Evaluación C. Adaptativa ABAS-II

Click here to load reader

  • date post

    03-Jan-2016
  • Category

    Documents

  • view

    2.507
  • download

    3

Embed Size (px)

Transcript of Evaluación C. Adaptativa ABAS-II

  • P. L. HarrisonT. Oakland

    Adaptacin espaola:

    D. Montero e I. Fernndez-Pinto

  • 2Sistema para la Evaluacin de la Conducta Adaptativa-Segunda edicin (ABAS-II)

    acerca de los adaptadores

    8 DELFIN MONTERO CENTENOEs doctor en Psicologa y licenciado en Pedagoga. En la actualidad es el director del Mster

    Universitario en Necesidades Educativas Especiales y Profesor Titular del departamento de Pedagoga Social y Diversidad de la Facultad de Psicologa y Educacin de la Universidad de Deusto. Es miembro del Consejo Editorial de Siglo Cero - Revista Espaola sobre Discapacidad Intelectual. Ha sido integrante del Grupo de Educacin del Tuning Project de la Comisin Europea. Ha cooperado activamente con la Confederacin Estatal de Organizaciones a favor de Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS) y con la Asociacin Espaola de Profesionales del Autismo (AETAPI), de la cual es miembro. Con ellas ha colaborado en investigaciones, programas formativos generalmente sobre conducta adaptativa- y como miembro de comits de evaluacin de convocatorias y premios de estudios y buenas prcticas.

    En la actualidad forma parte del equipo de investigacin Intervencin: Calidad de vida e inclusin social de la facultad de Psicologa y Educacin. Sus publicaciones ms relevantes se refieren a la conducta adaptativa y entre ellas destacan el ICAP (Inventario para la Planificacin de Servicios y la Programacin Individual), el CALS (Inventario de Destrezas Adaptativas) y el ALS (Curriculum de Destrezas Adaptativas). Su trabajo ha contribuido a difundir el inters y el uso de la conducta adaptativa, en mbitos profesionales y acadmicos, tanto en Espaa como en Lationamrica.

    8 IRENE FERNNDEZ-PINTOEs licenciada en Psicologa y mster en Metodologa de las Ciencias del Comportamiento

    y de la Salud y est especializada en el mbito de la Evaluacin psicolgica y la Psicometra. Ha publicado varios artculos y participado en ponencias y simposios sobre temticas tales como las comparaciones entre evaluacin informatizada y tradicional, buenas prcticas en el uso y construccin de tests, empata o inteligencia emocional.

    Como miembro del departamento de I+D de TEA Ediciones ha participado en la construccin y la adaptacin de numerosos instrumentos de evaluacin y programas de intervencin. Entre estos proyectos destaca su participacin en la adaptacin de instrumentos de gran envergadura como son el MP-R (Escalas de Desarrollo Merrill-Palmer Revisadas), el RIAS (Escalas de Inteligencia de Reynolds), el WPPSI-III (Escala de Inteligencia de Wechsler para Preescolar y Primaria III) o el DST-J (Test para la Deteccin de la Dislexia en Nios), entre otros.

  • 3Sistema para la Evaluacin de la Conducta Adaptativa-Segunda edicin (ABAS-II)

    prloGo

    El Sistema para la Evaluacin de la Conducta Adaptativa-Segunda edicin (ABAS-II, de ahora en adelante) es una de las grandes escalas de conducta adaptativa del actual panorama internacional. Estas herramientas sirven para valorar un amplio conjunto de habilidades necesarias para que cualquier persona funcione de manera autnoma en su vida diaria. reas tan importantes como el cuidado de uno mismo o las habilidades sociales, son habitualmente el foco de la conducta adaptativa. Instrumentos de esta clase son muy populares en pases anglfonos y los emplea una gran variedad de profesionales e investigadores: psiclogos, pedagogos, educadores, terapeutas ocupacionales, neurlogos, logopedas, psiquiatras, etc. Por motivos legales e histricos, entre otras razones, en Espaa y Latinoamrica no han tenido tanta difusin, a pesar de lo mucho que podran aportar.

    Durante aos, la nica escala en lengua castellana capaz de producir puntuaciones que comparen la conducta adaptativa de una persona con una muestra representativa de la poblacin general ha sido el Inventario para la Planificacin de Servicios y la Programacin Individual (ICAP; Bruininks y otros, 1986; Montero, 1996). Algunos hemos sentido desde hace tiempo la necesidad de disponer en castellano de un instrumento que permita realizar en este mbito valoraciones ms finas y multiuso que las que proporcionan los poco ms de ochenta tems del ICAP en este apartado, para cubrir todos los momentos del ciclo vital (Montero, 2003). El ABAS-II no slo permite realizar evaluaciones individuales ms detalladas, sino que facilita una base slida sobre la cual planear intervenciones en muy distintos servicios educativos, sociales y sanitarios relacionados con la psicologa educativa, la educacin, la atencin temprana, los servicios de orientacin familiar, en unidades de diagnstico neurolgico o psiquitrico, de rehabilitacin, en programas de insercin laboral, en servicios residenciales, etc. (Oakland y Harrison, 2008).

    Aunque el concepto de conducta adaptativa, tal como lo evalan pruebas como el ABAS-II, nace dentro del campo de la discapacidad intelectual, la investigacin de pasadas dcadas ha mostrado que puede ser muy til para hacer valoraciones, no slo en otras condiciones que suelen ocasionar discapacidades, como por ejemplo en parlisis cerebral, sordera o ceguera (Chiarello y otros, 2009; Papadopoulos y otros, 2011; Beer y otros, 2012; Ditterline y Oakland, 2009), sino tambin en otras no necesariamente asociadas a ellas, como por ejemplo en los trastornos del aprendizaje, los dficits de atencin o en la atencin a personas mayores, entre otras muchas de una larga lista (Buelow et al., 2012; McConaughy et al., 2011; Iverson y Woodward, 2001). Por todo ello, es todo un placer presentar el ABAS-II a la comunidad profesional y cientfica de este pas, ya validado y adaptado.

  • 4Sistema para la Evaluacin de la Conducta Adaptativa-Segunda edicin (ABAS-II)

    La CONDuCTa aDaPTaTIva, EN PERsPECTIva

    La idea de adaptacin es central en muchas disciplinas (Antropologa, Sociologa, Psicologa y

    diversas disciplinas biomdicas, entre otras). El trmino conducta adaptativa es bien conocido dentro de la psicologa cientfica desde hace dcadas (p. ej., Pavlov, 1927). De todas formas, este concepto, sin perder esta raz histrica, adquiere rasgos diferenciales al iniciarse la dcada de los sesenta cuando entra en la definicin de discapacidad intelectual propuesta por lo que hoy llamamos AAIDD, Asociacin Americana de Discapacidad Intelectual y del Desarrollo (Heber, 1959 y 1961). Nihira (1969, pg. 869), un investigador vinculado a ella y muy activo en este campo en aquellos momentos, la conceptualizaba como: ...la eficacia del individuo para adaptarse a las demandas naturales y sociales de su entorno.

    La irrupcin de las escalas de inteligencia a principios del siglo XX tuvo un gran impacto en las prcticas de diagnstico en discapacidad intelectual y su preponderancia en este mbito fue motivo de insatisfaccin desde bien temprano. Era evidente para muchos que estas escalas no daban cuenta de un aspecto de la discapacidad intelectual sumamente visible: las dificultades para manejarse en lo cotidiano a la hora de satisfacer las propias necesidades personales. Cuando esta percepcin alcanz un consenso suficiente, se tom la decisin de incluir la conducta adaptativa en su definicin. Probablemente ningn otro hecho como ste haya influido tanto en el desarrollo de su medicin, ya que la AAIDD ha tenido histricamente mucho peso en otras definiciones de discapacidad intelectual, como es el caso sobre todo de la Asociacin Americana de Psiquiatra y, en menor medida, en las de la Organizacin Mundial de la Salud (American Psychiatric Association, 2005; Organizacin Mundial de la Salud, 1995).

    Desde entonces hasta nuestros das, la praxis y la investigacin sobre este constructo han definido una serie de reas constitutivas del mismo. En primer lugar, destaca la de las habilidades de autonoma necesarias para satisfacer las necesidades personales ms bsicas (p. ej., comida, higiene personal, vestido...); una segunda, est constituida por las destrezas precisas para ser un miembro activo de la sociedad (como la capacidad para viajar independientemente, manejar dinero, expresarse mediante un lenguaje, desempear las habilidades precisas para realizar un trabajo, etc.) y, finalmente, una tercera, que alude a las que ponemos en juego para mantener relaciones sociales responsables, por ejemplo en la cooperacin con otros o respetando las normas que rigen la interaccin social las que estn escritas y las que no lo estn- . Dicho de otra manera son tres reas, que autores significados del periodo fundacional de la conducta adaptativa denominaron: funcionamiento independiente o autonoma personal, relaciones interpersonales y responsabilidad social (Coulter y Morrow, 1978; Meyers, Nihira y Zetlin, 1979).

    Hay una cuarta rea que ha sido objeto de controversias en dcadas pasadas sobre si deba o no formar parte de la conducta adaptativa (Reschly, 1990). Se trata de las habilidades acadmicas funcionales, con un fuerte contenido cognitivo, y que frecuentemente se adquieren en el marco escolar o en el familiar. Jane Mercer (1973), por ejemplo, pensaba que una de las principales utilidades de la conducta adaptativa es precisamente la de evaluar habilidades distintas a las que se ponen en juego en la escuela, para no contaminar su medicin con la que proviene de otros instrumentos, tales como tests de inteligencia o de rendimiento. A su juicio, esto era especialmente importante en el caso de nios de minoras culturales o ambientes sociales desfavorecidos. Aunque no exentas de inters, el consenso actual ha hecho que esas posiciones estn prcticamente abandonadas hoy en da. La mayora de escalas no slo incluyen contenidos de tipo acadmico funcional, sino que la propia definicin actual de la AAIDD da a esta dimensin un lugar en su definicin actual de conducta adaptativa. Actual, s, porque no siempre ha sido as, vemoslo con un poco de detalle a continuacin.

    En sntesis, la AAIDD a lo largo de ms de medio siglo ha conceptualizado la conducta adaptativa de tres maneras o fases diferenciadas. En la primera es entendida como un gran constructo multidimensional.

  • 5Sistema para la Evaluacin de la Conducta Adaptativa-Segunda edicin (ABAS-II)

    En la segunda, ya no se habla de la conducta adaptativa, sino de diez importantes reas de habilidades adaptativas. Y en la tercera, se vuelve a una idea global de la conducta adaptativa, aunque compuesta por tres grandes dimensiones: a) la conducta adaptativa prctica, que integra habilidades necesarias para satisfacer las necesidades personales ms directas y para ser un miembro activo de la sociedad; b) la conducta adaptativa social, que incluye habilidades necesarias para establecer relaciones sociales de una manera apropiada; y c) la conducta adaptativa conceptual, que agrupa habilidades cognitivas y acadmicas, que muy a menudo se ejercitan y aprenden en la escuela y que nos sirven para manejarnos en lo cotidiano (Schalock, 1999; American Association of Intellectual and Developmental Disabilities, 2011). Es interesante destacar de esta evolucin que el ABAS-II guarda la memoria de estas tres fases, en las puntuaciones que ofrece: un ndice general de conducta adaptativa, diez reas de habilidades adaptativas que, con la excepcin del rea Motora, son las mismas propuestas por la AAIDD- y tres ndices de conducta adaptativa prctica, social y conceptual.

    La conducta adaptativa es en la actualidad un concepto multidimensional. Este hecho es una de sus fortalezas, al permitirnos contemplar en un nico constructo la suma de gran nmero de reas de habilidades precisas para ajustarse al entorno. Tiene un carcter cultural muy marcado: la conducta adaptativa puede que no sea exactamente la misma en una zona o en otra, o de un grupo social a otro, algo que habr que tener siempre muy presente a la hora de interpretar los resultados de una herramienta que la mida, para utilizar el grupo social de referencia de la persona evaluada como patrn ltimo de comparacin. En nuestra adaptacin del ABAS-II se ha realizado el esfuerzo en todo momento de adaptar los tems a nuestro contexto cultural, como podr comprobarse en el captulo 3. La conducta adaptativa es un concepto de carcter evolutivo, ya que el dominio de las habilidades adaptativas de una persona debe hacerse siempre considerando su edad. Tiene un carcter situacional ms que de rasgo, es decir la conducta adaptativa tiene que interpretarse no slo en trminos absolutos de rendimiento individual, sino muy al contrario tomando en cuenta las caractersticas, expectativas y oportunidades mediante las cuales el entorno facilita -o no- su expresin o adquisicin.

    En suma, la conducta adaptativa es un concepto cuya medicin puede ayudarnos a mejorar la calidad de vida en cualquier momento del ciclo vital, se tengan o no limitaciones de cualquier clase. Y puede considerarse una base muy slida sobre la cual realizar planificaciones basadas en la persona en muy distintos contextos y entornos.

    PRaxIs PROFEsIONaL DE La EvaLuaCIN DE La CONDuCTa aDaPTaTIva

    La evaluacin de las habilidades adaptativas no es necesariamente una tarea exclusiva de la aplicacin de escalas; la observacin de la persona realizndolas puede ser algo muy fructfero para comprender fortalezas y debilidades en detalle. No obstante, nadie puede negar su utilidad para los profesionales a la hora de estructurarlas, describirlas y cuantificarlas con una precisin adecuada y con gran economa de tiempo. Para ello, los profesionales cuentan con dos tipos de herramientas: las normativas, que proporcionan puntuaciones en las que se compara el desempeo de un individuo con una muestra de referencia, y las criteriales, en las que simplemente se constata el dominio, o no, de un amplio listado de habilidades adaptativas. El Inventario de Destrezas Adaptativas (CALS; Morreau et al., 2002) es un ejemplo de estas ltimas. Veamos a continuacin algunos de los usos que generalmente encontramos, en la literatura cientfica y en la praxis profesional, sobre los instrumentos normativos, como es el caso del ABAS-II:

  • 6Sistema para la Evaluacin de la Conducta Adaptativa-Segunda edicin (ABAS-II)

    Diagnstico y evaluacin de distintas problemticas

    Es numerosa la literatura que ha resaltado la eficacia de las escalas de conducta adaptativa para clasificar adecuadamente a grupos de personas, reflejando diferencias dentro de ellos segn variadas caractersticas clnicas y edades. Los dos colectivos en los que ms se han utilizado herramientas de conducta adaptativa, tanto aqu como en otros pases, han sido los formados por personas con discapacidad intelectual y con trastornos del espectro autista (Kanne y otros, 2011). En el caso de la discapacidad intelectual, la AAIDD exige desde 2002 la constatacin de puntuaciones situadas a dos o ms desviaciones tpicas por debajo de la media en una escala de conducta adaptativa adecuadamente tipificada para determinar que se cumple el segundo criterio de la definicin. Estas limitaciones tienen que constatarse o bien en el ndice global de conducta adaptativa de la herramienta o en los ndices de conducta adaptativa prctica, social o conceptual. La OMS, por su parte, no obliga a la evaluacin de la conducta adaptativa, aunque seala su carcter complementario y discrecional segn sea el criterio de quien diagnostica. La American Psychiatric Association, en su DSM-IV-TR, exige la valoracin de diez reas de habilidades, las mismas que evala el ABAS-II. Los borradores del DSM-5 hechos pblicos hasta la fecha de publicacin de este prlogo (APA, 2013) tambin consideran la valoracin del funcionamiento adaptativo. En cuanto a los trastornos del espectro autista, no debemos olvidar que sus dificultades en interaccin social, a las que con frecuencia acompaa una discapacidad intelectual, se pueden manifestar en dficits en los tres ndices o dominios de la conducta adaptativa mencionados.

    Emplazamiento dentro de un servicio, programa, aula, etc.

    Este uso es una posible extensin del anterior. La ubicacin de una persona dentro de un aula de apoyo, unidad residencial, sala, etc. debiera hacerse siempre desde una perspectiva inclusiva y de mejora de su calidad de vida y dentro de una planificacin centrada en la persona. En este complejo proceso de toma de decisiones consensuada con la persona evaluada, su familia y otras personas significativas de su entorno, los resultados de una escala de conducta adaptativa pueden proporcionar pistas significativas, siempre subordinadas a lo anterior. En efecto, las puntuaciones de una persona en una herramienta de estas caractersticas, junto con otra informacin relevante, pueden ayudarnos a confeccionar un posible diagrama acerca de un importante conjunto de intervenciones a realizar. Pueden permitirnos, ubicar personas de un nivel parejo, permitiendo optimizar los recursos disponibles, o crear grupos heterogneos que se disean para que las personas puedan complementarse entre s, favoreciendo procesos de ayuda mutua entre iguales. Las posibilidades son muchas, y esto son slo dos ejemplos.

    Por ltimo, hay que sealar que la literatura cientfica muestra abundantes ejemplos de altas correlaciones entre las puntuaciones en conducta adaptativa y la pertenencia de una persona a un tipo de servicio u otro. La puntuacin Servicio del ICAP es un ejemplo operativo de esto. Se trata de una puntuacin combinada de conducta adaptativa y problemas de conducta que grada las necesidades de atencin, supervisin o cuidado de una persona en una escala del uno al nueve. Administradores, tcnicos y profesionales a menudo la han utilizado como referencia a la hora de distribuir recursos sobre la base de necesidades. En el momento presente, los profesionales disponen de otras alternativas, como es caso de la Escala de Intensidad de Apoyos (SIS; Verdugo y otros, 2007), un instrumento destinado a evaluar las necesidades de apoyo de una persona con discapacidades. Analiza 49 tipos de actividades, proporcionando una informacin sistemtica agrupada en seis escalas: Vida en el hogar, Vida en la comunidad, Aprendizaje a lo largo de la vida, Empleo, Salud y seguridad

  • 7Sistema para la Evaluacin de la Conducta Adaptativa-Segunda edicin (ABAS-II)

    y Actividades sociales. Como puede observarse, muchas de estas reas convergen con las habilidades adaptativas que evala el ABAS-II. Por tanto, la SIS constituye un complemento del ABAS-II que permite planificar los servicios y ayudas que necesitan las personas con dficits en su funcionamiento adaptativo.

    Elaboracin de apoyos, planes de intervencin, seleccin de servicios y seguimiento de logros alcanzados

    Escalas tan amplias como el ABAS-II pueden ofrecer un retrato inicial muy vlido para detectar fortalezas y debilidades que, consideradas a la luz de las preferencias, intereses y otras caractersticas del entorno de la persona, den lugar al establecimiento de objetivos de intervencin de gran relieve. De hecho, en el caso concreto de la discapacidad intelectual, la AAIDD en las ltimas definiciones, desde la 1992 hasta la actual, le da gran peso a la evaluacin de la conducta adaptativa, junto a otras importantes dimensiones, como paso previo para determinar cules son los apoyos que la persona precisa y con qu intensidad. Si bien, en la actualidad existe un consenso generalizado acerca de que la utilizacin de herramientas de tipo criterial proporciona ms informacin que los instrumentos normativos para componer programas individualizados de habilidades especficas, la longitud del primer tipo de instrumentos suele al menos triplicar la de los ltimos, lo cual dificulta su utilizacin. A lo largo de las pginas de este manual podrn encontrarse abundantes ejemplos de estos usos de una herramienta normativa como el ABAS-II.

    Evaluacin de sistemas de apoyos, servicios o redes de ellos

    Evaluar centros, servicios o redes de ellos no es tarea fcil, ya que entran en juego un gran nmero de variables de todo tipo: legales, organizativas, sindicales, de capacitacin, de estilos de liderazgo, de participacin del entorno, etc. En este contexto, y pesando sobre todo en personas con discapacidad intelectual y en, algunos casos, de personas con trastornos del espectro autista, la medicin de la conducta adaptativa ofrece una tecnologa vlida, junto a otros instrumentos destinados a la valoracin de apoyos, para realizar valoraciones del progreso del alumnado o de la clientela en su capacidad de adaptarse a los requerimientos de lo cotidiano, una variable que sin duda es clave para determinar el grado en el que muchos de esos servicios estn cumpliendo con su misin (Dessemontet y otros, 2012; Claes y otros, 2009).

    Comunicacin con la persona evaluada, o con su familia y entre profesionales

    El carcter descriptivo y observable del contenido del constructo de conducta adaptativa lo hace particularmente significativo y poco estigmatizador a la hora de propiciar procesos de comunicacin entre todas las personas implicadas en un proceso de evaluacin (el evaluado, profesionales, familiares, etc.). Un uso creativo por parte de todos de una herramienta como el ABAS-II puede incrementar la calidad no slo del diagnstico y su devolucin, sino la puesta en marcha de procesos de intervencin compartidos por diversos agentes y la realizacin de seguimientos peridicos para evaluar lo realizado en un determinado perodo de tiempo.

  • 8Sistema para la Evaluacin de la Conducta Adaptativa-Segunda edicin (ABAS-II)

    EL sIsTEMa PaRa La EvaLuaCIN DE La CONDuCTa aDaPTaTIva-sEguNDa EDICIN

    El ABAS-II es aplicable desde el nacimiento hasta los 89 aos. Su objetivo es proporcionar una evaluacin completa de las habilidades funcionales diarias de una persona en distintas reas o contextos. Las reas que evala son: Comunicacin, Social, Utilizacin de los recursos comunitarios, Habilidades acadmicas funcionales, Vida en el hogar o Vida en la escuela, Salud y seguridad, Ocio, Autocuidado, Autodireccin, Empleo y Motora. Esta ltima nicamente se aplica en los ejemplares para Padres y Cuidadores y Profesores y Cuidadores, destinados a nios pequeos (de 0 a 5 aos y de 2 a 5, respectivamente). Estas escalas pueden ayudar a cuantificar las diez reas de habilidades adaptativas que exige el DSM-IV-TR para un diagnstico de retraso mental. Adems, el ABAS-II tambin ofrece puntuaciones en tres ndices globales: Conceptual, Social y Prctico, as como un ndice global de conducta adaptativa (CAG). Estos ndices facilitan la valoracin de los tres tipos de conducta adaptativa que propone la AAIDD en la actualidad.

    La informacin sobre la conducta adaptativa del evaluado se recoge por medio de ejemplares que son completados por sus padres y profesores, en el caso de los nios y adolescentes, y, en el caso de los adultos, por personas allegadas al sujeto evaluado (familiares, compaeros, cuidadores...) o bien por la propia persona que se evala. El ABAS-II, aunque es aplicable a cualquier persona de la que se precise medir su capacidad para desenvolverse en su vida cotidiana, se emplea mucho en la evaluacin de la discapacidad intelectual, los trastornos del espectro autista, TDAH, deterioro cognitivo, etc.

    El ABAS-II es una de las grandes escalas de conducta adaptativa dentro del panorama norteamericano, y prueba de ello es la buena acogida que ha recibido por parte de la comunidad cientfica y profesional de aquel pas (Test Review, 2003; Blais y Peterson, 2004; Rust y Wallace, 2004), incluido el prestigioso vademcum de tests del Buros Institute (Burns, 2005). La AAIDD suele destacarla como una de las recomendables, dentro las muchas que existen en aquel contexto profesional, entre cuales destaca por dos rasgos: ofrecer puntuaciones tpicas por cada una de las diez reas de conducta adaptativa que propone el DSM-IV-TR, como antes dijimos, y permitir que la informacin sea proporcionada por personas que conocen al evaluado. Este hecho, que supone un importante ahorro de tiempo por parte de los profesionales, por un lado, puede requerir que los datos del ABAS-II se manejen con cautela cuando se trata de llevar a cabo la realizacin de un diagnstico de discapacidad intelectual, en cuyo caso la AAIDD recomienda utilizar un formato de entrevista (Tass y otros, 2012).

    La versin del ABAS-II que presentamos aqu es fruto de un trabajo en el cual hemos intentado replicar al mximo el proceso que siguieron los autores originales para desarrollar el instrumento, tomando en cuenta tanto su primera como su segunda edicin. Patti Harrison y Thomas Oakland son dos profesores universitarios e investigadores que provienen de la Psicologa escolar, con larga trayectoria y un muy reconocido prestigio en su pas. Su apoyo a nuestro trabajo ha sido un estmulo a largo del proceso.

    Hay abundante informacin dentro de este manual sobre cmo se realiz nuestra adaptacin, y de las propiedades psicomtricas de esta versin del ABAS-II, que no voy a repetir aqu. Sin embargo, s quiero animar al lector a examinarlas con atencin, ya que de su examen crtico pueden deducirse los puntos fuertes y dbiles que tiene todo instrumento de medida psicolgica o educativa. Como suele ser el caso en las adaptaciones de test normativos con muestras basadas en la poblacin general, lo ms trabajoso es la recoleccin y el anlisis de los datos.

  • 9Sistema para la Evaluacin de la Conducta Adaptativa-Segunda edicin (ABAS-II)

    En estas tareas merece un especial reconocimiento el gran trabajo de Irene Fernndez Pinto, psicloga del departamento de Investigacin, Desarrollo e Innovacin de TEA Ediciones, que junto a otros compaeros suyos, y a la colaboracin de centenares de profesionales, permiten que presentar una herramienta que cuenta con una muestra total de 2.129 sujetos y una slida base tcnica.

    Hasta ahora el empleo de herramientas de conducta adaptativa ha estado muy circunscrito en nuestro pas al mbito de la discapacidad intelectual y de los trastornos del espectro autista. Pensamos que el ABAS-II puede abrir nuevas posibilidades de evaluacin a los profesionales que atienden a otros colectivos de personas con discapacidades, as como en los mbitos de la atencin temprana, la educacin, la psicologa y la orientacin escolar, la psicologa clnica, en la atencin personas mayores y en muchos otros servicios sociales y sanitarios que intentan promover la calidad de vida y que, para ello, necesitan evaluar el funcionamiento cotidiano de las personas.

    Delfn Montero Centeno

    Bilbao, noviembre de 2012

  • 10

    Sistema para la Evaluacin de la Conducta Adaptativa-Segunda edicin (ABAS-II)

    aGradecIMIeNtos

    La adaptacin de un instrumento de evaluacin de la envergadura del ABAS-II es el punto culminante de mucho esfuerzo y trabajo por parte de un amplio equipo de profesionales. En el ao 2009, TEA Ediciones decida embarcarse en este proyecto con el propsito de cubrir una importante necesidad de los profesionales de lengua espaola que trabajaban en el mbito de la discapacidad y fuera de l, pues hasta la fecha no disponan de instrumentos suficientemente robustos y bien desarrollados para evaluar la conducta adaptativa. As, a inicios del ao 2010 los adaptadores comenzamos a trabajar en el proyecto de adaptacin del ABAS-II, que ahora concluye.

    Durante estos tres aos de intenso trabajo ha sido necesario enfrentarse a numerosas dificultades tcnicas y prcticas con el objetivo de poder ofrecer una herramienta que rena todas las garantas de calidad y que permita realizar una evaluacin de la conducta adaptativa en profundidad a lo largo de todo el ciclo vital. Creemos que este objetivo se ha cumplido, y ello no hubiera sido posible sin la colaboracin y la ayuda de muchas personas a lo largo de las distintas fases por las que ha atravesado el proyecto. Queremos agradecer a todos ellos el apoyo que nos han brindado.

    En primer lugar, queremos dar las gracias a los ms de cien colaboradores que han participado en las evaluaciones de muestra normal y muestra clnica que han permitido realizar la tipificacin espaola del ABAS-II as como los estudios de validacin especficos. Tambin a los cerca de 80 centros educativos, clnicos y fundaciones que han colaborado y facilitado la realizacin de estas evaluaciones. Sin su ayuda hoy no sera posible disponer de este esta herramienta tan til y necesaria para los profesionales de lengua espaola. Los nombres de estas personas y centros se mencionan al final de este apartado, aunque queremos hacer aqu mencin especial a Alicia Lage Neira, Carmen Muoz Galn y ngela Garca Salas, que hicieron un esfuerzo adicional contribuyendo con una segunda remesa de evaluaciones en un plazo temporal muy limitado con el fin de maximizar la representatividad e idoneidad de la muestra de tipificacin del ABAS-II. No podemos olvidar, adems, la colaboracin de los miles de padres, profesores y dems personas que han participado evaluando a sus allegados o a las personas a su cargo mediante los ejemplares del ABAS-II. A todos ellos, gracias por brindarnos su tiempo de manera desinteresada.

    Tambin debemos agradecer a Laura Rodrguez Rodrguez su colaboracin en la grabacin y revisin de las evaluaciones del ABAS-II. Su constancia y atencin al detalle han permitido que el proyecto llegara a buen puerto y garantizar la calidad de los datos que han supuesto la base para todo el trabajo posterior.

  • 11

    Sistema para la Evaluacin de la Conducta Adaptativa-Segunda edicin (ABAS-II)

    La adaptacin del ABAS-II ha hecho evidente el gran impacto que pueden tener las nuevas tecnologas de la informacin al servicio de la evaluacin psicolgica. En primer lugar, durante la propia fase de desarrollo del instrumento se utiliz la plataforma de correccin por Internet de TEA Ediciones para realizar la grabacin de los casos y poder hacer un seguimiento de la recogida de muestra en todos los puntos geogrficos en los que tena lugar simultneamente. Ello, adems de facilitar el trabajo de recoleccin de datos y la calidad de los mismos, ha permitido hacer un seguimiento ms exhaustivo y en tiempo real de los progresos y la calidad de las evaluaciones que se iban haciendo, lo que ha redundado en una mejor representatividad de la muestra.

    Adems, en la versin definitiva del instrumento la correccin se realiza de manera automtica e inmediata, lo que permite a los profesionales ahorrar una gran cantidad de tiempo y errores durante la correccin, de modo que puedan dedicar todos sus esfuerzos a las tareas de interpretacin y toma de decisiones. La informacin que se proporciona es muy completa, incluyendo un completo anlisis de puntos fuertes y dbiles y otras informaciones tiles para la interpretacin de las puntuaciones del ABAS-II, pero que hasta ahora requera que el profesional realizara numerosos clculos complejos y consultara muchas tablas. Todo esto ha sido posible gracias al intenso trabajo del departamento de Informtica de TEA Ediciones y, concretamente, a los esfuerzos de Xavier Minguijn Martnez y Rebeca Snchez Domnguez, que han ido proponiendo soluciones novedosas y resolviendo mltiples problemas a medida que iban surgiendo.

    Finalmente, y pese a que la obra que ahora se presenta resulta sencilla de aplicar, corregir e interpretar, su adaptacin ha revestido una importante complejidad tcnica en la confeccin de los baremos o en la realizacin de los numerosos anlisis que era necesario llevar a cabo para garantizar su buen funcionamiento. En este apartado queremos dar las gracias a los dems profesionales del departamento de I+D de TEA Ediciones que han apoyado el proyecto durante todas sus fases y han contribuido con su experiencia y conocimientos a que el resultado final fuera satisfactorio. En especial queremos dar las gracias a Pablo Santamara Fernndez, Fernando Snchez Snchez y David Arribas guila.

    Esperamos que el resultado de todo este trabajo d ahora sus frutos y que el ABAS-II, en su versin en espaol, tenga la misma buena acogida que ha tenido en Estados Unidos. Como se comenta ampliamente en el prlogo, las aplicaciones del ABAS-II son numerosas, y esperamos que la comunidad profesional pueda beneficiarse de todo su potencial. Asimismo, como todo instrumento de medida, la investigacin sobre el ABAS-II sigue en continuo desarrollo incluso despus de su publicacin y por ello animamos a los profesionales a continuar investigando con l y proporcionando evidencias adicionales sobre su validez y utilidad en la evaluacin de personas con distintas caractersticas y para diversas finalidades.

    Los adaptadoresBilbao y Madrid, diciembre de 2012

  • www.teaediciones.com

    La publicacin del aBas-II est prevista para inicios de 2013.

    si desea que le informemos cuando est disponible pulse sobre el logotipo: