Deveraux, Jude - Promesa Audaz.doc

of 242

  • date post

    04-Jun-2018
  • Category

    Documents

  • view

    247
  • download

    2

Embed Size (px)

Transcript of Deveraux, Jude - Promesa Audaz.doc

  • 8/13/2019 Deveraux, Jude - Promesa Audaz.doc

    1/242

    Promesa AudazPromesa Audaz

    Jude Deveraux

    Prlogo

    Judith Revedoune mir a su padre por encima de las anotaciones contables. A su lado estabaHelen, su madre.

    La muchacha no senta miedo alguno de aquel hombre, pese a todo lo que l haba hecho, deao en ao, para atemori arla. Le vio los o!os enro!ecidos, rodeados de grandes o!e ras. "llasaba que aquel rostro desolado se deba al dolor de haber perdido a sus amados hi!os varones#dos hombres ig norantes $ crueles. replicas e%actas del padre.

    Judith estudi a Robert Revedoune con una vaga curiosidad. &ormalmente no dedicabatiempo alguno a su 'nica hi!a mu!er. (e nada le servan las mu!eres desde que, tras la muertede su primera esposa, la segunda )una mu!er asustada* no le haba dado m+s que una hembra.

    -u queris/ pregunt ella con calma.

    Robert mir a su hi!a como si la viera por primera ve. "n realidad, la muchacha haba pasadocasi toda su vida escondida, sepultada con su madre en habitaciones aparte, entre libros $registros de contabilidad. &ot con satis0accin que se pareca a Helen a la misma edad. Judithtena esos e%traos o!os dorados que volvan locos a al gunos hombres, pero que a l leresultaban inquietantes.

    "l pelo era de un 0uerte tono rubio ro!io. La 0rente, am plia $ enrgica, al igual que el mentn1la nari, recta1 la boca, generosa. 23, servir+4, se di!o. "sa bellea se po da aprovechar conventa!a.

    "res lo 'nico que me queda di!o con vo cargada de disgusto . 5e casar+s $ me dar+snietos.

    Judith le clav la vista, espantada. (esde un principio Helen la haba educado para elconvento. &o se trataba de una piadosa instruccin de plegarias $ c+nticos, sino de enseanasmu$ pr+cticas, que le permitiran desempear la 'nica carrera posible para una mu!er de lanoblea. 6odra llegar a abadesa antes de los treinta aos. Las abadesas se di0erenciaban tantode la mu!er vulgar como el re$ de un siervo1 mandaban sobre tierras, propiedades, aldeas $

  • 8/13/2019 Deveraux, Jude - Promesa Audaz.doc

    2/242

    Promesa Audaz Jude

    Deveraux

    caballeros1 compraban $ vendan seg'n su propio criterio1 hombres $ mu!eres las consultabanpor igual, buscando su sabidura. Las abadesas daban rdenes $ no estaban a las de nadie.

    Judith saba llevar los libros de grandes propiedades, dictar sentencias !ustas en caso dedisputas $ calcular el tri go necesario para alimentar a determinada cantidad de per sonas.3abia leer $ escribir, organiar la recepcin de un re$ $ dirigir un hospital# todo cuanto

    necesitada le haba sido enseado.7 ahora se esperaba de ella que de!ara todo eso para convertirse en la sierva de un hombrecualquiera.

    &o lo har.

    La vo era serena, pero esas pocas palabras no habran resonado m+s si se las hubiera gritadodesde el te!ado.

    6or un momento, Robert Revedoune qued desconcer tado. &inguna mu!er lo haba desa0iadonunca con tanta 0ir mea. "n verdad, de no haber sabido que se trataba de una muchacha,habra con0undido su e%presin con la de un hombre. 8uando se recobr de la sorpresa,

    abo0ete a Judith, arro!+ndola al otro e%tremo del pequeo cuarto. Aun tendi da en el suelo,con un hilo de sangre corrindole desde la comisura de la boca, ella lo mir sin rastro demiedo en los o!os1 s9o haba en ellos disgusto $ una pica de odio. "l

    contuvo la respiracin por un instante1 en cierto modo, aque

    lla muchacha casi lo asustaba.

    Helen se lan hacia su hi!a sin prdida de tiempo.

    Agaapada !unto a ella, e%tra!o de entre sus ropas una daga de mesa.

    Ante aquella escena primitiva Robert olvid su moment+neo nerviosismo. 3u esposa era deesas mu!eres a las que l conoca bien. 6ese a la apariencia e%terna de ani mal 0urioso, en el

    0ondo de los o!os se le vea la debilidad."n cuestin de segundos la a0err por el brao $ el cuchillo vol al otro lado de la habitacin.3onriendo ante su hi!a, su!et el antebrao de la mu!er entre sus poderosas manos $ rompi elhueso como si 0uera una ramita.

    Helen se derrumb a sus pies sin decir una palabra.

    Robert mir a su hi!a, que segua tendida en el suelo, sin poder comprender aquella brutalidad.

    7 ahora, qu respondes, muchacha/ -5e casar+s o no/

    Judith hio una breve seal de asentimiento $ acudi en a$uda de su madre inconsciente.

    La luna arro!aba sombras largas sobre la vie!a torre de piedra, de tres pisos de altura, $ parecamirar con cierto cansancio ceudo la muralla rota $ medio derrumbada que la rodeaba.Aquella torre haba sido construida doscientos aos antes de aquella h'meda noche primaveralde 9:;9, en el mes de abril. Ahora reinaba la pa1 $a no hacan 0alta las 0ortaleas de piedra.6ero ese no era el hogar de un hombre traba!ador. 3i su bisabuelo haba habitado la torre entiempos en que seme!antes 0orti0icaciones tenan sentido, &icolas de >?>

  • 8/13/2019 Deveraux, Jude - Promesa Audaz.doc

    3/242

    Promesa Audaz Jude

    Deveraux

    amontonaban contra los muros, desordenadas $ herrumbrosas, entremecladas con los sucios!uncos que cubran las tablas de roble.

    5al era la 0inca de ?>

  • 8/13/2019 Deveraux, Jude - Promesa Audaz.doc

    4/242

    Promesa Audaz Jude

    Deveraux

    ?>

  • 8/13/2019 Deveraux, Jude - Promesa Audaz.doc

    5/242

  • 8/13/2019 Deveraux, Jude - Promesa Audaz.doc

    6/242

    Promesa Audaz Jude

    Deveraux

    cuello de la chaqueta de lana.39o sus largos aos de rgido adiestramiento en las reglas decaballera le permitan e!ercer tanto dominio sobre su e%terior. 6or dentro, estaba hirviendo."sa maana se haba enterado de que su amada iba a casarse con otro1 se acostara con otrohombre1 de l seran sus hi!os. 3u primer impulso 0ue cabalgar directamente hasta la torre de

  • 8/13/2019 Deveraux, Jude - Promesa Audaz.doc

    7/242

    Promesa Audaz Jude

    Deveraux

    padre, de sus s'plicas $ ruegos sin %ito. =na ve le mostr el cardenal que le haba costado suinsisItencia en 0avor de Davin. "l muchacho estuvo a punto de enloquecer1 tom la espada,dispuesto a ir en busca del hombre, pero Alice se colg de l, con l+grimas en los o!os,suplic+ndole que no hiciera dao a su padre. "l nada poda negar a sus l+grimas1 por lo tanto,envain el acero $ le prometi esperar. Alice le aseguraba que su padre acabara por

    comprender.6or eso continuaron reunindose en secreto, como niIos caprichosos, aunque la situacindisgustaba a Davin. Alice le rogaba que no hablara con su padre, asegurando que ella lopersuadira.

    Davin cambi de postura $ volvi a escuchar. =na ve m+s, slo percibi el silencio. "samaana haba odo que Alice se casara con "dmund 8hatEorth, aquel pedao de alga marina.8hatEorth pagaba enormes sumas al re$ para que no se lo obligara a combatir en guerraalguna. "n opinin de Davin, no era hombre. &o mereca su ttulo de conde. 3lo imaginar aAlice casada con l le resultaba imposible.

    (e pronto, todos sus sentidos se alertaron# oa el ruido apagado de unos cascos en el suelo

    h'medo. (e inmediato estuvo !unto a Alice, que ca$ en sus braos. Davin susurr , mi dulce Davin.

    7 se a0err a l, casi como si estuviera aterroriada.

    "l !oven trat de apartarla para verle la cara, pero ella se abraaba con tanta desesperacin quele quit el valor.

    3enta la humedad de sus l+grimas en el cuello. (e inme diato lo abandon la clera que habae%perimentado du rante todo el da. La estrech contra s, murmur+ndole 0ra ses cariosas alodo, mientras le acariciaba el pelo.

    -u pasa/, dime. -u te hace su0rir tanto/

    "lla se apart para permitirle que la mirara, segura de que la noche no delatara el escasoenro!ecimiento de sus o!os.

    "s demasiado horrible susurr con vo ronca .

    "s insoportable.

    Davin se puso algo tenso al recordar lo que haba odo sobre el casamiento.

    "ntonces, -es cierto/

    Alice sollo delicadamente, se toc la comisura del o!o con un solo dedo $ lo mir por entrelas pestaas.

    &o he podido convencer a mi padre. Hasta me ne gu a comer para hacerle cambiar de idea,pero l hio que una de las mu!eres... &o, no te contar lo que me hicieron.

    (i!o que... h, Davin, no puedo repetir las cosas que me di!o.

    3inti que el !oven se pona rgido.

    @r a buscarlo $...

    F&oG e%clam ella, casi 0rentica, a0err+ndose a sus braos musculosos . F&o puedesG "sdecir... ba! los braos $ las pestaas . "s decir, $a es cosa hecha. "l compromisomatrimonial est+ 0irmado ante testigos. 7a no ha$ nada que se pueda hacer. 3i mi padre sedesdi!era, ten dra que pagar mi dote a 8hatEorth de cualquier modo.

    La pagar $o di!o Davin, ptreo.

    6+gina de >?>

  • 8/13/2019 Deveraux, Jude - Promesa Audaz.doc

    8/242

    Promesa Audaz Jude

    Deveraux

    Alice le mir con sorpresa1 nuevas l+grimas se agol paron en sus o!os.

    (ara igual. i padre no me permite casarme conti go1 $a lo sabes. h, Davin, -qu vo$ ahacer/ Lo mir con tanta desesperacin, que l la estrech contra s. -8mo vo$ a soportarel perderte, amor mo/ susurr con tra su cuello . 5' eres mi carne $ mi vino, sol $ noche.

    orir... morir si te pierdo.

    F&o digas esoG -8mo podras perderme/ 3abes que $o siento lo mismo por ti.

    "lla se apart para mirarlo, s'bitamente recon0ortada.

    "ntonces, -me amas/ -e amas de verdad, de modo que, si nuestro amor es puesto aprueba, $o pueda estar se gura de ti/

    Davin 0runci el ceo.

    -6uesto a prueba/

    Alice sonri entre l+grimas.

    Aun si me caso con "dmund, -,me amar+s/

    -8asarte/ estuvo a punto de gritar, $ la apart de si . -6iensas casarte con ese hombre/

    -Acaso tengo alternativa/

    Duardaron silencio. Davin la 0ulminaba con la mira da. Alice mantena los o!os castamenteba!os.

    "ntonces me ir. (esaparecer de tu vista. &o ten dr+