Curso Bas.form.Cat.past. Pbro. Flavio Ayala

download Curso Bas.form.Cat.past. Pbro. Flavio Ayala

of 50

  • date post

    14-Apr-2015
  • Category

    Documents

  • view

    21
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Curso Bas.form.Cat.past. Pbro. Flavio Ayala

CURSO BASICO PARA LA FORMACIN DE CATEQUISTAS Y AGENTES DE PASTORAL. INTRODUCCION: Dada la importancia de esta etapa en la catequesis de nuestro pas, me parece indispensable recordar algunos aspectos sobre la catequesis, el catequista-comunidad y el catecismo. I.- LA CATEQUESIS A partir del concilio vaticano II, la catequesis se ha ido precisando, implementando y profundizando. La concepcin de la catequesis hoy no es fragmentaria ni se limita a la transmisin de la doctrina, no se centra en los primeros aos de la vida ni tiene como meta ultima la preparacin y recepcin de los sacramentos. La catequesis hoy se concibe como la educacin progresiva y ordenada de la fe (Cfr. CT 18-21); es el momento en que se estructura y se fortalece la identidad cristiana, tiene como finalidad poner en comunin, en intimidad con Jesucristo (CT 5); se centra en los adultos por ser la catequesis de adultos el punto de referencia, el eje el principio organizador que da coherencia a los distintos procesos de catequesis (DGC 275).Sin catequesis no hay cristianos ni comunidades maduras en la fe. Una tarea ingente que comporta un verdadero proceso que asegure una catequesis integral, orgnica, sistemtica y bsica. Integral, capaz de procesar todo el mensaje a toda la persona humana; orgnica, porque es sntesis viva y articulada del mensaje evanglico; sistemtica, porque se trata de una presentacin gradual y ordenada de la fe; bsica, porque se centra en lo nuclear de la experiencia cristiana. As la iglesia, por el ministerio de la catequesis, quiere formar cristianos maduros en la fe, cristianos adultos con una fe adulta. Esto requiere de un verdadero aprendizaje; de all la necesidad imperante de la catequesis de iniciacin y de catequesis permanente. La catequesis de iniciacin pone los cimientos de la fe para construir la identidad cristiana, la catequesis permanente busca desarrollar, en la profundidad y extensin, la catequesis de iniciacin de acuerdo a la edad, nuevas situaciones, responsabilidades y desafos del creyente. La catequesis de iniciacin, especialmente en nuestro tiempo, necesita de la catequesis permanente, la catequesis permanente supone y debe apoyarse en la catequesis de iniciacin y, si este fundamento no existe, ha de motivar para llenar este vaco lo ms pronto posible. Ni catequesis de iniciacin sin catequesis permanente, ni catequesis permanente sin catequesis de iniciacin; son complementarias y nunca han de oponerse. Se requiere, por lo tanto, un proyecto catequstico que presente el proceso completo de la educacin de la fe y que, armonizando la catequesis de iniciacin y permanente, articule todas las actividades catequsticas en este proceso. Es el esfuerzo de nuestro Proyecto Nacional de Catequesis de Adultos. II.- EL CATEQUISTA LA COMUNIDAD La comunidad es muy importante en la educacin de la fe, en la estructuracin de la identidad cristiana, porque es el origen, lugar y meta de la catequesis (Cfr. DGC 254). Es origen, porque la comunidad es la depositaria del mensaje y de la gracia de Dios; es en ella donde aprendimos a seguir a Jess; hay una maternidad espiritual de la iglesia, es madre y maestra. Es lugar, porque ah se transmite la fe, se aprende a vivir y a celebrar la fe en la comunidad. Es meta, porque la catequesis ha integrar a los catequizadnos en la comunidad de discpulos para luego ser enviados.

El catequista, siempre como representante de la comunidad, es indispensable en la catequesis; transmite la fe en nombre de la iglesia y da testimonio de Jess; muestra ser verdadero discpulo de Cristo y maestro enseando a sus hermanos como seguir a Jesucristo; es gua y testigo. Su misin es compartida: el obispo como primer catequista, el sacerdote como educador de la fe por excelencia , los religiosos desde sus carismas y votos, los padres de familia desde su misin propia por el sacramento del matrimonio, el catequista laico desde su compromiso bautismal. Todos los que realizan algn servicio en el ministerio de la catequesis son rostro de la comunidad eclesial y la representan. Esto requiere de una sensibilizacin y capacitacin en variadas funciones: catequistas, animadores, servidores, guas de oracin y de canto, padrinos, el sacerdote en los momentos importantes. Es importante que en los variados servicios, el catequizando experimente la comunidad eclesial.

TEMARIO A DESARROLLAR EN LA FORMACION DE CATEQUISTAS

I. Etapa kerigmtica.OBJETIVO: Es el primer encuentro con Jesucristo vivo mediante una evangelizacin en orden a la conversin. II. DIOS SE REVELA EN LA HISTORIA. Este momento centra la atencin en la revelacin, en la palabra de Dios y su inspiracin; es una presentacin de cmo Dios hablo y actu a nuestros padres en el Antiguo Testamento. La creacin, la liberacin y las promesas nos revelan a Dios misericordioso que decide salvar a la humanidad. III. JESUCRISTO, PLENITUD DE LA REVELACION. El segundo momento presenta a la persona de Jesucristo como centro y culmen de la revelacin y de la redencin. Es Jesucristo quien nos revela el ministerio trinitario para que el catequizando lo conozca, lo ame y entre en intimidad con l; nos revela el grande amor del Padre, del Hijo y del Espritu Santo; la dignidad y el destino de toda persona humana. IV. LA IGLESIA, MINISTERIO Y SACRAMENTO DE LA SALVACION. El tercer momento presenta a la iglesia, que nace de Jesucristo, en su identidad de ministerio y comunin, en su misin de signo del reino y sacramento de salvacin. V. EL HOMBRE RESPONDE A DIOS CON LA GRACIA. El cuarto momento aborda la vocacin del hombre a ser feliz, a la santidad y a vivir en comunidad; reconoce, en la conciencia, la voz de Dios que resuena en el interior de su ser. Centrndose en la vida en Cristo, toca la cuestin moral o seguimiento de Jesucristo que tiene como ncleo los mandamientos y su plenitud en las bienaventuranzas. En esta respuesta, el hombre no est solo, cuenta con la gracia divina; por eso se trata tambin aqu lo referente a la oracin, a la liturgia y a los sacramentos. PASOS METODOLOGICOS Seguimos la misma metodologa propuesta en la Etapa Kerigmatica (Cfr. Queremos ver a Jess p. 2830); se apuntan aqu algunas otras anotaciones que pueden ayudar a a potenciar la metodologa para adultos. Los pasos metodolgicos son ayuda para la catequista no se disperse. De tras de los pasos hay que descubrir el estilo, la mstica que debe impregnar la catequesis con adultos; una catequesis donde ellos mismos

se sientan involucrados, convencidos de que Dios est salvando; una catequesis mas dialogal, participativa, vivencial y testimonial. TEXTOS: Muestra la fundamentacin de los contenidos, es decir, el mensaje que se requiere proclamar. en cada tema se presentan textos breves de Sagrada Escritura y del Magisterio de la Iglesia que, ledos desde la fe, orientan y disponen para el estudio y la reflexin. CONTEMPLAMOS: Es la base de la fe desde donde pretendemos confrontar nuestra vida; no es la enumeracin de verdades fras ni de opiniones personales o discutidas, es el anuncio alegre del designio de Dios manifestado en Cristo, reflexionado, vivido y transmitido por la iglesia. En el desarrollo de los temas es el paso con mayor extensin. Al final, con el nombre de Guarda en tu corazn estas palabras se ofrece una pequea sntesis que recuerda lo ms importante en vistas a su asimilacin. ESCRUTINIO: Teniendo presente el designio de Dios nos acercamos a la realidad de nuestra vida, con sus carencias, sus dificultades reales, sus problemas ms sentidos. Es el momento de retomar las preguntas y los signos de los tiempos de los adultos. El catequista, que conoce la realidad de los adultos de su comunidad, juega un papel importante para que el mensaje ilumine y toque realmente la vida. En cada tema se sugieren preguntas que tienen la finalidad de evocar la propia experiencia. EXPRESAMOS NUESTRA FE: Es el momento de interiorizar, de asumir el designio de Dios y expresarlo celebrando, confesando la fe y asumiendo algn compromiso. La expresin de la fe puede hacerse de varias formas.

TEMA NUM. 1: ESQUEMA DE LA ETAPA KERIGMATICA. DEL ANUNCIO DE JESUCRISTO VIVO A LA CONVESIN OBJETIVO: Lograr el encuentro con Jesucristo vivo mediante una evangelizacin en orden a la conversin. Esta etapa consta de tres momentos: Primer momento: El anuncio personal para suscitar la experiencia de un encuentro con Jesucristo. Segundo momento: Encuentro vivo con Jesucristo para suscitar la adhesin a su persona. Tercer momento: Catequesis Kerigmtica para hacer una opcin slida de la fe en Jesucristo. PRIMER MOMENTO: EL ANUNCIO PERSONAL. OBJETIVO: Suscitar la apertura a la experiencia de Dios que lo encontramos hoy en Jesucristo. Ante las situaciones de crisis, de vaco existencial, es necesaria la transmisin de la buena nueva que da sentido a la vida dando un primer paso importantsimo mediante la conversin. De las actitudes bsicas del catequista (evangelizador) A).- Aprender de las actitudes de Jess: DGC. 34; Mt. 4,23; 9,35: Mt. 10,5-6. B).- Actitudes a evitar. C).- Actitudes bsicas a cultivar: AG. 11-14. D).-El testimonio de vida. E).- Apertura al dialogo. F).- Presencia cristiana solidaria: Jn 4,11. G.- Infundir amor, no temor. SEGUNDO MOMENTO: SUSCITAR LA ADHESIN A LA PERSONA DE JUSUCRISTO. 1.-EL METODO: Se realiza a travs de una presentacin del ncleo fundamental del kerigma:

Jesucristo vive, es el Salvador, es el camino, la respuesta a las aspiraciones ms profundas del ser humano. 2.- TEMA DE REFLEXIN: EL AMOR DE DIOS OBJETIVO: Renovar la conciencia del amor que Dios tiene a cada uno de nosotros para responder con gratitud, prontitud y entrega amorosa a su amor. TEXTOS: CEC. 356; Jn. 10, 10; Is. 43. 1-5;Gn. 1,44.10.12.18.21.31; CEC. 299; Ef.2,5; 1Jn. 4,8-9; Jr. 31,3; CEC.221; DV.2. REFLEXIN-ESCRUTINIO: Is. 43,1-5; Is. 49,15, Jn. 3,16-17; 1Jn. 4,10. 3.- TEMA DE REFLEXIN: EL PECADO, RECHAZO AL AMOR DE DIOS. OBJETIVO: Reflexionar sobre la negativa del hombre al amor de Dios y confrontar mi respuesta ante el Dios que me ama. TE