1914, los últimos catilinarios

download 1914, los últimos catilinarios

of 24

Embed Size (px)

description

Artículo publicado en el blog lagranpartida.blogspot.com.es

Transcript of 1914, los últimos catilinarios

  • 1. 1 1914: LOS LTIMOS CATILINARIOS Francisco Jos Fernndez-Cruz Sequera Marzo 2014. Publicado en: http://lagranpartida.blogspot.com.es En Agosto de este 2014 se cumplirn 100 aos del comienzo de la Gran Guerra, pero este no es slo el aniversario del inicio del primer conflicto mundial, sino que tambin marca el centenario de la primera intervencin militar de los EE.UU. en el continente europeo, y del principio del declive poltico, econmico y cultural de la civilizacin europea. Europa no pudo superar la confrontacin entre el liberalismo transnacional, el socialismo internacionalista y el socialismo nacionalista conocido como fascismo. En el corto espacio de cincuenta aos, el continente estaba ocupado militarmente, se encontraba dividido en dos bloques antagnicos, y haba dejado de ser la primera potencia econmica del mundo al trasladarse el eje del poder al otro lado del Atlntico. Para por ltimo, entr en una demografa suicida y en la extincin fsica acelerada de sus naturales a finales del S. XX. Tras la disolucin espiritual, la desaparicin biolgica. Por esta razn, me he decidido a rescatar del olvido una breve narracin, que no estudio ni anlisis, que escrib hace quince aos bajo el ttulo de La Marcha sobre Roma. Una aproximacin a los albores del fascismo y que an hoy permanece indita. La oportunidad de recuperar este texto en este ao del centenario, se justifica por el hecho de que fue en la Italia de 1914, el lugar y el momento en el que se inici el enfrentamiento ente los tres estilos vitales que marcaron el final de una Europa, que haba sido hasta entonces la forma ms elevada de Civilizacin y Cultura, antes de convertirse en un vulgar zoco multicultural de inspiracin magreb.

2. 2 ________________ Nosotros los que somos de otra creencia-, nosotros los que consideramos el movimiento democrtico no meramente como una forma de decadencia de la organizacin poltica, sino como forma de decadencia, esto es, de empequeecimiento, del hombre, como su mediocrizacin y como su rebajamiento de valor, a dnde tendremos que acudir nosotros con nuestras esperanzas? A nuevos filsofos, no queda otra eleccin; a espritus suficientemente fuertes y originarios como para empujar hacia valoraciones contrapuestas y para transvalorar, para invertir valores eternos; a precursores, a hombres del futuro, que aten en el presente la coaccin y el nudo, que coaccionen la voluntad de milenios a seguir nuevas vas. Para ensear al hombre que el futuro del hombre es voluntad suya, que depende de una voluntad humana, y para preparar grandes riesgos y ensayos globales de disciplina y seleccin destinados a acabar con aquel horrible dominio del absurdo y del azar que hasta ahora se ha llamado historia el absurdo del nmero mximo. Friedrich Nietzsche El siglo XX ha visto nacer y morir a los hijos de Hegel, los ltimos hombres de la raza de los catilinarios1 . Quizs podamos decir que Mussolini fue como un nuevo Rienzi2 , el ltimo tribuno de la plebe. A los fascistas, Jules Monnerot los ha llamado los heterogneos subversivos3 . Quizs por ello, la historiografa de posguerra suele acercarse a los orgenes del fascismo, sin ser capaz de sustraerse al conocimiento de los hechos posteriores. Este prejuicio ha impedido realizar una aproximacin objetiva a este movimiento poltico que arranc en la intelectualidad de izquierda francesa, en la generalidad de las obras publicadas. Si a esto le aadimos el empeo de los autores de dichas obras, en el esfuerzo de alejar al fascismo de sus orgenes socialistas e izquierdistas, para borrar, o al menos disimular, toda relacin entre fascismo e izquierda, podremos entender mejor la pobreza intelectual de la mayor parte de lo publicado. Slo hay una verdad admisible desde la hegemona cultural y acadmica de la izquierda: el fascismo es parte de la extrema derecha como una reaccin de los intereses reaccionarios del capitalismo pequeo burgus, y a la derecha debe serle atribuida su paternidad en exclusiva. Toda otra razn es antidemocrtica y hertica, y sita al que al realiza en el revisionismo y el neofascismo y, por ende, lo convierte en un excluido social y cultural y en un delincuente poltico. 3. 3 I. Antecedentes. Acercarse con curiosidad al fascismo no es fcil. Son muchas las dificultades que se alzan entre el afn de conocimiento de las generaciones nacidas despus de la Segunda Guerra, y una informacin veraz y exacta del fenmeno fascista. Entre todas las dificultades, la primera que hallamos es la prdida de significado del trmino fascista, que como significante no pasa de ser un epteto vaco de contenido real, generalmente asimilado al empleo ilegtimo e irracional de la violencia o al carcter autoritario de una persona o institucin, independientemente de cual sea su ideologa o significado poltico. Lo mismo sirve para descalificar al concejal de un municipio que pretenda establecer una medida contraria a la opinin de quin utiliza el trmino, que a la dictadura que haga al caso, ya sea el militar de una repblica bananera o el reyezuelo tribal de alguna repblica de reciente invencin del frica negra. Utilizada as, esta expresin descalifica intelectualmente ms al que la lanza como ofensa, generalmente el menestral de turno, que al que lo recibe generalmente como un tremendo insulto a travs del que se le imputa la sntesis de todas las maldades. La segunda dificultad, que slo surge para aquellos que intentan forjarse su propio criterio, radica en la obtencin de informacin veraz y suficiente entre el aluvin de propaganda generado por las potencias vencedoras en la ltima guerra mundial, y las apologas carentes de rigor de grupsculos ms cercanos a fenmenos sociolgicos delictivos que al mbito de lo poltico. Superadas las anteriores, surge la tercera y quizs ms importante, la de establecer qu es realmente el fascismo. Es posible dar una definicin del mismo? Pueden englobarse en una misma categora sistemas y regmenes tan dispares como el de la Espaa de Franco y el heterogneo y confuso ideario del partido falangista que le sirvi de soporte, el "Estado Novo" de Salazar, la Croacia de Ante Pavelic, la Francia petenista o la del antiguo comunista Doriot, o los clsicos: el nacionalsocialismo alemn y el fascismo italiano?. Parece difcil, cuando menos, lograr reducir a la unidad en una categora sistemtica lo que ya naci como cauce de muy diversas corrientes, procedentes casi todas ellas del romanticismo y del irracionalismo del siglo anterior. Quizs pueda afirmarse, sin intencin de dar una definicin completa y acabada, ni de polemizar, que el fascismo es fundamentalmente un intento de dar respuesta a los problemas del hombre desde una perspectiva comunitaria, no 4. 4 colectivista, en la que el elemento espiritual y psicolgico de los hombres no sea ignorado. Mas, Cmo surgi el fascismo?. Pocos recuerdan que el fascismo tuvo su origen en una convergencia de muy distintas ideas, hechos y circunstancias sociales. En cuanto a las ideas, su paternidad debe atribuirse por igual al romanticismo nrdico y a la idea de romanidad clsica, y si no siempre los fascistas reconocieron la paternidad de Hegel o de Nietzsche, ninguno neg la de Spengler que estaba en el espritu de la poca. El Fascismo vena a representar un regreso a lo sacro y al misticismo, frente al ideal agnstico o ateo del Liberalismo o del Marxismo. El mismo lxico fascista toma elementos teolgicos para su formacin, como el carcter "carismtico" de sus lderes. Respecto a los hechos, el fascismo no puede ser concebido sin la Gran Guerra y la crisis del liberalismo y del socialismo, que dar lugar al socialismo revolucionario tanto en la vertiente internacionalista del comunismo sovitico, como en el del socialismo nacionalista conocido bajo el nombre de fascismo. Por ltimo, en cuanto a las circunstancias sociales, debe recordarse la crisis espiritual de Europa que se traducir en la decadencia de las Artes, provocada por el marchantismo extraeuropeo y las vanguardias decadentes, que representarn una ruptura con los sentimientos populares, que slo ser parcialmente salvada por la incorporacin de las nuevas artes y tcnicas del cine o la publicidad, as como por el empleo por primera vez, masivo y moderno, de los medios de comunicacin. El fascismo, que pretenda ser una jerarqua, una tradicin y un culto a la autoridad, supo hallar el equilibrio entre una absoluta modernidad en un marco tradicional de retorno a la esencia de cada pueblo, complacindose, en el caso italiano, en escoger como teln de fondo de sus celebraciones pblicas las ms genuinas ruinas romanas. Pero entremos en la poca. 5. 5 II. El tiempo previo a la Gran Guerra: la crisis del socialismo. En 1913, Mussolini era uno de los ms radicales dirigentes del Partido Socialista Italiano y el joven director del diario del partido, el Avanti, en l escriba: "Nosotros consideramos los acontecimientos con una satisfaccin legtima, la misma satisfaccin que ha de sentir el artista contemplando su propia obra. Si el proletariado italiano est adquiriendo una psicologa, ms ofensiva y feroz, se lo debe a nuestro peridico". En aquel tiempo, el que sera Duce del fascismo, consolidaba su posicin en el Partido Socialista e impona la radicalizacin revolucionaria del socialismo en Italia. An no haba sonado en Sarajevo el pistoletazo que acabara con la vida del Archiduque Francisco Fernando, heredero de la corona del Imperio Austrohngaro, y con la poltica al modo en que era entendida en el S. XIX, dando la seal de salida al concepto de poltica absoluta e inmisericorde que ha caracterizado al S. XX. En 1914 los trabajadores de todos los pases europeos, marcharan a los frentes de batalla marcando con su paso, el fin del internacionalismo socialista, dejando el socialismo convertido en mera pantomima socialdemcrata dominada por la masonera. El 18 de Octubre de este ao crucial, en las pginas del socialista Avanti, su director Mussolini dir: "Es que queremos ser, como hombres o como socialistas, espectadores inertes de este drama grandioso?". Dos das des