CUENTO EL SEÑOR CANGREJO Y LA TORTUGA

of 6 /6
El señor cangrejo y la señora tortuga En un remoto bosque, vivian campantes animales: las ranas, con las culebras, los colibríes, el león, la cebra, presas y cazadores,la mofeta, el osito, la cigüeña, el mamut, el marsupial, el mono, el señor lobo, la señora coneja, el abuelo castor, todos convivían eran extraños porque de lo que se alimentaban eran de vegetales, imposible pero cierto. Todos los años por Navidad hacían asambleas generales, para ver que cosas podían mejorar en comunidad, hablaban de cómo convivir en armonía, filosofaban, sobre su forma de vida única, porque no eran violentos, y si les nacía, rápidamente se encargaban de desviar su ira, haciendo deporte, meditando, empatizando con los otros, entendiendo su comportamiento y rápidamente lo corregían, para poder tener dulces sueños. Se hablaban con educación y respeto, y la competitividad solo la mostraban en momentos puntuales, no por procrear o por aparentar o por el echo de dominación sobre el otro, porque no era necesario. Las damas eran conquistadas por el sonrisometro, medidor de payasadas que los pretendientes hacían, las más originales piruetas, chistes, historias inventadas o simplemente por su inteligencia. En la asamblea general, estaban discutiendo como ensamblar mejor las maderas para su casa, como desviar de una forma sana, sin dañar el medio ambiente el agua del río. De repente el señor cangrejo habló a la señora tortuga delante de todos los animales, y le dijo, a ver señora tortuga llevo años preguntándome porque es usted el animal más débil de todos los que están aquí, la moderadora de todos, sino es veloz si surgiera cualquier imprevisto, si su paso es tan lento, que incluso a veces los caracoles la ganan para ir al comprar el pan, como es posible que usted nos dirija?

description

Cuento el Señor Cangrejo y La Tortuga

Transcript of CUENTO EL SEÑOR CANGREJO Y LA TORTUGA

Page 1: CUENTO EL SEÑOR CANGREJO Y LA TORTUGA

El señor cangrejo y la señora tortuga

En un remoto bosque, vivian campantes animales: las ranas, con las culebras, los colibríes, el león, la cebra, presas y cazadores,la mofeta, el osito, la cigüeña, el mamut, el marsupial, el mono, el señor lobo, la señora coneja, el abuelo castor, todos convivían eran extraños porque de lo que se alimentaban eran de vegetales, imposible pero cierto.Todos los años por Navidad hacían asambleas generales, para ver que cosas podían mejorar en comunidad, hablaban de cómo convivir en armonía, filosofaban, sobre su forma de vida única, porque no eran violentos, y si les nacía, rápidamente se encargaban de desviar su ira, haciendo deporte, meditando, empatizando con los otros, entendiendo su comportamiento y rápidamente lo corregían, para poder tener dulces sueños. Se hablaban con educación y respeto, y la competitividad solo la mostraban en momentos puntuales, no por procrear o por aparentar o por el echo de dominación sobre el otro, porque no era necesario. Las damas eran conquistadas por el sonrisometro, medidor de payasadas que los pretendientes hacían, las más originales piruetas, chistes, historias inventadas o simplemente por su inteligencia.

En la asamblea general, estaban discutiendo como ensamblar mejor las maderas para su casa, como desviar de una forma sana, sin dañar el medio ambiente el agua del río.De repente el señor cangrejo habló a la señora tortuga delante de todos los animales, y le dijo, a ver señora tortuga llevo años preguntándome porque es usted el animal más débil de todos los que están aquí, la moderadora de todos, sino es veloz si surgiera cualquier imprevisto, si su paso es tan lento, que incluso a veces los caracoles la ganan para ir al comprar el pan, como es posible que usted nos dirija?

La señora tortuga, le miró seriamente y le dijo, señor cangrejo, sabes que estas haciendo ahora comentándome delante de todos, cuales son mis limitaciones, limitaciones que yo y todos conocemos, sabes que estas haciendo al comentar los defectos o impedimentos que tengo? Estas intentando dejarme en ridículo, para que me siente mal, aunque sea una verdad, esa verdad la tengo que vivir todos los días, no envidio que el león sea más fuerte que yo, le potencio para que utilice su fuerza para algo útil, le alabo en público todas sus partes buena, y le regaño en privado para que él, sea consciente de que no siempre con la fuerza se consigue todo.

Yo podría enzarzarme contigo y decirte también señor cangrejo cuales son tus debilidades, tus puntos débiles, tus limitaciones y eso podría generar un conflicto, del cual tu te enfadaras conmigo, y unos y otros animales se posicionaran conmigo o contigo, y eso no es así. No siempre han de existir bandos, puedes empatizar, por lo menos en este lado del bosque, hay otros lugares dentro del mismo bosque, que prima la fuerza, la fortaleza, y esta bien saber que existen conocerlos, para adaptarte mejor a ellos, en el momento que tuviéramos que estar, porque estamos en un momento idílico. Pero vivimos aquí y ahora en este lugar que para todos nosotros es un sueño, no vivas como si estuvieras allí, porque estas aquí en un remanso de paz y tranquilidad, en el cual cada uno puede potenciarse.

Page 2: CUENTO EL SEÑOR CANGREJO Y LA TORTUGA

Preocúpate de cómo ayudar el prójimo en este lado del bosque, procura potenciarte a ti mismo, antes de marcar tus limitaciones comentando las de otros.

Apúntate con el dedo a ti, antes de señalar los errores o fallos de los otros, se lo puedes comentar claro, pero en privado, si de verdad quieres crear un cambio en ellos, porque sino puedes crear un conflicto, puedes generar unas situación que no sea favorable para ti mismo.

Me parece muy bien, y te agradezco señor cangrejo que expongas esta situación en público para que veas que de entre todos los animales, no hemos nunca de juzgar a simple vista sus capacidades, hay que ir con humildad, observando a los otros.

El señor cangrejo- si me parece muy bien tu mundo ideal, pero el mundo real no es así, por ejemplo el abuelo castor, lleva días sin recoger las hojas secas que hay en lado en el que habita y cada vez que paso me tropiezo, y no me deja avanzar bien, se lo he dicho una y otra vez y sigue sin cambiar su actitud, entonces que hago, sigo pasando como si no ocurriera nada?

La señora tortuga, a lo mejor no has visto bien al abuelo castor, pero está triste porque sus compañeros castores ya no cuentan con él para trabajar y en verdad anda triste y cabizbajo porque no se siente útil, tiene que seguir llevando alimento a sus hijos, y no encuentra la forma de trabajar.

El señor cangrejo. Ya pero ese no es mi problema, el convive en comunidad y tiene que hacer el mismo trabajo si quiere vivir en convivencia.

La señora tortuga- te voy a proponer varias cosas y de esas elige la que sea mejor para tu modo de vivir y pensar, en vez de buscar la opción indicada para solucionar una situación, propón tu la idea para solucionarlo, porque yo te podría decir, habla con él tranquilamente desde la misma altura que tenéis ,tú eres más joven y más rápido que él, empatiza y compréndelo, porque a lo mejor quiere deshagorse contigo, y no es capaz de recoger las hojas, porque busca una comprensión de las cosas distinta a la que estas viendo ahora, a lo mejor si le ayudaras a recoger sus hojas y le explicaras amablemente que a ti te perjudican ,él puede que te entienda, también puede parecer tonto, pero lo mismo al ser mayor ya no se puede agachar tan fácilmente como antes, como serás tú cuando tengas la edad del castor y estés en sus mismas condiciones?

El señor cangrejo- bueno la verdad que no había pensado en como se sentía, ni que lo mismo le costaba hacer algo que a mi me parece sencillo porque soy más joven, y tengo otra situación distinta.

La señora tortuga- a lo de antes que me comentabas sobre mi velocidad, aquí donde me ves, no soy veloz, pero tengo amigos animales que si lo son, y que me ayudan cuando necesito algo rápido, porque he sabido comprenderles, escucharles, en momentos difíciles, aquí donde me ves, no soy fuerte, pero soy el animal más violento, si me veo amenazado a mi o a mis seres queridos. Señor cangrejo yo no tengo tus tenazas ni tu fuerza, pero si quisiera te podría lastimar, hasta matar, si mi vida corriera peligro y no es una amenaza ni un demostrar mi poder.

Page 3: CUENTO EL SEÑOR CANGREJO Y LA TORTUGA

El poder que yo tengo, no es el que tiene el señor león, la cebra, el mamut, ni la agilidad, el poder no lo pueden sobrellevar todos los animales, porque hay muchos que se acomodarían, que se creerían, que tienen voz y voto por encima de cualquier cosa, mi

poder es el poder comprender y empatizar cada una de las situaciones saber los defectos y limitaciones de cada uno y aceptarlos quererlos , tal y como son, les puedo aconsejar pero no puedo vivir por ellos su vida, no puedo forzarles a que hagan más si su

situación vital es complicada porque no llegan a fin de mes, o porque no les interesen con la misma pasión las cosas que a mi me interesan.

Esta bien, tener esa capacidad de ver las limitaciones de los otros, pero eso es un defecto muy grande si intentas ridiculizarles delante de los demás, todo se hace en privado, para que no resulte molesto,

El señor cangrejo- ya pero en el otro lado del bosque los jefes de las manadas pegan gritos, y estaría bien prepararles para ese otro mundo, porque la vida no es ideal ni idílica,

La señora tortuga- ya, pero no puedes trasladar lo que se viviría allí, como si fuera aquí. Yo lo he hablado muchas veces, que no existe el mundo ideal, de paz, de compañerismo, de ayuda al prójimo, porque por lo general, la sociedad esta conformada para competir desmedidamente a toda velocidad, dando empujones, ridiculizando, haciendo todo lo posible por destacar, pero te vuelvo a decir que allí no es aquí por eso creo que debes aprender a vivir en el aquí y en el ahora.Te puedes preparar, preveer como seria vivir allí, trabajar allí, pero por muchos consejos que te de, por muchas pautas que te de, si dices los defectos de los demás te estás exponiendo, y expones a los demás a que te ridiculicen de la misma forma que tú lo has hecho, por mucho que tus intenciones creas que el verse, a si mismos, sea para ti lo mejor

El señor cangrejo- entonces que hago, cuando vea un defecto me callo? Silencio lo que pienso, para no hacer daño a los demás?? Me coartas mi libertad de expresión

La señora tortuga- en esta vida puedes hacer lo que te plazca con tus opiniones, con tus acciones, puedes crear buen rollo, con los demás o puedes dar y recibir lo mismo. Mi madre me decía si das pan, recibirás pan, si das sonrisas recibirás sonrisas, si das cercanía, recibirás cercanía, muchas veces depende del modo en que hagamos las cosas, porque las intenciones son buenas, pero los actos muchas veces son los que hablan por nosotros, queramos o no. Y es más si criticas la actitud del abuelo castor, te expones a que también te critiquemos a ti tus acciones, porque podríamos decir que eres un inepto emocional que no empatizas con el prójimo , que por mucho que veas sus limitaciones, no tienes esa gran habilidad de manejar los espacios y los tiempos de las personas. Si trabajas desde el amor, sin presionar, conseguirías muchas más cosas y esto es ideal, si pero aquí en este lado del bosque lo ideal funciona, aquí no hay prisas, aunque las haya porque estamos en esta vida con un tiempo limitado de existencia, y son los pasos que des en tu vida, lo que te conforman como persona.

Y en la vida no hay nada estricto, todo son cambios , todo es un continuo fluir, de las emociones y los pensamientos, lo que hoy funciona tal vez mañana no, lo que hoy te

Page 4: CUENTO EL SEÑOR CANGREJO Y LA TORTUGA

digo a lo mejor sirva para esta situación , pero esta receta no sirve para todas las situaciones. La cuestión es que hagas lo que hagas , que intentes que sea lo mejor para ti y para los demás sin dañarles, desde una profunda humildad, y no vale predicar lahumildad, sin el ejemplo, no vale predicar el compañerismo, sin el ejemplo, no vale predicar la constancia, el respeto sin el ejemplo de uno mismo hacia los demás.

Que es difícil lo sé, llevo toda la vida siendo tortuga, y soy líder de esta gran manada, y no soy mejor ni peor, sino que siendo líder, me acerco más a las personas, no remarco

mi posición desde la distancia para así crear un respeto inaccesible, el respeto se consigue, respetándose a uno mismo, y las diferentes opiniones, creencias de los demás y ayudando a los demás sincera y profundamente.

Yo no te pondré la zancadilla , siendo líder para que no me quites el puesto, ni siendo uno mas de la manada, porque sé cual es mi posición ante el mundo, ante mi mundo, y puede llover afuera criticas de que podría actuar mejor o peor, pero sé quien soy , he aprendido a conocerme mejor a mi misma, para poder conocer mejor a los otros, y dejarles cuando tengan un mal día, entendiendo realmente que no es una situación resultante la que estoy viendo ahora, porque si me quedo con la imagen de que el abuelo castor no desempeña su tarea, estaré mirando por una mirilla una realidad que engloba mucho más , que no solo es lo que vemos, sino lo que hay detrás.

Los animales como las personas, somos el resultado de muchas experiencias, que nos hacen ser quienes somos ahora. Toma tu partida de vida, como si fuera un juego, un juego muy serio, y respetuoso, ten en cuanta tus acciones para tomar en cuenta las de otros. No todo es blanco o negro, sino multicolor, expande real y profundamente tu pensamiento.

Y sobre todo señor cangrejo recuerda que tú mismo vives día a día que a veces el ir hacia atrás nos hace dar un impulso para ir hacia delante.