LA MISION PERMANENTE Y LA EVANGELII GAUDIUM

download LA MISION PERMANENTE Y LA EVANGELII GAUDIUM

of 24

  • date post

    20-Jul-2015
  • Category

    Spiritual

  • view

    229
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of LA MISION PERMANENTE Y LA EVANGELII GAUDIUM

  • LA MISIN PERMANENTE EN LA EVANGELII GAUDIUM

  • Juan Pablo II nos invit a reconocer que la actividad misionera representa an hoy da el mayor desafo para la Iglesia y la causa misionera debe ser la primera . Qu sucedera si nos tomramos realmente en serio esas palabras? Simplemente reconoceramos que la salida misionera es el paradigma de toda obra de la Iglesia. (EG, 15)

  • Misin y formacin.

  • La intimidad de la Iglesia con Jess es una intimidad itinerante. Es vital que hoy la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos,en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo. La alegra del Evangelio es para todo el pueblo, no puede excluir a nadie.(EG, 23)

  • Una excesiva centralizacin, ms que ayudar, complica la vida de la Iglesia y su dinmica misionera. (EG, 32)

  • La pastoral en clave de misin pretende abandonar el cmodo criterio pastoral del siempre se ha hecho as. Invito a todos a ser audaces y creativos en esta tarea de repensar los objetivos, las estructuras, el estilo y los mtodos evangelizadores de las propias comunidades. (EG, 33)

  • Acompaar procesos de evangelizacin, en tres niveles: (EG 40-45)

    Humano: promoviendo el desarrollo integral de todo hombre y mujer, desde una visin evanglica.Cristiano: generando respuestas vitales desde el espritu de las bienaventuranzas. Comunitario: Procurando el crecimiento y la maduracin de todos los miembros de la comunidad eclesial de base y de nuestras parroquias.

  • S AL DESAFO DE UNA ESPIRITUALIDAD MISIONERA! (EG, 78)

  • NO NOS DEJEMOS ROBAR EL ENTUSIASMO MISIONERO!(EG, 80)

  • Acompaar las experiencias de evangelizacin y misin :(EG 87)

    Las experiencias evanglicas necesitan ser interiorizadas. La formacin est llamada a guiar hacia la misin. Las experiencias evangelizadoras y la formacin estn llamadas a acompaarse recprocamente y contemporneamente..

  • Los desafos estn para superarlos. Seamos realistas, pero sin perder la alegra, la audacia y la entrega esperanzada. NO NOS DEJEMOS ROBAR LA FUERZA MISIONERA!(EG, 109)

  • Un sueo: pasar de lo bueno a lo mejor: (EG 111)

  • Dejarse evangelizar para evangelizar.El Evangelio es buena noticia que nos cambia, y nos cambia de por vida; por eso nos lleva toda la vida dejarnos evangelizar. Dejarnos evangelizar es condicin imprescindible para poder evangelizar. Evangelizarnos nos situa como discpulos-misioneros. (EG, 120)

  • todos estamos llamados a crecer como evangelizadores todos tenemos que dejar que los dems nos evangelicen constantemente; pero eso no significa que debamos postergar la misin evangelizadora encontremos el modo de comunicar a Jess que corresponda a la situacin en que nos hallemos. (EG, 121)

  • Puede decirse que el pueblo se evangeliza continuamente a s mismo . Aqu toma importancia la piedad popular, verdadera expresin de la accin misionera espontnea del Pueblo de Dios. (EG 122)

  • Hay una forma de predicacin que nos compete a todos como tarea cotidiana Es la predicacin informal que se puede realizar en medio de una conversacin y tambin es la que realiza un misionero cuando visita un hogar. Ser discpulo es tener la disposicin permanente de llevar a otros el amor de Jess y eso se produce espontneamente en cualquier lugar: en la calle, en la plaza, en el trabajo, en un camino.(EG, 127)

  • As como la Iglesia es misionera por naturaleza, tambin brota ineludiblemente de esa naturaleza la caridad efectiva con el prjimo, la compasin que comprende, asiste y promueve. (EG, 179)

  • Existe el riesgo de que algunos momentos de oracin se conviertan en excusa para no entregar la vida en la misin, porque la privatizacin del estilo de vida puede llevar a los cristianos a refugiarse en alguna falsa espiritualidad. (EG, 262)

  • El verdadero misionero, que nunca deja de ser discpulo, sabe que Jess camina con l, habla con l, respira con l, trabaja con l. Percibe a Jess vivo con l en medio de la tarea misionera. (EG, 266)

  • Slo puede ser misionero alguien que se sienta bien buscando el bien de los dems, deseando la felicidad de los otros. Esa apertura del corazn es fuente de felicidad, porque hay ms alegra en dar que en recibir (Hch 20,35). (EG, 272)

  • Yo soy una misin en esta tierra, y para eso estoy en este mundo. Hay que reconocerse a s mismo como marcado a fuego por esa misin de iluminar, bendecir, vivificar, levantar, sanar, liberar. (EG, 273)

  • Cristo resucitado y glorioso es la fuente profunda de nuestra esperanza, y no nos faltar su ayuda para cumplir la misin que nos encomienda.(EG, 275)