Financiamiento de los centros histricos de Amrica Latina ... de los centros histricos de Amrica...

download Financiamiento de los centros histricos de Amrica Latina ...  de los centros histricos de Amrica Latina y El Caribe Fernando Carrin M., editor

of 43

  • date post

    06-Mar-2018
  • Category

    Documents

  • view

    215
  • download

    2

Embed Size (px)

Transcript of Financiamiento de los centros histricos de Amrica Latina ... de los centros histricos de Amrica...

  • Financiamiento de loscentros histricos de

    Amrica Latina y El Caribe

  • Financiamiento de loscentros histricos de

    Amrica Latina y El Caribe

    Fernando Carrin M., editor

  • De la presente edicin:FLACSO, Sede EcuadorLa Pradera E7-174 y Diego de AlmagroQuito EcuadorTelf.: (593-2-) 323 8888Fax: (593-2) 3237960www.flacso.org.ec

    Lincoln Institute of Land Policy113 Brattle StreetCambridge, MA 02138-3400Telf. 617/661-3016 or 800/LAND-USE (800/526-3873)Fax: 617/661-7235 or 800/LAND-944 (800/526-3944)Email: help@lincolninst.eduhttp://www.lincolninst.edu/

    ISBN: 978-9978-67-127-6 Diseo de portada e interiores: Antonio MenaImprenta: Rispergraf Quito, Ecuador, 20071. edicin: marzo, 2007

  • ndice

    Presentacin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7

    IntroduccinEl financiamiento de la centralidad urbana: el inicio de un debate necesario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9Fernando Carrin

    EL FINANCIAMIENTO DE LA CENTRALIDAD URBANA EN AMRICA LATINA

    Dime quin financia el centro histrico y te dir qu centro histrico es . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25Fernando Carrin

    Agenda urbana y financiamiento de centros y centralidades en Amrica Latina y el Caribe: una relacin deficitaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59Ricardo Jordn y H. Maximiliano Carbonetti

    El financiamiento de la revitalizacin urbana en Amrica Latina: una revisin de la teora y la prctica post 1980 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77Slvio Mendes Zancheti

    ESTUDIOS DE CASO SOBRE FINANCIAMIENTODE LAS CENTRALIDADES URBANAS

    Anlisis y evaluacin de dos modelospara el financiamiento del centro histrico

    de la ciudad de Mxico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113Manuel Perl Cohen, Juliette Bonnaf

  • Reflexiones sobre las polticas de recuperacin del centro (y del centro histrico) de Bogot . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151Samuel Jaramillo

    Financiamiento de centros histricos: el caso del Centro Histrico de Quito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203Pablo Samaniego Ponce

    Estrategias para el desarrollo de viejas y nuevas centralidades urbanas en Santiago de Chile . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245Alfredo Rodrguez, Paula Rodrguez y Ximena Salas

    El casco histrico de Buenos Aires. Fuentes de financiamiento, programas y proyectos de intervencin patrimonial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287Ral Fernndez Wagner

    El financiamiento de la revitalizacin de los centros histricos de Olinda y Recife: 1979 2005 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 349Slvio Mendes Zancheti

    REFLEXIONES SOBRE CENTRALIDADES

    Breves trazos sobre el financiamiento del centro histrico de Montevideo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 381Salvador Schelotto

    Mecanismos financieros aplicados en la rehabilitacin del centro histrico de La Habana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 391Patricia Rodrguez

    El Programa de rehabilitacin del centro histrico de Quito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 403Edmundo Arregui

    El centro histrico de Cartagena de Indias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 413Aracelli Morales

  • Estudios de caso sobre financiamiento de las centralidades urbanas

  • 113

    Introduccin

    El centro histrico de la Ciudad de Mxico comenz a generar una aten-cin creciente de las autoridades federales y locales hacia comienzos de losaos setenta. Desde aquel entonces se aplicaron distintos programas yfinanciamientos pblicos para rescatar y desarrollar esta zona patrimonialubicada en el corazn de la capital del pas. Estas acciones, aplicadas bajoel concepto de la rectora del Estado (en algunos casos del gobierno fede-ral, en otras del gobierno local), han tenido diversos resultados cuya eva-luacin definitiva an est por hacerse. En aos recientes, sin embargo, elrescate del centro histrico ha experimentado un nuevo modelo de inter-vencin que se caracteriza por el liderazgo que promueve la intervencindel sector privado, en particular de un grupo reducido de empresariosentre los que destaca la figura del Ing. Carlos Slim, el hombre ms rico deMxico, y principal accionista de Telfonos de Mxico, Inbursa y otrasempresas mexicanas.

    Nuestra hiptesis central es que en el caso de la Ciudad de Mxico,tanto el Ing. Slim como otros inversionistas son los que han dominado elsentido y la orientacin del programa de financiamiento de rescate delcentro histrico en aos recientes (20012006), y que sus iniciativas ylineamientos han establecido la pauta que ha seguido el sector pblico yotros actores que son partcipes de los esfuerzos de rescate del centro his-trico, lo que prefigura un modelo de intervencin en el financiamientode los centros histricos que merece ser conocido, discutido y evaluado.

    Anlisis y evaluacin de dos modelos para el financiamiento del centro histrico de la Ciudad de Mxico

    Manuel Perl Cohen, Juliette Bonnaf

    dcnobleCuadro de textoPerl Cohen, Manuel; Bonnaf, Juliette (2007). Anlisis y evaluacin de dos modelos para el financiamiento del centro histrico de la ciudad de Mxico. En Financiamiento de los centros histricos de Amrica Latina y El Caribe, ed. Fernando Carrin, 113-149. Quito: Serie Foro FLACSO.

  • En este ensayo analizaremos el modelo de intervencin pblico queprecedi al aplicado en los ltimos aos y se revisarn las razones de surelativo fracaso a pesar de aspectos experimentales y novedosos en los ins-trumentos aplicados. Veremos el cambio de actitud del actor pblico araz de la inversin privada en la zona en estos ltimos cinco aos.Procuraremos explicar este cambio y evaluarlo en trminos tanto urbans-ticos como polticos.

    Planteamientos del modelo clsico de financiamiento

    Desde la descentralizacin de varias competencias del gobierno federal algobierno local en Mxico, como en la mayora de los pases de AmricaLatina, el gobierno local tiene a su cargo, entre otras cosas, el buen funcio-namiento de la ciudad en su territorio, y la revitalizacin de su centro his-trico. Esto significa, en la zona que nos interesa, la rehabilitacin de susespacios pblicos, el adecuado funcionamiento de los servicios pblicos, laincitacin a vivir en el rea, la conservacin de su patrimonio (responsabi-lidad compartida con el gobierno central). Esto implica que el gobiernolocal trabaje para su centro histrico en materia de planeacin y programas,asigne los presupuestos correspondientes para poder llevar a cabo de mane-ra exitosa las polticas de rehabilitacin y desarrollo de sus barrios antiguos,y asigne recursos fiscales para la rehabilitacin de su centro histrico.

    En este sentido, el gobierno local debe estar dispuesto a sobrellevarprdidas con el objeto de generar las externalidades requeridas para laconservacin sustentable del centro histrico. La conservacin de un reahistrica en general requiere recursos financieros significativos, en sumayor parte pblicos (aun cuando en ocasiones se forman sociedadespblicoprivadas). Las intervenciones se justifican con base en el valor deexistencia del patrimonio urbano, aunque tambin se subraya el impactoque tiene sobre el turismo (Rojas, 1998). La racionalidad econmica deestos proyectos es difcil de establecer en los corto y mediano plazos,dados los beneficios difusos que genera (aun cuando no sean necesaria-mente pequeos).

    El Gobierno Federal tambin tiene una responsabilidad que asumirfrente a la comunidad nacional e internacional, al haber promovido que

    114

    Manuel Perl Cohen y Juliette Bonnaf

  • el centro histrico de la Ciudad de Mxico sea declarado zona de monu-mentos histricos y patrimonio cultural de la humanidad. Esta responsa-bilidad puede expresarse en inversiones federales directas, as como pordos vas: el otorgamiento de incentivos fiscales mediante subsidios enimpuesto sobre la renta; el apoyo y aval a las solicitudes que hace elGobierno del Distrito Federal ante los organismos bilaterales y multilate-rales de cooperacin (Banco Mundial, UNESCO, Agencia Internacionalde Cooperacin Espaola, etc.).

    Los sucesivos gobiernos mexicanos, tanto locales como federales, hanasumido estas responsabilidades de manera desigual y con resultados dis-cutibles a lo largo de las tres ltimas dcadas. Esto explica en parte el esta-do deplorable en el que se encuentran amplias zonas del centro, tantoarquitectnica como socialmente. Sin embargo, existieron esfuerzos dereflexin y experimentacin de instrumentos financieros, como lo vere-mos en el caso de la transferencia de potencialidad. Evaluaremos si losexperimentos financieros han tenido o no un impacto relevante en lazona. El contexto internacional ha contribuido, con su estimulante emu-lacin, a la puesta en obra de financiamientos en el centro histrico de lacapital mexicana.

    El modelo mexicano ha seguido en sus grandes lneas el siguiente yclsico proceso (las reas histricas urbanas, tanto en ciudades europeascomo latinoamericanas, han conocido y/o conocen una evolucin simi-lar): en un primer tiempo se toma conciencia del valor del patrimonioedificado para la memoria colectiva, la identidad nacional, el desarrolloturstico. Esto suele suceder cuando los monumentos ya conocen ciertoestado de degradacin fsica y social. Se catalogan entonces y se inicia unlargo proceso de integracin a la planeacin urbana, de objetivos de res-cate y mantenimiento de edificios y zonas histricas. Una vez plasmadaslas intenciones de rehabilitacin y eventualmente desarrollo de los centroshistricos en la planeacin y normatividad oficial, surge un serio riesgo de