Lopez meza, paulo e.f. la biblia del guerrero ario

download Lopez meza, paulo e.f.   la biblia del guerrero ario

of 59

  • date post

    19-Aug-2015
  • Category

    Spiritual

  • view

    73
  • download

    2

Embed Size (px)

Transcript of Lopez meza, paulo e.f. la biblia del guerrero ario

  1. 1. LA BIBLIA DEL GUERRERO ARIO Paulo E.F. Lopez Meza INDICE TEMTICO PARTE ALFA * NOSOTROS LOS ARIOS * LA SVSTIKA SOLAR * EL DIFUSIONISMO DIVINO * ANIMAL HOMBRE- HOMBRE DIOS * ABRAN, HIJO DE ARIOS PADRE DE ARIOS * DIOSES CON CUERNOS * LOS ARIOS EN AMRICA * EL ICTUS ARIO * LOS DERRIBADORES * LA VIRGEN MADRE, LA MADRE VIRGEN * SATURNO, EL DIOS DEVORADOR * LA BRILLANTE ESTRELLA DE LA MAANA * EL OJO DE LA REVELACIN * BAPHOMETH, EL DIOS DE LA DOBLE FAZ * EL BCULO, EL RAYO DE FUEGO Y LA ESPADA * LA CRUCIFIXION WOTANICA * LA MUERTE Y RESURRECCIN DEL ARIO * EL MUNDO ANTERIOR, EL MUNDO SIGUIENTE * LOS CARNEROS SACRIFICADOS PARTE OMEGA * EL CAMINO PARA EL GUERRERO ARIO * El DEBER
  2. 2. * LA HONESTIDAD * El VALOR * El SOLDADO * El HEROISMO * LA FILANTROPIA * RESPETO A LOS ANIMALES * LA RELIGIOSIDAD * LA RESPONSABILIDAD * GLOSARIO DE TRMINOS Paulo E.F. Lpez , Qu puedo decir de La Obra de este Chileno defensor del nacional socialismo como pocas personas lo han hecho?, ha convertido su fe poltica en una fe religiosa, con la cosmovisin nos presenta una obra a lo menos intrigante, destinada a remover los principios ms bsicos de nuestra sociedad, nuestra historia y nuestra realidad se ven amenazadas por sus escritos, defensor acrrimo de los principios generales de la difusin de la memoria ancestral en la raza, Paulo E.F. Lpez desafa a todos con esta, su primera y ms polmica obra, polmica, intrigante, audaz, un libro para ser adorado o quemado en la hoguera, pero que sin duda no dejar a nadie inmvil, remueve los sentimientos ms ntimos del ser, nos transporta a lugares lejanos, mticos, de tiempos olvidados en nuestra mente pero presentes en nuestra sangre. Esta es la nueva Biblia para los Arios, las nuevas revelaciones a nuevos apstoles, en libro para dentro de 300 0 500 aos ms, un libro que en el futuro est, junto con una espada en las nuevas iglesias, en la nueva religin en la de la muerte del hombre y renacimiento del ario. Paulo E.F. Lpez es un misterio para m, como lo es para muchas personas, existe o es la voz que se mueve electrnicamente a travs de ordenadores? ...Es la nueva voz del inconsciente colectivo ario que se comunica con nosotros?, aunque le conozca alguna vez, pues jams le he visto ni conocido en persona, pero me sent complacido cuando me pidi una introduccin para su obra, solo he recibido sus obras, nunca sabr si estoy frente a una persona o un ser electrnico que es la voz que clama en los desiertos... William O. Pleyto DATOS DEL AUTOR Paulo E.F. Lpez Meza, Ingeniero comercial, Tarotista y lector de las Runas naci en un pequeo pueblo del sur de Chile llamado Villa Alegre, mayor de 30 aos, tiene tres hijos, es Vegetariano, no bebe y no fuma, ex bajista de una de las bandas precursoras de la msica Skinhead en Amrica del Sur, actualmente divide su tiempo entre la formacin de sus hijos, su trabajo como economista y sus obras escritas, muchas de las cuales aun no han visto la luz, esperando el momento preciso para salir a la luz.
  3. 3. Entre sus temas preferidos estn la historia universal, las leyendas y mitos de Amrica y Europa, y su pasin, la msica Skinhead, especialmente el grupo espaol Divisin 250 y Torquemada 1488. e-mail: knightwolf007@hotmail.com PARTE ALFA Para solo algunos, ustedes se reconocern........... "Solo los seres de las tinieblas se mantienen alejados de la Luz" Juan 1:10 Dedicado a mis hijos VE, CAJ., Paulo SFJ, Adolfo A.A.A. continuadores de la Causa y Lissa T. Paulo E.F. NOSOTROS LOS ARIOS Abrimos los ojos, sentimos la sangre correr por nuestras venas y el aire que inunda nuestros pulmones, despertamos, nada es como antes, nos contemplamos y sabemos la verdad, rompemos las cadenas de hierro de la opresin materialista, somos los hroes de la era oscura!. La horda furiosa del dios Wotan, el fuego de la runa Sieg arde dentro de nosotros, somos los seores de la estrella de la maana, los solitarios peregrinos de las estrellas, los Arios!. Estamos presentes en un mundo extrao, un mundo que est lleno de mitos y leyendas, envueltos en una densa niebla de extraos sucesos, y dentro de la multitud de paradigmas que la historia nos ha entregado existen varios elementos que misteriosamente se han repetido en multitud de culturas, pocas y edades, desde lugares tan distantes como Mozambique, Amrica y el Norte de Europa existe un punto comn, un elemento que se repite, los Divinos arios, los Asen, los seores de la autoridad, "la altura", la presencia de los espritus, la potencia del orden inmaterial, los seres de raza blanca, gigantes, titanes, hroes, Reyes, que fueron maestros constructores, legisladores y legadores de sabidura a multitud de pueblos aborgenes. conos que se repiten con igual intensidad en diversas partes del mundo a travs de los mitos y leyendas de la perdida de divinidad, de un lugar ideal, un paraso, un edn, Asgard, la tierra paradisaca del seor de la montaa, donde los dioses se han encarnado en seres terrestres y han castigado con furia terrible o beneficiado enormemente a la humanidad, existe su presencia en todos los pueblos y lugares de la tierra, pueblos y razas tan diferentes a nosotros como los Tuareg del desierto del Sahara y los Masais de Kenia, del frica negra, que sealan que los dioses engendraron la primera pareja humana en la raza blanca, un pueblo blanco e inmortal, son recuerdos que han prevalecido hasta nosotros, enigmticamente nosotros aun sentimos su presencia en nuestra sangre, persiste El Despertar de tu divinidad, de la memoria ancestral transmitida de generacin en generacin, nuestra concepcin de esta realidad que liberar al dios interno presente en Nuestra raza blanca, Hijos del dios creador que despertarn del sueo que Orfeo nos ha impuesto. Es la sangre contra el oro, el dios contra la bestia, derribndole, triunfando, la muerte ritual del animal en nuestras manos repetida en la simbologa taurina, separndonos, es nuestra resurreccin, nuestra reencarnacin en el dios de nuestros antepasados, y es el dios reencarnado en nosotros, somos los que renacern, los arios.
  4. 4. No somos solo un trmino para designar un lenguaje indoeuropeo extendido por Europa hacia el Este, como nos seala la ciencia tradicional, lo cual a pesar de todo, es un signo inequvoco del origen comn de todas las variantes de la raza blanca de occidente, con la excepcin de los pueblos vascos, cuyo origen lingstico, pero no racial, es distinto. Somos los hijos del pueblo de dominadores del cucaso, de la era dorada, fuimos los dioses en este mundo mucho tiempo atrs, antes que la historia tradicional apareciera, tenemos miles y quizs millones de aos de presencia en esta tierra, nuestro pasado se funde con las nebulosas del origen de las religiones y creencias ancestrales de los pueblos del planeta, herederas muchas ellas del legado de la nica religin de la edad dorada, de la era en que ramos los seores, de la Religare, de La vuelta a unir las cosas, de la restauracin tenemos el espritu de la lucha, dentro de Nosotros, los dioses de la guerra nos han acompaado desde siempre, desatamos la batalla, el tronar de caones, la tempestad del rechinar de las espadas, a antecede a Los seores de la guerra en la batalla constante, en la lucha por establecer un orden y vencer a nuestros peores enemigos, nuestros propios temores al no querer asumir nuestra condicin divina, al abandonar nuestra esencia al mundo material. Retomamos el concepto primario de la raza combativa solar, del hombre dios contra la adversidad, de las maldiciones contra la divinidad en medio de las tormentas, de nuestra sangre clamando por su herencia ancestral.. "No he venido a poner paz, sino espada"....Hasta restablecer el derecho en la tierra" (Is.,42,2-4). El caos es el forjador de este Universo, este mundo, desde el comienzo de la existencia de la materia, desde el Big Bang, el momento de la separacin de la materia, el universo se expande devorando la eternidad hasta que llegue al punto en que se comience a contraer. sin embargo el alto padre, el dios de la luz no ha abandonado este caos continuo a su destino oscuro, as como el demonio captura el alma de los seres, existe un espritu que trasciende la materializacin, el ario, el ser dios, la creacin del verbo, La creacin material imperfecta destinado a generar orden a restablecer el universo de la iluminacin. A pesar del caos constante, las leyes macrocsmicas y microcsmicas tienden a equilibrarse, existen leyes que armonizan la creacin, leyes naturales y fsicas. El Alto padre, el verdadero dos de la luz, no nos ha abandonado, mantiene su magnfica influencia para recordarnos que es posible la salida, la esperanza de la reconstruccin. Es en Europa donde permanece mayormente la raza dominante del Ario, predomina su expresin como la raza blanca, su cuerpo, mientras que en el otro lado del planeta, la Amrica pre hispnica, la Amrica de los dioses blancos, como lo es en la India, permanece el espritu, la religin, los escritos, los recuerdos... la fusin volvera a darse, la nueva crucifixin necesaria ahora para la liberacin de la era del lobo Fenris, el inicio de una nueva poca, a travs de la conquista de Amrica, la mayor prueba para los dioses que regresan, para los buscadores de oro y fama aparente, pero en verdad de la vida eterna y memoria ancestral de los hijos de las columnas de hrcules. Sin embargo la iglesia catlica se encargar de ocultar o destruir todo vestigio de la herencia de los antiguos dioses, solo los iniciados en el mito mantienen y poseen la verdad, ellos son los verdaderos conquistadores de la adversidad los buscadores del oro de la vida eterna, de la fuente de la juventud que buscaba Ponce de Len, del camino de "El dorado", de la ciudad de los csares, la tierra de los majestuosos seores blancos, la Troya del sur de Chile, solo algunos saben la verdad del verdadero sentido de la conquista de las Amricas. Somos los hijos de esos hombres, de conquistadores de la pennsula ibrica, de los guerreros ms mticos de Europa, de los marginados por su fiereza, de l