EL DELITO DE FALSEDAD TESTIMONIAL EN EL DERECHO alejandre garcia.pdf · PDF fileEL DELITO...

Click here to load reader

  • date post

    05-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    226
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of EL DELITO DE FALSEDAD TESTIMONIAL EN EL DERECHO alejandre garcia.pdf · PDF fileEL DELITO...

  • EL DELITO DE FALSEDAD TESTIMONIAL EN EL DERECHO

    HISTORICO ESPAOL

    JUAN ANTONIO ALEJANDRE GARCIA

    Profesor Adjunto de Historia del DerechoEspaol. Facultad de Derecho.

    Universidad Complutense

  • SUMARIO

    INTRODUCCION

    I. LAS SOLUCIONES DEL DERECHO ROMANO COMO PUNTO DE PARTIDA.

    1. Planteamiento general.

    2. Referencias al delito en la ley decenviral.

    3. La reforma silana, base del sistema romano posterior.

    a. Supuestos previstos de falsedad testimonial.b. Rgimen penal.

    II. EL DELITO DE FALSEDAD TESTIMONIAL EN LA EPOCA VISIGODA.

    1. Planteamiento general.

    2. Supuestos delictivos. Criterios utilizados para su diferenciacin: el sujeto deldelito y el objeto punible.

    3. Cuestiones en torno al rgimen penal: circunstancias que configuran el sistemapunitivo.

    4. Repercusiones procesales de la existencia del falso testimonio en juicio.

    III. EL DELITO DE FALSEDAD TESTIMONIAL EN LA EPOCA ALTOME-DIEVAL.

    1. Observaciones generales.2. El sistema cataln.

    a. Evolucin del concepto y contenido de la falsedad testimonial dentro delproceso de formacin del nuevo Derecho cataln.

    b. El rgimen de penas en funcin del grado de participacin en el delitoy de los daos ocasionados a la vctima.

    3. El sistema en los restantes territorios.

    a. Lneas generales de su evolucin.b. Supuestos de falsedad testimonial.c. Fundamento de la sancin contra el falso testigo.d. Los medios de prueba del delito.e. Rgimen de sanciones.

  • IV. EL DELITO DE FALSEDAD TESTIMONIAL DESDE LA RECEPCIONHASTA EL SIGLO XIX.

    1. Supuestos constitutivos del delito y circunstancias que lo configuran.

    2. El rgimen de sanciones en los sistemas de fuentes de los diferentes territorios.

    a. El rgimen de sanciones en el Derecho de Castilla.b. El rgimen de sanciones en el Derecho cataln.c. El rgimen de sanciones en el Derecho de Valencia.d. El rgimen de sanciones en Navarra.e. El rgimen de sanciones en el derecho de Aragn.

    V. EL DELITO DE FALSO TESTIMONIO EN LA CODIFICACION: SUPUES-TOS PUNIBLES, CRITERIOS DE VALORACION Y REGIMEN DE SAN-CIONES.

    12 [4]

  • A Mercedes, Juan Antonioy Fernando Mara.

    INTRODUCCION

    En 1972 publicamos en las pginas del Anuario de Historia del DerechoEspaol un estudio sobre la historia del delito de falsedad documental. Enla introduccin de aquel trabajo sealbamos ya el propsito de continuarla investigacin en torno a otras conductas que, como aqulla, significabanuna alteracin dolosa de la verdad.

    La falsedad de documentos, como forma tpica del delito cometido me-diante la escritura, era el punto de partida. Despus habra de seguir lafalsedad testimonial, manifestacin ms destacada de los que se realizabanesencialmente mediante la palabra. El primitivo plan de trabajo podra fina-lizar con el estudio de la falsedad de moneda. Con la publicacin de estaspginas cumplimos, pues, una nueva etapa del quehacer entonces proyectado.

    Nos encontramos ante un tema ms respecto del cual la bibliografa esescasa. Baste decir que no conocemos ningn trabajo de conjunto o quese ocupe siquiera de algn perodo concreto, de la falsedad testimonial en elDerecho histrico espaol. No faltan, es cierto, algunas referencias escuetasa la historia de la institucin en las obras de los juristas clsicos, sean mso menos importantes, y en los penalistas contemporneos. Los estudios msconcretos se centran en la poca romana, al tratar del tema conjuntamentecon otros tipos de falsedad.

    Las fuentes legales no son tampoco prdigas en cuanto a su tratamiento.Sus frecuentes silencios, sus oscuridades en ocasiones, las versiones no siem-pre coincidentes de los intrpretes de los textos, plantean una rica proble-mtica que no siempre hemos conseguido resolver, pese a nuestro intento.El estudio a fondo de estos datos, la aplicacin de unos criterios de valora-cin de la realidad y de un mtodo histrico-jurdico, nos han ayudado enese intento de reconstruir lo que entendemos ha sido la vida de la institucindurante casi veinte siglos.

    Hemos pretendido estudiar una conducta, una realidad que ha existidoen todo momento histrico: la deformada versin que de un hecho conocidohace una persona llamada a prestar su testimonio en juicio, a colaborar conla justicia para hallar la verdad y sentenciar en consecuencia. Y, puesto quede diferentes maneras puede deformarse la verdad cuando existe un propsito

    [5] 13

  • JUAN ANTONIO ALEJANDRE GARCA

    doloso, hemos querido aproximarnos a los diferentes supuestos que pudieranconducir a ese mismo resultado delictivo.

    Las consecuencias que de este acto se deriven dependen del valor queen cada caso se atribuya al testimonio. Distintos factores determinarn, enefecto, una valoracin no siempre uniforme de la falsedad: los mviles delautor de sta, el perjuicio que su conducta haya podido producir, la colabo-racin interesada con cualquiera de los litigantes ci con un tercero, la impor-tancia que la sociedad atribuye al falso testimonio, son algunas de las cir-cunstancias que en cada poca configuran el delito y en funcin de ellas elDerecho establece uno u otro tipo de sanciones. He aqu la realidad y laproblemtica que hemos pretendido tener siempre en cuenta en la investi-gacin y en la exposicin del fruto de sta.

    Por otra parte, creimos que era conveniente, como ya hicimos respectodel estudio de la falsedad documental, no limitarnos a una poca concreta.Ya en la primera etapa de bsqueda de datos comprendimos, una vez ms,que el inicio de una etapa no significaba una tajante ruptura con el orden devalores y con la regulacin de pocas precedentes. Si queramos comprenderel juego de la tendencia a la estabilidad y al cambio del ordenamiento jurdico,manifestado a travs de esta institucin, y si queramos explicarnos en cadamomento el origen de la coexistencia de antiguos principios y criterios devaloracin junto a otros nuevos y a nuevas normas, tenamos que empezarnuestro estudio desde el primer momento de vida de la institucin.

    Buscando una mayor claridad expositiva, y en funcin de las conclusionesde la misma investigacin, hemos dividido nuestro estudio en cinco etapas.Una primera, en la que la conducta del . falso testigo judicial comienza a serobjeto de sancin y en la que el doble inters del Derecho romano y de laIglesia elaboran una doctrina que perfila los rasgos que en futuro caracteri-zarn aquel hecho punible. Una segunda etapa se inicia realmente con Chin-dasvinto, a partir del cual un nuevo sistema jurdico, sin desplazar plenamenteal anterior, se abre paso para permanecer en vigor, en algunas regionesininterrumpidamente, durante siglos.

    La Alta Edad Media, objeto del tercer captulo, si por una parte reflejala vigencia del Derecho visigodo, se caracteriza en general por la aparicinde un nuevo sistema de lneas no uniformes. Una nueva valoracin del tes-timonio a veces, y por consiguiente de la falsedad testimonial, exigen diferen-ciar el estudio de esta poca.

    A partir de la Baja Edad Media vuelve a advertirse una doble corrientede influencias, que conducir a lo largo de este perodo y de la subsiguienteEdad Moderna a una mayor uniformidad. De un lado, la incidencia del siste-ma romano es clara; de otro, los criterios de valoracin aportados por elDerecho cannico conseguirn imponerse. Ambos factores se vern favoreci-dos por un proceso de desarrollo y perfeccionamiento del procedimiento ju-dicial. Todo ello contribuye a que la regulacin de la falsedad testimonial

    14_ [6]

  • El delito de falsedad testimonial en el Derecho histrico espaol

    en estos siglos adquiera unas caractersticas y rasgol propios y diferenciados.El estudio de los cdigos penales histricos cierra el panorama de la

    evolucin. Una nueva perspectiva, unos nuevos criterios de valoracin nosiempre inalterados, impuestos por las nuevas tendencias polticas y filosfi-cas que se suceden, alternan y caracterizan la poca decimonnca y primertrienio de nuestro siglo. Paulatinamente la regulacin tradicional del delitoser desplazada.

    El lector advertir que hemos dedicado, comparativamente, mayor aten-cin a las pocas intermedias. Era necesario hacerlo as: la diversidad desoluciones que ofrecan las fuentes altomedievales y los problemas interpre-tativos de las mismas requeran un estudio ms detallado; la riqueza dedatos que las fuentes doctrinales aportaban en las pocas bajomedieval ysobre todo moderna exigan igualmente un planteamiento ms amplio.

    Estos son, esquemticamente, el propsito que ha guiado nuestra inves-tigacin y el planteamiento del tema que desarrollamos en las pginas quesiguen. Slo nos resta dejar constancia de gratitud al Prof. Garca Gallo,quien nos sugiri el tema y orient sobre el mtodo de trabajo, y a nuestromaestro, el Prof. Martnez Gijn, cuyos consejos cientficos y estmulos hansido inapreciables.

    [7] 15

  • I. LAS SOLUCIONES DEL DERECHO ROMANO

    COMO PUNTO DE PARTIDA

    1. Planteamiento general.

    Desde los tiempos ms antiguos se ha sentido la necesidad de castigarel falso testimonio, lo que se explica si se tiene en cuenta que en principiotodos los negocios son verbales y por consiguiente requieren la presenciade testigos. Y si el testimonio es importante, no es extrao que paralela-mente se acente la responsabilidad del testigo y la gravedad de la falsedadde su actuacin cuando sta constituye medio usual de prueba. Pero sobretodo se justifica la sancin porque al entenderse que el desfigurar la realidadconlleva, como en cualquier cultura, una ofensa a la divinidad, el testigofalso expone a toda la comunidad al riesgo de una venganza divina. Slosancionando grave y ejemplarmente el falso testimonio se reprimira la fre-cuencia de este delito y el consiguiente riesgo que comportara

    Ciertamente, al testimonio acompaa en la generalidad de los casos, comogaranta de veracidad, un juramento. Esta circun