La Fronda Aristocrática en Chile

download La Fronda Aristocrática en Chile

of 31

  • date post

    14-Jul-2016
  • Category

    Documents

  • view

    7
  • download

    1

Embed Size (px)

description

La Fronda Aristocrática en Chile, es una historia de constantes conflictos con las autoridades de los gobiernos. . Esta Fronda, no tuvo sus comienzos como las de Europa en derrocados señores feudales, sino más bien esta formada por una aristocracia mixta, en las cuales podemos identificar familias de conquistadores y encomenderos que se mezclaron con chilenos algo mas ilustrados, estas uniones de familias, dieron origen a un dominio económico por parte de ellas, el mercantilismo de la época ayudo en ello.

Transcript of La Fronda Aristocrática en Chile

La Fronda Aristocrtica en Chile, es una historia de constantes conflictos con las autoridades de los gobiernos. Esta Fronda, no tuvo sus comienzos como las de Europa en derrocados seores feudales, sino ms bien esta formada por una aristocracia mixta, en las cuales podemos identificar familias de conquistadores y encomenderos que se mezclaron con chilenos algo mas ilustrados, estas uniones de familias, dieron origen a un dominio econmico por parte de ellas, el mercantilismo de la poca ayudo en ello. Aquellos hombres dominaban socialmente el pas debido a su formacin, sus hbitos, su influencia y poder. Este poder se hizo notar cuando Napolen Bonaparte, toma prisionero al Rey Fernando VII, la Elite Criolla, reacciona ante las juntas (espaolas) que se formaban como consecuencia de la detencin del Rey, ya que esta senta el derecho de participar de las juntas al igual que los espaoles. Mientras iban pasando los das la elite criolla paso de ser moderada a exaltada, en una primera instancia buscaban resguardar los intereses del rey, sin embargo trabajaban para lograr la independencia. Desde entonces existira una lucha de clases, que se vera reflejada en una guerra civil. Los grandes y poderosos Seores Chilenos ya eran una clase poltica y no podan dejar pasar la oportunidad, es as como el 18 de septiembre de 1810 se renen en laprimera Junta Nacional de Gobierno y como dice el autor desde aquella fecha Chile tubo todos los caracteres de una Fronda Aristocrtica.Ya haba pasado un ao, desde que se conoce la primera junta, donde se hace alusin a la independencia de chile, cuando aparece el personaje de Jos Miguel Carrera, el caudillo militar que ejerci el poder de forma absoluta. El hizo del pas una Fronda revolucionaria, mientras que por otro lado Diego Portales (otro importante actor y a quien el autor hace alusin de forma reiterativa en el texto) quien reestableci la tradicin de Estado que segn afirma el autor se haba perdido mientras se organizaba el pas.A medida que el pas iba progresando, naci una clase media conformada por comerciantes, funcionarios, magistrados, sin embargo el gobierno no se vio aludido por ello y en ningn caso su poder fue disminuido, desde entonces esta clase se convirti en el arma secreta de Manuel Montt, luego de Balmaceda y ms tarde de todos los gobiernos del pas.

La evolucin del pas, cuenta a dems con la creacin del congreso, donde Manuel Camilo Vial, tuvo una gran participacin y tambin su familia, donde algunos nombres quedan olvidados causando una gran reaccin por parte de Manuel Montt, (Portaliano) en estas elecciones logran triunfar aquellos liberales como Gallo, Garca Reyes, Tocornal entre otros, parael Gobierno era una tragedia, este hito marco el verdadero hecho revolucionario, las facciones haban desaparecido para dar origen a los partidos polticos.El conservadurismo nace tras la prolongada anarqua, segn Edwards aquellos hombres eran tipos ordenados con criterio su idea central era el orden ante al caos, al conservadurismo se le unen pelucones, estanqueros (de la lnea de Portales) y pipiolos moderados. Mientras tanto los liberales constituyen un grupo muy reducido de personas. Una de las principales discrepancias entre ambas facciones era la perspectiva religiosa, que es el principal factor de las fusiones aristocrticas de la poca.El poder que tenan los presidentes era casi absoluto, mientras que las clases medias no eran mas que seres obedientes ante los gobiernos, como dice el autor esta etapa de sumisin caracteriza la primera etapa de nuestra Repblica en forma. Sin duda alguna el autor hace una analoga en como nuestro pas se comporta como si estuvisemos en una monarqua por el esfuerzo que hizo portales en reconstruir el orden del pas.Lo que el autor llamo Fronda Aristocrtica fue una lucha constante entre clases pertenecientes a nuestra oligarqua y como ellas discreparon contra el poder absoluto de los presidentes que lideraron el pas. Y mas aun contra la plutocracia burguesa que se dio por tantos aosAlberto Edwards Vives vivi una poca en que la oligarqua gobernante en Chile haba cado en una actitud poltica y social de frivolidad y descuidado los asuntos pblicos. Esto lo afect profundamente. En varios de sus ensayos, escritos entre 1903 y 1927, hizo un anlisis de la historia de Chile republicano donde sostena que la mejor poca de esta fueron los decenios autoritarios, porque un estadista de genio, Diego Portales, impuso el principio de autoridad, lo que permiti que el siglo XIX chileno fuese una poca de orden y progreso, en contraste con la realidad que se viva a comienzos del siglo XX. El ensayo histrico donde mejor expres estas ideas fue La fronda aristocrtica. El que, sin embargo, no traa una visin muy novedosa. Edwards ya haba expresado esas ideas en ensayos anteriores. El aporte intelectual de La fronda parte del hecho que recoge las ideas de varios autores extranjeros, pero en especial las de Oswald Spengler, cuyas categoras de anlisis histrico us Edwards explcitamente. En este trabajo se analizan una por una en cuanto fundamento del libro.

A. LA POCAAlberto Edwards Vives, aunque desempe muchos cargos y oficios y tuvo mltiples intereses, fue, en lo esencial, un poltico y un ensayista histrico. Comencemos este estudio con una breve descripcin del mundo poltico y el momento histrico que le toco vivir a Edwards, pues quiz este fue, en parte al menos, el responsable de muchas de las opiniones que defendi en La fronda aristocrtica.El llamado perodo parlamentario chileno se dio para algunos autores entre 1861 y 1924, para otros -la mayora- entre 1891 y1924. Chile, aparentemente, viva en paz. Los poderes pblicos se renovaban respetando los mecanismos constitucionales, aunque ms en la forma que en el fondo, ya que el cohecho, la intervencin electoral y el cacicazgo poltico eran vicios incorporados al sistema. De modo que la oligarqua segua monopolizando el poder poltico, pero a diferencia de los gobiernos autoritarios de los decenios 1831-1871, lo haca colectivamente y no a travs de la figura central de uno de sus miembros en el cargo de Presidente de la Repblica. El poder presidencial haba disminuido considerablemente como consecuencia de las reformas que se haban hecho a la Constitucin de 1833. Sin embargo, ms all de esas reformas -despus de 1891- el cambio fue mayor, pero no como consecuencia de nuevas alteraciones a la Carta Fundamental. Desde aquel ao el sistema parlamentario se bas en algunas prcticas polticas que el Congreso utiliz en su favor y que fueron las que efectivamente le permitieron controlar el poder poltico, aunque al tenor literal de la Constitucin de 1833 se siguiera en un rgimen presidencial.Una de las prcticas que disminuy considerablemente la autoridad presidencial fue la facultad que el Parlamento adquiri de derribar los gabinetes por medio de interpelaciones que obligaban a los ministros a concurrir al Congreso para desvirtuar cargos en su contra, quitndoles mucho tiempo y crendose as un sistema de votos de confianza o censuras que provocaban su cada. Otra fue la facultad para retardar las leyes peridicas queaprobaban el presupuesto, las contribuciones y algunas leyes referentes a las Fuerzas Armadas.Finalmente, tambin fue un mecanismo tpico del parlamentarismo, usado frecuentemente por las minoras, el aprovechar la inexistencia de un mecanismo de clausura del debate, el que prolongaba indefinida y artificialmente para impedir la aprobacin de una ley.De este modo, el sistema poltico, entre 1891 y 1920, se hizo inoperante para aplicar y mantener polticas de mediano y largo plazo. La situacin responda a una actitud cultural de la clase dirigente que haba cambiado su estilo de vida, evolucionando desde la austeridad observada en el siglo XIX hasta el culto al lujo y la frivolidad, aunque una parte de ella conservaba an algo del espritu cvico que antes la caracterizara. Las crisis de gabinete, los duelos verbales en el Congreso, incluso las elecciones mismas eran vividas como algo en que lo no se arriesgaba nada definitivo.Este panorama de ausencia de una autoridad fuerte y con capacidad de conduccin fue lo que ms desesper a Alberto Edwards, un hombre, en el que, como dice Ral Silva Castro, tuvo invariablemente "una doctrina coherente y sistemtica que no deja un solo instante () esa doctrina se reduce a la autoridad"1. Ya veremos como el propio Edwards lo afirma taxativamente en La fronda aristocrtica.La aparente calma y solidez poltico-social tena, adems, mucho de ficticio. El orden interno se vio alterado por huelgas, motines y masacres obreras, las que ciertamente marcaron de manera imborrable lapoca; pero estos conflictos no lograron perturbar la marcha institucional. Tampoco se vio turbada la paz exterior y Chile preserv su soberana en medio del respeto, si no siempre de la amistad, de sus vecinos y de la comunidad internacional.Durante el Parlamentarismo los partidos polticos representados en el Congreso pasaron a ser los principales actores del panorama pblico. Adems, durante la administracin de Jorge Montt (1891-1896) se aprob, por obra principalmente del poltico conservador Manuel Jos Irarrzaval, la ley de la Comuna Autnoma, que modificaba el sistema de administracin municipal, descentralizndolo. Esta ley signific que el control de las elecciones pas de las manos del Presidente de la Repblica a la de los caciques locales representantes, a su vez, de los partidos polticos.Entre 1891 y 1920 los partidos ms importantes tuvieron escasas diferencias doctrinarias. De hecho, todos estuvieron inspirados por el pensamiento liberal y no se dieron entre ellos proyectos de sociedad distintos, sino en matices. Sin embargo, persisti la pugna laico-clerical, la que, si bien implicaba diferencias en relacin a como se conceba el vnculo entre el Estado, la Iglesia Catlica y la sociedad civil, haba perdido la virulencia que la caracterizara durante el siglo anterior. Otra pugna que sacudi al ambiente poltico de entonces fue la existente entre "oreros" y "