Christie Agatha - Noche Eterna

download Christie Agatha - Noche Eterna

of 118

  • date post

    30-Nov-2015
  • Category

    Documents

  • view

    298
  • download

    16

Embed Size (px)

Transcript of Christie Agatha - Noche Eterna

GUA DEL LECTOREn un orden alfabtico convencional relacionamos a continuacin los principales personajes que intervienen en esta obraANDERSEN, Greta: Dama de compaa de Fenella Guteman.BARTON, Frank: To de Fenella.GUTEMAN, Fenella (Ellie): Esposa de Michael Rogers.HARDCASTLE, Claudia: Hermanastra del arquitecto Santonix.LEE, Esther: Gitana de Market Chadwell.LIPPINCOTT, Andrew: Abogado a quien Fenella llama familiarmente to Andrew.IXOYD, Stanford: Banquero y administrador junto con Lippincott del fideicomiso de Fenella Guteman.PHILLPOT, comandante: Persona destacada en la comunidad de Market Chadwell.REUBEN, William R. Pardoe: Primo de Fenella.ROGERS, Michael: Conocido como Mike y marido de Fenella.ROGERS, Mrs.: Madre de Mike. SANTONIX, Rudolf: Arquitecto amigo de Mike. SHAW, doctor: Mdico de Market Chadwell. VAN STUYVESANT, Cora: Madrastra de Fenella.Digitalizacin y correccin por Antiguo.

Para Nora Prichard, a quien o contar por vez primera la leyenda del Campo del Gitano. Todas las noches y todas las maanas unos nacen para la miseria. Todas las noches y todas las maanas otros nacen para el dulce placer. Unos nacen para el dulce placer, otros nacen para la noche eterna.WlLLIAM BLAKE

Auguries of lnnocenceLIBRO PRIMERO

CAPTULO UNO

En el fin est el principio... sa es una cita que he odo muchas veces. No suena mal, pero en realidad, qu significa?Hay siempre un instante determinado que se pueda sealar y decir: Todo comenz aquel da, a tal hora y en tal lugar, con aquel incidente?Comenz mi historia cuando vi aquel cartel colgado en la pared del George & Dragn, el que anunciaba la subasta de la valiosa finca The Towers y daba detalles de los acres, las millas y las yardas, acompaados por un boceto de cmo haba sido la mansin en su mejor poca, har de esto unos ochenta o cien aos?No estaba haciendo nada especial: sencillamente paseaba por la calle principal de Kingston Bishop, un lugar sin la menor importancia, pasando el rato. Vi el cartel. Por qu? Fue una sucia jugarreta del destino o la mano extendida de la buena fortuna? Se puede entender de cualquiera de las dos maneras.Tambin se podra decir que comenz cuando conoc a Santonix, desde nuestro primer encuentro. Cierro los ojos y veo sus mejillas arreboladas, los ojos brillantes y las manos fuertes, pero delicadas, que bosquejaban y hacan planos y alzados de casas. Una casa en particular, una casa hermosa, una casa que hubiese sido maravilloso tener.Fue entonces cuando aflor en m el anhelo de tener una casa bien hecha, una casa como la que nunca podra tener. Una hermosa fantasa que compartamos, la casa que Santonix edificara para m, si es que viva lo suficiente.Una casa que, en mis sueos, comparta con la muchacha a quien amaba, una casa donde viviramos eternamente felices, como en los cuentos infantiles. Pura fantasa, una tontera, pero que despert en m el anhelo de algo que nunca llegara a tener.Pero si esto es una historia de amor y la verdad es que lo es, lo juro, entonces, por qu no comenzarla por el momento en que vi a Ellie entre los abetos del Campo del Gitano?El Campo del Gitano. S, quiz lo mejor ser que empiece por all, por el momento en que le volv la espalda al cartel y me estremec un poco porque un nubarrn haba tapado el sol, y le pregunt a un lugareo que recortaba un seto sin mucho entusiasmo:Qu tal es esa casa, The Towers?Todava veo la curiosa expresin del viejo que me miraba de reojo.No es se el nombre que le damos por aqu. Qu nombre es se? Gru como confirmacin de su crtica. Han pasado muchos aos desde que las personas que vivan all la llamaban The Towers. Volvi a gruir.Entonces le pregunt cmo la llamaba l, y una vez ms desvi la mirada de aquella extraa manera que la gente de campo tiene de no hablarte directamente, sino que miran por encima de tu hombro o a cualquier otra parte como si vieran algo que t no ves.Por aqu la llaman el Campo del Gitano. Por qu la llaman as?Circula una historia. No la conozco muy bien. Unos dicen una cosa y otros dicen otra. La cuestin es que ah es donde ocurren los accidentes.Accidentes de coche?Toda clase de accidentes. En la actualidad, la mayora son accidentes de coche. Ah hay una curva bastante mala.Bueno, si hay una curva peligrosa, es lgico que se produzcan accidentes.El concejo comarcal coloc una seal de peligro, pero no sirvi para nada. Siguen ocurriendo accidentes.Por qu lo del gitano?Una vez ms, la mirada se fij en el infinito y la respuesta fue vaga.Es otra de esas historias. Dicen que en un tiempo fue tierra de gitanos y que, cuando los expulsaron, maldijeron la tierra.Me ech a rer.S, ya puede usted rerse, pero hay lugares malditos. Ustedes, los listos de la ciudad, no saben nada de nada. Pero hay lugares malditos y se es uno. La gente se mata en la cantera cuando sacan piedra para la construccin. Una noche, el viejo Geordie se cay por el borde y se parti el cuello.Borracho?Puede que s. Le gustaba darle a la botella. Pero hay tantos borrachos como cadas y algunas bastante malas, pero ninguno se hizo nunca mucho dao. Pero Geordie se parti el cuello. All seal la ladera cubierta de pinos a su espalda, en el Campo del Gitano.S, supongo que fue as como empez. No es que en aquel momento le prestara mucha atencin. Slo que lo recuerdo, eso es todo. Creo, me refiero a cuando pienso con claridad, que lo adorno un poco. No s si fue antes o despus que le pregunt si todava quedaban gitanos por el lugar. Respondi que no se les vea apenas. Coment que la polica se encargaba de alejarlos.Por qu ser que a nadie le gustan los gitanos? pregunt.Son una pandilla de ladrones afirm irritado. Luego me mir con un poco ms de atencin. Es que usted tiene sangre gitana? pregunt con una expresin severa.Le contest que si la tena no estaba enterado. La verdad es que tengo pinta de gitano. Quiz fue se el motivo de mi fascinacin por el nombre del lugar. Mientras le sonrea al viejo, divertido con la conversacin, pens para mis adentros que quiz s que tena un poco de sangre gitana.El Campo del Gitano. Ech a andar por la serpenteante y empinada carretera que sala del pueblo y se abra paso entre los rboles oscuros y por fin llegu a la cumbre de la colina desde donde se divisaba el mar y las embarcaciones.Era una vista maravillosa, y pens, como se piensan esas cosas, cmo me sentira si el Campo del Gitano fuese mo. As de sencillo. Slo que se trataba de un pensamiento ridculo. Cuando volv a pasar junto al anciano que podaba el seto, ste me inform:Si quiere gitanos, est la vieja Mrs. Lee. El comandante le cedi una casa para que viviera en ella.Quin es el comandante? pregunt.El comandante Phillpot, por supuesto replic con un tono de asombro. Por lo visto, mi pregunta le haba dejado atnito. Deduje que el comandante Phillpot era algo as como el Dios local, y Mrs. Lee alguna adltere a la que l provea. Al parecer, los Phillpot all llevaban la voz cantante.Me desped del viejo y, cuando ya me alejaba, me inform: Vive en la ltima casa al final de la calle. Quiz la encuentre en el jardn. No le gusta estar dentro. A los que tienen sangre gitana no les gusta.As que ah iba yo, paseando por la calle, con el pensamiento puesto en el Campo del Gitano mientras silbaba alegremente. Casi haba olvidado lo que me haban dicho cuando vi a una vieja alta y de pelo negro que me miraba por encima de un seto. Adivin en el acto que deba ser Mrs. Lee. Me detuve y le habl:Me han dicho que usted lo sabe todo del Campo del Gitano.Me mir entre el flequillo que le tapaba la frente.No es un asunto que le concierna, joven. Olvdelo. Ms vale que me escuche. Usted es un mozo bien parecido. Sepa que nunca ha salido nada bueno del Campo del Gitano.Veo que est a la venta.S, as es, y muy tonto ser el que lo compre.Quin es el probable comprador?Seguro que hay un constructor que la quiere. Ms de uno. Se vender barata, ya lo ver.Por qu van a venderla barata? pregunt curioso. Es un lugar muy bonito.No respondi a mi pregunta.Supongamos que un constructor la compra barata aad. Qu cree que har con la finca?Demoler la mansin y construir, desde luego. Veinte o treinta casas y todas malditas.No hice caso de la ltima parte. Sin poder contenerme, coment:Eso sera lamentable. Una autntica vergenza.Ah, no tiene de qu preocuparse. No les proporcionar ninguna alegra ni al que la compre ni a los que pongan los ladrillos y el cemento. Un pie resbalar en la escalera, un camin se estrellar con la carga o una teja se desprender de algn tejado y har diana. Y tambin los rboles sern abatidos por una sbita tempestad. Mire, ya lo ver! Nada bueno puede salir del Campo del Gitano. Lo mejor que pueden hacer es dejarlo en paz. Ya lo ver. Ya lo ver. Asinti vigorosamente y despus aadi en voz muy baja: No tendrn suerte los que se metan en el Campo del Gitano. Nunca la han tenido ni la tendrn.Me ech a rer. La mujer me habl con aspereza.No se ra, jovencito. Estoy convencida de que un da de estos tendr que tragarse esa risa. Nunca ha habido all suerte. Ni en la casa ni en la tierra.Qu pas en la casa? pregunt animado por la curiosidad. Por qu lleva vaca tanto tiempo? Por qu dejaron que se viniera abajo?Las ltimas personas que vivieron all murieron todas.Cmo murieron?Es mejor no tocar el tema, pero nadie ms ha querido vivir all. Dejaron que se convirtiera en una ruina. Ahora ya nadie se acuerda y as es como debe ser.Usted podra contarme la historia supliqu. La sabe de pe a pa.No quiero hablar del Campo del Gitano respondi. Luego, con un falso tono lastimero, aadi: Le dir la buenaventura, guapetn. Ponga unos cuartos en mi mano y le dir lo que le espera en el futuro. Usted es de los que llegar muy lejos.No creo en la buenaventura ni tampoco tengo cuartos. Al menos, no para malgastarlos.Se acerc un poco ms y continu suplicando:Seis peniques. Venga, slo seis peniques. Lo har slo por seis peniques. Qu es eso? Nada en absoluto. Lo har por seis peniques, por un chico guapo que sabe hablar y comportarse. Quiz llegue muy lejos.Saqu seis peniques del bolsillo no porque creyera en ninguna de sus estpidas supers