Manual Ubuntu

of 33 /33
1.- ¿Para qué te sirve a ti Linux? Comencemos analizando dónde Linux te puede ayudar como usuario y qué debería llevarte a probar este sistema operativo en tu ordenador de escritorio. Entrar 2.- Tu sistema GNU/Linux funcionando en media hora Instala GNU/Linux en tu ordenador en unos minutos, de una manera cómoda, incluso sin renunciar a tu sistema operativo actual. Utilizaremos la distribución Ubuntu. Entrar 3.- Conociendo el entorno gráfico de Linux Querido Linux, seamos amigos: Primer repaso general la interfaz gráfica de una distribución Ubuntu de Linux. Entrar 4.- Instalando programas en Linux el Centro de software de Ubuntu En este capítulo del Manual de introducción a Linux vamos a hablaros sobre la instalación de programas en el sistema desde el Centro de Software de Ubuntu. Entrar 5.- Instalar software en Ubuntu desde terminal Ahora vamos a hablaros sobre la manera de instalar programas en Ubuntu a través de la línea de comandos o terminal. Entrar 1.- ¿Para qué te sirve a ti Linux? Comencemos analizando dónde Linux te puede ayudar como usuario y qué debería llevarte a probar este sistema operativo en tu ordenador de escritorio. Por Pablo Bernardo Son muchas las razones por las que los profesionales del mundo de la informática se deciden a trabajar en sistemas Linux pero, ¿qué hay del usuario común? ¿Linux es sólo para informáticos, programadores y demás? A continuación te explicaré que también hay muchísimas razones por las que un usuario que no se dedica a la

Transcript of Manual Ubuntu

Page 1: Manual Ubuntu

1.- ¿Para qué te sirve a ti Linux? Comencemos analizando dónde Linux te puede ayudar como usuario y qué debería llevarte a probar este sistema operativo en tu ordenador de escritorio. Entrar

2.- Tu sistema GNU/Linux funcionando en media hora Instala GNU/Linux en tu ordenador en unos minutos, de una manera cómoda, incluso sin renunciar a tu sistema operativo actual. Utilizaremos la distribución Ubuntu. Entrar

3.- Conociendo el entorno gráfico de Linux Querido Linux, seamos amigos: Primer repaso general la interfaz gráfica de una distribución Ubuntu de Linux. Entrar

4.- Instalando programas en Linux el Centro de software de Ubuntu En este capítulo del Manual de introducción a Linux vamos a hablaros sobre la instalación de programas en el sistema desde el Centro de Software de Ubuntu. Entrar

5.- Instalar software en Ubuntu desde terminal Ahora vamos a hablaros sobre la manera de instalar programas en Ubuntu a través de la línea de comandos o terminal. Entrar

1.- ¿Para qué te sirve a ti Linux?Comencemos analizando dónde Linux te puede ayudar como usuario y qué debería llevarte a probar este sistema operativo en tu ordenador de escritorio.Por Pablo Bernardo

Son muchas las razones por las que los profesionales del mundo de la informática se deciden a trabajar en sistemas Linux pero, ¿qué hay del usuario común? ¿Linux es sólo para informáticos, programadores y demás?

A continuación te explicaré que también hay muchísimas razones por las que un usuario que no se dedica a la informática profesionalmente, puede encontrar en Linux una gran ayuda para realizar las tareas que lleva a cabo a diario. Incluso puede ser un buen camino para entender aquellos aspectos que a veces se le escapan acerca de cómo funciona un ordenador.

Nota: Antes de continuar con nuestro artículo cabe aclarar una cuestión de terminología. Cuando nos referimos a "Linux" técnicamente estaríamos solamente refiriéndonos al núcleo del sistema operativo, conocido como "Kernel". Para referirse al sistema operativo, lo correcto sería utilizar el término "GNU/Linux", que hace referencia tanto al núcleo del sistema operativo (Linux) más las diversas herramientas para la administración (creadas por el proyecto GNU). Sin embargo, a lo largo de este artículo y de todo el manual que vamos a publicar en DesarrolloWeb.com, hacemos uso de la palabra Linux en su sentido ampliado, es decir, la distribución completa del sistema operativo más las utilidades de software para su administración. Si deseas encontrar una explicación más detallada sobre estos términos y sobre qué es GNU, puedes leer el artículo: Linux, un líder a la sombra.

Page 2: Manual Ubuntu

Por qué debes darle a Linux una oportunidad en tu máquina

El principal motivo que podría darte para comenzar a usar Linux es que se trata de un sistema operativo libre y de código abierto. No me refiero al hecho de que sea gratuito, que sin duda también es importante, sino a las implicaciones que conllevan que el código del sistema no esté oculto, sino a la vista de usuarios y desarrolladores.

Una importante consecuencia de que el código se encuentre al alcance de todo el mundo es que el sistema se vuelve más seguro, puesto que toda una comunidad de desarrolladores que lo utiliza como herramienta de trabajo lo observa y contribuye de manera activa en sus mejoras de funcionamiento y desarrollo.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, no es un bajo numero de usuarios, y por tanto un desinterés por parte de los atacantes, lo que hace seguro a Linux. De hecho Linux es un sistema operativo muy usado, no solo por grandes y pequeñas empresas, sino cada vez por mayor número de usuarios a nivel de escritorio.

Las razones reales que hacen a Linux más seguro son, entre otras, su sistema de usuarios y de adjudicación de diferentes permisos a cada uno de ellos. Quizás al principio pueda resultar extraño, e incluso molesto, el esquema de privilegios de Linux, al menos para la mayoría de usuarios que se acercan al sistema por primera vez, pero créeme, esto es lo que consigue que en tu sistema nadie, ni nada, pueda borrar cosas que no debe, instalar programas inadecuados ni "destrozará" partes importantes ni configuraciones del sistema. Más adelante entraremos más a fondo a explicar en profundidad este sistema de usuarios y permisos que se basa en los fundamentos y filosofía misma sobre la que se construyó Linux.

Otra razón que lo hace más seguro es que Linux no es una gran máquina de dimensiones descomunales que ha de moverse en bloque y por tanto difícil de mover, reparar, corregir o cambiar. Linux funciona más bien como un gigantesco grupo de muy pequeñas máquinas que funcionan en perfecta sincronía y simbiosis. En este sistema, cada parte, cada función a realizar (desde el gestor de ventanas, hasta el sistema de instalación de programas, pasando por cada parte del sistema operativo), es un pequeño programa independiente y por tanto es fácil de eliminar, reparar, reinstalar o sustituir.

Existen otras muchas razones por las que esta seguridad es un hecho demostrable, pero no es este el único contenido de este artículo, así que de nuevo lo trataremos también más delante cuando hayamos comenzado a conocer las distintas partes de este sistema operativo.

Puede que también estés pensando ahora que se trata de algo pensado más bien para esos superordenadores que deben usar los profesionales. La verdad es que en realidad la mayoría de herramientas que los desarrolladores de software utilizan, no requieren una gran cantidad de recursos. Además, resulta que la cosa es justamente al revés, Linux hace un uso muy responsable de los recursos de tu máquina, tanto por su manera en sí de trabajar, como por sus altas posibilidades de configuración. Tanto es así que incluso un distribución Linux puede ser una buena opción para dar nueva vida a esa vieja torre o portátil que tienes por casa porque "va muy lento" y ya se ha quedado anticuado.

Page 3: Manual Ubuntu

Mucho software a tu disposición

Quizás te preocupa que al hablar de Linux empecemos a ponernos muy técnicos y no puedas seguirnos por no ser un experto en la materia. Nada más lejos de la realidad. En este sentido debes saber que los grandes desarrolladores han pasado también por esta etapa y seguramente han tenido dudas incluso más básicas que las tuyas. Sin embargo, ahora vamos a una parte que te resultará fácil de comprender y seguramente muy atractiva.

Si utilizas una distribución Linux, tienes a tu disposición una cantidad inimaginable de software de manera gratuita y lo que es más importante, de todo tipo. Hoy en día existen soluciones de software libre para dar respuesta a todo tipo de necesidades del usuario, ya tenga un perfil profesional y trabaje en una empresa, como para aquellas personas que desean utilizar Linux a nivel individual.

Lo mejor de todo es que es facilísimo instalar y desinstalar programas en Linux y además sin la preocupación de no saber si estos programas han dejado por ahí "restos" de su instalación como ocurre en otros sistemas operativos. Una razón más por la que tu Linux se mantendrá siempre "en forma".

En este tipo de sistemas, no tendrás que navegar por cientos de páginas de Internet buscando algún software que te sirva, descargarlo, seguir su proceso de instalación, o hacer un uso indebido de programas propietarios para los que no tienes un licencia legal. Por el contrario, la fuentes de software en Linux funcionan a través de una serie de servidores centralizados (a los que llamamos "repositorios") donde se almacenan los programas de manera controlada y segura. Como podrás comprobar y explicaremos en el Manual de Linux, el propio sistema operativo se ocupa de buscar para ti cualquier paquete de software cuando se lo solicitas.

¿Te haces una idea de lo fáciles que pueden llegar a resultar las cosas cuando te acostumbras a hacerlas así? Voy a contarte algo más que se deriva de este tipo de funcionamiento. El sistema se actualiza muy a menudo. Cada uno de los pequeños módulos del sistema operativo recibe sus propias actualizaciones y correcciones. Por tanto, el propio sistema te proporcionará también de manera automática cada nueva actualización de todo el software de tu ordenador, ya pertenezca al propio núcleo del sistema operativo o a cualquier programa que hayas instalado a posteriori.

Ahora que quizás te hayas animado... ¿por dónde empiezas con algo que desconoces?

Empezaremos con Ubuntu

No te preocupes por nada. Para acompañarte a través del proceso de introducirte en la filosofía de Linux, hemos elegido una distribución concreta. Esto hará que tú puedas seguir cada paso que vayamos realizando, de una manera definida y fiable. La distribución que vamos a usar es Ubuntu.

Es probable que muchos entendidos en la materia sean partidarios de distribuciones más "técnicas", pero no es nuestra intención empujarte a la piscina sin flotador, sino acompañarte desde la orilla paso a paso hasta que quizá seas capaz con el tiempo de

Page 4: Manual Ubuntu

atravesar por tu propia cuenta un mar entero nadando. Nuestra idea es que cada paso que des en este proceso te resulte relajado, cómodo y entendible. Sólo de esta manera podrás llegar a convertirte en un usuario experimentado e independiente, seguro de escoger por sí mismo la distribución que desea utilizar y perfectamente capacitado para manejarla.

Las razones por las que hemos elegido esta distribución se basan precisamente en esa filosofía sobre la que queremos trabajar. Entendemos que Ubuntu te proporcionará un entorno cómodo y seguro, donde poder dar tus primeros pasos dentro del mundo de Linux. Es ampliamente utilizada por miles de usuarios en todo el mundo y es a menudo puerta de entrada a Linux para muchas personas.

Esto hace que exista una comunidad de usuarios enorme que continuamente hace aportaciones y a la que es extremadamente fácil solicitar información en caso de duda. De hecho hay muchísima información escrita en español acerca de Ubuntu y todo lo que le rodea.

La interfaz de Ubuntu te resultará seguramente bastante intuitiva y amigable, lo que facilitará tu aprendizaje y experimentación. Exploraremos cada parte del sistema y podrás conocerlo en profundidad, de una manera progresiva. Es más, si no lo deseas, ni siquiera tendrás que desprenderte del sistema operativo que ahora estés utilizando, es fácil y te explicaremos cómo.

Conclusión

Aquí arranca, por tanto, un camino que esperamos te traiga muchas experiencias gratificantes. Empieza solo con la lectura de un artículo, pero te permitirá adentrarte en un territorio donde podrás tener un control real sobre todo lo que ocurre en tu ordenador. Al final de cuentas, Linux te hará un usuario más libre, como el propio sistema operativo.

Pero tampoco vamos a engañarte, seguramente surgirán dudas y pequeñas dificultades y retos que afrontar, ya no solo por tener que familiarizarte con una nueva manera de hacer las cosas, sino también por las características de tu ordenador y las necesidades de configuración y personalización. Sin embargo, si sigues leyendo esta línea de artículos estaremos contigo para ayudarte en las tareas más comunes y hay una gran comunidad por detrás que está constantemente publicando en Internet multitud de documentos que te ayudarán ante los posibles conflictos con los que te encuentres.

En este sentido, también queremos quitar hierro al asunto, puesto que a medida que se van presentando nuevas versiones de Ubuntu, o cualquier otra distribución, se van solucionando las distintas necesidades de los usuarios y del hardware de cada máquina. En la actualidad en muy raras ocasiones te vas a tener que preocupar por cuestiones como los drivers necesarios para que funcionen todos los dispositivos de tu ordenador. Además, te enseñaremos a conseguir que en tu máquina convivan en armonía tanto Linux como otros sistemas operativos que estés utilizando actualmente.

Al final, estamos seguros de que resolver los pequeños problemas que te puedas encontrar, provocará en ti una realización personal que seguramente te motive para llegar más lejos con tu nuevo amigo Linux.

Page 5: Manual Ubuntu

En el siguiente artículo explicaremos cómo instalar tu sistema Linux en ¡30 minutos!

2.- Tu sistema GNU/Linux funcionando en media hora

Instala GNU/Linux en tu ordenador en unos minutos, de una manera cómoda, incluso sin renunciar a tu sistema operativo actual. Utilizaremos la distribución Ubuntu.Por Pablo BernardoDurante este tutorial, repasaremos los pasos necesarios para que puedas tener, en muy poco tiempo, una nueva instalación completa de Ubuntu corriendo a pleno rendimiento en tu máquina. A través de este artículo encontrarás una guía para recorrer todo el proceso de descarga e instalación, para que puedas empezar desde hoy mismo a seguir el Manual de Linux y lo más importante, a experimentar con las posibilidades de este tipo de sistemas operativos. Ni siquiera vas a tener que desprenderte, si no lo deseas, del sistema operativo que está usando actualmente.

Con respecto a los requerimientos del sistema, de lo cual no hemos hablado, en la página oficial de Ubuntu se habla de un mínimo de 512 megas de RAM y 5 gigas de disco duro. La verdad es que para un funcionamiento decente es recomendable un poco más de máquina, no mucho, ya que Linux es un sistema que administra bastante bien los recursos. Disponer de algo más de lo mínimo exigido para que funcione Ubuntu, nos ahorrará frustraciones a la hora utilizar más de un programa a la vez o realizar ciertas tareas.

Nota: Conviene explicar que, en la mayoría de distribuciones GNU/Linux, existe la posibilidad de trabajar de manera completamente funcional con el sistema operativo sin instalarlo, lo que se conoce como modo "Live". En este artículo haremos referencia a una instalación completa, pero quiero señalar que antes podríamos probar a ejecutar Linux de ese modo, que después explicaremos con detalle. El problema de ese modo de trabajo "Live", es que una vez cierres la sesión en el sistema, perderás los datos almacenados. Por ello es recomendable simplemente utilizarla para probar y experimentar con la distribución o como veremos en otro momento, como solución para arrancar en cualquier máquina donde falle el sistema operativo.

Me gustaría también destacar que en la documentación de la página hay un listado de equipos certificados por Canonical, la empresa desarrolladora de Ubuntu. En general verás que la mayoría de ellos, no todos, son de procesador Intel. También es cierto que existe un soporte mucho mayor para controladores gráficos de Nvidia que de ATI. Pero me gustaría aclarar que estas características no son excluyentes. Yo mismo escribo en este momento y trabajo desde hace unos meses desde un portátil AMD con gráfica ATI sin ningún problema. Puedes probar el sistema en tu propio ordenador con el modo "Live" y ver cómo funciona con sus características antes de instalar.

Antes incluso de comenzar a descargar, como siempre que se llevan a cabo cambios importantes en el sistema, es realmente muy importante que hagas una copia de seguridad de todos tus documentos, vídeos, fotos, etc. si es que no lo haces ya habitualmente. Tómate algún tiempo para asegurar todos tus datos, porque siempre es algo recomendable cuando queremos realizar la instalación de un nuevo sistema operativo. Además, te recomendados salvar esos datos en algún soporte externo y no en el mismo disco duro donde piensas instalar Ubuntu.

Page 6: Manual Ubuntu

Obtener Ubuntu y crear el soporte para instalación

Para probar o instalar Ubuntu, entraremos en su página oficial a través de ubuntu.com y nos dirigimos a la sección de descarga ("Download"). Nota: En la página de Ubuntu, encontrarás información acerca de versiones beta y estables. Si eres un usuario nuevo en la materia, te recomiendo que descargues la última versión estable, no una beta. También puedes probar con las versiones "LTS" (Long Term Suport) que te aseguran soporte a tu versión del sistema operativo por un mayor espacio de tiempo, como de unos cinco años. Utilizar la última versión estable te garantiza un mejores condiciones de funcionamiento y menor número de errores. Cuando seas más experto, si así lo deseas, podrás perfectamente experimentar con otras versiones e incluso otras distribuciones. Ahora, dediquémonos a aprender en un entorno seguro y con garantías de que funcione.

En la misma página de descarga, la gente de Ubuntu nos informa de dos maneras diferentes para introducir el sistema en nuestro ordenador. Una de ellas es grabar un CD a partir de la imagen descargada. Sin embargo, no es la única opción.

Lo cierto es que hoy en día existen muchos portátiles que ni siquiera disponen de una unidad lectora de CD y DVD. Para estos casos y también por otras razones, es posible crear de manera muy sencilla una imagen con auto-arranque en una memoria USB. Esta es la opción que utilizo habitualmente, pues además de ahorrar en CDs, si por ejemplo necesitas viajar a menudo con tu portátil, es muy práctico llevar en la bolsa una copia completamente utilizable del sistema.

No nos detendremos en este paso, porque está perfectamente detallado en la propia página de Ubuntu; cómo crear esta imagen en una memoria portátil tanto desde Windows, como desde un Mac o Linux.

Arrancar el sistema desde el soporte para instalación

Una vez descargada la imagen y grabada en el soporte que hayas escogido, estamos listos para llevar a cabo la instalación. En este punto te diré que si vas a llevar a cabo una instalación de Linux que conviva en tu máquina con una de Windows o Mac OS X, es importante que primero lleves a cabo la instalación de Windows o Mac si no la tienes ya.

Ubuntu creará de manera automática un sistema de arranque para elegir entre las dos instalaciones al encender el ordenador. El proceso inverso (instalar Windows o OS X en un ordenador donde ya tenemos Linux), aunque es posible, resulta bastante más enrevesado.

Así pues, tenemos todo listo. Introducimos el soporte desde que hayamos que hayamos elegido instalar y arrancamos nuestra máquina.

Nota: En este punto tendrás que configurar en la Bios de tu ordenador que éste arranque a partir del soporte externo donde hayas colocado tu Linux para instalar, ya sea el CD/DVD o tu llave USB. Esto se hace de manera diferente en cada ordenador. Durante los primeros segundos del arranque, generalmente tienes que pulsar alguna tecla para

Page 7: Manual Ubuntu

acceder a las configuraciones del arranque, Esc, F1, F12... Generalmente cuando está iniciándose tu ordenador aparece un mensaje informando de la tecla a pulsar para acceder a las opciones de arranque de la Bios. Una vez en ellas, tendrás que modificar el orden de los dispositivos de arranque para que el primero seleccionado sea aquel donde tienes el Linux para instalar.

Una vez cargue el sistema, aparecerá el primer menú de opciones. En él podremos elegir el idioma del asistente y dos posibilidades: Probar Ubuntu o Instalar Ubuntu.

Si pulsamos probar Ubuntu, el sistema arrancará en ese modo "Live" del que hemos hablado, sin instalarse el sistema en nuestro disco duro y por tanto sin modificar absolutamente nada en nuestro ordenador. Es una buena idea, si nunca has visto ni probado esta distribución, arrancar en esta primera opción para probar, observar y familiarizarte con su interfaz. Además, en el escritorio encontrarás un icono para llevar a cabo la instalación si te decides a hacerlo. Si pulsas en él, volverás al punto de instalación que pasamos a comentar a continuación.

Una vez decididos a instalar, el sistema nos indicará si estamos conectados a Internet y nos da la opción de instalar software de terceros. El tema de la conexión es recomendable pero no imprescindible. Si estamos conectados, podemos marcar la opción de instalar actualizaciones, para que todos aquellos paquetes que se han actualizado desde que se lanzó la versión descargada, se instalen directamente.

Sobre el software de terceros, se refiere a instalar bibliotecas para que pueda leer MP3, códecs de vídeo, flash y cosas así. También resulta interesante.

Page 8: Manual Ubuntu

A continuación vuelven a abrirse varias opciones. El asistente de instalación detectará automáticamente si en tu ordenador ya existe otro sistema operativo y ofrecerá la opción de instalar junto a este sistema o utilizar todo el disco, eliminando el otro sistema operativo y , muy importante, todos los datos que hayas guardado en él. Tanto en un caso como en el otro, el siguiente paso es bastante importante: las particiones.

Crear las particiones en tu disco duro

Definir este paso de las particiones de manera manual no es ni mucho menos obligatorio, es una recomendación para aprovechar mejor las posibilidades del sistema. Si tienes dudas, no te preocupes. Puedes funcionar perfectamente con la asignación automática de particiones que te ofrece la instalación.

Si nos decantamos por la asignación automática de las particiones, en el caso que tengamos otro sistema operativo, podremos decidir qué parte del disco quedará para nuestro sistema antiguo y qué parte se asignará para Ubuntu. Si optamos por crear de manera manual las particiones, tendremos acceso a un número mucho mayor de opciones, pero también requerirá mayores conocimientos.

La primera pregunta que nos haremos es ¿cómo decidir cuánto espacio darle a cada partición y qué debe contener cada una? No vamos a entrar ahora a explicar toda la estructura de directorios en las que se dividen estos sistemas Linux y lo que contiene cada uno, pero sí podemos ver un par de consejos o trucos que nos pueden ir bien ahora que somos principiantes.

La instalación ofrece la opción, perfectamente válida, de utilizar los espacios que asigna por defecto, pero con sólo tocar un par de cosas, podemos hacer que la cosa se adapte mejor a nuestras necesidades. Lo mínimo que recomiendo personalizar son las particiones que encontraremos como "área de intercambio", "/" y "/home".

1. Primero el área de intercambio o "swap". Sin entrar en demasiadas explicaciones técnicas, podríamos decir que de alguna manera, este "área de intercambio" sirve para almacenar información de procesos que no necesitan estar en este momento exacto en la RAM, pero pueden ser "intercambiados" de lugar entre este área y la RAM para su acceso rápido. Una buena configuración de partida, podría ser darle el mismo tamaño que tiene tu memoria RAM. No se recomienda superar las 4GB del área "swap", aunque tu memoria RAM pueda ser incluso superior.

2. Sobre la partición llamada "/", se refiere a la raíz de nuestro árbol de directorios. A partir de ella surgen todos los directorios del propio sistema. Digamos para no entrar por ahora en más detalles, que contiene todo el sistema de nuestro Linux. El espacio que le asignaremos, formateando en formato ext4 , es el que queramos darle al sistema.

3. Para "/home", asignaremos el mismo formato de archivos ext4, y el tamaño que queramos reservar para almacenaje y guardado de configuraciones personales. Equivale a nuestro disco de datos. Un buen uso y configuración de este punto de montaje, permite conservar todos datos ante posibles fallos o reinstalaciones futuras del sistema operativo.

Pongamos un ejemplo. Supongamos que tenemos dos discos duros o particiones. En una de ellas instalamos el sistema operativo y los programas. La otra la utilizamos para

Page 9: Manual Ubuntu

almacenar todos nuestros datos, vídeos, documentos... En esta analogía, "/", que se especifica en la opción punto de montaje que aparece al definir las particiones, equivaldría al disco donde tendremos los archivos del sistema operativo y los de los programas instalados. "/home" sería la partición o disco donde vamos a guardar los datos de nuestro día a día como usuarios de ese ordenador, como fotos, documentos, etc. Como decíamos, conviene tener ambas rutas en discos o particiones separadas, lo que nos asegurará que nuestros datos permanecen siempre intactos aunque tengamos que reinstalar el sistema. Nota: Otra opción interesante, en caso que deseemos que convivan tanto Windows como Linux en la misma máquina y queramos compartir datos entre ambos sistemas, es definir una partición como "FAT32", ya que es la que mejor compatibilidad tiene entre ambos sistemas operativos. Esto es porque Windows no puede acceder a las particiones Linux y Linux tiene problemas al escribir datos en particiones de tipo NTFS. Además, a esa partición FAT32 podemos asignarle un punto de montado como "/lo_que_sea" para que podamos acceder a ella cómodamente desde Linux a través de esa ruta de montaje.

Debido a la importancia que tiene crear un buen sistema de particiones y la gran cantidad de posibilidades de configuración, tenemos intención de tratar con más detalle este asunto de las particiones en capítulos posteriores de este manual. De momento, con lo dicho tienes una buena cantidad de información para decidir cómo quieres hacer las particiones de tu disco y también debes recordar que ante cualquier duda no resultará inconveniente que dejes a Ubuntu crear las particiones de manera automática. Ahora que ya hemos terminado con las particiones, podemos continuar con la instalación.

Otras ventanas del proceso de instalación de Ubuntu

Estamos ya cerca terminar la configuración de la instalación. Ubuntu nos pide ahora que definamos la zona horaria en la que nos encontramos y que escojamos la distribución de teclado que se adapta a nuestras necesidades.

Posteriormente se nos pide varios datos que hay que configurar cuidadosamente. En el campo "su nombre", se nos pide un nombre que aparecerá en el sistema y por el que se dirigirá a nosotros, pero no afecta de cara a carpetas o configuraciones.

Page 10: Manual Ubuntu

En "El nombre de su equipo" se refiere al nombre de la máquina. Es recomendable no utilizar aquí nombres demasiado largos ni complicados, porque más adelante veremos casos en los que puede ser molesto o complicarnos la tarea.

Lo siguiente es el "nombre de usuario". El nombre de usuario y contraseña es importante, aunque seamos la única persona que usa la máquina y tiene creado un perfil en ella, ya que Linux tiene un funcionamiento multiusuario, con usuarios y contraseñas independientes para cada persona que utilizará el ordenador. El nombre y contraseña que escojamos condicionarán nuestro acceso al sistema y la ubicación de nuestros datos. Si lo preferimos, no es absolutamente necesario introducir una contraseña para acceder al sistema, si somos la única persona que utiliza el ordenador y no tememos por la integridad de nuestros datos almacenados. Es una decisión personal.

Hemos llegado al momento en que solo nos toca esperar. Pulsamos en siguiente y esperamos a que se lleven a cabo todos los procesos de instalación. Una vez que haya terminado, el asistente nos pedirá que reiniciemos el sistema.

Iniciar el sistema por vez primera, después de instalar Ubuntu

Al reiniciar, si hemos instalado Ubuntu junto a otro sistema operativo, veremos una pantalla en la que nos da varias opciones para escoger el sistema con el que deseamos arrancar. Escogemos nuestra distribución de Linux y pulsamos "enter".

En poco segundos arrancará y, si hemos elegido entrar con contraseña, nos aparecerá una pantalla en la que seleccionamos el usuario y escribimos la clave... ya está, estamos

Page 11: Manual Ubuntu

delante de nuestro nuevo escritorio en Ubuntu. Bienvenido al mundo Linux, ha sido fácil ¿verdad?.

En nuestro siguiente tutorial, empezaremos a explorar el entorno para familiarizarnos con la interfaz y la ubicación de los elementos en nuestro sistema. Verás que es bastante sencillo e intuitivo. Confiamos en que, en poco tiempo, estés haciendo un uso completo de todas las herramientas que necesitas para tu día a día.

3.- Conociendo el entorno gráfico de Linux

Querido Linux, seamos amigos: Primer repaso general la interfaz gráfica de una distribución Ubuntu de Linux. Por Pablo BernardoEn este capítulo del Manual de introducción a Linux haremos un recorrido detallado por los principales apartados y funcionalidades de la interfaz gráfica presente en Ubuntu. A fecha de escritura de este tutorial, nos encontramos ante la versión 12.04 de Ubuntu. Por defecto tiene instalado el escritorio basado en Unity, que desde hace algunas versiones sustituye al tradicional escritorio de Gnome.

La primera vez que se encuentra uno ante su recién estrenado escritorio de Ubuntu, aparece ante el usuario una interfaz bastante limpia en la que solo vemos una barra superior en la que aparece la hora, el nombre del usuario, una barra lateral y poco más. Quizás para los usuarios de Mac no resulte tan extraña esta interfaz, pero seguramente los que vienen de Windows tendrán alguna dificultad adicional para identificar y saber usar cada una de sus partes.

En este momento quizás te preguntes cosas como ¿Dónde están todos los archivos y programas? ¿No hay un menú inicio o algo así? ¿Qué es esta barra lateral con iconos? No te preocupes, todo es bastante fácil de encontrar y pronto llegaremos a ello. Vamos por partes.

La barra de notificaciones

En esa barra superior se encuentran varios iconos que hacen referencia a accesos rápidos a datos y configuraciones propios del sistema, así como a algunos programas integrados en el aspecto gráfico de la interfaz.

A la derecha del todo, verás un icono similar al clásico símbolo de encendido. Desde este icono accederás a muchas opciones del propio sistema a nivel de apagado, cierre de sesión, configuración general del sistema, etc. a través de un menú desplegable.

Junto a este menú, encontrarás otro en el que puedes ver tu nombre de usuario. Como ya hemos comentado en alguna ocasión, los sistemas Linux están pensados como sistemas multiusuario, por eso encontramos un acceso rápido para poder movernos entre diferentes cuentas de usuario y sus configuraciones de una manera fluida y sencilla.

Nota: Quizás estamos pasando un poco rápido, pero en esta parte se trata solo de hacer un breve recorrido por todas las opciones que tienes delante. Algunas de ellas las veremos en ciertos momentos con mayor profundidad. El objetivo de momento es proporcionar al menos una pequeña brújula para poder explorar el sistema. Por otra

Page 12: Manual Ubuntu

parte, todos estos menús son bastante sencillos y con accionarlos verás las distintas opciones que no contienen nada que un usuario de cualquier sistema pueda haber visto ya.

A su lado, sin detenernos mucho tampoco en su contenido, se encuentra el menú de la fecha, en el que como es habitual en todos los sistemas, además de consultar el calendario, se puede acceder de manera directa a las configuraciones completas de fecha y hora.

Como decía, pasemos al siguiente elemento de la interfaz, el control de volumen. Si pulsamos sobre este icono, se despliega una barra de control de volumen y acceso a la configuración de sonido, pero también botones de reproducción integrados en el propio menú. Se trata de una manera rápida de poder, desde el propio escritorio, controlar la reproducción de música que se encuentre en marcha.

Nota: Aquí conviene detenernos un momento para explicar un par de cosas.

En Ubuntu, como vas a ir descubriendo, existe una integración bastante importante de muchos programas con toda la interfaz general del sistema, así como un sistema de notificaciones e interacciones. Además de las notificaciones relativas a configuración y funcionamiento del sistema operativo como tal, disponemos de unos cuantos programas que Ubuntu tiene instalados por defecto, y que se encuentran también integrados en el sistema de controles y avisos.

Se trata de proporcionar al usuario un experiencia fluida que ofrezca realmente una sensación de integración entre aplicaciones y que además evite en algunos casos tener un montón de ventanas abiertas por todas partes. Un buen ejemplo es la integración en el menú del control de volumen con Rythmbox, el reproductor de audio instalado por defecto en esta versión de Ubuntu. Como veremos después, también existe una integración de clientes de correo o de gestión de cuentas de comunicación y redes sociales.

Pasemos pues al siguiente icono, cuyo símbolo variará si te encuentras conectado a Internet por cable o por wifi. En esencia, se trata del apartado de conexiones. Desde aquí se accede directamente a la elección de aquella red a en la que quieres establecer una conexión, pero también como hemos visto en lo demás menús, se puede llegar de una manera rápida y directa a configuraciones más avanzadas de este apartado como activar o desactivar las conexiones o la administración de las mismas. Todo ello nos permitirá acceder a diversas opciones de configuración de una manera rápida para hacer cosas como, por ejemplo, configurar una IP estática para una determinada conexión.

En este punto me gustaría puntualizar algo que si bien no es propiamente acerca de la interfaz, tiene mucha relación con este menú y con el arranque de los nuevos usuarios en Ubuntu. Algunos usuarios de portátiles, al realizar la primera instalación, en algunas ocasiones se encuentran con que no pueden conectar por wifi. Si es tu caso no te alarmes. Lo más probable es que los controladores de tu tarjeta de red se encuentren disponibles pero no activados por defecto. Basta con que realices una conexión por cable y te dirijas al apartado de controladores adicionales, desde donde puedes activarlo. Es probable que incluso en tu barra superior ya estés viendo ese icono de controladores adicionales. Como digo te bastará con una conexión por cable para solucionarlo.

Page 13: Manual Ubuntu

Junto al icono de red, encontrarás las opciones y notificaciones de energía que te serán especialmente claves si estás trabajando en un portátil. Desde aquí podrás visualizar si tu equipo se encuentra en estado de carga o descarga de batería y el tiempo restante de la misma. También, como ya estarás pensando, se accede a la configuración de los diferentes modo de energía disponibles.

El próximo icono del que vamos a hablar requiere un poco más de explicación porque integra varios programas, su acceso y sus notificaciones. En este menú, representado por un sobre, Ubuntu sitúa todo lo relacionado con tus cuentas online. Con esto me refiero a que desde este menú se accede tanto a tus cuentas de correo, como a todo el sistema de notificación y actualización de redes sociales, sistemas de chat en linea y también a Ubuntu One, el sistema de almacenamiento online propio de Ubuntu. Sobre esto último puedes encontrar información en la propia página web de Ubuntu.

Ubuntu integra por defecto el cliente de correo Thunderbird, y desde otro programa llamado Gwibber puedes acceder a actualizaciones y avisos de cuentas de Twitter, Facebook y demás. Estos son otros de los programas que como ves integran todas sus notificaciones y accesos en la interfaz de Ubuntu. Además, desde este menú también se accede a Empathy, un software de mensajería instantánea desde el cual puedes centralizar las conversaciones de diferentes cuentas como gtalk, msn o el propio chat de Facebook. Como ves, hay muchísimas opciones que ya se encuentran disponibles al instalar el sistema sin necesidad de haber instalado aún ni un solo programa.

Llegado este punto ya conoces más o menos todo lo que está a la vista, pero ¿dónde está todo lo demás?. Pues allá vamos. A partir de ahora nos vamos a dedicar a aprender sobre el acceso e interacción de programas y escritorio.

Lanzador de aplicaciones Unity

Ubuntu, en su instalación de base, ya nos proporciona un abanico bastante amplio de programas pre-instalados. Para acceder a ellos, así como a nuestros archivos y carpetas, lo haremos a través del lanzador y el llamado HUD de Unity.

El lanzador es una barra lateral en la que podemos colocar los iconos de acceso a los programas que solemos utilizar para tener un acceso inmediato a ellos. Por defecto vienen algunos ya situados en dicha barra.

Nota: En ocasiones, los iconos del panel lateral pueden estar ocultos y para verlos lo único que tenemos que hacer es desplazar el ratón a la parte parte izquierda de la pantalla. Explicaremos más adelante cómo se puede configurar el comportamiento y la forma de esta barra lateral, para que se oculte automáticamente o para que aparezca en otro lugar.

En la barra observamos los iconos de varias aplicaciones, así como el de la papelera, con los que podemos interactuar de dos maneras. Por una parte podremos lanzar el programa asociado con el icono, haciendo clic, pero además podemos acceder a diferente opciones de cada icono pulsando con el botón derecho de nuestro ratón.

Uno de los iconos que vemos también en el lanzador es uno con forma de carpeta. Pues bien, si pulsamos este icono, se abrirá una ventana con el contenido de la carpeta

Page 14: Manual Ubuntu

personal de nuestro usuario, donde a su vez vemos las carpetas de Descargas, Vídeos, Documentos...

Nota: Tal como hemos dicho, las distribuciones GNU/Linux se basan en un sistema multiusuario y por tanto, esta carpeta donde almacenaremos toda nuestra información solo será accesible por nosotros, así como por el administrador del sistema.

Continuando con lo que tenemos en el lanzador, dirijámonos ahora a la parte superior del mismo. Allí encontramos un icono con el logotipo de Ubuntu. Pulsándolo se accede a un componente clave en el uso de Ubunto, denomonado HUD. Contiene acceso a cualquier cosa que tengamos en el ordenador, como apartados de aplicaciones, documentos, etc. entre los que podemos navegar.

Nada más pulsar, se despliega una especie de ventana semitransparente que muestra una serie de resultados y opciones. La primera página nos mostrará opciones como los últimos documentos abiertos o descargados, las últimas aplicaciones utilizadas, etc.

Como verás, al abrir este panel, el foco se encuentra sobre una caja de buscador preparada para escribir. El panel incorpora este buscador como una manera muy rápida de acceder a aquello que queramos utilizar. Si conocemos el nombre de lo que estamos buscando, basta escribirlo y como verás, los resultados se van actualizando a medida que vamos introduciendo caracteres del término a buscar. Esta manera de acceder a las cosas es realmente práctica. Se trata de un buscador muy potente que mostrará resultados que coincidan con el nombre no solo para aplicaciones, sino también para todo tipo de contenido (archivos de texto, vídeos, fotos...) presente en nuestra carpeta de usuario.

Sin embargo sigue sin ser la única manera de acceder a todo. Como ves, las posibilidades son tantas que proporcionan una gran libertad al usuario para poder hacer las cosas como prefiera.

Atajos de teclado para trabajar con el lanzador de Ubuntu

En este punto me gustaría detenerme de nuevo para explicar otra cosa útil.

La interfaz está pensada de tal manera que muchísimas cosas pueden llevarse a cabo sin tener siquiera que levantar las manos del teclado para usar el ratón. Es muy fácil navegar por la opciones del sistema utilizando atajos de teclado. Y ni siquiera es necesario que los memorices todos ni tienes que estar buscándolos por Internet.

Minimiza ahora las ventanas que tengas abiertas y, cuando veas tu fondo de escritorio, pulsa la tecla Súper (si tienes un PC, es la tecla con el logo de Windows). Verás que se despliega el panel del que hemos hablado. Ya estás haciendo uso de las opciones de la interfaz sin tener que hacer movimientos de ratón. Ahora si quieres vuelve a pulsar para desactivar el panel.

Page 15: Manual Ubuntu

Si estás pensando que ha sido fácil pero que no vas a poder recordar muchos atajos de teclado, aquí es donde viene lo divertido de lo que te estoy explicando. Esta vez, en vez de pulsar una vez la tecla súper, cuando estés sobre tu escritorio, mantenla pulsada.

Al hacer esto aparece un menú que te recuerda muchos de los atajos que tienes disponibles para navegar por el sistema y este material de consulta siempre estará ahí cuando necesites recordar alguno de los atajos que puedes utilizar.

Cómo usar la clasificación de elementos contenidos en el HUD de Unity

Pulsa Súper para abrir el HUD. Ahora supongamos que no sabemos el nombre exacto de la aplicación que estamos buscando, ¿de acuerdo?. ¿Cómo podemos acceder a ella?

En la parte inferior del panel verás unos iconos que se corresponden con los apartados de Inicio, Aplicaciones, Archivos y carpetas, Música y Vídeos.

Pero espera, no pulses todavía esos iconos. Vamos a probar otra cosa nueva. Con el panel abierto, pulsa la combinación de teclas Ctrl + Tab. Pulsando esta combinación cambias entre las diferentes pestañas de opciones (Inicio, Aplicaciones, Música...) y ahora usando los cursores puedes desplazarte entre todos los iconos de cada una. Nota que esta combinación de Ctrl + Tab también te permite cambiar de pestaña en muchos otros programas, como por ejemplo tu navegador de Internet.

Los 4 Escritorios de Ubuntu

Una cosa más que me gustaría que supieses sobre el entorno gráfico de Ubuntu antes de lanzarte a explorar por tu cuenta, cosa que te recomiendo encarecidamente, es que tienes a tu disposición también un sistema de escritorios. Esto significa que cuando estés llevando a cabo varias tareas a la vez con más de una aplicación, por ejemplo usando un navegador de Internet y un procesador de texto, puedes enviar cada uno a un escritorio diferente para no tener siempre una ventada minimizada ni escondidas una detrás de la otra.

Para enviar una aplicación a otro escritorio, con la aplicación activa, pulsa Ctrl + Alt + Mayúsculas y a continuación una de las cuatro teclas de cursor. Aparecerá una ayuda gráfica, así que no es necesario que te explique a qué escritorio corresponde cada cursor. Es muy intuitivo. También puedes hacerlo pulsando con el botón derecho en la parte superior de la ventana y escogiendo la opción correspondiente, pero resulta algo más lento.

Después, para dirigirte a cada uno de los escritorios, puedes hacerlo desde el icono que encontrarás en la parte inferior del lanzador de aplicaciones. También podrás hacerlo pulsando Ctrl + Alt y la flecha del cursor de la dirección hacia la que te quieras dirigir. Práctico, ¿verdad?.

Conclusión

Page 16: Manual Ubuntu

Hasta aquí hemos llegado con este tutorial, la posibilidades de HUD y su integración con la aplicaciones van mucho más allá de lo que hemos visto por ahora, pero iremos profundizado en el uso de todo el sistema de manera práctica a medida que vayamos utilizando diferentes opciones y aplicaciones.

Hemos recorrido la barra de notificación y sabemos qué cosas podemos hacer desde ella, aprendido a abrir aplicaciones y buscar archivos de nuestro sistema e incluso hemos empezado a utilizar ciertos atajos de teclado para navegar entre ventanas y aplicaciones. Con lo que hemos aprendido, tenemos un conocimiento más que básico de todo lo concierne al entorno gráfico de Ubuntu. Es un buen momento para poner todo esto en práctica y probar cosas como distribuir las tareas que sueles hacer en escritorios y navegar entre ellos o configurar tus cuentas de usuario de algún servicio de correo o chat, a través de los asistentes de los menús que hemos visto.

Así calentarás motores antes de que empecemos a aprender como funcionan los paquetes de programas y las diferentes opciones que tenemos para instalar nuevo software.

4.- Instalando programas en Linux el Centro de software de UbuntuEn este capítulo del Manual de introducción a Linux vamos a hablaros sobre la instalación de programas en el sistema desde el Centro de Software de Ubuntu.Por Pablo BernardoEn el caso de Ubuntu, nuestra distribución de referencia en el Manual de Linux, la cantidad de software que tenemos por defecto en la instalación básica es más que suficiente para comenzar. Ubuntu ya incluye una suite ofimática, software de reproducción multimedia, cliente de correo, navegador de Internet y muchos otros programas.

Sin embargo, es muy probable que llegue el momento en que necesitemos instalar algún software que no venga incluido en el sistema y eso es lo que vamos a estudiar en este artículo de DesarrolloWeb.com.

Aprenderemos cómo funciona el sistema de paquetes en los sistemas GNU/Linux, los llamados repositorios, y veremos las diferentes formas de descargar e instalar programas.

Paquetes, repositorios y dependencias

Lo primero que conviene que aclaremos es de qué estamos hablando cuando hablamos de términos como paquetes o repositorios, conceptos que pueden resultar algo extraños para el recién llegado a Linux.

A diferencia de los clásicos instaladores ejecutables, que se utilizan por ejemplo en Windows, en los sistemas Linux la introducción de software se hace a través de paquetes. Encontraremos dos tipos de paquetes, que pueden ser instalables (los que vamos a estudiar ahora) o compilables (en los que entraremos más adelante).

Los paquetes son conjuntos de archivos que ya han sido "empaquetados", de manera que el sistema operativo pueda tener acceso a ellos de una manera determinada.

Page 17: Manual Ubuntu

Dependiendo de la distribución de Linux, los paquetes y su estructura pueden variar un poco, aunque básicamente su cometido es el mismo, instalar los programas.

Nuestro Linux tiene unas herramientas que llamaremos de Gestión de software, cuyo nombre ya define su función. Pues bien, los paquetes instalables contienen una estructura que le proporciona al sistema información sobre su contenido y la manera en que este será gestionado. Estos paquetes incluyen documentación, información sobre dependencias del programa, el propio código del mismo y otras cosas diversas. En cuanto a los formatos de estos paquetes, los más utilizados son "deb" para distribuciones Debian o "rpm" para Red Hat.

Nota: En nuestro caso, puesto que Ubuntu es un sistema basado en Debian, trabajaremos con paquetes de tipo "deb".

En cuanto a los repositorios, es algo muy fácil de entender. Digamos que básicamente los paquetes pueden ser descargados de algún servidor de Internet o pueden obtenerse directamente de los repositorios. Los repositorios no son más que servidores a los que el propio sistema tiene acceso y con los que se comunica para obtener información de su contenido, últimas actualizaciones de los paquetes, etc.

Una de las ventajas de este modelo de trabajo es que permite una actualización automática de todo el software instalado en el ordenador, así como del propio sistema operativo. Es decir, cuando el programa que se obtuvo desde repositorios configurados en nuestra distribución, el propio sistema operativo se encargará de gestionar las actualizaciones de los paquetes instalados y de todos los programas que formen parte de nuestra instalación básica de Linux.

En el caso de Ubuntu, la instalación incluye tanto repositorios de software libre y de código abierto mantenido por Canonical (la empresa desarrolladora de la distribución), como otros mantenidos por la comunidad. Además, también incluye algunos repositorios de software propietario que normalmente recomiendan, como pueden ser controladores de tarjetas de red, gráficas o dispositivos semejantes.

Acerca de las dependencias, algo de lo que también oiremos hablar, se trata simplemente de paquetes y librerías que un software necesita, de modo que cuando se instala un programa, también se deben instalar todos los paquetes dependientes, si es que no estaban previamente instalados en el sistema. Por ahora no vamos a preocuparnos mucho de esto, puesto que Ubuntu hará una buena gestión de estas dependencias y nos proporcionará generalmente de manera automática todo lo que nos hace falta.

Pues bien, con toda esta información, tenemos los conocimientos básicos que nos ayudarán a entender los procesos de instalación de programas en Linux. Quizás te hayas encontrado con varios conceptos nuevos que puedan despistar, pero realmente no debes asustarte porque comprobarás que en la práctica todo es extremadamente sencillo.

A continuación veremos cómo instalar programas en Ubuntu a través del Centro de Software de Ubuntu. Sin embargo, antes de comenzar quiero nombrar al menos los dos enfoques diferentes que podrás utilizar indistintamente. Básicamente, se trata de instalarlos a través de una interfaz gráfica o a través de la línea de comandos del

Page 18: Manual Ubuntu

sistema. En el presente artículo te explicaremos el proceso más simple, es decir, instalar los programas a través de la interfaz gráfica. Sin embargo, podrás encontrar en futuros artículos información complementaria sobre cómo realizar este mismo proceso a través de la línea de comandos, es decir, del terminal.

Instalando desde el Centro de Software

En Ubuntu tenemos una forma muy cómoda de instalar y desinstalar programas desde la propia interfaz gráfica del sistema, por medio del denominado Centro de Software de Ubuntu. Esta aplicación nos proporciona información no solo acerca del software que podemos instalar, sino del que ya se encuentra en nuestro equipo.

Como ya hemos aprendido a abrir aplicaciones en Ubuntu, vamos a nuestro menú y abrimos el Centro de Software de Ubuntu. En la parte superior de la ventana del Centro de software vemos tres opciones:

1. Todo el software: Todos los programas disponibles en las distribuciones.2. Instalado: Los programas que se encuentran instalados en nuestro ordenador.3. Historial: con todo el historial de nuestras instalaciones, actualizaciones y

desinstalaciones.

Nota: Los aparatados de Todo el Software e Instalado se encuentran clasificados tanto por tipo de software como por la empresa desarrolladora del mismo.

Asimismo, en la parte inferior de la ventana se encuentra la opción de crear un cuenta (gratuita) en el Centro de Software para recibir información y sugerencias de instalación de paquetes.

Supongamos para nuestro ejemplo que queremos instalar un reproductor multimedia o quizá un editor de código fuente, pero no sabemos cual, por lo que no conocemos el nombre.

En este caso, el la barra lateral de la izquierda, tenemos una clasificación por categorías de los diferentes tipos de software disponible. En el caso del reproductor multimedia entramos en sonido y vídeo y encontraremos un listado de todos los programas disponibles en los repositorios.

Si pinchamos en el nombre de cualquiera de los que nos aparecen, por ejemplo VLC, encontramos los botones de más información e instalar. En más información nos aparece una descripción detallada sobre el programa y sus funcionalidades, reseñas realizadas por usuarios y otras informaciones como la versión o si Canonical proporciona soporte a este programa.

Suponiendo que leamos la descripción y decidamos instalarlo, pinchamos la opción de instalar y nos aparece una ventana de dialogo que nos solicita una clave.

Nota: Como ya hemos hablado algunas veces, Linux es un sistema multiusuario, por lo que sólo el administrador (salvo que se conceda permisos a otro usuario) tiene acceso a funcionalidades que modifiquen el sistema, como es el caso de la instalación de

Page 19: Manual Ubuntu

programas. Es por ello que tendremos que escribir nuestra clave para certificar que somos administradores y tenemos el permiso de instalar programas.

Una vez confirmada la clave de administrador o súperusuario, solo tenemos que esperar a que termine el proceso de instalación, el cual está indicado por la barra de progreso a la derecha... ¡y listo! A partir de ahora tenemos acceso a este programa a través de los mismos métodos por los que hemos accedido a todo el software incluido en Ubuntu. Si quisiéramos desinstalarlo, accedemos de nuevo al Centro de Software y realizamos el mismo proceso, solo que en lugar del botón de instalar encontraremos uno con la opción opuesta. Nos pediría de nuevo la clave y estaría hecho.

Ahora bien, supongamos que otro amigo programador nos ha dicho que está usando, por ejemplo, Geany para editar código y le funciona de maravilla. Nosotros queremos probarlo. En este caso al conocer el programa en concreto el proceso es aún más sencillo. Al entrar al Centro de Software, en la parte superior derecha encontramos una casilla de buscador. Introducimos el nombre del programa y si se encuentra en los repositorios que tenemos configurados, Ubuntu nos mostrará todas las opciones disponible que coincidan con esa búsqueda.

Nota: El buscador no es sensible a mayúsculas y minúsculas pero no es predictivo, por lo que el nombre puede estar todo en mayúsculas o minúsculas y obtener el mismo resultado, pero tiene que estar escrito correctamente o no obtendremos las búsquedas que necesitamos.

A partir de aquí el proceso es el mismo que ya conocemos.

Obtener e instalar programas que no están en los repositorios

En ocasiones, los programas que querremos instalar en nuestro sistema Linux no se encuentran disponibles en los repositorios. Incluso puede ocurrir que el programa vaya por una versión más avanzada y en los repositorios encontremos una versión antigua que no tiene cierta funcionalidad que necesitamos. Para casos como estos, existe la posibilidad de descargar los paquetes a través de Internet.

En el caso de nuestro Ubuntu, necesitaremos descargar el paquete "deb" (el adecuado para Debian y las distribuciones basadas en Debian). Lo podremos obtener desde las páginas de los creadores del propio software, o cualquier otra fuente fiable. Una vez descargado el archivo, tenemos la opción de abrirlo desde el Centro de Software, lo que sometería la instalación del paquete por el mismo sencillo proceso.

Es importante destacar que si lo hacemos de esta manera, Ubuntu, al no tener información sobre este software en los repositorios, no se hará cargo de las actualizaciones de dicho software, tarea que correría por nuestra cuenta. Esto puede resultar algo más incómodo, pero no es nada grave ni complicado y es bastante habitual con muchos programas como puede ser por ejemplo Skype o Komodo Edit.

4.- Instalando programas en Linux el Centro de software de Ubuntu

Page 20: Manual Ubuntu

En el próximo artículo explicaremos una alternativa para instalar programas distinta al Centro de Software de Ubuntu, basada en el terminal y el comando apt.

Ahora vamos a hablaros sobre la manera de instalar programas en Ubuntu a través de la línea de comandos o terminal.Por Pablo BernardoEn el artículo anterior del Manual de Introducción a Linux comenzamos las explicaciones sobre el proceso de instalación del software en Ubuntu. Vimos que existía un programa denominado "Centro de Software de Ubuntu" a través del cual podemos instalar cómodamente cualquier programa de los repositorios, por medio de una cómoda interfaz gráfica. En este caso, explicaremos este mismo proceso, pero en la alternativa un poco más compleja, que es el uso de la línea de comandos.

A lo largo de este artículo utilizaremos diversos conceptos explicados anteriormente, como son los repositorios o los paquetes. Si tienes alguna duda sobre ellos, por favor, consulta el artículo inicial sobre la instalación de programas en Linux, donde se explicaron con todo detalle.

¿Por qué puede resultarnos de utilidad el uso del terminal para instalar programas?

El Centro de Software no es la única manera desde la que podemos acceder a los paquetes disponibles en los repositorios. Como todo en los sistemas Linux, también podemos hacerlo a través de la Linea de comandos o Shell.

Realmente no necesitas aprender a instalar software por el terminal, puesto que la mayoría de las funcionalidades que encontrarás en la línea de comandos están también reflejadas en el Centro de Software de Ubuntu. En ocasiones puede que necesites hacer algunas cosas diferentes, pero lo cierto es que la mayoría de los usuarios no se encontrarán en esa tesitura en el uso normal de su Linux.

Sin embargo, cualquier persona que desee desempeñar un control más pormenorizado de su sistema operativo, más tarde o temprano va a tener que familiarizarse con el terminal. La instalación de programas puede ser una buena manera de empezar.

Pero más allá de la familiarización con tu sistema operativo, quizás en algunos casos tengas acceso a un Linux donde no está disponible la interfaz gráfica, por ejemplo un servidor web que te permita acceso por SSH para la administación de los servicios. En esos casos no dispondrás del Centro de Software por interfaz gráfica y estarás obligado a usar el terminal. Por ello, no está de más aprender los comandos que vamos a explicarte en este artículo, porque algún día los podrás necesitar.

Comando APT de Debian

Nosotros vamos a hacer uso del comando APT, presente en las distribuciones Debian, o las basadas en Debian como Ubuntu. Veremos a continuación algunas de sus ordenes o parámetros más utilizadas.

De momento, para abrir una ventana de terminal en Ubuntu podemos hacerlo desde el menú de programas, o pulsando Ctrl +Alt+ T.

Page 21: Manual Ubuntu

Una vez estamos en la Shell y siempre como sudo, por tratarse de tareas que necesitan permisos de administrador, podemos ver como instalar programas. En este método, por supuesto, no podemos hacer uso de opciones como ver los paquetes clasificados por tipos de software ni nada semejante. En este caso accedemos a los paquetes de manera más concreta, aunque sí podemos hacer cierto tipo de búsquedas.

Comencemos por aprender el modo de acceder a las actualizaciones de los paquetes que tengamos instalados en nuestro sistema. Para hacer esto desde la terminal escribimos:

$ sudo apt-get update

Nota: Como se ha señalado anteriormente, el Centro de Software de Ubuntu realiza esta tarea de manera transparente para el usuario.

Ahora para saber qué paquetes se encuentran con el nombre de VLC, así como todos los paquetes o librerías relacionados escribimos:

$ sudo apt-cache search nombre_de_paquete

Donde nombre_de_paquete se sustituye por el nombre que queremos buscar, por ejemplo.

$ sudo apt-cache search vlc

De esta manera vemos el listado completo de paquetes. A partir de esos nombres de paquetes podemos conseguir instalar finalmente un programa.

Instalar programas por medio de apt-get install

Ahora viene la parte que quizás estabas esperando, instalar los programas por línea de comandos. Para ello necesitamos saber el nombre del paquete que queremos instalar, ya sea porque lo vemos al hacer una búsqueda con apt-cache search o porque conocíamos su nombre con antecendencia. En cualquier caso esto lo conseguimos al escribir el siguiente comando:

$ sudo apt-get install nombre_de_paquete

O en nuestro ejemplo concreto, para instalar el programa VLC:

$ sudo apt-get install vlc

Una vez introducido y confirmada la clave de administrador, el sistema nos dará información acerca de los paquetes que necesita instalar, borrar o actualizar y nos pedirá confirmación. Confirmamos, esperamos a que se complete el proceso y ¡ya está!

De nuevo por este método tenemos de manera rápida y sencilla nuestro software instalado sin extenuantes asistentes de instalación ni excesivas configuraciones.

Desinstalar un programa en Linux

Page 22: Manual Ubuntu

Para desinstalar un programa desde la línea de comandos, aunque existen opciones aun más precisas y ajustadas, podemos utilizar una perfectamente válida como escribir:

$ sudo apt-get remove nombre_del_paquete

Una vez más se nos solicitará confirmación para desinstalar.

Conclusión

Es probable que el sistema instalación por linea de comandos parezca complicado e innecesario para el usuario más nuevo. Sin embargo, en sistemas Linux, aunque no es imprescindible, es altamente recomendable familiarizarse poco a poco con esta interfaz y la manera de hacer las cosas. Con el tiempo veremos la gran potencia que tiene y por qué los usuarios más avanzados hacen uso de ella tan a menudo.

De momento vamos a dejar el tema relativo a la instalación de programas en este punto. Ahora somos más que capaces no solo de trabajar con todo el software que incluye nuestra distribución Ubuntu, sino también de incorporar otros programas que necesitemos o queramos probar de manera muy sencilla y eficaz.