Christie, Agatha - Destino Desconocido

download Christie, Agatha - Destino Desconocido

of 198

  • date post

    25-Nov-2015
  • Category

    Documents

  • view

    61
  • download

    12

Embed Size (px)

Transcript of Christie, Agatha - Destino Desconocido

  • GUA DEL LECTOR

    Los principales personajes que intervienen en esta obra, relacionados en un orden alfabtico convencional: ARISTIDES: anciano potentado y filntropo griego. Un hombre que con sus dedos mueve hilos que se extienden por todo el mundo.

    BAKER, Calvin: tpica turista norteamericana, parlanchina, decidida y chismosa.

    BARRON, doctor Louis: cientfico dedicado apasionadamente a la investigacin bacteriolgica, que no dudara en suprimir la vida de la tierra, si la ciencia as se lo exigiera.

    BETTERTON, Thomas Charles: joven genio que descubri la fisin ZE (ZEF) y ltimo cientfico desaparecido.

    BETTERTON, Olive: esposa en segundas nupcias del citado anteriormente, que planea un misterioso viaje a Marruecos.

    CRAVEN, Hilary: protagonista de esta novela. La misin de esta joven y bella pelirroja es completamente suicida.

    ERICSSON, Torquil: un joven cientfico noruego con ideas un tanto radicales.

    GLYDR, Boris: comandante del ejrcito polaco. Primo de la primera esposa de Betterton, rgido y poco expresivo, que da muestras de excepcional inters por su desaparicin.

    HEIDEM, doctor Paul van: holands altsimo y bien parecido, que tiene una voz clida y amable, aunque su mirada es fra e impasible. Polglota.

    HETHERINGTON, Janet: austera turista inglesa, de viaje por tierras africanas, con problemas por el cambio de moneda.

    JENNSEN: eficiente empleada de la organizacin cientfica.

    JESSOP: agente britnico, astuto y dinmico.

    LA ROCHE: seorita encargada del vestuario femenino en la organizacin cientfica aludida.

    LAURIER, Henri: tpico turista francs, galante y encantador, al que adems le gusta hablar de meteorologa.

    LEBLANC: agente de investigacin francs, excelente para obtener resultados en tierras yermas.

    MARICOT, Jeanne: personaje casual, excelente para hacer comparaciones.

  • MURCHISON, Bianca: esposa de Simon.

    MURCHISON, doctor Simon: compaero de trabajo de Betterton.

    NEEDHEIM, doctora Helga: alemana, arisca y orgullosa. Tiene ms de cientfica que de mujer.

    NIELSON: cabeza administrativa de la Unin.

    PETERS, Andrew: investigador qumico estadounidense que hara cualquier cosa por el bien de la humanidad.

    WHARTON, coronel: agente britnico.

  • A Anthony,

    al que le gusta viajar por el extranjero tanto como a m.

    CAPTULO PRIMERO

    El hombre sentado tras el escritorio corri el pesado pisapapeles de cristal diez centmetros a su derecha. Su rostro mostraba una expresin ms impasible que pensativa. Tena la tez plida de los que pasan la mayor parte del da bajo la luz artificial. No haba ninguna duda de que se trataba de un hombre de espacios cerrados, de escritorios y ficheros. En cierto sentido resultaba apropiado que, para acceder a su oficina, hubiera que recorrer un laberinto de pasillos subterrneos. Era difcil precisar su edad. No pareca viejo ni joven. La piel de su rostro se vea lisa y sin arrugas, y en sus ojos se reflejaba un profundo cansancio.

    El otro ocupante de la oficina era mayor, moreno y con un bigote marcial. Mostraba un temperamento nervioso y enrgico, siempre alerta. Incluso ahora, incapaz de permanecer sentado, se paseaba arriba y abajo, haciendo de cuando en cuando algn brusco comentario.

    Informes! deca exaltado. Informes, informes y ms informes, y ninguno sirve de nada!

    El hombre del escritorio mir los documentos sobre la mesa. Encima de ellos haba una ficha con el nombre Betterton, Thomas Charles, seguido de un signo de interrogacin. El hombre del escritorio asinti pensativo.

    Ha estudiado todos estos informes y ninguno sirve de nada?

    El otro se encogi de hombros.

    Quin puede decirlo?

    El hombre sentado suspir.

    S, eso es cierto. Nadie puede decirlo.

    El ms viejo prosigui con la violencia de una ametralladora:

  • Informes de Roma, de Touraine; fue visto en la Riviera, en Amberes; lo identificaron en Oslo; tambin sin duda en Biarritz; lo observaron comportndose de un modo sospechoso en Estrasburgo; lo vieron en la playa de Ostende con una rubia despampanante y paseando por las calles de Bruselas con un galgo. Todava no lo han visto en el zoolgico dando de comer a los monos, pero me atrevo a asegurar que todo llegar.

    No tiene alguna idea, Wharton? Personalmente confiaba en el informe de Amberes, pero no nos ha conducido a ninguna parte. Claro que a estas alturas... El joven dej de hablar y pareci entrar en coma. Al fin volvi a hablar enigmticamente. S, es probable y, sin embargo, quisiera saber...

    El coronel Wharton se sent bruscamente sobre el brazo de un silln.

    Pero tenemos que averiguarlo afirm obstinadamente. Tenemos que llegar a la raz de todos estos cmo, por qu y dnde. No podemos perder un cientfico cada mes sin tener idea de cmo se van, porqu se van y dnde van. Est donde suponemos o no? Siempre lo hemos dado por hecho, pero ahora no estoy tan seguro. Ha ledo los ltimos informes sobre Betterton que han llegado de Estados Unidos?

    El hombre sentado tras el escritorio asinti.

    Las acostumbradas tendencias izquierdistas durante la poca en que todos las tuvieron. Nada duradero o permanente por lo que hemos podido averiguar. Hizo buenos trabajos antes de la guerra, aunque nada espectacular. Cuando Mannheim escap de Alemania, Betterton fue destinado como ayudante suyo y termin casndose con su hija. Despus de la muerte de Mannheim, sigui solo con las investigaciones y realiz trabajos muy brillantes. Se hizo famoso con el sorprendente descubrimiento de la fisin ZE. La fisin fue un descubrimiento revolucionario que llev a Betterton a la cima. Pareca el principio de una carrera brillante, pero su mujer muri poco despus de su matrimonio y l qued muy afectado. Vino a Inglaterra. Ha estado en Harwell durante los ltimos dieciocho meses. Y slo hace seis meses que se ha vuelto a casar.

    Algo en esa direccin? pregunt Wharton con presteza.

    Su interlocutor mene la cabeza.

    No descubrimos nada. Ella es la hija de un abogado local. Trabajaba en una agencia de seguros antes de su matrimonio. Por lo que hemos descubierto, no tiene inclinaciones polticas radicales.

  • Fisin ZE mencion el coronel Wharton con tono lgubre y disgustado. Me apabulla el significado de esos trminos. Soy de otra poca. Soy incapaz de imaginarme una molcula, pero aqu las tenemos haciendo saltar el universo en pedazos. Bombas atmicas, energa nuclear, fisin ZE y todo eso. Y Betterton era uno de los principales investigadores. Qu dicen de l en Harwell?

    Que tena una personalidad muy agradable y, en cuanto a su trabajo, nada sobresaliente o espectacular. Slo variaciones sobre las aplicaciones prcticas de la fisin ZE.

    Los dos hombres guardaron silencio unos instantes. Su conversacin haba sido inconexa, casi automtica. Los informes amontonados sobre el escritorio no les haban proporcionado ninguna pista de valor.

    Lo investigamos a fondo cuando lleg aqu.

    S, y todo result satisfactorio.

    Eso fue hace dieciocho meses coment Wharton pensativo. Pronto se desmoralizan. Las medidas de seguridad. La sensacin de estar siempre bajo un microscopio. Vivir en reclusin. Se ponen nerviosos, raros. Lo he visto muy a menudo. Comienzan a soar con un mundo ideal. Libertad, hermandad, compartir todos los secretos y trabajar por el bien de la humanidad! se es el momento en que alguien que pertenece ms o menos a la escoria de la humanidad ve su oportunidad y la aprovecha. Se frot la nariz. Nadie tan crdulo como un cientfico. Todos los falsos mdiums lo dicen. No comprendo porqu.

    Su interlocutor exhibi una sonrisa de cansancio.

    Oh, s, es tal como dice. Ellos creen que saben. Eso siempre es peligroso. Nosotros somos distintos, de mentes ms humildes. No esperamos salvar al mundo, slo arreglar un par de piezas rotas, o retirar una llave inglesa que traba los engranajes. Tabale con los dedos sobre la mesa: Si supiera algo ms de Betterton, no precisamente sobre su vida y actividades, sino sobre sus costumbres cotidianas, que son las ms reveladoras: los chistes que le hacan gracia, lo que le molestaba, cules eran las personas que admiraba y cules las que le ponan furioso.

    Wharton le mir con curiosidad.

    Y qu hay de su esposa. Ha intentado hablar con ella?

    Varias veces.

  • Y no puede ayudarnos?

    El otro se encogi de hombros.

    Hasta ahora no lo ha hecho.

    Cree que sabe algo?

    Ella insiste en que no sabe nada. Muestra todas las reacciones habituales: preocupacin, pena, ansiedad, desesperacin; no tuvo ninguna pista ni sospecha previa. La vida de su marido era perfectamente normal, ningn estrs ni nada de todo eso. Su teora es que lo han secuestrado.

    Y usted no la cree?

    Yo tengo un defecto dijo el hombre sentado tras el escritorio con amargura. Yo nunca creo a nadie.

    Bien replic Wharton. Supongo que hay que mantener una actitud abierta. Cmo es ella?

    Una mujer corriente, de esas que conoces cada da jugando al bridge.

    Wharton asinti.

    Eso lo hace todava ms difcil.

    Est aqu. Ha venido a verme. Volveremos a repasarlo todo otra vez.

    Es el nico medio seal Wharton, aunque yo no podra. No tengo paciencia. Se puso en pie. Bien, no le entretengo ms. No hemos adelantado mucho, verdad?

    Desgraciadamente, no. Podra hacer un repaso especial del informe de Oslo. Es el lugar adecuado.

    Wharton asinti antes de salir. El otro hombre levant el telfono interior.

    Ver a Mrs. Betterton ahora. Hgala pasar.

    Se qued mirando el vaco hasta que llamaron a la puerta y entr Mrs. Betterton. Era una mujer alta, de unos veintisiete aos. Lo ms sobresaliente de su persona era la magnfica cabellera cobriza. Ante tanto esplendor, su rostro pareca insignificante. Tena los ojos azules y las pestaas claras que suelen acompaar con f