LECTURAS LECTURAS- LECTURAS • LECTUi

Click here to load reader

  • date post

    03-Jul-2022
  • Category

    Documents

  • view

    6
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of LECTURAS LECTURAS- LECTURAS • LECTUi

LECTURAS LECTURAS- LECTURAS • LECTUi AS • LECTURAS-LECTURAS- LECTURAS • L t( FURAS • I ECTURAS • LECTURAS • LECTURAS • LECTURAS - LECTURAS - LECTURAS LECTUI AS • LECTURAS • LTCTl 'XAS - LECTURAS- LEC FURAS • LECTURAS • i -CTURAS • LECTURAS LECTURAS • L E O u r a • le-C I URAS • L E O UI AS • LECTURAS • LTCH R O • LECTURAS • LEC TURAS • LECTURAS LEO URAS • LECTURAS LECTURAS • LECTURAS • LECTURAS • LECTUI AS • LECT'U RAS • LECTURAS • LECTU RA S • LEC T H E * ° 1 r : ' " , T I 1 P A i . c ¿ = x i i r? a g
C \ v s ; 'i I U
U f í Í
I I | | ! L
l a p e r t i n e n c i a d e r sb
I i i
L!
t e o r í a s e c o n ó m i c a s
selección de
jo ze f p a je s ík a y c. h . f e in s te in
1 r; !
. P b fir i
7. ACUMULACIÓN, I:l iCIENCIA, EQUIDAD V NECESIDADES HUMANAS BÁSICAS
Reginald Herbó!d Green * . •
I. Antecedentes h istó r ic o s: I ntelectuales y operativos
L as necesidades hum anas básicas ( n h b ) no fueron inventadas como concepto, dentro de un vacío, por los au tores de las ponen­ cias técnicas y los consultores de la Conferencia M undial sobre Empleo de la oit,1 aunque la p rim era ocasión en que se discutió ese concepto en un foro im portan te fue bajo tal título. Como cual­ quier o tro concepto, rep resen ta tan to elem entos que ya existían, ordenados en una form a nueva, como elem entos en realidad nue­ vos. Los hilos que influyeron al su rg ir el concepto fueron: 2
a) Los trabajos indios (por ejem plo K. N. Raj y B. M inhas) de la década de los sesenta sobre necesidades m ínim as y básicas, incluso los estudios sobre las diferencias p ara satisfacerlas, no relacionadas d irectam ente con las fuerzas productivas prom edio, y los intentos para elaborar paquetes de acción estata l que perm i­ tan a las com unidades satisfacerlas como un aspecto central de la estrategia del desarrollo incorporada en la versión prelim inar (aunque m ucho menos en la final) del Quinto Plan, y m ás en relación con los estudios del su r asiático (por ejernnlo los de K. G riffin).
b) El in ten to de articu lar una econom ía socialista y un cálculo de precios m ás pertinente a los objetivos de una sociedad socia­ lista (asociado con Kalecki e I. Sachs).
c) El debate de las "necesidades de la m asa", en particu la r en sus aspectos egipcio-magrebianos, se cen tra en el examen de los lím ites de la reconstrucción socioeconóm ica con N asser, y los que im pone la estrategia argelina inicial cen trada en la industria pesada.
* Instituto de Estudios del Desarrollo, Universidad de Sussex. 1 La conferencia fue el primer foro amplio de discusión del concepto; en
especial en los trabajos sobre Empleo, crecim iento y necesidades básicas, o it , 197ó y su preparación reunió muchos de los hilos que estaban sueltos. No obstante, esto no sugiere que la o it haya inventado un slogan sin aten­ der a los conceptos básicos que la antecedieron o que el modelo se fabricó en el aire.
- La precisión de las fechas siempre es difícil: ¿Cuándo nacen los pre­ cursores o se inician las primeras formulaciones? En este caso What Now? (Informe de Daj Hammarskjold de 1975) v Empleo, crecim iento y necesi­ dades básicas se tratan como las primeras presentaciones completas, aunque podría reclamarse que algunos hilos sueltos de diversos trabajos citados en este documento han influido o son sus antecedentes.
110
NECESIDADES HUMANAS BÁSICAS 111
d) El pensam iento latinoam ericano que fluye de la percepción de las lim itaciones y fracasos, asi como del conocim iento pro­ f u n d o del m odelo básico “de la b rech a” de la cepal (E. Cardoso) y el desglose de los modelos de la dependencia, con el fin de estudiar los efectos detallados sobre los grupos explotados y m arginados, como base del estudio de la dinám ica (p o r ejem plo R. Stavenhagen, C. F urtado). . c) La interacción o la contradicción en tre el diálogo del Nuevo
O rden Económ ico Internacional, y la autoafirm ación. Fue p e rti­ nente en especial percib ir lo inadecuado de los cam bios en el ám bito in ternacional, sin que tuvieran paralelo o fueran prece­ didos por cambios nacionales estratégicos, pues de o tra m anera, m ientras que se alterarían las ganancias de las divisiones in te r­ territo ria les, no es probable que resu lta ran beneficiados los oprim idos y explotados de la periferia.
/) La reacción con tra los argum entos basados en los Lím ites del crecim iento, que sostienen que la lim itación de los recursos m undiales requiere la continuación de la desigualdad (o hasta del aséptico genocidio propugnado por los teóricos de "la selec­ ción”), y en particu la r la labor de la Fundación Bariloche al crear un modelo latinoam ericano para dem ostrar la posibilidad de satisfacer las necesidades m ateriales básicas en corto tiem po, si se les concediera la m áxim a prioridad.
g) El in tento del P rogram a Ambiental de las Naciones Unidas (pamu) (y en especial de M aurice S trong) p o r crear un lím ite in te rio r de las necesidades hum anas m ínim as, como un correpre­ sor del lím ite externo ecológico, al desarro llar una política am ­ biental.8
h) La creciente preocupación del Banco Mundial (y sobre todo de R obert M cNam ara) de I960 en adelante, acerca de que el an ti­ guo modelo de desarrollo excluía de sus beneficios cuando menos a 40 % de la población m undial, preocupación que lleva a los tem as de la “erradicación de la pobreza abso lu ta” y la “red is tri­ bución con crecim iento”, del e i r f ju n to con los discursos, aná­ lisis y pi'ogramas.
i) E l Program a M undial de Em pleo de la Organización In te r­ nacional del T rabajo, y la conversión de los m ás im plicados en él, de un em pleo salarial a una estrategia nacional, con una po­ bre labor, con un foco de em pleo pleno productivo.
j) Una revuelta general, en especial de los p artic ipan tes de la periferia, contra un hipercentralism o intelectual. Una ram a fue la “revuelta de la periferia” con tra los paradigm as in telectuales
3 En verdad. What Now? se originó a partir de la petición inicial de! PANU para que la Fundación dh hiciera un estudio global del mínimo d. necesidades. Se “originó" ya que W hat Now? siguió otra elaboración dis tinta del punto inicial del mínimo de necesidades materiales. Yóase tamtié: W. H. Mathes (corap.), O uter L im its and H um an Needs, Daj Kammarskjol. (d h ) Foundation, 1977.
112 EFICIENCIA, IGUALDAD Y PROGRESO
eurocentristas, y o tra el cuestionam iento de los análisis de arriba hacia abajo.
k ) La experiencia de varias naciones que buscaban estrategias m arcadam ente diferentes del paradigm a del desarrollo anterior a 1970. China y Tanzania fueron centrales para los defensores de las n h b , Form osa y Corea del S ur fueron los partidarios más conservadores del m odelo n b . Sri Lanka ha sido fascinadora para am bos, pero a la vez fuente de dudas, porque su enfoque de n b era básicam ente no partic ipativo, curiosam ente fo rtu ito intelec­ tualm ente, sólo ligado en la periferia con la red istribución p ri­ m aria, y no au tososten iao ni en lo económico ni en lo social.4 En p arte se estim ó que esas experiencias eran expresadas por los dirigentes y los in telectuales de los estados reales im plicados, y en p arte como si fueran experim entadas u observadas por los o tros analistas.
Es p r o b a b le q u e d e e s a s in f lu e n c ia s l a ú l t im a h a y a s id o y s e a la m ás i m p o r t a n t e in te le c tu a lm e n te , y p o r c ie r to lo e s o p e r a t iv a ­ m e n te . Sin e m b a r g o , la s c o r r i e n t e s d e p a n u , b ir f , o it o c a s io n a r o n g r a n p a r t e d e l a n á l i s i s p a r t i c u l a r y d e e s c r i to s q u e l le v a ro n a la f o r m a p r e s e n te d e l d iá lo g o d e la s n h b , y c a d a u n o d e lo s e le m e n ­ to s fu e d o m in a n te p a r a a lg u n o s d e lo s p r i m e r o s p r o p o n e n te s .
II. N ecesidades h u m a n a s básicas y otras a f in e s
El modelo conceptual de las necesidades hum anas básicas (n h b ) delineado es de sangre p u ra (social dem ócrata radical o socia­ lista no ortodoxo). No es la única variante, ni necesariam ente la publicada o criticada con m ayor am plitud, pero es la que di­ fiere m ás de la antigua ortodoxia del desarrollo de los años cin­ cuenta y sesenta. De paso se pueden n o ta r o tras tres versiones:
a) Las “necesidades m ateriales m ínim as” (erradicación de la pobreza absoluta), que puede tener cualquiera de los siguientes enfoques: lim itar las presiones potenciales de explosión de los m arginados; satisfacer la conciencia con la caridad global con m edios probados, técnicam ente program ada, o (y) una declara­ ción m oderna de las condiciones ricardo-m arxistas de la explota­ ción m áxim a sostenible en servicio de una reproducción am pliada con rapidez, bajo el supuesto de que es posible la utilización ple­ na del traba jo o que el e jército de reserva se debe m antener a un nivel de plena subsistencia operativa y reproductiva. (Una varian te de esto es el im puesto negativo al ingreso de Fried­ m an, en el caso de un ingreso m ínim o garantizado.)
b) Los modelos tecnocráiicos de las necesidades básicas, que 4 Véase Tow ards a Socialist S ri Lanka, Centre for Society and Religión,
1977, y Sri Ixinka an Experience in a N eed - O riented D evelopment, Marza Foundation, International Fund for Development Alternatives, ’.978. La per- plejidad ele percepción se comparte por los participantes de Sri Lanka. * *0
se limita a los extranjeros.
NECESIDADES HUMANAS BÁSICAS 113
dan por supuesto que en gran parte se tra ta de brechas adm inis­ trativas por la élite que torna las decisiones, y una fa lta de cap i- cidad de los pobres pai'a aprovechar las oportunidades. Es .o puede ir m ás allá de las necesidades m ateriales m ínim as, en el sentido de la producción-distribución, pero sólo sobre una base im plícita del “estado de b ienestar". Políticam ente son ingenuas: la élite que tom a las decisiones no desarrolla la adm in istraer n con el p ropósito señalado, ya que lo perciben como opuesto a sus intereses (personales o de subclase), m ás que porque se: .1 incapaces de com prender lo que se propone. Los trabajadores y los cam pesinos carecen de poder para hacer cum plir esta es tra ­ tegia a los que tom an las decisiones.
c) Los modelos socialdem ócratas de las necesidades básicas ( Redistribución con crecim iento, en sus m om entos m ás radica­ les), que em piezan a abordar la existencia y d istribución del po­ der, pero en una m anera m ás bien titubeante, de increm ento y de dim ensiones m icro, nada típica de paradigm as econom icor:- líticos serios o de transform aciones estructurales. Esto es verd d hasta respecto a los modelos m ás radicales, como el de Bari > che, si están concebidos como un pro to tipo de plan y no cor o polém icas destructivas contra el paradigm a del presente; en el; ;s los elem entos del papel del Estado, el poder de clase, la dist i- bución del ingreso institucional, no sólo no son endógenos el modelo sino que están tan im plícitos en los supuestos inicial, s, que son v irtualm ente invisibles e irrenunciables. El enfoque rr s riguroso puede ser el llam ado a un fabianism o global (o sea, a victoria estratégica final sobre la revolución, a ganarse po r mee a de una serie de derro tas tácticas planeadas i'especto a m edié s específicas de reform a), pero aparte de lo im practicable es p - bable que sea injusto', para el in ten to m ás b ien am plio y pi o- fundo de muchos de los escritores.5
III. N ecesidades h u m a n a s b á sic a s : C o n cepto y estrategia 1
C o m o u n c o n c e p to o rg a n iz a t iv o e n e l d e s a r r o l lo d e u n a e s t r a te g a, la s n e c e s id a d e s h u m a n a s b á s ic a s , c o m o s u n o m b r e lo im p l ic a , 2
c e n t r a n e n la s n e c e s id a d e s h u m a n a s ( p r in c ip a lm e n te c o m u n i - r ia s e in d iv id u a le s ) y le c o n f ie r e n p r i m a c í a a l m o v im ie n to 1
b u s c a d e s u s a t is f a c c ió n , t a l c o m o la s p e r c ib e n lo s t r a b a j a d o i es y lo s c a m p e s in o s . R e c h a z a Ja e le v a c ió n a l m á x im o d e la t a s a ie c r e c im ie n to d e la s f u e r z a s p r o d u c t iv a s , y p o r t a n t o n ie g a la u- p re m a c ía d e la a c u m u la c ió n . T a m b ié n s e r e c h a z a q u e s e s a c r
s Véase S. Cole y H. Lucas (comps.), Models, Planning and Basic Ax\ is, Institute of Development Studies, 197S, en especial la sección 5.
Esta sección es en gran parte una síntesis de la estructura concept 1 ce What Now?, de E m ploym ent, Growth and Basic Meeds, y de Report, > :-r<ui° Egham, del World Council of Churches United Justice and Serv . ! *77.
114 EFICIENCIA, IGUALDAD Y PROGRESO
que un nivel de vida decente (determ inado sociahncnte) de los trabajadores y cam pesinos, con el fin de proporcionar el incen­ tivo a la acum ulación cap ita lista o el increm ento de las fuerzas productivas socialistas.
Las n h b como estrategia se convierten en un grupo de cinco m etas generales: 1) los bienes básicos de consum o personal: ali­ m ento, vestido, vivienda, m obiliario básico y o tras necesidades definidas socialm ente, ya sean o no m ateriales (com o po r ejem ­ plo, un en tie rro decente form a parte de las seis garantías chi­ nas); 2) acceso universal a los servicios básicos: educación p rim a­ ria y de los adultos, agua potable, program as de salubridad preventivos v curativos, de hab ita t (sanidad am biental, in fra­ estru c tu ra com unitaria ru ra l) y com unicaciones (en am bos sen­ tidos); 3) derecho a y la realidad de u n em pleo productivo (in­ cluido el autocm plco) que sum in istre tan to una productividad suficientem ente elevada, como una rem uneración bastan te equi­ tativa, para toda unidad fam iliar con m iem bros adultos corporal­ m ente capacitados, para satisfacer con su propio ingreso sus necesidades básicas de consum o personal; 4) una in fraestructu ra , física, hum ana, y técnica institucional, capaz tan to de producir los bienes y servicios requeridos (ya sea en form a directa o in­ directa, por m edio del com ercio exterior) como de generar una adecuada corriente de superávit para financiar los servicios co­ m unales básicos y de proveer la inversión para sostener el incre­ m ento de las fuerzas productivas necesarias al avanzar hacia la satisfacción de las n h b ; 5) partic ipación de las m asas en la toma de decisiones y en la revisión y form ulación de la estrategia y el control de los dirigentes, y en la puesta en práctica de los proyectos v la realización de las decisiones.
Como estra teg ia l a s n h b están o rien tadas hacia la producción —los pagos de transferencia, en el sentido de una red istribución secundaria ele la capacidad de consum o son con m ucho secunda­ rios no centrales— ; 7 se hace hincapié en la red istribución p rim a­ ria del ingreso, los activos y el poder, porque considera que la se­
7 El punto de vista opuesto, por ejemplo T. N. Srinivason, "Development PplRics and levels of living of the poor: Some Issues", Coloquio de Bellagio, 1977, Banco Mundial, es una clara y mala erudición. La Declaration de la Conferencia Mundial sobre Empleo subestima el aumento de la productivi­ dad y de la producción y subraya la distribución primaria (ingreso ganado), no ia terciaria (pagos de transferencia del consumo) como las fuentes citadas en la p. SI. En verdad las formulaciones de las n h b tienden más bien al trabajo orientado en forma austera, con una clara desviación contra subsidiar a cualquier persona capaz de trabajar (y con una clara desviación para hacer un derecho el empleo productivo y la remuneración, adecuada como algo importante y operativo más que como figurativo y moral). Esto mismo parece ser una práctica nacional por ejemplo en China y Tanzania en donde está claro que se emplean las transferencias al consumo como último recurso para un número limitado de personas no aptas para e. trabajo o como situaciones especiales de transición (importaciones de cerea­ les de alto precio para la situación mencionada en úitimo término, en am­ bos países).
NECESIDADES HUMANAS BÁSICAS 115
paración en tre la producción y la d istribución carece de bases teóricam ente y en la p ráctica es inoperante. Por lo tanto , la ne­ cesidad de un em pleo productivo es tan to un fin como un medio central.
De hecho, una característica algo inconveniente del modelo tal como ahora se construye es que cada uno de los agrupan ¡len­ tos de fines tam bién constituyen m edios. En el caso de la p a r ti­ cipación el fin es co n tra rre s ta r la enajenación, pero el m edio es el poder: la movilización para hacer cum plir la estrategia, y la movilización para libera r los recursos que de o tra m anera no serían utilizables debido a que su explotación centralizada es im ­ practicable en el campo técnico o de las relaciones de producción.
De m anera sim ilar, la producción de los bienes básicos es un m edio, ya que se entrelaza con el em pleo pleno y la participación del poder, como fines y m edios. El modo claro en que las com u­ nidades ru rales pueden satisfacer sus necesidades alim entarias básicas (alcanzar un derecho operativo a una dieta adecuada) es p roduc ir ellos m ismos sus alim entos. Por una parte , así se incre­ m entará su poder fren te a los em pleadores y burócratas, pero po r la otra, norm alm ente hará falta poder ya sea para aplicar una reform a agraria previa y /o im pedir una gran desmovilización latifund ista burocrática que se aparte de ese enfoque.
No es m uy claro cuál es el grado de reducción de la desigual­ dad que está im plícito en el concepto; p o r razones prácticas (relacionadas con lo lim itado de los recursos) se necesitan tan to un tope máximo corno uno mínim o. Parece que lo aceptable del m argen en tre am bos topes depende de las relaciones produc á vas específicas del m om ento, la cu ltu ra y el país; la igualdad to tal y el grado presente de desigualdad son lim itantes m ás que m etas probables.
Las n h b utilizan las necesidades "determ inadas socialm ente '’. El alcance o el logro cercano de un conjunto de m etas especifi­ cas provocaría que se fijaran o tras, m ás que un sentim iento de haber cum plido. En la supresión de la desigualdad, la met: bá­ sica es la pobreza com parativa, no la absoluta. E s ta es u n a de las principales diferencias respecto a la escuela de la s rece ida- des m ateriales m ínim as, aunque h a s t a a h o r a e s t á oscurecida p o r la fa lta de especificación de una trayecto ria siqu iera h ip o t . ica de las n h b en una economía política m ediana o de alto nivel (por ejem plo México, Singapur, Suecia).
D el m ism o modo las n h b no se lim itan a l a s n e c e s id a d e s i a t e ­ ríales. Un en tierro decente no t i e n e m u c h o q u e v e r c o n la p r o ­ ducción; la educación universal de lo s a d u l to s , in c lu s o e l d e .c r ­ ia r de la conciencia, no se pueden in c l u i r c o n f a c i l id a d c un modelo de crecim iento, ni son e s t a b i l i z a d o r e s p o l í t i c o s c .ros por sí mismos. La m eta del empleo, al m e n o s p a r a a lg u n c d e vu s proponentes, se basa en la creencia de q u e la a c t i v id a d . r e a ­ dm e incluye el traba jo y no se lim ita al o c io .
116 EFICIENCIA, IGUALDAD Y PROGRESO
Las implicaciones que las n h b tienen con la desigualdad global por lo general sólo han recibido com entarios o se han pasado por alto, sobre todo en las ponencias em anadas de las organizaciones internacionales,8 debido a que varían en form a sorprendente con el statu quo y cualquier trayectoria plausible, como para parecer no operativas o contrarios a lo productivo. Además, las experien­ cias nacionales que se han tenido han operado m as bien en form a separada de las estrateg ias económicas internacionales de los estados en cuestión, que se han concentrado en la explotación de posibilidades específicas para ob tener ganancias m arginales en el p resente contexto económico internacional, o en la partic i­ pación en coaliciones estatales del tipo del n o e i , según lincam ien­ tos internacionales (no in terpersonales o de clase) de la d istri­ bución del excedente.
IV . L as n h b , la a c u m u l a c ió n y el c r e c im ie n t o
La divergencia en tre el m odelo conceptual de las n e ib y el mo­ delo general del crecim iento es bastan te amplia, cuando menos en un nivel, aunque en la dirección observada en la realidad. Las n h b consideran como un m edio al crecim iento de las fuer­ zas productivas. Sin em bargo, se in teresan en corporizaciones m ateriales específicas del crecim iento que contribuyen directa o ind irectam ente a p roporcionar servicios y bienes básicos a quie­ nes los requieren.
E sto significa que el crecim iento m áxim o del p i b no se consi­ dera com o u n fin ni como un medio; tam bién puede p resen tar objeciones a las tecnologías o modos de producción que p rodu­ cen bienes específicos "erróneos” (por ejem plo brandy en lugar de leche; un jabón de tipo internacional en vez de com puestos p a ra lavar de costo bajo ), o bien los producen de m anera que originan problem as m ateriales y de distribución del ingreso (por ejem plo el cereal obtenido en la tie rra de los latifundistas com er­ ciales, m ás que en las propiedades cam pesinas o com unales).
Sin em bargo, no se tra ta de divergencias a p a r tir del modelo único de n h b sino de aspectos de su estrecha adhesión a esque­ m as generales de la experiencia h istórica y puntos de vista más plausibles de los que tom an las decisiones o de las m otivaciones de la com unidad. Los que tom an las decisiones no desean en un sentido abstracto elevar al máximo el p i b (o s u tasa de creci­ m iento), sin ninguna referencia a su com posición; poseen prio-
s Por ejemplo, las publicaciones de la o j t , empezando por E m p l o y m e n t . Growth and Basic Need, What Now? y el In fo rm e del Consejo Mundial de Iglesias toman pocas providencias —sólo pocas— al observar las im p l ic a c io ­ nes de la igualdad global, pero ni siquiera fijan en forma seria los liny es potenciales del uso de recursos reales de la economía industrial (' presumirse que tampoco del consumo y la acumulación) en una forma C-> bal que remotamente las acerque en forma operativa.
NECESIDADES HUMANAS BÁSICAS 117
riciades m ateriales bastan te específicas: tanques para sus e jé r­ citos, m antequilla para sus mesas, pan para sus obreros (al m enos algunos de ellos), m ercancías exportables que cubran sus nece­ sidades de im portación. Tam poco son indiferentes a las tecno­ logías y los subm odos de producción. Los que tom an las decisio­ nes, ocupados en elevar al m áxim o su capacidad de defensa in­ dependiente, no están m uy in teresados en las tecnologías que elevan las fuerzas productivas de la in d u stria ligera, excepto cuando producen bienes salario, y de ese m odo resu lta m ás b a ra ­ to el costo salario de los vectores de la industria pesada que term inan en arm am entos. Los gerentes de las corporaciones no eligen tecnologías que elevan al m áxim o el p roducto o los ingre­ sos de la m ano de obra, si reducen directam ente su excedente o socavan su posición estruc tu ral al ab rir el acceso a los com pe­ tidores potenciales.
Debe adm itirse que las n h b no proponen el m ism o contenido específico del crecim iento, ni la tecnología o subm odos de p ro ­ ducción elegidos p o r la m ayoría de los actuales tom adores de decisiones; sin em bargo, se tra ta de las condiciones de sus posi­ bilidades políticas, no de lo plausible de considerar al crecim ien­ to en térm inos desagregados como un medio, m ás que como un fin.
Los aspectos de la acum ulación de las n h b constituyen un rom ­ pim iento m ás básico con la sab iduría convencional. Su p rim er aspecto, su negación de alguna liga necesaria en tre la desigual­ dad en la distribución del ingreso y las tasas de crecim iento, ya ha sido dem ostrado em píricam ente,9 al m enos en el sentido de que hay considerables grados de libertad en cuanto a la desigual­ dad en cualquier m eta de tasa de crecim iento.
El factor de la relación de la participación en lá distribución con el crecim iento, tam poco está m uy cercano en el paradigm a, ni su versión m arxista que aquí es m ás crítica, a m enos que uno suponga que los capitalistas no tienen niveles variables de con­ sum o de lujo, ni exportan porciones variables del ahorro , que no se tiene ahorro en el ingreso del traba jo (incluido el profesional) y que es fútil el ahorro-inversión de los pequeños productores de m ercancías. Aun con estos supuestos algo extrem osos se necesita­ ría añad ir la hom ogeneidad relativa de la tecnología y de las proporciones capital-producto en el lado de la inversión, para com pletar un m odelo en que no hub iera un grado considerable de libertad en tre la partic ipación de los factores y el crecim ien­ to de las fuerzas productivas.
Más positivam ente, el m arco conceptual de la s n i-ib a l menos eri forma im plícita considera que el ah o rro disponible pai’a la
' Véase por ejemplo Chenery ct al. (comps.), R edistribution w ith G row th , - :’i?rd University Press, 1975; A. Foxley (comp.), Incom e D istribution in - - 'y y American, Cambridge University Press. [La versión original de este ' ' s;o se publicó en la Serie de Lecturas, núm. 7, fce.]
l is EFICIENCIA, IGUALDAD Y PROGRESO
inversión in terna está sujeto a un control institucional. Aparte de la pequeña producción de m ercancías y de las em presas fami­ liares pequeñoburguesas, el aho rro personal discrecional en efec­ tivo norm alm ente constituye una proporción pequeña del ahorro total. El ahorro público y privado program ado (seguros, pensio­ nes), el de las em presas productivas públicas y privadas, es m u­ cho m ás grande y está claram ente su je to a m anipulación institu ­ cional y /o el control tan to del ahorro como de la porción rein- vertida localm ente, como lo opuesto de lo que fluye hacia el exterior. El ahorro de las em presas pequeñas y de las m ercan­ cías pequeñas se puede influ ir con una diversidad de m edidas de política que incluyen la reglam entación del m ercado y el control del acceso a éste.
Los factores determ inantes que en form a potencial pueden esta r bajo el control del E stado incluyen la tecnología y los sub- m odos de producción. Por ejem plo, si la ag ricu ltu ra de cosechas arbóreas es sobre todo cam pesina —no de plantación—, entonces se puede asegurar una elevada inversión d irecta de traba jo (aho­ rro ) corporizada en m ejoras a la tie rra y las p lantas (árboles); m ien tras que en las plantaciones la inversión saldría del exceden­ te en efectivo y es probable que se desperdiciara el potencial de un ahormo d irecto campesino. De m anera sim ilar, las lim itaciones selectivas (po r ejem plo con altas cuotas de transporte) de acceso a las áreas rurales y los pueblos pequeños, de bienes salario urbanos (locales o im portados), es probable que hagan utiliza- bles las bolsas de trab a jo y o tros recursos naturales que de otro m odo no serían utilizables en com petencia libre, m ientras que los recursos urbanos (en especial los increm eatables) se pueden tras lad a r con facilidad a o tras líneas de producción.
El aho rro de las em presas públicas y del Estado, al m enos en el macronivel, se determ inan fiscalm ente de m anera básica; los sectores de la em presa pública que los estados determ inan para ob tener un excedente así lo hacen (p o r ejem plo en Hungría, las em presas argelinas de líneas principales, Tanzania), debido quizá en p a rte a que se da m ás atención al control de los costos, aun­ que tam bién por la fijación de los precios (restricciones del m ercado) en congruencia con el logro de una am plia m eta de obtención de un excedente m acroscópico. Las haciendas cuyos encargados de la tom a de decisiones requieren un excedente de sus ingresos co m en tes sobre el gasto corriente, m ás una variedad de esquem as de ahorro estata l (por ejem plo el Fondo Previsor Nacional), que proporcione a la inversión fija del gobierno una corriente financiera estable, por lo general son técnicam ente ca­ paces de alcanzar la am plia m eta propuesta . Se observa que hay posibilidades sem ejantes en la liga existente en tre el ahorro y el crecim iento; o sea, la proporción capital-producto se considera menos im portante y m enos fija que en los m odelos de crecim ien­ to simplificados que en la realidad han influido en los técnicos
NECESIDADES HUMANAS BASICAS 119
que tom an las decisiones y los planeadores. En p rim er lug; *, el capital fijo solo constituye una p arte de los factores que con­ tribuyen al crecim iento; si bien m ucho de lo restan te req ere el gasto público, y po r lo tan to la recaudación y la asign; ión (por ejem plo el extensionism o agrícola, los caminos rurale , el agua), no están incluidas en los m odelos de crecim iento no n ales y, per contra, es usual que en un grado considerable estén on- signadas den tro de las políticas fiscales (es decir, que pv den financiarse). Además hay razones para suponer que una co :en- tración en los bienes básicos, y cuando sea razonablem ente ; ac^ ticable, de la producción en pequeña escala descentralizada que utiliza los productos locales de m ano de obra y recursos n: ora­ les, conducirá a m ás bajas relaciones capital-producto, aun ¡an­ do no hub iera grandes m odificaciones en la m ayoría de los n ero- casos. En algunos sectores, en especial la construcción, so; fac­ tibles m odificaciones m icro en favor del trab a jo y en conti del capital (sob re todo de los bienes de capital im portados) con restricciones al m ercado dadas o en algunos casos sim pler nte con una m ejor planeación anticipada. El desplazam iento c in­ sumios de capital específicos no constituye stric tn sensu una alteración de la relación capital-producto; pero el trab: o y los m ateriales locales incorporados d irectam ente al capital p las unidades p roductoras de m ercancías com unales o privad en pequeño, ni los esquem as de trab a jo públicos com unales re ben el créd ito en form a im portan te de los ahorres, y su prodm o al acervo de capital (aun cuando, como ocurre en algunos } ses africanos, las cosechas arbóreas y las m ejoras asociadas cor. lias constituyen hasta la m itad de un verdadero acervo de c ital físico). El efecto de las m edidas institucionales para aum ita r esos tipos específicos de insum os de capital, sería entonces . du- c ir las relaciones observadas capital-producto increm enta s.
H asta ahora, las presentaciones conceptuales de las n h b > se han ocupado en form a sistem ática de las ligas con la acu ula- ción. Aun al nivel nacional en donde se ha concedido ate ción articulada, aunque quizá poco coordinada, a los tipos de ' mas de ahorro-ingreso y de capital-producto antes m encionado pa­ lmeen fa lta r exposiciones teóricas u operativas detalladas.
En el análisis final, los defensores de las n h b norm al; nte aceptarían cierta baja en la tasa de acum ulación a cam bio un acercam iento m ás ráp ido a sus m etas iniciales de las XH Sin em bargo, po r las razones relacionadas con los an terio res asi ctos institucionales tan to del lado del ahorro como de la inco ora­ ción de la acum ulación, negarían que hub iera algún motive 'ara vincular las n h b con una acum ulación baja , el crecim iento spe- cífico o siquiera con las tasas de crecim iento del ptb . De cho pueden ir m ás lejos —tan to los d irigentes de Tanzania co de China lo hacen en ocasiones— y asegurar que en ciertos c tex­ tos las n h b producirán un crecim iento m ás general de la s f 'z a s
120 EFICIENCIA, IGUALDAD Y PROGRESO
productivas o del p i b , m uy aparte de un crecim iento m ás espe­ cíficam ente buscado en determ inados productos. No existe una m uestra bastan te am plia, ni hay una experiencia suficientem ente larga para dem ostrar la an terio r afirm ación; las tendencias de 4-6 % de crecim iento en China y Tanzania son congruentes con la prim era afirm ación, y están po r a rrib a de las políticas menos sem ejantes (India, E tiop ía), que persiguen estrategias com pleta­ m ente diferentes.
V. L a f a c t ib il id a d t é c n ic a fo t e n c ia l
En principio, lo im practicable de ob tener un paradigm a de las ciencias sociales o de las estrateg ias es una b arre ra p ara su acep­ tación; en la práctica ese no es el caso, pero usualm ente la reali­ zación viene después del colapso del paradigm a, como en el caso del crecim iento-brecha. Sin em bargo, al considerar un cuerpo de conceptos que ocupe un sitio potencial en un paradigm a nuevo, p a r e c e r ía pruden te considerar la factibilidad de sus fines p ro ­ p u e s to s , tan to en lo político como en lo técnico.
Al aplicar tal escrutin io surge de inm ediato un problem a: si las necesidades hum anas básicas son relativas y están determ i­ n a d a s s o c ia lm e n te , y tienen la tendencia a a lterarse hacia arriba a m edida q u e se acercan las m etas iniciales, entonces su cum ­ plim iento p le n o se convierte en un estado escatológico. Además, no hay razón lógica que perm ita adop tar el supuesto de que una sociedad, aun cuando el poder se encuentre en m anos de los obreros y campesinos, no pueda ten er m etas iniciales que de hecho sean técnicam ente inobtenibles, debido a que los niveles de las fuerzas productivas que se requieran sean inobtenibles. Por tanto , c u a lq u ie r com probación tiene que ser em pírica en un contexto e s p e c íf ic o , o s i es general, deberá estar relacionada con el m ejoram iento sustancial del sta tu quo.
1. Los niveles del consumo básico, com unales y personales
En e l año 2000 p o d r ía n alcanzarse niveles que en térm inos fí­ s ic o s g e n e ra le s son a d e c u a d o s , con tasas de 6 a 8 % de creci­ m ie n to a n u a l e n la p r o d u c c ió n , si se s u p o n e una red istribución d e l in g r e s o b a s t a n te m a r g in a l , a juzgar po r los modelos de Bari- lo c h c , la o it y d e L e o n tic f ( o n u ) ,10 se tra ta cuando m á s de una so- brestim ación. L os c á lc u lo s apresurados del au to r sobre Tanzania
10 Véase la discusión en Colc y Lucas, op. cit. Los modelos son muy burdos o no están ligados estrechamente, como el de Leonticf, a ramas de producción específicas relacionadas con las necesidades básicas, aunque cemuestran en general la posibilidad de obtener con rapidez las metas ini­ ciales de j a s NHB sin limitaciones insuperables de recursos o comercio dada una considerable redistribución del ingreso (aunque no en todos los casos revolucionaria).
NECESIDADES HUMANAS BASICAS 121
sucieren que si todos los bienes y servicios adicionales i ¡eron jos incluidos en lo que los obreros y cam pesinos de esc país perciben como necesidades básicas de consum o personal y omu- nal (y si se p rodu jera la mezcla correcta de b ienes y se n icios) sería potencialm ente adecuado p ara obtener la m eta deseada un aum ento de 25 % en el p roducto per capita —digamos 4.5 a 6 Lo al año (1.75 a 3.5 % per capita )— duran te ocho o quince años. En cualquier cálculo la tasa de increm ento de las fuerza p ro ­ ductivas no es cualitativam ente diferente en térm inos absolutos de los niveles alcanzados. La m ayoría de los bienes básicos (y los servicios a fortiori) son candidatos bastan te practicables ] ra la producción nacional en la m ayor p arte de las economías, y i a po­ sibilidad de una producción indirecta po r m edio de la et porta­ ción está tan presente en las n h b como en cualquier o tra estra­ tegia. De m anera que es poco probable que se com eta ur. e rro r en el p roducto b ru to y en los requerim ientos físicos particu la­ res como una b arre ra a la factibilidad.
2. El em pleo pleno En este caso, el em pleo pleno, con una productividad y rem u­
neración adecuadas p ara cu b rir las necesidades del cc sumo personal, m ás bien hace surg ir algunos problem as técnicos raves de factibilidad. El punto de la rem uneración ju sta es sobre todo de naturaleza política; pero el de la prcductiv ida hace su rg ir cuestiones técnicas reales, a las que el grado de CO' ciénti- zación no puede resolver (ni resolverá) en ausencia de m i iíica- ciones de las fuerzas productivas de tipo m uy específico.
Esas modificaciones se pueden obtener: las economías socia­ listas europeas (distintas de Yugoslavia y China) logran r una verdadera utilización plena del tiem po de trab a jo con b tan te rapidez. Algo de la utilización, en especial en la producci n p ri­ vada en pequeño de m ercancías y servicios puede haber unido una productiv idad baja, y algunas em presas de m ayor \ m año pueden haber tenido un grave exceso de personal. De he o, en esas economías los problem as actuales son aum en tar la r oduc- tividad del traba jo y su movilidad, porque el tiem po labor, se ha convertido en una m ercancía escasa.
La transición menos rigurosa hacia el socialism o pare e que no produce insultados tan m arcados: en Tanzania el des mpleo urbano tiene una m agnitud de 8 a 10 Lo,11 y el nacional es de 3 a 4 °/o; pero la proporción del tiem po de trab a jo ru ra l < me los cam pesinos estarían dispuestos a dedicar a un esfuerzo ; ideóla o a traba jos artesanales capitales siqu iera m oderadam er • pro-
Estimaciones de supuestos de la Misión de la oír en 1977. La ’sición ha sido fundamentalmente .estática en este aspecto desde 1967; pa . ce que es bastante mejor (menor desempleo) que en otras regiones uri mas de Africa.
122 EFICIENCIA, IGUALDAD Y PROGRESO
ductivos, si poseyeran insum os y conocim ientos com plem entarios y una estruc tu ra de m ercado restring ida que les asegurara que recibirían los beneficios, puede llegar hasta 30 % y subiría a 50 % en algunas regiones con lim itaciones ecológicas peculiarm ente funestas. Se tra ta de un caso particu larm ente notable porque fue m uy poco lo que hizo la reform a agraria para cam biar la si­ tuación.
En la m ayor parte de las economías socialistas periféricas la situación es considerablem ente peor. Sólo S ingapur (que se apar­ ta en exceso de lo com ún y que opera con una estrategia de ne­ cesidades m ateriales m ínim as determ inadas socialm ente, de gran com plicación y eficiencia) parece acercarse al cum plim iento de la p rueba del empleo. En sus comienzos la reform a agraria mexi­ cana creó una situación que se habría aproxim ado relativam ente al em pleo pleno con niveles adecuados de productividad; pero la subsecuente evolución diferenciada de las fuerzas productivas y las restricciones al m ercado, adversas desde el punto de vista de las n i i b , pero necesarias según los que tom aban las decisiones y las subclases dom inantes del México posterio r a 1940, lo han deterio rado m ás allá de toda posibilidad de revitalización.
E stas obsei'vaciones m ás bien superficiales sugieren que la factibilidad técnica de este agrupam iento de necesidades no se puede considerar m ás que en relación con la es tru c tu ra política. Se m uestra muy posible en una transición rigurosa al contexto socialista; es menos clara en una m enos rigurosa, y sólo fo rtu ita y transito riam ente posible den tro de los parám etros del capita­ lismo periférico.
3. La infraestructura
En el am plio sentido usado en esta ponencia, la in fraestruc­ tu ra p lantea grandes problem as técnicos de transición para cual­ qu ier cam bio de estrategia. Es claro que una alteración de la d istribución p rim aria del ingreso altera el esquem a general de producción que se requiere; la alteración de los ingresos relativos y los precios relativos (lo que tal vez es m ás grave) puede oca­ sionar problem as para lograr los m icroniveles deseados y en la asignación del excedente invertible. Es probable que se necesite a lte ra r sustancialm ente las estru c tu ras institucionales, al tra ta rse de una economía m ás racional o rien tada hacia la m ayor equidad, respecto a las de una econom ía ab ierta a la exportación, con s u s t i t u c ió n de im portaciones y una industria intensiva en trabajo .
Sin e m b a r g o , los problem as no parecen especialm ente insolu- bles desde el punto de v ista técnico, incluso con los parám etros de una economía mixta. La m acrocficiencia para ob tener y d irigir los excedentes (aun con la considerable m icroineficiencia en los costos de producción y de asignación) no es de ningún modo ra ra en las economías periféricas. Los controles institucionales,
NECESIDADES HUMANAS BASICAS 123
incluidas las em presas públicas, con dificultad se pueden consi­ derar nuevas o únicas en las economías en transición al socialis­ mo; las acciones de la em pi'esa privada pueden ser alteradas en form a im portan te por las restricciones estatales al m ercad , aun en el caso de las em presas transnacionales. Los probleir s de transición, como la dem anda nueva de bienes básicos que a; a rece antes de la nueva producción y que genera esquem as de b anza ex terior (p o r ejem plo, Tanzania en 1971-1973), pueden ser d una m agnitud considerable pero difícilm ente de un orden de : agni- tud que esté m ás allá de los choques “norm ales" que ] ;r lo regu lar afron tan las economías periféricas, ya sea a cons cuen- cia de fenómenos meteorológicos, de oscilaciones cíclicas le las economías industriales, etcétera.
C iertam ente que una eficiencia inadecuada en la aplicac Va de una estrategia de las n h b puede acabar con ella; esto es cierto respecto a cualquier estrategia de economía política. Sin c nbar- go, se p resen ta un problem a técnico especial: es poco pn iabie que el personal de burócratas, gerentes, em presarios, pohYcos v tecnócratas que se necesita para operar el aspecto técnico .e las n h b resu lte ser su principal beneficiario, y que considere que lo son. En consecuencia, existe una senda estrecha entre abor­ ta r la estra teg ia con el fin de m an tener un am plio apt o de p arte del personal (como algunos acusan que se ha hec .o en Tanzania y, a fortiori, en Argelia) y en a jen ar y d estru ir la credi­ bilidad del personal hasta el grado en que se m inan las p sibili- dades técnicas de la estrategia (uno de los principales irgos con tra la Pandilla de los C uatro). Existe una contradicción n tre u tilizar a las élites con el propósito de edificar una economía no elitista, y esa contradicción siem pre está en peligro de ve verse violentam ente antagonista, o de convertirse en apariencia en no antagónica por una rendición de facto an te las ¿lites.
4. La participación
Tal vez no sea ú til considerar a la partic ipación sobr todo como un problem a técnico; en ú ltim o grado lo es p o l í t io . La estrategia basada en la justic ia y en las necesidades de las m asas no puede triu n fa r sin un creciente control de las m asas .obre las subclases con categoría de personal ejecutivo y sin qu haya un poder disciplinario sobre ellas.
Sin em bargo, se destacan varios p u n to s técnicos. Una ac v in is - tración y planeación to talm ente centralizada n o e s c o m ¡ t ib ie con un control efectivo de los o b r e r o s y c a m p e s in o s so e la s m icrodecisiones, ni tam poco c o n u n e m p ic o m o v iliz ad o ;* e la s bolsas locales de trab a jo y de o t r o s r e c u r s o s , de m o d o q u e in ­ crem enten las fron teras del nivel de la s f u e r z a s p r o d i t iv a s . No obstante, la relación de las n h b fren te a la j u s t i c i a y )S t o ­ pes, y la realidad del poder de las élites p a r a m a n ip u ' r lo s
124 EFICIENCIA, IGUALDAD Y PROGRESO
sistem as descentralizados, requiere una es tru c tu ra que m ás bien se aleja de una to tal autonom ía com unal o de las unidades de tra ’oajo, o de la p re tend ida descentralización de m ercado libre. La m ecánica de un sistem a in tegrado coherente, parcialm ente descentralizado, con m etas clave, parám etros y pautas nacionales fijadas por una e s tru c tu ra política partic ipativa, pero con un grado elevado de descentralización local en las m icrodecisiones y de movilización p ara llevarlas a la p ráctica, no es m uy com ple­ ja en la teoría; en la p ráctica requiere un conocim iento detallado de todo el contexto de la sociedad, pero es probable que no m ás de lo que requieren los modelos institucionales de la es tra ­ tegia de la "penetración '', am pliam ente difundidos.
VI. La fa c t ib il id a d p o l ít ic a po t e n c ia l
Los cuestionam icntos m ás serios respecto a una estrategia de n h b a todo vapor se refieren a sus condiciones de factibilidad (poder) política. Por una diversidad de razones el curso de su r­ gim iento del concepto ha dificultado la atención en este campo; pero a pesar de ello, se pueden decir unas cuantas cosas (hay que ad m itir que en p arte son para estim ular el diálogo y la in­ vestigación m ás em pírica). Cuando m enos una fracción im portan­ te de la coalición dom inante de los que tom an las decisiones tiene que ser —o considerarse como— responsable y dependien­ te de las clases o subclases que se hab rán de beneficiar con la estra teg ia de las n h b . Tiene que haber un nivel de conciencia v de organización en tre los que serán sus beneficiarios, suficien­ te para sostener los pasos iniciales (al m antener en el poder a los que tom an las decisiones) y para proporcionar una base a la operación inicial tan to de lo productivo como de la participación en la tom a de decisiones. M ientras más alto sea el grado de con­ ciencia, movilización y organización de aquellos que perderán con las NHB, m ás elevado tend rá que ser el grado de conciencia, de organización y movilización de los que resu ltarán beneficia­ dos, para que sea posible la iniciación o el m antenim iento de la trayectoria de una estrategia de n h b . La red istribución inicial del poder y de la asignación de los recursos necesita incluir cam ­ bios en las relaciones de propiedad de los activos y en las re la­ ciones de producción, y adem ás libera r fuerzas productivas nue­ vas y c rear las bases sobre las que han de ascender la conciencia y la movilización en apoyo de las m edidas adicionales.
Si bien una revolución inicial puede ayudar en algunos de los puntos anteriores, en sí m ism a es inadecuada; las m ayores difi­ cultades políticas se presen tan en el uso, y no en la cap tu ra del poder, y en la construcción de la participación, no en la destruc­ ción de una es tru c tu ra p articu la r de exclusiones jerárquicas (véase Argelia). No está claro si un inicio hacia una estrategia
NECESIDADES HUMANAS BÁSICAS 125
de las n h b puede obtener progresos im portan tes sin que aya una revolución violenta; son m uy reales los peligros del in; ovi- lismo o de un im pulso inadecuado p ara sostener el progrc o, v las crecientes contradicciones in ternas surgidas de una m o' ila ­ ción inicial lim itada de los obreros y los cam pesinos (véase Tan­ zania). En form a sim ilar, tam poco es claro si la adhesión : una estrategia parcial de las n h b dentro de una política capií ista a niveles altos o m edios de fuerzas productivas carecerá de sen­ tido estruc tu ra l o h ab rá de te rm in ar en un reform ism o m ar tal;, en un sentido los casos de prueba m ás probables serían Ver :ue- la y Noruega o Suecia.
En todo caso, la transición a una estrategia de las n h b rt ule- re tiem po; tan to debido a la tensión en tre los niveles d las fuerzas productivas y de la conciencia como a la tensión en e el contexto histórico (aun cuando se destruyan las antiguas tra- tegias de poder) y los nuevos objetivos. El relativo enfoq: de paso a paso adoptado por los que tom an las decisiones en ( ina y Vietnam después de la lucha de liberación inicial, y de 1 de Tanzania después de 1967, parece poco probable de logre un m arco m ás participativo que el enfoque algo apocalíptico c los dirigentes dc. K am puchea en 1975-1978 (y quizá el de Car, rún en 1976-1978). Las presiones externas pueden colaborar o de u ir la estra teg ia de las n h b , por ejem plo el Chile de la U: Jad Popular, o reducir a un E stado cuyos dirigentes bien pi Jen tra ta r de seguir una estrategia sem ejante fren te a los ca. :cos esfuerzos para sobrevivir (por ejem plo Angola).
Las condiciones con factibilidad política no son p o r corr 'e to separables de las técnicas. M ientras m ás débil es el equi rio de las fuerzas políticas para la estrategia, y m enor y m enos rts- ciente la base movilizada, m ayor es la necesidad de evitar an­ des erro res técnicos. La ausencia de bienes de consum o t Jco (o dc los m edios para pagarlos), que fue com ún antes del cc ibio en la estrategia, es la senda más ráp ida para su descrédito y I de sus proponentes en tre los obreros y los cam pesinos y co: ice a ataques, a la revocación de la estrategia o a la coerción.
En form a sim ilar, la centralización-descentralización y el > Jen (de arriba abajo)-m ovilización (de abajo arrib a) p lantear ;cn- siones tan to técnicas como políticas. No es una cuestión de sto- aquello sino de lograr una sucesión de pro tosín tesis oper; vas tem porales.
La brevedad de esta sección no in ten ta ser un índice de s im­ portancia. Las barreras básicas de economía política que si me- sentan a la adopción de una estra teg ia d e las' n h b son pol. .as, no técnicas; adem ás son de econom ía política en el sentido c los intereses y el poder de las subclases, no de ética política i el sentido de la voluntad. Son dos los obstáculos que impide: una exposición m ás detallada.
El prim ero es el estado actual tan to de los conceptos com de!
126 EFICIENCIA, IGUALDAD Y PROGRESO
traba jo empírico; el segundo es que las condiciones con factibi­ lidad política sólo se pueden exponer en los térm inos m uy gene­ rales o muy específicos de un país. T ra ta r de derivar las precon­ diciones con factibilidad política de las n h b en Malawi o Kenia, sim plem ente por haber estudiado a Tanzania, y suponer que los contextos nacionales son básicam ente sim ilares, sería un ejercicio caren te de sensatez. Y tra ta r de hacer proyecciones de Tanzania (China o Vietnam ) a Venezuela o Noruega, es todavía m ás im­ probable que resu ltara en un grupo de proposiciones con alguna correlación objetiva seria.
V I I . N otas para u n a per spec tiv a
En el lado positivo —cuando m enos al considerar las posibilida­ des y lím ites de una estrategia de desarrollo orientada a satisfa­ cer ¡as necesidades de las m asas, en la que se fije una alta prio­ ridad a las de la generación actual y a la equidad— es posible esbozar varias conclusiones tentativas:
a) Existen grados de libertad b astan te am plios en el estable­ cim iento de una tasa cen tral de salario y una es tru c tu ra de rem u­ neraciones al trabajo , una tasa central y una estru c tu ra de gene­ ración del excedente, los m árgenes de la desigualdad perm itida y de las estruc tu ras de los precios relativos. La libertad está su je ta a la restricción de su firm eza in tern a y a la de su con­ gruencia con el to tal movilizadle de los recursos reales (fuerzas productivas).
b) No hay ninguna razón p articu la r para concentrarse en la red istribución terciaria (pagos de transferencia al consum idor). La m ayoría de las pruebas em píricas sugieren que la red istribu ­ ción secundaria (servicios públicos) es m ás capaz de influ ir en fo rm a positiva tan to en la producción como en la igualación efec­ tiva del consum o al m ism o tiem po. La red istribución p rim aria (el ingreso ganado) po r la vía de la red istribución de los activos o las restricciones del m ercado pueden tener una gran macro- eficiencia (al realizar los niveles de excedente, los esquem as de producción particulares o las alteraciones de la d istribución del ingreso) si están relacionadas específicam ente con los objetivos v contextos y se realizan en form a consistente, no en partes.
c) Debido a que el óptim o de Pareto (y de hecho cualquier sistem a dom inado por el m ercado) depende de la distribución del ingreso (el p a trón de la dem anda), sus declaraciones sobre la eficiencia productiva constituyen casos especiales, y se podría elaborar un grupo de ellas com pletam ente d iferen te p ara cual­ quier grupo congruente de m etas de d istribución del ingreso sujetas a restricciones de las fuerzas productivas.
d) Los lím ites de las fuerzas productivas potenciales utilizadles bajo estrategias diferentes son difíciles de in teg rar en una teoría
NECESIDADES HUMANAS BASICAS 127
de la distribución, pero pueden a lte ra r radicalm ente los resul­ tados en cualquier caso real. En principio no están determ in; Jas; la estrategia china sobre la industria ru ra l y de condado, tal como se aplica, se extiende a las fron teras de Jas fuerzas p ro ­ ductivas, pero lo m ism o hacen los pequeños em presarios priva­ dos en Japón y Kenia; la m acroestrateg ia de los soviets en 1930 de planeación de los balances de m ateriales bien puede ' .ber inducido el nivel general de las fuerzas productivas, pero incre­ m entó el de las que estaban disponibles para edificar una i fra- estru c tu ra económica autónom a destinada a la defensa nac 'onal.
V III. N ecesidades h u m a n a s básicas
Se p u e d e n e s t a b le c e r o b s e r v a c io n e s s im i la r e s t e n t a t i v a s so b e la s n h b c o m o u n a e s t r a te g ia d e d e s a r r o l lo c o n u n c o n ju n to in o rn o de c o n c e p to s r e la t iv o s a la d i s t r i b u c ió n :
a) El e n f o q u e d e la s n h b f u e e s t a b le c id o c o m o c o n c e p to d e s ­ p u é s d e q u e s e d e s in te g r ó el a p o y o al p a r a d ig m a d e 1945-1970 d e " d e s a r r o l lo m á x im o m e d ia n te la a c u m u la c ió n m á x im a c o n . ' f in d e lo g r a r e l c r e c im ie n to m á x im o " .
b) Sus orígenes operativos tan to in telectuales como nacionales son m uy antiguos y dom inantes en el T ercer Mundo; en ese sen­ tido represen ta una rebelión intelectual de la periferia, así como algunas de las experiencias nacionales que lo han influido (por ejem plo China) represen tan una rebelión de acción de la econo­ m ía política de la periferia.
c) Todo el modelo conceptual de las n h b es congruente in erna- m ente aunque en conjunto, tan to la naturaleza medios-fin s de sus elem entos básicos, y la de su com ponente participación- ;oder es m ucho menos fácil de m anipular form alm ente tp ie c los m odelos norm ales.
d) La equidad, definida en función de una m ayor igualda 1, así como de un increm ento absoluto del acceso a los bienes y crvi- cios básicos, es un pun to central en las n h b . En ese sentid' e s t á orien tada (como lo opuesto a la oportunidad) a ob tener re cita­ dos, sin es ta r com prom etida con una equidad absoluta o k asig­ nación to tal de los recursos a categorías de personas artifi :osa- m ente definidas.
e) Debido a su h isto ria intelectual y operativa las n h b están articuladas conceptualm ente m ás bien en form a débil y su con­ texto está determ inado en gran m edida nacionalm ente.
f) La flexibilidad conceptual es en a lg u n o s a s p e c to s , e n e s c ia l en cuanto a las condiciones políticas, u n m o d o d e c u b r i r \ io s ; al nivel operativo nacional parece e s t a r r e l a c io n a d o c o n • e s ­ fuerzo serio por re lacionar lo necesario con lo p o s ib le , y e s congruente ni con un E stado débil ni con u n a l t o n iv e l de r cro- ineficiencia.
128 EFICIENCIA, IGUALDAD Y PROGRESO
g) Técnicam ente n o existen razones generales evidentes que perm itan poner en duda lo operativo de las n h b . Hay dificultades y restricciones, pero en ningún sentido son diferentes de las afrontadas por o tras estrategias. h) Las condiciones de factibilidad política de las estrategias
de las n h b de ningún m odo han sido articuladas con claridad r en este caso es poco claro el grado de libertad existente. Con la ex­ cepción de Tanzania, y quizá de Som alia (y Form osa respecto a las form ulaciones de las n h b más conservadoras), parece que to­ dos los casos nacionales ocurrieron después de una revolución arm ada que duró du ran te largo tiem po y deterioró grandem ente la base de poder y la capacidad de movilización de"los oponen­ tes; hay un notable caso de fracaso, Chile, que ilustra los pro­ blem as de un acceso inicial parcial al poder, con una oposición in terna bien articu lada y una intervención externa capaz de capita lizar los errores en la eficiencia economicopolítica. Por o tra parte , es muy claro que una revolución arm ada no es una condición política o técnica suficiente; lo que ocurre una vez que se asciende al poder es todavía m ás crítico.
i) En principio las n h b son aplicables en form a global, y tanto en economías con un grado alto de las fuerzas productivas como en las que lo tienen m ediano o bajo. No existen perspec­ tivas serias de una aplicación global, porque no se podrían cum ­ p lir las restricciones relativas a la equidad, y el entusiasm o in ter­ nacional por dar apoyo a los m ás pobres es cuando más m arginal y muy am bivalente en lo que respecta a los esfuerzos nacionales p o r ap licar las n h b .
j) Dado el elem ento de participación q u e incluyen las n h b , el enfoque paso a paso necesario para form ar conciencia es pro­ bable que sea tan to relativam ente escaso como su jeto a consi­ derables dñéocaciones y alteraciones tem porales en su curso.
k) La aplicación nacional ha despertado más interés tan to en­ tre los practicantes de las n h b como entre los analistas, que en la elaboración de teorías. Si esto es correcto en un sentido, lim i­ ta el diálogo y el desarrollo de form ulaciones y aplicaciones estratégicas nacionales, tan to nuevas como existentes. También s ig n i f i c a que las n i -ib están a considerable distancia de satisfacer las c o n d i c i o n e s intelectuales de un paradigm a.
Debido a que las n h b son una estra teg ia revolucionaria basada en una perspectiva igualitarista y com unitaria de la sociedad, es poco probable que sea aceptada sin lucha. El uso de paliativos o m étodos de supresión m enos costosos a la abstracción p ar­ cial y las reform ulaciones, no es algo atractivo para la m ayoría de las subclases dom inantes y sus tom adores de decisiones. Por lo tanto, su buen éxito depende de que el contexto presente sea el que la movilización en apoyo de las n h b fuese necesaria y posible en un núm ero considerable de políticas (en este con­ texto puede ser una región destacada el África, desde el ecuador
NECESIDADES HUMANAS BÁSICAS 123
hasta el Cabo). C iertam ente que las estrategias de desarrolle no sim plem ente al nivel de paradigm as intelectuales en un ser: ; :1o a b s t r a c t o sino al m ás básico de los resu ltados de las decisú es que fluyen de esos paradigm as, están en un estado de "gran s- orden ba jo el cielo”, estado que en la trad ic ión china anunci la caída de una dinastía, un periodo de desorden y el nuevo si ci­ m iento de un estado ordenado de cosas. La contribución de as N H 3 a la caída de los antiguos paradigm as es bastan te clara su existencia es m uy real como una de las partes en conflicto e la lucha desordenada; sin em bargo su papel potencial en un oí en nuevo es hasta ahora m ucho m ás problem ático.
ÍNDICE GENERAL
REVISIÓN GENERAL DE LA PERTINENCIA DE LAS TEORÍAS ECONÓMICAS
1. El rezago cultural de la economía, po r Dudley Seers .
I. Introducción, 17; II. El estado de la teoría hace dos décadas, 18: III. La capacidad de la teoría para explicar los acontecimien­ tos recientes, 22; IV. Hacia mía teoría más pertinente, 29
2. Algunos asuntos globales, por Jozef P ajestka .
I. ¿Un periodo crítico para la teoría económica?, 32; II. ¿Nuevos campos de la teoría económica?, 33; III. La problemática mun­ dial, 34; IV. La configuración del futuro, 35; V. Racionalidad global, 38; VI. El marco institucional de una unidad global de objetivos, 40; VII. Justicia, equidad y el nuevo orden económico internacional, 41
Discusión de las ponencias de los profesores Seers y Pajestka (presidente, p rofesor S. T suru) .
S egunda P arte
LA RACIONALIDAD ECONÓMICA
3. Conceptos teóricos de la racionalidad económica, por Zdzislaw S a d o w sk i....................................................................
I. Introducción, 53; II. Las raíces históricas, 53; III. Desafío al concepto de racionalidad económica, 57; IV. La racionalidad del sistema, 59; V. La racionalidad en una economía socialista, 60
4. El problem a de la racionalidad global, po r A leksander L u k aszew icz ................................................................................
I. Las circunstancias contemporáneas, 64; II. E l dominio de la macrorracionalidad, 66; III. Dimensiones, escala v tiempo, 67;
369
_ — l o ü , r ..... , — — u - -— _ a ; — :— mzza. ZZT" * fc ' fasssarí.v
370 INDICE GENERAL
IV. Hacia la armonización de las micro y macrorracicnalidades, 70; V. La localización de la actividad económica, 72; VI. Algunas observaciones finales, 74
Discusión de las ponencias de los profesores Sadows- ki y Lukaszew icz (presidente, p rofesor K. Porw it) . 77
T ercera P arte
EFICIENCIA, IGUALDAD Y PROGRESO SOCIOECONÓMICO
5. Eficiencia económica y diferencias en el ingreso, por W iktor H erer y W ladyslaw S a d o w s k i ...................................... 87 I. El problema de la economía contemporánea, 87; II. La efi­ ciencia económica y los principios de la diferenciación del in­ greso, 88; III. Estrangulamiento de materias primas e importa­ ciones, 91; IV. Cambios en las diferencias de ingreso y los cstrangulamientos del desarrollo, 95
6. La igualdad social com o criterio y condición del pro­ greso socioeconómico, p o r Zofia M orecka . . . . 100 I. Interpretación del termino progreso socioeconómico, ICO; II. Un intento de interpretar eL concepto de igualdad social, 102; III. Los ingresos en una sociedad socialista y el problema de la igualdad y el progreso socioeconómico, 104
7. Acumulación, eficiencia, equidad y necesidades hum a­ nas básicas, po r Reginald H erbold Green . . . . 110 I. Antecedentes históricos: intelectuales y operativos, 110; II. Ne­ cesidades humanas básicas y otras afines, 112; III. Necesidades humanas básicas: Concepto y estrategia, 113; IV. Las n h b , la acumulación y el crecimiento, 116; V. La factibilidad técnica po­ tencial, 120; VI. La factibilidad política potencial, 124; VII. Notas para una perspectiva, 126; VIII. Necesidades humanas básicas, 127
Discusión de las ponencias de los profesores Green, Morecka, Ilerer y el doctor Sadow ski (presidente, pro­ fesor J. F. R w e y e m a m u .............................................................130
C uarta P arte
EL NUEVO ORDEN ECONÓMICO INTERNACIONAL
8. Nuevo orden económico internacional y países en des­ arrollo, po r J. F. R w e y e m a m u ...........................................
INDICE GENERAL
I. Crecimiento y comercio bajo el antiguo orden, 347; II. El efecto del viejo orden en los países en desarrollo, 148; III .L a s necesidades de un nuevo orden económico internacional, 151
Algunas opiniones sobre la economía internacional y los problem as del nuevo orden económico internacio­ nal, po r M anan P a s z y n s k i ................................................. I. Introducción, 153; II. Los objetivos básicos del n o e i , 155; III. Las causas del subdesarrollo, 158; IV. Críticas a la v is ió n “rico-pobre" del mundo, 161; V. Desigualdades en la distribución internacional del poder, 163; VI. La falta de adecuación de la teoría económica, 164; VII. Conclusiones: El n o e i y la teoría eco­ nómica, 167
Discusiones de las ponencias del profesor Rw eyem am u y del doctor Paszynski (presidente, p rofesor V. L. Ur- q u i d i ) .............................................................................................
Q u in t a P arte
TEORÍA ECONÓMICA Y LIMITACIÓN DE LOS RECURSOS NATURALES
Un cambio de acento en los recursos naturales: De l m ejor utilización a la conservación, po r Amílcar Ha rre ra . . . . .............................................................. I. Orígenes de la problemática del medio ambiente,' 1S1; II. Ag tamiento de los recursos naturales no renovables, 184; III. I nuevo enfoque-del problema, 186; IV. La identificación de 1c estrangulamientos futuros en la disponibilidad de los recurs naturales, 189; V. Tratamientos opcionales para el uso óptimo c los recursos naturales, 190; VI. Reducción de la demanda de li recursos naturales, 193; VII. La distribución internacional ( los recursos naturales no renovables, 194; VIII. Conclusiones, 1
Uso de los recursos naturales: problem as de extensu : m undial y aspectos socioeconómicos, po r R. R. ; - m o n y a n ....................................................................................... I. Los problemas globales, 196; II. Demandas crecientes de 1 s recursos naturales, 19S; III. Las reservas de materias p - mas y sus precios relativos, 199; IV. El desarrollo y la posesi i de los recursos naturales, 201; V. Las bases para una soluc: n socialista del problema, 202; VI. Los problemas para el cap. - lismo, 203
Discusión de las ponencias del profesor Herrera y < 'l doctor Sim onyan (presidente, académ ico T. Khac a- tu r o v ) ............................... .............................................................
372 INDICE GENERAL
DESARROLLO ECONÓMICO: TEORIA Y POLITICA
12. Desarrollo: ¿Qué hem os aprendido?, por Paul S treeícn 219 I. Un viaje relámpago por la teoría de la política del desarro­ llo, 219; II. El significado y el propósito de los estudios inter­ disciplinarios, 224; III. Ideas descartadas, 233; IV. La nueva estrategia, 235; V. Conclusiones generales, 237
13. Desarrollo: Consideraciones teóricas y conceptuales, po r Celso F u r t a d o .........................................................................240 I. Antecedentes teóricos, 240; II. Los antecedentes históricos, 242; III. Acumulación y progreso técnico en el capitalismo, 244; IV. Interpretación del concepto de desarrollo, 24S; V. La teoría . del desarrollo a partir de 1945 , 251; VI. Resumen y conclusio­ nes, 255
Discusión de las ponencias del doctor S treeten y el pro­ fesor Furtado (presidente, p rofesor D. Seers) . . . 260
14. Economía positiva y desarrollo en ¡os países industria­ les, por Edm ond M a lin v a u d ...................................................... 267 I. Introducción, 267; II. ¿Qué clase de respuesta científica es la necesaria?, 268; III. Construcción de la teoría positiva a partir de los hechos, 272; IV. Teorías abstractas del crecimiento, 278
15. Algunas observaciones acerca de la teoría económica y el cam bio técnico, po r V íctor L. U rquidi y Alejandro N a d a l ..................................................................................................285# I. Introducción, 235; II. El análisis del cambio técnico y sus limitaciones, 286; III. Algunas cuestiones relativas a los hechos "pertinentes”, 396; IV. Conclusiones y algunas implicaciones de política, 301
Discusión de las ponencias del profesor Malinvaud., del profesor Urquidi y del doctor Nadal (presidente, pro­ fesor Austin R o b i n s o n ) .............................................................308
S épt im a P arte
PLANEACIÓN ECONÓMICA NACIONAL
16. Planeadón económica, proyección y regulación, por R. B e lo u s o v ........................................................................................... 32; I. Introducción, 327; II. Premisas metodológicas básicas, 327;
ÍNDICE GENERAL
III. La necesidad de una proyección científica, 332; IV. Las ta­ reas y los métodos de la proyección, 335: V. Qué se está hacien­ do para mejorar la planeación en la Unión Soviética, 336; VI. Re­ gulaciones económicas en uso, 341
17. Reflexiones sobre la naturaleza de la planeación nacio­ nal, po r Krzysztof P o r w i t ................................................. I. La naturaleza de un sistema amplio de planeación, 344; II. El acento en la planeación de la producción, 347; III. Los nuevos enfoques de la planeación, 348; IV. na posibilidad de piermsas y criterios de un sistema amplio, 354
Discusión de las ponencias de los profesores Belousov y Porwit (presidente, p rofesor M alinvaud) .