la alcazaba-6

Click here to load reader

  • date post

    08-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    215
  • download

    1

Embed Size (px)

description

recvista sociocultural

Transcript of la alcazaba-6

  • 1

    mayo 2009 Nmero 6

    La Alcazaba

    Pg.: 2 VALLE DEL JERTE Pg.: 5 LARRA Pg.: 7 LA GUERRA DE AFRICA

    Pg.: 12 ARQUEOLOGIA Pg.: 15 MOROS Y CRISTIANOS Pg.: 21 POESIA

    Pg.: 23 MADRIGAL DE LAS Pg.: 25 ALBACETE , TRADICIN Pg.: 29 EL DIA QUE HACE BUENO

    Pg.: 30 TEMBLEQUE Pg.: 36 RAUMA (FINLANDIA) Pg.: 37 LA COCINA DE SERGIO

    Pg.: 38 CERTAMENES LITERARIOS MAYO-2009

    Revista Sociocultural

    SUMARIO

    Direccin: Alfredo Pastor Ugena,

    Luis Manuel Moll Juan

    Web: www.laalcazaba.org

    Email: [email protected]

    Alcazaba de Mlaga

  • 2

    Blas Esteban Barranco.

    Escritor. Miembro de

    APETEX

    C omo cada ao, en la ltima quincena del

    mes de marzo, centenares de turistas de

    Espaa y del extranjero se dan cita en

    todos los pueblos de la mancomunidad cacerea del

    Valle del Jerte para admirar la explosin de flores de los

    cerezos de la regin.

    Entre las estribaciones de la Sierra de Gredos y

    la ciudad de Plasenca se encuentra la comarca septen-

    trional de la Alta Extremadura de "El Valle del Jerte" -

    el nombre viene del rabe Xerit, que puede significar

    angosto o cristalino. El Jerte es ambas cosas a la vez por

    la cual fluye el ro Jerte, afluente del ro Tajo- Enclava-

    do entre los montes de Tras la Sierra y la Sierra de Tor-

    mantos, que lo separan de la comarca de la Vera y del

    Valle de Ambroz, estas dos sierras superan los 1000

    metros de altitud, en la parte ms al norte del Valle se

    encuentra el pico ms alto de Extremadura, el Calvitero,

    con 2.425 metros de altitud.

    Once municipios y cerca de quince mil habitantes con-

    forman el Valle, Barrado, Piornal l ms alto de Extre-

    madura - Valdastillas, Casas del Castaar, Cabezuela,

    Navaconcejo, Rebollar, El Torno, Jerte, y Tornavacas,

    pueblos con una arquitectura tpica entramada, cuyo

    elemento principal es el mampuesto, edificaciones reli-

    giosas realizadas entre los siglos XVI y XVIII, histri-

    cas plazas y hombres y mujeres con vidas sencillas y

    caractersticas sociales y econmicas similares. Al suro-

    este se encuentra la ciudad de Plasenca que si bien no

    forma parte fsicamente del propio Valle, ha sido tradi-

    cionalmente considerada como su cabeza y mantiene

    aun hoy un importante peso especfico en cuanto a ser-

    vicios y como nudo de comunicaciones

    La agricultura ms del cincuenta por ciento de la po-blacin se dedica a ella- y con especial relevancia el

    cultivo del cerezo representa la principal fuente econ-

    mica del Valle, no debemos de olvidarnos de las fram-

    buesas, castaas, higos, ciruela, grosellas, etc.. Esta gran

    produccin de cerezas ha generado tambin una indus-

    tria de destilados donde se producen licores y otra de

    mermeladas de mucha variedad.

    Foto: Tirso

  • 3

    El desarrollo del turismo ha superado todas

    las previsiones previstas, creemos que es necesario una

    estrategia y planificacin de su desarrollo Todos los

    pueblos han visto en el turismo una nueva lnea de tra-

    bajo, empleo y negocio, alojamientos de todo tipo y

    calidad, hoteles, balnearios, casas rurales.

    La industria del turismo ha entrado fuerte en el Valle,

    queda todava mucho por hacer y son conscientes los

    alcaldes de los pueblos, y todo debe pasar por tres ejes

    bsicos calidad formacin y autenticidad

    Las Cerezas y la Picotas

    Los cerezos se han ido extendiendo por

    todo el mundo durante siglos aunque se

    desconoce dnde se empezaron a

    consumir sus frutos por vez primera.

    En Asia Menor han existido grandes

    extensiones de cerezos desde la an-

    tigedad. Para los griegos, las cerezas simboliza-

    ban la belleza. Por su parte, los romanos fueron

    los que extendieron su cultivo en Europa.

    El cerezo tiene gran importancia en muchos pa-

    ses, por ser cada da mayor la demanda en los

    mercados y por la industria conservera. Los pases

    de mayor produccin son Rusia, Estados Unidos,

    Alemania, Italia, Francia y Espaa.

    Las variedades principales corresponden a cerezas

    sin pendnculo genricamente conocidas como

    "picotas. A este grupo pertenecen las "Ambruns","Pico Negro","Pico Limn Negro" y "Pico Colorado". En variedades con pednculo se incluyen "Navalinda", "Buriat" y "Van". El color

    de los frutos es rojo, ms o menos intenso, depen-

    diendo de la variedad. Predominan, no obstante,

    las cerezas de color rojo vinoso o prpura y dentro

    de estas, la variedad "Ambruns". Otras varieda-

    des del grupo "picota" presentan un color rojo anaranja-

    do, como "Pico Colorado", y, en menor medida, prpura

    -negro como "Pico Negro" y "Pico Limn Negro . El Valle del Jerte concentra la mayor oferta europea de

    cerezas-se superan los 40 millones de toneladas y sus famosas picotas con propia Denominacin de Origen son originarias de la zona y difcilmente pueden ser pro-

    ducidas en otros lugares.

    La existencia de una amplia gama de variedades, as

    como el extenso calendario de recogida de la fruta son

    posibles gracias a una serie de condiciones climatolgi-

    cas muy especficas de la zona: Diferencias de altitud y

    orientacin de nuestros pueblos. Agua abundante y cris-

    talina. Recursos naturales. Esmero en el trabajo.

    Rio Jerte, a su paso por el valle

    Sierra de Tormantos

    Garganta de los Infiernos

    Foto: Malias

    Foto Rikelme

  • 4

    El camino al Va-lle del Jerte y los Cerezos en Flor

    Por Villacastn y dejando las murallas de vila y Piedrahita, llegamos has-ta El Barco de vila. Ya aqu, hacemos una para-da al pi de su esplndi-do castillo, y seguimos hasta. Bajando al valle hacemos otro alto en el

    camino en Jerte, y ya aqu estamos en pleno corazn del Valle del mis-mo nombre.

    Una vez al ao y por slo unos das, el Va-lle del Jerte ve como sus colinas aparecen nevadas de flores blancas. Cuando empiezan a desaparecer las nieves de las cumbres, otro blanco se extiende por sus laderas: el blanco puro y aromtico de la flor del cerezo. Este milagro es uno de los mejores regalos que la naturaleza nos puede ofrecer cada ao. La floracin de los cerezos se suele producir durante la segunda quincena de marzo y pri-mera semana de abril de cada ao, aunque esta fecha puede variar dependiendo de la climatologa durante los meses de invierno. Suele durar entre 10 y 14 das, en condiciones climatolgicas normales.

    El Valle del Jerte se convierte en un manto

    blanco, parece como si hubiera nevado La floracin de ms de un milln de cerezos convierte este es-pacio en un paraso teido de blanco. Este es el momento, ha comenzado la Fiesta del Cerezo en Flor en el Valle del Jerte - En Japn, esta fiesta se llama el Da del Hanami o Fiesta Anual de la Con-templacin de la Flor del Cerezo- se trata de una celebracin que tiene su origen en el ao 1970. Los atractivos de los Cerezos en Flor del Valle del Jerte son nicos en nuestro pas una maravilla natural y visual que no debemos perdernos en

    Valle del Jerte

    Foto: Luis Navarro

    Castillo de El Barco de vila

  • 5

    Podramos comenzar diciendo que, aparen-

    temente, es slo un insignificante golpe de calendario

    en la eternidad de la existencia; pero han transcurrido

    doscientos aos desde aquel 24 de marzo de 1809,

    cuando, en la madrilea calle de Segovia, edificio de la

    antigua Casa de la Moneda, donde viviera su abuelo,

    doa Mara de los Dolores Snchez de Castro, alum-

    brara a la vida un nio al que pusieran el primer nom-

    bre del padre: Mariano (don Mariano de Larra y Lan-

    gelot), y un segundo muy de cualquier tiempo: Jos.

    Un nio que en su corta existencia de hombre inmorta-

    lizara nombres y apellido (Mariano Jos de Larra) a

    travs de la literatura espaola, principalmente en el

    periodismo.

    Don Mariano de Larra, mdico afrancesado,

    con la prdida del dominio napolenico sobre Espaa,

    ha de emigrar a Francia con toda la familia en 1813, de

    donde no regresaran hasta pasados cinco aos, tras la

    amnista que dictara el monarca espaol. Es muy pro-

    bable que estos cinco aos en tierras galas, dejaran una

    firme huella cultural y de carcter en el nio Mariano

    Jos; pero no es menos cierto que su pubertad y juven-

    tud, recorriendo diversos lugares de Espaa junto a su

    familia y participando por voluntad propia en grupos

    de inquietudes socio/polticas, le serviran al joven lite-

    rato para crearse una personalidad especfica que, al

    verterla sobre las pginas de los diarios y las revistas

    plasmara en el periodismo un inigualable estilo que el

    tiempo ejemplariza y acrecienta.

    Sus juveniles aos de poeta, representa-

    dos por odas y algunos sonetos, como los dos de-

    dicados a nuestra muy amada reina doa Mara

    Cristina de Borbn, al hallarse en cinta, del pri-

    mero de los cuales no me privo en transcribir el

    cuarteto inicial:

    Guarda ya el seno de Cristina hermosa

    vstago incierto de alta dinasta,

    y ya la Patria conocer ansa

    de quin ha de ser madre cariosa.

    Nicols del Hierro

    Poeta

    Jos Gutirrez de la Vega -Retrato de Mariano Jos de Larra, 1837-

    Museo Romntico-Madrid

  • 6

    Pero, sobre todo, epigramas y stiras que,

    dentro de un estilo calificado como poesa til,

    nos han dejado una coleccin que apenas sobrepa-