América Latina: reformas estructurales ante un .América Latina: reformas estructurales ante un

download América Latina: reformas estructurales ante un .América Latina: reformas estructurales ante un

of 36

  • date post

    06-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    213
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of América Latina: reformas estructurales ante un .América Latina: reformas estructurales ante un

  • INFORME ESPECIAL

    Amrica Latina: reformas estructurales ante un

    cambio de ciclo econmicoMadrid, abril 2015

    BARCELONA BOGOT BUENOS AIRES LIMA LISBOA MADRID MXICO PANAM QUITO RIO J SO PAULO SANTIAGO STO DOMINGO

  • 2

    AMRICA LATINA: REFORMAS ESTRUCTURALES ANTE UN CAMBIO DE CICLO ECONMICO

    1. INTRODUCCIN

    Se termin la fiesta de altos precios del petrleo y bajas tasas de inters. Estamos entrando a una tormenta desde el punto de vista econmico... Adems de la cada petrolera, Estados Unidos incremen-tar pronto sus tasas de inters. En este contexto, todas las monedas, hasta las de los pases desarrollados, se estn debilitando frente al dlar estadounidense.No hay duda: vienen pocas difciles, de gran volatilidad, de duros ajustes, donde las economas emergentes debe-rn diferenciarse unas de otras a fin de salir lo ms rpido y lo menos abolladas posibles de la turbulencia internacional.

    Este texto escrito por Leo Zuckermann, analista del diario mexicano Excelsior, no hace sino poner en negro sobre blanco una sensacin que se va extendiendo progresivamente por Amrica Latina. Asistimos a un cambio de ciclo, a un final de poca ante la cual los pases latinoameri-canos deben reaccionar para adaptar sus economas al nuevo escenario mundial y regional. Las seales de ralentizacin y desaceleracin son muy obvias, provocadas por los menores precios de las materias primas, causados principalmente por la desaceleracin econmica de China, el encarecimiento del financiamiento externo y unas perspectivas de menores entradas de capital. Esto, unido a los propios problemas estruc-turales de las economas latinoamericanas y al cambio mundial que est teniendo lugar en cuanto a transferencia de la riqueza del Atlntico al Pacfico, obliga a los pases de la regin a llevar a cabo profundas refor-mas para no quedar rezagados ante la emergencia de otras zonas, como el frica Subsahariana y muchos pases de Asia, ni perder el terreno en la reduccin de la pobreza y la desigualdad.

    En realidad, Amrica Latina no est atravesando por una fase indita sino por una experiencia que, con sus matices y caractersticas espec-ficas, ya se ha producido antes. Histricamente, la subida de los precios internacionales de las commodities que exporta la regin sola provo-car el inicio de un crculo virtuoso donde se incrementaban los ingre-sos y disminuan los dficits comerciales que se convertan en super-vits. Los Estados obtenan, de esta forma, mayor capacidad financiera gracias a esos nuevos ingresos y expandan el gasto pblico. En esa lnea, el economista argentino, Ricardo Arriazu, destaca que se inicia as una segunda etapa en la que se incrementa la demanda (y la pro-duccin) de otros sectores que no fueron beneficiados inicialmente por la suba de precios (la construccin, las automotrices y los fabricantes de maquinarias agrcolas en el caso argentino), y crecen el empleo y los salarios al subir la produccin; en esta etapa el sector pblico vuelve a beneficiarse con un nuevo incremento de la recaudacin, y comienzan a crecer las importaciones. En la tercera etapa, el proceso se acenta por el ingreso de capitales, atrados por el mayor crecimiento econmi-co y por las mejoras en las cuentas fiscales y externas. En esta etapa el gasto pblico se expande rpidamente porque los gobiernos se sienten

    1. INTRODUCCIN

    2. LOS SNTOMAS DE UN CAMBIO DE CICLO

    3. UN NUEVO CICLO REFORMISTA

    4. CONCLUSIONES

  • 3

    AMRICA LATINA: REFORMAS ESTRUCTURALES ANTE UN CAMBIO DE CICLO ECONMICO

    petrodlares en los aos 70. Pero, el excesivo endeudamiento, la cada de los precios del petrleo y las falencias estructurales de las economas regionales (elevados dficits e inflacin) sumieron a la regin en otra crisis profunda, la Dcada Perdida de los aos 80, a raz de la cual de nuevo Amrica Latina tuvo que reinventarse. La apuesta por las reformas de corte neoliberal (el Consenso de Washington), por la apertura al exterior, la reduccin de los aranceles, el estmulo al comercio, la reduccin de la inflacin y los dficits (va reduccin del tamao del Estado mediante privatiza-ciones) permitieron que la regin llegara preparada (con los deberes hechos) para poder aprovecharse y fortalecerse durante la bonanza de la Dcada Dorada (2003-2013). Primero, durante un sexenio vir-tuoso (2003-2008) al que le sigui, tras la cada de 2009, un nuevo periodo de crecimiento pese a las turbulencias internacionales (2010-2013). Como recuerda Rebeca Grynspan, actual Secretaria General Iberoamericana, en los ltimos 10 aos salieron ms de 50 millones de personas de la pobre-za. La mayor parte se benefici del dinamismo del mercado laboral particularmente en remunera-ciones de varones, de 25 a 49 aos de edad, en reas urbanas, en los sectores de servicios de la regin y en menor medida por transfe-rencias sociales y el dividendo demogrfico. En estos aos, un conjunto de polticas econmi-cas y financieras slidas, junto al viento a favor del superciclo de las materias primas, permitieron que Amrica Latina creciera a un promedio del 4,2% desde 2003.

    confiados por las mejoras en la recaudacin, y algunos pases de-jan apreciar sus monedas por el gran incremento de sus reservas. La bonanza acaba cuando los pre-cios internacionales comienzan a caer y los incrementos del gasto pblico y privado se traducen en un deterioro de las cuentas fiscales internas y los equilibrios externos a todo lo cual se une una cada en la inversin externa.

    Efectivamente, la historia de Amrica Latina es una sucesin de crisis profundas, seguidas de fuertes ajustes que anteceden a bonanzas vinculadas a los altos precios de las materias primas, acompaadas de burbujas especulativas que acaban explo-tando en medio de escndalos de corrupcin y deslegitimacin del Estado. Tras el traumtico inicio del siglo XIX (1810-1850) los Estados latinoamericanos fue-ron asentndose y la economa, desarrollndose apoyada en un auge del comercio internacional y los vnculos con una Europa Occidental que demandaba los productos de exportacin lati-noamericanos para su creciente produccin industrial y el incre-mento poblacional. La crisis del 29 oblig a la regin a reinven-tarse por primera vez y apostar por la Industrializacin, por Sustitucin de Importaciones, que estuvo acompaada por toda una produccin acadmica que le daba respaldo intelectual (el pensamiento cepalino de Ral Prebisch).

    El nuevo sistema se sostuvo gracias el auge de la postguerra mundial y en la abundancia de

  • 4

    AMRICA LATINA: REFORMAS ESTRUCTURALES ANTE UN CAMBIO DE CICLO ECONMICO

    Sin embargo, desde 2014, el viento ya no sopla de cola con tanta fuerza y el desarrollo acumulado en los aos de bonanza ha tocado techo pues los retos de la regin son otros, ms centrados en elu-dir las trampas de los pases de renta media. La bonanza de 2003-2013 impidi ver ms claramente los problemas estructurales de la regin, a diferencia de lo que ocu-rri en los 80 y 90, Amrica Latina no hizo los deberes creyendo que el auge los arreglara por s solos y en esta segunda mitad de la presente dcada toca construir economas ms diversificadas, competitivas y productivas, que apuesten por la innovacin y por la inversin en capital humano y fsico para seguir avanzando en la disminucin de la pobreza, la indigencia y la desigualdad.

    2. LOS SNTOMAS DE UN CAMBIO DE CICLO

    Amrica Latina vive en estos momentos mucho ms que un cambio de ciclo, atraviesa por

    un cambio de poca. La Dca-da Dorada (2003-2013) trajo un tiempo de bonanza exportadora para la regin apoyada en unos planteamientos ortodoxos en materia macroeconmica y en unas reformas previas, llevadas a cabo en los 80 y 90, que otor-garon racionalidad econmica a la regin en cuanto a control de la inflacin, disminucin de los dficits fiscales y comerciales as como el redimensionamiento del aparato el Estado. Esa poca ya es historia y ahora nuevos retos asoman para unas economas la-tinoamericanas que deben enca-rar un tiempo nuevo de reformas estructurales para adaptarse a un mundo ms competitivo y con niveles de crecimiento menores y ms voltiles y donde las com-modities no van a ser las nicas ni las principales locomotoras del crecimiento.

    Es indudable que Amrica Latina sali fortalecida de esos aos de bonanza aunque no es menos cierto que todo el impulso refor-

    Amrica Latina: evolucin de la pobreza y de la indigencia, 1980-2014 (En porcentajes y millones de personas)

    Fuente: diario El Pas

  • 5

    AMRICA LATINA: REFORMAS ESTRUCTURALES ANTE UN CAMBIO DE CICLO ECONMICO

    mista que existi en los 80/90 se perdi en los ltimos tres lustros. Tambin es verdad que Amrica Latina afronta este nuevo cambio de ciclo mucho ms fuerte que en los 80 porque desde la Dcada Prdida (1982-1989) a la actuali-dad la regin logr disminuir su deuda, fortaleci la capitalizacin del sistema financiero y avanz en la reduccin de la pobreza y en menor medida, de la desigualdad. Ese crecimiento casi ininterrum-pido de los ltimos aos (salvo en 2009) vino acompaado de un

    profundo cambio social: Amrica Latina redujo enormemente sus niveles de pobreza (pasando de 225 millones de pobres en 1990 a 164 millones en 2013), posibili-tando el ascenso de una nueva y heterognea clase media. La desigualdad, medida por el coe-ficiente Gini, tambin se redujo, aunque de forma menos acusada.

    La estructura social latinoame-ricana es ahora muy diferente a la de hace tres lustros. El creci-miento econmico de la regin ha conducido a que esos 60 millones de personas salgan de la pobreza y se sumen a una clase media emergente y heterognea. Aunque la reduccin de la pobreza sigue avanzando en la mayora de los pases, una parte importante de estas nuevas clases medias son muy vulnerables a un empeora-miento de la economa y corren el riesgo de recaer en la pobreza. Despus de todo, como seala Alicia Brcena, Secretaria General de la CEPAL: