título, autores e institución. Esta página debe contener el título del manuscrito, el
cual debe ser conciso e informativo; el nombre de los autores, su grado académico, departamento e institución en la cual se realizó el trabajo; finalmente el nombre del autor principal y dirección para solicitar separatas.
Todas las personas incluídas como autores deben haber participado lo suficiente y conocer completamente el trabajo de manera de aceptar responsabilidad pública.
2. Resumen y palabras clave. Escriba en la siguiente página el resumen en español,
el cual si no es estructurado debe contener 150 palabras. Si es estructurado (introducción, material y métodos, resultados y conclusiones), podrá tener 250 palabras. En este apartado debe establecer el propósito de la inves- tigación, los procedimientos realizados, los resultados positivos, con su significancia estadística y finalmente las conclusiones más importantes. Incluya al pie de la página entre 3 y 5 palabras clave, las cuales se encuentran en el Medical Subject Heading del Index Medicus. La siguiente página corresponde al resumen en inglés, siguiendo de igual forma las normas del resumen en español.
3. Introducción. Establezca el propósito del artículo, y resuma la raciona-
lidad del estudio o de la observación practicada. Incluya en este apartado las referencias bibliográficas estrictamente pertinentes y no incluya la metodología, ni reporte resul- tados o conclusiones. En el párrafo final escriba claramente el propósito del estudio.
4. Metodología (material y métodos). Describa las características relevantes de la población
(edad, sexo) o animales (especie, peso, sexo), usados en el estudio. Describa minuciosamente la metodología utili- zada, pruebas, aparatos, especificando la casa comercial que los fabricó y la ciudad. Incluya referencias que detallen la metodología utilizada si ésta ha sido empleada en otras publicaciones. Identifique drogas o compuestos químicos usados, mediante el nombre genérico, dosis, ruta de administración e incluya además en paréntesis el nombre comercial, laboratorio, y ciudad de elaboración. Describa si el estudio realizado es prospectivo, retrospectivo, ciego, doble ciego, aleatorio y el tipo de análisis estadístico utilizado en la muestra. En caso de estudios en pacientes puede titularse población y métodos.
En informe de casos clínicos, el texto debe contener: introducción, caso clínico, discusión y conclusiones.
Deben seguirse los principios éticos; en caso de estudios en seres humanos, describir si fue aprobado por el Comité de Etica de la institución y si cumplen con la Declaración de Helsinki (1975, 1983). No utilice el nombre de los pacientes, iniciales, o el número de historia. En el caso de animales, si el protocolo fue aprobado, y siguió la normativa estable- cida para el manejo de animales de experimentación.
El último aspecto de este apartado es el análisis estadístico, describa en él la metodología utilizada para el análisis de la muestra. Reporte si hubo exclusiones de pacientes o animales del estudio y explique su causa.
Normas de publicación en la revista: Cirugía Plástica y Reconstructiva Venezolana (Cir Plast Reconst Venez)
Cir Plast Reconst VenezVIII
5. Resultados. Presente sus resultados en forma secuencial y lógica.
Resalte y resuma sólo las observaciones importantes y positivas. Utilice tablas, gráficos e ilustraciones para detallar y complementar sus resultados.
6. Discusión . Resalte los aspectos nuevos e importantes del estudio
y las conclusiones a que ha llegado. No repita resultados o describa la metodología utilizada para obtener los resultados. Incluya las implicaciones del estudio y sus resultados. Analice los resultados obtenidos por otros investigadores, a favor o en contra, así como, sus implica- ciones para investigaciones futuras. Establezca relaciones entre las conclusiones y las metas del estudio. Sugiera nuevas hipótesis a ser desarrolladas y concluya sólo utilizando los principios científicos. Las recomendaciones deben ser sustentadas estadísticamente.
7. Agradecimientos. Incluya personas que debido a su contribución ameritan
un agradecimiento, pero que no justifican autoría del trabajo. Entre ellas, la ayuda técnica (recolección de datos), secre- tarial, financiera o contribuciones intelectuales (asesoría científica, estadística, revisión crítica del manuscrito). Deben consultarse previamente, antes de incluir su nombre en los agradecimientos.
8. Referencias bibliográficas. Las referencias deben ser enumeradas consecutiva-
mente en la medida que aparezcan en el texto, utilice los números arábigos en paréntesis (1,2,3,4,). Evite resúmenes de congresos como referencias, y artículos en vías de aceptación. Estudios que han sido aceptados por revistas, pero que no se han publicado todavía, incluya la palabra: en prensa. Evite las comunicaciones personales, al menos que sea vital para el manuscrito. Las referencias deben ser revisadas por los autores con el manuscrito original y no tomar los datos de otro artículo, el cual puede estar errado. Incluya un máximo de seis (6) autores y luego coloque y colaboradores; coloque el nombre abreviado de la revista; seguido del año; volumen; primera página y última página.
o Artículos en Revistas. 1. Vega KJ, Pina I, Krevsky B. Heart transplantation is
associated with an increased risk for pancreatobiliary disease. Ann Intern Med 1996;124:980-983.
o Artículos en Suplementos de Revistas. 2. Payne DK, Sullivan MD, Massie MJ. Women´s psycho-
logical reactions to breast cancer. Semin Oncol 1996;23(Suppl 1):275-282.
o Editoriales sin Autor. 3. Cancer in South Afr ica [Editorial] . S Afr Med J
1994;84:15.
o Libro. 4. Ringsven MK, Bond D. Gerontology and leadership
skills for nurses. 2nd ed. Albany (NY): Delmar Publish- ers; 1996.
o Capítulo en Libro. 5. Phillips SJ, Whisnant JP. Hypertension and stroke. In:
Laragh JH, Brenner BM, editores. Hypertension: patho- physiology, diagnosis, and management. 2nd ed. New York: Raven Press; 1995. p. 465-478.
o Proceeding o Resúmenes de Congreso. 6. Kimura J, Shibasaki H, editors. Recent advances in
cl inical neurophysiology. Proceeding of the 10th Intenational Congress of EMG and Clinical Neurophy- siology; 1995 Oct 15-19; Kyoto, Japan. Amsterdam: Elsevier; 1996.
9. Tablas. Escriba las tablas a doble espacio, y cada una en una
página aparte. Enumere las tablas consecutivamente, de acuerdo a su aparición en el texto. Coloque un título corto a cada una de ellas. No coloque líneas verticales u hori- zontales. Identifique las medidas estadísticas (media, desviación estándar, y error estándar de la media), coloque mediante símbolos (*, °, #, etc.) el valor p.
10. Ilustraciones o fotografías. Entregue el número requerido de figuras exigidas. Las
fotografías deben tener estilo profesional, en blanco y negro. Se recomienda en tamaño 127 x 173 mm, y no mayores de 203 x 254 mm. Las letras y símbolos deben ser lo suficientemente claros y nítidos para permitir su reducción y publicación. En lo posible las fotos no deben permitir la identificación del paciente, en caso contrario, acompañar el permiso requerido. Coloque al reverso una etiqueta, especificando el número de la figura, título corto del trabajo y primer autor. Las ilustraciones deben ser enumeradas de acuerdo a su aparición en el texto. Si la ilustración ha sido publicada anteriormente debe enviarse el permiso por escrito para su reproducción. Las fotografías a color pueden ser enviadas en diapositivas o impresas en papel. Su coste será sufragado por el autor.
11. Leyendas de las ilustraciones. La totalidad de las leyendas deben ser escritas a doble
espacio en una página aparte. Incluya en ellas cualquier explicación importante, y describa cualquier símbolo o letra en la ilustración. Especifique las unidades de medida y su escala en caso de microfotografías. Utilice en todo momento las unidades establecidas por el Sistema Inter- nacional de Medidas (SI).
12. Recomendaciones al entregar el manuscrito: Entregue dos (2) copias del manuscrito y un (1) juego
de Ilustraciones, dirigidas al Editor de la Revista, Dr. Ramón L. Zapata Sirvent, en la sede de la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica y Reconstructiva. Torre del Colegio de Médicos del Distrito Federal, Piso 2, Local F-2, Avenida José María Vargas, Urbanización Santa Fe, Caracas, Venezuela.
Es requisito fundamental para considerar cualquier manuscrito, una carta firmada por el autor o los autores que envían el manuscrito, que especifique de forma clara y concisa en el texto el siguiente párrafo:
El trabajo titulado: ( “coloque el nombre entre parén- tesis” ), que sometemos a consideración por el Cuerpo Editorial, para ser publicado en la Revista: “Cirugía Plástica y Reconstructiva Venezolana”, es inédito, no está bajo consideración en otra revista médica, y no ha sido publicado en forma parcial o total anteriormente.
NORMAS
Cir Plast Reconst Venez 2003;5(1-2):1-4EDITORIAL
Tribunal Supremo de Justicia condenó a ELEORIENTE a cancelar 50 millones por daños materiales y morales
a un paciente quemado
Editor
Quiero compart i r con ustedes y dejar constancia impresa para futuras referencias de que la justicia aunque tarde un poco siempre llega. Es importante resaltar que este paciente sufrió quemaduras de tercer grado en el 60 % de su superficie corporal el 3 de julio de 1993. Desde allí comenzó su largo peregrinaje de demandas legales, hasta que 7 años después el Tribunal Supremo reconoció los daños sufridos por este paciente quemado. Gracias a un detallado informe y a detalladas fotografías que fueron instruidas en el expediente, el Máximo Tribunal fijó un criterio novedoso respecto a la cuantificación del daño moral y psicológico sufrido por el demandante.
A continuación les incluyo la comunicación emanada del Máximo Tribunal.
La víctima fue alcanzada por aceite caliente y otros componentes que se desprendieron de la explosión de un transformador eléctrico, percance que le ocasionó al demandante quemaduras corporales de segundo y tercer grado en un 60 % de su cuerpo.
La sentencia de la Sala Político Admi- nistrativa (que puede ser consultada completa en la página web del TSJ (www.tsj.gov.ve) fija un criterio novedoso respecto a la cuantificación del daño moral y psicológico.
La Sala Político - Administrativa del Tribunal Supremo de Just ic ia , con ponenc ia de l magistrado Carlos Escarrá Malavé, declaró parcialmente con lugar la demanda que, por daños materiales y morales, intentara Germán Eriberto Avilez Peña contra la Compañía Anón ima de E lec t r i c idad de Or ien te (ELEORIENTE), condenando a la antes mencionada a cancelar al accionante 50 millones de bolívares, así como una pensión vitalicia
estimada por la Sala en el equivalente a 50 unidades tributarias, que deberá ser pagada mensualmente.
El Tribunal Supremo igualmente declaró que no procede la condenatoria en costas de la parte demandada, Compañía Anónima de Electricidad de Oriente (ELEORIENTE), en virtud de no haber resultado totalmente vencida como consecuencia de la declaratoria de improcedencia de la pretensión de daños materiales.
Antecedentes El 3 de julio de 1993, en la tarde, el actor se
encontraba comiendo una hamburguesa en el Mini Lunch “Los Maracuchos”, expendedores de comida rápida, situado en la acera próxima al establecimiento Comercial Tienda Selemar, específicamente en la carrera Upata y frente al Centro Comercial Trebol III, de la ciudad de Puerto Ordaz, distrito Caroní del estado Bolívar, cuando repentinamente ocurrió una explosión de un transformador de energía eléctrica. Se narra igualmente que las llamas del swiche y el aceite caliente alcanzaron al mencionado ciudadano ocasionándole quemaduras de segundo y tercer grado en un 60 % de la superficie corporal según informe médico de fecha 18 de agosto de 1993, suscrito por el Dr. Luis Emilio Montserrat Lugo, Cirujano Plástico de la víctima.
Más concretamente el accionante denunció que: “ELEORIENTE causante del suceso explosivo narrado, y en el cual se produjo la desfiguración de Germán Eriberto Avilez Peña, incurrió en el incumplimiento de un deber jurídico presupuestado en la Ley, cual es: falta de señalización de ‘peligro alta tensión y alto
EDITORIAL
Cir Plast Reconst Venez2
voltaje’ y falta de mantenimiento o de inspección, en la tanquilla o sótano donde se encuentra colocado el transformador”.
Lo que dice la constitución bolivariana Señala la Sala, que la Constitución vigente,
establece un régimen de responsabil idad administrativa de carácter objetivo que comporta tanto la llamada Responsabilidad por Sacrificio Particular o sin falta, como el régimen de responsabilidad administrativa derivada del funcionamiento anormal del servicio público según el cual los usuarios de estos deben ser indemnizados por los daños que puedan surgir del mal funcionamiento de ellos.
Por otra parte, destaca la Sala, que del espíritu del constituyente se deriva la voluntad de consagrar un s is tema in tegra l de responsabilidad patrimonial del Estado, que abarca todos los daños ocasionados por cualesquiera actividad derivada del ejercicio de cualquiera de las funciones ejercidas por los órganos del Poder Público.
Motivaciones para decidir En primer término, observa la Sala que el
actor ha hecho residir su pretensión de resarcimiento en la circunstancia de haber sufrido un accidente ocasionado —en su decir— por la explosión de un transformador eléctrico embutido en una tanquilla.
Sobre este particular, entiende la Sala que ELEORIENTE acepta la ocurrencia de ese accidente, en la fecha indicada en el libelo. Basta simplemente observar que en el escrito de contestación a la demanda, la representación judicial demandada opuso al actor la ocurrencia de una causa extraña no imputable, lo que equivale decir que acepta la ocurrencia del accidente, pero pretende eximirse de toda responsabilidad por una circunstancia que no le es imputable. De tal manera, para la Sala, la ocurrencia del accidente sufrido por el actor no debe ser considerado como un hecho objeto de prueba y así lo decidió.
Por otra parte, aunque la representación legal de la compañía eléctrica cuestionó las fotografías de la víctima que acompañan la demanda, la Sala observó que de la experticia efectuada por los doctores Maxime Acquatella y Ramón Zapata Sirvent, cirujanos plásticos designados para demostrar las secuelas de tal
accidente, se puede perfectamente evidenciar que el ciudadano Germán Eriberto Avilez Peña sufrió los daños físicos descritos en el libelo de demanda. Aún más, uno de los testigos promovidos por la representación judicial de ELEORIENTE, indicaron que en el accidente descrito en el libelo el actor sufrió los daños físicos denunciados. No existe duda, para la Sala de que el actor Germán Eriberto Avilez Peña sufrió los daños físicos denunciados en el libelo y que los mismos fueron producto del accidente.
Le quedó a la Sala la tarea de establecer, de conformidad con el esquema antes planteado, ELEORIENTE detentaba como lo expresa el actor, la guarda sobre el transformador eléctrico que explotó en la fecha señalada en el libelo de demanda.
En cuanto a este específico tema, observó la Sala que del escrito de contestación a la demanda la representac ión jud ic ia l de ELEORIENTE confiesa que para la fecha de ocurrencia del accidente sufrido por el actor Germán Eriberto Avilez Peña, detentaba la guarda sobre el referido transformador eléctrico, pretendiendo excusar su responsabilidad bajo la premisa de que la propiedad de ese transformador correspondía a la Compañía Anónima De Administración y Fomento Eléctrico (CADAFE).
Para evidenciar la confesión judicial de la demandada, la Sala se permite transcribir un párrafo del escrito de contestación que reza así: “Sin embargo, en vista de que CADAFE no ha realizado aún la transferencia de sus activos a sus nuevas empresas filiales, de las cuales la C.A. Electricidad de Oriente (ELEORIENTE) es una de ellas, tales activos siguen siendo propiedad de la casa matriz CADAFE y sus empresas f i l i a les , en t re e l las nues t ra representada ELEORIENTE, a los fines de prestar el servicio de distribución y venta de energía eléctrica operan dichos activos y actúan como guard ianes de e l los . ” ( fo l io 145) (Subrayado de la Sala).
De la lectura del párrafo transcrito es fácil colegir que ELEORIENTE confiesa ser guardián del bien que ocasionó el accidente del actor German Eriberto Avilez Peña y por ello debe sufrir esa declaración perjudicial el efecto procesal que se encuentra previsto en el artículo del artículo 1.401 del Código Civil, que reza: “La
R ZAPATA SIRVENT
3Vol. 5, Nº 1 y 2, diciembre 2003
confesión hecha por la parte o por su apoderado dentro de los límites de su mandato, ante un Juez aunque éste sea incompetente, hace contra ella plena prueba.”
En el caso de autos, observa la Sala que la declaración realizada por la demandada fue efectuada por su apoderado judicial, quien actuó dentro de los límites y facultades otorgados en el mandato que se encuentra anexo en el expediente y que, además, dicha declaración procesal le es evidentemente perjudicial a ELEORIENTE. Por lo tanto, la demandada debe sufrir las consecuencias negativas de esa declaración confesional, acerca del específico hecho de la guarda sobre el transformador eléctrico que causó los desastrosos daños al actor , y así lo declaró la Sala Pol í t ico Administrativa
Sobre la actuación de terceros Ahora bien, la Sala también analizó, como lo
sostiene ELEORIENTE, el hecho dañoso que reclama el actor German Eriberto Avilez Peña fue producto de la actuaciones de terceros; excepción opuesta con el objeto de verse eximida de toda responsabilidad, bajo los términos del artículo 1.193 del Código Civil.
En efecto, en el escrito de contestación a la demanda sostuvo la representación judicial de ELEORIENTE, que los daños producidos al actor por el objeto que se encontraba bajo su guarda se deben a las actuaciones de terceras personas que estilan conectarse a los transfor- madores eléctricos para recibir electricidad sin costo alguno. Más concretamente expresó que terceros, como son los vendedores ambulantes de comidas y los buhoneros colocados en la vía pública de la Carrera Upata, utilizan energía eléctrica de la tanquilla en la cual tuvo lugar el hecho y ello evidencia que las tomas ilegales para proveerse de energía eléctrica han podido tener intervención decisiva en la ocurrencia del hecho que causó lesiones a su mandante.
Sin embargo, nota la Sala que tal circuns- tancia, es decir, que hechos provenientes de terceros hubieren ocasionado el accidente que causó los daños al ciudadano Germán Eriberto Avilez Peña, no se encuentra demostrada en autos. En este sentido ha de aplicarse con toda rigurosidad el artículo 1.354 del Código Civil y 506 del Código de Procedimiento Civil, normas que consagran el principio de la carga
de la prueba. Conforme a tales dispositivos, quien pretende
liberarse de una obligación debe demostrar el hecho extintivo de la misma y por ello, aplicando ese principio al caso de autos, resultaba obvio que ELEORIENTE debió demostrar que terceras personas fueron las causantes de tales daños y per juic ios. Pero, se repi te, a l no estar demostrado en autos el hecho extintivo alegado, debe declararse improcedente la excepción.
Como se ha podido evidenciar, resulta obvio que el actor sufrió lesiones corporales que le han producido y le seguirán produciendo un intenso dolor; no solamente un dolor físico como lo expresan los expertos designados por las partes y este Máximo Tribunal, sino también un daño moral en el aspecto psíquico del actor. Las quemaduras sufridas son de tal magnitud o gravedad que, según el informe pericial, han provocado una incapacidad total y permanente para el actor a cuyo efecto, para aplacar sus consecuencias, deberá ser sometido a innume- rables intervenciones quirúrgicas, lo cual lesiona esencialmente los derechos constitucionales.
Los Magistrados que integran esta Sala no tienen duda alguna que un accidente como el narrado en el libelo y demostrado en autos, produce dolor, angustia y afectación psíquica, más aun cuando se toma en consideración que una incapacidad como la sufrida por el actor le impediría en el futuro desarrollar y desenvolver la vida de un ciudadano común, vale decir, la de desarrol lar la actividad económica de su preferencia o la de emplear su propio físico para el ejercicio de una profesión donde predomine la labor manual sobre la intelectual.
En es te orden de ideas , es mis ión fundamental de este Máximo Tribunal tutelar y garantizar estos derechos de trascendental impor tanc ia para e l ser humano y , en consecuencia, hacer todo lo que considere oportuno para subsanar, en la medida de lo posible, los graves daños morales y físicos que la lesión le ha causado y que afectarán indefinidamente las condiciones de vida del actor.
Lo hasta aquí expuesto, debe ser considerado como suficiente para estimar que el accidente sufrido por Germán Eriberto Avilez Peña, le ha causado severas lesiones corporales y morales, lesiones éstas que lo han dejado incapacitado total y permanentemente, para desempeñar todo
EDITORIAL
Cir Plast Reconst Venez4
tipo de trabajo, afectando además de su derecho a la salud, y derecho a la vida, el derecho al respeto de la dignidad humana y al l ibre desenvolvimiento de la personalidad que le impide irremediablemente integrarse a las labores y forma de vida que pudiese desear a su voluntad, causándole un grave perjuicio moral y psicológico, que obliga, al guardián de la cosa que provocó el accidente, a soportar una indemnización que la Sala del TSJ cuantifica en la cantidad única de Bs. 50 000 000, así como la asignación de una pensión vitalicia para el
ciudadano Germán Eriberto Avi lez Peña, es t imada por es ta Sa la en la cant idad equivalente a 50 unidades tributarias que deberá ser cancelada mensualmente.
Las referidas cantidades son acordadas por el Máximo Tribunal en razón de todos los argumentos expuestos y, en la espera que sean justamente aprovechados por la parte actora en sus futuros t ratamientos, in tervenciones quirúrgicas e incorporación a su vida individual y social, y así se declaró.
C PASCENTE, M SABINO, ET AL
5Vol. 5, Nº 1 y 2, diciembre 2003
Cir Plast Reconst Venez 2003;5(1-2):5-17ARTÍCULOS ORIGINALES
Estudio de la estabilidad de biopolímeros de silicona de uso comercial en ambientes de implantación simulados
Ing. Carmen Pascente Carnevale*, *Dr. Marco Sabino1, *Dra. Leni Márquez2, Dr. Guillermo Villalobo**, Dra. Alexis Rodríguez**, Dra. Ángela Ruiz***
Unidad de Cirugía Plástica Santa Paula, Sección de Polímeros del Laboratorio “B”, Universidad Simón Bolívar, Caracas
RESUMEN Introducción: Las siliconas han sido ampliamente utilizadas en cirugía plástica y reconstructiva para corrección y aumento de tejidos. Se ha asumido que estos materiales son biocompatibles por su naturaleza inerte y su estabilidad térmica y oxidativa. Sin embargo, existen estudios que indican efectos tóxicos en el organismo humano. Objetivos: Caracterización de fluidos de silicona utilizados en cirugía plástica y reconstructiva y estudio de su estabilidad en ambientes biológicos simulados. Materiales y Métodos: Se estudiaron dos tipos de silicona líquida SILICEX Biopolymer-FluideMedical. Fueron sometidas a tratamientos de hidrólisis y ultrasonido. Se evaluó la respuesta celular in vitro con macrófagos (líneas celulares P38801). Las técnicas de caracterización utilizadas fueron viscosimetría capilar, espectroscopía infrarroja (FTIR) y de absorción atómica, medición de pH, plasma y análisis termogravimétrico. Resultados: Los biopolímeros estudiados corresponden a Polidimetilsiloxano (PDMS) y se diferencian en cuanto a viscosidad. No se observaron cambios importantes en el peso molecular por efecto de degradación vía hidrólisis y/o ultrasonido; sin embargo, se registró la presencia de silicio en el medio de hidrólisis. No se evidenciaron cambios de los materiales por contacto con los macrófagos. Estas células desarrollaron extensiones citoplasmáticas y proliferaron satisfactoriamente. Las muestras incubadas en presencia de siliconas previamente sonicadas presentaron mayor cantidad de células con extensiones citoplasmáticas y éstas se orientaron paralelas a su eje mayor. Conclusiones: Las siliconas presentan alta estabilidad a la degradación hidrolítica y ultrasónica. Sin embargo, la aplicación del ultrasonido podría estar generando cargas en las cadenas poliméricas estimulando la actividad celular.
Palabras clave: Biopolímeros. Silicona. Polidimetilsiloxano. Implantes.
ABSTRACT Introduction: Silicone fluids have been extensively used in plastic and reconstructive surgery for tissues correction and augmentation. It has been assumed that these materials are biocompatible because of its inert nature and its thermal and oxidative stability. However, there are studies that support toxic effects of silicones fluids in human body. Objectives: Characterization of silicone fluids used in plastic and reconstructive surgery and study of its stability in biological simulated environments. Materials and Methods: Two silicone fluids SILICEX Biopolymer-FluideMedical were studied under hydrolysis and ultrasound treatments. It was evaluated the in vitro cellular response with macrophages (P38801 cellular line). The characterization techniques used were capillary viscosimetry, infrared spectroscopy (FTIR), pH measurement, atomic absorption spectroscopy, plasma, and thermogravimetric analysis. Results: The silicone fluids studied correspond to Polydimethylsiloxane (PDMS). It was found that the only difference between them was their viscosity. No significant changes on molecular weight as a result of hydrolysis and ultrasound effects were observed under studied conditions. However, silicon traces were registered in the hydrolysis medium. No changes on the materials were found after the macrophages contact. Cells developed cytoplasmatic extensions and proliferated successfully. In samples exposed to sonicated silicone, the amount of cells with cytoplasmatic extensions was larger, and showed orientation parallel to their main axis. Conclusions: The materials present high stability to hydrolytic and ultrasonic degradation. However, the ultrasound application could be generating charges in the polymeric chains stimulating the cellular activity.
Key words: Biopolymers. Silicone. Polydimethylsiloxane. Implants.
* Grupo de Polímeros de la Universidad Simón Bolívar, Dpto. de Ciencia de los Materiales.
1 Doctor en Química. 2 PhD en Polímeros. ** Cirujanos Plásticos. *** Médico Patólogo.
ARTÍCULOS ORIGINALES
las últ imas décadas, las si l iconas, espe- cíficamente los aceites a base de polisiloxanos han sido ampliamente utilizados en cirugía plástica y reconstructiva para corrección y aumento de tejidos. Se ha asumido que los pol is i loxanos son biocompat ib les por su naturaleza inerte y su estabilidad térmica y oxidativa, flexibilidad, elasticidad y poca adhe- rencia a los tejidos (2). Sin embargo, existen estudios que indican que los polisiloxanos han
INTRODUCCIÓN
Las siliconas son materiales poliméricos que contienen enlaces silicio–oxígeno y radicales hidrocarbonados combinados directamente con el silicio, como se muestra en la Figura 1 (1). En
ESTUDIO DE LA ESTABILIDAD DE BIOPOLÍMEROS DE SILICONA
Cir Plast Reconst Venez6
tenido efectos tóxicos en el organismo humano, tales como inflamación in situ o a distancia con respecto al implante, granulomas, sinovitis o linfadenopatía, endocarditis, nefropatía, fibrosis hepática, síndrome de aflicción respiratorio y neoplasia (2,3). Muchas teorías han sido propuestas para dar explicación a la respuesta biológica del organismo hacia la silicona; sin embargo, esta interacción permanece incierta. Luego de que la silicona es atrapada por los macrófagos o alguna otra célula, todavía no se tiene muy en claro que es lo que sucede con el polímero.
Una de las características más sobresalientes del organismo humano es que, gracias a su compleja y estructurada organización, tiene la capacidad de identificar, rechazar o admitir cualquier cuerpo extraño introducido en él. Normalmente, el cuerpo humano no responde inmunológicamente a sustancias que reconoce como propias. Sin embargo, cuando es expuesto a sustancias “ajenas”, el cuerpo reacciona generando una respuesta inflamatoria (4).
La evaluación de la degradación del material depende de los enlaces que experimentan ruptura. Esta ruptura puede ocurrir en los enlaces que se encuentran en los extremos de las cadenas po l imér icas , regenerando moléculas de monómero o puede darse al azar a lo largo de las cadenas poliméricas. En el primer caso, la degradación del material se evidencia a través de la pérdida en peso de las muestras, luego de ser sometidas a los tratamientos degradativos, mientras que en el segundo caso, tiene lugar una disminución brusca del peso molecular promedio del material (5). En la Figura 2 se presenta el comporta- miento del peso molecular promedio y de la pérdida en peso para los dos casos descritos anteriormente.
Típicamente, el proceso de degradación de un polímero introducido en un organismo es afectado por agua, sales (aniones y cationes) y enzimas presentes en el medio y el pH del mismo. El agua podría ser un posible agente responsable de la degradación de polímeros compuestos fundamentalmente por hetero- átomos en su cadena principal. El ambiente que se encuentra alrededor del implante polimérico, en su mayoría tejido, contiene aproximadamente 70 % de agua; sin embargo, la velocidad de degradación de un polímero en este ambiente depende de la difusividad y solubilidad del agua en el material y tamaño relativo del implante. Se conoce que la silicona puede sufrir depolimerización hidrolítica (ruptura de las cadenas del polímero por acción del agua, donde se regenera la unidad monomérica o dimetilsiloxano), cuya reacción se presenta en la Figura 3. Sin embargo, se ha reportado que en ausencia de catálisis, este proceso es muy lento (1,6). Una variedad de procesos químicos podrían ocurrir en la región corporal cerca del implante, que van desde la formación de una superficie hidrofílica hasta reacciones de la misma con los elementos presentes en el organismo, lo que podr ía conduci r a la degradación de las cadenas del polímero in vivo.
Figura 1. Unidad repetitiva del polidimetilsiloxano (PDMS).
Figura 2. Comportamiento del peso molecular promedio y de la pérdida en peso para determinar el tipo de degradación.
C PASCENTE, M SABINO, ET AL
7Vol. 5, Nº 1 y 2, diciembre 2003
Por otra parte, el ultrasonido ha sido utilizado para la degradación de numerosos polímeros. Muchos de los efectos causados por el ultrasonido se deben a la cavitación o el creci- miento, formación y colapso de microburbujas al propagarse la onda a través de la solución. El movimiento rápido de las moléculas del solvente también genera esfuerzos en las cadenas poliméricas, lo que produce estira- miento y ruptura de las mismas, conduciendo a una disminución del peso molecular. Algunos autores han presentado la hipótesis de que las cadenas de PDMS podrían sufrir ruptura con la formación de un par iónico al ser sometidas a ultrasonido (7).
Para obtener más información sobre la estabilidad de los fluidos de silicona utilizados en cirugía plástica y reconstructiva, una vez que estos se encuentran implantados en el organismo, se estudiaron los cambios en estos materiales al ser sometidos a procesos de degradación hidrolítica, ultrasónica y combi- nación de dichos tratamientos. Adicionalmente, se evaluó la respuesta celular in vitro con macrófagos cuando los fluidos de silicona y los mismos previamente sometidos a sesiones de ultrasonido se encuentran presentes en el medio de cultivo, con el objeto de determinar varia- ciones en la respuesta celular por efecto de la apl icación de ultrasonido e invest igar la influencia de estas células sobre los materiales bajo estudio.
MATERIALES Y MÉTODOS
Degradación h idro l í t ica, u l t rasónica e hidrolítica-ultrasónica
Los experimentos se realizaron con dos tipos de silicona líquida (SILICEX Biopolymer-Fluide
Medical) que fueron adquiridos en Caracas, Venezuela, sin ninguna prescripción facultativa, las cuales se denominaron siliconas A y B para efectos del estudio. En la Tabla 1 se muestran las características de las siliconas. Para la degradación a 37ºC se prepararon mezclas de cada tipo de silicona con solución buffer de fosfato a pH 7,2 y a pH 4,1. Éstas se sometieron a un régimen de hidrólisis por períodos de 2, 4 y 12 semanas. Las muestras fueron agitadas periódicamente para asegurar la interacción entre el biopolímero y el medio acuoso en el cual es insoluble. Posterior a la hidrólisis, algunas muestras se sometieron a ultrasonido por períodos de tiempo entre 0 y 120 minutos, utilizando un equipo Ultrasonic Applicator marca Forte US Chattanooga Group Inc, que posee un cabezal ultrasónico de 5 cm2 de salida 0,4 a 10 vatios. Las condiciones de aplicación del ultrasonido se encuentran reportadas en la Tabla 2, las cuales corresponden, en general, a las condiciones clínicas aplicadas en pacientes. Por otro lado, se prepararon mezclas de silicona y solución buffer de pH 7,2, las cuales fueron sometidas a un régimen de hidrólisis a 100, 120 y 150ºC por períodos de 50, 100 y 150 minutos. Esto se llevó a cabo en un equipo autoclave Pressure Reactor Parr, con el objeto de acelerar cualquier reacción hidrolítica que pudiera estar sucediendo a 37ºC. Adicionalmente, se realizó la aplicación de las sesiones de ultrasonido, entre 0 y 120 minutos, a muestras de silicona A y B sin medio de hidrólisis. A partir del material extraído de las muestras en cada caso se realizaron ensayos de caracterización para determinar los pos ib les cambios en los materiales luego de los tratamientos de hidrólisis y ultrasonido.
Figura 3. Degradación hidrolítica del PDMS por depolimerización.
ESTUDIO DE LA ESTABILIDAD DE BIOPOLÍMEROS DE SILICONA
Cir Plast Reconst Venez8
Respuesta celular in vitro Para estudiar la respuesta celular in vitro se
realizaron experimentos de proliferación celular y se observó la mor fo log ía de cé lu las macrófagos. El medio de cultivo utilizado para el estudio de la respuesta celular consistió en Medio Esencial Mínimo de Dulbecco (MEM) suplementado con 10 % de suero bobino fetal. Los cultivos de células macrófagos utilizados fueron líneas celulares P38801 derivadas de ratones de raza Balb/C (suministrados por el Laboratorio de Biología Celular de la USB). El crecimiento de las células fue chequeado usando un microscopio óptico invertido con luz polarizada, marca Zeiss, modelo EM-35.
Para los ensayos de pro l i ferac ión se posicionaron en el fondo de los cluster alícuotas de los biomateriales comerciales y de los mismos previamente sonicados por un período de 120 minutos. Poster iormente, se sembraron aproximadamente 2x103 células/cluster. Estas muestras fueron incubadas durante 48 horas en la estufa a 37ºC y 5 % CO
2 . Al cumplirse el
período establecido, se procedió a realizar el conteo de las células macrófagos luego de estar en contacto con los biomater iales. Las evaluaciones cuantitativas de los ensayos, se
llevaron a cabo con el reactivo 3-[(4,5 dimetil- tiazol 2)–2,5 difenil tetrazolium] de bromuro (MTT, de Promega), utilizando un espectro- fotómetro ELISA.
Para la observación morfológica de las células macrófagos se posicionaron alícuotas de los biomateriales y de los mismos previa- mente sonicados por un período de 120 minutos en el fondo de cada cluster. Posteriormente, se sembraron alrededor de 14x103 células/cluster. Luego de ser incubadas durante 72 horas en la estufa a 37ºC y 5 % CO
2 se tomaron micro-
fotografías de las muestras ut i l izando el microscopio óptico, con el fin de apreciar la morfología que presentaban las células sobre cada uno de los substratos. Luego de ser fotografiados, los cultivos fueron incubados nuevamente en la estufa por 6 días más. El medio MEM-10 % SBF fue renovado cada 48 horas a lo largo del proceso. Cuando culminó el tiempo total establecido de 9 días se practicaron ensayos de caracterización a las siliconas extraídas de las muestras para determinar la influencia de las células macrófagos sobre los biomateriales.
Caracterización de los materiales Los espectros infrarrojos se realizaron en un
equipo Nicolet Magna-IR Spectrometer 750. Los espectros se tomaron en un rango de 4 000-400 cm-1, resolución de 4 cm-1 y 32 barridos. Esto se llevó a cabo para determinar posibles cambios en la estructura química de los materiales.
Para las medidas de viscosidad reducida se empleó un viscosímetro de tipo Ubbelohde de capilar número 0a, utilizando un equipo Schött Gerä te mode lo CT 1150 con un baño termostatizado modelo AVS/T2. Se utilizaron soluciones al 2 % p/v en Tolueno HPLC MERCK y las pruebas se realizaron a 25ºC.
Se utilizó un equipo Orion pH-meter, modelo 420ª para determinar si se formaron especies químicas que produjeran variación sobre el pH del medio durante los tratamientos a los que fueron sometidos los biomateriales.
El contenido de silicio de las muestras de la solución buffer se determinó mediante plasma y absorción atómica. Los ensayos de plasma se realizaron en un espectrómetro de plasma Perkin Elmer a una longitud de onda de 250 690 nm y la espectroscopia de absorción atómica con atomización a la llama de acetileno-óxido nitroso
Tabla 1
Viscosidad Hidrofilicidad Aplicación (Cs)(a)
Silicona A 350 Hidrofóbico Cara Silicona B 1000 Hidrofóbico Resto del
cuerpo
Tabla 2
Frecuencia Intensidad (MHz) (Watts/cm2)
C PASCENTE, M SABINO, ET AL
9Vol. 5, Nº 1 y 2, diciembre 2003
en un equipo de absorción atómica marca Perkin Elmer modelo 460.
Las pruebas de TGA para estudiar la estabilidad térmica de los biomateriales, se llevaron a cabo en un equipo TA Instruments modelo TGA-2050 Thermogravimetric Analyzer. Los ensayos fueron hechos en atmósfera inerte de N2 gas, y el método fue dinámico, es decir, se real izó un barr ido desde temperatura ambiente (25°C) hasta 500°C a una velocidad de 10°C/min.
RESULTADOS
Los análisis de los espectros infrarrojos y su comparación con espectros reportados en la bibliografía (8-11) permitieron concluir que efect ivamente los productos comerciales estudiados corresponden a polidimetilsiloxano (PDMS) y se verificó que la silicona A presenta menor viscosidad reducida que la silicona B y por tanto, menor peso molecular viscosimétrico.
Degradación hidrolítica En las figuras 4 y 5 se presentan las curvas
experimentales de la variación de la viscosidad reducida de los fluidos de silicona con el tiempo de hidrólisis, a 37ºC y a altas temperaturas respectivamente. Cabe destacar que esta variación tuvo un comportamiento similar en todos los tratamientos de hidrólisis realizados. Los resultados de los ensayos de viscosimetría muestran que no ocurre variación importante de la viscosidad reducida luego de estar en el régimen de hidrólisis a 37ºC a pH 7,2 y 4,1, ni en tratamientos de hidrólisis a altas temperaturas a pH 7,2. Por otro lado, se realizaron compa- rac iones ent re los espect ros in f rar ro jos obtenidos a partir de los materiales iniciales y al culminar los tratamientos de hidrólisis. No hubo aparición de nuevos picos y los existentes no presentaron variaciones apreciables. Igualmen- te, no hubo cambios de pH del medio de hidrólisis en ninguno de los casos. Adicionalmente, a través de espectroscopia de absorción atómica de las muestras de solución buffer a pH 7,2, luego de culminar el tratamiento a 37ºC, se encontró silicio solubilizado en el medio de hidrólisis en el orden de 4,77 a 6,20 ppm (ver Tabla 3). Se observó que ambos materiales experimentan cambios simi lares bajo las condiciones estudiadas.
Figura 4. Viscosidad reducida (nsp/C) versus tiempo de hidrólisis para la silicona A sometida a un régimen de hidrólisis a 37ºC.
Figura 5. Viscosidad reducida (nsp/C) versus tiempo de hidrólisis para la silicona B sometida a un régimen de hidrólisis a altas temperaturas.
Degradación ultrasónica No se observaron cambios significativos en
la viscosidad reducida de los materiales, y por tanto, en el peso molecular viscosimétrico de los mismos, luego de la aplicación de ultrasonido con las condiciones experimentales estudiadas. En ese mismo orden, el ultrasonido no produjo cambios importantes en las curvas obtenidas a través de los ensayos de TGA, como puede verificarse en la Figura 6.
ESTUDIO DE LA ESTABILIDAD DE BIOPOLÍMEROS DE SILICONA
Cir Plast Reconst Venez10
Degradación hidrolítica-ultrasónica No se observó disminución importante del
peso molecular promedio de los materiales, al aplicar las sesiones de ultrasonido, cuando estos se encuentran en contacto con un medio a pH 7,2 (ver Figura 7). Además, no se registraron cambios de pH en el medio de hidrólisis por efecto del ultrasonido. Por otro lado, se encontró
silicio solubilizado en el medio de hidrólisis al culminar las 12 semanas del tratamiento, cuyos valores de concentración se encuentran reportados en la Tabla 3.
Tabla 3
Concentración de silicio en el medio de hidrólisis de las muestras sometidas al proceso hidrolítico e hidrolítico-ultrasónico en solución buffer de pH 7,2
a 37ºC por 12 semanas
Muestra Concentración de silicio (ppm)
Solución buffer en contacto con la silicona A, luego del tratamiento hidrolítico. 5,11 ± 0,69 Solución buffer en contacto con la silicona B, luego del tratamiento hidrolítico. 4,81 ± 0,13 Solución buffer en contacto con la silicona A, luego del tratamiento hidrolítico-ultrasónico. 6,20 ± 0,13 Solución buffer en contacto con la silicona B, luego del tratamiento hidrolítico-ultrasónico. 4,77 ± 0,15
Figura 6. Porcentaje de masa versus temperatura para las siliconas A y B sin ultrasonido y luego de la aplicación de una sesión de ultrasonido por 120 minutos (Ensayo TGA).
Figura 7. Viscosidad reducida (nsp/C) versus tiempo de ultrasonido para la silicona A sometida a un régimen de hidrólisis a 37ºC en solución buffer de pH 7,2.
Respuesta celular in vitro No se registró disminución importante de la
viscosidad reducida y por tanto, del peso molecular promedio de ambos materiales al estar en contacto con el medio MEM-10 % SBF, con presencia de macrófagos en el medio y sin presencia de ellos (ver Figura 8). La leve disminución de viscosidad reducida se registra tanto en las muestras control, como en aquellas donde fueron implantados los macrófagos, por tanto, se podría decir que es producto del medio de cultivo y no del efecto de las células sobre los materiales. Con la aplicación de ultrasonido previo a los ensayos con los macrófagos, no se observaron variaciones en el peso molecular de los materiales, luego de los ensayos con el medio de cultivo. Tampoco se observaron cambios en los espectros infrarrojos de los mater ia les luego de l contac to con los macrófagos.
C PASCENTE, M SABINO, ET AL
11Vol. 5, Nº 1 y 2, diciembre 2003
En la Figura 9 se observa que después de transcurridas 48 horas de incubación, el número de células macrófagos registrado, sobre los diferentes substratos poliméricos (puros y tratados con ultrasonido), es similar entre sí y también al crecimiento de las células que no estuvieron en contacto con ninguno de los materiales (muestras control). En la Figura 10, que corresponde a la muestra control, se observa que los macrófagos tienen forma redondeada y se encuentran cohesivos o agrupados sin cambios nucleares, ni cito- plasmáticos. En la Figura 11 se presentan las microfotografías que corresponden a los macrófagos en contacto con la silicona A, en las cua les se observa que es tos emi ten pseudópodos (prolongaciones citoplasmáticas) y se disponen desordenadamente. Sin embargo, en la Figura 12, donde se muestra la fotografía tomada igualmente a células en contacto con la silicona A, se puede observar que algunas de ellas no presentan crecimiento de pseudópodos y los macrófagos se vuelven fusiformes (forma de huso) con núcleos reactivos grandes.
En la Figura 13, donde se muestran las células en contacto con la silicona B, se observa que el cambio nuclear es mayor que en el caso de las células incubadas en contacto con la silicona A y los pseudópodos son más pequeños, pero igualmente hay tendencia a disponerse al azar. En la muestra que se incubó en contacto
con la silicona B, también se observan algunas células que no presentan crecimiento de pseudópodos.
Figura 8. Viscosidad reducida de la silicona A luego de estar en contacto con medio MEM-10 % SBF, con presencia de macrófagos en el medio y sin presencia de ellos (muestras control). Algunas de las muestras fueron previamente sometidas a ultrasonido antes de realizar los ensayos con los macrófagos.
Figura 9. Número de células en las muestras con un período de incubación de 48 horas en contacto con las siliconas A y B y con las mismas luego de aplicarles ultrasonido (Sil A’ y Sil B’). En estas muest ras se sembraron 2x10 3 cé lu las /pozo aproximadamente al iniciar el período de incubación.
Figura 10. Microfotografía de MO de la muestra control del cultivo de células macrófagos, luego de ser incubadas durante 72 horas. Micromarca = 20 µm.
ESTUDIO DE LA ESTABILIDAD DE BIOPOLÍMEROS DE SILICONA
Cir Plast Reconst Venez12
Figura 11. Microfotografías de MO del cultivo de células macrófagos, luego de ser incubadas durante 72 horas en contacto con la silicona A. Obsérvese el crecimiento de pseudópodos. Micromarca = 20 µm.
Figura 12. Microfotografía de MO del cultivo de células macrófagos, luego de ser incubadas durante 72 horas en contacto con la silicona A. Obsérvese que hay células sin desarrollo de pseudópodos. Micromarca = 20 µm.
Figura 13. Microfotografías de MO del cultivo de células macrófagos, luego de ser incubadas durante 72 horas en contacto con la silicona B. Obsérvese que algunas células desarrollaron pseudópodos y otras no presentaron crecimiento de estas extensiones citoplasmáticas. Micromarca = 20 µm.
C PASCENTE, M SABINO, ET AL
13Vol. 5, Nº 1 y 2, diciembre 2003
Por otro lado, cuando los materiales se someten a la acción previa del ultrasonido, se observa mayor cant idad de cé lu las con crecimiento de pseudópodos (ver figuras 14 y 15). Además, se observa que la mayoría de los macrófagos se disponen paralelos a su eje mayor, tanto en el caso en que estuvieron en contacto con silicona A sonicada, como en aquel que fueron incubados con la silicona B sonicada; sin embargo, esta disposición es más evidente en el caso de las células que se incubaron en contacto con la silicona A sonicada.
DISCUSIÓN
Degradación hidrolítica Se conoce que la silicona puede sufrir
depolimerización hidrolítica, es decir, ruptura de las cadenas del polímero por acción del agua, donde se regenera la unidad monomérica. Sin embargo, en ausencia de catálisis, este proceso es muy lento (1,6). En presencia de catálisis ácida, la hidrólisis se produce de manera más rápida que en una solución buffer neutra (12). En los resultados obtenidos en el presente trabajo al estudiar la hidrólisis a 37ºC se observó que disminuir el pH de la solución buffer donde se encuentran las siliconas de pH 7,2 a pH 4,1 no afecta considerablemente los valores de viscosidad reducida a lo largo del tratamiento al que fueron sometidas las mismas. Esto no indica que no han tenido lugar reacciones de hidrólisis, sino que la ruptura al azar de la cadena no se produce. En general, los reportes sobre la hidrólisis del polidi- metilsiloxano han sido contradictorios. Algunos autores (13) han reportado que no observan reacciones de hidrólisis hasta los 350ºC. Otros estudios (13) arrojaron que sin catálisis, el agua reacciona lentamente con polidimetilsiloxano a 150ºC y el equilibrio se encontró luego de 3 meses. En este estudio tampoco se encontraron indicios de degradación hidrolítica importante a altas temperaturas, por lo que se verifica la alta estabilidad térmica de estos materiales.
El hecho de que el pH del medio se haya mantenido constante a lo largo de los expe- rimentos podría deberse a que durante los tratamientos de hidról isis no se generan especies químicas de naturaleza ácida o básica. La similitud de los espectros infrarrojos antes y después de los tratamientos de hidrólisis evidencia que sólo se pudieron haber producido reacciones químicas que conllevan a la ruptura de cadena a través de los enlaces Si-O dando lugar a polidimetilsiloxano (PDMS) de menor peso molecular o al monómero dimetilsiloxano (DMS).
El hallazgo de silicio en las muestras de solución buffer acusa una leve degradación de ambos materiales a especies de menor peso molecular producto del proceso de hidrólisis. Esta leve degradación podría estar ocurriendo por los extremos de cadena, ya que a través de la técnica de viscosimetría no se observan
Figura 14. Microfotografía de MO del cultivo de células macrófagos, luego de ser incubadas durante 72 horas en contacto con la silicona A previamente somet ida a u l t rasonido. Obsérvese que los pseudópodos se encuentran orientados de manera paralela a su eje mayor. Micromarca = 20 µm.
Figura 15. Microfotografía de MO del cultivo de células macrófagos, luego de ser incubadas durante 72 horas en contacto con la silicona B previamente sometida a ultrasonido. Micromarca = 20 µm.
ESTUDIO DE LA ESTABILIDAD DE BIOPOLÍMEROS DE SILICONA
Cir Plast Reconst Venez14
cambios relevantes en el peso molecular viscosimétrico promedio. En general, los polidimetilsiloxanos son insolubles en agua; sin embargo, la solubilidad aumenta cuando grupos polares, como silanoles, son incorporados al polímero (1,6). Las solubilidades de oligómeros lineales van desde 930 ppb para los dímeros (12). Cabe destacar que las especies generadas durante el proceso de hidrólisis presentan mayor solubilidad en agua que los dímeros, por lo que estas especies podrían ser monómeros (DMS). Esto ratifica la posible formación de estructuras susceptibles de interaccionar con las proteínas y glicoproteínas que rodean al implante (13).
Se han presentado modelos teóricos, a través de los cuales se calcula la energía de activación para la formación de distintos compuestos a partir del proceso de hidrólisis del PDMS. Estos modelos teóricos muestran que la formación de un estado de transición pentacoordinado del silicio presente en las cadenas del PDMS necesita de muy poca energía para que se lleve a cabo, por lo que este fenómeno se hace más factible (ver Figura 2) (2,13). Luego de que se forma este estado pentacoordinado, existen tres reacciones posibles que se podrían presentar: formación del monómero, formación de metano y formación de metanol. De estos tres procesos, el que presenta menor energía de activación es la formación de la molécula de monómero, es decir, la formación de dimetilsiloxano, por lo que se hace muy factible su ocurrencia (13).
Degradación u l t rasónica e h idro l í t ica- ultrasónica
A través de la técnicas de caracterización empleadas no se observaron cambios en las siliconas A y B luego de la aplicación de ultrasonido, bajo las condiciones estudiadas. Según los resultados obtenidos no se genera ruptura al azar de las cadenas poliméricas y tampoco se dan variaciones en la estabilidad térmica de las siliconas al estar sometidas a ultrasonido. Sin embargo, no se descarta que el ultrasonido podría estar produciendo ruptura en los extremos de las cadenas, de aquí que no se observen variaciones en el peso molecular de los materiales.
La presencia de silicio en las muestras de solución buffer es indicio de que ocurre una leve degradación de ambos materiales a especies de menor peso molecular producto del
proceso de hidrólisis. Se podría decir que la aplicación de ultrasonido, luego de un proceso hidrolítico de 12 semanas, no produce cambios apreciables en los materiales, ya que las concentraciones de silicio que se registraron al analizar las muestras provenientes de la degradación hidrolítica de los materiales a 37ºC sin ultrasonido, son muy similares a las que se encontraron en las muestras de degradación hidrolítica a 37ºC y posterior aplicación de ultrasonido.
Respuesta celular in vitro Los polímeros pueden ser hidrolizados por
sus extremos de cadena por exoenzimas que van disgregando la cadena en unidades monoméricas. Por el contrario, las endoenzimas provocan ruptura de las cadenas macromo- leculares en puntos más o menos separados de los extremos. Consecuentemente, el primer mecanismo produce poca variación en el peso molecular y el segundo provoca una brusca disminución del peso molecular (4). Por tanto, podría estar ocurriendo una ruptura por los extremos de cadena de las siliconas A y B por efecto de exoenzimas que van disgregando la cadena en unidades monoméricas, de aquí que no se produzcan variaciones en la viscosidad reducida y, por ende, en el peso molecular promedio de los materiales bajo estudio cuando se encuentran en un medio de cultivo celular. Tampoco se registraron cambios en la estructura química de las cadenas poliméricas de las siliconas, luego de estar sometidas a la acción de macrófagos, a pesar de la posible presencia de enzimas hidrolíticas, agentes oxidantes y otras proteínas en el medio de cultivo, producto de la secreción celular.
Es importante tomar en consideración que una vez reconocida la matriz, las células deben migrar, dividirse y diferenciarse (14). Trans- curridas 48 horas de incubación se pudo observar que los macrófagos proliferaron en presencia de las siliconas A y B y de las mismas previamente sonicadas, de manera similar que en las muestras control, por lo que podría pensarse que ocurrió un proceso de reco- nocimiento celular satisfactorio previo a dicho proceso de proliferación.
En ciertos estudios donde se investigó la respuesta inmune a la silicona en ratas, se examinó la producción de IL-1 (un indicador de
C PASCENTE, M SABINO, ET AL
15Vol. 5, Nº 1 y 2, diciembre 2003
la activación de los macrófagos) por los macrófagos y no se encontró evidencia de dicho compuesto, lo que llevó a concluir que la silicona no estimula a los macrófagos. Sin embargo, existen otros estudios que muestran que la silicona estimula la actividad de las células T para producir la migración de los macrófagos (15). En los estudios realizados en el presente t raba jo se observó que los macrófagos desarrollaron extensiones citoplasmáticas que podría indicar que las células reconocieron un cuerpo extraño, en este caso serían las partículas de siliconas, y se podrían estar disponiendo a fagocitar las mismas a través de los pseudópodos. En general, una vez que los macrófagos fagocitan las partículas del cuerpo extraño, presentan antígenos a los linfocitos T, con los cuales estos úl t imos se act ivan produciendo citoquinas que activan a su vez a los macrófagos, aumentando así las actividades microbicidas de los mismos, con lo que destruyen al material ingerido (16) (ver esquema en Figura 16). En las figuras 14 y 15 se observa mayor cantidad de células con desarrollo de pseudópodos, lo que podría acusar mayor actividad celular en presencia de las siliconas sonicadas previamente. Este aumento en actividad celular podría ser causado por la generación de cargas en las cadenas poli- mér icas por e fec to de la ap l icac ión de ultrasonido y podría ser por esto, que también se observa cierta disposición y alineación de los pseudópodos de los macrófagos paralelos a su eje mayor, ya que como se ha reportado en la literatura, un aumento en las cargas a nivel
de la superficie del material incrementa su biocompatibilidad (14). En los estudios in vitro realizados con los macrófagos no se llevaron a cabo pruebas para verif icar presencia de citoquinas, por tanto, no se podría concluir que los macrófagos se activaron, sin embargo, con los resultados obtenidos se podría afirmar que existe gran actividad celular por el desarrollo de pseudópodos.
Los macrófagos, son capaces de englobar y remover partículas de tamaño menor a 20 µm y son incapaces de englobar partículas mayores a 100 µm. La respuesta inflamatoria severa ocurre cuando el tamaño de las partículas o fragmentos del implante se encuentra en el rango de 20-60 µm. Los macrófagos son capaces de englobar partículas de este tamaño, pero no son capaces de removerlas. Esto causa la muerte celular de los macrófagos, lo que conlleva a la liberación de citoquinas y lisozimas intracelulares, produciendo una respuesta inflamatoria local. Esto atrae macrófagos adicionales que engloban a las partículas de biomaterial que son incapaces de remover los desechos de las células muertas, lo que causa un patrón cíclico de inflamación. Las partículas formadas por la silicona, poseen un tamaño entre 10 y 60 µm en diámetro, lo que instiga la fagocitosis por parte de los macrófagos y pos- terior respuesta inflamatoria crónica (17). A través de los estudios realizados en el presente trabajo no se pudo corroborar la presencia de silicona en el interior de los macrófagos con las técnicas empleadas, sin embargo, no se descarta la posibilidad de que en los períodos de tiempo estudiados se haya comenzado a dar un proceso de fagocitosis.
Aunque no se observaron cambios en el peso molecular promedio de los biopolímeros por acción de la aplicación de ultrasonido, se podrían estar generando cargas en las cadenas poliméricas que favorezcan la estimulación de la actividad celular. Se ha reportado que la irradiación con rayos gamma puede producir ruptura iónica en el PDMS (18). Algunos autores (7) han sugerido que el PDMS al ser sometido a ultrasonido podría sufrir ruptura heterolítica, con la formación de un par iónico. El mecanismo iónico de ruptura de cadena para los compuestos de polisiloxano ha sido postulado como se muestra en la Figura 17.
Figura 16. Representación esquemática de la activación de los macrófagos por acción de las citoquinas liberadas a raíz de la activación de las células T (16).
ESTUDIO DE LA ESTABILIDAD DE BIOPOLÍMEROS DE SILICONA
Cir Plast Reconst Venez16
La aplicación de ultrasonido podría estar causando una ruptura iónica cerca de los extremos de las cadenas poliméricas, lo que genera cargas que podrían favorecer la actividad celular. Como resultado de esta ruptura se podrían estar produciendo estructuras cíclicas que poseen una solubilidad en agua en el orden de los 1,57 ppm (12), la cual es más baja que la del monómero siloxano, por lo que no se observan cambios en la concentración de silicio de las muestras sometidas a tratamiento de hidrólisis y aquellas sometidas a hidrólisis y posterior sesión de ultrasonido. Esta ruptura podría tener lugar por los extremos de cadena, lo que explicaría el hecho de no haber observado variación del peso molecular promedio al aplicar ul t rasonido. Por otro lado, a través de espect roscopía in f rar ro ja no es pos ib le identificar los enlaces Si-O cíclicos, ya que estos absorben en longitudes de onda similares a los enlaces de cadenas alifáticas, por lo que se solapan los picos de absorción (8).
Para complementar el estudio de la hidrólisis, del posible efecto de la aplicación de ultrasonido y de la influencia de las células macrófagos sobre los fluidos de silicona, se recomienda realizar pruebas de resonancia magnética nuclear de 29Si a las mismas, luego de estar sometidas a dichos procesos. Esto con el objeto de determinar cambios en la estructura química de estos biopolímeros, tales como aparición de especies cargadas a lo largo de las cadenas, ya que por ser e l en lace 29S i -O a l tamente dependiente de la naturaleza de los sustitu- yentes en el átomo de 29Si, esta técnica se ha
aplicado con anterioridad para estudiar la degradación de polisiloxanos in vivo (2,3,12). También se recomienda emplear esta técnica para analizar las soluciones que conforman el medio de hidrólisis, con la finalidad de identificar especies químicas formadas a partir de la posible degradación hidrolítica-ultrasónica de las siliconas bajo estudio.
Igualmente se recomienda realizar estudios in vivo para profundizar el análisis de la influencia de la aplicación de ultrasonido sobre las siliconas una vez implantadas y sobre el organismo en sí e igualmente realizar pruebas de viscosimetría, FTIR y resonancia magnética nuclear de 29Si a los biopolímeros extraídos a partir de las biopsias realizadas a pacientes que presenten reacciones inflamatorias luego de un período largo de implantación de estos materiales.
REFERENCIAS
1. Noll W. Chemistry and technology of silicones. New York: Academic Press; 1968.
2. Garrido L, Pfleiderer B, Papisov M, Ackerman JL. In vivo degradation of silicones. Magn Reson Med 1993;29:839-843.
3. Pfleiderer B, Ackerman JL, Garrido L. Migration and biodegradation of free silicone from silicone gel-filled implants after long-term implantation. Magn Reson Med 1993;30:534-543.
4. San Román J, Madruga EL. Aplicación de polímeros en cirugía y ortopedia. Rev Plást Mod 1999;77(49):22-47.
5. Grassie N. Degradation. En: Encyclopedia of Polymer Science and Technology, Vol 4. 2ª edición. New York: John Wiley & Sons, Inc; 1966.p.647- 716.
6. Mark H, Bikales N, Overberger C, Menges J. Encyclopedia of polymer science and engineering, Vol 15. 2ª edición. New York: John Wiley & Sons, Inc; 1987.
7. Price GJ, Hearn MP, Wallace ENK, Patel AM. Ultrasonically assisted synthesis and degradation of poly(dimethyl siloxane). Polymer 1996; 37(12):2303-2307.
8. Mark H, Bikales N, Overberger C, Menges J. Encyclopedia of polymer science and engineering, Vol 12. 2ª edición. New York: John Wiley & Sons, Inc; 1987.
9. Hummel DO. Polymer spectroscopy. Alemania: Verlag Chemie; 1974.
10. Afremow LC, Isakson KE, Netzel DA, Tessari DJ, Vandeberg JT. Infrared spectroscopy, its use in the coatings in