El “Sumak Kawsay o Buen Vivir” y “Suma Qamaña o Vivir Bien” en los proyectos emancipatorios...

of 23/23
El “Sumak Kawsay o Buen Vivir” y Suma Qamaña o Vivir Bien” en los proyectos emancipatorios de Nuestra América. Publicado en la Revista Cubana de Ciencias Sociales, N° 43, del Instituto de Filosofía de Cuba, La Habana, 2012. Por Gabriela Quezada Calderón. Asambleísta Constituyente del Ecuador (2007-2008), Psicóloga, Máster en Política y Sociales, Universidad de la Habana. [email protected]
  • date post

    04-Jul-2015
  • Category

    Documents

  • view

    3.112
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of El “Sumak Kawsay o Buen Vivir” y “Suma Qamaña o Vivir Bien” en los proyectos emancipatorios...

  • 1. El Sumak Kawsay o Buen Vivir y Suma Qamaa o Vivir Bienen los proyectos emancipatorios de Nuestra Amrica.Publicado en la Revista Cubana de Ciencias Sociales, N 43, del Instituto de Filosofa de Cuba,La Habana, 2012.Por Gabriela Quezada Caldern.Asamblesta Constituyente del Ecuador (2007-2008), Psicloga,Mster en Poltica y Sociales, Universidad de la [email protected]

2. La Constitucin del Ecuador (2008) inicia con un prembulo quemanifiesta: NOSOTRAS Y NOSOTROS, el pueblo soberano del Ecuador ()Decidimos construir Una nueva forma de convivencia ciudadana, endiversidad y armona con la naturaleza, para alcanzar el buen vivir, el SumakKawsay; (). Junto con la Constitucin Boliviana que se gest con anterioridad(y entr en vigencia el 2009), particularizan la senda de cambios soberanosque han coloreado nuestro continente en un tiempo reciente y se hanreconocido como proyectos con profundo sentido emancipatorio. Lo singularcon respecto a ambos textos constitucionales es que comparten un tinteidentitario inomitible al momento de aproximarnos a ellos, analizarlos o, almenos, caracterizarlos as sea brevemente. Este ingrediente endgenocorresponde al legado que ha encontrado dilogo con el pensamientoeuroccidental que, por siempre, los ha subyugado ante tal visin dominante. Esel legado indgena formalizado en las conceptualizaciones de Buen Vivir oSumak Kawsay y Vivir Bien o Suma Qamaa.El hecho de que estas expresiones sobre nuevas nociones para el logro de unaconvivencia social satisfactoria, entendida como la relacin recproca entre losseres humanos en/con la naturaleza, sea reconocido en diversas culturasindgenas de los Andes1, nos lleva a interrogarnos sobre los antecedentes queexplicaran su promulgacin a nivel Constitucional.El altsimo porcentaje de poblacin indgena existente segn el censo realizadosobre la Real Audiencia de Quito por orden de los Borbones, antes de laindependencia, estimaba que de un total de 439.000 personas, 63% eranindgenas, 26% criollos peninsulares y mestizos, y un 11% de castas y negros.Durante el siglo XIX el mestizaje se increment notablemente y el decaimiento1Indica el intelectual ecuatoriano, Acosta (2011) que el anclaje del Buen vivir no se encuentranicamente en estas culturas, sino que incorpora principios filosficos aristotlicos, marxistas,ecolgicos, feministas, humanistas, entre otros. Con lo cual coincide Torosa (2011). 3. de la identidad indgena tambin, al punto de que personas con ascendenciaindgena directa se reconocan como mestizos no como indgenas. En parte, larecuperacin de la conciencia de la identidad indgena, aquel sentimiento deuna suerte de derecho de existencia, guarda relacin con el surgimiento deorganizaciones indgenas que promovieron su agrupamiento y alentaron luchaspor reivindicaciones, notando un cambio en la auto-percepcin negativa quetenan de s, as como en la que les atribua la sociedad. Durante el siglo XX sedieron importantes pasos de estrechamiento de la poblacin indgena, comopoblacin activa, en la sociedad ecuatoriana por medio de la escolarizacin,derecho al voto, exigencia de respeto en los espacios pblicos, aprobacin dela educacin bilinge intercultural2(Bottasso, 2011). La construccin de tejidosorganizativos puede inscribirse a partir de la segunda mitad del siglo XX con elsurgimiento de la FEI (Federacin Ecuatoriana de Indios), ECUARUNARI(Confederacin de pueblos de nacionalidad kichwa del Ecuador), laCONFENAIE (Confederacin de nacionalidades indgenas de la Amazonaecuatoriana), la CONACNIE (Consejo de coordinacin de las nacionalidadesindgenas del Ecuador) que a finales de la dcada de los ochenta sedenominar CONAIE (Confederacin de nacionalidades indgenas delEcuador).La consolidacin de la organizacin indgena se produce a partir de la dcadade los noventa, representando la primera fuerza de lucha social que en aquelentonces demandaba la recuperacin de tierras. Las organizaciones proletariasno lograron identificar con sus vindicaciones a los distintos sectores socialesque, en cambio, vieron en el movimiento indgena la articulacin de un discursoglobal, plural, cuyo eje no era ni etnocentrista ni monocultural, sino integrador ypoltico. A finales de este siglo, el cuestionamiento de la lucha social atacaba almodelo de democracia, de desarrollo y de Estado, configurndose lademanda del Estado Plurinacional; fue la fuerza indgena la que abander y seaglutin como oposicin a las medidas de corte neoliberal condicionados porlos organismos financieros internacionales. La referencia del movimientoindgena como principal fuerza de lucha que proclamaba nada slo para los2El educacin intercultural bilinge fue aprobada durante el gobierno de Rodrigo Borja, en elao 1989 y extendida a todo el pas (Bottasso, 2011). 4. indios3se mantuvo hasta realizada la alianza poltica con Lucio Gutirrez,pacto que los debilit considerablemente. Es manifiesto que este tercerderrocamiento presidencial en el ao 2005, a diferencia de los anteriores, nofue protagonizado por el movimiento indgena sino por sectores ciudadanosheterogneos.4La recapitulacin de las demandas que tomaron fuerza durante los noventa enEcuador, se organiz en la figura del reciente lder Rafael Correa, quien en uncontexto de agotamiento del movimiento indgena surgi animando lasexpectativas de un desarticulado sentir ciudadano cuyo eje en comnreaccion contra la crisis econmica, pero sobretodo, democrtica einstitucional que se haba agudizado en los ltimos aos. La victoria de RafaelCorrea debe leerse a la luz de los acontecimientos en naciones hermanas enlas que ya haban triunfado gobiernos de carcter progresista. Los gobiernosde izquierda identificados con causas populares histricas, invisibilizadas ynegadas por regmenes anteriores de tipo populista y de derecha dieron salidaal vaco poltico fomentado por los anquilosados partidos polticos y unainstitucionalidad altamente deslegitimados.Los gobiernos en ascenso (Venezuela-Hugo, Bolivia-Evo, Ecuador-Rafael)abrieron la oportunidad de consolidar prcticas de debates nacionales conrepresentacin de las bases en los espacios de decisin de los proyectospolticos que el pas seguira para dar solucin a las problemticas de maneraprofunda. Con este fin se celebraron las Asambleas Constituyentes a cargo dela fundacin de un nuevo pacto social enfocado en los sectores humildes yexcluidos, entre un todo social enormemente fragmentado a causa de unacumulado de inequidades e injusticias histricas.Los aspectos sealados, en un contexto mundial impactado por la crisis delsistema capitalista neoliberal, crisis multisistmica, establecieron lascondiciones de posibilidad para la elaboracin de textos constitucionalesinnovadores, con un marcado carcter soberano, que fueron aprobadas con unaltsimo respaldo popular.3Ver Varios autores Nada solo para los indios: el levantamiento indgena del 2001: anlisis,crnicas y documentos, Ed. Abya-Yala, Quito, 2001.4Ver a Ramrez Gallegos, Franklin 2010. 5. Entendemos, entonces, cmo a partir de estos acontecimientos de tamaarelevancia para la acumulacin de fuerza social de cambio, contamos en laactualidad con Constituciones de incuestionable ruptura epistmica con elparadigma capitalista neoliberal que, esencialmente, se significan comoproyectos con sentidos de vida comn distinta.Desde un primer momento, la elaboracin de la Constitucin, al menos en elcaso ecuatoriano, origin controversias en el campo doctrinario del Derecho, dealguna manera result un cortocircuito en la lgica de la tradicin occidental yhabra que analizar, tambin, los impactos para las culturas indgenas cuyoprincipio de vida, hoy institucionalizado, se encuentra hace cientos de aosafianzado en sus saberes ancestrales cuya presencia vive en cada una de susexistencias y se ratifica en sus prcticas permanentes. El hecho es que elejercicio consuetudinario de la tradicin ancestral ha permeado en la mayor delas expresiones polticas de los dos pases -Ecuador y Bolivia- para llevarlas adefinirse como sociedades que dirigirn sus esfuerzos en la consecucin delBuen vivir o Sumak Kawsay (Ecuador) y el Vivir Bien o Suma Qamaa (Bolivia).La referencia a ambas conceptualizaciones en los respectivos textosconstitucionales refleja diferencias. En el caso de Ecuador, la Constitucinincorpora varios artculos con implicacin directa al Sumak Kawsay, lo cual nosucede en la Constitucin del Estado Plurinacional de Bolivia, donde consta unnico artculo que lo define como principio tico-moral, trmino que esexpresado en varias lenguas.5As, la Constitucin de Ecuador, proclama:Se reconoce el derecho de la poblacin a vivir en un ambiente sano yecolgicamente equilibrado, que garantice la sostenibilidad y el buenvivir, Sumak Kawsay (art.14).El territorio de las provincias amaznicas forma parte de un ecosistemanecesario para el equilibrio ambiental del planeta. Este territorioconstituir una circunscripcin territorial especial para la que existiruna planificacin integral recogida en una ley que incluir aspectossociales, econmicos, ambientales y culturales, con un ordenamiento5Realizan un anlisis sobre estas diferencias Gudynas y Acosta (2011). 6. territorial que garantice la conservacin y proteccin de susecosistemas y el principio del Sumak Kawsay (art. 250).El rgimen de desarrollo es el conjunto organizado, sostenible ydinmico de los sistemas econmicos, polticos, socio-culturales yambientales, que garantizan la realizacin del buen vivir, del Sumakkawsay (art. 275).Ser responsabilidad del Estado:2. Promover la generacin y produccin de conocimiento, fomentar lainvestigacin cientfica y tecnolgica, y potenciar los saberesancestrales, para as contribuir a la realizacin del buen vivir, al SumakKawsay (art.387).La Constitucin de Bolivia, seala:El Estado asume y promueve como principios tico-morales de lasociedad plural: ama qhilla, ama llulla, ama suwa (no seas flojo, noseas mentiroso ni seas ladrn), suma qamaa (vivir bien), andereko(vida armoniosa), teko kavi (vida buena), ivi maraei (tierra sin mal) yqhapaj an (camino o vida noble). (art. 8.I).Aun cuando las diferencias son notorias6, al estudiar ambas cartas magnas, laimpresin certera que se deriva es que poseen, en esencia, una filosofa devida compartida; incluso cuando se reconocen las diversidades existentes entrelas comunidades indgenas (pueblos y nacionalidades), parece posible laidentificacin de una cosmovisin comn.Qu entender por Sumak Kawsay y Suma Qamaa? Algunos textos sobreesta temtica brindan luces a partir del estudio de su procedencia etimolgica.Desde el kichwa en Ecuador se significa el SUMAK como la plenitud, losublime, magnfico, hermoso(a), y el KAWSAY como la vida, la existenciadinmica, cambiante. Sumak Kawsay es, por tanto, la vida en plenitud, la vidaen armona, la magnificencia y lo sublime, el equilibrio integral.6En la examinacin que realizan Gudynas y Acosta (2011) resaltan que la Constitucin delEcuador formaliza el Sumak Kawsay no slo como una declaracin de principio de orden ticosino que aparece en un alto nivel de jerarqua y desde ste se derivan muchos derechos; pero,adems, se vincula con la organizacin y ejecucin de esos derechos. 7. Al Vivir Bien o Suma Qamaa, al igual que el buen vivir se lo entiende como unvivir bien y convivir bien, en tanto plenitud de vida, bienestar social en todas lasfacetas de la vida. sta en cierta medida corresponde a su comprensin dedesarrollo de los pueblos (Choque, s/f). Suma Qamaa entraa un sentido queva ms all del mundo del saber, extendindose a un amor a la vida y todas lasformas de vida a los que hay que conservar y con los que debemos dialogar.La vida en plenitud est estrechamente asociada con la satisfaccin de laalimentacin y el control de la produccin, y con el trabajo. El trabajo es un todoque incluye criar la vida biolgica, humana y espiritual. El trabajo posibilita elintercambio con las comunidades de los espritus, humanos, animales y plantas(Miranda y Del Carpio, s/f).El cuidado, la seguridad, el calor de hogar de la convivencia, de la vida sonsignificados de esta expresin tico-filosfica. Plantea un estado integral devida que procura un criar y dejarse criar, objetivo que rebasa al Estado y a laConstitucin pues tiene que ver con la capacidad de movilizacin humanitaria,social y tica de la gente (Cceres, 2010).Sumak Kawsay y Suma Qamaa van mucho ms all del aspecto materialcomo garante de la satisfaccin, ms all del valor de la abundancia comomedida de realizacin. Otorga valor, en cambio, a las relaciones sociales quecontribuyen con crear ese ambiente de cuidados mutuos para la preservacinde la vida7, para la consecucin de la vida en paz.Ir ms all de es lo que ms intriga de las lecturas que podemos encontrarrespecto a esta materia, al punto que surge la sensacin de tener laracionalidad moderna/occidental, slo la capacidad de hacer una lecturanocontactada y, quizs, meramente descriptiva de lo que entraa su sentido,pues claramente obedece a otra cosmologa, otra forma de aprehender elmundo, de comprendernos en-con-l. La Pachamama, as como recibe agua para humedecerse porencima, para refrescarse por encima Tambin la Pachamama tienesu propia agua adentro, buena agua es, por eso el agua de los7Qamaa es habitar, vivir, morar, radicar, se relaciona con qamawi morada y est tambinemparentado con qamasa que es el carcter, el modo de ser, el valor, la audacia, la energa.Qamaa es tambin el nombre que se da al lugar abrigado y protegido de los vientos,construido con un semicrculo de piedras, desde el que los pastores, mientras descansan,cuidan a sus ganados (Alb,s/f). 8. pozos, en los ojos de agua, dulce agita sale As mismo somos comola Pachamama tambin, por encima necesitamos agua, para lavarnos,para refrescarnos, para peinar nuestras trenzas, as tambin adentrotenemos aguas, agua blanca, agua roja. El agua blanca cuando eswawa y cuando es muy mayor chuymani jaqi u chuymani warmi(mujer y hombre maduro/a)cuando se juntan esas aguas de adentro,de la mujer y del hombre, entonces brotan los hijos8Entender lo que significa el Buen vivir implica alejarnos de la concepcin debienestar occidental y recuperar la cosmovisin de los pueblos ynacionalidades indgenas, indica Acosta (2008).Esa recuperacin empieza por aceptar la invitacin a conducirnos hacia unaCultura de la Vida. Cmo se entiende la vida desde esta filosofa?9Asumiendo la complejidad de teorizar acerca de nociones que son ajenas a laexperiencia guiada por la cosmovisin occidental, una aproximacin a loscontenidos de expresiones como Buen Vivir o Sumak Kawsay (kichwa), VivirBien o Suma Qamaa (aymara) permite identificar ciertos elementosdeterminantes: La bsqueda de una convivencia pacfica y en armona con lanaturaleza, cuya vinculacin no sea de tipo extractivista depredadora. La ruptura con concepciones de progreso y desarrollo ancladas en lacultura capitalista y eurocntrica. En ese sentido, un anlisis crtico delas implicaciones de la modernidad y clara voluntad de transformarciertos patrones que le son propios. El reconocimiento y efectividad de los derechos de los sectoresminoras, de grupos tnicos, de los pueblos y nacionalidades indgenas,8Fragmento de un relato de una mujer aymara, cabeza de Ayllu. En Jimnez, 1995.9Se recomienda el artculo de Huanacuni, 2010. Seala este autor que los saberes ancestralessuponen la existencia de dos fuerzas en el cosmos, una fuerza es la csmica que proviene delcielo y otra es la fuerza telrica, la de la tierra. Ambas fuerzas generan las diferentes formas deexistencia que se relacionan complementariamente. As, todas las formas de existencia,vienen a ser la sntesis de ambas energas, el puente, el centro de las fuerzas csmicas ytelricas Ambas fuerzas interactan y expresan lo que llamamos vida, como una totalidad delo visible (Pachamama) y lo invisible (Pachakama). 9. la interculturalidad y la plurinacionalidad10, en miras de alcanzar laautntica integracin social en el marco de la igualdad en la diversidad. La idea de construirse permanentemente como resultado de un ejercicioconstante de actualizacin y debate.Los valores y sentidos que se cuestionan y rechazan e incluso refundancorresponden a los motores de funcionamiento de nuestras sociedades,podemos identificarlos relativos a su epistemologa: Modernidad, Progreso,Desarrollo (economa, mercado, crecimiento) y, de fondo, a su ontologa:Humanidad, Naturaleza.La idea de que el Buen vivir o Sumak Kawsay se establece como unaalternativa a las nociones predominantes de progreso y desarrollo, tieneimplicacin directa con la forma acumulativa de la riqueza que constituye elindicador principal de crecimiento-desarrollo de los pases. Ello se relacionatambin con desentenderse de la idea de la interminable capacidad paraextraer riqueza a partir de la explotacin de la naturaleza, que es quizs elnodo problmico fundamental del choque cultural en el que nos imbuimos alatender al Buen Vivir.La nocin de DESARROLLO se encuentra casi en desuso porque en la filosofaandina deviene incompatible con su comprensin del tiempo y la vida plena. Eldesarrollo en las culturas preponderantes se relaciona con (Acosta, 2008,2010, 2011) un proceso lineal donde se ubica un estadio de subdesarrollo yotro estadio de desarrollo a ser alcanzado y cuyo indicador se encuentra en lacomprensin de la riqueza y pobreza asociada a la posesin o no de bienesmateriales. Lo anterior es tambin compartido por la nocin que se tiene dePROGRESO en tanto reemplazo de un estadio de carencia por la adquisicin10Las luchas indgenas no siempre tuvieron una propuesta poltica entendida desde el punto devista de ejes u objetivos programticos, sin embargo, como sealbamos en pginasprecedentes, al menos ya en el dcada de los noventa en Ecuador esto se modifica y se vuelveclara la demanda por el reconocimiento de un Estado Plurinacional que d garanta a losderechos que los asiste como pueblos y nacionalidades y al ejercicio de su autonomainvolucrada en tal exigencia. Pero lejos nos encontramos de comprender este logro si slopensamos que se trata de un eslogan que visibiliza a estas minoras para responsabilizar alEstado por ellas y los vuelve sujetos de particulares derechos por ser pueblos ynacionalidades, el camino es tan largo y complejo como puede ser la transformacin de lahomogeneidad cultural por la interculturalidad donde la diversidad tenga vida y presencia entodas las esferas y niveles de las sociedades. 10. de otros medios, generalmente, de produccin que permite la superacin haciaotro estadio11.El CRECIMIENTO de la economa que en la tradicin hegemnica es el medioy fin de toda la actividad productiva de un pas, es tambin el ancla queeterniza el establecimiento del rgimen econmico y social en funcin de esteobjetivo ya que se asume como el nico capaz de resolver las desigualdades,la pobreza, las inestabilidades, en fin, el subdesarrollo de las sociedades.Indica Dvalos (2009) al respecto: El desarrollo basado en la nocin neoliberaldel crecimiento econmico, es un discurso mentiroso y encubridor de lasrelaciones de poder que genera la acumulacin del capital en su momentoespeculativo. El crecimiento econmico como teleologa (o como finalidad)social y fetichismo de la historia es un dispositivo simblico y epistmico quetiene una funcin poltica: aquella de generar los consensos necesarios paraposibilitar la acumulacin del capital en su momento especulativo y neoliberal.Tiene tambin una funcin histrica: aquella de cerrar los espacios de posibleshumanos en las coordenadas de la economa y del mercado.Dicho crecimiento desde el enfoque del Buen Vivir o Vivir Bien es refutado alpunto de plantear la superacin del estilo de vida basado en la acumulacin deriquezas, el consumo desmedido y desentendido de los otros ciclos de vida,entonces, hay que salir de la visin productivista y entrar en un proceso deDECRECIMIENTO de la produccin de cosas para entrar en un proceso decrecimiento humano medido no en trminos de cosas, sino en trminoshumanos (Chuji, 2009).Importante es aclarar con nfasis que las conceptualizaciones de los saberesindgenas expresadas en el Buen Vivir y el Vivir bien, no pretenden unainvolucin en el sentido de volver al pasado por una suerte de idealizacin sinsentido de realidad (y actualidad) de aquellas condiciones de comunidad quehemos distanciado con las prcticas modernas. Decrecimiento no es sinnimode involucin y precarizacin, por supuesto, en las propuestas hay unpensamiento crtico sobre los patrones de vida vigentes, pero tienen en cuentaque como humanidad organizada en mltiples y complejas relaciones sociales11Ver adems a Torosa, (2011), Ramrez, Ren (2010), Dvalos (2009), Chuji (2009), Gudynas(2004). 11. de produccin, nos sera inaceptable abandonar ciertos esquemas decomportamiento que contribuyen de manera sustancial en la satisfaccin yfuncionamiento de las sociedades en el presente12.De acuerdo con lo anterior, para el trnsito hacia el nuevo estado se requiereescapar de la matriz lgica que impiden cuantificar lo trascendente, que lo esporque permite incrementar la existencia o produccin de relaciones quefomentan el ejercicio de valores que son los anti-valores en nuestrassociedades. Se vuelve necesario, entonces, contar con parmetros13quepermitan evaluar este desarrollo que no sern ya los cuantitativos, propiciadospor los organismos internacionales y los mismos gobiernos cmplices alequiparar el desarrollo al crecimiento slo como una dinmica del PIB(Dvalos, 2009; Ramrez, R. 2010).El concepto relativo a desarrollo en esta filosofa se corresponde ms bien conel de mejoramiento social (se plantea entonces, el Buen Vivir no como unaalternativa de desarrollo sino al desarrollo) donde los bienes materiales no sonlo determinante, sino valores como: el conocimiento, los distintos saberes, elreconocimiento social y cultural, los cdigos de conductas ticas y espiritualesen la relacin con la sociedad y la naturaleza. Por ende, es contrario a lacentralidad del mercado, de la economa, a la acumulacin material, laexplotacin de los recursos naturales de manera desmedida, al utilitarismoantropocntrico sobre la Naturaleza (Gudynas, E. 2004).Imprescindible es atender a la forma en que la NATURALEZA se concibe en elpensamiento del Buen vivir y Vivir Bien porque es errada la conformacin queha encontrado a veces en las propuestas de capital verde o desarrollosustentable. Ambas valoraciones continan otorgando a la humanidad unaexistencia disgregada de la Naturaleza, sta en tanto capital externo o fuentede recursos contina cosificada a fin de responder a las necesidades humanas12Expone esta intencin en lo econmico, Amartya Sen (Premio Nacional de Economa 1997)quien seal que el crecimiento es un medio para fines y no como se lo ha entendido, fin en smismo y, en ese entendido, el crecimiento de la economa no es lo ms importante, puedeinclusive resultar poco eficiente para determinados fines (Acosta, 2010).13Tortosa (2011) hace referencia a instrumentos alternativos de evaluacin de lasnecesidades humanas que critican el reduccionismo economicistas, entre ellas, menciona: Ellistado de Max-Neef (1986) y las 4 grandes necesidades humanas, de Johan Galtung-proyectoGPID (1980). 12. que deben satisfacerse por medio de su depredacin. El desarrollo sustentableno ataca la lgica del desarrollo exclusivamente rentista.La sustentabilidad y/o sostenibilidad de la alternativa econmica debe sujetarsea la responsabilidad generacional y con las otras especies vivas y entidades novivas de nuestro entorno, debe disearse el desarrollo en torno a laconsecucin de una calidad de vida que rescate la idea de comunidad, detiempo compartido, de disfrute y contemplacin de nuestro entorno, de lanaturaleza, para la construccin societal.Entonces, ese desarrollo debe fundarse sobre una tica del desarrollo dondelos objetivos econmicos de progreso estn subordinados a las leyes defuncionamiento de los sistemas naturales y a los criterios de respeto a ladignidad humana y de mejora de la calidad de vida de las personas (RobertoGuimaraes). Ello involucra respetar los procesos naturales, la integralidad desus ciclos, segn Enrique Leff nos acercaramos a una economapostcrecimiento. La Naturaleza, en el desarrollo sustentable, debe poderregenerarse, no consumirse irreversiblemente (Acosta 2008, 2010).El reconocimiento de los Derechos de la Naturaleza consagrados en laConstitucin del Ecuador (no ocurre lo mismo con la Boliviana14), luegopromovidos en el seno de la ONU por el presidente Evo Morales15, si bienestablece con rigor una transformacin de las formas de produccin yacumulacin de capitales y riqueza, extrada de forma exorbitante desde lanaturaleza, no debe asumirse con la ligereza que invita a temer lapauperizacin de la vida. La defensa de la naturaleza al punto de reconocerlacomo sujeto y proclamar principios de cuidado y responsabilidad con lossistemas de vida, como sealan Acosta y Gudynas (2011), no implica unanaturaleza intocada, sino que es posible seguir aprovechando los recursosnaturales, pero mientras se mantengan los sistemas de vida.14No obstante, la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia aprob en diciembre del ao2010 la Ley de Derechos de la Madre Tierra, que entre otras obligaciones, contempla laGaranta de regeneracin de la Madre Tierra, el respeto y defensa de los Derechos de la MadreTierra. Para efectos jurdicos la Madre Tierra se considera sujeto colectivo de inters pblico.15Por iniciativa de Evo Morales, el ao 2009 fue aprobado por la ONU, la celebracin del 22 deabril como da Internacional de la Madre Tierra; en 2010 fue presentado a la ONU un proyectode Declaracin de los Derechos de la Madre Tierra, propuesta por la Primera ConferenciaMundial de los pueblos sobre el cambio climtico y los Derechos de la Madre Tierra, realizadoen Cochabamba del 20 al 22 de abril de 2010. 13. Comprender lo expuesto y aceptarlo, involucra abandonar el antropocentrismo,para valorar la vida universal aceptando de suyo que la Madre Tierra es msimportante que nuestra existencia humana16.El mejoramiento social del que estamos hablando plantea que es necesarioampliar las capacidades de las personas para que sean capaces de lograr suAUTORREALIZACIN17mucho ms all del goce fruto de la satisfaccin de lasnecesidades humanas, materiales, es decir, sin tener a las cosas como metafinal (Sen). Nos preguntaremos cmo lograrlo y quizs la frmula puedenutrirse empezando por (Acosta, 2008): construir nuevos patrones de consumocoincidentes con la satisfaccin de las necesidades fundamentales (axiolgicasy existenciales).Las personas debemos tener la posibilidad de elegir el autodesarrollo, laspotencialidades a descubrir y fomentar y es aqu notable la figura del Estadocomo ente garante de permitir el abanico de dichas posibilidades para laautorrealizacin en sociedad.Caemos, as, en otra escisin relativa a la problematizacin de la relacin conel ESTADO. El concepto de desarrollo sobre el que se sostiene y despliega elEstado (en sociedades con un historial de regmenes neo-liberales como laecuatoriana o boliviana) aplicado a las comunidades indgenas, se reduce aintroducir cdigos de modernidad para la vida que no responden al estilo deprcticas de estas comunidades, los que suponen que salir de la pobrezaconsiste en el acceso al mercado y a los beneficios de la modernidad, es decir,a su asimilacin por parte de las comunidades indgenas. El fundamento de laspolticas es el concepto del desarrollo como el vivir mejor teniendo ms,distinto al buen vivir o vivir bien; esa integracin en el mercado se representacomo una amenaza a las costumbres y a la forma de organizacin en tantodistanciara a las personas de la comunidad, de la produccin para su entornoy de la capacidad de autodeterminacin, para pasar a formar parte de la fuerzade trabajo de las grandes organizaciones/empresas. Entonces se entroniza laDEPENDENCIA como forma de subsistencia, dependencia ya del Estado ya de16Conocida es la frase atribuida a un jede indgena de Seattle: La humanidad no hizo el tejidode la vida, es solo una hebray lo que hace con la trama o el tejido se lo hace a s mismo.17Expresin empleado en extenso en el Plan Nacional para el Buen Vivir, 2009-2013 delEcuador (SENPLADES, 2009); ver adems, Ramrez, Ren (2010), ponencia denominada ElSocialismo del Sumak kawsay. 14. los privados, alejando el sentido de seoro de s mismo y, por eso,promoviendo la enajenacin de los pueblos indgenas para tributar a la culturadel maldesarrollo.18Seala Macas (2010) que muchos de los jvenes con talde ganar un sueldo, dejan la vida comunitaria para tornarse agentes deldesarrollo. Casi todos nosotros en la Amazona producimos para la economade mercado y negociamos directamente con ella, sea a travs de la venta deproductos nuestros o externa. Esto ha quebrado el sistema de reciprocidad produccin, distribucin y consumo -ha alterado el uso de los recursosnaturales y la forma de movilidad social y sobre todo el cambio en los patronesalimenticios.La reformulacin del rol del Estado es otro de los pendientes que plantea elSumak Kawsay y Suma Qamaa en tanto no slo se resuelve a partir de sufortalecimiento (del Estado) con miras a redistribuir la riqueza, no se tratallanamente de recuperar la capacidad decisoria del Estado en la economa. Ladeconstruccin es tan profunda como las races de un ancestral rbol, inclusode vuelve cuestionable el slo hecho de querer construir por medio de laimplementacin de un Estado participativo, promotor de consultas y otrasinstancias de comunicacin con la sociedad civil dado el carcter instrumentalque estas acciones pueden adquirir (como ocurre cuando se emplean con finesnetamente electorales). La tarea de desaprender es imprescindible y as mismotremendamente difcil.En ambos casos la salida -en parte- viene redactada en las Constituciones conla declaracin de Estados Plurinacionales como sello identitario de su formaorganizativa estructural, lo cual de alguna manera es tambin la voluntad derescatar los saberes y prcticas de ese tejido plural y superar la monoculturaeuro-y antropo-cntrica19. En este ejercicio parece ser medular que antes de18Tortosa (2011) denomina a su obra Maldesarrollo y Mal vivir. Pobreza y violencia a escalamundial y ofrece una conceptualizacin sobre el Maldesarrollo a partir de la nocin de lucha declases de los de arriba contra los de abajo. El Maldesarrollo es el efecto estable, es decir,estructural de aquella lucha de clases El concepto de Maldesarrollo, indica, debe suintroduccin en las ciencias sociales a Sugata Dasgupta a partir del artculo Peacelessnessand Maldevelopment, de 1968.19El objetivo es la transformacin de la homogeneidad cultural por la interculturalidad donde ladiversidad tenga vida y presencia en todas las esferas y niveles de las sociedades. Hayelementos que permiten disear caminos para efectuar el arduo proceso de transicin queBoaventura de Santos Souza (2010) califica como uno de las dos transiciones coexistentes: ladel capitalismo al socialismo y, la del colonialismo a la autodeterminacin, que es la quegestaron originalmente los pueblos indgenas. 15. disear las acciones o polticas reformulemos los valores que stas han depromover y en torno a ello, tambin se rediseen los caminos que comomedios para fines axiolgicos existenciales, deben corresponderse con elfomento de:La IDENTIDAD20, un valor muy preponderante en estas culturas indgenas porconstituir el fundamento de la dignidad. Personas que slo tienen dignidad escomo una planta sin races. Por lo que en el mundo de Cultura de la Vida seconservan y respetan las identidades, se respeta al individuo, a los animales, alas plantas, al entorno, sin sentido de dominacin.La VIDA PLENA, la vida sencilla, la vida sin opulencia no un vivir mejorporque ese vivir mejor acepta que unos vivan peor a costa de otros, por lo queesta comprensin est en ria con el consumismo y con la imperante lgica deltrabajo que nos consume, el mismo consumismo nos consume; no se trata deabandonar los avances fruto del progreso tecnolgico sino de direccionar lasformas de vida hacia un equilibrio dado por las coordinadas de salud denuestro medio y nuestra humanidad, y la realizacin de nuestro ser gregario, esdecir, nuestro desempeo en la comunidad, restableciendo el flujo social.La LIBERTAD que cuestiona y rechaza su culto a la individualidad y alhedonismo inmediatista e irreverente. Se estima que nadie es libre porquetodos nos complementamos, nadie puede decir que se va a cuidar solo, esabsurdo, existimos en comunidad y as, el hombre se complementa con lamujer y ambos con la naturaleza: un chachawarmi en interaccin y armonacon la pacha en comunidad El ser humano libre es quien contamina elmundo por medio de los gases de efecto invernadero, el que ha depredado lanaturaleza (Choquehuanca, 2010).Ren Ramrez (2010), ministro de Planificacin de Ecuador, entiende el BuenVivir como la consecucin del florecimiento de todos y todas, en paz y armonacon la naturaleza y la prolongacin indefinida de las culturas humanas,presuponiendo que las libertades, oportunidades, capacidades y20Un conjunto de ensayos resultan recomendables en esta temtica, preparados por Bottasso(2011) en su obra Las identidades de un mundo globalizado. Por otro lado, segn lapropuesta de Galtung (1980) sobre las 4 necesidades humanas bsicas para hacer la vidahumana la Identidad califica como la cuarta, tras el Bienestar, la Seguridad y la Libertad.Torosa (2011) considera que son tiles para definir el Buen vivir y para diagnosticar el Mal vivir. 16. potencialidades reales de los individuos se amplen y florezcan de modo quepermitan lograr simultneamente aquello que la sociedad, los territorios, lasdiversas identidades colectivas y cada uno visto como un ser humanouniversal y particular a la vez valora como objetivo de vida deseable (tantomaterial como subjetivamente y sin producir ningn tipo de dominacin a unotro). En esta definicin encontramos implcita la necesidad de consensuarsobre cul es el objetivo de vida comn deseable (tanto material comosubjetivo) que debe expresarse en un pacto colectivo ampliamente anhelado.Porque esa posibilidad de realizacin del ser humano solo puede alcanzarseen una convivencia social cuyas relaciones sociales, econmicas, culturales,ecolgicas, mantengan el hilo conductor no diluido en la sensacin delibertades ilimitadas en que cada uno es feliz porque puede hacer lo que leviene en gana, sino, por el contrario, en la aceptacin de ejercer libertadeslimitadas cuyo resultado es la armnica complementariedad constructora decondiciones de posibilidad y oportunidad para la realizacin, satisfaccin y, endefinitiva, la felicidad conjunta21.La DEMOCRACIA es sin lugar a dudas, una deconstruccin que nos permitirtejer el Buen vivir o Vivir bien en todos los niveles una vez que la desarrollemosasumiendo la cultura del dilogo, debate, pluralismo y tolerancia22. A juicio dela Cultura de la Vida, la democracia occidental admite que las mayoras hagancaso omiso de las minoras por medio del voto, y as las someten. En su lugar,esta otra proyeccin sobre la democracia vindica el DEBATE PLENO (casiinagotable) como el medio para tomar las decisiones y llegar a acuerdos trastener cada cual la posibilidad de ser escuchados, se aboga por la decisinconsensuada entre todos, no a la supremaca del voto. El sistema defuncionamiento de toma de decisiones ms generales o nacionales se basaraen la deliberacin organizada desde las comunidades, ascendiendo por medio21Al respecto es clara la ley de Derechos de la Madre Tierra, en Bolivia, que en su art. 6.,indica: Todas las bolivianas y bolivianos, al formar parte de la comunidad de seres quecomponen la Madre Tierra, ejercen los derechos establecidos en la presente Ley, de formacompatible con sus derechos individuales y colectivos. El ejercicio de los derechos individualesestn limitados por el ejercicio de los derechos colectivos en los sistemas de vida de la MadreTierra, cualquier conflicto entre derechos debe resolverse de manera que no se afecteirreversiblemente la funcionalidad de los sistemas de vida.22El verdadero pluralismo debera presuponer tolerancia, pero no son sinnimosintercambiables. La tolerancia respeta los valores ajenos mientras que el pluralismo exigerespeto para los propios (Bottasso, 2011). 17. de las estructuras de distintos niveles desde el colectivo de menor organizacinque en caso de Bolivia son los ayllus23, de manera de garantizar las decisionessoberanas.Es manifiesto que los sistemas que plantean un compromiso con la ampliaparticipacin de los diversos actores sociales, se preocupan por disear unaestructura que fundamente la toma de decisiones en la soberana popular.Sean cuales sean los mecanismos de la democracia en construccin, debeguiarnos la conviccin de que ms democracia nunca es ni ser suficiente.La JUSTICIA no se ha de sustentar como un valor exclusivo de la humanidad.Pero esto no slo se trata de una observacin relativa a la naturaleza, sino alsentido mismo de la justicia. En el caso de la justicia indgena existenmecanismos de tratamiento de los conflictos que en la tradicin indgena seentiende con el objetivo ms de reconstruir que de resolver. Lo que persigueesta justicia es el restablecimiento de la armona de las relaciones humanas yde las personas con la naturaleza. Cobijados con este conocimiento es que sereconocieron los Derechos de la Naturaleza o Madre Tierra; se ha logradodeclarar al agua como un derecho humano fundamental en el seno de laONU24; y se propone construir un Tribunal de Justicia Climtica y Ambiental,como un primer paso hacia una Corte Internacional sobre delitos ambientales,para que juzgue a quienes vulneren los derechos de la Naturaleza.Lo que los nuevos compromisos constitucionales y los procesos sociales que losustentan demandan de la justicia es tremendamente desafiante e innovadorpuesto que exigen superar la anquilosada dicotoma de ser objeto y ser sujetoque ubicaba a la Naturaleza en la primera categora. Las discusiones surgidasde manera pblica y masiva a partir de la dcada del setenta sobre asuntosambientales, sus frutos y evoluciones, permiten llegar a cierto consenso queadmite que los derechos propios de la Naturaleza no son los ambientales (detercera generacin) sino los ecolgicos. Mientras los primeros aspiran laindemnizacin a los humanos por el dao ambiental, los ecolgicos se vinculan23Elemento fundamental de la estructura social de los pueblos quechuas y aymaras, se estimaque ya en el siglo IX la civilizacin que giraba en torno a la ciudad de Tiahuanaco tena en elayllu la institucin socioeconmica indispensable.24La propuesta fue presentada por Evo Morales en marzo de 2010 a la ONU, el 28 de julio laAsamblea General de este Organismo aprob el proyecto con 122 votos a favor y 41abstenciones. Reconoce el agua potable y el acceso a servicios sanitarios como derechoshumanos fundamentales. El documento no es de obligatorio cumplimiento. 18. con la restauracin y reparacin de los ecosistemas afectados. Ambas justiciasdeben ser aplicadas, la ambiental para las personas, y la ecolgica para laNaturaleza25.En buena medida a las Constituciones aludidas podemos leerlas como unesquema de comunicacin, donde se congregan, por una parte, los principios ypreceptos y, por otra, los mecanismos para alcanzar objetivos que se necesitanpara construir esta nueva convivencia social que hemos calificado como SumakKawsay, en el caso ecuatoriano. Tienen estrecha dependencia con el ejegravitacional del poder, el poder nacional, el poder internacional y precisamentepor esto, advertimos el peso que poseen las soberanas en tanto representanla recuperacin de dignidades, el incremento de libertades y la tributacin haciael ideal de justicia (s) y otros tantos valores esenciales para la conformacin delnuevo ordenamiento social.Puede ser que mucho de lo expuesto tenga sentido para la/el lector/a por habersido manifestadas por pensadores y tendencias de otros lugares y tiempos, yciertamente, estos planteamientos gozan de gran coincidencia con vertientespolticas26y culturales de nutrida diversidad. Lo anterior no es ms que unaseal irrevocable de las grandes capacidades que poseen estos enjambres desueos enraizados para desarrollarse en otras realidades con postuladosautctonos que se legitimen en funcin de sus luchas locales. Lo importante esrecoger la tarea de impulsar las discusiones y conjugar acciones por un VIVIRalternativo adherido a una vocacin tica ecologista. Que pueda devolver unanueva tica a la convivencia social, entre nosotros-en-el entorno, una tica msque bio, ecocntrica27.25Sobre la temtica conviene profundizar conocimientos acudiendo al autor uruguayo EduardoGudynas, varios de sus libros se encuentran disponibles en formato virtual en el sitiowww.gudynas.com26Si bien el Sumak kawsay se adscribe en la teora poltica del socialismo, no deja decuestionarse respecto al socialismo real, su base antropocntrica. Ese biocentrismo es parte decambio transicional y contrasta con las tesis originalmente marxistas en cuanto alreconocimiento de una naturaleza que tiene lmites, vida para s y derechos. Ren Ramrez(2010) introduce el concepto de biosocialismo republicano para denominar al socialismo delBuen Vivir.27A diferencia del enfoque biocntrico, el ecocentrismo enriquece la vala de los seres vivoscon la de las cosas y procesos no vivos, complejizando la concepcin de naturaleza desde una 19. La necesidad de buscar una alternativa al fracasado modelo de desarrollopara los pueblos ha hecho urgente la elaboracin de propuestas que seencuentran en prctica, desde un hacer y rehacer como modus operandi. Esteesfuerzo concentrado en la propuesta del Sumak Kawsay o Suma Qamaacomo el resultado de la negacin del modelo maldesarrollador, representa lasenda definitiva para alcanzar el verdadero descoloniaje del que hemos sidovctimas y/o cmplices an en la actualidad. Este objetivo se ilumina en laconsciencia cuando advertimos, tras un breve repaso histrico, que es porprimera vez que los grupos humanos que pueblan nuestros territorios desdehace miles de aos aparecen en la palestra del poder poltico de manera tanimpactante, por medio de su(s) filosofa(s), su(s) cosmovisin(es), ya no deforma folklrica. El sometimiento propio del coloniaje que se ha prolongadohasta nuestro das, de modo importante por medio de la educacin, lacatequesis y la visin occidental impresa en el ejercicio del poder de lasrepblicas, hoy ha emprendido una reversin permitindonos tomar concienciade nosotros mismos, a partir de la revitalizacin de nuestro legado. Si es queaceptamos la vocacin de retorno que entraa esta propuesta de Buen vivir,sta consistira en el retornar en busca de recuperar los valores perdidosen/por la modernidad.Este entendimiento supone la trascendencia de estas propuestas a un planoideolgico-poltico que en la medida que crece y cobra vida, va conformndosecomo una propuesta terica cuyo reto es lograr integrar las diversas demandasque surgen del estudio de la sociedad y la poltica. Dgase la esfera econmica,social, ambiental, cultural, la propiamente poltica, de relacionesinternacionales. Como mxima tico-filosfica su utilidad aflora de lascapacidades que demuestre para orientar y desencadenar planesprogramticos y comportamientos que permitan su realizacin.Acosta (2010) nos brinda ciertas luces cuando comenta, Si aceptamos que elsistema mundial vigente es maldesarrollador, tenemos que concluir, como lohace el mismo Tortosa (2008), que ste nos conduce a un Mal Vivir. Por lotanto, la bsqueda de una buena vida debe basarse en un proceso muy distintodesconcentracin de la vida que posee derecho al cuidado por su ser viviente. El desarrollo deestos conceptos pueden encontrarse en el artculo de Edward Berton (1999). 20. al del desarrollo tantas veces promocionado y anhelado. As mismo Torosa(2011) cuando indica, Si el desarrollo (como valor, como objetivo) lo que tieneque pretender, bsicamente, es una reduccin de la pobreza con equidad o, entrminos ms generales, una superacin de Maldesarrollo o una reduccin delMal Vivir, la construccin terica necesaria para ello no est hecha. Es un retopara los acadmicos y para los polticos, con independencia de cmo de llamela cosa que, evidentemente, no tiene por qu seguir llamndose desarrollo ytiene muchas ventajas llamarla Buen Vivir.No podemos perder de vista que si bien la consecucin del Buen vivir o VivirBien implica una serie de cambios profundos en las esferas del desarrollo, laeconoma, la materializacin de derechos, no es [slo] esta defensa ycompromisos lo que otorga el carcter vanguardista a la propuesta28. Lo quepermite plantearla no como una alternativa ms para el desarrollo y progreso,sino como un punto y aparte de esa trayectoria de reproduccin social son suscontenidos tico-filosficos, la exaltacin (recuperacin) de las subjetividades ydel deber moral (como un deseo de orden imperativo) que en stas debe brotarpor construir sociedades que impulsen el florecimiento no slo del nuevo serhumano sino de todo lo que integra la vida, sus procesos, sus ciclos.Se trata de una sabidura que nos impulsa a revalorizarlo todo y, quizs, elesfuerzo primero que debemos realizar es convertir al Sumak Kawsay o SumaQamaa en la inspiracin misma del ser social para la vida plena. Estableceruna filosofa de vida distinta involucra una suerte de rehabilitacinantropolgica hacia un ecocentrismo, de manera que logremos reformularnuestro desempeo como especie humana, entre nosotros y con la demsexistencia planetaria. El reto ms complejo de la comprensin de este nuevoprograma vital es entender las dimensiones de existencialidad que contiene(escapar del yosmo) y de las cuales es necesario enamorarse y enamorar a lasociedad.28Nocin que sostienen Acosta y Gudynas (2010). Sealan: De esta manera, en el casoecuatoriano queda en claro que la conquista del Buen Vivir est directamente vinculada con elconjunto de derechos, y que stos necesitan de cambios sustanciales en las estrategias dedesarrollo. Es, a no dudarlo, una propuesta de vanguardia que tensiona el concepto dedesarrollo con una propuesta a ser construida: el Buen Vivir. 21. En ese sentido, no podemos sino celebrar haber encontrado el saber ancestralcon la racionalidad de nuestros tiempos abriendo la oportunidad para lacreacin de nuevas formas de vida como una alternativa cierta, real a la crisisde nuestra Pachamama. Hoy sabemos qu rumbo est tomando eso nuevoque no es, pero que ya naci y est creciendo. 22. BIBLIOGRAFIAAcosta, Alberto. El Buen Vivir, una oportunidad por construir, en la RevistaEcuador Debate N 75, CAAP, Quito, 2008.Acosta, Alberto. El Buen Vivir, una utopa por (re)construir, en Revista Casade las Amricas, N 257, La Habana, 2010.Acosta, Alberto. El Buen Vivir en el camino del post-desarrollo. Una lecturadesde la Constitucin de Montecristi. Fundacin Friedrich Ebert, FES-ILDIS,Quito, 2010.Acosta, Alberto y Gudynas, Eduardo. El buen vivir o la disolucin de la idea delprogreso, en La medicin de progreso y del bienestar. Propuestas desdeAmrica latina, Foro consultivo cientfico y tecnolgico, AC, Mxico, 2011.Alb, Xavier. Bien vivir = convivir bien. Centro de Investigacin y Promocindel Campesinado de Bolivia, s/f.Berton, Edward. El enverdecimiento del socialismo: un nuevo concepto del?, en Cuba Verde. En busca de un modelo de sustentatibilidadpara el siglo XXI, Ed. Jos Mart, La Habana, Cuba.Bottasso, Juan. Las identidades de un mundo globalizado, Ed. Abya- Yala,Quito, 2011.Cceres Vsquez, Miton. La Constituyente y los derechos de la naturaleza, enRevista La Jornada del Campo, # 22, 2009.Choque Quispe, Mara Eugenia. Centro de Estudios Multidisciplinarios Aymara,Bolivia, publicado con el auspicio de la ONU, s/f.Chuji G, Mnica. Modernidad, desarrollo, interculturalidad y Sumak Kawsay oBuen vivir. Ponencia Foro Internacional sobre Intercutluralidad y Desarrollo.Colombia, 2009.Choquehuanca C, David. Hacia la reconstruccin del Vivir Bien. Extracto de laponencia en el Encuentro Latinoamericano Pachamama, Pueblos, Liberacin ySumak Kawsay, Quito, 2010.Dvalos, Pablo. El Sumak Kawsay (Buen vivir) y las cesuras del desarrollo.http://alainet.org/active/23920, 2009De Santos Souza, Boaventura. Hablamos de Socialismo de Buen Vivir.Amrica Latina en Movimiento, ALAI, 2010.Gudynas, Eduardo. Ecologa, economa y tica del desarrollo sostenible,disponible en www.ecologiapolitica.net/gudynas/GudynasDS5.pdf, Montevideo,2004.Huanacuni, Fernando. Paradigma Occidental y Paradigma IndgenaOriginario. Amrica Latina en Movimiento. ALAI, 2010. 23. Macas, Luis. Sumak Kawsay: La vida en plenitud. Amrica Latina enMovimiento. ALAI, 2010.Miranda Luizaga, Jorge; Del Carpio Natcheff, Viviana. Suma qamaa, lapropuesta andino amaznica de progreso. Con el auspicio de la GTZ deAlemania, s/f.Ramrez Gallegos, Franklin. Desencuentros, convergencias, polarizacin (yviceversa). El gobierno ecuatoriano y los movimientos sociales, artculopublicado en la Revista Nueva Sociedad No 227, disponible en www.nuso.org,mayo-junio, 2010.Ramrez Gallegos, Ren. Socialismo del sumak kawsay o bio-socialismorepublicano, en Los nuevos retos de Amrica Latina-Socialismo y sumakkawsay, SENPLADES, Quito, 2010.Ramrez Gallegos, Ren. El Socialismo del Sumak kawsay, ponenciapresentada en el Encuentro Foro Nacional de Partidos Polticos, disponible enwww.senplades.gob.ec, Quito, 2010.SENPLADES. Plan nacional para el Buen Vivir, 2009-2013, Secretara Nacionalde Planificacin, Quito, 2009.Torosa, Jos Mara. Maldesarrollo y Mal vivir. Pobreza y violencia a escalamundial, Ed. Abya- Yala, Quito, 2011.Varios autores. Socialismo y sumak kawsay Los nuevos retos de AmricaLatina, SENPLADES, Quito, 2010.Varios autores. Plan de Gobierno del Movimiento Pas 2007-2011, Quito,2011.Varios autores. El Vivir Bien como respuesta a la crisis global. Bolivia, 2009.