IMPACTOS AMBIENTALES DEL TERREMOTO Y TSUNAMI EN · PDF fileDEL TERREMOTO Y TSUNAMI EN CHILE....

Click here to load reader

  • date post

    02-Nov-2018
  • Category

    Documents

  • view

    220
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of IMPACTOS AMBIENTALES DEL TERREMOTO Y TSUNAMI EN · PDF fileDEL TERREMOTO Y TSUNAMI EN CHILE....

  • 1

    IMPACTOS AMBIENTALES DEL TERREMOTO Y TSUNAMI

    EN CHILE

  • 2

  • 3

    IMPACTOS AMBIENTALES DEL TERREMOTO Y TSUNAMI EN CHILE.

    LAS RPLICAS OCULTAS DEL 27F.

    Autores:Luz Mara FariaCristin OpasoPaulina Vera Puz

    Edicin General:Paulina Vera Puz

    Fundacin Terram

  • 4

    IMPACTOS AMBIENTALES DEL TERREMOTO Y TSUNAMI EN CHILE. LAS RPLICAS OCULTAS DEL 27F.

    Autores:Luz Mara FariaCristin OpasoPaulina Vera Puz

    Edicin General:Paulina Vera Puz

    Crdito Foto Portada: Nicols Sez CF/C

    Esta es una publicacin de Fundacin TerramDirectora Ejecutiva: Flavia LiberonaAv. Bustamante 24, Of. 5i, Santiago de Chile. (562) 2694499. [email protected]

    Octubre 2012.

    Diseo Grfico y Diagramacin: Carolina Quinteros.Impresin: Jorge Luis Roque.

    Esta publicacin fue posible gracias al apoyo financiero de la Unin Europea. El contenido de la misma es de responsabilidad exclusiva de los autores y en ningn caso se debe consi-derar que refleja los puntos de vista de la Unin Europea.

  • 5

    NDICE

    INTRODUCCIN

    Captulo I. Chile pas de desastres naturales

    Captulo II. Consecuencias ambientales y geofsicas del 27F

    Captulo III. Las rplicas ocultas de la catstrofe

    1. La improvisacin con los escombros 2. Relaves y represas, colosos al acecho 3. Agua, lecciones de una emergencia

    4. Plantas de celulosa, una amenaza latente

    5. Talcahuano, nadie sabe donde est parado

    Captulo IV. Polticas pblicas ante desastres y medio ambiente

    Captulo V. Propuestas de poltica pblica ante desastres

    BIBLIOGRAFIA

    7

    11

    31

    49

    51

    63

    79

    87

    95

    111

    145

    153

  • 6

  • 7

    INTRODUCCIN

    El saber popular en Chile recuerda que a cada genera-cin le toca un gran terremoto, uno de caractersticas catastrficas, con decenas o cientos de muertos, miles de heridos, daos masivos en la infraestructura pblica y privada, y del cual usualmente el pas demora varios aos en reponerse. En definitiva, un evento de gran mag-nitud que deja una profunda huella en el inconsciente colectivo nacional. El 27 de febrero de 2010 se registr el ltimo de estos desastres, del cual no hemos logrado reponernos ni espiritual ni materialmente. Pero a dife-rencia de los megaterremotos que le precedieron, ste se registr en un contexto en el que por primera vez exista en el pas una institucionalidad del Estado preocupada por los problemas ambientales, que si bien presenta una serie de debilidades y falencias, permite al menos plantear el cuestionamiento respecto a cules fueron las consecuencias para el medio ambiente del movimiento telrico y del maremoto que le sigui.

    Frente a una gran catstrofe originada en la naturaleza, que genera graves consecuencias en la sociedad, la pri-mera preocupacin lgica es atender a las personas heri-das o fallecidas; el siguiente paso es tender al restableci-miento de los servicios bsicos, as como el resguardo de la seguridad pblica; a continuacin viene la bsqueda por normalizar la situacin de vida de la poblacin a estndares similares a los existentes con anterioridad al evento. Esta etapa suele prolongarse por meses e incluso aos, pues comprende todas las acciones encaminadas a la reconstruccin tanto de viviendas como de escuelas, centros productivos, infraestructura pblica, etc. En este contexto, histricamente la preocupacin por la situa-cin de los ecosistemas naturales y la eventual altera-cin del medio ambiente natural y construido ha sido lisa y llanamente inexistente, y por lo tanto nos encontramos frente a un problema que existe pero que es invisible a los ojos de la opinin pblica general.

    En febrero de 2010, si bien ya estaba promulgada la ley N 20.417 que modific la ley ambiental N 19.300 y

  • 8

    reform la institucionalidad ambiental del pas, an no se haba creado el Ministerio del Medio Ambiente, que estuvo vigente a partir de octubre de ese ao. As, la institucin pblica encargada del tema en ese momento, y que tuvo que enfrentar la emergencia y las medidas posteriores al terremoto, fue la Comisin Nacional del Medio Ambiente (Conama), entidad de carcter coordinador cuya Directora, si bien contaba con el rango de Ministra, estaba lejos de tener el peso poltico y las herramientas necesarias para hacerse cargo de una problemtica tan compleja.

    Sin embargo, existe en Chile la conciencia de la relevancia de analizar este tema, y de tomar las medidas tanto preventivas como de reparacin en el caso de ser necesario, frente a problemas tanto de contaminacin del aire, de los suelos o cursos de agua, que pudieran haberse generado como consecuencia tanto del te-rremoto como del posterior tsunami. Por este motivo, apenas transcurridas algunas semanas desde el 27F, Fundacin Terram se dio a la tarea de buscar y recopilar informacin a este respecto, acudiendo principalmente a las instituciones pblicas sectoriales con competencia en la mate-ria, incluyendo tanto a la Conama como a otros Ministerios e instituciones pblicas (Ministerio de Salud, Armada, Ministerio de Obras Pblicas a travs de la Direc-cin General de Aguas, Superintendencia de Servicios Sanitarios, Servicio Nacional de Geologa y Minas, municipalidades, entre otros). La primera y grave constata-cin fue la escasa informacin disponible y en general la pobre preocupacin en cada una de estas instancias por la situa-cin del medio ambiente y las consecuen-cias que los problemas en este mbito pudieran significar para las personas.

    Pese a ello, Terram public durante ese ao dos documentos en que dio cuenta de los antecedentes recogidos, tanto desde el punto de vista netamente ambiental como econmico, y que inclua adems una serie de propuestas de la Fundacin en trminos de polticas pblicas a imple-mentar1. Esto, en un contexto en que el gobierno del Presidente Sebastin Piera acababa de asumir y se encontraba en proceso de reformulacin de sus propues-tas de gobierno, incorporando la variable del terremoto.

    Con un claro diagnstico acerca de las carencias existentes, Terram se propuso profundizar en el trabajo de recuento y anlisis de la situacin ambiental post-te-rremoto, lo que permitira adems afinar en las necesarias propuestas para el pas en esta materia, iniciativa que encontr acogida en la Delegacin de la Unin Europea en Chile, que accedi a apoyarla financieramente. As, durante 2011 y parte de 2012, un equipo de profesiona-les se dio a la tarea de recoger toda la informacin disponible en las diversas instituciones pblicas, as como a realizar decenas de entrevistas a representan-tes de empresas privadas, comunidades locales, funcionarios pblicos de diverso rango, adems de visitas a terreno, que permitieron dibujar un completo panora-ma de la situacin en que se encuentra el pas en materia de los problemas ambien-tales derivados del 27F.

    El primer fruto de este trabajo, de ca-rcter periodstico, tom la forma de una serie de reportajes radiales difundidos a travs de radio Biobo en Santiago y Concepcin, en los que abordamos esta problemtica desde cinco puntos de vista: el problema generado con la disposicin

    Liberona, F.; Vera, P., ADCMA N 27: Terremoto y tsunami: Consecuencias ambientales y propuestas de reconstruccin, Fundacin Terram, junio 2010; Frigolett, H., ADCE N 56: Impactos del Terremoto y opciones de reconstruccin, Fundacin Terram, octubre 2010.

    1

  • 9

    y traslado de las miles de toneladas de escombros que se generaron con el sismo; las graves dificultades que supuso la interrupcin del suministro de agua para la poblacin, as como los problemas registrados en las plantas de tratamiento de agua; el riesgo asociado a instalacio-nes industriales de alta complejidad como son las plantas de celulosa; el potencial peligro que implica la eventual rotura de represas hidrulicas y relaves de dese-chos mineros, dispersos en prcticamente todo el territorio afectado; y la situacin del puerto de Talcahuano, que alberga una zona altamente industrializada con presencia de numerosos focos de poten-cial peligro. Estos reportajes radiales, traspasados a lenguaje escrito y con ma-yor abundancia de informacin y detalles, conforman el Captulo III de este libro.

    Junto con ello, en el presente volumen se revisa, a travs del Captulo I, un pano-rama general respecto tanto a la intensa sismicidad que presenta el pas, como a la presencia de otros fenmenos natura-les de caractersticas catastrficas y que ocurren de manera recurrente, tales como erupciones volcnicas y problemas deriva-dos de la variabilidad del clima producto del cambio climtico y el calentamiento global.

    En el Captulo II, en tanto, se detallan los efectos registrados como consecuencia del sismo de 8,8 grados Richter regis-trado el 27 de febrero de 2010, tanto desde el punto de vista geofsico como, en trminos generales, en el mbito ambien-tal. Esto incluye los daos a la biodiver-sidad, incluyendo los registrados dentro de diversas reas protegidas, as como el diagnstico emanado desde instancias oficiales, especialmente desde el Ministe-rio de Medio Ambiente, el que sin embar-go, es en general bastante deficiente.

    El Captulo IV se enfoca en un anlisis

    crtico de la institucionalidad existente en el pas para enfrentar situaciones de emergencia, con un foco especial en la preocupacin por la situacin del medio ambiente. Se analiza la situacin de vul-nerabilidad de la poblacin, as como los instrumentos de poltica pblica con que cuenta el Estado para enfrentar catstro-fes, incluyendo ciertas herramientas inter-nacionales que han surgido en los ltimos aos, tales como el Marco de Accin de Hyogo y el Programa Apell. Este apar-tado comprende adems un anlisis del proyecto de ley sobre la nueva institucio-nalidad ante emergencias que discute el Parlamento, y pone el foco en la ausencia de la preocupacin medioambiental en la p