Foro Cep Sobre Acuerdo Nacional

download Foro Cep Sobre Acuerdo Nacional

of 93

  • date post

    12-Nov-2015
  • Category

    Documents

  • view

    220
  • download

    0

Embed Size (px)

description

Foro Centro de Estudios Públicos Sobre Acuerdo Nacional. Chile

Transcript of Foro Cep Sobre Acuerdo Nacional

  • Estudios Pblicos, 21 (verano 1986).

    DOCUMENTO

    TAMARA AVETIKIAN BOSAANS. Profesora de Ciencia Poltica, Universidad Catlicade Chile.

    * Transcripcin revisada de las exposiciones efectuadas los das 26 y 27 denoviembre de 1985, en el Seminario Acuerdo Nacional y Transicin a la Democracia,organizado por el Centro de Estudios Pblicos.

    ACUERDO NACIONAL YTRANSICION A LA DEMOCRACIA *

    Editor: Tamara Avetikian

    El Centro Estudios Pblicos, considerando la relevancia de la firma ydivulgacin del documento Acuerdo Nacional para la Transicin ala Plena Democracia, organiz un seminario los das 26 y 27 denoviembre de 1985, para analizar el texto y sus proyecciones.Gran parte de la polmica en torno al Acuerdo Nacional el recono-cimiento o no de la Constitucin de 1980, la ambigedad en la formade poner en prctica las medidas inmediatas, la imprecisin del textoy el papel asignado al Gobierno en su discusin y negociacin se vereflejada en las exposiciones de los participantes en la primera se-sin, y tambin en la mesa redonda de Sergio Molina y los directoresde medios de comunicacin social.Con la publicacin de dicha mesa redonda y de las intervenciones,revisadas, de Jos Zabala, Edgardo Boeninger, Angel Flisfisch, OscarGodoy y Jaime Guzmn, Estudios Pblicos ofrece un material tilpara su discusin, anlisis y estudio. Se han incluido como anexoslas declaraciones oficiales del Gobierno en torno al documento, ascomo las de otros sectores relevantes.

  • 2 ESTUDIOS PBLICOS

    Primera Sesin, 26 de noviembre de 1985

    Sr. Sergio Baeza:*A nombre del Centro de Estudios Pblicos doy por iniciado el Semi-

    nario Acuerdo Nacional y Transicin a la Democracia, que intenta ofrecerun anlisis desapasionado y a fondo acerca de la naturaleza y alcance dedicho documento, en el contexto de una transicin pacfica a la democraciapoltica.

    Espero que el examen que se lleve a cabo en los das 26 y 27 denoviembre entregue a ustedes informacin, perspectivas y elementos dejuicio tiles para tomar decisiones hoy en funcin del maana.

    Participarn en esta reunin los seores Jos Zabala, EdgardoBoeninger, Angel Flisfisch, Oscar Godoy y Jaime Guzmn, quienes tendrndiez minutos en su primera intervencin y cinco minutos finales.

    En la segunda sesin de este seminario, el seor Sergio Molina res-ponder a las preguntas que le formularn los directores de los principalesdiarios y revistas.

    Ofrezco la palabra a don Jos Zavala.

    Sr. Jos Zabala:*La tarea que se me encarg es la de hablar sobre la intencin, la

    historia y el espritu del Acuerdo Nacional para la Transicin a Plena De-mocracia.

    Empezar por la intencin y me parece que, al referirse a ella, hay quecontestar, en primer lugar, una crtica o afirmacin frecuente: El Arzobispose est metiendo en poltica. Yo afirmo que el Arzobispo no se meti enpoltica... ni contingente ni de la otra.

    El Arzobispo es un Pastor. El Pastor, por su oficio, est en contactocon la miseria, la marginacin, la frustracin, con el odio, con el nada queperder y el algo que ganar, con la juventud sin presente ni futuro y contodo lo que se vive en las poblaciones perifricas de Santiago. El Arzobispoteme, como lo temen todos los que estn en contacto con esa realidad, quela polarizacin de fuerzas se incremente en Chile; que el control de la irracio-nalidad se haga difcil, que la violencia de la desesperanza crezca y tambincrezca la violencia de la represin, que entre una violencia y la otra y quequieren dilogo y entendimiento.

    * Presidente del Consejo Directivo del Centro de Estudios Pblicos.** Miembro de la Comisin Elaboradora del Acuerdo Nacional.

  • TAMARA AVETIKIAN 3

    Un Arzobispo un Pastor que en esas circunstancias no busquecaminos de reconciliacin, aunque se le acuse de meterse en poltica, si nolo hace no es un Pastor, sino un irresponsable. Lo que el Arzobispo preten-di, y pretende, es dilogo repito y subray, dilogo; dilogo que despo-larice; que nos aleje de la irracionalidad; que el devolver esperanzas refrenela violencia y que haga posible la reconciliacin.

    El Arzobispo ya intent ese dilogo en 1983 cuando el MinistroJarpa y los lderes polticos usaron su casa como lugar de encuentro. Qupas entonces? Hubo excesiva publicidad; hubo demasiadas declaraciones;el tema, podramos decir, se mosque. La autoridad deca entonces ydice ahora no sin razn: Con quin dialogo? Quin es mi interlocutorvlido? La civilidad chilena est dividida en tantos grupos, que resulta im-posible saber con quin dialogar; saber quin representa a quin. Como esoes o era cierto, la autoridad concluye diciendo, otra vez no sin razn, elda que dejemos el gobierno: el caos. Despus de m, el diluvio.

    El Arzobispo se hizo cargo de esa legtima inquietud de la autoridady busc un consenso de la civilidad; busc identificar un interlocutor vli-do para la iniciacin de un dilogo y busc algo ms importante an, buscun acuerdo bsico sobre gobernabilidad del pas para el da en que el actualgobierno sea reemplazado. As, a fines de 1984 inici un dilogo; un dilogopersonal, discreto y privado, para evitar los errores publicitarios de 1983,con unos que lo iban a ver y con otros a los que fue llamado. Avanz conbastante rapidez hasta que se presentaron dos imprevistos; el primero fue elterremoto del 3 de marzo, que le puso otras prioridades y, el segundo, fue sunombramiento de Cardenal y el viaje que despus tuvo que hacer a Roma.Fue un atraso, pero tambin fue un respaldo bastante grande.

    Inici as una cadena de entrevistas. Lleg el momento en que esenmero de entrevistas fue suficiente para tener ideas claras; para cubrir unarco poltico bastante amplio. El crculo, en realidad, no estaba cerrado, niera un crculo exclusivo, pero permita darse cuenta del ambiente y el Arzo-bispo estim que no deba demorar ms, y esto sin intencin de excluir anadie sino de avanzar. El Arzobispo se atrevi a reunir a todos aquellos conquienes haba conversado privadamente y esto se hizo el 22 de julio enCalera de Tango.

    En esa reunin de Calera de Tango los llam a aunar voluntades; arenunciar a ideologismos excesivos y posiciones rgidas; a actuar con hu-mildad, buscando el bien de Chile y el bienestar y la paz de los chilenos. Leshizo ver las coincidencias que haba detectado en las reuniones que porseparado haba tenido con cada uno de ellos.

    Cules eran esas coincidencias? La primera coincidencia era una

  • 4 ESTUDIOS PBLICOS

    unnime disposicin a dialogar con otras corrientes de opinin; la segunda,un unnime rechazo a la violencia y a aquellos que la usan como objetivo ocomo prctica poltica. La tercera coincidencia, y esto lo destaco especial-mente, era la necesidad de llegar a un entendimiento con el gobierno de lasFuerzas Armadas. La cuarta, la necesidad de un plan econmico-social, ade-ms de uno sociopoltico, y la quinta y tambin lo destaco, el reconoci-miento de que la actitud del Partido Demcrata Cristiano era la espinadorsal de cualquier consenso.

    En resumen, haba consenso en fijar lo que se llam un cierto raya-do de la cancha, cancha en la cual algunos estaran interesados en jugarms a la izquierda; otros ms al centro y otros ms a la derecha, pero todoscomprometidos a no salirse del rayado de la cancha. La respuesta a losplanteamientos del Cardenal fue bastante entusiasta y bastante generosa.

    En Calera de Tango, estbamos tambin tres auxiliares, tres ayudan-tes, tres, como ustedes quieran llamarlos, ...tres hombres del Cardenal: Fer-nando Lniz, Sergio Molina y yo. Los asistentes pidieron que nosotros tresintegrramos una comisin que reuniera todo el material posible de consen-so que cada sector pudiera tener; que redactramos en base a eso un borra-dor de un posible acuerdo; que consultramos ese borrador a cada uno delos participantes en la reunin y que intentramos as llegar a un documentode consenso total que estuviera abierto a la adhesin de otros sectores.

    La Comisin empez a trabajar ese mismo da 22 de julio. Reunimosbastante material y redactamos un documento. Despus de redactado apa-reci un problema. Cmo hacamos las consultas? Uno por uno, lo quesignificaba un largo proceso de aproximaciones sucesivas, o distribuyendoel borrador y fijando un plazo para las observaciones. El primer procedi-miento resultaba lento, y el segundo nos haca temer, no sin razn, que alda siguiente iba a estar en los diarios, antes que hubisemos tenido tiempode discutirlo. En vista de eso decidimos llamarlos a todos a una reuninconjunta para leer y discutir nuestro trabajo. Esa reunin fue el 20 de agos-to, a dos das de cumplirse un mes desde Calera de Tango, en el CrculoEspaol. Avanzamos bastante; hubo una aprobacin general del documen-to e iniciamos la aprobacin por prrafos. Esta aprobacin no era por mayo-ra y esto es importante sino por consenso. Cada prrafo se iba aproban-do con la opinin unnime a favor de l.

    El 23 de agosto seguimos con la aprobacin por prrafos y ms omenos a las 4 de la tarde de ese da tropezamos con un problema grave yque nos pareci en cierto momento insalvable; el motivo de ese problemagrave era la posicin frente a los movimientos antidemocrticos y ms espe-cficamente frente al Partido Comunista.

  • TAMARA AVETIKIAN 5

    Ah se nombr una Comisin constituida por nosotros tres, Fernan-do Lniz, Sergio Molina y yo, ms un representante de la Izquierda que fueLuis Maira; un representante de la Derecha que fue Andrs Allamand y unrepresentante del Centro, que fue Patricio Aylwin.

    El sbado 24 de agosto estuvimos en una larga sesin. Fue unasesin en la que cada uno defendi sus puntos de vista con bastante fogo-sidad y firmeza, pero tambin con bastante generosidad. Llegamos finalmen-te a una frmula de consenso y que no fue fcil de alcanzar, porque ningu-no de los contrincantes, y muchos de ustedes los conocen, es dcil. Y cadauno, adems, se senta responsable ante aquellos que los haban nombradoen la Comisin.

    Se ha dicho que la redaccin es