Gustavo Hoyos Estafa

of 47 /47
REJ – Revista de Estudios de la Justicia – Nº 12 – Año 2010 ENGAÑO EN LA ESTAFA: ¿UNA PUESTA EN ESCENA? 1 Gustavo Balmaceda Hoyos Con la colaboración de Ignacio Araya Paredes ∗∗ 1. Introducción; 2. Algunas notas sobre el engaño; 3. Determinación del engaño jurídico-penalmente relevante: 3.1.- Teoría objetivo-subjetiva; 3.2.- Estafa e imputación objetiva: 3.3.- Estafa como lesión de un derecho a la verdad; 4.-Conclusiones. 1. Introducción En un sistema no alemán de la estafa nadie puede negar que el engaño necesita cierta entidad para ser típico. Tradicionalmente, en este tema los sistemas latinos han optado por el antiguo sistema francés consistente en que el engaño jurídicopenal a efectos de la estafa tiene que determinarse con un muy exigente filtro normativo: la teoría de la mise en scéne. ¿Hoy en día convendrá seguir ciñéndonos a este sistema? A la búsqueda de una posible solución se dirige el presente trabajo. 2. Algunas notas sobre el engaño Ya en la época de la gestación dogmática del delito de estafa eran evidentes las diferencias existentes en la doctrina en relación con este punto, disputa que, en 1 Por ello siguen vigentes las palabras de QUINTANO RIPOLLÉS, 1977, p. 590, al decir: «La entidad del engaño, su cantidad, ha de ser medida no exactamente con cómputos objetivamente cuantitativos, sino en relación con su eficacia operativa. Asunto que de siempre ha dividido la opinión de los tratadistas y que, como tantos otros, está aún lejos de haberse resuelto de modo plenamente satisfactorio».

Embed Size (px)

description

Determinação do engano típico no delito de burla

Transcript of Gustavo Hoyos Estafa

BALMACEDA _13_

REJ Revista de Estudios de la Justicia N 12 Ao 2010 Balmaceda / Araya Engao en la estafa: una puesta en escena? REJ Revista de Estudios de la Justicia N 12 Ao 2010 ENGAO EN LA ESTAFA: UNA PUESTA EN ESCENA? [footnoteRef:86] [86: Por ello siguen vigentes las palabras de QUINTANO RIPOLLS, 1977, p. 590, al decir: La entidad del engao, su cantidad, ha de ser medida no exactamente con cmputos objetivamente cuantitativos, sino en relacin con su eficacia operativa. Asunto que de siempre ha dividido la opinin de los tratadistas y que, como tantos otros, est an lejos de haberse resuelto de modo plenamente satisfactorio. ]

Gustavo Balmaceda Hoyos Con la colaboracin de Ignacio Araya Paredes 1. Introduccin; 2. Algunas notas sobre el engao; 3. Determinacin del engao jurdico-penalmente relevante: 3.1.- Teora objetivo-subjetiva; 3.2.- Estafa e imputacin objetiva: 3.3.- Estafa como lesin de un derecho a la verdad; 4.-Conclusiones. 1. Introduccin En un sistema no alemn de la estafa nadie puede negar que el engao necesita cierta entidad para ser tpico. Tradicionalmente, en este tema los sistemas latinos han optado por el antiguo sistema francs consistente en que el engao jurdicopenal a efectos de la estafa tiene que determinarse con un muy exigente filtro normativo: la teora de la mise en scne. Hoy en da convendr seguir cindonos a este sistema? A la bsqueda de una posible solucin se dirige el presente trabajo. 2. Algunas notas sobre el engao Ya en la poca de la gestacin dogmtica del delito de estafa eran evidentes las diferencias existentes en la doctrina en relacin con este punto, disputa que, en esencia, existe hasta el da de hoy.[footnoteRef:7] En efecto, el debate consiste bsicamente en interpretar a la estafa como un delito que exige una calificacin del engao y cierta diligencia de la vctima,[footnoteRef:8] o como un hecho punible que deba proteger a toda clase [7: Por ello siguen vigentes las palabras de QUINTANO RIPOLLS, 1977, p. 590, al decir: La entidad del engao, su cantidad, ha de ser medida no exactamente con cmputos objetivamente cuantitativos, sino en relacin con su eficacia operativa. Asunto que de siempre ha dividido la opinin de los tratadistas y que, como tantos otros, est an lejos de haberse resuelto de modo plenamente satisfactorio. ] [8: As, la mayora de la doctrina y jurisprudencia chilena. Por todos, ETCHEBERRY, 1998, p. 391 ss, y 406 ss. Asimismo, vase Sentencia del Sexto Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Talca 2002 Facultad de Derecho, Universidad de Chile 351 ]

Abogado (Universidad de Chile). Doctor en Derecho Penal (Universidad de Salamanca, Espaa). Profesor de Derecho Penal y Procesal Penal (Universidad de los Andes). Coordinador del Magster en Derecho Penal de la Universidad de Chile. Estudiante de Derecho (Universidad de Chile). Ayudante de Derecho Penal (Universidad de Chile). de vctimas, problema que en la poca contempornea se trata en el marco de la [footnoteRef:87]victimodogmtica[footnoteRef:9] y en el seno de la teora de la imputacin objetiva[footnoteRef:10] esta ltima seguimos en este trabajo, como veremos. [87: /04/2008; Sentencia de la Corte de Apelaciones de La Serena 17/12/2002; Sentencia de la Corte de Apelaciones de San Miguel 03/12/2007; Sentencias de la Corte de Apelaciones de Santiago 06/12/2007; 31/01/2008; 14/11/2008; Sentencia de la Corte de Apelaciones de Valparaso 08/04/2008; Sentencias de la Corte de Apelaciones de Temuco 30/06/2008; 07/07/2008; Sentencia de la Corte de Apelaciones de Concepcin 07/07/2008; Sentencia de la Corte de Apelaciones de Arica 23/07/2008; Sentencias de la Corte Suprema 21/11/2007; 17/06/2008; jurisprudencia citada en MERA / CASTRO, 2007, p. 252 ss, y 424 ss. ] [9: Sin embargo, hoy por hoy, se afirma que contemplar al delito solamente desde una perspectiva unidireccional ha fracasado, pues se estima que la victimodogmtica se limita a dotar de un nuevo enfoque a la dogmtica, a saber, el de que la vctima puede haber contribuido responsablemente a la configuracin del delito. Dicho con otras palabras, se afirma que nicamente de ella queda una perspectiva que cabe incorporar a un marco ms adecuado, el de la teora de la imputacin objetiva (as, CANCIO MELI, 2001, p. 242 ss, y 254 ss; similar, FERNNDEZ DAZ, 2005, p. 191 ss). ] [10: De esta opinin, pero conforme con una imputacin objetiva de la conducta, PASTOR MUOZ, 2004, p. 99, 101, y 102 ss, donde plantea que, desde un principio, los modos de formular el planteamiento bsico a estos efectos son diferentes, pero responden a una misma concepcin: que la otra cara de la moneda de la calificacin del engao consiste en exigir a la vctima cierta diligencia destinada a desenmascarar la inveracidad, caracterstica que la autora resalta, pues afirma que la adopcin de un modelo de vctima es un punto de vital importancia en la normativizacin del engao. ]

De esta manera, segn algunos la aplicacin de la victimodogmtica a la estafa podra estimarse como un paso adelante, pues introducira la responsabilidad de la vctima en el estudio de la tipicidad, y con ello se favorecera el rechazo del sistema causalista que estimaba al delito como un proceso unilateral de generacin de un resultado lesivo.[footnoteRef:11] [11: Vase CHOCLN MONTALVO, 2000, p. 108 ss. ]

No obstante, la utilizacin del principio de subsidiariedad por parte de la victimodogmtica no parece correcta desde un punto de vista metodolgico.[footnoteRef:12] Entonces, podemos decir que el nico aporte que efectuara dice relacin con llamar la atencin en que las posibilidades de autoproteccin de la vctima podran ser relevantes en la conceptualizacin de la conducta tpica y, con ello, podra ser til para delimitar los mbitos de responsabilidad entre autor y vctima, en relacin con los cuales debera ponerse atencin en un marco ms adecuado, es decir, en el juicio de tipicidad del comportamiento (o segn otra terminologa: en la imputacin objetiva de la conducta).8 [12: En sentido similar, sealando que no puede ser un criterio decisivo, ARZT, 1984, p. 105 ss, donde expone con acierto que, por regla general, la victimodogmtica no puede tener como consecuencia la impunidad, sino una mera atenuacin de la pena. 8 As, PASTOR MUOZ, 2004, p. 117-118. ]

Como consideracin general, tenemos que subrayar que el engao constituye la esencia del delito de estafa,[footnoteRef:13] pues ofrece una ilimitada variedad de ejemplos que son fruto del ingenio y de la picaresca que se da en la vida real y que se incardina en el seno de un pacto o relacin contractual preparada con fin defraudatorio (no se olvide que el popularmente conocido cuento del to, a fin de cuentas, es un contrato).[footnoteRef:14] Inclusive, se ha manifestado que elemento caracterstico del tipo objetivo de estafa y que permite diferenciarlo de los dems delitos contra el patrimonio, puesto que le da fisonoma propia es el engao. Sin su concurrencia no se concibe la estafa, a tal punto que vulgarmente hasta se llega a identificar este requisito con el delito mismo.[footnoteRef:15] [13: Para el estudio de los rasgos criminolgicos del engao en la estafa, confrntese HENTIG, 1980, p. 59 ss, y 123 ss. En este sentido, la jurisprudencia chilena (Vase Sentencia de la Corte de Apelaciones de Valdivia 28/10/1986; Sentencia de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas 27/10/1989; Sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago 20/03/2007; Sentencias de la Corte Suprema 05/06/2006; 26/06/2008). ] [14: En esta direccin, la jurisprudencia espaola y chilena, as, Sentencia del Tribunal Supremo espaol 16/07/1999; Sentencias de la Corte Suprema 05/09/2006; 6/08/2007. ] [15: ROMERO, 2007, p. 109. Similar, ARROYO DE LAS HERAS, 2005, p. 22. ]

En este mismo sentido, el Tribunal Supremo espaol ha expresado las siguientes ideas: (a) La estafa es una maniobra torticera y falaz por medio de la cual el agente, ocultando la realidad, juega dentro de la apariencia para ganar la voluntad del perjudicado, hacindolo creer y aceptar lo que no es verdadero;[footnoteRef:16] [16: Confrntese Sentencias del Tribunal Supremo espaol 17/11/1997; 28/03/2000. ]

(b) El delito de estafa reclama la existencia de un artificio, creado por alguien con objeto de hacer pasar por cierta una situacin que no lo es, como forma de inducir a error a otro que, en virtud de la aceptacin de tal apariencia como real, dispone de algn bien a favor del primero, que se enriquece ilcitamente, con el consiguiente perjuicio patrimonial para el segundo;[footnoteRef:17] [17: Vase Sentencia del Tribunal Supremo espaol 28/01/2005. ]

(c) Es una relacin interactiva montada sobre la simulacin de circunstancias que no existen o la disimulacin de las realmente existentes, como medio para mover la voluntad de quien es titular de bienes o derechos o que puede disponer de los mismos en trminos que no se habran dado de resultar conocida la real naturaleza de la operacin;[footnoteRef:18] [18: Confrntese Sentencia del Tribunal Supremo espaol 23/03/2005. ]

(d) En la estafa el engao es utilizado para producir el error en la otra persona con que se relaciona, que es inducida as a realizar un determinado desprendimiento patrimonial del que, en relacin de causa a efecto, se beneficia el instigador de la operacin;[footnoteRef:19] [19: Vase Sentencias del Tribunal Supremo espaol 20/07/1998; 28/03/2000; 6/07/2004. ]

(e) Supone, en su modalidad genrica, la puesta en marcha de una maquinacin insidiosa por parte del sujeto agente que a merced de su ingenio crea una trama a espaldas del afectado, persiguiendo como resultado final un desplazamiento patrimonial a su favor, en perjuicio de aqul, o de un tercero;[footnoteRef:20] [20: Confrntese Sentencia del Tribunal Supremo espaol 14/01/2003. En el mismo sentido, la jurisprudencia chilena (Vase Sentencia de la Corte de Apelaciones de San Miguel 22/03/1990). ]

(f) En el delito de estafa se ha de quebrar la barrera defensiva constituida por la inicial desconfianza que, en mayor o menor grado, inspira el extrao en cuyas manos se pone lo que nos pertenece;[footnoteRef:21] [21: Vase Sentencia del Tribunal Supremo espaol 3/04/2000. ]

(g) Que el alma de la estafa es el engao, es decir, cualquier ardid, argucia o trato que se utilice para inducir a error y provocar un conocimiento inexacto y deformado de la realidad, que determina a otro a realizar la entrega de un bien o la realizacin de una prestacin, que de otra manera no se hubiera realizado;[footnoteRef:22] [22: Confrntese Sentencia del Tribunal Supremo espaol 8/04/2002. ]

(h) Que posee una gran variedad de manifestaciones concretas, es decir: el engao se concibe con un criterio de gran laxitud, sin recurrir a enunciados ejemplificativos, como se haca en anteriores Cdigos penales, dada la ilimitada variedad de supuestos que la vida real ofrece;[footnoteRef:23] y, [23: Vase Sentencia del Tribunal Supremo espaol 6/03/2000. ]

(j) Afirma tambin el Tribunal Supremo espaol que las modalidades de su aparicin se extienden a un amplio espectro de manifestaciones que abarcan cualquier tipo de ardid, maniobra o maquinacin insidiosa, falacia o mendacidad con que se crea una apariencia de verdad que se despliega sobre la voluntad del sujeto pasivo para provocar el desplazamiento patrimonial.[footnoteRef:24] [24: Confrntese Sentencias del Tribunal Supremo espaol 21/01/2002; 23/10/2002; 28/01/2004. Sin embargo, la jurisprudencia chilena ha sealado, para el caso del artculo 473 CP (que, a nuestro juicio, constituye la llamada estafa residual) no se requiere, a diferencia de lo que ocurre con la estafa tipificada en el artculo 468 CP, de un ardid (Confrntense Sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago 03/01/1986; Sentencia de la Corte de Apelaciones de San Miguel 22/07/1986; Sentencia de la Corte Suprema 12/12/2007; Sentencia de la Corte de Apelaciones de Concepcin 25/01/2008. En contra, Sentencia de la Corte de Apelaciones de Talca 06/08/2007; Sentencia de la Corte de Apelaciones de Valparaso 03/06/2008). ]

As, y en sentido amplio, la jurisprudencia espaola[footnoteRef:25][footnoteRef:88] afirma que para entenderse el concepto de engao debe comprenderse, usualmente, como la accin y el efecto de hacer creer a alguien algo que no es verdad; y asimismo, de forma anloga el Diccionario de la Real Academia estima por tal la falta de verdad en lo que se dice, hace, cree, piensa o discurre, y, por engaar, dar a la mentira apariencia de verdad[footnoteRef:26]. De esta forma, desde una perspectiva jurisprudencial, el engao sera toda afirmacin verdadera de un hecho en realidad falso, o bien, el ocultamiento o deformacin de hechos verdaderos.[footnoteRef:27] [25: En este sentido, Sentencias del Tribunal Supremo espaol 4/02/2002; 5/02/2004. Similar, la jurisprudencia chilena (vase Sentencia de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas 27/11/1989; Sentencia de la Corte Suprema 26/03/2007; jurisprudencia citada por GARRIDO IRACHETA, ] [88: , p. 14). ] [26: Diccionario de la Lengua Espaola. Vigsima segunda edicin. Disponible en www.rae.es (consultado: 17/03/10). ] [27: De forma semejante, sealando que los artificios e insidias del art. 640 CP italiano deben configurarse de manera bastante extensa, se pronuncian la doctrina y jurisprudencia italianas (vase, por todos, FIANDACA / MUSCO, 2005, p. 173-174; PECORELLA, 2006, NM 7; y las sentencias all citadas). ]

En esta direccin amplia del concepto de engao, la jurisprudencia espaola[footnoteRef:28] tambin ha manifestado que el mismo consiste en cualquier tipo de ardid, maniobra o maquinacin, mendacidad, fabulacin o artificio del agente, determinante del aprovechamiento patrimonial en perjuicio de otro, y que es extensivo el concepto legal a cualquier falta de verdad o simulacin, cualquiera que sea su modalidad, apariencia de verdad que determina a realizar una entrega de cosa, dinero o prestacin, que de otra manera no se hubiese realizado. [28: As, Sentencia del Tribunal Supremo espaol 15/02/2005. Diferente, la jurisprudencia chilena, que insiste a nuestro juicio equivocadamente, como veremos en restringir el concepto de engao (Vase Sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago 12/07/2004; Sentencia de la Corte de Apelaciones de San Miguel 26/11/2007; jurisprudencia citada por GARRIDO IRACHETA, 1999, p. 14 ss). ]

Finalmente, el criterio del Tribunal Supremo espaol[footnoteRef:29] para determinar el concepto de engao, junto a la concepcin en sentido amplio a que hemos hecho referencia, en un sentido ms restringido, ha sido la de comprenderlo dentro de las siguientes modalidades: [29: Confrntese, por todas, Sentencias del Tribunal Supremo espaol 5/11/1998; 27/01/1999; 6/05/1999; 13/05/1997; 5/05/1998; 21/10/1998; 1/03/1999; 24/03/1999; 4/05/1999; 2/12/2003; 28/01/2004; 20/07/1998; 5/11/1998; 27/01/1999; 28/04/1999; 6/05/1999; 2/03/1998; 1/12/1999; 9/06/1999; 1/03/1999; 7/05/2004; 6/07/2004; 5/11/2004; 28/01/2005. ]

(a) Como ausencia de verdad, es decir, como la falta de verdad suficiente y bastante para producir el error como conocimiento viciado de la realidad; (b) Como ocultacin de la verdad, sealando que existe tal situacin cuando el autor afirma como verdadero algo que no lo es, o cuando oculta o deforma algo verdadero para impedir que el otro lo conozca; y, en relacin con el problema, asimismo dice que el engao es una maniobra torticera y falaz mediante la cual el agente, ocultando la realidad, juega dentro de la apariencia para ganar la voluntad del perjudicado, hacindole creer y aceptar lo que no es verdadero; (c) Como apariencia de verdad, sosteniendo que el engao consiste en la falsedad o falta de verdad en lo que se dice o hace, en la apariencia de verdad o, en la maquinacin insidiosa desplegada en la voluntad del sujeto pasivo para provocar el desplazamiento patrimonial; o, expresando tambin, que el engao consiste en una asechanza, trampa o aagaza con la que se trata de crear en el sujeto pasivo una sensacin de realidad que no se corresponde con las circunstancias del caso ni con las cualidades o condiciones personales del sujeto activo; y, (d) Por ltimo, como simulacin de lo que no existe o disimulacin de lo que existe, apuntando que el engao consiste en cualquier conducta contraria a la verdad, ya sea por disimular lo que existe o por simular lo que no existe, con tal que la conducta sea adecuada para generar el error de quien realiza el perjudicial acto de disposicin. En esta misma direccin, esto es, en un sentido jurdico-penal ms preciso, puede decirse que el engao consiste en la simulacin o disimulacin capaz de inducir a error a una o varias personas,26 la que en opinin de la jurisprudencia espaola27 debe versar respecto a hechos y no sobre valoraciones.[footnoteRef:30] Nosotros sostenemos, como veremos en este mismo apartado, que puede recaer sobre ambos, siempre y cuando se cumplan los elementos tpicos y dems requisitos de imputacin objetiva. [30: As tambin, ROMERO, 2007, p. 115 ss; BACIGALUPO, 2007, p. 2000; BACIGALUPO, 2007b, p. 166, SUREZ GONZLEZ, 1997, p. 709. Sin embargo, la mayora de la doctrina espaola, en contra, aboga por su aceptacin dentro del concepto de engao, vase, por todos, ANTN ONECA, 1958, p. 64; GONZLEZ RUS, 1986, p. 281; GONZLEZ RUS, 2005, p. 511; RODRGUEZ DEVESA / SERRANO GMEZ, 1995, p. 502; GARCA RIVAS, 2005, p. 27. En Alemania, por su parte, la opinin absolutamente dominante afirma que no se pueden admitir los juicios de valor en el engao a efectos del delito de estafa. As, TIEDEMANN, 1999, NMs 7 ss, donde expresa que los hechos versan sobre algo pasado o presente que se manifiesta en la vida real y que, por eso, pueden probarse. Por ello, apunta que deben excluirse las declaraciones sobre hechos futuros y las meras valoraciones. En el mismo sentido, vase CRAMER / PERRON, 2006, NMs 8 ss, donde manifiestan que un comportamiento engaoso nicamente puede tener como punto de referencia unos hechos, los que definen como todos los sucesos concretos, pasados o presentes, o las situaciones del mundo exterior y del fuero interno con cierta certeza objetiva. Finalmente, estos ltimos autores rechazan como hechos los acontecimientos futuros, pero afirman que los conocimientos cientficos que admiten conclusiones sobre hechos futuros hay que comprenderlos como hechos del presente. ]

En este orden de cosas, el engao en la estafa debe ser la causa[footnoteRef:31] en el sentido de la teora de la condicin de la disposicin patrimonial perjudicial,30 [31: En este sentido, la jurisprudencia espaola manifiesta que se exige un engao antecedente, es decir, que el delito de estafa requiere un engao precedente o concurrente, sealando que es la espina dorsal de la estafa (Vase Sentencias del Tribunal Supremo espaol 30/10/1997; 7/11/1997; 4/02/1998; 17/07/1998; 1/03/1999; 20/01/2004). ]

26 ANTN ONECA, 1958, p. 61. 27 Sobre este punto, el Tribunal Supremo espaol ha afirmado que en el concepto de engao no se comprenden los hechos futuros ni los juicios de valor, porque sostiene que en la medida en que slo los hechos pueden ser verdaderos o falsos, el objeto del engao debe ser en todo caso un hecho. Y as, ha entendido que un hecho es algo que ha ocurrido o que existe, que ha llegado a ocurrir y llegado a ser realidad. En consecuencia, expresa que si el engao se reduce a la afirmacin de un hecho falso o al ocultamiento de un hecho verdadero relevante para la decisin del sujeto pasivo, quedan descartados como objeto de engao los hechos futuros y los juicios de valor, en la medida en la que no son hechos, sin perjuicio de ciertas excepciones admitidas en la doctrina respecto de juicios de valor que comportan afirmaciones tcticas (Vase Sentencia del Tribunal Supremo espaol 5/02/2004). pero, como apuntamos ms atrs, el mismo tiene que necesariamente complementarse conforme con los requerimientos de la teora de la imputacin objetiva. La forma sobre cmo la doctrina ha elaborado los diferentes criterios para esta solucin, la estudiaremos inmediatamente. 3. Determinacin del engao jurdico-penalmente relevante 3.1.- Teora objetivo-subjetiva Debemos manifestar, previamente, en relacin con este problema, que en la bsqueda del engao penalmente relevante tanto la doctrina como la jurisprudencia comparada han seguido un arduo camino.31 As, existen diversas posturas, como la objetivo-subjetiva[footnoteRef:32], otra que recurre a la teora de la imputacin [32: En esta direccin, la jurisprudencia espaola ha sealado que se trata de un doble juicio, es decir, abstracto y concreto, explicando que, ante todo, considerada en abstracto, la maniobra engaosa ha de tener entidad para crear una apariencia de realidad y seriedad en el mundo entre personas de mediana perspicacia e inteligencia; y adems, considerada en concreto, ha de valorarse la persona a la que se dirige el engao, examinando si, en esas concretas circunstancias, el engao es suficiente para mover su voluntad (Vase Sentencias del Tribunal Supremo espaol 4/05/1999; 9/06/1999; 20/03/2000; 24/09/2002; 5/05/2003; 27/06/2003; 26/06/2003; 24/07/2003; 20/01/2004; 2/04/2004; 17/05/2004; 15/02/2005). Asimismo, el Tribunal Supremo espaol ha concluido que, en relacin con la preponderancia de un criterio mixto sobre el particular, consciente la doctrina y la jurisprudencia de la dificultad de esta cuestin, lo que se propone es un parmetro mixto, de forma que sobre una base objetiva de idoneidad general del artificio se tomen en consideracin posteriormente las aptitudes y circunstancias del sujeto pasivo y las atinentes al medio social donde se producen los hechos. Tambin, expresa que ni pueden ser desprotegidas penalmente las personas con una aptitud de diligencia inferior al trmino medio, ni puede entenderse incondicionalmente que el engao es bastante porque en el caso concreto ha producido el error en el sujeto pasivo, pues, de ser as, todo engao lo sera (Vase Sentencia del Tribunal Supremo espaol 6/05/2002). Finalmente, en este sentido, la jurisprudencia espaola se inclina por afirmar que existe entonces una exigencia de proporcionalidad, que ha de ser suficiente y proporcionada para la consecucin del fin propuesto, habiendo de tener adecuada entidad para que en la convivencia social acte como estmulo eficaz del traspaso patrimonial. Asimismo, el Tribunal Supremo espaol ha manifestado que esa idoneidad se valora no slo atendiendo a mdulos objetivos, centrados en la apariencia de seriedad suficiente para convencer a personas de mediana perspicacia y diligencia, sino tambin a las condiciones personales de la vctima (Confrntese ]

30 No se olvide que la teora de la condicin tiene por base el hecho de que es causa del resultado toda condicin que ha intervenido en su realizacin con indiferencia del clculo de su proximidad temporal. Por ello, esta doctrina se conoce tambin con el nombre de teora de la equivalencia, ya que todas las condiciones del resultado se estiman como equivalentes. Buscar un comportamiento que ha condicionado causalmente un resultado se resuelve por medio del uso de la siguiente hiptesis: es causal toda condicin del resultado que, suprimida mentalmente, hara desaparecer el resultado. Para los seguidores de esta concepcin establecer la causalidad como condicin resulta suficiente para afirmar la presencia del tipo objetivo (Vase BERDUGO, 2004, p. 219 ss). 31 Esta discusin debe circunscribirse a aqullos pases que no siguen el sistema alemn en materia de estafa. En efecto, en dicho pas, el filtro normativo no se sita en el mbito del engao, sino en el perjuicio (con un amplio anlisis, vase HERNNDEZ BASUALTO, 2003, p. 160 ss).

objetiva33 a la que adherimos y, por ltimo, existe una renovada modalidad de la lesin de la veracidad[footnoteRef:33] que, con similares o diferentes criterios, tambin acude a la teora de la imputacin objetiva. [33: Debe admitirse, como punto de partida de este tema, que la falta de verdad o inveracidad, no significa la falta de correspondencia entre lo que se piensa y lo que se dice o expresa (o sea, la mentira), sino que la falta de correspondencia entre la verdad y lo expresado (Confrntese PASTOR MUOZ, 2004, p. 55, y 263 ss). ]

As las cosas, hace ya dcadas que la doctrina espaola viene denunciando una amplitud enorme del engao como elemento tpico del delito de estafa, toda vez que se contena una referencia analgica en el Cdigo espaol que hablaba de todo engao[footnoteRef:34]. Sin embargo, esta situacin cambi en 1983, cuando se introdujo la exigencia en la estafa de que el engao sea bastante.[footnoteRef:35] [34: Vase ANTN ONECA, 1958, p. 61 ss; QUINTANO RIPOLLS, 1977, p. 589 ss. Al da de hoy, este sistema se mantiene en Chile (crtico, HERNNDEZ BASUALTO, 2003, p. 160 ss). ] [35: Art. 528 CP espaol, introducido por la LO. 8/1983, de 25 de Junio: Cometen estafas los que con nimo de lucro utilizan engao bastante para producir error en otro, inducindole a realizar un acto de disposicin en perjuicio de s mismo o de tercero. El reo de estafa ser castigado con la pena de arresto mayor si la cuanta de lo defraudado excede de 30.000 pesetas. Si concurrieren dos o ms circunstancias de las expresadas en el art. siguiente o una muy cualificada, la pena ser de prisin menor. Si concurrieren las circunstancias primera o sptima con la octava, la pena ser de prisin mayor. Si concurriere slo alguna de las circunstancias del art. siguiente, la pena se impondr en su grado mximo. ]

Sobre la exigencia de bastante[footnoteRef:36] que conlleva el engao, la jurisprudencia espaola ha manifestado que este concepto no puede servir para desplazar en el [36: De modo similar, el art. 159 ACP exige que el engao sea suficiente, al decir: El que con nimo de lucro y mediante un engao suficiente para provocar error en otro, obtenga que ste realice una disposicin patrimonial con perjuicio propio o de tercero, ser castigado con pena de reclusin menor en su grado mnimo a medio. La pena se podr elevar en un grado cuando el hecho revista especial gravedad, en atencin a la cuanta del perjuicio ocasionado o a los efectos especialmente perjudiciales que tenga para la vctima. Tratndose de perjuicios de nfima cuanta, el tribunal podr prescindir de la pena de reclusin e imponer en su lugar slo la pena de multa de una a diez unidades tributarias mensuales. ]

Sentencias del Tribunal Supremo espaol 30/10/1997; 7/11/1997; 4/02/1998; 24/03/1999; 20/07/1998; 28/01/1999; 4/05/1999; 16/07/1999; 6/03/2000; 1/03/2000; 29/01/2002; 9/06/2003; 16/07/2003; 22/10/2003; 1/03/2004). A su vez, la jurisprudencia chilena ha sealado que el engao debe ser idneo para inducir a error, lo que debe ser considerado objetivamente y, paralelamente, desde la perspectiva subjetiva, momento en el cual deben tomarse en cuenta las condiciones particulares del sujeto pasivo (Confrntese Sentencia de la Corte de Apelaciones de Rancagua 01/08/2008). 33 Por todos, vase BAJO FERNNDEZ, 2004, p. 56 ss; BAJO FERNNDEZ, 2004-b, p. 268269; BAJO FERNNDEZ / PREZ MANZANO, 1993, p. 270 ss; GUTIRREZ FRANCS, 1991, p. 371 ss; TORO LPEZ, 1982, p. 883 ss; GMEZ BENTEZ, 1985, p. 338 ss; PREZ MANZANO, 1995, p. 285 ss; VALLE MUIZ, 1987, p. 52, 138, y, especialmente, 141 ss; QUINTERO OLIVARES, 2000, p. 54; CHOCLN MONTALVO, 2000, p. 79 ss; PASTOR MUOZ, 2004, p. 119 ss, 145 ss, y 167 ss; MAGALDI PATERNOSTRO, 2004, p. 746-747; LVAREZ LVAREZ, 2007, p. 559; ARROYO DE LAS HERAS, 2005, p. 36 ss; NAMER, 2002, p. 51 ss; FERNNDEZ DAZ, 2005, p. 186 ss; REBOLLO VARGAS, 2008, p. 442 ss.

sujeto pasivo del delito todas las circunstancias concurrentes desplegadas por el ardid del autor del delito, de manera que termine siendo responsable de la maquinacin precisamente quien es su vctima. Y, asimismo, afirma el Tribunal Supremo espaol que solamente el engao burdo, esto es, aquel que puede apreciar cualquiera, impide la concurrencia del delito de estafa, porque, en ese caso, el engao no es bastante. Dicho de otra manera, el criterio jurisprudencial consiste en que el engao no puede quedar neutralizado por una diligente actividad de la vctima, porque en caso contrario quedaran fuera del derecho penal aquellos comportamientos que aprovechan la debilidad convictiva de ciertas vctimas los timos ms populares, o el traspaso de aquellos resortes que se fundamentan en el principio de confianza en el trfico mercantil generalmente, los llamados negocios criminalizados[footnoteRef:37]. A mayor abundamiento, el Tribunal Supremo espaol, para explicar el concepto de engao bastante, expresa, en primer lugar, que no todo engao es tpico, y que slo lo es el que es bastante, es decir, el que sea capaz de traspasar lo ilcito civil y penetrar en la ilicitud penal, y adems que sea idneo, relevante y adecuado para producir el error que genera el fraude, capaz de mover la voluntad normal de una persona.[footnoteRef:38] E, igualmente, la jurisprudencia espaola manifiesta, con razn, que es difcil determinar para esto una norma de validez general, sealando que puede admitirse como idneo y de normal eficacia cualquier engao que consista en la falsa expresin de hechos o condiciones que se presenten a la generalidad de las personas como plausibles, razonables y crebles, debiendo observarse para ello las circunstancias concretas de cada caso;[footnoteRef:39] afirmando que para estos trminos, deben tenerse presente los siguientes criterios bsicos: [37: Confrntese Sentencia del Tribunal Supremo espaol 1/03/2004. ] [38: Vase Sentencias del Tribunal Supremo espaol 21/01/2002; 23/10/2002; 28/11/2002; 8/04/2003; 20/01/2004; 28/01/2004; 25/03/2004; 15/02/2005; 17/02/2005; GARCA RIVAS, 2005, p. 23; REBOLLO VARGAS, 2008, p. 440 ss. ] [39: Confrntese Sentencias del Tribunal Supremo espaol 21/01/2002; 12/02/2004. ]

(a) El engao ha de entenderse bastante cuando haya producido sus efectos defraudadores, logrando el engaador, mediante el engao, engrosar su patrimonio de manera ilcita, o lo que es lo mismo, es difcil considerar que el engao no es bastante cuando se ha consumado la estafa;[footnoteRef:40] y, [40: Vase Sentencias del Tribunal Supremo espaol 24/04/2002; 12/02/2004. 42 Vase Sentencia del Tribunal Supremo espaol 28/11/2002. ]

(b) El engao bastante, en principio, es aqul que es suficiente para provocar el error de otra persona al que va destinada, declarando que para la determinacin de lo que deba entenderse por bastante es preciso tener en cuenta las condiciones del sujeto pasivo que recibe el engao para el desapoderamiento de su patrimonio.42

SISTEMA ITALIANO De forma semejante aunque menos exigente, el sistema italiano exige en la estructura de la conducta tpica de la estafa la existencia de artificios o insidias.43 Por artificio, se entiende la simulacin o disimulacin de la realidad apta para inducir en error a una persona a causa de la percepcin de una falsa apariencia; en otras palabras, cada comportamiento efectuado aparentando lo que no existe, y que acte sobre la realidad externa. Por insidia, por su parte, se entiende cada envolvimiento solapado de la psique ajena, apto para causar un error a travs de una falsa apariencia, realizado por medio de un programa ingenioso de palabras destinado a persuadir y a orientar de modo desviante las representaciones y las decisiones ajenas. Finalmente, se dice que la diferencia entre los artificios y las insidias debera ser vista en el diferente grado de intensidad engaadora: la insidia, consistiendo en una maquinacin solapada, causara ms fcilmente la induccin en error que con respecto del artificio, que solicitara actos y palabras idneas a transformar la realidad exterior. Pues bien, es en este espinoso mbito donde surge la concepcin objetivosubjetiva para determinar qu es un engao penalmente relevante, que exige algo parecido a una puesta en escena44 (mise en scne del derecho francs)45 equivalente a lo que el modelo alemn denomina accin concluyente46. Sobre esta doctrina47 43 Confrntese FANELLI, 1998, p. 29 ss; LUCARELLI, 2002, p. 11 ss; MAGGINI, 1988, p. 7 ss; PEDRAZZI, 1955, p. 177 ss; ZANNOTTI, 1993, p. 17 ss; ANTOLISEI, 2002, p. 353 ss; FIANDACA / MUSCO, 2005, p. 172 ss; MANTOVANI, 2002, p. 191 ss; PECORELLA, 2006, NM 4 ss. 44 Esta es la doctrina absolutamente mayoritaria en Chile. Por todos, vase ETCHEBERRY, 1998, p. 394-395, y 407; BULLEMORE / MACKINNON, 2007, p. 73-74; GARRIDO MONTT, 2002, p. 323 ss. As tambin, la jurisprudencia chilena, confrntese Sentencias de la Corte Suprema 17/07/2001; 21/03/1995; 17/07/2001; Sentencia de la Corte de Apelaciones Santiago 30/03/2007; y, las sentencias citadas por MERA / CASTRO, 2007, p. 256; y por SILVA SILVA, 2005, p. 353. En contra, por todos, MERA FIGUEROA, 2001, p. 58 ss, y 256 ss (aunque aceptndola para el art. 468 CP); POLITOFF / MATUS / RAMREZ, 2005, p. 431; HERNNDEZ BASUALTO, 2003, p. 160 ss; YUBERO, 1993, p. 99 ss; FERNNDEZ DAZ, 2005, p. 184 ss. 45 Clsico partidario de esta doctrina es CARRARA, 1987, 2344, al exponer que para haber estafa se requiere algo material, una especie de aparato escnico. Seala tambin que hay que distinguir entre mentira y artificio. La mentira, en su opinin, no es delito, porque estima que nadie debe creer fcilmente en las palabras ajenas. En cambio el artificio s lo sera, cuando no tiende a una burla inocente sino a un injusto despojo. En la misma lnea, ANTN ONECA, 1958, p. 61, afirma que la mentira no es delito porque no se debe creer fcilmente en las palabras de otros. Manifiesta que lo que la ley proscribe es una maquinacin, es decir, una mise en scne cuyo objetivo sea dar crdito a la mentira. Por ltimo, partidario tambin de esta propuesta, BUSTOS RAMREZ, 1991, p. 190, agrega que el engao supone un ardid, una determinada maquinacin o simulacin por parte del sujeto que implica que se requiera ms que una simple mentira (Similar, MESTRE DELGADO, 2005, p. 281) En contra, por todos, MUOZ CONDE, 2007, p. 423; QUINTANO RIPOLLS, 1977, p. 596-597; VIVES ANTN / GONZLEZ CUSSAC, 1996, p. 1224; VIVES ANTN / GONZLEZ CUSSAC, 2004, p. 481; ROMERO, 2007, p. 121; VALLE MUIZ, 1987, p. 144-145. 46 Vase BAJO FERNNDEZ, 2004, p. 33; BAJO FERNNDEZ, 2004-b, p. 25-251; BAJO FERNNDEZ / PREZ MANZANO, 1993, p. 275. 47 As, CRAMER / PERRON, 2006, NMs 14 ss; TIEDEMANN, 1999, NMs 28 ss, donde tambin dice que una accin concluyente se deduce a partir de una accin o del conjunto de las mismas que

podemos decir que la misma existe cuando el autor no manifiesta expresamente el engao pero lo declara con su comportamiento, siendo decisivo que el valor declarativo del mismo lo tiene la accin completa del autor segn el punto de vista del trfico jurdico, que debera determinarse mediante criterios objetivos respecto al tipo de negocios en el caso concreto.48 As las cosas, para la concepcin objetivo-subjetiva, debemos manifestar que el engao se mide, en primer trmino, como no poda ser de otra manera de forma objetiva,[footnoteRef:41] exigiendo que la maniobra fraudulenta tenga un aspecto de seriedad y realidad suficiente para defraudar a personas de mediana perspicacia y diligencia (esta entidad del engao es la que permite excluir del delito de estafa las hiptesis del pago a un curandero o brujo para obtener determinados fines)[footnoteRef:42] [footnoteRef:43]. No obstante, debido a que en la estafa se requiere por parte del engaado cierta credulidad, confianza y buena fe, la concepcin en examen apunta que hay que completar este proceso con un mdulo subjetivo que determine la idoneidad del engao en funcin de las condiciones personales del sujeto pasivo52. Es decir, lo [41: Sobre esto, el Tribunal Supremo espaol ha afirmado que objetivamente debe ser valorado como bastante para producir error aquella maquinacin engaosa que adopte apariencias de veracidad y de realidad creble por la media de las personas (Confrntese Sentencias del Tribunal Supremo espaol 24/04/2002; 14/05/2002; 27/05/2002; 28/11/2002 ; 12/03/2003; 7/04/2003; 21/04/2003; 22/05/2003; 27/11/2003; 5/12/2003; 22/09/2004. ] [42: La Sentencia del Tribunal Supremo espaol 2/02/2007 marca un hito fundamental. En efecto, seala que en el mundo intercomunicado del siglo XXI, nicamente en un supuesto realmente excepcional puede ser reprensible penalmente el supuesto engao que comporta confiar en la quiromancia. Tras esta sentencia, las argucias basadas en apuestas irresponsables a los supuestos poderes especiales de los curanderos, asentadas en la supersticin popular, pasan del plano de la represin penal a la civil. La sentencia llama ms la atencin si atendemos las circunstancias lastimosas en las que quedaron los engaados (abocados a la ruina y vctimas de enfermedades). En consecuencia, lo que en la resolucin se considera de mayor protagonismo, ms que las consecuencias del timo, es la entidad del engao, contrastado con las circunstancias subjetivas del que sufri el ardid y las objetivas de la sociedad en la que se produjo (con mayor detalle, vase GUDN RODRGUEZ-MAGARIOS, 2007, passim). ] [43: As, GONZLEZ RUS, 1986, p. 265). En contra, VILA MAYO, 1984, p. 965 ss; VILA MAYO, 1988, p. 15 ss; VILA MAYO, 1991, p. 5790 ss, para quien, pese a aceptar un modelo objetivoindividual en la determinacin del engao, a ste lo considera como preeminentemente subjetivo, situndolo en el mbito de la conducta comunicativa y, por ello, estima necesaria su proyeccin en las normas de la comunicacin del lenguaje; tambin, QUINTANO RIPOLLS, 1977, p. 590. 52 As, el Tribunal Supremo espaol ha expresado que subjetivamente entran en juego el principio de la buena fe y las condiciones personales del sujeto engaado, que por su incultura, situacin, edad o dficit intelectual, es ms sugestionable, lo que significa que la condicin de bastante se debe ]

integran el comportamiento del autor; BACIGALUPO, 1994, p. 187-189; BAJO FERNNDEZ, 2004-b, p. 2003; BACIGALUPO, 2007-b, p. 170. 48 Finalmente, sobre este problema es muy ilustrativo tener presente a VALLE MUIZ, 1986, p. 866-867, cuando seala que el silencio bajo determinados condicionamientos puede estimarse como una verdadera manifestacin de voluntad, dando como ejemplo el de quien en un restaurante come y no paga, engaa, no por haber omitido su falta de dinero, sino porque el entrar en el lugar y pedir un cubierto daba a entender su capacidad y disposicin al pago (siempre poniendo atencin en los usos y sectores del trfico). que se trata de buscar en la idoneidad del engao es si el error se ha debido al engao o, por el contrario, a algn comportamiento negligente de la vctima, pues en estos ltimos casos, estiman debe negarse la relacin de causalidad y, por lo tanto, el carcter idneo del engao.53 En relacin con estos problemas, que interesan al trasnochado debate de la diferenciacin entre el fraude civil y penal-,54 creemos que al engao se le ha dado un protagonismo exagerado, ya que, a fin de cuentas, el debate de la distincin de ilicitudes ser, en definitiva, un problema de tipicidad55 que tendra que solucionarse conforme a los elementos hermenuticos tradicionales y, como se sabe, los tipos penales tienen que cumplir un objetivo poltico-criminal determinado, que tendra que delimitarse conforme a una interpretacin teleolgica. Dicho con otras palabras, al engao se le ha otorgado un protagonismo desmedido, ya que no existe un engao civil y otro penal, sino que conductas engaosas que, por cumplir las exigencias tpicas, devienen penalmente relevantes.56 Por estos motivos, pensamos que el problema debe resolverse conforme a los criterios de la teora de la imputacin objetiva, cuyos rasgos esenciales analizaremos a continuacin. 3.2.- Estafa e imputacin objetiva En este trabajo, como ya se ha manifestado, se defiende una delimitacin necesaria del engao tpico en sede de imputacin objetiva, manifestndonos, en este sentido, contrarios a afirmar el rechazo a priori de un engao tpico a efectos del delito de estafa que no implique una puesta en escena.57 valorar intuito personae (Confrntese Sentencias del Tribunal Supremo espaol 24/04/2002; 14/05/2002; 27/05/2002; 28/11/2002; 12/03/2003; 7/04/2003; 21/04/2003; 22/05/2003; 27/11/2003; 5/12/2003; 22/09/2004). 53 Para el estudio de esta postura, vase, BAJO FERNNDEZ, 2004, p. 35 ss; BAJO FERNNDEZ, 2004-b, p. 251 ss; BAJO FERNNDEZ / PREZ MANZANO, 1993, p. 275 ss; PREZ MANZANO, 1998, p. 443 ss; GONZLEZ RUS, 1986, p. 272-273; GONZLEZ RUS, 2005, p. 509; QUINTANO RIPOLLS, 1977, p. 590. 54 Ya en la segunda mitad del siglo XIX, pona de manifiesto que este problema es arduo, y manifestaba que resultaba imposible una delimitacin segura entre ambos ilcitos, GROIZARD GMEZ DE LA SERNA, 1897, p. 7 ss. 55 En el mismo sentido, VALLE MUIZ, 1987, p. 18, 40 y 75; GONZLEZ RUS, 1986, p. 288 ss; QUINTERO OLIVARES, 2000, p. 50 ss; BAJO FERNNDEZ, 2004, p. 70 ss; BAJO FERNNDEZ, 2004-b, p. 276; BAJO FERNNDEZ / PREZ MANZANO, 1993, p. 293-294; HERNNDEZ BASUALTO, 2003, p. 158; GARRIDO MONTT, 2002, p. 317-318. 56 As, GUTIRREZ FRANCS, 1991, p. 342. 57 As, por todos, MUOZ CONDE, 2007, p. 423; QUINTANO RIPOLLS, 1977, p. 596-597; VIVES ANTN / GONZLEZ CUSSAC, 1996, p. 1224; VIVES ANTN / GONZLEZ CUSSAC, 2004, p. 481; ROMERO, 2007, p. 121; VALLE MUIZ, 1987, p. 144-145; FERNNDEZ DAZ, 2005, p. 186 ss.

Asimismo, previamente creemos que sobre este tema resulta sumamente relevante tener presente que el punto de vista desde el que se observe a la vctima cambia totalmente segn se trate del juicio de imputacin objetiva de la conducta o del resultado. En efecto, si se parte del primer juicio, debe tenerse como base un modelo de vctima para poder de esa manera construir la tipicidad desde un mbito objetivo y, por esta razn, se tiene que dejar de lado las caractersticas de la vctima y del progreso causal. En cambio, en el juicio de imputacin objetiva del resultado que defendemos en este trabajo son importantes las peculiaridades de la vctima: de hecho, debe ponerse atencin en la vctima del caso concreto y en el proceso causal que realmente se origin.[footnoteRef:44] [44: Vase PASTOR MUOZ, 2004, p. 147. ]

De esta manera, no existe entonces unanimidad en torno a lo que se entiende por imputacin objetiva, e inclusive todava existen detractores de este juicio de imputacin (sobre todo, desde la teora final de la accin). Sin embargo, la doctrina espaola dominante entiende que el punto central de atencin es el del juicio de imputacin objetiva del resultado, tanto desde un punto de vista general como en relacin al delito de estafa en particular, partiendo del siguiente supuesto:[footnoteRef:45] asegurada la relacin de causalidad conforme con la teora de la equivalencia de las condiciones, deben agregarse criterios correctores de ndole normativo que exigen la ejecucin de un peligro por parte del autor y, que el mismo, no se encuentre cubierto por un riesgo permitido dentro del alcance del tipo. [45: Confrntese MARTNEZ ESCAMILLA, 1992, p. 41 ss, 125 ss, 172 ss, 265 ss; PASTOR MUOZ, 2004, p. 152, e ibdem, nota 30; ROXIN, 1997, p. 342 ss; MIR PUIG, 2006, p. 357 ss; MIR PUIG, 2005, p. 240 ss. ]

Hemos dicho varias veces que la estafa, en cuanto delito de resultado, debe ser analizada conforme propugna la teora de la imputacin objetiva, y esto se debe, por ejemplo, a que las mismas deficiencias imputadas a las teoras causales en el mbito del homicidio pueden ser objetadas en el mbito de la estafa.[footnoteRef:46] En este sentido, como delito de resultado, la estafa presenta caractersticas especiales que han de tenerse en cuenta al efectuar su examen de imputacin objetiva.[footnoteRef:47] De una parte, el proceso causal que fundar la produccin del perjuicio econmico aparece tpicamente dispuesto en sus hitos cardinales;[footnoteRef:48] y, de otro lado, es un delito que demanda la participacin de la vctima en el transcurso ejecutivo.[footnoteRef:49] [46: Vase PREZ MANZANO, 1995, p. 285-286. ] [47: As, el Tribunal Supremo espaol ha dicho, sobre la aplicacin de la teora de la imputacin objetiva en el delito de estafa, en general, que en el mismo no basta para realizar el tipo objetivo con la concurrencia de un engao que causalmente produzca un perjuicio patrimonial al titular del patrimonio perjudicado, sino que es necesario todava, en un plano normativo y no meramente ontolgico, que el perjuicio patrimonial sea imputable objetivamente a la accin engaosa, de acuerdo con el fin de proteccin de la norma, requirindose a tal efecto en el art. 248 CP que ello tenga lugar mediante un engao bastante. Por tanto, sostiene que el contexto terico adecuado para resolver los problemas a que da lugar esta exigencia tpica es el de la imputacin objetiva del resultado (Confrntese Sentencia del Tribunal Supremo espaol 15/02/2005). A su vez, la jurisprudencia chilena, en un fallo reciente, ha manifestado que el engao tpico requiere haber generado un riesgo idneo o tpicamente relevante (analizado ex ante y conforme al hombre medio), al bien jurdico propiedad, imputable objetivamente al actuar doloso del sujeto activo (Confrntese Sentencia del Segundo Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago 16/05/08). ] [48: Confrntese LPEZ BARJA DE QUIROGA, 1990, p. 219 ss. ] [49: En efecto, en relacin con esto, la jurisprudencia espaola seala que si el sujeto activo conoce la debilidad de la vctima y su escaso nivel de instruccin, aquellos engaos que en trminos de normalidad social aparecen como objetivamente inidneos, sin embargo, en atencin a la situacin del caso particular, aprovechada por el autor, el tipo de la estafa no puede ser excluido. Tambin, manifiesta que cuando el autor busca de propsito la debilidad de la vctima y su credibilidad por encima de la media, en su caso, es insuficiente el criterio de la inadecuacin del engao segn su juicio de prognosis basado en la normalidad del suceder social, pues el juicio de adecuacin depende de los conocimientos especiales del autor. Por ello, ha terminado por imponerse lo que se ha llamado mdulo objetivo-subjetivo, que en opinin del Tribunal Supremo espaol, en realidad, es preponderantemente subjetivo (Confrntese Sentencia del Tribunal Supremo espaol 15/02/2005). ]

En relacin con este problema, podemos decir que de estas ideas pueden desprenderse las siguientes consecuencias:

(a) Los hitos fundamentales del proceso causal del delito de estafa son: de un lado, la preparacin del proceso causal que converger en el perjuicio econmico que nicamente puede originarse por engao. De otra parte, algunas legislaciones representan explcitamente no slo la accin y el resultado, sino que insinan otro eslabn intermedio de la cadena: el acto de disposicin patrimonial.[footnoteRef:50] Ello significa que ste pueda ser examinado como resultado del engao y como condicin del perjuicio;[footnoteRef:51] y, [50: Expresamente se menciona este elemento en los arts. 248.1 CP espaol y 159 ACP. No sucede lo mismo en los arts. 640 CP italiano, 468 y 473 CP chileno, ni en el 263 StGB. No obstante, en estos ltimos pases se estima como elemento esencial, como elemento no escrito (As, vase, en Alemania, WESSELS / HILLEMKAMP, 2007, 13, NMs 514 ss; CRAMER / PERRON, 2006, NM 54; en Italia, FIANDACA / MUSCO, 2005, p. 170, y 178 ss; en Chile, POLITOFF / MATUS / RAMREZ, 2005, p. 418 y 433-434). ] [51: As, PREZ MANZANO, 1995, p. 290 ss. ]

(b) La existencia del acto de disposicin muda a la estafa en lo que la doctrina designa como delito de relacin,[footnoteRef:52] de forma que para el estudio de la imputacin objetiva del resultado no slo tendrn que examinarse las caractersticas del comportamiento del autor el engao, sino tambin las que posea la participacin de la vctima el acto de disposicin realizado por error. Esto concebir como substancialmente relevante el estudio del fin de proteccin de la norma en el delito de estafa.[footnoteRef:53] [52: Vase PREZ MANZANO, 1995, p. 292; MAGALDI PATERNOSTRO, 2004, p. 742 y 748; CODERCH / SILVA SNCHEZ, 1999, p. 99; PASTOR MUOZ, 2004, p. 265. ] [53: As, desde antiguo se viene comprendiendo al delito de estafa, para diferenciarlo del resto de delitos contra el patrimonio, como un delito que se caracteriza por constatarse una cooperacin de la vctima del engao (como hacen, por ejemplo, QUINTANO RIPOLLS, 1977, p. 640 ss; GONZLEZ RUS, 1986, p. 296-297; GONZLEZ RUS, 2005, p. 513). ]

En este sentido, el Tribunal Supremo espaol ha manifestado que, como ltimo estadio de la imputacin objetiva, adquiere especial relevancia en el tipo de la estafa el alcance de la proteccin de la norma, que afirma constituye un criterio fundamental para delimitar el mbito tpico de la estafa y llevar a sus justos trminos el principio de la funcin de proteccin subsidiaria que corresponde al derecho penal.[footnoteRef:54] Asimismo, ha manifestado que de acuerdo con el criterio del fin de proteccin de la norma, no constituye fin del tipo de la estafa evitar las lesiones patrimoniales fcilmente evitables por el titular del patrimonio que, con una mnima diligencia, hubiera evitado el menoscabo, pues como el tipo penal cumple slo una funcin subsidiaria de proteccin y, un medio menos gravoso que el recurso a la pena es, sin duda, la autotutela del titular del bien;[footnoteRef:55] por ltimo, el Tribunal Supremo espaol afirma que no basta para realizar el tipo objetivo con la concurrencia de un engao que causalmente produzca un perjuicio patrimonial al titular del patrimonio perjudicado, sino que es necesario todava, en un plano normativo y no meramente ontolgico, que el perjuicio patrimonial sea imputable objetivamente a la accin engaosa, de acuerdo con el fin de proteccin de la norma, requirindose que ello tenga lugar mediante un engao bastante[footnoteRef:56]. [54: Confrntese Sentencia del Tribunal Supremo espaol 15/02/2005. ] [55: Vase Sentencia del Tribunal Supremo espaol 15/02/2005. ] [56: Confrntese Sentencia del Tribunal Supremo espaol 2/11/2004. ]

En este contexto, en conclusin, al engao lo concebimos como aquella conducta cualquiera que crea un riesgo tpicamente relevante, para cuya idoneidad objetiva bastara con que el mismo genere un riesgo tpicamente relevante de produccin de un acto de disposicin por error que desemboque en un perjuicio patrimonial[footnoteRef:57]. [57: Vase PREZ MANZANO, 1995, p. 299. ]

As, conforme con lo que hemos apuntado, la determinacin de la tipicidad del engao requiere una valoracin de su capacidad para provocar un error y estimular el acto de disposicin patrimonial, acorde con la tesis de la adecuacin, de donde se concluye que se maniobra en este lugar con una doble medida, objetiva y subjetiva, de forma similar a como se concibe el deber de cuidado en los delitos imprudentes. Esta forma de proceder debe renunciarse, y ser suplantada por el juicio de pronstico posterior objetivo, conforme al cual se enjuicia, segn la doctrina espaola mayoritaria[footnoteRef:58], la idoneidad objetiva de una conducta para originar un determinado resultado. [58: En esta direccin, vase VALLE MUIZ, 1987, p. 164 ss, lugar en que explica al juicio de adecuacin del engao como primer elemento de la imputacin objetiva del delito de estafa, sosteniendo la exigencia de no perder de vista las circunstancias verdaderas y especficas del engaado y, afirmando tambin, la idoneidad del engao cuando el autor logra obtener el resultado en virtud de conocimientos individuales que le posibilitan un dominio especial del hecho. No obstante, tenemos que apuntar que el autor no es del todo claro, pues parece que las peculiaridades de la vctima tienen autonoma en el juicio de adecuacin, separadamente del conocimiento que de ellas tenga o pudiera poseer el autor. Asimismo, ubica equivocadamente al principio de autorresponsabilidad, pues el mismo no incide en el juicio de adecuacin, sino en la relacin de ]

Asimismo, conforme a un importante sector de la doctrina espaola,73 habr que efectuar un juicio en relacin con la probabilidad de que el engao la falta de verdad en lo que se dice o se hace con o sin puesta en escena, estimado ex ante, origine un acto de disposicin por error, basndose en las circunstancias conocidas o identificables por el hombre prudente en la rbita social del autor ms los accidentes conocidos o reconocibles por el autor con base en sus conocimientos especficos, lo que no nos parece correcto, como veremos. De esta forma, si una mentira es objetivamente idnea, ex ante considerada, para inducir a error estribar, de un lado, de que una alta cifra de contingencias provocara un error a un hombre medianamente prudente.74 Sin embargo, la doctrina mantiene que hay que perfeccionar el modelo objetivo con uno subjetivo que establezca la idoneidad del engao en funcin de las condiciones personales del engaado.75 En relacin con este problema, quienes sigan la lnea de Prez Manzano76 estimaran que esto no es completamente correcto, por tanto las circunstancias de la vctima nicamente podran ser asumidas en el juicio de adecuacin si son conocidas o identificables por el autor del engao (y as, en los supuestos combatidos habitualmente del nio o el dbil mental, se aseverar la idoneidad del engao si son accidentes indagados y revisables por el autor, lo que suceder en la mayor parte de los casos)77. A continuacin, se constata tambin la circunstancia de que en el delito de estafa es vital el papel de la vctima titular de ciertos deberes de autoproteccin. Incluso, se ha llegado a afirmar que el delito de estafa es un delito de autolesin o de autora mediata, utilizando como base el principio de autorresponsabilidad de la vctima.78 Es decir, se trata de averiguar si la participacin de la vctima de vital riesgo y en lo que l denomina esfera de proteccin de la norma en el tipo de estafa (Vase PREZ MANZANO, 1995, p. 297, nota 46). 73 As, PREZ MANZANO, 1995, p. 293 ss, y 302 ss. 74 As, aunque sin utilizar la terminologa de la imputacin objetiva, analizan el engao conforme a parmetros semejantes, RODRGUEZ DEVESA / SERRANO GMEZ, 1995, p. 507, sealando: En esta relacin de adecuacin han de tenerse en cuenta las circunstancias todas del caso concreto, entre ellas muy especialmente las que aprovecha o artificialmente crea el estafador para que el engao encuentre un terreno abonado por la credulidad, v. gr., en relaciones anteriores sostenidas con el estafado. 75 Por todos, vase VIVES ANTN / GONZLEZ CUSSAC, 1996, p. 1220 ss; VIVES ANTN / GONZLEZ CUSSAC, 2004, p. 480 ss; LPEZ BARJA DE QUIROGA, 1990, p. 223; BAJO FERNNDEZ, 2004, p. 33 ss; BAJO FERNNDEZ, 2004-b, p. 250 ss. 76 PREZ MANZANO, 1995, p. 293, nota 29, y p. 297. 77 En la misma direccin, TORO LPEZ, 1982, p. 884. 78 En este sentido, KINDHUSER, 2002, p. 83 ss. importancia en el delito de estafa distorsiona o no los criterios de imputacin del error, o finalmente del perjuicio, a la conducta de engao.[footnoteRef:59] [59: As, GONZLEZ RUS, 2005, p. 510-511. ]

Segn lo que hemos afirmado poco ms atrs, no creemos como lo hace un sector de la doctrina espaola-[footnoteRef:60] que el engao, desde este punto de vista, ser bastante idneo para producir el error, cuando, examinado ex ante desde la perspectiva de un tercero imparcial, el comportamiento y sus circunstancias especialmente los deberes de autoproteccin que incumben a la vctima supongan el riesgo que despus se concreta en el resultado. Si bien es cierto que, de esta forma, se termina con el problema de la postura tradicional que, partiendo de un examen ex post de la relacin engao-error, casi siempre termina afirmando dicha relacin de causalidad, pensamos que debera exigirse un requerimiento adicional: el fin de proteccin de la norma.[footnoteRef:61] Por ello, el error no debera incluirse en el engao, ya que conllevara el absurdo de desvalorar en el tipo el comportamiento slo en funcin de la diligencia de la vctima, su credibilidad, o educacin. Entonces, la aptitud para generar el error determinar no la existencia del engao, sino, en su caso, su relevancia jurdico penal.[footnoteRef:62] En este sentido, el camino que nos parece ms convincente ser determinar el mbito de proteccin del tipo de estafa, es decir, tendremos que orientar la funcin protectora de la estafa desde el bien jurdico tutelado,[footnoteRef:63] donde se plantea el conflicto del significado de la conducta de la vctima para la delimitacin del alcance del tipo delictivo (as, en este lugar nos parece que no debera exigirse a la vctima la conducta de un hroe o santo, sino que una exigencia mnima dirigida a la autodefensa, cuando sea fcil de evitar el engao por medio de una cmoda conducta dirigida a evitar la lesin del bien jurdico).[footnoteRef:64] [60: Vase PREZ MANZANO, 1995, p. 293 ss, y 302 ss. ] [61: En esta direccin, TORO LPEZ, 1982, p. 883 ss; VALLE MUIZ, 1987, p. 163 y 168-169; CHOCLN MONTALVO, 2000, p. 85 y 94. ] [62: As, GUTIRREZ FRANCS, 1991, p. 343-344. ] [63: Confrntese VALLE MUIZ, 1987, p. 171. ] [64: De esta manera, corresponde al intrprete determinar en qu casos el engaado merece el amparo de acuerdo con el sentido del tipo penal y cundo deben desterrarse del mbito de lo punible los comportamientos frente a los cuales el sujeto pasivo puede fcilmente protegerse a s mismo y en forma razonable (Vase CHOCLN MONTALVO, 2000, p. 108, 111 y 116). ]

Dicho con otras palabras, para concluir y reafirmando lo que ya hemos manifestado estimamos que para buscar si un riesgo cae o no dentro del mbito del fin de proteccin de la norma,[footnoteRef:65] debera ponerse atencin en los deberes de autoproteccin de la vctima, los que dependen de las pautas sociales en el caso concreto y de las relaciones que existen entre el sujeto activo y el perjudicado (como la capacidad y acceso a las posibilidades de autoproteccin, la existencia o no de una relacin de confianza, su debilidad o fortaleza, etc.),[footnoteRef:66] es decir, en relacin al relevante problema del engao y su relacin con el riesgo permitido, ya se ha expresado que para afirmar la tipicidad del engao se requerira que el riesgo creado o incrementado de producir error e inducir al acto de disposicin debera constituir un riesgo no permitido. [65: As, CHOCLN MONTALVO, 2000, p. 120 ss. ] [66: Confrntese CHOCLN MONTALVO, 2000, p. 259 ss. ]

Por otra parte, respecto al problema de si son viables o no como forma de engao los juicios de valor, un sector estima que, al contrario de lo que sucede en el derecho alemn, no lo impedira el derecho espaol vigente.[footnoteRef:67] Segn otros, habr que someter tambin los juicios de valor al juicio de adecuacin, y, por tanto, tienen que analizarse las circunstancias del caso y el conocimiento que de ellas tenga o debiera tener el autor,[footnoteRef:68] y, para otro importante sector de la doctrina espaola, en principio no pueden constituir una modalidad de engao, salvo cuando se siten fuera de la rbita de una mera opinin, pues en esos casos se estara presuponiendo falsamente la existencia de unos hechos, circunstancia que implicara un incremento del riesgo permitido[footnoteRef:69] nuestro parecer lo desarrollaremos un poco ms abajo. [67: A favor, por todos, ANTN ONECA, 1958, p. 61; GMEZ BENTEZ, 1985, p. 343. En Chile, FERNNDEZ DAZ, 2005, p. 190, sealando que no existe ningn dato en la legislacin chilena (equiparndola a la italiana y espaola) que lleve a excluir del mbito del engao tpico a efectos de la estafa, a los engaos consistentes en valoraciones. ] [68: En esta direccin, GMEZ BENTEZ, 1985, p. 343; PREZ MANZANO, 1995, p. 298. ] [69: As, BAJO FERNNDEZ, 2004, p. 43; BAJO FERNNDEZ, 2004-b, p. 257. ]

De otro lado, problemtica resulta la relacin existente entre el engao y la estafa por omisin.[footnoteRef:70] Tradicionalmente discute la doctrina comparada si se puede engaar mediante una conducta omisiva, de manera que pueda considerarse tpica a efectos del delito de estafa. [70: A favor, por todos, vase TIEDEMANN, 1999, NMs 51 ss; GMEZ BENTEZ, 1985, p. 343 ss; GONZLEZ RUS, 2005, p. 511; ROMERO, 2007, p. 124-125; PREZ DEL VALLE, 2005, p. 207 ss; ANTN ONECA, 1958, p. 64-65; RODRGUEZ DEVESA / SERRANO GMEZ, 1995, p. 502; MUOZ CONDE, 2007, p. 424; SUREZ GONZLEZ, 1997, p. 709; CALDERN / CHOCLN, 2005, p. 230; QUERALT JIMNEZ, 2008, p. 456; ETCHEBERRY, 1998, p. 392 y 397; GARRIDO MONTT, 2002, p. 322; POLITOFF / MATUS / RAMREZ, 2005, p. 425; HERNNDEZ BASUALTO, 2003, p. 166, quien acepta nicamente como fuentes de la posicin de garante a la ley y el contrato, sealando que debe excluirse como tal a la buena fe, aunque tenga reconocimiento legal. En contra, por todos, confrntese QUINTANO RIPOLLS, 1977, p. 600; VALLE MUIZ, 1987, p. 172 ss; VALLE MUIZ, 1986, p. 863 ss; MAGALDI PATERNOSTRO, 2004, p. 449 ss; SALVADOR SALVADOR CODERCH / SILVA SNCHEZ, 1999, p. 106 ss; YUBERO, 1993, p. 120 ss; declarando que es muy difcil constatarla, reducindola al mbito civil, vase BAJO FERNNDEZ, 2004, p. 42-43; BAJO FERNNDEZ, 2004-b, p. 256; BAJO FERNNDEZ / PREZ MANZANO, 1993, p. 280 ss. ]

La jurisprudencia espaola se inclina por aceptar estas hiptesis cuando expone que el engao no slo existe cuando se desarrolla una puesta en escena destinada a crear una apariencia de solvencia que en realidad no existe, sino tambin cuando se omiten o escamotean elementos de la realidad cuyo conocimiento hubiera sido decisivo para disuadir a la otra parte de llevar a cabo un determinado contrato.[footnoteRef:71] En el mismo sentido, el Tribunal Supremo espaol ha dicho que la trama engaosa no slo puede construirse sobre actuaciones positivas, encaminadas a formar una apariencia de realidad, que se ofrezca como cebo a los que se intenta defraudar, sino que tambin se presenta como elemento determinante de la estafa en los supuestos en los que, sin haber una actividad idnea para montar un escenario aparente, nos encontramos con una actitud omisiva o de ocultacin de situaciones reales que, si hubieran sido conocidas por las personas a las que va dirigido el ardid, hubieran impedido que stas hicieran el acto de disposicin de su patrimonio propio o cuya administracin y disponibilidad ejerca.[footnoteRef:72] Asimismo, la jurisprudencia en Espaa manifiesta que hay engao por omisin cuando la ocultacin de datos significativos constituye el motor decisivo para que la parte desinformada acceda a realizar o autorizar la prestacin y el consiguiente desplazamiento patrimonial.[footnoteRef:73] Por ltimo, tambin ha dicho el Tribunal Supremo espaol que se da un engao omisivo cuando al autor del hecho le afecta la obligacin, consecuencia de la buena fe contractual, de poner de manifiesto a la otra parte contratante una informacin, deber de informacin que, por ejemplo, es trasgredido al ocultar datos significativos y decisivos en la compraventa de una vivienda que hicieron que la parte desinformada accediera a realizar el negocio jurdico con el consiguiente desplazamiento patrimonial y, que de otro modo, no hubiera celebrado.[footnoteRef:74] [71: Vase Sentencias del Tribunal Supremo espaol 26/02/1999; 18/01/2001; 29/07/2002; GARCA RIVAS, 2005, p. 22 ss. La jurisprudencia chilena ha aceptado que se puede engaar mediante una conducta omisiva para el caso del artculo 473 CP (estafa residual) (Vase Sentencia de la Corte de Apelaciones de Iquique 27/17/2007). ] [72: Confrntese Sentencia del Tribunal Supremo espaol 13/05/2003. ] [73: Vase Sentencia del Tribunal Supremo espaol 2/12/2003; 28/01/2004. ] [74: Confrntese Sentencia del Tribunal Supremo espaol 23/02/2004. ]

Sobre estos temas (omisin y juicios de valor), a nuestro entender, creemos que cualquier comportamiento podra constituir un engao tpico, siempre y cuando satisfaga las necesidades de imputacin objetiva, es decir, que sea idneo para producir error no que produzca un estado de error efectivo[footnoteRef:75], o sea, depender de la admisin o no del estado de error como exigencia tpica, y si cabe o no dentro de la esfera de proteccin de la norma. En este sentido, el engao puede producirse a travs del habla o por medios escritos, por medio de conductas positivas, e incluso a travs de gestos.[footnoteRef:76] [75: As, GMEZ BENTEZ, 1985, p. 333 ss. ] [76: Sobre el particular, nos parece que no cabe formular juicios generales a priori, ya que a fin de cuentas, el desarrollo de la teora del delito determinar, finalmente, lo que es o no penalmente relevante (de manera similar, pero en relacin con los juicios de valor, GUTIRREZ FRANCS, 1991, p. 345-346). ]

Pero, ms all de estas dificultades, en el supuesto que se superen, lo realmente problemtico en la prctica del delito de estafa ser el establecimiento de la posicin de garante de la que debe surgir el deber de informacin frente a la vctima.[footnoteRef:77] [77: Nos parece que de forma general, se imponen en la doctrina las fuentes tradicionales de la ley o reglamentaciones en general y el contrato. Ms problemtico parece efectuar una hiptesis de injerencia, por ejemplo, basada en la participacin en el mercado, lo que redundara en equiparar sin ms la calidad de comerciante con la de garante. Asimismo, alguna vez se ha propuesto el principio de la buena fe como fuente de posicin de garante, pero se lo ha estimado demasiado genrico y vago (sobre este problema, vase TIEDEMANN, 1999, NMs 66 ss; PREZ DEL VALLE, 2005, p. 211 ss, y 217 ss). ]

Debe hacerse presente que si se estima a la estafa como maquinacin (mise en scne), habra que rechazar su posibilidad omisiva y en forma de juicio de valor. Asimismo, y como regla general, en Espaa se observa la tendencia a admitir el engao en el caso de los comportamientos concluyentes como hemos visto, aquellos casos en que de forma tcita se lleva consigo la afirmacin falsa de un hecho-,[footnoteRef:78] y quienes rechazan los dems casos de omisin sostienen que son relegados al mbito civil.[footnoteRef:79] Por ltimo, se reconocera la comisin por omisin cuando el sujeto tuviese el deber jurdico de informar y no lo hace.[footnoteRef:80] [78: Sobre el particular, el Tribunal Supremo espaol afirma que el engao puede ser manifiesto o concluyente, y que existe engao cuando el autor realiza una accin que por su significacin social (accin concluyente) implica la afirmacin de circunstancias que son relevantes para la decisin de la disposicin patrimonial de la otra parte (confrntese Sentencia del Tribunal Supremo espaol 21/10/1998). Asimismo, ha sealado que el engao puede tener lugar no slo a travs de una accin manifiesta, sino tambin por medio de una accin concluyente, es decir, cuando el autor se comporta segn determinados usos sociales y comerciales que implican una afirmacin de ciertas circunstancias (Vase Sentencia del Tribunal Supremo espaol 3/06/2003). ] [79: As, por todos, BAJO FERNNDEZ, 2004, p. 73 ss; BAJO FERNNDEZ, 2004-b, p. 279 ss; BAJO FERNNDEZ / PREZ MANZANO, 1993, p. 280 ss. ] [80: Vase VIVES ANTN / GONZLEZ CUSSAC, 1996, p. 1218 ss; VIVES ANTN / GONZLEZ CUSSAC, 2004, p. 478-479. ]

A esta altura del debate, pensamos que debera afirmarse que el engao aisladamente considerado no aporta criterio alguno para juzgar lo tpico y lo atpico. En este sentido, lo relevante no ser el engao, ni tampoco el engao bastante, sino el engao bastante para producir error en otro, el que deber examinarse, como se ha defendido, de acuerdo a los filtros de la teora de la imputacin objetiva.[footnoteRef:81] [81: As, GUTIRREZ FRANCS, 1991, p. 350-352. Similar, GARCA RIVAS, 2005, p. 31 ss. 102 GMEZ BENTEZ, 1985, p. 338. ]

En conclusin, y siguiendo a Gmez Bentez,102 a los efectos de la tipicidad de la estafa, el engao es toda aquella conducta tendente a generar error en otra persona, realizada con fines defraudatorios, e idnea para conseguirlo. Como se puede deducir de lo que hemos manifestado, nos encontramos frente a un tipo legal susceptible de recibir mltiples lecturas y, por ello, lo que signifique la creacin de un riesgo desaprobado o el incremento del riesgo permitido, y lo que diga relacin con el mbito de proteccin de la norma, ser un problema que, al final, se encontrar en manos del intrprete. As, se excluyen de la tipicidad los engaos que generen un peligro jurdicamente irrelevante y aquellos que no incrementen el riesgo inexistente, por ejemplo, cuando nos encontramos frente a exageraciones comunes, inexactitudes socialmente toleradas, o cuando se empleen tpicos habituales en la publicidad. Y para terminar, en relacin con la esfera de proteccin de la norma, algunos autores sostienen que parece dudoso que pueda aportar algo en la estafa,[footnoteRef:82] opinin que, como se afirm ms atrs, no compartimos, pues pensamos que es precisamente el filtro normativo que requiere la estafa para lo que consideramos su correcto tratamiento poltico-criminal. [82: En este sentido, GUTIRREZ FRANCS, 1991, p. 389. ]

3.3.- Estafa como lesin de un derecho a la verdad Desde un punto de vista ms moderno que no seguimos, como veremos-, se pone atencin al hecho de que el engao constituye la lesin de un derecho a la verdad, o la infraccin de un deber de veracidad, es decir, desde esta posicin, se cree que la estafa trata de garantizar un mnimo de verdad en la estructura normativa mercantil.[footnoteRef:83] [83: En esta direccin, por todos, KINDHUSER, 2002, p. 83 ss; PASTOR MUOZ, 2004, p. 167 ss; PASTOR MUOZ, 2006, p. 213 ss; PASTOR MUOZ, 2003, p. 453 ss; SALVADOR CODERCH / SILVA SNCHEZ, 1999, p. 75 ss; MAGALDI PATERNOSTRO, 2004, p. 741742, y 749; BACIGALUPO, 2007, p. 2000; BACIGALUPO, 2007-b, p. 166; PIA ROCHEFORT, 2006, p. 47 ss. ]

Se afirma, a partir de esta concepcin, que el engao para ser penalmente relevante requiere que se haya incumplido el deber de veracidad, que se fija de acuerdo con dos criterios:[footnoteRef:84] un estndar que proviene de la posicin de ambos sujetos, y el otro que emana de las conductas de los sujetos que reconceptualicen los deberes de fidelidad iniciales. De esta manera, sin acudir al nexo causal que se estima trasnochado, se dan respuestas efectivas a las hiptesis en que el engaado infringe sus deberes de autoproteccin, o cuando es estructuralmente ms dbil. [84: Confrntese, por todos, PASTOR MUOZ, 2004, p. 168, y 217 ss; PASTOR MUOZ, 2006, p. 213-214; PASTOR MUOZ, 2003, p. 461 ss; SALVADOR CODERCH / SILVA SNCHEZ, 1999, p. 98 ss, 112 ss, y passim; PIA ROCHEFORT, 2006, p. 70 ss. ]

Finalmente, podemos decir que esta postura repite con insistencia que el derecho a la verdad no es el bien jurdico protegido en el delito de estafa, y no se libra de la necesidad de una doble medida, como sucede con la teora tradicional dominante en Espaa.[footnoteRef:85] [85: Vase BAJO FERNNDEZ, 2004, p. 42; BAJO FERNNDEZ, 2004-b, p. 256. ]

4.- Conclusiones 1. Al engao se le ha dado un protagonismo extremo, ya que el debate de la distincin de ilicitudes penal y civil al parecer ser, en definitiva, un problema de tipicidad que tendra que remediarse de acuerdo a los elementos hermenuticos tradicionales. 2. El derecho chileno no contiene una definicin general del delito de estafa clsico. Esto es fundamental para asumir una postura sobre el problema. 3. Nos parece lgico que conforme a nuestra idiosincrasia en la determinacin de lo que es un engao tpico el filtro normativo de este hecho punible se site en el engao y no en el perjuicio. No obstante, Por qu la mayora de la doctrina insiste en utilizar la doctrina de la mise en scne? Creemos que la ley no exige utilizar este sistema. En efecto, en nuestro concepto el derecho chileno exige una delimitacin, pero este procedimiento tiene que adecuarse a los tiempos, y por ello tiene que tratarse de un sistema normativo, y el sistema ms coherente a estos efectos es el de la teora de la imputacin objetiva del resultado. 4. La mayora de la doctrina chilena sostiene que el engao en la estafa implicara una relacin directa entre dos personas. Frente a este planteamiento, no debera revisarse el concepto de engao?, toda vez que gracias al sistema chileno sobre el delito de estafa (que no contiene una definicin general del delito), y ante el actual sistema de relaciones jurdico-penal-econmicas, no sera el engao un elemento sumamente cambiante que dependa del ingenio humano? 5. En este sentido, sabemos que el engao se configura a travs de una interpretacin, y esto es obligado en un sistema de la estafa, como es el chileno. Entonces, acaso no ser relevante tener a la vista la realidad social de la poca en que corresponda la aplicacin del engao? 6. Esto es esencial, ya que el propio fundamento que contiene el sistema de la mise en scne consiste en atender a la realidad social del pas, para poderse limitar al engao tpico. Dicho de otra manera, mientras ms exigente sea el filtro normativo al nivel del engao es porque la realidad social no permite otra solucin. No obstante, tratndose de un sistema de control social, no debera tratarse de un sistema que otorgue soluciones efectivas a la realidad jurdico-social contempornea? 7. Por estos motivos defendemos una delimitacin necesaria del engao tpico en sede de imputacin objetiva, declarndonos, en este sentido, contrarios a afirmar el rechazo a priori de un engao tpico a efectos del delito de estafa que no implique una puesta en escena. En este contexto, al engao lo forjamos como aquel comportamiento cualquiera que genere un riesgo tpicamente relevante, para cuya idoneidad objetiva bastara con que conciba un riesgo tpicamente relevante de produccin de un acto de disposicin por error que desemboque en un perjuicio patrimonial. 8. El error no debera incluirse en el engao, ya que conllevara el absurdo de desvalorar en el tipo el comportamiento slo en funcin de la diligencia de la vctima, su credibilidad, o educacin. Entonces, la idoneidad para generar el error determinara, no la existencia del engao, sino, en su caso, su relevancia jurdicopenal. En este sentido, lo importante no sera el engao, ni tampoco el engao bastante, sino el engao bastante para producir error en otro. As, a efectos de la tipicidad de la estafa, el engao sera toda aquella conducta tendente a generar error en otra persona, realizada con fines defraudatorios, e idnea para conseguirlo.

BIBLIOGRAFA LVAREZ LVAREZ, Gregorio: Captulo VI. De las defraudaciones, en Comentarios al Cdigo penal, AAVV, Luis Arroyo Zapatero (et. al.) (dirs.) / Nieto Martn - Prez Cepeda (coords.), Iustel, Madrid, 2007 (LVAREZ LVAREZ, 2007). ANTOLISEI, Francesco: Manuale di Diritto Penale, Parte speciale I, a cura di Luigi Conti, Multa Pavcis, Milano, 2002 (ANTOLISEI, 2002). ANTN ONECA, Jos: voz Estafa, en NEJ, Calos-E. Mascareas (dir.), Tomo IX, Editorial Francisco Seix, Barcelona, 1958 (ANTN ONECA, 1958). ARROYO DE LAS HERAS, Alfonso: Los delitos de estafa y falsedad documental, Bosch, Barcelona, 2005 (ARROYO DE LAS HERAS, 2005). ARZT, Gunther: Viktimologie und Strafrecht, en Monatsschrift fr Kriminologie und Strafrechtsreform, N 67, 1984 (ARZT, 1984). BACIGALUPO, Enrique: Estudios sobre la Parte especial del Derecho penal, Akal, Madrid, 1994 (BACIGALUPO, 1994). BACIGALUPO, Enrique: art. 248, en Comentarios al Cdigo penal, Tomo 3, AAVV, Cndido Conde-Pumpido Tourn (dir.) / Jacobo Lpez Barja de Quiroga (coord.), Bosch, Barcelona, 2007 (BACIGALUPO, 2007). BACIGALUPO, Enrique: Falsedad documental, estafa y administracin desleal, Marcial Pons, Madrid, 2007 (BACIGALUPO, 2007-b). BAJO FERNNDEZ, Miguel / PREZ MANZANO, Mercedes: Cap. VII. Estafa, en Delitos patrimoniales y econmicos, Miguel Bajo Fernndez / Mercedes Prez Manzano / Carlos Surez Gonzlez, Manual de Derecho penal, Parte especial, Editorial Centro de Estudios Ramn Areces, Madrid, 1993 (BAJO FERNNDEZ / PREZ MANZANO, 1993). BAJO FERNNDEZ, Miguel: art. 248, en Comentarios al Cdigo Penal, AAVV, Manuel Cobo del Rosal (dir.), Tomo VIII, Edersa, Madrid, 2004 (BAJO FERNNDEZ, 2004-b). BERDUGO, Ignacio (et. al.): Curso de Derecho penal, Parte general, ediciones experiencia, Barcelona, 2004 (BERDUGO, 2004). BULLEMORE, Vivian / MACKINNON, John: Curso de Derecho penal, Tomo IV, Parte especial, LexisNexis, Santiago, 2007 (BULLEMORE / MACKINNON, 2007). BUSTOS RAMREZ, Juan: Manual de Derecho penal, Parte especial, Ariel, Barcelona, 1991 (BUSTOS RAMREZ, 1991). CALDERN CEREZO, ngel / CHOCLN MONTALVO, Jos Antonio: Manual de Derecho penal. Tomo II. Parte especial, Deusto, Madrid, 2005 (CALDERN / CHOCLN, 2005). CANCIO MELI, Manuel: Conducta de la vctima e imputacin objetiva en Derecho penal. Estudio sobre los mbitos de responsabilidad de vctima y autor en actividades arriesgadas, Bosch, Barcelona, 2001 (CANCIO MELI, 2001). CARRARA, Francesco: Programa de Derecho criminal, Parte especial, Vol. VI (traduccin de Jos J. Ortega Torres y Jorge Guerrero), Temis, Bogot, 1987 (CARRARA, 1987). CODERCH, Pablo / SILVA SNCHEZ, Jess-Mara: Simulacin y deberes de veracidad, Civitas, Madrid, 1999 (CODERCH / SILVA SNCHEZ, 1999). CRAMER, Peter / PERRON, Walter: 263, en Strafgesetzbuch Kommentar, AAVV, Adolf Schnke/Horst Schrder/Peter Cramer (eds.), C.H. Beck, Mnchen, 2006 (CRAMER / PERRON, 2006). CHOCLN MONTALVO, Jos Antonio: El delito de estafa, Bosch, Barcelona, 2000 (CHOCLN MONTALVO, 2000). Al lado de cada obra, entre parntesis, se presenta la forma como aparece citada en el texto. ETCHEBERRY, Alfredo: Derecho penal, Parte especial, Tomo III, Editorial Jurdica de Chile, Santiago, 1998 (ETCHEBERRY, 1998). FANELLI, Andrea: La truffa, Giuffr, Milano, 1998 (FANELLI, 1998). FIANDACA, Giovanni / MUSCO, Enzo: Diritto penale, Parte speciale, Vol. II, Tomo II, I delitti contro il patrimonio, Zanichelli editore, Bologna, 2005 (FIANDACA / MUSCO, 2005). GARCA RIVAS, Nicols: Estructura jurisprudencial del delito de estafa, en Estafas y falsedades (Anlisis jurisprudencial), AAVV, Javier Boix Reig (dir.), Iustel, Madrid, 2005 (GARCA RIVAS, 2005). GARRIDO IRACHETA, Maricarmen: Evolucin y jurisprudencia del delito de estafa en Chile, Memoria de prueba, Universidad de Talca, 1999 (GARRIDO IRACHETA, 1999). GARRIDO MONTT, Mario: Derecho penal, Parte especial. Tomo IV, Editorial Jurdica de Chile, Santiago, 2002 (GARRIDO MONTT, 2002). GMEZ BENTEZ, Jos Manuel: Funcin y contenido del error en el tipo de estafa, en ADPCP, 1985 (GMEZ BENTEZ, 1985). GONZLEZ RUS, Juan Jos: Los intereses econmicos de los consumidores, Instituto Nacional del Consumo, Madrid, 1986 (GONZLEZ RUS, 1986). GONZLEZ RUS, Juan Jos: Delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconmico (V). Las defraudaciones. La estafa, en Derecho penal espaol, Parte especial, AAVV, Manuel Cobo del Rosal (coord.), Dykinson, Madrid, 2005 (GONZLEZ RUS, 2005). GROIZARD GMEZ DE LA SERNA, Alejandro: El Cdigo penal de 1870, Tomo VII, Esteban-Hermanos-Impresores, Salamanca, 1897 (GROIZARD GMEZ DE LA SERNA, 1897). GUDN RODRGUEZ-MAGARIOZ, Faustino: Absolucin de un delito de estafa a una curandera que cobr por comprometerse a curar a un enfermo terminal de cncer (Comentario a la STS de 2 de febrero de 2007), en RLP, N 38, 2007 (GUDN RODRGUEZ-MAGARIOZ, 2007). GUTIRREZ FRANCS, M Luz: Fraude informtico y estafa, Ministerio de Justicia, Madrid, 1991 (GUTIRREZ FRANCS, 1991). HENTIG, Hans von: Estudios de psicologa criminal, III, La estafa (traduccin de Jos mara Rodrguez Devesa), Espasa-Calpe, Madrid, 1980 (HENTIG, 1980). HERNNDEZ BASUALTO, Hctor: Aproximacin a la problemtica de la estafa, en Problemas actuales de Derecho penal, AAVV, Universidad Catlica de Temuco, Temuco, 2003 (HERNNDEZ BASUALTO, 2003). KINDHUSER, Urs: La estafa como autora mediata tipificada (traduccin de Jorge Perdomo Torres), en su: Estudios de Derecho Patrimonial, Grijley, Lima, 2002 (KINDHUSER, 2002). LPEZ BARJA DE QUIROGA, Jacobo [et. al.]: Manual de Derecho penal, Parte especial, II, Akal, Madrid, 1990 (LPEZ BARJA DE QUIROGA, 1990). LUCARELLI, Umberto: La Truffa, Cedam, Padova, 2002 (LUCARELLI, 2002). MAGALDI PATERNOSTRO, M. Jos: Cap. VI. De las defraudaciones, en Comentarios al Cdigo penal, Tomo I, AAVV, CRDOBA RODA, Juan / GARCA ARN, Mercedes (dirs.), Marcial Pons, Madrid, 2004 (MAGALDI PATERNOSTRO, 2004). MAGGINI, Attilio: La Truffa, Cedam, Padova, 1988 (MAGGINI, 1988). MANTOVANI, Ferrando: Diritto Penale, Parte Speciale II, Cedam, Padova, 2002 (MANTOVANI, 2002). MARTNEZ ESCAMILLA, Margarita: La imputacin objetiva del resultado, Edersa, Madrid, 1992 (MARTNEZ ESCAMILLA, 1992). MERA FIGUEROA, Jorge: Fraude civil y penal. El delito de entrega fraudulenta, LexisNexis, Santiago, 2001 (MERA FIGUEROA, 2001). MERA F., Jorge / CASTRO M., lvaro: Jurisprudencia penal de la Corte Suprema, LexisNexis, Santiago, 2007 (MERA / CASTRO, 2007). MESTRE DELGADO, Esteban: Tema 13. Delitos contra el patrimonio y el orden socioeconmico, en Derecho penal. Parte especial, AAVV, Carmen Lamarca Prez (coord.), Colex, Madrid, 2005 (MESTRE DELGADO, 2005). MIR PUIG, Santiago: Derecho penal, Parte general, Reppertor, Barcelona, 2005 (MIR PUIG, 2005). MIR PUIG, Santiago: Estado, pena y delito, Montevideo - Buenos Aires, B de F, 2006 (MIR PUIG, 2006). MUOZ CONDE, Francisco: Derecho penal, Parte especial, Tirant lo Blanch, Valencia, 2007 (MUOZ CONDE, 2007). NAMER, Sabrina: Estafa e imputacin objetiva, Ad-Hoc, Buenos Aires, 2002 (NAMER, 2002). PASTOR MUOZ, Nuria: Consideraciones sobre la delimitacin del engao tpico en el delito de estafa, en El Funcionalismo en Derecho penal. Libro Homenaje al Profesor Gnther Jakobs. Tomo II, AAVV, Eduardo Montealegre Lynett (Coord.), Universidad Externado de Colombia, Bogot, 2003 (PASTOR MUOZ, 2003). PASTOR MUOZ, Nuria: La determinacin del engao tpico en el delito de estafa, Marcial Pons, Madrid, 2004 (PASTOR MUOZ, 2004). PASTOR MUOZ, Nuria: Tema 11. Delitos contra el patrimonio (II), en Lecciones de Derecho penal, Parte especial, AAVV, Jess-Mara Silva Snchez (dir.) / Ramn Ragus i Valls (coord.), Atelier, Barcelona, 2006 (PASTOR MUOZ, 2006). PECORELLA, Claudia: art. 640, en Codice Penale Commentato, a cura di Emilio Dolcini e Giorgio Marinucci, Ipsoa, Vicenza, 2006 (PECORELLA, 2006). PEDRAZZI, Cesare: Ingano ed errore nei delitti contro il patrimonio, Giuffr, Milano, 1955 (PEDRAZZI, 1955). PREZ DEL VALLE, Carlos: El engao omisivo en la estafa, en Curso de Derecho penal econmico, AAVV, Enrique Bacigalupo (dir.), Marcial Pons, Madrid, 2005 (PREZ DEL VALLE, 2005). PREZ MANZANO, Mercedes: Acerca de la imputacin objetiva de la estafa, en Hacia un Derecho penal econmico europeo. Jornadas en honor al profesor Klaus Tiedemann, AAVV, BOE, Madrid, 1995 (PREZ MANZANO, 1995). PREZ MANZANO, Mercedes: Las defraudaciones (I). Las Estafas, en Compendio de Derecho penal. Parte especial, Vol. II, AAVV, Miguel Bajo Fernndez (dir.), Editorial Centro de Estudios Ramn Areces, Madrid, 1998 (PREZ MANZANO, 1998). PIA ROCHEFORT, Ignacio: Fraude de seguros, Editorial Jurdica de Chile, Santiago, 2006 (PIA ROCHEFORT, 2006). POLITOFF, Sergio / MATUS, Jean Pierre / RAMREZ, M Cecilia: Lecciones de Derecho penal chileno, Parte especial, Editorial Jurdica de Chile, Santiago, 2005 (POLITOFF / MATUS / RAMREZ, 2005). QUERALT JIMNEZ, Joan J.: Derecho penal espaol, Parte especial, Atelier, Barcelona, 2008 (QUERALT JIMNEZ, 2008). QUINTANO RIPOLLS, Antonio: Tratado de la Parte especial del Derecho penal, II, Editorial Revista de Derecho Privado, Madrid, 1977 (QUINTANO RIPOLLS, 1977). QUINTERO OLIVARES, Gonzalo: Mitos y racionalidad en el delito de estafa (Apuntes sobre el significado prctico de la antijuridicidad), en RDPP, N 3, 2000 (QUINTERO OLIVARES, 2000). REBOLLO VARGAS, Rafael: Engao en el delito de estafa, en Diccionario de Derecho penal econmico, AAVV, Javier Boix Reig (dir.) / Paz Lloira Garca (coord.), Iustel, Madrid, 2008 (REBOLLO VARGAS, 2008). RODRGUEZ DEVESA, Jos Mara / SERRANO GMEZ, Alfonso: Derecho penal espaol, Parte especial, Dykinson, Madrid, 1995 (RODRGUEZ DEVESA / SERRANO GMEZ, 1995). ROMERO, Gladys: Delito de estafa, Hammurabi, Buenos Aires, 2007 (ROMERO, 2007). ROXIN, Claus: Derecho penal, Parte general. Tomo I. Fundamentos. La estructura de la teora del delito (traduccin de Diego-Manuel Luzn Pea, Miguel Daz y Garca Conlledo, y de Javier de Vicente Remesal), Civitas, Madrid, 1997 (ROXIN, 1997). SILVA SILVA, Hernn: Las estafas, Santiago, Editorial Jurdica de Chile, 2005 (SILVA SILVA, 2005). SUREZ GONZLEZ, Carlos: De las estafas, en Comentarios al Cdigo penal, AAVV, Gonzalo Rodrguez Mourullo (dir.) / Agustn Jorge Barreiro (coord.), Civitas, Madrid, 1997 (SUREZ GONZLEZ, 1997). TIEDEMANN, Klaus: 263, en LK, Tomo VI, De Gruyter Recht, Berlin, 1999 (TIEDEMANN, 1999). TORO LPEZ, ngel: Accin y resultado en la estafa procesal, en Estudios penales. Libro Homenaje al Prof. J. Antn Oncea, AAVV, Ediciones Universidad de Salamanca, Salamanca, 1982 (TORO LPEZ, 1982). VALLE MUIZ, Jos Manuel: Tipicidad y atipicidad de las conductas omisivas en el delito de estafa, en ADPCP, 1986 (VALLE MUIZ, 1986). VALLE MUIZ, Jos Manuel: El delito de estafa, Bosch, Barcelona, 1987 (VALLE MUIZ, 1987). VILA MAYO, Juan Emilio: Consideraciones acerca del engao en la estafa, en DLL, Vol. III, 1984 (VILA MAYO, 1984). VILA MAYO, Juan Emilio: Ensayo sobre la estructura del delito de estafa, en RGD, enero-febrero, 1988 (VILA MAYO, 1988). VILA MAYO, Juan Emilio: Consideraciones acerca del contrato criminalizado, en RGD, julio-agosto, 1991 (VILA MAYO, 1991). VIVES ANTN, Toms Salvador / GONZLEZ CUSSAC, Jos Luis: Seccin 1, De las estafas, en Comentarios al Cdigo penal de 1995, Vol. II, AAVV, Toms Salvador Vives Antn (coord.), Tirant lo Blanch, Valencia, 1996 (VIVES ANTN / GONZLEZ CUSSAC, 1996). VIVES ANTN, Toms Salvador / GONZLEZ CUSSAC, Jos Luis: Delitos contra el patrimonio y el orden socioeconmico (VII): Estafas, en Derecho penal, Parte especial, AAVV, Toms Salvador Vives Antn (et. al.), Tirant lo Blanch, Valencia, 2004 (VIVES ANTN / GONZLEZ CUSSAC, 2004). YUBERO CANEPA, Julio: El engao en el delito de estafa, Editorial Jurdica Conosur, Santiago, 1993 (YUBERO, 1993). ZANNOTTI, Roberto: La Truffa, Giufr, Milano, 1993 (ZANNOTTI, 1993). Jurisprudencia citada Sentencia del Sexto Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Talca 23/04/2008 Sentencia del Segundo Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago 16/05/08 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago 03/01/1986 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago 12/07/2004 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago 20/03/2007 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago 30/03/2007 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago 06/12/2007 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago 31/01/2008 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago 14/11/2008 Sentencia de la Corte de Apelaciones de San Miguel 22/07/1986 Sentencia de la Corte de Apelaciones de San Miguel 22/03/1990 Sentencia de la Corte de Apelaciones de San Miguel 26/11/2007 Sentencia de la Corte de Apelaciones de San Miguel 03/12/2007 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Valparaso 08/04/2008 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Valparaso 03/06/2008 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Concepcin 25/01/2008 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Concepcin 07/07/2008 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Temuco 30/06/2008 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Temuco 07/07/2008 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Talca 06/08/2007 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Valdivia 28/10/1986 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas 27/10/1989 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas 27/11/1989 Sentencia de la Corte de Apelaciones de La Serena 17/12/2002 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Rancagua 01/08/2008 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Arica 23/07/2008 Sentencia de la Corte de Apelaciones de Iquique 27/17/2007 Sentencia de la Corte Suprema 21/03/1995 Sentencia de la Corte Suprema 17/07/2001 Sentencia de la Corte Suprema 05/06/2006 Sentencia de la Corte Suprema 05/09/2006 Sentencia de la Corte Suprema 26/03/2007 Sentencia de la Corte Suprema 06/08/2007 Sentencia de la Corte Suprema 21/11/2007 Sentencia de la Corte Suprema 12/12/2007 Sentencia de la Corte Suprema 17/06/2008 Sentencia de la Corte Suprema 26/06/2008 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 13/05/1997 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 30/10/1997 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 7/11/1997 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 17/11/1997 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 4/02/1998 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 2/03/1998 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 5/05/1998 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 17/07/1998 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 20/07/1998 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 21/10/1998 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 30/10/1997 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 7/11/1997 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 5/11/1998 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 27/01/1999 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 26/02/1999 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 28/01/1999 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 1/03/1999 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 24/03/1999 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 28/04/1999 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 4/05/1999 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 6/05/1999 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 9/06/1999 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 16/07/1999 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 1/12/1999 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 1/03/1999 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 1/03/2000 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 24/03/1999 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 6/03/2000 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 20/03/2000 Sentencia del Tribunal Supremo espaol 28/03/2000 Senten