Las rimas de Bécquer: sobre desmitificaciones y ... Rimas_Becquer.pdfFRANCISCO J. QUEVEDO GARCÍA...

Click here to load reader

  • date post

    29-Sep-2018
  • Category

    Documents

  • view

    213
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Las rimas de Bécquer: sobre desmitificaciones y ... Rimas_Becquer.pdfFRANCISCO J. QUEVEDO GARCÍA...

  • LAS RIMAS^ DE BCQUER: SOBRE DESMITIFICACIONES Y RECONOCIMIENTOS

    FRANCISCO J. QuEVEDO GARCA

    La edicin de las Rimas de Bcquer a cargo de Manuel Daz Martnez es, ante todo, un exce-lente trabajo de ensayo literario de este poeta cubano en el que se advierte la admiracin que siente por el autor romntico por exce-lencia de nuestra literatura. Otro poeta, Jaime Siles, ha escrito que "la crtica de los poetas ratifica, ilumina, profundiza y subraya lo que ellos son, y son eso que son capaces de ver y reconocer en la escritura potica de otros, con los que tieneno sienten tener algo en comn"^. No sabemos a ciencia cierta si este juicio de Siles se ha de hacer extensivo de mane-ra general en cualquier latitud y en cualquier creador, lo que s podemos afirmar es que en el caso de Manuel Daz Martnez su innovador estudio sobre las Rimas se sustenta en la habilidad para sustraer y hacernos llegar el impulso potico del autor sevilla-no a travs de un anlisis sociol-gico y esttico de su obra.

    Esta cuidada edicin de las Rimas nos proporciona un estudio preliminar que se centra en unas interesantes claves, no slo para entender la poesa de Bcquer, sino tambin para valorar en su justa medida el alcance que sta adquiere en la literatura en lengua espaola. Comienza este estudio preliminar con unas consideracio-nes sobre el significado del roman-ticismo y de los romnticos. La

    ' Bcquer, Gustavo Adolfo, Rimas (edicin de Manuel Daz Martnez), Madrid, Akal, 1993.

    ^ Siles, Jaime, Gerardo Diego, crtico lite-rario, en En crculos de lumbre. Murcia, CajaMurcia, 1997, p. 17.

    RIMAS : GUSTAVO A D O L F O , ' B C Q U E R V -

    primera de ellas no deja lugar a dudas acerca de la importancia que le concede Manuel Daz Martnez al anlisis sociolgico de la creacin literaria: "El romnti-cisimo es la proyeccin del demo-cratismo pequeoburgus en la esfera del arte y la literatura". A partir de esta declaracin, se nos presenta cmo los ideales romn-ticos estn ligados a determinadas condiciones polticas y sociales que debemos conocer para aquila-tar el significado de conceptos fundamentales del ideario romn-tico. As nos dice sin ambages: "El romanticismo es la exaltacin pequeoburguesa del individuo. El romntico conceba la libertad, de forma idealista: para l, la liber-' tad no era otra cosa que la libertad del yo; y todo lo que coartara de una forma u otra la librrima manifestacin del yo, era aborreci-ble tirana, acto contra natura".

    Es importante contar, antes de pasar a la lectura de las Rimas, con un soporte crtico tan bien argu-mentado como el que nos ofrece

    Manuel Daz Martnez. Ms all del valor esttico de la creacin becqueriana, se pone de manifies-to que sta nace de una situacin poltica, social y econmica que muy poco tiene que ver con los tpicos al uso sobre el exacerba-miento del sentimentalismo que proliferan en torno a la creacin romntica. O con ms propiedad, esa exaltacin sentimental brota de una profunda contradiccin poltica que Daz Martnez capta acertadamente: "Por una parte, [el romantcismo] manifestaba incli-nacin al pueblo, a su arte y sus tradiciones; comprenda la legiti-midad de las aspiraciones de las masas trabajadoras a vivir una vida mejor; repudiaba el alienante y deshumanizado ajetreo de las for-tunas en procura de ms y ms bienes materiales; y, por otra parte, tema al pueblo, senta ver-dadero terror de que los ham-brientos, los rotos, las incultas vc-timas de la miseria y la explota-cin decidieran hacerse justicia por sus propias manos".

    El Bcquer que se nos muestra en esta edicin es un Bcquer mucho fns cercano a la realidad de las cosas que ocurren a su alre-dedor, menos deudor de musas y de abstracciones que lo descabal-gan de un entorno tan prolfico en acontecimientos como es el de la Espaa decimonnica; sin perder un pice, por otra parte, de su condicin de poeta hito en la his-toria de la literatura espaola. Sentadas sociolgicamente las bases del contexto histrico y est-tico del romanticismo en Espaa, el estudio de Manuel Daz Martnez se centra en los aspectos

    Espejo de paciencia 1998 n 4 96

  • FRANCISCO J. QUEVEDO GARCA

    biogrficos de Gustavo Adolfo Bcquer, entre los que destacamos aqullos que nos hablan de sus ideas polticas, sobre todo por el poco inters que ha mostrado la crtica en general por este asunto. Ya lo indica el propio editor: "Es como si casi todos los bigrafos e investigadores hubiesen preferido olvidar ese captulo para no verse ante la incmoda realidad de un Bcquer conservadorconserva-dor moderado, pero conservador al fin".

    Ot ros datos biogrficos de inters son revisados por Daz Mart nez para ahondar en los caracteres de su obra potica. Uno de estos datos es su inclinacin hacia el dibujosu padre y su hermano Valeriano fueron pinto-res. Se nos comenta, al respec-to, la deuda que las Rimas tienen con esa aficin de Bcquer por el dibujo. N o es de extraar que fuera una costumbre en l "la de animar con dibujos los borradores de sus textos". De la intimidad del poeta y de su vida amorosa tam-bin se ocupa el ensayista, preocu-pado, cmo no tratndose de las Rimas!, de observar hasta qu punto stas son motivadas por tales experiencias; aunque, como se indica, "no fue Bcquer dado a las confesiones personales". Pese a ello, se sealan algunos apuntes de sus relaciones conducentes a valo-rar el significado que stas alcan-zaron en la poesa del autor sevi-llano.

    "Por qu Bcquer nos atrae an y est entre nosotros tocado con la aureola de lo clsico?". sta es una de las preguntas que se hace Daz Martnez al analizar la vigen-cia de la obra de Bcquer. Este ha sobrevivido a tendencias literarias y es hoy en da un autor clave en la literatura espaola. En este sen-tido, el ensayista contina siendo categrico: "Bcquer pervive por su antirretoricismo. Sobriedad y

    precisin son dos cualidades que jams pasan de moda y son las que mejor lo definen estilsticamente". Para el crtico, la obra potica de Bcquer est marcada por un "tra-bajo de saneamiento" que la empuja hacia ese antirretoricismo que se convierte en una de sus seas de identidad. Algo que con-viene subrayar, con el fin de des-plazar de la imagen de Bcquer el reiterado concepto de afectamien-to estilstico que algunos se empe-an en registrar como el rasgo esencial de las Rimas.

    Segn Daz Martnez, Bcquer representa el ideal del escritor romntico: "Todo lo que caracte-riza a lo mejor del romanticismo en lengua castellana, incluyendo a Hispanoamricasutileza, senci-llez y eficacia en el lenguaje, trans-parencia en las emociones y los sentimientos, identificacin no colorista con lo telrico, revalori-zacin no populista de las tradi-ciones, est dado en la obra de Bcquer con nitidez paradigmti-ca". Es de destacar el apuntala-miento crtico que Daz Martnez lleva a cabo para argumentar sus tajantes afirmaciones sobre la supremaca de Bcquer en el orbe de la literatura romntica espao-la "Bcquer no es un romntico ms, ni un epgono, sino lo romntico". La posicin que ocupa dentro de su contexto cul-tural, as como la utilizacin del romance en su obra, son, entre otros aspectos, interpretados como focos de inters en su estu-dio. En cuanto a la eleccin del romance se refiere, es significativo el juicio de Luis Cernuda que incorpora el editor en el anlisis previo de las Rimas: "es Bcquer y no Juan Ramn Jimnez quien 'resucita el romance lrico en la poesa espaola moderna".

    Como apreciamos, en este pro-fundo ensayo preliminar se mani-fiesta tanto el vigor de la poesa

    becqueriana como la influencia que sta ejerce sobre la literatura espaola posterior. En este senti-do, recomendamos dirigirse direc-tamente a las lneas que Manuel Daz Martnez dedica a la impor-tancia que Bcquer posee como fiiente de la denominada poesa pura. Solamente algunas palabras para ponernos en camino: "Es Bcquer, el que habl de la otra poesa 'desnuda de artificio'la que profesaba l, una de las fuentes inmediatas de esa lrica casi sin materia".

    Un aporte novedoso, sin duda, de esta nueva edicin de las Rimas es el apartado que, en el estudio preliminar, concede Manuel Daz Martnez a la visin que determi-nados crticos cubanos reciben de Bcquer. Un interesante muestra-rio de opiniones que avalan la amplitud de su creacin. La expe-riencia y el saber de la cultura cubana del editor se advierte, no ya slo en haber introducido este bloque t i tulado Una digresin. Bcquer y sus crticos cubanos, sino en haber escogido conveniente-mente a unos autores que, ms que disgregarnos de las Rimas, nos aproximan a ellas a travs de sus interpretaciones. De stas no son todas positivas, como la de Mart. Recurre Daz Martnez al trasfon-do personal y sociolgico de ambos escritores para explicar este rechazo: "Es explicable que la ten-dencia becqueriana a la resigna-cin solitaria no encontrara acogi-da favorable en la inconformidad de dimensin pica de Mart. La antinomia que forman Bcquer y Mart tiene su origen profundo en las opuestas posiciones que adop-taron ante la historia que les toc vivir".

    Tras las referencias que hace Manuel Daz Martnez de Rafael Mara Merchn, Julin del Casal y Nicols Heredia, nos quedamos con la ltima, la de Fina Garca

    Espejo de paciencia 1998 n 4 97

  • LAS RIMAS DE BCQUER: SOBRE DESMITIFICACIONES Y RECONOCIMIENTOS

    Marruz y su ensayo, "extenso y penetrante", Bcquer o la leve bruma. Se destaca entre los acier-tos de esta ensayista cubana, "la refinada herencia del mundo rabe, que en Andaluca es insos-layable", y "cuya impronta se entrev en el cantbile de fuente y en el delicado arabesco mtrico del verso becqueriano".

    Concluye el estudio preliminar de Manuel Daz Martnez con la pregunta que resume todo el plan-teamiento de este profundo anli-sis de la vida y la obra del poeta sevillano: "qu representa Bc-quer para nuestra 'modernidad'?". Esta pregunta poda haberse efec-tuado al comienzo del ensayo, ya que ste es, en suma, la respuesta que da esta edicin de las Rimas. Sin embargo, creemos que causa

    mayor efecto el que este interro-gante, que funciona como pre-gunta retrica, se ubique en las ltimas lneas, porque adquiere el valor de un epifonema que resalta los ,valores romnticos de Bc-quer"romntico puro"en re-lacin con lo que significa su obra como impulsora de la literatura hispnica moderna.

    El estudio preliminar de Daz Martnez incita a la lectura de las Rimas, pero lo hace desde el punto de vista de un Bcquer no salido de las musas, cual espontnea rea-lizacin etrea, sino del turbulen-to siglo XIX espaol. Es un hom-bre de su pocatiene, aunque algunos se hayan empeado en velarlo, una marcada posicin poltica!que escribe una poesa de su pocala ms genuinamen-

    te romntica, que se constituye en fuente de una expresin moderna que le debe mucho ms de lo que se le ha reconocido. Esta perspectiva, que se acompaa de la cuidadosa labor del editoren cuanto a la eleccin de la biblio-grafa recomendada, las notas pre-cisas, el til cuadro cronolgico y los apndices que aportan una valiosa informacin, tanto de los contactos literarios de las Rimas como de las variantes que en stas se observany de la pulcritud de un libro bien hecho, nos permite disfrutar de la poesa de Bcquer, no como un desarraigado soplo melanclico de un ser annimo, sino con toda la intensidad que le otorga el ser un ejemplo magnfi-co y vital"Sobre el corazn la mano"de su tiempo. ^

    Espejo de paciencia 1998 n 4 98