La voz que rompe el silencio

download La voz que rompe el silencio

of 24

Embed Size (px)

description

La voz que rompe el silencio

Transcript of La voz que rompe el silencio

  • Las palabras de fuego: POR QU SEGUIR

    ROMPIENDO EL SILENCIO

    (En la foto de izquierda a derecha: Teresa Bautista y Felcitas Martnez junto a un grupo de

    jvenes que participaban en el proyecto radiofnico. sta era la cabina de "La voz que rompe el

    silencio"... una imagen tomada el 2008 antes del asesinato de las locutoras)

    M X I C O

  • El espacio y el derecho a emitir las palabras pblicamente estn privatizados. Grandes corporaciones televisivas y radiales se apropiaron del espacio radioelctrico por donde se expanden las seales de transmisin a todo Mxico y el mundo.

    Televisa y Tv Azteca son las dos empresas mexicanas que aparecen entre las compaas de comunicacin ms grandes del planeta. Las familias Azcrraga y Salinas Pliego, aparecen, como grandes potentados de las emporios comunicacionales junto a singulares personajes como Silvio Berlussconi, el primer ministro italiano.

    Televisa, como ejemplo, reportaba que sus ganancias por el segundo trimestre de 2010, haban sido 139 millones de dlares (LA JORNADA, 11 de julio de 2010) Estas ganancias colocan a los dos consorcios ya mencionados entre los negocios en comunicacin, ms rentables segn la Family Business Magazine. Aclarando que ambos o potenciaron sus beneficios, o se crearon con el impulso privatizador del salinismo. (CAMPOS, 2007, TREJO, Comp. 1989).

    Estas empresas han diversificado sus inversiones, es decir, son parte de otras redes del capitalismo mundial: banca privada, electrodomsticos, telefona, fibra ptica, revistas y radio. El Grupo Frmula, por ejemplo, uno de los ms grandes en Mxico, es una experiencia radial del grupo Televisa. Por tanto son ya verdaderas redes del capitalismo mundial.-

    El espectculo, la sangre y la diversin son la forma en que los pulpos mediticos esconden mostrando, o simplemente esconden la realidad. La generacin de la informacin radio televisiva corporativas , salvo algunas honorables pero muy escasas excepciones, es una danza de millones de dlares, que se entremezclan con las noticias de las estrellas del momento. En medio de esa danza millonaria que mueve el negocio meditico, de sus actrices y galanes fabricados en series sin fin, de sus escndalos por negociados polticos, dnde cabe, entonces, la palabra de la gente de abajo?

    No hay sitio. La gente de abajo, no ser nunca estrella, ni personaje central. Los pueblos indgenas, en especial, aparecen en los noticiarios del da, como nota roja o peor an en las series y telenovelas como seres ridiculizables, y esto sucede an cuando stos han tejido rebeliones como la de 1994 (TREJO, s.f.)

    Entonces, desde los lugares ms empobrecidos como Xochistlahuaca o Metlatnoc en Guerrero, en los Altos de Chiapas, en Oaxaca, slo se puede recuperar la palabra tomndola por asalto. Es un aprendizaje histrico: experiencias radiales en todo latinoamrica, televisivas (que son las menos)

  • y las redes en internet, son la forma en que la gente comienza a reconquistar su memoria y sus luchas.

    Precisamente, todas estas experiencias tienen como marca el haber nacido de particulares, dolorosos y/o gozosos tiempos de rebelin: Las cadenas de radios mineras que fueron parte fundamental de la resistencia a las dictaduras en Bolivia, la experiencia de comunicacin guerrillera de Radio Venceremos en El Salvador, el gran esfuerzo de Radio Universidad y Radio Plantn, Radio Insurgente, Radio omndaa, las luchas antiglobalizacin de Seattle que dieron paso a la red mundial de internet Indymedia, pginas de comunicacin alternativa, miles de luchas pequeas que son parte de la energa colectiva desplegada a los diferentes espacios de comunicacin libre y comunitaria.

    Eso es lo que los diferencia de las multinacionales de la informacin: son producto de un proceso colectivo y una forma de asumir una disputa por intervenir en los asuntos pblicos. Son tambin una crtica explcita a la forma en que las grandes corporaciones de la comunicacin construyen las noticias. Cual es la crtica y las propuestas que llevaban, sino, las cientos de manos de las mujeres rebeldes de Oaxaca tomando el canal 9 el 1o de agosto de 2006? Por ltimo, libran una pelea constante contra la violencia del estado y su lgica de negociacin represin.

    Radios comunitarias de pequeos poblados, lugares lejanos para la geografa del poder poltico y meditico, decidieron probar que NO son la nota roja, sino que son pueblos con historia, con sus lenguas, cultura y sus formas de hacer poltica. Con recursos no abundantes, instalaron bocinas de manera muy precaria, en las calles de su barrio o de su comunidad, para emitir en zapoteco, en mixe, en amuzgo, en mazateco, en tzotzil, en triqui.

    Y muchas fueron amenazadas y cerradas, por medio de argumentos leguleyos o por medio de la violencia.

    Es lo que pas en Oaxaca, con Radio Nnadia en Mazatln de las Flores (en la Mazateca) y la toma de sus instalaciones el 2006 por grupos pristas de Ulises Ruz, a pesar de que la radio contaba con un permiso legal de funcionamiento. De la misma manera, se bloque las seales de Radio Plantn la voz de la Seccin XX del Magisterio oaxaqueo, luego, el 7 de abril de 2008 se supo de la muerte de las dos locutoras de Radio Copala: La voz que rompe el silencio.

    2

  • El 2006 y las radios comunitarias

    Aunque existan radios de las comunidades creadas por el Instituto Nacional Indigenista, (INI), que son otra experiencia comunicacional (MONTEJANO, 2009) las radios que surgen por un proceso de lucha tienen una cualidad diferente, con sus propios avances, lmites y desafos. Es lo que sucede en Oaxaca.

    El gobierno del estado constantemente est atacando a las comunidades indgenas. De ah la importancia de establecer una radio comunitaria indgena, para que se unan y tengan una forma de comunicar y organizarse entre s haba afirmado en entrevista Melquades Rosas, colaborador de Radio Nnandia (Ibd.)

    En efecto, para las comunidades que lucharon por tener sus pequeas o grandes emisoras, es fundamental poder transmitir en sus propios idiomas y generar noticias desde su propia voz. Despus del 2006, afirma Zenaida Prez, colaboradora hasta hace poco de Radio Jenpoj en Tlahuitoltepec Mixe (Oaxaca)1, la experiencias de radios comunitarias crecieron, (Entrevista a Zenaida Perez, agosto de 2010), porque las radios comerciales que tienen

    Primera transmisin desde el Canal 9 ocupado por las mujeres oaxaqueas (Foto de Nancy Davies)

    ______________________________________1. Radio Jenpoj junto a Radio Plantn, de manera solidaria, transmitieron los sucesos de la Segunda

    Caravana Betty Cario y Jyri Jaakola, el 8 de junio de 2010. Lo que aconteca a los triquis, se escuch en mixe

    en todas las comunidades donde llega Jenpoj. A su vez, la transmisin en mixe refirindose a San Juan Copala,

    se escuch en todos los espejos y seales de radio y pginas de internet que subieron la seal, para que todo

    Mxico y el mundo, pudiesen enterarse de los acontecimientos de ese da.

    3

  • permisos legales no constituyen una alternativa para las distintas comunidades que viven en toda la hermosa extensin de las montaas, valles y costas en Oaxaca.

    La experiencia de lucha, es una marca imborrable, ms an cuando desde los aos 80 surgi una de las primeras radios comunitarias con impulso de lo que en ese momento era y significaba la Coalicin Obrero Campesino Estudiantil del Istmo (COCEI) en la ciudad de Juchitn (Daria y Santamaria, Narco News, 2006)

    Fueron los jvenes y las mujeres, sobre todo los-las que tomaron en sus manos la iniciativa de conducir programas y aprender los insumos tcnicos necesarios para una transmisin (PREZ, 2009). Piratas, les llaman desde la legalidad a las decenas de radios instaladas en todos los pueblos, pero en el fondo las personas que siguen las seales de sus radios en su propio idioma saben qu es lo legal y qu es lo legtimo, como veremos mas adelante. Un solo transmisor, aunque tenga solo un watt de potencia, es producto de un trabajo en el que varias personas de la comunidad se han movilizado por varios lugares para poder conseguirlo2, lo cual no es igual a las modernas y multimillonarias tecnologas satelitales de las empresas de comunicacin, que, a pesar de llegar a todo el mundo, invisibilizan a las grandes mayoras. El esfuerzo por hacer una radio propia es conocido en cada comunidad, y se reconoce a las personas que impulsan con ahnco la formacin de una radio.

    La 94. 9 FM al airePalabras de fuego: La voz que rompe el silencio

    Bueno, de hecho la creacin de radio comunitaria La Voz que Rompe el Silencio, pues nosotros hemos hecho varias asambleas que pertenecen al Municipio Autnomo. La verdad no hay otra forma, porque nosotros no estamos hablando no nada mas una cuantas comunidades que forman parte del Municipio Autnomo, sino que queremos ampliar las informaciones y todo, tal vez por eso estuvimos analizando una radio comunitaria, a travs de esa radio comunitaria daremos entrevistas, daremos informacin, que avance se est llevando el Municipio Autnomo. Que proyectos se ha llevado a cabo en el Municipio Autnomo.. A travs del radio La Voz que Rompe el Silencio

    As afirma Jos Ramirez Flores, el primer Presidente Autnomo de San Juan Copala, ahora, alejado de ese cargo. En efecto, la radio La Voz que Rompe el Silencio, fue un esfuerzo comunicativo de los jvenes de las comunidades que formaron (y an forman) parte del Municipio Autnomo San Juan Copala, creado ste en enero de 2007. ______________________________________

    2. As comenzaron radios como Jenpoj, con el trabajo incluso de dos generaciones, para impulsar proyectos de radiodifusin. (PEREZ, 2009)

    4

  • El conflicto en la regin triqui baja es aejo y muy complejo porque lo que puede llamarse all tejido comunitario esta cruzado con la existencia de organizaciones polticas que tienen su prop