Cuando Rompe El Dia

download Cuando Rompe El Dia

of 24

  • date post

    04-Aug-2015
  • Category

    Documents

  • view

    25
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Cuando Rompe El Dia

Cuando rompe el da

Mary Jane Clark

Traduccin de Inmaculada Prez Burgos

Libros publicados de Mary Jane Clark LA SOCIEDAD DEL AMANECER DEL SUSPENSE 1. Cuando rompe el da Prximamente: 2. It Only Takes a Moment

Ttulo original: When Day Breaks Primera edicin 2007, Mary Jane Clark Ilustracin de portada: Ervin Serrano y Barbara Levine Diseo de coleccin: Alonso Esteban y Dinamic Duo Derechos exclusivos de la edicin en espaol: 2009, La Factora de Ideas. C/Pico Mulhacn, 24. Pol. Industrial El Alquitn. 28500 Arganda del Rey. Madrid. Telfono: 91 870 45 85 Pandora Romntica es un sello de La Factora de Ideas informacion@lafactoriadeideas.es www.lafactoriadeideas.esISBN: 978-84-9800-490-8 Depsito Legal: B-13677-2009

Impreso por Liberdplex S. L. U. (Barcelona) Printed in Spain - Impreso en EspaaQueda prohibida, salvo excepcin prevista en la ley, cualquier forma de reproduccin, distribucin, comunicacin pblica y transformacin de esta obra sin contar con autorizacin de los titulares de propiedad intelectual. La infraccin de los derechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual (arts. 270 y sgts. Cdigo Penal). El Centro Espaol de Derechos Reprogrficos (www.cedro.org) vela por el respeto de los citados derechos. 7

4

Para Margaret Ann Behrends, estudiante de matrcula, reina del baile, chica del tiempo, presentadora de programas de entrevistas, productora de televisin, amante de los animales, comunicadora y humanitaria. Feliz cumpleaos, querida hermana, feliz cumpleaos! Y para todos aquellos que luchan contra el sndrome de X Frgil, con la infinita esperanza de que est cerca la cura.

5

Agradecimientos

En este mundo donde la energa cada vez es ms preciada, nunca dejar de asombrarme la cantidad de gente que desea prestarme su fuerza facilitando la redaccin y publicacin de este libro. Hace un tiempo, Jennifer Rudolph Walsh y Joni Evans proporcionaron el voltaje para inspirar una serie con un toque de KEY News (Noticias CLAVE); llevando esta idea a una nueva editorial y dejndonos revolucionados a todos con las perspectivas de la Sociedad del Amanecer del Suspense. Su bro y entusiasmo son contagiosos. En William Morrow, Carrie Feron, mi editora y gran apoyo, otorg generosamente su excepcional carga energtica y ofreci su experiencia en correccin y perspicacia editorial para que CUANDO ROMPE EL DA diera el paso de manuscrito a libro encuadernado. Soy nueva en el mundo de HarperCollins, pero s cunta gente ms ha infundido su talento: Tessa Woodward, Lisa Gallagher, Jane Friedman, Michael Morrison y Liate Stehlik. Muchsimas gracias a Tavia Kowalchuk, Adrienne DiPietro y a Lynn Grady por su experiencia en mercadotecnia; a Brbara Levine, Richard Aguan y a Ervin Serrano por la cubierta electrizante; a Josh Maxwell, Brian Grogan, Mike Spradlin y a Carla Parker por estimular las ventas y a Sharyn Rosenblum y a Debbie Stier por ocuparse de ltodo el jaleo de la publicidad. Mi especial agradecimiento a Mauren Sugden, quien edit este libro con riguroso cuidado. De hecho, fue un placer contemplar sus correcciones. Recorrer los pasillos y salas de los Claustros del museo Metropolitano de Arte haca que la mente me diera sacudidas y se despertaran las ideas a medida que trabajaba en la trama. Es un lugar mgico donde se estimula la imaginacin. Rob Shafer ya me ha ayudado otras veces y esta lo ha vuelto a hacer con su explicacin de la electrocucin y cmo puede pasar en una piscina particular. Beth Tindall y Colleen Kenny contribuyeron con su inventiva y dinmica artstica en: www.maryjaneclark.com.

7

El entusiasmo y sensibilidad con los que Peggy Gould hace su trabajo me motivan, me dan confianza y hacen posible mi escritura. Hay muchos ms que me han dado su fuerza y cada uno de ellos lo ha hecho a su manera: Louise y Joel Albert, Doris y Fred Behrends, Joy Blake, B. J. DElia, Elizabeth Demarest, Liz Flock, Roberta Golubock, Cathy Haffler, Katherine y Joe Hayden, Elizabeth Kaledin, Linda Karas, Norma y Norman Nutran, Steve Simring y Frances Twomey. Desde el principio hasta el final, es imposible calcular la aportacin del padre Paul Holmes. Ha contribuido con su intensidad creativa y candente entusiasmo en cada paso del camino. Mi infinita gratitud, Paul, por hacer este viaje conmigo. Como siempre, las fuerzas conductoras son Elizabeth y David. Cada amanecer es ms luminoso gracias a ellos. As que si me he dejado a alguien atrs, lo siento enormemente. El ao que viene habr otra historia de la Sociedad del Amanecer del Suspense y os lo agradecer entonces.

8

Prlogo

Jueves 17 de mayoEs un tesoro dijo el encargado del refugio de animales sealando a la pequea sabuesa de ojos tristes que miraba desde su jaula. Es una cosita muy dulce pero an est algo desorientada. Su antigua duea muri y nadie de su familia quiere quedarse con ella. La verdad es que pensaba en algo ms grande. Bueno, por aqu tenemos un bonito pastor escocs cruzado con pastor alemn. El animal estaba sentado en el suelo de su redil con la cabeza echada sobre las patas delanteras extendidas. Cuando el encargado se acerc, el perro se puso en pie, mene el rabo y apret la nariz contra el cristal con impaciencia. Por qu est aqu? El dueo deca que soltaba demasiado pelo, se lo imagina? Es un perro muy inteligente, leal y en el que se puede confiar, pero no vala la pena cepillarlo a diario. Y aquel? El encargado se gir hacia el gran redil que haba pegado a la pared. Ah, el gran dans. Es nuestro gigante manso, pero no se le encuentra un lugar fcilmente. Se comera la casa y el hogar de cualquiera. Cunto cree que pesa? Se lo digo ahora mismo. El encargado abri la jaula y condujo al perro negro hacia el peso que haba en la parte trasera de la habitacin. Cincuenta y un kilos anunci mientras acariciaba el corto y brillante pelaje del perro. Es muy difcil de manejar? Es un amor, muy carioso y juguetn. Lo adiestraron bien de cachorro. Por desgracia, su dueo tuvo que mudarse a la otra punta del pas y no poda llevarse el perro con l. 9

El perro le lami la mano al encargado. Cmo se llama? Marco. Polo? El encargado se encogi de hombros y sonri. Qu puedo decirle? Le gusta el agua? Debera, a los daneses les suele gustar. Creo que este es el mo. De verdad? pregunt el encargado. Los daneses necesitan un gran patio y mucho espacio para hacer ejercicio. Necesita largos paseos con regularidad. Prometo drselos; no hay problema. Despus de pagar en efectivo la tasa de adopcin y de rellenar el formulario para la licencia, el encargado le extendi un papel sobre el mostrador. Aqu tiene una lista de instrucciones y la comida que se sugiere darle al perro. Muchas gracias. Nada ms salir con Marco y caminar por la acera, la nueva persona encargada de l tir las instrucciones a una papelera.

A medida que el vehculo se alejaba cada vez ms de Manhattan, los rboles que bordeaban la carretera eran ms numerosos, cubiertos de frescas hojas verdes primaverales. Por las ventanillas abiertas entraba una brisa de mayo clida y dulce poco habitual. El perro asom la nariz al fuerte aire cuando el coche aceler al pasar por la avenida del ro Hutchinson, a la vez que la persona que ahora cuidaba de l se quitaba la gorra de bisbol y las gafas de gruesos cristales que haba comprado en una tienda de artculos variados. Sin trfico, solo haba una hora de camino hasta la casa de campo de Constance Young. An faltaban unas horas para que comenzara la hora punta de la tarde y los coches embotellaran las carreteras y autovas que ya se haban quedado pequeas para dar cabida a las necesidades de movilidad de una poblacin en constante expansin. Debera tener tiempo suficiente para correr y volver en coche a la ciudad. El coche se incorpor a la interestatal 684 antes de salir hacia Bedford. Despus de dejar atrs algunas granjas de piedra y jardines en flor, el vehculo se adentr aun ms en el campo. Aquel extenso prado ondulado era el lugar perfecto para que los caballos bien cuidados pastaran, hicieran ejercicio y descansaran.

10

El xito tena muchas recompensas y, definitivamente, tener una casa all era una de ellas. Tener una propiedad en aquella zona proporcionaba privacidad, aislamiento y sensacin de bienestar. Constance deba sentirse protegida cuando iba a pasar los fines de semana all. Obligado a girar al final de la carretera, el coche cruz un pequeo puente y subi por una colina. En lo alto, una cancela de madera fcil de abrir y un camino de gravilla conducan a una casa de varias plantas escondida tras unos rboles. Al apagar el motor, el perro toc la ventanilla con las patas con nerviosismo. Quien conduca se inclin y abri la puerta del coche. El animal sali de un salto y se dirigi hacia un arbusto cercano para aliviarse. Buen chico, Marco. Buen chico. El gran dans mene la cola observando mientras la persona que lo haba trado caminaba hacia la parte trasera del coche y sacaba del maletero un rollo de cable naranja y una caja. Vamos, chico. El perro hizo lo que le dijo y sigui el camino que rodeaba la casa y bajaba hacia la piscina. El perro observ como aquella persona entraba en una de las cabaas que flanqueaban la piscina pero perdi el inters cuando insert uno de los extremos del cable naranja en el enchufe de la pared. Mientras el cable era desenrollado, Marco se puso a perseguir una ardilla que correteaba entre los rboles. Marco, Marco. Vuelve. Vuelve aqu ahora mismo. El perro lleg trotando del bosque. Jadeaba y vena cubierto de barro. Ay, Marco. Mrate. Qu has hecho? El perro sinti el descontento de la voz de aquella persona. Por aqu, Marco. Vamos. Mtete en el agua y lvate. El perro miraba fijamente el dedo que sealaba el agua. Vamos. Mtete en el agua, chico. Lanz una pelota de goma hacia el lado menos profundo de la piscina. Marco fue a por ella, con la cabeza erguida fuera del agua y batiendo las patas bajo la superficie, raspando el fondo con las uas. Alcanz la pelota, la cogi