DERECHO CIVIL INTERNACIONAL I. DERECHO …acienpol.msinfo.info/bases/biblo/texto/L-2100/A-14.pdf ·...

of 54 /54
DERECHO CIVIL INTERNACIONAL I. DERECHO CIVIL INTERNACIONAL SISTEMA VENEZOLANO CODIFICACION UNIVERSAL A. Convención de las Naciones Unidas sabre el Consentimiento para el Matrimonio, la Edad MInima para Contraer Matrimonio y el Registro de los Matrimonios, 1962-1983 B. Convenio de La Haya sobre losAspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores, 1980-1996 C. Convención de las Naciones Unidas sabre los Derechos del Niño, 1989-1990 D. Convenio Relativo a Ia ProtecciOn del Nina y a Ia CooperaciOn en Materia deAdopciOn Internacional, 1993-1996

Embed Size (px)

Transcript of DERECHO CIVIL INTERNACIONAL I. DERECHO …acienpol.msinfo.info/bases/biblo/texto/L-2100/A-14.pdf ·...

  • DERECHO CIVIL INTERNACIONAL

    I. DERECHO CIVIL INTERNACIONAL SISTEMA VENEZOLANO

    CODIFICACION UNIVERSAL

    A. Convencin de las Naciones Unidas sabre el Consentimiento para el Matrimonio, la Edad MInima para Contraer Matrimonio y el Registro de los Matrimonios, 1962-1983

    B. Convenio de La Haya sobre losAspectos Civiles de la Sustraccin Internacional de Menores, 1980-1996

    C. Convencin de las Naciones Unidas sabre los Derechos del Nio, 1989-1990

    D. Convenio Relativo a Ia ProtecciOn del Nina y a Ia CooperaciOn en Materia deAdopciOn Internacional, 1993-1996

  • A. CONVENCION DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE EL CONSENTIMIENTO PARA EL

    MATRIMON1O, LA EDAD M1NIMA PARA CONTRAER MATRJMONIO Y EL REGISTRO

    DE LOS MATRIMONIOS

    Aprob&iOn:Asamblea General, Resolucin 1763 A (XVII), de 07/11/1962 Vigencia: 09/12/1964

    eyAprobatoria: G.O. Ext. No 3.008, 31/08/1982 DepOsito del Instrumento de Ratificacin: 31/05/1983

    RESUELTO

    VISTO: que Ia "Convencin sobre el Consentimiento para el Matrimonio, la Had Minima para contraer Matrimonio y el Registro de Matrimonios" fue abierta a la firma en la ciudad de Nueva York, el 10 de diciembre de 1962;

    Por cuando el Gobierno de la Repblica de Venezuela ha decidido adherir a la citada Convencin, de confon -nidad con lo dispuesto en el articulo 5, pargrafos 1 y 2 de la misma;

    Se ordena publicar en la Gaceta Oficial de la Reptiblica de Venezuela el texto del instrumento mencionado con reserva expresa de lo dispuesto en el artIculo 8, del tenor siguiente:

    "Venezuela hace formal reserva de lo dispuesto por el artIculo 8 de la Con-vencin, en virtud de que no acepta la jurisdiccin obligatoria de la Corte Internacional de Justicia para dirimir las controversias suscitadas por la aplicacin o interpretacin de esta ConvenciOn".

    Comuniquese y publiquese Jos A. Zambrano Velasco, Ministro de Relaciones Exteriores

    W.

  • MATERtAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRVADO

    CONVENCION SOBRIE EL CONSENTIMIENTO PARA EL MATRIMONIO, LA EDAD MINIMA PARA CONTRAER MATRIMONIO V EL REGISTRO

    DE MATRIMONIOS

    PREAMBULO

    Los Estados contratantes, Deseando, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, promo-

    ver ci respeto a la observancia universal de los derechos humanos y las liber-tades fundamentales de todos, sin distincin de raza, sexo, idioma o religion,

    Recordando que el artIcuio 16 de la Deciaracin Universal de Derechos Humanos dice que:

    "1. Los hombres y las mujeres, a partir de Ia edad nbil, tienen derecho, sin restriccin alguna por motivos de raza, nacionalidad o religion, a casarse y fundar una familia; y disfrutarn de iguales derechos en cuanto al matrimo-nio, durante el matrimonio y en caso de disoluciOn del matrirnonio. 2) Solo mediante libre y pleno consentimiento de los futuros esposos podr contraerse el matrirnonio",

    Recordando asimismo que Ia Asamblea General de las Naciones Unidas, en su ResoiuciOn 843 (IX), de 17 de diciembre de 1954, declarO que ciertas costumbres, antiguas ieyes y prcticas referentes al matrimonio y a la familia son incompatibles con los principios enunciados en la Carta de las Naciones Unidas y en la Declaracin Universal de Derechos Humanos,

    Reafirmando que todos los Estados, inciuso los que hubieren contraIdo o pudieren contraer la obligaciOn de administrar territorios no autnomos o en fideicorniso hasta el momento en que estos alcancen la independencia, deben adoptar todas las disposiciones adecuadas con objeto de abolir dichas costum-bres, antiguas Ieyes y prcticas, entre otras cosas, asegurando la libertad corn-pleta en la eleccin del cnyuge, aboliendo totalmente ci matrimonio de los niflos y la prctica de los esponsales de las jOvenes antes de Ia edad nbil, estabieciendo con tal fin las penas que fueren del caso y creando un registro civil o de otra clase para la inscripcin de todos los matrimonios,

    Convienen por la presente en las disposiciones siguientes: ART. 1. (1) No podr contraerse legalmente matrimonio sin ci pleno y

    libre consentimiento de ambos contrayentes, expresado por stos en persona, despus de la debida publicidad, ante Ia autoridad competente para formalizar ci rnatrimonio y testigos, de acuerdo con la icy.

    (2) Sin perjuicio de lo dispuesto en el prrafo I supra, no ser necesario que una de las partes est presente cuando la autoridad competente est con-

  • CONVENCION DE LAs NACIONES LJNIDAS SOBRE EL CONSENTIMIENTO PARA EL MATRIM0NI0,

    vencida de que las circunstancias son excepcionales y de que tal parte, ante una autoridad competente y del modo prescrito por la ley, ha expresado su consentimiento, sin haberlo retirado posteriormente.

    ART. 2. Los Estados partes en Ia presente Convencin adoptarn las me-didas legislativas necesarias para determinar la edad minima para contraer matrimonio. No podrn contraer legalmente matrimonio las personas que no hayan cumplido esa edad, salvo que la autoridad competente por causas justi-ficadas y en inters de los contrayentes, dispense el requisito de la edad.

    ART. 3. Todo matrimonio deber ser inscrito por la autoridad competente en un registro oficial destinado a! efecto.

    ART. 4. (1) La presente ConvenciOn quedara abierta, hasta el 31 de di-ciembre de 1963, a la firma de todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas o miembros de cualquiera de los organismos especializados, y de otro Estado que haya sido invitado por la Asamblea General de las Naciones Uni-das a participar en la Convencin.

    (2) La presente Convencin estar suj eta a ratificacin y los instrumentos de ratificacin sern depositados en poder del Secretario General de las Na-ciones Unidas.

    ART. 5. (1) Todos los Estados a que se refiere el prrafo 1 del artIculo 4 podrn adherirse a la presente Convencin.

    (2) La adhesion se efectuar depositando un instrumento de adhesion en poder del Secretario General de las Naciones Unidas.

    ART. 6. (1) La presente ConvenciOn entrar en vigor noventa dias des-pus de la fecha en que se haya depositado el octavo instrumento de ratifica-cin o de adhesiOn.

    (2) Para cada uno de los Estados que ratifiquen la Convencin o se adhie-ran a ella despus de depositado el octavo instrumento de ratificacin o de adhesion, la Convencin entrar en vigor noventa dias despues de la fecha en que ese Estado haya depositado el respectivo instrumento de ratificacin o de adhesion.

    ART. 7. (1) Todo Estado contratante podr denunciar la presente Con-vencin mediante notificacin por escrito dirigida a! Secretario General de las Naciones Unidas. La denuncia surtir efecto un aflo despus de la fecha en que el Secretario General haya recibido la notificaciOn.

    (2) La presente.Convencin dejar de estar en vigor a partir de Ia fecha en que surta efecto la denuncia que reduzca a menos de ocho el niimero de los Estados partes.

    803

  • MATERIAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

    ART. 8. Toda cuestin que surja entre dos o ms Estados contratantes sobre la interpretacin o Ia aplicacin de la presente Convencin, que no sea resuelta por medio de negociaciones, ser sometida a la Corte Internacional de Justicia para que la resuelva, a peticin de todas las partes en conflicto, salvo que las partes interesadas convengan en otro modo de solucionarla.

    ART. 9. El Secretario General de las Naciones Unidas notificar a todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas y a los Estados no miembros a que se refiere el prrafo 1 del artIculo 4 de la presente Convencin:

    a. Las firmas y los instrumentos de ratificacin recibidos en virtud del artIculo 4;

    b. Los instrumentos de adhesion recibidos en virtud del artIculo 5; c. La fecha en que entre en vigor la Convencin en virtud del artIculo 6; d. Las notificaciones de denuncias recibidas en virtud del prrafo 1 del

    artIculo 7; e. La extincin resultante de lo previsto en el prrafo 2 del artIculo 7. ART. 10. (1) La presente Convencin cuyos textos chinos, espaflol, fran-

    cs, ingls y ruso hacen fe por igual, quedar depositada en los archivos de las Naciones Unidas.

    (2) El Secretario General de las Naciones Unidas enviar copia certifica-da de la Convencin a todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas y a los Estados no miembros a que se refiere ci prrafo 1 del articulo 4.

    ME

  • B. CONVENIO DE LA HAYA SOBRE LOS ASPECTOS CIVILES DE LA SUSTRACCIN INTERNACIONAL

    DE MENORES

    La Haya, 25/10/1980 LeyAprobatoria: GO. N 36.004, 19/07/1996

    Depsito del Instrumento de Ratificacin: 16/12/1996

    EL CONGRESO DE LA REPUBLICA DE VENEZUELA

    DECRETA

    La siguiente,

    LEY APROBATORIA DE LA CONVENCION DE LA HAYA SOBRE LOS ASPECTOS CIVILES DE LA SUSTRACCION DE MENORES

    ARTICULO UNICO. Se aprueba en todas sus partes, y para que surta efectos internacionales en cuanto a Venezuela se refiere, la Convencin sobre los Aspectos Civiles de la Sustraccin de Menores.

    Los Estados signatarios del presente Convenio, Profundamente convencidos de que los intereses del menor son de una

    importancia primOrdial para todas las cuestiones relativas a su custodia, Deseosos de proteger al menor, en el piano internacional, de los efectos

    perjudiciales que podrIa ocasionarle un traslado o una retenciOn ilIcita, y de establecer los procedimientos que permitan garantizar la restitucin inmedia-ta del menor a un Estado en que tenga su residencia habitual, asI como asegu-rar Ia proteccin del derecho de visita,

    Han resuelto concluir un Convenio a tal efecto, y han acordado las dispo-siciones siguientes:

  • MATERIAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

    CAPITULO I AMBITO DE APLICACION DEL CON VENIO

    ART. 1. La finalidad del presente Convenio ser la siguiente: a) Garantizar la restitucin inmediata de los menores trasladados o reteni-

    dos de manera ilIcita en cualquier Estado Contratante; b) Velar porque los derechos de custodia y de visita vigentes en uno de los

    Estados Contratantes se respeten en los dems Estados Contratantes. ART. 2. Los Estados Contratantes adoptarn todas las medidas apropia-

    das para garantizar que se cumpian en sus territorios respectivos los objetivos del Convenio. Para ello debern recurrir a los procedimientos de urgencia de que dispongan.

    ART. 3. El traslado o Ia retencin de un menor se considerarn ilIcitos: a) Cuando se hayan producido con infraccin de un derecho de custodia

    atribuido separada o conjuntamente, a una persona, a una institucin, o a cual-quier otro organismo, con arreglo al derecho vigente enel Estado en que el menor tenla su residencia habitual inmediatamente antes de su trasiado o re-tencin; y

    b) Cuando este derecho se ejercIa en forma efectiva, separada o conjunta-mente, en el momento del traslado o de la retencin, o se habria ejercido de no haberse producido dicho traslado o retencin.

    El derecho de custodia mencionado en a) puede resultar, en particular, de una atribucin de pieno derecho, de una decision judicial o administrativa, o de un acuerdo vigente segn ci derecho de dicho Estado.

    ART. 4. El Convenio se apiicar a todo menor que haya tenido su resi-dencia habitual en un Estado Contratante inmediatamente antes de la infrac-cin de los derechos de custodia o de visita. El Convenio dejar de aplicarse cuando el menor aicance la edad de diecisdis aflos.

    ART. 5. A los efectos del presente Convenio: a) El "derecho de custodia" comprender el derecho relativo al cuidado de

    Ia persona del menor y. en particular, el de decidir sobre su lugar de residencia; b) El "derecho de visita" comprender el derecho de lievar ai menor, por

    un perIodo de tiempo limitado, a otro lugar diferente a aquel en que tiene su residencia habitual.

    CAPITULO II AUTORIDADES CENTRALES

    ART. 6. Cada uno de los Estados Contratantes designara una autoridad central encargada del cumplimiento de las obligaciones que le impone el Convenio.

  • C0NvENI0 DE LA HAYA SOBRE LOS ASPECTOS CIVILES DE LA SUSTRACCION INTERNACIONAL DE MENORES

    Los Estados Federates, los Estados en que estn vigentes ms de un siste-ma de derecho, o los Estados que cuenten con organizaciones territoriales autnomas, tendrn libertad para designar ms de una autoridad central y para especificar la extension territorial de los poderes de cada una de estas autori-dades. El Estado que haga uso de esta facultad designara Ia autoridad central a la que deban dirigirse las solicitudes, con el fin de que las trasmita a la autori-dad central competente en dicho Estado.

    ARt 7. Las autoridades centrales debern colaborar entre si y promover la colaboracin entre las autoridades competentes en sus respectivos Estados, con el fin de garantizar la restituciOn inmediata de los menores y para conse-guir el resto de los objetivos del presente Convenio.

    Debern adoptar, en particular, ya sea directamente o a travs de un inter -mediario, todas las medidas apropiadas que permitan:

    a) Localizar a los menores trasladados o retenidos de manera ilIcita; b) Prevenir que el menor sufra mayores daflos o que resulten perjudicadas

    las partes interesadas, para lo cual adoptarn o harn que se adopten medidas provisionales;

    c) Garantizar Ia restitucin voluntaria del menor o facilitar una solucin amigable;

    d) Intercambiar informacin relativa a la situacin social del menor, si se estima conveniente;

    e) Facilitar informaciOn general sobre la legislacin de su pals relativa a Ia aplicacin del Convenio;

    f) Incoar o facilitar la apertura de un procedimiento judicial o administra-tivo; con el objeto de conseguir la restitucin del menor y, en su caso, permitir que se organice o se ejerza de manera efectiva el derecho de visita;

    g) Conceder o facilitar segn el caso Ia obtencin de asistencia judicial y jurIdica, incluida Ia participacin de un abogado;

    h) Garantizar, desde el punto de vista administrativo, la restitucin del menor sin peligro, si ello fuesenecesario y apropiado;

    i) Mantenerse mutuamente informadas sobre la aplicaciOn del presente Convenio y eliminar, en la medida de to posible, los obstculos que puedan oponerse a dicha aplicacin.

    CAPITULO 3 RESTITUCION DEL MENOR

    ART. 8. Toda persona, institucin u organismo que sostenga que un me-nor ha sido objeto de traslado o retencin con infraccin del derecho de custo-dia, podr dirigirse a hi autoridad central de la residencia habitual del menor,

  • MATERIAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

    o a la de cualquier otro Estado Contratante, para que con su asistencia quede garantizada la restitucin del menor. La solicitud incluir:

    a) Informcin relativa a la identidad del demandante, del menor y de la persona que se alega que ha sustraIdo o retenido at menor;

    b) La fecha de nacimiento del menor, cuando sea posible obtenerla; c) Los motivos enque se basa el demandante para reclamar la restitucin

    del menor; d) Toda la informacin disponible relativa a la localizacin del menor y la

    identidad de las personas con las que se supone que est el menor. La deman-da podr ir acompanada o complementada por:

    e) Una copia legalizada de toda decision o acuerdo pertinentes; f)Una certificacin o declaracin jurada expedida por una autoridad cen-

    tral o por otra autoridad competente del Estado donde el menor tenga su resi-dencia habitual o por una persona calificada con respecto at derecho vigente en esta materia de dicho Estado;

    g) Cualquier otro documento pertinente. ART. 9. Si la autoridad central que recibe una demanda en virtud de to

    dispuesto en el artIculo 8 tiene razones para creer que el menor se encuentra en otro Estado Contratante, transmitir la demanda directamente ysin demora a la autoridad central de ese Estado Contratante e informar a la autoridad central requirente, o en su caso at demandante.

    ART. 10. La autoridad central del Estado donde se encuentre el menor adoptar o har que se adopten todas las medidas adecuadas tendientes a con-seguir la restitucin voluntaria del menor.

    ART. 11. Las autoridadesjudiciales o administrativas de los Estados Con-tratantes actuarn con urgencia en los procedimientos para la restitucin de los menores.

    Si la autoridad judicial o administrativa competente no hubiera llegado a una decision en el plazo de seis semanas a partir de Ia fecha de iniciacin de los procedimientos, el demandante o la autoridad central del Estado requeri-do, por iniciativa propia o a instancias de la autoridad central del Estado requi-rente, tendr derecho a pedir una declaracin sobre las razones de la demora.

    Si Ia autoridad central del Estado requerido recibiera una respuesta, dicha autoridad transmitir a la autoridad central del Estado requirente o, en su caso, at demandante.

    ART. 12. Cuando un menor haya sido trasladado o retenido ilIcitamente en el sentido previsto en el artIculo 3 y, en la fecha de la iniciaciOn del proce-dimiento ante la autoridad judicial o administrativa del Estado Contratante

  • CoNvENlo DE LA HAYA SOME LOS ASPECTOS CIVILES DE LA SUSTRACCION INTERNACONAL DE MENORES

    donde se halle ci menor, hubiera transcurrido un perIodo inferior a un ao desde el momento en que se produjo ci traslado o retencin ilIcitos, Ia autori-dad competente ordenar la restitucin inmediata del menor.

    La autoridad judicial o administrativa, an en ci caso de que se hubieren iniciado los procedimientos despus de la expiracin del piazo de un aflo a que se hace referencia en el prrafo precedente, ordenar asimismo Ia restitu-cion del menor salvo que quede demostrado que el menor ha quedado integra-do en su nuevo rnedio.

    Cuando la autoridad judicial o administrativa dcl Estado requerido tenga razones para creer que el menor ha sido trasladado a otro Estado, podr sus-pender ci procedimiento o rechazar Ia demanda de restitucin del menor.

    ART. 13. No obstante lo dispuesto en ci artIculo precedente, la autoridad judicial o administrativa del Estado requerido no est obligada a ordenar la restitucin del menor si la persona, instituciOn u otro organismo que se opone a su restitucin demuestra que:

    a) La persona, institucin u organismo que se hubiera hecho cargo de Ia persona del menor no ejercIa de modo efectivo ci derecho de custodia en ci momento en que fue trasladado o retenido o habia consentido o posteriormen-te aceptado ci traslado o retencin; o

    b) Existe un grave riesgo de que la restitucin dcl menor io exponga a un peligro fisico o psIquico o que de cualquicr otra manera ponga al menor en una situacin intolerable.

    La autoridad judicial o administrativa podr asimismo negarse a ordenar la restitucin dcl menor si comprueba que ci propio menor se opone a su restitu-cin cuando ci menor haya alcanzado una edad y un grado de madurez en que resulta apropiado tener en cuenta sus opiniones.

    Al examinar las circunstancias a que se hace referencia en ci presente artIculo, las autoridadesjudiciales y administrativas tendrn en cuenta la infor -macion que sobre la situacin social dci menor, proporciona la autoridad cen-tral u otra autoridad competente dcl lugar de residencia habitual del menor.

    ART. 14. Para determinar Ia existencia de un traslado o de una retencin ilIcitos en ci sentido del artIculo 3, las autoridadesjudicialcs o administrativas del Estado requerido podrn tener en cuenta directamente la legisiacin y las decisionesjudiciaies o administrativas, ya sean reconocidas formaimente o no en ci Estado de la residencia habitual del menor, sin tener que recurrir a proce-dimientos concretos para probar la vigencia de esa iegislacin o para ci reco-nocimiento de las decisiones extranjeras que de lo contrario serlan aplicables.

    ART. 15. Las autoridadesjudiciaies o administrativas de un Estado Con-tratante, antes de emitir una orden para la restitucin dcl mcnor podrn pedir

  • MATERIAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

    que el demandante obtenga de las autoridades.del Estado de residencia habi-tual del menor una decision o una certificacin que acredite que el traslado o retencin del menor era i!Icito en el sentido previsto en el artIculo 3 del Con-venio, siempre que Ia mencionada decision o certificacin pueda obtenerse en dicho Estado. Las autoridades centrales de los Estados Contratantes harn todo lo posible por prestar asistencia a los demandantes para que obtengan una decision o certificacin de esa clase.

    ART. 16. Despus de haber sido informadas de un traslado o retencin ilIcitos de un menor en el sentido previsto en el artIculo 3, las autoridades judiciales o administrativas del Estado Contratante adonde haya sido traslada-do el menor o donde est retenido, ilIcitamente, no decidirn sobre la cuestin de fondo de los derechos de custodia hasta que se haya determinado que no se reitnen las condiciones del presente Convenio para la restitucin del menor o hasta que haya transcurrido un periodo de tiempo razonable sin que se haya presentado una demanda en virtud de este Convenio.

    ART. 17. El solo hecho de que se haya dictado una decision relativa a la custodia del menor o que esa decision pueda ser reconocida en el Estado re-querido no podr justificar la negativa para restituir a un menor conforme a lo dispuesto en el presente Convenio, pero las autoridades judiciales o adminis-trativas del Estado requerido podrn tener en cuenta los motivos de dicha decision al aplicar el presente Convenio.

    ART. 18. Las disposiciones del presente Capitulo no limitarn las facul-tades de una autoridad judicial o administrativa para ordenar la restitucin del menor en cua!quier momento.

    ART. 19. Una decision adoptada en virtud del presente Convenio sobre la restitucin del menor no afectar la cuestin de fondo del derecho de custodia.

    ART. 20. La restitucin del menor conforme a lo dispuesto en el artIculo 12 podr denegarse cuando no lo permitan los principios fundamentales del Estado requerido en materia de proteccin de los derechos humanos y de las libertades fundamentales.

    CAPITULO IV DERECHO DE VISITA

    ART. 21. Una demanda que tenga como fin la organizacin o !a garantIa del ejercicio efectivo de los derechos de visita podr presentarse a las autori-dades centrales de los Estados Contratantes, en la misma forma que la deman-da para Ia restitucin del menor.

    ME

  • CONVENIO DE LA HAYA SOBRE LOS ASPECTOS CIVILES DE LA SUSTRACCION INTERNACIONAL DE MENORES

    Las autoridades centrales estarn sujetas a las obligaciones de coopera-cin estabiecidas en el artIcuio 7 para asegurar el ejercicio pacIfico de los derechos de visita y el cumplimiento de todas las condiciones a que pueda estar sujeto el ejercicio de esos derechos. Las autoridades centrales adoptarn las medidas necesarias para eliminar, en la medida de lo posibie, todos los obstculos para el ejercicio de esos derechos.

    Las autoridades centrales, directamente o por via de intermediarios, p0-drn incoar procedimientos o favorecer su incoaciOn con el fin de organizar o proteger dichos derechos y asegurar ci cumplimiento de las condiciones a que pudiera estar sujeto el ejercicio de los mismos.

    CAPITULO V DISPOSICIONES GENERALES

    ART. 22. No podr exigirse ninguna fianza ni depOsito, cuaiquiera que sea la designacion que se le d, para garantizar ci pago de las costas y gastos de los procedimientos judiciales o administrativos previstos en ci Convenio.

    ART. 23. No se exigir, en ci contexto del presente Convenio, ninguna legaiizaciOn ni otras formalidades analogas.

    ART. 24. Toda demanda, comunicacin u otro documento que Sc envIe a la autoridad central del Estado requerido se remitir en el idioma de origen e ira acompaflado de una traduccin al idioma oficial o a uno dc los idiomas oficiales dci Estado requerido o, cuando esto no sea factibie de una traduccin ai frances o al ingies.

    No obstante, un Estado Contratante, mediante ia formulacin de una re-serva conforme a io dispuesto en ci artIculo 42, podr oponerse a Ia utilizacin del frances o dci inglds, pero no de ambos idiomas, en toda demanda, comuni-cacin u otros documentos que se envIen a su autoridad central.

    ART. 25. Los nacionales de los Estados Contratantes y las personas que residen habitualmente en esos Estados tendrn derecho en todo lo referente a la aplicacin dci presente Convenio, a Ia asistencia judicial y al asesoramiento jurIdico en cualquier otro Estado Contratante en las mismas condiciones que si fueran nacionales y residieran habitualmente en ese otro Estado.

    ART. 26. Cada autoridad central sufragara sus propios gastos en la apli-cacin del presente Convenio.

    Las autoridades centrales y otros servicios pblicos de los Estados Con-tratantes no impondrn cantidad alguna en relacin con las demandas presenta-das en virtud de lo dispuesto en ci presente Convenio ni exigirn al demandante

    811

  • MATEnAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

    ningn pago por las costas y gastos del proceso ni, dado el caso, por los gastos derivados de la participacin de un abogado o asesorjurIdico. No obstante, se les podr exigir el pago de los gastos originados o que vayan a originarse por la restituciOn del menor.

    Sin embargo, un EstadoContratante, mediante la formulacin de una re-serva conforme a lo dispuesto en el artIculo 42, podr declarar que no estar obligado a asumir ningn gasto de los mencionados en el prrafo precedente que se deriven de Ia participaciOn de un abogado o asesores jurIdicos o del proceso judicial, excepto en la medida que dichos gastos puedan quedar cu-biertos por su sistema de asistencia judicial y asesoramiento jurIdico.

    Al ordenar la restitucin de un menor o al expedir una orden relativa a los derechos de visita conforme a lo dispuesto en el presente Convenio, las auto-ridades judiciales o administrativas podrn disponer, dado el caso, que la per -sona que trasladO o que retuvo al menor o que impidi el ejercicio del derecho de visita, pague los gastos necesarios en que haya incurrido el demandante o en que se haya incurrido en su nombre, incluidos los gastos de viajes, todos los costos o gastos efectuados.para localizar al menor, las costas de la repre-sentacin judicial del demandante y los gastos de Ia restitucin del menor.

    ART. 27. Cuando se ponga de manifiestoque no se han cumplido las condiciones requeridas en el presente Convenio o que la demanda carece de fundamento, una autoridad central no estar obligada a aceptar la demanda. En este caso, Ia autoridad central informar inmediatamente sus motivos al demandante o a Ia autoridad central por cuyo conducto se haya presentado la demanda, segn el easo.

    ART. 28. Una autoridad central podr exigir que la demanda vaya acorn-panada de una autorizaciOn por escrito que le confiera poderes para actuar por cuenta del demandante, o para designar un representante habilitado para ac-tuar en su nombre.

    ART. 29. El presente Convenio no excluir que cualquier persona, ins-titucin u organismo que pretenda que ha habido una violaciOn del dere-cho de custodia o de los derechos de visita en el sentido previsto en los artIculos 3 o 21, reclame directamente ante las autoridades judiciales o administrativas de un Estado Contratante, conforme o no a las disposiciones del presente Convenio.

    ART. 30. Toda dernanda presentada a las autoridades centrales o directa-mente a las autoridades judiciales o administrativas de un Estado Contratante de conformidad con los trminos del presente Convenio, junto con los docu-mentos o cualquier otra informacin que la acompafien o que haya propor-

    812

  • C0NvENI0 DE LA HAYA SOBRE LOS ASPECTOS CIVILES CE LA SUSTRACCON INTERNACIONAL DE MENORES

    cionado una autoridad central ser admisible ante los tribunales o ante las autoridades administrativas de los Estados Contratantes.

    ART. 31. Cuando se trate de un Estado que en materia de custodia de menores tenga dos o ms sistemas de derecho aplicables en unidades territo-riales diferentes:

    a) Toda referencia a la residencia habitual en dicho Estado, se interpretar que se refiere a la residencia habitual en una unidad territorial de ese Estado.

    b) Toda referencia a la ley del Estado de residencia habitual, se interpreta-r que se refiere a la ley de la unidad territorial del Estado donde resida habi-tualmente el menor.

    ART. 32. Cuando se trate de un Estado que en materia de custodia de menores tenga dos o ms sistemas de derecho aplicables a diferentes catego-rias de personas, toda referencia a la ley de ese Estado se interpretar que se refiere al sistema de derecho especificado por la ley de dicho Estado.

    ART. 33. Un Estado en el que las diferentes unidades territoriales tengan sus propias normas jurIdicas respecto ala custodia de menores, no estar obli-gado a aplicar el presente Convenio cuando no est obligado a aplicarlo un Estado que tenga un sistema unificado de derecho.

    ART. 34. El presente Convenio tendr prioridad en las cuestiones inclui-das en su mbito de aplicacin sobre ci "Convenio del 5 de octubre de 1961 relativo a la Competencia de las autoridades y a Ia Ley Aplicable en Materia de Proteccin de Menores", entre los Estados Partes en ambos Convenios.

    Por lo dems el presente Convenio no restringir la aplicacin de un ins-trumento internacional en vigor entre el Estado de origen y el Estado requeri-do ni Ia invocaciOn de otras norrnasjurIdicas del Estado requerido, para obtener la restitucin de un menor que haya sido trasladado o retenido ilIcitamente o para organizar ci derecho de visita.

    ART. 35. El presente Convenio solo se aplicar entre los Estados Contra-tantes en los casos de traslados o retenciones ilIcitos ocurridos despus de su entrada en vigor en esos Estados.

    Si se hubiera formulado una declaraciOn conforme a lo dispuesto en los artIculos 39 o 40, la referencia a un Estado Contratante que figura en el prra-fo precedente se entender que se refiere a la unidad o unidades territoriales a las que se aplica ci presente Convenio.

    ART. 36. Nada de lo dispuesto en el presente Convenio impedir que dos o ms Estados Contratantes, con ci fin de limitar las restricciones a las que podrIa estar sometida la restitucin del menor, acuerden mutuamente Ia dero-gacin de algunas de las disposiciones del presente Convenio que podrian implicar esas restricciones.

    813

  • MATERIAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

    CAPITULO VI CLAUSULAS FINALES

    ART. 37. El Convenio estar abierto a la firma de los Estados que fueron miembros de la Conferencia de La Haya sobre el Derecho Internacional Pri-vado en su decimocuarto perIodo de sesiones. Ser ratificado, aceptado o apro-bado, y los instrumentos de ratificacin, aceptacin o aprobacin se depositarn ante el Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino de los PaIses Bajos.

    ART. 38. Cualquier otro Estado podr adherir al Convenio. El instrumento de adhesion ser depositado ante el Ministerio de Asuntos

    Exteriores del Reino de los PaIses Bajos. Para el Estado que adhiera al Convenio, ste entrar en vigor el primer dIa

    del tercer mes calendario despus del depOsito de su instrumento de adhesion. La adhesion tendr efecto sOlo para las relaciones entre el Estado que

    adhiera y aquellos Estados Contratantes que hayan declarado aceptar esta adhe-sin. Esta declaracin habr de ser formulada asimismo por cualquier Estado Miembro que ratifique, acepte o apruebe el Convenio despus de una adhe-sin. Dichadeclaracin ser depositada ante el Ministerio de Asuntos Exterio-res del Reino d los Paises Bajos; este Ministerio enviar por via diplomtica una copia certificada a cada uno de los Estados Contratantes.

    El Convenio entrar en vigor entre el Estado que adhiere y el Estado que haya declarado que acepta esa adhesiOn el primer dIa del tercer mes calenda-rio despus del depsito de Ia declaracin de aceptacin.

    ART. 39. Todo Estado, en el momento de la firma, ratificacin, acepta-cin, aprobacin o adhesion, podr declarar que el Convenio se extender al conjunto de los territorios que representa en el plano internacional, o solo a uno o varios de esos territorios. Esta declaraciOn tendr efecto en el momento en que el Convenio entre en vigor para dicho Estado.

    Esa declaraciOn, asi como toda extension posterior, ser notificada al Ministerio de Asuntos Exteriores de los PaIses Bajos.

    ART. 40. Si un Estado Contratante tiene dos o ms unidades territoriales en las que se aplican sistemas de derecho distintos en relacin con las materias de que trata el presente Convenio, podr declarar, en el momento de Ia firma, ratificacin, aceptacin, aprobacin o adhesion, que el presente Convenio se aplicar a todas sus unidades territoriales o sOlo a una o varias de ellas y podr modificar esta declaracin en cualquier momento, para lo que habr de formu-lar una nueva declaracin.

    814

  • C0NvENI0 DE LA HAYA SOBRE LOS ASPECTOS CIVILES DE LA SUSTRACOON INTERNACIONAL DE MENORES

    Estas declaraciones se notificarn al Ministerio de Relaciones Exteriores de los Palses Bajos y se indicar en ellas expresamente las unidades territoria-les a las que se aplica el presente Convenio.

    ART. 41. Cuando un Estado Contratante tenga un sistema de gobierno en el cual los poderes ejecutivo, judicial y legislativo, estn distribuidos entre las autoridades centrales y otras autoridades dentro de dicho Estado, la firma, ratificacin, aceptacin, aprobacin o adhesion del presente Convenio o Ia formulacin de cualquier declaracin conforme a lo dispuesto en el articulo 40, no implicar consecuencia alguna en cuanto a la distribucin interna de los poderes en dicho Estado.

    ART. 42. Cualquier Estado podr formular una o las dos reservas previs-tas en el articulo 24 y en el tercer prrafo del articulo 26, a ms tardar en el momento de la ratificacin, aceptacin, aprobacin o adhesion, o en el mo-mento de formular una declaracin conforme a lo dispuesto en los artIculos 30 o 40. No se permitir ninguna otra reserva.

    Cualquier Estado podr retirar en cualquier momento una reserva que hubiera formulado. El retiro ser notificado al Ministerio de Relaciones Exte-riores del Reino de los PaIses Bajos.

    La reserva dejar de tener efecto el primer dIa del tercer mes calendario despus de las notificaciones a que se hace referencia en el prrafo precedente.

    ART. 43. El Convenio entrar en vigor el primer dIa del tercer mes calen-dario despus del depsito del tercer instrumento de ratificacin, aceptacin, aprobacin o adhesion a que se hace referencia en los articulos 37 y 38.

    En adelante el Convenio entrar en vigor: 1) Para cada Estado que 10 ratifique, acepte, apruebe o adhiera con poste-

    rioridad, el primer dIa del tercer mes calendario despus del depOsito de su instrumento de ratificacin, aceptacin, aprobacin o adhesion;

    2) Para los territorios o unidades territoriales a los que se haya extendido el Convenio de conformidad con el artIculo 39 o 40, el primer dia del tercer mes calendario despus de Ia notificacin a que se hace referencia en esos articulos.

    ART. 44. El Convenio permanecer en vigor durante cinco aos a partir de Ia fecha de su entrada en vigor de conformidad con lo dispuesto en el pri-mer prrafo del articulo 43, incluso para los Estados que con posterioridad lo hubieran ratificado, aceptado, aprobado o adherido. Si no hubiera denuncia se renovar tcitamente bada cinco afios.

    Toda denuncia ser notificada al Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino de los PaIses Bajos, por lo menos, seis meses antes de la expiracin del

    815

  • MATERIAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

    plazo de cinco aflos. La denuncia podr limitarse a determinados territorios 0 unidades territoriales a los que se aplica el Convenio.

    La denuncia tndr efectos solo respecto al Estado que la hubiera notifica- do. El Convenio permanecer en vigor para los dems Estados Contratantes.

    ART. 45. El Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino de los PaIses Bajos notificar a los Estados Miembros de la Conferencia y a los Estados que hayan adherido de conformidad con lo dispuesto en el artIculo 33 lo siguiente:

    1) Las firmas y ratificaciones, aceptaciones y aprobaciones a que hace referencia el artIculo 37;

    2) Las adhesiones a que hace referenda el artIculo 33; 3) La fecha en que el Convenio entre en vigor conforme a lo dispuesto en

    el artIculo 43; 4) Las extensiones a que hace referencia el artIculo 39; 5) Las declaraciones mencionadas en los artIculos 38 y 40; 6) Las reservas previstas en el artIculo 24 y en el tercer prrafo del artIcu-

    lo 26, y los retiros previstos en el artIculo 42; 7) Las denuncias previstas en el artIculo 44. En fe de lo cul, los infrascritos, debidamente autorizados para ello, han

    firmado el presente Convenio. Hecho en La Haya, el 25 de octubre de 1980, en frances y en ingles, siendo ambos textos igualmente fehacientes, en un solo ejemplar que se depositar en los archivos del Gobierno del Reino de los Pal-ses Bajos y del cual se enviar copia certificada por via diplomtica, a cada uno de los Estados Miembros de la Conferencia de La Haya sobre Derecho Internacional Privado en la fecha de su decimocuarto perIodo de sesiones.

    Dada, firmada y sellada en el Palacio Federal Legislativo, en Caracas, a los catorce dIas del mes de mayo de mil novecientos noventa y seis. Aos 185 de la Independencia y 136 de la Federacin.

    El Presiente Eduardo GOmez Tamayo El Vicepresidente Carmelo Lauria Lesseur Los Secretarios Julio Velasquez Martinez y Eduardo Flores Sedek Palacio de Miraflores, en Caracas, a los diecinueve dIas del mes de julio

    de mil novecientos noventa y seis. Aflos 186 de Ia Independencla y 157 de la Federacin.

    Cmplase, Rafael Caldera POR CUANTO en la Dcima cuarta Sesin de la Conferencia de La Haya

    de Derecho Internacional Privado, celebrada el 25 de octubre de 1980 en la

    Ir

  • CONVENIODE LA HAVA SOBRE LOS ASPECTOS CIVILES DE LA SUSTRACCION INTERNACIONAL DE MENORES

    ciudad de La Haya, Palses Bajos, se adopt la Convencin sobre los Aspectos Civiles de la Sustraccin Internacional de Menores.

    POR CUANTO fueron cumplidos los requisitos constitucionales y legales por parte de Ia Repibiica de Venezuela para su ratificacin, mediante la apro-baciOn de la correspondiente Ley por el Congreso de la Repblica, cuya promuigacin ha dispuesto;

    POR CUANTO yen ejercicio que me confiere ci artIculo 190, ordinal 5 de la ConstituciOn, dispongo Ia ratificaciOn de la Convencin sobre los Aspectos Civiles de la Sustraccin Internacional de Menores,, para que se cumpian sus ciusulas y tengan efectos internacionales en cuanto a Venezuela se refiere, con las siguientes reservas:

    En cuanto al artIculo 24, en caso de Venezuela: "Todas las comunicaciones por Ia autoridad central deben estar redacta-

    das en ci idioma espafiol". En lo que se refiere a! artIculo 26: "La Repblica de Venezuela no est obligada a asumir ninguno de los

    gastos mencionados en el prrafo tercero del artIculo 26". EN FE de lo cual expido el presente Instrumento de Ratificacin firmado

    de mi mano, en el cual se ha estampado el Sello Oficial y ha sido debidamente refrendado por el Ministro de Relaciones Exteriores.

    Publiquese ci presente Instrumento conjuntamente con la Ley Aprobatoria. En Caracas, a los diecinueve dIas del mes de julio de mil novecientos

    noventa y seis. Refrendado El Ministro de Relaciones Exteriores Miguel Angel Burelli Rivas

    817

  • C. CONVENCION DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE LOS DERECHOS DEL NIO

    Asamblea General, Resolucin 44/22, de 20111/1989 Vigencia: 02/09/1990

    LeyAprobatoria: G.O. NO 34.541, 29/08/1990 DepOsito del Instrumento de Ratificacin: 13/09/1990

    EL CONGRESO DE LA REPUBLICA DE VENEZUELA DECRETA

    La siguiente,

    LEY APROBATORIA DE LA CON VENCION SOBRE LOS DERECHOS DEL NIRO

    ARTICULO UNICO. Se aprueba en todas sus partes, y para que surta efectos internacionales en cuanto a Venezuela se refiere, la Convencin sobre los Derechos del Niflo, suscrita en la ciudad de Nueva York, en la sede de Ia Organizacin de las Naciones Unidas, ci 26 de enero de 1990.

    PREAMBULO

    Los Estados Partes en la presente Convencin. Considerando que, de conformidad con los principios proclamados en la

    Carta de las Naciones Unidas, la libertad, la justicia y la paz en ci mundo se basan on el reconocimiento de la dignidad intrInseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de ia familia humana,

    Teniendo presente que los pueblos de las Naciones Unidas han reafirmado en la Carta su fe en los derechos fundamentales del hombre y en la dignidad y

    FWJ

  • MATERIAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

    el valor de la persona humana, y que han decidido promover el progreso social y elevar el nivel de vida dentro de un concepto ms amplio de la libertad,

    Reconociendo que las Naciones Unidas han proclamado y acordado en la Declaracin Universal de Derechos Humanos y en los pactos internacionales de derechoshumanos, que toda persona tiene todos los derechos y libertades enunciados en ellos, sin distincin alguna, por motivos de raza, color, sexo, idioma, religiOn, opinion polItica o de otra indole, origen nacional o social, posiciOn econmica, nacimiento o cualquier otra condicin,

    Recordando que en la Declaracin Universal de Derechos Humanos las Naciones Unidas proclamaron que la infancia tiene derecho a cuidados y asis-tencia especiales,

    Convencidos de que la familia, como grupo fundamental de la sociedad y medio natural para el crecimiento y el bienestar de todos sus miembros, y en particular de los nifios, debe recibir Ia proteccin y asistencia necesarias para poder asumir plenamente sus responsabilidades dentro de Ia comunidad,

    Reconociendo que el nub, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felici-dad, amor y comprensin,

    Considerando que el niflo debe estar plenamente preparado para una vida independiente en sociedad y ser educado en el espIritu de los ideales procla-mados en la Carta de las Naciones Unidas y, en particular, en un espIritu de paz, dignidad, tolerancia, libertad, igualdad y solidaridad,

    Teniendo presente que la necesidad de proporcionar al niflo una protec-cin especial ha sido enunciada en la Declaracin de Ginebra de 1924 sobre los Derechos del Niflo y en la Declaracin de los Derechos del Niflo adoptada por la Asamblea General el 20 de noviembre de 1959, y reconocida en la DeclaraciOn Universal de Derechos Humanos, en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Politicos (en particular, en los articulos 23 y 24), en el Pacto Internacional de Derechos Econmicos, Sociales y Culturales (en parti-cular, en el artIculo 10) y en los estatutos e instrumentos pertinentes de los organismos especializados y de las organizaciones internacionales que se in-teresan en el bienestar del niflo,

    Teniendo presente que, como se indica en la Declaracin de los Derechos del Niflo, "el niflo, por su falta de madurez fisica y mental, necesita proteccin y cuidado especiales, incluso la debida proteccin legal, tanto antes como despus del nacimiento",

    Recordando lo dispuesto en la Declaracin sobre los principios sociales y jurIdicos relativos a la proteccin y el bienestar de los niflos, con particular

    820

  • CONVENCION DE LAs NACIONES UNIDAS SOBRE LOS DERECHOS DEL Nto

    referencia a la adopcin y la colocaciOn en hogares de guarda, en los pianos nacional e intemacional; las Reglas mInimas de las Naciones Unidas para ia administracin de lajusticia de menores (Regias de Beijing); y Ia DeclaraciOn sobre la proteccin de Ia mujer y el niflo en estados de emergencia o de con-flicto armado,

    Reconociendo que en todos los paIses del mundo hay niflos que viven en condiciones excepcionalmente dificiles y que esos niflos necesitan especial consideraciOn,

    Teniendo debidamente en cuenta la importancia de las tradiciones y los valores culturales de cada pueblo para la protecciOn y el desarrollo armonioso del niflo,

    Reconociendo la importancia de Ia cooperacin internacional para ci mejoramiento de las condiciones de vida de los nios en todos los palses, en particular en los paIses en desarrollo,

    Han convenido en lo siguiente:

    PARTE I

    ART. 1. Para los efectos de ia presente Convencin, se entiende por nino todo ser humano menor de dieciocho aflos de edad, salvo que, en virtud de la ley que le sea aplicable, haya alcanzado antes la mayorIa de edad.

    ART. 2. 1. Los Estados Partes respetarn los derechos enunciados en la presente Convencin y asegurarn su aplicacin a cada nino sujeto a sujuris-diccin, sin distincin alguna, independientemente de la raza, el color, el sexo, ci idioma, la religion, la opinion polItica o de otra Indole, ci origen nacional, tnico o social, la posicin econOmica, los impedimentos fisicos, el nacimien-to o cuaiquier otra condiciOn del nio, de sus padres o de sus representantes legales.

    2. Los Estados Partes tomarn todas las medidas apropiadas para garanti-zar que el niflo se yea protegido contra toda forma de discriminacin o castigo por causa de la condicin, las actividades, las opiniones expresadas o las creen-cias de sus padres, o sus tutores o de sus familiares.

    ART. 3. 1. En todas las medidas concernientes a los nios que tomen las instituciones pUblicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autori-dades administrativas o los Organos legislativos, una consideraciOn primor-dial a que se atender ser el inters superior del nio.

    2. Los Estados Partes se comprometen a asegurar al niflo la proteccin y el cuidado que sean necesarios para su bienestar, teniendo en cuenta los dere-chos y deberes de sus padres, tutores u otras personas responsables de l ante

    821

  • MATERIAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

    la ley y, con ese fin, tomarn todas las medidas legislativas y administrativas adecuadas.

    3. Los Estados Partes se asegurarn de que las instituciones, servicios y establecimientos encargados del cuidado o la proteccin de los niflos cumplan las normas establecidas por las autoridades competentes, especialmente en materia de seguridad, sanidad, nmero y competencia de su personal, asI como en relacin con Ia existencia de una supervision adecuada.

    ART. 4. Los Estados Partes adoptarn todas las medidas administrativas, legislativas y de otra Indole para dar efectividad a los derechos reconocidos en la presente Convencin. En lo que respecta a los derechos econmicos, socia-les y culturales, los Estados Partes adoptarn esas medidas hasta el mximo de los recursos de que dispongan y, cuando sea necesario, dentro del marco de la cooperacin internacional.

    ART. 5. Los Estados Partes respetarn las responsabilidades, los dere-chos y los deberes de los padres o, en su caso, de los miembros de la familia ampliada o de la comunidad, segn establezca la costumbre local, de los tuto-res u otras personas encargadas legalmente del nifto de impartirle, en conso-nancia con la evolucin de sus facultades, direccin y orientacin apropiadas para que el nifio ejerza los derechos reconocidos en la presente Convencin.

    ART. 6. 1. Los Estados Partes reconocen que todo niflo tiene el derecho intrInseco a la vida.

    2. Los Estados Partes garantizaran en la maxima medida posible la super-vivencia y el desarrollo del niflo.

    ART. 7. 1. El niflo ser inscripto inmediatamente despus de su naci-miento y tendr derecho desde que nace a un nombre, a adquirir una naciona-lidad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos.

    2. Los Estados Partes velarn por Ia aplicacin de estos derechos de con-formidad con su legislacion nacional y las obligaciones que hayan contraIdo en virtud de los instrumentos internacionales pertinentes en esta esfera, sobre todo cuando el niflo resultara de otro modo aptrida.

    ART. 8. 1. Los Estados Partes se comprometen a respetar el derecho del niflo a preservar su identidad, incluidos la nacionalidad, el nombre y las rela-ciones familiares de conformidad con la ley sin injerencias ilIcitas.

    2. Cuando un nio sea privado ilegalmente de algunos de los elementos de su identidad o de todos ellos, los Estados Partes debern prestar la asisten-cia y proteccin apropiadas con miras a restablecer rpidamente su identidad.

    ART. 9. 1. Los Estados Partes velarn por que el nio no sea separado de sus padres contra la voluntad de stos, excepto cuando, a reserva de revision

    822

  • CONVENCION DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE LOS DERECHOS DEL Nio

    judicial, las autoridades competentes determinen, de conformidad con la ley y los procedimientos aplicables, que tal separacin es necesaria en ci inters superior del nio. Tat determinacin puede ser necesaria en casos particulares, por ejemplo, en los casos en que el nio sea objeto de maltrato o descuido por parte de sus padres o cuando stos viven separados y debe adoptarse una deci-sin acerca del lugar de residencia del nio.

    2. En cuaiquier procedimiento entablado de conformidad con el prrafo 1 del presente articulo, se ofrecer a todas las partes interesadas la oportunidad de participar en I y de dar a conocer sus opiniones.

    3. Los Estados Partes respetarn ci derecho del nio que est separado de uno o de ambos padres a mantener relaciones personales y contacto directo con ambos padres de modo regular, salvo si ello es contrario al inters supe-rior del nio.

    4. Cuando esa separaciOn sea resultado de una medida adoptada por un Estado Parte, como la detencin, el encarcelamiento, ci exilio, la deportacin o Ia muerte (incluido el fallecimiento debido a cualquier causa mientras la persona est bajo la custodia del Estado) de uno de los padres del nio, o de ambos, o dcl nifio, ci Estado Parte proporcionar, cuando se le pida, a los padres, al fliflo 0, si procede, a otro familiar, informacin bsica acerca del paradero del familiar o familiares ausentes, a no ser que ello resultase perjudi-cial para el bienestar del nio. Los Estados Partes se cerciorarn, adems, de que la presentacin de tal peticin no entrae por si misma consecuencias desfavorables para la persona o personas interesadas.

    ART. 10. 1. De conformidad con Ia obligacion que incumbe a los Estados Partes a tenor de lo dispuesto en ci prrafo 1 del artIculo 9, toda solicitud hecha por un niflo o por sus padres para entrar en un Estado Parte o para salir de i a los efectos de la reuniOn de la familia ser atendida por los Estados Partes de manera positiva, humanitaria y expeditiva. Los Estados Partes ga-rantizarn, adems, que la presentacin de tal peticin no traer consecuen-cias desfavorables para los peticionarios ni para sus familiares.

    2. El nifto cuyos padres residan en Estados diferentes tendr derecho a mantener peridicamente, salvo en circunstancias excepcionales, reiaciones personales y contactos directos con ambos padres. Con tal fin, y de conformi-dad con la obligacion asumida por los Estados Partes en virtud del prrafo 1 del artIculo 9, los Estados Partes respetarn el derecho del nifio y de sus pa-dres a salir de cualquier pals, incluido ci propio, y de entrar en su propio pals. El derecho de salir de cualquier pals estar sujeto solamente a las restricciones estipuladas por ley y que sean necesarias para proteger la seguridad nacional,

    823

  • MATERIAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

    el orden pblico, la salud o la moral pUblicas o los derechos y libertades de otras personas y que estn en consonancia con los dems derechos reconoci-dos por la presente Convencin.

    ART. 11. 1. Los Estados Partes adoptarn medidas para luchar contra los traslados ilIcitos de niflos at extranjero y la retencin ilIcita de nifios en el extranj ero.

    2. Para este fin, los Estados Partes promovern la concertacin de acuer-dos bilaterales o multilaterales o Ia adhesion a acuerdos existentes.

    ART. 12. 1. Los Estados Partes garantizarn at niflo que est en condicio-nes de formarse unjuicio propio el derecho de expresar su opinion libremente en todos los asuntos que afectan at nino, tenindose debidamente en cuenta las opiniones del nio, en funcin de la edad y rnadurez del niflo.

    2. Con tal fin, se dar en particular at niflo oportunidad de ser escuchado, en todo procedimiento judicial o administrativo que afecte at niflo, ya sea directamente o por medio de un representante o de un rgano apropiado, en consonancia con las normas de procedimiento de la ley nacional.

    ART. 13. 1. El niflo tendr derecho a la libertad de expresiOn; ese derecho incluir la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de todo tipo, sin consideracin de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o impresas, en forma artIstica o por cualquier otro medio elegido por el nifio.

    2. El ejercicio de tal derecho podr estar sujeto a ciertas restricciones, que sern nicamente las que Ia ley prevea y sean necesarias:

    a) Para el respeto de los derechos o la reputacin de los dems; o b) Para la protecciOn de la seguridad nacional o el orden pblico o para

    proteger la salud o la moral pCiblicas. ART. 14. 1 Los Estados Partes respetarn el derecho del niflo a la liber-

    tad de pensamiento, de conciencia y de religion. 2. Los Estados Partes respetarn los derechos y deberes de los padres y,

    en su caso, de los representantes legales, de guiar at niflo en el ejercicio de su derecho de modo conforme a la evoluciOn de sus facultades.

    3. La libertad de profesar la propia religion o las propias creencias estar sujeta nicamente a las limitaciones prescritas por Ia ley que sean necesarias para proteger la seguridad, el orden, la moral o la salud pblicos o los dere-chos y libertades fundamentales de los dems.

    ART. 15. 1. Los Estados Partes reconocen los derechos del niflo a la liber-tad de asociacin y a la libertad de celebrar reuniones pacificas.

    2. No se impondrn restricciones at ejercicio de estos derechos distintas de las establecidas de conformidad con la ley y que sean necesarias en una

    824

  • CONVENCION DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE LOS DERECHOS DEL Nio

    sociedad democrtica, en inters de Ia seguridad nacional o piiblica, el orden piiblico, la proteccin de la salud y la moral piiblicas o la proteccin de los derechos y libertades de los dems.

    ART. 16. 1. Ningi'in nifio ser objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia ni de ataques ilegales a su honra y a su reputaciOn.

    2. El nio tiene derecho a Ia proteccin de la ley contra esas injerencias o ataques.

    ART. 17. Los Estados Partes reconocen la importante funcin que des-empeflan los medios de comunicacin y velarn por que el nii"io tenga acceso a informacin y material procedentes de diversas fuentes nacionales e interna-cionales, en especial la informacin y el material que tengan por finalidad promover su bienestar social, espiritual y moral y su salud fisica y mental. Con tal objeto, los Estados Partes:

    a) Alentarn abs medios de comunicacin a difundir informacin y ma-teriales de inters social y cultural para el niflo, de conformidad con el espIritu del artIculo 29;

    b) Promovern la cooperacin internacional en la produccin, el inter-cambio y la difusin de esa informacin y esos materiales procedentes de diversas fuentes culturales, nacionales e internacionales;

    c) Alentarn Ia produccin y difusin de libros para nifios; d) Alentarn a los medios de comunicacin a que tengan particularmente

    en cuenta las necesidades linguIsticas del niflo perteneciente a un grupo mino-ritario o que sea indIgena;

    e) Promovern la elaboracin de directrices apropiadas para proteger al niflo contra toda informacin y material perjudicial para su bienestar, teniendo en cuenta las disposiciones de los artIculos 13 y 18.

    ART. 18. 1. Los Estados Partes pondrn el mximo empefio en garantizar el reconocimiento del principio de que ambos padres tienen obligaciones co-munes en lo que respecta a la crianza y el desarrollo del niflo. Incumbir a los padres o, en su caso, a los representantes legales la responsabilidad primordial de hi crianza y el clesarrollo del niflo. Su preocupacin fundamental ser el interds superior del niflo.

    2. A los efectos de garantizar y promover los derechos enunciados en la presente ConvenciOn, los Estados Partes prestarn la asistencia apropiada a los padres y a los representantes legales para el desempeflo de sus funciones en lo que respecta a la crianza del niflo y velarn por la creacin de institucio-nes, instalaciones y servicios para el cuidado de los nifios.

    825

  • MATERIAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

    3. Los Estados Partes adoptarn todas las medidas apropiadas para que los niflos cuyos padres trabajan tengan derecho a beneficiarse de los ser-vicios e instalaciones de guarda de niflos para los que renan las condiciones requeridas.

    ART. 19. 1. Los Estados Partes adoptarn todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al niflo contra toda forma de perjuicio o abuso fisico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotacin, incluido ci abuso sexual, mientras ei niflo se en-cuentre bajo Ia custodia de los padres, de un representante legal o de cualquier otra persona que lo tenga a su cargo.

    2. Esas medidas de proteccin deberIan comprender, segn corresponda, procedimientos eficaces para el establecimiento de programas sociales con objeto de proporcionar la asistencia necesaria al nio y a quienes cuidan de i, asI como para otras formas de prevencin y para Ia identificacin, notifica-cin, remisin a una institucin, investigacin, tratamiento y observacin ul-terior de los casos antes descritos de malos tratos al niflo y, segiin corresponda, la intervencin judicial.

    ART. 20. 1. Los nios temporal o permanentemente privados de su me-dio familiar, o cuyo superior inters exija que no permanezcan en ese medio, tendrn derecho a la proteccin y asistencia especiales del Estado.

    2. Los Estados Partes garantizarn, de conformidad con sus leyes nacio-nales, otros tipos de cuidado para esos nios.

    3. Entre esos cuidados figuraran, entre otras cosas, la colocacin en hoga-res de guarda, la kafala del derecho isimico, la adopcin o de ser necesario, la coiocacin en instituciones adecuadas de proteccin de menores. Al conside-rar las soluciones, se prestar particular atencin a la conveniencia de que haya continuidad en Ia educacin del nifio y a su origen tnico, religioso, cultural y lingUIstico.

    ART. 21. Los Estados Partes que reconocen o permiten ci sistema de adopcin cuidarn de que ci inters superior del niflo sea la consideracin primordial y:

    a) Velarn por que Ia adopcin del nifio solo sea autorizada por las autori-dades competentes, las que determinarn, con arreglo a las leyes y a los proce-dimientos aplicabies y sobre la base de toda la informacin pertinente y fidedigna, que la adopcin es admisible en vista de la situacin jurIdica del nio en relacin con sus padres, parientes y representantes legales y que, cuando asI se requiera, las personas interesadas hayan dado con conocimiento de cau-sa su consentimiento a ia adopcin sobre la base del asesoramiento que pueda ser necesarlo;

  • CONVENCION DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE LOS DERECHOS DEL Nio

    b) Reconocern que la adopcin en otro pals puede ser considerada como otro medio de cuidar del niflo, en el caso de que ste no pueda ser colocado en un hogar de guarda 0 entregado a una familia adoptiva o no pueda ser atendido de manera adecuada en el pals de origen;

    c) Velarn por que el nio que haya de ser adoptado en otro pals goce de salvaguardias y normas equivalentes a las existentes respecto de la adopcin en el pals de origen;

    d) Adoptarn todas las medidas apropiadas para garantizar que, en el caso de adopcin en otro pals, Ia colocacin no d lugar a beneficios financieros indebidos para quienes participan en ella;

    e) Promovern, cuando corresponda, los objetivos del presente articulo mediante la concertacin de arreglos o acuerdos bilaterales o multilaterales y se esforzarn, dentro de este marco, por garantizar que la colocacin del nio en otro pals se efecte por medio de las autoridades u organismos competentes.

    ART. 22. 1. Los Estados Partes adoptarn medidas adecuadas para lograr que el niflo que trate de obtener el estatuto de refugiado 0 que sea considerado refugiado de conformidad con el derecho y los procedimientos internaciona-les o internos aplicables reciba, tanto si est solo como si est acompaado de sus padres o de cualquier otra persona, la proteccin y la asistencia humanita-na adecuadas para el disfrute de los derechos pertinentes enunciados en Ia preSente Convencin y en otros instrumentos internacionales de derechos hu-manos 0 de carcter humanitario en que dichos Estados sean partes.

    2. A tal efecto los Estados Partes cooperarn, en la forma que estimen apropiada, en todos los esfuerzos de las Naciones Unidas y dems organiza-ciones intergubemamentales competentes u organizaciones no gubernamen-tales que cooperen con las Naciones Unidas por proteger y ayudar a todo niflo refugiado y localizar a sus padres o a otros miembros de su familia, a fin de obtener la informacin necesaria para que se rena con su familia. En los casos en que no se pueda localizar a ninguno de los padres o miembros de la familia, se conceder al nio la misma protecciOn que a cualquier otro niflo privado permanente o temporalmente de su medio familiar, por cualquier motivo, como se dispone en la presente Convencin.

    ART. 23. 1. Los Estados Partes reconocen que el nifio mental o fisica-mente impedido deber disfrutar de una vida plena y decente en condiciones que aseguren su dignidad, le permitan Ilegar a bastarse a si mismo y faciliten la participacin activa del niflo en la comunidad.

    2. Los Estados Partes reconocen el derecho del nifio impedido a recibir cuidados especiales y alentarn y asegurarn, con Sujecin a los recursos dis-ponibles, la prestaciOn al niflo que rena las condiciones requeridas y a los

    827

  • MATFRAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

    responsables de su cuidado de la asistencia que se solicite y que sea adecuada al estado del niflo y a las circunstancias de sus padres o de otras personas que cuiden de l.

    3. En atencin a las necesidades especiales del nio impedido, la asisten-cia que se preste conforme al prrafo 2 del presente artIculo ser gratuita siempre que sea posible, habida cuenta de la situacin econmica de los padres o de las otras personas que cuiden del nio, y estar destinada a asegurar que el nino impedido tenga un acceso efectivo a la educacin, la capacitacin, los servi-cios sanitarios, los servicios de rehabilitacin, la preparacin para el empleo y las oportunidades de esparcimiento y reciba tales servicios con el objeto de que el niflo logre la integracin social y el desarrollo individual, incluido su desarrollo cultural y espiritual, en la maxima medida posible.

    4. Los Estados Partes promovern, con espIritu de cooperacin interna-cional, el intercambio de informacin adecuada en la esfera de Ia atencin sanitaria preventiva y del tratamiento medico, psicologico y funcional de los niflos impedidos, incluida la difusin de informacin sobre los mtodos de rehabilitacin y los servicios de enseanza y formacin profesional, asi como el acceso a esa informacin a fin de que los Estados Partes puedan mejorar su capacidad y conocimientos y ampliar su experiencia en estas esferas. A este respecto, se tendrn especialmente en cuenta las necesidades de los paises en desarrollo.

    ART. 24. 1. Los Estados Partes reconocen ci derecho del niflo al disfrute del ms alto nivel posible de salud y a servicios para ci tratamiento de las enfermedades y Ia rehabilitacin de la salud. Los Estados Partes se esforzarn por asegurar que ningn niflo sea privado de su derecho al disfrute de esos servicios sanitarios.

    2. Los Estados Partes asegurarn la plena aplicacin de este derecho y, en particular, adoptarn las medidas apropiadas para:

    a) Reducir Ia mortalidad infantil y en la niflez; b) Asegurar la prestacin de Ia asistencia mdica y la atencin sanitaria

    que sean necesarias a todos los nios, haciendo hincapi en el desarrollo de la atencin primaria de salud;

    c) Combatir las enfermedades y la malnutricin en el marco de la aten-cin primaria de la salud mediante, entre otras cosas, la aplicacin de la tecno-logla disponible y el suministro de alimentos nutritivos adecuados y agua potable salubre, teniendo en cuenta los peligros y riesgos de contaminacin del medio ambiente;

    d) Asegurar atencin sanitaria prenatal y posthatal apropiada a las madres;

  • CONVENCION DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE LOS DERECHOS DEL Nio

    e) Asegurar que todos los sectores de la sociedad, y en particular los pa-dres y los nios, conozcan los principios bsicos de la salud y la nutricin de los niflos, las ventajas de la lactancia materna, la higiene y el saneamiento ambiental y las medidas de prevencin de accidentes, tengan acceso a la edu-cacin pertinente y reciban apoyo en la aplicacin de esos conocimientos;

    f)Desarrollar la atenciOn sanitaria preventiva, la orientacin a los padres y Ia educacin y servicios en materia de planificacin de la familia.

    3. Los Estados Partes adoptarn todas las medidas eficaces y apropiadas posibles para abolir las prcticas tradicionales que sean perjudiciales para la salud de los nios.

    4. Los Estados Partes se comprometen a promover y alentar la coopera-cin internacional con miras a lograr progresivamente la plena realizaciOn del derecho reconocido en el presente articulo. A este respecto, se tendrn plena-mente en cuenta las necesidades de los paIses en desarrollo.

    ART. 25. Los Estados Partes reconocen el derecho del nio que ha sido internado en un establecimiento por las autoridades competentes para los fi-nes de atencin, proteccin o tratamiento de su salud fisica o mental a un examen peridico del tratamiento a que est sometido y de todas las dems circunstancias propias de su internacin.

    ART. 26. 1. Los Estados Partes reconocern a todos los nios el derecho a beneficiarse de la seguridad social, incluso del seguro social, y adoptarn las medidas necesarias para lograr Ia plena realizacin de este derecho de confor-midad con su legislacion nacional.

    2. Las prestaciones deberIan concederse, cuando corresponda, teniendo en cuenta los recursos y Ia situacin del nio y de las personas que sean res-ponsables del mantenimiento del nifio, asI como cualquier otra consideracin pertinente a una solicitud de prestaciones hecha por el niflo o en su nombre.

    ART. 27. 1. Los Estados Partes reconocen el derecho de todo nio a un nivel de vida adecuado para su desarrollo fisico, mental, espiritual, moral y social.

    2. A los padres u otras personas encargadas del nio les incumbe la res-ponsabilidad primordial de proporcionar, dentro de sus posibilidades y me-dios econmicos, las condiciones de vida que sean necesarias para el desarrollo del niflo.

    3. Los Estados Partes, de acuerdo con las condiciones nacionales y con arreglo a sus medios, adoptarn medidas apropiadas para ayudar a los padres y a otras personas responsables por el nifio a dar efectividad a este derecho y, en caso necesario, proporcionarn asistencia material y programas de apoyo, particularmente con respecto a la nutricin, el vestuario y la vivienda.

    829

  • MATERIAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

    4. Los Estados Partes tomarn todas las medidas apropiadas para asegu-rar ci pago de la pension alimenticia por parte de los padres u otras personas que tengan la responsabilidad financiera por el niflo, tanto si viven en el Esta-do Parte como si viven en el extranjero. En particular, cuando la persona que tenga la responsabilidad financiera por el niflo resida en un Estado diferente de aquel en que resida ci niflo, los Estados Partes promovern la adhesion a los convenios internacionales o la concertacin de dichos convenios, asi como la concertacin de cualesquiera otros arreglos apropiados.

    ART. 28. 1. Los Estados Partes reconocen el derecho del niflo a Ia educa-ciOn y, a fin de que se pueda ejercer progresivamente y en condiciones de igualdad de oportunidades ese derecho, debern en particular:

    a) Implantar la enseflanza primaria obligatoria y gratuita para todos; b) Fomentar el desarroilo, en sus distintas formas, de la enseflanza secun-

    dana, incluida Ia enseanza general y profesional, hacer que todos los niflos dispongan de ella y tengan acceso a ella y adoptar medidas apropiadas tales como la impiantacin de la enseanza gratuita y la concesin de asistencia financiera en caso de necesidad;

    c) Hacer la enseanza superior accesible a todos, sobre Ia base de la capa-cidad, por cuantos medios sean apropiados;

    d) Hacer que todos los nios dispongan de informaciOn y orientaciOn en cuestiones educacionales y profesionales y tengan acceso a ellas;

    e) Adoptar medidas para fomentar la asistencia regular a las escuelas y reducir las tasas de desercin escolar.

    2. Los Estados Partes adoptarn cuantas medidas sean adecuadas para velar por que la disciplina escolar se administre de modo compatible con la dignidad humana del nio y de conformidad con la presente Convencin.

    3. Los Estados Partes fomentarn y alentarn la cooperacin internacio-nal en cuestiones de educacin, en particular a fin de contribuir a eliminar la ignorancia y ci anaifabetismo en todo ci mundo y de facilitar ci acceso a los conocimientos tcnicos y a los mtodos modernos de ensefianza. A este res-pecto, se tendrn especialmente en cuenta las necesidades de los paIses en desarrollo.

    ART. 29. 1. Los Estados Partes convienen en que Ia educacin del niflo deber estar encaminada a:

    a) Desarrollar la personalidad, las aptitudes y Ia capacidad mental y fIsica del nio hasta el mximo de sus posibilidades;

    b) Incuicar al niflo ci respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales y de los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas;

  • CONVENCION DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE LOSDERECHOS DEL Nio

    c) Inculcar al niflo ci respeto de sus padres, de su propia identidad cultu-ral, de su idioma y sus valores, de los valores nacionales del pals en que vive, del pals de que sea originario y de las civilizaciones distintas de la suya;

    d) Preparar al nio para asumir una vida responsable en una sociedad libre, con espiritu de comprensin, paz, tolerancia, igualdad de los sexos y amistad entre todos los pueblos, grupos tnicos, nacionales y religiosos y per-sonas de origen indIgena;

    e) Incuicar al nio ci respeto del medio ambiente natural. 2. Nada de lo dispuesto en ci presente artIculo o en ci articulo 28 se inter-

    pretar como una restriccin de la libertad de los particulares y de las entida-des para establecer y dirigir instituciones de enseflanza, a condicin de que se respeten los principios enunciados en ci prrafo 1 del presente articulo y de que la educaciOn impartida en tales instituciones se ajuste a las normas mIni-mas que prescriba ci Estado.

    ART. 30: En los Estados en que existan minorlas dtnicas, religiosas o iinglsticas o personas de origen indIgena, no se negar a un niflo que perte-nezca a tales minorlas o que sea indlgena ci derecho que le corresponde, en comiin con los dems miembros de su grupo, a tener su propia vida cultural, a profesar y practicar su propia religion, o a emplear su propio idioma.

    ART. 31. 1. Los Estados Partes reconocen ci derecho del nio al descanso y ci esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes.

    2. Los Estados Partes respetarn y promovern ci derecho del niho a par-ticipar plenamcnte en la vida cultural y artIstica y propiciarn oportunidades apropiadas, en condiciones de igualdad, de participar en la vida cultural, artis-tica, recreativa y de esparcimiento.

    ART. 32. 1. Los Estados Partes reconocen ci derecho del niflo a estar protegido contra la explotaciOn econOmica y contra ci desempeflo dc cual-quier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educacin, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo fisico, mental, espiritual, moral o social.

    2. Los Estados Partes adoptarn medidas legislativas, administrativas, sociales y educacionales para garantizar la aplicacin dcl presente articulo. Con ese propsito y teniendo en cuenta las disposiciones pertinentes de otros instrumentos internacionales, los Estados Partes, en particular:

    a) Fijarn una edad o edades mInimas para trabajar; b) Dispondrn la reglamentacion apropiada de los horarios y condiciones

    de trabajo;

    831

  • MATERIAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

    c) Estipularn las penalidades u otras sanciones apropiadas para asegurar la apiicacin efectiva del presente artIculo.

    ART. 33. Los Estados Partes adoptarn todas las medidas apropiadas, incluidas medidas legislativas, administrativas, sociales y educacionales, para proteger a los nios contra el uso ilIcito de los estupefacientes y sustancias sicotrpicas enumeradas en los tratados internacionales pertinentes, y para impedir que se utilice a niflos en la produccin y el trfico ilicitos de esas sustancias.

    ART. 34. Los Estados Partes se comprometen a proteger al niflo contra todas las formas de explotacin y abuso sexuales. Con este fin, los Estados Partes tomarn, en particular, todas las medidas de carcter nacional, bilateral y multilateral que sean necesarias para impedir:

    a) La incitaciOn o la coaccin para que un nio se dedique a cualquier actividad sexual ilegal;

    b) La explotacin del niflo en la prostitucin u otras prcticas sexuales ilegales;

    c) La explotaciOn del niflo en espectculos o materiales pornogrficos. ART. 35. Los Estados Partes tomarn todas las medidas de carcter na-

    cional, bilateral y multilateral que sean necesarias para impedir el secuestro, la yenta o la trata de nios para cualquier fin o en cualquier forma.

    ART. 36. Los Estados Partes protegern al niflo contra todas las dems formas de explotacin que sean perjudiciales para cualquier aspecto de su bienestar.

    ART. 37. Los Estados Partes velarn por que: a) Ningiin nifio sea sometido a torturas ni a otros tratos o penas crueles,

    inhumanos o degradantes. No se impondr la pena capital ni la de prisin perpetua sin posibilidad de excarcelaciOn por delitos cometidos por menores de 18 afios de edad;

    b) Ningin nifio sea privado de su libertad ilegal o arbitrariamente. La detencin, el encarcelamiento o la prisin de un niflo se llevar a cabo de conformidad con la ley y se utilizar tan solo como medida de iiltimo recurso y durante el perIodo ms breve que proceda;

    c) Todo niflo privado de libertad sea tratado con la humanidad y el respeto que merece Ia dignidad inherente a Ia persona humana, y de manera que se tengan en cuenta las necesidades de las personas de su edad. En particular, todo niflo privado de libertad estar separado de los adultos, a menos que ello se considere contrario al inters superior del niflo, y tendr derecho a mante-

    832

  • CONVENCION DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE LOS DERECHOS DEL Nio

    ner contacto con su familia por medio de correspondencia y de visitas, salvo en circunstancias excepcionales;

    d) Todo niflo privado de su libertad tendr derecho a un pronto acceso a Ta asistenciajurIdica y otra asistencia adecuada, asI como derecho a impugnar la legalidad de la privaciOn de su libertad ante un tribunal u otra autoridad corn-petente, independiente e imparcial y a una pronta decision sobre dicha accin.

    ART. 38. 1. Los Estados Partes se comprometen a respetar y velar por que se respeten las normas del derecho internacional humanitario que les sean aplicables en los conflictos armados y que sean pertinentes para el nio.

    2. Los Estados Partes adoptarn todas las medidas posibles para asegurar que las personas que an no hayan cumplido los 15 aflos de edad no participen directamente en las hostilidades.

    3. Los Estados Partes se abstendrn de reclutar en las fuerzas armadas a las personas que no hayan cumplido los 15 aflos de edad. Si reclutan personas que hayan cumplido 15 aos, pero que sean menores de 18, los Estados Partes procurarn dar prioridad a los de rns edad.

    4. Dc conformidad con las obligaciones dimanadas del derecho interna-cional hurnanitario de proteger a Ia poblacin civil durante los conflictos ar-mados, los Estados Partes adoptarn todas las medidas posibles para asegurar Ia proteccin y el cuidado de los nios afectados por un conflicto arrndo.

    ART. 39. Los Estados Partes adoptarn todas las medidas apropiadas para promover la recuperacin fisica y psicologica y la reintegracin social de todo niflo vIctirna de: cualquier forma de abandono, explotacin o abuso; tortura u otra forma de tratos o penas crueles, inhurnanos o degradantes; o conflictos armados. Esa recuperacin y reintegracin se llevarn a cabo en un ambiente que fomente la salud, el respeto de si mismo y la dignidad del niflo.

    ART. 40. 1, Los Estados Partes reconocen el derecho de todo nio de quien se alegue que ha infringido las leyes penales o a quien se acuse o declare culpable de haber infringido esas leyes a ser tratado de manera acorde con el fomento de su sentido de la dignidad y el valor, que fortalezca el respeto del niflo por los derechos hurnanos y las libertades fundamentales de terceros y en Ia que se tengan en cuenta la edad del nio y la importancia de prornover Ia reintegracin del niflo y de que ste asuma una funcin constructiva en la sociedad.

    2. Con este fin, y habida cuenta de las disposiciones pertinentes de los instrurnentos internacionales, los Estados Partes garantizarn, en particular:

    a) Que no se alegue que ningn niflo ha infringido las Ieyes penales, ni se acuse o declare culpable a ningn nifio de haber infringido esas leyes, por

    833

  • MATERIAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO

    actos u omisiones que no estaban prohibidos por las leyes nacionales o inter-nacionales en el momento en quese cometieron;

    b) Que a todo niflo del que se alegue que ha infringido las ieyes penales o a quien se acuse de haber infringido esas leyes se le garantice, por \ io menos, Jo siguiente:

    i) Que se lo presumir inocente mientras no se pruebe su culpabilidad conforme a Ia ley;

    ii) Que ser informado sin demora y diretamente o, cuando sea proce-dente, por intermedio de sus padres o sus representantes legales, de los cargos que pesan contra i y que dispondr de asistencia jurIdica u otra asistencia apropiada en Ia preparacin y presentacin de su defensa;

    iii) Que la causa ser dirimida sin demora por una autoridad u rgano judicial competente, independiente e imparcial en una audiencia equitativa conforme a la ley, en presencla de un asesor jurIdico u otro tipo de asesor adecuado y, a menos que se considerare que ello fuere contrario al inters superior del niflo, teniendo en cuenta en particular su edad o situaciOn y a sus padres o representantes legales;

    iv) Que no ser obligado a prestar testimonio o a declararse culpable, que podr interrogar o hacer que se interrogue a testigos de cargo y obtener Ia participacin y el interrogatorio de testigos de descargo en condiciones de igualdad;

    v) Si se considerare que ha infringido, en efecto, las leyes penales, que esta decision y toda medida impuesta a consecuencia de ella, sern sometidas a una autoridad u organo judicial superior competente, independiente e impar-cial, conforme a la icy;

    vi) Que el niflo contar con Ia asistencia gratuita de un intrprete si no comprende o no habla el idioma utilizado;

    vii) Que se respetar plenamente su vida privada en todas las fases del procedimiento.

    3. Los Estados Partes tomarn todas las medidas apropiadas para promo-ver 0 establecimiento de leyes, procedimientos, autoridades e instituciones especificos para los nios de quienes se alegue que han infringido las leyes penales o a quienes se acuse o declare culpables de haber infringido esas le-yes, y en particular:

    a) El establecimiento de una edad minima antes de Ia cual se presumir que los nios no tienen capacidad para infringir las leyes penales;

    b) Siempre que sea apropiado y deseable, Ia adopcin de medidas para tratar a esos nios sin recurrir a procedimientos judiciales, en ci entendimiento de que se respetarn plenamente los derechos humanos y las garantias legales.

    834

  • CONVECION DE LAs NACIONES UNIDAS SOBRE LOS DERECHOS DEL Nio

    4. Se dispondr de diversas medidas, tales como el cuidado, las rdenes de orientacin y supervision, el asesoramiento, la libertad vigilada, la cob-cacin en hogares de guarda, los programas de enseflanza y formacin pro-fesional, asI como otras posibilidades alternativas a Ia internacin en ins-tituciones, para asegurar que los nifios sean tratados de manera apropiada para su bienestar y que guarde proporcin tanto con sus circunstancias como con la infraccin.

    ART. 41. Nada de lo dispuesto en la presente ConvenciOn afectar a las disposiciones que sean ms conducentes a la realizacin de los derechos del niflo y que puedan estar recogidas en:

    a) El derecho de un Estado Parte; o b) El derecho internacional vigente con respecto a dicho Estado.

    PARTE II

    ART. 42. Los Estados Partes se comprometen a dar a conocer amplia-mente los principios y disposiciones de la Convencin por medios eficaces y apropiados, tanto a los adultos como a los nios.

    ART. 43. 1. Con la finalidad de examinar los progresos realizados en el cumplimiento de las obligaciones contraIdas por los Estados Pattes en la pre-sente Convencin, se establecer un Comit de los Derechos del Nio que desempear las funciones que a continuacin se estipulan.

    2. El Comit estar integrado por diez expertos de gran integridad moral y reconocida competencia en las esferas reguladas por la presente Convencin. Los miembros del Comit sern elegidos por los Estados Partes entre sus nacio-nales y ejercern sus funciones a tItulo personal, tenindose debidamente en cuenta Ia distribucin geogrfica, asI como los principales sistemas juridicos.

    3. Los miembros del Comit sern elegidos, en votacin secreta, de una lista de personas designadas por los Estados Partes. Cada Estado Parte podr designar a una persona escogida entre sus propios nacionales.

    4. La eleccin inicial se celebrar a ms tardar seis meses despus de la entrada en vigor de la presente Convencin y ulteriormente cada dos aflos. Con cuatro meses, como minimo, de antelacin respecto de la fecha de cada eleccin, el Secretario General de las Naciones Unidas dirigira una carta a los Estados Partes invitndobos a que presenten sus candidaturas en un plazo de dos meses. El Secretario General preparar despus una lista en la que figura-ran por orden alfabtico todos los candidatos propuestos, con indicacin de

    835

  • MATERIAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIvAD0

    los Estados Partes que los hayan designado, y la comunicar a los Estados Partes en la presente Convencin.

    5. Las elecciones se celebrrn en una reunion de los Estados Partes con-vocada por el Secretario General en la Sede de las Naciones Unidas. En esa reunion, en la que la presencia de dos tercios de los Estados Partes constituir quorum, las personas seleccionadas para formar parte del Comit sern aque-lbs candidatos que obtengan ci mayor nmero de votos y una mayorIa absolu-ta de los votos de los representantes de los Estados Partes presentes y votantes.

    6. Los miembros del Comit sern elegidos por tin perlodo de cuatro aflos. Podrn ser reelegidos si se presenta de nuevo su candidatura. El mandato de cinco de los miembros elegidos en la primera eleccin expirar al cabo de dos aflos; inmediatamente despus de efectuada la primera eleccin, el presidente de la reuniOn en que sta se celebre elegira por sorteo los nombres de esos cinco miembros.

    7. Si un miembro del Comit fallece o dimite o declara que por cualquier otra causa no puede seguir desempeflando sus funciones en el Comit, el Esta-do Parte que propuso a ese miembro designar entre sus propios nacionales a otro experto para ejercer el mandato hasta su trmino, a reserva de la aproba-cin del Comit.

    8. El Comit adoptar su propio reglamento. 9. El Comit elegira su Mesa por tin perIodo de dos aflos. 10. Las reuniones del Comit se celebrarn.normalmente en la Sede de

    las Naciones Unidas o en cualquier otro lugar conveniente que determine el Comit. El Comit se reunir normalmente todos los aflos. La duracin de las reuniones del Comit ser determinada y revisada, si procediera, por una re-union de los Estados Partes en la presente Convencin, a reserva de la aproba-cin de la Asamblea General.

    11. El Secretario General de las Naciones Unidas proporcionar ci perso-nal y los servicios necesarios para ci desempeflo eficaz de las funciones del Comit establecido en virtud de la presente ConvenciOn.

    12. Previa aprobacin de la Asambiea General, los miembros del Comit establecido en virtud de la presente Convencin recibirn emolumentos con cargo a los fondos de las Naciones Unidas, segn las condiciones que la Asam-blea pueda estabiccer.

    ART. 44. 1. Los Estados Partes se comprometen a presentar al Comit, por conducto del Secretario General de las Naciones Unidas, informes sobre las medidas que hayan adoptado para dar efecto a los derechos reconocidos en

  • CONVENCION DE LAS NAcIONES UNIDAS SOBRE LOS DERECHOS DEL Nncjo

    la Convencin y sobre el progreso que hayan realizado en cuanto al goce de esos derechos:

    a) En ci piazo de dos aflos a partir de la fecha en la que para cada Estado Parte haya entrado en vigor la presente Convencin;

    b) En lo sucesivo, cada cinco aflos. 2. Los informes preparados en virtud del presente artIcuio debern in-

    dicar las circunstancias y dificultades, silas hubiere, que afecten al grado de cumplimiento de las obligaciones derivadas de la presente Convencin. Debern asimismo, contener informacin suficiente para que ci Comit tenga cabal comprensin de la aplicacin de Ia Convencin en ci pals de que se trate.

    3. Los Estados Partes que hayan presentado un informe inicial completo al Comit no necesitan repetir, en sucesivos informes presentados de confor-midad con lo dispuesto en ci inciso b) dcl prrafo 1 del presente articulo, la informacin bsica presentada anteriormente.

    4. El Comit podr pedir a los Estados Partes ms informacin relativa a la aplicacin de la Convencin.

    5. El Comit presentar cada dos aos a la Asamblea General de las Na-ciones Unidas, por conducto del Consejo Econmico y Social, informes sobre sus actividades.

    6. Los Estados Partes darn a sus informes una amplia difusin entre ci pUblico de sus paises respectivos.

    ART. 45. Con objeto de fomentar Ia aplicacin efectiva de la Conven-cin y de estimular la cooperacin internacional en la esfera regulada por la Convencin:

    a) Los organismos especializados, ci Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y dems rganos de las Naciones Unidas tendrn derecho a estar representados en ci examen de la aplicacin de aquellas disposiciones de la presente Convencin comprendidas en ci mbito de su mandato. El Comit podr invitar a los organismos especializados, al Fondo de las Naciones Uni-das para la Infancia y a otros rganos competentes que considere apropiados a que proporcionen asesoramiento especializado sobre la aplicacin de la Con-vencin en los sectores que son de incumbencia de sus respectivos mandatos. El Comit podr invitar a los organismos especializados, al Fondo de las Na-ciones Unidas para la Infancia y dems rganos de las Naciones Unidas a que presenten informes sobre la aplicacin de aquellas disposiciones de la presen-te Convencin comprendidas en ci mbito de sus actividades;

    837

  • MATERIAL DE CLASE PARA DERECHO INTERNACIONAL PRIvADO

    b) El Comit transmitir, segn estime conveniente, a los organismos es-pecializados, al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y a otros rga-nos competentes, los informes de los Estados Partes que contengan una solicitud de asesoramiento o de asistencia tcnica, o en los que se indique esa necesi-dad, junto con las observaciones y sugerencias del Comit, silas hubiere, acerca de esas solicitudes o indicaciones;

    c) El Comit podr recomendar a la Asamblea General que pida al Secre-tario General que efecte, en su nombre, estudios so