Sea un lider motivador

of 23/23
  • date post

    27-Jul-2016
  • Category

    Documents

  • view

    279
  • download

    12

Embed Size (px)

description

Sea un líder motivador es una guía revolucionadora y bíblica para el arte del liderazgo. Desarrollada por el reconocido líder-motivador y autor LeRoy Eims, provee una perspectiva práctica de doce cualidades esenciales de un líder. Usted descubrirá cómo: ◆ Desarrollar su carácter personal para motivar a su equipo ◆ Tomar responsabilidad en su vida y su trabajo ◆ Cultivar el éxito tanto en su vida profesional como personal ◆ Modelar el éxito en la vida de los que están en su entorno A través del libro usted será desafiado a crecer, animado a liderar con integridad, e inspirado para ayudar a su equipo a captar una visión más grande que la propia.

Transcript of Sea un lider motivador

  • SEA UN MOTIVADOR!En el clima cambiante de las empresas de nuestro tiempo a me-nudo los lderes solo se enfocan en los resultados netos. Pero solo enfocarse en los resultados puede devaluar el elemento ms importante para el xito: su equipo. Entonces, cmo podemos cambiar nuestra perspectiva del lucro a las personas?

    DEBEMOS REDEFINIR EL SIGNIFICADO DE SER UN LDER

    Sea un lder motivador es una gua revolucionadora y bblica para el arte del liderazgo. Desarrollada por el reconocido lder-mo-tivador y autor LeRoy Eims, provee una perspectiva prctica de doce cualidades esenciales de un lder. Usted descubrir cmo:

    Desarrollar su carcter personal para motivar a su equipo Tomar responsabilidad en su vida y su trabajo Cultivar el xito tanto en su vida profesional como personal Modelar el xito en la vida de los que estn en su entorno

    A travs del libro usted ser desafi ado a crecer, animado a liderar con integridad, e inspirado para ayudar a su equipo a captar una visin ms grande que la propia.

    Los principios de un liderazgo efi caz son eternos cuando estn afi anzados en la Palabra de Dios y modelados por la persona de Jesucristo. Jess motivaba a sus seguidores median-te las acciones de su propia vida de humildad, relaciones personales y sacrifi cio propio. Mi padre era un lder fenomenal. Motivaba a hom-bres y mujeres a alcanzar su mximo potencial para la campaa de Cristo. Buscaba liderar como haba liderado Jess.

    Mucho de lo que Dios puede usar para inspirar a la gente a que entre en accin es el viento de la motiva-cin. Pap sola decir que una de las tareas ms importantes de un lder es ayudar a que la gente sienta pasin por lo que hay que hacer y mantener-los enfervorizados. Es el deseo de mi padre y el mo que a usted le resulte til este libro en su vida y servicio al Seor.

    Anmese!

    Randy Eims.

    LEROY EIMS sirvi junto a Th e Na-vigators por ms de 50 aos trabajan-do en varios ministerios, incluyendo Director de Evangelismo Mundial, Vicepresidente, Director del Minis-terio en E.U.A., y Representante del Ministerio Internacional entre otros.

    Por medio de los libros que escri-bi Dios le abri puertas alrededor del mundo para que l y su esposa Virginia compartieran la pasin que haba en su corazn para discipular a gentes de todas las naciones.

    Su pasin era predicar las Buenas Nuevas de Jesucristo y hacer disc-pulos, en grupos grandes como en pequeos as como lo hizo Jess. Su vida se destac por su singularidad de propsito, gran creatividad y un maravilloso sentido del humor. Sin importar el ministerio que desarro-llaba o lo que haca en la vida diaria, siempre encontraba la manera que fuera divertido. El ministerio perso-nal de LeRoy contina hoy a travs de su familia, y por medio de un sin-nmero de discipuladores alrededor del mundo que dan testimonio de su fi el labor que hoy ellos continan.

    SeaUnLiderMotivador_portada.indd Todas las pginas 12/02/2016 15:33:49 p.m.

  • Sea un lder motivador 2016 Leroy Eims

    Publicado por Editorial Patmos, Miami, FL. 33169

    Todos los derechos reservados.

    Publicado originalmente en ingls por David C Cook, 4050 Lee Vance View, Colorado Spirngs, CO 80918 E.U.A. con el ttulo Be a Motivational Leader 1981, 2012 por Leroy Eims

    Al menos que se indique lo contrario, las citas bblicas se toman de la versin Nueva Versin Internacional, 1999 por la Sociedad Bblica Internacional. Todos los derechos reservados.

    Traducido por Silvia Cudich

    Diseo por Adrin Romano

    ISBN 13: 978-158802-739-9

    Categora: Liderazgo

    Impreso en Brasil | Printed in Brazil

  • NDICE

    Prlogo 5

    Prefacio 7

    1 Sea un lder responsable 9

    2 Sea un lder en crecimiento 22

    3 Sea un lder ejemplar 38

    4 Sea un lder que inspira 48

    5 Sea un lder eficiente 61

    6 Sea un lder que se ocupa de su gente 73

    7 Sea un lder que informa 85

    8 Sea un lder orientado hacia los objetivos 96

    9 Sea un lder decidido 111

    10 Sea un lder competente 124

    11 Sea un lder que unifica 136

    12 Sea un lder laborioso 149

    Gua de estudio personal y en grupo 164

  • PRLOGO

    Usted tendr una agradable sorpresa!Si usted es como yo, no desea que un autor tarde demasiado en

    llegar al meollo del asunto. Tampoco le gusta recorrer pginas llenas de sueos, ideales y teoras que trazan bellsimas imgenes verbales pero no suenan a realidad. Sobre todo cuando se trata de algo tan prctico como el liderazgo y la motivacin.

    LeRoy Eims escribi cosas muy buenas. Si usted no lo ha descu-bierto hasta ahora, es muy probable que sea porque no ha ledo sus otros libros. l viva en el mundo real y tena la cabeza bien puesta. Enfrentaba los problemas sin dar rodeos y no tema acentuar el lado bblico con mpetu y confianza, lo cual es un rasgo poco frecuente entre autores, incluso los cristianos. Pero no aburra con la Biblia tampoco. Donde calzaban los principios bblicos, all los colocaba. Pero no a la fuerza. Eso en especial es lo que ms aprecio.

    A pesar de que LeRoy ocup diversos cargos de liderazgo antes de su muerte en 2004, siempre tuve la marcada impresin de que l estaba todava aprendiendo, todava escuchando. Era fuerte, pero se dejaba ensear. Dicho equilibrio es esencial para los que tienen xito como lderes en el mundo actual. Este libro lo va a alentar a desarro-llar ese mismo equilibrio en su propia vida.

    No creo que necesite que le recuerde que estamos viviendo en pocas difciles. Nos rodean temores amenazantes. En vez de enfren-tar los desafos del siglo veintiuno, mucha gente huye. La nuestra es una generacin de gente experta en huir. Desesperadamente, ne-cesitamos directivas relevantes y confiables de las Escrituras que les

  • 6 SEA UN LDER MOTIVADOR

    brinden esperanza a los que se encuentran casi paralizados por las trampas de la pasividad. Este libro contiene todos esos ingredientes.

    Como le dije, tendr una agradable sorpresa!

    Charles R. Swindoll

  • PREFACIO

    Los principios de un liderazgo eficaz son eternos cuando estn afian-zados en la Palabra de Dios y modelados por la persona de Jesucristo. Jess motivaba a sus seguidores mediante las acciones de su propia vida de humildad, relaciones personales y sacrificio propio. Mi padre era un lder fenomenal. Motivaba a hombres y mujeres a alcanzar su mximo potencial para la campaa de Cristo. Buscaba liderar como haba liderado Jess.

    A menudo, pap usaba el ejemplo de los animadores que trabajan en los estudios de Walt Disney. Estos animadores pueden tomar un ratn comn y corriente y hacer que ese ratn cante, baile, maneje un barco y la salve a Minnie de toda clase de peligros. Esa tambin es la labor de un lder slido: inspirar a la accin, tomar algo inmvil y, por medio del Espritu de Dios, lograr que cumpla sus propsitos. Es como cuando el viento agita una bandera. La bandera slo cuelga del poste, pero el viento la levanta y la bandera comienza a agitarse y ondear.

    Mucho de lo que Dios puede usar para inspirar a la gente a que entre en accin es el viento de la motivacin. Pap sola decir que una de las tareas ms importantes de un lder es ayudar a que la gente sienta pasin por lo que hay que hacer y mantenerlos enfervorizados. Es el deseo de mi padre y el mo que a usted le resulte til este libro en su vida y servicio al Seor.

    Anmese! Randy Eims.

  • CAPTULO UNO

    SEA UN LDER RESPONSABLE

    El 25 de abril de 1980, cuando cincuenta y dos estadounidenses ha-ban estado ya como rehenes en Irn durante 173 das, el presidente Carter apareci en la televisin. Con voz solemne, revel al pueblo estadounidense que un equipo militar de los Estados Unidos haba fracasado en su intento de rescatar a los cincuenta y dos america-nos que estaban cautivos en la Embajada de los Estados Unidos en Tehern, Irn. Despus de que el presidente describi los aconteci-mientos que llevaron a que se abortara la misin, acot: Fue mi de-cisin intentar una operacin de rescate. Fue mi decisin cancelarla cuando surgieron problemas La responsabilidad es completamen-te ma.1

    El presidente Carter se dio cuenta de que en lo que se refiere a los intereses de los Estados Unidos, la responsabilidad recae sobre el presidente.

    RESPONSABILIDADSea cual sea la empresa, el lder es el responsable del xito o fracaso de la misin. Pero qu difcil es para la mayora de los lderes aceptar

  • 10 SEA UN LDER MOTIVADOR

    la responsabilidad de lo que ocurre en sus organizaciones!En el verano de 1979, la Agencia Nacional de Aeronutica y

    Espacio tuvo un problema. Se responsabiliz a la NASA de algo so-bre lo que tena muy poco control: Skylab, una de las primeras es-taciones espaciales que haba construido la NASA, estaba fallando y yendo rumbo a una rbita de deterioro. La NASA haba construido Skylab, se haba jactado de ello, la haba lanzado, y ahora estaba en problemas. Toneladas de metal pronto comenzaran a caer desde el cielo. Pero en dnde? Sobre la cabeza de la gente? Sobre alguna casa? Nadie estaba seguro. De modo que el mundo y la NASA es-peraban. Para algunos, la idea de un trozo de metal de nueve pisos de altura y con un peso de setenta y siete toneladas y media cayendo sobre la tierra era algo cmico y que daba pie a bromas ligeras.2 Se hacan parfrasis de la Gallinita que gritaba: El Skylab se est ca-yendo! El Skylab se est cayendo! Se daban fiestas en las que los invitados se disfrazaban con plumas y picos de gallinas. Algunas per-sonas lucan camisetas con un centro en el medio y las palabras Soy el blanco oficial del Skylab.

    Pero existe un lado serio tambin. Mucha gente se senta a la merced de una fuerza sobre la que nadie tena control. Algunos te-nan miedo. Otros estaban enojados. Otros estaban cada vez ms resentidos porque la gente que era responsable haba permitido que la situacin se les escapara de las manos. Se quejaban de que la NASA tendra que haber pensado en esta eventualidad y haber hecho planes adecuados para traer al Skylab de regreso en forma segura.

    La NASA afirmaba que a pesar de que existan algunas probabi-lidades, ellos no haban podido predecir con ningn grado de exac-titud donde caera esta cosa. A pesar de que la NASA era la respon-sable de colocar al Skylab en rbita, no aceptaba la responsabilidad de adnde iba a caer.

  • SEA UN LDER RESPONSABLE 11

    MOTIVACIN Y MORALPensemos por un momento cmo se relaciona ese acontecimiento con la motivacin y la moral. Si un grupo tiene la sensacin de que su lder no est haciendo su tarea o no est asumiendo toda la responsabilidad de lo que est sucediendo en la empresa los miem-bros comienzan a resentirse, a dudar o a temer. A medida que se acreciente su insatisfaccin con el liderazgo, la motivacin y la mo-ral se derrumban. Un incidente que ocurri en una corporacin de los Estados Unidos ilustra dramticamente esta verdad. La adminis-tracin estaba en medio de un problema de personal de tremendas proporciones, y el lder se negaba rotundamente a involucrarse en la solucin. Mediante sus acciones, les estaba comunicando a sus eje-cutivos que no se senta responsable por lo que haba ocasionado el problema y que no tena inters alguno en liderarlos para superarlo. Los hombres y mujeres que estaban ms cerca de l comenzaron a sentirse frustrados, enojados y desalentados. Por ltimo, confronta-ron al hombre y le dijeron que, debido a su falta de liderazgo, ellos estaban decididos a renunciar a sus puestos. Despus de una larga e intensa discusin, el lder tom rpida cuenta de la realidad de la situacin y prometi hacer todo lo posible para resolverla. Y cuando el lder acept su responsabilidad, la gente se pudo unir a l y, como equipo, comenzaron a trabajar juntos.

    A pesar de que son varios los factores que afectan la motivacin y la moral, uno de los factores clave es la responsabilidad del liderazgo. Los lderes que asumen la completa responsabilidad de sus propias acciones y por la gente que Dios puso a su cargo imponen lealtad y respeto.

    La semana despus del intento abortado de los Estados Unidos de rescatar a los rehenes en Irn, yo estaba dando una charla a un gru-po de soldados en una conferencia en Virginia. Uno de los oficiales

  • 12 SEA UN LDER MOTIVADOR

    me cont acerca de un discurso que haba dado en el Pentgono un general de alto rango. Ese general haba dicho que la sensacin de culpa que senta por el fracaso de la misin haba sido ms que compensada por la sensacin de orgullo que senta hacia su coman-dante en jefe por haber asumido la completa responsabilidad de las decisiones que haba tomado. El oficial que me relat esa historia me dijo que l y el resto de los hombres y las mujeres que servan con l en el Pentgono se haban sentido impulsados a apoyar al presidente. El hecho de que el presidente haba asumido la responsabilidad les impuso lealtad y respeto.

    RACIONALIZACINSin embargo, con demasiada frecuencia el lder se siente tentado a escurrir el bulto, a negarse a asumir la responsabilidad de algo malo o poco placentero. Todos tenemos esta tendencia. Es parte de nuestra naturaleza. Por ejemplo, si yo engordo unos kilitos, puedo fcilmen-te culpar a mi pap. Puedo racionalizar: l era un hombre grande, robusto y yo sal a l. Si hubiera tenido un pap delgado, las cosas habran sido diferentes. Pero como mi pap estaba excedido de peso, yo estoy condenado a engordar. Es todo culpa de l.

    Yo ignoro el hecho de que como helado, palomitas de maz y man cubierto de chocolate. Como si de alguna manera eso no tu-viera importancia. Racionalizo que hered la tendencia a subir fcil-mente de peso y as puedo echarle toda la culpa a quien le correspon-de: mi pap.

    La Biblia dice algo sobre esta clase de falsa racionalizacin. Dios responsabiliza a la gente por sus acciones. Dios considera que los lderes son responsables por lo que ocurre en sus filas. Un lder es el medio que Dios usa para que su gente avance en la direccin correcta

  • SEA UN LDER RESPONSABLE 13

    y haga lo que tiene que hacer. El que dirige la banda tiene que afron-tar las consecuencias.

    Este principio lo podemos ver de manera muy vvida cuando Dios les da man a los hijos de Israel. Las instrucciones del Seor ha-ban sido muy claras. Tenan que juntar man durante seis das de la semana, pero no el sbado. Sin embargo, desobedecieron: Algunos israelitas salieron a recogerlo el da sptimo, pero no encontraron nada, as que el Seor le dijo a Moiss: Hasta cundo seguirn des-obedeciendo mis leyes y mandamientos? (xodo 16:27-28).

    Asombroso! Haba Moiss quebrantado los mandamientos y las leyes de Dios? No! Alguna de la gente, pero no Moiss. Pero mire a quin hace responsable el Seor! Al lder! Dios deseaba que Moiss estuviera siempre atento, de manera que los pecados de la gente no obedecieran a su descuido o pereza. Deseaba que el hombre que l haba puesto a cargo controlara la situacin ya que, de ltima, Moiss sera el que Dios considerara responsable.

    CMO SUPERAR LA RACIONALIZACINDebido a nuestra tendencia natural a racionalizar, tenemos que re-conocer esta debilidad y luchar contra ella. Ms vale ser paciente que valiente; ms vale dominarse a s mismo que conquistar ciu-dades (Proverbio 16:32). Es mejor conquistarse a uno mismo que conquistar a los dems. Pero es difcil conquistarse a uno mismo, porque estamos lidiando con nuestro propio espritu corrupto, re-belde, transigente que tan fcilmente justifica sus acciones y trata de evitar asumir la responsabilidad por ellas. As como es pecado el per-mitirnos el lujo de perder los estribos, sumirnos en autocompasin o satisfacer nuestros apetitos carnales, es tambin pecado tratar de echarles la culpa de nuestras acciones a los dems.

  • 14 SEA UN LDER MOTIVADOR

    Cuando usted como lder no combate el pecado en su propia vida, la gente que trabaja con usted pronto dejar de tenerle confianza. Si es un lder, tiene que prepararse para luchar toda la vida contra su inclinacin natural a permitirse excesos y su tendencia a culpar a los dems cuando usted es el que tendra que asumir la responsabilidad.

    El corazn es el campo donde se libran estas batallas. Y ese es un pensamiento inquietante. Nada hay tan engaoso como el co-razn. No tiene remedio. Quin puede comprenderlo? (Jeremas 17:9). En el contexto de este pasaje, aflora una verdad poderosa: es una tontera depender de la fuerza de mi propia naturaleza en vez de depender del poder y la sabidura de Dios. El corazn, que es malvado y engaoso, declara que el mal es el bien y que el bien es el mal. Todos imaginamos que nuestro corazn es mejor de lo que es. De hecho, el corazn humano nos permite reivindicarnos mediante el autoengao. El corazn es el que encabeza el intento de camuflar el sendero hacia la ruina.

    Pero si nos volvemos a Dios y le pedimos que ilumine nuestra oscuridad y nos muestre la verdad, l lo hace. La oracin de David es nuestro modelo. Examname, oh Dios, y sondea mi corazn; pon-me a prueba y sondea mis pensamientos. Fjate si voy por mal cami-no, y guame por el camino eterno (Salmos 139:23-24). Dios nos conoce. Nosotros nos adulamos y marchamos a ciegas hacia el borde del abismo. Pero Dios en su misericordia trae la luz de su verdad que nos sacude y nos trae de vuelta a la realidad.

    ACEPTAR LA RESPONSABILIDADLa aplicacin es simple. Cuando me veo tentado a sucumbir a las malvadas diabluras de mi engaoso corazn, puede encararlas y ven-cerlas en la fortaleza del Seor. Si soy responsable de algo que termi-n mal, tengo que reconocer mi responsabilidad y corregirlo. No es

  • SEA UN LDER RESPONSABLE 15

    una tarea fcil. El conquistar ciudades en un conflicto fsico es un juego de nios comparado con el conflicto diario e incesante de mi corazn inescrutable y engaoso. La marina de los Estados Unidos tiene un dicho: No ocurri cuando estbamos de guardia. Lo que significa: No nos culpen. No fue nuestra culpa. Pero cuando Dios me habla y me seala mi pecado, me conviene escuchar. Mi corazn es siempre engaoso. Dios siempre tiene la razn. La eleccin es ma: puedo ir tras la verdad o el engao.

    Si ignoro lo que Dios me dice, soy el nico responsable y voy a sufrir las consecuencias. Si eres sabio, tu premio ser tu sabidura; si eres insolente, slo t lo sufrirs (Proverbio 9:12). El resultado de mis acciones se vuelven ahora contra m. Si me comporto con falsedad con m mismo o con la gente que Dios ha colocado bajo mi supervisin, perjudico mi propia alma (Proverbio 8:36). No puedo pasarles el bulto a los dems para evitar as mi responsabilidad.

    Cuando Dios encar a Adn con su pecado, Adn podra haber dicho: S, Dios, tienes razn. Pero no lo hizo. Trat de pasarle la culpa a Eva, pero eso no funcion. Eva, por su lado, trat de culpar a la serpiente, pero eso no funcion tampoco. Tratar de eludir la res-ponsabilidad es algo tan antiguo como el jardn del Edn.

    Pero aquellos polvos trajeron estos lodos. Los infames resultados de un mal desempeo a la larga nos alcanzan. Lo terrible es que esos resultados pueden plagar una empresa por aos, dcadas, incluso si-glos. An hoy estamos padeciendo los resultados del pecado de Adn.

    Hay numerosas reas en las que un lder necesita aceptar respon-sabilidad. Salomn aborda cinco responsabilidades importantes que tienen los lderes:

    1. Reprender o corregir. Los lderes tienen que aceptar la responsabilidad de reprender el pecado en sus filas

  • 16 SEA UN LDER MOTIVADOR

    o corregir un procedimiento incorrecto tomado por alguien a su cargo. A veces, los lderes ven un proce-der incorrecto y se niegan a corregirlo porque temen perder el favor de la gente. A fin de cuentas, ms se aprecia al que reprende que al que adula (Proverbio 28:23).

    2. Actuar con firmeza. Cuando surge la oportunidad de hacer algo noble y profundas consecuencias, los l-deres tienen que aceptar la responsabilidad de actuar con firmeza. Salomn dijo que si una persona discul-pa una conducta injusta diciendo que no saba nada al respecto, an as tendr que responder ante Dios, que evala el corazn y le paga a cada uno segn sus obras. Ver a otro ser humano en inminente peligro, al bor-de del desastre, y no hacer nada es un crimen ante los ojos de Dios y de la humanidad. La gente percibe a esos lderes como crueles y despiadados o como co-bardes. Sin embargos, si los lderes detectan alguna necesidad, se arremangan, entran en accin y hacen lo que pueden, sus seguidores se sentirn motivados a unirse a l. Cuando yo estaba en una ciudad en el suroeste de los Estados Unidos, escuch cmo un hombre oraba fervorosamente por los hombres y mujeres en el su-deste de Asia. Esa gente se estaba muriendo de ham-bre y era tratada con brutalidad, pero sus fronteras estaban cerradas a toda clase de ayuda humanitaria y socorro. Conmovido por esa necesidad, este hombre decidi involucrarse. Llam a representantes de las

  • SEA UN LDER RESPONSABLE 17

    Naciones Unidas, a la Cruz Roja, a varios embajado-res de los pases cercanos, a agencias de auxilio cristia-nas y dems. Todos decan lo mismo: No podemos hacer nada. Los opresores llevan las riendas. No van a permitir que nadie traiga consuelo y ayuda. Pero John no se detuvo. Comenz a movilizar un gran esfuerzo de oracin entre los cristianos. Lo es-cuch en una reunin en una casa. Al da siguiente, su pastor le permiti presentarle su carga a la con-gregacin en el servicio del domingo por la maana. Comenz a llamar por telfono a amigos sembrados por todos los Estados Unidos y el mundo. Su splica era que la gente orara. Todos los que los escuchaban a John se sentan de-safiados y motivados. Y muchos se unieron a l y lo ayudaron con sus esfuerzos. l era un lder que mere-ca amor y respeto. Vio la oportunidad de hacer algo noble y de profundas consecuencias y lo hizo. Motiv a miles de personas a orar que Dios pudiera abrir puertas para enviar auxilio a la gente necesitada.

    3. Escuchar las crticas. Los lderes deben aceptar la res-ponsabilidad de escuchar las crticas de su gente. El necio desdea la correccin de su padre; el que la acepta demuestra prudencia (Proverbio 15:5), pero

    para el que aborrece la correccin, la muerte (ver-sculo 10). Hay esperanza para la gente que toma su medicamento. Pero si la gente est enferma, visita al mdico, obtiene el medicamento y luego se niega a tomarlo, bien podran haber evitado todo el proceso. Salomn agrega luego: Atiende al consejo y acepta la

  • 18 SEA UN LDER MOTIVADOR

    correccin, y llegars a ser sabio (Proverbio 19:20). Por toda la Biblia, vemos cun valioso es cuando un lder tiene un espritu que ansa aprender. Pero con demasiada frecuencia vemos la imagen de gente que se cierra a los consejos y que va camino a la ruina. Si vemos esto en un lder, podemos abandonarlo, y con justa razn. Dios no nos ha dado la vida para que nos pasemos yendo en la direccin equivocada, hacien-do cosas incorrectas, bajo el liderazgo de una persona que no presta atencin a la crtica sabia y constructiva.

    4. Ser honestos. Los lderes deben aceptar la responsabi-lidad de mantener las cosas abiertas y sobre la mesa. A travs de los aos en el plano internacional, hemos visto a corporaciones gigantescas que son reprendidas por haber aceptado soborno. Vemos este mismo pro-blema a nivel nacional cuando se exponen los peca-dos de los lderes. Salomn habl sobre esto: La boca del necio es su perdicin; sus labios son para l una trampa mortal (Proverbio 18:7). Un lder tiene que decir la verdad. Se dice que uno de los grandes reyes de Francia dijo: Si la verdad fuera eliminada del resto del mundo, tendra que ser hallada en el pecho de los prncipes.3 Si los lderes no son honestos, su engao pronto ser descubierto, y la moral y la motivacin de su gente caer en picada. Nadie desea ser liderado por un mentiroso. Las personas en sus filas odian que las engaen. Es humillante ser conocido como el miem-bro de un grupo liderado por un mentiroso. Las men-tiras del lder reflejan la integridad de cada una de

  • SEA UN LDER RESPONSABLE 19

    las personas que integran su equipo. A menudo, los lderes sienten la tentacin de mentir para encubrir un error o fracaso. Sin embargo, hacerlo es una lo-cura ya que, tarde o temprano, la mentira saldr a la luz. Lo mejor que puede hacer un lder es enfrentar el problema de inmediato, pedir el perdn de la gente y aceptar su ayuda para corregir las cosas. Esta es una clara evidencia de que el lder est aceptando la res-ponsabilidad propia de sus acciones.

    5. Ser justos. Los lderes deben aceptar la responsabilidad de tratar a su gente con justicia. El Seor aborrece las balanzas adulteradas, pero aprueba las pesas exactas (Proverbio 11.1). Aparentemente se haba disemina-do la costumbre de tener diferentes pesas y formas de medir para comprar y vender: Algunas pesas demasia-do pesadas y otras demasiado livianas. Sacar ventaja de los incautos es algo que Dios considera una abo-minacin y es un crimen contra la humanidad. El dueo de un taller de reparacin de vehculos me dijo una vez que una seora le haba trado su automvil para que se lo reparara. Durante aos, ella haba confiado en un cierto mecnico que le mante-na el automvil en buen estado de funcionamiento. Un da, ese hombre le hizo deliberadamente algo al motor para que no funcionara bien. Luego le dijo que le tena que hacer un arreglo importante al motor. A travs de una serie de circunstancias, la mujer descu-bri lo que l haba hecho. Estaba enojada por lo que l haba hecho para tratar de extraerle dinero, pero adems estaba profundamente dolorida de que aquel

  • 20 SEA UN LDER MOTIVADOR

    hombre en el que ella haba confiado durante aos hubiera tratado de engaarla. La confianza que ella haba depositado en l haba sido violada. Ella haba confiado en su juicio y haba credo en su palabra. Y l, a propsito, haba sacado ventaja de esa confianza para usarla para su propia ganancia. La gente pone su confianza en un lder de la misma manera en que esta mujer la haba puesto en el mecnico. Y, como esta mujer, los seguidores, cuando son traicionados, se vuelcan a otro lder.

    Si cualquier lder ha de ganarse seguidores, l o ella tienen que aceptar responsabilidad. Ese es uno de los requisitos del liderazgo. Un da, muchos aos atrs, me llam la atencin un cartel que estaba colgado de la pared de una estacin de autobuses en Manila. Deca:

    El superintendente de Manila se hace responsable de todo lo que ocurra o no ocurra en la estacin de autobuses de Manila. Eso es lo que yo llamo responsabilidad! Le gustara que lo consideraran responsable de todo lo que no ocurre en la estacin de autobuses de Manila? Pero yo saba lo que l quera decir y estaba plenamente de acuerdo con l. Si hubiera podido encontrarlo, le habra dado la mano y lo habra felicitado.

    Los lderes tienen que elegir. Pueden aceptar responsabilidad, como lo hizo el superintendente de la estacin de autobuses de Manila, o pueden poner la culpa afuera.

    Qu clase de lder es usted? Est preparado para luchar con su tendencia natural a justificarse a s mismo y culpar a los dems? Confa en que Dios y su Palabra lo ayudarn a superar los engaos de su propio corazn? Est prestando atencin a lo que Dios le dice?

  • SEA UN LDER RESPONSABLE 21

    Dios considera responsables a sus lderes. Si usted desea ir al frente de la banda, tiene que afrontar las consecuencias!

    NOTAS:

    1. President Jimmy Carters Address to the Nation on the Attempt to Rescue American Hostages in Iran, April 25, 1980, The 1980s, eds. Elin Woodger y David F. Burg (New York: Facts on File, 2006), 352.

    2. Skylabs Fiery Fall, TIME, 16 de julio de 1979, www.time.com/time/magazine/article/0,9171,920502,00.html.

    3. Luis IX, citado en Commentary on the Old Testament, ed. D. D. Whedon, vol. 6, Job, Proverbs, Ecclesiastes, and Solomons Song, W. Hunter (New York: Phillips & Hunt, 1881), 404.

  • SEA UN MOTIVADOR!En el clima cambiante de las empresas de nuestro tiempo a me-nudo los lderes solo se enfocan en los resultados netos. Pero solo enfocarse en los resultados puede devaluar el elemento ms importante para el xito: su equipo. Entonces, cmo podemos cambiar nuestra perspectiva del lucro a las personas?

    DEBEMOS REDEFINIR EL SIGNIFICADO DE SER UN LDER

    Sea un lder motivador es una gua revolucionadora y bblica para el arte del liderazgo. Desarrollada por el reconocido lder-mo-tivador y autor LeRoy Eims, provee una perspectiva prctica de doce cualidades esenciales de un lder. Usted descubrir cmo:

    Desarrollar su carcter personal para motivar a su equipo Tomar responsabilidad en su vida y su trabajo Cultivar el xito tanto en su vida profesional como personal Modelar el xito en la vida de los que estn en su entorno

    A travs del libro usted ser desafi ado a crecer, animado a liderar con integridad, e inspirado para ayudar a su equipo a captar una visin ms grande que la propia.

    Los principios de un liderazgo efi caz son eternos cuando estn afi anzados en la Palabra de Dios y modelados por la persona de Jesucristo. Jess motivaba a sus seguidores median-te las acciones de su propia vida de humildad, relaciones personales y sacrifi cio propio. Mi padre era un lder fenomenal. Motivaba a hom-bres y mujeres a alcanzar su mximo potencial para la campaa de Cristo. Buscaba liderar como haba liderado Jess.

    Mucho de lo que Dios puede usar para inspirar a la gente a que entre en accin es el viento de la motiva-cin. Pap sola decir que una de las tareas ms importantes de un lder es ayudar a que la gente sienta pasin por lo que hay que hacer y mantener-los enfervorizados. Es el deseo de mi padre y el mo que a usted le resulte til este libro en su vida y servicio al Seor.

    Anmese!

    Randy Eims.

    LEROY EIMS sirvi junto a Th e Na-vigators por ms de 50 aos trabajan-do en varios ministerios, incluyendo Director de Evangelismo Mundial, Vicepresidente, Director del Minis-terio en E.U.A., y Representante del Ministerio Internacional entre otros.

    Por medio de los libros que escri-bi Dios le abri puertas alrededor del mundo para que l y su esposa Virginia compartieran la pasin que haba en su corazn para discipular a gentes de todas las naciones.

    Su pasin era predicar las Buenas Nuevas de Jesucristo y hacer disc-pulos, en grupos grandes como en pequeos as como lo hizo Jess. Su vida se destac por su singularidad de propsito, gran creatividad y un maravilloso sentido del humor. Sin importar el ministerio que desarro-llaba o lo que haca en la vida diaria, siempre encontraba la manera que fuera divertido. El ministerio perso-nal de LeRoy contina hoy a travs de su familia, y por medio de un sin-nmero de discipuladores alrededor del mundo que dan testimonio de su fi el labor que hoy ellos continan.

    SeaUnLiderMotivador_portada.indd Todas las pginas 12/02/2016 15:33:49 p.m.

    SeaUnLiderMotivador 1SeaUnLiderMotivador_interiorSeaUnLiderMotivador 2