Newsletter 11 Fundacion Mediadores en Red

download Newsletter 11 Fundacion Mediadores en Red

of 19

  • date post

    27-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    215
  • download

    2

Embed Size (px)

description

NEWSLETTER 11 - FUNDACION MEDIADORES EN RED

Transcript of Newsletter 11 Fundacion Mediadores en Red

  • Fundacin Mediadores en Red N 11; 2013

    NEWSLETTER DE LA FUNDACIN MEDIADORES EN RED

    Estimad@s amig@s, nuevamente nos ponemos en contacto con Uds. para compartir las siguientes informaciones sobre temas relacionados con el abordaje pacfico de conflictos.

    (Por consultas o inscripciones, remitirse a las pginas o correos correspondientes).

    Esperamos que disfruten de esta nueva entrega. Nuestra imagen de tapa es una de las muchas variantes del MNDALA DE LA PAZ. Los mndalas son diagramas o representaciones esquemticas y simblicas del macrocosmos y el

    microcosmos. Estructuralmente, el espacio sagrado (el centro del universo y soporte de concentracin), es generalmente representado como un crculo inscrito dentro de una forma cuadrangular. A partir de los ejes cardinales

    se suelen sectorizar las partes o regiones internas del crculo-mndala. Es muy probable que esta universalidad de las figuras mandlicas se deba al hecho de que las formas concntricas

    sugieren una idea de perfeccin (de equidistancia con respecto a un centro) y de que el permetro del crculo evoque el eterno retorno. El mndala es una representacin tambin de nuestra Red: con eje den la Paz y con un permanente

    retorno a seguir el camino de la excelencia en la mediacin.

    ARTCULOS DE MEDIACIN Y OTROS MARCS

    EL DERECHO HUMANO A LA PAZ COMO NUEVO

    DERECHO HUMANO EMERGENTE

    Un recurso universal para construir la Paz

    por Mara Gabriela RODRGUEZ QUEREJAZU y Mario Jorge YUTZIS 1

    Como elemento introductorio a esta breve reflexin compartida, quisiramos sealar que existe hoy una visin

    bastante extendida acerca de que el descubrimiento de la concepcin y la prctica de los derechos llamados Derechos Humanos, hace referencia a la condicin misma del ser humano independientemente de sus cualidades particulares como por ejemplo: rango social, etnia, lengua, linaje, fuerza fsica, intelectual o moral, virtud, o talento, factores por medio de los cuales los seres humanos nos diferenciamos unos de los otros. Precisamente, su elevacin al estatuto de

    1 Mara Gabriela Rodrguez Querejazu (Argentina). Pedagoga, mediadora, especialista en gestin de conflictos comunitarios e

    interculturales, facilitadora de Procesos de Dilogo y Construccin de Consenso, profesora universitaria, formadora de formadores, Master en PNL y Coach Ontolgico. Co- autora de Mediacin x 7, Las vctimas de las drogas y Mediacin Comunitaria. Conflictos en el escenario social urbano. Embajadora de Paz, distincin otorgada por Mil Milenios de Paz y la Fundacin PEA. Miembro fundador de Mediadores en Red, Presidenta de Diseo Comunitario Asociacin Civil, Socia fundadora de IDPAZ y actualmente es Directora del Instituto de Mediacin y Cultura de Paz de la Universidad Siglo 21. Email: gabirq@arnet.com.ar Mario Jorge Yutzis (Argentina). Dr. en Filosofa de la Universidad de Estrasburgo. Profesor Emrito del Instituto Universitario ISEDET. Antiguo Presidente y Miembro del Comit de Naciones Unidas para la Eliminacin de la Discriminacin Racial. Actual Vicepresidente de Movimiento Internacional contra la Discriminacin y el Racismo y miembro de la Asociacin Espaola para el Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Email: marioyutzis@arnet.com.ar

  • Fundacin Mediadores en Red N 11; 2013

    principios fundamentales a la legislacin del orden social junto con los correspondientes pactos internacionales concomitantes, marcan ciertamente un momento esencial de la conciencia occidental.

    Esto no obsta para indicar tambin, que la vastedad y complejidad de la problemtica de los Derechos Humanos, requiere mltiples conocimientos y herramientas para su realizacin. Todo nuevo Saber que complemente y mejore su teora y prctica resulta indispensable, particularmente frente a la complejidad y las contradicciones de la cultura y la sociedad en sus cambios histricos.

    En este aspecto, el desarrollo progresivo del derecho internacional contemporneo ha favorecido la aparicin en escena de nuevos derechos humanos llamados derechos de solidaridad. Entre ellos, los Estados ya han codificado el derecho humano al desarrollo. (Asamblea General, res. 41/128, de 4 de diciembre de 1986). Por su parte, la sociedad civil ha desarrollado en los ltimos aos el derecho humano a la paz, a partir de la Declaracin de Luarca sobre el Derecho Humano a la Paz, aprobada el 30 de octubre de 2006 por un Comit de personas expertas, espaolas y latinoamericanas.

    En ambos casos se pone de relieve la indisoluble relacin de los derechos de solidaridad emergentes con los derechos humanos que hace ya 61 aos reconocieron tanto la Declaracin Universal de Derechos Humanos, como la Declaracin Americana de Derechos y Deberes del Hombre. Derechos que la Declaracin y Programa de Accin aprobados por la segunda Conferencia Mundial de Derechos Humanos, celebrada en Viena en 1993, caracteriz sin ambages como universales, indivisibles e interdependientes, incluido el derecho al desarrollo.

    La paz ha sido reconocida, de todas maneras, como un valor universal, la razn de ser de las Naciones Unidas y un prerrequisito y consecuencia para el disfrute de todos los derechos humanos. Esta nocin holstica de PAZ va ms all de la estricta ausencia de conflictos armados y est relacionada con el desarrollo de los derechos civiles, polticos, econmicos, sociales y culturales de los pueblos e individuos como una condicin para la satisfaccin de las necesidades bsicas de los seres humanos, para la eliminacin de toda clase de violencia y para el efectivo respeto de todos los derechos humanos.

    As, todas las situaciones conflictivas - en especial las de carcter armado, pero tambin las de origen social, poltico, cultural, tnico, religioso, econmico, familiar, comunitario etc. - del tipo que sean, ponen sistemticamente en riesgo los derechos humanos civiles, econmicos, sociales, polticos y culturales de las poblaciones involucradas y, por ende, la posibilidad efectiva de una vida digna para millones de mujeres y hombres en muchas partes del mundo.

    Por su parte, Federico Mayor Zaragoza introdujo en el lenguaje de la UNESCO el llamado tringulo interactivo que vincula simultneamente a la Paz, el Desarrollo y la Democracia cuyos vrtices se refuerzan mutuamente y sin los cuales, agregamos, se socava la vida misma.

    Con este gran teln de fondo, la Asociacin Espaola para el Derecho Internacional de los Derechos Humanos AEDIDH, conduce desde 2005, con el apoyo de UNESCO Etxea y el patrocinio de la Generalitat de Catalua, una campaa mundial, entre la sociedad civil para determinar el contenido y alcance del derecho humano a la paz, uno de los derechos emergentes a cuyo reconocimiento internacional aspiramos. Cuatro Declaraciones sobre el Derecho Humano a la Paz preparadas por la sociedad Civil a lo largo de la Campaa mundial de la AEDIDH , Luarca, Bilbao, Barcelona y Santiago de Compostela, se complementan eficazmente para lograr el objetivo ltimo de la campaa: interpretar fielmente los anhelos de Paz de la Campaa que debiera culminar con la codificacin y desarrollo progresivo del Derecho Humano a la Paz, aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas bajo la forma de una Declaracin Universal del Derecho Humano a la Paz que sea fiel a las demandas y

  • Fundacin Mediadores en Red N 11; 2013

    esperanzas de la sociedad civil y cumpla con la propia Carta de la Naciones Unidas y la Declaracin Universal de Derechos Humanos ( en especial el artculo 28 ), ambos instrumentos universalmente aceptados.

    En esta lnea, desde su establecimiento en 2006, el Consejo de Derechos Humanos ha abordado de manera consistente el Derecho a la Paz como derecho emergente del Derecho Internacional de los Derechos Humanos desde una triple perspectiva: como parte integrante del tambin emergente derecho a la solidaridad internacional; como parte del derecho de todas las personas y todos los pueblos a un orden internacional democrtico y equitativo, segn el Art. 28 de la Declaracin Universal de Derechos Humanos y como elemento esencial del derecho de los pueblos a la paz.

    El Consejo de DH tambin reconoci que los llamados derechos de la tercera generacin, estrechamente relacionados con el valor fundamental de la solidaridad, requieren un mayor desarrollo progresivo en el marco de los mecanismos de derechos humanos de las Naciones Unidas a fin de poder responder a los problemas recientes que plantea la cooperacin internacional en esta esfera. Es as que pidi a su Comit asesor la preparacin de elementos en vistas al proyecto de Declaracin y seguir elaborando, directrices, criterios, normas y principios (Prrafo 9 de la res. 9/2 del Consejo DH)

    En el ao 2008 el Consejo de DH desarroll el contenido del Art. 28 DUDH, interpretando las aspiraciones de todos los pueblos a un orden internacional basado en los Principios consagrados en la Carta NU, entre ellos: respeto a los DH, igualdad de derechos y libre determinacin, paz solidaridad internacional, derecho al desarrollo, condiciones de igualdad y sin discriminacin de ningn tipo. (Resolucin 8/5 del Consejo DH, de 18 de junio de 2008, prembulo. Aprobada por 34 votos a favor, 13 en contra y una abstencin (Mxico)

    El 17 de junio del 2010, el Consejo de DH reconoci por primera vez la importante contribucin de la Sociedad Civil al desarrollo del DHP y abri el proceso de codificacin oficial al encargar a su Comit Asesor que redactara una Declaracin sobre el Derecho de los Pueblos a la Paz. Deber saberse que el debate y la votacin de las dos ltimas resoluciones del CDH revelaron nuevamente lo que es sabido: la profunda divisin entre los estados desarrollados y los no desarrollados sobre el tema.

    Este debate sigue en pie de tal manera, que en la ltima reuni