Mأ©todos de Evaluaciأ³n de impactos 2018-07-30آ  Mأ©todos de Evaluaciأ³n de impactos...

download Mأ©todos de Evaluaciأ³n de impactos 2018-07-30آ  Mأ©todos de Evaluaciأ³n de impactos medioambientales

If you can't read please download the document

  • date post

    10-Feb-2020
  • Category

    Documents

  • view

    0
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Mأ©todos de Evaluaciأ³n de impactos 2018-07-30آ  Mأ©todos de Evaluaciأ³n de impactos...

  • Métodos de Evaluación de impactos medioambientales

    Manuel de Mir6 OreU Antoni F. Tulla

    Universidad Autónoma. Barcelona

    Los efectos de la acción humana sobre el medio natural son cada vez más importantes. Desde el proceso creciente de urbanización hasta la presión sobre los espacios vírgenes más alejados de las grandes concentraciones urbanas, se obser- va una mayor dependencia del medio físico respecto a la actividad humana. Sin ser el objeto específico de esta ponencia posemos afirmar que desde finales del siglo XVIII, pero principalmente durante el siglo XIX, se plantea claramente la inter- acción entre la sociedad humana y el medio natural con las limitaciones de todo ti- po que ello comporta.

    El economista Adam Smith (1776) presenta a la naturaleza como un bien escaso cuyo precio no se fijará en función de algún tipo de coste sino según la demanda que exista de la misma. Para David Ricardo (1817), de la misma escuela económica, es evidente que la naturaleza sufre un proceso de obsolescencia por su uso. En este sentido plantea que existe un rendimiento decreciente de la tierra dedicada a usos agrarios ya que siempre hay un límite a partir del cual el aumento de la producción es menos que el de los factores utilizados.

    El geógrafo Alexander von Humboldt (1808), realiza una sistematización de los conocimientos sobre el medio natural en uno de los primeros intentos de esta- blecer criterios científicos. En su pensamiento se presenta la relación hombre-na- turaleza como el elemento principal en la estructura geográfica del planeta tal co- mo aparece en sus estudios sobre las relaciones entre población y recursos agríco- las. Este análisis sobre las limitaciones entre población y recursos será utilizado por el economista de la escuela clásica inglesa Thomas R. Malthus (J. GOMEZ MENDOZA et ,al., 1982) en la elaboración de su ensayo sobre la población.

    El biólogo Charles Darwin(1859) al presentar su teoría de la evolución de las especies consolidó el enfoque positivista en la relación entre el medio físico y la especie humana en el contexto de un análisis racional de la adaptación y se- lección natural de los seres vivos. Para e1 autor marxista Frederic Engels, en su obra Dialéctica de la Naturaleza (1873-1886), a mediados del siglo XM se consolida la visión de la naturaleza a través del desarrollo histórico superando la consideración de una mera distribución espacial, en sentido estático, para todas las kpocas. Las Ciencias Naturales, revolucionarias en sus nuevos planteamientos, tu- vieron que enfrentarse a una coricepción conservadora al máximo en la que todo permanecía inmutable en el ticnipo.

  • 390 Miró. M de. v Tulla. A. F.

    La dialéctica hombre-naturaleza debe considerarse que está en los cimientos del proceso de desarrollo y transformación de las sociedades humanas. La naturale- za es una fuente de recursos para la población, pero ésta también forma parte de la naturaleza en cuanto configura un ecosisterna. Eugkne P. Odum (1969) nos define un sistema ecológico como cualquier área de la naturaleza que incluye organismos vivos y sustancias abióticas interactuando entre si para producir un intercambio de materiales entre las partes viva y no viva.

    El ecosistema como modelo presenta dos características fundamentales: la posibilidad de aplicarse a cualquier ámbito con independencia de la escala así como la reciprocidad entre las partes viva y no viva del sistema. Esta influencia y inodi- ficación mutua genera un proceso de transformación de los ecosistemas. Situación dinámica que pone en primer plano la delimitación de los elementos y las relacio- nes en los ecosistemas que en un sentido amplio podríamos considerar como los factores ambientales.

    Hay dos enfoques que debemos remarcar en el estudio de los ecosistemas. En primer lugar, el análisis de los flujos de energía dentro y fuera del sistema; y, en segundo lugar, el estudio de modelos aplicados al uso de recursos para satisfacer las actividades humanas. Estos enfoques plantean la existencia de unos factores li- mitativos que sobrepasados unos límites pueden significar la destrucción del eco- sistema si no funcionan los mecanismos de regulación (1. SIMMONS, 1981). La acción del hombre sobre los ecosistemas, especialmente en los modelos de uso de recursos, puede hacer variar estos límites. Es en este sentido que parece adecuado introducir el concepto de medio ambiente como entorno vital que interacciona con el individuo y la comunidad humana, tanto en el ámbito espacial como en los pro- cesos temporales.

    En la perspectiva de la sociedad humana, como sujeto, el medio ambiente se concibe como un sistema dinámico que abarca elementos físico-químicos, bio- lógicos, socio-económicos y culturales considerados en su conjunto e interrelacio- nados. Sin embargo, lo que caracteriza a los estudios medioambientales es el crite- rio de racionalidad en el aprovechamiento de los recursos así como la valoración del impacto de la acción humana sobre el medio ambiente en cuestión. (T. O'RIORDAN, 1981). Estos estudios analizan elementos objeto de muy diversas disciplinas, al mismo tiempo que se precisa un trabajo pluridisciplinar, en equipo, entre especialistas.

    Si desde finales del siglo XVIII ya sc constata un interés por la relación entre medio natural y acción humana, tal como dijimos anteriormente, no será hasta la década de 1969-69 cuando se genera una conciencia del impacto de dicha acción en el medio ambiente. El interés por la calidad del medio ambiente se desa- rrolla primero en los países industriales desarrollados, tanto entre el mundo aca- démico como entre los medios de comunicación (F. SANDBACH, 1980). Los le- gisladores se verán obligados a considerar los razonamientos y objeciones de es- tos colectivos, pudiendo afirmarse que será en los E.E.U.U. de Norteamérica donde se promulga, en enero de 1970, la primera ley que recoge la problemática que afec- ta al medio ambiente, los impactos sobre el mismo y la necesidad de evaluarlos,

  • Métodos de evaluación de imuactos medioambientales 391

    así como las acciones para compensarlos. La National Environmental Poli- cy Act -NEPA- (F.R. ANDERSON, 1973). Desde esta primera ley se promulgaron otras en los países desarrollados de Norteamérica y Europa, aunque primero fueron de tipo sectorial como la ControI of PoIIution Act en 1974 en la Gran Bre- taña, y después de carácter más general siguiendo el modelo de la NEPA.

    El aspecto institucional más importante es la creación de organismos gu- bernamentales dedicados específicamente a controlar y preservar el medio ambiente así como evaluar los impactos que la acción humana comporta. En el año 1976 el informe de las Naciones Unidas sobre Programas Medioambientales (UNEP) puso de manifiesto que 70 países, entre un centenar, habían creado organismos centralizados tales como el Departament of the Environment (Departamen- to del Medio Ambiente) o la Environmental Protection agency (Instituto para la protección de1 Medio Ambiente) en la Gran Bretaña y los E.E.U.U. de Nor- teamérica respectivamente. Solamente 28 de los países malizados no las tenían, los cuales pertenecían mayoritariamente al mundo en vías de desarrollo (UNEP, 1976).

    Sin embargo, el hecho más importante es la implantación, primero por re- comendación y después por ley, de los environmental inzpact statements (EZA).(Evaluación del Impacto Ambiental -EIA-), en base al desarrollo de la NEPA, que ya eran 8.700 casos en 1974 (D. NELKIN, 1977). Las EIA deben docu- mentar los efectos probables de una acción humana, programada o no, sobre el medio ambiente y plantear cualquier alternativa posible; valorando en cada caso el impacto de la acción propuesta y las variaciones que comportan estas alternativas, Al mismo tiempo, estos estudios deben especificar cualquier repercusión, a corto y largo plazo.

    2.- TENDENCIAS IDEOLOGIC AS EN RELACION AL MEDIO AMBIENTE

    De acuerdo con el análisis realizado por C. McConnell (1971), podemos afirmar que el moderno en vironme n t alism (ecologismo) refleja la evolución de dos líneas de pensamiento que surgieron con e1 nacimiento de los movimientos para la conservación dcl medio natural aunque, como hcmos indicado anteriormen- te, sus antecedentes intelectuales puedan encontrarse en obras realizadas hace casi dos siglos.

    Una de estas líneas de pensamiento puede identificarse como e1 ecocen- tric mode (perspectiva ecocéntrica) que consiigera la existencia de un orden natu- ral, donde todos los elementos están sujetos a leyes naturales, que se mantiene en un delicado y perfecto equilibrio mientras no interviene la acción humana con to- da su ignorancia y presunción (G. McCONNELL, 1975). A pesar de las medidas compensatorias, los desequilibrios que se generan en el medio ambiente van des- truyendo el orden natural hasta que se llegue a la destrucción de la humanidad y el medio en el que vive. Por esta actitud pesimista, S. Cotgrove (1982) denomina ca- tastrófica a la perspectiva ecocéntrica.

  • 392 Miró. M de. y Tulla. A. F.

    La otra línea de pensamiento corresponde al technocentric mode (pers- pectiva tecnocéntrica) que puede caracterizarse como la aplicación de técnicas de gestión y científicas, racionales y sin presupuestos ideológicos, por parte de una élite profesional, quienes consideran el medio ambiente natural como un objeto neutro del que la humanidad puede beneficiarse como mejor le plazca (S.P. HAYS, 1959).

    2.1 .- Ecocentrismo y tecnocentrismo El ecocentrismo pone el acento e