V :éi:c¡e je Julio Je 19~- - - = 7|l| - N0.

Click here to load reader

  • date post

    19-Sep-2018
  • Category

    Documents

  • view

    217
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of V :éi:c¡e je Julio Je 19~- - - = 7|l| - N0.

  • V : i : c e je J u l io Je 1 9~ - - - = _ 7 | l | - N 0 .

  • T O O B D H I B I

    LA COEXISTENCIA EN MARCHA

    M . i v t i l i r . n P A L E S T IN O ? * : M V i l l K l* E \ 'E T R A < IO \ Y A N Q U I

    "y. . > '

    B 1 |ueves 20 de |uno. poco desp es de la partida de Ni. " el ejrcito israel comenz^ la ap.ca. ion rretc o de Is ar.'ier dos de " oaz". logrados por Kisswger -j

  • A*.' e je Julio e * ~ - - . III - !-. ' - i -

    EL MOVIMIENTO

    &

    f c . ' r u : : -

    > r #

    * r

    S .*r*

  • La preocupacin ms urgente de todos los activistas est centrada en saber cul es la consecuencia de la muerte del general PERON en la situacin polftica inmediata. Entendemos que para responder a esta inquietud fundamental (esto porque su correcta evaluacin es imprescindible para ver cmo actuamos en el movimiento obrero) es necesario ver el estado de la situacin poltica en las vsperas mismas de la desaparicin fsica del presidente.

    LA CRISIS DEL GOBIERNO JUSTICIALISTA

    La pregunta que tenemos que plantearnos es estar en qu situacin se encontraba el gobierno justicialista en relacin a los objetivos que se haba fijado con la a- suncin de Pern el 12 de octubre ltimo?

    No es difc il darse cuenta que el gobierno se encontraba en una situacin de crisis. Los objetivos p o lticos que vena persiguiendo Dodemos sintetizarlos brevemente: imponer el Pacto Social, imponer el recortamiento de las libertades democrticas, regimentar a las organizaciones obreras y, mediante todo esto, buscar una sa- lida a la crisis econmica aumentando la produccin y la exportacin. El gobierno buscaba darle a la burguesa un rgimen de dominacin estable, que sacara al Estado del marasmo de crisis en que lo haba sumido el ascenso obrero iniciado con el cordobazo". Por eso, con todajusticia, hablamos durante todo este tiempo, desde estas pginas, del obligado curso de derechizacin de Pern.

    El gobierno no logra, sin embargo, imponer sus objetivos. El reguero de luchas salariales cobra una fuerza enorme a principios de junio, amenazando una generalizacin masiva de hueigas obreras. Por otro lado, I movim iento oa la juventud, duramente atacado por Pern, tambin se encuentra en ascenso, y en los colegios y U- mversidades defienden con fuerza lus conquistas y a- varzan en su organizacin.

    Es en este cuadro de fracaso de la poltica de derechizacin, de crisis del Pacto Social, que comienzan a

    agudiza se los choques entre los distintos sectores burgueses- el MIO lanza una campaa contra Gelbard y lo mismo hacen la derecha metalrgica y Lpez Rega, pero tambin el balbinismo sube el tono de sus crticas contra la "rigidez del pacto y contra los intentos de la derecha por copar la radio y la televisin.

    El 12 de junio, Pern sale, no slo a parar el avance de las luchas salariales, sino tambin el agravamiento de los choques de las distintas fracciones que operan dentro o en los alrededores del gobierno. Para poder a- firmar su autoridad contra esta situacin de desintegracin de la estabilidad y homogeneidad del gobierno, Pern no puede recurrir simplemente al ataque a los sectores clasistas o a la JP: necesita lanzar una advertencia contra los sectores gubernamentales y burgueses por el peligro que entraan sus disputas, y, con un frente interno que encuentra dividido, necesita apelar a una movilizacin ultracontrolada y minoritaria, y otorgar la concesin del aguinaldo y otras en sectores obreros muy conflictivos (Villa Constitucin).

    La conclusin que sacamos es sta: Pern sube para modificar los mtodos de dominacin poltica, to ta lmente en crisis, de la dictadura m ilitar, y por la incapacidad de Cmpora para superarla. Usa toda su autoridad para im prim ir un curso de derechizacin y regimentacin, en el marco de la aceptacin de un control de los partidos burgueses y de un rgimen constitucional, que frene el ascenso obrero, sin tener que satisfacer las reivindicaciones. Esta alternativa de dominacin poltica empieza a fracasar y Pern da un paso atrs el 12 de ju nio, esto porque da concesiones que golpean el pacto social y porque tiene que amenazar con su renuncia para controlar la lucha interna dentro del gobierno y de la burguesa.

    La crisis de la poltica da Pern planteaba, objetivamente, su modificacin: el grupo Gelbardyeicampo- rismo, principalmente, presionan por compartir el gobierno con el radicalismo, desplazando a la camarilla de Lpez Rega y de la derecha metalrgica. La diferencia de mtodos de gobierno implica, entonces, el desplazamiento, o de los sectores ultraderechistas o del gruoo de

    Gelbard. Insistimos: para evitar la crisis general que provocara este enfrentamiento, Pern sale con su autoridad, abiertamente, a fallar por encima de las fracciones, congelar la situacin y darse un tiempo de espera.

    CKl f>ERC)"E VA EL ARBITRO __________DEL GOBIERNO EN CRISIS___________

    La muerte de Pern tiene una influencia sustancial en el cuadro de la si' acin de crisis que comienza a esbozarse en el gobierno: Pern, si bien con una autoridad en retroceso, poda jugar un rol activo en la contencin de esta crisis, bien que en ltima instancia no poda solucionarla, por la simple razn de que la evolucin y lucha independiente del movimiento obrero estaba cuestionando el rgimen po ltico burgus en su conjunto. Es decir, la salida a esta crisis slo poda darse, en definitiva, con un enfrentamiento fundamental entre la burguesa y el proletariado, que terminara volcando el equilibrio po ltico drsticamente hacia uno de los lados.

    A diferencia de Pern, Isabelita carece de toda capacidad para intervenir activamente en el disciplina- m iento de las disputas dentro del gobierno. Si Pern deba su carcter de Presidente de la Repblica a su autoridad, su sucesora lo debe a su falta de autoridad. Es por la nula influencia poltica de Isabelita que los distintos grupos burgueses coinciden en defender el respeto a la sucesin constitucional , ya que la entienden incapaz, por s misma, para torcer la balanza en favor de algn sector.

    De un gobierno amenazado por una gran crisis, pero que tena en su centro a un caudillo con autoridad (en retroceso), hemos pasado a o tro amenazado por u- na crisis mayor, que est obligado a oscilar marcadamente porque ha perdido su centro de aglutinamiento. Pero no es la muerte de Pern lo que crea esta situacin de crisis; es bajo el gobierno de Pern que la clase obrera va quebrando el Pacto Social y determinando la crisis de los olanes polticos oficiales. La muerte de Pern a- celera las tendencias objetivas de la lucha de clases en desarrollo. La burguesa est obligada, nuevamente, para salir de la impasse, a buscar una modificacin de sus mtodos de gobierno, de sus planes polticos.

    LA C A M A R ILLA DERECHISTA

    El sector ms amenazado por la ofensiva obrera es la derecha de Lpez Rega y la burocracia metalrgica. Cul es la base poltica y social de este sector?

    Empecemos por responder que la camarilla derechista no responde directamente a ningn sector especial de la clase capitalista. Aunque est bajo el control general del Estado burgus, se trata de un grupo con intereses sociales propios.

    La camarilla derechista tiene su base en la burocra cia del aparato estatal y represivo, y en la burocracia del

    parato sindical. Cuando la burguesa se ve obligada, por el ascenso de las masas, a qobernar por medio, no de sus representantes polticos directos y fieles (Alsoga- ray, Balbn), sino por medio de organizaciones y aparatos capaces de ejercer un mejor control sobre las masas, la burocracia de estos aparatos cobra una fuerza propia, por momentos d e s c o n tro l j , y se alimenta de la u t il izacin de los recursos econmicos que le permite esta situacin de privilegio.

    El grupo de Lpez Rega se apodera del control de una parte del aparato del Estado, gracias a su posicin de privilegio en el grupo que rodea al general Pern. Pern instrumenta a este grupo de elementos desclasados, sin vinculacin con los viejos partidos burgueses, para formar un plantel incondicional que le permita enfrentar las maniobras polticas de los polticos y militares desplazados, y por el o tro enfrentar las amenazas de las organizaciones de la izquierda revolucionaria

    La burocracia metalrgica est vinculada tambin a este proceso. Su posicin especial se deriva del hecho de que ha logrado arribar a un control irrestricto del principal aparato sindical, contra toda ingerencia obrera. Es una verdadera camarilla que se alimenta del manejo de fabulosas sumas de dinero, razn por la que tie ne que defender a muerte esta situacin y ocultar su sa-

    Isabel ita an la primara reunin da Gablente

  • LASITUACION POLITICA DESPUES DE PERONqueo de fondos a los ojos de todo el mundo. Pero, adems, como la burocracia sindical pasa a formar parte de un aspecto clave de la poltica peronista (regimentar al movim iento obrero), su entrelazamiento con ia burocracia del Estado se hace ms fuerte y busca utilizar a ste para la defensa directa de sus posiciones sindicales.

    A esta situacin social de la camarilla de derecha, se agrega la importante funcin poltica que viene a cumplir al servicio de la burguesa. Desde el momento que el propsito fundamental de sta es aplastar el ascenso obrero, cosa que no ha logrado por medio de la represin policial sola, la clase capitalista da manija al desarrollo de la camarilla derechista para que sta se encargue de la represin de los activistas obreros, al margen de todo tipo de control institucional. Es en este punto que se produce la vinculacin entre la polica, la CIA, las fuerzas armadas y la camarilla derechista, creando un poderoso bloque estatal, contra los ms m n imos intentos de democratizacin.

    La camarilla derechista, por su propia naturaleza de secta que se enriquece a expensas del presupuesto nacional y de los fondos sindicales, es h