Basílicas Colombianas 1

Click here to load reader

  • date post

    12-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    220
  • download

    3

Embed Size (px)

description

Basílicas Colombianas 1

Transcript of Basílicas Colombianas 1

  • Cpula de la Baslica de San Pedro, Ciudad del Vaticano

    BASLICAS CCOOLLOOMMBBIIAANNAASS

    Edwin Leonardo Avendao Guevara, Pbro.1

    Como es natural, tengo que agradecer a los distinguidos miembros de esta insigne Academia de Historia, por la generosidad con que actuaron al elegirme como Miembro Correspondiente. Pueden ustedes tener la seguridad de que estimo en su ms sublime valor esta distincin tan honrosa, que luchar por merecer y que me comprometo no slo por cuanto el ttulo implica en s mismo, si no porque en esta eminente Corporacin han tenido asiento a la par con astral hornada las encumbradas personalidades, de mis coterrneos, doctores Lucio Arturo Pabn Nez, Miguel ngel Santiago Reyes, Olger Garca Velsquez, Rubn Snchez Navarro, Januario Sarmiento Quintero, Juan Sarmiento Herrera, Ezequiel Quintero Solano, Jos Cleofe Solano, Luis Noguera Prez, Wilson Enrique Castro, Sixto Tulio Reyes Peinado y los presbteros Fernando Sarmiento Martnez y Gabino Antonio Courvel Nez, todos ellos figuras estelares de la intelectualidad nortesantandereana, ante quienes debemos inclinarnos respetuosamente, para rendirles los lauros de nuestra admiracin por el resplandor dado a nuestra tierra, y de la correspondencia por el ejemplo de dedicacin y de constancia que continan legando a quienes hoy se empean en perpetuar sus labores acadmicas.

    1Discursodeposesin comoMiembroCorrespondientede laAcademiadeHistoriadeOcaa. La sesinsolemneserealizenlaBibliotecaLuisEduardoPezCourveleldajueves23deabrilde2009,alas7:30p.m.TambintomaronposesionaronlosdistinguidosacadmicosdoctoresGuidoAntonioPrezArvaloyeldoctorGustavoGmezArdila,secretariodelaAcademiadeHistoriadeNortedeSantander.

  • Permtanme ahora, solicitar de ustedes la benevolencia para exponer algunas lneas, no sobre un acontecimiento en particular ni sobre un prohombre o beldad de la historia colombiana sino sobre aquellas iglesias que en la Patria han sido adornadas con el ttulo pontifical de BASLICA. Y es, que acercndose el tricentenario de la mariofana de Nuestra Seora de las Gracias de Torcoroma, se ha suscitado un importante inters en construir un palacio de Emperatriz a la que, en palabras del recordado y nunca tan bien ponderado monseor Jos Estanislao Salazar Mora: - es -Reina de los cielos Miniatura del bosque soberana... MARA! En la sola breve expresin de lo que representa este nombre, est recogido y sellado cuanto de ella se ha dicho en el tiempo y se admirar en la eternidad: las hondas races de sus grandezas, el trono de su dignidad majestuosa, la alteza no medida de su gracia, las variedades de sus privilegios, el ramaje nutrido de sus virtudes y las frondas lozanas de la devocin y el culto con que la honra la tierra y la bendicen los cielos.2 Iniciemos entonces por escudriar los orgenes del uso del trmino BASLICA. Esta palabra proviene del latn, que a su vez deriv del griego que significa regia o real, y viene a ser una elipsis de la expresin completa (basilik oika) que quiere decir casa real. Una baslica es, pues, un suntuoso edificio pblico que en la antigua Grecia y en Roma sola destinarse para uso de los tribunales. Luego, tras el Edicto de la Tolerancia Religiosa, los cristianos usaron la forma basilical para utilizarla como templo y en este sentido se estila hoy la denominacin, tanto desde el punto de vista arquitectnico, como desde el lenguaje religioso. Pero, la baslica romana tuvo mltiples usos, fue dedicada a mercado, lugar de transacciones financieras, de culto o, ms ordinariamente, a la administracin de justicia; tambin se utilizaba como lugar de reunin de los ciudadanos para tratar asuntos comunes. En cuanto a su concepcin arquitectnica, se trata de una gran sala rectangular compuesta por una o ms naves (siempre en nmero impar), en este segundo caso, la central era ms ancha y alta y estaba soportada por columnas. En uno de los extremos de la nave principal exista una exedra o bside, donde se instalaba la presidencia, mientras que la entrada se efectuaba por el extremo opuesto a travs de un prtico.

    2Cf.Homilapronunciadael16deagostode1964en lacatedraldeSantaAnadeOcaaconmotivode laproclamacin solemne deNuestra Seora de lasGracias de Torcoroma como patrona de laDicesis deOcaa.

  • I

    LAS BASLCAS DEL FORO ROMANO Segn lo dicho, en Roma existieron grandiosas edificaciones de estas caractersticas. Hoy, slo son ruinas mudas de un pasado glorioso. Y aunque sus piedras rodaron por el suelo, despus de tantos siglos, an podemos conocer algo sobre ellas. Las baslicas del Foro Romano recibieron los nombres de: 1. Baslica Porcia: fue construida en 184 a. C. por Marco Porcio Catn, Catn el Viejo. 2. Baslica Emilia: construida por el censor Emilio Lpido en 179 a. C. 3. Baslica Julia: terminada por Augusto. 4. Baslica Opimia: construida por el cnsul Opimio en 169 a. C. 4. Baslica Sempronia: construida por el censor Marco Sempronio Graco en 169 a. C. 5. Baslica de Majencio: una de las ms esplndidas e importantes de su tiempo, fue iniciada por el emperador Majencio entre los aos 307 y 310 y terminada por Constantino despus del 313 post Cristo.

    1. Baslica Porcia

    2. Baslica Emilia

    3. Baslica Julia

    4. Baslica Opimia

  • 4. Baslica Sempronia

    5. Baslica de Majencio

  • II

    LA BASLICA CRISTIANA Tras el edicto de Miln, del ao 313, promulgado por Constantino el Grande, el Imperio Romano acepta oficialmente la religin cristiana. A partir de este momento los cristianos utilizan la tipologa arquitectnica basilical para la construccin de sus nuevos y necesarios templos. Venimos diciendo que, por baslica cristiana propiamente dicha en sentido arquitectnico se entiende toda planta rectangular con uno o ms bsides en el testero y con naves a lo largo determinadas por columnas sobre las cuales se apoyan sus correspondientes arcos o arquitrabes de tipo romnico. Las referidas naves (tres por lo comn) terminan en el bside. En el bside se coloca el altar y en torno a l se disponen los oficiantes. Delante se sitan los presbteros que son mayora y el resto de la jerarqua, mientras que los fieles ocupan el resto de las naves. Aunque inicialmente los templos cristianos seguan las pautas constructivas de las baslicas, pronto dieron paso a otras formas, como la planta de cruz latina o la de cruz griega, que se generalizaron, sin que por ello desapareciera la forma basilical. La decoracin interior se logra por las mismas lneas arquitectnicas del edificio con sus clsicas molduras y por diferentes adornos de pinturas y mosaicos, sobre todo, en el muro superior del arco triunfal y en los bsides siempre magnficamente decorados. Con frecuencia, se disponan orientadas las baslicas segn el eje principal de la nave de modo que el bside cayera hacia Occidente. Pero desde el siglo VI dando ejemplo las iglesias bizantinas, se orientaron en opuesto sentido ya que el sacerdote (que al ofrecer el sacrificio miraba a Oriente) no celebraba de cara al pueblo como antes. Adems de las iglesias de tipo basilical, haba en esta primera poca de la paz constantiniana otras menores de planta simplemente rectangular o cuadrada e incluso redonda, que servan de oratorios o capillas, especialmente sepulcrales de los mrtires y no faltaban otras de forma poligonal o circular destinadas a baptisterios. Todas ellas e incluso casi todas las grandes baslicas se construyeron desde sus fundamentos y slo algunas en escaso nmero haban sido antes edificios pblicos o templos de que se habilitaron para el culto litrgico. Este gnero de arquitectura basilical sigui imperando en Roma y sus cercanas con bastante firmeza y exclusivismo hasta la poca moderna (salvo raras excepciones), pero en las dems regiones del mundo catlico evolucion mucho despus transformndose en diferentes gneros y estilos.

  • III

    LA BASLICA LITRGICA

    S.S. Benedicto XVI Una iglesia puede titularse Baslica por prerrogativa del Romano Pontfice. As, en sentido litrgico, son baslicas todas aquellas iglesias que, por su importancia, por sus circunstancias histricas, o por aspectos de cierto relieve, obtengan ese privilegio papal. Se distinguen dos clase, las baslicas mayores y las baslicas menores.

    Cuando el Papa eleva una iglesia a la condicin de Baslica Menor le otorga el derecho a lucir en el altar mayor dos signos de la dignidad papal y la unin con la Santa Sede: el canpeo3 y el tintinbulo4, que e la Edad Media, tena la funcin prctica de anunciar al pueblo de Roma la proximidad del Papa durante las procesiones.

    3Esunapiezahistricadelaindumentariaeinsigniaspapales,usadaenprincipioparaproveerdesombraalRomanoPontfice(Galbreath,27).Tambinesconocidocomoelpavilln,actualmenteesunsmbolode laautoridadpapal.Sepuedeencontraren todas las iglesiasqueostentan ladignidadbasilical, colocadadeformavisiblealladodelaltarmayor.Cuandoelpapavisitalabaslica,elcanpeoesabierto.4 Consiste en un estandarte con la imagen del santo titular y que remata en la parte superior en unacampanilla.

  • IV

    BASLICAS MAYORES

    En principio se llamaron as a siete de las baslicas con que contaba Roma. Eran stas: 1. Baslica de San Juan de Letrn: es la catedral del Papa como obispo de Roma. 2. Baslica de San Pedro del Vaticano: asignada antiguamente al Patriarca de Constantinopla, hoy usada por el Papa como cabeza de la Iglesia Romana. 3. Baslica de Santa Mara la Mayor, asignada antiguamente al Patriarca de Antioqua. 4. Baslica de San Pablo Extramuros, asignada antiguamente al Patriarca de Alejandra. 5. Baslica de San Lorenzo Extramuros, asignada antiguamente al Patriarca de Jerusaln. 6. Baslica de San Sebastin de las Catacumbas o de San Sebastin Extramuros. 7. Y la Baslica de la Santa Cruz de Jerusaln. Actualmente slo las cuatro primeras siguen siendo hoy llamadas baslicas mayores. Se caracterizan, entre otras cosas, porque en su altar slo puede oficiar el papa. Estas cuatro baslicas mayores y