Alfonso Reyes. Obras Completas V

399

Transcript of Alfonso Reyes. Obras Completas V

Page 1: Alfonso Reyes. Obras Completas V
Page 2: Alfonso Reyes. Obras Completas V

letrasmexicanas

OBRAS COMPLETAS DE ALFONSO REYES

y

Page 3: Alfonso Reyes. Obras Completas V

OBRAS COMPLETAS DE

ALFONSO REYES

Page 4: Alfonso Reyes. Obras Completas V

ALFONSO REYES

Historia de un siglo

Las mesasde plomo

letras mexicanas

FONDO DE CULTURA ECONOMICA

Page 5: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Primera edición, 1957Segundareimpresión, 1995

D.R. © 1957,FoliDo DE CULTURA ECONÓMICA

D. R. © 1995,FoNDODE CULTURA ECONÓMICACarreteraPicachó-Ajusco227; 14200México, D. F.

ISBN 96&16-0S46-X(general)ISBN 968-16-0531-4(tomoV)

ImpresoenMéxico

Page 6: Alfonso Reyes. Obras Completas V

CONTENIDO DE ESTE TOMO

1

La Historia de un siglo —el siglo XIX— es un libro interrumpido,que ha perdido su fecha a fuerza de posterioresretoquesy, depaso, también ha perdido sus proporcionesoriginales. Por consi-deracióna la épocade su origen, se lo acomodaen el tomo V deestas Obras completas. Parte, en efecto, de las colaboracionesde El Sol, de Madrid —lo mismo que las primerasseriesde lasSimpatíasy diferencias—,a lo cual el prólogo se refiere, y datade 1919-1920. Pero ha crecido despuéspor ambosextremos,ade-más de habersufrido correccionesen el interior de cadacapítulo.Es inédito en buenapartey, como conjunto, un libro nuevo parael lector.

El prólogo aprovechapasajesde un viejo artículo publicadoen El Sol—“El estudiode la historia reciente”—, pero se le dejala fecha de su nuevay definitiva redacción,año de 1952.

“Las tres revoluciones” (México, agostode 1945) aparecióan-teriormente en el semanario Todo (México, 7 y 14 de agostode 1947), bajo el título: “Albores del siglo xix.”

El “Panoramadel siglo xix” (México, agosto de 1945) apare-ció anteriormenteen Todo (México, 21 y 28 de agostoy 4 de sep-tiembre de 1947).

“El ocasode Napoleón” es un capítuloinédito.“Los primerospactos”,capítulo en mucho inédito, contiene tin

fragmento (desde: “Esta nueva monarquíaabsoluta...“ hasta:no pudo realizarseen la práctica”) publicado anteriormente

bajo el título “Luis XVIII en teoría”, en La Prensa (BuenosAires,27 de mayo de 1938).

Los capítulos “A puertacerrada” y “Entre bambalinas”,inédi-tos en su mayoría,aprovechanun artículo (México, 26 de diciem-bre-de 1937) publicadoanteriormentebajo el título: “El Congresode Viena”, en La Prensa (BuenosAires, 13 de febrerode 1938).En el mismo artículo aparecióel fragmento “La Santa Alianza”,ahoraampliado y refundidoen el capítulo de igual nombre. Lostres fragmentosllevan, en La Prensa,el título general: “Alboresdel siglo xix.”

“Los Cien Días” es capítuloinédito.A continuación,desde“Las conclusionesde Viena” hasta “La

guerraaustro-prusiana”,se aprovechany refundenlos dieciséisar-tículospublicadosprimeramenteen El Sol de Madrid, bajo el título

7

Page 7: Alfonso Reyes. Obras Completas V

de “Historia de un siglo”, origen de esta obra, y cuyo objeto einterrupción quedanexplicadosen el prólogo respectivo. Las fe.chas que llevan al pie todos estos artículos van entre paréntesis,para de algún modo indicar que son solamentelas fechas de laprimera publicación en El Sol, las que correspondena la primerversión ya anulada,y no a la versión posterior aquí recogida yque ya sería imposible fechar, por lo mismo que ha sido objetode retoquesocasionalesa lo largo de varios años,puesésta es lafatalidadde guardarinéditos los viejos papeles.

Del capítulo XXVI al capítuloXXXII, todo es ya inédito.Respectoa la diplomacia y la política de ayer, estas noticias

espiguéen los libros que leo. Respectoa la diplomaciay la polí-tica que yo he observadopor cuentapropia, quedan testimonios,por ejemplo,en Aquellos días (Obras completas,tomo III) y envarios folletos de mi “Archivo”, como El Servicio DiplomáticoMexicano (1937), Introducción al estudio económico del Brasil(1938), La inmigración en Francia (1947), Momentosde Espa-ña (1947), La Conferenciacolombo-peruanapara el arreglo delincidentede Leticia (1947), Crónica de Francia, 1, II, III, IV y V(1947, 1952, 1955, 1956 y 1957); y asimismo,el Códigode la Pa:(iniciativa y primera versión de don Manuel J. Sierra, 1933, y se-gundaversión de don PabloCamposOrtiz, 1936, con quienestuvela honrade colaborar). En todocaso,la Historia de un siglo repre-senta un intento aparte,una incursión ‘~‘extravagante”hacia otrosterrenosque no son los que habitualmenterecorro, salvo algunaspáginashistóricasque aparecenen Simpatíasy diferencias (Obrascompktas,tomo IV), o algunos de mis cursos duranteestos últi-mos añosen el Colegio Nacional.

II

Los primerosartículos de Las mesasde planto (en torno a lahistoria y problemasdel periodismo) aparecieronen El Sol (Ma-drid, 1918),salvo retoquesposteriores.Las “Páginascómplemen-tarjas” son de elaboraciónmás reciente:algo se publicó en El Na-cional (México, 1938); algo es inédito. A esteconjuntode artículospuedereferirse “Un recuerdodel Diario de 4’Uxico” dondese veque ya me interesabanestosasuntosdesde1913 (Obras completas,1, págs. 343.346).

8

Page 8: Alfonso Reyes. Obras Completas V

1HISTORIA DE UN SIGLO

Page 9: Alfonso Reyes. Obras Completas V
Page 10: Alfonso Reyes. Obras Completas V

PRÓLOGO

TUVE a mi cargodurantealgún tiempo una páginade geo-grafíae historia queaparecíatodos los juevesen El Sol deMadrid. CuandoJoséOrtegay Gasset—inspiradordel pe-riódico— me hizo el honorde invitarmejunto a otros ami-gos, para que entre todos nos distribuyéramossemanaria-mentelas distintasramasdel estudioy la información—laeconomía,la educación,la medicina,las artes, etc.—, yono vaciléen aceptar,porque,me dije, cuantoaconteceen eltiempo eshistoria, y en el espacio,geografía. Aún no aca-bo de recogeren libros lo quepubliquéentonces,y de allíhan salido —ademásde muchosartículosdispersosen va-rios volúmenes—parte de las Simpatíasy diferenciasy delos Retratosrealese imaginarios.*

Entreel 5 de junio de 1919y el 22 de enerode 1920,di al diario una seriede artículos sobrela historia del si-glo XIX, notas de un lector de libros para los lectoresdeperiódicos,encaminadasa recordar los antecedentesde laque entoncesse nos prometíacomo la última guerra. Noaspiréa seroriginal, y aun quiseborrarmeun poco detrásde mi asunto. No tuve tiempo de cubrir todo mi panorama:sólo lleguéapublicarhastael queentonceseracapítuloXVI,y hoy, XXV. Devuelto al servicio exterior de mi país, medetuveallá por la guerraaustro-prusiana.

Estospapeles,guardadosdurantecercade .cuarentaaños,han ido sufriendoretoques,adicionesy supresiones.De laperspectivaoriginal, he conservadoel enfoquesobreEuro-pa,sin olvidar que el siglo vio nacera las repúblicasibero.americanasy avanzarvertiginosamentehastael primer pla-no a los EstadosUnidos. El conjunto bien merecíallamarsela Nueva Guerra de Cien Años si, como quiere Hobbes,lanaturalezade la guerrano se funda tanto en los combatescuantoen la disposicióngeneralde combatir. Peroya se

‘ TomosIII y IV de las Obras completas.

11

Page 11: Alfonso Reyes. Obras Completas V

sabeque guerrasy tratos diplomáticosno agotanel conte-nido de la historia: son merasantologíasde catástrofeso—si se prefiere— hilos sacadosde la tela. “Aun en lasépocaspeoresy más desastrosas,entreguerraso revolucio-nes, la mayor partede la humanidademplea lo más de sutiempo en cosasde amor o de dinero, la compañíasocial,las diversiones,el generaladelantoo los personalesprove-chos, lo mismo queen los tiemposmáspacíficosy felices”(Lord. Jeffrey, TheEdinburghReview,marzode 1817).

El estudiode la historia reciente,la que más de cercanos incumbe,sueleserel másdescuidado.El educadorpa-decemal de escrúpulosy temeno serbastanteobjetivo. Nosabemossi lo impersonalposeeverda4erovaloren estevallede las pasiones. Bastacon no mentir a sabiendas.Lo de-máses extralimitación,hybris, ambicióndesmedidapara lohumano.

Haceveintesiglos, los Gracospropusieronciertasrefor-mas,sobrecuyo alcancey sentidoaúnno se ponende acuer-do socialistasy conservadores.En la luchade GregorioVIIy EnriqueIV secontrastansin remedioel devotode la curiaromanay el quemantienela soberaníadel Estadofrente ala Iglesia. La conductade los últimos papasde la EdadMedia es juzgadade muy distinto modo por Gregoroviusypor Pastor. Sobre la Reformay sobrela RevoluciónFran-cesatodaslas exposicionesson polémicas. Yo, en mi cortaexperiencia,quise alguna vez resumir las opinionesde laprensaespañolacuandoel cuarto centenariodel CardenalCisneros: me encontrécon que unospedíanel advenimien-to de otro varón de igual temple y la chamusquinade susadversariospolíticos —credoque muchosprofesany pocosconfiesan—,al paso queotros le negabantodoal reorgani-zador religioso, corregidor de la nobleza,conquistadordeOrán,fundadorde la Universidadde Alcalá y mecenasde laPoliglota Compiu.tease.* Puessi tales divergenciasse ad-vierten en la historia de los hechosremotos,¿cómo evitarque la subjetividadafecteel relato de los hechosrecientes?

Y así seva labrandola historia. Y hastahay másver-

* “Dos centenarios”, Retratos realese imaginarios, tomo III de las Obrascompletas.

12

Page 12: Alfonso Reyes. Obras Completas V

dad en estasdiscusionesque en los fríos informes de losmanuales,dondeapenasse nos hacesabercuándoreinó unrey, cuántasbatallasganó,cuántashijas tuvo y si las vistióde colorado. A esacuenta,vale más comprimir la carrerahumana,como en AnatoleFrance,reduciéndolaa sus tresperipecias fundamentales:“Nacieron, sufrieron y murie-ron”. Y, como fuere, es insoportableque —segúnya sequejabaWells— la Musa de la Historia cierre los ojos yse tape las naricesen cuanto aparecenel vapor y la elec-tricidad.

Pero ¿aquién le estoy predicando,si este libro no sededicaal sabioni al necio,aquélporqueno lo necesita,ésteporqueno ha de aprovecharlo?Contigohablo, hombresen-cilio que suelesleer en el periódico las notasde un lectorde libros recopiladaspara ti. Tú siemprehas querido sa-ber lo quepasóayerporla mañana.Y si resultaqueya losabes,¿quémal hay en recordarloy comentarlojuntos?

1952.

13

Page 13: Alfonso Reyes. Obras Completas V
Page 14: Alfonso Reyes. Obras Completas V

PRIMERA PARTE

Page 15: Alfonso Reyes. Obras Completas V
Page 16: Alfonso Reyes. Obras Completas V

1. LAS TRESREVOLUCIONES

1. ENCUADRAMOS el siglo entre los años~de 1815 y 1918,términos de dosgrandesguerras. Esteperíodocorrespondea la actualidadde la historia. La fisonomíaquehoy mues-tra la humanidaddata de las postrimeríasdel Setecientos.Aünque se llame épocamodernaa la que arrancamás omenosde la caídade Constantinopla(1453), la verdaderamodernidadde los pueblos—salvo para unoscüantospri-vilegiados de la inteligencia o de la fortuna— procededelas tres grandesrevolucionesacontecidasa fines del XVIII:

la revolución intelectual,la revolución industrial y la revo-lución social o RevoluciónFrancesa.

El antiguo régimenvivía ayuno de educaciónliberal yde enseñanzacientífica, al punto que las grandestransfor-macionesespirituales,propiastempestadesde superficie,nohabíanconmovidohastael fondo los océanoshumanos. Sedirá quehoy pasalo mismo,y es verdaden sustancia.Lasevolucionesde la cultura se trazanpor las cumbres,no porlos valles, queseríaun espectáculomuy distinto y poco edi-ficante. Absurdo pretenderque entre los contemporáneosdel genio todoshayansido Descarteso Newton. Pero falsofigurarse que,en igualdadde condiciones,o mejor en con-dicionesequivalentes,la gentede entoncestuvierasobreellosaun la vagay mitológica imagenque la gentede hoy tienesobreBergsono Einstein. Es unacuestiónde matices,perotambién—y esto,es importante—de posibilidad,de licitudy de accesoa la cultura. En el orden de la cultura, enefecto, los pueblosno habíanpodido absorberlas nocionessecularesconquistadasa lo largo de los descubrimientosgeográficos,.del paso del feudalismoa la monarquía,delRenacimiento,de la Reforma,de la Enciclopedia,etc.

El antiguorégimenvivía, en lo material, reducidoa losmediosde transportemás primitivos, no siempremejoresque los romanos;a la industria domésticade muy cortoalcance; a la fabricación manual, de modestosresultados

17

Page 17: Alfonso Reyes. Obras Completas V

—aunquevalganhoypor la rareza—;a la arquitecturaatra-sadae inconfortable;a la ignoranciamás espantosade lahigiene. Un humilde funcionario goza hoy de’comodidady aseono soñadospor el ReySol.

Lasguerrasreligiosasy laspersecucionesdelos siglosxvial xviii parecencorrespondera épocasmuy anteriores. Sonunaculminaciónde la EdadMedia en sus fasesmáspenum-brosas. Estossiglos sólo son modernospor la corteza. Ha-blar de siglos es hablarde masas,de pueblos,no de indivi-duosselectos.El espírituprosperahastaen la escasez;perola difusión de ciertasnocionesy prácticasqueconstituyenlaactual civilización necesitade ciertas ventajas físicas sóloaseguradashaceun par de centurias. Podránuestracivili-zaciónvalerpoco o valermenosque otras. El casoes quesólo se ha diseminadopor nuestrassociedadesde modo su-ficiente en los últimos doscientosaños. Lo suficienteparaimprimir susello al mundo.

2. Antes del xix, cuanto a política y gobierno,se vivebajo monarquíasabsolutas. El antiguo magnateha pasadoa ser cortesano. La luteranaPrusia o la católica Franciaaceptabanpor igual al Rey de derechodivino. Sólo se des-cubren dos excepciones:a la vanguardia,Inglaterrahabíaligado ya al dios humanoentreresponsabilidadesparlamen-tarias; a la retaguardia,Alemaniacontinuabaaún la pesa-dilla feudal.

Cuanto a creencias,las distintas religiones de Estado—que, desdeluego, ejercían mandoúnico en materia deeducación—vivían en constantealerta y celosa guardiade su independenciaparticular,pero cerradasa la liber-tad de pensamientoo a la toleranciade las demás. Y envez de la máximacatólica: “Un Mundo, una Iglesia”,pare-cían proclamarse:“Tantas Iglesiascomo Estados”. Al mis-mo tiempo, los no-conformistaso libre.penaadores,que asísellamaban,no teníanpatria e iban a la cárcel o a la ho-guera. Si el sistemade gobiernohabíaevolucionadode lamultiplicidad feudal a la unidad monárquica,en cambioel imperio universalde la Iglesia se habíadesmoronadoenun verdaderofeudalismoreligioso.

18

Page 18: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Cuanto al sistemaeconómico,rey, obispo y señorpesa-ban con pesoacumuladosobreel labriego,siervo del terru-ño y bestiade ararél también;y en las ciudades,los gremiosde artesanosvivían sometidosa una fatalidad de oficio.Todo ello, feudalismo,EdadMedia. Bien seha dicho queCarlomagno,Julio César,Pisístratoo Hamurabíno hubieransentidoextrañezaen la sociedadeconómicade un Luis XIV,un Federicoel Grande,un JorgeIII.

Sólo el comercio,a partir de los ensanchesgeográficos,venía disfrutandode una respiracióncadavezmás interna-cional, y robusteciendolos músculosde la clasemedia,esefuturo campeón. Perosuúltimo desenvolvimientoesperabala hora de las revolucionesmodernas.

3. La revolución intelectual fue obra de los filósofos.Más que pensadoressistemáticos,escolásticos,abstractoresde ideas, son por lo general, y sobretodo en el caso deFrancia,que llevaba la voz, filósofos sociales,meditadoresindependientes.Voltaire atacaa la Iglesia, muralla de lastradiciones. Montesquieuy Rousseauminan los fundamen-tos del Estadode derechodivino. Quesnay,Turgot, AdamSmith, convierten la economíapolítica en ciencia humana,arrebatándolaal arbitrio de los gobiernos. Kant investigalas basesde la ética independiente.Lessingy Goetheabrena las nuevasauraslas ventanasde la poesíay las artes.Lavoisier ponelos cimientos de la verdaderaquímica. La-marck—mientrasaparecela figura dominantede Darwin—ilumina la sendafutura de la biología. El pletóricoDiderothacede universalpregonero.

Lasletrassedesentiendenya de salonesy mecenas.Bus-canauditoriosmásvastos,reclutadosentrela nuevaburgue-sía,que empiezaya a saborearlos ocios cultos. Las facili-dades de la imprenta, las reformasde la enseñanza,laslibertadesdel estudio,inician, en efecto, la erade “la granlectura”.

Aparece,por cambio de influenciasentrela oferta delautory la demandadel público, unapléyadeen transición,los prerrománticos.El movimiento, cunado en Escocia yen Suiza,ganaciudadaníageneral. Los prerrománticosSOfl

19

Page 19: Alfonso Reyes. Obras Completas V

tan diferentesque acasono se reconocen‘entre sí. Tienende comúncierto temblor sentimental,ese desequilibrio in-terior queanunciael afán de continuarla jornada,esame-lancolía o exasperaciónde inadaptados.Junto a la litera-tura oficial y recibida (ya.en trancede.muerte),junto a larigidez de armadura—o de manequí—del mal llamado“clasicismo”,ellosejercenla temerosafascinacióndel cuer-po desnudo:medíteseen Rousseau.

Y en esesuelopropicio, prendey cundeel Romanticis-mo, coñ susensoñacionesy su falsa pero fecundarepresen-tacióndel pasado,queauna la historiá ha de serútil. Poe-sía,~historia literaria, libre ensayo, sátira, periodismo, onaceno asumenotro timbre, otro acento. Y al fin secum-ple aquellaley segúnla cual todaliteratura tiene que aca-bar en la novela.

4. La revolución industrial, hija del maquinismo, co-mienzaconlos progresosde hiladosy tejidos en Inglaterra,maduracon el vapor, culmina con la electricidad; trans-forma, al volcarseportodaEuropa,los cuadrossociales.Susnuevosperfilesson la división del trabajo,el aumentode~laproducción,.el nacimientode ciudadesfabriles, la creaciónde las dosclases—patronoscapitalistasy trabajadoresasa-lariados—,’las unionesde obreros,la aceptacióncrecientede la labor femeninae infantil, la aceleradaexpansióndelcomercio,el prodigioso desarrollode, las comunicaciones.Antes, “las hilanderas” de Velázquez;,ahora,unaplantadelLivórpool moderno. Tales son los términos de esta raudaevolución.

La política resienteel efecto de. estasmudanzas.Y larelación.entrelas gananciasdel capital y las gananciasdeltrabajo es el fondo de todas las futuras luchas sociales.Pronto apareceráel socialismo. Predica la propiedadco-mún, política o de la Polis, para todoslos mediosde pro-ducción. Su tendenciainternacionalrepresentaráuna fuerzapacifista.hastael añode 1914. . ‘

“Las cuatro hadasdel siglo xix” han sido ‘el vapor,,laelectricidad,el. maquinismoy ‘la química.La.marmita,el mo-tor de explosióny el barco de vapor,el ferrocarril, el telé-

20

Page 20: Alfonso Reyes. Obras Completas V

grafo, el alumbrado,la fotografía y cien inventos más nosonsolamenteunosjUguetes. Bien estáque afectendespre-ciarlos algunosmodernosascetasque,sin saherloen el me.jor caso,cuentanconellos todoslos minutosdel día y’ de lanoche,.todoslos días del añoy todoslos años de su “resi-denciaen la Tierra”. Peroa tales instrumentosdebemos,ensuma, el dominio de la naturaleza,que un espectadordeSirio, recorriendonuestropanoramahistórico, llamaría acer-tadamentela magia,insigniade la civilización de Occidente.

No es exageradodecirquela revolución industrial afectaa la familia humanahastaen sus últimas estructurasbio-lógicas y en sus relacionesnerviosas;a la vez, comunicaalhombreel sentimientode ser un morador de todo el pla-neta. La era que hemosllamado actualidad de la historiaes la era prometeicapor excelencia.El problemaparanues-tra especiedependeahora del equilibrio o desequilibrioentre la aptitud moral, difícil de acrecer,y la capacidadmaterialen desenfrenadodesarrollo.

5. La “gloriosa revolución” inglesa,de 1689.sólo trajoun cambiodinásticoy establecióel mecanismoparlamenta-rio. La misma clase,la aristocraciarural, continuó en elgobierno. Y la ropa limpia quedóen casa. La revoluciónnorteamericanade 1776 fue sobre todo un hecho políticopartiçular,aunqueseríaingrato paralos hispanoamericanosnegarsu ejemplartrascendencia.Produjola autonomíadeuna nación,echó a correr,el pelotón de las antiguasTreceColonias,sustituyóel mandode la coronabritánicapor lalealtad a la Constituciónde los EstadosUnidos. Pero sólola Revolución Francesa trajo una reconstrucciónsocialparael mundo.

Lasideascaminanconlos hombres,y avecesen sentidocontrario. Nuncasabeuno lo quecrea,lo que‘halla. Colón,en buscade la India, encuentralas Indias. Los ejércitosnapoleónicos,lanzadosa fundar un imperio, esparcenlassimientes revolucionarias,que caíanpor entre las gavillasde bayonetasde sus carrosde. guerra. Francia,en luchacontra Europa, determinael alumbramientode la Europamoderna.

21

Page 21: Alfonso Reyes. Obras Completas V

La herencia de la Revolución Francesaes difícil deapreciarhoy por hoy, ingratitud habitual parael aire quese respira. La RevoluciónFrancesadignifica y justifica laacción característicade la mente occidental: la iniciativa,la intervenciónpara acelerary madurarel procesohistóri-co, la esperanzade quela historia seacreaciónde la volun-tad y no determinismociego. Ella, de estasuerte,estimulalos sueñosdel mejoramientohumano,y aunrecogeel prin-cipio católico del libre albedrío,propuestopara la opcióndel bien. Democracia,nacionalidad,progreso—engañosopero benéfico espejismo—, primer victoria del trabajo—aunqueturbia de explotacionesburguesasy capitalismode arribada—,libertadde pensamientoy de expresión,dere-chosde la personahumana,ápice de la sociedad:tales sonlos principalesrasgosde estafigura trascendente.

Entendámonos:no setratade unaadoraciónpueril parala RevoluciónFrancesa.Ya sabemosque ella trajo consigomuchosmales, muchoshorrores;que algunasde sus verda-deshan caducado,achaquede todo lo histórico. Ya sabe-mos que tampocodescubriónecesariamenteni propusoporprimera vez muchos de los bienes que nos ha legado. Esun groseroerror figurarse queel génerohumanoesperabael 1789 paraapreciarel encantode la libertad y sentir elascode la tiranía. Acasola monarquíahereditariaencuen-tra en nuestrosdías menosobjecionesque en otros siglos.La Europamedievalcuentalas monarquíaselectivasy hastarepúblicasen igual númeroal menosque las monarquíashereditarias. El pasadode Rusia es republicano,y hacesetecientosaños,florecían, en la tierra de la autocracia,lasinstitucioneslibres y los regímenesde partidos. Casi en to-daspartes de Europa, los pueblos de ayer han ofrecidocierta resistenciaa la monarquíahereditaria,o sólo la handejadoestablecersemuy lentamente;avecespor sorpresa,aveces—dinastíacapetiana—como recompensapor los ser-vicios prestados. Sólo el siglo xix ha visto crearsemonar-quíasde la nochea la mañanay enraizarsin dificultad.

Todo estoes cierto y pruebala complejidadde la histo-ria, pero no perturbala trayectoriaprincipal, quemásquea las estructurasinstitucionalesatiendeal procesode las Ii-

22

Page 22: Alfonso Reyes. Obras Completas V

bertadesdemocráticas,en quehubo, sí, un interés nuevoyunasingularinsistencia. Todo esto, además,pruebanueva-mente que el hombre olvida, y vuelve a inventar viejosinventos. Pero en modo alguno niegala función históricaque,en sumomento,vino adesempeñarla RevoluciónFran-cesa. No era un invento por patentar. No era un hallazgode erudición, al que se puedetacharpor ya conocidopar-cial o totalmente. Fue un hecho social necesario,útil, tras-cendentecomo ninguno. Un puñetazopuede ser salvador,aunque no sea el primero que registran los anales delpugilato. El que abre una ventanapara evitar la asfixiani inventael abrir nj la ventana,pero evita la muertey co-mienzaunavida nueva. Incipit vita nova.

México, agostode 1945.

23

Page 23: Alfonso Reyes. Obras Completas V

II. PANORAMA DEL SIGLO XIX

1. DIVIDIMOS el siglo, poreconomía,en cincopartes:1815-1830. Del Congresode Viena a la Revoluciónde

Julio. Períodopreparatorio.Fatigay anhelode paz. En elreposo,duermeny se hinchanlos gérmenes.Tratadosquerestablecenel mundo conforme a principios ya superados,‘y que ignorande propósitola nociónde las nacionalidades.Hasta1822,sistemade conferenciasdominadaspor la men-te reaccionariade Metternich. Comienzanpor 1822 ciertasinquietudesy levantamientosnacionales. La RevolucióndeJulio, iniciada en Francia,corre como cordón de pólvorapor Europa.

1830-1848. Las ideasnacionalesse aclaran,máso me-nos implicadasen el liberalismo. La Revoluciónde Juliorepercuteen la independenciade Bélgicay de Grecia,y aunen el Reform Bu! de Inglaterra~Suiza se instituye en fe-deración.Se descubreal eslavo. Se adoraa Polonia,“Cris-to de las Naciones”,segúnMickiewicz.

1848-1870. El Año de las Revoluciones,la marealibe-ral de Europa. Van cayendolos tratadosconservadoresyanacrónicosde Viena. Cierto que, en conjunto, la revolu-ción fracasapor miedoal radicalismoy al comunismo,perodeja depositadossus limos. La revolución ha partido otravez de Francia,y otra vez invadea todaEuropa. Se excep-túa a Inglaterra,aisladaen la digestión de sus bocadosin-dustriales.CaenMetternichy susistema,y empuñalas rien-das Napoleón III. París es la capital del mundo. Laspalpitacionessucesivasdel magnointento se hacenmanifies-tas en Crimea, Italia, Sadowa. Tras el intermedio de laGuerrade Crimea (1854-1856),Franciacomienzaa decli-nar, por varias razonestanto personalescomo económicas—la falta de camposcarboníferos—;y el poder sedeslizaaPrusia,graciassobretodoal Condede Bismarck. Austria,desposeídade Italia en 1860, quedaal fin oscurecidaporPrusia —la hermanaenemigacon quien desde el primer

24

Page 24: Alfonso Reyes. Obras Completas V

instantese ha disputadola supremacíasobrela Confedera-ción Germánica—,situaciónremachadaen la Guerrade Sie-te Semanas,1866. Franciatambiénes derrotadapor Pru-sia, 1870-71.

1870-1914. Sedan,.crisis suprema. Paraentonces,to-dos los Estadosnacionalessehanestablecido.Aunquetoda-vía veremosa Noruegasepararsepacíficamentede Suecia(1905), y las influenciaschecashan de desarrollarseman-samenteen el senodel Imperiode los Habsburgos.La sa-cudidade las nacionalidadesse ha calmado;ahoraasistimosa las consecuencias.Pazarmada. Pugnade los imperialis-mos comercialesy competenciapor los mercadosdel mun-do. Reduccióngradualdel Imperio Turco, y esfuerzosporexpulsardeEuropaaTurquía;rivalidad entreRusiae Ingla-terra. Éstase repliega, abandonandoa Turquía y dejandoa los Baikanesen estado de turbulencia,origen del 1914.El irredentismo: Trento, Trieste, Alsacia-Lorena,Slesvig,Finlandia, Ukrania, Polonia. Se anuncian disgregacionesde imperiosheterogéneos.Anhelosseparatistasen Irlanda,Cataluña,Flandes.

1914-1918.La GranGuerran9 1, quedeterminaunaeradiferente. Hasta por los ojos puedeapreciarseel cambio.Parano salir de ejemplosbélicos, compáresela “estéticade las batallas”, la cargade caballeríaque Robert de laSizeranneestudiabaen los pintores del xix, con lo quehavenidomástarde: los toposde la trinchera,y al cabo, la ex-plosión atómica.

A lo largo de esta epopeya,el nacionalismohalla uncorrectivo, siquiera teórico, en el socialismo y, en general,el internacionalismobajo todassus formas. La fraternidadde los pueblosse abre paso,en las concienciasal menos.llega ahablarsede los EstadosUnidosde Europa. La poe-sía,que se adelantaa la realidad, anunciabaya por bocade Victor Hugo:

O RépubliqueuniverseLie,Tu n’es encore que rétince&,Demaintu serasLe soleil!

2. El panoramadel siglo xix se apreciapor los tresórdenesprincipales:plano económico,plano político, plano

25

Page 25: Alfonso Reyes. Obras Completas V

cultural, conforme se asciendenlas terrazasde la pirámi-de. El planoeconómicoante todo. Industria y comerciosi-guensumarcha,y, a la vez quenuevosmercados,se descu-bren nuevosmediosparaexplotarlos. Ama y señoraen unprincipio, Inglaterrapoco a poco encuentrarivales en sucamino. Conforme aumentael númerode paísesproducto-res, los mercadosson más disputados,como si su númerodisminuyerade hecho. En lo exterior,la deficienciade mer-cadoscreaun estadode permanentedisputaentrelas poten-cias. En lo interior, sucedentransformacionesque,en variospaíses,se aceleranen revolución; sobre todo —hecho sin-gular—entrelos pueblosquerecibenmástardeel bautismode la industria:Rusiaen 1917, Alemaniaen 1918.

a) La agricultura, hastanuestrostiempos,sigue dandoempleoa las mayorías,no obstanteel gradualdesarrollodela industria.

A finesdel xviii, Inglaterraexperimentóunarevoluciónagraria. 1) Quiereestodecir,porunaparte,queun cambiode propiedadjuntó en vastasposesioneslas tierras de lospequeñosterratenientes,mientraslas áreascomunalescaye-ron en las manosde algunosgrandespropietarios. 2) Lospequeñosterratenientes,quehandejado de serlo, o se con-tratanparatrabajarmediantesalariosen prediosya ajenos,o buscantrabajoen las fábricasurbanas.3) Pero tambiénha acontecidoun cambioen los métodosagrícolas,quemo-difica el monto de los rendimientosy la vida de los labrie-gos. Y lo queha pasadoen Inglaterrase refleja luego enEuropa.

La agriculturamedieval se ajustabaal sistema de lostres campos. En inviernohabíaque matar todo el ganado,por no poder mantenerlo. Pero en el xviii se da con unaalimentacióncientíficaquedobla el pesode cabríosy vacu-nos. Aun se sospechaque,en la EdadMedia,esosanimalesdomésticoseran mezquinos:un hombre robustoy de buendiente podía en unasentadaconsumir un cabrito, aunquefuera “a juerzaépan” comoen el cuento andaluz;y no ha-cía falta serun giganteparaabatir a un buey de un golpe.Temporalmenteentorpécidapor la guerra,la agriculturain-glesavuelve a florecerpor 1815.

26

Page 26: Alfonso Reyes. Obras Completas V

LQS nuevosprocedimientosson imitadosen el Continen-te. Habráregionesque,casi hastaacabarel siglo, seguiránoperandoa la maneramedieval,comoRusia. Francia,aun-queatrasadarespectoaInglaterra,adoptapor 1850lasprác-ticas insulares,y las desarrollacon esa formidable indus-triosidaddel campesinofrancés. En Alemania, la PrusiaOriental la sigue de cerca. Allí los labriegosvivían bajolos baronesruraleso Junkers,que al igual de los Squiresingleses,teníandevociónpor sucampo.

La vastaaplicaciónde la maquinariay la químicaa laagriculturasignificaun pasomás. Donde estabendiciónsedejósentir,la producciónsemultiplicó en abundancia.Otramejora,la refrigeración,permitió llevar a Europala carnede Australasia,y luego, de los paísesplatenses.

Por último, las facilidades de transportesredoblan lasposibilidadesy provechos.Para1918,no se trata de produ-cir más,sino de encontrarsalidaa lo muchoqueseproduce.

b) El maquinismo,impulsadodesde’fines del xviii, ape-nasen nuestrosdíasha llegadoaciertospaíses.Con todo, deunamanerageneral,logró transformarla sociedaddel pa-sado siglo. El descubrimientoo la colonizaciónde nuevastierrasy la necesidadde encontrarlos recursosmásadecua-dos asuspeculiarescircunstanciasprovocanla manufacturaespecializada.Los inventosseencadenanunosaotros. Tam-bién Inglaterralogró aquí los primeros éxitos. Los mismosejércitosde Napoleónsolían usarpetosy botas de fabrica-ción inglesa. Pueses sabidoquelos embajadoresdel lucrotienen graciade estadoy se deslizande algún modo invisi-ble entrelos campamentosdel enemigo.

La industria francesacomenzóen el norte, por toda lazonacarbonífera,y ya estabaen plenaactividadpara1815.Franciay Bélgicahastaseadelantana Inglaterraen algunosrespectos.Pero susmateriasprimasson escasas.La mayo-ría de los mantosde hierro y carbón,elementosdel acero,quepertenecíana Francia, le fueron arrebatadospor Ale-mania,conla Alsacia-Lorena,en 1871. La industrializaciónde Alemaniaes de hechoposterior a la formación del Im-perio, en el propio año;pero pronto se pusoal pasocon unesfuerzovigoroso,y sus legionesde fabrilesy químicos se

27

Page 27: Alfonso Reyes. Obras Completas V

lanzaroncontra Inglaterra,para desposeerlade sus antiguosmercados.

Los artesanosdomésticosde otro tiempo se agrupanaho-ra en las fábricasestablecidasjunto a’ los distritos de ma-teriasprimas; las poblacionesse apiñanen urbesgigantes-cas;el trabajotraeconsigoproblemasde salario,resistenciahumanae higiene. Hasta aparecenenfermedadesespecífi.cas. Los intentospara mejorar las condicionesde trabajoasumendos formas principales:el humanitarismo,mezclade filantropía y religión encaminadaa corregir los abusos,y el socialismo. Estas tendenciasno sólo reparanen losabusos—y en rigor, susmayoresconquistasaparecencuan-do ya se hansubsanadolos daños—sino que,en conjunto,se oponenal régimende produccióny explotacióndel capi-talismo. Los beneficiosdel nuevo sistemano lo serán deveras~mientrasno se repartan equitativamente‘entre todala comunidadhumana. De aquí las protestasy los progra-mas de Karl Marx, el Rousseaude la nueva revoluciónsocial.

c) Por lo que respectaal comercio, el siglo se inicia,particularmenteen Inglaterra,bajo el signo del liberalismoeconómico:la libre competenciase considerala únicaprác-tica saludabley justa. Talesson los principios del econo-mista escocésAdam Smith (1723.1790). Así piensanloscomerciantes.Pero los agricultoresestabanpor los merca-dosprotegidos;esdecir, por las prohibicionesa la importa-ción de ciertos artículosextranjeros,como el trigo, parasu-bir el precio del artículo propio. Las dos tendencias,librecambioy proteccionismo,luchana lo largo de la época.

La francacompetenciaentreEstadosy particularespro-metía serun progreso. Poco a pecóse dejan ver los peli-gros. El proceso,total del declive económicopuederesumir-seen estasetapas:

1~Enormeproducción, consecuenciadel adelanto téc-nico.

2~Dificultad de contarcon mercadossuficientes,con-forme los paísesse industrializany pasande consumidoresa productores.

39 Terrible disputapor los mercados. Se prestadinero

28

Page 28: Alfonso Reyes. Obras Completas V

a los paísesmenosevolucionadosparaquepuedancomprarlos artículosqueel acreedorproduce:función de los cubosde noria. A menudo,los paísesnuevoso recientementevisi-taclospor la nuevaeconomíaquedananexadosa las poten-cias productoras,en diversosgradosde dependencia.Y aquílas luchaspor obtenercoloniasy zonasde ,influencia.

49 Los grandespaíses,ya irritados por semejantesriva-lidades,se oponenmutuamenteunas‘tarifas prohibitivas,ensu desesperadoempeñopor preservarlos mercadosdomés-ticos paralos productoresdomésticos.

59 Los mercados resultancada vez más estrechos;laproducción,cadavez másfácil. El productorno quierepres-cindir de suslucros,y es reacioabajarlos precios. La com-petenciase aceleravertiginosamente,y la temperaturamo-ral —o inmoral— se caldeaen proporción.

6~Y es la guerra de armas, despuésde la guerra demercadosy de tarifas. La competenciaentre dos imperia-lismos económicos,el británico y el germano,estáen,el ori-gen de la GranGuerran9 1.

Tal fue el derrumbe:tela de Penélopetejiday deshechacon estéril agitación, sólo podía conducir al desbarajuste.

3. Correspondeahoralanzarunaojeadasobreel planopolítico. La primera mitad del siglo es, a grandesrasgos,una serie de luchascontra la restauración,contra los arre-glos del Congresode Viena. Los resortesde talesluchassonel liberalismoy la ideanacional. La idea‘de lanacionalidad—comunidad de interesesque aspira al Estado común—suelefundarseen lengua, sangrey religión., Liberalismo ydemocraciasignifican el derechodel individuo a participaren el gobierno,nocionesderivadasde la RevoluciónFran-cesa.Elias inspirarána los puebloscontrasusviejas autori-dades.‘Verdad es que la unificación de ciertosEstadostan-to nació del entusiasmopopular como de ‘la acción de lasclasesgobernantes(Cavour en Italia, Bismarck en Alema-nia). Con el tiempo, la idea nacional, torcida,en naciona-lismo, se convertirá en algo. tan imperiosocomo las Yiejasautocracias,‘con. su cortejo. de ambicionesegoístasy cons-cripciones militares. . . ‘

29

Page 29: Alfonso Reyes. Obras Completas V

El siglo xix es,por mucho,un laboratoriode las nacio-nalidades. La nacionalidad(entoncesla palabramismaso-naba a neologismo) es el grupo humano que se reconoceafín y, en principio, anhelaal molde de un Estadoparaconvertirseen nación. Nación es forma, nacionalidad esmateria. Las aplicacioneshistóricasde estaideatiendenelpuenteentreel siglo xvm y el siglo actuaL Mancini entien-de tal idea como un parangóndel filosofema cartesiano:“Pienso,luegoexisto”, trasladadoal ordende la política. Esla evidencia en que se funda la personasocial, la Polis.Verdaderafascinación,la cuestiónde las nacionalidadesha-cía temblar la pluma de los escritoresy estremecíaa lospueblos. De ella escribíael belgaLaveleye:

Es ella quien ha libertado a Grecia y ha constituído aItalia; ella quien preparala unidad alemana,agita a las po-blacionesde Austria y Turquíay, bajo forma de pangerma-nismo o paneslavismo,arrebatalas imaginaciones.Se ríe delos tratados,pisotealos derechoshistóricos, desconciertalaobrade la diplomacia,trastornalos intereses,todo lo revuel-ve, y tal vez mañanadesencadenarála guerramaldita (1868).

Durantela primera mitad del xix, la vaganoción buscaun sustentoen algo tangiblecomo lo son las lenguas. Lafilología y las literaturasrománticascontribuyensu aporta-ción. Durantela segundamitad del siglo, másdesarrolladaya la etnografía,la nociónde la nacionalidadencuentraunsustentomáspeligroso: la raza.

Unos entenderángroseramentela doctrina de las nacio-nalidades. Paraellos, el sentimientode afinidad quecausala cohesióndel grupo es un mero efectode la uniformidadétnica. ¡Como si tal cosaexistiera! Así en Gobineauy enlos racistasde nuestrosdías. Impulsiónbiológicay colecti-va; irresponsable,y en tal sentido,amoraltambién. De aquíbrota el nacionalismo,perversióndel principio. Otros en-tendieronla doctrina çomo una fuerza espiritual, un senti-miento del destinocomún: “El deseodevivir juntos”, decíaRenan;deseosuperior a las equívocasmaterialidadesétni-cas; contrato voluntario entre personasconscientesde susderechos. Pues,como lo explicabanRenan y Michelet, el30

Page 30: Alfonso Reyes. Obras Completas V

datoracial pierdegradualmentesu importanciaen el cursode la historia; y la política de las razassólo puedecondu-cir “a guerrasde exterminio,aguerraszoológicas”.

Estosdosmodosde pensardialoganal usohumano—esdecir, entreviolenciasy guerras—por todo el siglo. Y du-rantelo queva del siglo presente,la crisis llega al paroxis-mo. Hacia el final del xvm, se dejansentir los deseosdeun sistemainternacional. Hay asomosde tal espíritu en eltratado de Versalles (1919); y desde antes,muchos inten-tos parcialesy esporádicos.En nuestrosdías, se dice quea la independenciapolítica sucedela interdependenciaeco-nómica. Peroel temadel XIX es,hasta1870, el desarrollode las nacionalidades;y en adelante,los conflictos entrelosEstadosnacionalesde aquísurgidos.

4. En el plano de la cultura finalmente, “el estúpidosiglo XIX”, como le han llamadoquienesno le perdonansuinextinguiblesedde liberalismo,planteóteóricamenteel res-peto de la personahumanaen términostales que hoy pu.diéramosenvidiarlos. La filosofía, las ciencias, las letrasy las artesrevelanaquellafertilidad que caracterizaa lasetapasen queserecogenlos saldosde largas y ricasevolu-ciones,y aunaquellaexquisitezpeligrosade las civilizacio..nes demasiadomaduras.

Creciendosegúnsus leyes internas—sin negarpor su-puestolas concomitanciassociales—las letras recorrenelcaminodel Romanticismo,el Realismoy los diferenteseste-tismos“fin de siglo”, quepuedencompendiarseen el Sim-bolismo. Lasartesponenen verdaderotrancede angustiaalas futurasgeneracionesque,tratandode superar,o siquierade no imitar, a aquelsiglo, caenen mil tanteosaventuradossin hallar todavíareposo. La filosofía avanzaen tres cuer-posde ejército: los idealismosalcanzantenuidady penetra-ción metafísicas,cuyosfrutos estácosechandonuestraépo-ca; la ciencia seducea otros filósofos, que se consagranaorganizarrepresentacionespositivasy factuales del univer-so; y otros, finalmente,aíslanlos postuladosy métodosdela sociología,atraídoscomo los antiguossofistas por lasurgenciasdel problemasocial. La historia nuncahabíaal-

31

Page 31: Alfonso Reyes. Obras Completas V

canzadotan ambiciososvuelos. Lascienciasfísicas realizantan portentosodesarrollo,queel ‘trecho de Newton a nues-trosdíasrepresentaporsí solo un cambiomayor quecuantova desde‘la antigüedadhastaNewton.

Por supuestoquela nuevasociedad,los nuevosricos dela economíay de la cultura —notascaracterísticas.de esesiglo—paganavecesla demasiadajuventudde susglorias,y hay lustros enterossobrecuyas artescotidianasy orna-mentalesmásvaldríacerrarlos ojos. Por muchotiempo laculturaha escapado‘al vulgo, y éstepoco a poco va ganan.do accesoal reino encantado.La Inglaterra de 1870, laAlemania de las viejas universidades,la Franciade 1883,son apóstolesde la educacióny la promuevencon grandeimpulso. El tono de la prensase adaptaal público no muyexigenteque se deseacaptar: la prensarepresentaráel sa-ber de la mediacalle, la mínima dotaciónquepreparanloslaboratoriosparala excursiónde cadadía.

El alimento, el alumbrado,el vestido,los servicios pú-blicos, la organizaciónpostal, los auxilios médicos,todo hamejorado. Los deportesirrumpieron triunfalmenteen la so-ciedad. La vida se hizo máscómodaparala mayoría. Peroalgunacorrienteoscura,subterránea,veníalatiendobajotanfelices apariencias,y al fin aflora, tremenda,al mediarelañode 1914.

5. El largoconflicto que,duranteunosveinteaños,con-movió al mundoeuropeo,lo deja en estadode fatiga,y asílo encuentrael añode 1815. En Franciasobretodo, aldeasenterasse habíanquedadosin jóvenes,como en el discursode Pendes.Muchasregionesest.abanempobrecidaspor lainterrupciónde la economíaa causade la luchaentreNa.poleón e Inglaterra. Para Inglaterra,en cambio, las cica-trices no erantan aparentes.Las clasessuperioreshabíansufrido relativamentepoco. Quien lee‘las novelasde JaneAusten, fiel y minucioso retrato, difícilmente percibe queen el plano de fondo se.está decidiendocon las armaseldestinode Europa. Como en. el Viaje sentimentalde Ster-nc (1768), los caballerosinglesescontinuabandando lavuelta por los paísescon.~.tinentalesen los entreactosde los32

Page 32: Alfonso Reyes. Obras Completas V

choquesarmados. La agricultura florecía; y aunquela si-tuación eradesesperanteen los distritos fabriles del’ norte,nadiese cuidabade esta esclavitud blanca, si bien todosclamabancontrala esclavitudnegra. !~uesesmásfácil con-fesar las atrocidadeslejanasque no las cercanas,y máscuandoéstasnos resultanen algún modo provechosas.Losmanufacturerosde la clasemedia,entretanto,iban amasan-do fortunas;pronto pesaránen la politica.

Tampoco las altas~lasesdel Continentehabíanpadeci-do mucho, salvo en las zonasmás dire~tamenteafectadaspor las revoluciones. Los campesinos,en algunoslugares,habíanobtenidonotoriasventajasa consecuenciade las ins-titucionesnapoleónicas,a qtie seapegabancon ahínco. Peropor todaspartes,salvo entrelos soldadosfrancecesque so-ñabanconvengarla derrotade Napoleón,habíaun inmensoanhelode paz. Sólo’ hacia1852, cuandoya la mayoríadela genteque presenciólós horroresde ‘la guerraanteriorhabíadesaparecido,el mundosesintió preparadoparaatre-versea otra guerra. Y aun entonces,el conflicto fue a es-tallar lejos, en Crimea,y fue disputado,no entre los pue-Lbs, sino entreejércitosprofesionalés.

Por todaEuropa,en 1815,los hombres,como Cincinato,vuelven al arado y a sus secularesy hereditariasfaenasagrícolas;ahora,en ‘verdad, bajo condicionestodavía me-jores, puesla RevoluciónFrancesano pasóen vano.

Las fuerzasmodeladorasque hemosdescritoproducen,en los distintos países,efectosdistintos. No se había lle-gadoa la “estandarización”de nuestrosdías. A pesardelas muchasy excelentescomunicaciones—que facilitan launiformidad de las costumbres—aún hay altibajos, des-igualdadesy accidentes.Se hablabanmás dialectosde losque ahorase usan. Se preferíanlos trajesregionales. Enesteconcepto,sólo a fin de siglo se igualanel Occidenteyel Orientede Europa. Todavíaen 1918, la mujer turcausa-ba el velo en la cara—vestigio de un pudor arqueológicoque dejó caeral primer aviso—,el albanésseguíaluciendosufamosacamisa,y eranmuchoslos campesinosque nuncahabíanvisto un automóvil. Nosotroscomprobamospor esosdías que los rústicos extremeñosse creían con derechoa

33

Page 33: Alfonso Reyes. Obras Completas V

injuriar y aun apedreara todo automóvil quecruzabaporsuscarreteras:de tal modoperturbabasushábitos.

Paralas aristocraciasel cambioeramenosnotable. Elvals reinaba.en los’ sajones,auiiquelas “personasde edad”,lo ,veíancon malosojos comoa cosadesentonaday popula-chera. Algunosleonesde la moda habíancomenzadoa po-nersepantalónlargo en vez del calzóncorto, prendapocoestimadaya en sociedad.Porllevarel calzóncortodel pue.‘bio, el duquede Wellington ~ehabíavisto uno de esosdíasdetenidoa la puerta ‘del club. Las carreterasnapoleónicasfacilitabanlos viajes; pero.éstoseran aún tan enojososquela genteacomodadapreferíaquedarseen casa,chaxlar jun-to a‘la chimenea,bailar o cantar,leer novelashistóricasy,por saludablereaccióncontrael pasadode combatesy angus-tias,,ser~feliz y un tantb ligera.

Pero,en Inglaterra,las zonasseptentrionalesde la in-dustria —los,molinos de,’Lancaster,el valle de Rother—comenzabanunanuevavida. Lentamente,ella inundaráenel tonogris,de la laboruniforme y mecanizadaal Continenteprimero,y después,al mundo.

Entretanto,en las zonas más~.sensiblesde la juventud,tras las orgíasde gloria de la Revoluci4n y el Imperio, ha-bía quedadoalgo como..un traumatismo•de heroicidad,.unsentimientode vacíoy 4e tristeza. Tal esel mal de laépocaque Alfred de Mussetha descritocon trazos.de fuego enLa confesiónde un hijo del siglo, Dos heridasen el cora-zón: el 1793y el 1814.

México, agosto‘de 1945.

L

34

Page 34: Alfonso Reyes. Obras Completas V

III. EL OCASO DE ÑAPOLEÓN

1. L~HISTORIA ~o1ítica de los últimos tiempospuedesim-bólicamentereducirsea un héroe y un coro’ trágico: a unpríncipe quese derrumbay un tropel de dipbomaticosqueacuden a repartirseel botín: propio sparagmóso despe-dazamiento del dios en las antiguasmitologías El sigb xviii cOmienzacon la éaídade Luis XIV y los tratadosque pusierontérmino a lá guerra de la sucesiónespaño-la; el XIX comienzacon la caída de Napoleón y el ‘Con-gresode Viena, que creóla Europa‘posnapoleónica;el xx,con la ca’ída de Guillermo II y’ la Paz de París (18 deenero,1919).

Napoleónpresentíaque,el renunciara las conquistasdela Revolucióny. a sus propiasconquistas,como lo exigíansus eneniigos,le costaríael trono, y trasla fórmula ofreci-da —“devolver susantiguoslímites a Francia”—leíaentrelíneas:“devolversu antigua dinastíaa Francia”. Aún con-fiabaen sugeniomilitar y creíaque, a füerzade genio,po-dría contrarrestarla fatiga bélica de supuebloy la desganade sus mariscales,ya sospechososde deslealtad,ya deseo-sosde retirarsede la luchay disfrutar la posiciónalcanzadaacostade’ largossacrificios. Caulaincourt,el representantede Napoleón,habíaquerido defendera su amocontra supropioextravío,habíavisto claro,’no poníaen dudael triun-fo final ‘de. “los ‘aliados—a pesarde ‘las constantesdisiden-’ciasde‘susgenerales—y anhelabaardientementeun arreglopacífico que evitarael derrumbamientodel podernapoleó-nico. Peroel dios de la guerrano quiso escucharel avisode las derrotas.

Dos adversascausasacabaroncon Napoleón: primero,en Moscú,’ el GeneralInvierno,muchomásque aquelmono-bito de Kutusov; y luego, la guerra de desgastea que severían sometidas~las’fuerzas del Imperio desdela Batállade las Naciones (Leipzig, 16 a 19 de octubre,1813). Lasola retiradade Leipzig —sin contarlos sangrientoscom-

35

Page 35: Alfonso Reyes. Obras Completas V

batesqueimportaronunascien mil bajas—costabaya vein-te mil hombres,a quienesla prematuradestrucciónde unpuentedejó abandonados.Allí, entrelas aguasdel Ebster,desapareciócon su caballo el príncipe Poniatowski, maris-cal de la víspera.

Como en los días,de .Italia~Napoleóndespliegaenton-ces unaactividad,inauditay dejase~ti~.todo.sugenio mibj-tar. Con un ejército mal pertrechadoy ya deficiente, unejércitode bisoños—denulos, le dijo Metternich—,triunfadondequieraque apareceen persona,y selo ve atacaraquíy allá con la agilidad de un florete. Pero‘no podíaestarala vez en todaspartes,y donde él. faltaba,sus tropaserandiezmadasen detalle.

Quiso evitar la reuniónde los dos grandescuerposene-migos. Se metió entre ellos como una cuña, y les dabaadiestray siniestraduraslecciones. Pero mientrasél seen-tendíaconuno, ~l otro podíaarrojarses9b~eParis. Dispues-to a salvarla capi~i,rpdeóa los al~adQspor la retaguar-dia, rumbo al estçy amenazandoal,Rin,~paraasí obligarlosa retroceder.Çuaz~çbollegó aReinis,seencontrócon que losaliados,sin dejarseen&añarporaquellamaniobraque sólohubierapodido serpeligrosacon un ejército superior, se-guían de frenterumbo a París.

Entoncesmudó de plan y emprendióel alcancedesespe-rado. En su aceleradacarrera,iba dejandosus tropasporel camino,hastasólo quedarsecon un piquetede caballeríay el coche en que se hacía conducir a toda rienda. Asíaparecióen Fromentau.¡Habíaperdidolapartidaporunashoras! El Regenteacababade huir. La emperatrizMaríaLuisa se ha refugiadoen Blois, llevando consigo al here-dero, al rey de Roma,“para que ésteno sufrierala suertede Astianacte”, y que, segúncuentan,se resistíarabiosa-mentea subir ab carruaje.En Montmartreseoía el retumbode los cañones,y la plaza estabapara caer. La capitula-ción de Montmartre acontecióen 30 de mayo, 1814. Na-poleónesperósudestinoen Fontainebleau.Y así acabóesteúltimo y desesperadoesfuerzoque se ha llamado la GranSemana.

36

Page 36: Alfonso Reyes. Obras Completas V

2. Mientras el cañoneose dejabaoír en Montmartre,Chateaubrianddeclaraba:

No, nuncacreeré que escribosobrela tumba de Francia;no puedoconvencermede que, trasel día de la venganza,nose acerqueparanosotrosel día de la misericordia. La antiguaherenciade los reyes cristianhsimosno puedeser fraccionada:el reino que ~urgió de entre las ruinas de la moribundaRoma,como última tentativade su grandeza,no perecerá.Nohan sido los hombresquieneshan guiado los sucesosde quesomostestigos,sino que en todos ellos se dejasentir la manode la Providencia. Dios mismo, a la descubierta,se pone ala cabezade los ejércitos y asiste al consejo de los reyes(Bonapartey Los Borbones).

En el cuadrode Wolf, popularizadopor el grabadodeJügeb,no se ve a Dios, pero sí a los ejércitos que cruzanla Puertade Saint-Denisentre la curiosidadde la muche-dumbre. En la acuarelade Opitz, los rusos,que quinceme-sesantesenderezabanlas ruinasde Moscú, acampanpor lasplazasde Parísy charlan amigabbementecon el pueblo.

Los bandoshabíandadoya la promesade que los alia-dos entraríanen sonde paz. Pasquier,el Prefectode Poli-cía, y Chabrol, Prefectodel Sena, recogíande labios delzar Alejandro las seguridadesde que París seríaprotegidoy se respetaríala integridad de Francia. El príncipeSchwarzenberg,comandanteaustríaco,veníaa decir,por suparte, la misma cosa, en un manifiestoque todavía causómayor impresión: “Sobre la capitalno pesarásitio militaralguno. Animadade estossentimientosse dirige a vosotrosla Europaque se encuentraarmadaante vuestrosmuros.”

Ambos documentosconvidabanal pueblofrancésa queabandonasela causadel Emperador.Los monárquicosapro-vechanla ocasiónal punto,y empiezana recorrerla ciudadrepartiendoescarapelasblancas. En el primer instantefue-ron mal recibidos. Todavía en la plazade la Grave se oíagritar: “~ Viva Bonaparte!” Pero pronto las insigniasy lóspañuelosblancosempezarona esparcirsede uno en otro ba-rrio. Los gruposmonárquicosque cabalgabanpor las cablesno eran muy numerosos,pero contabancon los aliadosy,además,con el silencio, la pasividado el desconciertodela población.

37

Page 37: Alfonso Reyes. Obras Completas V

El 31 de marzo de 1814, a mediodía,las fuerzas alia-dasentraronen Parísy, a lo largo de los bulevares,se en-caminaronhacia Campos-Elíseos,,en alarde.de gallardíayapostura,paraque apreciarantodos queno estabananqui-losadas,como lo pretendíantodavíala víspera.los boletinesimperiales. El prusianoYorck, acuyastropascorrespondióel mayor peso de la campaña,y cuyos hombresrealmenteparecíansuciosy harapientos,se abstuvode participar enel desfileparano deslucirlo.

Abrían ‘la comitiva los músicos; seguíaun destacamen-to de caballería,a quinceen‘fondo; luego,el zar Alejandrocon su Estado Mayor; a su izquierda, FedericoGuillermode Prusia;a su,derecha,el príncipe Schwarzenbergen re-presentaciónde Franciscode Austria, el cual—acompañadopor Metternich.y Castlereagh—permanecióen Dijon porconsiderar impropio el concurrir en personaal destrona-miento de.su yerno,el “mala cabeza”. Despuésmarchabanlos guardiasrusos y prusianos,arrogantesy tremebundos.

Todos.los contingentesaliados llevaban,parareconocer-se entre la variedadde uniformes, un brazal blanco. Elpueblocreyó que era el mismo distintivo de los monárqui-cos. Éstos, por su parte,arandocomo la moscadel cuentoy habiendoencabezadoel desfile a la altura del Teatrodelos Italianos,entrarontambiénen Paríscomootros conquis-tadores. Por todoel camino,procurabanque las aclamacio-nes a los monarcasruso y prusiano se mezclarancon susvítoresa los Borbones.

3. Por la noche, Talleyrandreúneen su palacio—riteSaint-Florentin—alemperadorde Rusiay al rey de PrusiaconSchwarzenberg,y aalgunospríncipesalemanes,a Lichten-stein, a Dalberg,al ministro ruso Nesselrodey al generalPozzo di Borgo, un corso,viejo enemigode campanariodelos Bonaparte. Se trataba de escoger.el mejor gobiernopara Francia. ¿NapoleónII, Bernadotte,Borbón, Orléans,Beauharnais,la República?

Alejandrodirigió los debates.En ausenciade los hués-pedesde Dijon, y dadala sumisióndel ‘rey de Prusia (quemás bien se dedicaríaa pasar las nochesentregadoa los

38

Page 38: Alfonso Reyes. Obras Completas V

deleitesde la Montaña Rusa), la decisión quedabaen susmanos.

Se rechazóánte todo cualquierposibilidad de negociarcon Napoleón,cuyo cetroquedabaroto. Igualmentese re-chazóla sucesiónde NapoleónII con‘regenciade la Empe-ratriz, aunquela sosteníael duquede Dalberg. Cuando.sepronuncióel nombrede los Borbones,Lichtensteinadvirtióque el país’ los habíaolvidado, que todo el ejército y elpuebloseguíanfieles al Emperador.Y Alejandro,aunqueimpresionado.por los señoritosque, duranteel desfile, lehabíanvenido gritando en las orejas: “iVivan ,los Borbo-nes!”, recqrdóquepoco antes,en La Fére-Champenoise,loslabriegosdejabana toda prisael aradopor el fusil, y aun-que se les ofrecía insistentementeel. indulto, se hacíanma-tar condenuedoentrevítoresal Emperador.

Talleyrand, pretendiendosalvar así la dignidad y lacontinuidadhistóricade Francia,hizo declararen apoyo delos Borbonesa De Pradt, arzobispode Malinas,,y al barónLouis, a quienesteníapreparados,en la antesalaa título deoráculos..

Alejandrotodavía propusootro nombre:el generalBer-nadotte. Hijo de un abogado del mediodía de Francia,Bernadottehabíallegado a serMinistro de la Guerra bajola Revolución,y luego,uno de los mariscalesmásdistingui-dos del Imperio. En 1810, los estadistassuecos,que noolvidabansu clemenciacon los prisionerosde su país,pen-saronen él para sucesordel trono de Suecia. Acababandçexpulsaral ultraconservadorGustavoIV, y el viejo y cadu-co rey CarlosXIII necesitabasustituto..Con la idea.de ata-jar a tiempo las pretensionesde Rusia, éste,amparándosebajo el nombrede un guerreroy camarada.de~Napoleón,adoptócomo príncipe herederoal generalBernadotte. (Elcual,. en efecto, ascendió‘al trono con el, nombre deCarlos XIV, y rein~entreel beneplácitode sus súbditoshasta1844.) Bernadotteconsiderabaa Napoleóncon,envi-dia. Éstesiempre.lo había’miradocon no disimuladades-confianza, y en cierta ocasiónlo ofendió cuidadosamente,mandándoledecir, por sola respuestaa una carta, que él“no manteníacorrespondenciacon los príncipesherederos”.

39

Page 39: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Junto aNapoleón,Bernadotteestabadestinadoa ganarlossegundospremios. Su esposa,cuñadade José Bonaparte,casi había sido prometidade Napoleón. Durante algunosaños,se vendíapor amigo de éste,pero despuésderivó sua-vementehacia los aliados, y obtuvo de ellos la cesión deNoruegaparala coronade Suecia,comocastigoa la lealtadnapoleónicade Dinamarca.Desdeaquelinstante,puedede-cirse que Bernadotteestabaconfabuladoconel Zar; y trasde pelearcontraNapoleón,se habíaabstenidode participaren la invasión de Francia,entreteniéndoseen emplearsuscortastropascontralos daneses,para no mancharsu posi-ble candidatura.Peroni inglesesni austríacosqueríanoírhablarde tal candidatura. Además,dijo Taileyrand:

—~Otromilitar? Ya no. Y despuésde aquél,ningunoacertaríaa juntar siquieracien hombres.

Inesperadohomenajea Napoleón,en bocadel que pro-curabasu ruina.

Taileyrandinsistió entoncesen los Borbones,y al cabologró cambiarla cartalegitimista de los aliadospor la car-ta de la contrarrevoluciónfrancesa. Los Borbonesfueronaceptados,no por excelentes,sino porque representabanlatradición,porqueeranbien nacidos.

—Pero —dijo el Zar— nosotros somos extranjeros.¿Quiénva a expulsara’ Napoleóny quién va a traer a losBorbones?

—Los CuerposConstituídos,señor—le ofreció Talley.rand.

Los ejércitosaliadosentregaronentoncesal Senadofran-cés la misión de resolverlo que másconvinieraa Francia.Alejandroreconocióde supuñoy letra queunaFranciafuer-te era indispensablea la saludde Europa. Y a partir deeseinstante,los aliadossacanla castañacon manode gato,usan al Senadoy a Talleyrand. En el fondo,eséstequienlos usa a todos. Considerabade buenafe que el regresode los Borbonesera la únicasalvación. “Con los Borbones—escribió en sus Memorias—Franciadejaráde sergigan-teseaparavolver a sergrande.”

El pobreborbonistaVitrolles nuncacomprendióla abs-tención de los huéspedesde Dijon: Metternichno creía en40

Page 40: Alfonso Reyes. Obras Completas V

la popularidadni en la aptitud de los Borbones;Castlereaghcompartíasusdudasy, fiel a los principios de Pitt, queríaque el pueblo francésescogieralibrementea su soberano,y en todocaso,no queríaque Inglaterraquedasemuy visi-blementecomprometidaen la restauración.Y si, en ciertobanquetedel 26 de marzo —antes de la ‘capitulación deParís—,ambosbrindaronal fin por Luis XVIII, parecequelos movió el temor de que el Zar se salieracon la suyatrayendoa Bernadotte,a Beauharnaiso a la temible Repú-blica. Perosólo regresarona Paríscuandoya la suertees-tabadecidida (10 de abril). Y todavía Castlereaghse lasarreglóparano firmar el tratadode Fontainebleáusino unasemanadespués,y sólo en lo concernienteal Ducado deParmapara Josefina y a la soberaníade Elba para Na-poleón.

4. Los realistas,reunidos la noche del mismo 31 demarzo,1814, en casade Morfontainey envalentonadosconel apoyoaliado—ya erancercade seiscientos,contraunoscincuentaque habíansido por la mañana,y todosse decla-rabanmártiresde la causa—,necesitabanalgunaseguridad,algunaprendafehacienterespectoa la aceptacióndel can-didatoborbónico. Cuando,entrelos discursosestentóreosylagriteríageneral—~ aquellagentehabíacalladotanto tiem-po!—, La Rochefoucauldlogró hacerseoír, sedesignóunacomisión que, no obstantela hora avanzada,se acercó alZar. Éste,queya sehabíaretirado,les envió con Nesselrodesu aprobaciónparaLuis XVIII.

Esamismanoche se establecióla censuraen la prensa.Los periódicos,que todavíael 30 de marzojurabanlealtadal Emperador,el día 31 callaron,y el 1~de abril lanzarondenuestoscontrael “tirano y usurpador”,elogiandode pasoa bos~Borbones,tan injustamenteolvidados. El ConsejoMu-nicipal publicó un cartel acusatoriocontraNapoleón,y ex-presóel deseode que serestablecierala monarquíabajoLuis XVIII.

Talleyrand,sólo fiel a Francia,e infiel en el desastrea todossusamos—ya habíatraicionadoa dos o tres—,trasun día y medio de deliberaciones,encaminadas,másque a

41

Page 41: Alfonso Reyes. Obras Completas V

discutir una resoluciónen que todosestabantácitamentedeacuerdo,a salvaguardarciertos interesesapremiantesparaqueno padeciesencon el. cambio, haceque el Senadode-clareaNapoleóny a sufamilia reos contrala patria y pros-critos del país.

El .gener~lMarmont—--que de tiempo atrásveníadeján-dosederrotar.de casopensado,y que seencontrabaconsusfuerzas,y con su~corazón,a medio camino entreFontaine-bleauy París—aceptael voto del Senado“por acatamientoa la. opinión pública y para evitar el inútil derramamien-to de sa~lgre”,pidiendo solamenteque,’ de caerpresoNa-poleón,serespet~sesuvida. Asi desertoel masviejo mariscaldel Imperio,el anligo de la primerahora.’

5. Napoleónquiso intentarun ataquedescabelladoso-bre París.’Sin dudalos mariscalesquelo rodeabanlograronsujétarbo. Ello es que firmó su abdicaciónen favor de suhijo y bajola regenciade la Emperatriz(4 de abril, 1814).Estos términos,explícitamentecontradictoriosde las condi-cionesque se‘le exigían, pruebantal vez su propósito,decrearun equívoco,reservándosetodavíael ‘dar una posiblesorpresa.

Aún acariciabael sueño de Janzarsesobre Italia conlos .20,000hombresde Marmont (cuya defecciónél ignora-ba). Italia sin dudalo recibiría en triunfo. ¿Puesno erael salvadorde Italia? ¿Susglorias.no eran tan francesascomoitalianas?.PeroNey y ‘Macdonald pronto regresaronde París,adondehabíanido como.emisariosy portadoresdela.abdicación. Ya’ no quedabamás salida —explicaron—que .a renunçialisa y llana. Y Napoleónla trazó con ner-viosamano,en caracterescasi ilegibles y dejandoen el pa-pci manchonesde tinta. Dicen queintentó suicidarse(6 deabril, 1814).

6. Mientras esto acontecía,Bernadottetodavía intriga-ba a su manera. Aquella sonrisade la fortuna —el versefuturorey de Suecia,de la~nochea la mañana,por,arte debirlibirloque, y no deberlosiquieraa Napoleón—lo habíaembriagado.Pronto haríacorrer mil especiessobresu su-

42

Page 42: Alfonso Reyes. Obras Completas V

puestaparticipación en la toma de París. Entretanto,seacercósecretamentea los diosesde la hora, paraaveriguarcómo andabanlas esperanzasde su candidatura.No que-riendo hacersemuy visible, prefirió conversardiscretamen-te con Pozzodi Borgo. El corso,que a la sazónsaboreabasuvendetta,estabasin dudade buenhumor. Lo dejó venir,lo llevó al punto de’ las confidencias;y cuandoBernadotte,con una sonrisa“de complicidady creyéndoseseguro de larespuesta,le preguntó‘quién erasu candidato,el corso,ba-jando modestamentelos ojos, contestócon aire de perfectocandor:

—Acaso lo ha adivinado Vuestra Alteza. ¿CuálessonlascondicionesqueVuestraAlteza recomienda?El ser fran-cés, conocerla administración,estar familiarizado con losinteresesde Europa y ser amigo de todos los soberanos.Puesbien: yo reúnotodaslas condiciones,y soy mi propiocandidato..

Bernadotte,furioso, abandonóla partida.

7 El 6 de abril, 1814, el Senadopublicó un’a especiede Constitución provisional que era, a la vez, la declara-ción de queel pueblo francésllamabalibrementeal tronoa Luis EstanislaoJavier y a lós demásmiembros de lacasaBorbón por el antiguo orden sucesorio. Sólo se exi-gía al candidatoque‘jurase anteslealtada las BasesPro-visionales.

El Zar no salía de . su asombro, ante los milagros deTaileyrand. ¿Entan breveshoraslograbaempujarasí, pordondequería,a aquellosmismos quelo debíantodo a Na-poleón,-y entre los cuálescreía reconocerlos nombresdealgunosque, años atras,habianenviadotantos aristocratasal patíbi~io?

8. Cayó,pues,el Emperador. La burguesíaque hastaentonceslo habíarodeadoy quese sentíaahoraaturdida yprisioneraen aquelámbito de truenosy campanas,despier-ta y lanza un suspiro de desahogo. ¿Quéhabía hechoelmagodeEuropa?Un historiadorcontemporáneolo resumeen rasgosprecisos:

43

Page 43: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Llamadoa pacificar,era incapazde hacerlo. Siemprecre-yó que una gran victoria era el argumentodecisivo. Hizodoceguerras,perdió seis. Dejó a Franciamermada. Cierto,el error original no le es imputable:el tratadode Basilea, laanexiónde la ribera izquierdadel Rin. Los dadosya estabanlanzadoscuandoél no era aún más que un joven brigadiersin contrata. Pero Europa no podía aceptar el crecimientoincesantey desmedidode Francia. Dinastíasy democraciashabíande coaligarsecontra el conquistador. Si en vez deNapoleón,el gobernantehubierasido, por ejemplo, Moreau—aquelgeneraldel Directorio quetuvo también sus ambicio-nes,comparablepor esteconceptoa Bernadotte—,el resulta-do se hubieraprecipitadoun tanto, pero seríael mismo. Porparadójicoque parezca,Napoleónacompafiólos hechos fata-les sin hacernada. Su espadafamosano es másqueun catali-zador. Precipitó la reacciónen la propiacasa,y la conquis-ta en la ajena,perosin organizarlaspor sí. Se lo ha llamadocreadorde la nueva Alemania. Y en efecto, amasóaquellaaglomeraciónamorfa en un Estado militar. Convirtió a laAlemaniade Kant, Beethoveny Goethe en la Alemania deFichtey Stein, y por último en la de Bismarck y de Hitler.Peroconfesemosque no es el único responsablede esemons-truoso Frankenstein.El orgullo germánicose desperezabayadesde1800. Lessing conducíala rebelióncontra la hegemo-nía cultural de Francia. Herderhabíapopularizadoel mitodel alma nacional. Los alemanesse estremecíande gozo antelas victorias y aunantelós desafuerosde Federicoel Grande.Napoleónno dejabatrassí conquistaspermanentes.Dejó, sí,un estilo arquitectónicoy una leyenda. El estilo, espesaimi-tacióndel romano,teníadignidady consistencia,y dominaríapor másde un siglo. La leyendaes multiforme. Desdeluego,es una grandiosaepopeyade batallas,en cuyo centro se alzala rígida figurilla del gabángris, impasiblee imperiosa. Aunlos peoresdesaciertosde Napoleón—Egipto, Rusia— enri-quecieronsuprestigio por el tinte exólico o la trágicamagni-tud de la aventura.La leyendaes tambiénun perfectocuentodel hombrede fortuna:el hidalgüelode unadesviaday medioavasalladaprovincia, que asciendevertiginosamente,se casacon unaarchiduquesa,puedellamar “tío” a Luis XVI y dis-tribuye coronasentre sus hermanos. Y, en fin, la leyendavienea serun mito románticode la época,tan sugestivocomoelFausto,el DonJuan,elPrometeo.Napoleónfue, a la vez,elhéroey elpoetade símismo. Cultivó cuidadosamentesu pres-tigio. Y su triunfo más duraderofue ganar un sitio en elfolklore universal,no sólo junto a los conquistadorescomoAlejandro, Césaro Carlomagno:tambiénjunto a los liberta.

44

Page 44: Alfonso Reyes. Obras Completas V

dorescomo el Rey Arturo, Sigfrido o Guillermo Teli. (A.Guérard,France:A Shor: History.)

Guizot habíadicho en brevesfrases:“Su nombreserámás grande que sus obras, porque las más brillantes deéstas,sus conquistas,desaparecieroncon él bruscamenteypor completo.”

Pero ¿a qué medirlo por el solo alcancemilitar e in-mediato de sus campañas?¿Y su obra de gobernanteyorganizadorpolítico duranteel Consulado?¿Y los códigosdel Imperio? ¿Y su acarreodel nuevoespíritu del siglo atravésdel mundo? ¿Y su trascendenciageneralen la his-toria y en la imaginaciónde los pueblos?

Pocosañosdespuésdel pasodel meteoro,Hemeescribía:

“Napoleón” es paralos francesesuna palabramágicaqueelectriza y deslumbra.Mil cañonesduermenen este nombre,como bajo la columnade la PlazaVendóme,y las Tulleríasse echaríant temblarsi un día estosmil cañonesdespertasen.Comolos judíosse abstienendementarinútilmentea su Dios,así aquíse nombra a Napoleónrarasveces. Casi siempresedice “el hombre”. Pero su imagense ve por todas partes—en estampao en yeso,en metal o en madera—y a todashorasaparece. En los bulevaresy en las bocacalleshay ora-doresquecelebran“al hombre”, cantorespopularesque evo-can sus hazañas. Anoche, al pasar camino de mi casaporuna oscuracallecita, vi a un niño de apenastres años sen-tado en el suelo junto a una vela encendida. Canturreabacomopodía unatonadaa las glorias del Emperador.Acaba.ba yo de echarleun centavoen el pañuelo,cuandosentíquealguiense me acercabay tambiéi me pedíalimosna. Era uninválido. No implorabala caridadde por Dios. Con el fer-vor del verdaderocreyente,me decía: —~ Un centavo,ennombrede Napoleón! (París,19 de enero,1832).

9. Lo primero paralos aliadoseraquitarsede encimaa Napoleón,tendiéndolela puentede plata. Se le dejó eluso del título imperial, lo mismo quea su esposa,deferen-cia que costabapoco. A María Luisa, como aguinaldodedespedida,le dieron los ducadosindependientesde Parma,Piacenzay Guastalla,que por supuestoquedabande hechosometidosa la tutoría austríaca.

En cuantoal lugar del destierroparaNapoleón,el Zar

45

Page 45: Alfonso Reyes. Obras Completas V

ya habíaofrecido la isla de Elba—224 kilómetros cuadra-dosen total—, cuatrocientoshombrésde guardiavoluntariay un barco de guerraparajugar a los soldados. Además,unapensión,de dosmillones de francosanualesa cargodeFrancia,quepor lo demásnuncallegó a pagársele.Napo-león ha dicho que le bastacon una pensión de inválido.Pero antesha sufrido la confiscaciónde sutesoro: los ob-jetos de oro o de otras materiaspreciosas,la vajilla deplata,~las tabaqueras,artículosde u~opersonaly hastapa~ñuelosconsus iniciales, aménde 150 millonesde su haber.

La elecciónde la isla de Elba, que él se apresuróaaceptarpor buenasrazones,fingiendo antes que se docu-mentabaen libros~y monografíasespeciales,no era unaelec-ción feliz. Sólo aAlejandrose le pudo haberocurrido estafantasia,que los mismosmariscalesde Napoleonconsiderabancomopeligrosa Metternich la objeto conclarividenciaÉl ofrecía Corfú y hasta Santa Elena. Y el bribón deFouchéhabíainvitado al héroe “a recomenzarsu vida enAmérica”.

¡Perola isla de Elba! Estabademasiadocercade Euro-pa, y especialmentede Franciay de Italia, dondeaún eramuygrandeel prestigiode Napoleón. En Italia erade temerla actitud.del hijastro Beauharnais,y hastaun cambio defrente del cuñadoMurat, rey de Sicilia apenasreconciliadocon Inglaterray Austria, pero unido al Bonapartepor lar-gos vinculosy recuerdosapasionados Italia, amenazadadefraccionamientoy servidumbre,era capazde levantarsealgrito de Napoleón. Éste,hasta podía sacarpartido de lasminas de hierro y las salinasquehabíandado fama.a laisla. Peroya no era posible retroceder,a riesgode enco-lerizar aNapoleón,queaúncontabaconelementosdel ejér-cito. El pactofue firmadoel 11 de abril, 1814.1 Metternich,al estamparsu firma, habíadicho: ,

—Antes de dos años,estepactonos llevará otra vez alcampode batalla~

¿Dosaños? ¡A los oncemesesestabaNapoleónde re-greso! . ..

Entretanto, su esposa no había queridó seguirle aFontainebleau. Tras~de derramaralgunaslágrimasen la

46

Page 46: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Malmaison,Josefinacoqueteaba,por su parte, con el Zarde Rusia. Susfamiliares, con excepciónde Hortensiaqueacompañóa Napoleónhastasu partida al destierro,andanocupadosen transigir para salvarse. Talleyrand, por unlado, Blücher por otro, han intentadohacerlo matar. Suhijo iba a caeren manosenemigas. Si Susgranaderoslohandespedidoentresollozos,poco después,duranteel viaje,sufre.la.rechifladel populacho.En ciertaregión del medio-dia, la hostijidadse haceamenazantey tiene que usar undisfraz. Algunos considéraneste trañcecómo~una amargahumillación. Sin embargo,no carecede ironía y travesura.El disfraz era pintoresco uniforme de comisario generalaustriaco, de Kofler, gorra de comandanteprusiano,deTruchsess;y mantoruso, de Schuvalof. La .EuropaunidacontraNapoleontambieahaadoptadoahoraunavestimentaparecida..

La isla, el barco,la guardia,un puñadodé francos,unacasita,unaadministracióndiminuta —dé amade llaves—con , que divertirse.... Modesto alivio pkra el que habíaexigido un tributo de 1,500 millones y 300,000hombresanuales,a fin de poder realizaraquel paseo triunfal porEuropaque—tras los, desastresde la~Moscova, Leipzig yWaterloo—acabaríaen una roca solitaria, en las lejaníassudatlánticas,bajolas arenasde Longwood,junto aun saucellorón.

47

Page 47: Alfonso Reyes. Obras Completas V

IV. LOS PRIMEROS PACTOS

1. Uiii~v~zNapoleónconfinadoen Elba, los gobiernosven-cedoresconvocana un congresoen Viena conel fin de re-organizara Europa. Concurrena este congresotodas lasnacioneseuropeas.Recuérdeseque Napoleónhabíalogra-do o intentado extendersu imperio desde Ems hastaelAdriático, y desdeel Báltico‘hastael Ebro. Nadahabíapo-dido contraEgipto, nadacontraInglaterra;en el Continente,se estrellócontraRusia y auncontraEspaña.Portugal,alia-do de Inglaterra,escapóasusgarrasescondiendosutrono enel generososeno del Brasil, su colonia sudamericana.Lacaída de Napoleón afectabalos intereses principales deEuropa.

La aperturadel congresose habíafijado parael 1°deoctubre,1814. El acto de aperturaquedóen cierto modoescamoteado,como luegoveremos~.Pero desdedos semanasanteslos monarcasy representantesde las grandespotenciascomienzansus conciliábulos y pulsansus rivalidades. Alos tresmeses,haycuarteadurasya visibles, aunquese lograresanarlasde algunamaneraprovisionaL La miradaalertade Napoleón,desdesu destierrode Elba, lo percibeal ins-tante. De aquíquedecidieraregresara Franciaporsorpre-sa, sin dar tiempo a que sus adversariosllegarana crearunaverdaderafalangemonárquica,queseríamásdura deromper. Estairrupción napoleónica—los Cien Días—divi-de el congresoen tres etapas:antes del regreso de Napo-león, durantesu efímerapermanenciaen el poder, y des-pués de su definitiva derrota. Pero Viena trabajó de unmodocontinuodurantenuevemeses,hastala disolucióndelcongresodespuésde la batallade Waterloo,aunbajoel pa-vor de los Cien Días. El Acta Final estabapreparadanuevedíasantesde Waterloo.

2. El caballo de Napoleónhabíapisoteadoel mapadeEuropa. Bórranse fronteras seculares, antiguas entidades

48

Page 48: Alfonso Reyes. Obras Completas V

desaparecen:Venecia,Génova,Piamonte,los EstadosPapa-les, Holanda,un puñado de principalidadesalemanas. Losdespojosse distribuyeronentreFranciay algunosreinos ve-cinos, agraciadosen la lotería del conquistador,o bien seagruparonen nuevos reinos: Italia, Westfalia, Confedera-ción Renana,Gran Ducado de Varsovia. Y los reinos quelograron sobrevivir recibieron nuevasfronteras, nuevosgo-bernanteso nuevasinstituciones,con excepciónde Inglaterray Rusia,intactasen el desbarajuste.

Al derrumbede Napoleón,las víctimas clamanpor vol-ver a los buenostiempos. Las víctimasa que aquí aludimosson los monarcas,sin que esto sea negar que los puebloshayansufrido. Los juecesy ejecutoresde la recomposicióneuropea—no imparciales,sino preocupadosde sus prove-chos— son los gobernantescuya coalición había logradovencerel superhombre:Inglaterra, Austria, Rusia y Prusia,a las que pronto, redimida ya de sus “yerros revoluciona-rios”, ha de unirse la propia Francia, para constituir laPentarquíaEuropea.

Paralos árbitros, el principio de la recomposiciónno sefunda en el sentimientonacional. Los treinta y dos millo-nes de almas que un día juntara el imperio napoleónicoserándistribuídosentrelas potenciasconformea aquelprin-cipio del siglo XVIII que entiendepor patriotismo la lealtada un rey. Se trata de volver las cosasal estadoanterior:Dicebamushesternadie. Cuando el rey Víctor Manuel re-grese a Turín, lucirá, o deslucirá,con el mismo traje quellevabaal partir parasu destierroveinte añosatrás.

Por esola recomposiciónvienea ser una restauración:“Gobernad,y no cambiéisnada” es la máxima—contradic.toria en los términos—de Francisco1 de Austria. Y, comoentretantola vida ha cambiado,el empeñoen volver a laprimitiva figura pára por fuerzaen un disparate. Con pe-dazosdel manto del César—dice el poeta—, los remendo-nesde Europavan a hacersetúnicasde Arlequín. Los zur-cidos van a durar lo queDios quiera.

3. Libres ya de la presenciade Napoleón—no lo es-taríanpor mucho tiempo—, las potenciasprocedena una

49

Page 49: Alfonso Reyes. Obras Completas V

seriede pactos,los cualesa su vez recogeny corrigen losanterioresproyectosinter-europeosque las campañasimpe-.riales hacíanañicosde cuandoen cuando. El congresodesoberanosse completará con la presenciadel Emperadorde Austria y. del herederode Suecia—Bernadotte—-,ambosimpopularespor diferentesmotivos.

El primer pasoera retirar las tropasaliadasde ocupa-ción y las tropasfrancesasqueaúnsehallabanfuerade lasfronteras reconocidas. .Realizóseen parte medianteel ar-misticio de 23 de abril de 1814, firmado por Inglaterra,Austria, Rusia y Prusia, y, en representacióndel futuroLuis XVIII, que aún se encontrabaen Inglaterra,por suhermanoel Conde de Artois, “Monseñor”.

Éste, nombradoLugartenientedel Reino y vestido deGuardiaNacional, habíaentradotriunfalmente en Paríseldía 12 de abril, 1814,gritandode júbilo. Talleyrand,obli-gadoa recogeren Le Moniteur las declaracionesdel Lugar-teniente Real, tradujo así sus gritos: “No más ansiedad:Paz y Francia. Por fin vuelvo a verla, y no hallo enella nada cambiado,sólo hay un francés más.” Fouché,al regresode Italia, redactóparaél un discurso,en el queArtois, sin aceptar las Bases Provisionales. del Senado,ofrecía en nombre de su hermanouna Constitución a lainglesa. Con lo que el Senadose dio de momentopor sa-tisfecho.

En el documentode armisticio, los aliadosofrecían ale-jar cuanto antessus ejércitos y librar a Francia de todaslas cargasde la’ guerra. Francia,por suparte,evacuaríalasplazassituadasmás allá de las fronteras que poseíael 1~de enero,1792,dejandoallí el materialbélico y los objetosmás valiososque no fuesen de propiedadparticular. Estasola cláusula desposeyóa Francia, inopinadamente,de 53plazas fuertes; 12,600 cañones—casi todosde bronce—;variosparquesde armasy municiones;fundicionescon unaenormecantidadde materiales;puertoscon navíos de gue-rra; almacenesde provisiones;archivos,mapas,planos,mo-delos; en suma: conquistasde veinte años que, segúnloscálculosde Thiers, importabande treinta a cuarentamillo-nesde francos. Vaulabelleexageraba:“Francia, vencidael

50

Page 50: Alfonso Reyes. Obras Completas V

día 22,quedabael día23 desarmada.”Pero¿quéotra cosapodíaesperarse?

De algún modo indeciso,seaseguraque,cuandosefir-maron estascondiciones,Talleyrandrecogióla promesaver-bal de que, al redactarseel definitivo tratado de paz, seconcederíamayor latitud a las fronterasde Francia,lo queimportaríaun incrementode un millón de almas. No mástarde que el 9 de mayo, los agentesfrancesesLaforest yOsmond reclamabaneste ensanche’a los plenipotenciariosaliados. Tratábasede un aumentoterritorial sobreBélgicay Alemania,que dejaríaen manosde Franciael cordón defortalezasbelgas,la plaza fortificada de Luxemburgo,losmantosy minascarboníferasdel Sarrey la mitad del Pala-tinado en el Rin. Los plenipotenciariosaliados se contem-plabanperplejos,y losotros reclamabanla promesade dejara Franciamás poderosay grandeque en tiemposde susantiguosreyes. Tras muchoalegar,sólo se consiguióredon-dear los límites propuestos.por el armisticio en unoscuatropuntos distintosy distantes:

1) SobreBélgica,el cuadriláteroentreMaubeugey Ci-vet, aménde Philippeville y Mariemburgo;2) sobre Ale-mania, Saarlouisy Landau;3) sobreSuiza,porcionesdelGex, junto a Ginebra; 4) sobreSaboya,la bandaocciden-tal, con Chambéryy Annecy.

El incidente muestrael ánimo en el fondo amistosode los aliados,que ni siquieraexigieron la devolucióndeMontbéliardparaAlemania,o de Aviñón para Roma,ni elpago de manutención‘de los prisionerosde guerra france.ses;y muestratambiénla innegablegenerosidadde quediomuestrael árbitro de la hora,el zar Alejandro. Los reaccio-narios franceseshabían llegado por un instante a conven-cersede queeraun mérito suyola derrotade Napoleónporlos aliados. Alejandro apreciabacabalmenteel favor conque tratabaa Francia,en el optimismo del triunfo: “Sepide menosde V. M. quede Enrique IV —habíadicho aLuis XVIII—, a pesarde que éste conquistósu reino enpersona.”Peroel borbonismo,apenasrestablecido,hablabaya concierta altivez; y en ThiersconstaqueLuis se extremóa declarar:“Para entrar en Francia,los aliados necesita-

51

Page 51: Alfonso Reyes. Obras Completas V

ron másde los Borbonesqueéstosde aquellos.” (Solemnenecedad.) Con todo, reinaba en el ambienteel anhelo deacariciara Francia. Sépaloo no, ella siempreha inspiradoamor a todoslos pueblos. Por algo será. Así se portaron,en sus días, los “filhelenos” vencedoresde Grecia. Y, en-toncescomo ahora,la lenidadera de buenapolítica.

4. Hasta aquí, los tratadosdiplomáticos eran de cortoalcancey procurabansimplementeaderezarlela librea aFrancia para que pudierapresentarseen la salade las na-ciones. Despuésveremoslos pasosque seguirá la restaura-ción, la política interior de Francia. El primer pacto dealcancegeneral a que procedieronlas potenciasfue, en ver-dad, la Primera Paz de París (30 de mayo, 1814):

1) A Francia se le dejabancasi susmismas fronterasde 1792; es decir, cerca de 9,000 km2 másqueen 1790:Aviñón, el Venaissin,parte de Saboya,de las tierras ger-mánicasy de Bélgica. 2) Francia,por su parte, reconocíala independenciade las Provincias Neerlandesas,con losensanchadosdominios que se les habíande adjudicar, asícomo reconocíalos Estados Germánicose Italianos y losCantonesSuizos. 3) Inglaterra devolvía a Francia las eolo-nias, pesquerías,factorías y establecimientosde todaclaseque le habíaarrebatadoen los maresy en los continentesde América,África y Asia, a excepciónde Tobago (Trini-dad), SantaLucía (Indias Occidentales)e Isla Mauricio oantigua Isla de Francia (OcéanoIndico), con sus dominiosanexos,y conservaríaademásla isla de Malta. 4) Los alia-dos declarabananuladas las deudas de guerra que pu-dieranprovenir de adelantos,provisiones,etc. 5) Franciaofrecía a Inglaterra abolir el mercadode esclavos 6) Sedejabanen manos de Españalas zonashispánicasde SantoDomingo.

Los preceptosdel pacto encaminadosa contenerla in-fluencia de Franciaallende sus fronteras eran, en parte,inspiracionesde la alianzade Chaumont(marzo,1813), yen parte, nuevos.

Adviértaseque no se mencionóel casode Alsacia, cuyadevoluciónreclamabanalgunosalemanes:Garresen el Mer-

52

Page 52: Alfonso Reyes. Obras Completas V

curio del Rin, Arndt en su memorial destinadoa mostrarqueel Rin era río alemány no frontera.

Ni unapalabra,por ahora,respectoa la reconstrucciónde la monarquíaprusiana,ni sobreSajoniani Polonia,asun-tosque se reservabanal Congresode Viena. Tampocosobrerestitución e indemnizaciónpor tesoros artísticos robadosdurantela guerray que ahorase hallabanen los museosdeParís. Las observacionesde Humboldt, representantepru-siano,sobreestosextremos,fueron desoídas.Humboldt re-clamabaaFranciacercade 170 millones de francospor di-versasprestacionesde guerradesde1807 en adelante.Peroel punto estabaya resueltopor la liberalidad de los demásaliados a quienesFrancianada debía. En cuanto a los ob-jetos de arte, aseguraThiers que los monarcasaliados sesintieronmuy satisfechoscon el sitio de honorqueParís leshabíaasignado. En todo caso,no pensabaasí el diplomáti-co de Prusia. Graciasa la magnanimidadde Alejandro (es-tabaen venade generoso),sólo se devolvieronalgunosobje-tos aún empaçados,como la Victoria de Brandeburgoy laespadade Federicoel Grande.

Un historiadoralemán,con no disimuladoenojo, decla-ra funestala Pazde Parísdel 30 de mayo,y resumeasí susreflexiones:Por obray graciade esteAlejandrotan dadivo-sode lo ajeno,Franciahizo un gran negocio:varioscentena-resde miles de almasmásallá de susfronteras,exencióndeindemnizacionesde guerra,condonaciónde anticipospor 170millones,obsequiode prendashistóricasy artísticas

Despuésde la Paz de París, comenzóel regresode lospríncipescautivoso desterrados:Pío VII, presoprimero enSavona y luego en Fontainebleau,volvió a Roma; el reyVíctor Manuel regresóde Cerdeñaa Turín; FernandoVII,de Franciaa Madrid. En tanto, Alejandro de Rusia y sucasi LugartenienteFedericoII de Prusia, en compañíadelos generalesvictoriosos—Blücherel primero—,paseabalascalles de Londrescosechandoalgunasaclamaciones(7 a22de junio, 1814). Y el descendientede Hugo CapetovolvíaaFranciaparasalvar lo queaúnpodíasalvarse. “Los des-dichadosBorbones—escribeProudhon—vuelven a la tareacomo unosforzados.”

53

Page 53: Alfonso Reyes. Obras Completas V

5. Antes de llegar a ser Luis XVIII, el hermanodeLuis XVI habíapasadosus veinte años de destierronego-ciando antelas cortesde Europaa fin de obteneralgunavezel trono de Francia. Lejos de ser un fanático, al modo desu otro hermano,el Condede Artois, Luis XVIII habíasidovolterianoen su juventudy aficionado a los filósofos. Nosimpatizabaconlasectaeclesiástica.Tenía sesentaaños.Eracorpulentoy gotoso,humorista y de ánimo equilibrado.Nohabíamiedo de quese embarcaraen aventurasextremosas.Contabacon cierta simpatíaen el pueblo, el cual, aunqueun tiempo arrebatadopor la minoría jacobina,en el fondoaúnconsiderabala monarquíacomo cosamuy suya y próxi-ma. La verdad‘es queLuis XVIII no fue mal recibido. Elprincipal problemaplanteadoen la mesade las potencias,el reconciliar aFranciacon los Borbones,sesimplificabaaojos vistas.

No pretendíaLuis deshacerdel todola obra de la Revo-lución, ya incorporadaen la vida nacional. La CartaCons-titucionalqueotorgó aFranciaen 4 de junio, 1814,era, enmuchossentidos,semejantey aunsuperiora la Constitucióninglesa,másliberal quela de Napoleón,y conservabaalgu-nos derechosdel hombre: igualdad ante la ley, impuestoproporcionadoa la riqueza, libertad religiosa en lo perso-nal —aunquela religión de Estadofueseel catolicismoro-mano—,y unamoderadalibertad de imprenta.

Se establecíael bicamarismo,y sereservabaal monarcala iniciativa de las leyes,pero dejandoa las Cámaraselderechode someterlelos proyectosque considerasenreco-mendables.

Estanueva monarquíaabsoluta,o que pretendíaserlo,no lo era ya en toda su pureza:la Revoluciónno ha pa-sadoen vano. La omnímodavoluntad real se atemperaenlos términos de la Carta misma, a cuyo cumplimiento elmonarcase óbliga, cediendoal espíritude los tiemposy re-conóciendoqueasí lo aconsejanlas necesidadesde sureina-do. Entre monarquíay repúblicacomienzaa haberconfu-sionese influencias, indecisaszonascrepusculares.Si mástarde,despuésde la guerra franco-prusiana,podrá decirse,

54

Page 54: Alfonso Reyes. Obras Completas V

conrazón,quela TerceraRepúblicaes,en susorígenes,unamonarquíaconstitucionaldisfrazadade república,conigualrazónpuededecirsequeel reinadode Luis XVIII, despuésdel Imperio,es unamonarquíaconstitucionaldisfrazadademonarquíaabsoluta. La Cartade 1814, aunquemodificadacuandeel accesode Luis Felipe, se conservaráen lo esen-cial hastael añode 1848. De aquísu importancia.

De dosmanerasse manifiesta en ella la intencióntradi-cionalista. Por unaparte,el monarcano se hace portavozdelpueblo,no obedeceaunasoberaníapopularque ignora,sino que concedeal pueblo, desde su altura, las basesdegobierno queél estimaútiles y buenas Por otra parte, seesfuerza,en los preámbulos,por demostrarque, al obrarasí,no se pliegaal espíritu de la Revolución,sino quesigueel ejemplode los antiguosmonarcas.

Tiene,pues,buen cuidadode referirsea algunos ante-cedentesque,máso menos,correspondenal caso:

- Aunqueen Franciala plenaautoridadresideen la per-sona del Rey —explica----, nuestrospredecesoresno han vaci-lado en modificar su ejercicio de acuerdocon las mudanzasde los tiempos:las Comunasse debierona Luis el Gordo, y

la confirmación y ampliación de sus derechos, a San Luisy a Felipe el Hermoso [de Francia]; y el sistemajudicial fueestablecidoy desarrolladopor leyes de Luis XI, Enrique IIy CarlosIX. De igual modo,Luis XIV reglainentócasi todoslos departamentosde la administraciónpública, medianteva-riasordenanzas,cuya sabiduríano ha sido superada.

Y más adelante,al motivar el sistemade las dos Cáma-ras—la de los paresy la de los diputados—,se disculpaosejustifica así anteel ara de susmayores(que ante su pue-blo no hacíafalta):

Remosbuscadolos principios de la CartaConstitucionalen el carácterfrancésy en los venerablesmonumentosde lospasadossiglos: la resurreccióndel cuerpode los paresse nospresentócomo una verdaderainstitución nacionalen que semezclan memoriasy esperanzas,juntandolos tiempos anti-guos con los modernos. Hemos reemplazadopor la Cámarade los diputadosaquellasantiguasasambleasdel CampodeMarte y del Campode Mayo, y aquellasCámarasdel Tercer

55

Page 55: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Estadoque tan a menudo demostraronsu celo por los intere-ses del pueblo,y su fidelidad y respetoparala autoridaddelos reyes.

Habiéndose puesto así en paz con su conciencia,Luis XVIII jura ante la Asambleael compromiso consti-tucional, y comienza por hacer una enumeraciónde losderechospúblicosde los franceses,quecorrespondea la re-volucionariaDeclaraciónde los Derechosdel Hombre,1789.Sólo que, en vez de legislar para los hombresen general,ahora sólo se legislaparalos franceses;en vez de proponerdefinicionesde filosofía política, se estableceel estatutojti-rídico, se garantizala igualdadante la ley, se protegenlalibertad y la propiedad,se corre ún velo sobreopinionesyvotos expresadoso emitidos antesde la Restauración,conevidente ánimo conciliatorio; y aunquese declara —comohemosdicho— la religión de Estado,se concedela libertada otros cultos. El Ser Supremoha vuelto a serel Dios dela IglesiaCatólica. Y, despuésde fijar la posición y prerro-gativas del monarca,y el sistema legislativo de iniciativareal, se determinala composición y funcionamientode laCámarade los paresy la de los diputados,la judicatura,etc.

Tal era la teoría política de Luis XVIII. Pero la armo-nía teórica así planeadano pudo realizarsecabalmenteenla práctica. No lo consentiríanel descontentoy el pathosacumuladospor la Revolucióny por las guerrasnapoleóni-cas. Tras tantosrelámpagosde gloria, cuyo deslumbramien-to cegabatodavíatenazmente,la monarquíaborbónica,sinninguna hazañaen su abono,volvía con sólo unahumildísi.ma promesade paz en las manos. Es cierto, lo único quese le pedíaera la paz. A cambio,una solacondición: res-petoparalas memoriasde aquelloshéroescuya recordaciónera ya un alientoespiritualdel pueblo. Verdadque tal res-peto resultabaduro parala familia real. Con todo, la suavetutela de Luis XVIII logró adormecerlas luchaslo bastanteal menospara que le dejaranmorir tranquilo (1824)- Eldesasosiegode los partidos,en aquelprimer instantede per-plejidadesy emociones,apenasse dejabasentir. Muy pron-to ha de levantarsusolasencrespadas.

56

Page 56: Alfonso Reyes. Obras Completas V

6. Napoleón,en tanto, se entreteníaen administrar suisla y en hacerel inventario de los objetosque había ensu casa,y recibía a su madreLeticia y a su hermanaPau-lina, quien llevó por aquel ambienteremoto las amenidadesde la coqueteríamundana.

Pero, al mismo tiempo, Napoleónespiabacuidadosa-mentecualquierposible cambio de la opinión pública enFrancia,cualquiermanifestaciónde rivalidad entresus ven-cedores,el menor movimiento en la inquieta rueda de lafortuna. El Congresode Viena, juntando en un reducidoy luminosocampo todaslas corrienteseuropeas,le brinda,como de propósito, un observatorioprivilegiado, un centrofácil de orientación.

57

Page 57: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Y. A PUERTA CERRADA

1. PARA mejor entenderel cubileteo de las potenciasy elmecanismodel Congreso,convienerecordar:

1) Que “los CuatroGrandes”sonla GranBretaña,Ru-sia, Prusiay Austria: la CuádrupleAlianza organizadacon-tra la RevoluciónFrancesa(1812-1814)y cuya acciónduravirtualmenteveinte años.

2) Que “la. Pentarquía”sumaal grupo anteriorel nom-bre de Francia,unavez que Taileyrandha logradoque seaceptea Franciaen la dirección del Congreso(Sesiónpre-liminar del 30 de septiembre,1814)-

3) Que “los Seis Grandes”abarcanel grupo anteriory añadenla representacióny consultade España.

4) Que “los Ocho Grandes”agreganlas representacio-nesde Portugaly Suecia,para así completar,en Viena, e1mismo cuadrode los signatariosde la PrimeraPaz de París(30 de mayo, 1814).

Las pláticas, como queda dicho, habían comenzadoamediadosde septiembrede 1814. Se pensabainaugurarelCongresoel 1~de octubreen Viena, inauguraciónqueal finse pospusode modo indefinido e incierto.’ El Congreso,noobstante la interrupción de los Cien Días, se mantendríaen funcioneshastael 15 de junio, 1815, vísperasde Wa-terloo (19 de junio).

Ante el Consejo de los Cuatro (tambiénentonceserancuatro),ante los representantesde Inglaterra,Austria, Pru-sia y Rusia,Franciacomparecea título de reo internacio-nal. (Entoncesel reo lo era por delito de revolución; ennuestrosdías, Alemania lo será por delito de imperialis-mo; pero allá se van lo uno y lo otro, pues que la revolu.ción,con Napoleón,se convirtió en imperio.) Francia,pues,puedetemerlo todo. De lo que decidan los Cuatro sobreFrancia dependerá,más o menos directamente,la suertede las potenciasmenores. No desesperemos:pronto llegaráTalleyrand.

58

Page 58: Alfonso Reyes. Obras Completas V

2. Los incidentesprevios de procedimientonunca sondesdeñables,y a vecesresultande inesperadatrascendenciaen las asambleasinternacionales.En Viena fueronsingular-mentecomplicados,por la gran afluencia de naciones;yTalleyrand los aprovechócon suma agudezaparacambiarlos pesosde la balanza.

La primera dificultad estabaen distinguir de algúnmodo plausibleentrelas grandespotenciasdirectorasy laspotenciasfigurantes. La segundaproveníade aqueltratadosecretode París,en que los aliados,los-CuatroGrandes,sereservabanla resoluciónde los negocios,lo quejamáshabíasido notificadosiquieraa los otros tresgobiernóssignatariosde la PrimeraPaz: Suecia,Españay Portugal. Talleyrandacertó a resolver estasdificultades de tal suerte,que elloviene a dividir en dos etapaslos prolegómenosextraoficia-les del Congreso,y obtuvo que Francia fuera sumadaalconciliábulo de los Cuatro.

Hastaantesde su llegada(24 de septiembre,1814), losCuatro, despuésde largas discusiones,habíandeterminadoesteplan:

1) Los CuatroEstadosAliados firmarían un protocoloen que se reservaríanla decisión de las cuestionesterri-toriales.

2) Este protocolo sería comunicado primeramente aFranciay aEspaña,y luego,en sesiónplenaria,al Congreso.

3) Las cinco potenciasgermánicasresolveríanlo con-cernientea la futura ConfederaciónGermánica.

4) Los procedimientosulterioresseríanfijados por losSeis Grandes:la Cuádruple,másFranciay España.

3. En este punto apareció Taileyrand y refundió porcompletolos acuerdosaquesehabíallegado. El 30 de sep-tiembre, 1814 —inolvidable sesiónde un par de horas—Talleyranddespedazóaquelprotocolo mal ajustado:

1) Alegó, desdeluego, que cuanto se trataseo resol-viese antesdel 1~de octubre, fecha oficial primeramenteconvenidapara la apertura del Congreso,carecía de vali-des. 2) Apoyadopor Labrador,el representantede España

59

Page 59: Alfonso Reyes. Obras Completas V

—invitado tambiéna aquellareunión—,insistió en queesteconciliábulo de seispotenciasno teníasentido:deberíanes-tar presenteslos ocho signatariosde la Paz de París; es de-cir, que faltabanSueciay Portugal. 3) Reclamó contraelhecho de que lo hubieranconvidadoa él solo por .Francia,sin los demásmiembrosde su delegación;y cuando se leexplicó que se deseabatratar los asuntosprevios entre losjefes, objetó la presenciade Humboldt junto a Hardenberg.“Es —le dijeron— queHardenberges completamentesor-do.” “Muy bien—replicóTaileyrand—,todostejiemosdere-cho anuestrasdeficiencias. La próximavez me acompañaráDalberg,para apoyarmeen él al andar, porquesoy cojo.”4) Rechazó,en el proyectadoprotocolo,el empleode la pa-labra “aliados”, la cual, despuésde la Paz de París,erainoportunay no debieraemplearseni en mérito a la con-cisión. ¿Aliados cQntra quién? ¿Contrael desterradoNa-poleón? ¿Acaso aliados todavía contra Francia? ¿Dóndeestamos,pues:en Viena, o todavíaen Chaumonty en Laon?¿Todavíaen guerra,o ya en paz? Los CuatroGrandesfue-ron replegándose,ante las sucesivasderrotasque les infli-gía el representantefrancés.

El único posiblecuerpodirigente del Congreso—decíaTaileyranden aquellamemorableocasión—,o sealas ochopotenciassignatariasde la Paz de París, deberíasolicitarla ratificación de su autoridaden la primera sesiónplena-ria. Y los Cuatro, en efecto, aceptaronconvertirsefinal-menteen los Ocho, pero no en supeditarsea la aprobaciónde la asambleaplenaria. Taileyrandrecordóentoncesa laspotenciasmenores,exigió la presenciade Sajonia y la ex-clusión de Murat, tocandoasí la fibra sensibledel “legiti-mismo”; puesqueestadoctrina exigía tomarunaresoluciónrespectoal Reino de Sajonia y prescindirdel aventurerofrancésinstaladoen Nápolescomo rival de la tradiciónbor-bónica. Se propuso a Taileyrand, temerosamente,aplazarla sesiónplenaria de aperturahastael l~de noviembre,yque esto se hiciera ya en nombre de los Ocho. Ante losataquesy objecionesde Taileyrand,la aperturase pospusoindefinidamente.“Francia-escribíaTaileyrand—,median-te la sola fuerza de la razón y el peso de los principios,

60

Page 60: Alfonso Reyes. Obras Completas V

rompió una alianza concertadaexclusivamenteen contrasuya.” Como observóel SecretarioGentz, nuncahubo talCongresode Viena, y sólo se lo convocóde verasparafir-mar el Acta Final el 9 de junio, 1815,ya redactadapor lasgrandespotencias.

En cuanto Talleyrand obtuvo la franca admisión deFranciaen la cámarade los secretos,cerró trassí la puertay abandonóa su suerte a las potenciasmenores; lo que,como dice Duff Cooper, los antiguosaliadostodavía tuvie-ron que agradecerle.El predominio de Rusia y de Prusiaquedabade hecho quebrantado,y ni Castlereaghni Met-ternich teníanpor quélamentarlo. El 9 de enero,1815, lamaniobrade Taileyrandquedódel todoconsumada.

Duranteun períodonebuloso,y no sin cierta anarquía,los distintoscuerposno autorizadosempezaronde cualquiermodo a discutir los asuntos. Como lo veremos más ade-lante, los Cuatro, de propia autoridad,se adueñaronde lacuestiónSajonia-Poloniay de la cuestiónsuiza. Los Ocho,también por decisiónpropia, se dieron por directoresfor-malesdel Congreso,y por sí y ante sí adjudicaronel Estadode Génovaal Reino de Cerdeña—aunqueno pudieron in-tervenir en otros capítulos de la cuestión italiana— y seasignaronlos temasde los ríos internacionalesy el procedi-mientodiplomático. Y lo propio hubieranhechocon la abo-lición de la esclavitud, si Españay Portugalno llegan aoponerseresueltamente.El Comité Germánicono sólo seocupó en la Confederaciónproyectada,sino que invadió elcampo de los ajustesterritoriales entrelos Estadosalema-nes. Y uno y otro cuerpose entrometíanal acasoaquíy allá,como mejor les parecía.

4. Al fin los diez comitésde la Agendase organizaronde modo aproximadoy un tanto irregular: 1) Cuestiónger-mánica;2) Conferenciade la Esclavitud;3) Suiza;4) Tos-cana; 5) Cerdeñay Génova;6) Ducado de Bouillon; 7)Ríos internacionales;8) Procedimientodiplomático;9) Es-tadística;10) Redacción.

Entre la improvisacióny el desorden,los Cuatro pro-curabanatacarlos puntosdébiles,por ver de apropiarselas

61

Page 61: Alfonso Reyes. Obras Completas V

resolucionesconformea su primitivo plan de potenciasvic-toriosas.El Comité de Estadística,inventadoaúltima horá,resultóde lo máseficiente, y fue la verdaderapalancadeTaileyrandpara abrirsepaso. De aquí surgió, en verdad,la nuevafigura de la Pentarquía,en sustituciónde los Cua-tro, los Seis, los Ocho. Dei 9 de enero,1815,en adelante,la Pentarquíadirige los negocios,y con tal celeridadporcierto que,un mesmás tarde,el Comité de Redacciónco-menzóapergeñarel Acta definitiva.

5. Frederickvon Gentz,el SecretarioGeneralde la Con.ferencia,apreciabaasí la actitud de los diferentesEstados,soberanosy negociadores:

El Emperadorde Rusia —dice— llevaba a Viena trespropósitosprincipales,apartede hacerseadmirar: apoderar-sede Polonia, atajarel paso de Austria, enriquecera Pru-sia, compensándolade algún modo por las comarcaspoio-nesasquedeseabaarrebatarle,a fin de ganarseasí su futuracooperación.Estospropósitosrealesse disimulabanbajoelpropósitoostensiblede aparecercomo el árbitro de Europa.El Zar no podía ver a Metternich,y apenassoportabaaCastlereagh.Tampocoperdonabaa Talleyrandel que, enunascuantassemanas,hubieraescapadoasuinfluencia,queparecíaincoñtrastablecuandolos aliadosentraronen París.

Por su parte,Prusia sólo quería “extendersus posesio-nesen el mundoentero, sin miramientoparaningún prin-cipio de justicia o decencia”;adueñarsepor lo pronto deSajonia, y contrarrestarla hegemoníaaustríacasobre losEstadosgermánicos. (Gentzolvida que la extremacrudezade Napoleónpara con Prusiala convirtió en el centrona-tural de las reivindicacionesnacionales.)

Inglaterra,conexcepciónde los asuntosquedirectamen-te la afectaban—establecimientode la Casade Orangeenlos PaísesBajos,derechosmarítimos,ciertasgarantíasparasuscoloniaso el puntosobrela trata de esclavos—,mostra-baunaneutralidadrayanaen indiferencia. Es que a Ingla-terra no le importabaestablecerpredominio algunosobreel Continente europeo,y el mismo Napoleónse equivocóaquíal juzgarla. Le importaba,en cambio,obtenerun equili-

62

Page 62: Alfonso Reyes. Obras Completas V

brio queaumentarasu seguridad.Y a ~iuseguridadcorres-pondían:1) el principio de la libertad de los mares;2) lacreación de unos PaísesBajos enlazadoscon sus intereses,posiblebase futura contra Francia; y 3) la expulsióndela influencia francesaen Portugaly España,puntos todosen que—a juzgarpor el silencio de la Agenda—podíayadescontarel triunfo. Respectoa la aboliciónde la trata,deesclavos,no hizo más que comenzarla campaña,por laoposiciónque le opusieronsingularmentelas potenciasca-tólicas.

Franciano traía iniciativas de orden general,y se man-tuvo en unacorrectaactitud expectante,algo pasiva avecespara el gusto del SecretarioGentz. (Lo cual prueba queni siquierael agudoGentz percibió todo el alcancede lasmaniobrasde Taileyrandentrebambalinas,ni entendióqueFrancia debíaconcentrarseen su esfuerzopara salvarse,olvidando todo lo demás.)

Y así, Austria —siempresegúnel decir de Gentz— seencontrabaaislada,aunquebien le hubiera agradadoacer-carseun poco más a Francia, salvo los interesesdudososrespectoa Nápolesy a Parma,y el hecho de que aún noparecíaprudenteconfiar demasiadoen el Hijo Pródigoape-nasarrepentido.

6,. ¿Cómo pudieron escapara Gentz las maniobrasdeTaileyrand? El sutil ministro de Luis XVIII emprendióelviaje a Viena lleno de aprensiones,y escribíaa Pasquier,sospechandolo que le esperabaen el Congreso:“Lo mejorhubierasidoquedarseen casa.” Francia,por lo pronto,estámaniatada:la cláusula secretadel tratado de París (30 demayo, 1814) previeneque,a la menorprovocación,los alia-dos se distribuirán las anterioresconquistasde Francia,sinnecesidadde consultarlasiqui”era.

Peroparaenerode 1815 todoha cambiado.Taileyrandhabrá logrado deslizarseentre las rivalidadesde las poten-ciasy restaurarelcrédito de supaís,aprovechandohastaelbuenhumor de Lord Castlereaghpor la firma del tratadode Gante, quesellabala paz entre Inglaterray los EstadosUnidos (24 de diciembre, 1814)- La maniobramás atre-

63

Page 63: Alfonso Reyes. Obras Completas V

vida de Talleyrandconsisteen haberarrebatadoun tratadosecretoa la Gran Bretañay a Austria contra Rusia y Pru-sia (3 de enero, 1815). En cartaasu soberano,Taileyrandescribía: “La coalición está disuelta,y Franciaya no sehalla sola en Europa.” Y luego atribuye su éxito, primeroa la voluntad de Dios, y luego “a la restauraciónde Vues-tra Majestad”. Pero,añademodestamente,sin duda habráncontribuídotambiénsuspropiascartasaMetternichy aLordCastlereagh,las sugestionesque a éstepresentóTalleyrandsobreposiblescolaboracionesentreFranciae Inglaterra,losesfuerzosqueha hechoparatranquilizarlo respectoa! des-interés de Francia, la circunstanciapropicia de la paz conAmérica,que levantael ánimo de la Gran Bretañay le de-vuelve su libertad de acción, y finalmente,el juego de opo-sicionesentre las desmedidasexigenciasde Rusia y Prusiaa un lado, y a otro, la resistenciade Austria. El tono deldocumentoruso, aseguraTalleyrand, había logrado sacarde sus casillas a Lord Castlereagh,por costumbretan me-surado.

Como se ve, Taileyrand se apoya principalmenteenInglaterra. Aunque la atmósfera,cargadade sentimientosantibritánicosy de candorosaconfianzaen “la Prusia libe-ral”, hubierapodido ofuscarlo,veía claro en el porvenir altrabajarpor la alianzainglesa. Sin duda,en el fondo, soña-ba, como su amigo Mirabeau,en “confiar a los cuidádospaternalesy vigilantes de Franciae Inglaterra la paz y lalibertad de ambosmundos”.

Las instruccionespara los representantesfrancesesenel Congresode Viena, redactadaspor La Besnadiérebajo lainspección de Luis XVIII y de Taileyrand, muestranunararapenetración:“En Italia, impedir el dominio de Austria;en Alemania, el de Prusia,cuya mismaconstituciónmonár-quica la hace ambiciosapor necesidad,a quien todo pre-texto esbuenoy queno páraen escrúpulos:suconvenienciaes su derecho.” Con una poca de suerte, estasinstruccio-nes hubieranbastadopara impedir la invasión de Franciaen 1870, la de 1914, y cuantohemospresenciadodespués:desbordamientosde aquellagentetan prolífica y migratoria.

64

Page 64: Alfonso Reyes. Obras Completas V

VI. ENTRE BAMBALINAS

1. ACERQUÉMONOS algo más al escenariode Viena. Hayquepenetrarse,ante todo, de que la coalición aliada traíala disensiónen el seno,como quedó~bienmanifiestoen lasjuntas de Chátillon (febreroy marzo, 1814). He aquícuálera entoncesel cuadro:El Zar Alejandro,sin prestaroídosa su Cuartel General,sólo soñabaentoncescon vengar lacapturade Moscú entrandovencedoren París. Metternich,a quien atemorizabanel desenfrenadomisticismo del Zar,el liberalismo del ConsejeroStein y la perspectivade unaPolonia restauradabajo la benévola tutela de Rusia, asícomola anarquíaquepodíasobrevenira la caídade Napo-león,deseabapactarcon Caulincourtun compromisode pazque salvaguardaseel equilibrio europeo;y, al cabo, reco-nocíaen Napoleónaquellascapacidadesde organizaciónydisciplina en que él cifraba sus propios principios de go-bierno. Los diplomáticosprusianosHardenbergy Humboldtse sentíanpersonalmenteinclinados a la opinión de Met-ternich,pero su soberanose empeñabaen ajustarseobedien-tementea los propósitosdel Zar; y Blücher,el jefe prusia-no, como incorregiblejugadorqueera, insistía en confiarlotodo a la suertede las armas. El ministro británico Castle-reagh compartíael sentir del austríaco, no quería mássangre,peromal podíamanifestarcomplacenciasparaBona-parte: tras veinte años de lucha tenaz por partede Ingla-terÉa,ni su gobiernoni su pueblo lo hubieranaprobado;ysingularmente,estabaen el deber de ser duro en puntoa Holanda y en punto a los derechosmarítimos o libertadde los mares. La discordiaíntima, momentáneamenteapla-zadaparacombinarla accióncontra el enemigocomún,re-nacíade sus rescoldosunavez obtenidoel triunfo.

Concertóseal fin la Paz de París a que ya nos hemosreferido (30 de mayo, 1814). El Zar desfilópor las callesdeslumbradoantesu propia grandeza. La sobriaInglaterrano podíaconsiderarconpacienciaaquellainestabilidadirri-

65

Page 65: Alfonso Reyes. Obras Completas V

table, entre apostólicaehistriónica,ya generosay ya codi-ciosa,quehoy suelenllamar esquizofreniay queconduciríaporúltimo al hijo de Pablo el insensatohastalas brumasdeun extrañoascetismoy hastaunamuerteincierta y oscura.Al paseoalegóricode Paríssucedióel paseopor Londres. Elentreactodel Támesis—en que Alejandrose hizo acompa-ñar por el rey de Prusia,Metternich y los generales—nosirvió ciertamentepara aumentarsu escasapopularidadaojos de los británicoso de la cortedel Regente.Con la efi-caz colaboraciónde su impertinentehermana,la GranDu-quesaCatalina,el autócratarusono hizo más quedesenga-ñar a los queaún no lo conocían,exhibiendosu irrefrenablevanidady su ausenciade cordura. Pronto el pavor de lasambicionesrusascorría por las cancilleríasde Europacomounacorriente subterránea.Los agentesrusos,entregadosámisteriosasactividades,aparecíanpor todoslos rinconesdeEuropa,y aun de Asia, Africa y América.

CastlereaghpensabaatravesarentreFranciay Rusia unbloqueanglo-prusiano-austríaco-alemán;y adelantándoseyaal error que Inglaterrarepetiráen nuestraépoca(al permi-tir queHitler se armaraa espaldasde Franciapor temor aMoscú),queríadar riendasueltaaPrusia,por tal de frenarlas posiblesambicionesde FranciasobreAmberes,no obs-tante la cautelacon que Metternich lo preveníacontra lospeligros futuros de tal política. Peroel temor del dañoin-mediatoofuscala previsiónante las amenazasdel porvenir.Por lo demás,el planerautópico: el rey de Prusiano queríamásqueseguirlos pasosdel Zar y, comohemosvisto, entreestamarañala mano de Taileyrandacabópor anudarunaalianzasecretade Francia,Inglaterray Austria —enemigosla víspera—contraPrusiay Rusia,amigosde ayer por lamañana. Camino de Viena, dos díasen París bastaronaCastlereaghparasentir quepodíaentenderseconTalleyrandde inteligenciaa inteligencia. “Dios me dé contiendaconquien me entienda”,dice el refrán castizo. Y Lord Castle-reagh se percatópronto de que el peligro actual no estabaya en el militarismo francés,sino en las “ambicionesocci-dentales”del Zar.

Finalmente,tanto durantela etapaprevia como durante

66

Page 66: Alfonso Reyes. Obras Completas V

los díasquesiguierona la entradade los aliadosen París,se percibeaquellaincoherenciainevitable en las negociacio-nesdiplomáticasquepretendenprocederen armoníacon lasaccionesmilitares. Y así sucedepor instantesque los acon-tecimientosparezcanprecipitarsepor propia pesantez,in-dependientementede los planes preconcebidos,verdaderoderrumbedel castillo de naipes como tan agudamenteloobservóPaul Claude!al sobrevenirla guerrade 1914. Aunpuededecirse que esta inercia de los hechos,aprovecha-da por los monárquicosfrancesesy mediantela oportunamaniobrade Talleyrand, determinó, más que la voluntadmisma de los aliados,la restauraciónde Luis XVIII.

2. Concurríanal Congresode Viena, desdeluego, lasCuatro Potenciasvencedoras:

1) Por Austria, el indolenteEmperadorFrancisco1 ysu Ministro del Exterior Metternich,presidentede la asam-blea, siemprevencedorentre las intrigas que rodearon sucarreradesdelos díasde Stadionhastalos de Kolowrat, losdos estadistasrivales. Metternich, que obraba de propiaminerva, se acompañabadel inocuo barón Wassenberg,delConsejeropor Italia barón Binder, del Consejerode EstadoHudelist —expertoestadístico—y del estrategaConde deRadetzky. Frederick von Gentz, su secretarioparticular,vino aserSecretarioGeneraldel Congreso.

2) Por Rusia,el Zar Alejandro; sus plenipotenciariosStacleberg,Rasoumovskyy su Ministro del Exterior Nessel-rode, aquienes,por de contado,el Zar desautorizabaacadainstante;el Barón alsacianoAnstatt, técnicoen estadística;La Harpe,preceptordel Zar, especialistaen asuntossuizos;el corsoPozzodi Borgo; el corfuanoCondeCapo d’Istria; elPríncipeCzartoryski, consejeropor Polonia, algo afecto alos Whigsde Londres,y cuyagraciaa losojos de laEmpera-triz cadavez le hacíamenosgraciaa Alejandro; y el ilustrey “adamantino” Stein que, entre otras virtudes, poseíalade irritar al Zar con su arroganciay su precisión mental.El Zar a ninguno concedíasu plena confianza,y a todostraía sobresaltadoscon los altibajos de su carácter.

3) Por Prusia,el rey FedericoGuillermo II, cuyaprin-

67

Page 67: Alfonso Reyes. Obras Completas V

cipal función se reducíaa cuidar de que el Zar fuera obe-decidopor sus negociadoresprusianos.A saber: su Minis-tro delExterior, PríncipeCarlosAugusto Hardenberg,sordoirremediable,y el sabio BarónGuillermo de Humboldt quele hacía de auxiliar; el GeneralKnesebeck,consejerodeguerra, y varios otros técnicos,entre los que descollabaJohannGottfried Hoffmann,quesería la verdaderacabezadel comité de Estadística.

4) Por Inglaterra, el Ministro del Exterior, VizcondeRobert Stewart Castlereagh,segundoMarquésde London-derry, cuyapersonalidadofuscaasuscolaboradores;y pocodespués,el Duque de Wellington. Eran talescolaboradoresel deslealSir RobertWilson, que no hacíamásqueintrigarcon los adversariospolíticosde Castlereagh;elbobo de LordCathcart,Embajadoren SanPetersburgo,muy enteradodelas cuestionesrusasy concierto valimiento anteel Zar, perode quien decíaSir Charles Stewartque “empezabaa pen-sarcuandolos demásya’ habíanacabado”;Lord Clancarty,excelentenegociador,probado ya en los PaísesBajos, y aquien Talleyrandestimaba;Sir CharlesStewart,medioher-manode Castlereagh,bravo soldadoalgo insolente,a quienlos congresistasapodaron.“Lord Pumpernickel” (“el Pande Centeno”); el Subsecretariode Estado EdwardCooke,inválido y distante;y por último, el celosoy eficiente Set-cretario Privado JosephPlanta. Una tropa de amanuensesy mensajerosiba y venía entreViena y Londres,corriendomil aventurasque algunavez fueron peligrosas.

Los jefes de estascomisionesforman el Consejo de losCuatro, queen un principio se proponíadirigir a solaselCongreso,y erigirseen tribunal parajuzgar y condenarlospecadosde Francia.

5) Francia estárepresentadapor Charles Maurice deTalleyrand-Périgord,Príncipede Benevento,a quien acom-pañanel Duquede Dalberg, expertoen asuntosgermánicos,terco e indiscreto;el Marquésde La-Tour-du-Pin;el CondeAlexis de Noailles,monárquicorabiosoy antiguoedecándelArtois; y el avisadodiplomático Conde de La Besnadiére.Talleyrand,magníficamenteinstaladoen el palacio Kaunitzy asistido por su sobrina la joven CondesaEdmundade

68

Page 68: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Périgord,es,entre los jefes del Congreso,la únicapersonaverdaderamenteadulta. Pronto, segúnquedaexplicado,si-túa asu paísjunto a los CuatroGrandes,organizándoseasíla Pentarquíaqueha de gobernarlas negociaciones.

En torno a la Pentarquía,y máso menosligados a lasuertede Francia,se acomodanlos demáspaíses.Ante todo,las tres potenciassecundariasque, con las cinco anteriores,completan,paraciertosefec~ós,el Consejode Ocho,los ochosignatariosde la Paz de París:

6) Suecia,representadapor el CondeCarl L6wenhielm,asistidopor el Encargadode NegociosChristian BernhardHegardty el Secretariode LegaciónGenserikBrande!;

7) Portugal, cuyo Embajador,conde de Palmella, sehabíaquejadopor notaaCastlereaghde no habersido con-vidado a las reunionespreliminares,queja que apoyaronTalleyrandy el representanteespañol;

8) España,cuyo delegadodon Pedro GómezLabrador,con quienTalleyrandhubieraqueridocontar,pero de quienprontotuvo quedeshacerse,porqueLabrador,en su afánde“no hacerel titere” —preocupaciónhabitual del que no sesientemuy seguro—causómil enojosal Congreso.Desecha-dassus pretensionessobreParma,Españaquedaráen adelante excluída de las negociacionesquehan de conducir lapolítica generalde Europa.

Tales son las principalesfiguras. Entreotrasde algúnrelieve,añádanselos Reyesde Dinamarca,Baviera y Wur-temberg,y unatreintenade reyezuelosalemanescon sus mi-nistros, sus esposaso sus favoritas (exceptuadoel Rey deSajonia,víctima de la desgracianapoleónicay representadooficiosamentepor Schulenberg);el Conde de Münster,porHanover;dosdelegacionesrivales de Nápoles:unapor Mu-rat y otra por los Borbones; el CardenalConsalvi,por elPapado;Mavrojeni Bajá,visitanteporel Sultán de Turquía;algunosobservadoresjudíosde Frankfurty católicosde Ale-mania; y personalidadesde singularperfil comoSir SidneySmith, hirsutoy excéntricoenviadode la Casade Vasa,cuyabestianegraeranlos corsariosbereberes;o como el octoge-nario Príncipede Ligne, quefalleció a fines de 1814, acon-secuenciade un resfrío contraídoen unacita amorosay ca-

69

Page 69: Alfonso Reyes. Obras Completas V

llejera. Pero enumerara esta multitud heterogéneaseríaimposible,salvoparalas Musasque invocabaHomero en sucatálogode navesy ejércitos.

3. En verdad,aquellaconferencia,a la que se convidóa todaEuropa,era un monstruode dos cabezasy muchosmiembros sobrantes. Una cabezaera la junta matinal denegociaciones:cuatronegociadoresen un principio, y luegocinco, por el accesode Francia. Otra cabezaera la juntavespertinade soberanos,dondeel Zar se dabael gustazodedesairartodo lo convenidode mañanapor susministros. Ylos miembros sobranteseranlos soberanosy representantesde los Estadosmenores,sin arte ni parte en las decisiones:cuadrilla internacionala la que se procurabadivertir conbailes, recepciones,tómbolas,torneos,teatrode aficionados,cuadrosvivos, excursionescampestres,paseosde antorchas,balletsde Flora y Céfiro, cantostiroleses,óperas,conciertos—que algunavez dirigió Beethovenen persona,aunqueyacompletamentesordo—,cacerías,ascensionesen globo. Lospobresde Lord y Lady Castlereaghaprendíanunoscuantospasosde baile, y luego los repetíanconmanifiesto embara-zo. “El Congresono marcha:baila”, solíadecirel Príncipede Ligne, y su fraseha dadola vueltaal mundo. Paracol-mo, hastahubo rivalidadesgalantesentreel Zar y Metter-nich, comidilla de los salones. Los documentosse ibanredactando—segúnlos frívolos— en los entreactosde losfestejos, festejosque aun el cínico Taileyrandconsiderabacon no disimuladodisgusto.

No sehabíavisto nadaigual desdelas asambleaseclesiás-ticas de la EdadMedia. Todos los días,campanasy caño-nes saludabanla llegada de nuevas testascoronadas. Denoche,el Salón de Apolo congregabaa la sociedadmáses-cogida del Viejo Mundo, y por las ventanasdestellabalaluz temblorosade las bujías. Al son de la música,girabangozosamentecasacasy espadines,entorchados,cruces,sedasyplumas. Aunquesin la eleganciafrancesa,ni el orden pru-siano, ni la eficacia inglesa,ni el encantoitaliano, ni lasuntuosidadrusa,ni la vivacidadespañola,la alegreVienadesempeñócon larguezasus deberesde hospitalidad,y por

70

Page 70: Alfonso Reyes. Obras Completas V

unos mesesse convirtió en el centrode Europa. Se estimaque estehonor le costó cerca de cuatro millones de librasesterlinas.

Cierto es que tamañoderrochey tan constantejolgoriohan contribuído al descréditode la Conférencia;pero esfuerzareconocerque todaestaebullición social teníaalgúnfin práctico. Si por una parte desviabala atenciónde losexcesivosy molestosarbitristasinternacionales(esosque seespontaneancon planespara arreglarlo todo), dejándolos,por decirlo así,en las antesalasde los negociosy engolosi-nadoscon los festejos,por otra parte esta ebullición socialdesempeñabaaquellafunciónquehoy correspondea la pro-paganday a la “gran prensa”.

Abundan las crónicasmás o menossubterráneassobreel Congreso. Sin dudalas contribucionesmásseriasy dis-cretasse deben a Carl Bertuch, de Weimar, el amigo deGoethe; las más pueriles,al espionajeaustríacodel BarónHager,cuyos miserablesinformes de cocheros,camarerasygentede escalera~abajohacíanlas delicias del EmperadorFrancisco;las másescandalosas,al francésLa Garde-Cham-bonnas.Frederickvon Gentz,el estadistaaustríacoquetuvoasucargola secretaríadel Congreso—un bribón en lo per-sonal,pero hombredespejado—,ha trazado,con ácidaplu-ma, algunassiluetas expresivasde los soberanosy negocia-dores. A ellas nos hemosya remitido.

71

Page 71: Alfonso Reyes. Obras Completas V

VII. LOS CIEN DIAS

1. NAPOLEÓN se encontrabaen Elba desdeel 4 de mayo,1814. Desembarcadoen Porto Ferrajo, saludóal modestovecindario,se hospedópor lo pronto en la CasaMunicipal,rehusólos banquetesquese le ofrecíany comenzóa recorrersus dominiosacaballo.

La isla, situadaentre la Toscanay su nativa Córcega,era diminuta, cuarentavecesmenor queCórcegay diez ve-ces menospoblada. Al oeste,el puerto de Bastiay susfor-tificaciones que se descubríancon el anteojo. Al este sedejabaver la costade la antiguaPopuloniaetrusca(Piom-bino). Las minas de hierro de Elba han sido explotadasdesdehace siglos. Virgilio las recuerdaen el libro X dela Eneida. Su suelo contieneasimismo cobre, estaño,cala-mita, plomo, mármol,granito y pizarra. De aquellascan-terassalieronlas columnasparael Pórtico de la Rotonda.La roca es parda blanquiza,tirando a verdegayy veteadade negro. Sumásaltacumbre,MonteCapanne,forma par-te de la cadenasumergidaqueenlazabaa Córcegay a Cer-deña. Un singulardestinoquiso queestepasajeronido deláguila cedierasu nombrea la penínsulaitaliana: Elba sehabía llamado en la antigüedad“Aethalía” (“Italia”, la“Isla de Hollín”, entrelos griegos). Sin dudael ambienteevocabaen la mentede Napoleónlas imágenesde su infan-cia, y esposibleque lo convidaraaentregarseal ocio con-templativo,al menosuno queotro instante.

Pero, fiel a su naturaleza,pronto el desterradose con-sagraa trabajaren su diminuta administración,y hastaensus cosasdomésticas.Desdeluego, trasladósu casaa unaeminenciade la bahíallamada1 Mulini. Hizo reformar lamoradaparadisponerde unagransalade recepciones;arre-gló el jardinillo y la terrazacon vista al mar. Adquirióasimismo una villa veraniegaen San Martino. Llamó aartistasitalianosparadecorarcielos y muros. El salón fueaderezadoa la egipciay se lo llamó Salón de las Pirámi-.

72

Page 72: Alfonso Reyes. Obras Completas V

des. Al pie de una de las columnaspintadasse leía estelema: Ubicurnquefelix Napoleon, lo queno podía server-dad. En el cielo de la estanciainmediata, dos tórtolas se-paradasde extremoa extremososteníanun largo festón:elpobrepensabaen María Luisa, quepensabaya en muy otracosa. (En cuantoaJosefina,habíamuertoen la Malmaisonpoco despuésde la salida de su antiguo esposo.) El baño,junto a la alcoba,era pompeyano,y entre los frescos,seleía: Qui odit Veritatem odit Lucem. Napoleóniba de unladoaotro, y pernoctabatambiénen la ermita de MarcianaAlta o en los cuartosque se habíanarregladodentro de lafortaleza de Longone. Se amojamabavisiblementey solíadormirseen el baño

Por verano,se le reunió su madreLeticia, matronadetragedia antigua a quien nunca engañóla falaz y efímeragrandeza.Napoleónla instaló en unacasitafrente a 1 Mu-lini, al otro lado de la carretera. Jugabaconella al dominóo a la veintiunay, como de costumbre,hacía trampas Suhermana,la alegrePaulina,la PrincesaBorghese,pasó asu lado algunassemanas,alegrandosu soledadcon aquel‘profundo instinto de las llamadasmujeres frívolas. Tam-bién disfrutó un par de díasel cariñosoarrimo de la con-desaWalewska,su amantede SchcSnbrunny acasola únicaquede verasacertóaquererlo; la cual vanamentehabíain~tentadoacercárseleparadecirle adiósen la hora funestadeFontainebleau.La Condesale ha traído a su hijo paraquesiquieralo conozcay lo vea por un instante.

¿Los demás? Hortensia,divorciada, es ahora duquesay frecuentalacortede los Borbones.Le cuentanqueel niñoLeón es muy traviesoy agradable.María Luisa no ha con-testadolas cartasquesuesposole dirigió a lo largo del via-je. Hubieradeseadotraerlaa sulado. En vanosolicita laintervencióndel Duque de Toscana,tío de María Luisa, aquienescribeen un tono casihumildey quele da la calladapor respuesta.María Luisa se distraeahoracon Neipperg,un oficial germano-austríaco.El “Emperadorde Elba” nosabeque suhijo NapoleónFrancisco,devueltoa los Habs-burgos,se llama ya Franciscoasecas;no sabequeel niñose habíaresistidobravamenteaabandonarel palaciopater-

73

Page 73: Alfonso Reyes. Obras Completas V

no; no sabeque le ha enviadoun mensijede filial ternuraconel secretariode María Luisa. SuhermanoLuciano, quevive ahoraen Romarodeadode opulenciay aquien el Papaha hechoPríncipede Canino,le escribeproponiéndolequele envíehierro de Elba parasus altoshornos... Napoleónsonríe con amargura. Lo visitan italianos ilustres, y aunmuchosviajeros ingleses,a título de curiosidad interna-cional.

2. Comosi quisieraengañarsea sí mismo sobrela im-portanciade sus tareas,da nombrespomposose imperialesa los departamentosde su economíaminúsculay ensayaunsimulacrode corte. Designóaun GranMariscal de Palacio(Bertrand),a un GobernadorMilitar (Drouot), a un Te-sorero (Peyrusse),a cuatro chambelanesnativos de Elba(el Doctor Lapi, el signor Traditi, el signor Cantini —al-caldede PortoFerrajo—y el alcaldede Río Moñtagna,quehabíaperdidoun ojo peleandoconlos gendarmesen los ale-gres días de su juventud). Dos secretarios,un médico decámara,un químico y un mayordomo,un cocineroFernan-do asistidopor sietepinches. Dos criados,trescazadores,elmamelucoAlí, dos ujieres, ocho mandaderos,un portero,unaama—encargadade las sábanasy los colchones—,unalavandera,un jardinero mayor,un músicoy sus dos coris-tas,treintay siete caballerizosy cocheros,componíanel res-to de suservicio. Tenía treintay sietecarruajesy se habíatraído su cuadra casi completa: allí el tordillo Wagram,bautizadopor recuerdode la batalla en quesuamolo habíacabalgado;Emir, el queentróvictorioso en la capital espa-ñola; Gonzalve,el de Brienne; Roitelet, el de la retiradarusa;e Intendentey Tauris,los dos caballosblancosqueelZar le habíaobsequiadoen memoriade las efímerasamis-tadesde Tilsit.

Cambronneejercíael mandosobreunaguardiade 400hombres. ContabaNapoleón, ademas,con unos cincuentajinetespolacosy unos800milicianos de Elba, y hastaconuna fuerza naval que se reducía al bergantín llamadoL’Inconstant.

Los notariosy boticarios,los gerentesde las pescaderías74

Page 74: Alfonso Reyes. Obras Completas V

de atúny de las minas—en suma,los notablesde la isla—,tuvieron quevestir uniforme, un uniforme azul con alama-resde plata confeccionadopor los sastresde Leghorn. Lascosturerasde Porto Ferrajo cosían vestidos de amarillo yvioleta paralos saraos,segúnlas últimas modas del impe-rio. Las demásformabanrueda en la Sala de las Pirámi-des; el Gran Mariscal abría de par en par las puertasyanunciabaal “Emperador”,que recorríalas filas, saludan-do acadauno en lenguaitaliana. Pronto se cansóde estafarsay se limitó a vivir en familia.

Europareía, y acasose dejabaembaucar.Napoleónvi-vía con un ojo al gatoy otro al garabato. Espiabaatenta-mentelas incidenciasde Viena; y mientraslos londinenses,en el Panoramade LeicesterSquare,se divertían admirandolas “maquetas” de la residencianapoleónicaen Elba, elgrandehombre,con el catalejo apuntadodesdesus terrazasde Porto Ferrajo, examinabatodos los velerosque iban yvenían. Recibía mensajessecretos. El comisario inglés enElba no dejó de advertir quealgo se tramababajo aquellasaparienciastan ridículascomo inocentes. El Gobiernofran-cés llegó a solicitar que el desterradofuera transferidoaSantaElena,paramayor seguridad,pero la embriaguezdeViena desoyólos avisos.

3. La preocupacióninmediata de Napoleón,apartedesusmirassobrela política europea,era el deplorableestadode sus finanzas. Habíalogrado traer de Fontainebleaucer-cade cuatromillones de francos,que se gastaroncasi en elviaje y las primerasinstalaciones.Las aduanase impues-tos le proporcionabanunos 120,000francos de renta; lasminasde hierro, 300,000;las salinas,20,000; las pescade-rías,30,000. Todo ello bastabaparalos gastosadministra-tivos de la isla, pero no parasostenera la gentearmadaniproveerasupalacioy corte. Segúnel Tratadode Fontaine-.bleau,a cambiode la cesiónde su fortuna privada—ochomillones de libras esterlinas—,él y su familia recibiríande Franciaunapensiónanualde £. 100,000,pero éstanun-ca fue pagada.

Los plenipotenciariosde Viena, comprendiendoque no

75

Page 75: Alfonso Reyes. Obras Completas V

conveníairritar a la fiera, protestabanuna vez y otra anteTalleyrand,estimulándoloacumplir elconvenio. Éste,en 13de octubre,1814, lo advertíaasí asu soberanoLuis XVIII,añadiendoquesi el Tesorofrancéspersistíaen no cumplirsus compromisoscon el emperadorcillode Elba, Metternich,por su parte,haría que Austria retuviera el pago de in-teresessobre los fondos impuestosen el Banco de Milán.Luis XVIII contestóen el términodeunasemana,asegurandoqueNapoleónseríapagadocon crecesy por encimade loestipulado,“si llegabaa realizarseel excelenteproyectodelas Azores”. Peroen estoparó elasunto,y el incumplimien-to de la otra partehizo que Napoleón,a su vez, se consi-deraralibertado de los pactosde Fontainebleau.

Y, sobretodo, de Franciale llegabannoticias que pa-recíananunciarla madurezde los tiemposparalanzarsealaaventurasolapadamentepreparada.Los Borbones,bajolainfluenciade Monsieury de los ultras,y contandocon la ne-gligencia de Luis XVIII, cometíanmil torpezas. El ejércitoy los veteranosse inquietaban. En su rincón y entregadoalocio de la paz, quehabíaperdidotodo encantoparasu pa.ladar estragado,el grognard, el m.oustache,limpiaba losbotonesdoradosde suuniforme, evocabalas pasadasgloriasy maldecíadel bribón de las Tullerías y de los extranjerosque lo habíancolocadoen el trono. Sin duda —suspira-ban— el Emperadorvolverá con la primavera, como lasvioletas.

4. Por febrero,el comisariobritánico dio cuentade quelos judíos de Leghorn estabanembarcandopara Elba car-gamentosde botones doradoscon las águilasdel Imperio.Nadie dio importanciaa sus advertencias.La noche del 7de marzo, la capital austríacase entregabaa los regoci-jos de un baile cortesano.Por la tarde,el Zar habíacam-biado apuestacon cierta damaparaver quién se vestíamásde prisa, y todos comentabanel caso alegremente.Metter-nich, quehabíadecidido dormir un rato, agobiadode tra-bajo diurno y de festejosnocturnos, fue despertadoa lasseisde lamañanaporun despachourgentede Génova. Ren-dido de fatiga, quiso en vano recobrarel sueño,y al fin,

76

Page 76: Alfonso Reyes. Obras Completas V

a las siete y media,abrióel despacho:Napoleónhabíades-aparecido.

El 1°de marzo, 1815,acompañadode unoscuantosva-lientes, Napoleóndesembarcóen Golfo Juan,entre Cannesy Antibes. El paisanajelo rodeó conentusiasmo,los solda-dosse le uníande todaspartes. Se dirigió aGrenobleconsu millar de granaderos;el 10 de marzo,1815, aparecióenLyon, pasórevista,dictó decretosdestituyendoaLuis XVIII,disolviendo las Cámarasy desterrandocomo traidores aTalleyrand,Marmonty Pasquiery alos demásaltos funcio-narios del gobierno provisional, y convocó a los miembrosde los colegioselectoralesal Campode Mayo para adoptarlas medidasqueconviniesena la salvaciónde Francia.

El ejército imperial, que Luis XVIII hubiera queridoapropiarsey con el cual, enfrentándosea la voluntad desus protectores—ios monarcasde Prusiay Rusia—, quisoauxiliar la consolidacióndel Rey de Sajonia,antiguo saté-lite de Napoleón,ese ejército que al lado del propio Na-poleónse habíacubierto de gloria y habíapaseadoen triun-fo, por todaEuropa,el pabellóntricolor, escapóa tamborbatienteen busca de su antiguo jefe y lo rodeó con júbiloy entusiasmo.Napoleónhabíamovilizado asus hombresenvista de la guerra. Las fuerzas que él reclutó se habíanaumentadoahora,bajo Luis XVIII, con el regreso de losprisionerosy delas guarnicionesapostadasen las fortalezas.El licenciamientode las tropashubiera sido un tremendoproblemaparael mismo Napoleón,si llega a aceptarunapaz como la que se le ofrecía en Chátillon. En tiemposde paz ¿quéhacercon aquellas multitudes armadasy re-celosas?De los 40,000oficialesen servicio,el Reylicencióy dejó amediapagaaunos15 o 20,000 querepresentabanun cuerpo latente de descontentos.Esta fuerza oprimidaobró automáticamenteen serviciodel golpe de mano de Na-poleón, que ya al llegar a Fontainebleaucontaba con unenjambrede soldados.

El pánico se apoderóde París,quehastaentonceshabíahechoburla antelas amenazasde un posibleretornode Na-poleón. El Monitor quiso aturdir al pueblo con unalluviade decretosliberales;se hicieron mil promesasa los oficia.

77

Page 77: Alfonso Reyes. Obras Completas V

les reducidosamediapagay a la antiguaGuardiaImperial.El 16 de marzo,Luis XVIII se presentóen el PalacioBorbónostentandolas insigniasde la Legión de Honor. A la maña-na siguientese supo la defecciónde Ney que,enviadoconsusfuerzasparadetenerel avancede Napoleón,trasde pro-meter al Rey que lo traeríaencerradoen una jaula, antelasolapresenciade su antiguo jefe, con quien lo unía todoun pasadode luchas y victorias,cayó fascinadoa sus piesy le ofreció suespada.

Napoleónadelantósin obstáculohastaAuxerre. La no.che del domingo 19 de marzo, Luis XVIII cruzóel parquede las Tullerías calzadocon sus pantuflasde terciopeloyalumbradopor los candelabrosde sus lacayos. Su cocheloesperabaa las puertasdel Pabellónde Flora. Emprendióel viaje subrepticiamentecon rumbo a Gante. A las veinti-cuatro horasmás o menos,Napoleónentrabaen las Tulle-ríasahombrosde la multitud y escoltadopor los dragonesde Polonia. Estabaintensamentepálido, y unasonrisilla dedesdénparecíahabérselecuajadoen el rostro.

Los periódicossiguieronpublicándosecomo de costum-bre; simplemente,suprimieron el emblema de la flor delis. Losturistasingleses,conexcepciónde unoscuantosaris-tócratasdesdeñososdel partido Whig, se apresuraronaaban-donar el Continente. En Italia, el impetuosoMurat moviósustropas. El Papay los Cardenaleshuyeronde Roma.

Napoleónorganizóal instanteun ministerio, y comenzóaquellafarsa de gobiernofantasmafundado ya todo en elembuste,queni poseíael vigor del anterior régimen napo-leónico ni respondíaya a las verdaderasnecesidadesdeFrancia. Encargóa Davout de la Guerra;a Fouché,de laPolicía; a Carnot, del Interior; a Caulaincourt,de los Ne-gociosExtranjeros.

5. Pero si Napoleónhabíaprocedidoconsingularpres-teza, los representantesde las Ocho Potencias,en Viena, re-unidos a toda prisa en el estudio de Metternich, dondeTaileyrand, hecho una sombra, entró cojeandoy echandomiradasdespectivasa los instrumentosastronómicosy loscronómetrosque eranla secretaafición del Canciller aus-

78

Page 78: Alfonso Reyes. Obras Completas V

tríaco, resolvieron procedercon firmeza, aceptarel reto,desoír la voz de Napoleónque ordenabala disolución delCongreso,y continuar impasiblementela redacciónde losacuerdosa que habíanllegado, cuya Acta Final, como he-mos dicho, pudo firmarseunosdíasantesde Waterloo.

Wellington, que habíasucedidoa Castlereaghen la re-presentaciónde Inglaterra, en vano quiso obtener que elActa fueseaceptadapor el Rey de Sajonia—a quien favo-recíael regresode Napoleón—y, en mediode las protestasde éste,las potenciasprocedierona despojarlode aquellosterritorios queanteshabíanpertenecidoa Prusia.

El 13 de marzo, 1815, las Ocho Potencias—pues seincluye la Francia de Talleyrandy de la Restauración—habíandictadoun bandoponiendoa Napoleónfuera de laley y exponiéndoloa la vindicta pública. El 18 fue resu-citada la antiguacoalición antinapoleónicade Chaumont,laGrande Aliañza, y el nuevo tratado se firmó el 25 delpropio mes entre Austria, Rusia, Prusia y la Gran Breta-ña. Éstase comprometióa auxiliar la acciónbélica de losaliados con cinco millones de libras esterlinas. Rothschildprestóun decididoapoyo. Francia,España,Portugal, Cer-deña, Baviera, PaísesBajos, Hanover,Wurtenberg,Baden,Hessey Brunswick fueroninvitadosa aciherirse. Entre to-dos,pronto se juntóun millón de hombres. Suecia,enredadaen sus conflictos con Noruega,se abstuvode participar demodoefectivoen estaconjunciónmilitar. No es posibleave-riguarlo, pero es legítimo suponerque,en la abstencióndeBernadotte,habíatambiénsu poco de cálculo. Wellingtonse encaminóaBruselasparaponerseal frentede las tropas,dejandosurepresentaciónen manosde Lord Burghersh. Yaunquetodos afectabanserenidad,pareció,como decía LaGarde-Chambonnas,que de repente se hubieraapagadounmillón de bujías.

6. TampocoNapoleónse considerabaseguro. El bandodel 13 de marzo, que lo ponía fuera de la ley, no habíadejado de producir un estremecimientode pavor en el pue-blo, y a él mismo lo habíahechoperderla confianzaen suastro. Por lo pronto, decidió halagarlos sentimientoslibe-

79

Page 79: Alfonso Reyes. Obras Completas V

rales, y obtuvo a este fin la colaboraciónde su antiguoadversarioBenjaminConstant,a quien en unasolaentrevis-ta (14 de abril) logró fascinarcompletamente,y quere-dactó para él unas excelentesBasesConstitucionales,con-vencidode queel antiguodéspotasehabíadecididoaentrarpor el camino de la monarquíalegal. El 21 de abril sepromulgóun Acta Adicionalqueofrecía la creaciónde dosCámaras,que fue rápidamenteratificadapor un plebiscitoarrancadode cualqñiermodo y con premura,y definitiva-mentepromulgadael 1~de junio, 1815, en una patéticaceremoniadel Campode Mayo. Peroel solo título de estedocumento,que lo presentabacomo un apéndiceo adicióna las antiguasregulacionesimperiales,acusabaya su false-dad. Napoleónno contçntabaa los liberales, ni a sus co-laboradoresmás cercanos.Fouchélo traicionabametódicay pacientemente,y llenó la Cámarade diputadoscon losradicalesmásextremistas,quienesprovocaronel primer con-flicto el día mismo de la apertura (31 de junio, 1815), yarrebatarona Napoleónlas presidencias.A estosiguió, porpartede la misma Cámara,una seriede repudioscontra lasiniciativas napoleónicas.A suvez, la Cámarade los pares,aunqueen sordina y con cierta moderación,hacíasegundaa la voluntadpacifista manifestadapor lós diputadoscomoel primero y másurgenteanhelode la nación.

Pero,anteel bandode las Ocho Potencias,Napoleónnotenía más salidaque la rendición o la guerra. ¿Quedabaalgunaesperanza?Napoleóntodavíaintentará,aunqueenvano,romperla coalición de susenemigos,haciendofilialesdeclaracionesal EmperadorFranciscode Austria, abolien-do la esclavitudparacomplacera Inglaterray denunciandoal gobiernoruso el pacto secreto celebradoel 30 de ene-ro, 1815,entreCastlereagh,Metternichy Talleyrand, pararesistirlas ambicionesdel Zar sobrePolonia.

Lasesperanzasde salvarsu trono eranendebles,no nu-las. Austria no podíade un momentoa otro disponerparaunanuevacampañade suejército,a la sazóncomprometidoen Italia. Lastropasrusasacababande regresarasu tierray no parecíanmuy dispuestasa verse empeñadasen otraaventuraeuropea. Los destacamentosreunidos en Flandes

80

Page 80: Alfonso Reyes. Obras Completas V

bajo el mando de Wellington eranpoca cosa, y la mayo-ría de los veteranosinglesesquehabíanpeleadoen Españaaún no desembarcaba.No era imposible batir en detalleaWellington y aBlücher antesde quelograranunirse. Y Na-poleóncontabaal menosconmedio millón de hombres.

La opinión inglesa midió la debilidad de Luis XVIIIdurante las últimas ocurrenciasy no lo considerabaconentusiasmo. ¿Combatir a Napoleón? Desde luego. Pero¿valía la penade restauraral Borbón? El parlamentosehallabadividido. Se optó por guerrearcontraNapoleón,nocontraFrancia. Es decir: que se dejaríaa ésta en libertadde escogerel gobiernoque le pareciera,unavez aniquiladoel Corso. Lo cual produjo mil titubeosy enojosen el tratoquedebíadarseal comercioy a las coloniasfrancesas.

Napoleónsalió de Parísel 1~de junio, dispuestoa evi-tar la unión de las tropasbritánicasy las prusianas.Y, enefecto,entreel 14 y el 15, se apoderóde Charleroi,dejandoa los prusianosa la derecha,y a la izquierdaa los anglo.flamencos. Y hubo combatesen Bry, Saint-Amandy Ligny.El viejo Blücherse dio por perdidocuandosucaballorodó alsuelo. Pero Ney, entretanto,era rechazadoen Quatre.Brasy aún habíaasomode salvación.

7. La tarde de cierto inolvidable domingo (18 de ju-nio, 1815), la ciudad de Bruselasse hallabaen estadodepánico. Desdelas treshabíavenido desfilandola inagotableperegrinación,los fugitivos del bosquede Soignes,donde,unoscuantoskilómetroshaciael sur,Wellington,con 20,000británicosy 42,000alemanesy holandeses—quepor lo de.másle inspirabanpoca confianza—,trataba de cerrar elcamino al victorioso ejército francésde 70,000 veteranos.I~stos,deseososde lavar su recienteperjurio, peleabande-r~onadamentea las órdenesde Napoleón.

Los visitantes ingleses,derramadospor la ciudad a se-guimiento de sus tropas, empezabana amontonarseen elnorte y a embarazarlas rutasy canalesque comunicabancon Amberes. Allí, por orden de Wellington, se habíade-

• claradoelestadode sitio, y la muchedumbreesperabaansio-samentelas noticias de la batallabajo una lluvia deshecha.

81

Page 81: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Otros muchos,incapacesde obtenertransporte,pues losvehículoshabíansido todosrequisados,tuvieron quequedar-se en Bruselas. Los gruposde fugitivos entrabangalopandopor la ciudady gritandoque todoestabaperdido y que losfrancesesles veníandandoalcance. Los jinetesde Hanover,que irrumpieron por la puerta de Namur en unacarreratumultuosa,causaronverdaderosestragosentre la multitudatemorizada.Algunos llegabanensangrentadosy vendadosde cualquiermodo. Se veían carretasde heridos, camillasque transportabanoficiales. Conformeavanzabala tarde,elcañoneoparecíaacercarse.Corrían rumoresde que Napo-leónhabíaofrecido a sushuestesel saqueode Bruselas. Lasmujeresse estremecían.Los simpatizadoresde Francia,noescasos,charlabanen voz baja.

¡ Y decir que sólo tres días antesBruselasse sentíatanseguracomopodíasentirseLondres,amparadapor la rique-za británica y las fuerzas de los aliados! Durante variassemanashabíasido el escenariode la alegríay los festejosmilitares,de los saraosaristocráticos.Los inglesesgastabansu dinero generosamente,y Bruselasnunca habíavisto ma-yores derrochesbajo sus sucesivosamosespañoles,austría-cos,’ franceses,holandeses.

Pero,de repente,duranteel baile ofrecido el 15 de ju-nio porel opulentoDuque de Richmond,comienzana llegarmensajes.Wellington,unay otra vez, se apartaparadictarórdenes.Susoficialesvan abandonandoel salón,y a la ma-drugadalos desapaciblesruidosmilitaresperturbanel sueñode los vecinús. ‘Napoleónha cruzadoel Sambrepor sorpre-sa y ha logrado deslizarseentrelos hombresde Wellingtony los prusianosde Blücher. Quierebatir en detalleaunosya otros, caer sobreBruselas,provocaracaso—con su solaamenaza—el alzamientode belgas contra holandeses,de-rrumbar el gobierno Tory de Inglaterra, sometera su sue-gro austríaco,que de pronto se vería privado del auxiliobritániCo. Mas las órdenesy contraórdenes,el ir y venirentre uno y otro campo, salvó a Blücher de la completaderrotay le permitió, en vez de huir definitivamentehaciael norte, flanquearhacia el nordeste,de algún modo comu-nicarseconWellington,y dar tiempo aqueéstese replegase

82

Page 82: Alfonso Reyes. Obras Completas V

hastaMont Saint-Jean(sur de Bruselas),bajo el resguardode la caballeríay la artillería ligera de Lord Uxbridge.

Una tempestaddeshechaencharcabacamposy carreteras.El cielo sólo se despejóel día 18. Wellington, que cono-cíael terrenopalmo apalmoporhaberpeleadoen la regiónaños atrása las órdenesdel duquede York y haberlafre-cuentadodespuésen cabalgatasy cacerías,halló modo depegarseal suelo,supo sostenersecontra los francesesquelo atacabanpor el sur,mientrasse le juntabanpor el estelosrefuerzosde Blücher. Grouchy, llamado por Napoleón,nosiguióla ruta queéstele habíamarcado,tropezóconBijichery no pudo llegar a tiempo. Por dondeNapoleónesperabaver aparecera Grouchy, apareció Blücher, en una de lasmás famosasmarchasenvolventesde flanco que recuerdala historia.

Y así fue como el 18 de junio, 1815, acontecióla me-morabley decisivaderrota de Napoleónen Waterloo (Be-lle-Alliance) El día 22 tuvo que abdicar en favor de suhijo. El 25 se refugió en la Malmaison,quesecretamenteabandonóla noche del 29. Desaparecióduranteunos días.Entretanto,el 7 de julio, las fuerzasaliadasentraronnueva-menteen París. Al día siguiente, acarreadopor ellas, vol-vió Luis XVIII. El 15 de julio, Napoleónse entregóa losingleses,abordodel barcoBellerophon.

83

Page 83: Alfonso Reyes. Obras Completas V

VIII. CONCLUSIONESDE VIENA

1. EL CONGRESOde Viena ha continuado,pues,sus reunio-nesdesdeel otoño de 1814hastamediadosde 1815, sin in-terrumpirsedurantela convulsiónde los Cien Días. Las po-tenciasfirman el Acta Final el 9 de junio, “en nombredela Santae Indivisible Trinid~l”. Los aliados,cierto, handeclaradoqueel objetode la guerray la pazesel asegurarlos derechos,la libertad, la independenciade las naciones.Peroel métodode quese valen dejasitio aobjetosdiferen-tes. Consisteen calcularel númerode habitantesy la capa-cidad tributaria de cada región, para crear así la famosabalanzadel poder,de que se esperala felicidad de los pue-blos. Y del conceptode la nacionalidad,a la hora de losarreglos,sólo parecenacordarse,por muy singularque re-sulte,en el casoequívocode Polonia.

2. Examinemoslos arreglosde Viena, comenzandoporla suertede los Estadosmenores:

1) Dinamarcaha seguidocon demasiadalealtadlas for-tunasde Napoleón. Aunqueel monarcadanésconserva,den-tro de la flamanteConfederaciónGermánica,el DucadodeHolstein,Dinamarcaesseparadade Noruega,y aquícomien-zan sus desdichas.

2) Noruegaes atadaa Suecia,para compensara éstade la pérdida de Finlandia y ciertas tierras pomeranias.Finlandiaquedaabsorbidapor Rusia,y las tierras pomera-iiias pasanal dominio prusiano. A lo largo del siglo, Sueciaarrastrasus disensionesdomésticascon Noruega,sin queEuropahagacaso.

3) A fin de protegerel Reino de Cerdeñacontra todaposibleagresiónde Francia,Génovaes incorporadaal Pia-monte,bajola casade Saboya;lo queal caboresultaráunpaso,aunqueinconsciente,hacia la unidaditaliana.

4) Como barreracontra las ambicionesfrancesasen elnorte, Bélgica es unida a holanda, de quien la dividen

84

Page 84: Alfonso Reyes. Obras Completas V

—aménde la lengua— hondasrivalidades religiosas,co-merciales,políticas. Se creaasí,bajola Casade Orange,elReino de los PaísesBajos. El monarcade Holandaconser-va, dentro de la ConfederaciónGermánica,el GranDucaJode Luxemburgo. En 1830,sobrevendrála bruscaseparaciónentreBélgicay las antiguasprovinciasneerlandesas,lo queestáapunto de provocarun conflicto europeo.

5) LasprovinciasdelRin, asociadasduranteveinteañosa la suertede Franciay cuya poblaciónveníaa ser la anti-guafronteracélticade Germania,fueronseparadasde Fran-cia y atribuídasa Prusia, con la cual no teníannada decomún. La aspiraciónde Franciaa recuperarsu “fronteranatural” —si tal cosaexiste— seráun motivo de desazónpermanente.

6) La RepúblicaSuiza,brotadaal calor de la Revolu-ción, es otra vez disuelta en el antiguo sistema cantonal,aunquesu política externay militar quedacentralizada.Elresultado se hará sentir sobre los destinosde Austria. Deaquí parte la neutralización de Suiza (20 de noviembre,1815).

7) Otrastransformacionessecundarias Por ejemplo: laciudad de Cracoviaes erigida en República,y así se man-tienehasta1846,añoen queAustria se la apropiacon acuer-do o tolerancia de Prusia y Rusia, con disgustode Ingla-terra y Francia; se define el Reino de Hanover—antiguoElectoradode Brunswick-Luneburg—,bajo el cetro de laGranBretañae Irlanda,pero comprendidoen la Confedera-ción Germánica,etc.

3. En cuantoa la suertede las grandespotencias:1) Austria no quiere contactoscon Francia. Renuncia

a Suabiay a los PaísesBajos y toma compensacionessobrela Italia superior;aumentasu influenciasobreel Papadoysobreel rey Borbón que serárestauradoen Nápoles,comoluego se explicará; abandonala guarda del Rin; deja deladosupolíticasolidariaconAlemaniaeinauguraunapolíti-capuramenteaustríaca,queacabaráen eldesastrede Sadoway en su exclusióndel futuro Imperio Germánico. En deta-lle: Ratificaciónde los tratadosde Campo-Formio(1797),

85

Page 85: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Lunéville (1801),Presburgo(1805),Convenciónde Fontai-nebleau (1807), tratado de Viena (1809) y consiguientesrenunciasdel tratadode París(1814). Todo lo cual signi-fica la entregaal Emperadorde Austria de las provinciasyterritorios lombardo-vénetos:Istria, Dalmacia, islas adriáti-cas,Bocasdel Cáttaro,Veneciay susaguasy distritos,TerraFirma a la margensiniestradel Adigio, Ducadosde Milány Mantua,Principadosde Brixen y Trento,Condadode Ti-rol, Vorarlberg, Friul austríaco,antiguo Friul veneciano,Montefaleone,Trieste,Carniola,Alta Carintia, Croacia a laderechadel Save, Fiume, el “litoral” húngaro y el distritode Castua;y además,anexiónde Estadosy territorios situa-dos entreel Tessino,el Po y el Adriático, las Bailías deValteline, Bormio y Chiavenna,y la antigua Repúblicade Ragusa.

2) Bajo la presidenciacadavez menosefectivadel Em-peradorde Austria, se crea una ConfederaciónGermánicaquesustituyeal antiguo Santo Imperio Romano,de queyase hacenburlashastaen la tabernadel Fausto. Si el SantoImperio Romano tendíaa la unificación alemanabajo elpoderde Austria —aunqueya habíafracasadode hecho-,la Confederaciónentrelos Estadosindependientes,sobre loscualesAustria sólo puedeconservarcierta relativa influen-cia, más‘bien atizaráladivisión de Alemaniay mantendrálarivalidad entreAustria y Prusia. El Emperadorde Austriay el Rey de Prusiaconservanaquísusantiguasposesiones;el Rey danés,el Hoistein; el holandés,el Luxemburgo;elbritánico, el Hanover. Pero, como más adelantese expli-cará,en el senode estedesordenestácomoen ebullición elorden futuro.

3) Inglaterray Austria procuranevitar que Rusia al-canceunapreponderanciaexcesivaen Alemania. OfrecenaPrusiacompensacionessobrePolonia(Poseny susdosmillo-nesde habitantes).Cedidoal Zar el Ducadode Varsovia, logobernarácomole plazca,con título de Rey de Polonia. Deestacesiónse exceptúanciertosterritorios quecorrespondena Prusia y a Austria. Rusia, que ya habíacomenzadoacompetir con Prusia en el norte (adquisición de Finlan-

86

Page 86: Alfonso Reyes. Obras Completas V

dia, 1812), avanzaahorahacia el occidente,entrePrusiayAustria. Su política se haceeuropea.

4) Prusia no logra la anexiónde toda la Sajonia. Lalealtad de FedericoGuillermo III parasu amigo el Zar im-pidió que la coalición de Austria e Inglaterra, a cambiode entregara Prusiatoda la Sajonia,detuvierael avancedeRusia sobreVarsovia. Además,Luis XVIII y su ministroTalleyrandesgrimiríanhábilmente,contraPrusia,la teoríalegitimista. Pero el Rey de Prusia obtiene media Sajoniay también la Baja Pomerania,lo que robustecesu situaciónen el norte. En el sur, las provinciascatólicas del Rin yWestfalia le danunanuevasalida. El resultadoes un terri-torio de caprichosocontorno,quepor sí solo tenderáa des-arrollar la Unión Aduanera,crisol de la futura Alemania.Además, Prusia —opuestaa Rusia sobre el Niemen y aFranciasobreel Mosa— se hallabadestinadaa convertirseen defensorade Alemania, función que Austria acabadedeclinar. Metternich no previó el porvenir del nacionalismogermánicobajo la capitaníade Prusia, ni previó la granfuerzaeconómicade la futura Alemania, consecuenciadeldominio de carreteras,ríosy mercadossobrelos cualesaho-ra Prusia extenderíasu influencia. Ni lo nacional ni loeconómicocabíanen la mentede ‘Metternich.

5) Francia, obligadaa una fuerte indemnizacióny asostenera los ejércitosextranjerosque la ocupan,quedacasidevueltaa los límitesqueteníaantesde la Revolución,aun-que rodeadade una cintura de pequeñosEstadosvigilantes(PaísesBajos—Holanday Bélgica—, Suiza, el Piamonte)y, sobreel Rin, en contactodirecto nadamenosquecon lamisma Prusia. Pero la lección de 1870 abrirá los ojos dealgunoshistoriadores,para quienes los tratadosde Viena,comparadoscon los de Francfort, resultanunaobra aprecia-bilísima de la diplomaciafrancesa.

6) Inglaterra,no interesadaen acrecersus posesioneseuropeas,recibeen compensaciónHeligoland,Malta, Trini-dad,Ceilán y la Colonia delCabo.

4. Los puntos neurálgicosde la Conferencia—Poloniay Sajonia, la situaciónde Italia, el futuro de Alemania—

87

Page 87: Alfonso Reyes. Obras Completas V

requierenexplicacionesaparte. Consideraremoslos casosdePolonia, Sajonia e Italia. SobreAlemania, ademásde lasexplicacionesya adelantadasen el presentecapítulo, nos re-mitimos a los capítulosfuturos.

En 1750, la vastaPoloniacontabacon diez y medio mi-llonesde habitantes,pero vivía aúnen estadode desorgani-zaciónfeudal. Rusia,Austria y Prusiala acechaban,y pron.to empezarona repartírsela.La primerapartición (1772) laredujo a ocho millonesy medio; la segunda(1793) la dejóen unostresmillonesy medio. Las particionesfinales (1795a 1796) la absorbierondel todo entre sus poderososve-cinos.

CuandoNapoleónderrotó a Prusia (1807), se recons-truyó unapequeñaPolonia,el Gran Ducadode Varsovia, yse le dio por gobernanteal Reyde Sajonia. Cuandodespuésderrotó a Austria (1809), arrebatóa ésta la Galitzia Occi-dental y la región de Cracovia para con ellas aumentarelpatrimoniopolaco. Al emprenderla expedicióncontra Ru-sia (1812), declaróa los polacosqueconsiderabaestague-rra como “la segundaguerra de Polonia”. Y es creíbleque,de haber triunfado, hubieradevueltoa Polonia su in-tegridad. Pero triunfó el zar Alejandroquien, paradiciem-bre de 1812, no sólo se hallabaya en posesiónde todo elDucado de Varsovia, sino de toda la comarcapolaca. YaunqueAlejandro, entresus sueñoscontradictorios,llegó apensaren la reparaciónde un Estadode Poloniabajo unaConstituciónliberal y segúnlas filosóficas doctrinasde supreceptorLa Harpe, el momentono era oportuno: a) Trasla victoria rusacontrala GrandeArméenapoleónica,la opi-nión no hubieraconsentidoen la menor cesióno concesiónrelativaa aquellosterritoriosque,aunquemal habidos,eranrusosdesde1811; b) las clasesgobernantesrusaspadecíanunaverdaderapasión de envidia contra los cultos e inteli-gentespolacos, y el que se otorgarana éstos institucionesliberales para las que Rusia no estabamadurano podíamenosde resultarlestan peligrosocomo afrentoso;y c) niAustria ni Prusiahubieranvisto con pacienciala aplicaciónde las doctrinasde La Harpe en país vecino y hastapocoantes vasallo. Finalmente, Polonia saldría de Viena más

88

Page 88: Alfonso Reyes. Obras Completas V

desmedradaaún quecuandoNapoleónla erigió en Ducadode Varsovia.

Mientras el Zar iba de un extremo aotro, y ya pedíaalduqueConstantinode Varsoviaun esfuerzomilitar por si seveía en el caso de combatir contrasus aliadosoccidentales,o ya pedíaa Benthamun modelo de Constituciónavanzadapara Polonia, las otras potencias aliadas considerabanlasuertede estepaís comoinseparablede la cuestiónde Sajo-nia: amenazaparael equilibrio. Castlereaghse sentíaate-nazado entreestascontrariasambiciones,todas igualmenteingratasa la opinión británica. Todos dabanpor admitidoel sacrificio de Sajonia,y sólo Prusia lo deseaba.Talley-rand se manifestó: él sabíabien lo que buscaba. Francia,perdidas sus conquistasen la Paz de París,no pedía parasí másquela estabilidadeuropeay unacategoríaigual jun-to a las grandespotencias. De aquísu entendimientoconCastlereagh.El peligro no estabaen el Occidente,sino enel Orientey en el Norte. La combinaciónTaileyrand(Fran-cia, Inglaterray Austria contra Rusiay Prusia) fue un cla-ro aciertodiplomático.

La ofensiva co’ntra Polonia y Sajonia venía, pues, deRusia y Prusia, concertadasya al efecto en Kalisch (28de febrero,1813). La resistenciacorrespondíaa Inglaterra,Austria y Franciaque, sobreeste asuntoespecial,no con-tabancon ningúnprevio conciliábulo. La crisis aumentaporinstantes. A comienzosde septiembre,Castlereagh,a quienno se le sigue ningún interés material en el problema, seofrece para conciliador y sólo logra irritar al Zar. Haciamediadosde noviembre,el delicado negociopasa a manosde Metternich, quien pronto lo echa a perderqueriendoen-gañaraunosy a otros,y acabaen un verdaderorompimien-to personalconel Zar, ya enemistadoconél por rivalidadesfemeninas. En su ceguera,el Zar pretendeque Metternichseadestituído, lo amenazacon un duelo y se niega a diri-girle la palabradurantetresmeses. Hardenberg,quea suvez intentaconciliarlos, abandonala partida a mediadosdediciembre,por orden expresadel Reyde Prusia.

Entretanto,los sucesosse precipitan: el comandanterusoen Sajonia entregala administraciónde este reino a las

89

Page 89: Alfonso Reyes. Obras Completas V

autoridadesprusianas(8 de noviembre,1814); y poco des-pués,el GranDuque Constantino,en Varsovia, invita a lospolacosa lucharpor su independencia,antelo cual Austriaenvíatropasa la fronterade Galitzia,y Franciaordenaunamovilización parcial o preventiva. El Gabinetede Londresse intimida, y quiere arriar velas para no comprometerseen una discordia continental. Castlereaghno ceja; pero enViena llega asabersequeno lo apoyanya en su país. Estomermasuautoridad,cuandomásnecesitabade ella.

Y aquí interviene la mano maestrade Talleyrand. Susdos notasdel 19 y del 26 de diciembrehierenla cuerdasen-sible de la legitimidad, delatanel destronamientodel Reyde Sajoniay amenazancon la protestade los Estadosme-noresde Alemania. Ante esteataqueimprevisto,los prusia-nos pierden la cabezay hablan de empuñarlas armas.Castlereagh,indignadoy ya por su propia cuenta,advierteal ministro prusianoque,si la deliberaciónno ha de podercontinuaren orden,es preferible disolver el Congreso. Y,anteel fantasmade la guerra,Talleyrandobtienela alian-za secretaentre Francia, Inglaterray Austria (3 de ene-ro, 1815), de que tanto hemoshablado,e impone a laspotenciasun compromisode largo alcance. Fue una auda-cia de jugador. Ninguno de los trespoderesahora coaliga-dos hubierapodido cumplir su compromisoguerrero;perotampocoel Zar contabaconque sus generaleslo secundaranante una renovaciónde las hostilidades,ni Prusia podíaahoraafrontarel desafectode los demásEstadosgermáni-cos, aquienesquedabaabiertoel pactosecreto (art. 4) - Elbluff de los Tres desenmascaróel bluff de los Dos, y la cri-sis se deshizorápidamenteen transacciones.El 11 de fe-brero pudo llegarseaun acuerdo.El arreglodistabamuchode traer la salvaciónde Polonia, cuya ficticia independen-cia duraríaunoscuantosaños,,ni de preservarla integridadde Sajonia,reducidaen dos quintaspartes. El arreglosig-nificó más bien un triunfo de Talleyrand, de Francia, ycomo fuere, evitó paraun siglo otra conflagracióneuropea.Castlereaghfue sacrificadoy vino asustituirlo el DuquedeWellington.

Poloniaquedódividida entre Rusia,Austria y Prusia,y

90

Page 90: Alfonso Reyes. Obras Completas V

se le hicieron algunasvagaspromesas.Ademásde estastresPolonias,hayque contarunacuarta:la Repúblicade Cra-covia, aplastadapor Benedeken 1846; y, de 1831 en ade-lante, unaquinta: la Polonia de la diásporao emigración,que se dirigió sobre todo a Franciay a cuya gloria bastanlos nombresde Chopiny Mickiewicz.

5. Resumamosbrevementela historia de la cuestiónita-liana. Se considerabaquehabíados Sicilias, divididas porel estrechode Mesina; en consecuencia,habíados reyesdeSicilia: la hoy propiamenteasí llamada,y Nápoles,en laItalia continental;pero sólo JoséBonapartey, después,Mu-rat, se hicieron llamar explícitamentereyes de Nápoles.En 1738,bajo Felipe V de España,suhijo don Carloserarey de Sicilia y Nápoles,lo quehabíavenidoa serun pa-trimonio de los segundonesborbónicosespañoles.En 1759,don Carlosocupael trono deEspañacontítulo de CarlosIIIy cede el reino de Nápolesa su tercer hijo, Fernando,unnapolitanode nacimiento,a quien la historia conoce comoFernandoIV de Nápoles,III de Sicilia y 1 de Ambas Si-cilias. Fernandose educa bajo la regencia de BernardoTanucci,quiencalculadamente,y paramásprolongarsu go-bierno, lo deja criarse en la máscompleta incultura, entre-gadoa los deportesal aire libre y aficionadoa los hábitosplebeyos. Fernandollegará a ser un atleta estúpido. Al-canza la mayoridaden 1767, comienzapor expulsar a losjesuítas,siguiendoel ejemplopaterno,y al añosiguientesecasacon María Carolina, hija de María Teresade Austriay hermanade María Antonieta de Francia. María Caroli-na, autorizadaa interveniren el gobiernounavez nacido suprimer hijo, ganaun ascendientecadavez mayor sobreFer-nando,hacecaera Tanucciy, alentadapor Sir JohnActon,a quien nombradirector de la marina, sueñaen emanciparde Españael trono de Nápoles.Acton, que llega a ser pri-mer ministro, instauraun régimende crueldady espionaje.Aunquela parejareal simpatizabaal principio con las ideasde la RevoluciónFrancesa,la decapitaciónde Luis XVI yMaría Antonieta la horrorizade suerteque decidepartici-par en la primera coalición contra Francia,año de 1793.

91

Page 91: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Tres años más tarde se firmaba la paz con Francia; peroFernandose alarmaantelas exigenciasdel Directorio,cuyastropaspor entoncesocupabanla ciudad de Roma y, apro-vechandola ausenciade Napoleónen Egipto y los triunfosde Nelson, decide hacer armas contra Francia y ataca aRoma (29 de noviembre,1796). Derrotadoen las prime-rasescaramuzas,regresadesordenadamenteaNápolesy, alaproximarselos francesesque vienen en su seguimiento,abandonasu capital en plena anarquíay huye a Sicilia enel Vanguard, barcode Nelson.

Los francesesestablecenen Nápolesla RepúblicaPar-tenopea(enero,1799). A poco sonllamadosacombatirenel norte de Italia, y la RepúblicaPartenopeacae bajo loslazzaroni y la plebe napolitanaadicta a Fernando,capita-neadaa la sazónpor el delegadode éste,el CardenalRuffo.Los afrancesadosrepublicanosfueron castigadosseveramen-tea instigaciónde Carolina,quienusó la influenciade LadyHamilton paraque Nelson fuera el instrumentode su ven-ganzacontra los “jacobinos”, asesinosde María Antonieta.Fernandoregresóa Nápolesy ordenóarrestosy arbitrariasejecuciones,de que fueronvíctimaslos napolitanosmásemi-nentes.En 1805,Fernando,queempezóneutral,acabóalia-do de Austria y permitió el desembarcode fuerzasanglo-ru-sas. Vencedoren Austerlitz, Napoleónenvió tropasal surde Italia. Fernandohuye aPalermo. Napoleóndeclarade-puestala dinastíaborbónicaen la Italia meridionaly pro-damaRey de Nápolesy Sicilia a su hermanoJosé (febre-ro, 1806). Sin embargo, FernandoseguíagobernandoenSicilia bajoel amparoinglés.

En 1~de agostode 1808, sucedea José Bonaparteelgeneral JoachimMurat, cuñadode Napoleón, quien, bajoel nombre de Rey JoaquínBonaparte,creaen Nápolesunacortede advenedizo,a la vez ridícula y fastuosa,y prontoempiezaamalquistarseconsuscompañeros,los demásjefesnapoleónicos.Desdeluego, quiso retirar de sus dominios alas tropasfrancesasy naturalizarcorno napolitanosa cuan-tos francesesservíana sus órdenes. Con todo, introdujo loscódigosde su país,favoreció a los buenosnapolitanosy do-

92

Page 92: Alfonso Reyes. Obras Completas V

minó el bandolerismoen Calabria. Era hombre de sumoatractivopersonal.

A pesarde su crecientedesvío,atendió al llamado deNapoleóny se hizo cargo de la caballeríade la GrandeAr,née en la campañade Rusia. Sometido a un patéticotira y afloja entresuinstinto militar, que lo arrastrabaunay otra vez en posde Napoleón,y susambicionespor crearseun trono independiente,abandonaasu antiguo jefe y cuña-do hacia diciembrede 1812 y regresaa Nápoles,enfermocasi de desconfianza,al punto de suponerque Napoleónysu propia esposaestabanconfabuladosparadarle muerte.Del 4 de febrerode 1813 en adelante,su situaciónasumeun aire de “problema europeo”. Ya hace proposicionesaMetternich, ya aLord William Bentinck, ministro británicoen Sicilia que, entretanto,maniobrabajunto al refugiadorey Fernandocomoluego se explicará.

Nuevamenteobedeceal llamado de Napoleóny comba-te a su lado en Leipzig (Batalla de las Naciones,octu-bre, 1813). Lo abandonapor fin en Erfurt, regresaaNá-poles y, a travésdel Conde Neipperg,futuro amantede laemperatrizMaría Luisa, firma un arreglo con Austria (11de enero,1814), en quecede la Sicilia a Fernando. LordBentinck,aquien no inspirabaconfianza,aceptaesteconve-nio a regañadientesy declara,anombrede Lord Castlereagh,que Inglaterraestá dispuestaa negociarun armisticio con“la personaquemandeen Nápoles”. Al messiguiente,Mu-rat anunciasu rompimientocon Napoleón,y aunpretendeatacara Beauharnais,virrey de Lombardía puestopor elmismo Napoleón. Sin embargo,no resistela fascinacióndeéste,y cuandoel Corso desterradoregresade Elba, vuelvea tomar partido por él, marchahacia el nortecon 35,000hombresy proclamala independenciade Italia, lo queporentoncesno tuvo eco (30 de marzo, 1815).

La caídade Napoleónarrastrael destronamientode Mu-rat. Talleyrand,en Viena, preferíanaturalmenteel regresodel dócil y sandioBorbónal reinadodel inquietoe irrespon-sablegeneralnapoleónico,revolucionariocongénitoy capazde despertarel nacionalismode Italia Los austríacosex-pulsandefinitivamentea Murat, y pocodespuésrestaurana

93

Page 93: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Fernando. Murat huye a Francia,y pronto regresapor Ca-labria. Quiereconvencercon palabrasa los muchosdescon-tentosqueha ido reclutandopor todaspartesacausade susveleidades,y es encarceladoy ejecutadoen Pizzo (13 deoctubre,1815)- Suspicaze incierto, imaginativo, inestable,avecesleal, a vecestraidor al punto de llevar tropashastaBoloniaconel intento de pelearcontraFranciao de preten-der que su pacto militar con Austria —la cual no lo dejaescabullirse—no pasade serun pacto anodinode neutrali-dad; incapazde deshacerlas maniobrasde Metternichni deganarsela simpatíade Bentinck, era sin dudaun muy ague-rrido combatiente.Napoleón,quelo conocíatan bien, escri-bía a su hermana:“Tu esposo,el Rey de Nápoles...es unbravo guerreroen el campo de batalla,pero es máspusilá-nime que una mujer o un monje cuandono está frenteal enemigo. Carecede valor moral.” Y todavía, en eltriste olvido de SantaElena, Napoleónlamentabano ha-ber contadoen Waterloo con Murat, al frente de su caba-llería.

Retrocedamosun poco, sepamoslo quepasacon ci des-terradoFernando,rey a medias. Lord Bentinck se adueñade su voluntad, lo obliga a algunasreformasgenerosas,leimpone unaConstituciónliberal al tipo franco-inglés,lo es-trechaa desterrara Carolina su esposay aun a abdicaren favor de su hijo Francisco. Pero, en cuanto Fernandove la ocasiónpropicia, vuelve a Nápolesapoyadopor Aus-tria y proclamala unión de Ambas Sicilias (12 de diciem-bre, 1816)- Por de contado,anuló la Constituciónquepocoanteshabíajurado; pero, de momento, adoptó algunasdelas medidasadministrativasde Murat y aunconservóa al-gunos de los antiguos oficiales. En adelante,al amparode los agentesaustríacos,reinará despóticamentedurantecuatro años,atravesaránuevastormentas,y al fin moriráen 1825 dejandoun recuerdoabominable.

Retrocedamosnuevamentehastael año de 1814. Cas-tlereaghllega aViena. ‘No ha entendidoel nacienteimpul-sonacionalistade Italia ni creeen él. Italia le aparececomoun merorecursoparacompensaraAustria de las concesio-nes que se le arrancan. No obra de acuerdocon Bentinck,

94

Page 94: Alfonso Reyes. Obras Completas V

hombresin duda “progresista”,pero indisciplinado. Com-prendequeMurat nuncaseráun dócil instrumentoen manosde Austria y que,en determinadomomento,aun puedecau-~ar gravesconflictos excitandoel nacionalismoitaliano. Loabsorbenlas cuestionesde Polonia y Sajonia,que dominanla atenciónde Viena durantelos primerosmeses. Piensaenganarsea Luis XVIII sacrificandoa Murat y cooperandocon la restauraciónborbónicade Ambas Sicilias.

Contralas proclamasy promesasde Bentinck, por otraparte, ya Castlereaghhabíaaprobadoen Viena (sesióndelos Ocho, 13 de noviembre,1814) la incorporaciónde Gé-nova al Piamonte,bajo el Rey de Cerdeña. La situaciónera por demásconfusa,y resultabaimposible satisfaceralparlamentobritánico, dadala falta de armoníaentre losagentesingleses.

La cuestiónde Italia, queLabrador hubieraquerido re-solver en conjunto y de una vez para siempre,se deshizofinalmente en una seriede arregloscasuísticos,de que yaindicamos los principales: Lombardíay Venecia quedaronen poder de Austria; Génova,bajo Cerdeña;la SantaSedetuvo que ceder a Francialas regionesde Aviñón y el Ve-naissin,a cambiode los EstadosPapalesy tres legacionesen Ferrara,Bolonia y Ravena;Toscana,contra las reclama-cionesde Labradora nombredel Infante don Luis, pasó aldominio del Archiduque austríacoFernandoIII; Módena,Reggio,Mirandola, al Duque FranciscoIV, satélite austría-co; Malta siguió bajo la Gran Bretaña,así como las islasjónicas, conforme a la Paz de París; Parma quedó bajola esposade Napoleón,María Luisa, a condición de anu-lar el derechosucesoriode su hijo, el nominal Rey deRoma;y Lucca, en compensación,bajo la Reina de Etruria.Todo lo cual significaba la preeminenciade Austria sobreItalia.

Despejadas,pues,de cualquiermodo las cuestionesdePolonia y Nápoles,el Congreso,de febrero a marzo, seaquieta un tanto y despacha,en aparentecalma, muchospuntosqueparecieronde pronto secundarios,aunquehabíande resultar,aveces,de singulartrascendencia.

95

Page 95: Alfonso Reyes. Obras Completas V

6. Ademásde la trata de esclavos,a queya nos hemosreferido, otros asuntosgeneralespalpitaron en el ambientede Viena:

1) Losjudíosde Alemaniainteresanal SecretarioGentzparaque lo referentea sus derechosse incluya en la Agen-da del Comité Germánico. Los derechosya reconocidosfue-ron confirmadosexpresamente,con cierta promesade am-pliarlos aúnen el futuro.

2) Se declaró la libertad de navegaciónpara algunosríos internacionales—Rin, Mosela, Neckary Mosa—, me-diantereglamentacionesquequedaríancomo modelosparaotros conciertosulteriores.

3) Sereglamentóel embarazosoasuntode las preceden-cias diplomáticas,que durantesiglos habíadado ocasiónacelos,luchascallejeras,dudas,hostilidadesy rupturasentrelas cortes. A estefin, se adoptaronprincipios de preceden-cia en tiempo, categoríade los jefes de misión y decisiónde la suerte. La suerteserásustituídapor el alfabeto fran-cés en 1818, lo que aún deja en la incertidumbresi a losEstadosUnidos de América debecorresponderla A, la E,la U, etc.

9(~

Page 96: Alfonso Reyes. Obras Completas V

IX. LAS IDEAS REINANTES

1. CONTRA el Congresode Viena se ha escrito mucho,y úl-timamente,algo en su defensa. La historia de esta épocase estudió por algún tiempo “en vista de la Revolución”.Hoy la historia de nuestraépocase estudiaráen vista de lasdos grandesguerrascontemporáneas.Sobrela Conferenciade Paríso la de 1946,se repetirá—ya se repite—muchodelo que se dijo sobreViena. Parael pro y el contraabundanrazones. Los problemassocialesnunca se resuelvende unavez para siempre. La vida está en marcha. Además,nin-gúnnegociadorpuedesacrificartotalmentea su paísen arasde los demás. Como fuere, en Viena la guerra generaldeEuropaquedóaplazadaparaun siglo.

2. El Congresode Viena, como la Conferenciade Pa-rís despuésde la GranGuerra n 1, quiere “reconstruirelorden moral, regenerarel sistemapolítico de Europa, fun-dar una paz duraderasobre la justa redistribución de lasfuerzaspolíticas”. Pero, así como en nuestrosdías se diráque los arreglosde Parísvan por un cauce,y por otro muydistinto las verdaderasinquietudessocialesmanifestadasdu-rante la crisis de la guerra,así ha podido decirseque losmonarcasy ministrosreunidosen Viena representabanlos in-teresesdinásticoso las preocupacionesdiplomáticas,no losinteresesy preocupacionesdel pueblo reveladospor la Re-volución Francesay propagadospor las campañasnapoleó-nicas. En aquellaocasión,pocas concesionespopularesseabrieronpaso;y eso,por la necesidadde “llevarle el genio”a Alejandroy como condescendenciapara su imperial chi-fladura. Desesperantela monotoníade la historia: tambiénhemos visto en nuestrosdías transigir con ciertas chifla-duras.

El criterio popularde la épocaprocedíade la Revolu-ción. La Revolución,comohechoactual,no fue másqueunmagnodesorden,obra de unoscuantosenergúmenossegui-

97

Page 97: Alfonso Reyes. Obras Completas V

dos por el turbión de las masas. Pero,en la vida, ademásde las aparienciasmomentáneas,cuentanlas intenciones,quepoco a poco dan a los hechos sus perfiles definitivos. Elcirujanono hacemásquedar unacuchillada y provocardemomentolos doloreso los sobresaltosdel paciente. Peroalotro día, todo se halla mejor que antes. Quien sólo miraa los detallesinmediatospierde el sentidode los procesos,de los conjuntos,y no reparaen los resultadós. La morali-dad de la historia se va construyendocon sacrificios. Lasmonarquíasde Europasólo considerabanel horror del he-cho inmediato,y les parecíadigno de represión. De sus in-tencionesy susfuturos efectosnadaentendían;nada,de sutrascendenciadefinitiva.

En todo caso,la opinión mismacomenzabaa reaccionarun tanto,puesella procedesiempreentrevaivenesy exorbi-tancias. El excesivo idealismorevolucionariocomenzabaainspirarrecelos.Estareaccióntomó un doble rumbo,al des-pertarde aquellaembriaguezqueduranteveinte añosarras-tró a Europaen un delirio de gloria y sangre.

Por unaparte,la reacciónofrecetintesrománticos.El es-píritu conservadorbuscó el restablecimientode la autoridadeclesiásticay el restablecimientode la antiguaautoridadpo-lítica. Comosíntomasde laprimeratendencia(de quesonex-presionesEl geniodel cristianismo,de Chateaubriand,1802,y El Papa, de Josephde Maistre, 1819), recuérdenseelrenacimientocatólico de la Europaoccidental,que ha lle-gado hastanuestrosdías, la marea ultramontanade Fran-cia y Alemania,el “tractarianismo”de Inglaterra,el nuevoimpulso de las iglesias luteranas,la reconstrucciónde laCompañíade Jesúspor Pío VII (septiembrede 1814), quealgunosconsiderantan importantecomo su creaciónmisma.Síntomasde lo segundosonaquellas,teoríassobreel derechodivino de prescripción,quevinieron acuajaren la fórmuladel “legitimismo”: la largaposesión,queda título de pro-piedad a las personasprivadas,es tambiénun título de go-bierno. La manifestaciónexterior de esta doctrina será laSanta Alianza, liga político-místicacreadaentre el Zar deRusia,el Emperadorde Austria y el Reyde Prusiaen defen-sa de las monarquíasabsolutas(26 de septiembre,1815).

98

Page 98: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Por otra parte,la reacciónse refugiaaunen el senodelliberalismo. El espíritu liberal, algo decepcionadoya deRousseau,su “estado de naturaleza” y sus “derechosdelhombre”—queresultabanidealesútilesmásbienparades-truir un régimeny no paracrearotro nuevo-, semorigeraal acercarseaBenthamy al utilitarismo inglés. Comienzaaconsiderarsecomofin supremodel Estade“la mayor felici-dad del mayor número”, y como criterio de felicidad, elbienestareconómico. Además,el gran desarrollo materialy mercantildel siglo no puededetenerse;y la Revolución,albajarde la teoríaa la práctica,va a refractarse,de suertequeen vez del gobiernopor el pueblose tendráel gobiernodel pueblopor el oro. Al privilegio del príncipe sucedeelprivilegio del rico. Tarda aún la hora del socialismo, Elmovimiento liberal, por lo pronto, se resuelveen una luchainteriory unaexterior: en lo interior, luchapor la libertaddel individuo y las garantíasconstitucionales;y en lo ex-terior, luchapor la unidad nacionaly la independenciadelos Estados.

3. A través del siglo, la política internacionalvacilaráentre dos fuerzas:primero, la conservadora,con su apela-ción legitimista al pasadoy sufe en la inmutabilidadde lospactos monárquicos; segundo, la revolucionaria, con suanhelode unidadnacionaly de independencia.Inútil decirque los monarcasy ministros reunidosen Viena estabanporla actitud conservadora.No así los pueblos. La tendenciaa la unidadnacionalse robustecíapor instantes,alimentadaen tres fuentesprincipales:

Primero, las mismas fuerzas económicas,que prontocomienzan a adueñarsede los gobiernos revolucionarios,empujabanhacia la unidad nacional. El desarrollode in-teresescomunesdio siempreimpulso a los movimientosdeeste orden, ya hacia la cohesión,ya hacia la separación,según los casosy los puntos de vista: la emancipacióndeHispanoamérica,laguerrade secesiónen los EstadosUnidos.La unidaditalianapartede la guerrade tarifasentreAustriay el Piamonte;la unidad alemanaencarnaráun día sobrela osaturade la unión aduanerao Zoliverein. Por mucho,

99

Page 99: Alfonso Reyes. Obras Completas V

el movimiento nacionalistade Bohemia acarreóen el senola luchaentrelos trabajadoreschecosy los capitalistasger-mánicos. Irlanda ha fundado sus discordiasen rivalidadesagrarias.

Segundo,el recienteejemplo de los pueblospenetradosde sus interesescomunesera harto elocuente:sólo Rusia yEspañahabíanlogrado resistir a los ataquesnapoleónicos;y algo adivinaríaNapoleónen la carade Inglaterracuando,a última hora, dio contraordenal ejército concentradoenBoloña, tras la ruptura de Amiens, ejército que esperabacon impacienciala hora de embarcarpara las Islas Britá.nicas (1805). PuesNapoleónhabíasoñadoun día en con-vertirlas en islasfrancesas,comoOlérony Córcega,a lo quele parecíannaturalmentedestinadas.“Si, en vez de embar-car para Egipto, llego a embarcarpara Irlanda —decíaenSantaElena—,si algunosobstáculosno hubieranestorbadomis preparativosparainvadir a las BritánicasdesdeBoloña,¿qué sería hoy Inglaterra?, qué el Continente?,qué elmundo?”

Tercero,la Revolución misma, a menudo acusadadecosmopolitismo,creó una concepciónmuy sistemáticadelEstado, centralizaday racional, y enseñóa Europalo quees la unidadde la nación. Los emigradosde Franciapudie-ron ayerhaber dicho, al hacerarmas contra Francia: UbiPetrus, ibi Ecciesia. Antesla nacióneraun apellidodel Rey;ahoraveníaasercosapropia: era la patria. Con inconscien-te generosidad,la FranciarevolucionariarevelaaAlemaniael secretode la debilidad germánica,cuandopor boca desus políticos, declara no entender aquel desorden, aquelmosaico,aquellaberintode pequeñosEstados. ¡Y aqueldes-orden,aquelmosaico,aquellaberinto,lejos de serobra delazar,erala obraconscientey acabadade Richelieu,queveráen la posiblecohesiónalemanael mayorpeligro de la Fran-cia futura! Era, en suma,lo queen la GranGuerraEuropeade 1914, soñabanalgunoscombatientesfranceses,al pedirque se establecierala anarquíametódica en Alemania.¿“Simplificar aquellamonstruosacomplicación”,de lo queBonapartesolía jactarseen SantaElena? Sí: la simplifica-ción se llamó Bismarck,se llamó Guillermo II, se llamará

100

Page 100: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Hitler. El patriotismoalemán—dice Sorel— nació de losDerechosdel Hombre. Del cosmopolitismode un Lessing,queconfesabaignorarel amor patrio, Alemaniapasaal na-cionalismo más vehemente,a través de la transición deRousseau,adaptadoa la germanapor Herder. Napoleónhizo más, muchomásque revolver el mapa: acarreóy des-pertó asupasoaquelsentimientode la nacionalidadquelasdoctrinas revolucionariasengendran,y que es la diferenciacaracterísticaentrelos siglos xviii y xix. De NapoleóndijoLamartine:“Suscitólas nacionalidades,y las nacionalidadeslo ahogaron.”Franciay Napoleóncriabancuervos.

Es cierto; pero ante unacoalición de gobiernosdispues-tos a repartirseel suelo de Francia,como lo pedíael Reyde Prusia, se logra salvar el territorio casi intacto en susantiguoslímites, como ya lo hemosobservado.También seha alejadoel peligro de ver crearseen las fronterasde Fran-cia potenciastemibles. “~Osimagináis—preguntaun his-toriador—, despuésde 1870, a Francia firmando con Sa-jonia, Baviera, Wurtemberg, un pacto de alianza contraPrusia?Puestal maravilla se logró en 1815,al díasiguien-te de Waterloo.” Prusia, en efecto, tuvo que renunciar asus ambicionessobremediaSajonia,y quedóenclavadaen-tre pequeñosEstadosindependientes,ante los cualesel Reyde Franciapodía continuar su papel histórico de “defen-sor de las libertadesalemanas”. La división de Alemaniaen porciones,establecidapor los tratadosde Westfalia (si.gb XVII) fue ratificada en Viena. Sólo que, tras las sim-plificacionesy condensacionesde 1803 a 1806, en vez delantiguo centenarde Estados—desmenuzamientofeudal—,Alemaniase vio reducidaa unoscuarenta. La riendade laConfederaciónoscila entreAustria y Alemania. De aquíunsistemade rivalidades que debilitará a Alemania hastaelañode 1866. AcasoPrusiapodíaquejarsemásqueFranciade los tratadosde Viena. Las provincias renanasle erantan ajenasque,en 1848, la revolución se haríapor aquellazona al grito de “~AbajoPrusia!” El movimiento alemánde 1813 pára en una quimera,y sólo despuésde 1848 co-mienza a definirse. Los patriotas alemanesse lamentaban,no sin razón. En 1832, Rankeconsideracon amargurala

101

Page 101: Alfonso Reyes. Obras Completas V

anarquíagermánica,debida al particularismo de los Esta-dos y a la división entre liberales y conservadores.Todoestoha hechodecir aun extremistaque los tratadosde Vie-na garantizabanla seguridadde Franciamejor que la Con-ferencia de La Haya; que, para evitar las humillacionesde 1870, faltó el sistema de gendarmeríainternacionales-tablecidoen 1815; quetodavía la ejecuciónfederalpronun-ciadacontraPrusiaen 1866por romperel equilibrio euro-peoes unaconsecuenciadel espíritu que inspiró los tratosvieneses;que la SantaAlianza, con sus reunionesperiódi-cas,y no obstantesus limitacionesmanifiestas,ha realizadoel esfuerzomásserioquese conozcaparaconsolidarla tran-quilidad europea. La balanzade derechosy de intereses,pretendeesteautor, ahorraríamil calamidadesa aquel pe-dacitodel planetadondenadiepuedemoversesin estorbara los demás.

Y lo cierto es queel gobiernode NapoleónIII, brotadode la opinión pública, al inaugurarla política de las nacio-nalidadescontralos tratadosde 1815,no traeráprecisamen.te la paz ni la tranquilidad; traerá la guerra: eso sí, laguerrade los nuevosanhelosy las nuevasnecesidades,con-tra la anteriormomificacióninstitucional. Porqueasí cami-na siemprela vida. Y los verdaderospacifistaspiensanquesu ideal sólo seráposiblecuandose lo funde en un sistemade revolución permanente.

Los tratadosde 1815pronto seránimpopulares. Los go-biernosparecenconformarseconellos, a veces,como a faltade mejor cosa y por temor a ciertaszonas de la opinión.Thiers dirá quehay que detestarlosrespetándolos;Guizot,que hay que respetarlosdetestándolos.En 1863, Napo-león III declara,entre aclamaciones,queya no existen lostratadosde 1815.

5. Tales tratadosproponíanuna paz de aplazamiento,de somnolenciay represión. Pero el sol de las campañasnapoleónicasbrillaba en el recuerdode todos. Las ideasrevolucionariasardían aún intensamente.A pesarde todo,los francesesse habíandivertido como unosdiosesempujan-do sus estandartesdesdeEgipto hastaMoscú; y a falta de

102

Page 102: Alfonso Reyes. Obras Completas V

mejor imperio,el Petit Caporal les habíalegadoel imperiode la imaginación. De aquíel culto napoleónico.TodavíalaCondesade Noailles, quemadadel fuego hereditario,hubie-ra querido ser, no la amantede Napoleón(~paraquéunamás?),sino uno de su tropa, parapeleary morir bajo susbanderas.

La doctrina de las nacionalidades—humanitariay a lavez belicosa— se alzará una y otra vez contra el régimende los equilibrios monárquicos. La Revoluciónaún teníased. No se conformabacon venir a pararen el régimendelos prudentes,cuyo único fin era restaurary preservarlarutina, cortandolas alasdel águila. No falta quien piensequeNapoleón,retrospectivamente,recomponíala figura desuconductamedianteuna fabulacióndestinadaa la posteri-dad. Posteridad,sí; no fabulación. ¿O no se sabeque lamarchahistórica es comparablea la marcha de los ciegosen el cuadrode Breughel? Napoleón,desdesu lejanía,des-de su roca, fraguabamásqueun retorno de Elba, más queun cuartelazode Brumario: se ocupabaen desentrañarelsentidooculto de suobra, comorevelándoloante sus propiosojos. Se ofrecía a la historia como un demiurgo de la Re-volución,e influía —derrotadoy desterrado-sobrelos des-tinos futuros,dictandoa las naciones,en el Memorial deSantaElena,un credoeterno:—~ Quela SantaAlianza de lospueblossustituyaa la SantaAlianza de los reyes!

103

Page 103: Alfonso Reyes. Obras Completas V

X. LA SANTA ALIANZA

1. PARA garantizarla paz y los tratadosde Viena, como ennuestrosdías la Sociedadde las Nacionesprimero, y des-puésla O.N.U., el alto tribunal de las cuatropotenciasesta-bleció la doctrina del “concierto europeo”. La idea es deKaunitz,antiguo Cancilleraustríaco,quienla habíapropues-to en 1791 comoun resguardocontrala RevoluciónFrancesa.

Convienerecordarque llegaron a crearse,sucesivamen-te, hastacinco coaliciones defensivascontra la pecadoraFrancia; a saber:

1) 1792-1797. Austria, Prusiay Cerdeña,a las que seunirán la GranBretaña,España,Portugal, Nápoles,Tosca-na y los EstadosPapales. Los PaísesBajos fueron arrasa-dos por Francia;Prusia firmó una paz separadaen 1795;España,enjulio delpropioaño;Cerdeña,enmayode 1796;yNápoles,en octubresiguiente. Austria, derrotada,aceptólaPaz de CampoFormio, octubrede 1797. Rusia nunca secomprometióde veras en la coalición; y la Gran Bretaña,en 1797, seencuentraaisladafrente a Francia.

2) 1799-1801. GranBretaña,Rusia, Turquía,Austria,Nápolesy Portugal. Rusiaabandonaelpactoen 1800. Aus-tria, derrotadaen Marengo,firma el tratado de Lunévilleen febrero, 1801. La Gran Bretañanuevamentese enfrentaa solascontra Francia.

3) 1805-1806. Rusia,Austria, Suecia,Gran Bretañay,poco después,Prusia. Derrotadaen Austerlitz, Austria tie-ne que firmar la Pazde Presburgo,diciembre,1805;Prusiafue destrozadaen Jena,14 de octubre, 1806. Rusia, trasseismesesde indecisión, firma una alianza con Napoleónen Tilsit, julio, 1807. La Gran Bretañasiguió sola en sulucha.

4) 1812-1814. GranBretañay Rusia,a las que se unenPrusia (febrero, 1813) y Austria (junio del propio año)-

Wurtemberg,Baden, Hessese adhierenpoco después.So-brevienela derrotade Napoleónen la Batallade las Nacio-

104

Page 104: Alfonso Reyes. Obras Completas V

nes (Leipzig, 16 de octubre,1813); se firma el tratado deChaumonten 9 de marzo,1814; y en fin, se define la Cuá-druple Alianza, queduraráveinteaños.

5) 1815. Coalición creadaen Viena, ante la escapato-ria de Elba; acaba,cumplidosu objeto, el día de Waterloo.(Las Ocho Naciones.)

La CuádrupleAlianza, quecorrespondeal cuartotérmi-no de los arriba enumerados,quiere darseun fundamentomoral mássólido y estable. Pues,¿quéhacersi los cuatrojueces todopoderososllegan a disentir entre sí? ¿Y cómoobligar a los pueblos renuentesa aceptarsus fallos? Laintervención,parael casoexcepcionalde Francia,habíasidotambiénuna medidade excepción,pero no se la habíams-tituído comoprocedimientoordinario. El zar Alejandropre-tendeerigirla en principio, pero fracasa,lo que indica queel Concierto no iba muy de concierto (Aquisgrán, 1818).En Troppauy en Laibach (1820-1821),Inglaterra mani-fiesta su criterio opuestoa las otraspotencias;y en Vero-na (1822), rompe abiertamentecon ellas. El ideal delConciertoEuropeosólo sigue manteniéndosede nombre.

Entretanto,los gobiernosde Rusia,Austria y Prusiafir-manen París (24 a26 de septiembre,1815,poco antesdela SegundaPaz de París,cuya fechaes 20 de noviembre)un tratado que se llama de la SantaAlianza, destinadoaconcertarsu conductabajo las inspiracionesde la religióncristianay los mismospreceptosde la moralquedebenguiarla conductade los actos privados. Tal acuerdoes conside-rado por los signatarios“como consecuenciade los grandesacontecimientosque han marcadoel curso de los tres últi-mos añosen Europa”; es decir,la caída de Napoleón.

Ya hemosseñalado,como característicode la restaura-ción, esteresurgimientodel espíritu religioso. El manifies-to de la SantaAlianza, sin embargo,es recibido con ciertoasombro Los signatariosdeclaransu creencia“en las so-lemnesverdadespredicadaspor la religión de Dios, Nues-tro Salvador”, y se manifiestandispuestos“a considerarcomonormaúnica los preceptosde la SantaReligión,o sea,los preceptosde Justicia,CaridadCristianay Paz”, y estoamuypocadistanciadelescepticismogeneraldel siglo XVIIL

105

Page 105: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Más queun tratadoentrelas grandespotencias,puedeestedocumentoentendersecomounaexpresióndel estadode áni-mo reinanteen ciertasesferasde la alta política.

2. Firmado directamentepor FedericoGuillermo, Fran-cisco y Alejandro,el breve tratadosólo constade una intro-duccióny trescláusulas. La primera insiste en la fraterni-dad y ayuda entrelos reinos, “para todas las ocasionesylugares”,en que los gobiernosdebenserpadresde familiapara sus súbditosy sus ejércitos, y en los idealeséticos yreligiososde pazy justicia. La segundadeclaraque los Es-tadossignatariosson las tres ramasde una familia cristia-na, y sus jefes, ‘os delegadosde la Divina Providenciaenquien residela última y verdaderasoberaníaquea los tresgobierna;por lo que se recomiendaa los pueblosvivir deacuerdoconlas enseñanzasdel Salvador.La terceray últi-ma abre el tratadoal acceso de los demásgobiernosquesuscribanigualesprincipios y esténdispuestosa sostenerenel siglo susconsecuenciasprácticas.

En pocos años,todoslos soberanosde Europa,con ex-cepcióndel Papa,la coronainglesay el Sultán,entraronenla alianza. El Papano necesitabasociospararepresentaraDios sobrela tierra. Además,PíoVII —quepreparabaporentoncesunacruzadacontra liberalesy heréticos—mal po-día aprobarun convenio en que aparecíanun liberal y unherético,ni la fusión en unade las tres confesiones:orto-doxa griega, luterana y católica. Aunque el rechazo delPapacausóhondaimpresión,no inquietó tanto como la abs-tencióndel Sultán de Turquía. Claro es queel Califa delIslam no podía formar,parte de una asociacióncristiana;pero aquel obvio motivo dejabaviva unaamenaza:el Zarquedabaen libertad paraagredir en la forma menoscristia-na al ImperioOtomano.

Inglaterra, cuyo ministro Castlereaghconsideróel casocomo unamanifestaciónsublime de misticismo y locura, noquiso comprometerla autonomíacasi geográfica, insular,de su política conobligacionesinútiles, pero tampocorom-pió conel Concierto:el PríncipeRegente,imposibilitadoporla Constituciónparafirmar un documentooficial sin autori-

106

Page 106: Alfonso Reyes. Obras Completas V

zación del gobierno,se limitó a escribir una carta a sus“augustoshermanos”,manifestándolesla simpatíacordialí-sima que le ihspirabantan hermososprincipios.

Entre los signatarios,el zar Alejandro representabaenaquel instante la mayor fuerza personal. A su influenciadesinteresada,que hastapesó un tanto sobre la actitud deInglaterra, debeFrancia,con mucho—segúnya lo hemosobservado-,el habersalidodel desastreconservandosu ca-tegoría. De las cinco nacionesmáspoderosas,Franciae In-glaterra disuelvenla personalidaddel jefe de Estadoentrelos ministros; y de las tresautocracias,Rusia es la quenospresentasin dudala figura más conspicua.»Austria se ha-llaba casi agotadapor sus luchas. Prusiaperdió en la gue-rra de liberaciónla pocaenergíaacumuladadesdelos díasde Jena. Inglaterra,cansadadel fardo político de Pitt, sedisponíaa desviarsedel Continentey preparabasu futuragrandezacolonial con las basesde Ceilány el Cabode Bue-na Esperanza.Rusia,en cambio,se acercabacomonuevoyanhelosoatletaa las luchasoccidentales;y Rusia dependíade su autócrata.Y Alejandroquiso quela armoníaeuropease fundaraen principios sobrenaturales.“Es un loco —dijoMetternich—, pero hay quellevarle el genio.” Y Napoleónhabíadicho: “Es un farsante.”

Federico Guillermo III de Prusia, amigo personaldelZar y hombrede buenafe, firmó de buenafe el Acta Cons-titutiva de la SantaAlianza. En cuanto a Francisco,Empe-rador de Austria, que era poco dado a soñar,consideróelpactoconindiferenciay lo rubricóencogiéndosede hombros.

La místicadel acuerdocorresponde,pues,al zar Alejan.dro; el mecanismo,y la aplicaciónpolítica de él derivada,a Metternich, que comenzabaa adueñarsede los negocioseuropeoso lo pretendíay queera el verdaderojefe del mo-vimiento antirrevolucionario.

El conveniosoltabaun relentede Edad Media manida,y al mismo tiempo prometíauna futura Edad de Oro. Eldespotismo,al invocarel dulce nombre de Jesús,quiereha.cer la democraciaindeseablepor innecesaria.Los espíritusliberalesconsiderabanla SantaAlianza con recelo, y cen-surabanel queseenvolviesenlas ambicionesabsolutistasen

107

Page 107: Alfonso Reyes. Obras Completas V

ropajesde religión,que no engañaronpor cierto al jefe dela Iglesia. Byron hizo un poemasatírico sobrela TrinidadTerrestre, que en vano pretendíajuntar a tres insensatosparahacercon ellos un Napoleón.

A los ojos de Metternichel documentoera en sí mismouna meravaciedad sonora;pero, si su sentidopacifista leimportaba muy poco, en cambio su afirmación absolutista,garapiñadaen patriarcal mansedumbre,conveníaperfecta-menteasusmiras. Metternich aseguraque“el mundodeseasergobernadopor hechosconformesa la justicia y no porfrasesni teorías”,y nos ha dejado un verdaderodoctrinalparauso de conservadoresquepuederesumirseasí: gobier-no fuerte,estabilidad,continuidad;másaún: intangibilidad;desdénpara los reformistas,y mejor aún, imposición delsilencio; supresión de los partidos de opinión; repudiodel miedo cuando es el momento de “tranquilizar con latranca”; precaucióny receloantetodanovedad,queen nin-gún casohabráde aceptarsecomo concesióna las oposicio-nes,sino otorgarsecomogracia del soberano;mantenimien-to de la religión de Estado,y rechazode toda ética que sefunde en la idea de un contratosocial; aboliciónde las so-ciedadessecretas,“gangrenasocial”; unión entrelas poten-ciasconservadoras.“Los gobiernosde segundoordenveránen tal unión suáncorade salvacióny aspirarána ingresarenella.” Esto traerá las bendicionesde una paz como jamásse ha conocido. Estapaz obrará primero en los paísesdeambientepropicio, y de allí se extenderácomo bálsamoalos demás,incluso alos azotadospor la pesterevolucionaria.

Todo ello se funda en dos supuestos:primero, que lavida ha sido, es y serásiemprecomo yo la percibo o creopercibirla en este instante —linstante que ya desaparecióal nombrarlo!—,y segundo,quesólo yo conozcoy poseolaverdad,y todoslos demásse equivocan. Metternichescribíaen 1819: “Veinte vecesal día me digo amí mismo: —~Diosmío,cuántarazóntengo,y quéequivocadosestánlos demás!”

3. En torno aesas“mesasde espiritismo”, dondela épo-ca modernaresuelveel destinode los pueblos,se agrupanesascuantasfiguras quehemosvenido examinando,peroque

108

Page 108: Alfonso Reyes. Obras Completas V

a cada nuevo examendescubrennuevosperfiles o caracte-res. Algo nos queda por decir sobre los monarcasy losministros.

Cuandola segundaentradade los aliadosen París,Ale-jandro 1 venía sin duda preocupadocon el fracasode cier-tas ideasagitadasen el Congresode Viena: aquellacristian-dad universalque andabaen el ambientehabía provocadoen la prensaalemanaalgunosartículossobre la necesidadde abolir la guerra. El primer ministro inglés, Castlereagh,llegó a proponerun compromisoparamantenerla paz me-diante el esfuerzocomún de las potencias, incluso impo-niéndolapor las armasa los reacios. Gentz, arrebatadodeemoción,se apresuróa redactarun texto. Pero el texto sedejó de lado al tiempode las resoluciones,considerandoquepor ahorabastabanlos demástratados.

La baronesalituana Juliana de Krüdner, “una Magda-lena de los salones”, habíatomado a deber el exhortaralZar insistentemente,primeropor correspondenciay luego enel trato directo, desde los días de la campañade Heil-bronn (1813), y más tarde duranteel veranopasadoenHeidelbergy en París,habiendologradoexaltarsus natura-les inclinacionesmísticasal punto de convencerlode queélera “el ángelblanco de la paz”, escogidopor el Señorparaaniquilara Napoleón,el ángelnegro. Alejandrose posesio-nó de la idea,y tanto humo se le subióa la cabeza.En otraedad,hubieraparecidoy hubierasido perfectamenterespe-table. En el siglo XIX, cuantostenían libertad de juzgarlodudabande susinceridad,a lo quemuchocontribuía sucon-dición versátil y la facilidad con que lograbaseducirloelúltimo quele hablaba. Generosidady desprendimiento,enciertos actosy en ciertosinstantes,no puedennegársele.Sinduda soñóseriamenteen serel Napoleónde la Paz. (ANohemosoído hablarmucho, por acá entrenosotros,del Cau-dillo de la Paz, mística hebraicaaplicada al día?) PeroNapoleónlo hallababizantino y tortuoso,lo hallabacome-diantey lo llamaba“el Talma del Norte”.

Nieto predilectode Catalina,a cuyasfaldasaprendiólafalsedady las artescortesanas;conspiradorcontra Pablo,su padre, a quien estrangularoncon un velo, paraque no

109

Page 109: Alfonso Reyes. Obras Completas V

hubiera“derramamientode sangre”;era,comosabemos,dis-cípulo del suizo La Harpe,quelo habíainiciado en el evan-gelio humanitariode Rousseau.“Yo —decíaCatalinaa LaHarpe— soy republicanade corazón,pero Rusia necesitaun déspota.” Al mismo tiempo, el general Soltikoff, ayomilitar del príncipe,habíaeducadoa ésteen las másestric-tas tradicionesde la autocracia.Con unavela aDios y otraal Diablo, el príncipetenía dóndeescoger.

Había comenzadosu gobierno,rodeado de parientesyamigoscultos, con varias benéficasreformasy libertadesparala enseñanzay la prensa,los judíos y los polacos,lasdistintas castasreligiosas,la agricultura, las comunicacio-nes,el régimenservil. “OccidentabaaRusia”,sin interveniren la política de Occidente. Atraído fatalmentepor los con-flictos europeos,la reconciliacióncon Inglaterralo alejó deFrancia,y luego, otrascontingencias,y singularmentela pro-clamaciónde Bonaparte—“traidor alaRevolución”—comoCónsul vitalicio, lo llevan al campo de los aliados. Com-prende,despuésde Austerlitz, quese halla empeñadoen unaluchaamuerte,y siguesuventura,pero sin concebiraún laidea de unamisión providencial,fuera de su afánpor ven-cer aFrancia.

Despuésde la paz de Tilsit, la situacióndesastrosaenqueRusiahaquedadoprovocala hostilidadcontraelZar que,paradefenderse,empiezaaconducirsu política por el oscu-ro caminodel espionaje,la censura,la policía secreta. Talera la situaciónde Rusia, que todo el que había viajadovolvía convertido en conspirador. Y aunqueRusia conocióla gran moda del libro francésa fines del siglo xviii, lavisión de Parísdescastabaa su aristocracia(unos cuantosmillares), sin educar ni aprovechara su pueblo (cuaren-ta millones). La gran epopeyanovelescade Tolstoi, con-temporáneade estosdías,habla de unaobra de Racine entérminosde perfectabarbarie. Quienes,comoNovikoff, de-nuncianel peligro de esa incomunicaciónabsolutaentrelasdos clases,caenbajoel castigo del Estado.

El Zar se ocupaahorapreferentementeen las provinciasno rusasde su imperio. De 1808 a 1812 continúansusre-formas,aconsejadoporel ilustreSperanski,que luegoes sa-

110

Page 110: Alfonso Reyes. Obras Completas V

crificado comochivo expiatorio,cuandose ve queya estar-de parasalvaral paísde la bancarrota.

La nuevacampañanapoleónicapára en el desastredeMoscú. Poco antes,hacia 1812, Alejandropareceya poseí-do de su misión cristiana. Los éxitos militares acabandeconvencerlo;los horroresde Moscú acabande trastornarlo.Se hace leer páginasde la Biblia, como el último de suslabriegos,y los profetasjudíos vienen a serpastode suespí-ritu. Frauvon Krüdnerencuentrael terrenobienpreparado.

Juntoaesto,Alejandro las da ahorade muy guerrero,élque de estrategiano sabía siquierauna palabra, y llamadespectivamente“escribientes”a los diplomáticos,porquelotieneya envidiosoel éxito del escribienteMetternich. Todosse dabancuentade quepretendíaimitar aNapoleón,salvoqueAlejandroera un consumadobailaríny le gustabaper-der el tiempo en candorososchismorreoscon las señoras.

4. El Príncipede Metternich, Ministro de NegociosEx-tranjerosde Austriadesdeel8 de octubrede 1809hastael 13de mayo de 1848, y además,de 1821 en adelante,cuandocelebró sus triunfos en Italia, Canciller del Imperio, erahombre lo bastantefrívolo para comprometersea guiar lapolíticade Europaen mediode los entretenimientosdel amory los plácidosgalanteos. Parala rancia aristocraciaviene-sa,no pasabade un advenedizo.Renanode origen,procedíade la licenciosacortearzobispalde Coblenza. Si Alejandrollegó a la vanidady la vidriosidad del “divo” operático,Metternich teníaciertasaficionesde pavoreal. La obra queGroosleha consagradose llamaEl PríncipeMduernich,con-tribucumn al estudiode la vanidad. En el Acta Constitutivade la ConfederaciónGermánica(Viena, 8 de junio, 1815),esnotableque,Juntoa los monarcasy emperadoresque fir-manconsu título a secas,el nombrede Metternich arrastrapor toda la páginauna largacola de jerarquíasy honores,cercade treinta: “El señorClementeWenceslao,PríncipedeMetternich-Winneburg-Ocbsenhausen,Caballerodel Toisónde Oro, GranCruzde la Ordende SanEstebande Hungría,Caballerode la Ordende SanAndrés,de la Orden de SanAlejandroNewsky y de SantaAna de PrimeraClase;Gran

111

Page 111: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Cordón de la Legión de Honor; Caballerode la Orden delElefante,de la Ordende la Anunciación,del Águila Negra,del Águila Roja, del Serafín, de San José de Toscana,deSan Humberto, del Águila de Oro de Wurtemberg,de laFidelidadde Baden,de SanJuande Jerusalény variasotras;Canciller de la OrdenMilitar de María Teresa;Curadordela Imperial y Real Academiade Bellas Artes; Chambelány ConsejeroActivo Privadode Su Majestadel Emperadorde Austria y Rey de Hungría y de Bohemia;Ministro deEstadoy de Conferenciasde SuMajestad,así como su Mi-nistro de NegociosExtranjerosy su Primer Plenipotenciarioen el Congreso..

A Metternich no le bastabamandaren su heterogéneoImperio Austríaco de acuerdocon su sencillísimo sistemade alcaldadas,sino quenecesitabateneraAlemaniay a Ita-lia en condición de prefecturas,tratar como vasallo al as-cendentepoder prusiano,y en todaspartessero parecerelprimero. Estudiantillo de física y de medicinaen la juven.tud, sabíaesconderlas deficienciasde su cultura con ciertahabilidadcongénita,y embozabasus escasasprendasde es-tadistabajo la rígida adhesióna los principios conservado-res, lo que significaba para él una economíade esfuerzomental. En cuantohabíadicho un discursose figurabaha-berlo resueltotodo. Durantesus treinta y ocho añosde go-bierno, ni por descuidoapareceun rasgode pensamientocreador,de levadurade alma. Todo lo ejecutabapor ley de

- inactividad‘y de inercia. Era frío, cosmopolita,preocupadodel equilibrio europeoal punto que lo llamaron “el Condede la Balanza”. Y al fin mereciótal odio y descréditoque,en 1848,cierto ministro liberal, uno de los llamados“Minis-tros deMarzo”, dijo deél con aprobaciónde todos:“Resumoen el nombrede Metternich todaslas desgraciasde las últi-masdécadas”.

Manejándoseante los príncipescomo cortesanosumiso,corrompiendoa los diplomáticoscon susequívocosencantosde caballero,confundiendoa los embajadoresde los paísesdébilescon su fausto y su tono protector,hacía de oráculosimplementeporquetuvo el descarode plantarseen actitudde oráculo. El llevar las prácticasconservadorasal absurdo

112

Page 112: Alfonso Reyes. Obras Completas V

y al extremo,prohibir a los pueblosla menor participaciónen el gobiernoy reducirlosa la funciónde vacasde impues-tos,considerara los príncipescomo propietariosprivadosyno regentesde sus países,y orillarlos a conducirseen con-secuencia;venderpor artes de gobierno la artimaña y laititriga: a esto se reduceel caudalde sus virtudes. ¡Buenoestabael inspirador de los supuestos“plenipotenciariosdela Providencia”,del “MonstruoTrino”, en el lenguajede losdiplomáticosingleses! Paraque nadie empañarasus pla-ceres,no quería innovacionespolíticas y vivía en perfectoacuerdocon su amo,el “buen EmperadorFrancisco”.

5. El Emperadorera muy popular en Austria y sobretodo en Viena. Pasabaallí por un monarcabenévoloy hom-bre de buennatural, accesiblea sus súbditos e informadode sus deseosy necesidades.Además,dominabacomo elmás diestroel dialectoaustríaco,jugueteoque lo hacía po-pular. Tratabaal Emperadorrusoy al Rey de Prusiaconmodalesde padre bonachóny francote que se enorgullecede susvalientesmuchachos. Era adocenado,aunqueducho.Tenía experienciadel trato humano,y ese ingenio queDiosda alqueledaunasituacióneminente,comoél mismodecía.

Pero en cuantose veía amenazadocon novedadesen iosasuntospúblicos, fruncía el ceñoy todo cambiaba. “Andanpor ahí propalandonuevasideasque yo no quiero ni puedoaprobar. Atengámonosa las viejas: son buenas,y conellaslo pasabanbien nuestrospadres. ¿Por qué no nos han deaprovecharanosotros?Yo no necesitosabios,sino ciudada-nosbravosy honestos.Vuestrodebereseducara los jóvenespara que llegen a realizar este tipo humano. Los que meobedecen,queentiendanbienlo que les mando;y el quenopuedahacerloo me vengacon ideasnuevasque se vayadeaquí antesde que yo mismo lo aleje.” Con este discursoalos profesoresdel Liceo de Laibach,se presentóabiertamen-tecomoun gobernanteabsolutoparaquien su antojoeraley.

Muy celosode su ilimitado poder,anadieconsentíapormuchotiempo la privanza,y a los másmerecedores,menos.Desconfiadode sí mismo,y másaúnde los demás,así fue-ran los personajesmás eminentes,a todos, junto a él, es-

1 r)i1~

Page 113: Alfonso Reyes. Obras Completas V

peraban las más amargas experiencias: a sus generalesSehwarzenbergy Rodetzky,asuspropioshermanoslos Gran-desDuquesCarlos y Juan. Ni el mismo cleroobtuvo de élunaverdaderaautonomía,sino quese sometióa serun meroayudantedel Imperio. Y si Metternichse mantuvoen el po-der tanto tiempo,se debeaque,por su índole,jamássufrióla tentaciónde entrometerseen el departamentofavorito desu amo. Ésteteníasingularafición por las minuciasadmi-nistrativas, los detallesdel expediente. Tanto mejor paraMetternich si a él lo confinabanen los salones,mientraselsolícito Emperadorse cuidabade la cocina.

6. Austria necesitabaafirmarse,no por su fuerzamili-tar, sino por la astuciade su diplomaciay la omnipoten-cia de su policía y sus espías. Ésteera, por excelencia,elcampode operacionesde Metternich;perola administracióny reglamentaciónde estoscuerposde funcionarioseran in-cumbenciadelEmperador,quienllegó amontarun espantososistemade persecucionesy delaciones.El sistemaconveníamuy bien aaquelgobierno patriarcaly casi oriental,puededecirse;gobierno quepredicabaa sussúbditosel pleno de-rechodel monarcasobrevidasy haciendas.

SeprocurabamanteneraAustria aisladade las contami-nacionesextrañas. Se la cuidabacontra las peligrosasma-nifestacionesde la inteligenciaextranjera,como se cuidaalganadode unaplaga. Se prohibíanlos estudiosen universi-dades de otros países. La entradade profesoresforáneoso de educandosextranjerosde másde diez añosa las escue-las austríacasestabaprohibida,y aun los menoresnecesita-banen el casounalicencia especial.La instrucciónprivadaresultabadifícil, porquela policía sólo otorgabael permisomedianteexigenciasdeprimentes,y todavíaera menesterre-novarlo cada seis años. Toda literatura política, así comolas historiasmodernas,pasabanpor la másestrechacensuray estabansujetasa prohibición. ParaAustria no existíaelmovimiento que a la sazónestremecíaa los demáspaísesgermánicosrespectoa filosofía, teología,historia o ciencia.Lo que,en cambio, sepermitía e impulsabaera el estudiode las lenguasy literaturasorientales,su poco de poesía

114

Page 114: Alfonso Reyes. Obras Completas V

y, de preferencia,la música,domesticaciónde exaltadosyútil paraadormecera los hijos del Imperio. La enseñanzapopularera mezquinay no se le consentíaentraren la te-merosaregión del “porqué” o de las causas.El sacerdocioseencargabade tenerlaa raya. Maestrosy alumnosde gim-nasiosy universidadesse confesabanseisvecesal año. ElProtestantismoera toleradode malagana. Los protestantesnecesitabanautorizaciónparacompraruna casao realizarciertastransaccionescomerciales;y, paraingresaren la Aca-demiaMilitar de Neustadt,debíanabjurar sureligión.

Austria teníaun sello de antiquísima distinción, y allado, esasapolilladasvejecesquesólo los tontos admiran.Ni siquierasabíausar de los puertosde Venecia y Tries-te. Un buenbarco era consideradocomo un lujo inútil, ylos mercaderesteníanque poner sus navíosal amparodelpabellónturco. Las autoridades,condudosoorgullo, hacíanver al visitantequeel saborde la “la vieja Europa” se pa-’ladeabamejor en Austria que en Italia, España,Alemaniao Francia.

7. FedericoGuillermo III, el Rey de Prusia, era tam-bién, como Francisco,dado a la vulgaridad; y cuanto eradesacostumbradoasus ojos, en vez de avivar sucuriosidad,sencillamentelo asustaba.No carecíade cierto humorismoseco,a la berlinesa. Era tímido y aparentabaser gruñón.Sepresentabaconcierta rigidez militar no exentade gallar-día, y aunquemuchos lo encontrabanmás apuestoque eldeslumbradorAlejandro, él se ponía siempreen segundotérmino como si fuera un simple ayudante. Se expresabaconembarazo. De cerca,es claro, aburríay exasperabaalos que teníanque soportarsu indecisión, su modorra, supreocupaciónpor las nimiedades. Pero algún oro habríasin dudaen aquelcorazón,lo queexplica sucrecientepopu-laridada despechode los azarescontrarios,y justifica la ve-neraciónqueinspiró ahombrestan distintoscomoTreitschkey Fontane. Era capazde echarcon un puntapiéal integérri-mo Barónde Stein,peroeracapaztambiénde reconocersuerror y arrepentirse,de entregarlesu absolutaconfianzayencargarlela reformadel reino.

115

Page 115: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Ahora bien, Stein era un espíritu avanzado. Aceptabalas enseñanzasde Inglaterray de Francia,pero era lo bas-tante sabio para no querer adoptaral pie de la letra lasfórmulas extranjeras,ni imponerlasa su paísviolentamentey sin los retoquesnecesarios.La Prusiaque salía de susmanosera todavíaPrusia, aunqueunaPrusiaen evoluciónsobrela basede la igualdadjurídica. Steinquiso “sustituirla pasividaddel pueblo bajo la burocraciapor la libre co-laboraciónde todosen el Estado”. Y a no habersido por-quefue descubiertopor los oficiales francesesde ocupación,este hombre de mesura y de orden hubiera soliviantadoal puebloprusianocontrael vencedorde Tilsit, siguiendoelejemplode los españoles.

El Rey, al principio, soportósin desmoralizarselas exi-genciasdel vencedor,y supo dejarlibre juego a los planesmediantelos cualessus hábilesministros,sin violar las con-dicionesnapoleónicas,establecieronun servicio militar ensordina,cuestiónentoncesde vida o muerteparaPrusia.

Y, sin embargo,el Rey de Prusiatransigiócon Franciaun buen día al punto de aceptarla alianza con Napoleóny hacerle entregade sus ejércitos. Susmejoresgeneralesdimitieron, para no servir a las órdenesdel adversario;ycuandoel Emperadorde los francesesdeclaróla guerra aRusia, “toda Alemania sin excepción—dice Moltke— leproporcionó tropasy combatiópor una causaextranjera”.Stein,refugiadoya junto al Zar, osó pedir a éste “que ahu-yentarade la vecindad del Rey de Prusia esa partida decobardesy miserablesconsejerosquelo manteníanen la in-decisión”. Casi arrastradopor la desobedienciadel CondeYork, que se pasóa Rusia con armasy bagajespara com-batir contraNapoleón,el Rey de Prusiaescapóde Parísyfirmó la paz con el Zar.

En Prusia, aun sin contarcon el Rey, fermentabasoloel patriotismo. Verdades que los ejércitosnapoleónicosen-tonceslo pasabanmal, y quesu menortriunfo hubieraaco-bardadootra vez a estospatriotasdesconcertadospor su pro.pio monarca. Perohay que juzgarlosconecuanimidad. Unrey humillado, unareina—Luisa— agraviada;un país pi-soteado,ocupado,agobiadode contribuciones.- - ¡Y todo

116

Page 116: Alfonso Reyes. Obras Completas V

por obra de un conquistadorque regresabade las nevadasllanuras rusasen condición de derrotado! La sublevaciónpopular no puedeasombrarnos.Lo quenos asombraes elentusiasmocon que, poco antes,ese mismo pueblo habíarecibido al extranjerotriunfante. Los prusianosse levanta-ron, sí; pero sajones,bávarosy renanos seguíanfieles aNapoleón. Y cuandoel Rey de Prusiahizo un llamamientoasupuebloen términosgrandilocuentes,la Liga del Rin ¡loconsideró“jacobino”! ¡Cuántaconfusión,cuántosmeandrostienenque ir venciendolos pueblosparallegar a su verda-dero destino!

Tras otras ventajas francesas,sobrevienela sangrientaBatallade las Naciones,en quedeclinael astrode Napoleón.Y el Reyde Prusiacompareceya en la PrimeraPazde Paríslleno de intemperancia,como si olvidaraque la victoria delos aliadoscasi lo había llevado a la grupa. Los pueblosnecesitanrobustecersus mitos. Grecia no quiso mermarlaautoridadde Delfos, confesandolas vacilacionesdel oráculoa la hora de la invasiónpersa. Prusia no se quejó de suRey, acasoporque habíacompartidosinceramentesu dolory su perplejidad. Peroel Zar, queen cierto modo empujóal recalcitrantey le dio un pedazode su victoria, procurabapasarantesqueél todaslas puertas.

8. Talesson,envueltosen el aurahistóricaquelos acom-paña,los personajesque se agrupanen torno a la mesadela Santa Alianza. Metternich se ha convertido en el intér-prete del pacto,apenaslogró vislumbrar la ventaja que leprocuraba.Ahorabien, si algo representabaMetternich,enlo interior y en lo internacionalde su desempeño,es la nega-ción del espíritu constitucionalo democráticoy el regresoal absolutismoconservador.Y si algo evocaen la menteelabsolutismoes la imagen de un autócrata,de un hombreaisladoy omnipotentequefulminara desdesu cima los rayosde sucaprichoincontrastable.

Puesbien: no es así comoMetternich gobernabala polí-tica europea,y esta sorpresaes su únicaamenidad. Proce-dió, al contrario, mediantela diplomaciade congresos,enque las nacionesnavegabande conservae iban trasladándo-

117

Page 117: Alfonso Reyes. Obras Completas V

se por las capitalesparatomaracuerdosconjuntossobrelascuestionesque se ofrecían:Rotary Club a lo internacional,queavecesapurabael aperitivo a las márgenesde esterío,tomabalasopajunto aeselago,las entradasjunto aaquellasfuentestermales,y consumíalos postresal cobijo de la otramontaña.Viena, Aquisgrán,Carisbad,Verona.-. Estapolí-ticaen convoyseprolongahastanuestrosdías.Lasmanifesta-cionesactualesestáen La Haya, Ginebra,Locarnoy cuantoha venido después.Incorregiblehombrede mundo,Metter-nich necesitabaparamanteneralertael espíritu y la volun-tad,elsarao,la partidasocial,el ruido de las diligenciasqueentrany salen,los incidentesde la acomodaciónen las posa-das,las risasde los viajerosquesaludany se despiden.

9. Algunostestigosdela diplomaciaporconferenciahanformuladoacerbascríticas. Ante todo—dicen——el mal con-naturalde estadiplomaciaradicaen la necesidadde conser-var la cortesíaentre las mismasgentes a lo largo de va-rias semanas,con todaslas consecuenciasque acarreaesarefracciónde propósitosqueesprecisamentela cortesía. Laopinióngeneral,antelos escasosresultadosqueavecespro-porcionaesta diplomacia,llega a la conclusión de que lahumanidades irredimible,y a lo sumoavanzaunosdoscen-tímetros cada mil años. Ante esto, suele alegarseque laantiguadiplomaciaindividual y técnicasería preferible ala nueva,porque éstacarecepor esenciade precisión, pri-mera virtud diplomáticacontra lo que opinan los ignoran-tes. Juntoaestavirtud, dicenlos queasí piensan,se borranlos’ pecadosvenialesdel antiguo sistema. Bajo el disfrazdemocráticodel nuevosistema,se escudala falta.decapaci-dady se deja entrarla improvisación,queusurpael lugarde la competencia. Todo lo cual conduceal pecado de lavaguedad,a lo cual tambiéncontribuye el carácterpúblicode las discusiones;pueslos Estadosno siemprepuedencom-prometerseen una conductainflexible que resistael airedela publicidad. Además,el encuentromismode los jefesdelas cancilleríaso de los Estados,en la diplomaciapor con-ferencias,pareceofrecer máspeligrosque ventajas,apesarde lo que sueledecirse. Las amistadespersonalesasí crea-

118

Page 118: Alfonso Reyes. Obras Completas V

das puedendar ocasión a esperanzas‘puramenteilusorias:dondedoshombresse han entendido,dos paísespuedennoentenderse.(Especiosoargumentoéste,puesconfesemosquelo mismo cabría argüirlo contra la antigua que contra lanuevadiplomacia,y hastacontra todaobra humanarealiza-da por delegación.) La diplomacia—vienen a decir estoscensores—no es,comosuponela gente,un arte de conversa-cionesafables,aunqueéstaseala definición vulgar, sino elarte de preparardocumentosprecisosque puedaninspirary fundar la mutuaconfianza. El amabledepartir entre loscancilleresconducea la oscuridady al compromiso. La di-plomacia,paraserbuena,tiene,pues,queserdesagradabley escrita. La realizaciónde los principios superioresde laconductainternacional,como de la privada, no puedefun.darse sólo en un entusiasmoabstracto,que lleva incons-cientementea la hipocresíay a la violencia, sino queha defundarseen los métodosmásrigurosos, la justicia másim-placabley la perfectaasepsiamental. Entre el sentimenta-lismo y el cinismohay un equilibrio quesólo se alcanzaconla inteligencia,con el oficio inteligente.

Seacomo fuere, la política de conciertose intervencio-nes característicade Metternich —es decir, al servicio delabsolutismoe inspiradao disimuladaen la SantaAlianza—funcionaen todasupurezamáso menosdurantediez años,de 1815 a 1825. En realidad,ella quedóalgo quebrantadadesde1822,al sobrevenirlas turbulenciasde Españay Gre-cia. Y ya en el Congresode Verona, Inglaterrase alejadela política continental. Peroel sistemase arrastrapor unostres años más,hasta1825. En esteaño,el reconocimientode las independenciasamericanaspor Canningy la coaliciónentreéstey Nicolás 1 en favor de la independenciaheléni-cadeterminansu muerte. Sin embargo,el verdaderoresur-gimiento liberal sólo vendráunos años más tarde, con laEuropade Luis ‘Napoleóny los sacudimientosnacionalesdeItalia.

10. Volvamos a la SantaAlianza. Las cuatropotenciasunidas—Rusia,Prusia,Austriae Inglaterra—estabanreal-menteenlazadasporun peligro común,peroseconsideraban

119

Page 119: Alfonso Reyes. Obras Completas V

entresí con recelo; comíana la misma mesa,pero cuidán-dose las manos. Talleyrand, cuando la primera restaura-ción, había intentadodividirlas, y aun llegó como sabemosa obtenerun pactosecretode Francia,Inglaterray Austriacontra las desmedidasambicionesde Rusia y Prusia (3 deenero, 1815). Por suparte,Napoleón,de regresoaFrancia,encontróeste texto, olvidado sobreuna mesade las Tulle-ríaspor el Marquésde Jaucourten el pánico de la fuga, ycomunicó unacopiaa Alejandro, tratando de romper así lacoalición de sus enemigos. Todo fue inútil: la vuelta deNapoleónpor sí solapesabamás en el ánimode los enemi-gos quetodaslas demásconsideraciones.Y el temor de queel virus revolucionariocundieraotra vez por Europadomi-nó de momentolas rencillasentrelos aliados.

El tratadode la SantaAlianza nuncafue efectivo comotratado,pero se mantuvocomo símboloe ideal. Durantelosdiez años del sistema “Metternich puro”, el absolutismo,pues,en vez de ofrecersebajo la figura clásicadel autó-crata, aparececomo un monstruo de varias cabezas,hidraen racimo.

Estasingularidadse explica por el miedo, el miedo quejunta asuscriaturas. La grandesombrade‘Napoleón,muer-to en 1821, sigue cabalgandopor Europa a lomos de sucaballo blanco. El autócrataliberal —otra figura paradó-jica junto al “autócratacolectivo”— hace quese amontonentemblandolos autócratasconservadores.No es seguroqueel peligro hayadesaparecidodel todo. Napoleónandacomodisuelto en los pueblos.

Tras la Batalla de las Naciones,Napoleónabdicay esdesterradoa la isla de Elba; pero regresade pronto a lacabezade un millar de valientes.Y aunqueotra vez se oscu-recerásu estrellaen Waterlooy Belle Alliance (batallaqueNapoleónllama “del Monte SanJuan”), durantecien díashabrálogradollenar de pavorala Europareaccionaria.¡Nosea que desembarqueotra vez! ¡O no sea que resucite!Se lo ha visto cruzarun puentedondesilbabantantasbalas,que se dudaya si es mortal. Y los Cien Días armanun re-sortepatéticoquese desatarálentamentea lo largo de losDiez Años.

120

Page 120: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XI. LOS CAMINOS DE LA REACCIÓN

1. Los ALIADOS exageranlas medidasde represión. Los par-tidos reaccionariosrebasanlos límites de la cordura. Así enItalia, en Alemania,en España,en Francia...

La reacciónse ha desatadoen Roma. Pío VII regresade Fontainebleau,dondeera cautivode Napoleón,y quiere,desdesu flaqueza,resucitarel pasadoíntegro y hacerre-versiblela historia. No le bastapedir la devolución de losEstadosPapales. Sin miedo al ridículo, pretenderecompo-ner el Santo Imperio y los antiguosEstadoseclesiásticosdeAlemania en su minuciosa filigrana, así como obtener laentregade las antiguaspropiedadessecularizadas.Ante se-mejantespretensiones,y por parte de un “poder” que yanecesitabaandarcon muletas,nos creeríamostransportadosinoportunamente,siglosatrás,a los díasdel Interim de Augs-burgo y el Edicto de Restitución.Al mismo tiempo, la San-ta Sedeorganizasu cruzadaantiherética,resucitala OrdenJesuítica (septiembrede 1814 y decreto del 7 de agos-to, 1815) y resucitala Inquisición. En 1816,el Inquisidorde Ravenacondenaa muerte a un judío converso, reo deulterior apostasía.Se levantaun nuevoíndicede libros pro-hibidos; las madonasmilagrosasreanudansus audiencias,el culto se enturbiade fáciles supersticiones.Se abrennue-vamente2,436 conventosa cargodel Estado. El CardenalPaccaprohibela vacunay el alumbradopúblico, peligrosasinnovacionesliberales. Los altos puestosde la administra-ción y la justicia, arrebatadosa los laicos, se otorgana losprelados,con funestasconsecuenciaspor cierto. El bando-lerismocorre los caminos,y de unasola vez se fijan en lasparedeslos retratosde setentay cinco saqueadores.La ar-quitectura,la industriay el comerciodeclinanvisiblemente.Paccacierrael pasoa los intentos“avanzados”del CardenalConsalvi. La Curia, entretanto,celebraconcordatosamásymejor en Italia y fuera de Italia.

En Nápoles,aunqueFernandohabíaconservadoel sis-

121

Page 121: Alfonso Reyes. Obras Completas V

temaadministrativode Murat, el clerollegó acrearun Esta-do dentro del Estado. Algo semejanteaconteceen Módenay en Parma,sometidasa la influenciaaustríaca.Pero,mien.trasen Parmala archiduquesaMaría Luisa,esposade Na-poleón, o acaso más bien el generalNeipperg, gobernabacon benignidad,el duqueFranciscoen Módena extremabalas medidasdespóticas.El gran duqueFernandoIII de Tos-cana,aemulaciónde Leopoldosu padre,ejercíaun gobier-no ilustrado;y Florencia,sucapital, vino a serun centrodeculturaquesordamentepugnabaporemanciparsede la botaaustríaca.Con todo, aunallí se dio al trastecon las institu-cionesfrancesasy se volvió a las de Leopoldo, las cualescomo quieraeran preferiblesa las de los EstadosPapales,las de Nápoles o las de Cerdeña. En Turín, segúnse hadicho, Víctor Manuel regresade Cerdeñacomo un Rip VanWinkle ignorantede lo queha pasadoen el mundoduranteeldestierrode laCasade Saboya,y cancelade unaplumadacuanto seha hechodesde1787. Suscelososoficiales arra-sanel JardínBotánico, importación francesa,y se nieganadar pasaportesparalas rutasabiertaspor Napoleón.

La verdades que,en Milán y en Venecia,Austria pro-curabatenercontentosasusvasallos;cuidabala administra-ción de los interesesmateriales,sujetabala altivez de lanoblezay el clero y, salvo para los más altos cargos,pre-feríaa los nativos. PerolasCongregacionesCentralespermi-tidas a una y a otra provincia no equivalíana una plenarepresentaciónnacional,pues erande nombramientoguber-nativo y de funcionesmuy limitadas. Parahalagara losmilanesesy conformea susdeseos,un archiduquecon títu-lo de virrey teníacorteen Milán, pero el celosoemperadorse cuidabade quenunca ocuparael cargo ninguno de sushermanosmáseminentesy, desdelejos,mermabasu autori-dad. Así pasó en Milán treinta largos años de su existen-cia, de 1818 en adelante,el ArchiduqueRaniero. Por otraparte,el sistemade policía era,en el reino lombardo-vene-ciano,tan odiosoy poderosocomoen todoel imperio,lo quebastabaparaalejar a los hombressuperioresde los cargospúblicos,y loscargosveníanacaeren las peoresmanos. Sila clasebaja y los campesinosse conformabancon cierta

122

Page 122: Alfonso Reyes. Obras Completas V

comodidadmaterial,la poblaciónculta, repelida ya por lalenguaextraña,padecíael sentimientodel vasallajey veíaaAustria con tan malosojos como la antiguaLiga Lombar-da al gobiernode los gibelinos.

De todassuertes,todavíala coronaaustríacano lanza-ba el grito “germanicemosa Italia”, y ya la palabra“Ita-lia” habíacomenzadoa sonarcon insistencia. JoséMazzinisueñacon unaItalia unida,libre de “bárbaros”, como ha-bía dicho Maquiavelo. El movimiento crecíade modo sub-terráneo,ensociedadessecretasde “carbonarios”. Éstasapa-recen hacia 1807, no se sabe cómo, y entoncesmás bienconspirabancontraFrancia. Ahora, conspirabanpor la in-dependenciaitaliana; y simpatizabancon ellas,no sólo lospatriotas,sino tambiénlos que habíanperdidosu situacióncon la caídadel Imperio francés,ex-funcionariosde la eranapoleónicay oficiales de su antiguo ejército. Lo quemástemíaAustria era queotras regionesde la Penínsulahicie-ran algunasconcesionesa los carbonarios,y el contagiodela libertad cundieraentre los lombardosy venecianosalpunto de obligar aunafrancay descaradaacciónrepresiva.

Por esoveremosa Metternich firmar con FernandoIVde Nápoles—que, al recuperarel trono, se llamó ya Fer-nando1, Rey de Ambas Sicilias—un tratadosecretoen queéste se comprometíaa no dar Constitucióna su reinado,ano permitir en sus dominiosinstitucionesmásliberalesquelas correspondientesde Lombardía,a inspirarseen ellas y,en lo posible,aconservarsesiemprealgo másatrasadopolí-ticamentequeMilán.

En lo quede él dependía,al Rey nadale costabacum-plir estepacto. Era un sujeto ignorantey débil, entregadoal parecerde sus cortesanosy deseosode que se le con-firmara en la divinidad y el absolutismode sus derechosmonárquicos.Al recobrarla coronatrasla caídade Murat,sólo conservónaturalmenteaquelloselementosde la admi-nistraciónfrancesaqueno embarazabansu política,aunqueno se empeñóen deshacerlotodo, ni manchóde sangresuspresidios,ni le importabaya elgobierno,quedejó en manosde Médici y Tommasi,quienesal cabono eranmalasper-sonas. El Reyestabaachacosoy viejo, y ya no lo espoleaba

123

Page 123: Alfonso Reyes. Obras Completas V

la influenciade suactivísimaesposa,María Carolina, falle-cida poco antesen Viena. Casi en todo, dejó que la máqui-na rodarahacia atrás.

La mitad de sus dominiosactualesno podíatenerCons-titución, y la otra mitad teníaya una. Lo que le dio pre-texto paraabolir la ConstituciónSiciliana de 1812, procla-madabajo la influencia de Lord Bentinck, el representanteinglés. De conformidadcon el Concordato,entrególa edu-caciónescolaralos jesuítas.Entretanto,los bandolerospros-perabantan asus anchas(habíaunos30,000en 1817), queel gobiernocompróa los capitanesparaque éstos acabarancon sus antiguoscompañeroS.El ejército, dondeera impo-sible evitar que se deslizaranlos liberales, soportabagru-ñendola ofensaal espíritunacionalquesignificaba el tenerpor jefe al austríacoCondeNugent,y los desairesa los anti-guos soldadosde Murat. Al calor de este descontentosepreparanlas futurassublevaciones.

2. En Alemania, la guerra de liberación habíadejadouna inquietudno extinguida. Debido a los últimos aconte-cimientos, aquel polvo feudal, aquel centenarde antiguosEstadoshabíaquedadoreducidoa treinta y nueveentidadessoberanas. Pero esta Constitución Federativa,establecidaen Viena del modo que adelanteveremos,no había apaci-guadola lucha entreliberalesy absolutistas.El Elector deHessese empeñaráen extravaganciasde anticuario,en tantoqueBadeny Baviera,por otro lado, se entregarána experi-mentosconstitucionalesarriesgados.Del lago de Constanzaal Báltico, se dejabaoír elclamorpor unaorganizacióncons-titucional, y el Acta Constitutivaque adelanteestudiaremosofrecíaestoa todoslos territorios alemanes,aunquesin pre-cisarformasni menosfijar fechas.El GranDuquede Saxe-Weimar, Carlos Augusto, dio el primer pasocon una Cons-titución liberal (mayo, 1816). Pero los demás príncipesseptentrionaleseran aristócratasa la antigua. Cuandomu-cho, tolerabanun sistemade “pequeñascámaras”con pre-ponderanciade la nobleza. El antiguo régimen,a pesardela flamante Confederación,seguía privando en Sajonia,Mecklemburgo,Hanover,Brunswick, Oldenburgo.

124

Page 124: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Entreestosresiduosmedievales,hay unoque llegaasercómico. Lo representael Elector de Hesse, Guillermo 1,septuagenarioquehabíasufridoel destierrode 1806a1813,y uno de aquellosque vieron sus tierras absorbidasen elreino de Westfalia. A su regreso,quiso volver las cosasal estadoen quese encontrabanpor 1806. Ordenóaposen-tarseen sus primitivas barracasa los regimientoslicencia-dos en noviembrede aquelaño, y reprendióal comandanteHenau por no tener preparadoslos informes trimestralessobre las fortalezasa partir de aquella fechavetusta. Lossoldadosvolvieron a usartrenzay polvorín, los oficialesju-bilados fueron llamadosde nuevoa filas, las nuevasleyesquedaronabolidas,los compradoresdelas tierrasde lacoro-na vendidaspor el gobiernode Westfalia fueron expropia-dossincompensaciónalguna. VerdadesqueelElectorofre-ció a supaísunaConstituciónbastanteestimable,conplenarepresentacióndel pueblo. Pero como era muy codicioso,como quería facultadesabsolutasen asuntosde haciendayno distinguíaentresu fortuna privaday la de su reino, losdelegadosfueron despedidosde mala manera,y Hesse sequedó sin Constitución. Aquí no habíapasadonada des-de 1806.

En el sur el espectáculoera muy diferente. Los prínci-pes, con la idea da amalgamarsus antiguasy sus nuevastierras,y así quebrantarla resistenciade los noblesmedia-tizados,se lanzana las Constitucionesliberales. Era, al finy a la postre,el caminoparaescapara la garrade las gran-despotenciasy de los Estadosalemanesmásinfluyentesypoderosos,queyacíanbajo regímenesreaccionarios.

Pero las medidasconstitucionalesde Baviera y Badenseránconsideradasen su momento.

3. En España,en tanto, FernandoVII repudiabadesdeValencia la Constitución liberal que anteshabía firmado,y disolvía las Cortes. Poco después,Españaera teatro depersecucionessin cuento contra los liberales. Su comerciocasi sehabíaparalizado. Las antiguascoloniasde Américase emancipabanuna a una. Los salteadoresde camino seconfundíancon las tropas del descontento. Los soldados

125

Page 125: Alfonso Reyes. Obras Completas V

de ayermendigabanla sopa boba a la puerta de los mo-nasterios.

4. La situaciónde Franciaera lo que preocupabamása las potencias. De primer intento, contra la actitud con-ciliadora del Rey, gratasólo a los realistasmoderados,sealzabanlas pasionesde los partidos El Canciller Pasquier,agudomemorialista,nos ayuda a representarnoslas turbu.lencias del ánimo público.

Los ultrarrealistas,antiguosaristócratasemigrados,y loselementosclericales, suspirabanpor la primacía de otrotiempo. El clero y la noblezade la extremareacciónsóloqueríanvenganza,y verdaderay absolutarestauración,comosi pudieranborrarsede una plumadalos cinco lustros enque se habían experimentadolas vicisitudes de República,Directorio, Consuladoe Imperio. Este partido,poco nume-roso pero muy enconado,había encontradoun jefe en elhermanomenordel Rey, el Condede Artois. Su acciónneu-tralizaba,en buenaparte,la influenciasaludablede los rea-listas moderados,verdaderopartido del Rey y sosténdela monarquía. Los liberales,por su parte,aunquelealesalRey, considerabanescasaslas libertadesque les otorgabala Carta; queríanun accesomás franco al parlamento,unparlamentomenossupeditadoa la riqueza, y un Gabineteresponsable.

Entre los irreconciliablesquenadaqueríancon los Bor-bones,estabanlos soldadosbonapartistas.Éstosno olvida-banlas glorias de Austerlitz, de Wagram. Sufríanla afren-ta deversesustitujdosporemigradosquehabíanhechoarmascontraFrancia,y con cuyo fausto —de tradición añeja—difícilmentepodíacompetirun militar de fortuna. Los bona-partistassuspiransiemprepor el regresodel Emperador,ya la muertede éste (1821),volverán los ojos haciaViena,dondeel Aguilucho, el Rey de Roma, y luego duquedeReichstadt,el posibleNapoleónII, vivió hasta1832. Final-mente,los republicanosde pura cepaestabancontra todos,y detestabanpor igual a Bonapartey a los Borbones,fijala menteen los idealesde 1792.

Los ultras, capitaneadospor Artois, se creíancon dere-

126

Page 126: Alfonso Reyes. Obras Completas V

cho a todo y pretendíanforzar la manodel Rey. Pero losmonarcasdebendesconfiarde los monarquistasexagerados.Véase,además,cuál era la situaciónde Luis XVIII: despuésd~la Batalla de las Nacionesen que Napoleónfue derro-tado (Leipzig, octubre, 1813), Talleyrand habíapersuadi-do al Senadoparaque los Borbonesvolviesen al trono deFrancia(1814). Cuandolos aliados,en sucarreravictorio-sa, llegaron a París,seencontraronallí a Luis XVIII, Reyde Francia,todavía “por la graciade Dios”, mastambién“por libre elecciónde supueblo”. Pero despuésde los CienDías y la final derrota de Napoleónen Waterloo, cuandolos aliados vuelven por segundavez a París,traen comoparte de su equipajea Luis XVIII. Su situación ya eramuy otra.

Mientras queLuis XVIII procura aplacarcon la mode-ración los irritados sentimientosdel pueblo, los emigrados,ya de regreso,desatanel terror blanco en el sur de Franciae intentan propagarlo al norte. Los aliados esperanaúnla aperturade las Cortes,prometidapor la nuevaCarta. LaCámarade los Pares,nombradapor el Rey, quedóconsti-tuída por moderados. La Cámarabaja, elegida laboriosa-mentepor unapartelimitada del pueblo, entrelos amagosdel terror blancoal sur, y al norte,las amenazasdel ejércitoaliado de ocupación,resultóunaCámarade ultras.

Prontocayóel Ministro Fouché,querepresentabaun ele-mentode transacción,y queen vanoprocurabahacerseindis-pensablea la Monarquía,valiéndosedel miedo que inspira-ban las conspiracionesjacobinas. Poco después,Talleyranddejóla Presidenciadel Consejoy la carterade los NegociosExtranjerosy fue nombradoGranChambelán.Fouchésus-tituyó al prefecto de policía Decazes,y a Talleyrand elDuque de Richelieu (25 de septiembrea 29 de diciem-bre, 1815), quien, ademásde su nombrehistórico, teníaelmérito de no haber hecho armascontra Francia como losdemásemigrados,ni desearla restitución de los bienes dela aristocracia,aunqueen ello le iba su fortuna.

Richelieuno era, pues,grato a los ultras; y, por otraparte,la nación desconfiabade él por su amistadcon elZar de Rusia,a cuyo servicio habíaestadoduranteel des-

127

Page 127: Alfonso Reyes. Obras Completas V

tierro. Richelieu, ministro de intencionespatrióticas,pro-curaba,entreel recelode los partidosencontrados,hacerunbien a la nación: obtenerla evacuacióndel ejército aliado.

El Rey y sus Ministros se esfuerzanpor prolongar lacontinuidadde la política francesa,aceptandohastalas deu-dascreadasdurantelos Cien Días y proclamandola amnis-tía general; y aquella Cámarade nobles provincianos,lle-nos de prejuiciose ignorantesde los negocios(la Chambrelntrouvable), resuelveponer término a la clemencia,persi-guea los buenossoldadosde Francia,logra la ejecucióndelilustre Ney —a quien Luis XVIII hubieradeseadosalvar—y destierraa muchosotros,como aFouchéy al propio Car-not, el “organizadorde la victoria”.

Al mismo tiempo, la reacción católica pretendíaesta-blecerla alianza del trono y del altar. La UniversidaddeFranciaquedósujetaal gobiernoeclesiástico.Pero cuandose trató de devolver a la Iglesia sus propiedadesterritoria-les, la monarquíano quiso ceder.

La monarquíatenía que luchar con la desconfianzadelpueblo, a la izquierda,y con la oposición de la Cámara,ala derecha,y estobajo la amenazaarmadade los aliados.Los ultras, en su deseode sitiar al Rey, llegaron a apoyarel principio parlamentario inglés, pidiendo un ministerioelecto por mayoría en la Cámara y responsableante ésta.Los liberales,a fin de manteneral Reyy las garantíasotor-gadaspor la Carta, no vacilaron en declararseapologistasde la prerrogativareal, manteniendoqueel Reydebíanom-brar los ministros según su leal sabery entender. Hastahubo un instanteen que,al amparode ciertasreformas,losultras lanzaronun proyectode ley’ encaminadaa quebran-tar la centralizaciónque el Imperio habíaelaborado; locual, de hecho,ponía todaslas regionesde Franciaa dispo-sición de la noblezalocal. Los Paresnegaronsu aprobacióna estaley.

Bajo la presióndelos aliadosy el consejode Wellington,deseosoel Rey de impedir las intrigas de la Cámaracontrael Ministerio, aprovechóla crisis que sobrevinopor la noaprobaciónde los presupuestos(asuntoen que todaEuropaestaba interesada)para disolver la Chambre ¡ntrouvable.

128

Page 128: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Y el mundo quedóen suspensoante las probabilidadesdela nuevaelección.

La nueva Cámararesultó reducidade 400 a 258 dipu-tados,todosde cuarentaañosarriba,y superólas esperanzasdel gobierno. El Rey no encontróya obstáculo. El créditocomenzóa levantarse. El ejército de ocupacióndisminuyóde 150,000 hombresa 30,000. Finalmente, las potenciasdecidieronreunirseen Aquisgrán, a principios de noviem-bre, 1818,paradevolveraFranciasu categoríay asimismodecidir la suertede Alemania (19 de junio, 1819).

129

Page 129: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XII. LA RECONSTRUCCIÓNDE ALEMANIA

1. TRES habíansido paraAlemania ios principalesefectosde la ocupaciónnapoleónica.A fin de explicarlo,volvere-mossobrealgunoshechosya referidos.

1) Desapariciónde la mayoría de Estadosminúsculos.La consolidacióndel territorio consecuentea la cesiónde lamargenizquierdadel Rin a Franciaacabó,en efecto,con losEstadosEclesiásticos,los territorios de los baronesy demástierras libres. Cuandoese cuerpodesintegradocompareceanteel Congresode Viena, aprocurade unaConfederaciónGermánicaque reemplaceal Santo Imperio.Romano,sólohay ya unostreinta y nueve Estados,incluyendoa Austriay a las cuatrociudadeslibres.

2) Situaciónventajosade Prusia. De tal suertehanmu-dadolas condicionesinternasy externasde Prusia,quese lave como posiblesustitutode Austria a la cabezade los Esta-dos germánicos.

a) Condicionesexternas. Granparte de las posesioneseslavasarrebatadasa Poloniaen las dos últimas reparticio-nesse ha perdido,es cierto; pero, a título de compensación,Prusiaha recibido la mitad del reino de Sajonia,en el mis-mo corazónde Alemania,aménde lasprovinciasoccidentalesdel Rin, cuya población ha asimilado profundamentelasdoctrinasde la Franciarevolucionaria. De modo queahoraPrusiajunta unaamalgamade varios tipos alemanes,mien-tras,por otro extremo,se ha desembarazadode muchosele-mentos no germánicos. Notable contrastecon su rival, laheterogéneay disparatadaAustria.

6) Condicionesinterna,s. No son menoreslas mudanzasinternasde Prusia. Lasreformasposterioresa la batalla deJena,obra del ministro Stein y su sucesor,Hardenberg,ha-bíanprestadoa Prusia un servicio semejanteal que signi-ficó paraFranciala primera AsambleaNacional. La aboli-ción de las castasfeudalesy la liberaciónde los siervoshizoposibleel desarrolloeconómicodel país. La reorganización

130

Page 130: Alfonso Reyes. Obras Completas V

completadel sistemamilitar abrió el caminode las futurasvictorias (1866, 1870), quehabíande remataren la cons-titución del Imperio Alemánbajo la jefaturaprusiana.

3) Anhelo de un gobiernoconstitucional. Las agitacio-nes del períodonapoleónicohan levantadoel espíritu na-cional. El llamamientohechoalpuebloparalibertaral paísde la opresiónextranjera,y la idea de darle participaciónen un gobierno de código escrito, suscitabanel repudio dela monarquíaabsoluta.

Los liberales alemanessalieronde la lucha contra Na-poleón llenos de esperanzas.Deseabanque los numerososEstadosgermánicos~seunieranen una verdaderay sólidanación, bajo un gobierno constitucional. Ante el Congresode Viena, Prusiaapoyarásemejanteplan; pero Austria, porobviasrazones,lo impugnará. Y el Acta de la Confedera-ción Germánicaqueen el Congresose redactaresultará,alfin, comolo veremos,unaalianzafloja entrelos variosprín-cipessoberanos,q~ueseguirántratandoentresí como gober-nantesindependientes.Con todo,estaConstituciónle bastaráa Alemaniadesde 1815 hasta1866,y representala transi-ción del vetusto Santo Imperio Rómano—destrozadoporNapoleón— al moderno Imperio Alemán de fines del si-glo xix y principios del xx. En efecto,cincuentaaños mástarde,Alemania, siguiendosu destinotrágico de afianzarsea fuerzade guerras,logrará fincar supoder sobreunaAus-tria enflaqueciday ya decadente.

2. El Santo Imperio había quedadoreducido,pues, aunasombra,aun pasadode quesólo sobrevivíael nombresolemnísimo.Francisco,el Emperadoraustríaco—a quienconocemosya tan realista—,preferíagobernar en paz suAustria, queeraun hechopráctico,ahabérselasconfantas-mashistóricoscomprometedores.Austria comienzaentoncesla política que habíade llevarla al desastrede Sadowa.Ayer cabezadel Santo Imperio, defensoraefectiva de losintereses’alemanes,hoy prefiere reducirsea sus interesesmáspropios y directos. Pero como, al mismo tiempo,Pru-sia comienzaa creceramodo de amenazaentrelos Estadosalemanes,Austria comete el error de mantenerseen riva-

131

Page 131: Alfonso Reyes. Obras Completas V

lidad frente a Prusia. Le cedede hechola defensade losinteresesalemanes—ya lo hemosvisto—; pero aúnpreten-de, de derecho,conservarsepor encimade Prusia. Paralocual, el ministro austríacoMetternich,jefe de la reacciónenEuropa,tiene quevalerse,claro está,de la intriga.

ComienzaMetternich en el Congresode Viena por apla-zar cuanto puedeel exameny decisióndel caso de Alema-nia. Peroun día lleganlas noticias de queNapoleónregresade Elba; urge tomar unadecisión. Y en once apresuradassesionesquedapergeñadoun esbozode Constituciónalema-na, algo caótica e incoherente,única liga entre aquellosEstados.

Así pues,cuandoel casode la reconstruccióngermánicasepresentóanteel Congreso,se enfrentaronallí dosplanes:el prusiano,sostenidopor los demásgobernantesgermánicosy encaminadoa unacentralizaciónque tuviese supremacíasobrelos Estadosparticularesen todo asuntode trascenden-cia general;y el austríacoo de la Confederaciónfloja, quefue el aprobado. El EstadoFederal (Bundesstaat)fue de-rrotadopor la Federaciónde Estados(Staatenbund). Malpodía Metternich convenir en que las posesionesde Aus-tria, en conjunto, quedasenincluídasen unabien ajustadaunión germánica. Puesaunen la porción occidentaldel te-rritorio austríacohabíamuchoselementoseslavos,y Hungríay las provinciasdel surnadateníande germánicas.Recuér-deseque, en el seno de Austria, han quedadorevueltaslaPolonia culta y valerosa,la aristocraciamagiar, los postra-dos servios y rutenos de Galitzia, la gente campesinadeTransilvania.

Segúnel estatutopergeñadoen Viena, por razonestra-dicionales,Austria quedapuesa la cabezade la Confedera-ción. La Confederaciónno eraunaunión de varios“países”,sino de “los PríncipesSoberanosy las CiudadesLibres deAlemania”. El emperadorde Austria y el rey de Prusiaentrabanen ella por cuanto a sus posesionesincluídasenel antiguoSantoImperioRomano;el rey de Dinamarca,porHolstein; el de los PaísesBajos,por el ducadodel Luxem-burgo; y en principio al menos,no debeolvidarse que Ha-nover dependíade la coronade Inglaterra.

132

Page 132: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Los miembros de la Confederaciónse reservabanel de-rechode formar toda clasede alianzas;pero se comprome-tían a no celebraracuerdoalgunocontrarioa la seguridadde ninguno de ellos o de la Confederaciónen conjunto, y áno hacersela guerraentresí por ningún motivo. Puntogra-ve: las potenciasconservanel derechode intervenir en Ale-mania siempreque parezcaconveniente. Como lo hemosdicho, la intervenciónde las potenciasen Franciaera con-sideradacomo un acto excepcional,como un recursoextre-mo paracombatir la crisis aguda de un Estado que tardeo tempranohabíade volver a la salud. La intervencióndelas potenciasen Alemaniaaparecía,en cambio,como el actoinicial de un nuevo sistema. PuesAlemania habíavenidomuriéndosede consunción,y cuandoel ataquerevoluciona-rio pareció extinguir sus alientos,la pérdidapudo pasar,paramuchos,inadvertida.

El derechopermanentede intervención,tanvejatorioparael patriotismoalemán,se explicaporquelos Estadosalema-nesmáspoderosos,Austria y Prusia,erantambiénpotenciasde primer orden en el concierto europeo,en razón de supoblaciónno alemana.Y entrelos demásEstadosdel núcleo,ya hemosvisto los casosde Holstein y el Luxemburgo. Locual daba a la ConfederaciónGermánica cierto aire deamalgamainternacional.Así conveníaaMetternich:Austriaestabahechade una minoría alemana—minoría, aunquedirectora—y una mayoría mezclada. Dar un carácterdecoherencianacionala la Confederaciónequivalíaa expulsarde ella a Austria.

Así conveníatambién,en el fondo, a los pequeñosEsta-dos alemanes,quemuy prontolo comprendieron.Pues,porentonces,másquede la utópicaunidad,comenzarona pre-ocuparsede no quedarabsorbidospor la crecientePrusia.Paralo cual estabandispuestosa acudir a todo auxilio ex-tranjero: el de Rusia, el de la misma Francia (como entiemposde Richelieuel de antaño),y conmásrazónal auxi-lio de Austria, cabezatradicional del Santo Imperio.

Aquella Confederaciónhabía de gobernarsepor unaDieta de representantesde todoslos Estadosalemanes,re-unida en Francfort. Pero su mecanismoera absurdo. En

133

Page 133: Alfonso Reyes. Obras Completas V

la llamada Asamblea Menor, los Estadosmás poderosos(Austria, Prusia, Baviera, Sajonia, Uanover,Wurtemberg,Baden, Hesse, Dinamarca,por el Holstein, y los PaísesBajos, por el Luxemburgo) tenían otros tantos votos, alpaso que los restantesEstadosquedabanresumidosen seis“curias”, con un voto para cada “curia”. En esta Asam-blea Menor, las decisionesse tomabanpor mayoría. Y enla AsambleaPlenaria,destinadaa negociosde mayor im-portancia,paraaprobarun acuerdoera necesariaunamayo-ría de dos tercios. Y el derechode voto no estabatampocouniformementedistribufdo. Austria, por ejemplo, teníaunacapacidadde voto cuatrovecesmayor que el principadodeLiechtenstein. Finalmente,para tocar la organizaciónmis-ma de la Dieta o del sistemafederal,se exigíaunanimidadde votos. Así seremachabael absurdo.

Ya seve: los representantesque integrabanla Dieta noeran diputadosdel pueblo que pudieran tomar decisionesbajosupropia responsabilidad,sino queeranplenipotencia-rios de los gobiernosque formabanla Confederación,obra-ban segúnlas instruccionesde éstos,y a éstostenían queacudir en consultaparatodonegociode bulto. Los poderesde la Dieta eran limitadísimos; no podía intervenir en losasuntosinterioresde cada Estadoasociado. Y tantadebili-dadde fondo y tantastrabasde procedimientopronto con-virtieron a la Dietaen el hazmerreírde Europa.

3. Aquel sistemaestaba,pues,condenadoa vivir de larivalidad entrePrusiay Austria. Prusialo comprendióasíy buscóun arreglo con Austria. Sólo estearreglo particularentrelos dos colosos—se decíaHardenberg—podía hacerde la Confederaciónun sistemaeficaz. Metternichrecibelasproposicionesde Prusia. Y ¿quéhace? Las delata,las co-munica a los demásEstadosalemanes,a fin de avivar sudesconfianzacontra Prusiay su confianzaen Austria, ase-gurándolesa la vez queno seráAustria la que se atrevaatocarun solo rasgodel sabioorganismode la Confederación,inventadoen Viena parafelicidad de los pueblosalemanes.En cuantoa la forma protocolar,Austria iba lograndotam-

134

Page 134: Alfonso Reyes. Obras Completas V

bién incluir los acuerdosde la Dieta en una como secciónde su cancillería.

A poco de funcionar,la Dieta demostrósu completa in-eficacia. Ya hemosvisto cómoel Elector de Hesseanulabade pronto la confiscaciónde las tierrasenajenadasbajo elgobiernode Westfalia, al quehabíavenidoa suceder.Unade sus víctimasse quejabaante la Dieta, y obteníaacuerdofavorable... Pero,al punto, el emperadorde Austria re-cordabala convenienciade irse con pies de plomo. Y losencargadosdeejecutarlos acuerdosdela Dietase guardabanlas instruccionesy dejabanpasarel tiempo, alegandomilimposibilidadesreglamentarias.

Prontoel puebloalemán,desengañado,abandonael an-tiguo sueñode la unidad,que tan disfrazaday adulteradale habíanofrecido, y comienzaa desear,con sentidoprác-tico, el desarrolloautonómicode sus Estados.Y Prusiaenprimer término, por ser la más fuerte. El sentimientona-cionalistaera menospopularde lo quesecree, y casi se li-mitaba a las clasesuniversitarias. Los oficiales prusianos,seducidosdurantela guerraporel ensueñopangermanista,sereplegabanahoraen suscelosde castaarmada. Los mismosliberales,másqueunidadnacional,deseabanlibertad cons-titucional.

RecordemosqueCarlos Augusto, Gran Duque de Saxe-Weimar, el soberanode Goethey Schiller, da a su pueblo(mayo,1816) unaConstituciónliberal quela Dietaaprueba.

Ahorabien, el artículo XIII del Acta de la Confedera-ción preveníaque en todoslos paísesdel sistemahabíadereunirseuna asambleaque asegurara,en cierto modo, laslibertadesconstitucionalesdel pueblo. Ante el ejemplo deWeimar, toda Alemania comienza a pedir a la Dieta quese cumplaconel artículoXIII. Metternichsealarma:no seaquecundaelvenenoliberal y unitario. Y, al fin, endiciem-bre, 1817,se declaraquecadaEstadotiene libertad de in-terpretarel dichosoartículo de acuerdoconsusnecesidades.De estemodo,el liberalismovendráa servir de fermentoalas tendenciasautonómicas.

Las monarquíasde segundoorden —Wurtemberg,Ba-den, Baviera— estabandispuestasa ganarseel favor po-

135

Page 135: Alfonso Reyes. Obras Completas V

pular concediendoconstituciones,por temor a Prusiay auna las pretensionesposiblesdel GobiernoFederal.Hastaaquí,pues,la libertad constitucionalquedabaconvertidaen fuer-za contraria a la unidad nacional. ¿Hastacuándo, hastadónde,podíamantenerseesteconflicto?

Todo dependerá,como vamosa verlo, de la actitud dePrusia.

4. El Rey de Prusia,FedericoGuillermo III, estabain-deciso. En el entusiasmodel triunfo sobreBonaparte,habíaprometidoa su pueblouna Constitución,y en dos ocasioneshabíareiteradosu promesa. Como ahora iba aplazandoelcumplirla, los demásEstadosalemaneslo considerabanconrecelo. En la Alemania del sur se exacerbabael antagonis-mo tradicionalcontraPrusia.

En el fondo,FedericoGuillermo estabadispuestoacum-plir su promesa,a poco que viera libre el camino. Habíanombrado,al efecto, una comisión para reunir materiales.Perosurgíanmil obstáculos. Si el nacionalismoalemáneraun sueño,la idea de la nacionalidadprusiana no existía.Las fuerzasunificadorasde Prusiaconsistíanen el prestigiode la CasaReal, la fe en el sistemaadministrativo, y lasligas creadaspor el servicio militar. Pero el hombre deBrandeburgono sentíaninguna comunidadcon el prusianopropiamentedicho, semi-eslavopor la raza; los pomeraniosy los silesios se considerabannacionesaparte. Y las dife-renciasde raza se complicabancon diferenciaspolíticas, so-ciales, religiosas.Así, al norte,el luteranismoy las costum-bres feudales;y en las provinciasdel Rin anexionadasaPrusiapor el tratadode Viena, el catolicismomatizadodeliberalismofrancés.Era Prusiaun Estadoen metamorfosis;y la combinaciónde elementostan heterogéneos—pensabael monarca—requería,antesque cederprerrogativasde laCorona,la voluntadvigilante, única del príncipe. El pue-blo ignoraba las cuestionespolíticas. La nueva organiza-ción militar y provincial, el sistemareformadode impues-tos, la cristalizaciónplenadel Estadodentro de sus nuevoscontornos,no erancosasparaabandonarlasa los azaresdeuna oposiciónconstitucional. Y Metternich teníabuen cui-

136

Page 136: Alfonso Reyes. Obras Completas V

dado de exagerarlas dificultades a los ojos del monarcaprusiano. De una investigaciónen las provinciasprusianas,resultó queéstasno deseabanuna representaciónparlamen-turia central;cuestiónquepodía preocupara las ciudades,pero ya nadaa la masadel pueblo,sólo atentaa los nego-cios inmediatosde la localidad. Segúnesto, no hacíafaltaunaverdaderaConstitución,sino un sistemaespecialde Es-tados provinciales.

La hora, además,estaballena de enseñanzasterribles.En Wurtemberg,FedericoII habíaabolido la antiguaCons-titución, con su aparejoclerical y feudal, para dictar otramucho másdemocrática. Peroel pueblose declarapor laantigua ley y, entre terquedadesy falsas concesiones,Fe-dericoacabapor reasumirel poder absoluto,ante los lamen-tos de la prensaliberal.

En Baviera,el Rey Max Joséy su ministro Montgelas,antiprusianosllenos de simpatíasfrancesas,se habíannega-do a aceptarciertas decisionesdel Congresode Viena, queles arrebataban,en provechode Austria, algunosdistritos.Y mediantelas compensacionesqueles proporcionóparare-solverelconflicto del tratadode Munich (14de abril, 1816),aspirabana realizar planes secretos(la anexión de Badensobretodo), en virtud de los cualesBaviera podría presen.tarsecomo tercerapotenciagermánicade primer orden. Entalescondiciones,Bavieradeseabaganar,conla banderalibe-ral, las voluntadesquePrusiaperdía. El 26 de mayo, 1818,dictó el Rey de Baviera una Constituciónbasadaen la di-visión tradicionalde susEstados,quereconocíalos derechosdel puebloy lo invitaba aparticiparen el gobiernocreandoun parlamento.

No esseguroqueAustria estuvieraresueltaa favorecerlos planesde Baviera. Ello esque dejó traslucir las ambi-ciones de Baviera sobreBaden. El Gran Duque de Badense puso en guardia, asegurandola sucesióna sus here-deros legítimos. Al mismo tiempo, paraganarsela volun-tad populary la del Zar Alejandro,que a la sazónpasabapor una etapade liberalismo agudo,otorgó una Constitu-ción, •una Constitucióntan liberal que eclipsabaa la deBaviera. De suerteque la mayoríade los Estadosqueantes

137

Page 137: Alfonso Reyes. Obras Completas V

formaban,en el sur, la Confederacióndel Rin, estabaporel liberalismo,frentealas tendenciasreaccionariasdel norte.

5. En Prusia,mientras Hardenbergiba trazando,lenta-mente,un plan constitucional, las fuerzas del gobierno seaplicabansobretodoa la cristalizaciónadministrativa,mili-tar, financiera,del nuevoEstado,que era, como sabemos,un montón informe de territorios. La línea de frontera for-mabaun largo perfil quebrado. De aquí la necesidaddeun sistemaaduaneroque había de resultardecisivo en elporvenir de Europa.

Prusia,convencidade que aquí,como en todo, la Dietano podíahacernada,a pesarde suspoderesexpresos,paraarreglarel comercio interior de la Confederaciónse decideaobrarporsucuenta,y creauna liga aduanerao Zollverein,mediantepactos separadoscon los distintos gobiernos deAlemania. Es decir, identifica con los propios los interesesmaterialesde la mayoría de Alemania. ¡Gran paso haciala unidadimperial! Motz, unode aquellosburócratasinte-ligentesde Berlín quemerecieronel elogio de Hegel, habíacomenzadolas negociacionesdesde 1829. Un poeta, Hof-fmann de Fallersiehen,cantaráesos“regateosmercantilesqueprepararonla unidadde la patria”. Pero Von Massen,el ministro de Hacienda,herederode Motz, sólo pensaba,alcrearestesistema,en las necesidadesdel momento. Los Es-tadosturingios y el Ducadode Anhalt, ahogadosdentro delterritorio prusiano,tuvieron que someterse.HastaMetter-nich favoreciólos trabajosde Prusia,en queno veíanadasospechoso,aunqueAustria quedaríaexcluída de esa ligaaduanera,capitaneadapor Prusia(1833).

6 Los sueñosde la unidadgermánica,fecundadosconel entusiasmoquehabíadejadolaguerrade liberación,exal-tadosen el aurade gloria de los voluntariosquevolvían deFrancia,comenzabana incorporarseen la juventud de losgimnasios, institucionespatriótico-deportivasfundadasporJhan,héroede las recientesluchas. La propagandase hacíaactivamenteen las universidades.Llegó hastaPrusia. Losgobiernos la considerabancon inquietud, maldiciendo del

138

Page 138: Alfonso Reyes. Obras Completas V

liberalismode CarlosAugusto,quehabíahecho de Weimarun foco revolucionario. El 18 de octubre,1817, en el cas-tillo de Wartburgo,Meca de los luteranos,el Gran DuqueCarlos Augusto permitió una reunión paracelebrarla ba-talla de Leipzig y el tricentenariode la Reforma. La fiesta,queempezócon discursospatrióticos sobre los héroesde laguerra contraNapoleón, degeneróen mitin contra los go-biernos reaccionarios. Lutero había quemadola bula delPapa:los estudiantes,en recuerdo,dieron a las llamas unCódigo de Policía prusianoy algunosemblemasmilitares.Estatravesuraestudiantilprodujo verdEderopánico. El reyFederico Guillermo disolvió las asociacionesuniversitariasde Prusia. Metternich,que sólo unaocasiónesperaba,ma-nifestóal embajadorprusianoquehabíallegado la hora desofocarel espíritu del jacobinismo. El Rey de Prusia, elEmperadorde Austria, el Gobierno francés y aun el Zarprotestaronanteel GranDuquede Weimar,queen vano lesaconsejabano perderla cabeza.El EmperadorFranciscoyel Rey de Prusia invitaron al Zar a una intervencióncon-junta. El Zar opinó quelos gobiernosalemanesse bastabansolos,y que, de necesitarseintervención,ella correspondíaal conciertoeuropeo. Metternich se propusosacarpartidode la situaciónen el próximo Congresode Aquisgrán,ate-morizandoal Zar Alejandro. La amistaddel Zar haría in-evitableel predominiode Austria en Alemania;es decir, enEuropa.

De paso por Francfort, Metternich logró que la Dietaestablecieraen dos sesioneslos principios de la organiza-ción militar germánica.El ejércitode la Confederaciónque-dabadividido en diez cuerpos:tres austríacos,tres prusia-nos,unobávaro,unoparaWurtemberg,Sajoniay Baden,unoparaambosHessesy Turingia, unoparaHanovery los Esta-dos menoresde Alemania.

3 y 31 de julio, 1919

139

Page 139: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XIII. AQUISGRÁN (1818). CARLSBAD (1819).VIENA (1820)

1. EN SEPTIEMBRE, 1818, cuandolos soberanosse reunie-ron en Aquisgrán (Aix-la-Chapelle),todo parecíafavorecerlos planes de Metternich. El emperadorFranciscose habíaencaminadode Viena a Aquisgrán, tocandotodoslos sitiosdondela tradición del SantoImperio conservabatodavía,alos ojos del pueblo,un brillo romántico. Fue su viaje unacarreratriunfal. Y hastase dio ya, en Aquisgrán,un casoque los historiadoresconsiderancomosimbólico de las rela-cionesentrelos Habsburgosy los Hohenzollernsduranteunaera de medio siglo; es decir, hastael día de Sadowa. Elloes que Francisco,siguiendouna vetustacostumbrecesárea,en cuantollegó aAquisgrán,se dirigió a orar a la tumbadeCarlomagno. El pueblo,el pueblo alemán,al verlo arrodi-llarse, cayó de rodillas, como cediendoa un vago impulsoinexplicable. Y entonces,como la espiga de Heme queelsegadorha olvidado en mitad del campo,se destacóde pieentreaquellamultitud implorantela figura del rey Federi-co Guillermo de Prusia,el monarcaluterano,queno hallabadóndeponer los ojos.

La suertede Austria, hemosdicho, dependíadel Zar.El gobiernoTory de Inglaterrale era simpático. Prusia,porahora,padecíael terror reaccionario. Franciaera potenciasujeta. Pero el Zar coqueteabaconstantementeentreactitu-des liberalesy actitudesevangélicas,bajo las cualesel polí-tico de Austria, y todaEuropapor algúntiempo,creíandes.cubrir maniobrasinteresadas.No sería la primera vez, nila última, que un profeta místico encaminarasus visionesy éxtasishaciael logro de tal o cual conquistade orden ma-terial. Pero un día el Zar descubrióuna sociedadsecretaentresus oficiales. Otro día,en el caminode Aquisgrán,lecontaronque habíaun complot contra su vida. Todo estoparecíahecho para quebrantarsu fe en los principios libe.rales Los monarcasaceptandifícilmente la bondadde una

140

Page 140: Alfonso Reyes. Obras Completas V

causaqueexige el sacrificio de suspersonas. Y en esto separecena todoslos jefes de partido.

2. El 1~de octubre,1818, aproposiciónde Metternich,las fuerzasde ocupaciónabandonaronel suelo de Francia.El 4 de noviembre,Franciafue invitada aunirse a las deli-beracionesde Europa. Le devolvíansu mayoridad,queellaya se habíaapropiadocasi totalmente. El 15 de noviembre—tras algunasdiscusionesen que el Zar intentó otra vezadueñarsedel Congresode las Cuatro potencias,llamadoSanta Alianza, a lo que se opusieron,sobre todo, Austriae Inglaterra—se firmaron dosdocumentos:uno,secreto,re-novabala CuádrupleAlianza y preveíala colaboraciónmi-litar en casode queFranciase desmandase;el otro era unadeclaraciónde fraternidadcristiana, que Franciafue invi-tadaa firmar, en quese hablabadel derecho,de Dios, de lapazy de la justicia,del respetoa los tratados,etc.

3. En general,el Congresode Aquisgránmantuvo unfrente unido ante ciertascuestionesabstractasy ante ciertospuntosesenciales,como el caso de Francia. Pero dondeelmiedo apremiabamenos, no hubo posibilidad de arreglo.Así, cuandose trató delos piratasbárbarosdelMediterráneoy de la necesidadde una acciónmarítima conjunta,Ingla.terravio conhorror la ideade queaparecieraen aquelmaruna flota rusa, y todo quedócomo estaba. (Desde 1814,Austria habíapuestosucomerciomarítimoen aquellaregiónbajoel amparodel pabellónotomano.)

Otra cuestiónqueno se pudo resolverfue la del tráficode esclavos,teóricamenteabolido por el Congresode Viena,pero nuncasuprimidode hecho,entreotrascosaspor la di-ficultad de echarmano a los barcos que a ese tráfico sededicaban. Inglaterra se ofreció bondadosamentea acabarconellos, siemprequese la autorizaraadeteneren altamartodo barco mercantey procedera una investigaciónsobresu cargay condiciones.-. No lo aceptaronlos demás. Nohabíamuchaconfianzamutuaentrelos hermanos.

4. Dentro de la misma Europa,se había levantadoal-gunaprotestacontrala dictadurade los aliados,con motivo

141

Page 141: Alfonso Reyes. Obras Completas V

de ciertasdisensionesentrelos paísesde Escandinavia.ElReyde Suecia,Bernadotte,llamadoal orden,obedeció,perorefunfuñandocontralos Estadosmayoresen nombrede losEstadosmenores. Con todo, los soberanosaliados estabansatisfechosy aun soñabancon extendersu influencia másallá de Europa.

5. La agitaciónde las universidadesy los gimnasiosale-manespreocupabaal Zar. Paraqueel anhelode ‘Metternichse cumpliera,habíaque lograr queaquellaagitaciónse tro-cara francamentehostil al Zar Y estesueñose realizó, enefecto,cuandocierto joven válacollamadoStourdza,aquienel Zar habíacomisionadoparaestudiarla opiniónalemana,publicó un folleto acusatoriocontra los jóvenes revolucio-narios,queaéstosles parecióunamanifestacióndirectadelcriterio del Zar. Al menos,así lo habíadeclaradoKotzebue,poetay periodistaque pasabapor estara sueldc de Rusia.

¿Era la hora de Metternich? Metternich queríaasegu-rar la paz de Europa,y envejecíaen medio de un mundoque se renovabapor instantes. Político para generacionestímidas,habíalogradodar a Austria, en su lucha final con-trael Imperio francés,unadirecciónprecisay certera,cuan-do todo era vacilaciones. Ahora no veía peligro mayor queel espíritu revolucionario. Y erigía en doctrina política pe-renne un transitorio reglamentode policía paralos días deasonada.Perosi la revoluciónle alarmabaen Francia,“cosaaladay ligera”, muchísimomásen Alemania,dondela ima-ginaba robustecidaa través del tiempo por la proverbialconstanciagermánica. Sofocar la revolución en Alemaniaera paraél asegurarla pazdel mundo.

Y en tanto, ¿cuálera la actitud de FedericoGuillermode Prusia? Las ruidosasdemostracionesde los estudiantesteníanalarmadaa la autoridad. Y la causade estasdemos-traciones—el anhelode unaConstituciónliberal— aparecíacadavez más desacreditadaa los ojos del monarcapor elejemplode los Estadosalemanesdel sur. Ya hemoshabladode la lucha entrela Coronay los Estadosde Wurtemberg.En Baden,los diputadosse habíandedicadoa imitar a laAsambleaNacional francesade 1789. Y en tres mesesde

142

Page 142: Alfonso Reyes. Obras Completas V

fecundaoratoria,habíanacabado,teóricamente,con los tí-tulos y aun los privilegios del monarca;sehabíanopuestoa la Dieta Germánica,y habíanperoradode lo lindo. Undía,el GranDuquese cansóy les cerróla casa.En Baviera,donde ardía al rojo vivo el liberalismo, la Cámarapidióqueel ejércitojuraselealtad a la Constitución. Max Joséloconsideródemasía,pensandoen las conspiracionesmilitaresde Italia, de que le habíancontadohorrores. Pidió el auxi-lio de Prusiay Austria. Ambas se lo negaron. El ejemploeraedificanteparael monarcaprusiano.

Finalmente,para coronariotodo, Karl Sand,un fanáti-co, dio muerte,el 23 de marzo, 1819,a Kotzebue,el poetay polemistaseñaladoal odio revolucionario por sus simpa-tíasy compromisoscon Rusia. El asesinose habíaprepara-do parala hazañacomulgandopreviamente.Granparte dela opinión culta aprobó el motivo, aunquecondenandoelhecho. El predicadorde Wette, en cartaa la madredel ase-sino, declarabaqueel quecree,hacerbien hacebien, comoen el caso. Los estudianteshablaronde Bruto, HarmodioyAristogitón. La ejecución de Karl Sand,al año siguiente,dio motivo a una manifestaciónpopular. La plaza en quemurió fue llamadala plaza de la Ascensiónde Sand. Pocodespuéshubo otro atentado.- -

Ya no vaciló el Rey de Prusia. No se detuvo, dice unhistoriador, a considerarel aspectocómico de la cuestión,dondeKotzebuepasabaa la categoríade Julio César. Cerróla Universidad y el Gimnasio,pidió a la Dieta una inter-venciónconjuntade los poderesgermánicos. Lanzó contralos agitadoresal ministro de policía, Kamptz, cazador dedemagogos.Hubo una era de terror en Prusia. El poetade la Guerrade Liberación, Arndt, fue perseguidopor ha-ber escritoun libro aencargodel mismo Gobierno. El cortedel nuevouniformeestudiantilfuemateriade un graveCon-sejo. Y Alemania,en tanto,comparabael frenesíde Prusiacon la somnolenciade Austria, y confundía la somnolen-cia conla plena felicidad.

6. Cuandola muertede Kotzebue,Metternichy el Em-peradorFrancisco,queestabanen Italia, se reunieronrápi-

143

Page 143: Alfonso Reyes. Obras Completas V

damentecon el Rey de Prusiaen Teplitz, paraprepararlasbasesde un CongresoGermánicoquehabíade celebrarseenCarlsbad(agosto,1819). Metternich dio el golpe de muer-te al viejo ministro prusianoHardenberg,ocupadohastaen-toncesconsantapacienciaen reunir materialesparala futu~ra (la ex-futura) Constituciónde Prusia. Austria y Prusiaconvinieronentoncesen operarcomo amosde la Dieta Ger-mánica,en deshacerlas representacionesparlamentariasquealgunosEstadosalemaneshabían logrado, e intervenir enlos Estadosmenoresparael bien de la Confederación.Dehecho,Austria habíaaseguradoasí,por un instante,su pre-dominio.

Lasresolucionesde Carlsbad,convenidaspor los prime-ros Estadosgermánicos,resultaronun conjunto de medidaspolicialesy de precaucióncontra los focos revolucionariosestudiantiles,y contra la libertad de opinión; y respectoalfamoso artículo XIII que prometíauna Constitución a lospueblos,se decidió no dictar estatutoalguno contradictoriodel principio monárquico. El voto de la Dieta tenía queserunánime. Pero Metternich no se paró en formas. Comenzópor no contar con el voto de los pequeñosEstados(~aquelGranDuque de Weimar todavíaprotestabaen nombre de lalibertad universitaria!), y todo lo hizo apresuradamenteyatropellandopor todo y a todos. Los decretosde Carlsbad,publicadosen 20 de septiembrecomo voto unánime de laDieta, marcabanla nueva era: el predominio absoluto deAustria.

7. Seis días después,como protestacontra las dos po-tenciasgermánicas,publicabael Rey de WurtembergunanuevaConstitución,y apelabaal apoyode su primo el Zar.Éste,como de costumbre,temíala revolución; pero tambiéntemíala reacción. Y además,temíala formación de un vas-to poder germánicobajo la influencia de Austria. El Zarhizo unamanifestaciónde liberalismotemplado,y reprobóla actitud de la Dieta, quese mostrabadispuestaaentrome-terseen los negociosinterioresde los Estadosalemanes,sóloparaservir los fines del poderabsoluto Al mismo tiempo,Inglaterrahacía manifestacionesparecidas.

144

Page 144: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Metternich, inquieto,prefirió cederparteaperderlotodo.Parael 20 de noviembreestabaconcertadoun Congresoale-mánen Viena, cuyo objeto era completarel Acta Federalredactadapor el anterior Congresode Viena, y definir elalcancedel artículoXIII y las facultadesde la Dieta.

En Viena, los Estados menores, bajo la jefatura deWurtemberg,se agruparonen unamasade oposicióncontraMetternich. Contabanconlas simpatíasde Rusia y, en par-te, de Inglaterra. Prusia,quehabíacomenzadoa tejerentrelos Estadosalemanessu admirablemarañaaduanera,co-menzabatambién—repuestadel primer sobresalto—a mi-rar con recelo todo aumentodel poder federal. Resultado:el actafinal del 15 de mayo, 1820,poco despuéssancionadapor la Dieta, conteníael principio de la no intervención,yrenovabala cláusula sobre la imposibilidad de alterar laConstituciónFederal,ano serpor unanimidadde votos. Dehecho,Metternich tuvo que ceder,y se abstuvode discutirel artículo XIII o pedir la revisiónde las Constitucionessud-alemanas.El temor de las turbulenciasde Españae Italiahizo resolver que las Constitucionessólo podrían alterarsepor mediosconstitucionales.Meuernichpensóque su acti-tud le devolveríala confianzade los Estadosmenores. Ade-más,poco le importabala eficacia de la Dieta, mientraslosdecretosde Carlsbadfuncionaranregularmente.

8. Y, en efecto,en la prácticaaumentaronlas represio.nesy persecuciones.Bien es verdadque la Comisiónpoli-cial radicadaen Maguncia,y quehabíade operarsobretodaAlemania, no pudo llevar adelantesus procesos,porque elmismo Rey de Prusia,por ejemplo, se negabacelosamentea entregara sus súbditos. Pero los distintos gobiernosger-mánicosse bastabanparaencarcelary desterrar. Todo erasembrarvientosparacosechartempestadesde 1830 a 1848.

Y con todo, el rey FedericoGuillermo queríamantenersupalabra,queríadar una Constitucióna su pueblo. Har-denbergy Humboldt se pusieronotra vez a la imposible ta-rea. Un día el Rey entregósu esperanzaa cierto cuerpoparlamentarioqueseproponíacrear. ¡Ay, nuncapudocrear-lo! De España,de Italia, llegabaun trueno prolongado. El

145

Page 145: Alfonso Reyes. Obras Completas V

GranDuquede Darmstadtse vio obligadoadictar asussúb-ditos la Constituciónespañolade 1812, que los periódicoshabíanpublicado. Y el monarcaprusiano,atemorizado,serefugió otra vez en la tela de la administracióninterna,cu-yos hilos lazabay atabacon famosapaciencia. Al mismotiempo, la red aduanerade Prusia iba captandonuevosEs-tados.

Federico Guillermo III tenía para Austria un respetotradicional. Austria pudo todavíameterla mano,unay otravez, en la ConfederaciónGermánica,desoyendoa los peque-ños Estadosliberales. El pueblo, dice amargamenteGervi-nus, se dedicabaal cultivo de la música: ¡su mayor gloria!

7 de agosto,1919.

146

Page 146: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XIV. REVOLUCIONES Y REACCIONES: FRANCIA,ESPAÑA, LOS NUEVOS ESTADOSAMERICANOS.

PORTUGAL Y BRASIL. ITALIA Y NÁPOLES

1. LOS DECRETOS de Carlsbad,aunqueinmediatamenteapli-cablesa Alemania,eranel anunciode unapolítica de reac-ción para toda Europa,bajo las inspiracionesde Austria.La misma Inglaterrase vio envueltaen la ondareacciona-ria. El malestareconómicoseresolvió allá en motinessan-grientos. Hoy se descubreun complotcontrael príncipe, ymañanaotro contra los ministros. El Gobierno —conser-vador— acabópor suspenderlas más caras libertadesin-glesas.

2. En Franciase dibujabaun movimiento de amplio li-beralismo. Sonabanotra vez los nombresde Lafayette, Ma-nuel, Constanty, poco después,el del abateGrégoire,ene-migo juradode la Monarquía. Richelieu,queen Aquisgránlogró muchoen biende Francia,graciasasu amistadconelZar, volvió de Aquisgránconla consigna,de torcerel cuelloal liberalismo. La actitud del rey Luis XVIII y los demásministrosle obligó a renunciar. No pasó muchosin que elmismoRey, amenazadode unanuevainvasiónpor partedela CuádrupleAlianza, intentara,temerosamente,sofrenarelliberalismo.

Losradicalesse exaltan. TruenaChateaubriand.En ene-ro de 1820 llegan de Españalas nuevasde otra revolución.El 13 de febrero, un hombre llamado Louvel asesina,alsalir de la Ópera,al duquede Berry, presuntoherederodeltronopuestoqueseprescindíade la odiadalíneade Orléans.La furia de los ultras se alzó en mareay derribóal Minis-terio Decazes. Casi se felicitaron de aquel derramamientode sangreque había hecho “resbalar al ministro”. Vol-vió Richelieu,y —como verdaderafuerzagubernamental—aparecióel legitimistaVilléle. La influenciade éste,la ve-

147

Page 147: Alfonso Reyes. Obras Completas V

jez del Rey, los consejosde la favorita Mme du Cayla, todoinclina a la reacción. De aquíunaera quedeterminarálarevolución de 1830 y el destronamientodefinitivo de losBorbones. Richelieu,que estabapor el término medio, denuevo se retira. El descontento,privado de éxpresión,es-talla avecesen motines. Naceun hijo póstumo,del duquede Berry, que alivia un instante el temor de la vuelta deNapoleón. Y cuandoVilléle aparecea la cabezadel gobier-no francés,Franciamerecetratamientode igual por partede las conservadoraspotencias,y en tal categoríainterven-drá ya en los negociosde España.Los aliados habíante-mido que el espíritu revolucionariorenacieraen Franciaoen Alemania. Lo cierto es que fue a reapareceren Españae Italia.

3. Entre las restauracionesdinásticasa que se entregaEuropadespuésde la inmensaaventuranapoleónica,la res-tauraciónen Españaasumeun relieve singular. Napoleónse habíaempeñadoen sostenera su hermanoJosé(“PepeBotellas”) en el trono de España. El puebloespañolse losacudióde encimacontrágicafiereza. En el otoñode 1812,Wellington y sus tropasbritánicasobligarona los invasoresacruzarde nuevolos Pirineos. Las Cortesse manteníanfie-les,en principio, al monarcadestronadoo cautivo de Napo-león,el BorbónFernandoVII. Pero,durantela ausenciadeéste,habíandictadounaConstituciónliberal (Cádiz, 1812).FernandoVII, tras seis años de vivir en Francia rodeadopor la guardianapoleónica,regresaa España,reasumeeltrono por la fuerzade las armas inglesas(1814), y anulala Constitución liberal, considerándolaun acto de usurpa-ción y un documentoinfestadodel virus revolucionario. Ensu manifiestode Valencia (4 de mayo, 1814), declaratrai-dores,reosde lesamajestady pasiblesde la penade muer-te a los sostenedoresde la Constituciónde Cádiz, y damairacundocontrala prensaque se ha atrevidoa juzgarla con-ducta del monarca. Obrandocon poder absoluto, restaurala Inquisición (12 de julio, 1814), los privilegios feudales,las órdenesreligiosasy las propiedadesmonásticas;autori-zael regresode los jesuítas,dicta la censurade la prensa,

148

Page 148: Alfonso Reyes. Obras Completas V

suprime la libertad de opinión, y procedea aprisionary aejecutara los liberales.

4. Hacíaunosdiez años,desdequela aventuranapoleó-nica en Españadio la ocasión,las antiguascoloniashispano-americanasse empeñabanen romper el lazo con la Metró-poli, encendidaspor los idealesfrancesesy alentadasporel ejemplo de las coloniasnorteamericanas.La lucha, queparecíaal principio unaguerrade castasen buscade un finvagamentepercibido, acabó por orientarsehacia el logrode la independencia.Españahabíaimpedidotodo comercioextranjerocon sus colonias:México, Nueva Granada (Co-lombia), Perú,Buenos Aires, Chile. Desdeel día en queel anhelo de independenciacomenzóa alentary fue, convariafortuna, adelantando,las nacionesextranjeras,e Ingla-terra principalmente,pudieronestablecerun comerciomáso menosactivo con las antiguascoloniasamuralladas.EnAmérica,comoesnatural,se reflejabanlas vicisitudesde lapolítica españolay, en general,de la europea.

GarcíaCalderónresumeasí el movimiento de la inde-pendenciahispanoamericana:en 1783, Carlos III, a pesarde los consejoscontrariosdel condede Aranda,reconocelaindependenciade los EstadosUnidos. Este hecho serviráde precedentea las propiascolonias de Españacontra laMetrópoli. Las provinciassajonasdel Norte se separandeInglaterrapor razonesprácticas.En las luchas del Sur seadvierteel doble caráctereconómicoy político. En el Pla-ta,por ejemplo,dominael primero; en Venezuela,el segun-do. El movimiento (1810-1825)tiene tres fases:unacolo-nial, otra monárquica,otra republicana.

1) Durante la primera, las Juntascoloniales se~levan-tan contrael sistemapolítico de España,contra la máquinavirreinal, pero se ofrecenal rey de Españaen calidad dereinos independientes.Y lo propio pasaen Buenos Airesqueen Venezuela,en La Paz,en Quito, en México.

2) Pero el rey de Españaabdica, aceptael destierroy, despuésde las Cortes liberales de Cádiz, restableceelgobierno despótico. La lealtad de las coloniasno podfa yamantenerse.El movimientocobraconcienciadesusfines. La

149

Page 149: Alfonso Reyes. Obras Completas V

autonomíapolítica se va realizandoal paso de los triunfosmilitarescontra los ejércitosde España. Los criollos, direc-tores de la sociedadhispanoamericana,son monarquistas.Los caudillosbuscanunacorona. Iturbide se hace Empera-dor de México. Los tenientesde Bolívar le ofrecenel tronoreiteradamente..Él lo rehusa,pero anhela,para Colombiay la América españólaen general,monarquíasconstitucio-nalescon príncipesextranjerOs. Los grandesfundadoresdela independenciaamericanacomprendíanla necesidadde ungobiernofuerte,unitario y estable. Con todo, nacedel pue-blo el anhelorepublicano.

3) Y entramosen el tercer período. Alberdi aseguraque la República,en los pueblos hispanoamericanos,tuvoun origen involuntario, debido a la indiferencia europeayal egoísmo de los Estados Unidos. No involuntario, sinoespontáneo,rectifica García Calderón. Y entonceslas na-cientesrepúblicasruedanpor unapendientede guerrascivi-les, en buscadel caucede su vida autonómica.

Españahabíacomenzadopor desterraro degollar a losprecursoresde la independencia:Zela, en el Perú; el doc-tor Espejo,en elEcuador;Gual y España,en Venezuela;lossacerdotesHidalgo y Morelos, en México; el padreCamiloHenríquezy el doctor Martínezde Rosas,en Chile; Mariño,en Colombia. El venezolanoFranciscode Miranda, hombrede extraordinariorelieve, recorre Europa,habla con Pitt,logra unir el destinode Hispanoaméricaa los interesesdeInglaterra.Despuésde los precursores,los libertadores:Bel-grano y SanMartín, en la Argentina; el doctor Francia,enel Paraguay;Artigas, en el Uruguay; Iturbide, en México;Morazán,en Centroamérica;Bolívar, finalmente,libertadorde cinco repúblicas. El Brasil, en tanto, pasandode Tira-dentesal rey Pedro 1, recorría un ciclo paralelo, aunqueciertamentemáscontinuoqueel de las repúblicashispanas.

5. En 1819,Españase encuentracon que Inglaterraseinclina adejarnacerlas nuevasrepúblicas.El Zar, en cam-bio, proporcionaaEspañabarcosde guerracon pretextodeque se van a emplearcontra los piratas del Mediterráneo.Peroel 9 de julio, 1819, se levantanen Cádiz los 19,000150

Page 150: Alfonso Reyes. Obras Completas V

hombresquehabíande embarcarparaAmérica. O’Donnell,en el secretode la conspiración,la denunciaa última horay haceprendera los jefes. La expediciónespañolafue pos-puestahastaenero de 1820. Y entoncesse levantaronenEspañalos coronelesRiego y Quiroga.

Los sublevadosproclamanla Constituciónde 1812. Labrevefortuna de Riegobastóparadesencadenarla tormen-ta. Galicia,Ferrol, Murcia, sealzan. El generalMina atizael fuego en Navarra,Aragón,Cataluña.FernandoVII tam-bién se subleva,o másbien la multitud rodeael palacio ylo obliga a jurar la Constituciónel 9 de marzo y a supri-mir la Inquisición El ministro norteamericano,con pasmode los reservadosdiplomáticoseuropeos,ofrece al Rey suscongratulaciones.La nuevaJuntade Madrid trata de ponerorden en el caos económicoy dicta medidasliberales con-tra los bienes del clero, medidasque pronto provocanlareacción. Se forma unaJuntacontraria. De 1820 a 1822,moderados,exaltados,absolutistasy serviles desgarranaEspaña.

¿Quéhacíaa esto el gran tribunal de la paz europea?Cada uno proponíasu remedio. El Zar Alejandro soñabaconenviar 15,000rusosen apoyodel oprimido monarcaes-pañol. Esto suponíael paso de un ejército ruso a travésdeAustria, cuandoAustria espiabacelosamentela actividadde ciertos agentesrusosen Italia. Metternichse opuso; de-claró que no habíaparaqué alarmarse. “España—dijo—sufrede un mal material; y el mal que aflige a Europa,ycontrael que hay que prevenirse,es un mal moral.” (Noseentiende,perotantomejor.) En Francia,Luis XVIII no sesentíainclinado a aprobar una Constitución impuestaporla fuerza a un monarca;pero la crisis provocadapor lamuertedel duquede Berry y los celos de Inglaterrale im-pidieron tomar la menoriniciativa respectode España.In-glaterra,ya se sabe,era enemigade intervenir en los asun-tos interioresde unanación,sobre todo cuandole iba mala un gobiernohostil (francamentehostil en punto a la li-bertaddel comercioamericano). Españaquedó,pues, en-tregadaa sus propiasfuerzas.

151

Page 151: Alfonso Reyes. Obras Completas V

6. El contagiocunde a Portugal,dondelas condicioneseran favorablespara una revolución. Cuandola invasiónfrancesade 1807, el rey JuanVI se habíarefugiadoen elBrasil. En 1815 declaró, desde allá, la Unión del Reinodel Brasil, Portugaly Algarbe, nombrandoregenteen Lisboaal mariscalinglés Beresford. Los portuguesesquedabanre-ducidosal papelde colonia de suantiguacolonia, y sujetosa los beneficiosdel comerciobrasileño;además,pasabanamanosde los ingleses.Beresfordfue al Brasil en 1820. Enagosto, ante los desafuerosde Beresford,Sepúlvedase le-vantóen Oporto. Los sublevadospedíanel regresode la fa-milia real refugiadaen el Brasil, y además,una Constitu-ción. La Regenciaofreció convocarCortesparanoviembrey solicitó la vueltadel Rey. Pero apoco la revolución im-provisabaen Lisboa un gobierno segúnel modelo español.Beresford,a su regreso,ya no pudo desembarcaren tierraportuguesa.El Rey consintió en volver, dejandoen el Bra-sil como regentea su hijo Pedro. Éstequedabaadvertidode que, si sobreveníaen el Brasil un movimiento de inde-pendencia,antesdebíaaceptarla coronaparasí mismo queno dejara la antigua colonia en manosde un aventurero.Y, en efecto, el 12 de octubre de 1822, la Junta de Río-janeiro proclamabala independenciadel Brasil, y Pedro 1era coronadoEmperador.

El rey Juan,de regresoa Portugal,jura la nueva Cons-titución redactadapor las Cortes. La Constituciónreducíasu poder aun símbolo. Entre los festejosde Lisboa,un in-cidentede Embajada,unamiseriadiplomáticade esasquesirvende pretexto a los príncipesparahacerque se matenlos pueblos,da ocasióna Metternichpararomper las rela-cionescon el nuevogobiernode Lisboa. Prusiay Rusiasi-guensu ejemplo.

7. Italia, segúnla palabrade Metternich,habíaqueda-do reducidapor el Congresode Viena a una mera “expre-sión geográfica”. En el norte, la Lombardíay el Vénetoquedabanen manosde Austria; Parma,Módenay la Tos-cana habían pasadoa la familia austríaca.En el sur, el

152

Page 152: Alfonso Reyes. Obras Completas V

reino,de Nápolesera dominiode unaramade los Borbonesespañoles.En el centro,los EstadosPapalespartían en dosla penínsulay subíanhastael Po. ¿Cómohacerunanaciónunida con estos miembros inconexos? Napoleón, déspotaen Italia, no habíadejadode introducir allá útiles reformasy había arrasadolos vestigios feudales. Sus abusosy sudescaroen el afán de provechospersonalesacabaronporenajenarlela simpatíade los mismos que lo habían reci-bido con esperanza.El rey de Cerdeña,Víctor Manuel 1,entró en Turín saludadopor el regocijo popular (20 demayo, 1814), y de unaplumadaechó abajolas reformasque la Revoluciónhabíatraído al Piamontedurantesu pro-longadaausencia;devolvió sus privilegios a la nobleza,suspropiedadesy sus fueros a los eclesiásticos,y prohibió lalibertadreligiosa. Los Estadosde la Iglesia,en tanto,adop-tabanigual política y desterrabanla mala yerbatraída deFrancia(1814), llegandoen su extremo,como lo hemosdi-cho, aprohibir lavacunay el alumbradopúblico como peli-grosasinnovaciones.En los dominiosaustríacoso de influen-cia austríaca,ni qué decir que se abolierontodaslas leyesnapoleónicas,creándoseademásuna policía especialque in-tervenía en las vidas privadas del modo más arbitrario.Fernandode Nápolesestabaligadoal emperadorde Austriapor una alianza ofensiva y defensiva. Sólo Cerdeña(conel Piamonte) y los EstadosPapalesresultabangobernadospor príncipesnacionales,y libres, relativamente,del domi-nio germánico. A pesarde todo, la Italia de 1815 no eraya la queNapoleónencontróen 1796, cuandopor primeravez se acercóa ella a la cabezade sus soldadosfranceses.En leyes,hábitose ideasquedabanpor todaspartessimien-tes revolucionarias.La policía austríacano lograbasofocarlos anhelosnacionales.Y aunquelos italianos execrabanlamemoria de Napoleón, apreciabanlas reformas francesas.La crisis se deja sentir en las páginasde Farini, patriotaehistoriador italiano de la época,quien lamentala penetra-ción de las doctrinasde la Enciclopedia—amenazaparalaautoridadde Roma—, y la corrupciónde la mentalidadyla lengua nativaspor influencia de la mentalidadfrancesay “la lenguameretriciade los conquistadores”.

153

Page 153: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Algunos gobernantesextranjerosde Italia hubieranpo-dido ganarsela simpatía de los reformistas, con un leveesfuerzode liberalismo. Así FranciscoIV en Módena,peroacabópor traicionara los patriotas;o Fernandoel de Am-bas Sicilias (de 1830 en adelante),pero defraudó las es-peranzas.Y el Papa,prestigiomayorqueel rey de Cerdeña,representabauna fuerzareligiosa internacional:mal podíaella servir a la unidad italiana.

En Nápolesen tanto, la agitaciónliberal subterráneadelas sociedadessecretasestallapor julio, 1820, como al es-tímulo de las revolucionesde España.El generalPepeobli-ga al rey Fernandoa jurar la Constituciónespañolade 1812.Grave problemapara Metternich, que era el protector delrey Fernando. ¿Alegaríael principio de no intervención,comoen el casode Españay Portugal,paraun negocioquetan de cercaafectabaa la política austríaca?¿Lo somete-ría, siendocosatan suya,a los azaresde un Congresoeuro-peo? No: puestoquePrusiateníagravescuestionesinternasque resolver, e Inglaterraparecíaalejarsepoco a poco dela política continental,lo mejorseríaqueel emperadorFran-cisco se las arreglaraa solascon consejodel Zar. Pero elZar persistíaen ver la salud de los pueblosen la SantaAlianza. ¡ La Santa Alianza de que sólo Rusia era el sos-tén, por culpa de las intrigas de Austria, la debilidad dePrusiay la indiferenciade Inglaterra! Pero tambiénFran-cia pedíaun Congresoque pusierafreno a la excesivain-fluencia de Austria sobreItalia. Metternichcedió: convocó-se un Congresopara Troppau,quehabíade reunirseel 20de octubre,1820.

28 de agosto,1919,

154

Page 154: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XV. AUSTRIA E ITALIA. ESPAÑA Y AMÉRICA

1. EL PROGRAMA de Metternichparael futuro CongresodeTroppauera éste: convencera las potenciasde quea todaEuropaera provechosala intervenciónde Austria en Nápo-les. FedericoGuillermo de Prusiase manteníafiel al Zar,comodecostumbre.El zar Alejandro,aleccionadopor la re-ciente actitud ariscade la Dieta polaca,volvía de su sueñoliberal; y cuando,despuésde reunidoslos príncipes,llega-ronnuevasdel levantamientodeunastropasde Semonowsky,acabóde entregarseen brazosde Metternich.

Pero no era igualmentefácil convencera Inglaterraya Francia. Comenzabana dividirse las potenciasliberalesdel oestey las potenciasconservadorasdel este. Inglaterrasólo admitía intervenciones,no como principio general,sinocomo excepciónante una posible violación de los arreglosterritorialesconvenidosen 1815. El ministro inglés, Castie-reagh,apesarde las protestasy explicacionesdel Zar, seopuso a toda intervenciónen cuestionesdomésticas,comolas de Españay Nápoles. Si lós sucesosde Nápolesperju-dicabanaAustria, queAustria se las arreglaracon Nápolesen buenahora, bajo su propia y absolutaresponsabilidad.Franciaera de la misma opinión. Resultado:el protocolode Troppau (19 de noviembre,1820) —en que se expul-sabade la Alianza a todo Estadoquehubieraadmitidocam-bios revolucionarios—sólo fue firmado por Austria, Prusiay Rusia. Por ahora,los disidentesse conformaronconpro.testar:Francia,con mesura;Inglaterra, con energía. Fueésteel primer pasohaciala disolución de la SantaAlianza.Los signatariosse vieron en el casode dar explicacionespú-blicas sobreel alcancede susarreglos,mal síntoma. (Trop-pau,8 de diciembre,1820.)

2 Entretanto,las potenciassignatariashacíanmanifes-tacionesanteel Gobiernode Nápoles,y el Zar pedíaal Papaque intervinieraconsuautoridadmoraly susconsejOs. Los

155

Page 155: Alfonso Reyes. Obras Completas V

napolitanosno cedían. El Congreso,suspendidoen Troppau,habíade reanudarsus sesionesen Laibach. El rey Fernan-do de Nápolesobtuvo la autorizaciónconstitucionalnecesa-ria, y partió para Laibach, no sin queantes el pueblo loobligaraunavez mása jurar la Constitución. Esta exigen-cia del pueblovino a pesaren el Congresocomo un argu-mento más en pro de la política austríaca.Fernando,encartasa los soberanosde Europa,desconociótodaslas pro-mesasquehabíahecho a su pueblo. El mismo MetternichdeplorabaqueFernandose hubieravisto en el casode acu-dir aprocedimientos“tan poco recomendables”.El Congre-so de Laibach, en todo caso,aceptóla restauraciónde Fer-nandocomo monarcaabsoluto,y la ocupaciónde Nápolespor fuerzas austríacas,ocupaciónpara la cual Austria sehabíaestadopreparandoduranteochomeses.

Y con todo, cuando las fuerzas austríacas.llegaron aRoma,veníantan mal equipadas,queel generalen jefe tuvoquepedir dinero prestadoa Niebuhr. Pero todavíaestabanpeor los ejércitos napolitanos. Pepefue fácilmente derro-tado en Rieti por el generalFrimont. No hubo tiempo deque toda Italia se conmoviera. Y el terror cayó sobreNápoles.

3. El 10 de marzo, 1821, estalla unarevolución en elPiamonte,dondeya la oficialidad —llena del recuerdodeNapoleón—comenzabaa soñarcon una Italia unida, bajola monarquíade Saboya. Los carbonarios,en su propagan-da antigermánica,estabantambiénporla monarquía.El jo-ven príncipe de Carignano,Carlos Alberto, aceptóun díaponersea la cabezade la revolución; pero al otro día searrepintióy previno del peligro al gobierno. Con estetiray afloja, la revolucióncomenzócomoacontratiempoy abor-tada. La guarnición de Alessandriaproclamó la Constitu-ción española(1812) y al rey Víctor Manuel de Italia. Alos dos días la agitación se extendióa Turín. El Rey, nomuy enemigo de la reforma, pero comprometidocon losaliados,abdicó,dejandoel trono provisionalmentea CarlosAlberto, mientrasllegabasu verdaderosucesor,Carlos Fé-lix, duquede Génova. El regenteprovisional, que se sentía

156

Page 156: Alfonso Reyes. Obras Completas V

amigo de todos,inventó unafórmula paraaquietarlos áni-mos: aceptarla Constituciónespañola,bajo la reservadesujetarelactoala aprobaciónde CarlosFélix. Éste,encuan-to vino, se manifestópoco dispuestoa cederun adarmedela prerrogativareal, y ordenó a Carlos Alberto que se pu-siera al frente de las tropas de Novara, únicas queno sehabíanpronunciado.Así pues,a los liberalesno quedabamásquecombatir. SantaRosapropusoanticiparsea la pro-bable intervenciónde la Alianza, e invadir la Lombardíacon la banderaitaliana desplegada.No fue oído, ni eratiempo aún.

En tanto,los aliados,desdeLaibach,se aprestaronacon-jurar el nuevopeligro. Ochentamil austríacos,con unare-serva de cien mil rusos,se unieron a los piamontesesdeNovara. Los liberales fueron derrotados. Los austríacosocuparonAlessandria;Génova se rindió. Y empezóaqueldifícil gobierno de Austria sobre Italia, aquella absurdacampañapara“germanizara Italia”, quemásbienserviríaparadespertaren ésta,hastalos últimos fondos populares,la concienciaétnica y nacional. Las “congregaciones”pro-vinciales—sombrade autonomíaqueAustria concedióa lospueblosde Italia— no bastabana ofuscar estaconciencianaciente. Italia se llenó, por unaparte,de sociedadessecre-tas; porotra,de policíasecreta.Austria desconfiabade todoel mundo, y acabópor organizarunacontrapolicía. Todosteníanencargode vigilar a todos. Malavisi vigilaba aBram.billa, y ésteaStrassoido.Y sobreestesistemaabsurdo,otroabsurdomás: la crueldad. Los patriotaslombardos llena-banlas cárcelesde Spielberg.

4. HemosdejadoaEspañaentregadaasuspropiasfuer-zas. Sobrevinoel triunfo de los liberales, que impuso denuevoaFernandoVII la Constituciónde 1812. Además,eraarduo el problemade las emancipacionesamericanas.Fer-nandono erahombrepara resolverpor sí tamañosconflic-tos. Los dejaráenredarsemásy más,entreraptosde cóleray asomhro~osrasgosde indiferencia. Y al fin, valiéndosedelpretextode las emancipacionesamericanas,solicitarádelrey de Franciala intervenciónde las potenciasaijadas,más

157

Page 157: Alfonso Reyes. Obras Completas V

quenadapor ver si los libertabandel cercoen quelos cons-titucionaleslo teníancogido.

Acasoparaestafecha la independenciade las antiguascoloniasera ya inevitable. De todosmodos,saltaa la vistaqueEspaña—aunquealgunosdiputadosinvocaroncon gransentidoel ejemplo,no muy lejano, de Inglaterray sus anti-guascoloniasamericanas—no hizo lo quepodíapor salvarlo poco que le quedaba.Y no lo hizo, por negarsea todatransacción.Pasma,en efecto,ver al propio condede Tore-no entregarsea declamacioneshuecas,ante los argumentossobriosy realistasdel mexicanoLucas Alamán.

Veamoscuál era la nuevasituación. Al triunfo de losliberalescon la revolución de Cádiz (enerode 1820),pare-cía que el conflicto entre Españay los paísesamericanospodría arreglarsepor caminos pacíficos. Bolívar, en Co-lombia, se manifestabadispuestoa entraren negociaciones.TambiénSanMartín,en el Perú. EnMéxico la situacióneraigualmentepropicia a un arreglo,aunquepor otrasrazonesy en virtud de circunstanciasmuy especiales.

El generalMorillo, comandantedel ejército españolenColombia, solicitó de Bolívar una tregua. Paraello habíarecibido órdenesespecialesde Madrid. Y Morillo se apre-surabaa resolverde un modo honorablela campaña,queya considerabaperdida. En Trujillo, del 25 al 26 de no-viembre, 1820, los dos generalespactaronun armisticio, yse despidieroncon noblezapara nó versemás. Este pactoera, de hecho, un reconocimientode la independenciadeColombia, y de su presidente,Bolívar.

A poco empezarona llegar a América comisionadoses-pañoles. ManuelAbreu, en el Perú,conferenciócon el ge-neral San Martín, quien propuso el reconocimientode laindependenciaperuanay la fundaciónde una monarquíabajo un príncipe españolde la casareinante. Pero la in-tervencióndel virrey La Serna hizo fracasarestos tratos.

En México, dondeel levantamientopopular se tomórepublicano,el alto clero y los criollos pudienteshabíanluchado,durantediez años,por España.Peroal triunfo delos liberalesespañoles,en 1820,aquellaclaseconservadoramidió el riesgoquecorrían susprerrogativasy antiguospri-

158

Page 158: Alfonso Reyes. Obras Completas V

vilegios (que la desenterradaConstituciónespañolade 1812aniquilabao reducía),y pensó sacarmásventaja de unacompletadesvinculaciónadministrativaentreEspañay Mé-xico. Su órgano fue el coronel Agustín de Iturbide, quehabíaganadociertafamaen sus campañascontralos insur-gentes. Como gozabade la confianzadel virrey Apodaca,logró armasy recursos,so pretextode combatir a las tropasde Guerrero—último campeónde la causaindependiente—,hombre inculto y bravo,que se habíarefugiado,como unafiera, en las montañasdel sur. Iturbide y Guerreropacta-ron una alianza en Iguala, ehicieron la declaraciónde laindependenciade México (22 de febrero,1821), convinien-do en queel nuevoEstadose organizaríaen monarquíamo-deradabajo FernandoVII o cualquierade los dos infantes(Carlos o Franciscode Paula),o en su defecto, el archi-duqueCarlos, u otro miembro de la Casareinante espa-ñola. Guerrerocedió el mandoa Iturbide, y así, para ellogro de la independencia,se pusieronun instantede acuer-do los representantesde dos partidosenemigos—el liberaly el conservador—,queen adelantenunca dejaríanya decombatirse.

5. En tanto, llegabana Españalos comisionadosespe-ciales de América, Se abríanlas Cortes, y en sesionesex-traordinariaslos diputadosamericanostratabande conven-cer a los liberalesespañolesde la convenienciade aceptarel nuevoestadode cosas. Se formaron comisionesmixtas.Se discutió mucho. Hubo derrochesde elocuencia. Por unmomento,la opiniónde las Cortesgiró en torno al proyectodel mexicanoFagoaga:dividir la América españolaen tresreinos:uno al norte (la NuevaEspaña)y dosal sur: el nue-vo Reino de Granaday Tierra Firme, con capital en SantaFe de Bogotá,y el Reino del Perú, Buenos Aires y Chilecon capital en Lima; Los tronos se daríana los príncipesespañoles.

Pero,a todo esto,no se contabacon la opinión del Mo-narca,que no hacía grancaso de América ni veía más alláde las intrigás de palacio;quepor nadadel mundohubieraconsentidoen separarsede D, Carlos y que le tenía a D.

159

Page 159: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Franciscode Paulaunadesconfianzasingular.Hastalas altashorasde la noche,Quiroga —un generalmexicano-char-laba secretamentecon D. Franciscoy lo habíaembriagadocon la idea de coronarserey de la NuevaEspaña.Fernandotemíaque, una vez coronado,se declararaindependientealmodo de lo queacontecióen el Brasil, dondeestasevolucio-nes siguieronunamarchamásregular.

Y así fue como sepasó la hora de las posiblesnegocia-cionespacíficas. La zonadominadapor Bolívar no parecíaya captableparaningúnpríncipe españoL El armisticio deTrujillo no habíapodidomantenerse,por mil razonesde or-denmilitar y diplomático,y entreotras cosas,porqueBolí-var sedio cuentade queel nuevoEstadoliberal españolnolo era tanto como para resolversea reconocerla indepen-dencia de los paísesya emancipadosde hecho. Y la cam-pañade Bolívar siguió adelante,hastala victoria definitivade Carabobo. SanMartín, por otra parte,se habíaapode-rado de Lima.. Iturbide obligabaal nuevo virrey enviadode España—O’Donojú—aaceptarla independenciade Mé-xico. Y los EstadosUnidos se aprestabana reconocera losnuevosGobiernoshispanoamericanos.

Fue por entoncescuandoFernandoVII, sólo atentoa lomucho que le importunabanlos liberales dentro de casa,pidió al rey de Franciaqueintervinieseen su ayuda.

4 de septiembre,1919.

160

Page 160: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XVI. LOS CONFLICTOS IBÉRICOS. LA CUESTIÓN DEORIENTE. PRIMERA GUERRATURCO-RUSA (1828-1829)- LA REVOLUCIÓN DE JULIO Y SUS EFEQiTOS (1821-1832). BÉLGICA lNDEPENDI1~NTEY

POLONIA REDUCIDA

1. EL CONGRESO de Laibach suspendiósus sesionesen laprimaverade 1821,parareanudarlasen Verona,en el oto-ño de 1822. En el intervalo,dos conflictos amenazaríanlapazde Europa:lacuestiónde Españay la cuestiónde Orien-te, La primeraseríael temaprincipal del Congresode Ve-rona. La segundaaparecióen marzode 1821,conun levan-tamientoen los principadosdel Danubio,bajo AlejandroHipsilanti, levantamientoencaminadoalibertar aGrecia deldominio turco, aprovechandola rebeldíade Alí, el bajá deYanina, —“CésarBorgia de Albania” y bandoleroen jefede los montañesessalvajes—contra el Sultán.

Los griegos, ortodoxos por la religión, dependían,másque del Sultán,del Patriarcade Constantinopla.Y cuandoel Zar apareciócomocabezade la Iglesia Ortodoxa,pensa-ron quecontaríancon el apoyode Rusia. En el interior, elmovimiento tenía,sobretodo, razonesreligiosas;pero a losojos de Europa,merceden gran partea las campañaslite-rarias de AdamantiosKorais, aparecíacomo una gloriosaresurreccióndel antiguohelenismo,

Los conflictos entrela Cruz y el Crecientedatande losdías de Mahoma;pero la Europasudorientalsólo comenzóa sufrir la amenazade la invasión mahometanaen el si-glo xiv. Bajo Otmán (muertoen 1326), unatribu turcadelAsia occidental se establecióen el Asia Menor, cruzandoel Bósforo desde Constantinopla.De su jefe, se les da elnombre de turcos otomanos,para distinguirlos de los tur-cos selyúcidas,con quienesahí mismo se enfrentaronlosCruzadosen siglos anteriores. Estos turcos otomanos,bajosucesivossultanes,se extendieronsobreel Asia Menor, Siria,

161

Page 161: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Arabia y Egipto, y en el oeste, conquistaronlos Balcanesy Grecia.

En 1453, la capital del Imperio Oriental, Constantino-pla, cayó en sus manos. Durante doscientoscincuentaañosla fuerzaotomanafue un peligro paratodaEuropa Entrán-dosepor el valle del Danubio,los turcos llegaroncasi hastalas marcasdel Imperio Germánico,y por cercade dos si-glos, la repúblicade Veneciay la Casade Habsburgose vencomprometidasenconstantesluchasparaatajarlos. En 1683,ponensitio aViena, y sonderrotadospor el rey polacoJuanSobieski,queacudeen ayudade los austríacos.Al siguienteaño,el Emperador,Poloniay VeneciacreanunaSantaLigaque sostieneduranteunos tres lustros la guerra contra losinfieles, a la queseunePedroel Grande. La Liga, en 1699,lograexpulsardefinitivamentea los turcosde Hungría.

Pero si Turquía deja de’\seren adelanteun peligro deagresión, todavía resiste por varias décadaslos empeñosde Rusia y Austria paraarrebatarleotrospedazosde sute-rritorio. En 1774, la reina Catalina logra apoderarsedeCrimeay de la zonadel Mar de Azof, dandoasí aRusia unasientopermanentesobreel Mar Negro. Además,la Subli-me Puerta(el gobiernoturco) concedióaRusia el protecto.rado sobresuspropios súbditosde confesióncristiana,cuyamayoría pertenecíaa la Iglesia Griega Ortodoxa, religiónoficial de Rusia.

Estosy otros motivos parecíanautorizarciertasinterven-ciones de Rusia en los asuntosde Turquía, y creabanunainquietud crónica entre los súbditoscristianos del Sultán.En 1812,justamenteantesde queNapoleónmarcharasobreMoscú,Alejandro 1 obligó a los turcosaentregarlela Besa-rabiasobreel Mar Negro,extremaavanzadade las conquis-tas rusas. Poco despuésdel Congresode Viena, los servios,que llevabanaños de vivir en constantesublevacióncontraTurquía,lograronprácticamentesuindependencia(1817); yServia,con capital en Belgrado,quedósólo como principa-do tributario,primero entrelos variosEstadosque,duranteel siglo xix, se van libertando del puño mahometano. ElsegundoEstado que logró emanciparsefue Grecia, hechoquecorrespondeya alperíodoqueaquíhistoriamos.

162

Page 162: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Ahorabien,la integridadde Turquíahabíavenidoa serun dogmade la pazeuropea.A todosinquietabanlas posi-bles expansionesde Rusia. Con alivio de las potencias,elZar reprobó el levantamientode Hipsilanti. Sin el apoyoruso, la aventura,comenzadaen marzo,acabóen junio, aun-que la llama quedaríaviva,

Por desgracia,los turcos fueron demasiadolejos en susrepresiones,ya capturandobarcosquenavegabanbajoel pa-bellón ruso, ya ejecutandoal Patriarcade Constantinopla,que era responsableante la Puertapor la conductade lossúbditosortodoxos. Estadoble injuria, al sentimientoreli-gioso y al nacional,hizo que el Zar enviara un ultimátumaTurquía,exigiendola desocupaciónde los principadosdelDanubio. Peroel Zar no queríarompersujuguete,su SantaAlianza. Más que reivindicador de sus propios derechos,quiso aparecercomo representantede la paz europea.Unapresióndiplomáticade las potencias,solicitadapor Metter-nich, obligó a Turquía a transigir. Y, por el momento, lacuestiónde Orientequedócomo adormecida.

2. En vísperasdel Congresode Verona, a Cistlereagh—quese suicida—sucedeCanning,no-intervencionistaradi-cal y campeónde talla paraMetternich. Canning,en el fon-do, sólo procurarádefenderlos interesesde su país:no eraun caballeroandante.Pero resultaquetalesinteresescoinci-díanentoncescon la causadel liberalismo.

En el Congresode Verona (octubre, 1822), Inglaterraseniegaadiscutir la posibleintervenciónen España.Aquí serompióel conciertoeuropeo. Laspotenciascontinentalesau-torizaron la intervenciónde Francia (sin duda pensandoque la complicidad afianza las amistades),dizque por co-rrespondera Francia “el sostenera los descendientesdeEnrique IV en el trono español”. De aquíunapugnaentreFranciae Inglaterra,querepercutirásobrela suertede Por-tugal y de España. La actitud del realistaCanning no esfruto de un amoridealpor la autonomíade los pueblos,sinode las poderosasligas comercialesque Inglaterraempiezaa crear conlas antiguascolonias hispanoamericanas,ligasque, de recobrarseEspaña,no podrían menosde padecer.

163

Page 163: Alfonso Reyes. Obras Completas V

La actitud en aparienciacaballerescade Canningtiene lamisma inspiraciónque el ruego dirigido a la Casade losComunespor un inmensogrupo de comerciantesde Londres,a cuyos interesesconvieneel mercadolibre con Hispano-américa.

El 7 de abril, 1823, noventay cinco mil francesescru-zanel Bidasoa,al mandode Angulema. Éste—segúndicen,aconsejadopor Wellington— resistela tentaciónde comba-tir a las guerrillas,y rápidamenteavanzahastaMadrid. Elrey FernandoVII y las Cortes, refugiadosprimeroen Sevi-lla y despuésen Cádiz, capitulan en septiembre. El 1~deoctubre,FernandoVII, apoyadopor sus supuestosvencedo-res, repudia todossus actos a partir de 1820, e inicia otraera de terror reaccionario. La ocupaciónfrancesaduró has-ta 1828, e indignó a los liberales franceses,quienesveíana su paíshacerparaEspañalo que Prusiay Austria pre-tendieronhacerparala Franciade Luis XVI en 1792. Sal-vo que el comandantefrancéstuvo un éxito militar quenosoñó antesel duquede Brunswick, éxito que manchóconsangrientosdesmanes,escándalode los propios aliados.

A la muertede FernandoVII, la lucha entrecristianosliberalesy reaccionarioscarlistashundeaEspañaen un abis-mo de revoluciones. PeroyaEuropase desentiendede ella.Sólo en dosocasioneslos asuntosde Españaafectaránya lamarchageneralde Europa: una,cuandolos “matrimoniosespañoles”inquietana Inglaterray al gobiernode Luis Fe-lipe; otra, cuandola candidaturade Leopoldo de Hohenzo-llern parala Coronaespañolada pretextoa la guerrafran-coprusianade 1870.

3. El 2 de diciembrede 1823,el presidenteMonroepre-sentasu célebremensaje,en quemanifiestaque los EstadosUnidos consideraráncomo un acto hostil toda intervenciónde Europaen los negociosde América. De aquíla doctrinaMonroe—“América paralos americanos”—,cuyo alcanceno pudo apreciarsede pronto. Canningse decidea contes-tar al éxito de la expediciónfrancesaen España,reconocien-do a los Estadoshispanoamericanos(año de 1824: en julio,al Brasil; en diciembre,aMéxico y aColombia)-

164

Page 164: Alfonso Reyes. Obras Completas V

4. A la sombrade la intervenciónfrancesaen Portugal,dondereinabaJuanVI constitucionalmente,suhermanoMi-guel arriesgócon fortuna un golpe de Estado. PeroaunqueJuanVI transige,prontotrata de formular otra nuevaCons-titución. Austria, Prusiay Rusia se oponen. Y, a solicitudde Portugal,Inglaterramandaun escuadrónal Tajo, a títu-lo de simple“apoyomoral”. D. Miguel intentaotro pronun-ciamiento (30 de abril, 1824); pero estavez su aventuraacabaen el destierro. Luchan en Lisboa la influenciafran-cesay la inglesa. Éstapadeceun tanto cuandoCanningre-conoce la independenciadel Brasil. Pero prontoel mismorey Juantambiénla reconoce(Conferenciade Londres,29de agosto,1825). A los seismeses,muereel rey Juan. Pe-dro, el rey del Brasil, llamado a sucederle,comienza pordar aPortugaluna Constitucióna la inglesa,y despuésre-nuncia al trono europeoen su hija María, a quien se pro-ponecasarcon D. Miguel para reconciliar a las facciones.Peroestosus~itaunanuevarevolución en Portugal, apoyadapor FernandoVII. Con ayudade Inglaterra,triunfa la cau-sa de D. Pedro,y D. Miguel aceptala regenciaconstitucio-nal y el matrimonio con María. Por 1831, el emperadordon Pedro 1 abdicala coronaimperial del Brasil en favorde suhijo don PedroII, quien seconservaen el trono hastael advenimientode la RepúblicaBrasileña, que aconteciósin violencia en 1889.

5. La revolución griega,sólo momentáneamenteaplaca-da, continúa. El movimiento queestallaen Morea,el anti-guo Peloponeso(1821),provocaun desenfrenode atrocida-des en queTurquíay Grecia parecenemularse. El 27 deenero,1822, la AsambleaNacional de Grecia proclamalaindependencia,en Epidauro. Estaprociamaestá redactadaen términosde desusadanobleza. La guerrade Greciapro-dujo entrelos liberalesde Europaun entusiasmoromántico.A la causagriegase dieronel poetaByrony antiguosoficia-les de Napoleón, como el coronel Gordon y sir RichardChurch. Los griegosno eran ya los mismos del tiempo dePendes.En cartadel 26 de febrero,1824,Lord Byron des-

165

Page 165: Alfonso Reyes. Obras Completas V

cribela situacióncon ecuanimidady sencillasitnpatíaparael dolor de los griegos.

Canning reconocela beligeranciade Grecia (25 de mar-zo, 1823),y con estotransformala situación. La superiori-dad marítima de los griegos era, al principio, manifiesta.Pero cuandoaparecela flota egipcia de Alí, los griegoscomprendenque,sin el auxilio europeo,estánperdidos. Elzar Alejandro se muestraceloso de la intervencióninglesaen cuestionesque considerabacomopropiasde Rusia; perotampocopuedeponersede parte de Turquía. De aquíunapugnaentreInglaterray Rusia: aquélladeseala independen-cia de Grecia,perono quiereusardemedidasviolentascon-tra Turquía. Rusia,enemigaen el fondo de la independen-cia griega, quiere aprovecharsedel momento para atacarmilitarmenteaTurquíay avanzarhaciael sur. Austria, te-merosade la influencia rusa sobreun Estadogriego vasa-llo, pide, o la sumisión de Grecia, o su absolutaemanci-pación.

A veces,Rusia amagacon resolver el problema segúnsusconvenienciaspropias,tentaciónqueconservaráa lo lar-go del siglo. Y poco después,el rey de Francia—ahora loesCarlosX el antiguoCondede Artois— se poneal lado deInglaterraparaprocurarqueRusiano intervengasola en lacuestiónde Oriente. Por un momento,Austria y Prusiaque-dan descartadas.Y los otros tres poderesaliados celebranpactosy conferencias.

A la muertede Alejandro, trasunabreverevolución mi-litar, asciendeal tronode RusiaNicolás,tan resueltoy prác-tico comoel otro era soñadore indeciso. Las intencionesdeFrancia,Rusiae Inglaterraquedan,másquedefinidas,com-prometidasparaayudara Grecia, poniendofin a la anar-quíade la EuropaOriental, en el tratadode Londres (6 dejulio, 1827). Entretanto,ya las fuerzasegipcias,disciplina.dasy superioresa las griegas,se habíanadueñado,bajo elmandode Ibrahim,de casitodoel Peloponeso.Peroel 20 deoctubre, 1827 —muerto ya Carming,y cuandosus tímidossucesorescomenzabanavacilar, dandotiempo aqueMetter-nich amenazaraconsuamistosamediación—las flotas fran-cesae inglesa,al mandodel almiranteCodrington,arries-

166

Page 166: Alfonso Reyes. Obras Completas V

gan, en favor de los griegos,la batalla de Navarino, queresultaunagranvictoria.

No hubo más remedio que romper con Constantinopla.El Sultán declarala guerraa las potenciascristianas(20de diciembre,1827), en términos talesque justificanya lainmediataacciónmilitar de Rusia. Wellington, que ahoragobiernala política inglesa, es enemigo de las audaciasde Ganning,y quierea todacostamantenerla integridaddeTurquía,como baluartecontra Rusia. Pero Rusia tranqui-liza a todos,asegurandoquesólo deseaimponer a Turquíael tratadodeLondres,en nombrede las trespotenciassigna-tariasy que,desdeluego, asegurala neutralidaddel Medi-terráneo. Idénticatácticala veremosseguirmedio siglo mástarde.

6. La guerra turco-rusacomenzóen mayo, 1828. Losrusosencontraronunaresistenciainesperada.Aprovechan-do los momentáneosrevesesde Rusia,los otros dos poderestratan de versi, antesde la victoria definitiva, logran esta-Mecerla independenciade Grecia. Franciaenvíaunaexpe-dición parahacerevacuara las tropasegipcias de Morea.No hacíafalta: ya Codringtonlo habíahechotodo.

Enel veranode 1829,Rusia,exasperada,declara—rom-piendosupromesasobrela neutralidaddel Mediterráneo—el bloqueode los Dardanelos.Nuevo comadreodiplomáti-co, de que sale el reconocimientode un Estado griegotributario, pero autónomo,bajo la soberaníade un príncipehereditarioquedesignaránlas potencias(Protocolo dei 22de marzo,1829).

De pronto, máspor estrategiaquepor fuerza,Diebitschlogra la capitulación de Adrianópolis. La paz turco-rusadel 14 de septiembre,1829,no suponeaumentosterritoria-les paraRusia; pero éstalogra incluir en los pactosel tra-tadode Londres,captandode estasuertepara sí propia lagloria —y la consiguienteinfluencia política— de haberlogradola independenciagriega. Ennuevaconferencia(Lon..dres,3 de febrero,1830),Wellington—deseosode no des-agradara Turquía, la antiguaaijada— obtiene el que sereduzcannotablementelas fronterasdel nuevoEstadogrie-

167

Page 167: Alfonso Reyes. Obras Completas V

go. Leopoldo de Coburgo,candidatoal nuevotrono, renun-cia su candidatura.Y Capo d’Istria —o Capodistrias,comoahorase hacíallamar, queera de hechoel dictador de Gre-cia desdeel día de Navarino— rechazaestearreglo de laspotencias. Las potenciasse ven obligadasa hacermáscon-cesiones. Nuevos problemasaparecen,y hay que resolverde cualquiermodo la cuestióngriega:en Francia,sobrevienela revolución que destronaa Carlos; en Londres,el gobier-no Tory de Wellington dejael puestoal gobierno Whig dePalmerston.En Grecia,al asesinatode Capodistriassobre-viene la anarquía. El 7 de mayo, 1832, las potenciasde-claranal fin la independenciade Grecia bajo el rey Othón,hijo segundodel rey Luis de Baviera.

7. ¿Quéhabíapasadoen Francia? La marcareaccio-naria,queya veníacreciendoen los díasde Luis XVIII, al-canzasumáximoconsuhermanoy sucesorCarlosX (Artois)“el Rey de los Emigrados” (1824). Carlos X preferíaeloficio de leñadoral de monarcaconstitucionala la inglesa.Lo primero quehizo fue despilfarrarlos dineros públicosparaindemnizara los noblesdespojadospor la Revolución.Se entregóa la Iglesiay a los jesuítas.Y aunqueno se atre-vió a devolveral clerolas propiedadesqueNapoleónle arre-batóal restaurarel culto —convirtiéndolo de propietarioenasalariadodel gobierno—,le dio entradaen el poder portodoslos mediosindirectosque teníaa su alcance: defensade objetossacrosy templosbajo penasseveras,admisióndelalto sacerdocioen la Casade los Pares,ensanchede la in-fluencia eclesiásticaen la sociedad. El clero se convirtióen factor político de primera fuerzay, desdeel púlpito, enconstantedefensordel absolutismo.La EscuelaNormal esclausuradacomo centro de sedición. La GuardiaNacional,disuelta. En 1827 se restablecela estricta censurade laprensa. La inquietuddel puebloaumentade día en día.

Como respuesta,según cuenta Tocqueville en carta aLord Radnor,reaparecióentoncesel espíritu volteriano, sedifundieronlibros filosóficos del siglo anterioren edicionesbaratas,y la gentecomenzóa mostrar una saña singularcontrael sacerdocio,hastaen los juradospúblicos. La gran

168

Page 168: Alfonso Reyes. Obras Completas V

mayoría liberal consideróla irreligiosidadcomo una formanatural de la oposiciónal régimen. El gran historiadordela democraciaamericanaestáconvencidode quelas nupciasdel Estadoy la Iglesia son funestasy determinaronla nuevacaída de los Borbones.

En abril de 1830, Carlos X trajo al ministerio a Po.lignac,encarnacióndel clericalismoa la antigua. El gobier-no buscaunapocade gloria militar en unaexpedicióncon-tra el Reyde Argel, quehabíainsultadoal cónsuldeFrancia(mayo-junio, 1830).

Los ministros,en un memorial,denuncianexcesosde laprensacontra el Rey, el régimen, el clero y la nobleza.El mismo día (25 de julio, 1830), el Rey dicta una orde-nanzacontra la libertad de prensa,otra para disolver laCámararecién electay que aún no entra en funciones,yotra paramodificarel reglamentoelectoralen favor de lasclases conservadoras.Paramantenerestos extremos, quetodaEuropacensuró,no se tomaronsiquieradisposicionesmilitares. Una minoría republicanaencendióla revolución,y del 27 al 29 de julio, logradala fraternizaciónparcial delas tropas, todo quedóhecho, y Carlos X perdió el trono.

La Revoluciónde Julio duró tresdías. CarlosX abdicóen sunieto el duquede Bordeaux,encargandoa Luis Felipe(nombradoTenienteGeneraldel Reino) que lo proclamararey bajo el nombre de Enrique V, y escapóa Inglaterra.Esteplan pudohaberserealizadoy hubieracontadocon su-ficiente apoyo nacional. PeroLuis Felipe tenía otros pla-nes,y al instantese acercóa los republicanos,capitaneadosporel ancianoLafayette,aquien fácilmente ganóa sucau-sa. Ambos, en el Hótel de Ville, se abrazarona la vista delpueblo. El duquede Orléansdesplegóel lienzo tricolor dela Revoluciónque no se habíavisto ondeardesdelos díasnapoleónicos,y quevino asustituir a la banderablancadelos Borbones. Bajo esta aparienciade victoria, los republi-canosasistíanalos funeralesde susueñopolítico.

Los diputadosy periodistas,agrupadosbajo el mandodel banqueroLaffitte, formaban un núcleo monarquista;pero deseabanuna monarquíaque aceptaralos idealesdela Revolucióny pusieraa la clasemediaen el sitio del clero

169

Page 169: Alfonso Reyes. Obras Completas V

y de la antiguanobleza. Sin monarquía,aseguraban,Fran-cia corre el riesgode sufrir una intervenciónpor parte dela Alianza. Y también estabanpor el duquede Orléans.Luis Felipe convocóa la Cámarade Diputados,anunciólaabolición de Carlos X y calló cuidadosamenteel hecho deque éstehabía designadosucesor(3 de agosto,1830)- Alos cuatro días,la Cámarade Diputadosdictó unaresolu-ción, despuésaprobadapor los Pares,llamandoal trono aLuis Felipe, y éste declaróqueno podíadesoírel llamadode su país. Antes cJe aceptarla corona,debió aceptarmo-dificacionesconstitucionales.El preámbuloy ciertosartícu-los fueron retocados,en cuanto “concedían” a los france-ses los derechosqueéstosconsiderabancomo su patrimonionatural. El Rey lo sería,no sólo “por la graciade Dios”,sino además“por la voluntadde la nación”. Se restablecióla libertadde prensay se establecióla responsabilidadmi-nisterial anteel Parlamento.Por último, se abolió la reli-gión de Estado.

El nuevoRey era hijo de aquel duquede Orléansqueapoyóa los reformistasa comienzosde la primera revolu-ción y luego,duranteel Terror, fue ejecutadopor sospecho-so. Habíacombatidoen las filas de la Repúblicaen Valmyy en Jemappesy contabacon simpatíasjacobinas. Aunquedesterradoun tiempoen Inglaterra,a~suregreso,conla Res-tauración,se habíahecho popularmanifestandoopinionesdemocráticas,conduciéndosecomo sencillociudadanoy en-viando a sus hijos a las escuelasoficiales en vez de po-nerlos,a la maneraaristocrática,bajo la guardade tutoresprivados. Era célebre,en las calles de París, la modestasombrillaconquesolía pasearel Orléans.

Debía la coronaa un entusiasmodel pueblo,y procura-ba vivir y portarsemuy a lo burgués. Las potencias,algoalarmadasal principio, al fin prefirieron aceptarlos hechos.Ya sólo el zar Nicolás seguíasoñandoen la SantaAlianza;pero sus ministros le hicieron comprenderque valía másconservarla amistadfrancesa. El nuevorey debíatambiénlacoronaal consentimientodelaspotencias.Teníaquedaralpueblounacara—la revolucionaria—,y otra —la conser-vadora—,a las potencias. En su contrase alzabanlos legi-

170

Page 170: Alfonso Reyes. Obras Completas V

timistas,los bonapartistasy los republicanos;pero éstoses-tabandesorganizadosdel todo. Y Luis Felipegobernaba,dehecho,“por la graciade Lafayeue”,como él decía.

El cambioera escaso,fuera de cierto matiz algo másliberal en el gobierno. La democraciaverdaderano apare-cía por ningunaparte. El voto continuabaen manosde lospudientes:el clero y la nobleza,simplemente,dejaron elsitio a los banqueros,especuladores,industrialesy comer-ciantes. Franciaseguíasiendounamonarquía,y la burgue-sía moderadaesçamoteóel fruto de las conspiracionesre-publicanas.

El pueblopedíala cabezade Polignacy los otros minis-trosde CarlosX. En octubrehuboqueabrirlesproceso.Unmotín popularestuvoa punto de invadir la prisión de Vm-cennesy acabarcon ellos. El jefe dela fortaleza,el generalDaumesnil—un inválido—, logró contenerlos,amenazandocon ponerfuego al almacénde pólvora si entrabanlos amo-tinados. Los miembros moderadosdel ministerio se retira-ron. Formóse,bajola presidenciade Laffitte, un ministerioradicaL Talleyrand, consejerodel Rey, le ayudabaa tran-quilizar a las potencias. El procesode los ministrosde Car-los X fueunaverdaderapugnaentreel gobiernoy el puebloamontinado.A duraspenasse logró sacarlosilesosde París.Lafayettepudo preciarsede habersalvadoa la monarquía.Perotanto él como la monarquíaperdieronalgo en el áni-mo popular. El 23 de diciembre,la Cámaradecidiósepararla Guardia Nacional de París de la del resto de Francia.Lafayette lo interpretócomo un medio para disminuir supoder. El Reylo dejó renunciar. Cayó Laffitte. Y bajo elhonradoy enérgicoCasimirPérier(marzo,1831) la monar-quíaburguesade Julio dejó ya ver claramentesu caráctermoderado.

La Revoluciónde Julio es acasomenosimportanteden-tro de la historia particular de Franciaque en la historiageneralde Europa,comoetapade progresoen las ideasna-cionales.

8.. Entretanto,en los grandescentrosindustrialesde Eu-ropahabíanacidoun nuevopartido queya no se satisfacía

171

Page 171: Alfonso Reyes. Obras Completas V

conmerasrectificacionesdelas reglaselectorales.Susmiem-bros habíanvisto sucedersela República,el Imperio y lamonarquíaborbónicasin mejorar en nadala suertede losobreros,reducidosal hambre. Por otro lado, habíanvistoa los nobles perder sus privilegios, y al clero perder suspropiedades.¿Porqué la clasemedia,vencedoray enrique-cida en el comercioy las nuevasfábricas,no habíade des-hacerseasu turno de unapartede sus riquezasy fuerosenfavor de las clasestrabajadoras?Desdela RevoluciónFran-cesa,y aun antes,habíahabidodenunciascontrala propie-dad privaday quejascontra la mala distribución de la ri-queza,perono se lashabíaescuchado.Baboeuf(1760-1797)habíadeclarado,en pleno Terror, que las revolucionesme-ramentepolíticasdejabanal pueblocomo antes. Lo queha-cía falta era unarevolución económica,afirmaba. “El go-biernosiguesiendounaconspiraciónde los pocoscontra losmuchos”,bajo nuevaforma. Baboeufproponeya la econo-míadirigida por el Estado,y la entregade todaslas propie-dadesal Estado. Estaidea encontrópartidariosy, parafo-mentarla,se formó una sociedad. La sociedadfue prontodisuelta,y Baboeuf, ejecutado. Pero sus escritosseguíancirculando. Despuésde la Revoluciónde Julio, aparecieronvariosgruposde “socialistas”,queasí se llamabanlos par-tidarios de estasreformas.

Entre los socialistas,queproponían“utopíassociales”,algunoseran soñadores,como Fourier, quien deseabaesta-blecer núcleosy cooperativasde trabajadoresen moradasespeciales,donde pudieran cuidar de su felicidad común(“falansterios”). Fourier, como el gran precursor indus-trial, RobertOwen, confiabaen la filantropíapara echaraandarsu reforma. Otros teníanmiras más prácticas. AsíLouis Blanc, cuyaobra La organizacióndel trabajo (1839)dabaprecisióna los vagosanhelosde los reformistas. Blancmanteníaque todo hombretiene derechoal trabajo, y queesdeberdel Estadoel proporcionárselo.Sugeríaqueel Es-tado proveyeselos capitalespara crear talleresnacionalescuya gerenciaquedaríaen manos de los obreros. Éstosserepartiríanentresí las ganancias,y la clasedel empresarioo patronoseríaabolida. Aunquetales nocionesse filtraron

172

Page 172: Alfonso Reyes. Obras Completas V

hastaen la Cámarade Diputados,aún no habíaun verda-dero organismobien preparadoquelucharapor ellas.

9. Por la reconstruccióngeneral de Europallevada acabo en 1815, los PaísesBajos austríacoshabíansido uni-dos a las provinciasde Holanda, bajo la coronadel Prín-cipe de Orange,que tomó el nombre de Guillermo 1. Estaunión nuncafue agradablea los interesados.La Revoluciónde 1830 en Franciaavivó el ánimode los descpntentos.Gui-llermo había dado una Constitución parecida a la Cartafrancesa,pero muchosle objetabanquehubierahechoa losministrosresponsablesante la coronay no anteel parlamen-to, así como el limitar el sufragio a las clases adinera-das. Aunque las provinciasmeridionalessuperabana Ho-landa en más de un millón de habitantes,ambasnacionesteníanigual númerode diputados. Los holandesesmonopo-lizabanlos altoscargos,y allí atendíande preferenciaa susinteresesregionales.El sur era católico; protestanteel nor-te. Los conflictosentreestosdoshermanosdisidenteshabíansido constantesapartir de 1815. El Rey,protestante,quisoconvertira sus súbditoscatólicos. Bélgica, sometidade malaganaa la coronade Holanda, dividida de ella por la reli-gión y la lengua,habíaformadounaunión de sus dos par-tidos, el católico y el liberal, contra el predominiopolíticode Holanday laspropagandasprotestantesdel rey Guillermo.

El 5 de agosto,1830, el movimiento separatistaestallóen Bruselas. El 4 de octubrese declarala independencia.Luis Felipetuvo el valor de anunciarquecontestaríacon lamovilización a cualquiermovilización de Prusia,y queerapartidariode quela cuestiónbelgase sometieseal Congresode las potencias,de acuerdoconlos tratados.En el Congre-so reunidoen Londres para discutir la cuestióngriega, laalianzaanglofrancesase impuso apropósitode la cuestiónbelga. Los poderesorientalessufrieron,además,unasúbitaparálisis: en noviembre sobrevino,para Rusia,la subleva-ción de Polonia;Prusia tuvo quecuidar sus fronterasen eleste. Austria, entreel conflicto de Polonia y el de Italia,renuncióala cruzadalegitimistaen el occidente. Se recono-ció la separaciónbelga (30 de diciembre, 1830), pero el

173

Page 173: Alfonso Reyes. Obras Completas V

nudo no se deshizo:el Luxemburgo,quecomopartede Ale-maniaestabasometidoal rey Guillermo, se habíaunido aBélgica y era la manzanade la discordia. El 20 de ene-ro, 1831,se firmó un nuevoProtocolo,quedejabaal Luxem-burgoen manosde Guillermo.

Ni Bélgicani Franciasesometieron.(Franciahabíape-dido ya, parasí, la entregade ciertasfortalezas.) Bélgicaofreció la coronaa un hijo de Luis Felipe; pero las poten-ciashabíanresueltoexcluir a los príncipesde las cincoprin-cipalesdinastías,y Luis Felipe no se atrevió a desafiarlas.Al fin, Leopoldo de Coburgo, tras de haberexigido que seaclararala situacióndel nuevoreino (Constituciónde “LosDieciocho Artículos”), fue coronadoy reconocidorey delos belgas (16 de julio, 1831).

Peroel rey Guillermo de Holanda invadey empiezaaderrotara los belgas. Éstosacudena Francia. Franciaen-vía tropasa Bélgica,cuya presenciabastaparaque los ho-landesesseretiren. Obtenidoesto, las fuerzasfrancesastie-nenqueevacuarantelosapremiosde Palmerston,el ministroinglés. Al fin (4 de mayo, 1832),la neutralidadde Bélgicaquedagarantizadapor las grandespotencias.El rey Guiller-mo de Holanda,bajoel pesode mil coerciones,cedió al finen el añode 1839,y abdicó inmediatamentedespués.

10. En tanto, Alemania había sufrido varios levanta-mientos locales de espíritu liberal, justificados aun a losojos de las potencias(Brunswick,Hessey, másimportantes,Hanovery Saxe)

11. Tambiénhubo sublevacionesen Italia, coincidentescon la muertedel papaPío VIII; pero Austria las aplacéfácilmente. El levantamientode Bolonia (1831) proclama-ha lacreaciónde un nuevoEstado:las ProvinciasUnidasdela Italia Central. Contabaconla ayudade Francia,que nopudo obtenerse.Lafayetteno teníaya bastantefuerza paracumplir suspromesas.Laffitte fue atajadoprontamenteporla declaraciónde Casimir Périer: “La sangrede los fran-cesespertenecea Francia”. El fracasode los patriotaslesdejó unadoble enseñanzaque inspiraráa Mazzini: no con-

174

Page 174: Alfonso Reyes. Obras Completas V

tar conel extranjero,educarpolíticamenteal italiano. Pocodespuésse celebróen Romaun congresoen que las poten-cias pidieron al Papael establecimientode ciertasreglasconstitucionalesen sus Estados.GregorioXVI hizo todo locontrario. Nuevasublevaciónen enerode 1832,y nuevain-tervenciónde Austria, acogidaestavez como una garantíacontra los abusosde los bandidosmercenariosdel Papa.Ante la amenazade una ocupación permanentede Roma,FranciaocupaAncona; puesahorano se tratabade favore-cer la fundaciónde unarepúblicaitaliana, síno de sostenerel prestigiode FranciacontraAustria, de suertequePérierpensabano ser contradictoriorespectoa sus propiosprinci-pios. Era la vieja pugnaentrelos Borbonesy los Habsbur-gos sobre los derechosde Italia. Pero en 1838, austríacosy francesesse retiraron.

12. Los polacos, que habíanvisto desaparecerpoco apoco las relativas libertades obtenidaspara ellos por elzar Alejandro, se levantaron en Varsovia (29 de noviem-bre, 1830), esperandoquecontaríancon el apoyode Fran-cia. Faltó dirección. La gentearmadase derramóa matarjudíos. Constantino,comandanteen jefe de Polonia, acon-sejabaaNicolásla represióninmediata,fingiendoparlamen-tar con Polonia. El 25 de enero,1831, la Dieta proclamala independenciade Polonia. A las tressemanas,doscientosmil rusosatacarona unoscuarentamil polacos. FranciaeInglaterra intervinieron tímidamentey sin resultado. Aus-tria se mantuvoneutral. Polonia combatióheroicamenteyconvariafortuna. El cóleradiezmabalos ejércitos. En sep-tiembre,1831,Poloniaestabaderrotada.

La Institución Orgánica,dictadaen febrerodel siguien-te año,anuló todaslas garantíasconstitucionalesqueel tra-tadode VienahabíaconcedidoaPolonia. En vano protesta-ría Palrnerston.Un “úkase”de diciembrede 1847 acabaríade borrarla fronterarusopolaca.Entretanto,la cuestióndeOrienterenacía;peroahoraelzarNicolásteníamanoslibres.

175

Page 175: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XVII. EFECTOSDE LA GUERRA DE GRECIA.PREDOMINIO DE RUSIA. REFORMAS INGLESAS

(1832-1845)

1. LA GUERRA de Grecia hizo ver al Sultán de Turquía laconvenienciade reformary europeizarsu Estado. Paraesto,condisgustode los fanáticosmusulmanes,se decidió asecu-larizar su gobierno.

Su vasalloMehemetAlí de Egipto comenzabaa sermuypoderoso. Sólo la intervenciónde las potenciashabíalogra-do impedir que se adueñarade Morea, cuando acudió enauxilio del gobierno otomanoparacombatir a los griegos.A cambiode esteauxilio, MehemetAh habíapedidoal Sul-tán el bajalatode Siria y Damasco. Como ahorael Sultánse negaraa dárselobajoel pretextode que la expedicióndeAhí habíafracasado,ésteencontróa suvez un pretextoparainvadir a Siria en 1832,aunqueprotestandolealtadal Sul-tán. Pronto los ejércitosde Ibrahim llegabanhastael murode montañasque limita el Asia Menor y avanzabandespuéshacia Constantinopla.Los musulmanesven en Ibrahim alcampeóndel Islam contrael Sultán reformistay “joven tur-co”. El Sultán tuvo que aceptarlos auxilios del Zar deRusia. Éstedeseabaapoyara Turquía,pero manteniéndolabajosu tutela.

Franciahabíacomenzadoa apoyara MehemetAhí enEgipto. Inglaterrasólo quería un pode~rfuerte en Constan-tinopla, comobarreracontraRusia,y le dabalo mismo quefuera el del Sultán o el de Alí. Francia,Inglaterra,Rusiay Turquía conciertanen Kiutayeh (8 de abril, 1833) unapaz con Alí, entregándolelos bajalatosqueambicionaba,ynombrandoa Ibrahim gobernadorde Adana. Poco después,Rusia y Turquía forman una alianza ofensiva y defensiva(Unkiar Skelessi,julio, 1833). Rusiase reservael derechode interveniren los negociosturcos,y aunde pedir, en casodado,que los Dardanelosse cierren a la navegacióninter-176

Page 176: Alfonso Reyes. Obras Completas V

nacional. Franciae Inglaterraaceptaronde mala ganaestetratado. Los interesesde Inglaterray los de Rusia en ehOriente podíanchocaren cualquiermomento.

2. En tanto,y con motivo de la cuestiónde Bélgica,Ru-sia, Prusiay Austria creanuna liga frente a las tendenciasliberales de Franciae Inglaterra(Berlín, 9 de marzo;Mün-chengr~tz,18 de septiembre,y Berlín, 15 dt octubre,1833).Estaliga es unaespeciede renovaciónde la SantaAlianza.La triple liga habíade estar,en Portugal,por D. Miguel; enEspaña,por D. Carlos. En cambio, Franciae Inglaterraestarían,en Portugal, por María Gloria; en EspañaporCristinae IsabeL Pero Palmerston,el ministro inglés, des-confiabade Franciaen estosnegocios,y la excluyódel con-venio que llegó apactarcon los liberales de ha Penínsulaibérica. Franciase hizo admitir al fin, y así,entreEspaña,Portugal, Inglaterra y Francia, se formó una CuádrupleAlianza de nuevocuño (22 de abril, 1834). Con todo, losdospoderesprotectoresnuncalograron enterderseparaapo-yar a sus protegidos.

La posibilidad de un choqueentre Rusia e Inglaterra,con motivo de sus interesesen el Asia Central, iba poco apococaminandohacia un arreglo. Por otra parte,la cntenteentreInglaterray Franciatenía algo de artificial y violen-to. Además,Luis Felipe de Franciaexperimentabala nece-sidad de sentirseplenamenteaceptadopor los poderescon-tinentales. Eh zar Nicolás se propusoacabarde abrir estahendeduraen la ententeanglofrancesa.

3. Y a todo esto, el crecientepoder de Mehemet Ahícortabaa Inglaterralos dos caminos principalesde la In-dia: eh valle del Éufratesy el istmo de Suez. En 16 deagosto, 1838, Inglaterra celebró un tratado mercantil conTurquía,que fue impuestoa Egipto, en calidad de vasallode Turquía. Al año siguiente,paracontrarrestarla influen-cia francesaen Egipto, sobrevinola ocupaciónde Aden. ElSultán,quehabíaestadoreorganizandosusejércitos,sedien-to de venganza,.precipitó la crisis y desafióotra vez aMehe-met Ahí. Pero Ibrahim derrotó al ejército turco el 24 dejunio, 1839, en Nessib. Poco despuésmurió el Sultán,y

177

Page 177: Alfonso Reyes. Obras Completas V

eh bajá Ahmed se unió a Ahí. Ante la amenazade unaintervenciónaisladade Rusia, los poderesse coaligan, sedeclaranprotectoresde Abdulmeyid, el sultánheredero,yamenazana Ahí. Ahorabien, Ahí estáapoyadopor Francia.InglaterravacilabaentreRusiay Francia,y al fin optóporla primera Inglaterra,Rusia,Austria y Prusia,sin notifi.carlo siquiera a Francia —que entretantohabía intentadoun arreglo separadocon la Sublime Puerta— firman, enfavor del Sultán y en contrade Ahí, la convenciónde Lon-dres (3 de julio, 1840). La convenciónofrecíaa Ahí el go-bierno del sur de Siria y eh bajalatode Acre, siemprequeconsintieraen rendirseantesde diez días.

Esto despertóen Franciaun ánimo belicoso. Francia,engañadapor has demáspotencias,quedabadesligadadelos compromisosde 1815.

Hay quesaberque el poder político, en Francia,se re-partía poraquelentoncesentredosgrupos,capitaneadospordos eminentesestadistase historiadores:Thiers y GuizotEl primero deseabaunaConstitucióna la inglesa,donde“elmonarcareina,pero no gobierna”. El segundoestabaporeh gobiernoefectivodel Reyy no queríaqueel trono fuera“un sillón vacío”.

Ante los desairessufridospor Francia en la cuestiónde Oriente—y no hayqueolvidar queFranciaheredabadeFrancisco1 la misión histórica de defensoradel Sultán enEuropa—,hubo quesaciarde algúnmodo simbólico la vagainquietud bélica que se apoderódel pueblo. Thiers hizoconstruir las fortificaciones de París,que sólo habían deutihizarseen 1870. Palmerstonse decíatranquilamentequeesta Francia de Luis Felipe, llena de burguesessostenidospor las rentasde la paz, no eraya la Franciade Napoleón,dondela castamilitar vivía del saqueode las guerras. LuisFelipe no quiso ir demasiadolejos y sustituyóel GabineteThierspor el GabineteGuizot (1840). Perocontinuóla mo-vilización, porque —explicó a las potencias—erala mejorforma de disciplinar a los sans-culottes.Guizot gobernaríamanoa manoconel Rey duranteocho años. Aunqueper-sona honorable,fundó su gobierno en principios más quediscutibles,procedióa persecucionesde policía y reprimió

178

Page 178: Alfonso Reyes. Obras Completas V

a ha prensa.Se negóa favoreceral obrero,y tambiéna ex-tenderel sufragio, alegandoque en todaFranciano habíacien mil personascapacesde votar condiscernimiento. Asíse phanteóun futuro levantamientopopular.

Eh Zar, en tanto,procurabarobustecerha alianzaanglo.rrusa. Y los ejércitoseuropeospronto redujeronaMehemetAhí, obligándoloa renunciara suspretensionessobreSiria,y ofreciendousarsu influencia ante la Puertapara asegu-rar, a él y a sus herederos,el gobiernode Egipto (25 denoviembre,1840).

Franciano pudo hacernadapor MehemetAhí, aunquetrató despuésde ser inchuídaen la convención,conel apoyode Metternich,ya muy celosoal ver que has cosasse resol-víanen Londresy no en Viena. Por convencióndel 1~dejulio, 1842,los estrechosdel Bósforo y los Dardanelosque-daron cerradosa los barcosde guerrade todaslas naciones.Estaconvenciónfue renovadamástarde. La preponderanciade Rusiaaumentó,y Metternichquedósustituídopor eh ZarNicolás.

4. Austria, donde a Franciscohabía sucedidoFernan-do (1835), se encontrabatambiénapocadaante la políticaprusiana. La Unión Aduanerade Prusia, el Zoilverein,triunfaba sobrela Dieta, como triunfa el interés sobrehasinstitucionesconvencionales.Entre1834 y 1836,se habíanunido al Zoilverein —bajo Prusia—,Baviera,Wurtemberg,Sajonia,Turingia, Baden, Nassau,ha ciudad de Francfort.Y lo quePrusia ganaba,lo ganabapor eh momentoRusia,porque ha influencia del Zar fue grande sobre FedericoGuillermo III y su sucesor,FedericoGuillermo IV. Y elZar contabatambiénconInglaterraen los primerosañosdela eravictoriana.

Inglaterra,cortejadapor Rusia,lo eratambiénpor Fran-cia, queempezabaa sentirsesola. A esto,el Zar, tratandode tranquilizar por completoal gobierno inglés respectoasus miras en Oriente,sólo consiguióponerlo de nuevo des-confiado (1844). EntoncesLuis Felipe se resolvió —añode 1845— asacrificarsu política sobreel nortede Africa,en arasde la amistadinglesa. (Porquela cuestiónde Ma-

179

Page 179: Alfonso Reyes. Obras Completas V

rruecoshabíasido causade ciertos rozamientosentreIngla-terra y Francia.) Al año siguiente,Palmerstoninicia unapolítica antirrusa,cuyo término serála invasiónde Crimea.Con todo, no puededecirseque renacierala ententefranco-inglesa. Luis Felipe sobreponíasus convenienciasfamilia-res a las de Francia,y su actitud habráde sercontraria aInglaterracuandóeh asuntode los “matrimoniosespañoles”.Algún documentocontemporáneopresentaeh “sistema” deLuis Felipe como una corte disolutae hipócrita. Su resis-tenciaa escucharlos anhelosdel trabajo lo hizo singular-menteimpopular. Louis Blanc, al organizarsu programasocialista,prestaarmasah descontento.

5. Conviene recordarlo que veníaaconteciendoen In-glaterra,cuya historia interior, duranteel siglo xix, esunaserie ininterrumpida de reformas,gracias a has cuales sesorteóacaso una revolución súbita como la francesa. Sussecularesinstitucioneshabíanquedado,en efecto, quebran-tadaspor la tempestadnapoleónica.Si desdefines del si-glo XVII! estadistascomo Burke y Pitt (Chatham),o agita-dores radicales como Paine y Wihkes abogabanpor loscambiospolíticos, los excesosdel Terror,en Francia,habíanhechobajarlos bonos de la democracia.

Pero ha nuevaclasç de manufacturerosy comerciantessuscitadaporla revoluciónindustrial se encarabaahoraconha vieja aristocraciade terratenientes,apoyadahastaciertopuntopor los trabajadoresen su luchaparaobtenerel voto.Con ha obtención del voto, decía el periodista Cobbett, seobtendránautomáticamentetodashasdemásconquistasanhe-ladas. El malestareconómicoquesucedióa las guerrasna-poleónicasfue canalizadohaciala pugnaen favorde larefor-ma parlamentariapor los radicalesCobbett,Placey Owen.

El malestary los desórdenescallejerosya habían obli-gadoal gobiernoa suspenderen 1817 el derechode habeascorpus,garantíaconstitucionalde la persona.A los dos años,la fuerzadisolvió unamanifestaciónpopularen la plaza deSt. Peter (Matanza de Manchester,o Peterloo), a la quesucedieronlas Seis Actas, que reducíanlos derechosde ex-presióny reuniónpolítica. Eh partido gobernante,Tory, des-

180

Page 180: Alfonso Reyes. Obras Completas V

oía las peticionesde reforma. La Revoluciónde Julio pudocontagiarsea los descontentosde Inglaterra,quienessoña-banya conbarricadascallejerasa la francesa.

JorgeIV murió en 1830y fue sucedidopor suhermanoGuillermo IV. En las eleccionesque siguieron ah corona-miento, el partido Tory salió muy desmedrado.El jefe delGobierno,Wellington, se opuso decididamentea todarefor-ma y se declarópesimistarespectoa la educaciónpolíticade has masashumanas.La coalición del descontentolo echóabajo,y eh gobiernopasóamanosche los Whigs (1831),conGrey a la cabeza,quien en vano quiso hacer aprobar unReforrnBill contrala conjuraciónde los Tories, y tuvo quedisolvereh parlamento.

Lasnuevaseleccionesson famosasen la historia inglesa.Significaron un triunfo aplastantede los Whigs. Lord JohnRussehlpresentóeh Acta de Reformaa los Comunes,que laaprobaron. Los Lores,por supuesto,la rechazaron.La in-dignación nacional estuvoa punto de desataruna revolu-ción. El Rey se negó a la maniobraque se le aconsejaba:nombrar un número suficiente de nuevos pares,a fin dehacer pasar eh Acta en la Alta Cámara. Grey renunció.Wellington fracasóen suintento de crearotro gobierno. ElRey se resolvió a usar del subterfugio,pero apenastuvotiempo paraanunciarlo:los paresprefirieron ceder, ausen-tándosevoluntariamenteun centenar de opositores. Y laReformafue aprobadael 4 de junio, 1832. Es un hito dela historia británica, tan importante como ha Revoluciónde 1689. Una nuevaclase,entraen el gobiernode ha nación,paramantenerloen susmanoshastacomienzosdel siglo xx.Una vez admitido un cambio,la aristocraciainglesano vuel-ve mássobresus pasos:esconservadora,no reaccionaria.

Este acto abre una era de transformaciones:aboliciónde la esclavitud(1833), leyessocialesde la pobreza(1834),Acta de Reforma Municipal (1835), leyes sobreprisiones,leyes del correo barato (1840), reformaseducativas,fabri-les, mineras, sin las cuales el trabajo hubieramuerto deextenuación.

18 de septiembre,1919.

181

Page 181: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XVIII. LAS REVOLUCIONES DE 1848

A. ANTECEDENTES

1. Los TREINTA años de paz producíansus frutos. El des-arrollo material habíasido enorme,y todo crecimientoeraentoncesun progresodelespíriturevolucionario. Metternich,comoes sabido,no temíaya tantoa “la ligeraFrancia”comoa “ha perseveranteAlemania”, y éstacomenzabaya a po-nerseamenazadora.De Italia, Metternichno hacía caso. Yfue en Italia dondeel entusiasmoy la constanciase unieron,haciendode ella, másaúnquede la misma Francia,el ver-daderofoco revolucionariode 1848.

El añocomenzóconnovedadesen todaEuropa. En ene-ro, Palermosealzacontrael Rey de Ambas Sicihias;Milánse inquieta con “la querella de los cigarros” (cuando lossoldadosreciben orden de echarbocanadasde humo a lacarade los pasantes,quese negabana fumar tabacovenidode Austria); el 9 de febrero,Munich está en ebullición acausade la bailarina Lola Montes,promovidaal rango deCondesade Lansfehdpor suenamoradoel ReyLuis 1 de Ba-viera, pronto obligado por la opinión a expulsarla de lacorte. Pero fue ha caída de Luis Felipe lo que trastornóal mundo, poniendode paso en gran peligro la suertedeAustria. Ésta dominaba y oprimía a Alemania y, sobretodo,a Italia. Alemaniaqueríasu unidad, primero inclu-yendo en ella a Austria, y luego, sin contarcon Austria.Italia anhelabahibrarsedel yugo austríaco:¡la Italia lim-piade bárbaros,queya decíaMaquiavelo! En los dominiosde los Habsburgos,ha revolución liberal, queparalizó algúntiempo ah gobiernovienés,dejó libre juego a las nacionali-dadesde aquelimperio mal fraguado. Susdistintasnacio-nalidades,en lugar de entenderse,lucharon unas contraotras;y el antiguoamose aprovechóde sus disidencias.

En Italia, ha inquietudteníamuchosnombres:cosmopo-litismo, nacionalismo,socialismo,liberalismo. Perohabía

182

Page 182: Alfonso Reyes. Obras Completas V

un puntoen quetodoslosrevolucionariosseponíande acuer-do: el anhelode la unidaditaliana, calentadoal fuego delodio por eh tudesco.En estedescontentomudo,todoscreíanver comphots,y como explicaba el Embajador Chateau-briand, no había más que el malestarengendradopor lapugna entreuna sociedad decrépitay una sociedadnue-va (1827)- La Revoluciónde Julio habíaexaltadolos áni-mos. El Presidentedel Gobiernode ‘Bolonia pronto se atre-veríaa comparar“las seismemorablesjornadasde París”con los SeisDíasde la Creación. Mazzini lograrácomunicara las esperanzaspolíticasunadignidady unaintensidadre-ligiosas. Contraha presión conservadorade los gobiernos,Mazzini suscitael fermento revolucionario de todaEuropa.Su joven Europa comprendeuna Joven Italia, una JovenSuiza, unaJovenPolonia, y acasoconfía en la alianza delos eslavosdel sur contra Austria. En Italia, provoca agi-tacionesconstantes(1833, 1834,1837, 1842, 1843, 1844).

Corno cadanuevolevantamientono hace másque sacri-ficar patriotasy exacerbarlas crueldadesde la policía, seformó un nuevopartido, tambiénpatriótico,bajo la capita-nía de Gioberti. Éste,inspiradoen la resignaciónde SilvioPellico, eh mártir de Spiehberg,buscabamásbienha libera-ción a través de un papacapazde ponerseal frente de laconfederaciónitaliana y mediantearreglosy procesoslega-les. Por otra parte,ha confederaciónsoñadapor Giobertise oponíatambiéna ha repúblicaunitariaqueconcebíaMaz-zini. En todocaso,polémicascomo las encarnadasen estosdosnombres,y tambiénel de Balbo —queprocurabamori-gerareh celososentimientoantifrancésde Mazzini y ha des-atadafuria antifrancesade Gioberti—,así como las reunio-nes anualesde sabiosinauguradasen Pisa eh añode 1839(geógrafos,economistas,agrónomos,filólogos y hastafinan.cieros) ciertamentecumplían el propósito de ir preparan-do la educaciónpolítica del pueblo italiano.

Las reformasofrecidaspor el PapaGregorio XVI nohabíansido cumplidas. Cuando,en 1837, francesesy aus-tríacosdesocupana Italia, la SantaSedesequedasolaanteel sentimientogeneral. Las sociedadessecretasse desarro-llan activamente,pueseh sentimientode la conspiraciónfas-

183

Page 183: Alfonso Reyes. Obras Completas V

cina a los hombresy parecedar a su existenciaun objetivosuperiorque la alivia del aburrimientocotidiano. De 1843en adelantehayun estadode insurrecciónlatente. En 1846,ala muertede Gregorio XVI, Pío IX aparecea los ojos delpueblocomo un papaliberal y es acogidocon entusiasmo.Estepapaconcedeen efecto algunasreformas. Pero Aus-tria no queríaver a Italia reconstruída,y sus tropas,concualquierpretexto,ocupanFerrara(27 de julio, 1847). ElPapaprotestó. Inglaterray Francia, interpretandosu pro-testa,enviaron en su auxilio varios escuadronesa ha bahíade Nápoles.TambiénCarlosAlberto, eneh Piamonte,se ma-nifestarádispuestoa ayudaral Papay a prescindirde suaversióna los métodosconstitucionalesen bien de Itahia

2. En Austria, bajo el cetro de los Habsburgos,habíavenido a reunirsehastauna docena de naciones,represen-tantesde mediadocenade razaspor lo menos. Su políticaideal era la estabilidadabsoluta,política grataah tempera-mento del Rey Franciscoy sostenidacuidadosamenteporMetternich,pero que acabaríapor alejar a Austria del res-to de Alemania. El podercentral,por su mismo empeñodeestabilidadabsoluta,se fue debilitando,y ante él comenza-ban a alzarselos nacionalismoshastaentoncessujetos. ElRey Franciscohabíaponderadoen estos términos maquia-vélicos las ventajasde un Estadoheterogéneo,ante ciertoembajadorfrancés:“Pongo a húngarosen Italia y a italia-nosen Hungría Cadauno vigila a su vecino. No se com-prenden,y se detestanentre sí. De sus antipatíasnace elorden;y de susodios recíprocos,la paz general”. Pero estadeclaraciónengañosaapenasprecedióunos añosa la apari-ción de negrosnubarronesen los horizontesdel Imperio.

En Hungría,el sentimientomagiarsemezclabacon el li-beralismoa ha inglesa. La población mixta de Transilvaniasimpatizabacon Hungría. Las Dietas proponíany a veceslograbanreformas inspiradaspor el antiguo y ya imposi-ble sistema. Luis Kossuth,periodistay orador, propagabalas ideasoccidentales.El movimientohúngaroencarnóen lalucha contra el sistemaaustríacode tarifas. En Bohemia,cundíanel movimiento checoy los idealespaneslavospre-

184

Page 184: Alfonso Reyes. Obras Completas V

dicadospor Carl Havhicek. Los servios,eslovenos,cróatasy dálmatasintentabanfundir sus anhelosen el ilirismo deLjudevit Gaj, y se oponíana las pretensionesmagiaresdelmismo modo que los magiaresse oponíana Austria. Losalemanesde Austria, por suparte,eranconservadoresy sóloadmitían la unificación de Alemania en eh supuestode queella quedarabajo eh cetrode los Habsburgosde Viena. Supolítica era, hastaaquí, la de Metternich. Pero, en lo in-terior, también se había apoderadode ellos eh “demonioconstitucional”,y aunquetoleraronel antiguo régimenbajoel “buen KaiserFrancisco”,no así bajo su sucesory la Re-genciaquelo asesoraba.Metternich no percibió estecambiohastael 13 de mayo, 1848, cuandoen Viena misma estallóla revolución. La agitación agraria habíade ser eh motorrevolucionariomásintenso.

Por lo pronto, Metternich jugaba a la balanzaentre ehmagiarismode unos y eh eslavismo de otros. Y eh propioGranMagiar, CondeSzechenyi—aunquese dabacuentadeque los húngarosestabansolos en el mundo, mientrasque“casi todashas poblacionesque forman partepohíticamentede Hungría cuentan,allendelas fronteras,con hermanosysimpatizadores”—,reconocía ante la Academia Húngaraqueel eslavismoera una reacciónlegítima contra los exce-sos del magiarismo. Pocos sospechabanque el despertareslavo entrañaseun peligro intelectual para la influenciaalemanao un peligro político parala dominaciónaustríaca.

En 1846, los polacosse levantaronen Galitzia. En vezde seguireh caminode sustriunfos, quisieronforjar unare-pública en Cracovia. El Coronel Benedeklos derrotó casipor sucuenta. En estacortahucha,eh rencor de los campe-sinos rutenoshacia la noblezapolacademostróque existíaya un sentimientoconscientede las clasessociales. Pareceque solamenteen Tarnov los labriegosmataron a mil qui-nientosnoblesy, naturalmente,se declararondespuésresuel-tos a no trabajarmásbajo eh sistemafeudal en quevivían.El Emperadortuvo que abolir las cargas más graves quepesabansobre los rutenos, lo que equivalía a premiar susatrocidadesy matanzasa ojos de las clasesconservadoras,que manifestaroninmensaalarma. Eh gobierno,ante esto,

185

Page 185: Alfonso Reyes. Obras Completas V

retiró todas sus concesiones,y los labriegosrutenosqueda-ron en categoríade “pólvora seca” (lenguajequeusaráundía Guillermo II de Alemania),paraardera la menorchis-pa. La unión del movimiento agrario y eh nacionalistade-terminaronla ruinadel antiguosistemaaustríaco.

3. En Alemania, los sucesivosintentospara aplacarelespíritu liberal -que intermitentementese confundíaconel espíritu de unificación nacional— sólo habían logradomantenereh ánimo despierto. En la fiesta de Hambach(Ba-viera renana,1832), se produjo algo semejantea lo acon-tecidoen Wartburg, 1817, y eh pabellónnegro, rojo y orofue aclamadopor 25,000asistentes.Ante ha audaciade losradicales,los gobiernossepusieronalerta. Y un buendía,de común acuerdo,decidieronemprender,contratoda ley,unacampañade represiones.La Dietadejóentoncesde cons-tituir un organismoaparte,para transformarseen agenciade los príncipesalemanesy utensilio de sus gobiernos. LosliberalesBoerney Hemeemigrarona París. En 1837, ehRey de Hanoversuspendiósu Constitución. Los liberalessolicitaronen vano de la Dietaha intervenciónde las fuerzasconfederadas,y entoncespensaronen acabarcon la Dietay sustituirlapor un gobiernoavanzadoparatoda la nación.Eh nacionalismo,en su forma antifrancesa,tuvo un desper-tar cuando,en 1840, ha prensaparisiense,exasperadaporel tratadode Londres,hablóde recuperarha margenizquier-da del Rin. (Estetratado,entreInglaterra,Austria, Prusiay Rusia,paraoponersea las pretensionesde MehemetAhí,apoyadopor Francia,determinóde partede éstaun resenti-mientoqueestuvoapuntode quebrantarha pazde Europa.)El nuevo monarcade Prusia, Federico Guillermo IV, dequien dependíaesafaja del Rin, ganópopularidadparasunacientegobierno con sólo apoyarestos sentimientosanti-francesesy felicitar a Becker,autor del Rin ale,nán,unade hascancionespatrióticasquesalieronpor esosdías. Otra,La Guardia del Rin, de Schneckenburger,seríael cantona-cional de 1870;y otra en fin, Alemaniasobretodo, de Hof-fmann de Faihersieben,el de 1914.

Aunqueentre la clasemuy respetadade los profesores

186

Page 186: Alfonso Reyes. Obras Completas V

universitarioslas ideasnacionalistassolían asumirun sesgoliberal, eh imperialismo filosófico de Hegelprestabaarmasal otro imperialismofuturo. Y aunqueRanke,consercon-servador,era demasiadobuenhistoriadorparaponer la his-toria simplementeal servicio de las propagandas,ya su dis-cípulo Sybel pretendíaescribirla historia cuin ira et studioy conmiras a los problemasdel país;y Droysen,otro his-toriador, trasde examinareh imperialismomacedónico,so-ñabacon la unificación de todos los alemanesdel mundo.Gervinus,en su célebreHistoria de la literatura ~voéticadelos alemanes,queríaque las letras fueran, sobretodo, ins-trumentode la idea nacional. A una inspiraciónsemejanteobedecieronlos diversoscongresoscientíficos y filosóficos(1822,1828), y el de germanistas(juristas, historiadores,lingüistas) reunidoen Francfortbajo la ilustre presidenciade Grimm.

Por esosaños,la disputasobrela sucesiónde los Duca-dosde Schheswigy de Holstein—queteníatambiénsu fondode rivalidad lingüísticaentreel alemány el danés—apasio-nabaa Alemania,por unaparte; por otra, excitabahastala fiebre los sentimientosescandinavos.

A fines de 1845,FedericoGuillermo IV, sin percatarsede queel momentoerainoportuno,habíaqueridohacerunexperimentoconstitucional, formandouna Asamblea Cen-tral con sus Dietas provinciales. El 13 de febrero, 1847, apesarde los consejosen contrariodel Zar y de Metternich,convocóla Dieta unida. Pronto se vio que ni el Rey era~capazde dar lo que pedíael pueblo, ni éste parecíadis-puestoaceder. Y la Asambleasólo sirvió paraprepararelterrenoa la revolución. Sólo faltabaha chispade París.

4. La GranBretaña,en tanto, a pesarde haber,conce-dido la emancipacióncatólicaen 1829,seguíaavueltasconel problemade Irlanda. En 1840, O’Connehl reclamó denuevoel Parlamentoautónomopara Irlanda. Pero el viejotribuno acasono respondíaya a la nueva temperaturaro-mánticade la política, ni acertabaa reclutar las voluntadesde los elementosno católicos. Las letras evocabanrecuer-dos de la pasadagrandeza,y los periódicosmarcabanpers-

187

Page 187: Alfonso Reyes. Obras Completas V

pectivas al porvenir. La Joven Irlanda, del poetaThomasOsborneDavis, se alejabade O’Connehladoptandoun pasomásresuelto. Unos estabanpor la acciónlegal; otros, porla acciónfísica.

En la isla mayor,en cambio, ingleses,escoceses,gale-ses, marchabana un paso y, a pesarde la miseria de suproletariado,merecíanla admiraciónde los continentales.Los inglesesvivían algo desentendidosdel restode Europa,a la queconsiderabana travésde una lente de prejuiciosmáso menosjustificados. Ofrecíanrefugio y tranquilidada los desterrados,pero los abandonabana sus fuerzas.Porexcepción,el prestigio personal de Mazzini había logradofundir el cercode hielo. “Los radicalesingleses,a ejemplode su maestroBentham, mezclabanel ardiente patriotismobritánicoy el odio al imperialismo.” Y el ministro Palmer-ston encarnabaaquel sentimiento de ensanchemundial enque se juntabanel interéseconómicoy quién sabequévagapoesía. La estrella de Palmerstoncomienza a ascenderen 1840, a pesarde que la ReinaVictoria no lo veía conbuenosojos, y culmina en 1846. Pahmerstonconsiderabacondesdénhas cosascontinentales;pero, anteha actitudpocoamistosade Francia,quecoqueteócon Austria en el asuntode “los matrimoniosespañoles”,fue capazde movilizar con-tra ambosgobiernostodaslas fuerzashostiles,en Italia, enSuiza, aunquesin comprometerninguna ayuda militar, loqueaprobabantodoslos partidos ingleses.

5. Lo curioso es queLuis Felipe de Francia,en vísperasde la revoluciónquehabíade costarleeh trono, se creíamásseguroquenunca. Desdelos días de Guizot (1840), el go-bierno francésprocurabala paz en el exterior,y asimismoen el interior, sofocandotodoslos intentosde reforma. To-davía Casimir Périer defendíaa Bélgica contra los holan-deses(4 de agosto,1831), u ocupabaAncona paradetenerel avanceaustríaco(febrero,1832). PeroGuizot asumióelaire de enemigode los movimientosnacionalesen Italia yen Suiza. Y esto,en plenaprimaverade entusiasmosnacio~nahistas,filosóficos y literarios. Por aquellosdías,en efec-to, los grandespaíseseuropeoseranexaltadosa la categoría

188

Page 188: Alfonso Reyes. Obras Completas V

de “pueblo elegido” por sus respectivosescritores. Tal ha-cíanMichelet, paraFrancia;Mickiewicz —desdesurecientecátedradel Colegio de Francia—,paraPolonia; Hegel, en-tre otros, para Alemania; Gioberti y Mazzini, paraItalia;Karamziney los Kirieyevski, para Rusia; Carlyle, para ehlaboriosoJohnBull, herederodel silencio de los romanos.Aun Rumaníaevoca la sombra de Trajano, y Portugalre-clama su sitio por bocade AlejandroHerculano.

Pocoapoco, Guizotse hizo impopular. Luis Felipenun-cahabíasido Reyde los franceses,sino de unaclasesocial.Périer, cuandola huelgade Lyon (1835) —primerospasosdel socialismo—,perdió la oportunidadde unir a la coronalos interesesde los obreros. Entoncesel comunismose con-virtió en fuerza popular. Saint-Simony Fourier acaso noejercieronaccióndirectasobrelasmasas,pero sí Louis Blancconsu “organizacióndel trabajo” y el “derechoal trabajo”.Ya no era aquél un movimiento puramentepolítico, sinounarevolución social.

Y el Reysólo teníaojos paraver supequeñaintriga par.lamentaria,y sólo tenía manospara procurar, a través deella, eh gobierno personal. Tal habíasido la causade surompimientoconThiers; tal es la causade todos los cam-bios sobrevenidosen el ministeriode 1836a 1840. La “mo-narquíarevolucionaria”no tendríaen adelantemáspolíticaque la resistencia,y trataríade mantenerseen las tradicio-nesdinásticasde Luis XIV. Así pudoversecuandola cues-tión de los “matrimonios españoles”. La alianza franco-inglesa,mantenidaa pesarde todo durantecinco años,sequebró entonces.

6. La ReinaIsabelde Españay su hermanaLuisa eran,para 184.6, jóvenescasaderas.La ReinaRegente—Cristi-na— deseabacasarlascon príncipesfranceses.Pero las po-tencias,sobretodo Inglaterra,insistíanen la inconvenienciade crearuna unión familiar demasiadoestrechaentre hascoronasde Españay Francia,queya se habíaconvenidoensepararpermanentementesegúnel tratado de Utrecht (11de abril, .1713). Inglaterra se manifestabadispuestaa to-lerar que uno de los Borbones,descendientesde Felipe Y,

189

Page 189: Alfonso Reyes. Obras Completas V

contrajeramatrimoniocon Isabel; y, en caso de que estematrimonio tuviera un hijo, no pondríaobstáculoal enlacede Luisa conel Duque de Montpensier,enlacequeLuis Fe-lipe deseaba.Ah fin, rechazadosalgunoscandidatosparaIsabel, quedaronsolamentedos: Franciscode Asís, Duquede Cádiz, patrocinadopor Francia,y su hermanoEnriqúe,patrocinadopor Inglaterra.

Es creíbleque Isabelprefiriera aEnrique;pero su ma-dre veía conrecelo las relacionesde Enriquecon los “pro-gresistas”,y ahora comenzabaa inclinarsepor un tercercandidato: el Príncipe Leopoldo, un Coburgo. Inglaterraprefirió dejarque ha misma ReinaRegente,Cristina, ehigie.ra entre los trescandidatos.Guizot aprovechóel instantepara declararque la convenciónsemi-privadacon Inglate-rra quedabarota, dadaha neutralidadde éstaante ha can-didaturadel Coburgo,y logró el matrimonio simultáneodeIsabelconFranciscoy de LuisaconelMontpensier.De Fran-cisconadieesperabaherederos,eracosasabida. La dinastíafrancesahabíadadoun pasoadelante;pero ha enlentecor-diale entre Inglaterra y Franciase deshizo,con desmedroparalos interesesdel pueblo francés. Ridículos azaresim-pidieron quese reahizarala maniobrade Guizot, pues,porlo pronto,FranciscodeAsís no pudoconsumarel actoque loestablecíaen sus derechos—la diplomaciano habíaconta-do conla naturaleza—,y dejó el sitio ah hermosoGeneralSerrano.Isabel se inclinó entoncesah ladode los progresis-tasy restauróla influenciainglesa. Palmerston,el Ministroinglés, quedabaen guardiapara devolverha jugadaa LuisFelipe.

7. Pronto se presentóla ocasión. Suiza se había orga-nizadoen RepúblicaHelvéticadesde1798. Pero la reaccióncontra has teorías francesas,también contra las tentativasmilitares y el espíritu napoleónico,hacenque Suizavuelvaal fraccionamientocantonal. SuConstituciónreposabaen lagarantíade Europa,segúnlos tratadosde Viena queya co-nocemos. Los trastornosinternospodíandar pretextoa unaintervenciónde las potencias.Luis Felipe, aislado en razói~de suenfriamientoconInglaterra,trata de acercarsea Aus-

190

Page 190: Alfonso Reyes. Obras Completas V

tria y a los poderesconservadoresparaintervenir en Suiza.Aquí ha huchaentreliberalesy conservadoresse habíaexacer-bado, y se complicabacon una pugna religiosa entre loscantonescatólicosy elpartidoliberal centralizador.En 1843,siete cantonescatólicosse unieron,bajo la capitaníade Lu-cerna (Sonderbund)pararesistirsepor las armascontrahasreformasliberales.

Se trató de expulsarentoncesa los jesuítas,que habíanpreparadoestareacción,y en 1845 ha guerracivil se hizogeneral. A los dos años,los cantonescatólicospiden auxilioaEuropacontraha AsambleaFederald~eBerna, fundándoseen los pactosde Viena. Luis Felipetoma bajosu protecciónel movimientoultramontano.Y ya tratabade intervenir, deacuerdocon Austria, cuandola diplomaciade Pahmerstonda esperanzasa los liberales suizos. La Asambleadisuelvela Liga Cantonaly expulsaa los jesuítas; pero Luis Feli-pe no se atrevéahacernada,y Metternich,sin Luis Felipe,tampoco. En tanto, la AsambleaFederalcondenaformal-mentea los cantonesrefractarios,quede nuevoacudena laspotencias.Guizotpideunaconferenciaeuropea.Palmerstonseda cuentade que los liberalessuizosrepresentanel par-tido másfuerte, y dejapasardiez díasantesde contestarlainvitación de Guizot Al fin contestahaciendocontrapro-posiciones,y ah mismo tiempo su representanteen Bernaaconsejaah Gobiernosuizo queprocedacon ha mayor pron-titud. El 26 de noviembrePahmerstonaccedea la invitaciónde Francia. Pero ya dosdías antesLucernahabíacaídoenpoder de los liberales. El Sonderbundhabíapasadoa lahistoria. La “Monarquía liberal” de Franciano habíahe-chomásque exhibirseen falsa postura,obrandocontra losúnicosprincipios quehubieranpodido fortalecerla. Como,ante ha presión de las potenciascontinentalesen favor delSonderbunó,la Asambleahabíacontestadoorgullosamente,declarandoqueresolvería tanto mejor sus propios proble-mas cuantomás se respetasesu independencia,se desarro-lla, fortalecido por eh éxito, un sentimientopatriótico quecontribuirá no poco a vencerlos obstáculosoriginadosporlas diferenciasde lengua,religión y política.

191

Page 191: Alfonso Reyes. Obras Completas V

B. LAS REVOLUCIONES

8. En tanto,cundíaen Franciael movimientosocial. LaMonarquíade Julio sólo habíaaccedido a tres reformas:los Consejosde Distrito, la educaciónprimaria, el sistemacarcelario. La mayoría parlamentariaera fruto de la co-rrupción. Eh Rey, segurode su Parlamento,no veía la agi-tación crecienteen has calles. La comenzaronlos burgue-ses, todavía leales a ha Corona. Pronto, con la celeridadordinaria en estos casos,la encabezabanya republicanosysocialistas. La revolución se inició con un motín en tornoa un banqueteprohibido por la autoridad (22 de febre.ro, 1848). La Guardia Nacionalfraternizó con el pueblo.Cayó Guizot y hubo iluminacionesen París.

Pero los republicanosno podían desperdiciartal oca-sión, y el 23 atacaronel Ministerio de NegociosExtranjeros,dondevivía Guizot. Hubo algunasmuertes:sirvieron parapropagarla causacon su patéticaelocuencia. En vano elGobiernose apresuróahacerconcesiones.Medio Paríspe-día la RepúblicaSocial. El 24, eh Rey abdicó en favor desu nieto, el Conde de París,y abandonólas Tullerías. LaCámara,ya sin poderes,proclamó Rey al Conde de Pa.rís. Eh puebloinvadió la Cámaragritando:“~Abajola Mo-narquía!” Los diputadosrepublicanospropusieronun go-bierno provisional. Entretanto,un gobierno rival se habíainstaladoya en el Hótel de Ville o palaciomunicipal. Am-bos se pusieronde acuerdo. Se proclamó la Repúblicayse convocóunaConvenciónNacional.

Los burguesesliberales veíanahoracon respetoel ad-venimiento de la República,y los republicanostemblabananteel socialismo. Por el momento, la banderatricolor deLamartine parecíaganar sobre la banderaroja de LouisBlanc, pero los republicanossocialistasobteníantriunfos.Pronto se decretóel establecimientode los TalleresNacio-nales. El 28 hubo un motín queexigíala “organizacióndeltrabajo” y la creaciónde un Ministerio del Progreso. Laondacrecientedel socialismocomenzóa ser contenidaha-cia mediadosde abril. La ConvenciónNacionalresuhtófor-madapor unamayoríade moderadosy unaescasaminoría

192

Page 192: Alfonso Reyes. Obras Completas V

de socialistas,aunqueaúnquedabanreaccionarios.El Du-que de Wellington se decía que, a haber otro Napoleón,aquél era su momento. La lucha del gobierno republica-no moderadoy del socialismo continuó entre accidentaleschoques.

Los Talleres Nacionalesse vieron atestadoscon másdecien mil obreros,alos queno eraposibledar trabajo. Pron-to se reclutó así un ejército de descontentosque, aunquepensic‘.ados a franco diario por el Gobierno,vagabanporel Campode Marte en esperade un audazque los azuzara.En junio, ha Asambleaordenósalir de París a los obrerosprovincianosy declaró cerradoslos Talleres. Del 24 ah 26de junio la cuentase liquidó sangrientamente.El socialis-mo quedóderrotado. La Asamblease consagróa redactaruna nuevaConstitución,que fue proclamadaen noviembre.Aunque ella establecíala división de poderes,todavía de-jaba mucha fuerza ah Presidente,como jefe administrativoy militar, sobretodo si el cargollegabaa recaeren un nom-bre ilustre. Y, en efecto,fue electo Luis Napoleón,hijo delRey de Holanda y sobrino de Napoleónel Grande. Teníaun nombre ilustre; ofrecía restaurarel orden; Francia hedio la bienvenida. (Diciembre de 1848.)

9. La revoluciónde Franciacomenzadaen febrero,1848,fue un simple episodio de la conmociónque agitó a todaEuropa, desde Irlanda hasta el Danubio. La habían pre-cedido y acompañadocomo hemosvisto el triunfo de losliberales en Suiza y las revolucionesde Nápolesy Paler-mo. Pronto sobrevinola proclamaciónde unanueva Cons-titución en el Piamonte. En Austria, y aunen Alemania eItalia, ha historia de estemovimiento es ha historia del fra-caso austríacoante los anhelosliberales y nacionales,y dela ‘inesperadareorganizaciónde los reaccionarios,debidaa la rivalidad entrelas distintasmasasrevolucionarias.

En Viena, los levantamientosde Gahitzia hacíanque laopinión prefirieraya “un infiernoconstitucionalaun paraí-so absolutista”. En Hungría,dondea ha sazón la Dieta dePresburgodiscutíaun plan de reformasmoderadas,Kossuthpronunció un discurso por la autonomíaque produjo un

193

Page 193: Alfonso Reyes. Obras Completas V

efecto eléctrico. Ahora se hablabade fraternizaciónentrehasdistintasnacionalidadesaustríacas,nuevo ideal que lu-chabacontraeh antiguoprincipio de ha germanización.Esteprincipio, en rigor, había perdido su valor para Austria,por cuantolas tendenciasnacionalesde la misma Alemaniahicieron ah fin de la germanizaciónun dogmamáspropia-mentealemánqueaustríaco.

En Bohemia(Praga,11 de marzo,1848), hubo un mo-tín nacionalista. Al mismo tiempo, los representantesdelAustria inferior pedíanen Viena quese convocaraa los de-legados de las Dietas provinciales para que interviniesenen las finanzasdel Imperio. El Gobierno accedetímida-mente,lo que fue dar un incentivo a los inquietos. Entoncesestallóen Viena un alzamientode obrerosy estudiantes(13de marzo). La turba invadió la Salade la Dieta; Kossuthpronuncióotro discurso. La Dieta, apremiada,aceptóel pro-gramapopular. El alzamientocreció en revolución. Eh 13de mayo, Metternich presentósu renunciay escapóa todaprisa. Con él cayó un régimen, pero él ya no hubierasido capaz de salvarlo. De sus antiguasdotes sólo he que-dabaya ha facultadde hacerbuenasfrases.

En Pestse habíaorganizadoun Comité de Salud Públi-ca, y las reciéndictadasLeyes de Marzo eran un resumende las aspiracionesmagiares;es decir, que separabandehechoaHungríade Austria. Formóseallá un gabinetehún-garo, y Hungría sólo quedó unida a Austria por el azarde quesuPalatinofueraal mismotiempoun ArchiduquedeHabsburgo. -

Bohemiasiguió el ejemplode Hungría. En Bohemia, laoposiciónentrearistócratasy revolucionariosse complicabacon la oposiciónentrechecosy germanos.Peroel terroris-mo del populachoen Pragacreócierta concordiamomentá-nea y, al calor de ella, los diversos partidos pidieron yobtuvieronde Viena eh reconocimientode la igualdadentrela lengua alemanay la checa. El 8 de abril se prochamólanueva Constituciónen Praga. Croaciaintentó, sin éxito, suseparaciónde Hungría. El gobiernode Viena, queoperabaen medio de un equilibrio difícil e inestable,no podía aúnatreversea jugarcon las mutuasrivalidadesentremagiares

194

Page 194: Alfonso Reyes. Obras Completas V

y eslavos. Hungría,además,favorecidaentoncespor la de-mocraciaarmadade Viena, contabacon un valimiento dequecarecíanlos cróatas.

10. En Italia, la caídade Metternichprecipitó la crisis.La noticia de la revolución vienesadel 13 de marzocruzólos Alpes, y a los cincodíasseprodujo en Milán, contralasautoridadesaustríacas,ha Batalla de los Cinco Días. Aun-que el comandanteaustríacoRadetzkyhabía previsto lascosas,no pudo,sorprendidopor esta guerra de barricadas,contenerha explosióny, de momento, se retiró a Verona.Toda la Lombardíasiguió a su capital y reconocióun go-bierno de emergencia.Venecia, sublevadadesdeel 17 demarzo, consumósu liberación también en cinco días. Lospatriotasmilitantes,Manin, Tommaseo,se pusieronah fren-te de la nuevaRepúblicade Venecia. En el Piamonte,don-de nadie deseabapermanecerpasivo,Cavour propone,con-tra las maniobrasde los Luis Felipe y los Guizot, la políticaúnica de los Federico,Napoleóny Carlos Manuel. Eh Pia-montedeclaraha guerra a Austria, vencidashasindecisionesde CarlosAlberto, y sus fuerzasentranen Lombardía. Car-los Alberto se atreve a enarbolarel pabellónrojo, blancoy verdede los liberales,y daunaConstituciónal Piamonteeh 4 de marzo, 184.8, ha queaúnregíaal estallarla guerrade 1914. Toda Italia envíavoluntarios. Parmay Módenaestablecengobiernosprovisionales,ante la precipitadafugade los Duques. El Gran Duque de Toscanaprometesolda-dos aCarlosAlberto. El Rey de Ambas Sicilias, el BorbónFernandoII, obligado a dar unaConstitucióna su pueblo,envíaal norte unaescuadracontropasen ayudade la causacomún. La agitacióncundehastael Tirol italiano. Duran-do, Generalde los ejércitos pontificales, anunciaha guerrade independenciacontraAustria. El ejército sardoobtienesusprimerasvictorias, lo que robustecela esperanzade lospatriotas. Los poetascantanlos sueñosde la nación. Verdicompone un himno, con letra che Goffredo Mamehi, a “laItalia unade los Alpes al Mar”.

Sólo, la perspicacia del comandanteRadetzky -queaconsejóesperary, por lo tanto, evacuarel norte de Italia

195

Page 195: Alfonso Reyes. Obras Completas V

auna riesgo de dejarpor lo pronto libre campo a la revo-lución— pudo preservarpor algún tiempo todavía a Aus-tria el dominio sobresus antiguosvasallos. Mientras cun-día la llama,Radetzkyse mantuvoala ofensivay en esperade refuerzos.

11. Volvamos a Alemania. Allá la acciónliberal sabe-mos queestabapreparadadesdeantesde la revolución defebrero. Cuandollegó la noticiade París,el gobiernose en-contró ante la opinión organizaday sin la posibilidad derecibir ningún auxilio de Viena. En Heidelberg,un mitinde notablespide la convocaciónde un ParlamentoGermá-nico. Una comisión de siete delegados,presidida por VonGagern, traza un proyectoconstitucional republicanoparatoda la ConfederaciónGermánica. El Rey de Baviera seoponía,y el Rey de Prusiapermanecíamudo. En estemo-mento llegaron las nuevasde la revolución vienesa,y a losdos días habíabarricadaspor las calles de Berlín (14 demarzo, 1848). Los príncipesalemanesestabanespantadosante eh hechode que ha revolución de París(24 de febrero)hubieraacarreadotan prontamentela vienesa(13 de mar-zo), y ésta,a los cinco días,se reflejaraya en Berlín.

El Reyde Prusiatuvo que ceder;aceptólas proposicio-nesde los liberalesy convocópara abril unaDieta unida.Pero no fue posible evitar el derramamientode sangreyhubo encuentrosen el mismo patio del Palacio. Con todo,FedericoGuillermo no tuvo ánimo parareprimir la revolu-ción por la fuerza. Abrió negociaciones,hizo que las tropasregularessalierande Berlín y quedóde hecho amerceddelos revolucionarios. El 21 de marzo,mientrassu hermano,eh futuro emperadorGuillermo, marchabaal destierro, elRey de Prusiaencabezabapor las calles unaprocesiónpo-pular y se dejaballamar jefe de la AlemaniaUnida. Estaactitud nacionalistadel Rey, sincerao fingida, no despertóla unánimeaprobacióncon que él contaba. El sur de Ale-maniano estabadispuestoa aceptartan fácilmentela jefa-tura de Prusia. El Zar se mostraba iracundo,y Austriaprotestabade antemanocontratodapretensiónde Prusiaaasumireh mandode Alemania.

196

Page 196: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Pero ha verdades que, por eh momento, la revoluciónalemanahacíatanpoco casode Prusiacomo de Austria. LaDietatuvo queconsentiren todo lo quepedíala revolución,yel 18 de mayo se inauguróen Francfortel primer Parlamen-to Nacional. Esta asamblea,inexpertay tumultuosa,entróen largosdebatessobrecuestionesde técnicaconstitucional.Pero los graves problemasde la nacionalidadlevantaronallí ha cabezaamenazadora.

De tiempo atrás, los liberales, guiadospor Rotteck,ad-mitían que la Lombardíay el Véneto debíanperteneceraItalia, y la Gahitzia a Polonia. Talesideas no podíanme-nos de apareceren Francfort, sostenidaspor los demócratas.Peroentrela mayoría másbien se deja sentir la crecienteambición germánica,provocadapor las turbulencias. Asícuando,ante ha perspectivade que se deshicierala Confe-deración,los PaísesBajos,en La Haya,declaranla anexiónde la provinciaholandesade Limburgo, Francfortconsideróestocontrarioa ha nuevaConstitucióndel Reich. Y cuandoWindischgraetzhubo reducidoacañonazosel levantamientode Praga,ha asambleade Francfort le dio las gracias“porsuvigorosadefensade las fronterasalemanas”.El diputadoprusianoRadowitz fue ovacionadocuando declaró que elMincio marcabael límite meridionalde Alemania. Otro re-cordó a “los hermanosde Alsacia”. Con todo, la galofobia,de momento,parecíaadormecidapor las simpatíasrevolu-cionariasparala Franciademocrática. Pero, en eh asuntodel Scbleswig-Holsteiny en otros, pronto veremosmanifes-tarseya eh nacienteimpulso imperialista.

12. Así, dos mesesdespuésde la caída de Metternichha revoluciónparecíatriunfar por todaspartes. Estamismafacilidad fue su mayor obstáculo. Los revolucionariosseadueñarondel poderpor sorpresa,sin aniquilar al enemigo,y se dividieron antesde tiempo sobresus despojos. Pronto,en Austria, por ejemplo, la marea reaccionariase dejarásentir. El peso de su tradición imperial pudo todavíade-tenerpor dieciochoañosla creaciónde la unidadalemana.La fuerza de su ejército, en cuanto logró hibertarsede hacargade Italia, vino a serun instrumentopoderosoen ma-

197

Page 197: Alfonso Reyes. Obras Completas V

nos de ha reacción;y, contenidoun día el desordeninterno,la suertede la nación dependerádel éxito o del fracasodesus armasante la nunca completamenteextinta efervescen-cia de los italianos.

Pues¿quéha pasadoahora en Italia? Allá, el triunfode los revolucionariosparecíaseguro al principio. Todoslos celoslocalesseaplacaronen los primerosmomentos.Na-die pensabamás que en ha liberación de Italia. Ante loséxitos de Carlos Alberto, Radetzkyparecíahallarseen si-tuación.desesperada.Perociertasvacilacionespor partedelos vencedoresdieron tiempo a que los austríacostomaranha ofensiva. Por un instante,sin embargo,el GabinetedeViena estuvodispuestoa sacrificarla Lombardíay a soli-citar ha mediaciónamistosade Lord Palmerston. Pero Ra-detzky siempreasegurabaque,por la paciencia,llegaríaahéxito.

Lospríncipesitalianos,quenadaganabancon eh encum-bramientode CarlosAlberto, sólo esperabanha ocasiónparadejar sentir susrecelos. Eh Papaque,como príncipe italia-no al fin, anhelabala libertad de Italia, en cuantoerajefede la Iglesia temía la guerracon Austria, potenciacatólica,y ya habíadesautorizadolos arrebatospatrióticos de Du-rando. Finalmente,sedecidió contrala guerra,y esemismodía pusotérmino a supopularidad. Los ejércitosdel Papa,queya habíansido llevados ah frente, allí permanecieron,pero inactivos. A ha defecciónde Pío, siguió naturalmentela de Nápoleso mejor dicho ha de su monarca. El ReydeNápolesse aprovechóde un motín para declararnula laConstituciónque acababade promulgar. Eh GeneralPepey sus tropastuvieron que abandonareh frente, llamadasatodaprisa parasofocarla rebelión siciliana, con excepciónde unos2,000hombresque desobedecierony se unieron alos piamonteses.Todo cambióen un par de semanas.

Carlos Alberto, por lo pronto, sólo pensóen consolidarla unidaddel norte italiano. Lombardía,Parma,Piacenza,Módenay pocodespuésVenecia,estabanprontas. Peroestemovimiento aumentólos temoresdel Papay de Nápolesydespertólos de Franciay Suiza, a quienesno conveníaunEstadopoderosoen ha Italia septentrional. Con todo, y a

198

Page 198: Alfonso Reyes. Obras Completas V

pesarde la tendenciaaaislarse,los liberalessicilianosofre-cieron la coronaaun hijo de Carlos Alberto. En estahoracrítica, Radetzkyredobla su actividad y obtiene algunoséxitos, antela pasividadinexplicablede CarlosAlberto. Loslombardoscomienzana desconfiarde éste,y Mazzini mal-dice la hora en que Italia puso su confianzaen los prín-cipes. Pero el haberacudido a Carlos Alberto tenía unaexplicaciónmuy clara: de los nuevedistintos Estadoso se-mi-Estadositalianos, Carlos Alberto era eh único monarcaitaliano y laico. Los otros ocho Estados,para recordación,se distribuíande estaforma:

1) EstadosPapales,regidospor el Papa;2) Nápolesy Sicilia, por el Borbón español;3) Toscana,por un príncipe austríaco;4) Lucca, por un Borbón español;5) Módena,por un príncipeaustríaco;6) Parma,por un príncipe austríaco;7) Lombardía y Venecia que eran parte del Imperio Aus-

tríaco;8) La minúsculaRepúblicade SanMarino, jueguecillode la

geografíapolítica, con la que no eraposiblecontar comofoco de una revolución nacionalista.

Al fin los austríacosvencena los piamontesesen Cus-tozza (24 de julio, 1848),y el 5 de agostoCarlosAlbertocapitula,retirado en Milán. El 9 de agostose firmó eh ar-misticio de Vigevano (seis semanas).La Lombardíahabíasido reconquistada.La RepúblicadeVeneciacomienza,sola,•una heroica lucha. Pero no todo se ha perdido. Austria,aunquetriunfadora,atraviesatan hondacrisis que todavíaItalia puedeesperar...

¿Cómoorganizarla Italia independiente?—se pregunta-ban los patriotas. La mayoríade los notablesitalianos es-tabanpor una Confederación,pero no llegaron a entender-se respectoa los lineamientosde ésta. Tras el desastredeCustozza,el gobiernopiamontés,por su parte,habíaencar-gadoa Rosmini, un sacerdotefilósofo caro a las clasescul-tas,que propusiesea Romaunaunión entreCerdeña,Tos-canay el Estadoromano,bajola presidenciadel Papa. Peroen tanto Gioberti, en el apogeode su popularidad,empren-

199

Page 199: Alfonso Reyes. Obras Completas V

de un viaje a ha Italia Central para pedir una Confedera-ción de toda la Península. Montanelli, profesordemócratade Pisa, lo apoya,a condición que se establezcaun códigoconstitucional. Algunos piamonteses,desesperadosde todotrato con el Papay con el Rey de Ambas Sicihias, insistíanen la creaciónde un reino de Italia Superioracrecidoconlas provinciasarrebatadasaAustria. PellegrinoRossi,anti-guo embajadorde Francia,recobrósu nacionalidaditalianay, ante las instanciasde Pío IX, se dejó nombrar jefe delgobiernoromano. Además,autorizó a suhijo aembanderar-se comovoluntario contra Austria; pero, a la vez, como mi-nistro de un papaadversoa la guerra,tuvo que presentarun proyectopara la creaciónde una Liga muy flexible ynadabelicosa,y dejó publicar por un periódico romanounataqueen forma contra las pretensionesdel Piamontea lahegemonía. Tal fue el origen de su crecienteimpopulari-dad,queal cabo lo llevaríaa morir asesinadoel 14 de no-viembre, 184.8.

Todos los proyectosfederativoschocabancon el espíritude particularismomunicipal. Pero estos proyectostambiénteníanun formidable enemigoen el propio Mazzini, parti-dario de la unidad absoluta. ‘Mazzini no habíacesadoensu propagandadesdelos primeros días de 1848. Ya antesde aquel24 de febrero en que Guizot comparecióante elParlamentofrancésparadefendersu política,Mazzini le ha-bía reprochadoel no entenderuna palabra de la cuestiónitaliana. Despuésde la revolución, Mazzini se presentóenParísy puso en manosdel Gobierno francésuna memoriade la Asociación Nacional Italiana en favor de la unifica-ción política de toda ha Península,con apoyo en la auto-ridad de “todos los grandes italianos, desde Arnaldo deBresciahastaMaquiavelo,desdeDante hastaNapoleón,tannuestrocomovuestro”. (22 de marzo,1848). DespuésMaz-zini regresóa Italia; entró triunfalmenteen Milán, se ins-cribió con los garibaldinos,y luego se dirigió a Suiza quepoco tardó en expulsarlo. Su periódico denunciabaha trai-ción de Carlos Alberto contra la unidad, por la ambiciónde ceñir la coronade la Alta Italia, y reprochabaa Milánla tentaciónde entendersecon el Piamonte. Lo seguíanlos

200

Page 200: Alfonso Reyes. Obras Completas V

radicalesy los republicanosdesengañadosde los príncipes.CuandoPío IX se refugió en Gaetaeh 24 de noviembre,losamigos de Mazzini empuñaronbravamenteel gobierno,yla Constituciónde enero,1849,suprimió eh poder temporalde los papas y creó la RepúblicaRomana. En tanto, losradicalestoscanos,conMontanelhiy Guerrazzi,seguíanigualcamino en Florencia. El propio Gioberti, ahora jefe delMinisterio en Turín, hacíaya ofrecimientosa los radicalesy favorecía la elecciónde una Cámarademocrática;pero,antes que unirse a Mazzini y declarar la guerra a Aus-tria, prefirió dejarel Gobierno. CarlosAlberto, anhelosodeborrar hastael recuerdode sus pasadasvacilaciones,hizopunto de honra el no retardarmás esta guerra,a pesardelos prudentesconsejosde Cavour. Y fue la derrotade No-vara (23 de marzo, 1849), seguidade la abdicacióndeCarlos Alberto y del armisticio del 26 de marzo, concluídodos díasantesde la sesiónen que eh Parlamentode Franc-fort ofreció la corona imperial a FedericoGuillermo IV.Pocassemanasdespués(11 de mayo, 1849), ha sumisióndePalermoponía término al alzamientosiciliano.

13. Austria, fortalecidaen Italia, se ha debilitado en elinterior, dondelas caídasde los ministerioseranun termó-metro respectoa la suertede los ejércitos. El Comité de-mocrático de Viena, inexpertoaún, no comprendióque sucausay la de los patriotasitalianoseranla misma,y embria-gadopor el ideal germánico,apoyóal Gobiernoimperial enla campañade Italia. La revolución de Berlín, y el apare-cer Prusiacomoprobablecampeónde los Estadosalemanes,exacerbarontodavíamáslos sentimientosgermanistasde losaustríacos.El Gobierno,a regañadientes,cedióa la opinióny permitióque fueranelectosalgunosrepresentantesde Aus-tria en el Parlamentode Francfort. A la vez, anuncióquela soberaníay la integridad austríacasnunca seríansacri-ficadas a la unidad alemana. Las eleccionespara el Par-lamento Germánicose realizaronel 24 y el 29 de abril.El 25,el GobiernovienéspromulgóunaConstituciónparalaMonarquíaaustríaca,exceptuandoa las provincias italianasy húngaras Los checosy los polacosprotestaroncontratodo

201

Page 201: Alfonso Reyes. Obras Completas V

plan de centralizaciónbajo el poder germánico. Por aque-llos díasse tratabade nombrarministro de InstrucciónPú-blica a un checo y, con tal pretexto,estallóun motín. Laagitaciónse iba haciendocrónicaen Viena. El 15 de mayo,eh Gobierno se vio obligado a convocar a una AsambleaConstituyente,electa por sufragio universal, y eh Empera-dor se trasladóa Innsbruck,y desdeallí confirmó algunasde sus anterioresconcesiones,aunqueprotestócontrala pre-sión queel puebloveníaejerciendosobreel Gobierno. Losvienesesrogaronal EmperadorqueregresaseaViena y tra-tara de restablecerla tranquilidaden el ánimo público. ElMinistro intentó cerrar la Universidad,fuentey origen deturbulencias. Los estudiantesse resistieron,apoyadosporalgunosinquietos. Entoncesel Gobiernoabandonóa la ciu-dadla empresade restaurarel orden,y sancionóel estable-cimiento de un Comité de SeguridadPública.

La democracia,triunfante en Viena, pretendióentoncesimponersea todo el Imperio, como se imponía sobre todaFranciala voluntadde París. Peroel caso era muy distin-to. Franciaera unanación homogénea.En Austria, las ra-zas sometidasvieron llegadasuhora, y comenzarona apa-recer en Innsbruckinnumerablescomisionesde todos lospuntos del país. Eh Emperadorapelóa la lealtad de susamadasprovinciasparacontenerlos desórdenesde la capi-tal. La inquietudcundía,lo mismo entrelos dominioshere-ditariosqueen los de la Coronade SanEsteban(Hungría)-

14. Bohemia ha tomadola iniciativa. Sabemosque lasnoticias de Paríshabíanya hechoadoptaren Praga (11 demarzo, 1848), por una numerosaasamblea,una peticiónde reformasliberales, la igualdadentrechecosy alemanesy ha equiparaciónde ha lenguavernácula. Despuésdel 13de marzo,estememorial todavíareclutó firmas amillares.El Gobierno vienés acabópor soltar promesas,anunciandola restauracióndel reino autónomode Bohemia (8 de abril).Los burguesesde Pragaveíancon agradoque la aristocra-cia bohemia,de muchotiempo atrásfavorableal movimien-to literario checo, apoyaraahora estaacción política. ElGobernadorde Bohemia, Conde Stadion, confió el puesto

202

Page 202: Alfonso Reyes. Obras Completas V

de Burgravede Bohemiaal CondeLeónThun, popularesla-vista. “Aquí —se ha dicho—, como en Francfort,como enViena, la revolucióntuvo sulunade miel.”

Acabadoslos trabajosdel Parlamentode Alemania, ehComitéde los Cincuenta,encargadode prepararlas eleccio-nes, invitó a Palacky, figura la más eminente del eslavis-mo checo,a quecolaboraseen ha obra. El historiadordeBohemiaabandonósuquieto refugio de estudiosoparacon-vertirseen líder político de supueblo. La cartaabiertaquedirigió aFrancfortcirculó en millares de ejemplares. “Nome sientoalemán;soy checo—veníaadecir—,y lo pocoquevalgo, lo pongo al servicio de mi nación.” Esta nación te-nía un sitio dentro del Estadoaustríaco,que, “de no existir,habríaquecrearloparabiende Europay de la humanidad”;pero tal Estadosólo podríavivir conformeal principio desuexistencia:la igualdadabsolutade todoslos pueblosqueélabarcaba.El efectofue inmenso:“~ No hayaelectoresparaFrancfort!”, clamabala hojaperiódicade Havhitchek. Y losmismosalemanesresidentesen Praga-que oíanpor todaspartes~antartonadasantialemanas—no se atrevieronacon-currir a las urnas. De todaBohemia sólo acudió al Parla-mentode Francfortun grupominúsculode diputados.Estono podíadesagradaral Gobiernovienés,queconsiderabalanuevaConstituciónalemanaconsumadesconfianza.Y como,por su hado,los vienesesexigíanunaAsambleaConstituyen-te austríaca,al Gobierno le conveníamovilizar, contra losdemócratasgermanosde sus provincias,a los checos,diri-gidos por una aristocracialeal y cuyo cuerpode electoresestabaformadopor dóciles campesinos.El actual jefe delGobiernovienés,eh CondePihhesdorf,hastapensóen llamara Chafarik, y anteha negativade éste,Palackyentró en elMinisterio. Tras la primera fuga de la corte imperial queluegoveremos,unamanifestaciónde lealtad en nombredelos checosle fue presentadaen Innsbruck.

Entretanto,comorespuestaal ParlamentoGermánicodeFrancfort,eh periodistaSáczinskylogró propalarha conve-nienciade un congresopaneslavo.Éste,en efecto,se reunióen Pragael 31 de mayo, 1848. En él se tratabade expul-sarde Bohemiatoda influenciadel Parlamentoalemán. La

203

Page 203: Alfonso Reyes. Obras Completas V

proclama,redactadaeh 1~de mayo por Chafarik, Palacky,el príncipe polaco Lubomiosky,el Conde Matíasde Thun yotras eminenciasdel eslavismo,declarabasu fidelidad alEmperador. De Rusia a los Balcanes,el eslavismopreten-día formar una higa poderosa.

El CongresoEshavistade Pragase inauguró eh 2 de ju-nio, 1848, en medio de un gran entusiasmo.Los diputadoslucían sus trajes nacionales:colores deslumbrantes,panta-lonesrojos,capasde terciopelovioletay blanco,escarapelas,estandartes.El Congresose dividió en tresgrupos:checosyeslovacos,el grupo másnumeroso,bajo Chafarik; polacosy rutenos,bajo un eslavoextranjero,el posnanioLibelt; ylos eslavosdel sur, bajo eh Arciprestede Neusatz. Entre loshuéspedes,prontose destacó,por su ardor oratorioy su ta-ha corpulenta,un hombrellamadoBakounine. Las ceremo-nias religiosashicieron patenteel hecho de que todos loseslavos—católicosromanoso “uniatas”, ortodoxos griegos,protestantes—prescindíande sus querellasconfesionales.Palacky,electo Presidente,pidió la restauraciónde Polonia.Los polacosreconocierona los rutenosla igualdadjurídicaen Galitzia: “para que no haya másuna Irlanda en Polo-nia”, dijo Lubomiosky. No dejó de ser difícil entenderse,porquecadagrupo de hermanoshablabauna lengua eslavadistinta; y, trasde intentar sin éxito el francés,hubo algu-na vez querecurrir al alemán,lenguacomúnde culturaen-tre estos pueblos. La impresión general fue de cordura ymoderación.Stur y sus amigoseslovacos,por ejemplo,aun-quereivindicabansusderechosfrentea los magiaresy desea-ban una relación más estrechacon los checos,no exigíancomocondición inmediatael queEslovaquiase separasedeHungría. Por su parte, las autoridadesaustríacasprocura-ban valerse del Congresode Pragacontra la democraciavienesa.

Pero en Pragatampocoescaseabanlos radicalesviolen-tos, singularmenteentre las legioneschecasde la GuardiaNacional: los svoritost y los siavia. La alianzaentrelos na-cionalistaseslavosy los conservadoresno podíadurar,y laatmósferase hizo al fin irrespirableparalos reaccionarios,aliadosde un día, cuandoel Presidentedel Congresodecla-

204

Page 204: Alfonso Reyes. Obras Completas V

ró, el 10 de junio, que la razaeslavasuscribíael credoli-beral. A pesarde los esfuerzosde León Thun,los GuardiasNacionalesentraronen conflicto con el ejército mandadoporel PríncipeWindischgraetz.El pueblono quiso esperarconcesiones,impacienteante los lentostrámitesparlamenta-rios. El 12 de junio huboalgunoschoquesarmadospor lascalles. Eh Príncipesalió de ha ciudad con sus tropas, labombardeódesdeafueray volvió como vencedorel día 27.Su victoria, entendidacomo un triunfo alemán,le ganólasfelicitacionesdel Parlamentode Francfort. Y el CongresoEslavo,ya sospechoso,tuvo quesuspendersus sesionesdes-de eh 26 de junio. El jefe militar barrió con CongresoEs-lavo, Comité Nacional,ClubesDemocráticosy demásinsti-tucionesliberales,e impusola ley marcial. Fuela primeravictoria de ha reacción.

En otras regioneseslavasde los dominioshereditarios,también hubo manifestacioneslocales ah calor de la ideanacional;pero, con excepciónde un motín pronto sofocadoen Cracovia, no fueron violentas. Los treinta diputadosru-tenos,en Kremsier—unoscampesinosy otros sacerdotes—,todoserandevotos del Emperador.Adelantenos explicare-mos sobreestosacontecimientos.

El CongresoEslavono produjo, pues,resultadosprácti.cos, salvo el fijar un recuerdodeslumbranteen el corazónde los eslavistas.

Entretanto,la consecuenciainmediatade la represióndePragapor Windischgraetzfue precipitar la guerrade razas.Los liberales alemanes,olvidándose por lo pronto de susprincipios,aclamaronal dictador militar de Praga,ah quehabía conjuradoel fantasmadel paneslavismo. Al mismotiempo,los éxitos de Italia fortalecíanel militarismo impe-rialistade Austria. Por suparte,los checos,en su odio parala democraciagermánica,se manifestabanahoradispuestosa sacrificarsuliberalismoen arasde sunacionalismo,y acolaborarconla reacción,esperandoasíhallar eh caminodesu independencia.

El 10 de junio se abrióel Reichsrathaustríaco,y resul-tó unamayoríacheca. En el Constituyentedel 15 de julio,el diputado checo declarará: “Los eslavos somos aquí la

205

Page 205: Alfonso Reyes. Obras Completas V

mayoría,aquíy en eh E~tado.Sobrenuestroshombrosre-posaha integridaddel Imperio”. Estefalso orgullo era eldisfraz de la sumisiónal espírituconservadorde Viena. Asuturno, los diputadosaustroahemanestratan ahorade apo-yarseén el populachode Viena. Y de aquelcaosparlamen-tario sólo saleal fin unareforma,sobreun puntoen quelosradicalesinsistíanpor principio y los conservadorescedíanpor cálculo: la reformaagraria,la emancipaciónde los la-briegos,la aboliciónde los serviciosfeudales(7 de septiem-bre). Estareformaalejabael principal motivo de la revo-lución. Ahora el Gobiernocontabacon tropasvictoriosasyconunapoblaciónrural agradecida.Los eslavosdel sur loapoyaríanen adelantecontraeh nacionalismomagiary el li-beralismoalemán.

15. Esta acción de los eslavosdel sur, que decidió lasuertede ha revolución,parececompendiadaen la conductadel Virrey de Croacia,Jellacic. Los paísesde la CoronadeSanEstebanse vieron, en efecto, agitadospor luchas mu-chomás graves. El pueblo dominante,el de los magiares,pareció,trasla caídade Metternich,dispuestoa encaminar-se pacíficamenteporla sendaqueya habíaemprendidoañosatrás. La Dieta de Presburgo,con apresuramientofebril,votó una trasotra todaslas leyes quehabían de constituirla Hungríamoderna:parlamentoperiódico renovablecadatresañosy consedeen Pest;extensióndel sufragio; aboli-ción de privilegios nobiliarios, igualdadde religiones. Unnuevoministerio, presididopor un señor liberal, el CondeBatthyány,logró reunir a los hombresmásimportantesdelpaís,con olvido de las antiguasrencillas:Szecheuyiy Kos-suth,E6tv6sy Deák. El Gobierno de Viena, paralizadoporlos trastornosde ha capital, tuvo queaceptarlotodo. Desdeluego, dio al Palatino,representantedel Soberano,los po-deresnecesariospara rectificar en su caso las resolucionesde los magiares.

Hasta aquí todo llevaba un pasomedido. Las verdade-ras dificultades vinieron de la resistenciaopuestapor lospueblosextrañosqueHungría llevabaen el seno. Los ma-giareshabíanlogrado asimilarseunabuenapartede la no-

206

Page 206: Alfonso Reyes. Obras Completas V

bleza. Perola oposicióncundió y encontrójefeentrelas cla-sesbajasdespertadaspor la revolución. Los eslovacosdelnorte habíanaprendidoaconocerla obra de sus compatrio-tas Chafarik, Kollar, Stur. El CongresoEslavode Pragaseocupóen ellos y decidió a los polacosa defenderla causade estepueblooprimido, pasandosobresusreconocidassim-patías húngaras. Más tarde, ah aproximarselos ejércitosaustríacos,los eslovacos,alentadospor Stur y Hurban,em-puñaronhas armasy aportaronunalegión auxihiar En su~filas se incorporaronvoluntariosde otrospaíseseslavos,en-tre ellos el aventureroZach,un checo de Moravia que yahabíacombatidopor Poloniaen 1830y que llegó asermástardeGeneralen Servia.

Peroel casode los eslavosdel sur era muchomáspeli-groso para los magiares,pues los eslavosdel sur poseíanuna organizaciónautónomay proveían al EmperadordeAustria los mejorescontingentesparasus ejércitos. Despuésdel 14 de marzo, los croataspresentaronal Gobiernohún-garo ciertaspeticionesque fueron mal recibidas. Entoncesse dirigieron aViena, pidiendoel apoyodel centro contraPest. En cierto altivo manifiesto,declarabanal Emperadorque,si erandesoídos,conquistaríanpor sí mismos suliber-tad,puespreferíanmorir eslavosavivir sujetosaunahordaasiática. Agram fue centrode unanuevaasambleaque,en-tre otras cosas,pidió el nombramientodel Barón Jellacic,Coronel de “confinarios”, como Ban o Virrey de Croacia.Ahorabien,en Viena se le acababade escogerprecisamenteparatal cargo,por sureconocidalealtadal Emperador.ElnuevoBan,en efecto,fue siemprepartidariode la restaura-ción militar e imperial en Austria, y sólo se identificó conlos idealeseslavistaspara mejor destruir el poder revolu-cionario magiary germánico. En cuantotomó posesióndelVirreinato (14 de abril), se enfrentó con la Dieta de Pest,se pusocontraHungría, afectandoun ardientefederalismoeslavo,y proclamó,en Eslavoniay Croacia,la ley marcial.Pronto dirigió un mensajeamistoso ah Tilo, sociedadpan-eslavistaformadaen Pragaparacontinuarla obrainterrum-pidadel Congresode 1848.

El Emperador,refugiadoen Innsbruck,le ordenó,ape-

207

Page 207: Alfonso Reyes. Obras Completas V

tición del Gobierno magiar,que desistierade sus planesse-paratistasy se sometieraa Hungría (7 de mayo). Jellacic,por toda respuesta,convocó a una Dieta nacional croata(Agram, 5 de junio), y declaróqueel Triple Reino—ser-vios, croatasy eslovenos—se separabande Hungría, a lavez que anunciabala anexiónde G6rz, Carniola, Carintia,Istria y la Estiria inferior. Respectoal Austria misma,Jel-lacic se conservabaen dependencia,sólo en lo que atañeafinanzas,relacionesexterioresy guerra.

Convienesaber,paraexphicarsela acción del Ban, quelos vecinosde los croatas,los servios,también habíanpre-sentadosuspeticionesaPest. Kossuth,al discutir conellos,les dio estarespuesta:“El sabledecidirá”. Ellos, entonces,se unieron bajo la autoridad religiosa del metropolitanoRajacitch y bajo la autoridad del Coronel Suplicak, otro“confinario”, y pidierona Viena la formación de una pro-vincia distinta, de una “Noivodina” quecomprendiesea lospaísesserviosde Hungría. Esto trajo la guerracon los ma-giares.

Por lo demás,todo esto era una marañade tendenciascontradictorias,que aúnenredabamás ha maquiavélicapo.lítica de Jellacic, a quien le importaba,no tanto la uniónde los eslavos,cuantola derrotade los húngarosy los ger-manos,en servicio del militarismo vienés,aunquesu cami-no tortuosomás de una vez haya hecho que Innsbruck loconsideraracon recelo. El puebloeslavodel sur era incultoy, como decíaun observadorpolaco,tan virginal en punto apolítica que,enamoradode la nacionalidad,la raza eslavay la religión, creía poder conciliar estos sentimientosconla lealtadal Imperio Austríaco.

Tambiénhabíacundidoha fiebre entrelos labriegosru-manosde Transilvania. Avran lanco los convocó un día(Bhai, 24 de abril), y Barnut les expusosus ideasde reden-ción. Eh 15 de mayo,en el Campode la Libertad,el ObispoortodoxoSagunay el “uniata” Leményibendijerona40,000valientesquejuraban,sí, lealtadal soberanoHabsburgo,peropedíanla igualdadde la nación “rumana” (ya no “válaca”)respectoa las “tres nacionesprivilegiadas” (Austria, Hun-gría, Bohemia). La Dieta de Transilvania,en que domina-

208

Page 208: Alfonso Reyes. Obras Completas V

ban los nobles magiares,manifestó su desdénvotando launión de TransilvaniaconHungría (24 de mayo). De aquíel levantamientorumano.

EllO de junio, el EmperadordestituyóaJellacicy con-denóel movimiento ilirio. PeroJellacic iba ya camino deInnsbruck,a la cabezade una delegación,y pronto logróconvencera su soberano,haciéndolecomprendersu hábilpolítica. Todo dependíadel ejército; y el ejército, a ha sa-zón,erala campañade Italia. Y la campañade Italia fraca-saríasi se mandabanretirar del frentelombardolas fuerzascroatasy magiares.Por otra parte,la situaciónde Hungríapronto hizo perder todaesperanzade valersede los magia-rescomo armacontra los revolucionariosde Viena. Y Jel-lacic acabó de afianzar su alianza con las nacionalidadeseslavas,invitando a los ejércitoscroatasapermaneceren elfrente italiano,luchandopor la causacomún. Cuando,pocodespués,Jellacic se declarabapor ha unidad imperial, ob-teníadel Gobiernovienésha manifestaciónde queel Estadoaustríacoreconocíaha igualdadde derechospara todas lasnacionalidades:obvia concesióna los eslavos,y reto a los or-gullososmagiaresy alemanes.

El 2 de julio se reunió ha Dietahúngara,y el clamordela Hungría nacionalistase levantó contra los croatas. LaDieta se negóa dar provisionesa las tropasde Jelhacic,yaunhubo oposición respectoa los refuerzosparaRadetzky,a menosque se procedieraantesa “pacificar” a Hungría.Se decretóun reclutamientode 200,000hombres,un impues-to de guerray unareformanacionalistadel ejército.

Entretanto,los disturbiosse dejabanya sentir en el sur.El Emperadorse manteníaneutral. La victoria de Custoz-za, en Italia (25 de julio), devolvió a Austria un ejércitoadictoa la CasaImperial. Las esperanzasde los reacciona-rios aumentaron.En el Parlamentoaustríacose alzaronvo-ces contrala separaciónde los magiares,y los ministros seatrevierona protestarcontra los intentos del Gobierno dePestparadomeñara los eslavos. Al fin, el GobiernoImpe-rial reta abiertamentea Hungría,devolviendoa Jellacicto-dos sus honores. Éste, el 11 de septiembre,invadea Hun-gría ala cabezade sustropascroatas.Los liberalesalemanes

209

Page 209: Alfonso Reyes. Obras Completas V

de Austria se unen a los magiarespara luchar contra loseslavos. Teníanparaello buenasrazones:eh Reichsrathaus-tríaco amenazabala preponderanciagermánicaal poner enpie de igualdadtodashas lenguasdel Imperio. Los eslavosvenían a serel apoyo del Gobierno Imperial. Éste hizo unúltimo esfuerzopara evitar ha luchaentreeslavosy magia-res,enviandoal GeneralLambergcon instruccionesde ne-gociar un armisticio y tomar el mandode unasy otrastro-pas contrarias. Peroel populachohúngaro destrozó,en elpuentede Buda,al desdichadoGeneral(28 de septiembre).Las hostilidadescomenzaron.Eh Gobiernopuso a Hungríaen estadode sitio y dio aJehlacicel mandode todaslas fuer-zas (3 de octubre). Varios regimientosde Viena se negarona marcharcontra los magiares. Fue muerto el GeneralLa-tour, Ministro de ha Guerra. El Emperadorretiró su de-cretodel3 de octubrey huyó nuevamente,refugiándoseaho-ra en eh distrito eslavo de Olmütz. La mayoría eslavadelReichsrathtambiénse retiró de Praga.

16. Era llegadala hora para el partido militar. Win-dischgraetzapela a ha lealtad de sus checosy anuncia supropósitode atacaraViena. El 16 de octubre,el Empera-dor lo nombracomandanteen jefe de los ejércitos de Aus-tria, conexcepciónde los de Italia. El 28 comenzóel ataquede la ciudad. A los dos días,Viena capituló. Perolos jefesrevolucionarioshabíanrecibido avisode quelas fuerzashún-garasveníanen suauxilio y se negarona reconocerla capi-tulación. El auxilio húngarofracasóy Windischgraetzentróen Viena eh 1~de noviembre,dejandosentir ah instanteelpeso de sus vengativasrepresionesy haciendoejecutaraRoberto Blum, miembro del Parlamentode Francfort, ya Messenhilusser,ambosrepresentantesdel liberalismo na-cionalista alemán.

La caída de Viena, precursorade las caídasde Pest yFrancfort, inauguraun régimen militar. El nuevoGabinetede Viena estápresididopor un discípulo de Metternich, elPríncipeSchwarzenberg,dispuestoaacabarconlas concesio-nes constitucionalesy a aplacarla revolución húngara. LanuevaDietafue convocadaen el poblachode JCremsier. A

210

Page 210: Alfonso Reyes. Obras Completas V

poco,eh EmperadorFernandoabdicó en susobrino Francis-co José,quea la sazóntenía dieciochoaños (2 de diciem-bre, 1848). Fernandotenía con los húngarosobligacionesque no pesabansobresusucesor.El primer paso del nuevoGobiernofue anunciarunaConstitucióncomúnparatodo elImperio. Los húngaros declararonque ha abdicacióneranula y queFranciscoJoséno teníaderechossobreHungría,como no jurara la Constituciónhúngaray recibierala coro-na húngara. Y, al entraren guerra,manifestaronquecom-batíanpor las libertadesmagiaresy por su legítimo ReyFernando.

La guerra de Hungría se inició con éxitos austríacos.Los servios,en el sur, aprovecharoneh momentoparaderro-tar a las tropashúngarasqueno salían ah encuentrode losaustríacos.En Transilvania, los labriegos rumanosse de-clararonpor Austria. Por otra parte,los magiaressufríanlos renovadosataquesde Jehlacic. Por un instante,eh páni-co se apoderade Pest. Se trata ya/ de negociarcon Win-dischgraetz,pero éstese niega altivamentea tratar con los“rebeldes”y continúasu avance. La Dieta húngarahuye aDebreczin,y las fuerzasaustríacasentranen Pest(5 de ene-ro, 1849). Comienzala represiónmilitar y pareceque laguerraha acabado.Sin embargo,antesde un mes,el Gene.ral Klapka obtieneun triunfo sobre los austríacosque le-vanta el ánimo de los magiares. Pero éstosno aciertanaaprovecharsu victoria y pronto sufren un serio descalabroen Kapolna (27 de febrero,1849). Schwarzenbergcree lle-gadoel momentode desenmascararsu política: disuelve laDieta austríaca(7 de marzo); proclamaunanuevaConsti-tución, en quequedacomprendidaHungría,y pide ha inclu-sión de estanuevaAustria centralizadaen la ConfederaciónGermánica. Los eslavosdel sur, sintiéndosetraicionadosensus anhelosde autonomía,desmayan. Los magiares,vién-doseperdidos,redoblansuesfuerzo. Y la fortuna de la gue-rra cambió.

Los austríacostuvieron que solicitar eh auxilio de lastropasrusas,que se habíanmantenidoen la fronteraparaevitar contaminaciones.Bern, guerrillero incansable,se hasarreglapararepelerarusosy austríacoshaciaValaquia. En

211

Page 211: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Servia,Perczeh,y en el teatro principal de la guerra,G6rgei,van anulandolos éxitos austríacos.Finalmente,el ejércitode ocupaciónen Pesttuvo queevacuarha plazaparaacudiren alivio de Viena, amenazadaya por los húngaros. El 14de abril, 1849, Kossuth hace declararla independenciadeHungríaen Debreczin,excluyendoa los Habsburgosdel tro-no. PeroG~irgeihabíacometidoel error de detenersu avan-ce sobreViena. FranciscoJosétuvo tiempo de solicitar elauxilio del Zar, quien sólo esperabala ocasiónpara inter-venir. Los austríacosadelantaronotra vez hacia el este,ypor otro lado,200,000rusoscruzaronla fronteraen sentidoinverso. Los húngaroslucharondesesperadamente,invocan-do en vanoeh auxilio de los turcosy aun de los eslavos. Fi-nalmente, tuvieron que capitular en Vilagos (14 de agos-to, 1849), ante las fuerzas rusasde Paskievitch. El ZarNicolás entrególa tierra conquistadaa FranciscoJosé,sinexigir compensaciones.Schwarzenberg,incapazde términosmedios,ahogóen sangrelos rescoldosque aún quedaban,secundadoactivamentepor el GeneralHaynau. La suertedeHungría despertabala compasiónde Europa. Los turcos,apoyadospor Inglaterray Francia,acogíana los prófugosy se negabanaentregarlosal Gobiernode Viena.

2 y 9 de octubre, 1919.

212

Page 212: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XIX. AUSTRIA Y PRUSIA

1. HEMOS visto cómo se restauróel régimen de Metternichen Austria. Reunióseun consejode obispospara condenarcomo pecadola idea misma de ha nacionalidad. Rusia eraamistosa;Francia,bajo el “pequeño” Napoleón,vacilaba,se ponía reaccionaria. Sólo dos obstáculoshabíaen el ca-mino de Schwarzenberg,eh director de ha política austríaca:uno era Alemania; otro, Italia.

En Italia, trasel desastrede Custozza,los peoresenemi-gos de Austria, los radicales,fueron, en rigor, por su con-ducta excesiva,los mejoresaliados de Austria, justificandohas represionesde éstaalos ojos de la reaccionariaEuropa.Un día matarona Rossi,ministro del Papa;otro día asal-taroncasi el Quirinah,y el Papatuvo quehuir aGaeta,don-de el cardenalAntonelhi acabóde convencerloah partido dela reacción. Austria y Españase ofrecierona intervenir,conprotestadel Piamonte,mantenidopor Francia. El 9 de fe-brero,1849,has Cámarasromanasdeclaranabolido eh podertemporaldel Papay proclamanla república,rompiendoasí,de paso,con las monarquíasitalianas. Poco despuésse de-claró la repúblicatoscana,y el GranDuquede Florenciafueareunirseen Gaetaconel Papa,parallorar suspenascomu-nes. Así, Italia solase destrozabacuandomásunida debieraestar. En el Piamonte,dondehabíapocas simpatíasrepu-blicanas,el político Gioberti procurabauna Confederaciónde Estadositalianos, pero sin éxito. Eh Piamontese quedóun momentosolo en Italia, frenteaAustria. La opiniónpia-montesa,excitada por los fugitivos de Lombardía, estabapor la guerra. El mismo Carlos Alberto queríavolver porsus laureles. Y, al fin, contra los consejosde Cavour, enmarzo,1849,se denuncióla treguade Vigevano,y la guerrarecomenzó. Las tropaspiamontesas,al mando del polacoChrzanowzky,pronto quedaronderrotadaspor Radetzky,enla batallade Novara (23 de marzo). CarlosAlberto abdicóen su hijo Víctor Manuel y huyó al destierro. Estesacrifi-

213

Page 213: Alfonso Reyes. Obras Completas V

cio final borró, a los ojos del pueblo, el recuerdode lasflaquezasde Carlos Alberto, y convirtiéndolo en héroe dela unidad italiana, dio a la derrota unaeficacia ideal. Elnacionalismoitaliano podíaya confiar en las testascorona-das. Y mientras eh Austria vencedorapodía desentendersede has cosasde Italia parapreocuparsede Alemania,Italiaforjaba,en silencio,las armasde sufutura victoria.

2. En Ahemania,el Parlamentode Francforthabíaacep-tadocomo obvia la idea de la unidadnacional. Pero ¿den.tro de cuáleslímites? Y en qué relación con Austria, conPrusia? Como repúblicao como imperio? Unos, ante laactitud recelosa de Austria, estabanpor excluirla; otros—eh partido “idealista”— queríanincluir al Austria, apro-piándosede pasadaaBohemia,el Schleswigy las provinciaseslavasde la PrusiaOriental. FedericoGuillermo de Pru-sia, siempresoñador,hablaba de resucitar, bajo los Habs-burgos,el Santo Imperio: él se conformaríacon el mandode has tropasno austríacasy eh título de Rey de Alemania.Aunque disgustabaasí a los polacosde Posen, admitía hainclusión de Prusia en eh nuevo Estadogermánico, expo-niéndoseapararensimplevasallode Austria. PeroBohemiano quiso acudir ah Parlamento,y la cuestióndel Schleswigse presentabacomounaamenazade la paz. ¡Y los profeso-res reunidosen Francfortno teníanla menorexperienciadeha política!

Por junio del 48 lograron trazar un gobierno provisio-nal, con un poder ejecutivo que obrara de acuerdocon haConfederación.El ejecutivo no participaría en ha elabora-ción del nuevoplan constitucional,y desempeñaríael cargoun Regentedel imperio, electo por el Parlamento,irrespon-sable,pero auxiliado por ministros responsables.Fue elec-to el archiduqueJuan de Austria; todos los soberanosdeAlemania lo reconocieron;también la Confederación,queaúnarrastrabaunavida pobre y ociosa,en eh honrosopapelde quintarueda.

Y el Parlamentode Francfortse pusoa formar la Cons-titución. Y ha discusiónsobre los derechosdel pueblo sealargabaen interminablesalardesde sabiduría,mientrasla

214

Page 214: Alfonso Reyes. Obras Completas V

crisis de la vida generalponía al puebloen trancesde ham-bre y de miseria. Y el pueblo comenzabaa desesperardeaquellaprometidaConstitución,y al mismo tiempo renacíacierta fe en la fuerza militar, aptaal menospara aplacarmotines. FedericoGuillermo hibertó asus tropasde ha obli-gación de jurar obedienciaal Regente;y el mismoArchidu-queJuan,como Regentede Austria, se vio en el paso deprotestarcontrasus propios actoscomo Regentede Alema-nia. Y el Parlamentocarecíade apoyomilitar. Todo depen-día de las fortunas de Prusia y Austria. Semejantefalsoequilibrio se descubrióclaramenteconmotivo de la cuestióndel Schleswig-Holstein.

3. Los Ducadosde Holstein y Schheswigestabanunidosa ha coronadanesadesde 1460,pero nuncahabíanperdidocierto grado de autonomía. Ya el preparlamentohabíade-cidido que, aunqueextrañoa la ConfederaciónGermánica,eh Schleswigpodría enviar diputadosa Francfort, lo queanunciabaun propósitode anexión. Mientras Holstein for-mabacuerpoconel antiguo Santo ImperioRomano,Schles-wig —aunquemuy unido a Holstein—era tierra aparte. EnDinamarcala ley sálica habíasido abolida; no así en losDucados. Los intentosparaincorporarlos Ducadosa Dina-marcahabíantropezadocon ha oposición de los herederosde la casade Augustemburgo.En 1846, la casade Dina-marcano teníaherederosvarones.CristiánVIII declaróqueconsiderabaprobadoel derechode su hermanaCarlota so-bre Schleswigy Lauenburg. El Hoistein apelóinútilmente ala DietaGermánica. FedericoVII, sucesordel rey Cristián,proclamóen 1848unaConstituciónparaeh reinodanés,coninclusión de los Ducados. La opinión alemanase inclinó afavorecera Holstein. El duquede Augustemburgosohicitóla ayudade Prusia,y, ésta,a comienzosde abril, intervinomilitarmente,poniendoa Schleswig,en nombre de los in-teresesmarítimosde Alemania,bajoun gobiernoprovisionalsancionadopor la Dieta. Laspotenciasintervinieron,y Pru-sia abandonóla presa;ah menos,eh Rey de Prusia ordenóal generalWrangelevacuarlos territorios ocupadospor lastropasprusianas.Peroya el Parlamentode Francforttoma-

215

Page 215: Alfonso Reyes. Obras Completas V

ha cartasen el asunto,dispuestoa apoyarla intervención,impulsado por Dahlmann,apóstol germánico. Y Wrangeldesobedecióal Rey de Prusia, declarandoque obraba ennombredel Parlamento,de todaAlemania. El Rey (le Pru-sia —cogidoentrela amenazade las potenciasy la voluntaddel Parlamento—optó por desoíra éste y a su Regente,yobrarpor cuentapropia. Las tropasprusianasdesocuparonla tierra discutida,y FedericoGuillermo cediólos puntos alos daneses(Malmoe, agosto, 1848). El ParlamentodeFrancfortdescubrióasísu impotenciaparagobernarlas deci-sionesde los distintos Estadosalemanes.Tras largas dis-cusiones,aprobó la conductadel Rey de Prusia. Esto pro-vocó motinesen Francfort, y las mismas tropasprusianastuvieron que salvar al Parlamentode ha furia del popula-cho. El prestigiode estaasambleade teóricoshabíacesadoparasiempre. La cuestiónde los Ducadosseguirácandentepor todoel períodorevolucionario.

4. Era también apremiantela cuestión de la Poloniaprusiana. Por odio a Rusia, no faltabanpatriotasbien dis-puestosparaPolonia. Ya en 1846 uno de los jefesradica-les, el diputadoHecker, declarabaindispensablela unidadalemanacomomuro al paneslavismoruso. Se temíauna in-tervenciónde Nicolás1 contrala Alemanialiberal. Y el pre-parlamento,el 31 de marzo, 1848, declaró que eh puebloalemánayudaríaha reconstruccióndel Estadopolaco. Porentonces,unode los capitanesdel movimientonacional,Maxde Gagern,fue a Berlín parasolicitar la ayuda del Rey d~Prusiaen la creaciónde una Colonia independiente,aun alprecio de unaguerracon Rusia. La opinión prusianaestabamuy dividida. Nicroslawski,detenidoy condenadoa muer-te, habíasido puestoen libertad entrelas aclamacionesdelpueblo. Despuésdel 18 de marzo,el nuevoministro del ex-terior, Barónvon Arnim, adoptóunapolítica hostil al Zar.Y el rey dictó el decretode 24 de marzosobrela “reorgani-zaciónnacional” de Posen,cuyos habitantesse aprestabanjubilosospara una posibleguerra contra Rusia, tanto máscuantoquePrusia acababade enviarlesaun propolonés,elgeneralWilhisen, como comisario real. Pero todo esteen-

216

Page 216: Alfonso Reyes. Obras Completas V

tusiasmoliberal chocó con la resistenciade los conservado-res prusianos,con el temor de los queconsiderabanpeligro-so el provocarlas iras de Rusia,y conha crecienteantipatíaque,en Posen,se manifestabaentrelas dos razasrivales. Sehablabade partir aPosenen unazonapolacay otra alema-na, que se incorporaríaal nuevo Reich reconstituído. Y ungeneralprusiano,encargadode trazar la línea de demarca-ción, se las arregló para dejardel lado alemánlos dos ter-cios del territorio. Al fin, estalló la revolución polaca,san-grientamentereprimidapor Prusia.

Varias vecespropuestaen Francfort, la cuestiónpolacafue objeto de un debatedecisivo en julio de 1848. Blumy otros diputadosde izquierdadefiendenlos derechosdelpueblo desmembrado.El relator, que lo era el historiadorStenzel,se esforzó por manifestarsemoderadoy solicitarla conciliaciónentrelas dos razas. La mayoríase inclinó alcampeóndel germanismo,Jordanel poeta,“Jordan de Ber-lín”, electo comodiputadode izquierda,cuyasmanifestacio-nesfueroncrueles,belicosas.En vanoprotestóKarl Vogt; envano quisohacerseoír el diputado polaco Janiszevski:“Ha-béisdevoradoa los polacos—dijo— pero no los digeriréis.”

5. La Asambleao Dieta de Francfortconsagróbuenapartede susempeñosacrearuna flota de guerraen el Bál-tico, dondese asegurabaque los barcos danesesperseguíana los navíosmercantesalemanes.Todo era poco junto a lossueñosde los pangermanistasextremosArndt y Jahn,super-vivientesde ha edadheroicade 1813,viejos románticos. Peroel asuntopor excelenciafue eh escogerentrela GranAlema-nia, con Austria, o la PequeñaAlemania,sin Austria.

Los partidariosde la Gran Alemaniateníanmayoría ahprincipio. El respetoa Viena contabacon la autoiidad delos siglos. FuedesignadoRegente,por unanimidad,el Archi-duqueJuan,el más popularde los príncipesaustríacos.Ala derecha,aristócratasy católicosvenerabanla dinastíatra-dicional de los Habsburgos. A la izquierda, los radicalesadmirabana la gran urbe que acababade derribar a Met-ternich y pronunciarsepor la democracia. Los brillantesdiputadosaustríacosarrebatabany persuadíancon su fácil

217

Page 217: Alfonso Reyes. Obras Completas V

elocuenciay su muchomundo. La PequeffaAlemaniasedu-cía en cambioa ha mayoríade los protestantesy liberalesdel centro. Aunquepedíanéstosha capitaníade Prusia,acondición de que éstaquedarabien compenetradacon Ale-mania, procurabanno herir a Austria, cuyo destino,segúnGagern,era redimir en nombrede la civilización alemanaa los bárbarosdanubianosy orientales. La verdades quereinabacierta indecisión,y Viena misma no declarabaneta-mentesus deseos. Pero las represionesmilitares en Vienay ha ejecuciónde Blum, el delegadodel parlamentoalemán,enajenaronaAustria muchasvoluntades.

6. Austria, cuyo poder militar estabaen plena reorga-nizaciónparafines de noviembre de 1848, se manifestóre-sueltaa no aceptarel menor compromisoque mermarasulibertad de acción. Ante estaactitud, ha mayoríaparlamen-tariavolvió los ojos aBerlín. En Berlín, un nuevoministro,elcondede Brandenburgo,inaugurabacontralas agitacionesdel pueblounapolítica dura: eraun prusianoa ha antigua.Pronto disolvió por la fuerzaha Dieta prusianay declaróaBerlín en estadode sitio. FedericoGuillermo, envalentona-do, desoyóa unacomisión queel Parlamentode Francfortenviaraa Berlín paraaveriguarquésucedía;y a poco em-pezóa tratar de robustecerla antiguaConfederaciónde lospríncipes alemanes.Antes de fin de año, Schwarzenberg,por su parte,pidió desdeAustria ha disolución del Parla-mentode Francfort.

Y aquícomienzaun juegocomplicadoentreel Parlamen-to, FedericoGuillermoy Schwarzenberg.El Parlamentoson-deaal Reyde Prusiaparasabersi estaríadispuestoa acep-tar la coronaimperialde Alemania;el ReydePrusiase dejaquerer; Schwarzenberghace que lo apoya, con la idea derestablecerla antiguaConfederación,en forma de un cole-gio de reyesy, de hecho, procuraatizar la sospechade lospríncipesalemanescontrael ambiciosoprusiano,y ganárse-los con ofrecimientos. Eh 13 de enero de 1849, la Dietaaceptóun compromisoentrela Grandey ha PequeñaAlema-nia que,en el fondo,eraya sólo unaconcesiónverbal aAus-tria. Cuandola victoria de Kapolna redobhólas fuerzasde

218

Page 218: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Austria, Schwarzenbergpidió abiertamenteque la nuevaConstitucióndel Imperioaustríaco(4 de marzo,1849) fueraincluída en la ConfederaciónGermánica,y éstamodificadaen biende Austria, sustituyendoal Emperadorpor un Direc-torio de siete miembros,y al parlamentode elecciónpopu-lar porunacomisión de delegadosde los Gobiernosy Dietas.En lamecánicade la reforma,Austria se las arreglabaparacontar, dentro de estacomisión, conunanecesariamayoríade votos. El partido prusianodel Parlamentode Francfortcontestóa esta proposicióneligiendo Emperadorah Rey dePrusia,FedericoGuillermo. Pero éste,despuésde un mesde indecisiones,no aceptóla coronaimperial: Austria pro-testaba,y los demáspríncipesalemanesno parecíandel todosatisfechos.Y entoncesel Parlamentose deshizo. A poco,habíarevolucionesen Dresdey Baden,aplacadaspor lasconsabidastropasprusianas. En Berlín hubo que disolverla Dieta.

7. Y de nuevoel Rey de Prusiase pusoa soñaren unaCónstituciónparaAlemaniamásde acuerdoconel “derechodivino”. No pudo contarparaestoconAustria, y sólo logróformar una liga ofensivay defensivacon Hanovery Sajo-nia, queha aceptaronconpoco ánimo de cumplirla. Las re-lacionesentrePrusiay Austria fueron cadavez más difíci-les. Aunquedisueltoel Parlamento,el RegenteArchiduqueJuany el ministro imperialseguíanen Francforty protesta-bancontratodoslos actosdelReyde Prusia. Ésteresucitabaahoraha cuestiónde los Ducadosdaneses;pero Austria, ro-bustecidapor el fracasodefinitivo de ha revolución magiara fines de agosto,se opusoasusplanes,secundadapor Ba-viera y Wurtemberg. Como, por lo demás,Austria no sesentía,porel momento,con fuerzasparaoponerseaPrusia,poco despuésfirmaron un pacto ambospoderes,conformeah cual el ArchiduqueJuan renunciaríala regencia. Y larivalidad entreAustria y Prusiase disfrazabade proyectos,ya para resucitarla antigua Confederación,ya para robus-tecer la nuevaLiga. Pronto Hanovery Sajoniaabandonanla Liga creadapoco antescon Prusia. Los pequeñosEsta-dos buscaban,sin embargo,ha protecciónde ésta, al paso

219

Page 219: Alfonso Reyes. Obras Completas V

que los cuatrograndesreinos se valían de Austria. Schwar-zenbergproponeun día la partición de AlemaniaentrelosgrandesEstados,bajo un Directorio central en queAustriallevaría la voz. Y Prusia,al siguiente,procura consolidarla Liga de los pequeñosEstados,y convocaasu Parlamento.

Éstese reunióen Erfurt (marzo,1850) y aceptóen blo-que la nueva Constituciónde la Liga prusiana. A lo cualrespondió Schwarzenbergresucitandoha vieja Constitucióngermánicade 1815. Alemania vacilaba,así,entredos cen-tros de atracción. Y la actitud del Zar, muy importanteental extremo,era decididamentefavorableaAustria —la queapelabaa los antiguos tratadosde Viena— y contraria aPrusia,la quese empeñabaen intentosrevolucionarios.

Además, la actitud de los poderesparacon Prusia re-sultabaafectadamuy de cercapor la cuestióndel Schleswig-Holstein. Al Zar Nicolás preocupabael asunto,por relacio-nesfamiliarescon la casadanesareinante. Los sentimientosde Inglaterraestabantambiénpor Dinamarca. En unacon-ferenciade Londres(octubre,1848), Prusiahabíaaceptadoun compromisofundado en la separaciónde los Ducados,medianteeh cual Holstein, como miembro de la Confede-ración Germánica,podría recibir una Constitución aparte.A última hora, Dinamarca se declaró por la indisolubleunión de ambosDucados,y recomenzóla guerracon Prusia(abril, 1849). FedericoGuillermo prefirió prestarsea unnuevo arreglo. En julio se firmó una tregua. La opiniónnacionalistaalemanaha consideró comouna traición a la feque los alemanesde los Ducadosteníanen la madrepatria.En abril de 1850 se firmó unapaz quedejabasimplementeparamañanala resoluciónde todoslos puntoscontrovertidos.Peroeh Zar estabamásresueltoa mantenerlos derechosdeDinamarcaqueel propio monarcadanés,y amenazabaconintervenir. Austria aconsejóa Prusiaque cediera,paraevi-tar “una guerra fratricida”, y Prusia cedió. Sólo LuisNapoleónse ofrecíaaayudara Prusia,acambiode ciertascompensacionessobre el Rin. FedericoGuillermo, ante ladisposiciónfavorablede Luis Napoleón,se sintió horroriza-do de su propia audacia,y se entregóen brazosde Rusia.La paz definitiva entrePrusiay Dinamarcase firmó el 2 de

220

Page 220: Alfonso Reyes. Obras Completas V

julio, 1850. El Reydanés,encalidadde Duquede Hoistein,quedabaautorizadopararestablecerel ordenen el Ducado,con o sin el auxilio de la ConfederaciónGermánica.

8. Austria ganó, pues, un paso sobre Prusia. PeroSchwarzenbergno quiso aprovecharsecon imprudenciadela ventaja. Antesbien, deseabaagotarlos recursosdiplomá-ticos. Y, en efecto, los últimos desarrollosde ha cuestióndanesale permitieron dejar a Prusia aisladafrente a hasgrandespotencias. Por el momento,Shwarzenbergconvocóla reunióndel Comitéejecutivo de la antiguaDieta, cuidán-dosede no mencionarla Liga prusiana. Y FedericoGuiller-mo, en tanto, afectóignorar la resurrecciónde la Dieta. YentrePrusia y Austria, disidentede la Liga y solícito delfavor de 1a Dieta, iba y venía, embrollandovoluntades,ehElector de Hesse. Prusiano estabapreparadaparala gue-rra, y FedericoGuillermo era la indecisión misma. Eh 11de octubre,1850,Schwarzenberg,en nombrede Austria, fir-mó, conBaviera y Wurtemberg,unaLiga antiprusiana.

Las tropasprusianasrecibieronorden de marcharsobreHesseparasometerlaa los compromisosde la Liga, de quetrataba de sustraerse,pero esta acción era más bien unarespuestaa la ocupaciónde Hessepor tropasbávaras. Laguerrapudo todavíaevitarse. Los príncipesse reunieronenVarsovia. Prusiase sometióde nuevo. El 15 de noviembre,FedericoGuillermo anunciósolemnementea la Dietaque laLiga del Norte estabadisuelta. Las fuerzasprusianasdes-ocuparonHesse. Prusia reconocióa Austria el derechodeprotecciónsobreHesse,y todavíaaccedióasolicitar, conjun-tamentecon Austria, que las fuerzasde Holstein abandona-ran el territorio de Schleswig.Y cabedecir,apesarde tantotriunfo paraAustria (Olmütz, 29 de noviembre,1850), queSchwarzenbergno obtuvo de Berlín todo lo que entoncespudo haber obtenido. Confiado en su éxito, permitió queAustria y Prusiase unieranparaconvocarun nuevoCongre-so Constituyenteen Dresde,y en el seno de éste,dejó vercontodaclaridad las ambicionesaustríacassobreAlemania.Franciae Inglaterrase inquietaron.El Zar de Rusia,ami-go de Austria, defensorade los antiguostratados,no se sen-

221

Page 221: Alfonso Reyes. Obras Completas V

tía ya amigo de esta nueva Austria, abiertaatrevidamenteal porvenir. Prusia aprovechóel momentoy, apoyadaporlos pequeñosEstadosalemanes,ganóla mayoríaen el Con-greso,dondeseopusosistemáticamenteaAustria. El conflic-to era agudoy la solución fue ridícula: Alemaniavolvió aquedarcomoen 1815,consumáquinamohosaen Francfort.Habíansido inútiles los dos añosde revolución.

16 deoctubre de 1919.

222

Page 222: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XX. ANTECEDENTESDE LA GUERRA DE CRIMEA;

NAPOLEÓN III

1. AL DISIPARSE el humo de la revolución en 1848,dos po.deressobresalen,ambosreaccionarios,pero opuestospor eltemperamento,los principios y la política quehabíande se-guir: el de Luis Napoleóny el del Zar Nicolás. Ésteapelabaal terror; aquél, al poder adormecedorde las buenaspala-bras. Luis Napoleónse propusoconvenceral mundo,en tresaños, de que eh orden político y social dependíaen granparte de su persona. Franciatenía confianzaen él, y lasCámarasse plegabanasus deseos,aunqueaquíy allá esta-llaran algunos motines socialistas. Uno de estos motines(junio, 1849) hastasirvió de pretexto aLuis Napoleónparasubstituirun ministeriopor otro másapropiadoasusdeseos.Hizo de su nombreunabandera;procuró que la represiónde los radicalesparecieraobra de sus ministros,en la queél no intervenía;dejó quelas Cámaraslanzaranunaley res-trictiva del voto (mayo,1850);viajó porel país,proponien-do casi su reelección,y permitió que,de paso,las tropaslosaludaranal grito de “~Vivaeh Emperador!” Pronto, antesus descubiertasambiciones,las Cámarashe eran hostiles.

A principios de 1851,queriendoahorrarselas molestiasde un golpe de Estado,propusola revisión de ha Constitu-ción. La propuestano obtuvo ha mayoría suficiente. LuisNapoleónquisoentoncespedir la anulaciónde la ley restric-tiva del voto: si, con ayudade los radicales,lograbaderro-carla, se asegurabavarios millones de votos; si fracasaba,quedaríajustificadoalosojos delosvotantespor las medidasviolentasque adoptaraentoncescontra las Cámaras. Estoúltimo fue lo queaconteció. Eh Parlamentorechazóla pro-posición para anular ha ley restrictiva del voto, y quedó,inermey desacreditado,amercedde Luis Napoleón. La no-chedel primerode diciembrede 1851,Luis Napoleóndio elgolpede Estado.Setentay ochodiputadosfueronencarcela-

223

Page 223: Alfonso Reyes. Obras Completas V

dos,y al otro día París—sorprendido—amanecióbajo unnuevorégimen. El resto de la Cámaray el Tribunal Supe-rior fueron disueltos por las armas. Victor Hugo y JulesFavre se echarona la calle, arengandoa la multitud contrael tirano. Hubo barricadasy combates,en que las tropassalieronvictoriosas. Y en dos díasse venció todaresistencia.

La proclamapresidencialanunciabala restauracióndelConsulado,régimenquehabíaprecedidoal Primer Imperio.El presidenteseríaelegido para diez años; trabajaríaconun ministerio sólo responsableante él; un Consejo de Esta-do se encargaríade prepararlas leyes,y una CámaraLegis-lativa y un Senadocuidaríande preservarel orden estable-cido. Las Cámarasexistentesfueron disueltas. París y susalrededoresquedaronen estadode sitio; se restauróel su-fragio universal,citándoseal puebloparael 20 y 21 de di-ciembre,afin de ratificarestasmedidas.Peroantesse tomóel voto del ejército,quéfue unánimey favorable. El puebloconfirmó eh cambiopor unamayoríaabrumadora.Luis Na-poleón,salvoelnombre,eraya, de hecho,Emperador.En 14de enerode 1852 proclamóla nuevaConstitución,en la cualse habíareservadofacultadesamplísimas.El 7 de noviem-bre, el Senadoacordó—sin quea nadiecausaraya la me-nor sorpresa—transformarla Presidenciade diez años enun Imperio hereditario. El 21 del propio mes,el puebloloaprobó. El 2 de diciembre,1852,eh Imperio fue proclama-do solemnemente,y unoscuantosmesesdespuéslos princi-palesEstadoseuropeoslo habíanreconocidotambién.

2. El conciertoeuropeono teníaya solidez. Austria sepreocupabaa la sazón de consolidar sus victorias; Prusiano era unafuerzaeuropeabajoFedericoGuillermo IV; hasrelacionesentreRusiae Inglaterraeran difíciles; la actitudde Palmerstondurantela crisis de 1848habíapuestomuyrecelosoal Zar Nicolás, y mástodavíael bloqueoque Ingla-terra decidió en 1850 —sin consultarloconRusia y Fran-cia, queeranlos otros valedoresdel reino helénico—sobrela costagriega, para la reparaciónde ciertos ultrajes aunsúbditobritánico. Por un momento,la fuerzade Palmerstonvaciló, y los consejerosdel Zar pudieron creer llegado el

224

Page 224: Alfonso Reyes. Obras Completas V

momentode reanudarcon Inglaterrarelacionescordiales;pero, en 1852, aunqueel jefe nominal del gobierno ingléseraLord Aberdeen,eraotra vez Palmerstonquien dictabalaconductapolítica, hostil aRusia. El Zar pensóentoncesenreconocerel gobierno de Napoleón, para evitar la posiblerenovaciónde la ententeanglofrancesa;pero, por la rigidezde sus principios, lo hizo con restricciones,declarandoquesólo accedíaa tal reconocimientopor razonesde Estadoydeseosde paz,y sin quererconcederel dinásticonúmeroIIIqueNapoleónañadíaa su nombre,númeroquesignificabala anulacióndel sistemacreadoen 1815. Napoleónfue muysensibleaestasrestricciones,comoverdadero“arribista”, ysólo esperabala ocasióndel desquite. Pronto se ha procuróla política de Oriente.

3. ¿Qué pasaba en Oriente? Por las capitulacionesde 1740, Franciahabíaobtenidoel derechode protegeralos latinos cristianosdel imperio turco, y el reconocimientode ciertas pretensionessobrenegociosde Jerusalén. Perosobrevinola Revolución,y distraídala Iglesia latina, eh cle-ro griego de Jerusalénganóterrenosobresus rivales, ayu-dadopor Rusia. Ahorabien, NapoleónIII queríapropiciar-se al clerofrancés,y suembajadorrequirió de la Puertaharestituciónde las propiedadesy derechosarrebatadosa loslatinos. El Gobiernoturcopropusocrearunacomisiónmix-ta de investigación,con eh propósitode dar largasal asunto.Franciaaceptócondicionalmente;pero aquíse opusoel ZarNicolás,declarándoseenemigodel menorcambio. Estapug-na por la preponderanciaen el Oriente inquietó a Inglate-rra. Intervino, pues,y en marzo,1852,se logró forjar unatransacciónquealos mahometanosy a los protestantespodíaparecersatisfactoria.PeroNapoleónnecesitabaunaguerra,y no queríaperderel pretexto. La presenciade un sacer-dotegriego, paracelebrarla misaanualde la Ascensión,lepareciócosaintolerable. Nicolás,por su parte,deseabaunaguerraquedierapor resultadola expulsióndefinitiva de losinfieleseuropeosy permitierael fácil arreglode la cuestiónde Oriente,que,paraél erauna incumbenciadoméstica. Ru-sia se disponíaa su última cruzada.No temíauna liga tur-

225

Page 225: Alfonso Reyes. Obras Completas V

cofrancesa,y contaba,si no con la cooperación,con la neu-tralidad de los otros poderes.Austria le debíalos auxiliosdel año49; FedericoGuillermo IV era piadoso,y estaríaconla santacausa.Sólo la actitud de Inglaterraera un pro-blema, aunquepor el momentolos informes parecíantran-quilizadorespara Rusia. En enero, 1853, el Zar le hablóclaro al embajadoringlés: Turquía, le dijo, es un “hombreenfermo”,y hay queponersede acuerdopararepartirselaherencia. Y he aquí,a grandesrasgos,el acuerdoquepro-puso: P, la creación,en la penínsulabalkánica,de Estadoscristianos,al modelo de los Principadosdel Danubio, bajola protecciónde Rusia; y 2~,compensacionespara Inglate-rra en Egipto, Chipre y Creta. En cuantoa Constantinopla,quedaríalibre de ambospoderes:Rusia habíaabandonadoya los proyectosde Catalina II. Estasclaridadesdel Zar(el Zar tenía la franquezadesdichada)produjeronun efec-to contrarioal propuesto. Inglaterralas tomó como pruebade la hipocresíadel Zar, negóqueTurquíaestuvieraa pun-to de deshacerse,y reafirmóla doctrina de quetodadiferen-cia con la Puertahabíade ser objeto de una intervenciónconjuntade los poderes. Y de nuevo aparecióel fantasmade un posible arreglo entre Austria y Rusia para la parti-ción de Turquía.

4. En febrero, 1853, el embajadoringlés en Constanti-nopla tratabade queFranciamorigerarasuspretensiones,yTurquíacedieraen lo queparecíamásjusto ceder,paraex-cusar así todo pretextode intervenciónrusa. Pero Nicolás,impaciente,ordenaha movilización del ejército ruso. A fi-nesde marzo,el embajadordel Zar presentaa la Puertalasexigenciasde Rusia: mantenerel estadoactualde las cosas,y sobre todo, reconocera Rusia el derechode protecciónsobre los súbditosortodoxos de Turquía. Estaúltima con-cesiónsignificaríaqueha Puertarenunciaraamásde la mi-tad de sus súbditoseuropeos. Además,el embajadorruso,Menschikoff,subrayó,consu actitud insolente,la insolenciade laspretensionesdel Zar. Los ministrosturcosimploraronel auxilio del representantede Inglaterra,y éste—provisio-nalmenteel coronelRose—ordenóal almiranteDundasque

226

Page 226: Alfonso Reyes. Obras Completas V

trajera su escuadrónde Malta a la bahíade Vurla. Contodo, eh gobierno inglésconfiabaen poder evitar la guerra.Pero no pudo impedir queha marinafrancesase agitaraenel Archipiélago.

Stratford de Redchiffe, el embajadorde Inglaterra,lle-gó aConstantinoplaal principio de abril, y trató de distin-guir al instante lo razonabley lo absurdoen las exigenciasrusas. La cuestión puramentereligiosa,sólo tenía positivovalor a ojos de Rusia, y no habíapara quénegarleciertospuntos relativos a la retórica de los Santos Lugares. Otraera la situaciónen cuanto al protectoradosobrelos cristia-nosde Turquía. Rusiaalegabaquesólo pedíarespectoa losgriegoslo quea Franciase habíareconocidoya cien añosatrás respectoa los latinos. Pero el embajadoringlés noquiso ceder,y menoscuandovio que los mismos ministrosdel Zar dudabanya si habíanhecho bien en procurar quesedefiniera diplomáticamenteha situación. En efecto,la si-tuaciónera ésta paraRusia: los cincuentamillones de orto-doxos cristianosde Rusia no podíanser indiferentesa lasuertede los docemillonesde ortodoxossúbditosdel Sultán.Estodabaa Rusia unasupremacíade hecho,quemásvalíano definir, exponiéndosea perderla en los azaresde unaguerra. El representanteruso acabópor accedera las peti-cionesdel inglés, y presentóa la Puerta,por separado,lasdos demandasde Rusia. En el punto de los SantosLugares,Francia,Rusia e Inglaterrapronto se pusieronde acuerdo.Eh otro punto fue negadopor el gobiernootomano,y LordStratford apoyóla negativa,conaplausode las demáspoten-cias. Menschikoffpresentóentoncesun ultimátum (mayo5,1853), que fue rechazado.Y poco después,los diplomáti-cos rusos salieronde Constantinopla:antesde fin de mes—anunciaron—las tropasdel Zar cruzaríanha frontera.

5. En verdad,esto sucedióa mediadosde junio. LordAberdeenhizo, desdeLondres,esfuerzospor la paz, sin apa-ciguar el ánimopopular,queerafrancamentebelicoso. Tur-quía,aconsejadapor Inglaterra,no se opuso por la violen-cia a la invasiónrusa,y estatácticatuvo por efecto que lainvasiónrusaprovocaraha protestade todaEuropa. La acti-

227

Page 227: Alfonso Reyes. Obras Completas V

tud de Austria y de Prusiafue,particularmente,unapenosasorpresaparael Zar. FedericoGuillermo hizo lo único quesabía: vacilar. Temía, en efecto, un avancefrancés sobreel Rin. Además,sólo podíaobrar de acuerdocon Austria.Y Austria, aunquemuy agradecidaa Rusia,teníamásmie-do quegratitud. Temíaasu vez por la seguridadde la rutadel Danubio, y ante el avanceruso sobre los Principados,concentrófuerzasen la fronterade Servia..Por lo demás,mejor que guerrear, se proponía ofrecer su mediaciónamistosa.

Francia,Inglaterra,Prusiay Austria, reunidasen Viena(agosto, 1853), propusierona ha Puerta los términos delarreglo conRusia. Estedocumentosuponíala confirmaciónde algunosderechosrusos. El rito griego gozaríade igua-les privilegios queotrasiglesias,y las institucionesreligiosasde Jerusalénquedaríanbajo la jurisdicción de los cónsulesrusos. Estanotaerala concesiónde cuantoRusiapodíaape-tecerlógicamente.El Zar la aceptó. Por el momento,el pro-blema parecíaresuelto.

30 de octubre, 1919.

228

Page 228: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XXI. LA GUERRA DE CRIMEA

1. No HABÍAN contadolas potenciascon ha voluntadde Tur-quía. La poblaciónmusulmanaestabaindignadapor la in-vasión de los Principados.La notade Viena fue aceptada,desdeluego, por Rusia. El embajadoringlés Stratford deRedchiffe,aconsejóah Sultán que la aceptara,“reservándoseel derechode interpretarla”. Pero eh Sultán propusounamodificación,segúnla cual se reservabael derechode pro-tección sobrelos rajaes. Ahora fue el Zar quien rechazólanota así modificada. La guerra parecía,pues, inevitable.

Y mientrasel Zar procurabareducir al mínimo el nú-merode susenemigosposibles,las flotas francesae inglesaaparecieronen los Dardanelos(22 de octubre,1853), conpretexto de protegeral Sultán contra un probablelevanta-miento de los musulmanes,y conpropósitoefectivo de con-testara ha agresiónrusa. Inglaterra se mantendríaen paz,en tanto que Rusia no cruzarael Danubioo atacarapor elMar Negro. Rusia se lanza sobre la bahíade Sinope; lasescuadrasaijadaspasanentoncesel Bósforo y entranen elMar Negro (3 de enero,1854);y trasalgunosdimes y dire.tes,Franciae Inglaterrase ponenfrancamentedel lado deTurquíay declaranla guerraaRusia (27 de marzo, 1854).

Diplomáticamente,la situaciónera comprometidaparaRusia. Las otras dos potencias—Austria y Prusia—esta-ban igualmenteinteresadasen queRusia abandonarala re-gión ocupadasobre los Principadosdel Danubio, dejandolibre la navegaciónde esterío. Ambas potenciasparecíandispuestasa pedira Rusia queabandonarasus ambicionesextremassobrelos súbditoscristianosde la Puerta,y a man-tener la integridadde Turquía. Con todo, el rey FedericoGuillermo de Prusia temía aparecercomo aliado de Na-poleónIII y enemigodel Zar. Bismarck, además,le hacíaentenderque a Prusia importabamuy poco el que Rusiaconquistaraa Turquía, puesto que Austria y Prusia erancosadistinta. Lo mejor—aconsejabaBismarck—esconcen-

229

Page 229: Alfonso Reyes. Obras Completas V

trar 100,000prusianosen ha Alta Silesia,parapoder dictarcondicionesa amboscontrincantes.Y Austria, queera así,paraRusia,el mástemible de los dos poderesgermánicos,no estabaaún resueltaa embarcarseen la aventuracon In-glaterray Francia. Estasnaciones ahiadassólo deseabanqueRusia se debihitaraparamuchotiempo en unaguerra.

2. He aquí,agrandesrasgos,lo quesucedióen Crimea:rusosy turcos estabanfrente a frente, divididos por el Da-nubio; al lado de Rusia, Austria vigilante. Turquía habíadeclaradola guerra eh 5 de octubre,1853..Duranteel in-vierno,combatesindecisospor la ribera del Danubio. En-tran has flotas ahiadasen el Mar Negro,y entonceslos rusosavanzansobreel río, y son detenidosante la fortaleza deSihistria. Desembarcode anglofrancesesen Varna. El 3de junio, 1854,Austria pideaRusiaqueabandonelos Prin-cipados. Veinte días después,los rusoslevantanel sitio deSihistria,y van retrocediendoantelos reiteradosataquestur-cos. A medidaque retrocedenlos rusos,los austríacos,deacuerdoconla Puerta,odupanlos Principados,garantizán.dolos con su protección. El objeto inmediato de has poten-cias no beligerantesestabalogrado. Pero la debilidad deRusia anima a Franciay a Inglaterra, y en cierto modo ala misma Austria, recelosa,a arreglar de unavez la deba-tida cuestiónde Oriente. Inglaterray Franciaformulan sus“Cuatro puntos”: P, abolición del protectoradorusoen losPrincipadosdel Danubio y en Servia; 2~,libre navegacióndel Danubio; 39, revisión del Tratadode julio, 1841, rela-tivo a los Dardanelosy el Mar Negro, en vista de mejorarla “balanzadel poder”,y 49, renuncia,por partedel Zar, detodapretensiónsobrelos súbditosortodoxosdel Sultán. Aus-tria aprueba(agosto,1854), pero no se decideacompartirfortunasconFranciae Inglaterra,ante la actitud de PrusiaPrusia,segúnel consejode Bismarck,debierahabermovili-zadosushombresen Silesia,imponerlos términosde la pazy declararseen guerracontracualquierade los dosbandosquese manifestarareacio. Pero FedericoGuillermo no po-día atreversea tanto: simplementeaseguróla neutralidadde la Confederación,y pidió al Zar encarecidamenteque

230

Page 230: Alfonso Reyes. Obras Completas V

aceptaralos Cuatropuntos. Y, en efecto,el Zar los aceptóa fines de noviembre,1854.

Era algo tarde: Austria, envalentonada,firmó el 2 dediciembre una alianza ofensiva contra Rusia. ¿Quéhabíapasado?FranciaeInglaterrahabíaninvadidoaCrimeaen 14de septiembredel mismo año, y seis días después,derro-tado al ejército rusoquemandabael príncipe Menschikoff,en la batalla de Alma. Y sobrevinoel sitio de Sebastopol,nosin quelos aliadosdierantiempo aque se reorganizaranlosrusos.El bombardeode los aliadosresultóineficaz.Menschi.koff atacó de nuevo. Y vinieron has costosasbatallas deBalaclava(25 de octubre)y de Inkermann(5 de noviembre).Y el invierno se presentóamenazador,anunciándosecon unhuracán,ante tropasno preparadaspara invernar. Asegu.ran los historiadoresqueel puebloinglés no ha olvidado lossufrimientos—inútiles en gran parte—impuestosa los ex-pedicionariosbritánicosduranteel sitio de Sebastopol,en elinvierno de 1854 a 1855. Cayó el Gobierno de Aberdeen,volvió al poder Palmerston .. Pero si mucho sufrían losaliados,mássufría Rusia: aquéllospodíancruzareh mar enbusca de provisiones,y ante los ejércitosrusosse extendía,cubiertade hielo, la inmensay desoladoraestepa.No habíamedio de alimentarel extremoatacadode aquelgigantescoorganismoreumático. Y por esoeh Zar se sometióy aceptólos términosdel enemigo. Dicen quecontabacon eh auxiliode los “generalesEnero y Febrero”; pero éstos azotarona los de allá y a los de acá imparcialmente:cargadasdemuertosquedaronlas trincherasfrente a Sebastopol,perotambiénsembradade huesosla ruta de Crimea. El hombreungido por Dios no pudo soportarlo:el zar Nicolás murióeh 2 de marzo,1855.

3. Le sucedióAlejandro II, quien subió ah trono invo-candolos nombresde Pedroel Grandey de Catalina. Perolo cierto es queel acercamientode Austria a los enemigosaliados del imperio rusodecidióaAlejandroII aaceptarlainvitación de discutir los términos de ha paz. En marzo sereunieronlas potenciasen Viena. Prusia,a fuerza de serneutral,quedóexcluída. De los cuatropuntos,pronto se lle-

231

Page 231: Alfonso Reyes. Obras Completas V

gó a un arreglo sobre los dos primeros: abandonarel pro-tectoradode Servia,etc., y dejarlibre la navegacióndel Da-nubio. El tercer punto (revisión del tratado sobreel MarNegro y los Dardanelos) abrió una divergenciaentre losaliados: Franciae Inglaterrapedían la estrictaneutraliza-cióndel Mar Negro. PeroAustria se inclinó a la proposicióndel príncipe Gortchakof:permisoigual para quelos barcosde guerrade todaslas nacionescruzaranlos Estrechos.Aquílos poderesoccidentalesse mostraron reacios,’y aquí Aus-tria rompió su alianza con ellos, reasumiendola neutrali.dad. Con esto,Austria sólo logró aislarse:era la suya unagrave desercióna los ojos de los aliados; y a los ojos deRusia,eraun paliativo muy débil paralos dañosquede ellahabíarecibido.

Y es que ha política externade Austria se habíaresen-tido de los malesde su política interna: Austria habíate-mido constantementeun ataquede CerdeñasobreLombar-día, a poco que se distrajeraen los negociosde Oriente, yhabíaavanzadocontraRusia “llevando un abscesoen la es-palda”, paradecirlo en el lenguajede 1914-18. FranciaeInglaterraprocuraronahorrarleenojos,pidiendoah Gobier-no piamontésquetambiénse unieraa la alianza. Y Cavouraceptó,tanto por ganarsea Franciae Inglaterra,como porimpedir queCerdeñase quedarasola entrevoluntadeshos-tiles (7 de enero,1855). Cerdeñaenvió a Crimea 15,000hombres.

4. La guerracontinuaba. Napoleónquería ir, en perso-na,a recibir los honoresde la victoria. Al comandantefran-cés, Mariscal Canrobert,sucedióel GeneralPéhissier,queya no quiso esperarmástiempo. El 18 de junio comenzóeh ataqueen forma. Los aliados obtuvieron éxitos sucesi-vos (16 de agosto:batalla de Chernaya;8 de septiembre:puertoMalakof; al día siguiente,cayó Sebastopol;8 de no-viembre: caídade Kars en poder de los rusos). Inglaterrase empeñabaen proseguirla lucha,pararestaurarsu gloriamilitar. PeroNapoleónestabasatisfechocon el triunfo deMalakof, y aceptó la proposiciónque ahora presentóAus-tria, a hurtos de Inglaterra,para entrar en negociaciones.

232

Page 232: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Napoleónquedabaencargadode obtenerel consentimientode Inglaterra, y una vez obtenidoéste,Austria presentaríaaRusia unanotacon los preliminaresde la paz. Estanotacontenía,desdeluego, los famososcuatropuntos. Peroaho-ra Inglaterra pidió la introducción de ciertasprecisiones,aménde unacláusula adicionalsobreha abstenciónde Ru-sia a fortificar las islas Aland, del Báltico. La nota, asímodificada, fue presentadapor Austria ah Zar en diciem-bre, 1855, pero con intimación de guerrapor partede Aus-tria, en caso de que la nota no fuere aceptada.Contra laopinión de Gortschakof,el Zar accedióal ultimátum.

Y los representantesde los poderesse reunieronen Pa-rís. El Tratado de paz fue firmado el 30 de marzo, 1856.La neutralidaddel ‘Mar Negro significabaahorala libertadpara los buques mercantes—y la prohibición para los deguerra—de todoslos países. Una comisióneuropeaasegu-raría la navegacióndel Danubio. Y, lo másimportante,Tur-quía fue recibidaen el conciertoeuropeo,medianteel cam-bio de mutuaspromesas.

Pudo creerseque, contenido el peligro ruso, Turquíaentrabaen una franca era de reformaseuropeas,pero nofue así. Por otra parte,a ha primera ocasión,Rusia recha-zaríael sistemade neutralidadestablecidoparael Mar Ne-gro. Quince añosmás tarde, en premio de la neutralidadrusaduranteeh sitio de París,la triunfantePrusiaapoyaríaestaactituddel Zar. Entretanto,la fuerzade expansiónrusase derramaríapor eh Asia Central, hacia la frontera de laIndia. Además,la Turquía debilitada le era una barreramucho menos infranqueableque los pequeñosEstadosre-sultantesde ha desintegraciónde Turquía.

5. Y este acaso no se hizo esperar. ‘Napoleón III ha-bía propuestola revisión de los tratadosde 1815, en vistadel principio de las nacionalidades.Y, desdeluego, en ehCongresode París,sugirió la unión de Moldavia y Valaquiaen un Estadorumano,bajo un príncipe electo por las po-tencias. La misma Rusia habíaaceptadoel plan. Pero In-glaterra no consentíaen que eh poder del Sultán padecierala menormerma, y a Austria no le conveníaque se inquie-

233

Page 233: Alfonso Reyes. Obras Completas V

taranlos rumanosde Transilvania. Se aplazó,pues,la cues-tión paraunafutura conferencia. Sin embargo,ya anterior-mentelos representantesde los Estadosdiscutidosse habíandeclaradopor ha unión (octubre,1857). La conferencia,alfin reunidaen Parísa principios de 1858, no se decidíaaaceptaruna situación tan revolucionaria,e inventó un sis-tema de Hospodares,judicaturas y asambleaslegislativasseparadas,con una comisión común para los negociosdecomúninterés en ambosPrincipados. Con todo, los ruma-nos eligieron un Hospodar común: eh príncipe AlejandroCouza;y para1862,concierto disimulo, lograron la unióndefinitiva de Rumania. Cuatro años después,expulsadoelCouza,fue electo como príncipe hereditarioCarlos de Ho-henzollern-Sigmaringen,aquien todaEuropareconoció,enmuchopor influenciade NapoleónIII.

La guerrade Crimeaacabócon el predominiode Rusia,descubriendola íntima flaquezade aquelaparatode poder.De la guerra de Crimea—en que Franciae Inglaterra seunieronparaquebrantardefinitivamenteasufuturaahiada—es responsable,másque la misma Inglaterra, su embajadoren Oriente,Stratford de Redchiffe. ParaNapoleón III, laguerrade Crimeavino aserha cruzadaqueestabahaciendofalta al apetitode gloria del pueblofrancés.El pueblofran-céshabíaaceptadoaLuis Napoleóncon entusiasmo,aunsa-ludando con aplausosus violaciones,porque veía en él alherederodel testamentode SantaElena,al representantedeha idea napoleónica,esperanzade las libertadespopulares.Peroel embajadorfrancésen Viena, Drouyn de Lhuys, nolo habíaentendido. Cuandoabogóporla alianzaanglo-fran-co-austríaca,lo hizo en estos o parecidostérminos: “Euro-pa, antesde la guerra de Crimea,sólo puedeescogerentreRusia o la Revolución;ha guerrade Crimea—apartede re-solver la cuestiónde los Santos Lugares,que, en rigor, sepuederesolversin la guerra— acercaráa Franciahacia elcentro de gravedadde Europa,robusteceráeh gobierno delordenen París,y Franciano serámásel foco de las revolu-ciones”. Por esoDrouyn de Lhuys fue depuesto:la guerrahabíapasadosobreél. NapoleónIII no sólo tratabade ha-lagar los sentimientosdel pueblo francésen aquellaépoca,

234

Page 234: Alfonso Reyes. Obras Completas V

sino que, realmente,compartíasus ambicionesy sueñoS. E!antiguo conspiradorde Estrasburgoy de Boulogne,queha-bía sorprendidoal auditoriopor su acentoextranjeroha pri-meravez quehabló en público,veníaa sereh representantede ha fiebre política de Francia,en un sentidoque nuncapercibióVictor Hugo, desdesu destierro. Pero he aquíque,así comoRusia,en 1850,habíaperdidola ocasiónde aplas-tar al militarismo prusiano,ahora Francia,al contribuir ala decadenciade Rusia,trabajabaacasoparaBerlín. ComoAustria, en la hora de Sadowa,pagaríacon la soledadsuingratitudparacon Rusia (quela habíasalvadode la revo-lución húngara),así Francia,a la hora de Sedan,buscaríaen vano un auxilio poderosoen Rusia. Hubo un instanteenqueel Zar alargó ha mano a Napoleón11!; pero éste,si.guiendolas inspiracionesdemocráticasde ha hora, se negó.Otra vez, Austria propusoa Francia una alianza perpe-tua. NapoleónIII vaciló quince días —el 1914 dependíade aquellavacilación—y al fin se negóaaceptarunaalian-za contrariaa las engañosasperspectivaspopularesde en-tonces.

6. Entretanto,dos pueblosse aprovecharonde la guerrade Crimea. Cavour, haciendointervenir al Piamonte, tra-bajópor la futura unidaditaliana. Bismarck, manteniendola neutralidadde Prusia,trabajópor la futura unidadale-mana. Y en el Congresode Parísestabanya todoslos gér-menesde la historia futura.

6 de noviembre,1919.

235

Page 235: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XXII. HACIA LA UNIDAD ITALIANA

1. EN EL Congresode Parísquesiguió a la guerra de Cri-mea,’hemos dicho queestabanlos gérmenesde la historiafutura. El restodel siglo, en efecto,lo llenan dos hechosfundamentales,con sus consecuenciasdirectasy distantes:la unidad de Italia, la unidadde Alemania.

El mundoestáacostumbradoa interpretarlos hechosdelúltimo siglo en torno a la palabrade Francia,seacon áni-mo propicio o adverso. Ahora bien: desdeel día de la Re-volución, el pueblo francésvive con los ojos puestos fuerade Francia,trabajao cree trabajarparala humanidaden-tera. El carro de fuego del Bonapartelo deslumbraun mo-mento,y Franciaaceptaeh despotismointerior, a cambiode la propagandaliberal exteriory, sobretodo, acambiodegloria. Después,caídoBonaparte,todavía,desdeSantaElena,inventa,reorganiza,dieta las esperanzasde Francia: “Fran-cia —dice—— llevaráalospueblosla libertad”. ¿Reconciliara Franciacon los Borbones? ¡Vano empeño! Mientraséstosprocuranunapolítica de prudencia,en muchossentidosmuynacional,el pueblo sueñaen la política aventurera(es “elmal de 1815”, comose ha dicho, tan parecidoa la dolenciarománticade 1830); sueñaen salir de sí, en vivir parato-dos,en redimir naciones,en transformarel mundo. La re-voluciónde 1848comienza,bajo las ventanasdel ministeriode NegociosExtranjeros,a los gritos de “iViva Polonia!”y “iViva Italia!” Y Michelet, recordandosus emocionesdel 4 de marzo,escribeestaslíneas,claroindicio de la men-talidad francesade entonces,al ver desfilarlas banderasdelos tristespueblosoprimidos:

El granpabellónde Alemania,tan noble (negro,rojo, oro),el Santopabellónde Lutero, Kant y Fichte,Schiller y Beetho-ven, junto al hermosotricolor de Italia. “~Quégran emoción!—escribíaveinteañosdespués—. ¡ Cuántosvotos hicimosen-toncespor la unidad de ambos pueblos! ¡ Dios nos conceda—decíamos—.ver una Alemaniagrandey poderosa,una gran-

236

Page 236: Alfonso Reyes. Obras Completas V

de y poderosaItalia! El concilio europeoseguirásiendoin-completo,inarmónico,sujeto a cruelescaprichos,a las guerrasimpías de los monarcas,mientrasestos pueblos geniales nosean admitidosa él, en plenamajestad,añadiendoun nuevoelementode sabiduríay paz fraternal al equilibrio del mundo.

La pugnapor redimir a ambospueblos fue el efectoprincipal de las aspiracionesliberalesde ha época. Si estasaspiracionesparecieronquedar derrotadasrespectivamenteen el Parlamentode Francforty en Novara,ahora las vere-mosrenacercon mayor impulso. Y convienenotar que,enuno y otropueblo,la redenciónhabíade operarseah arrimode la fuerzamásconservadoray tradicional queexiste: launidadmonárquica;y que los pueblosasí redimidosno sal-drían a ha vida precisamenteacantarlas deliciasde la con-cordia universal.

2. En 1850, despuésde la batalla de Novara, Italia pa-reció perder todaesperanzade sacudir el yugo austríaco.Eh rey de Nápolesretiró la Constituciónquehabíaconcedi-do. El Papa,con.auxilio de Francia,Austria, NápolesyEspaña,deshacela Repúblicaromanay restaurael podereclesiástico. En el norte, Módena,Parma,Toscana,yacenbajo el poder de Austria. Los patriotas,perseguidos,deste-rrados,tienenqueesperarmejorestiempos.

Entre éstoshabíatres grupos: 1) Unos eran republica-nos. El más ilustre de los republicanosera JoséMazzini(1805.1872) que,niño aún,habíaaprendidode labios pa-ternoslas glorias de la RevoluciónFrancesa.Se hizo mástardecarbonario. En 1830 estuvoprisionero en Savona yGénova. Organizóel movimiento de la “joven Italia”, can-sado un día de ha puerilidad de has sociedadessecretas,ydio a la tendenciaunionista, como hemosdicho, calor dereligión. 2) Otrosconfiabanen la federaciónde los prín-cipesitalianos,bajola tutela del Papa:hombresde términomedio,inútilesa ha horade ha acción. 3) Y, en fin, los másprácticos,ven en el rey de Cerdeñael jefe de la emancipa-ción futura. La Constituciónde Cerdeña(la futura Consti-tución de Italia, quehabíasido mantenidacontra la volun-tad de Austria), y aun sumonarcajoven y enérgico,eran

237

Page 237: Alfonso Reyes. Obras Completas V

frutos de la crisis de 1848. Víctor Manuel era el único ca-paz de expulsaral austríaco,condiciónpreviaparatodo pro-gresoitaliano. Suministro,Cavour (1810-1861),estabaporla unificación constitucionalde Italia; pero no creíaposibletal unificaciónsin algúnapoyoextranjero.

Cerdeñaera un reino diminuto dentro de Europa,concinco millones de habitantesy cuatro regionesdistintas lle-nasde rivalidadesmutuas. Pero,ah sobrevenirla guerradeCrimea,curadaya de anterioresmaleseconómicos,Cerdeñabusca unaalianzapor inspiracionesde Cavour. ¿Con Aus-tria? Austria era el enemigo. Inglaterra no parecíaporahoradispuestaa intervenir en el continente;Prusiase ha-bía declaradoneutral. Cerdeñase hizo ahiadade Francia.Y así pudo Cavour tener sitio en la paz de París (1856).Allí convencióaNapoleónIII, y trató de hacerentenderaEuropaqueel Gobiernode Austria sobrela Italia del Nor-te era unaperenneamenazaparala tranquilidaddel Conti-nente. Napoleón,de parentelaitaliana,habíásido carbona-rio en su juventud Se acordabasiemprede Italia. En enerode 1858,un fanáticoitaliano llamadoOrsini estuvoa pun-to de matarloconuna bomba. Murió muchagente. Corriópor Franciaunavagaola de sentimientocontraItalia. Na-poleón se acercóal Gobierno piamontéspara reclamar, yde aquelacercamientohostil, ¡ oh prodigio!, brotó el acuerdo.El mismo Orsini, desdeel cadalso,imploraba de Napoleónla salvaciónde Italia. Y esamezcla de ideal, miedo y con-veniencia,decidió a Napoleón. Usurpadoren eh fondo, afalta de “derechodivino” necesitabaéxitos y hazañas.Ita-lia era la hermanalatina. La emancipaciónde Italia bienpodría operarsebajo la vigilancia y poder de Francia,pro-porcionandoa ésta,de paso,algún medro territorial. Na-poleón,en el interior, procurabael régimende respeto,gra-to a los conservadores;y, por otra parte, satisfacíaa losliberalesdesarrollando,en el exterior, la política de las na-cionalidades.

3. No sabemoslo que hablaríana solas Cavour y Na-poleón(Plombiéres,20 de julio, 1858). Pero éstese com-prometióaprestarsuayudacontraAustria, si aquélencon-

238

Page 238: Alfonso Reyes. Obras Completas V

traba buenacoyunturapara la guerra. El pretexto de laguerra,estipulóNapoleón,no habíade ser “revolucionario”.Napoleónenviaría 200,000hombres,con sólo que Cerdeñaievantaraunos 100,000. No habría paz hastaha completaexpulsiónde Austria. Italia quedaríaconstituídaporla Con-federaciónde cuatroEstados:el lombardo-vénetoy los Du-cados,acercándosea los dominios del Papatodo lo que lafirmeza de Cavourpudo triunfar sobreel temor de Luis Na-poleón,formaríanel núcleodelNorte, bajoel Gobiernopia-montés; Umbría y Toscana,bajo Parma,en el centro;des-pués,Nápoles;y, finalmente, Roma y su distrito, bajo elgobierno del Papa,protegido por una guarnición francesa.En caso de éxito, Italia cederíaa Francia el territorio deSaboya (más tarde se añadió Niza), desposándoseuna or-gullosaherederade dieciséisañoscon un libertino vástagonapoleónico. Esto devolveríaa Franciasu “frontera natu-ral” de los Alpes y era un calculadoataqueal despojodeha fronteradel Rin implícito en los tratadosde 1815.

Víctor Manuel se las arregló paraponerseen guerraconAustria. Veamos cómo: Cavour teníaque apresurarse.In-glaterra vio con malos ojos la movilización del Piamonte.Austria habíapuestola zonalombardo-venecianabajo el po-pularMaximiliano, y la ocasiónno parecíajustificadaparaun rompimiento. Peroel ciego gobierno austríacodeshizo,con un par de leyes inoportunas,aquelefímeroequilibrio.Víctor Manuel dijo claridadesante suParlamento.Napoleóndejó traslucir sus intenciones. Austria, alarmada,acumulótropasen Lombardía. En febrero, Napoleónpareceresuel-to. Yaen marzo,vacila y ofrececomponendas.El Piamontese mantienefirme; Víctor Manuel amenazaaNapoleóncon‘abdicar,dando así sueltaal temido espíritu revolucionario,ah quesólo sofrenabaha fe en ha personadel joven monarcade Cerdeña. Napoleón,por sugestiónde Rusia,proponeunCongresointernacional. Cavouradivinaen esteCongresolatrampa dondeha de caer toda su política y no lo acepta:amenaza,ruega, domina a Napoleón. Y, sobre todo, Aus-tria, siempreciega,exigequeCerdeñase desarmey que nosea admitida al Congreso. ¿Cómopodría aceptarloCerde-ña? Finalmente,el partido de la guerra se impacientaen

239

Page 239: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Austria, y Viena presentaa Cerdeñaun ultimátum (23 deabril, 1859). No pudo Viena haber hecho más en favorde ha política de Cavour. El pretextodiplomático—un pre-texto excelente—estabalogrado,y la actitud de Austria erapoco airosa. Eh inepto comandanteaustríacoGuilay pierdeeh tiempo en marchasy contramarchas.Los francesesseunen a los piamonteses,y triunfan en Montebello. En Pa-lestro hay unavictoria italiana. Sufre Austria un gran re-vés en Magenta (4 de junio). El 8 de junio, NapoleónyVíctor Manuel entran en Milán aclamados. A los dieciséisdías,Austria se deja venceren Solferino. . -

4. Perohe aquíque, inesperadamente,Napoleónpropo-ne una tregua, cuandotodavía Venecia está en manos deAustria (6 de julio). Lasproporcionesde la guerra,y aunel espectáculode la sangre,habíancomenzadoa alarmarlo.Temía un despertardel sentimientogermánico (Prusia,enefecto,se conmovió);y tambiéntemíalas poderosasseñalesde la Italia amedio nacer. Y Napoleónretrocedióante haposibleapariciónde un coloso. Dejar aVenecia comoesta-ba, concederah Piamontela incorporación de la Lombar-día, Parma,Módena.,y nadamás, ¿noseríalo mejor? No.Italia estabaya evocada,y ningún conjuro diplomático deúltima hora podíacontenerel milagro. Además,Inglaterraprevió,con agrado,la creaciónde una Italia fuerte junto aFranciay Austria.

Napoleón,al firmar la tregua,no habíacontadosiquie-ra con Italia. Víctor Manuel, dominándose,pensóqueseríaimposiblecontinuarla guerrasin el auxilio francés,y hablóde aceptarla “nefandatregua”. Cavourperdió los estribos,se exahtó,casi injurió asuRey; finalmentedimitió, y con élcayó la política fundadaen solicitar el auxilio extranjero.No importabaya. Tal políticahabíaservido,en su momento,paradesperezara Italia: ahora eh prodigio nacionalobraríade suyo. Los términosde la treguafueron letramuerta Ita-lia no quiso recibirlos, y nadiepodíaobligarla aello. Des-de el belvederede su isla, Palmerstonera favorable.

5. Parma,Módena,la Toscanay Romañapiden su ane-xión al Piamonteo, mejor dicho, a Italia (agosto-septiem-

240

Page 240: Alfonso Reyes. Obras Completas V

bre, 1859). Y una asambleaen Romañase declaracontrael poder temporal del Papa. Cavour vuelve al Gobierno(enero,1860): hacía falta. Napoleónnaufragaentre com-promisoscontrarios;pero todavía,aceptandola anexióndelos Estadoscentralesal Piamonte(“Emilia”, o sea Roma-ña, Bolonia,Módena,ademásde Toscana),obtienela cesiónde Saboyay Niza (24 de marzo, 1860).

Peroaquellosóloeraun paso. “Me han impedido—dijoCavour—hacera Italia desdeel Norte, medianteha diplo.inacia. Hagámosla,pues,desdeel Sur, medianteha revolu-ción.” Veneciapodíaesperar,perohabíaqueganaraRoma.Romase defendíade los liberales, sobretodo, con eh auxiliodel catolicismoextranjero. Francia,Bélgica, Irlanda,envia-banvoluntarios al Papa. En cuanto a ha Italia católica,yahabíaaprendidoa distinguir entre ha religión y el gobier-no teocrático. Otra dificultad era Nápoles,cuyo rey, Fran-cisco II (que gobernabadesde 1859) se manteníareacio.Pero el pueblo estabaya por Italia, en Nápoles como enSicilia.

Y aquí apareceGaribaldi (1807-1882) para prepararla conciliacióndel sur de Italia y Sicilia con Cerdeña. Ma-rino, guerrero,revolucionario,figura quealcanzadentro dela realidadproporcionescasi mitológicasde héroeepónimo,se echa al dorso, como el piadosoEneas,los dioses de supatria. Dondeél estaba,estabaItalia. Parabien de Italia,Garibaldi aceptaha alianza con Víctor Manuel. En 1860,sus mil “camisas rojas” derrotan¡en un mes! al Rey deAmbas Sicihias y a sus 24,000 hombresde tropa regular.La campañade Garibaldies comoun éxtasisrománticode lahistoria.Garibalditrabajabaconánimorevolucionario;pero,por lo pronto, sus éxitos tienenqueaprovecharah Rey, bajocuyo cetro Italia se estáredimiendo. Paralograrlo así, Ca-vour despliegatodassus artes. “Es una fatalidad—decíaanteel ímpetude Garibaldi—que Italia tengaquesalvarsepor obra de los extranjeroso de los locos.” Garibaldi con-tinúa sucampaña,y Nápoleslo vitorea en sucalles el 6 deseptiembre.

Entonceshubo unahermosacompetenciaentreGaribaldiy Cavour. Ambos tratabande ocupar los EstadosPapales:

241

Page 241: Alfonso Reyes. Obras Completas V

aquél, en nombredel ideal revolucionario;éste,en nombredel principio monárquico.Y cadauno procuraballegar an-tes queel otro. La última resistenciadel Rey de Nápolesdetuvo a Garibaldi. Cavour invadió, pues,los EstadosPa.pahes,rindiéndolosuno a uno, con excepcióndel recinto sa-grado de Roma: eh patrimonio de San Pedro. Las contami-nacionesde Napoleón,quemanteníaenRomaunaguarniciónfrancesa,impiden que la cabezade Italia sea sumadaahcuerpounificado. Víctor Manuelacabade reducir aNápo-les. Garibaldi deponesuautoridada los piesdel Monarca.

6. El primer Parlamento italiano se reunió en Turín(febrero,1861). Habíaqueamalgamarlos metales. Roma,Venecia,quedabanaún por conquistar. Semejantefracasoparcial no desalientaa los patriotasde Italia. Sólo perjudi-cala política de NapoleónIII.

Éste, ejecutordel testamentode SantaElena, veníame-tódicamenteaniquilandolos tratadosde 1815. Primero,laderrota de Rusia en Crimea; después,la derrotade Austriaen Magentay Solferino. Pero Crimeaabrió los ojos a Bis-marck,y BismarckconcibióentoncesunanuevapolíticaparaPrusia: abandonarla SantaAlianza; aprovecharsede cuan-to hiciera Napoleóncontra los tratadosde 1815,que teníanaPrusiaencadenada.Y así,ala célebrefrasede Metternich—queel tiempodespuésha hechoridícula—: “Italia ha pa-sadoa la categoríadesimpleexpresióngeográfica”,contestóBismarck,al apreciarlaconductade Napoleónen Italia conotra célebrefrase,que eh tiempo ha llenadode sabor: “SiItalia no existiera,habríaqueinventarla”. Bismarckacaba-ba de ver la posibilidadde expulsaraAustria de Alemania,aliándosecon el nuevoEstadoitaliano.

Pero Napoleónhabía retrocedido a medio camino. Depronto, ante la amenazagermánica,anteel problemacató-lico de Roma, se sintió prudente. Dejó una Italia a mediohacer. Firmó conAustria los preliminaresde Villafranca.Y aquícomenzóa declinarsu astro. En adelante,todassusempresasquedantruncas. Lo mismo su intervenciónanteelZar en pro de los eslavosbalkánicoso por la causade Po-lonia en 1863,que suvergonzosaexpedicióna México, de

242

Page 242: Alfonso Reyes. Obras Completas V

que más allá trataremos. Inglaterra ve con desconfianzatanta inquietud de Napoleón. Ya se ha ganadoNapoleónla hostilidad de los EstadosUnidos. ¿Qué nueva fortunaintentar? Ahí quedaaúnotro pueblopor redimir, porunir:¡Alemania! ¿SedecidiráNapoleón? Bismarck adivina susdeseos,y helo que se acerca,las manoscargadasde pro-mesas.

30 de noviembre,1919.

243

Page 243: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XXIII. HACIA LA UNIDAD ALEMANA. SUBLEVACIÓNDE POLONIA

1. SE RECORDARÁ que, en Francfort (1848), los liberalesfracasaronen su empeñode unificar a Alemania. Y fraca-saronantela celosaresistenciade los príncipes,aferradosasus soberaníaslocales. Con todo, hechosdel orden materialibanlentamenteconvirtiendoel sueñopolítico de la unidadalemanaen realidadpráctica(el telégrafo,ha locomotora,ehdesarrollomecánicogeneral,la Unión Aduanera). El arre-glo de 1815 todavíadejóaAlemaniaconvertidaen semillerode Estados.Los historiadoresdanun ejemploclásico:parair de Fulda a Ahtenburg (algomásde 200 kilómetros),ha-bía quecruzar treinta y cuatrofronterasy los dominios denuevemonarcasdiferentes. Cada alto en eh viaje significa-ba unainterrupciónaduaneray suponíaun pagode derechosconforme a unaprácticadistinta. Pararemediareste mal,se forma desde1834unaLiga Aduanerao Zoilverein entrediecisieteEstados(23 millones de población total), cuyasbaseseran:libre tránsitointerior, y fronteraexteriorcomúnprotegidapor tarifa común. Austria quedófuera del Zol-Iverein. Prusiaseconvirtió en centrode estaLiga. Bajo Fe-derico Guillermo todo era aún vacilación, y FedericoGui.llermo era caprichosoe indeciso. Temía a la revolución (aInglaterra,a Francia),y a estetemor sacrificabahastalaslegítimas aspiracionesde Prusia. Bismarck sabíaque conaquelMonarcano era posibleatreversea unaempresaau-daz, y habíapreferido su vida diplomáticaen Francfort ala carterade Ministro. Peroun día el Reyacabóde volver-se loco, y he sucedió,comoRegente,su hermanoGuillermo.Bajo Guillermo 1 (1858-1861),la política prusianase di-bujamuy claramenteen un doblesentido:primero,expulsara Austria de la ConfederaciónGermánica;segundo,prepa-rar la guerra.

Medio siglo atrás,Scharnhorst(1814), paraoponersea

244

Page 244: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Napoleón1, habíacreadoel sistemade serviciomilitar obli-gatorio entretodoslos ciudadanosaptos,seguido de la re-servay disponibilidadparaen casonecesario.Guillermo 1aumentóel reclutamientode cuarentaasesentamil hombrespor año,y estableciótres años de servicio activo y dos dereserva,que mástarde se aumentaron.

2. Bismarck entró al Gobiernoen 1862, a los cuarentay sieteaños,y seempeñótenazmenteen la política de arma-mentos,sin dar muchasexplicacionesa la opinión, ni respe-tar muchoa la CámaraBaja. Así inauguróun régimendes-pótico, cuyas razonessecretas,al descubrirsealgunos añosmástarde,lo justificaron ante la concienciade su pueblo.Guillermo 1, de por sí, hubieramodificado la Constituciónen un sentido reaccionario;pero Bismarck lo refrenaba,aconsejándolesacrificarel ideal abstractoa la necesidadac-tual del país. Era mejorno levantaren contrade supolíticaah liberalismoalemán;era mejor contarconél. Y Guiller-mo comprendió;sedeshizode Manteuffel,el Ministro “feu-dal”, y llamó al poder (actosin precedente)a los liberalesmoderados.No significabaesto un triunfo de los liberales,sino un cambio de política.

Estecambiode Berlín sesintió en Viena durantela gue-rra de Italia y despuésde ella. Austria, que al fin se dacuentade ha importanciadel Zoilverein, quiereentraren laLiga, pero poniendosus condiciones. El elector de Hesse,siempreinquieto,provocauna nueva dificultad, y Viena yBerlín toman actitudes contrarias. Todo esto mantieneencontinuatensiónlas relacionesaustroprusianas.

CuandoBismark se consideróbastantefuerte, aprovechóel primer pretexto para comenzarla campañacontraAus.tria. El pretextofue la cuestióndel Schleswig-Holstein.Es-tos Ducados,aunqueen partepobladosahorapor alemanes,habíanpertenecidoal Rey de Dinamarca.En 1847,el Reyde Dinamarcaanunciósu propósitode incorporarestaspo-sesionesde la corona ah reino danés,lo cual sublevó a lapoblaciónalemanade ha región y, en general,a todaAle-mania. La controversiase alargóhasta1863, año en queel Ducadode Schleswigfue definitivamenteincorporadoal

245

Page 245: Alfonso Reyes. Obras Completas V

reinodanés.En 1864,puededecirsequeel puebloalemándeseabaqueel Schleswig-Holsteinfuera unido a la Confe-deraciónGermánica,tal como entoncesexistía. Pero ya ehpuebloalemánera un instrumentoen manosde Bismarck,y éste deseabala incorporación más o menos directa delSchleswig-Holsteina Prusia, como medio para destruirehactualsistemafederaly lograr la expulsiónde Austria.

3. Examinemosde cerca los sucesos,retrocediendounpoco. Al comenzarla guerrade Italia, Prusia,cadavezmásopuestaa Austria, estáen situacióncomprometida.Austriabuscaaliadospor cielo y tierra. Prusia se arma, pero enactitud de reserva. El armisticio de Villafranca —derrotapara Austria, humillaciónpara NapoleónIII, desazónmo-mentáneaparalos patriotasde Italia— es,a todasluces,untriunfo paraPrusia:NapoleónIII sehabíadetenidoenelca-mino de susvictorias,entreotrascosas,portemora la ame-nazantePrusia,cuyaactitud de centinelaalertaeraun enig-ma terrible. Y así,Austria quedabaobligadaa Prusia, surival. Italia, por su parte,pudo adivinar en Prusia un fu-turo aliado contraAustria. Prusiahabíalogradoun jaquetriple.

Austria prefirió, pues,cederterreno en términos apre-surados,aversesalvadamilitarmenteporel auxilio dePru-sia. Y Prusia activó sus reformasmilitares, seguraya deque iba por buencamino. Pero la Constituciónera un obs-táculo, y el Gabinete—liberal y apoyadopor mayoríali-beral—continuabalas tradicionesoratoriasdel CuarentayOcho. El 12 de enero,1860, Guillermo abrió las sesionesparlamentariascon un discursoen que tratabade justificarsunuevapolítica de armamentos.Un mesmástarde,la Cá-maraliberal se oponíaa todaslas reformas,y Guillermo sedecidióentoncesacontinuarsupolítica por sucuentay ries-go. En 1861,el día de Año Nuevo,sehizo la entregasolem-ne de banderasa los nuevos regimientos. Al día siguientemurió FedericoGuillermo. Y el rey Guillermo 1 seencon-tró solo frente aunacrisis constitucional.

Austria vio la ocasión,y se declaró por el liberalismoalemán,aunquecon miras muy austríacas.El desastrede

246

Page 246: Alfonso Reyes. Obras Completas V

la guerraitaliana habíadejadoa Austria en completodes.orden.El Emperadorquisoreconquistarsu fuerzapor el ca-mino de las concesionesconstitucionales.Con tal fin, habíaformado un Consejo Centraldesdemarzo,1860. EsteCon-sejovino a ser,naturalmente,el campode guerra entrelosliberales germánicos(unitarios), los eslavos y los magia-resnacionalistas.El Emperadorcedió al nacionalismoma-giar, restauróla antigua Constituciónhúngara(20 de oc-tubre, 1860), y concediólegislaturaslocales a ios demásEstados.Los magiaresexigían la Constituciónde 1848: sesublevaron. Y el Emperadorbuscóentoncesel apoyo delpartido germanista.Se pregonóen Hungríala ley marcial.Y se reunió en Viena un Parlamentode todo el Imperio(mayo, 1861)- Así, por el momento, Austria pareció elcampeóngermánicoliberal, en tanto quePrusiaparecíasu-mirseen la reacción.

4. El nuevo Parlamentoprusiano (1862) tampocopo-día entenderel sentidode las reformasmilitaresde Guiller-mo. Era un Parlamentoliberal; veía en el EmperadordeAustria, porel momento,un campeónliberal, y no compren-día que Prusia se armabacontra Austria con miras a launidadde Alemania. El Rey Guillermo tuvo que disolverlas Cámarasel 11 de marzo. Cayóun Gabineteliberal; su-bió un Gabineteconservador.La opinión sehizo cadavezmáshostil al Gobierno. Las nuevaseleccionestrajeronunaCámaramásextremadaen suliberalismoquelas anteriores,unaCámaraque decidió tachardel presupuestoha partidade las reformasmilitares. El Gabinetese declaró inepto yrenunció. El Rey llamó entoncesa Bismarck (septiembre,1862).

Bismarck era el hombrequenecesitabaGuillermo. Susnueveañosde trabajoen la Dieta de Francfort,como dele-gadodePrusia,le habíanpermitidoadquirirun conocimien-to cabal delas fuerzasde Alemania;además,habíaseguidopasoa paso la política doble de Austria paracon Prusia.Austria era, a sus ojos, el enemigo. Bismarck declaró supropósito francamente.Sólo disimuló los medioscon queseproponíarealizarlo.

247

Page 247: Alfonso Reyes. Obras Completas V

5. En 1841 habíasido imposible admitir a Austria enel Zoilverein, por la imposibilidad de incluir o excluir aItalia y a Hungría. En 1853, se habíahecho con Austriaun trato por siete años. En 1860, eh Zoliverein se reorga-niza sobrela basedel libre cambio. Ahora bien, el sistemaaustríacoera estrictamenteproteccionista. Estaprueba dequePrusia no estabadispuestaa desviarsepara complacera Austria fue robustecidapor las facilidadescon quePrusiaabordó el tratadocomercial con Francia. Austria protestó,y no le faltó apoyodentrode la mismaLiga Aduanera.PeroPrusia sólo aspirabaa la justificación final de su política.El 29 de mayo, 1862, se firmó el tratado comercial conFrancia. Austria sigue protestando.Y Prusiacontestareco-nociendoel nuevoReino de Italia.

Bismarck procuró en vano entendersecon los antiguosliberales. Peroel presupuestode reformasmilitares, recha-zadopor la CámaraBaja, fue aprobadopor la Alta Cáma-ra. EsobastóaBismarck. La política prusianano podíayarectificarse. Es posible que Bismarck hamentarade verastener que desafiar a la opinión liberal. Pero el caso eraurgente. “Nuestras relacionescon Austria —decía—tienenque mejorar o empeorar.” Y añadíaque, o Austria se re-plegabahacia Budapest,como centro de gravedaddel Im-perio, o Prusiano podría menosde entendersecon los ene-migos de Austria. “No seráconbellos discursosy votospormayoríacomo se decidanhas cuestionesque nos preocupan—tal fue eh error de 1848 y 1849—, sino por medio delhierro y la sangre.” (Discursode Bismarcken el Parlamen-to, el 30 de septiembre,1862.)

La política del hierro y la sangresuponía,ademásdelas reformasmilitares, un hábil manejo de la diplomacia.Desdeel Congresode París,Napoleóntratabade acercarsea Rusia. Una ententefranco-rusa,aunqueayudaríaa Pru-sia en la derrotadefinitiva de Austria, arrebataríaa Prusialos frutos de la victoria. Este temor se disipó por sí solo:a principios de 1863,el levantamientode Polonia deshizolas probabilidadesde semejantealianza. Y Europase divi-dió en dos bandos,quedandoPrusia y Rusiaa una parte,yAustria y Franciaa otra.

248

Page 248: Alfonso Reyes. Obras Completas V

6. El ucasede diciembre, 1845,habíabarrido los últi-mosdespojosde la independenciapolaca. Poloniano se ha-bía resignadonunca. Entretanto,el Gobierno ruso habíatratadode maniobraren la masadel pueblo polaco contrala castade los señores.Bajo Nicolás, la opresiónde Polo-nia fue absoluta.No así bajoAlejandro,acuyo coronamien-to se dictó una amnistíaquedevolvió a Polonia unamulti-tud de desterradós.Los desterradosvenían hablandode lasimpatíade París. Y ha esperanzarenació. Y la SociedadAgrícola vino a ser un centro de organizaciónpatriótica.En 1861, la Sociedad,comprendiendola necesidadde con-tar con los labriegos,pidió al Zar la emancipaciónde lossiervos. El Gobiernoruso se inquietó. El ucaseque dio li-bertada los siervosrusos (19 de febrero, 1861) no hibertóa los siervospolacos. A poco, la SociedadAgrícola fue di-suelta,y la guarniciónrusade Poloniarecibió refuerzos. Enmayo, 1862,eh Zar nombró virrey de Poloniaa suhermanoConstantino. Unidos entonceslos “blancos” (nacionalistasconservadores)y los “rojos” (revolucionariosradicales),pi-dieron la restauracióndel antiguo régimenconstitucionalyla devoluciónde las provinciasarrebatadas.El Zar promul-gó leyesde reclutamiento(octubre,1862, y enero,1863),a fin de sometera la disciplina militar a los sospechosos,recursoviejo. La gentehuyó ah campo. Y los reclutasdeVarsovia provocaronun motín militar. Y el motín se con-virtió en revolución: una revolución sin pies ni cabeza.Lossublevados,en rigor, todo lo esperabande la intervenciónde has potenciassimpáticasala causade Polonia. En Fran-cia, los liberalesestaban,desdeluego, por aquelpuebloqueaspirabaa su emancipación,y los clericales estabanporaquelloscatólicosque se alzabancontra ha persecucióndela Iglesia Ortodoxa. En Inglaterra, la sublevaciónpolacaera un grito del pueblo. Austria veía con agradoel conflic;to del Zar, vecino todavíapoderoso. Bismarck aprovechólaocasiónpara romper la posibilidad de una alianza franco-rusa,substituyéndolacon unaalianzaruso-prusiana.La su-blevaciónpolacaafectabaa Prusia,porquelos “rojos” re-clamabanla devolución de la Prusia occidental,Poseny

249

Page 249: Alfonso Reyes. Obras Completas V

parte de Pomerania. El 8 de febrerose firmó la alianzaruso-prusiana.

7. Napoleónestabaocupadísimo:por una parte,plan-teabala desdichadaexpediciónaMéxico; por otra, tratabade contenerha furia de Garibaldi, queamenazabaa Roma.Perola opinión le obligabaahaceralgoen bien de Polonia.Y Napoleónenvió unanotaaSanPetersburgoquejándosedeque la alianza ruso-prusianaera contraria a los tratadosde 1815. ¿Napoleón,campeónde los antiguos tratados?Austria, a pesarde su interésmanifiestoen dividir a Fran-cia y a Rusia, considerócon desconfianzaestainesperadasalidade Napoleón. Perola opinión y hasconvenienciaspo-líticas de Austria estabande parte de Polonia. Inglaterra,Franciay Austria podían,pues,entenderse.En junio, 1863,presentarona Rusia tres notas separadas.Rusia se negórotundamentea tratar de la cuestiónpolacacon ningún po-derextranjero. Napoleón,metidoen el laberintode México,manifestódeseosde someterla cuestiónpolacaal Tribunalde Europa,añadiendoque los tratadosde 1815 habíande-jado de existir. Estadeclaración,con sus consecuenciasdenuevos arreglosterritoriales —~---nosólo para Polonia, sinoparatodaEuropa—,alarmóa las potencias.Inglaterrapre-firió no comprometerse.Austria recordóquesu verdaderopeligro era, más que Rusia, el nacionalismonapoleónico.Y se deshizola alianzaefímera. Y Poloniaquedóabando-nadaasu suerte.

8. La guerrade Poloniaduró, indecisa,másde un año.El generalLangiewicz condujo al principio a los polacos.Derrotadoésteen Grokowiska(19 de marzo),se formó enVarsoviaun Gobiernosecretoy terrorífico. El 1~de abril,el Zar prometióla amnistíaa los que rindieran las armas.No huboun solo polacoquequisieraatenerseala amnistía.La guerra fue degenerandoen matanzasy emboscadas,yhacia marzo,1864,el fuego sefue extinguiendosolo.

4 dediciembre,1919.

250

Page 250: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XX1V. HACIA LA UNIDAD ALEMANA. SCHLESWIG-HOLSTEIN

1. AUNQUE la sublevaciónde Polonia acabó sin resultadoninguno para aquelpaís, produjo efectosconsiderablesso-bre las relacionesmutuasentrelas potenciase

NapoleónIII, quetantaimportanciahabíaadquiridodes-de la guerrade Crimea,quedóen ridículo antelas otraspo-tencias,por su abandonode la causapolaca,y en no mejorsituacióna los ojos de supropiopueblo. La ambigüedaddesu conductapronto le ganó la desconfianzade Inglaterra.Napoleónse iba quedandosolo, y estoen vísperasde acon-tecimientostranscendentales.

Austria, por su parte,disgustóa todospor no decidirseni en pro ni en contrade Polonia, y tambiénhabíade en-contrarsesin amigosa ha hora decisiva.

Prusia,en cambio,salió de la crisis conrenovadopres-tigio. En sólo cinco años,su intervenciónhabíasido defi-nitiva paralos dos conflictos de Europa (Villafranca, Po-lonia) - Eh Zar hastallegó a proponera Guillermo 1 unaofensiva común contra Francia y Austria. Guillermo erademasiadoprudenteparaaceptarlo:le bastabaasegurar,porel momento, la neutralidadrusa anteel inminentechoqueaustroprusiano.Porque el choquese podía ya prever: lacuestión del Schleswig-Holsteinera cada vez más embro-llada.

2. El 14 de agosto,1863,contrala voluntaddel ReydePrusia,el emperadorde Austria logró reunir en Francfortun Congresode príncipesalemanes,bajo pretextode refor-masa la ConstituciónFederal.

En esteCongresosólo faltó la representaciónde cuatroEstados: Anhalt..Bernburg,Hoistein, Lippe y Prusia. ElPríncipede Sajoniaen personase dirigió entoncesaBerlínparainvitar a Guillermo,en nombrede todoslos soberanos

251

Page 251: Alfonso Reyes. Obras Completas V

reunidos. Todos habíancomprendidoque la sola ausenciade Prusiaanulabalos acuerdosde Francfort. Bismarckame-nazó ah Rey Guillermo con renunciaral instantesi él con-sentíaen asistir al Congreso;Bismarck vio claramentequeesteCongresoera un ataquede Austria, sostenidode lejospor las potenciasoccidentales. “Si el Rey así me lo manda—dijo—, iré allí y defenderésu causa;pero no regresaréa Berlín comoMinistro.”

En el Congresode Francfort, pensabaBismarck, la ri-validadaustroprusianaquedaríaconvertidaen unaacciónco-mún paracombatirla revolución y el constitucionalismo,yPrusiacontinuaríasiendolo queantesera. Es decir: queda-ría obstruídoeh camino de la unidadnacionalbajo la tutehade Prusia.

El Rey de Sajoniaparecehaber sido el másapto parala misión quese le confiara,y Guillermo 1 estabaindeciso.A todas las razonesde Bismarck, Guillermo contestaba:“iTreinta señoresreinantes,y un Reycomocorreo!”

Por fin —escribeel Canciller de Hierro—, por fin, a me-dia noche, logré arrancaral Rey la firma para el documentoen que se excusabade accedera la demandadel soberanodeSajonia. Cuandome separédel Rey, uno y otro estábamosextenuados,casi enfermos,a consecuenciade la tensiónner-viosa.

3. Eh Congresode Francfortse llevó, pues,a cabo,sinla concurrenciade Berlín. Austria proponíauna reconsti-tución de la ConfederaciónGermánica,bajo un Directorio,con una Asambleade delegadosde los distintos parlamen-tos, una Corte de apelacióny un reglamentode sesionesperiódicasentrelos príncipes.

La proposiciónfue aceptadael 1~de septiembre. Perotododependíade la actitud de Prusia,y los Estadosgermá-nicos no queríansometerseincondicionalmentea Austria nia Prusia. Eh 22 de septiembre,Prusiacontestó,declarandoqueen todareformade las basesfederales,Prusia,al igualde Austria, se reservabael derechode prohibir la guerrayel de ser admitida a la presidencia,tambiénah igual deAustria. Finalmente,Prusia—con inesperadoalientodemo-

252

Page 252: Alfonso Reyes. Obras Completas V

crático—declarabaque sólo someteríasus derechosa unParlamentoquerepresentaraa todala nación alemana.Ensuma: que Prusia hizo fracasarla maniobra austríacadeFrancfort. Además,ha actitudde Prusiay de Austria en esteasunto engañócompletamentea Napoleón,quien sólo vioen Austria (y lo vio con eh mayor recelo) el propósitodecrearuna liga sudgermánica,y sólo vio en Prusia (y lo viocon cierta complacencia)eh propósito egoísta de mantenerla debilidadde Alemania. Esteerror determinóla conductainmediatade NapoleónparaconPrusia.

Prusia era fuerte. Bismarck, al acentuarseel conflictode los Ducadosdaneses,pensóen resolverlode un modo de-finitivo. De paso,ello serviríaparasolventarde unavez elgran conflicto germánico. Austria había quedadoteórica-menteencargadade arreglar la cuestiónde Schleswig-Hol-stein, despuésde la “humillación de Olmütz”, 1850, en quePrusiatuvo quesometersea todaslas exigenciasde Austria.Pero Austria, en verdad,estabapoco dispuestaa sacrificara Dinamarcalas aspiracionesgermánicas.

4. Entretanto,los radicalesde Copenhaguese enajena-ban,por susviolencias,la simpatíade los poderesde Euro-pa. En la Conferenciade Londres (1852), el Rey de Di-namarca había cedido hasta concedera los Ducados unGobiernoautonómico,bajo la dependenciade la Coronada-nesa. El 31 de marzo, 1852, el Duque de Augustemburgohabía renunciadoa sus derechossobre Dinamarca,y estoallanabael punto de ia sucesiónconsiderablemente.El Pro-tocolo de Londres (8 de mayo, 1852) afirmó la integridadde Dinamarca,reconocióel derechode sucesiónde la here-dera danesa,y declarórespetableslos derechosde ha Con-federaciónGermánicasobre Holstein y Lauenburg. Peroesteprotocolo,firmadoen nombrede Europa,prescindíadelpunto de vista germánico,y tampocoasegurabaa Dinamar-ca contraagresionesposibles,quesólo la debilidadde Ale-maniahabíaaplazado.El 31 de julio, 1853, la nuevaCons-titución danesafue impuestaalos Ducados;pero todavíalosnacionalistasdanesesla consideraroncomo unatransaccióncon las exigenciasgermánicas,y así,en 2 de octubre,1855,

253

Page 253: Alfonso Reyes. Obras Completas V

se dictó una nueva Constitución,en virtud de la cual los“Ducadosde la Discordia” quedaronplenamentesujetosala mayoríade Copenhague,y las contribucionesdel Schles-wig-Holstein—antesaplicadasa objetoslocales—quedaronsumergidasen el Tesorogeneraldel país. Hohsteinapelóala DietaGermánica;ésta,en 1858,declaróque la Constitu-ción danesaera aplicablea Hoistein y a Lauenburg,pidióal monarcadanésquemanifestarasus intencionesy, a ins-tanciasde Bismarck,amenazócon la intervenciónfederal.FedericoVII cedió algoen el punto de Holstein, y la Dieta—distraídapor asuntosinternos—se conformópor el mo-mento.

Pero en el veranode 1860, el Parlamentodanésestabaotra vez en pugnaconlos Ducados. La ConfederaciónGer-mánica se preparóentoncespara intervenir militarmente.Dinamarca,por consejo de Inglaterra,emprendió negocia-cionesdirectay separadamentecon Prusiay con Austria. Elresultadofue otro embrollo más. Las respuestasde Austriay de Prusia,al pasoquellevabanla cuestiónlejosde la com-petenciade la Liga germánica,pedíanque se restauraralaunión indisolubleentreSchleswigy Holstein. Dinamarcaseniegaentoncesa admitir intervenciónalgunaen su políticade Schleswig. Y Austria protestaaltivamente,deseosadecaptarsela simpatíade losEstadosalemanes.

5. En este punto interviene el ministro inglés Russehl(24de septiembre,1862),y proponela independenciade losDucados,bajola Coronadanesa,con un presupuestodecenalde gastoscomunes,aprobadoporlas cuatroAsambleas,y unConsejoSupremo,formadopor partesigualesde alemanesydaneses.Estaproposiciónde Inglaterrafue aceptadaporlosEstadosgermánicos—inclusoAustriay Prusia—y por Ru-sia. Dinamarcano cedió. La revolución polacaestabaenplenofuror, Franciaamenazabael flanco de Prusia,Austriay las potenciasoccidentalesreñíanunabatalla diplomáticacontra Rusia. El momentono era propio para unanuevaluchaeuropea. Dinamarcalo comprende,y afronta la re-soluciónde las potencias,negándoseabiertamenteaprescin-dir de su derechoexclusivo sobreel Schheswig. Eh 30 de

254

Page 254: Alfonso Reyes. Obras Completas V

marzo, 1863, el Rey de Dinamarca repudia los arreglosde 1852,declaraqueHolstein ocupaunaposiciónaparteenlos dominiosdela Coronadanesay rechazatodapretensióngermánicasobre Schleswig. Ante las protestasde la Con-federaciónGermánica,el Rey danés proclamauna nuevaConstitución para el reino de “Dinamarca-Schleswig”(28de septiembre, 1862). La Dieta Germánica decreta laguerra (la “ejecución federal”), pero Inglaterra media, yBismarck advierteque no ha llegado aún ha hora de la ac-ción. El danésse crece; a fines de 1863, la nuevaConsti-tuciónes aprobadaen Consejo. Muere FedericoVII; le su-cedeCristián IX.

6. Firmar ha nueva Constitución era para Cristián IXtanto comoanularel Protocolode 1852,ah cual debíala Co-rona.No firmarla eraponersecontrasu pueblo.Cristián IXoptó por firmar. Hubo un estremecimientoen todaAlema-nia. El nuevo Duquede Augustenhurgo,Federico—aunquesupadrehabíarenunciadosusderechos—,alega pretensio-nessobrelos Ducadosdaneses.Hohsteinestápor el Augus-tenburgo,y estasimpatíase comunica,en parte,a Schleswig,en cuanto se firma la nueva Constitución. Los príncipesalemanes,el puebloalemán,apoyanal Duque Federico. LaDieta de Francfort,aunquecontra los prudentesconsejosdeViena y de Berlín, resuelveno seguiradelantecon la “eje-cución federal” ya decretada—puesello equivaldríaa ad-mitir el derechode Cristián IX a la Coronadanesa—,sinoocuparlos Ducadossimplemente,a reservade ventilar elpuntorelativo a la sucesiónde Dinamarca.

Tropas de Sajonia y Hanoverentranen Holstein (Na-vidad de 1863),en nombrede la ConfederaciónGermánica,y el Augustenhurgoasumeel gobierno,bajo el nombredeFedericoViII.

Prusiay Austria, deseosasigualmentede evitar los pre-textos de una intervencióneuropeaen incumbenciasde laConfederaciónGermánica,se habíanmanifestadoenemigasde medidasviolentas. Bismarck sostuvoqueAustria y Pru-sia deberíanmantenerel Protocolode 1852y, en consecuen-cia, aceptaraCristiánIX comosoberanolegítimo;peroque,

255

Page 255: Alfonso Reyes. Obras Completas V

considerandocómo la nuevaConstituciónpor éste firmadaviolaba el Protocolode 1852,Austria y Prusia quedaríanjustificadasa los ojos de Europaparaintervenir en Dina-marca,comopotenciassignatariasde tal Protocolo. El ReyGuillermo de Prusiavacilaba; teníasimpatíapor el Duquede Augustenburgo;no entendía. Sólo Bismarck, desde elprimer instante,habíavisto la posibilidadde unaconquista,y trabajabaen ese sentido. Ello es que, de pronto, Aus..tria y Prusiase pusieronde acuerdocontrael Augustenburgoy contralos demásEstadosgermánicos.

7. Napoleón,complicadoen México, y habiendofraca-sadoen Polonia,busca un éxito y proponeun Congreso(5de noviembre,1863)- Ya se ha dicho que en esta proposición declarabainexistenteslos tratadosde 1815 y pedíalareorganizaciónde Europa,con lo cual produjo el pánico enlas cancillerías.¿LuegoFranciavolvía asussueñosde expan-sión? ¿O tal vez —cáviló Austria— Napoleónquiere des-quitarsufracasodiplomáticode Poloniaresucitandola cues-tión italiana? Y Austria, en buscade ayuda,comprendequesólo puedeobtenerlade Prusia, la rival.

Austria y Prusia se conciertanparaevitar que los de-másEstadosgermánicoscontinúenprotegiendoah Augusten-burgo, contra lo cual ya Inglaterray Rusiahabíanprotesta-do. Hacenun último intento paraconvencera la Dieta (28de diciembre, 1863) de que la ConfederaciónGermánicasólo debeocupar los Ducadosparaobligar a Dinamarcaalpacto de 1852, es decir, aceptandola legitimidad del ReyCristián IX. La Dieta rechazacon indignacióneste plan.Y entonceslos representantesde Austria y de Prusia infor-man a la Dieta de que sus respectivosGobiernosobraránindependientementede la Confederación,por su cuenta yriesgo. Austria y Prusia firman un Convenio (16 de ene-ro, 1864) parainterveniren los Ducados.Ya el único temorde Bismarck era que los danesesse rehusasena combatir,abandonara.iel Schheswigy apelarana las potencias. Paraevitarlo, hizo correr rumoresen Copenhaguede que Ingla-terrahabíaamenazadoaPrusia con la intervención,si Pru-sia rompíalas hostilidades.Y Dinamarcase aprestóa reci-

256

Page 256: Alfonso Reyes. Obras Completas V

bir con las armasa los austroprusianos.I~stoscruzaronelEider el 1~de febrero,1864.

8. En quince días los danesesfueron rechazadoshastaha fronterade Jutlandia. La verdaderacampaña—la diplo-mática—comenzóentonces.Inglaterray Sueciaeransimpá-ticas a Dinamarca. Napoleónvacilaba. Rusia habló de ra-tificar el Protocolode 1852. Entretanto,lastropasprusianasteníanque penetraren Hohstein parasofocar ha inquietudde los oficialesenviadospor la DietaGermánica.Se trató desi la invasiónse limitaría a los Ducadoso continuaríaportodaDinamarca. Por temor acomplicaciones,Austria pidióque se limitara a Schleswig-Holstein.Prusiaaccediópor elmomento. Pero ya estabanlos destinos desatados.¿Cómocontenerlos?Un día, un grupo de húsaresprusianossalvóla línea marcadaa ha expediciónpunitiva, y Bismarck,conmotivo de este incidente, se decidió a revisar la situación,con miras a la conquista. Austria anhelabala paz; la agi-tación magiary la ebullición de Italia la teníanparalizada.Bismarckha obligó acontinuarla guerra:¡habíaqueacabaralgunavez! Un nuevoacuerdoaustroprusianodeshizoparasiempreeh fantasmadel Protocolodel 52. Ahora habíaqueproseguirla conquistade Jutlandia. Y la guerracontinuó,mientras unaConferenciade Londres (abril, 1864) poníade manifiestolo intrincado de la situación:a una parte,laDieta Germánicaapoyandolas pretensionesdel Duque deAugustenburgo;a otra, Austria, tímida partidaria del dere-cho de sucesiónde Cristián IX, conforme a los arreglosde 1852; a otra, Prusia,ya resueltaa anexionarselos Du-cadosde Schheswig-Holstein.De lejos, NapoleónapoyabaaPrusia,proponiendoque la cuestiónde los Ducadosse deci-dierapor plebiscito, para quela mayoría germánicatriun-fase. Esteplan conveníaaBismarck,y tambiénah represen-tante de la Dieta de Francfort; pero Austria no hubierapodido aceptarlosin renunciar, tácitamente,a su dominioen Venecia,cuya poblaciónera sobretodo italiana. Los da-neses,viendo la hendidurade la alianzaaustroprusiana,semantuvieronfirmes.

El antagonismoentrePrusiay Austria creciópor instan-

257

Page 257: Alfonso Reyes. Obras Completas V

tes. AmbasqueríanarrancaraDinamarcalos Ducados,peroPrusiaya dejabaver susambicionesde dominarlosmilitar-mente. Y Austria, antesque consentir en el crecimientodesu hermanaenemiga,optó por apoyaral Duque de Augus-tenburgo. Bismarck lo habíaprevisto, y ofreció al Duquede Augustenburgoapoyarloen la Conferenciade Londres,si éste consentíaen sometera Prusia los negociosde guerray marinade los Ducados,en entregara Prusiala bahíadeKiel y el protectoradodel futuro canal del Mar del Norte,y en asociarseal Zoliverein. Austria se opuso,y arrastróensu negativaal Duque de Augustenburgo Y la Conferenciade Londresno pudo resolvernada. Y Bismarck quedóconlas manoslibres,sin temorala intervenciónde las potencias.Austria y Prusia renovaronsu alianza,sin disimularseyaquesu objeto era arrebatarlos Ducadosa Dinamarca~Lacampañacontinuó. Entre agostoy octubrede 1864,el Reyde Dinamarcatuvo que ceder los DucadosdefinitivamenteaAustria y aPrusia.

9. En esteinstante,los austroprusianosocupabanSchles-wig, y Holstein estabainvadido por tropasde la Confedera-ción Germánica,queluchabanpor Federicode Augustenbur-go. Una presiónconjuntade Viena y Berlín sobreFrancfortdeterminóla salidade estastropas. Y Prusiaocupó al ins-tante el Holstein. Y vino para las hermanasenemigas lahora de distribuirseel botín. El ministro austríacopropusoa Prusiala cesión de los Ducadosdaneses,a cambio de laSilesiainferior. Bismarckno aceptó. Austria entoncesame-nazócon apoyarotra vez al Augustenburgo,pero sin querersoltar la presade los Ducados. En tanto, ha opinión de laConfederaciónGermánica ganaba terreno en Holstein, yel Augustenburgorepresentabael papelde “FedericoVIII”,con Corte en Kiel. Terrible horapara Bismarck: ¡hastalaopinión de Prusia se volvía contra él, y a la cabezadela oposiciónestabael príncipeheredero! Sólo unacosa lesalvó: Austria no estabapreparadapara la guerra. Así,la situación,consertan difícil, se prolongóalgúntiempo, in-decisa. Y, entretanto,Bismarcktuvo holguraparaprocurarha simpatíade Napoleón,asegurándosede pasola de Italia.

258

Page 258: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Moltke declaró quePrusia podía resistirla guerra. Prusiahabló alto. Austria fue cediendopalmo a palmo. En Gas-tein (20 de agosto,1865),el Reyde Prusiay el Emperadorde Austria firmaron un convenio, segúnel cual Prusia sequedaríaconSchleswig,y Austria conHolstein. Prusia,ade-más,compróel pequeñoducadode Lauenburg Esteconve-nio fue sólo, paralos propósitosde Bismarck,un compásdeespera,y parasu actualdiplomacia,un triunfo, puestoque,al firmar el convenio,Austria desconocíaotra vez los dere-chos del Augustenburgo,y de nuevose poníacontrala Con-federaciónGermánica.

18 de diciembre,1919.

259

Page 259: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XXV. GUERRA AUSTROPRUSIANA

1. EN ABRIL, 1866, Prusiae Italia convinieron en hacerarmas contra Austria dentro del plazo de tres meses. Enjunio, Austria apeló a las fuerzasde la ConfederaciónGer-mánica,pidiendosu proteccióncontrahasamenazasde Pru-sia. Prusia manifestó que por sólo este hecho ha alianzaaustroprusianaquedabadisuelta,y declaróla guerraa Aus-tria (14 de junio, 1866)- Salvo Mecklemburgoy algunospequeñosEstadosseptentrionales,todaAlemaniase puso alhado de Austria. Y Prusia comenzóha guerra invadiendoEstadosalemanes.El 3 de julio, 1866, Austria quedóven-cida en Sadowa,y la supremacíade Prusiaen Alemaniafueya indisputable. Paraentenderlomejor, hay queestudiarlomásdespacio.

2. La pasajeraalianzaaustroprusianahabíadado tiem-po, por lo menos,paraqueBismarck acabarade ganarsealGobiernoitaliano de Turín, y paraqueestudiaracuidadosa-mentecuál podíaser,anteel conflicto futuro,la conductadeNapoleón. Finalmente,habíaque decidir al rey Guillermo.

De Napoleóndependíaen mucha partela resolucióndeItalia. Y Napoleón,en suma,deseabamantenerla discor-dia en Alemania,paraconservarasí,en el caosde pequeñosEstados,ha influenciapreponderantede la política francesa.Si de pasoacababade aniquilar los tratadosde 1815,no lesería difícil —pensaba—devolver a Francia su frontera“natural” sobreel Rin. La probableguerraaustroprusianano era,pues,contrariaasusplanes. Napoleónsuponíaque,o Prusiahabíade sucumbir,o la guerra seprolongaríain-definidamente.Y, en ambos casos,esperabaque Franciapudieraquedarcomoárbitro de ha situación. En tal supues-to, Franciamodelaríaa la nuevaAlemania segúnla ley ro-mánticade las nacionalidadesy, por otra parte,redondearíala obra de Italia, arrancandoal poder austríacosu últimapresa:Venecia. Las nuevasde la Convenciónaustroprusia-

260

Page 260: Alfonso Reyes. Obras Completas V

na de Gasteinfueron, pues,singularmenteingratasa Napo-león: parecían,de pronto, alejarel fantasmade la deseadaguerray, de paso,conla reparticiónarbitraria de los Duca-dos daneses,significabanun ataquea la doctrinade las na-cionalidades.Esto, y la indignaciónde la opiniónparisien-se, lo decidieronaprotestarcontrael pactode Gastein(29de agosto,1865). Poco después,Inglaterrase uneasupro-testa. Bismarck se apresuróa dar ciertasexplicaciones,yNapoleónse declarósatisfecho,en lo privado, y públicamen-te hamentólos términos violentos de su protestaanterior,“que —aseguró—habíasido enviadasin su aprobaciónes-pecial”. Bismarck quiso afianzar su éxito, y se entrevistóconelEmperadorde Franciaen Biarritz (30 de septiembre).No se sabebien lo que hablaron. Ello es que Napoleóncreyó percibir en las palabrasde Bismarckalgunapromesade rectificaciónsobrefronterascomo precio de la neutrali-dadde Francia. Y Napoleónse manifestófavorableal des-arrollo de Prusia en el norte de Alemania, pensandoqueello contribuiría a hacer indispensablepara los pequeñosEstadossudalemanesla protecciónde Francia.

Entretanto,véasecómo funcionabasobre los “Ducadosde la Discordia” el maridajepolítico austroprusiano:Man-teuffel, el prusiano,gobernabael Schleswigcon rigor mili-tar; Gabhenz,el austríaco,procuraba,en Holstein, continuarlas tradicionesdel Gobiernolocal. Y ni aquíni allá se ha-cía ya el menor casodel pretendienteAugustenburgo,man-teniéndoselos dos vecinos en buenostérminos. Pero la ar-moníafue muy efímera.

En efecto:el Gobiernode Turín, queno 2~ababade en-tendersecon Prusia,se acercaa Viena y proponela comprade Veneciaen cien millones de liras. Eh Emperadoraustría-co contestaquesólo por la fuerzade las armasentregaráaVenecia. Y mientrasestoacontecía,Baviera,Sajoniay otrosEstadosalemanes,para quienesel pacto de Gastein habíasignificado unadeslealtadde Austria, se acercabana Pru.sia en el orden de los interesesmateriales,y, con pocasex-cepciones,eran favorablesa un convenio entre Italia y elZoliverein,cuyo primer paso—claroestá—seríael recono-cimiento del Reino independientede Italia. Como respues.

261

Page 261: Alfonso Reyes. Obras Completas V

ta a semejantepolítica, el Gobiernode Viena dispuso,paraenojardealgúnmodoaPrusia,quese permitieraen Hoisteinlibre juegoa las aspiracionesdel Augustenburgo.Y de aquíuna pugna entre los pacíficosvecinosde ayer, Manteuffely Gabhenz,en que uno tratabade evitar el contagio, y elotro, de çomunicarlo. En diciembre,Manteuffel se dirigióa Bismarck: ya habíaperdido la paciencia; ya era tiempo—alegaba—de queAustria decidieraentrePrusia o el Du-quede Augustenhurgo.Comunicadala quejaaViena, Vienacontestóque tambiénAustria teníasu queja: si las publica-cionesde Hoisteinhablabandel Augustenburgo(cuyo títulode Duque era por lo demáslegal), en cambio las publica-cionesde Schleswig¿nohablabande ha anexióna Prusia?La cuestiónde los Ducadosera puesya cuestiónde guerra,y se identificabacon la gran pugnaentre Austria y Prusiapor ganaraAlemania. Y Prusia,al comenzarel año1866,se acercaotra vez a Italia. Finalmente,el embajadoraus-tríaco en Berlín manifiestaquesu Gobiernose adhierenue-vamentea la causadel Augustenburgo.

3. Esto decidió al Rey Guillermo, quien hizo notificara Viena que,si el Gobiernoaustríacono reprimíalas agita-cionesde Hoistein, Prusiarecobraríasu libertad de acción(26 de enero). Ante la respuestaaltiva de Austria, el pactoaustroprusianoquedódeshecho.

Pero ni Austria estabapreparadamilitarmente,ni Pru-sia enteramentesegurade la voluntadde Itahia El Gobier-no italiano aún abrigabaesperanzasde obtenera Veneciapor mediospacíficos. El 24 de febrero,el príncipe de Ru-maniafue depuesto,y NapoleónpropusoaViena la anexiónde ios principadosdel Danubio, a cambiode Venecia, queseríacedidaa Italia. A ello se opusieronRusia, Inglaterray la misma Austria. No quedaba,pues,a Napoleón,en supolítica de proteccióna Italia, máscamino que la alianzacon Prusia.

Por marzo, Austria preparala guerra; envía conmina-cionesa Berlín, y se curaen salud ante la Dieta Germánica,anunciandoquequizá se veráen el casode pedir la ejecu-ción federalcontraPrusia. A su vez, Bismarck,en circulares

262

Page 262: Alfonso Reyes. Obras Completas V

a los príncipes, denunciabalos preparativosmilitares deAustria, advirtiendo quequizáse veríaen la dura necesidadde defenderse.Y al mismo tiempo, proponíauna transfor-mación de la ConfederaciónGermánica que implicaba lacreación,por sufragio universal,de un Parlamentode todoslos pueblosgermánicos.

Estaactitud de Prusiale ganó el favor de Italia. Govo-ne, el Embajadoritaliano, y Bismarck hicieron un proyectode alianza. Prusia,si su proyectadareformaera rechazadapor los príncipesalemanes,declararíala guerra,e inmedia-tamentedespuésItalia se arrojaríasobreAustria. Prusiaseobligaba a ir a la guerra antesde tres meses. En casode triunfo, Venecia seríacedidaa Italia, y Prusia se ane-xionaría una porción equivalentesobre la Alemania sep-tentrional. El Tratadose firmó, como hemosdicho, eh 8 deabril, 1866.

4. El problemapara Bismarck se reducíaa apresurarla guerra,sin perderpor eso su composturaa los ojos deEuropa. El 9 de abril presentóala Dietasu proyectode re-forma constitucionaL Hahn ha dicho queesteproyectotra-tabade exponerla necesidadde la unidadalemana,bajo laprimacía de Berlín y sobrela basede has libertadespolíti-cas. Entretanto,Berlín y Viena discutíanactivamentesobresi era o no verdadque aquéllao que ésta estabanalistán-dose para la guerra. El 21 de abril, Austria movihiza elejércitodel Sur, en vista de unaconcentraciónalarmantedelas fuerzasgaribaldinas.A los cinco días, Austria envía aBerlín su ultimátum, exigiendoque Prusia abandonarasusprecaucionesde guerra y se allanaraa un arreglo en los“Ducados de la Discordia”, so penade someterel pleito ala Dieta. Pero el mismo día Italia movilizaba. Y Prusia,inútil decirlo, continuócon redobladaenergíasus prepara-tivos.

Todavíalas vacilacionesde Napoleónretardaronel des-enlace. Parte de la opinión francesa—la masaconserva-dora del bon sens, que tambiénsuele tener algunosacier-tos— comenzóa ver con malos ojos eh sacrificio utópicode los interesesde Franciaen arasdel engrandecimientode

263

Page 263: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Prusia y de Italia. Thiers declaró quetodo patriota francésdebíaoponersea la guerraaustroprusiana,de quehabíaderesultar la Alemania unida bajo el cetro de Prusia. Paracolmo, Prusiase negabaa todo compromisosobrerectifica-ción de fronterasen bien de Francia. Napoleóndudó: ¿noseríamejor saldar pacíficamente,medianteun arreglo conViena, el pleito de Venecia? Proponerloasí a Viena eradarle la posibilidad de consagrarsedespués,sin molestias,a la guerracon Prusia. Y ya, de estallarésta,siemprelequedaríatiempo aNapoleónparahacersu apariciónteatralante la Dieta Germánicay dictar la “última palabra”. YNapoleónhacesus proposicionesy logra retardarunos díasla guerra.

5. Austria, anteel temorde caerentredosfuegos,y conla entrañasiempreinsegurapor las inquietudesde Hungría,ofrece sin condicionesla cesión de Venecia. Italia pudoaceptar,y sólo lo impidió, realmente,un sentimientoextra-ordinario del honor y eh compromiso adquirido para conPrusia. (~Ohleccionesdel tiempo! ¡Quién aprenderáades-cifrarlas!)

Entonces,Napoleónbuscó otro expediente:propusounCongresoeuropeopararesolverlas cuestionesde los Duca-dos daneses,Veneciay la ConfederaciónGermánica. Rusiae Inglaterrase adhieren. PeroAustria teme la total revisiónde sus supuestosderechos sobre Italia, y singularmente,temelas consecuenciasde un debatefundado en la doctrinade las nacionalidades.Y aunqueno se atreve a negarse,aceptaponiendotales condicionesquesólo por ellas resultaimposibleel Congreso.

Demodoquela intervenciónnapoleónicasólosirvió paradar mayor espacioa los preparativosde guerra. Napoleón,viendo queésta era inevitable, se dispusoa ser eh árbitrofinal; ofreció a Austria su neutralidada cambio del com-promiso,por partede ésta,de no crearla unidadalemana.Y ofreció aPrusiasu neutralidadbenévola,al par quepro-curabaarrancara Italia de ha alianza,paraquePrusiafueraderrotadamásfácilmente. El 12 dejunio anuncióqueFran-cia no aspiraríaa medro alguno territorial, a menosque

264

Page 264: Alfonso Reyes. Obras Completas V

algunapotenciavecinaamenazaracon adquisicionesnuevasha balanzadel poder.

6. Cuando—por haberpropuestoAustria que la cues-tión de los Ducadosfuera resueltaantela Dieta, reunidaenHoistein— Bismarck declaró que Austria violaba el pac-to de Gastein, Prusia se consideró libre para invadir elHolstein; hizo manifestacionesante la Dieta de Francfort,y acabópor anunciarque sólo aceptaríasometerel asuntodel Schleswig-Holsteina un poder federal reformadoen elsentidode sus anterioresproposicioneS.Y al declararloasí,Prusia apelabaal sentimiento democráticonacional,contralas tradicionesdinásticaslocales. El plan de reforma dePrusia excluía a Austria de la Confederación,creabaunamarinafederal,cuyo mandosedividiría entrePrusiay Ba-viera; un parlamentoalemán,por sufragio masculino,y laregulación de todo trato entreel nuevo núcleo alemán yel Austria alemana,medianteunasbasesespeciales.

7. Prusia,pues,invadeel Holstein; ante lo cual se alzacontra Prusiala opinión de una parte del pueblo alemán.Baviera se negó a considerarproyectoalguno de reformaque excluyerade la Confederacióna una potenciade pri-merorden. Austria declaróque has proposicionesde Prusiala hacíanmerecedora,segúnel tratado de Viena, de la eje-cución federal armada. En 12 de junio, sobrevinoel rom-pimiento oficial. A los dos días,Prusiapropusoa la Dietade Francfortsus reformas,y Austria sus pretensionessobrela ejecuciónfederal. Prusiamanifestóque, de aceptarseelpuntode vistaaustríaco,la Confederacióndejaríade existir,y de aceptarsesu propio punto de vista, dejaríande exis-tir como Estadosindependientestodoslos que a la reformase habíanopuesto. La Dieta, por mayoríade nueve contraseis,votó por Austria, y Bismarck retiró a surepresentante.

Prusia invadió rápidamentelos Estadosalemanes.ElgeneralBenedek,quehabíaganadociertareputaciónen Ita-lia, sólo a regañadientesaceptóel mandode las fuerzasaus-tríacas. El plan prusianoera todo de precipitación, a finde evitar que se concentraranlos diversosnúcleosalemanes

265

Page 265: Alfonso Reyes. Obras Completas V

y, además,a fin de evitar que los austríacosy los bávarosllegaran a reunirse. Moltke y Roon dirigían la campañaprusiana.

Tal campañafue una serie de éxitos para Prusia. Alaproximarseel choquedefinitivo, eh rey Guillermo, Moltkey Bismarck se dirigieron al frente. Vino la batalla de Sa-dowa. En adelante,las armascedenel lugar a la diploma-cia. Moltke se aleja,y Bismarckvuelve al primer plano.

Los militares piensan,naturalmente,en la paradamili-tar de la victoria. Guillermo pudo imaginarsea caballoporlas calles de Viena. Pero Bismarck, al día siguientedeSadowa,sólo piensaya en reanudarla antiguaamistadentrePrusia y Austria. Ahora ya podíanser amigas. Bismarckcontemplabaahora la necesidadde un choque con Fran-cia, y la convenienciade ha neutralidadaustríaca.Resistió,pues, toda tentación de imponer a Austria humillacionesinnecesarias.

MientrasAustria era atacadapor los prusianos,por otrapartelograbaderrotaral ejército italiano (Custozza,24 dejunio, 1866). Peroel desastrede Sadowaimpidió aAustriaaprovecharlos frutos de su victoria. Además,hubo quere-tirar del frente italiano aunos50,000hombresparaacudiren auxilio de Benedek;y estodio ocasióna los italianosparaavanzarsobreVenecia. Aún no acertabael comandanteita-¡jano a desarrollarla menoriniciativa, cuandonuevosacon-tecimientoscambiaronel rumbo de la campaña.

8. Napoleón intervino. Sadowafue paraNapoleónunrudo choque. El contabacon eh triunfo austríacoo, por lomenos,con unapugnaindecisa,en que ha voluntad del Go-bierno francéslo decidieratodo.

Eh 2 de julio, Austria, bajo la impresión del desastre,ofreceaFranciala cesiónde Venecia,paraquedispongadeella asu antojo, acambiode que Italia abandonela guerra.Napoleóncomienzaa tratar con Viena y con Berlín. Paraanularlos buenosoficios de Napoleón,Bismarck decideaca-bar cuanto antescon Austria. Ah mismo tiempo, BismarcksonríeaNapoleóny procuralevantara Hungría contraVie-na. Pero eh director del sentimiento nacionalistahúngaro

266

Page 266: Alfonso Reyes. Obras Completas V

—Deak— considerabaya que la unión con la monarquíaaustríacay, por aquí,conla ConfederaciónGermánica,erala mejor garantíacontra la temible preponderanciaeslava.Así, dice un historiador,el magiarse sentíaenemigode Aus-tria en los asuntoshúngaros;pero tambiénenemigode Pru-sia en los asuntosgermánicos. Y Hungría optó por la pazcon Austria.

Berlín aceptó,pues,la mediaciónamistosade Francia,aunqueadvirtiendo que no podría concertarsela paz sin elexpresoconsentimientode Italia. Esta salvedaddeshacía,por el momento, todo programa de arreglo, porque Italia,antela ideade recibir aVeneciacomo unalimosnade Fran-cia, había redobladosu furor bélico. Víctor Manuel cruzael Po (8 de julio) e invade a Venecia. Pero Napoleónletelegrafíaprohibiéndoledar un pasomás, recordándolequeVenecia es ya territorio francés, y pidiéndole que acepteunatregua,de acuerdocon el Gobierno de Prusia. El Reyde Italia pusotrescondiciones:primero,la cesióndirectadeVenecia;segundo,la cesióndel Tirol italiano, y tercero,elno involucrar, en los términos de la paz, ningún acuerdosobreha situaciónde Roma. Napoleóncontestóamenazan-do con una alianza austrofrancesa.Pero, en el fondo, elejércitofrancés,en plenareformade armamentos,no estabapreparado.Y Napoleónprefirió esperarlas condicionesdePrusia.

9. Entretanto,eh cursode los acontecimientoshabíaper-mitido a Bismarckver másclaroen su propia política. Ha-bía ido a la guerra con eh fin de afirmar sus pretendidosderechossobre los Ducadosdanesesy obtenerla reformade la Confederación. Pero ahora, ante el temor de Fran-cia por todo lo que tendiera a la unidad alemana,la uni-dad alemanabajo eh cetro de Prusiale aparecíacomo unanecesidadde la propia defensa. La opinión del pueblo ale-mán, ante los recienteséxitos, pedíaque los Estadosger-mánicosantesopuestosa Prusiafueran anexionadosa Pru-sia; pero Bismarck comprendió que esta anexión traeríacomo consecuenciainmediataunasedde “compensaciones”por parte de Francia,y prefirió dar tiempo al tiempo. En

267

Page 267: Alfonso Reyes. Obras Completas V

cambio, haciendocreera Napoleónque Prusiasólo desea-ba la hegemoníade una Confederaciónque no incluyeraa los Estadosgermánicosdel sur, era posible obtenersuapoyo. De aquí la moderaciónde Bismarck a la hora dela paz.

Napoleón,en efecto,se dejóllevar, y el 14 dejulio acep-tó, con levesmodificaciones,las basesprusianas:exclusiónde Austria del senode la Confederación;anexiónde los Du-cados danesesa Prusia;división de Alemania en dos Con-federaciones,separadaspor el Meno (y ésta fue la trampaque Bismarck puso a Napoleón),en que la Confederacióndel Sur, sin perdersu soberaníainternacional,quedabaau-torizadaparaentraren combinacionesnacionalesconla Con-federacióndel Norte.

10. Hasta aquí los enemigosno habíantratadodirecta-mente,perotodosdeseabanla paz. Austria estabaagotada;Hungríase manteníaneutral,en esperade quesusaspiracio-nes nacionalesfueransatisfechas;los vieneses,amenazadosde sitio, pedíantreguay deseabanha restauraciónde su anti-gua Constitución. Bismarck preferíaevitar el desarrollodenuevascomplicaciones.Inglaterray Rusia se habíandecla-rado ya contratodamodificación de las basesfederalesger-mánicasqueno reconocierapor fuenteun nuevo Congresoeuropeo,y ahora Rusia redoblabaen estesentidosus ins-tancias. Ante esta intromisión de Rusia, Bismarck amenazacon encenderla furia de polacosy magiares.Pero tampocoaFranciale conveníaun Congresoen quehabíade tocarle,por fuerza,un puestosecundario. Finalmente,los represen-tantesde Austria y de Prusia se reunieronen Nikolsburg(22 de julio) - Los austríacosacudíana las negociacionesconcierto sentimientode alivio, en virtud de un triunfo re-cientesobrela flota italiana (20 de julio). Italia pedíaelTirol comoprecio de la paz,y senegabaa recibir aVeneciade manosde Napoleón. Éste,asuvez, consideróque la oca-sión era propicia para renovar sus pretensionessobre lafronteradel Rin. El Zar, por suparte, se sentíaherido enlo másvivo por el destronamientode hasdinastíasgermáni-cas, inconcebibleataquea la teoría de la legitimidad. Bis-

268

Page 268: Alfonso Reyes. Obras Completas V

marckse desentendiódel Zar, le llevó el humoraNapoleón,y no hizo caso de Italia.

La paz se firmó en Praga (23 de agosto,1866). Aus-tria quedóexcluída de Alemania. Prusia se anexionó losDucados,Hannover,Hesse,partedelHesse-Darmstadt,Franc-fort, y quedócomo cabezade la Confederacióndel Norte.Austria, ademásde la indemnizaciónde guerra,entregaríaa Veneciaen tal forma que, ni Italia habíade recibir laentregapor conductode Francia,ni Austria quedabaobli-gadaa reconocerdirectamenteel Reino italiano. Italia nopudo obtenerla entregadel Tirol. El tratado de paz entreItalia y Austria se firmó el 3 de septiembre,1866.

11. Austria y Prusiaparecieroncambiar de puesto. Lareconstrucciónde Austria seríatareaarduay penosa.De suderrotasacabasolamenteunaventaja:al quedarAustria ex-cluída de la ConfederaciónGermánica,Hungría podía yaacercársehesin recelo, pues que ambasestabanigualmenteinteresadasen defendersede la eshavizacióny conservarhastradicionesde su cultura. La futura solucióndel problemaestabaen el dualismo.

Poco despuésde firmada ha paz de Praga,se convocóunaDietaparaarreglarel problemaaustrohúngaro.Los ra-dicales húngarosno aceptabanmás unión con Austria quela unión personalde unamisma monarquíaparaambasna-ciones. Deak, el jefe nacionalista,optó por la moderación,y admitió la posibilidadde un sistemacomúnparael régi-mende los interesescomunes,queeranmuchos. Se redactóun proyectoen estesentido (noviembre,1866), pero el pro-yectotropezócon ha oposición de los federalistaseslavosylos liberalesgermánicos.El Emperadorconvocóun Congre-so (2 de enero,1867). Los liberales,presintiendosuderro-ta, alzaronha voz. El ministroBelcredi presentósu renunciay fue sucedidopor eh BarónBeust,ex ministro de Sajoniayantiguo antagonistade Bismarck. Éste logró aquietar losánimosy encontróla fórmula de ha monarquíadual. Natu-ralmente,hubo que resistir ha oposicióncontra un sistemaquesubordinabala mayoríaeslavaa ha minoría germánicaen unaparte,y a la minoría magiaren la otra parte. La

269

Page 269: Alfonso Reyes. Obras Completas V

fórmula dual rebajabaa cada nación un grado apreciablede independencia,y sólo las sometíaaun régimencomúnencuestionesde interéscomún: asuntosinternacionales,finan-zas, ejército. Estos tres departamentosformaban el únicoministerio conjuntoparaambospaíses,y dependíandel can-ciller imperial. Sesentadelegadosaustríacosy sesentahún-garosse reuniríananualmente,unavez en Viena y otra enPest;discutiríanseparadamentelos negocioscomunes,y secomunicaríanpor escrito sus decisiones.Si, despuésde trescomunicaciones,no se llegabaaun acuerdo,se reunirían avotar. Pero,paraevitar eh irritanteproblemade haslenguas,la votaciónse haríapor escrito,en silencio. La contribuciónanualde ambospaísesal Tesoroimperial se arreglaríaporun pactorenovablecadadiez años.

En Pest(junio, 1867), eh EmperadoraustríacoFrancis-co Josérecibió la coronahúngara.Estesistemadual, a pe-sar de sus inevitables deficiencias,logró mantenerintactopor másde cuarentaaños,y sobreun caos de nacionalida-des,el régimende los Habsburgos.

1°de enero, 1920.

270

Page 270: Alfonso Reyes. Obras Completas V

SEGUNDA PARTE

PÁGINAS INÉDITAS

Page 271: Alfonso Reyes. Obras Completas V
Page 272: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XXVI. INTERVENCIÓN NAPOLEÓNICA EN MÉXICOY SUS ANTECEDENTES

1. EL TRIUNFO de Prusia sobreAustria, como hemosvisto,desconcertabalos fáciles planes de Napoleón III. Su as-tro empezabaa declinar. Despuésde ha campañade Italia(1859), Napoleónhabía llegadoa serel centro de la polí-ticaeuropea.Al técnicode la SantaAlianza —Metternich—habíasucedidoel técnico de las nacionalidades;a la aristo-crática Viena, el.París demócrata. Napoleónhabía logradobatir a Rusiaen Crimea,a Austria en Italia. A pesarde losantiguos tratados,había logrado la anexión de Saboya yNiza. El gran charlatán del concierto europeo se habíaconvertido en genio maléfico a los ojos de los gobiernosreaccionariosy tímidos. Pero tres factoresprecipitaron sucaída: 1~la sublevaciónpolaca (1863) de que ya hemoshablado;2: la intervenciónfrancesaen México, y 39 la po-lítica de Bismarck y la estrategiade Moltke.

México, desdeel día de la independencia,veníabuscan-do entre convulsionesel ritmo de su vida. El fondo histó-rico es ha disensiónentreconservadores,más o menosmo-nárquicos,y liberales, más o menos anárquicos. Y en elprimer plano, las mutuasdisensionesentrelos caudillosdeun mismo bando. Con Iturbide fracasaeh empeñode fun-dar un imperio aventurero(1823). Comienzanentonceslosensayosrepublicanos:unos,como RamosArizpe, estánporel federalismo,imitadodelos EstadosUnidos;otros,comoehP.Mier, estánpor el centralismo,que le parecíaserla nor-ma exigidapor losantecedentespolíticosde México. Resultaelecto primer presidente“GuadalupeVictoria” (Félix Fer-nández),y entoncesse inicia unaera de pronunciamientosmilitares tan largacomo la pax augustaquehabíade suce-derhabajoel régimenporfiriano. El generalSantaAnna esha encarnaciónde estaera anárquica:se alza en armascon-tra todos,y un día tambiéncontra sí mismo. Nadie haago-

273

Page 273: Alfonso Reyes. Obras Completas V

tadoaún la psicología de esta inquietud monstruosa. Losvicepresidentespeleancontra los presidentes.Se suceden,entresobresaltos,los gobernantesmilitares; quienes,ademásde resistir hassublevacionesinternas,tienenquedefendersecontradescabelladasempresasde reconquistaespañola.Tal,bajo eh PresidenteGuerrero,la intentonade Isidro Barra-das,en cuyo séquito iba ese famoso Eugeniode Aviranetae Ibargoyenqueha pasadoa has novelasde PérezGaldós yde Pío Barojacomorepresentantede unaépocade conspira-ciones continuas.

2. Un día, y a fuerzade machete,llegó al trono presi-dencialel funesto SantaAnna, el presidentedel gran cere-monial y de las peleasde gallos,paraquien el gobiernoeracomounaorgía perenne.Peroel Vicepresidente,GómezFa-rías,eraun hombrehonradoy sobrio. Trabajaba,de acuer-do con el Congreso,paralograr unamagnareformalegis-lativa queniveharael presupuestodel ejército, anularalosfuerosmilitaresy loseclesiásticos,arrancaraala administra-ción clericalbienesterritorialesqueprocedíande institucio-nespiadosasy de que el clero sólo era administrador—yadministradorpésimo—y, finalmente, separarala Iglesiay el Estado. El ejércitoy el clero, en efecto, soberbiosypoderosos,eranlos principalesimpulsoresde tododesorden.

Ah grito de “~Rehigióny fueros!”, la casta armadayaquellapartearistocráticadel sacerdocioquebuscabael rei-no de los cielosen estebajo mundo, se alzaron contra lasreformasliberales. Y hubo epidemiade cóleray terremo-tos en que la supersticiónveía, con notableirreverencia,hamano de Dios. Y SantaAmia fingió que perseguíaa lospronunciadosy hastasedejó aprehenderpor ellos. Y GómezFaríasy el Congresoliberal triunfaron,al fin, de la revuel-ta. Y al otro día, SantaAmia se puso de partede los pro-nunciadosy, derrocando,por decirloasí,su propiorégimen,anulótodashas leyesy gobernóa sucapricho.

Por 1836,SantaAnnatuvo queemprenderuna campa-ña contra los sublevadosde Tejas. Tejas, fértil provinciadel Norte separadadel restodel paíspor grandesdesiertos,estabapobladarealmente,másquepor mexicanos,por an-

274

Page 274: Alfonso Reyes. Obras Completas V

glosajones.Los tejanosbuscaronun pretexto de disidencia,y se declararonindependientesbajo la protección de losEstadosUnidos, a cuyo pabellónse unieron ah fin. SantaAnna, queaunquebatió a los tejanoscayóprisionero,acep-tó ignominiosamentecuanto le exigieron para recobrar sulibertad, y así comenzólo que se ha llamado “la primeradesmembraciónde México”.

3. Y vino otro Presidente,y una Constituciónconserva-dora, en verdadbastanteadecuadaa su momento. Y vinola erade las reclamacionese intervencionesextranjeras.Elaventureromercantesufría,en los díasde tumulto y motín,el saqueode su pequeñatienda: eh inevitable y hastajustosaqueo,porque¿quiénpuedequejarsede que lo sorprendaha lluvia por ha calle? Y el saqueado,por conductode susdiplomáticosque, muchasveces,compartíancon él la ga-nancia,presentabaa sugobiernocuentasy cifras fabulosas,y su gobierno caía con voraz deleite sobre el desgarradopaís. El cuadroes triste y verdadero.La mejorcrítica quepodemoshacerde la política del siglo pasadoes presentarel espectáculode las intervencioneseuropeasen los pueblosdébiles: allí has potenciasse quitabanla máscaracon quesolíanoperaren ha misma Europa:allí sacaban,sin empa-cho, las garras. ¡Oh, quién pudieraabolir por siemprelasculpasdel mal gobernante,que tan injustamenteredundansobrelos pueblos,siemprede suyo generosos!

En 1838,el gobiernofrancésmandóa México una ex-pedición naval. Baudin cañoneóy desmantelóel llamadofuertede SanJuande Ulúay se apoderóde Veracruz. Éstaes la “guerra de los pasteles”,así llamadaporquela expe-diciónteníapor fin cobrarlas cuentasde un pastelero,cuen-tas que eh gobierno de Bustamanteni siquierase negabaapagar: sólo habíapedido discutirlasantesy rectificarlasdecomúnacuerdocon Francia. Cuandoya los barcosfrance-sesse retiraban,aSantaAnna,jefe de las defensasde Vera-cruz, se le antojó hacerun estúpidoalardemilitar. La ma-rina francesacontestócon algunosdisparos. Un metrallazole costó el pie izquierdo a SantaAnna, y el pie de SantaAnna —quemás tarde seríaenterradocon honoresoficia-

275

Page 275: Alfonso Reyes. Obras Completas V

les— le costó aMéxico muchasangrey buenapartedel te-rritorio nacional. El gran farsantefue, desdeese día, elmártir —es decir: el árbitro— de la República. La media-ción de Inglaterrapuso fin ah conflicto francomexicano,yMéxico obtuvo unapaz honrosa. Franciareconocióquesusexigenciashabíansido excesivas,y todavíadevolvió aMéxi-co la tercia parte de las indemnizacionesque éste le habíapagado.

4. Nuevasconvulsiones,nuevasleyes,nuevosalzamien-tos. Otravez SantaAnna subeal poder y cae del poder.

Tejasmanteníasu independencia.México no la recono-cía. Los EstadosUnidos pactan con Tejas. México cortarelacionescon los EstadosUnidos. En 1845, Tejas se unea los EstadosUnidos. Los tejanospretendenquesu territo-rio llega hastaha margendel Bravo. México quieremante-ner comolímite eh río Nueces. Al comenzar~ehañode 1846,eh ejércitonorteamericanocruzael Bravo. Superioresa lasmexicanas,sobretodo por susrecursosde artillería, las tro-pas de Taylor iban avanzandosobre México. Eh generalArista ni siquierapodíacontar conel auxilio de los demásjefes, divididos por hondasrivalidades. El 19 de septiem-bre, Monterreyse defendióheroicamentebajo eh mandodelgeneralAmpudia. Su derrota fue un triunfo, porque losnorteamericanoscambiaronde tácticay, en vez de continuaravanzandohacia el sur, prefirierondesembarcarfuerzasenVeracruzal mandode Scott, y subir por el flancohacia laciudad de México.

Entretanto, las disidencias internas continúan. SantaAnna es otra vez Presidente.Organizaun ejército numéri-camentesuperior al enemigo,y se lanza a la desesperada,en pleno invierno,por unazonadesiertaque se extiendeen-tre San Luis y eh Saltihlo En la marchaperdió la cuartapartede sus fuerzasy llegó, extenuado,avistadel enemigo,parasoportardurantedosdíasun reñidísimocombateen laAngostura. No salió vencedorni propiamentequedóvenci-do, pero su retiradaa travésdel desiertoera peor aún queunaderrota (22-23 de febrero,1847).

A la vez, los reformistasliberalesse batíanen la ciudad

276

Page 276: Alfonso Reyes. Obras Completas V

de México contra los conservadores.A mediadosde abril,SantaAnna se dejaganarla batalla de Cerro Gordo. Final-mente,tras de vencerunaserie de defensasheroicasque aellos mismosles conmovieron,los norteamericanosocuparonla capital. SantaAnna demostróen estacampañauna acti-vidad de reclutadorsólo comparablecon su absolutaigno-ranciade la estrategia.Tuvo queabandonarel gobierno. Ehtratadode Guadalupe-Hidalgo(2 de febrero, 1848) pusotérmino a la contienda.El tratado suponíala cesión de Te-jas hastael río Bravo, Nuevo México y ha Alta California,a cambio de una indemnización. Esta indemnizaciónteníapor objeto legitimar eh despojoimpuestopor la fuerza.

5. Hubo un descanso. SantaAnna estabaen el extran-jero. Herreray Arista, dedicadosamoralizarel ejército, setrasmitíanel poder pacíficamente. Pero la sordacorrientereaccionariano habíacesado.Cuandolos conservadoresen-contraronun director—LucasAlamán—, éste,quepasaporsensatoen la historia, no discurrió mejor cosaque traer aSantaAnna.

SantaAnna volvió del destierro, desarrollófrancamen-te sus anhelosdespóticos,se hizo llamar “Alteza Serenísi-ma”; creó,sobrelos restosdel antiguoejércitode pronuncia-dos perpetuos,unacorte de mihitarzueloselegantes;inventólibreas e insigniasparasuscortesanos;vendió a los EstadosUnidos, con todo descaro,el valle de la Mesilla. Y desdeentoncesinventaron los conservadoresla teoría de buscar,contra los liberales,la protecciónde Europa.

La vergüenzanacionalreaccionó,desdeel fondode aquelcaosde dolor. La sublevaciónde Comonfort tuvo éxito. SuAlteza Serenísimahuyó a las Antillas. Por indicación deComonfort,fue electoPresidenteAlvarez. En su gabinetees-tabanJuárez,Ocampo,Prietoy el mismoComonfort. Ocam-po, intelectual orgulloso, se retiró. Juárez hizo votar la“ley Juárez”,queabolíafuerosmilitaresy eclesiásticos.Lasdos castasdel privilegio se agitaron,amenazantes.Alvarez,ante eh peligro,cedióaComonfortla presidencia.Ésteapla-có a los inquietos. Se votó la “ley Lerdo”, o ley de des-amortización que prohibía al clero la posesiónde bienes

277

Page 277: Alfonso Reyes. Obras Completas V

raíces. El clero volvió a hevantarsey nuevamentefue de-rrotado. La “ley Iglesias” prohibió al clero la ingerenciaen los cementerios.Entretanto,el Congresoliberal elabo-raba la famosaConstituciónde 1857, sustituídaahoraporla de 1917.

La opiniónelegantede México habíadadoen considerarcon soma aquellaConstitución,sin dudapor el poco casoque de ella se hizo durantemucho tiempo. Pero aquellaConstituciónrepresenta,a pesar de sus defectos,un nobleesfuerzoideal. Limitaba el poder del Presidentea tal pun-to que Comonfort, mal aconsejadoy vacilante,disolvió undíael Congresoy anulóha Constitución Los liberaleslo re-pudiaron. Las castasdel privilegio quisieronconvertirlo eninstrumentosuyo. El triste Comonfort, de arrepentimientoen arrepentimiento,abandonadopor todos, huyó de la ciu-dad,ya en guerra (1858).

6. A Benito Juáreztocaba,conforme al sistemalegisla-tivo, hacersecargodel gobierno. Ante la sublevaciónconser-vadorade México, Juárezperegrinó,llevandoconsigo,comoEneas,ha concienciade la patria. “La familia enferma”—Juárezy sugobierno— anduvo, trashumante,de ciudaden ciudad, corriendo peligros y resistiendopobrezasconejemplarestoicismo,mientrasloscaudillosliberalesy conser-vadoresse destrozabanen combatessin cuento. Juárezy sushombresforman,en la historia,un grupo de broncessimbó-licos. Entre ellos, el austeroindio humanista,IgnacioRa-mírez,raro ejemplode armonía clásicaque se recomponíasolaentrelas desgarradurasde la hucha civil. Entre ellos,el dulce cantorpopular,Guillermo Prieto, eh probo Minis-tro de Haciendapor cuyasmanos,como decíaSánchezMár-mol, pasó todo el Pactolode la desamortizaciónsin que sele pagaraun grano de oro. Entre los jefes conservadoresdescollaban,por su indiscutible arte militar, Miramón yMárquez.

El Gobiernode Juárezdictabaha extinción de órdenesmonásticasy la nacionalizaciónde bieneseclesiásticos(Le-yes de Reforma). Despuésde tresañosde guerra,Zarago-za,LeandroValle, GonzálezOrtega,y hastael “héroede las

278

Page 278: Alfonso Reyes. Obras Completas V

derrotas”, el “santo de la Reforma” —el general SantosDegollado—,lograron aplacara los reaccionarios.

Juárezvolvió a México. La reorganizaciónexigíamedi-das violentas. Hubo que expulsar a algunos diplomáticosque,validos del privilegio, se mezclabanen los asuntosin-teriores,mal de todaslas épocasy todos los climas. Huboque expulsara algunosmitrados. Hubo que decretarpordosañosha suspensióndel pagode la deudaextranjera(17de julio, 1861). Inglaterra(setentamillonesde pesos),Es-paña (nuevemillones) y Francia (casi nada) reclamaroncontraestamedida.

7. He aquí lo quepasabaen Europa: algunosreaccio-nariosmexicanos(Gutiérrezde Estradael diplomático,JoséManuelHidalgo, el generalAlmonte) suspiraban,en el des-tierro, por un monarca. Las ranaspidieron Rey a Júpiter.NapoleónIII empezóa tratar conlos desterrados.La ideade fundar un imperio en México le gustaba:era teatral;y, de reahizarseprometíaventajasevidentes. A Eugenia“sele hacía aguaha boca”. La ocasiónparecíaoportuna: losEstadosUnidos estabanen plena guerrade “Norte contraSur”. El poder de Francia, impuesto en México, seríaelmejordiquecontrala expansiónsajonaen el NuevoMundo.

El 31 de octubre,1861, Inglaterra,Franciay Españaseunieron,por el pacto de Londres,para intervenir en Méxi-co. Los representantesde las potenciasdesembarcaronenVeracruza principios de 1862. Prontoel representantedeEspaña,JuanPrim, haciéndosecargode la situaciónde Mé-xico y de las maquinacionesde Francia,desistióde interve-nir y arrastróconsigoal representantede Inglaterra,apesarde queéstedefendíainteresestan cuantiosos.

Dubois de Sahigny,el agentede NapoleónIII (imposi-ble llamarlo “representantede Francia”), reclamabaunosdos millones de pesos;y, además,catorcemillones, a cam-bio de los setecientosmil pesosqueJecker,un banquero,lehabíaprestadoa Miramón, el generalreaccionario,cuandoéste,temporalmente,ocupóla presidenciade ha República.

Los tresrepresentantesfirmaron en La Soledadun pactode preliminaresconel ministro mexicanoDoblado. Según

279

Page 279: Alfonso Reyes. Obras Completas V

estepacto, los aliados reconocíanel Gobierno de Juárezyentrabancon él en negociacionespacíficas; como el climade la costaeramalsano,las tropasahiadasse situaríantierraadentro,en la inteligenciade que,si se rompíanlas negocia-cionesy la guerraera inevitable, las dichastropasvolveríana la costa,paraquela licencia de internarseno constituyeraventajamilitar.

Llegó, a poco, Almonte que, con el apoyo de Napo-león III, tratabade promoverun alzamientopara derrocarah Gobiernomexicano. Éstereclamócontra los auxilios queDubois de SalignyprestabaaAlmonte, y queeranunavio-lación a los preliminaresde La Soledad. Los inglesesy losespañolesoptaronpor retirarse,negandosu apoyo a la em-presanapoleónica.En cuanto aDubois de Saligny, contestóqueel pactode La Soledadvalía menosqueeh papelen quese habíaescrito. El noble pueblofrancésha juzgado ya alos mantenedoresde estateoría del chi/fon de papier.

Y las tropasfrancesascomenzaronsu avancedesde elsitio en queha generosidaddel gobiernode Juárezhabíaper-mitido que se internaran.

8. Inútil recordarlas peripeciasde una guerra en queel intruso sufrió continuos reveseso pasajerostriunfos singloria, y en quese forjó unanuevageneraciónmilitar, bajolos relámpagosdel fuego enemigo.

El plan de Napoleónconsistía,de acuerdocon los reac-cionariosmexicanos,en llevar al trono de México ah Archi-duqueMaximiliano de Austria, príncipe sobrantede Habs-burgo a quien conveníaalejar de su tierra. Maximilianodesembarcóen Veracruzen mayo de 1864, fiado a las pro-mesasde algunoscuantosreaccionarios.Desdeesedía, losreaccionarios,en México, perdieronsu crédito nacional. Eltriunfo de la causaliberal podía ya serdefinitivo: era yaun triunfo de absolutajusticia. Maximiliano, liberal por na-turaleza,vino a serinstrumentode los enemigosde la liber-tad, con quienesno simpatizabaíntimamente.Su imposiblesueñohubierasido entendersecon Juárez.

9. En los EstadosUnidos ha situaciónhabíacambiado:ha Guerra de Secesiónacabócon el triunfo del Norte, y el

280

Page 280: Alfonso Reyes. Obras Completas V

gobiernode Washingtonesgrimióla “Doctrina Monroe” con-tra la intervenciónnapoleónica.NapoleónabandonaaMaxi.miliano (5 de febrero, 1867)- En continua actividad, lasfuerzasliberalesde Juárezhabíanlogrado, ademásdel éxi-to militar, despertarpor todo eh país el sentimientode launión nacional, tan quebrantadopor las anterioresdiscor-dias. La simpatíapor la causamexicanase dejabasentir deuno a otro extremo del Continente. En el Perú,en Chile,en los paísesdel Plata,se reclutabanhombres,armasy pro-visionesparalos ejércitosde Juárez. Y aunqueD. PedroII,en el Brasil, por consideracionesdinásticasy por ha cuentaque le teníano arrojar el guanteal Gobiernofrancés—suvecino en las Guayanas—,se vio obligado a recibir a los re-presentantesde Maximiliano, éstos encontraronen Río deJaneirouna cortesía tan heladay una opinión tan adversaque prefirieron abandonarla partida,dejandosus papelesconfiadosa la Legaciónde Austria.

El 19 de junio, Maximiliano, sitiado y derrotadoenQuerétaro,juzgadopor unacortemarcial,fue fusilado en elCerro de las Campanas.La pobre víctima —víctima pro-piciatoria,ejemploqueacabócon muchastentaciones—des-pierta hoy la compasiónde todos,no su perdón. Y Méxicorecuerdacon sincerodolor la imagen trágica de la infortu-nadaCarlota,emperatrizde un día, blancafigura de implo-rantequeen vano se postrabaa los pies de los poderososdela tierra, tratandode conjurarla cóleradivina.

10. Permítaseal narrador,quehastaaquíha procuradosiempreun tono neutro,hablandode su propio paíscomo sise tratara de un nornen incorporale, el haceralgunamani-festaciónpersonal,dondeya la historia se confundecasiconsus recuerdosy, desdeluego,con sus simpatíasactuales:

En el comedorde la casapaterna,un veteranode Méxi-co, quesalió de la guerracontrael invasorcon siete cicatri-ces, charlaamigablementecon un veteranofrancésmetidoacarrocero,que se hizo, como muchosotros, mexicano,ehmismo día en que la expedición francesaquedóderrotada.Juntosevocanhas fatigas comunes,los lancesen que uno yotro combatíanpor el bandoopuesto.Una grave fraterni-

281

Page 281: Alfonso Reyes. Obras Completas V

dadreinaen suspalabras,y no cruzasiquierapor sumentela idea de quehablarde la intervenciónnapoleónicapuedadespertarrencores. ¡Cuántasvecesacudeanosotrosestere-cuerdocomosímbolode unaépocaqueha cosechadoya to-dos los doloresprovechososde la épocaqueha precedió! Ellibro francés,verdaderaemanacióndel pueblo,fue a lograrla conquistaque las armasdel aventurerocoronadono me-recíanlograr. Aquí y allá se hizo justicia. El fuerte quedórespetuoso;el débil, respetado.Y unay otra vez los direc-toresde un pueblobravío vuelvenhacialas normaslatinas,de lascuales,hacetanto tiempo,esFranciala preservadora.*

* Sobreestaguerraque, por no ser guerraentre dos pueblos, no dejósiembrade rencores,me he explicadoalgunavez antelos alumnosdel semi-nario que desarrollabanen la Universidadde Stanford el historiadorP. A.Martin, en 1941. de quedoy noticiaen el folleto A. 1. de mi Archivo, Berke-leyana, México, 1953, págs.28-30.—1955.

282

Page 282: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XXVII. LA GUERRA FRANCOPRUSIANA(1870-72)

1. LA CORRIENTE de ha historia europea,un instantedesvia-da hacia América,vuelve acorrer por sucaucecontinental.Sólo queaquíel caucehaceun zecodoy tuercede Franciahacia Alemania. El tercero y definitivo revés que precipi-tó la caída,de NapoleónIII (ya dijimos que los otros dosfueron la sublevaciónpolacay ha intervenciónfrancesaenMéxico) fue su choquecontra un gigante de dos cabezas:Bismarck-Mohtke;éste,ha estrategia;aquél,la política. Na-poleón III habíasido por varios años la figura central deEuropa. Pero ahora,mientraspor un lado se he adivinabanotoriamenteminado en su salud personal,por otro se pre-sentía sordamenteque la salud misma de su régimen nodabaya muchasesperanzas.En cuantoalcanzósu meta,queerael trono,quedóentregadoal azarde inspiracionesopor-tunistasy contrarias.Muerto Morny, sólo le rodeabanme-diocres,propia pensiónde los tiranos. Él necesitabaunaguerra victoriosa: a grandesmales, grandesremedios. Lanecesitaba,en el orden personal,paramantenersu imperio(“Sin unaguerra,mi hijo no seránuncaEmperador”,habíadicho Eugenia). La necesitaba,en eh orden público,porqueFrancia,como dijo Randon,se sentía derrotadadesde Sa-dowa,y temía la expansiónprusiana sobrehas provinciasgermánicasdel sur.

Perohe aquíqueBismarcktambiénnecesitabaunague-rra. Sólo el fuegode un granmovimiento nacional podríafundir, en el crisol de Prusia, los metaleshastaentoncesirreconciliablesde las dos Alernanias,la del nortey la delsur,permitiendoasí la realizacióndel sueñounitario. PaulClaudelaseguraque,para quien examinade cerca los des.pachosde las Cancillerías,el estallido de ha guerraen 1914aparececomo uno de esossucesosque, aunquepreparadosporloshombres,escapande prontoasuiniciativa y seechanaandarsolos,por cuentay riesgodel propio mecanismoyaarmado;pistola que se va del seguro,muñecomágico que

283

Page 283: Alfonso Reyes. Obras Completas V

desobedecea su creador. Piénsesede esto lo quese quiera,no podría decirselo mismoen cuantoal estallidode la gue-rra en 1870, pueséstefue calculadopor Bismarck a toquede reloj.

La guerra austroprusiana,descartandopiezasdel table-ro, dejó frente a frente a Bismarck y a Napoleón. “El queunaguerra con Franciahabíade sucedera unaguerraconAustria —ha dicho Bismarck—estabaescrito en la lógicade ha historia.” Eh desaprensivoy grandecanciller prusia-no, conscienteya de su superioridadlaboriosamenteprepa-rada, aunquetan fulminante en su revelaciónexterior queel mundomismono acababade darlecrédito —puestal essiempreel efectode hasfuerzasquenacen—,dejabaal ad-versariolos honoresdel desafío:esperótresaños,tan ansio-so como seguro, a que el fatal impulso histórico de LuisNapoleónse manifestase.Entretanto,el gigantede dos cabe-zaspreparabasu acción:Bismarck,el artepolítica; Moltke,el arte militar.

2. La preparaciónpolítica de Bismarck supone,en par-te, unacreaciónde nuevascircunstanciasinternacionales;enparte, es un mero aprovechamientode las circunstanciasen que se encontrabaya el Imperio Francés,por su propiadeclinación. El país, en efecto, resentidoen su economía,no ofrecíasuficienteresistenciaparasostenerseentrelos es-tragosde la hora. El aislamientoiba creciendoen torno aLuis Napoleón,amedidaque la nebulosade susvastospro-yectosparauna nuevadistribucióndel mundo se iba resol-viendo en el sistemaegoístade sus ambicionespersonales.

En el interior, los francesesno olvidaban las sangríasdel golpe de Estado;los católicos,especialmente,no perdo-nabanla política italiana; las grandespoblacionesse ibanvolviendo socialistas.En el exterior,el Emperadorse habíaenajenadoa la Gran Bretaña (Orsini, 1858), la cual, ade-más,entregadaa las deliciasde su augeeconómico (1850-1875), prefería contemplarde lejos eh crecimientode la“cara Germania”,comodecíaha ReinaVictoria. Italia, des-de la ocupaciónde Romaen 1860,no veía ya a Luis Napo-león comoun salvador,sino como un traidor, transfiriendo

284

Page 284: Alfonso Reyes. Obras Completas V

ahoraaPrusiael encargode auxiliarla contra las amenazasaustríacasen los Alpes. Y lo cierto es que el incidente deMentana (1867), dondelas tropasnapoleónicas,acudiendoen ayuda del Papacuandoya sus fuerzasestabanderrota-das,detuvieronel avancede Garibaldi, no era parafavore-cer las simpatíasfranco-italianas.Austria, por suparte,con-siderabaal “pequeñoNapoleón”como un p~higrosoliberalaliadoa los revolucionarios. Parala nacientePrusia,aquelhombreera el obstáculonatural. Rusia le desconfiabacomoaun groseroadvenedizo,mientras,por su parte,se entrega-ba asu incontenibleexpansiónpor el nortede Europa. Y,paracolmo, has tropasexpedicionariasregresaban,humilla-das,de ‘México.

3. Y Bismarck iba atandosuscabos,con aquellaseguri-dady tenacidadde artistainconscientequeestánen la basede sugrandeza.Durantelas negociacionesde la paz austro-prusiana,habíalogradoatajar,como hemosvisto, la sed decompensacionesde NapoleónIII, desairándoloen todassusproposicionesdiplomáticas. Cuando,singularmente,recha-zó, en 1867, toda idea de cederlepoderessobreeh Luxem-burgo—al fin declaradoterritorio neutralbajo la garantíade las potencias—,se produjo entreambosunatensiónquese alargaríapor tresaños:los tresañosde vidaquele queda-ban aún a la Europaliberal, los tres añosde la vigilanteesperaprusiana.

Pasoapaso,Bismarck —el hombrevoluminosoy fieroquepaseabaentredosmastinescon los queparecíaasociar-le algocomoun aire de familia—, trasde habersido la fi-guramásimpopular de Europa,habíalogradotransformar-se en el imán atractivo de las mayoresconfianzas. En lointerior, había sellado las pacescon eh liberalismo, puesle interesabanmáslas fuerzassocialesque el nombreconquese hasbautiza,y aunhabíapisadoparaestefin el man-to sagradode las prerrogativasdivinasde la monarquía,des-armando,con manejoshábiles,la “oposición progresista”dentro del parlamentoprusiano. En lo exterior, Bismarcktenía que tomar en cuentalas obligacionesde Italia paraconFrancia; peropoco le quedabaquehaceren tal sentido,

285

Page 285: Alfonso Reyes. Obras Completas V

puestoque el Emperadorde los francesesya habíahechobastantepor supropio descréditoa los ojos de los italianos,sin contar con que la cuestión papal preocupabaa éstosdemasiadopara quepudierandistraerseen guerrasajenas.Bismarcktenía tambiénque tomaren cuentala posibleayu-da de Austria aLuis Napoleón,peroAustria temíaa los ru-sos, ahora ganadospor Prusia,y de estasuertehabía dequedarneutralizadaa ha horadel conflicto. Aparte de queItalia y Austria, aquéllaempeñadaen su hucha por Romay éstaen su luchapor el Oriente, habíanfirmado ciertosarreglosde mutuaseguridadparael posibleevento de unaguerra francoprusiana.El Emperadordescontabaha ayudade los daneses,peroéstos—aunqueresentidospor ha cues-tión del Schleswig-Holstein—no se movieron, declarándosepor ha neutralidadbajo la presión de Inglaterray de Ru-sia. El Emperadordescontabala ayudade los alemanesdelsur,peroBismarckacababade atarlosa laAlemaniadel nor-te por pactos aduanerosy militares, y los habíapuestoenguardiacontra las compensacionessobreel Rin que Napo-león III habíareclamadoen 1866. Bismarck, además,alestallarel conflicto, trabajóel ánimo de Inglaterra,revelán-dole las pretensionesde anexióndel Luxemburgoque,a pe-tición suya, eh Embajadorfrancés,Benedetti,habíatenidoel candorde darlepor escrito. Ante esto, al sobrevenirhaguerra,Inglaterraseapresuraríaaconstruirunagarantíadeinviolabilidad paraBélgica,que fue firmada en Berlín y enParís. De suerteque todashas cartashabíande fallarle aNapoleónIII, y las declaracionesde neutralidadde todashaspotenciashabíande llover unatrasotra,dejándolosolo fren-teaBismarck. Tal fue la preparaciónpolítica de Bismarck.

4. El pretextoque éste necesitabalo ofreció, inespera-damente, la sucesióndel trono español. Distraída en sustempestadescarlistas,enflaquecidacon sus expedicionesdeAmérica, España,sehabíapuestofuera de la conversacióneuropea.Prim destronaaIsabel11(29deseptiembre,1868),que ruedaal suelo con su pintorescacortede placer, su ca-manilla, sucaballerode alcoba—Marfoni—, su monja Pa-trocinio y su Mosén Claret,eh confesorcomplaciente. Bajo

286

Page 286: Alfonso Reyes. Obras Completas V

el gobiernoprovisional de Serrano,has Cortesvotan por lamonarquíaconstitucional. De los candidatosa la vista, nisiquierasepodíamencionara CarlosVII, nieto del preten-diente. Traeraun Orléans,comoel duquede Montpensier,seríaofenderaLuis Napoleón. El rey de Italia renuncióalhonortan peligrosode hacercoronarenEspañaa susegun-do hijo. Con anuenciade Guillermo de Prusia,por suges-tión de Bismarck y entre las furiosasprotestasde Francia,protestasqueya el gobiernoprusianopreveíay deseaba,elParlamentoespañolconsideraentonceslaposibilidadde ofre-cer el trono a Leopoldo de Hohenzohhern-Sigmaringen(el“iOle, ole, si me eligen!” del siemprechocarreropuebloandaluz). La candidaturade Leopoldosólo duró unasema-na, pues él mismo la retiró, espantado.Bismarck no veíacuajarsu anheladaguerra.

Pero entoncessucedióalgo increíble: Españaestaballa-madaaserla ocasióndelgranduelo europeo,comolo seríaotra vez en 1936,aunqueestavez padeciéndoloen supropiacarne. Cuandoya el triunfo diplomáticode Franciaparecíaasegurado,cuandoaúnno se apagabanlos ecosde las de-claracionescon que Grammont,desdela Cámarafrancesa,había sacudidoal mundo, el embajadorfrancés,Benedetti,recibió orden —no se sabesi inspiradapor Luis ‘Napoleóno por la EmperatrizEugenia,pero es cierto que inspiradaen todocasopor la locura—de insistir anteel ReyGuiller-mo paraqueéstese comprometieraa no sosteneren lo fu-turo ningúnintento de resucitarla candidaturade Leopoldoah trono español. La entrevistairritó a Guillermo,quien senegóahablarmásdel asuntoy, encontrándoseen Ems, diocuentade ella aBismarck en un mensajedirigido a Berlín,mensajecuya publicación autorizabaen caso preciso. Talfue el célebre“telegramade Ems”, verdaderomartillazo deldestino. El mensajeexponíalas exigenciasde Francia, yhacíacomprenderqueel Rey, aunqueno deseabatratar másde aqueldesgraciadocaso,tampococerrabadefinitivamentelas puertasaunaposiblenegociaciónulterior. Bismarck loleyó una y otra vez. Moltke y Arnim estabana su lado.La política preguntóa la estrategiasi se sentíadispuestaparala guerra,y ha estrategiadijo que sí. Y entonces,sin

287

Page 287: Alfonso Reyes. Obras Completas V

añadir una palabra aunquetachandomañosamentealgunaqueotra,comose descifraun acertijoparadescubrirsu sen-tido oculto, Bismarckpasóel lápiz azul sobreestay aquellafrase, transformóha sobria negativa del Rey en algo queequivaleadar conla puertaen hasnarices,descarnólas exi-genciasdel Embajadorfrancéshastadarles el aire máscru-do y contundente,y publicó a los cuatrovientosel mensajeasí redibujado. El hápízazul de Bismarck habíaoperadoelprodigio. Vinieron las contestacionesiracundas.La declara-ción de guerrade Franciallegó a Berlín —esperadamensa-jera de la discordia—el 19 de julio, 1870.

En cuantoal arte militar de Moltke, ella se asientatodaen la superioridadde la educacióny los armamentos;entreintaañosde preparaciónsobreun puebloquese multipli-ca, al pasoquedecreceel francés.En cambio,al comenzarlas hostilidades(agosto,1870), Franciase presentaconunapreparaciónde tres semanasa lo sumo. Mientras aquíape-nasse procurabanposiciones,desdeallá avanzabanlos aliados germánicosen tres ejércitos compactos. Niel, llamadoa serel reformadormilitar de Francia, acababade morir.Los generaleseran ineptos. Los ferrocarriles,inadecuados.Franciasólo podía confiar en los milagros de ha flamanteametralladoray del rifle chassepot,ya ensayadoen México.Alemaniaera superioren su artillería, y contabacon el ri-fle que se cargapor la culata, el cual tanta superioridadreveló,pocosañosantes,contrael fusil de bocade los aus-tríacos.

5. El plan francésconsistíaen concentrareh gruesodelas tropassobreel Rin superiory en invadir la Alemaniameridional. Cientocincuentamil hombresen Metz, 100,000en Estrasburgo,un derramepor el Rin en Maxau,50,000dereservaen Chalons,y 30,000embarcadoshacia Dinamarcaparacrearunadiversión de las fuerzas,formaríanlos ele-mentosdistintos de la campaña. Por su parte,Moltke, du-ranteeh inviernode 1869,habíaprevistoun plande concen-tración de 300,000hombressobreeh Rin medio,que le per-mitieran, segúnel caso,atajarla posibleinvasiónde Franciapor el sur de Alemania,o arrojarseél mismo sobreel terri-

288

Page 288: Alfonso Reyes. Obras Completas V

tono francés. En 18 días,la movilización alemanaestabaacabadahastasus últimos detalles,desdeel SaarhastaSaar-louis. Ochentay cinco mil hombresal mandode Steinmetzformabanel primer ejército.El segundo,bajoCarlosFederi-co, el PríncipeRojo, se extendíadesdeSaarlouishastaSaar-gemünd,pasandopor Saarbrücken.Y el tercero, destinadoaprotegerel sur de Alemania,y compuestopor 200,000hom-bres al mando del Príncipe herederode Prusia, se con-centrabaentre Laudauy Carhsruhe. Pero mientraseh plangermánico se desarrollócon pasmosaexactitud, eh francésquedóen el papel,y los efectivosnuncafueron cubiertosdeacuerdoconlas previsionesteóricas. El Imperiofrancéssóloalcanzó una pequeñavictoria inicial en la escaramuzadeSaarbrücken,dondeel PríncipeBonáparterecibió el bautis-mo de sangre. Una semanadespués,batidasen Weissenburgy en W~irth,las tropasfrancesasretrocedíanhacia ChalonsyMetz. Caen Alsacia y Lorena,y cae en Parísel gabineteOllivier, dejandohas iniciativas en manosde Eugeniay delpobre CondePahikao,sexagenariopagadode sustriunfos enChina. Bazaine se encierraen Metz, Bazainecuya aptitudmilitar habíadado la medidaen México. Mac-Mahony elEmperadoren vano queríanrefugiarse en París,que eralo prudente:Eugeniano lo permitía,considerandosin dudaqueaquella retiradano era teatral. Y eh 1~de septiembre,las fuerzasdel Emperadorquedanderrotadasen Sedan.Losbravosdefensoressólocontabanconsuspechoscontralos 500cañonesprusianos. Es la primera aplicación de la guerramecanizada.Napoleón,disimulandolos achaquesde su sa-lud parallegar dignamentea la muerte, tuvo la desgraciade ser respetadopor has balas. Los prusianoscreyeronha-ber ganadola guerraen un mes.

6. Y en efecto,habíanderrotadoal Emperador.Falta-ba derrotaraFrancia, la heroicaFranciaque aún arrastrótanto tiempo su agonía. El 4 de septiembre,Paríserigió unnuevoGobiernode la DefensaNacional,en tanto queEuge-nia escapabahacia Inglaterra con ayuda de un personajepropiamentecinematográfico:un dentistanorteamericano.Trochu, Jules Favre, Gambetta,quedabanah frente de la

289

Page 289: Alfonso Reyes. Obras Completas V

nación. El venerableThiers recorría Europa implorandoalianzas.

Bazaine se rindió en Metz el 27 de octubre,con másde 170,000hombres,a las tropasnuméricamenteinferioresdel invasor. Su rendiciónhabíade costarleun proceso,unasentenciade muerteconmutadapor penade prisión,y final-mente,unafugaaMadrid, dondefue amorir tratandosiem-pre de justificar sus maniobraspolíticas. Seducidopor laidea de serel restauradorimperial, él mismohabíaapresu-radosu derrota. Las tropasprusianasque esta derrotade.jabaen libertad de acciónhicieron ineficaceslos esfuerzosde Gambetta,quien habíaescapadoen globo del sitio deParísparaorganizarla defensa. Con todo, su genio se hizosentir. Su ardiente palabra,en Tours, en Burdeos, hacíabrotar de ha tierra las legionesarmadas. Chanzyvino asersu colaboradormilitar por excelencia. La entradaen acciónde los civileso franco-tiradoresquitó a la guerrasu apanen.cia de choqueentreejércitos,descubriendosuverdaderoca-rácter,implacabley cruel,de choqueentrepueblos,con lar-ga siembrade rencoresy largacuentade venganzas.AunquetodavíaFrancialogró rescatarOrléansel 9 de noviembre,yaunquepor el sudestetodavíaacudieronen su auxilio algu-nosrománticosde la vieja guardiagaribaldina,cayóel ejér-cito del Loira. París,sitiado, desdeel 19 de septiembre,seentregó,el 28 de diciembre, tras incontablesheroicidades.

7. Inútil narrar uno a uno los múltiples episodios deestaguerra. Los críticos militares resumenasí los caracte-resde la campaña:en las condicionesde los dos adversa-rios, Moltke no necesitabaastucianinguna. Su estrategia,de corte clásico,se fundabatodaen el choquedirecto y enla superioridadde las masas.De las dosvictorias decisivas,Sedany Metz, la segundase obtuvo antesde tiempopor unaarteríade Bazaine,quequiso rendirseparasalvar despuésel Imperio. En cuantoa ha primera,no estabaen los planesoriginales,y fue creadapor los inesperadosazaresde la cam-paña. Moltke sólo pensabaen pulverizaral adversarioconsus tresejércitos concentradosen el Sarre. Pero este plantan elementalquedó estorbado,no por la acción, sino por

290

Page 290: Alfonso Reyes. Obras Completas V

la parálisismisma del adversario.Ella permitió, en efecto,que el tercer ejército se fuera internandopor el territoriofrancéssin grandeobstáculo. Y, puestoqueasí sucedía,sele dejó avanzar. Esto explica que el tercer ejército hayaquedadofuera de hasbatallasde Vionville y Gravehotteque,por lo demás,se aseguraque fueron muy mal dirigidas.Pero esto explica también la única maniobraindirecta deMoltke, puesel tercer ejército se encontró de pronto en laposibilidadde atacarporotro lado,torciendodel todola pri-mitiva direcciónde sumancha,a las fuerzasde Mac-Mahon,cuandoéste,comoquiencaeen la trampa,acudíaen socorrode Metz.

8. Favre y Bismarck firmaron el armisticio el 28 deenero, 1871. La economía(decrecimientode población yrecursos),el artemilitar (falta de equiposy dirección), ladiplomacia(aislamiento internacional),la política (dispu-ta interior entre imperialistas,monárquicos,republicanosycomunistas),todocontribuyóa ha derrotade Francia,derro-ta cuyasproporcionesse aprecianen los documentosde haPazde Francfort,ratificadosel -10 de mayo,1871. La Alsa-cia y ha Lorena,manzanasde la discordiatradicional entreambosbeligerantes,cuya importanciacreció al descubnirsesusyacimientosde hierro y carbón,pasaronapoder de Ale-mania,que,conexcepciónde Belfort, ya teníaligas consan-guíneasconla primera,aunqueno conla segunda.Lasfor-talezasde Metz y Estrasburgopasarona Alemania. Tropasde ocupacióngarantizaríanel pago de la indemnizacióndeguerra (cinco mil millones de francos),indemnizaciónque,por un ejemplaresfuerzodel ahorrofrancés,fue, comotodoel mundosabe,pagadaen un término muy inferior a los tresaños estipulados.

Una semanaantesdel armisticio,el 18 de enero,1871,el Imperio Germánicofue fundadoen la Galeríade los Es-pejos,de Versalles,la misma Galeríade los Espejosdonde,cuarentay ocho años después,eh Imperio Germánicoseríasentenciadopor sus vencedores.Se establecieronbasesconlos Estadosdel sur, y a los pocosmesesse dictó unanuevaConstitución. Excluída Austria, Prusia asumíala jefatura

291

Page 291: Alfonso Reyes. Obras Completas V

de las Germanias,considerándosela herederadel SantoIm-perio. El sistemaera democráticosólo enel nombre.

Bismarck gobernó,en total, unos veintiocho años; y alos veintiochoañosde su retiro, la dinastíaa la queél sir-vió se vino abajo, pero no así el edificio nacional por élconstruído.

9 Entre la exasperaciónde la derrota, la extenuaciónnacionaly eh miedo a ha restauraciónmonárquica,de repen-te se abriópasoen Parísun movimientoinspiradoen la nun-ca extinta tradición de Louis Blanc y en las enseñanzasdeKarl Marx. Precisamentecuandolos derrumbamientossonmayores,es grandeha tentaciónde hacerde una vez tablarasacon todo un pasadode equivocacionesy fundar has ba-sesde unanuevafelicidad. La ciudad conocióuna hora decomunismo(18 de marzo,1871). Pero se cumplió el prin-cipio de Engels,segúneh cual un alzamientoarmadoque semantienea la defensivaestácondenadode antemano.Y aunen el supuestode quela GuardiaNacionalde Paríshubieraatacadoa Versallescon fortuna (que no era difícil) y, apo-derándosede la Asamblea,diera tiempo a la organizaciónde la Comunaen ha capital,¿noestabana ha vista las victo-riosasfuerzasde ocupación,resueltasa todo antesqueper-der las posibilidadesde la indemnizaciónde guerra?

Bismarck, juzgandola situación de París,se preguntaporqué la provinciano secundóel movimiento de ha capital(lastentativasde Lyon, Marsellay Saint-Etiennecarecendeimportancia) y trata de exphicarseel hecho en estaforma:no puede decirseque eh gobierno de Versalleshaya sofo-cadoen germenla insurrecciónde París,porquecarecíadefuerzasparaello. Ahora bien: si se comparanlos periódi-cos de las provinciascon los decretosde la Comunay loscartelesy hojas volantes publicadosen los departamentos—los del sur sobretodo— y queconstituyeneh último ma-nifiesto de la Internacional,se adviertequehabíaen Parísdostendenciassimultáneas,y si en Paríshabíanlogradopo-nersede acuerdo,al contrario en las provincias se neutra-lizaban y contradecían.El desacuerdose fundabaen unadoblecausa:1) Unospedíanla independenciacontra las oh.

292

Page 292: Alfonso Reyes. Obras Completas V

garquíasaristocráticasde has ciudades,insistiendoen ciertapreponderanciade las comunasrurales;pero los obrerosre-volucionariosurbanos,por suparte,tendíanhacia la centra-lizacióndel Estado,hacia la absorciónde la propiedadpri~vaday haciaha reglamentacióndel proletariadorural dentrodel movimientocomunista. 2) Unos creíanque la Comunade 1871 quería arrogarsepoderesilimitados parasalvar ala patria,y la Comunasólo pretendíaserel núcleo de unaautoridadcentral,legislativa y ejecutiva,quehabíade inte-grarsepor los mandatariosrevocablesde todoslos distritos.Estasdivergenciassobreha interpretacióny los propósitoshacíanque, mientrasla Comunareclutabaalgunoselementosde las provincias,perdíael concursode otras.

En París —escribeBismarck— la pequeñaburguesía,do-bladabajo el peso de los grandescapitalesy sufriendo lasconsecuenciasde la mala administracióndel Imperio, estabaganadade antemanoa la alianzacon la Internacionalobreray a la nueva forma de gobierno que ésta intentabafundar,gracias a las medidascomunistasen materiade alquileresya las relativasal indulto. Pero en las provincias ¿cuándosehabrá llegado a tal acuerdo? De esto dependela futura his-toria de Francia,muchomás quede las luchasparlamentariaso las intrigas dinásticas.

Estavez París, apresenciade has tropasprusianas,tuvoque sufrir el bombardeode los propios cañonesfranceses.Mac-Mahon atacó,y has provincias no secundarona la ca-pital. La guerrade clasesse alargó,entrecrueldadesy ho-rrores, por más de dos meses. Y de aquel tumulto salióThiers,Presidentede la TerceraRepública. Entretanto,Na-poleónmoríaen Inglaterra,siempreentregadoasujuego deproyectarfórmulas internacionales.Entreellas,unaverda-deraSociedadde las Nacionesqueaseguraríaha futura pazentrelos pueblos.

10. Mientras se desenvolvíala guerra francoprusiana,las potenciashabíanformado una liga de neutralesa la queAustria sólo acudió en el último momento. Los italianosocupabanaRoma; el Papa,quepor entonceshabíaformu-ladola doctrinade la infalibilidad, se encerraba—falible----.

293

Page 293: Alfonso Reyes. Obras Completas V

en eh Vaticano;y Rusia se despachabaa sugustoen el MarNegro,areservade quelos acuerdosde Londressancionaranlas violacionesya consumadascontra eh Tratado de París.¿Y la sucesiónde España?¡Quiénpensabaya en ella! Losespañolesse ha habíanentregadoa D. Amadeo de Saboya,mientrasEuropase ocupabaen cosasmás serias. A la re-nunciade D. Amadeo (1873),vendrála repúblicaefímera,aqueponefin la restauraciónmonárquicaconAlfonso XII(1874).

294

Page 294: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XXVIII. DESPUÉSDE LA GUERRA FRANCOPRUSIANACONSIDERACIONESGENERALES

1. PARA orientarnospor ha marañade hechosqueahorava-mos a reseñarconviene haceralgunasconsideracionesge-nerales. Es tal la complejidadde los hechosen que aho-ra entramos,que no queda más remedio sino el aplicaren adelanteel sistema de la, pintura por capassucesivas,contando una y otra vez la misma historia,cada vez connuevosdetalles,como se hace en los sucesivoscantos delRamayana.

En ha Europade Metternichhabíandominadolosesfuer-zos por ha supresiónde las nacionalidades(1815-1848).En ha Europade NapoleónIII, dominanlos esfuerzosporla formación de has nacionalidades(1848-1870). Con laEuropade Bismarck,despuésde la guerrafrancoprusiana,presenciamosla vida y vicisitudes de los Estadosnaciona-les (1870-1890)- Sobrevieneluego la era de ha expansiónimperial; y el tira y afloja de los intereseseconómicosy co-lonialesconducea la guerraeuropea(1890-1914).

El espejismode ha confederacióneuropea,despuésde laguerrafrancoprusiana,se ha disipadounavez más. El cri-terio de la conductapolítica no es ya el consensointernacio-nal sino, otra vez, ha fuerza. El derechode conquistasedis-frazairónicamentebajo el manto de las doctrinasliberalesdel 48. En nombredel principio de las nacionalidades,lositalianosocupanaRoma, AlemaniaocupaaAlsaciay Lore-na. Los tratadosde Viena y ha Santa Alianza procurabanfrenar la rivalidad de los re~’és.’Lasnacionalidades,ahora,desatanla rivalidad de los pueblos. De aquí los comienzosde lacarreraarmamentista—prontofomentadapor las com-petenciascoloniales—cuyaprimera definición se encuentraen estaspalabrasde Moltke: “Lo que nuestrasarmashanconquistadoen seis meses,nuestrasarmastendránque de-fenderlodurantecincuentaaños”.

295

Page 295: Alfonso Reyes. Obras Completas V

2. Bismarck ha venido a serel eje de Europa,a pesarde la supremacíaeconómicade Inglaterra. Tiene ante síveinteañosde poder. Por un lado robusteceal Estadoger-mánico; por otro, procuramantener a Franciaen su aisla-miento, bien que sin dejarsellevar por los impulsos agresi-vosquehabíanarruinadoaNapoleónIII. Estadobleguardialo orillará a intervenir, por entreel dédalode las potencias,en las pugnasdel CercanoOriente.

Durantela primerafasede estosconflictos (1874-1877),Bismarckse mantieneen unaactitud de árbitro desinteresa-do, lo quepreparael terrenoal futuro acercamientode Ale-mania y Turquía. La segundafase, la guerra turco-rusade 1877-1878,se liquida en la Conferenciade Berlín, dondetodavía se allana más el camino al acercamientocon Tur-quía,porqueAlemaniaes la únicapotenciaqueno pidenadaen el reparto. Pero en la Conferencia de Berlín quedaya demostradala imposibilidad de reconciliar a Rusia conAustria sobre las cuestionesdel CercanoOriente. Aquellaliga, sombra de la Santa Alianza, que desde1871 se ha-bía creado entre Alemania, Prusia y Austria-Hungría, secuartea definitivamente a pesar de todos los intentos porreajustarla.

3. Con la caída de Bismarck (1890), cae el último lazode la ya precariaamistadentreAlemaniay Rusia. Este he-cho trascendentalparael futuro de Europaes uno de losfactoresde aquella recomposicióndiplomáticaque dará sufisonomía característicaa la “pre-guerra”,y que agruparáde un lado a Alemania, Austria-Hungríae Italia (la TripleAlianza), y de otro a Rusia,Francia e Inglaterra (la Tri-ple Ententeo EntenteCordiale)- Eh procesode estossiste-mas de alianzasy la gestaciónde ha revolucióndiplomáticaen que vino a parar se estudiaránmás adelante,así comolos principalesrasgosde ha expansióny la competenciaim-perial queacompañany determinantal procesoy tal revolu-ción. La Alemaniade Bismarck y ha Alemania de Guiller-mo II que la sucedeofrecenentre sí algunasdiferenciasesenciales,ademásdel paulatinoalejamientode Rusia, queal fin serácaptadapor Francia. Estasdiferenciasse refieren

296

Page 296: Alfonso Reyes. Obras Completas V

singularmentea la tendenciaimperialista de, Guillermo II,queno estabaen las tradicionesde Bismarck. Los pequeñosensayosimperialistasde ésteno pasabande sermerosmovi-mientosde maniobraparasu política europea.

4. Y ahoraveamosel espectáculode los dos Estadosri-vales,Franciay Alemania, que, tras de ha guerra,se hanquedadotodavíafrente a frente, sin que hayasido posiblereducirlos a una reconciliación, como la que pronto sobre-vino entreAlemaniay Austria.

He aquí lo quepor entoncesacontecióen Francia:Bismarck no habíacontado,ni en lo económiconi en lo

militar, con el tremendopoder de resurgimientoque escon-día Francia, en los resortesentrañablesde su ahorro cam-pesino y de su espíritu nacional. A la retirada del ejércitode ocupación,se dicta en Franciael servicio obligatorio cal-cado del de Prusia, y a los cuatro años,Franciaposeeunejército de dos millónes y medio de hombres. El acuerdoera generalen cuantoa pagarel rescatequeevitara al suelofrancésel aprobiode las fuerzasde ocupación;lo era tam-bién en cuanto a servir a la patria con las armasante unnuevopeligro; pero no así en los demásproblemasinterio-res. La asambleade representanteselegidosduranteel sitioera marcadamenterealista, y podía esperarse—y aun sepremeditaba—una restauraciónmonárquicaen cualquierinstante. Pero eh temor ah comunismopor unaparte, y porotra la ropugnanciadel pretendienteEnrique, Conde deChambord,a adoptarlos tres colores nacionalesen lugardel pabellónblanco de los Borbones,prestabanparadójica.mentecierto equilibrio a la República. El mismo Presiden-teThi~rs,másquerepublicano,era por su origen un monar-quista constitucional; aunquepoco a poco, por la mismafuerzade los hechos,lo vemosaficionarsea una forma derepúblicaconservadora,quele parecíaserel término mediode la reconciliaciónnacional, “el régimen que menos nosdivide”.

Bismarck, por su parte, no tenía el menor propósitode oponersea la orientación republicanade Francia,puesuna Franciarepublicanaestabaaún más aisladaentre las

297

Page 297: Alfonso Reyes. Obras Completas V

monarquíasde Europa,y le parecíamenosamenazadoraqueunaFrancialegitimista, la cual arrastraríaa los católicoscontrala Alemaniaprotestante.

Bajo la presidenciade Mac-Mahon—que comenzótam-bién borbonistay acabórepublicano—se da forma defini-tiva a la República. La Constitución fija en siete años elperíodopresidencial,restringelas funcionesdelprimer man-datario, establecela eleccióndirectade diputados,ante loscualessonresponsableslos ministros,y la elecciónindirectade senadores.Sin embargo,los elementosmonarquistasaúnabrigabanesperanzas;la Constitución dejaba abiertas laspuertasaunarevisiónposible,y sólo en 1884 sedeclaróqueno seríanelegiblesparala Presidencialos miembrosde lasantiguasfamilias reinantesy que la forma republicanase-ría intangible. Los grupos—que no partidos—parlamen-tarios forman y reforman constantementepasajerasahian-zas,determinandounasucesiónde crisis de gabinetes:a laderecha,borbonistaso legitimistas, orleanistas,bonapartis-tas; al centro, los republicanosescalonadospor matices; ala izquierda,los socialistas.Poco a poco, tantopor ha pru-dencia con que la Repúblicaprocedíacon respectoa Bis-marck como por su actitud de acatamientosimpáticoantela ocupaciónde Romapor el rey de Italia, los republicanosliberalespasarona representarha garantíadel orden pací-fico, y los monárquicoscatólicos, la amenazadel desordenbélico contraAlemaniao contraRoma.

5. Por 1875 aparecenjuntos dos peligros:ha misteriosaepidemiade las vides, la filoxera, sólo contenidabajo lapresidenciade Grévy (1879),y cierto nuevoamagode gue-rra, de guerraproventiva contrael resurgimientode Fran-cia, amagoque Bismarck nuncaconfesó. Estavez, por lodemás,Inglaterray Rusiavigilaban,en nombrede ha famo-sa “balanza”

Cuentanlas crónicasque De Blowitz, corresponsaldelTimesde Londres, denuncióal mundoel complotque con-tra Franciase urdía en la sombra,valiéndosede procedi-mientosde espionajedignos ya del cinematógrafo:cadadíacambiabasombrerocon su secretoinformanteen otro sitio

298

Page 298: Alfonso Reyes. Obras Completas V

público, y dentro del sombreroiban las ocultas comuni-caciones.

La gravitación misma de los partidos crearíala inevi-table escisiónentre derechas(ahora robustecidascon ele-mentos bonapartistasque llegaron al Senadoen 1876) eizquierdas.La rupturasobrevinoentorno a lacuestiónecle-siástica. Gambettadecía:“El clericalismo,he ahíel enemi-go”. El 16 de mayo, 1877, el PresidenteMac-Mahon re-suelve,optandopor los moderadosy con ayudadel Duquede Broghie, disolver la Cámara. Las izquierdas se organi-zan en frente único. Las derechassólo están provisional-menteasociadas.Las izquierdastriunfan, pero conservansunuevaeducaciónde prudencia,y simplementeentregana losculpablesdel 16 de mayo “al juicio de la conciencianacio-nal”. El choqueacabaen unatreguay aun se ha dicho queen unafiesta: ha Exposiciónde 1878. Fueeh último triunfode Gambetta,queseva entregandoaun doblejuegode opor-tunismonacionalista.La presidenciase le escapay va ama-nos de Grévy. La misma campañaanticlerical no necesitaya de él, porqueha encontradosu hombreen Ferry (lasleyesescolares).Hasta hay quien pretendaque, lo mismoen supronunciaciónqueen susentimientode la política,ha-bía un matiz extranjero,unacierta transm.arinaperegrinitasqueimpediría,apesarde todo, suplenacompenetraciónconla sensibilidadfrancesa.

6. Alemania,por su parte,pronto descubrióque la in-demnizaciónde guerra habíaengordadoa algunosbanque-ros, pero no habíaaprovechadograncosaa su economíana-cional. La baraturadel artículo francésle atrajo unacrisisfinanciera.El trigo de Rusiay de Américale ocasionanunaquiebra(1873). Bismarckbuscala salvaciónen las tarifasproteccionistas,camino al que todos se iban lanzando. Deaquí la huchapor los mercadosextra-europeos,de aquí lasrivalidadescoloniales, acentuadasa la caída de Bismarck.Éste.mientrasprotegíasuindustriay su agricultura,se em-peñabaen la brega contra la Iglesia y eh socialismo. LaKulsurkampf;el catolicismodel sur, de Polonia, de Alsa-cia; las disidenciassobre la infalibilidad papal; las Leyes

299

Page 299: Alfonso Reyes. Obras Completas V

de Mayo, pugnadel Imperio contra eh Catolicismo Roma-no (1873); el protestantismoprusiano;la alianzafinal conlos católicospor temor de la reacciónfrancesay del socia-lismo; la aboliciónde hasLeyes de Mayo; la concesiónde laOrdende Cristo a Bismarck,de hechoderrotadopor Roma;ha prisión de los diputadossocialistasBebel y Liebknecht;ehincontenibledesarrollodel socialismoque, a la muerte deBismarck,tiene56 diputados:tales son los rasgoscaracterís-ticos de la política interior de Alemania duranteeste pe-ríodo.

En cuanto a la política exterior, Alemania procura laexpansiónpacíficadel Imperio, aunquesin perdernuncadevista el peligro francés. De aquí que Bismarck fomentelarivalidad franco-inglesaen Egipto, y la franco-italianaenTúnez,quepronto habránde manifestarse;de aquísuscons-tantesesfuerzospara evitar el crecientedistanciamientodeRusia,cuya alianzacon Franciacomprendióquepodíaser-le fatal.

7. Por lo que respectaa las demáspotencias,la GranBretañano sepreocupaaún tantodel Continentecomode sulejanapolítica mundial, y sólo caeráentrelos nudos de lospactoseuropeosun pocomástarde,cuandola expansiónim-perial de los demásEstadospongaen peligro la suyapropiay le aconsejedar nuevasgarantíasa sus distantesempresas,asegurándosela buenavoluntad de los vecinos, transforma-dosya en competidores.Entoncesllegaráhastaa pactarconFrancia, la enemigatradicional.

Los interesesde Rusia se encuentranmás directamentetrabadoscon la crisis del CercanoOriente, y susituación seapreciarámejor cuandocorrespondadescribir estacrisis.

Austria, por su parte, también se desbordaahora hacialos Balkanes,lo queva aponerlaen pugnacon Rusia. Ver-dades queAustria, Alemaniay Rusiahabíancelebradodes-de 1871 un pactoquehemosconsideradocomosombrade laSantaAlianza. Estepactoteníaun fin doble:1~atajarel so-cialismoy el pensamientolibre; 20 garantizarfronteras.Perode estagarantíase exceptuabael CercanoOriente,desdeen-toncescondenadoya al sacrificio. Durantelo quehemoslla-

300

Page 300: Alfonso Reyes. Obras Completas V

madolaprimerafasedelconflicto bahkánico(1874-1877),lapugnaentre Austria y Rusia comienzaa manifestarse;durante la segundafase o guerra turco-rusa (1877-1878), haruptura es ya inevitable, y la manifiestasimpatía de Bis-marckpara los puntos de vista austríacoslastimará el sen-timiento de Rusia. En 1881 hay un restablecimientode esteacuerdoentrelos tres Imperios, como se apreciaconsideran-do el futuro sistema de alianzas,aunque este restableci-miento es sólo aparente. Bismarck se pasarálos últimosañosde su gobierno intentandoremendarla malla rota, to-mando en Austria precaucionescontra Rusia, y en Rusia,precaucionescontraAustria. Perola balanzaalemanaesta-ba destinadaa caerdel lado de Austria. Así parecíaescritodesdeel día en que,derrumbadoel CondeBeusty sustituídopor el Conde Andrassy (1871), la gravitación del ImperioAustro-Húngarose trasladóde Viena a Budapest,lo que elmismo Bismarck había consideradosiempredeseableparaunareconciliaciónqueborraralos recuerdosbélicos de 1866.

La cuestiónbalkánica,pues,sería el disolventede laliga entrelos tresImperiosconservadores.Bismarck comen-zó por decir que tal cuestiónno valía lo quevalían los hue.sos de un solo soldadopomeranio. Y ha verdad es queenella estabaeh polvorín de Europa. Veámoslade cerca.

301

Page 301: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XXIX. LA DESMEMBRACIÓN DEL IMPERIO TURCO.CONFLICTOSBALKÁNICOS (1874-1877). SEGUNDAGUERRA TURCO-RUSA (1877-1878). CONFEREN-CIA DE BERLIN. ULTERIORES DESARROLLOS

DE LOS CONFLICTOS BALKÁNICOS

1. Los TURCOS otomanos,queen el siglo xiv sojuzgarona laGranServia,en 1453 se apoderarontambién de Constanti-nopla, capital del ya exiguo Imperio de Oriente. Cortabanasí la ruta de las especiasparaha cocinade Europa,lo quetan hondasconsecuenciastendría en la humanidad,al des-atarel afándebuscarotra ruta oceánicay provocareldescu-brimiento de América. Antes de finalizar eh siglo xvi, ha-bíanconstruídoun vastodominio quese extendíadesdeHun-gría y los Cárpatoshastael Mar Negro, y abarcabatodalapenínsulabahkánica,con excepcióndel reductomontenegri-no. La batalla de Lepanto,célebrebatalla de don JuandeAustria, en que Cervantesquedóherido en la izquierda,la

queen la llanuravenció del ancho mar al trace fiero,

detuvo el derrameturco por el Adriático. Al comenzarehsiglo xix, ya los fieros tracios habíanperdido Hungría yBesarabia.Servia se organizóen principadopor 1817, sinsacudirdel todoun yugo queRusiay Turquíasedisputaban.Rumaniaunificó los principadosdanubianosde Moldavia yValaquia(1861). Greciase rebelóentre1821 y 1829,y trasvarias peripecias,se constituyó en reinadoen 1863. Parala épocaen queahoraentramos,el ImperioTurco dominabaprácticamentelos Balkanes, con excepciónde Montenegroy de Grecia. Las periódicassacudidasde Grecia —cuyosprimeros estremecimientos,ah comenzareh siglo, estánaso-ciadosa los nombresde dos grandespoetas,Lord Byron yJohnKeats—dan idea de la temperaturareinanteen aque-lla regióndel mundo.

302

Page 302: Alfonso Reyes. Obras Completas V

2. Aquel mosaicode pueblosno era indiferente a lascorrientesdel nacionalismoeuropeo,y se revolvía entrein-quietudes. “El Hombre Enfermo” estabaagonizandohacíatiempo y nuncaacababade morir. Juntoa su lecho,las po-tenciasesperabanha partición de su herencia,como los in-fantesdeCastillajunto ah lechode Fernando1. La rivalidadentreAustria y Rusiacomplicabasingularmentela situación.Desde1864,eh ministro inglésDisraeli, entremístico judíoy buencalculadorde los interesesmusulmanesen la India,venía impulsandouna política pro-otomana. Rusia reúneuna Conferenciapaneshava(1867) que logra libertar a losservios de la sumisiónespiritual al Patriarcade Constanti-nopla. Los JóvenesOtomanos (despuésJóvenesTurcos),imbuídosde liberalismoy democraciaoccidental,desarrollanuna intensaoposición contra el Sultán. Ah mismo tiempo,anhelansacudirseel yugode has potencias,oponiendoel pan-otomanísmoal paneslavismo. Uno trasotro, los diferentespueblosbalkánicos se agitan contra eh poder de Turquía.Tal es,en el interior y en el exterior,el cuadrode fuerzasque se juntan para producir la disgregacióndel ImperioTurco.

3. En 1874, la Bosnia-Herzegovinase levanta,y estoabre lo que hemos llamado la primera fase del conflictobalkánico(1874-1877).El levantamiento,másnacionalquereligioso,obtienecierto éxito. Inglaterratemequeestasagi-tacionesembaracensu camino ah Oriente. Austria temequeellassuscitenha rebeliónde suspoblacioneseslavas.De aquíla Nota Andrassy(30 de diciembre,1875), queexige delSultán algunasreformas ilberales encaminadasa satisfa-cer a los sublevados.El Sultán,deudor en bancarrota,seofrece,con sospechosacomplacencia,acumplir casi todo loque le exigen pero, en realidad,no da un solo pasoen talsentido.

Entretanto,Bulgaria también se ha lanzadoa la lucha(abril, 1876). Entre las rebatiñasque se suceden,caenlosCónsulesde Franciay Alemaniaen Salónica. Austria, Ru-sia y Alemania,anteestasituación,proyectanel Memorán-dumde Berlín, en el cual sedaal Sultán un plazo perentorio

303

Page 303: Alfonso Reyes. Obras Completas V

de dos mesesparacumplir suspromesas,sopenade una ac-ción conjuntadehasflotas.Franciaacepta.No así Inglaterra.Disraehi traía otrascosasen ha mente. Preparabapara elsiguienteaño la consagraciónde Victoria como Emperatrizde la India; acababade adquirireh dominio sobreSuez; sehabía trazadoya una política; los términos del Memorán-dum no he habíansido consultados,y, según su Embajadoralegaba,erancontraproducentesparala paz, puestoquepro-metíana los sublevadosla ayudaeventualde las potencias,sosteniendoasí su ánimo levantisco. El Memorándum,quehabría ahorradomucha sangre,no pudo presentarse,y lasmatanzascontinuaron.

Los jóvenesturcos deponena Abdulaziz,que es muertoo se suicida; el ineptoMurad es arrastradode la prisión altrono, donde,a los tresmeses,le sustituye Abdulhamid II.El caoscontinúa.

Servia y Montenegro,queahorahandeclaradola guerraa Turquía,pagancon durasderrotassustriunfos del primermomento.

En Bulgaria sobrevienela matanzade unos doce milcristianos,hechoque espantaal mundo. Gladstonesale desu retiro para atacar la indiferencia de Disraehi. El ZarofreceaAustria la entregade Bosnia-Herzegovinaa cambiode que se le dejen manoslibres en Bulgaria. Se esfuerzapor imponer un armisticio entre Servia y Turquía. El go.bierno británico le toma la delanteraen las gestiones,perosin resultado inmediato.

4. Rusia redoblasus esfuerzos. Impone a Turquía unarmisticio y a la vez tranquiliza a Inglaterra—con procedi-miento semejanteal queusaramedio siglo atrás—,hacién-dole ver quesus propósitosparaprotegera las poblacionescristianas,obligar al Sultán a cumplir sus compromisosyafianzarsu dominio en eh Mar Negro para nadaobstruyenla política británicaen el Lejano Oriente. De paso—comoen vísperasde la primer guerraturco-rusa—,el Zar levantala voz y anuncia que, si Europa no lo acompaña,obrarápor su propia cuenta. Las potenciasresuelvenreunirse enConstantinopla,dondesólo llevabanen común el propósito

304

Page 304: Alfonso Reyes. Obras Completas V

de restablecerla paz inmediata. Y en todo lo demásanda-bandiscordes.

Rusia anunciabasus planes de ocupación temporal deBulgaria, a título de garantíacontra el incumplimientodel Sultán, a cambio de lo cual dejaríalibertad de accióna Austria en Bosnia,y a las flotas francesay británica enel Mar de Mármara. Inglaterrainsistía en la autonomíadeBulgaria, respaldonatural del Imperio otomanosegún An-drassy. Bismarck, por su parte, entrabaen el juego comoárbitro y sin interesesen el conflicto, lo cual aumentaríasucrédito. Hubo quetratar apuertacerradacasi un mesparallegar aun acuerdoprevio, antesde presentarah Sultán lasproposicioneseuropeas.Talesproposicionesredundabanto-dasen beneficio de los pueblosoprimidos y en mermadelpoder otomano,al que se le imponíancortapisas,retiro detropas,aceptaciónde autonomíasen diversosgrados,y unejército internacionalde garantía, reclutadoentrebelgas y

suizos. El Sultán,que se habíaapresuradoaproclamarunaConstitucióndemocrática,asumióla actitud de la probidadofendida.

Todavíase logró un tratadode pazentreTurquíay Ser-via, y todavía se reunió otra Conferenciaen Londres paraadvertir al Sultán que, de no arreglarselas cosas,Europase veríaen el duro casode. - - ¡seguirdeliberando!

Pero la pacienciade Rusia había llegado a su límite.Rompió los frenos con que Inglaterraprocurabasujetarla,y añadió a la nota conjuntade Londresuna nota personalque era un nuevo ultimátum. El Parlamentootomano,yaen funciones, repudió esta nota,descargandotoda la culpade la situaciónsobrelos agitadoresextranjeros,y asegurandoque el .desarmede Rusia traería,automáticamente,la nor-malidaden los Balkanes. Turquía, con eh armade su fla-manteConstitución,podíaahorainvocarsus derechosde in-tegridad y soberanía.Y aquí se abrela segundaparte delconflicto bahkánico (1877.1879).

5. Rusiano podíaya detenerse.Aseguróel paso de sustropasporRumania,reconociendoha independenciade ésta,y declaróla guerraa Turquía (24 de abril, 1877). Ingla-

305

Page 305: Alfonso Reyes. Obras Completas V

terraprefirió no mezclarse,conformándosecon salvaguardarla neutralidadde Egipto, el Canalde Suezy los Estrechos.Franciano quiso repetirel juego de Crimea. Austria habíasido previamentetranquilizadacon la promesade que laguerrano pararíaen conquista,y quesus resultadoshabíande someterseah consensoeuropeo.

A pesarde Crimea,Rusia conservabasu prestigiomili-tar, mientrasTurquía aparecíacomo un paísen disolución.Perolas tropasrusascontrajeronla malariaen los pantanosseptentrionalesdel Danubio. Además,estabanmal alimen-tadaspor culpa de administradoresfraudulentos. Los bar-cos turcos controlabaneh Mar Negro y patrullabanel río.Con todo, los rusos,disimulandocon un desembarqueporun ladola entradade susverdaderosejércitospor otro, cru-zanel río en compañíade los rumanos,conla ideade unirsea los búlgaros. Los turcos sufrenuna primer derrota (Sis.tova, 27 de junio, 1877), pero pronto el avancerusoes re-chazado. Rehechosde sus primeros reveses,los turcos de-muestrangrandesvirtudesmilitares,enormeresistencia,usanexcelentesrifles americanosvenidosno se sabede dónde,ycuentancon el generalOsmánBajá. Entre la ansiedaddeEuropa, los rusos son derrotadosen Plevna (30 de ju-lio, 1877). Pero las rencillas dividen y paralizana los tur-cos, que finalmente quedansitiados. Osmán resiste cincomesescontraun efectivotresvecessuperiorasus fuerzas,yal fin, exhausto,entregala plaza (12 de diciembre,1877).Salvadoesteobstáculo,continúaeh avancerusohaciaCons-tantinopla. Servia se arroja otra vez contra los turcos. Depronto, aparecela amenazadoraflota británicadestinadaacuidarlos Estrechosy avigilar de cercael triunfo de Rusia.El Sultánpide un armisticio y viene la suspensiónde hosti-lidades(Adrianópolis,31 de enero,1878). Convienesaberque,entretanto,el Sultán había abolido la Constituciónyhecho matar al jefe liberal Midhat Bajá, pues el estadodeguerra siemprees propicio a la explosión de las fuerzasoscuras.

RusiaimponeentoncesaTurquíaun tratado(SanEstéfa.no, marzo,1878) quecreabala GranBulgaria desdeel Da-nubio hastaelEgeo,bajoeldominiode Rusia;casiexpulsaba

306

Page 306: Alfonso Reyes. Obras Completas V

aTurquíade Europa;reservabaah Zar ciertasintervencionesen el Asia; comprometíaal Sultán acumplir las famosasypleiteadasreformas;asegurabaha independenciade Monte-negroy de Servia,y dabade caridadala Rumaniano eslavaunospantanossobreDobrudja. Era imposibleque haspoten-cias aceptarande buengrado semejantesupremacíade Ru-sia. La misma Rumania,ya inquieta ante has ambicionesrusassobrela Besarabia,no podíaquedarsatisfechacon suescasaganancia.

Y sucediólo que teníaquesuceder:que las potenciassejuntaron paraescamoteara Rusia sus victorias. Inglaterraprotestó,y Disraehihizo en Malta preparativosbélicos,anun-ciandoel trasladode tropasde la India y jugandolos peonesde su flamantetablero imperial. Austria, considerandováli-das las anteriorespromesas,adelantómedidaspara ha ocu-pación de la Bosnia-Herzegovina.El propio Bismarck, congran despechode Rusia,asumióuna actitud francamentere-probatoria. Y todavía fue necesarioque las potenciasim-pidieran a Grecia aprovechareh momentopararealizar susueñopanhelénicosobreTesalia,el Epiro, Cretay Macedo-nia. Rusia,quesalíaapenasdeunaguerra,aceptóa regaña-dientesel someterla situaciónaunaconferenciaquehabíade reunirseen Berlín. En estaconferencia,comosehaanun-ciado, se produceunarefracciónde las simpatíasinternacio-nales,la cual determinaráel futuro de Europa.

6. Antesde quese reunierala Conferencia,Disraehihizociertos arreglosprevios con Rusia, Austria y Turquía: laGran Bulgariaquedaríareducidaa un tercio de ha magni-tud proyectada;Servia creceríaa expensasde Bulgaria y,lo mismo queRumaniay Montenegro,seríaindependiente;Turquíaconservaríala Macedoniay laRumehiaOriental, asícomounafaja estratégicasobreel Danubioy seríainvitadaa considerarhas reclamacionesgriegas. Austria ganaríaunprotectoradoindefinido sobreha Bosnia-Herzegovina;si Ru-sia porfiabaen ocuparKars (Asia Central), Inglaterraob-tendríaChipre,consideradocomopunto de alta importanciaestratégica.Armadoconestasproposiciones,Disraehisepre-sentóen la conferenciade Berlín (13 de junio, 1878) y, al

307

Page 307: Alfonso Reyes. Obras Completas V

encontrarcierta resistencia,amenazócon retirarse. Al finse salió conha suya, expulsandoaRusia de Turquía y nuli-ficando sus conquistas. Su Reina y Emperatrizlo premióconel Ducadoy la Orden de la Jarretiera.

Prontopudo verse,sin embargo,queni Chipreresultababasemilitar tan importantecomo se habíasupuesto,ni eraposibleevitar queAbdulhamid aphastaraa los liberalestur-cos,ni impedirqueRusiadominaralos Balkanesy se derra-marasobreel Asia Central. Turquíase fue emancipandodela influenciabritánica,pidió susmodasa Francia,y se acer-cóaAlemaniaen buscadeinspiracionespolíticasy militares.

7. La pazdefinitiva entreRusia y Turquíase firmó eh 8de febrero,1879.

Veamoscuálesfueron los resultadosde la guerraturco-rusa y de la Conferenciade Berlín: 1~para los Baikanesmismosy 2°parala situacióngeneralde Europa:

1~Turquía,desdeluego, salióde la guerraen completoestadode bancarrotay obligadaapagaruna indemnizaciónpor valor de 200 millonesde rublos.

La ocupaciónde Bosniapor Austria provocó seriasdifi-cultadese insurrecciones(1882). No menosdificultadesen-contró la cesiónde los puertosmontenegrinosdel Adriático,ante la oposiciónde la Liga Albanesa;y lo mismo aconteciócon ha cesión de Tesaliay el Epiro a Grecia. El ImperioOtomanose defendíamilímetro a milímetro, y las potenciasmostrabanlos puñosde cuandoen cuando.

No bien acabaronlas pláticas de Berlín, cuando losbúlgaros coronaron a Alejandro, sobrino del Zar de Ru-sia; pero ha influenciarusava desvaneciéndoseal paso queBulgariaaprendeaandarsola. En 1885,la RumehiaOrien-tal se sublevacontraTurquíay se declaratambiénpor Ale-jandrode Bulgaria. Conciertasorpresadelmundo,lo aprue-ba Inglaterra. No así el Zar de Rusia,a quien los pupilosse le iban de las manosy quedecide,indignado,retirar lastropasque servíande amparoa Bulgaria. Grecia se agitaah instante,y es llamadaal orden por las potencias.

También Servia asió la ocasiónpor los cabellos paradeclararla guerraa Bulgaria,dejadaahorade la manodel

308

Page 308: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Zar de Rusia (1885). Bulgaria triunfa, pero Alejandronotiene tiempo de saborearsuvictoria, porquees secuestradopor unosoficiales rusos (21 de agosto,1886). Vuelve desu triste aventurasin coraje paraseguirgobernandocontrala voluntad de Rusia. Los búlgaroslo deponen,capitanea-dos por Stambuloff. Es electo entoncesRey de BulgariaFernandode Saxe-Coburgo(1887), a quien eh veto del ZarAlejandro III mantieneen cierta situación irregular, peroquepoco después,ya en tiemposde Nicolás II, da prendasde su reconciliacióncon Rusia,haciendoque el nuevo Zarapadrinela conversiónde su hijo Boris.

2~En cuanto a los resultadosdel conflicto balkánicoparalas potenciaseuropeas,ya hemosdicho queel acerca-miento gradualde Turquíahacia Alemaniafue favorecidopor el hecho de habersido ésta la única potenciaque noprocuró sacarventajasinmediatasde la derrota turca. Talacercamientose acentuaríamás aún cuando,al sobrevenirlas matanzasarmenias(1894), se vio al gobierno alemánpasarlaspor alto sin preocuparse.

Continúael desarrollode la influenciagermánicaen elCercanoOriente.

En 1898,Guillermo II emprenderáun viaje aPalestina.De paso,visita a Abdulhamid,y prometesu amistad a losmahometanos,con desazónde la GranBretaña. En 1903,obtiene la concesióndel Ferrocarril de Bagdad, asuntodelargasconsecuencias.Así, la política de Guillermo II se en-caminaráhacia Turquía, por la senda que dejó trazadaBismarck.

Ya se ha dicho que,en la conferenciade Berlín, resultóclarala rivalidad irreconciliableentreAustria y Rusia,y elresentimientode ésta ante ha simpatíade Bismarck por lospuntosde vista austríacos.

Por otra parte,al acercarseen el Afganistánlas respec-tivas zonasde influenciarusa y británica, aparecede 1878en adelanteuna posibilidad de conflictos entre ambasna-ciones.

8. Pero antes de abandonarel escenarioeuropeo, si-guiendo las lejanasambicionesde los imperios, conviene

309

Page 309: Alfonso Reyes. Obras Completas V

estudiarla evolución quese produjo en el sistemade alian-zas,y ello seráobjeto del siguientecapítulo.

Conviene,además,recordarde unavez que todavíalasdisensionesdel CercanoOrientedaránquehacera las poten-cias,mientraspor otro hadoellas serepartenlas lontananzasdel mundo. Los anheloshelénicosde Creta, todavíaturqui-zada,fueron sofocadospor las potenciasen 1889 y 1896.Ah año siguiente, la cuestión de Creta produceun nuevochoqueentreTurquíay Grecia, choquefunestoparaGrecia,que quedóbarrida en un mespor las tropasturcas, ahoraadiestradasa la alemana.La Turquíade fines de siglo dis-taba ya mucho de seguir siendo eh “Hombre Enfermo”, ypronto floreceríacon nuevasalud, apesar(o a efecto) dela inmensapodade la GranGuerra.

310

Page 310: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XXX. EL SISTEMA DE LAS ALIANZAS (1879-1883).LA REVOLUCIÓN DIPLOMÁTICA (1894-1904-1907)

1. TENEMOS que volver atrás,pueshemosdividido en par-tes, de acuerdocon el método cartesiano,ha dificultad deexponerunaépocaembrollada,de la cual arrancanlos ca-minosque llevana la guerrade 1914. Aunque la recompo-sición del cuadroeuropeoquevamosaexponeres insepara-ble del fenómenode la expansiónimperial, procuraremosartificialmentedescribirpor unaparteel movimiento de hasalianzas,y por otro el derramede las conquistascoloniales,si bien conservandoen ha menteha noción de quelo uno nose explicaría sin lo otro. Desilusionadadel sistemaconti-nental, Europaevohucionahaciael sistemade las alianzasrivales, fundadasen grandesconsorciosde interesescolonia-les y financieros.

2. La nerviosapaz de has potenciasa partir de la con-ferencia de Berlín dura veintiséis añosen estadode cons-tantepeligro. Pazarmadaquemásbien pareceunaguerrasiemprepospuesta. La previsión del cataclismoa que talestado de cosaspodíaconducir inspirarámás tarde eh lla-mamiento del Zar al desarmede las potencias(24 de agos-to, 1898)- Entretanto,las potencias—como en ciertadanzapopular—se entreganacambiarde parejas. Los enemigosse reconciliany los amigosse separan.

Hemosvisto cómola guerraturco-rusay su liquidaciónen Berlín cuarteanlos muros de aquellasombrade SantaAlianza creadaentre Alemania, Austria-Hungría y Rusia(1871),poniendoaestosdosúltimos estadosen francariva-lidad. Hemosvisto cómo, a pesarde todo, Bismarck se es-fuerzaporrestaurarel consorciode los tresImperios (1881)y sigue esforzándoseen ello hastaeh fin de sugobierno,desuertequesucaída (1890) significaeh fin de todaesperanzade amistadgermano-rusa.Hemosdicho que los orígenesdeuna reconciliacióngermano-austríaca,queacabarápor dejar

311

Page 311: Alfonso Reyes. Obras Completas V

a Rusia fuera de su orbe, puedentrazarse,a los cinco añosde la guerraaustroprusiana,desdeel día en que Andrassysustituye a Beust (1871), y el centro político del ImperioAustro-Húngaro pareceirasladarsede Viena a Budapest.

3. DesdeSanEstéfano,Rusia sabeque no puedecontarcon Austria. DesdeBerlín, sabeque tampococuentaincon-dicionalmentecon Alemania, la cual —pensandohaber sal-dadosusdeudaspor la neutralidadrusaen la campañafran-coprusianamediantela anulacióndel Tratadode 1856— sededicabaahora a desviarlas ambicionesaustríacas,empu-jándolashacia los Balkanes.

En agostode 1879 se creasecretamenteunaalianzadualentrelos Hohenzollerny los Habsburgosfrente al siempreamenazantepeligro ruso.

Es indudablequeBurck no deseabaenajenarseaRusia.AsesinadoAlejandro II el mismo día quedabaasupuebloun gobierno constitucional (1881), lo sustituye el antiger-mánicoAlejandro III, entregadoen alma y vida al sueñopaneslavo.Por fortuna,esta utopía era compatiblecon suno menossinceroamor de la paz. Por aquí fue posible aBismarck el sostenerun precario entendimientoentre Ale-maniay Rusia. De aquíque todavía los tres emperadoresse cambiaranprotestas de amistaden Skierniewice (sep-tiembre,1884). Bismarck,siempreentregadoasu peligrosoy doble juego, así como se habíacubierto con Austria anteunaposiblefalla de Rusia,logra todavíaasegurarsela bene-volencia rusa contrauna posiblefalla de Austria. Y toda-vía celebró con las dos un nuevotratado de “reseguridad”(1887), como quien redoblalos pespuntespor no estarse-guro de su costura.

Sin embargo,Rusia se aleja a medidaque se traslucenlos efectos de la SantaAlianza Dual. La unión de las dosBulgarias aumentarála tensiónentre Rusia y Austria, sinque Bismarck pueda disimular su preferenciapor Aus-tria. Peroel Canciller haceun último esfuerzo:en octubrede 1889,se encuentraen Berlín conAlejandroIII. Aún te-níanarreglo las cosas. La caídade Bismarck ponetérminoa toda posibilidad de arreglo. Ni siquierase renuevaya,

312

Page 312: Alfonso Reyes. Obras Completas V

comocorrespondíahaberlohechoen 1890,el tratadode “re-seguridad”. La vieja alianzade los tres Imperiosconserva-doressiguió sobreviviendosólo nominalmente,a modo deresiduo de otra época. Y ya tenemosa Rusia flotando ahgareteentrelas marejadasde Europa,pronta acederacual-quier corrienteque ha envuelvay la aleje por otros rumbos.

4. Por otra parte, Bismarck trataba de hacerseagrada.ble a Inglaterra. Por otra,en fin, persistíaen su diplomaciade aislamientode Francia,ahondandoen las rivalidadesquelas nacientesempresasimperialesde éstasuscitabanen In-glaterray en Italia. Hay quedecirque eh propio Bismarckalentabaestasempresasde Francia,así como alentó las deAustria sobrelos Balkanes. Las tentacionesde Franciate-níanparaél otra ventajamás, y era el desviarde Alemanialos ojos de los patriotasfranceses.La República francesacaeráal fin en estastentaciones.Cuando,en 1881, Franciaocupó Túnez, sobrevinouna grave fricción con Italia, queborróhasúltimashuellasde la antiguaamistaditalo-francesa.

Bismarck no podíaperder estaocasión. Es verdadqueno veía con buenosojos eh radicalismoitaliano. Pudocom-partir con él, en otro tiempo, el sentimiento anhipapista,yacasoen su fuero interno lo compartía.Pero tal sentimientose había ido modificandoen las manifestacionesexterioresde su política—conformeaaquelsurealismotancaracterís-tico—, ah punto de llevarle aentablararregloscon la SantaSede. Nuevamentesacrificó todo a lo esencial. Cerró losojos, atrajo a Italia, y la famosaTriple Alianza entreAle-mania,Austria e Italia fue creadaen 1882.

5. EstaTriple Alianza estabamenosajustadaque la pri-mitiva Alianza Dual, puesmientrasAustria era indiferentea las ambicionesitalianasen el Africa Septentrional,Italiano podíaolvidar su región irredenta,el Tirol y Trieste,quecontinuabanbajoeh régimenaustríaco;pero no era pocoha-ber concertadoa las antiguasenemigas.La Triple Alianza,puramentedefensivaen su origen,se renovaríapor períodosde seis y doce años,habiéndosehecho esto por última vezen 1912. A la hora de la prueba,Italia se pasó al otro

313

Page 313: Alfonso Reyes. Obras Completas V

bando,dejandoque Alemania y Austria se las arreglarancon nuevasalianzaseventuales.Analicemosha significacióninmediatade la Triple Ahianza Ella, por lo pronto,dejabafuera,en condición de miembrossueltosde Europa,a Ingla-terra,a Franciay a Rusia.

De momento,Inglaterra,decididaa alejarsede los con-flictos continentales desde la sustitución de Disraehi porGladstone (24 de abril, 1880), creyó ver en la TripleAlianza, auncuandoquedabafuerade ella,un respaldoparasu política colonial, puestoque dicha Alianza sofrenabaaRusia y a Francia. Ahora bien, eh Imperio británico tenía.en eh Lejano Orienteunapeligrosafronteracon el Imperioruso, y en Egipto, unasituaciónconfusafrente a las cam-pañascolonialesfrancesas.Como se ha dicho antes, Ingla-terra sólo se resolveráa higarseen conveniospolíticos conhaspotenciascontinentalescuandolo haganindispensablelascompetenciasde la expansiónimperial.

6. Bismarck no parecehaberprevisto que, por ciertasleyesfísicas de elasticidady cohesión,el tirar tan intensa-mentehacia sí de unaporciónde Europaharíaquelas otrasporcionessueltas,al arrancarse,se juntaranasu vez en otramasa de equilibrio. Y así sobrevienela revolución diplo-mática quedeshizola tradicionalenemistadentreInglaterray Franciay produjo, a la larga, la Triple InteligenciaoTriple Entente. Esteprocesotienevariasetapas:

1~La Ententefranco-rusa. La vieja idea que ya habíaapuntadoen Tilsit y que Lamartine,hiperbólicamente,con-siderabacomoun “grito de la naturaleza”,venía siendoes-torbadapor el temor de los zaresal espíritu revolucionariode Franciay por la protestafrancesacontrala postracióndePolonia; pero flotabaen la atmósferay parecíairse robus-teciendoa medidaque la alianzasecretaentre Alemania yAustria (agosto,1879) dejabasentir sus resultados.

La extravaganciade la corte de Rusia y la pobrezadela nación se escondíanbajo el mantode su prestigio impe-rial. Franciaacudió al alivio con sus buenos500 millonesde francos (1888), eh primerode los variosempréstitosru-sos que se destinaríanal Ferrocarril Transiberiano.Desde

314

Page 314: Alfonso Reyes. Obras Completas V

mediadosde 1891, Franciay Rusia comienzana dar seña-les de entendimiento.En 1894,lleganaun acuerdoparasumutuadefensamilitar y diplomática. Las visitasde las res-pectivas flotas son seguidasde las visitas de Nicolás II aParís(1896) y del PresidenteFélix FaureaRusia (1897)-Medianteestearreglo,de propósitospacíficosen lo ostensi-ble, Franciasalíade su aislamiento;Rusia colocabasu em-préstitoen Parísy obteníaun apoyoparasu política en ehLejano Oriente,a la vez quecambiabaen aliadaa su rivaldel CercanoOriente,comose veríacuandolas matanzasdeArmenia. Por lo pronto, las mayoresventajasfueron paraRusia, cuya acciónen China tuvo que respetarInglaterra.En cambio, Inglaterrapudo todavía imponer a Francia loque se ha llamado la “humillación de Fashoda”. La guerraruso-japonesaharía pensarmás tarde a algunos francesesque Franciahabíacompradoa muy alto precio el salir desu anterioraislamiento.

2°La Ententefranco-británica. Cuandola cuestiónegip-cia y el incidente de Fashoda,de que luego hablaremos,quedaronaclarados,el caminode la reconciliaciónaparecióabierto. Por otro lado, EduardoVII no simpatizabacon elKaiser Guillermo II. El comercioy la marinamercantedeAlemaniadesafiabana la Gran Bretaña La Liga Panger-mánicade 1893 proponíaun plan de hegemoníateutónicaen el mundo. En 1896, Guillermo II habíaosadoenviar aKruger un telegramade aplauso,cuandolos conflictos bri-tánicosen Sud-Africaque adelantese reseñarán.En 1898,habíahecho proposicionesindiscretasah Sultán; poco des-pués,abríael canal de Kiel y trazabavastosproyectosparasus flotas. “Nuestro futuro estáen las aguas”,habíadichoeh Kaiser frente ah monumentode Bismarck. Antes, habíaya expresadoha doctrina de “conquistarsesu sitio al sol”.La tensiónobligó aunanuevaconferenciadel desarmeen LaHaya (1899). Pero Alemania continuabafomentandosusflotas. La Reformade Tarifas inglesas(1903) se interpre-tó comoun ataquecontra estecrecimientodel comercioger-mánico. En 1904, ha carrera de ha flota germánicadesdeel Mediterráneo hasta el Mar del Norte fue un anunciode la guerra que estallaríadiez años más tarde. Delcassé

315

Page 315: Alfonso Reyes. Obras Completas V

aprovechóestaatmósferay, en el propio añode 1904, lasenemigastradicionales,Franciae Inglaterra, se reconcilia-ron, arreglaron sus esferasde influencia de Marruecos yEgipto, se confirmaronlos derechosfrancesesa la pescaenNueva Finlandia, y se aplacó toda posible competenciaen Siam. Y entonceslas dosEntentesde Franciacaminaron,a travésdel eslabóncomún,hacia la terceraetapa.

3°La Triple Ententeno se propusocomo una alianza,sino como un bloque diplomático,y fue firmada en 1907.Rusia y la GranBretañaaplanaronsus disidenciasorienta-les y concertaronsus esferasde influencia,de suertequenila alianzaanglo-japonesapudieraserun obstáculoa la nue-va amistad. (Justoes advertirque,a pesarde la guerradeCrimeay de las espinosascuestionesdel Asia Central, du-rantetodo eh siglo vemosa Rusia esforzarsepor tranquili-zar las inquietudesde Inglaterra, con unaconstanciaapre-ciable dentro de la relatividad de las cosashumanas.) Apartir de este momento, Europa se divide en dos bandos—Triple Alianza contra Triple Entente—,y los pactosmi-litaressecretospasan,sin llegarala concienciade la opinión,a modo de truenossubterráneos.La bancarrotaen puertassedisimula bajo la máscarade pactosprecarios. Y el des-fallecimiento crecientede Rusia,quebrantadade muerteenla guerracon el Japón,sólo se desenmascaracuandola Re-volución soviética,en 1917.

316

Page 316: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XXXI. DESPUÉSDEL TRATADO DE BERLÍN

1. ANTES de reseñarla expansiónextraterritorial del com-plejo organismoeuropeo,hayquereseñarseparadamentelosúltimos hechosdentrodecadaEstado,aquellosal menosqueinteresana la historiade los conjuntos.

2. Por iniciativa de Rusia,las delegacionesde 26 Esta-dos se reunieronen La Haya (18 de mayo, 1899), parare-ducir ios armamentosy sustituir la guerrapor el arbitraje.El problemaeuropeode Viena (1815) se ha transformadoen eh problemamundial. A La Haya concurren,ademásdelas antiguaspotencias,los EstadosUnidos, México, China,eh Japón,Persia,Siam. Aunqueel desarmegeneralresultóimposible, se firma la Convenciónparael Arreglo Pacíficode las Disputas Internacionales(29 de julio, 1899), quequeda abiertaa la accesiónde otros Estadoshastafin deaño;y se crea la Corte Internacionalde Arbitraje. Ella re-solverá cientos de disputas que anteshubieranllevado alconflicto bélico; pero no puede, naturalmente,establecer,de la nochea la mañana,ha paz del mundo. No biense cie-rra ha Conferencia,en efecto,estallalaguerradel Transvaal.

3. En Inglaterra,los sucesivosministeriosde Gladstone,despuésde Disraeli, estánmarcadospor el sello de fuegode los conflictos con Irlanda,queacabande ahondarla di-visión entre los dos partidos tradicionales,acentuandoelprimero su carácterdemocráticoal calor de las simpatíaspor el HomeRule, y recargandoel segundosus intencionesfrancamenteimperialistasy sus anhelosde expansióncolo-nial (1880-1885). Como de costumbre,entrelos dosparti-dos se producenintercambios,desercionesmutuasy cónfu.sionesde criterio que,por unaparte,llevan a tratar al reopolítico como criminal común (1887), y por otra, a leyesliberalesenmateriade educación(1891)- Comunicanaestaépocaun toque romántico las vicisitudes del jefe irlandés

317

Page 317: Alfonso Reyes. Obras Completas V

P~rnelh,primero injustamenteacusadopor complicidadmo-ral en asesinatospolíticos,y luego aplastadopor unaexplo-sión de mojigateríacolectiva, conmotivo de susamoresconMrs O’Shea.

Apartede importantesreformasagrícolas,la política so-bre todo se aplica a los asuntosdel Imperio, en el intentode aumentarla cohesiónentrelos distintossistemascolonia-les (1897)- Considéreseque la guerradel Transvaalera laprimera emprendidapor la Gran Bretaña contra pueblosblancos,desdelos días de Crimea. Aun los menospartida-rios de la guerraconveníanen que,unavez iniciada,habíaque llevarla con honor hastael fin. Y éste es el ánimoen que el siglo xx sorprendea la Gran Bretaña (Paz deVereeniging,1902)-

La ReinaVictoria ha muerto en 1901. La atenciónna-cional vuelve a los negociosdomésticos: leyes irlandesasde 1902 a 1909,reorganizaciónde la defensanacionaly dela higiene social. Merced a esemisteriosoinstinto queex-plica las fortunasbritánicas,a travésde todashasvicisitudesadelantanlas reformas del trabajo y la economía,aunqueseaentrevaivenesdesconcertantescomoes propio de ha con-~fusa conductade los hombres. El duelo entreproteccionis-tas y liberalesse prolonga. La representaciónlaborista,queaparecepor primera vez en el parlamentode 1892 con lapersonade Keir Hardie,aumentagradualmente.Esteparti-do significabaunaconfluenciadel socialismoy del “nuevo-unionismo” que datade la huelga de los muelles de Lon-dresen 1889 Se decide sanearde coolies las minas delTransvaal,y la Unión Sud-Africanaapareceya como cosaintocable en las discusionesparlamentariasde 1910. Losparlamentosinglesesviven a vecesde discutir cuestionesdecaráctertécnicoy casi simbólico, cuya trascendencia,inne-gableajuzgarporsusefectos,esdifícil apreciardesdeafue-ra. En plena hucha parlamentariapor la “limitación deveto”, falleceel rey EduardoVII. Al hadode estascuestio-nes,correnlos problemasde laspensionesy segurosal traba-jo, la enfermedad,el desempleo,etc. Entretanto,el Canadá,Australia y Sud-Africavan adquiriendo importancia. LasConferenciasColonialesse llaman ahoraImperiales,las co-

318

Page 318: Alfonso Reyes. Obras Completas V

lonjas se llaman Dominios, y adquierencierta representa-ción y capacidaddiplomáticaautonómica. Prontoaspirarána serEstados.

4. Todala historiaulterior de Franciaseresumeen unapalabra:libertadadel enredoen queNapoleónIII la ha me-tido, afianzadapor dentro y por fuera, Franciaaspira aconsolidarla República,el régimenquemenosdivide a losfranceses,comodecíaThiers. Vemos,así,cómola Repúbli-ca se purgapoco a pocode susorígenesciertamentemonár-quicos; cómo el Conde de Chambordse niega a aceptarelpabellónde los trescolores,y los partidariosde la monar-quía quedandesamparados;cómo ha Constituciónse equi-libra (1875); cómola reacciónmonárquico-clericalde Mac-Mahon y Broghie es contenida(1877).

Léon Say reorganizalas finanzas. Comienzacon Ferryla reconstrucciónde un imperio. Desechadala utopíade haAlsacia-Lorena,quedanabiertasaFrancialas regionesextra-continentales:Asia, Africa. Aunque este comienzo de ex-pansióncolonial es una idea de gobierno,no fue calculadometódicamenteen sus orígenes,sino arrastradoal azar dehas ocasiones.Lo mismo en Túnezque en Tonkín, circuns-tanciascasualesdesataronel movimiento,queni siquierafueadvertido en los primeros instantes,ni consultadocon lasCámaras,salvo paraaprobarciertos gastos. Todo era obraespontáneade soldadosaudaces.En 1882, la consultaso-bre la participacióncon Inglaterraen Egipto habíasido des-echadapor las Cámaras. Lo mismo hubierapasadoahora.Si los primerospasosno se notaron,los segundoscausaronansiedady angustia. (Desastrede Lang-Sony conflicto conChina, 1884-1885.) ¿Otravez el casode la guerrade Mé-xico? Ferry cayó entreuna ola de impopularidad,peroFranciaganóTonkíny elprotectoradode Anam. Clemenceauvivía pidiendo “el máximum de República” y fulminabarayoscontra los queolvidabanlos derechosde la patria so-bre el Rin, por locasaventuraslejanas. La reacciónes tam-bién momentáneamenteenemigade la guerra colonial, loque le da nuevafuerzaante la opinión. Y así,aunquelos“oportunistas”del tipo de Gambena(muertoen 1882) lucha-

319

Page 319: Alfonso Reyes. Obras Completas V

hancon la nuevafalangede “radicales”de Clemenceau,losbandosse alían ante eh peligro comúnpara dar la presiden-cia otra vez aGrévy. Se expulsaal Condede París,preten.diente al trono (1886) y apareceotra nueva epidemia, acambio de ha filoxera que se retira: ha epidemia de losescándalosfinancieros (1887). Daniel Wilson, yerno delpresidente,vende en el Elíseo condecoraciones,honoresy

cargos. Cae Grévy arrastradoporesteescándalo.SubeSadiCarnot,nieto del “organizadorde la Victoria”. Su nombrese asociaah recuerdode la Torre Eiffel y de la exposiciónde París(1889), quehubierabastadoa restaurarla atmós-fera, a no habersobrevenidola crisis operáticadel generalBoulanger,quien aspira a la dictadura jugandocon el pa-triotismo y la revanche. Retrocedamos,para mejor expli-carlo.

CuandoFreycinetorganizóelministeriode Grévy (1885),fracasaronvariascandidaturasparala carterade Guerra;yCampenon,viejo soldado de experiencia,indicó el nombrede Boulanger,disculpándolode ciertas dificultades queha.bía tenidoen Túnezcon la administracióncivil, dificultadesimputablesa su juvenil fogosidad. Boulanger,uno de loscuatromejoresjefesde FranciasegúnGambetta,estabaapo-yadopor Chemenceauy los republicanosardientes. Inaugu-ró su ministerio expulsandode los cuadrosa los príncipesde sangrereal, lo que fue consideradopor suscolegascomoun abusode autoridad,ya queha ley prohibíael ingresodenuevospríncipesen el ejército, pero no tenía efecto retro-activo. El ministro se defendióen talestérminosque la Cá-mara mandófijar en las calles su discurso,y su abusodeautoridadredundóen sufama. Ah día siguiente, 14 de ju-lio, desfiló en su caballo negro entre las aclamacionesdeParís. Supopularidadcrecepor instantes,pero prontoderi-va de un campoaotro, de la democraciaal cesarismo.

5. Los conservadores,hostilesal principio a este dema-gogo quevencíaa enemigosya derrotadosde antemano,lebuscancamorra,y él se prendeotra flor al ojal batiéndoseen duelo con un senadormonárquico. Eh mismo Bismarckcontribuyóa su gloria, señalándolocomouna amenazapo-

320

Page 320: Alfonso Reyes. Obras Completas V

sible para Alemania en cierto alegato encaminadoa obte-ner créditos militares (enero,1887). Unos mesesdespués,el incidente de Pagny.sur-Moselle(arresto del comisarioSchnaebelé),que tenía todo el carácterde una provocacióngermánica,hacíaqueel pueblo volviera los ojos hacia Bou-langer comoun amparocontra la constanteagresiónlaten-te, por másque las notasde Grévy, obra maestrade diplo-macia, bastaranpor sí solaspara alejar eh peligro de otrochoquecon Alemania. Los escándalosde Wilson caldeanelambiente;y a lacaídadel gabinete,Boulangeraparecíacomovíctima expiatoriasacrificadaen arasde Alemania. El anti-guo embajadorfrancésen Rusia,Le Fló, publica por esosdías los documentossobreeh peligro queFranciahabíaco-rrido de unanueva guerracon Alemaniaen 1875. Confor-me crecía ese sentimiento de peligro, nunca disipado, seagudizabala cuestiónBoulanger. Boulanger—habíadichoClemenceau—es la patria,puestoqueBismarck lo tiene enentredicho;y es ha república, puestoque los monárquicosno le perdonanha expulsiónde los príncipes;y con todo, noera másque un generalde golpe de Estado. Los patriotasRocheforty Déroulédele habíanorganizadoun verdaderopartido de revanche, que iba hacia la dictadura militar.Pronto lo vemos rodeadode bonapartistas,clericalesy aunmonárquicos. Sus lujos domésticosserán costeadospor elpropio Conde de París. Cuando,destinadoa Chermont-Fe-rrand, la gentese tira sobre la vía férrea paraimpedir supartida,un residuo de disciplina lo lleva a salir a hurtadi-llas, en vez de abrazarsecon la popularidadquelo buscaba.Las eleccionesdel Departamentodel Sena, que arrojaronunainmensamayoríaen su favor,a pesarde que,como mi-litar en activo, no podíasercandidato,dan la medida de suarrastre. Pudo echarabajo la República; pero esperóde-masiado,o en el fondo, como decíaCampenon,era discipli-nado. Cuandosabequehaycontraél orden de arresto,huyeah extranjero. Se le procesapor traición. Se suicidaen Bru-selassobre la tumbade su amante. Óperaimperial: dora-dosy bambalinas,espejosy candeleros.Imagendegeneradade Napoleón. El mundono gustabaya de estos “divos” po-líticos.

321

Page 321: Alfonso Reyes. Obras Completas V

6. La Exposiciónde París(1889) saneaen cierta medi-da la atmósferade Francia. Los monárquicospierdenvotos.Calmade unosaños.La tarifa generalde Méhine (1892). Elescándalode Panamá:Lesseps,trasdel de Suez,se proponeabrir el canal de Panamá,proyectoque data de Felipe II.Se formó la compañíapor accionescon eh ahorrode capita-les modestos(1881). El dinero se gastasin límites, antelasdificultadesimprevistas. La enfermedaddiezmaa los traba-jadoresdel Istmo. En 1888, la compañíasuspendeeh servi-cio de intereses.Lessepspierdeha confianzaen los arreglosquelos accionistasle proponen. Los EstadosUnidos,opues-tos al plan desdeel principio, se declaranfrancamentehos-tiles; suscomisariosdaninformespesimistasal mundo. Eraun tonel sin fondo, dondese hundíanlos millares sin espe-ranzade asegurarsepara el futuro siquieraunarenta mo-desta. Se descubreque, de esosenormescapitales,dos ter.cias partesa lo sumose hanaplicadoah Istmo, y el resto seha evaporado. Una comisiónparlamentariaestableceel he-cho de que miembros de ambas cámaras han recibidoprimasy sobornos(1892), como en nuestrosdías se verácuandola GacetadelFranco y eh escándalode Stavisky. Losdirectoresde la empresason procesados.Lessepsmismoescondenado,pero siendo ya un nonagenarioinconsciente,lodejan al fin morir en paz. Si el boulangismo demostróla fuerza de los anti-republicanos,eh Panamádemostrólastaras de algunosdirectoresde ha República. En 1894, ehPresidenteCarnot muere asesinado. Su sucesor CasimirPérier sólo aguantasietemesesen eh cargo. Decididamente,sonmalosdíasparala República. Atacadopor izquierdistasy socialistas,suspropios ministros le vuelvenla espaldaenmateriade política extranjeray defensanacional. Entre-tanto,haestalladoehAffaireDreyfus(15de octubre,1894)-

7. Paradójicamente,la crisis entrela Repúblicay el cle-ro —quedata de 1877, se acentúacon las leyesde educa-ción de Ferryy la exoneraciónde los jesuítas,y se exacerbacon eh boulangismo—estáa punto de resolverse.En 1890,el CardenalLavigerie brinda por la Repúblicaa presenciade oficialesfrancesesde visitaen Argelia. En 1892,elPapa

322

Page 322: Alfonso Reyes. Obras Completas V

LeónXIII invita a susfielesde Franciaasecundara la Re-pública. De aquíunapasajerareconciliación. La Repúblicadejacaereh temade la separaciónentrela Iglesiay el Estadoen las eleccionesde 1893. Pero la concordiadurará poco.

Pasoa paso,Franciase vuelve proteccionista. Los pre-cios suben. La población y eh poder marítimo disminuyen.A pesar de la pérdidaque, en cuanto a riqueza minera,representael arrancamientode Alsacia-Lorena,la bonanzaagrícolasostieneha economía. Entretanto,ha libertad de en-señanzaprimaria, los liceos (1883), las universidadespro-vinciales,dana la culturapopularun nuevoy crecienteim-pulso. Paríscomienzaa aparecercomoel centro intelectualy artístico del mundo. Su paulatinaredencióndiplomáticaaumentadía por día.

8. El Canciller de Hierro se esfuerzapor batir con suspropiasarmasah socialismo,adoptandosu programamíni-mo: beneficiosal obrero;seguroobligatorio contraenferme-dad (1883), accidentes(1884), vejez y pensiones(1889),medidasquela misma Inglaterracopia (1884-1890). Éstosson los rasgoscaracterísticosde la política interior de Ale-maniaen esteperíodo.

Pero,entretanto,muerto Guillermo 1 y, poco después,suhijo Federico,habíasido coronadoemperadorde Alema-nia Guillermo II. El nieto no soportóha tutela del consejerode suabuelo.Bismarckabandonaeh cargoen marzode 1890.

Con fiero gestode renovador,Guillermo II se lanzades-enfrenadamentepor la sendadel imperialismo. Tras dosañosde fricciones constantes,se desembarazadel Cancillerde Hierro y aunde suhijo, supuestosucesoren eh cargo.

Sobreun caosde variossiglos, Bismarck habíaforjadolaunidadalemanaen menosde ocho años. Empleó los otrosveinte de sugobierno en defendersecontra has tentacionesdel imperialismocolonial y naval. Suobra, segúnestemodode ver, habíasido más defensivaque ofensiva,y se reducea romperla resistenciade EuropacontraunaAlemaniana-cional. La catástrofede ha guerraeuropeaechaabajo,no loque hizo Bismarck, sino lo que hizo Guillermo II contrala tradición de Bismarck.

323

Page 323: Alfonso Reyes. Obras Completas V

XXXII. LA EXPANSIÓN IMPERIAL Y SUS CARACTE-RES GENERALES. LAS EXPLORACIONES

1. EN LAS últimas décadasdel siglo xix, se ensanchael es-cenariohistórico. Los dueloseuropeosse vuelven mundia-les. Ya no es el Rin, ya no esel Danubioo siquierala pen-ínsulabahkánica. Ahora se trata de Africa, de Asia, de losmaresdel Sur. No bien se han reorganizadohas naciones,cuandoya tienden a convertirseen imperios;no bien arre-glan, más o menos,su propia casa,se echansobre la casaajena. Estaexpansión,comohemosdicho, va determinandoal pasola evolucióndel sistemade alianzasdescritaen ante-rior capítulo. Las ocupacionesde territorios comienzanpordisimularse,con más o menossinceridad o inconsciencia,bajo el aspectode fardos morales,encomiendasde almas,durosdeberescivilizadores,hastaqueun buendía descubren—o confiesan—que son un excelentenegocio. El imperia-lismo reconocecausaseconómicas,y se escudaen pretextoshumanitariosy de prestigionacional.

Varios hechosaisladoshabíandadoya los indicios deltiemponuevo:los desembarcosfrancesesenel Africa septen-trional, motivo de desazónparaInglaterra;hasprimerascon-fluenciasde interesesrusosy británicos en el Asia Central;los primeros derramesgermánicossobreAngra Pequeñayla costa del sudoesteafricano. Pero, en general,parecieraaúnqueun consensotácito comprometíaa las potenciascon-tinentalesdentro de su propio territorio, dejandoa Inglate-rra ha misión de ir pisandolas lejaníasdel planeta,consi-deradashastaentoncesbaldías.Poco apoco, se acentúaporpartede has demáspotenciasel afánde repartirseeh mundo,afánquevienea ser característicode la historia contempo-ránea. El desarrollode las comunicacionesacelerala pro-pagacióndel fenómeno.

2. Durante el primer cuarto de siglo, las ocupacionesterritorialesacontecensin conflictos trascendentes,porquese

324

Page 324: Alfonso Reyes. Obras Completas V

aplicana regionesdelmundoquepodemosllamar sobrantes.Tal es el caso de África: de 1876 a 1900, las posesioneseuropeasen eh Continentenegro aumentande uno a nuevedécimossobre la extensiónde aquelinmensoterritorio. ElgeneralFuller observaquelos añosde 1870 a1898,en pun-to a los progresosde ha conquista,sólo hansido igualadosen la épocade GengisKan. De 1870 a 1900, la GranBre-tañaadquierecerca de cinco millones de millas cuadradas,aumentandoasu poblaciónunosochentay ocho millones decoloniales. De 1884 a 1900,Franciaadquieremásde tresmillones y medio de millas cuadradas,y más de treinta yseismillones de súbditos;y Alemania, la másmal parada,cerca de millón y medio de millas cuadradas,y cerca dediecisietemillones de hombres. Aun los Estadosquemenostrabajohandadoen estaépocaa la historiase lanzana lasconquistascoloniales:el CongoBelgaessetentay siete vecesmayorqueBélgica,y las coloniasholandesascercasesesen-ta y un vecesmayoresqueHolanda.

Una vez que los imperiosabsorbenlas tierrassobrantes,entrana repartirsehas quese encuentranya bajosoberaníasdefinidas,seapara imponersu dominio en distintos grados(China,el Imperio Turco, etc.), sea paraimponer, al me-nos, su penetracióneconómica(Iberoamérica).Finalmente,cuandoya no quedatierra querepartirse,avanzanlos unossobre las colonias o sobre las zonas de influencia de losotros.

A los comienzosde esteproceso,Inglaterraes sorpren-dida en plenamarchade expansióncolonial por los nuevosimperioso aspirantesa imperios. Y entoncesse apresuraatragar agrandesbocados.A cada ademánimperial de lasdemáspotencias,Inglaterrase sientedirectamentealudiday afectadaen lo suyo, de cierta maneraindefinible y abs-tracta,y comosi obedecieraah mandatode algún providen-cial Romane,rnemeiuo.

Entre las principalescausasde la crecienterivalidadeconómicaqueda su tono peculiara la época,hayquemen-cionar la que asumeaparienciamás modesta:el comerciobarato. De 1878 en adelante,Inglaterrase siente inquiétaanteel verdaderodumpingqueel comerciobarato de Ale-

325

Page 325: Alfonso Reyes. Obras Completas V

maniaproduceen los mercados.En 1905, la AlemaniadeGuillermo II, que en vano procuró crearunarivalidad en-tre Franciae Inglaterra, se lanza al armamentismonaval.Eh capital inglés invertido en el extranjerose ha cuadrupli-cadoen menosde cuarentaañosy alcanza,en vísperasde laguerra europea,ha sumade cuatromil millones de libras.De aquí la competencia.Más tarde,aparecerátambién lacompetenciadel artículojaponés. Finalmente,todaEuropacompite con el artículo inglés, antesamode los mercados.

3. Puesto que toda Europaproduce, habráque forzarlos mercadosno europeos.En esta campaña,lo que menosimportaesel interésde los mercadosmismoscuyacaptaciónseprocura. Es,porejemplo,convenientevenderarmas,aun-queellas sirvanpara que otros pueblosse matenentresí.Además,hayque adquirir yacimientosde materiasprimas.Estaadquisiciónse harápor la buenao por la mala, segúnel caso. Los paísesasí explotadospiden empréstitosa Euro-pa paracomprarartículoseuropeos.Como no siemprepo-drán pagarlos,se hes cobrarápor la fuerza, administrandosus rentaspúblicasy sometiéndolosprácticamenteal vasa-llaje. Paraestonuncafaltan buenospretextos:siemprepo-drá justificarsealgunareclamacióno algunaurgentemedi-daen defensadeha civilizaciónamenazada.Y aquíaparecenhos pretextoshumanitarios,el deber parala razablancadesalvaguardarla decenciadel mundo, la moral cristiana ylas bendicionesde la industria. Finalmente, los estímulosdel prestigionacional hacensu obra. Hoy podemosasom-brarnosde los antiguosimperiosmilitares de América, quese declarabanla guerraperiódicamentey conforme a trata-dos internacionales,parael solo fin de obtenerprisionerosquesacrificarasusdioses. Mañanase asombraránlos hom-bresde las guerrasque sehanhechoen nombredel presti-gio y la gloria. RudyardKiphing es el representativogenialde estefenómenoantropológicodel imperialismo.

El imperialismo acentúafrancamentesu carácteractual—imperialismo de caráctereconómico—en el siglo xx, con-trastandosus rasgosde inestabilidadcon la relativasolidezqueofreceel capita~lismoindustrial inmediatamenteanterior.

326

Page 326: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Una seriede guerras(la británicaen Sud-Africa, la europeaen Pekín, la ruso-japonesa,la italiana en Tripolitania, lasdos balkánicas); una sucesión de choques (sobre todo,en 1905, 1908 y 1911); y, finalmente,una“carreraarma-mentista” desenfrenada,llegan a su culminaciónnecesariaen la GranGuerrade 1914.

4. No todo esperdidoparala civilización, queen todoslos suelosprendey crece,

a manerade la grama,quehastabatida por los pies da flores.

S. DÍAZ MIRÓN.

A estascompetenciascomerciales,a estasconquistasbé-licas precedeno siguenlas empresasde los descubridoresylos exploradorescientíficos,quienesvancompletandola ver-daderaocupacióndel planetapor el hombre,y estimulandoel desarrollode la geografíafísica y matemática,al parquela coordinaciónentrelas actividadeshumanasy hascon-dicionesdel medio.

6. Nota final. Aquí, un resumende las exploraciones,destacandolas distintaszonasde la expansiónimperial: 1)el OrienteMedio, 2) Africa, 3) el Pacífico,4) el LejanoOriente,5) América y 6) las regionespolares.- .~

* Con esta nota quedó interrumpida la Historia de un siglo. En Et Sot, 5de diciembre de 1918, publiqué un índice de la Guerra Europea (1914-1918),pacientementelevantado al margen de The Times, de Londres, que los mu-chos documentos y esclarecimientosposteriores han dejado ya inútil, por locual prescindo de recogerlo en estetomo.

327

Page 327: Alfonso Reyes. Obras Completas V
Page 328: Alfonso Reyes. Obras Completas V

IILAS MESAS DE PLOMO

Page 329: Alfonso Reyes. Obras Completas V
Page 330: Alfonso Reyes. Obras Completas V

1. LOS PRECURSORESINGLESES

TODA historia del periodismoalude, in mente, como a unprototipo,al periodismode lenguainglesa. Éstese halla tanal centrodel cuadro,quesu solo examennos conducehastalas cuestionesmás palpitantes. Pero antes de llegar a lomásimportantedel asunto,convieneque recordemoslo máscurioso.

JohnChamberlain—corresponsalde Sir Dudley Carhe-ton,queeraembajadordel rey Jacobo1— puedeconsiderar-secomoel abuelosimbólico de los periodistasingleses. Suscartasdan una pintura de la vida londinensea principiosdel siglo xvii. Como él, habíaotros privados,escogidosen-tre la gentede letras,cuyamisión eramantenera los gober-nantesal tanto de los sucesosy rumores. En estosremotosorígenes,el periodismo,si así se he puedellamar desdeen-tonces,ni era público ni se valía de la imprenta. Lascosascomienzansiemprepor no serlo que son. El génerose con-fundeaquíconlos alboresde la literaturapolítica moderna.

Pero no sólo los gobernantes,tambiénlos simplesmor-tales se han interesadoen todo tiempo por hasnoticias. Entorno a los grandeshechosde armas,comola victoria de losinglesessobrelos francesesen Azincourt (año de 1415), sehabíaproducido una efervescenciaepistolar —“cartas denoticias”, “cartasde inteligencia”— queesya comoel ver-dadero embrión del periodismo. Y aquí, en los orígenesdel periodismo,se reflejan las vicisitudes postalesde haépoca.

Despuésse imprimen unos romanceso unos como ro-mancesen quese da cuentade los últimos acontecimientospatéticos,género de que todavía quedan rastros—puestoque no es privativo de Inglaterra, sino que Inglaterranossirve como ejemplogeneraldel proceso—en los pliegosde“aleluyas”, “tragedias”y “relaciones” de Españay en los“corridos” de México. Y por 1622comienzanacircularpe-

331

Page 331: Alfonso Reyes. Obras Completas V

queñascrónicasimpresas,llamadas “Novelas”, y “Coran-tos”, inspiradasen otras semejantesque habíanempezadoya a publicarseen el Continente. Así las de Archer y Bour-ne. Éstas no llevan ningún nombre o enseñaespecial,por-que eh nombresólo aparececon la competencia,paradistin-guir unaspublicacionesde otras. Los “Corantos” no eranmásquesimplespapelesde noticias,sin la menorpretensiónde comentarioeditorial. Lasmásde las vecesse reducíanamerastraduccionesde has noticias continentales.

Puededecirseque, duranteeh siglo xvii, la Prensain-glesatienedos enemigosnatos:la Iglesiay elEstado. Aquéha temede la Prensala propagaciónde los errores;a éste leamedrentanlas probablesincitacionessediciosas.Ben Jon-son, uno de los padresdel teatro inglés, cuya poco airosaconductaen la guerra de los PaísesBajoshabía sido reve-ladapor uno de aquellos“Corantos”, ridiculiza en sus far-sasa los autoresde relacionesy creaen torno aellosun malambienteque tardó algún tiempoen disiparse.

Entre unosy otros azares,los “Corantos” quedandefi.nitivamenteprohibidospor los años de 1641 a 1642; peroles sucedenlos Diurnalis, o semanariosde noticias, quesecomprabanpor algo menos de dos reales y que, aunquese llamaban“libros”, sólo constabande dieciséispáginas.Entre los nombresquesolíanadoptar,abundael de Mercu-rio, mensajeroceleste;y así hay el Mercurio Cándido, elMercurio Áulico, el Mercurio Académico,el Mercurio Bé-lico, el Mercurio Cívico, el Mercurio Británico, el MercurioPragmático, eh Melancólico, el Dogmático, el Frenético, yhastaalgunoen lenguafrancesa,como Le MercureAnglois.Claro quetambiénsalieronalgunos“Anti-Mercurios”. (Aúnvive, en París,la revista Le Mercurede France;en Santiagode Chile,el diario El Mercurio.)

Es la épocaen que, al margende las persecuciones,ehperiodismose va definiendocomo unaprofesión, y comien-zan a dictarseleyesde imprenta sobre la propiedadde losnombres distintivos, castigos a los falsificadores y otrospuntos semejantes. Aparecen ya las principales funcio-nes del periódico: hay eh noticiero, hay eh corresponsal

332

Page 332: Alfonso Reyes. Obras Completas V

de guerra,y no falta el precursorde nuestromodernoedi-torialista, el cual a menudoescribe en verso.* Estos“li-bros” estabansometidosa la censura,y sus deficienciassesuplíanmerceda has cartasde noticiasllegadaspor el mis-mo correo.

El nombremás representativode esteperíodoes el deSamuelPecke,el primero quepublicó noticiasgenuinamen-te inglesas,lo cual suponíaunaorganizacióntotalmentenue-va, y era cosacompletamentedistinta de los antiguos“Co-rantos”traducidos. SamuelPecketeníaun puestecitoen elpórtico de Westminster;padecióha fatalidad de las falsifi-caciones,y no pudomenosde serencarceladoalgunasveces.Comoperiodista,tratabade sermuy imparcial:eraun hom-bre honrado; pero como no era muy erudito,confundíaelhebreocon el griego.

Entre los poetassatíricosdel periodismo,JohnBerken-head merecemencióncomo antecesordel españolLuis deTapia o el mexicano “Pepe Navas” (Ehizondo)- Se pasóbuenapartede suvida burlándosede la mala literaturapar-lamentaria. La maniobramonarquistacontra los parlamen-tos asoma por todas partes, y muchosperiódicos parecencomulgarconla sentenciaqueDilhinghampusoal frentedelsuyo: Dieu nous donne les Parlyamentsbriefe, Rois de vielongue. Este Dilhingham —queera editorialistanato y di-rector de opinión— tuvo quesufrir las consecuenciasde susvirtudes: dicen que la cárcelno se inventó parael primerdelincuente,sino paraeh primer crítico.

Tampocofaltan los prevaricadoresque se pasande unpartido a otro con mayor o menor provecho. Fue HenryWalker el másnotablede todos: pirata literario ah serviciode Cromwell,aprisionadosucesivamentepor los lores y porlos comunes,rimador repentistamás afortunado que losotros, y tan audaz que arrojabasus folletos a ha carrozadel rey paraobligarlo a leerlos. Se disfrazabacon distin-

* Años mástarde, en viejas coleccionesdel Jornal do Commercio,de Ríode Janeiro, encuentrola costumbrede hacer en verso el elogio fúnebre delos desaparecidos,obra generalmentede algún deudo o amigo de la familia.Y en París,duante algún tiempo, Théodore de Banville publicó en los dia-rios verdaderasnotasperiodísticasen forma de brevespoemas(Nous Toas).—1950.

333

Page 333: Alfonso Reyes. Obras Completas V

tos seudónimos,sabíavalersede susprotectoresy acabópor“crearseunaposición”.

PeromásculpablequeésteesMarchamontNedham,porlo mismo queera hombrede extracciónsuperiory de edu-caciónmásesmerada.Da penarecordarsu amistadcon elsagradoMilton. Los enemigosde Nedhamhablande suabo-minable conducta,y acabanpidiendo que “se le arroje almar metido en un saco, con un gallo, un mono y unaser-piente,propiosemblemasde sutriphicidad política”.

Los periodistas—a lo menosel “Rota Club”, cuyonom-bre pareceanunciarya a los rotarios—se reuníanen el caféllamado La Cabezadel Turco. Eh célebresecretarioPepyspagó un día su cuota de un duro por perteneceral Club yfrecuentara tan interesantespersonas.Allí conocióaHenryMuddiman,con quienentrael periodismoinglés en unanue-va era. Y Pepysadvirtió queMuddiman era hombremuyilustrado y sutil, aunqueal pronto le pareció algo pícaroporque,viviendo de las noticias del parlamento,no se can-sabade murmurardel parlamentoentresus amigos. Prontopudo convencersede queno le faltabarazón a Muddiman.

Muddimanes eh fundadorde The LondonGazette(1665),que llegahastanuestrosdías. Era poco amigo de controver-siasy no dejó odios; se conformabacon dar bien sus noti-cias,y pronto disfrutó eh privilegio del correo gratuito paraél y paratodoel quequisieraenviarle informaciones:de éldataha “tribuna pública”. Suscartasde noticias,no some-tidas a la censuradel periódico,circulabanlibrementeden-tro de cierta esferasocial y servíande complementoa lasinformacionesde la Gazette.Ésta,erigidaen instituciónper-manente,vino a sustituir a los numerosos“libros” suprimi-dos por Cromwell, y contribuyóen muchoparadevolversucrédito al oficio. Antes de cerrarseel siglo, se declaralalibertad de imprenta,y con ella empiezael periodismomo-derno.

Roger L’Estrangeera un periodista político de fuste,aunquecomo recopiladorde noticias se quedabamuy atrásde Muddiman. Luchó por la restauraciónde Carlos II yllegó asercensorde la Prensa. Entre sus deberesoficiales

334

Page 334: Alfonso Reyes. Obras Completas V

y sus campañaspúblicas—que algunavez lo obligaron arefugiarseen Holanda—le quedabatiempo para traducirlos Sueñosde Quevedo. Con The Observator, reforma elaspectode los periódicose inventaeh editorial dialogado,deque llegó ausarhastael fastidio. Tras de haber recibidohonoresy desempeñarcierta misión en Escocia, la revolu-ción lo hace aprisionar,y desdeentoncescambiasu vida.Suesposamurió arruinadapor el juego; los hijos le salieroningratos. Y entonces,perdidashas influencias,transforma-do en un modestolibrero, empiezasu másimportanteobraliteraria, comentandoy traduciendofábulasantiguasy li-bros francesesy españoles.Así acabóestegran luchadoryhombrede negocios. Susintentosy sus realizacionesqueda-banpropuestoscomo ejemplo a los quehabíande seguirle.En él se inspira principalmenteel famosoDaniel Defoe alfundar The Review,hija máso menosinmediatade Tite Ob-servator. Pero Defoemerececapítulo aparte.

Durante la épocade la Rebelión, se nota el progresovisible de la lengua inglesa en los periódicos, lo cual seatribuye en mucho a los correctores,que eran personasdeconsiderabledistinción (~ay!) - Y entretanto, llegamos alsiglo xviii, y ha prosaha aprendidoya a correr con unasingularligereza,olvidandoacasoel “tranco senequista”delsiglo anterior, como decíaburlescamenteLord Shaftesburv(che Senecanamble).

Y ahora,antesde proseguir,reflexionemosun punto: nocabedudaqueel destinode los periodistasse pareceal delos embalsamadoresde Egipto, cuyos servicios todos recla-mabany todos considerabancomo preciosos,pero de cuyaspersonasse alejabantodoscon cierto horror. Así, desdequeapareceel periódico, se le buscacomo al pan cotidiano;peroal periodista,apoco quese descuide,se lo enjaula.

335

Page 335: Alfonso Reyes. Obras Completas V

II. EL PERIODISTA DANIEL DEFOE

ENTRE el xvii y el XVIII, comouna transiciónentre los pre-cursoresdel siglo anteriory los periodistasliterarios del si-guiente,encontramosaDaniel Defoe.

En eh vuelo de las memorias infantiles, nos acordamosuna queotra vez del RobinsonCrusoe. Chestertonaseguraqueesuno de los másprofundospoemas(y está de acuer-do con él Gabriel Betteridge, el viejo mayordomo de TiteMoonstone,de William Wilkie Collins, piedra miliaria enla historia de la novela “detectivesca”) porque toda vidahumanaes, en cierto modo,un remedodel Robinson:todoshemospadecidoun naufragio,y nos aferramoscon amor acadauno de los objetosquevamossalvandode la catástro-fe: cuándoun hachao unaescopeta,un libro, un amigo,unamujer. El tipo del hombrequese ponea rehacereh mundopor su cuentaes el tipo del héroemental. Por lo filosófico,lo trata Tofail en aquellanovela árabequehemosacabadopor llamar el Robinsónmetafísico; y entre alegóricoy no-elesco,BaltasarGracián,en su riquísimo libro del Criticón.

Defoe lo hace cómplice de nuestrosprimeros asombrosynuestrosprimeros regocijos. ¡Oh, quién nos devolviera lahora envidiableen que abrimos,por primera vez, las hojasdel RobinsonCrusoe!

¡Portentosafama la de un libro que ha merecidolasbendicionesde los niños y has reflexiónesde los hombres!Cuestatrabajoresignarsea la idea de que su autor, DanielDefoe, haya sido un periodistadesvergonzado,un políticovenal, un mercenariode la pluma. Acaso los testimonioscontemporáneosexageranun poco; acasoDaniel Defoehayasido menosperversoque inconsecuentey menoscínico quevivaz. Porquehay ha perversidaddirectay hay la perversi-dad indirecta: si con aquéllase procuraeh mal por el mal,en éstael mal se producecomoconsecuenciainvoluntariadedesequilibriosqueno son de por sí másquedestemplanzas.

336

Page 336: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Despuésde todo, Defoeera como su Robinson:hombreen quien la fiebre de actividad llegabaaextremosmísticos,y a quien la reiteradaexperienciade las olas y las borras-cas acabapor reducir a un estadode escepticismocasi pro-fesional. Pero si la moralera algo vagabunda,a fuerzadesercomprensiva,el talentoera eficacísimoy pronto. Y aquíel problemade todoslos “virtuosos” quecarecende filoso-fía: Defoe, por la Prensay con la pluma en la mano,eracapazde todaestratagemaperiodística;capaz,a un tiempo,por su “amoralidad” y su inteligencia. Pero estono quitaquepudieraser, en lo privado, un hombre de bondadme-dia, casi siempreliberal por principio, y filántropo algu-nasveces.

Negociante,acabaen la quiebra; político, sufre las con-sabidasprisiones, y también, un día, la picota, de que hequedaun como gestecillo nervioso,algo comoun guiño psi-cológico que quieredecir: “~Ojocon la picota!” Noticiero,pretendehacernoscreeren la resurrecciónde una damaalotro día de muertay enterrada,por los alrededoresde Can.tórbery;parala historiade la “noticia sensacional”,suobraesun monumento. Agente de partido, de tal maneraapro.vechasus talentosde espía,queacabapor poner desconfia-dos a los amigosy a los enemigos. Algo de agresivo,algode paradójico;y como fondo de todo ello, el alma aventu-rera y eleganteque se necesitapara concebirel Robinson.

Escribióunamultitud de folletos, y despuésde Tite Re.view,publicó por algúntiempoun periódicomercantil:Mer-cator. No falta quien lo considerecomo uno de los funda.doresde la teoría librecambista. No hay duda que, comoera un hombre inteligente, revolvía, sin saberlo acaso, losfundamentosde muchascosascada vez que se ponía a es-cribir.

En susúltimos años,náufragoqueha alcanzadoun puer-to, se he aquietaun poco el corazón;y entonces,comoquiennarrasusrecuerdosconfundiéndoloscon sussueños,se ponea trazarunasnovelas. Es un extraordinarioejemplode fe-cundidady aunde primaveraliteraria en la vejez, el másraro quenosda la literatura inglesa,comparableal de Vol-

337

Page 337: Alfonso Reyes. Obras Completas V

taire en Francia,que comienzaa los cincuentay tresaños(parano abandonarlosmásen los trçinta que he quedandevida) sus cuentosfilosóficos. Defoe teníacerca de sesentacuandose sentóaescribir eh Robinson. A ratos se muestrareligioso —él había compuestotambién ciertos manualesmísticos—;a ratos, gran viajero y geógrafo. Él dice queescribeparaedificaciónde lectores,como lo pretendían,en-tre nosotros,los prólogosde la Picaresca.Pero dejo aquíaDaniel Defoe,por miedode compararsu novelacon las es-pañolas;por miedo, másbien, de las consecuencias.

En 1731, Defoe comienza a quejarsede que lo persi-gueny lo traicionan. ¿Queríareferirse a sus acreedores?¿Reincidíaen sus juvenileshábitosde mercadertemerario?Un día le vino un letargoy se quedómuerto.

338

Page 338: Alfonso Reyes. Obras Completas V

III. LOS ENSAYISTAS DEL SIGLO XVIII

PA1i~estaépoca,el público de periódicoera ya abundante.Al periódicopuedeatribuir el doctor Johnsonel alto nivelde cultura que se apreciaen el pueblo inglés. Los cochescorreosde Pahmersalíanahorasfijas de Londres,paradis-tribuir las hojas volantes,y en ellas se procurabamezclarlo agradablecon lo útil.

Aparte del desarrollode la simple información, los ma-yoresperiodistasde estaépocafueron verdaderosliteratos,ensayistasdedicadosaexponeropinionessobretodashas co-sas y, por lo general,humoristas:como Swift, Addison ySteele,Johnsony Goldsmith. Cierto es quesusensayos,im-provisadossobre el sucesoo la discusión del día, se ibanalejandodel tipo tradicional del ensayo,caracterizadoen haobrade Bacon. Ya no eran ensayossedentarios,sino ensa-yos en marcha: literaturacombativay plenamente“movili-zada”,ala queconvienemenoslaerudiciónconsus abismosde cifras y sus guijarralesde nombres,que eh ritmo o elolor de ha erudición,aprovechadacomodesdearribaen unascuantasinsinuacionesprecisasy suficientes. En cuantoa haindigestión de humanidadessin sentido común, Addisonla deja para‘Tom Folio’, su imbécil ilustrado.

También Swift —como Defoe, como Stevenson—estáasociadoa nuestrosrecuerdosinfantiles, por los popularesarreglosde sus Viajes de Gulliver. Intelectualpuro, sufrepor serlo, y es avecesmuy desdichado.No hay medio deque la sociedadhumanapuedaconvencerlo.Como político,como eclesiástico,no logra triunfar, ni tampocosabecederante tantafarsay tantamiseria. Un régimen se derrumbaasusojos. Él creehaberdescubiertola llaga del universo,ylo va adecir—porquesuprobidadse lo exige—con esesupesimismoalgo alegrey aristocrático. En el fondo, se ríey retoza;esporquele sobrael gocepuro de la inteligencia:un deleite superiory estético,frío parala pequeñatr.agedia

339

Page 339: Alfonso Reyes. Obras Completas V

humana,con la que se entretieneen infinitas combinacionesdialécticas,comoel dios de un Génesisgrotesco.

En un mundode ciertalaxitud y oportunismo,no se de-cide aserun héroe. Por esotal vez, entresus biógrafos,elbondadosoScott lo admira sin amarlo,el sólido y honradoJohnsonadoptaanteél una actitud queequivale a quitarseeh sombrero sin decidirse a darle la mano, y el analíticoThackerayconfiesaque no hubiera deseadosu frecuenta-ción y comercio. Irlandésde origen,másbien tiene ante lavida unasecaguardiabritánica. Vive por sí y trabajaparasí, no sin soledadinterior, entreunamundanidadque des-precia. Supatrón,Sir William Temple (el eleganteGuliel-musTemple,Baronettus),nuncase percatade queSwift lotienejuzgadoy medido,lo mismo quea toda la gentevacíay fastuosaque lo rodea,y al propio rey Guillermo que leenseñóacortarlos espárragosa lamodaholandesa.Vanessay Stehlase handisputadoaquelcorazón;pero aquelcorazónsólo he pertenecióa él mismo, y todavíacon una posesiónirónica y entre las sonrisasamargasde su corrosivainteli-gencia. ¡Los relámpagosde desdénque pudieronsaltar deaquellosojos, ojos tan azulescomo el cielo, segúnlos des-cribe su noble amigo Pope! Hay más que desdén,hay re-beldíavuelta sarcasmo;hay la saevaindignatio que quisograbarsobresu hosa.

Paraeh periodismo,Swift inventa una nueva agilidadpolémica, antesdesconocida,y queserámáso menosdirec-tamenteimitada durantetodo el siglo.

En Tite Tatler, la prosacotidiana alcanzauna cristali-zaciónclásica. Este periódico nace en 1709 y desapareceen 1711. Le siguió Tite Spectator,muerto a los cuantosme-ses. Tres añosy ochomeses—dicenlos historiadoresde laliteratura inglesa,al hablar de Richard Steeley de JosephAddison—, tres años y ocho mesesbastaronpara dar suforma definitiva ah ensayoinglés. De un modogeneral,pue-de decirsequeel humorismo inventivo era de Steele,y deAddison toda la armoníay ha elegancia.

La sociedadlondinenseestabadividida en dosclases:lamásaristocráticay vieja jugabaa la culturacon un escepti-

340

Page 340: Alfonso Reyes. Obras Completas V

cismo rancio y de casta La otra salíacomo de abajo,apor-tandoelementosde seriedada la vida y, en rigor, impulsosde civilización nueva. Entoncesasomaha “cortesía” ingle-sa, de que apenascomenzarona abjurar algunosescritorespos~victorianos.*Steele,que se asomacomo desdearriba,distingue la ola que se acerca—casi pudieradecirse quepresientesu rumorentrelas charlasde los cafés—y le abrepaso: ¡gran coyunturapara el humorista! CuandoAddisoncomienzaa pesarsobreha labor periodísticade Steele,éstepareceque se afina, abandonalos primeros intentosde pe-riodismo de informacióny entra de lleno en el campo delensayo.

Los imaginamos,en gratacolaboración,sonriendoy es-cribiendo,con aqueltalentodramáticoparacreartipos aca-so un pocomáshondoqueel simple talentode observacióna la maneradeLa Bruyere. El gentilhombredel campopasapor suspáginascortésmenteridiculizado, si vale decirlo. Lafinura, el impecabletactode~ambosescritores,hacede ellosunosverdaderospríncipesde la moda Cuandodejande tra-bajarjuntos, casi se oscurecen.

Hay quedecirqueTite Spectatorinauguraun nuevoré-gimen de libertad en la Prensa. Cuandolas cámarasprohi-ben la publicaciónde un sermón,sale éste a la mañanasi-guiente,a los cuatrovientos,en los catorcemil ejemplaresdel Spectator.

Addison y Steelefueronhumoristaspositivos, y contri-buyeron a la creaciónde un Estadonuevo. Por eso no seredujerona escribir en tono de invectiva. Son, en muchaparte, educadores.

Hacia la mitad del siglo vivía en Londresuno de aque-llos hombresde talentosy energíaspasmososqueno puedenmenosde jugaral genio: eh doctor SamuelJohnson,el varónmásliterario de Inglaterra. Su actitud ecuánimey firmeante la vida, y cierto optimismo inteligente, lo llevaron adominarla sociedad. “La épocade Johnson”,se dice parahablarde los años 1740 a 1780, máso menos.

* Nota posterior: Aprécieseel reverso de la medalla en la actual socie-dad que describeAldous Huxley, Point: Counter Point.

341

Page 341: Alfonso Reyes. Obras Completas V

El Dr. Johnsonera,como verdaderoclásico,másaman-te de vivir quede escribir,y másque todo, de meditary deconversar.Por esodividía a los hombresen “clubables” y“no-clubables”. Y tambiéndijo: “Sólo los necios se empe-ñanen escribir,comono seaparaganarsehavida”. Susmásgrandesobrasparecen,así,manifestacionesde sus másgran-des pobrezas.Como no tenía parapagarel entierro de sumadre,escribió,en las tardesde unasemana,la incompara-ble Historia de Rasselas,Príncipede Abisinia, cuyomanus-crito le valió cien libras esterlinas. (De este libro conozcodostraduccionesal español:unade Madrid, 1798,por doñaInés Joyesy Blake; otra de México, 1834,por Luis G. Cue-vas.) La crítica de Johnsones dogmática,y tiene algo dela corpulenciadel hombre. En cierta época era de buentono;hoy ya nadiehacecaso de ella. Peroél sigue siendouno de los hombresmásrepresentativosdel carácteringlés.

Hay un cuadrode Howard Pyle que representaal Dr.Johnson,hercúleoy dominador. A sulado, “como un antí-lope al lado de un elefante”, segúnla feliz expresióndeEdmundGosse,se ve a su amigo Goldsmith, ligero, nervio-so, como su estilo; más eleganteque el otro, más ameno.A suizquierday un poco atrás,hayun hombresencilloquese acerca,sombreroen mano,conclarasseñalesde sumisión.¿Quiénpuede ser? ¿Quiénsino eh amableBoswelh, discí-pulo y biógrafode Johnson?Con Mason,es Boswell el quedacarácterliterario ala biografíaen Inglaterra,tratandodedestacarla figura estudiadacomola de un héroede novela.Estegéneroha de tener,en las islasbritánicas,largo flore-cimiento. Johnson aparece,en la obra de Boswell, llenode humoradas,paradojas,resoplidosy puñetazos.Hastalosademanesdel maestroadquierena los ojos del pobre Bos-wehl una significación trascendental.Pero no continuemosel error de burlarnosde Boswehl ni de Eckermann,a quie-nes debemosplacenterasveladas,ya en la atmósferade latertulia de Johnson,ya en la de Goethe. Los ingleseshaninventadoel verbo “boswehizar” para los quecreencando-rosamenteen la divinidad de sus maestroso sus modelos.El humorista norteamericanoHolmes considerael cuadroformado por estosescritorescomo un tipo, muy recomenda-

342

Page 342: Alfonso Reyes. Obras Completas V

bhe segúnél, de las Sociedadesde Admiración Mutua. Mepareceque a quien más admirabanlos tres era a Johnson.

En 1731, comenzóapublicarseuna revista, Tite Gentie-man’s Magazine,dondepuededecirsequeel estilo literariodel Dr. Johnsonadquieresu temple. Más tarde, en TiteRambler, resucitaJohnsonel tipo de los ensayosperiodísti-cos. Lo cierto es queera algo pesadopara estetrabajo alaire libre. En todo caso, la dignidaddel periodismohabíaalcanzadoya su mayor altura como géneroliterario. Falta-ba quereflejaratoda la complejidadsocial de los tiempos.

343

Page 343: Alfonso Reyes. Obras Completas V

IV. EL PERIODISMO INGLÉS EN EL SIGLO XIX

EXPUESTOSlos orígenesdel periodismoinglés, sus primerasmanifestacionesdefinidasen el siglo xvii, la dignidad lite-raria quealcanzaduranteelsiglo xviii, llegamosal siglo xix.Entoncesse opera una transformaciónfundamental,a quecontribuyenigualmentehas nuevascondicionesmaterialesylas nuevascondicionesespirituales.

1. EL DESARROLLO INDUSTRIAL

Se sabe,o se imaginafácilmente,lo quesignifica el des-arrollo de las industriasrelacionadasconla fabricacióndelperiódico. Al comenzarel siglo, un periódico de dos o tresmil ejemplareseraya una fuerzaconsiderable;al acabarelsiglo, las tiradas asciendena250,000o más. Hacia 1800,hay en Inglaterraunos250periódicos;setentaañosmástar-de, la cifra se acerca a 1,600. He aquí un cómputo ilus-trativo:

En el año 1782 se publicaun periódicopor cada110,000habitantes.

El año 1821,uno por cada 90,000.Eh año 1832,uno por cada 55,000.Antes de 1814, sólo se podíanobtener750 impresiones

por hora, a menosde usarvariasmáquinassimultáneamen-te; pero cadamáquinanecesitabaunacolecciónespecialdetipos. En adelante,medianteha aplicacióndel vapor,se ob-tienen 1,100ejemplarespor hora. Y luego, muchomás. Amediadosdel siglo, se inventa la prensade cilindros y secomienzanaemplearlos rollos de papel. A fines del siglo,estas máquinasrinden ya 25,000 ejemplarespor hora. Eltamañode la hoja se ha duplicado. De la planacompuestaparaunaprensase puedensacarvarios moldes;estos mol-dessirvencomonuevostipos de impresión,de modo queesdabletrabajar con varias máquinasa un tiempo. Añádaseaesto la rapidezde composiciónquepermitela linotipia, ~

344

Page 344: Alfonso Reyes. Obras Completas V

por último, los progresosen la fabricacióndel papel,dondemarcaépoca el aprovechamientode la madera. De suertequeel periodismoresulta singularmentefavorecidopor esahabilidad inventiva quecaracterizaal siglo xix.

El desarrollode los medios de comunicacióny transpor-te multiplica y abaratalas noticiasde unamaneraextraordi-naria,y creanuevasrelacionesqueson, a su vez, renovadasfuentesde noticias. Es decir,quela vida socialse hacecadavez másrica y másheterogénea,y va dejandosobreel papeldel periódico una como huella instantáneay desordenada.El periódico llega más fácilmentea manosdel lector. Sinmás que desembolsarunos cuantoscobres, adquirimos unesquemaactualde las actividadeshumanasque vahe,por sí,inapreciablessumasde esfuerzo.

2. EL SIGLO DEL PROGRESO

Respectoa las nuevascondicionesespirituales,muchohabríaquedecir.

Desdeel punto de vista político —escribeJ S. R. Phillips,del YorkshirePost—, estesiglo fue muy benéficoparael des-arrollo de la Prensa. Durante los primeros años, Inglaterratuvo quesufrir la experienciade la guerranapoleónica. Des.pués se comenzóa abogar por la abolición de ciertas leyes,por la emancipacióncatólica, la educaciónpopular, la amplia-ción de franquicias, y muchosotros cambiospolíticos que amenudoeranconsecuenciaunos de otros. Y tambiénhay quecontarla guerrade Crimea, los motinesen la India, la expan-Sión del Imperio Británico. El crecientenúmero de sectasre-ligiosas,planesde mejoramientosocial, universidadesy otroscentrosliterarios y científicos,los trade-unions,la afición porlos conciertos, las temporadasteatralescon su ciclo de noti-cias, los actos políticos locales, el advenimientodel maestrode escuelaalasmáspequeñasaldeas;todo esto ha contrihuídoa hacerdel periódico, que antespodíapasarpor un hijo, unartículo de primera necesidad.

Paralelamente,la Prensava conquistandoel derechoala información. Lasfronterasentrela vida privaday la pú-blica parecequese vanborrandodíapordía. Mástarde,conel cine y la radio, se llega en estatoleranciaaextremoscasiinconcebibles. Tiempo hubo en que estabaprohibido dar

34,5

Page 345: Alfonso Reyes. Obras Completas V

cuentade una acusaciónmientrasno hubierarecaídosen-tenciadefinitiva en eh caso.

Esteproceso,tan complejoy tan acelerado,puederesu-mirse así,considerándoloen uno de susprincipalesaspectos:la democraciadifundepor todaspartesun nivel mínimo decultura, quees eh de ha enseñanzaprimaria. Respondiendoa las necesidadesdel nuevopúblico, el periódicoabandonapocoapocosu antiguoatuendoliterario; de lo bello se pasaa lo útil; del arte puro del ensayo,al arte aplicadodel edi-torial o de la noticia. La inteligencia se va convirtiendoenun servicio público cada vez más indispensable,y deja deseraristocráticaparaecharsepor mitad de la calle. O bienpuedesuponerse,simbólicamente,que se estableceunapug-na entrelectoresy periodistas:el promedio—no muy lite-rario, pero ya suficientementeinstruido— de los lectoresacabapor imponera los periodistasun procedimientomásllano y corriente,invitándohosa escribir en fofma menoscomprometedora,a cambiode queproporcionenmayor can-tidad de datosy orientacionesde utilidad inmediata.

En efecto,al comenzarel siglo, los periodistasse llamanColeridge, Hazhitt, Charles Lamb (“Somos excelentesper-sonas,peroninguno de nosotrossabeescribircomoescribíaHazhitt”, decíael perfectísimoStevensona los literatos desutiempo)- Y aunqueciertamentela Prensainglesanuncaha prescindidode ha colaboraciónexquisita—recuérdenselos nombresde Shaw, Chesterton,Wells—, muchapartedeltrabajo queantesse encomendabaa los literatos y poetasde notavinieron a realizarlamás tardelos respetablesse-ñoresXX y ZZ. Si quiere el lector un ejemplo, imaginelo queseríanlas noticias sobreel “vagabundode Granada”—de que tanto se ha habladoen Españael año 1918—tra-tadaspor la pluma de D. Miguel de Unamuno.

El anonimatovienea serla regladel periodismoinglés;permite mayor libertad al escritor, tanto para decir verda-descomoparahacertransaccionesentresucriterio personaly el de superiódico,al pasoque le da mayor fuerzarespal-dándolo con la responsabilidadcolectiva. Además,vistaslas cosasdesdeafuera,el anonimatohacedel periódicoalgocomounaunidadde combatecoordinaday enorme,un “tan-

346

Page 346: Alfonso Reyes. Obras Completas V

que”. Es notable que,en una revista como el SuplementoLiterario del Times,todoslos artículos—excelentesmuchos,y los demássiempreconcienzudos—aparezcanañónimos.

3. “THE TIMES”

Escogemosel ejemplomástípico. Tite Times lo fundóJohnWalter en 1785,aunque’recibió el nombrequeahoralleva tresañosmástarde. A la energía,a ha actitud de sufundador,ah primer impulso debeatribuirse con mucho lagrandezadeI Times. La clasemedia—democraciade aque-llos tiempos—protestadesdesus páginascontrael régimendepresivode Pitt, jefe de la aristocracia.

Walter sufrió mucho,pero era fuerte. Ni ha prisión niha picota (como a Daniel Defoe) pudieronvencerlo. Creóun sistemaparticular de correo parasus noticias,,y avecessorprendióal mismo Gobierno con sus informaciones,cosaqueentoncesera poco frecuente. Derrotaa los favoritos dePitt, y tienela audaciade enviarpor primeravez un corres-ponsalde guerraah Continente,Henry CrabbRobinson,quecomunicaa su periódico ha primer noticia sobreha batallade Waterloo.

Mejorestiemposle tocaronal segundoJohnWalter,hijodel anterior,quiendisfrutó dela tranquilidadsuficienteparamejorar las condicioneseconómicasdel periódico. Fue élquienempleópor primeravezel vaporparamover las pren-sas,añode 1814.

En estaépoca,la célulacrecey seva diferenciando:lasfuncionesdel propietariose distinguennetamentede has deldirector. El director,por su parte,tampocoseconfundeyaconlos redactores.De aquísale esaraza de periodistasquecasi no escribeny se consagrana vigilar la obra de los de-más. La representaJ. T. Delane (1841), eh hombrequenuncacenabaen casapor falta de tiempo,que se acostabaalas cincode la mañanay que—-al decirde la gente—ha-bía contempladomás aurorasque todos los ciudadanosdeLondres. E~stevive paraelperiódicocon grandesdénde susmaterialidadesy de sus costumbresdomésticas.Es el antí-podadel periodistaliterario a la antigua,al modo de Leigh

347

Page 347: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Hunt, el cual se encerrabaen su casa,lejos del mundanalruido, a componerunospárrafoselegantes. Delane ni si-quiera escribe.* A veces, como decía Lord Salisbury, seequivocay “apuestapor el caballoquepierde”; así le acon-teció en la guerradel Norte contraSury en la del Setenta;pero no por esopadecesu autoridad. Cuidandode unificarel criterio de su periódico,llega hastala rudeza~

JohnWalter el tercero,el nieto, recogeel periódico entodosu apogeo(1847). Sobrevienela guerrade Crimea,y elTimesechaabajoal Ministerio responsablede los primerosfracasosy mantieneel buenánimo de los ejércitos,comba-tiendo a los “derrotistas” de aquellostiempos,y disipandola “atmósferadel ca/ard”, como dirían los franceses.Todoesto,graciasa los serviciosde Russehl,corresponsalde gue-rra, a quientambiéntocópresenciarlas batallasde Sadoway de Sedany el sitio de París,y del cual lo menosquecabedeciresquesunombrerepresentaunagloria del periodismo.

Era Russellun irlandésde gran serenidad;poco le im-portabadormir acielo descubiertoy hastaquedarsesin co-mer, por culpade la mala administraciónmilitar. Él no ibaal campode batallaapensaren su interesantepersona,sinoa escogerun buenpunto de vista, aunen medio de los peli-gros mayores. Su fuerza,decíaun contemporáneo,consisteen “la ironía del simple testimonio”. Así ayudóa derrocara un mal gobiernoy a corregir ha conductade ha guerra,aun sin percatarseél mismo del efecto que producíansuscomunicaciones.

Otra vez, cuandola guerrafrancoprusiana,Russelltuvoquecompetircon Forbes—verdaderodiscípulosuyo—,queera corresponsaldel Daily News. El método de éste consis-tía, sencillamente,en comunicara su periódico los planesdel EstadoMayor del príncipeherederode Sajoniay, dadala batalla, ratificar o rectificar, medianteun brevemensajetelegráfico,susinformacionesanteriores. Aunquelos planes

* Caso agudo de escritorque no escribe,y m~spor tratarsede un cons-tructor, ya que no autor, de libros individuales, y de libros literarios paracolmo, el del francés Willy, cuyos talentoscríticos para los conjuntos, lostemas,las perspectivas,y cuya incapacidad enfermizapara poner en el papeluna palabra tras otra ha descrito magistralmenteColette, que un tiempo fuesu esposa.

348

Page 348: Alfonso Reyes. Obras Completas V

alemanescasi siempre se iban cumpliendocomo se pensa-ban, ya se comprendeque, anteunasituacióncomplicada,estemétodo resultabamuy peligrosoy orillado a deslices.Al principio, pudo Forbesadelantarseconsusinformacionesa Russell;pero al caboconservóéstesucrédito, por la ma-yor seguridady consistenciade susnoticias.

No es posibleseguirpaso a paso ha historia del Times,aunque es posible seguir paso a paso la historia en. elTimes. El prestigio indisputablede esteperiódico sólo hapadecidounavez, cuando,en 1886, publicó como auténti-cas,y de buenafe, unascartasatribuídasaCharlesParneil,líder de la política irlandesa(1846-1891). Tras unator-mentaqueduró másde cuatro meses,el falsificador acabósuicidándose.

Es Tite Timesuna gran institución humana. Emerson,en susEnglishTraits (1856), le dedicaunaselocuentespá-ginas. Lo ~consideracomo un compendiode la civilizacióneuropea.La Prensainglesa,dice, contribuyea todashas re-formaslegalesdel país. Eh Estadoinglés, asegura,estádes-tinado a acercarseal tipo norteamericano,y estaevoluciónseráobrade susperiódicos. El inglés es periodistapor edu-cacióny temperamento,así como es hombrede sociedadydeportes. La plétorade profesionales,eh interéspor has dis-cusionespolíticas, ha facilidad de llegar ah periodismoy lobien que pagael periódico son las cuatro causasdel grandesarrolloperiodístico. Y el Times es como una hermosaresultantede todo eso. Por su conducta,no pretendeesteperiódicoserverdaderamenteideal; se contentacon serfran-co y característico.Eh inglés se vuelve másinglés cuandoojea su Times; lo que el periódico le dijo por la mañanaseráel temade susconversacionesen ha sociedadde la no-che. El Timeses una potenciaeuropea. Aseguranque ensu redacciónintervienen algunos jóvenes estudiantes,y deaquíla pulcritud académicade su estilo; pero todo se hacebajola vigilancia de hombresmadurosy probados.El Timesnuncase rectifica, y habla siemprecon autoridady aunconjactancia. Estábieninformado, es independientey valero-so, jamásse andacon reticencias.No hay másqueun me-dio de ganárselo,y consisteen imponer a la sociedadla

349

Page 349: Alfonso Reyes. Obras Completas V

causapor la que se lucha. Cuandoesta causase conviertaen unaverdadsocial,podrácontarseconla ayudadel Times.El Times (o el Punch caricaturesco,que es como la expre-sión humorísticade la mismafuerza) es inatacable.Ningúnperiódico puede competir con él, y muchos hay que sóloviven porquelo atacan.

El Timeses el ImperioBritánico, hastadondelo es,porejemplo,RudyardKiphing. Tipos de diarios en algo compa-rablesa éste,que se identifican conunaépocanacional: LeTernps, de París;El Imparcial, de Madrid; La Nación, deBuenosAires; el Jornal do Commercio,de hjío de Janeiro;el Diario de la Marina, de La Habana; El Comercio, deLima; El Mercurio, primero de Valparaísoy luego de San-tiago de Chile; El Imparcial, de México, expresióngenuinade la era porfiriana; su fundador,Rafael Reyes.Spíndoha,fue maestrode periodistasquehan imitado susmétodosaunen ha era, tan diferente,que sucedió a la suya. Como lacultura es un cono, extensaen lo mínimo y crecientementereducidaa medidaquese subhima,ReyesSpíndoladefiníaconesteepigramasusistema:“Mi periódicose escribeparalas cocineras”. Ciertoesque la gentede serviciocorrespon-dió a su galantería,porque,en aquellostiempos, llegó ahextremode llamar a los diarios “los imparciales”.

4. ALGUNAS EVOLUCIONES IMPORTANTES

La crítica de teatro era lentaen los días de Hazhitt (re-cordemosla Dramaturgia de Hamburgo,de Lessing),aun-queera excelente,y por lenta causabala desesperacióndePerry, propietario del Morn.ing Chronicle. (Lenta y exce-lente: lo mismo pudiéramosdecir de la crítica de Pérezde Ayala en El Sol, de Madrid; y él nos responderíaque letempsne fait rien. ~ l’affaire.) Poco a poco, esta críticaadquiereun ritmo rápido, que puede ya apreciarseen haobra de A. B. Walkley, crítico del Times. En sus librossedistinguea primera vista, por las dimensiones,lo quehasido escrito paraunarevista literaria y lo que ha sido he-choparael diario: la proporciónes de veinticuatroacuatropáginas.

350

Page 350: Alfonso Reyes. Obras Completas V

La crítica de pintura en los periódicosinglesestendía,al comenzarel siglo, a dar por concedidasen los artistasto-daslas habilidadestécnicasnecesarias(de eso,al menos,nose le queríahablar al público en los periódicos) y a sóloconsiderareh talentode concepcióndel asuntoo su desarro-llo. Peromástardela discusióntécnicapasaah primer pla-no. El interés—que antesestabaen eh resultadoespiritualde la obra, casi en la mentedel pintor— se aproxima, conunaatenciónanalítica,hastaha manoy el pincel del artista.

El corresponsalde guerra en todo su antiguo valor, elclásico, nacey mueredurantela segundamitad del siglo.Obrascomola de W. H. Russellen el Times,o la de Archi-bald Forbesen el Daily Newsson ya de todopunto imposi-bles. La campañadel Transvaal instauró un régimen deestrictacensura,queha transformadoparasiemprehas fun-ciones del corresponsalde guerra. En adelante,tiene éstequehimitarsea tragarlas circularesdel EstadoMayor, con-tar queha oído unostruenosy queha visto unasruinasmuytrágicasy tal o cual puestade sol muy poética.

En cuantoa las funcionespolíticas,el periodismoinglésrecibíaantesuna influenciade los gobiernosdemasiadodi-recta. Por los años de Cincuenta,Tite Morning Chronklepublicabaartículosque la genteatribuíaa Palmerstony ahembajadorde NapoleónIII. Muchasvecesel periódico erala voz reconocidade un ministro. Perola ola democráticalocambia todo. Los partidosvienen a ser los verdaderospo-deres,y los periódicosse conviertenen órganosde los par-tidos. Ya no hablan a travésdel periódico los gobernantes,sino quedesdeel periódicose les observay seles juzga. Contodo, hay entre uno y otro estadoun período de indiferen-cia, en quelos diariosalcanzansu mayor imparcialidad. Apartir de la guerradel Transvaal,la ásperacontroversiadelas tarifas producela concentraciónde has masasy arrojaah periódicoen brazosde esteo de aquelbandopolítico.

Fenómenogeneralpor otra parte; plenamentegüelfos oplenamentegibelinos nosquierehoy el mundo. Hay genteshonradasque tuercen el gesto cuandoven salir un nuevodiario con un programaindependiente.La libertad de cri-terio resulta,cuandomenos,inquietadora.

351

Page 351: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Y. INGLATERRA Y LOS ESTADOSUNIDOS

SON CUATRO las principalesfuncionesdel periódico:prime.ra, la información; segunda,la opinión (editoriales); ter-cera,la publicidad; en cuarto lugar puedeponerseel servirde tribuna pública.

Al definirseclaramentelas funcionesdel periodismo,seproduceuna bifurcación entre los procedimientosingleses‘y los americanos.El contrasteentreunosy otros nosserviráparacomprenderlosmejor.

Exagerandorasgos,comoinyectael anatomistaunavenaparamejor estudiarsu curso,diremosqueen el tipo ameri-canodomina la función informativa, mientrasqueen el in-glésla funcióneditorial resaltacon singularimportancia. Elmalogrado Gabriel Arbouin, aplicandoel preciosométodoque le sirvió paraestudiarla prensaitaliana y la alemanacon una facilidad tan difícil, se hubieracomplacidoen tra-zar la psicologíamedia de las dos grandesnacionesde len-gua inglesa,segúnel testimoniode susperiódicos. Hubieraopuestoel afánde ha noticiaescandalosa(afánun tanto cru-do paraun puebloun tanto infantil) al gusto,másmesuradoy correcto,por apreciary medir una opinión, gustopropiode un puebloya tan castigadopor las letrasy por la lógica,que llega, a travésde su humorismocontinuo,a unaperpe-tua, a una indefinible disolución de la cultura. Abrir losojos para presenciaruna explosión,sentir eh escalofríodelpeligro y arrojarsea todashas hazañasdel salvamento:heaquí lo americano. Asimilar una opinión, reaccionardes-pués,pesarla,revertirla, volatilizarla al fin entreuna son-risay un ceño:he aquí lo inglés.

Entre las noticias,hayquedistinguir las que se refierena simples sucesosde las que alguien llama “noticias defantasía”.

Sonéstaslas queatañena cuestioneseconómicas,a losdeportes, la Real Casa,la vida de sociedad,las modas y

352

Page 352: Alfonso Reyes. Obras Completas V

hastael arte, la música,el teatro y la literatura. El perió-dico americanoprefiere,en general,confiar las noticias defantasíaa un “profesional” del periodismo,el cual las re-dactade una maneraalgo mecánicay prescindiendocuantopuededel yo. El periódicoinglés, en cambio, prefiere con-fiarlas a un “aficionado” del periodismo, aunqueescribacaprichosamentey no sepaprescindirde suyo, con sólo quetengaautoridaden la materiade que se trata. El públicoinglés prefiere que le hable de futbol, no un informadoroficial, sino un campeónde futbol.

En cuanto a las simples noticias, ya se adquierenme-diantelos agentesparticularesde cadaperíodo—reporterosy corresponsales—,ya mediantelas agenciasde noticias,quedatande mitad del siglo xix y estánrepresentadas,en losEstadosUnidos, por ha AssociatedPressy la United Press,y en Inglaterra,por la PressAssociation. El anhelode po-ner coto a los esfuerzos,muy costososaveces,de la compe-tencia, así como ciertascrisis producidascuandoel serviciode telégrafospasóapoder del Estado,determinaronla crea-ción de estasagenciasde noticias. Merced a ellas, las po-tencias del periodismovinieron a quedar ligadas por uncompromisode equilibrio, al menosen cuanto a los gran-descapítulosde la informaciónmundial: una “balanzadelpoder”.

Parala obtenciónde noticiaspor conductosparticulares,la Prensainglesaha procuradola mayor habilidad de susagentes;la Prensaamericana,la mayor organización delsistemay la multiplicación de agentes.Se cuentade un re-porterodel Timesque logró entraren ciertasalade sesionessecretasy tomó nota de cuantose dijo sin sacarlas manosde los bolsillos del chaleco,cuyos forros habíaarrancadopreviamente,teniendoel lápiz en la mano derechay unatarjetaen la izquierda. En 1875,Alemaniapreparabacier-ta presiónmilitar sobreFrancia. Los tratos se concertabansigilosamente. De Blowitz, corresponsaldel Times, se lasarreglóparaobtenerla comunicaciónde todoslos acuerdosmedianteun procedimientoingenioso:cambiandotodos losdíassombrerocon suinformante,hoy en un casino y maña-

353

Page 353: Alfonso Reyes. Obras Completas V

na en un teatro,y sin saludarlonuncani darsepor conocidode él; ocultasen el sombrero iban las preciosascomunica-ciones,y de ahí, a las columnasdel Times. Fueun éxito so-nadísimo,de gran trascendenciaen la política internacional.

Claro es queen los EstadosUnidos no se ignoranestosprocedimientosde habilidadpersonal. Ah contrario:eh filmamericano—toscarepresentaciónpopular de la realidad—nos tiene hartosde reporterosdetectives. Perohay que sa-ber que los orígenesdelgéneroson ingleses,no americanos;correspondena la misma modalidadsecretaque,en asuntosinternacionales,representael llamadoServicio de Inteligen-cia. En cambio, son genuinamenteamericanoslos orígenesdel métodoqueconsisteen la organizaciónde un ejércitodereporteros.

He aquílos datosquesobreestonos proporcionaGiven(Tite rnaking of a newspaper):Dentro de la ciudaden quese publica el periódico, hay una docenade sitios que pue-denconsiderarsecomo escenariosde noticias sensacionales;encadauno de esossitios hayun centinelafijo del periódico,cuyo talentoconsisteen sorprendertodoslos secretosde lacasa. Además,los hospitales,cuartelesde policía y bombe-ros y otros lugaressemejantespuedenproporcionarocasio-nalmentenoticias de importancia. Estos lugares son reco-rridos, de cuandoen cuando, por verdaderaspatrullasdecaza-noticias.

Así, pues,tenemos,en primer término,unos centinelasy unoscaza-noticias. Unos y otros se limitan a sorprenderel sucesoy a comunicarlo a su periódico telefónicamenteen la forma másprecisay másbreve,porqueel transcursode cadasegundoles estárobandola ocasiónde hacernuevaspresas. Ninguno de estosagentesescribepropiamenteunasola línea.

Suscomunicacionestelefónicaslleganal periódicoen laforma de un pequeñoenigmao acertijo. Ejemplo: “Novenasección,10:35 a. m; 916 Franklin St., fuego. Huéspedesausentes. Un niño herido escalera. Lavanderíachina del,bajohechacenizas. SenadorLodge descolgóseventana.”

Pararesolverestosenigmashay otro cuerpoespecialde

354

Page 354: Alfonso Reyes. Obras Completas V

agentes(y es eh segundo) que van siendo enviadospor elredactorjefe a los lugaresdel suceso,a medidaque las no-ticias telefónicasllegana la redacción. Estosagentestienenque completar los datosque han recibido y darles formanarrativa. Si el asuntolo merecey setrata de un periódicomatinal, por ejemplo, el redactorpuedetomarseeh tiempoconvenientepara sazonarsu historia; pero si su periódicopublicavariasedicionesal día, eh redactorse limita a tratarseparadamentecada nueva fase del sucesoque logra sor-prender,y se presentaen la redaccióna intervalosregularesparaentregarsusborradoresy recibir nuevasórdenes.

Estosborradorespasana otro cuerpo (y van tres) queestá encargadode zurcir los retazosy corregir de primeramanola forma, reescribiendolo queseanecesario.

Y de aquí, los papelesderivantodavíahaciaun cuartogrupo,el de los correctoresgenerales,quesuprimenlo malo,aderezanlo bueno,concilian contradicciones,tachanpala-braso conceptosprohibidosy ponenlos títulos.

Y, todavía.después,eh relato que éstos entreganquedasujetoacierta inspecciónsuperiorde conjunto; y, ya publi-cadoen la primeraedición, correeh riesgode desagradaralpropietario del periódico y ser suprimido en las edicionesposteriores.

Lograr una noticia única o alcanzarlaantesque los de-máses,ya sesabe,el honor del periódico. Malo cuandoehdirector se pasade listo, como sucediócon un periódico in-glésde segundafila, en tiemposen que las regatasapasiona-banmásquehoy en día. Hizo el tah tirar dos edicionesdeantemano,decidido a poner superiódicoen primera fila atodo trance:en unaedición anunciabael triunfo de Oxford,y en la otra el triunfo de Cambridge. Pero ese añoquisola suertequesucedieralo queno habíasucedidonunca:huboempate.

355

Page 355: Alfonso Reyes. Obras Completas V

VI. DOS ASPECTOSRECIENTES

1. UN PANORAMA AMERICANO EN 1918

OSWALD GARRISON VILLARD, hijo delconstructordelNorthernPacific Railroad, ha trabajadodurantemuchosaños en losperiódicosnorteamericanosTheNation y Tite EveningPost.

Tratando de las tendenciasy peligros de la Prensa(“Press Tendenciesand Dangers”, Tite Atlantic Mon.thly,Boston,enerode 1918) adviertequeha fusión del Journal ydel Herald, de Boston, puedeconsiderarsecomo unatrage-dia del periodismo,y es—comola del Plain Dealer con elLeader, o ha de Tite Suncon Tite Press, de NuevaYork—un movimiento de consolidaciónsemejanteal que se advier-te en cualquierotro campo de la actualactividadmercantil,y pasiblede las mismascensuras.

Creequea éstaseguiránotrasconsolidaciones,y señalala disminuciónprogresivaque, debido a ello, se vienepro-duciendo en ha Prensade varios Estadosnorteamericanos.Esto debeatribuirsesingularmenteal costo excesivo de losgrandesdiarios,segúnlos númerosy experienciasquealega.Sólo la mitad de los diarios de NuevaYork puededecirseque resulterealmenteremunerativa.

Hay ya muchasgrandesciudadesen los EstadosUnidosdondeel público se ve en el casode buscarsus informacio-nes en un solo periódico,aunqueno participe de su políti-ca:en Indianápolis,TheStar; en Detroit, TheFreePress;enToledo, The Times,etc. Nadamás lejos de la antiguatra-dición americana,queconsisteen quecadapartido tengasuórganoen cadaciudad.

El Estadode Michigan es un ejemplo expresivo:en ca-torceciudades,cuya poblacióncasi se ha triplicado durantelos últimos veinticincoaños,los periódicoshanbajadode 42a 23. En nueve de ellas,no hay periódicospor la mañana.En cambio, las mismasciudadescuentancon siete semana-rios paralos domingos. Hay cincociudadesque tienenun

356

Page 356: Alfonso Reyes. Obras Completas V

solo periódico;y el comercioy el público, en vez de lamen-tarlo,parecenconfabuharsecontrael quequieraprovocarlacompetencia.Estoes acasolo mássingular.

Eh peligro es enorme—ya secomprende—paralos abo-gadosde las nuevasreformassociales,quecorren el riesgode no poder contar conperiódicospor ellos mismos funda-dos. Y comola democraciaconsiste,por mucho,en la posi-bilidad de conocerlosdosaspectosdecadacuestión,un buenamericanono puedepensarconagradoen quehay ciudadescondenadasa un solo periódico.

Con excepciónde la Prensasocialista,ha “opinión deprotesta” se va confinandoen los semanarios. No puedenfundar ya periódicoslos apóstoles.

El Directorio de la Prensa, de Ayer, muestraque,en 1916 —debido a la guerra— hay 300 unidadesmenosqueen 1914, en materiade semanariosy revistasquincena.les. Duranteel 1917,murieron 76 diarios. Por la carestíadel papel y del trabajo, muchosperiódicosde Chicago, dePittsburgh,Buffalo y Philadelphiase han tenido quesalvaralzandolos precios.

Por la otra parte,la WesternNewspaperUnion va ab-sorbiendoa la American PressAssociatiop. Aquéllaproveeactualmentede materialacercade 14,000periódicos,lo cualrepresentaun género peligrosode monopolio. Así, ciertoartículoelogiosoparaun hombrepúblicoha salido al mismotiempo en 7,000periódicos,clientestodosde la Association.

En el campo de la adquisiciónde noticias también seanunciaunabaja de la competencia.Eh InternationalNewsService,de Hearst,ha sido excluídoen Inglaterray sus co-lonias, Franciae Italia; y las cortesamericanashansenten-ciadocontraesta instituciónen el pleito por robo de noticiasque le ha promovido ha AssociatedPress. Las noticias deéstaproceden,por unaparte,de sus propios agentes;perotambiénde agenciasextranjeras:Reuter,Hayas,en Francia;Wolf, en Alemania, y otras, incluso la oficial rusa. Éstas,o son francamenteoficiales, o trabajancon intervencióndelos gobiernos,que a veces las hacenservir para sus fines,falseandolas informaciones.* Por esoWalter Wilhiams, de

* Algo elemental la presentacién del problema. Diremos m~sbien que

357

Page 357: Alfonso Reyes. Obras Completas V

haEscuelade Periodistasde la ciudadde Missouri,dice que,despuésde la guerra,va a ser necesarioacabarcon estasagencias,siempreocupadasen tejery destejerla marañadelos odios internacionales. Hace falta, para despuésde laguerra,unaPrensalibre, como un mar libre.

Dice el Times, de Londres,que,despuésde ha guerra,tendráque operarse,en cadanación y en mayor o menorgrado,unacierta reorganizaciónsocial. Entoncesestallarála crisis de la Prensaen los EstadosUnidos. El actual Con-gresole es hostil: ha tratadode gravarlacontaxativasdirec-tas,laha amordazadopormedio de la censura.Perolo peores el cismaque empiezaa producirseentre la opinión po-pular y los monopoliosde ha Prensa. La oposicióna la gue-rra —que también tenía sus tropas—no halló ‘voz en laPrensa,y estesentimientoha recrudecidoel divorcio laten-te. Eh problemaparala Prensaamericana,segúnesto,con-sistiría en depurarsus métodosy criteriosparavolver a ga-nar ha confianzadel pÚblico. Entretanto,ha pocaresistenciaeconómicaconducea las consolidaciones,y no sesabecuálpodrá serel término de semejanteevolución.

2. UN PUNTO DE VISTA INGLÉS POR 1918

Hemosvisto cómo GarrisonVihlard lamentalos efectosque la tendenciaal monopolioeconómicoproduceen el te-rreno periodístico; cómo da cuentade ha desaparicióncre-cientey ya inquietantede algunosperiódicosnorteamerica-nos, de suabsorcióno consohidaciónen grandesempresasyde has consiguientesmutilacionesde la libertad de opiniónquetodoello significaen último zesultado. Eh fenómenore-conoce,por unaparte, razonesde orden económico,y porotra, segúnél cree, razonesde costumbrepública (tal vezunaforma de economíapsicológicao pereza,granmotor enlas sociedades),pueslo máscurioso es que tanto el anun-ciantecomoel lector parecenestarde partedel monopolio.Concretamosestasquejasen estafórmula: yano puedenfun-dar periódicoslos apóstoles. Concretamosestos anhelosen

agenciasy gobiernos estánmanejados por grupos económicos de que ambosdependen.—1937.

358

Page 358: Alfonso Reyes. Obras Completas V

estafórmula: paradespuésde la guerra,mar libre y pren-sa libre.

Mientras tanto, en Inglaterra, se ocupa de discutir lamisma cuestión—aunquecon cierto optimismo o esperan-za—nadamenosqueHilaire Belloc, en una seriede artícu-los publicadosen Tite New Age

Su propósitoes examinarlos malesproducidospor hamodernaPrensacapitalista,del tipo quellamaremosoficial;exponerlos mediosde que se vale paraviciar o defraudarla opinión, y proponerlas correccionesposiblesy remedioscontraestos daños,medianteel desarrollo—en queBelloccreefirmemente—de los órganosindependientes,hoy débi-les y sometidosaun boicoteoconstante.La mayor partedesus discusionesse refieren a un estadode cosasque en elmundohispánicono nos es familiar (entrenosotros,eh maltoma otra carácter) y que puedeconsiderarsecomo la en-fermedadcrónicade Francia,de Inglaterra,de los EstadosUnidos. Peromucho de lo que él dice puedeaphicársenosy va corriendoriesgode sercadadía másaplicablea nues-tro caso.

Trátase, en resumen,de la lucha entre la “cantidad”manejadacon fines mercantiles(Prensaoficial) y la “cali-dad” (Prensalibre), cuyos esfuerzostienden ah restableci-miento de hasverdadesfalseadasu omitidaspor los grandesperiódicos. Claro es que,en cuantoa informacióny Opinio-nes,un periódico—por muy comprometidoqueestécon de-terminadosintereses—no puedeengañara sus lectores deun modo absoluto,ni dejar de abordarciertos problemas.Perohastacierto grado, grandesdañospuedehaceren estesentido. Y todo dependede estegrado, de estematiz. Porlo que la Prensaoficial ha llegado al prodigio en el estilode la vaguedady el circunloquio. La experienciade Belloces,por lo demás,grandeen estascuestiones.Él mismo hadirigido durantealgún tiempo un periódicolibre, el Eye-Witness,al que luego ha venido a sucedereh New-Witness,despuésdirigido por Chesterton.Éste y Tite New Age sonlos dos ejemplosmás característicosde esta nueva PrensacuyodesarrolloesperaBelloc, consecuenciade unatransfor-

359

Page 359: Alfonso Reyes. Obras Completas V

macióndel sentimientopúblico quecree ver apuntarya portodaspartes.

La Prensalibre ha aparecidopor tresmotivos principa.les: primero, la propaganda(religiosa,socialista, naciona-lista); segundo,la reaccióncontra la ocultaciónde la ver-dad,y tercero,la indignaciónante la irresponsabilidaddelpoder,irresponsabilidadcreadapor ha Prensaoficial. Así,por definición, ha Prensalibre padecehastahoy cuatro ma-les principales:primero, el ir contra la corriente,contra loshábitosmentalesdel público y contra los poderesya organi.zados;segundo,el que los periódicoslibres seanhastahoyproductosde reaccionesparticularesmáso menosfanáticas,puesno existeel órgano generalde opinión libre. Parasa-ber lo que pasaen Francia,mejor que leer Le Matin o LeTemps,hayque leer la Prensalibre: L’Humanité,La GuerreSociale,L’Action Française,La LibreParole, etc.; perohayque leerlatoday sacarpor la propiacuentaunamedia pro-porcional. Por ejemplo,si se creequeCharlesMaurrashacebien cuandodelatala ilegalidadde la SupremaCorte de laRepúblicaah cerrarel asuntoDreyfus, no por ello se tienequecreerquenunca se hubieraincurrido en lo mismo bajouna monarquíapersonal.Tercero,la Prensalibre es pobre;los anunciantesha boicotean,y ya se sabeque,hoy por hoy,el anunciopermitevenderel periódico a menosde lo quevale; y los lectoresde la Prensalibre, aunqueselectos,sonescasos.Casi no tiene esta Prensamásque una compensa-ción: los mejoresescritoresescribenpara ella a preciosre-ducidosy aungratuitamente,porqueclaroes quesimpatizancon ella. Cuartay última deficiencia: la Prensalibre apa-rece hoy muy raquítica de información, debido también asu pobreza. A estasrazonesgenerales,añádaseunade ca-ráctermáspropiamentelocal: la persecuciónejercidaa tra-vés de los abogadospolíticos.

Con todo, Belloc abriga esperanzas.Susesperanzasnosonenteramenteespiritualeso místicas;no sólo le mueve aesperarsu fe en laverdad,en que las revolucionesprocedende arribahacia abajo,en la excelenciaintelectualo en cier-ta medicaciónnatural (vis medicatrixnaturae) máso menosaceptable.No: él tieneesperanzas,porqueadviertecómo se

360

Page 360: Alfonso Reyes. Obras Completas V

propaganya, quierasqueno, las opinionesy aun las fórmu-las mentalescreadaspor la Prensalibre, las cualesempie-zan ya a invadir, máso menosdisimuladamente,las colum-nasde ha otra Prensa.

Nosotros—concluye orgullosamente—,los que hoy traba-jamos en silencio, somos los herederosde los que construye.ron la grandezapolítica de Inglaterrasobre el fundamentodela discusión libre y de la prosa que ella engendra. Nos co-rrespondea nosotrosla únicamanerasólida y permanentedelpoder público, que es el don de gobernar mediantela solapersuasión.

Cuantoa estacontaminaciónque ejercela Prensalibresobrela otra, podríacitarseel epigramade Clemenceau:

—~Paraqué—le preguntaron—funda ustedL’HommeLibre?

Y contestó:—ParaqueLe Tempsderiveun pocohaciala izquierda.Trátasede un arrastretotal, de una íntegra traslación

del espaciodentro del tiempo. La estrategiamás socorridade los partidosde cierta bandaconsiste,desdehacetiempo,en ir adoptandogradualmentelos programasmínimosde laotra banda. Lo cual es digno de ‘meditación paralos políti-cos que no quieranentenderal revésel sentidode nuestraépoca.

361

Page 361: Alfonso Reyes. Obras Completas V

VII. PÁGINAS COMPLEMENTARIAS ESCRITASAÑOSMÁS TARDE

1. GENERALIDADES

EL MIEDO a los “movimientos subversivos”es característicode las grandestransformacionessociales,ya seaqueunacla-se pretendallegar ah puesto dirigente ocupado por otraclase, ya sea que pretendahacer tabla rasay nivelar unasociedadsin clases.En nuestraépocasonfrecuenteslas que-jas contrala autoridadpúblicaqueconfundetodomovimien-to de censurau oposiciónconun intento“disolvente”. Y yacierto célebremanifiesto de 1848 se abría con estaspala-bras: “ADónde estáel partido de oposiciónque no hayasidodeclaradocomunistapor sus adversariosen el poder?” Node otro modo losoficialesdel antiguoimperio español,en haNuevaEspaña,confundíancon eh nombrede “afrancesado”aMiguel Hidalgo,padrede la independenciamexicana. Laexageración,ha falta de tamiz paralas ideas,lleganpor ahíaextremosgrotescos.Sesabede agentesde la policía que,en ciertos países,tomannota, en su libreta de sospechosos,de todo el quehablede “pacifismo” o de “solidaridadhu-mana”,porque,segúnparece,en el fondo de estosconceptosestáagazapadoeh monstruohorrendode las subversionesso-ciales.

En un clima así pervertido —que trasciendenatural-mentehastael periodismoal poner de modaalgunosexcesosde la “censura”—, la economíaobra tambiénsus habitua-les reacciones.Y así como en el orden del comercioy laindustriael caosde la libre competenciaconduceah deplora-ble remediodelosmonopolios(cuyaconsecuenciaes siempreha restriccióndel rendimiento,en servicio de unoscuantosyparamal de casi todos),así también,ante las exigenciasdeltiempo,o se acentúanhasconsolidaciones—declaradaso se-cretas—,de que se quejabaGarrisonVillard, o se usa,porahorrode esfuerzo,de un sistemauniforme y cadavez más

362

Page 362: Alfonso Reyes. Obras Completas V

desarrolladoparaalimentar,parallenar los periódicos.Estoequivalea un monopolio,si no de los periódicos,sí de lamateriaprima queellos sirvenal público.

Si anteseste monopolio era de noticias —órganoespe-cial para~unafunción diferenciada,que no ha dejado designificarun progreso—,despuésse ha llegadoaha empresade artículos.

El monopolio de noticias conteníaya un peligro en sí,porque¿dóndeestála fronteraentreunaopinióny unano-ticia? ¿Y quién puedesaberhastaquépunto el efecto deuna noticia se altera con el modo de darla? Recuérdese,comoejemplo ilustre,el célebretelegramade Ems, anodinoen suorigen,y que, retocadolevementecon el lápiz azul deBismarck,produjo la guerrafrancoprusiana.Y recuérdese,muchomáscercade nosotros,el casobienconocidode paísesque,por haberselanzadoa reformascontrariasaciertos in-teresestrabadoscon los de tales monopolios,se han vistQcercadosporunaverdaderacampañade descréditouniversal.Bastaparaello con que las agenciasde noticias seleccionencuidadosamentelos telegramassobreel paísen cuestión,for-mandosobreél verdaderasantologíasde catástrofes,dondese insiste en todaslas sombrasdel cuadro,prescindiendodesusluces y claridades. Quien esto escribehizo hace años,antelos representantesde una docenade diarios de París,unaexperienciailustrativa: redactóun supuestomensajeso-bre has actualidadesde Francia,fundadotodoen los mismosdiariosa la vista, y escogiendosimplementelos rasgosper-tinentesal caso; y de este supuestomensajeresultó clara-mente,para un lector desprevenido,que Franciase veníaabajoen su agricultura,suindustria,sucomercio,su ahorrobancario, su seguridadsocial y su misma vida doméstica.Puesalgo muy parecidose‘nos ha hechoa nosotros.

Por otra parte, ante la abundanciade las noticias que,pordecirloasí,secompranyahechasen el mercado(queestoson las Agencias),los periódicosse han ido acostumbrandoaamontonarlos telegramasquese les suministran,uno trasotro, sin orden cronológico muchasveces,y dejandoque secomplementeno rectifiquenentresí comoellospuedan,den-tro de la cabezade cadalector. El sacaren limpio un su-

363

Page 363: Alfonso Reyes. Obras Completas V

cesoes,aveces,un acertijo. Y a vecestambién,el traductordel periódicohacede las suyas,como cuandoun diario ma-drileño dio cuentade un tumulto en la secretaríadel Pre-sidenteWilson, porque el secretariodel Presidenteera unMr. Tumulty. En cuantoa los estragosque se hacecon losnombresgeográficos,¿paraquéhablar? ¿Y paraquéhablartambién de las noticias anodinasque todoslos díasnos sir-ven, sobre la riña domésticaentreel cambia-agujasde unaestacióninexistentey su venerableconsorte? Ante este es-pectáculo,no es de extrañarque más de un escritor sueñecon fundar un diario que lleve esteo parecidolema: “Estediario carecede informacióndirectay da todaslas noticiasun día despuésque los demás,pero comprensibles,depura-dasy juzgadas.”

Ahora bien, en cuanto a las empresasde artículos dequehemoshablado,ellas traentambiénsus peligros,singu-larmentepara paísescomo los nuestros,en que los grandespúblicos tienen todavíauna mentalidadcolonial y, trastro-cando la frasehecha,prefieren todavía ser cola de león asercabezade ratón. Estasempresasestablecenuna inicuacompetenciacontra los escritoresindígenas. Mientrascual-quiera de nosotros pide de cincuentaa cien pesospor unartículo, la gran empresaextranjeraproporciona,mediantesu sistema de distribución plural, un artículo de BernardShawo de GughielmoFerreropor cincoo diez pesos. Y lopropio acontececon las cubiertaspara las revistasihustra.das,conla agravantede que no cualquierade nosotrospue-de escribirun artículo que compitacon los de las grandesfirmas europeas,mientrasque tenemosartistasa montonescapacesde preséntarcubiertasmejoresquelos cromos,ado-cenadosy anónimoso dignos de serlo, queaparecenen cier-tos semanariosparafamilias.

Hay, además,otras fuerzasque contrarrestanel impul-so hacia la Prensalibre, tal como la define, concibey, encierto modo, la practicaHilaire Behloc. La principal de es-tas fuerzasnace del camino mismo que,ha tomado el des-arrollo de la política. Vivimos en tiemposde invasorapolí-tica, al punto que Ortegay Gassetescribíaun día —másomenos—quehastaeh astrónomo,al medir la paralajede un

364

Page 364: Alfonso Reyes. Obras Completas V

astro,lleva asucálculoun subrepticiointeréselectoral. Estainvasiónde la política, como todoslos caracteresesencialesde unaépoca,obedeceaunanecesidady distamuchode seruna simple locura, auncuandoproduzcacasosde injustifi-cabledesvío. Puesbien, la políticatrabajamediantebandosy partidos. Quien no se embandera,difícilmente es escu-chado. Y ni es lo generalni lo deseableque haya tantosbandoso partidoscomoposiblesgruposde redactoresde pe-riódicos. De dondemana,sobreel periodismo,otra corrien-te niveladora.

2. ORÍGENES DEL PERIODISMO ESPAÑOL

La breve reseñasobreeh periodismo en lengua inglesaque hemostrazadoantesnos ha llevado, como lo ofrecimosal principio, hastael examende algunosproblemaspalpi-tantes. Trazarunareseñasemejantesobreel periodismodeotras lenguaso de otros paísesno entraen nuestropropósi-to. El ejemplo que hemosescogidopuede servirnos paraimaginar, como si la viéramospor transparencia,la evolu-ción del periodismoen otros lugares. Con todo, bienpode-mos, antesde seguiradelante,hacerun alto en el caminoy, a manerade esparcimiento,consagrarunos minutos a!casode nuestralengua, que es eh quede cercanos interesa.

Las leyes de Alfonso eh Sabio contra los propaladoresde falsasnuevas—quehacenpensaren hasmedidasdel go-bierno brasileñocontralos boatoscuandola última revolu-ción pauhistade 1932— muestranque desde el siglo XIII

quería ya nacerunamanerade periodismo. Los descubri-mientosdel siglo XVI, al aumentarla curiosidadpública, fa-cilitan eh nacimientode esta nuevainstitución social. Lascartasde Colóny las de AméricoVespucioestánen los orí-genes del periodismo. La consecuentemultiplicación detransaccionescomercialesvienea fomentarlo. Plazassitua-dascomoVenecia,en eh crucede los mercados,congregabanunacohortede verdaderosagregadoscomercialesquederra-mabandesdeallí susinformaciones.En los siglosXVI y XVII,

fuera de los casosde guerrasciviles, hechosde la CasaRealo grandescatástrofescomo los terremotos,las noticias más

365

Page 365: Alfonso Reyes. Obras Completas V

biense refierenal extranjero. Con frecuenciaaparecen“Re-laciones”en verso,semejantesa lasquemástardelos come-diógrafosintercalanen sus piezasteatrales;puesya se sabequela ComediaEspañoladesempeñótambién,de paso,unafunciónen cierta maneraperiodística,comentandolas actua-lidades del día con una oportunidadquese explica por larapidezcon quehasobrasse escribíany representaban,parasatisfacera la enormedemanda.

Las másviejas “Relaciones” hastahoy encontradasda-tan del siglo XV. Desdeel siglo XVI en adelante,aparecenya en abundanciaesas“Relaciones”,“Cartas”, “Copias”, y“Avisos” que se presentancomo hojas “extra” en ocasiónde grandesacontecimientos.Pero hay también otras hojasquetiendena la seriey a ha regularidad,publicadaspor unsolo impresor,y de las que,propiamente,ha de nacerel pe-riodismo. Más tarde, vendránlas publicacionesde ciertosinstitutos o sociedadesde cultura, los periódicosliterarioscomolos quehallamosen la Inglaterrade los ensayistas;yfinalmente,pequeñasrevistasmisceláneasde ciencia,literatu-ra y noticiasvarias. Italia y Españasonlos paísesen queehperiodismoembrionariofue másactivoduranteeh siglo XVI.

En el xvii, domina Holanda, luego Francia,y al siguientesiglo sobresaleInglaterra. Aún no se ha determinadola in-fluencia de Españaen ha literatura periodísticade los si-glos XVII y xviii, peroesbien perceptiblela acciónde Que-vedo y sus Sueñoshastaen los ensayosde Addison. Elperiodista inglés h’Estrange tradujo los Sueñosal inglés.Otros descubrenciertasinfluenciasde Guevaraen el Tatiery eh Spectator. Estosperiódicosingleses’devolverán,a suvez, el servicio recibido, inspirandoa los periódicosespaño-les del siglo XVIII. En España,como en todas partes,sonfactoresdeterminantesen eh desarrollodel periodismola in-venciónde la imprenta,la creaciónde academiasque vanapoderándosedel lugar antesocupadopor las universidades—las cualessehanrestringidopoco apoco a su merafun-ción educativay preparatoria—,el desarrollodel enciclope-dismo del siglo XVIII y el desarrollodel correo. Hubo unmomentoen que los correos mismos desempeñaronciertafunción de reporterosorales.

366

Page 366: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Acaso existen en Francia algunas verdaderasgacetasquemadrugancon el siglo xvii, pero, en todocaso,es cier-to queexistía desde antesla Gazzettadi Veneziay que seleía muchoen España,paraaveriguarnoticias sobreel tur-co, comodecíaCervantes(El viaje del Parnaso,1613). Estagaceta,que duró hasta1848, era traduciday reimpresaenEspaña,cosaque se hacíaen todaslas capitalesde Europacon las hojas de noticias. La primer gacetamadrileñaquese conoce es de 1621. Unos veinte años más tarde se en-cuentrangacetas—traduccionestal vez— en Sevilla, Lisboa,Barcelona. En 1661 se funda la célebreGacetade Madridqueaúncontinúahastanuestrosdíasen forma de periódicooficial. En el siglo xviii y partedel xix, estagacetase abrecon cierta generosidada las informacionesliterarias. La“Relación” se refiereaun solo acontecimiento.La “Gaceta”esuna colección.

3. EL PERIODISMO LITERARIO ESPAÑOL EN EL SIGLO XVIII

Aunqueel periódicoy la revista literaria hayannacidojuntos,éstacobrasucarácterdistintivo conel “academismo”del siglo XVIII, a excepciónde algunosantecedentesextran-jeros tan precocesy tan ilustrescomoel Journal desSavantsy Tite PhilosophicalTransactions,quedatande 1665.

El primer producto de estetipo en nuestralenguaes elDiario de los Literatos de España (1737-1742),célebreporlas sátirasde JorgePitillas, quese publicabatrimestralmen-te y eraconfeccionadopor treseclesiásticos:Franciscode laHuerta,Martínez Sahafrancay Leopoldo Puig. Su materiaes la reseñade publicaciones,la campañadel buengustocontralos excesosdel gongorismoy de la ComediaEspañoladel siglo de oro, el neoclasicismo,etc., procurandoen la dis-cusiónesetono imparcialqueeracaracterísticoen los mode-los europeosdel género. Aquí se libraron grandesbatallassobreel Diccionario de ha Academia,sobreel Teatroespa-ñol (que sólo apareceráreformado,en los últimos diez añosdel siglo, con las comediasde Moratín),sobrelos Orígenesde la Lenguade Mayans,ha Poética de Luzán, etc., etc.

Por iguales derroteroscaminanel Mem.orial Literario,

367

Page 367: Alfonso Reyes. Obras Completas V

(1786) o La Espigadera(1790) y otros, todosmáso menosinfluídos por el Spectator,aunquepor desgraciatodosellosdespidenuna atmósferade aburrimiento, monotoníay su-perficialidad innegables.

Eh máspopularllegó aserEl Pensador(1762-1767)deJoséClavijo y Fajardo,bajoel seudónimode JosephAlvarezy Valladares,quede semanariose convirtió en quincenalycuya influenciaen la Américahispanaestá reveladapor eltítulo queadoptóelmexicanoJoaquínFernándezde Lizardi,El PensadorMexicano. La sátirasocialde Clavijo teníaporlo menosla virtud de alzar verdugones.Comolos demás,seaplica con frecuenciaa los malos hábitosquese habíandes-lizado en las representacionesteatrales,entre los actoresyentreel púbhico Menos acerbo que el Censor —eh cualaparecemuyinfluído por los enciclopedistasfrancesesy des-cubresimpatíassocialesfrancamenterevolucionarias—,másinclinado al tono del Spectator(al que en su ensayosobrelas “tertulias” casi traduceliteralmente),el Pensadorlogra,entreotrascosas,la definitiva prohibición de los Autos Sa-cramentales(1765), cuya representaciónhabíallegado a li-bertadesverdaderamenteprofanas,no pudiendoya divertiral siglo en su vieja y cando~osapureza.

Pero no puedenegarsea los editoresdel Censor (1781-1786) un espíritu de preocupacionesmás modernas,comocuandoestudianla decadenciade Españapor la absorcióndel oro de Américasin el correspondientedesarrollodel tra.bajoy la industria,o cuandoexaminana la luz de la econo-mía los efectos de la expulsiónde la castatrabajadorademoros. El Censorfue suprimidopor susideasreformadoras.

Otro de los tópicosquealimentaronestashojasliterariases la discusióndel aporte hispánicoa la cultura universal,lo que ya pareceanunciarla polémicadel joven Menéndezy Pelayoen pleno siglo xix, cuya obra sobreLa ciencia es-pañola vino a serel arranquede su vastay portentosare-construcciónhistórica.

El tipo misceláneodel Gentlernan’s Magazine (1731-1907)y del JournalEncyclopédiquede Bélgica(1756-1793)tienesu representanteen el Memorial Literario Instructivo ‘yCurioso de la Corte de Madrid (1784.1808,con intermiten-

368

Page 368: Alfonso Reyes. Obras Completas V

ciasy épocasmuy diferentesy contrastadas),dondese pro-longa la inacabablecontroversiasobreel teatro,las “unida-des”seudoclásicas,la querehiadel vulgo y los científicos,laabominacióndel siglo de oro, exuberantey genial, que portodos lados les parecíadespeinadoa aquellospobrespelu-querosdel gusto.

El Gabinetede LecturaEspañola (1787-1793)y el Se~/manarioErudito de Valladares(1787-1791) tienenya pro-pósitosfrancamentedidácticosy de popularizacióncultural.El primero de ellos publica dos Novelas ejemplares, deCervantes:Rinconetey Cortadillo y El celoso extremeño.

Juntoaestaspublicacionesliterarias,el periodismopro-piamentetal arriesgasus primerosvuelos:el Diario deMa-drid fue fundadoen 1758 y, cambiandode título, llega hastanuestrosdíasconcarácterde publicaciónoficial. Los litera-tos de la épocalo considerancon desdénporque se ocupade cosashumildesy aunde noticiascaseras.Así, El Censordice: “. - - nos da partede las pérdidasy hallazgos,de lascosasvenales,de las criadasy criadosde servicioquebus-can casa,y de las casasquebuscancriados”.

4. EL PERIODISMO DE LA ESPAÑA ROMÁNTICA

El Diario de las Musas (1790-1791)puedeconsiderar-secomo tipo de transiciónentre la era académicaque aca-bamosde reseñary ha era romántica con que se abre ehsiglo XIX. Se inspira en el Almanach des Muses (1765.1833); revela la influencia de Cadalso;es neoclásicoporsu apegoa las reglasy es prerrománticopor la sensibilidadquelo inspira,“sensibilidad” en el sentidoya “rousseaunia-no” de la palabra. Emprendeel elogio de la ternura,seextasíaante la naturaleza,prefierela poesíalírica a la des-criptiva, el drama a la comedia,el patetismoal costum-brismo, y se le sienteinvadido ya como por una vibraciónmusical. Tambiénen la segundaépocadel Memorial Litera-rio (1793-1797)se advierteya la sacudidade Ossián. LasVariedadesde Ciencias,Literatura y Artes (1803-1805)ini-cian el periodismoliterario romántico.

Pero se nota ya ha bifurcaciónentreel verdaderope-

369

Page 369: Alfonso Reyes. Obras Completas V

riodismo y has hojas literarias. Eh estudiode las revistasliterariascaefuerade nuestroasunto. El periodismode “ac-tualidades”—que aparecedesdelos orígenes—sufre du-rante la era literaria o dieciochistaun pequeñoeclipse; omásbien corre transitoriamentecomo río subterráneo,dan.do tiempo a quelas cosasmaduren,pararesurgir con todasufuerzaen el sigloxix. No vamosaseguirsuhistoria. Elperiodismode ahoraestáa la vista. Nos divierten las anéc-dotasdelabuelo;nos interesanlas memoriasdelpadre;peroa nuestrocontemporáneono nos importa tanto pedirle subiografía, como pedirle que nos deje examinardos o tresrasgosde suconducta.

5. EL PRIMER PERIÓDICO PORTEÑO. (PRIMER ARTÍCULO)

El primerperiódicodeBuenosAires esel TelégrafoMer-cantil, Rural, Político-EconómicoeHistoriógrafodel Río dela Plata (1801-1802). Salíados vecespor semana.Se im-primía en el único establecimientocon que contabala ciu-dad: la Imprentade Niños Expósitosque trajo de Córdobaal Plata el Virrey Vértiz. El personalde la imprentase re-ducíaa dosoperarios.

El fundadory director,coronelFranciscoAntonio Cabe-llo y Mesa, primer escritor periódico de Buenos Aires y“filósofo indiferente” comoél se llamaba,sehabíainiciadoen el periodismoen Lima Allí, emuladoporeh ejemplodelos “Filósofosmexicanos”—“los primerosque, en aquellaporción de estevasto Continente,publicaronunaGaceta,unDiario Civil y otro de Historia Natural” *_, fundó y publi-có durantecuatroaños (“y perdí mucho dinero”, asegura)eh Diario Curioso, Erudito, Económicoy Comercial (1790)y cohaboróen el Mercurio Peruano (1791) y el SemanarioCrítico, y ademásfiguró entrelosmiembrosde las Asambleasde Liturgia y Poesíay la Sociedadde Amantes del País,dondese reclutabanlos redactores.

En BuenosAires, creóunaSociedadPatrióticaLiterariay Económica,cuyaprincipal actividadparecehabersido elreclutarcolaboradorespara el TelégrafoMercantil. No era

Parecereferirsea la Gacetade México y a las publicacionesde Alzate.

370

Page 370: Alfonso Reyes. Obras Completas V

la suyaunapluma de primera, no podía medirsecon loslimeñosHipólito Unanueo JoséBaquijanoy Carrillo; peroél, comodecíaJuanMaría Gutiérrez,sabíasacarpartido deltrabajode los demás. ¿Nohemostenido entrenosotroscier-to “maestrode periodistas”paraquienescribirpor sí mismoera tanarduaempresaque,comoel rústicodel cuento,antesde tomarha pluma se escupíalas manos?Puesno, Cabelloy Mesano llegabaa tanto,ni conmucho; y, al menos,inau-guró el periodismoplatensey allanóel caminoa los demás.Era escritor medianejo,y eso es todo; pero no padecíadeaquellaincapacidadpsicológicaparaescribirque “Colette”(Mis aprendizajes)ha analizadoterrible y magistralmenteen suprimer marido Willy, gran empresarioy organizadorde manuscritosajenos.

Entre los redactoresde aquelperiódico, figuran Domin-go de Azcuénaga(D. D. D. A.), JoséJoaquínde Araujo(“El Patriciode BuenosAires”), Félix Casamayor,Luis JoséChorroarain,JuanJoséCastelli,PedroAndrésGarcía,Juliánde Leyva, Juan M. Lavardén, Carlos JoséMontero, FrayJulián Perdriel, PedroAntonio Cerviño, Manuel Medrano,y aun Manuel Behgrano—el héroe de la Independencia—,el Deán Gregorio Funes (“Patricio Salliano”) y Eugeniodel Pertillo (“Enio Tulhio Grope”). Desde Cochabamba,solía enviar colaboracionesel botánicoTadeoHaenke,quevino al paísen la expediciónde Malaspina. El corresponsalen MontevideoeraJoséPregode Ohiver A veces,el direc-tor mismo firmaba sus pobresversoscon el anagramain-completo: “Narciso Feliobio Cantón”. Los lectoresde nues-tro Diario de México y los que han estudiadonuestrayaclásicaAntologíadel Centenariosabenalgo sobreestaplagade los anagramasy pseudónimosen el periodismo de laépoca.

Cuandola ocupación inglesa en Buenos Aires (1806),Cabello y Mesatuvo contactoscon Beresford,y en Monte-videocontribuíaaha parteespañolade TheSouthernStar, encompañíadel cochabambinoManuel AnicetoPadilla; al me-nos, ambostraducíandel inglés los artículosde Bradford.De regresoaEspaña,murió ajusticiadopor susideasrevolu-cionarias,trasTa primera restauraciónde FernandoVII.

371

Page 371: Alfonso Reyes. Obras Completas V

El TelégrafocirculabaentreBuenosAires y otrasdieci-siete poblaciones.Desdeel “Análisis” o programaque,conla lista de unoscientocincuentasuscriptoresde BuenosAiresy unos cien forasteros,aparecefirmado el 14 de febrerode 1801,se notaen Cabelloy Mesael empeñode emularalos argentinosconel ejemplode los mexicanosy los limeños.En materiade papelesperiódicos,dice eh Regentede la RealAudienciaBenito de la Mata Linares,“México ha tenido sutiempofeliz paramantenertres; Lima imprimía otros tres”.Y Cabelloañade:“Pero BuenosAires, Montevideo,Córdo-ba, Santacruz,Potosí,Charcas,Paraguay,La Paz,Tucumány otrasmuchasciudadesy villas de esta jurisdiccióncosta-nera¿no tienencentenaresde hombresde profundaerudi-ción? - . - Ni sólo en España,México y Lima se conocenta-lentosquepuedanilustrar a supatria”. Y en eh n9 1, del 10de abril de 1801 (donde pareceinsinuar que eh CabildoSecularde México, ignoroen quéocasión,ha desconocidoehmérito literario de los platenses),leemos: “Empiecea sen-tirseya en las ProvinciasArgentinasaquellagran metamor-fosis que a las de México y Lima elevó a par de las máscultas,ricase industriosasde la iluminadaEuropa”.

Son muy característicaslas notascon que acompañalaodaAl Paraná,de Lavardén Véasehastaquépunto le do-mina la preocupacióneconómica:“Hay en el Paranámul-titud de conchasque fácilmente se descascaran;muestranun bruñido nácarquepuedeserun ramo de industria. Losparaguayoslas empleanen embutidos.” Y luegonota ha fal-ta de la habitual crecientedel Paranádurantecinco años(1795-1800),causade seriosperjuicios parael comercioyla ganadería;recuerdalas pequeñasperlas que se encuen-tran en las márgenesde la lagunaApuper;aludea las fuen-tes del Paranáen las minas de oro brasileñas;menciona—siempreal márgende la célebreoda— los hipocamposde la costa patagónica,diminutos caballospara el mitoló-gico carro de Neptuno;y ante el apóstrofeal río para queseextienda

Dando socorrosa sedientoscampos,

exclama:“La SociedadEconómicatengapor objeto, aunque

372

Page 372: Alfonso Reyes. Obras Completas V

sea único, indagarel nivel de los terrenos,paraproporcio-nar el regadíoanuestroscampos,cuestelo quecueste;si nopuedeserpor ahora,de aquía dossiglos”. Y, a propósitode las “naos de incorruptibleleño”, de quehablaeh poeta,el anotadornos informasobreel tortuoso“tarane”, queaca-ba de probarseparahasconstruccionescurvas,“maderamuydura,tenazdel clavo,muy ligera y queno arde”.

Despuésaconsejacerrar a las arenasla entradade lospuertosfluviales. Y, en fin, revelaen todo aquellainspira.ciónmezcladade agriculturay poesía,muy virgihianay muydel siglo XVIII, de quemástardedaráun ejemplocentrallaconocida“Zona Tórrida” de Andrés Bello.

BuenosAires, ~ioviembrede 1937.

6. EL PRIMER PERIÓDiCO PORTEÑO. (SEGUNDO ARTÍCULO)

En El Nacional del 6 de febrero del año en curso, hedado una ligera idea sobre “eh primer periódico porteño”(TelégrafoMercantil, Rural, Político-EconómicoeHistorió-grafo del Río de la Plata), cuyos cincovolúmenesabarcanen total desdeel 1°de abril de 1801 hastael 17 de octubrede 1802; y he trazadounarápidabiografíade su fundadory director,eh coronelFranciscoAntonio Cabelloy Mesa. Enestesegundoartículome propongovolver sobrealgunaspar-ticularidadesde aquellapequeñaenciclopediabisemanal,que lo mismo seocupabaen filosofía, literatura, artes,co-mercio e industria,queen facilitar al público “la venta ycompra,el alquiler y el traspaso,eh hallazgode susespeciesperdidasy robadas,las nodrizasque lactena sushijos y lacolocaciónde tantosvagantes,etc.”

Hoy que andamosa vueltas con la famosa“depuraciónracista” —harto conocidaya en la historia hispánicacon ehnombrede “limpieza de sangre”y quedábamosya por no-ción completamenteliquidada y quehabíacerradosu cicloen la filosofía política—, es curioso notar queel fundadordel Telégrafo,al establecerlas basesde la SociedadPatrió-tica Literaria y Económicadel Río de la Plata, quehabíade servir comoun cuerpode redacciónde superiódico, de-clarabasu propósitode que

373

Page 373: Alfonso Reyes. Obras Completas V

todos los que entren en estaSociedadhan de ser españolesnacidosen estos Reinoso en los de España,cristianosviejosy limpios de todamalaraza; puesno se ha de poder admitiren ella ningún extranjero,negro,mulato,chino, zambo,cuar-terón o mestizo, ni aquelque haya sido reconciliado por eldelito de la herejíay apostasía,ni los hijos ni nietosde que-madosy condenadospordicho delito hastala segundagenera-ción por limes masculina,y hasta la primera por línea fe-menina.

Extremostodosa quequizálo obligabaeh credo oficialbajo cuyo amparose ponía el periódico,y que en nuestrotiempo vemos repetidostodoslos días, a vecesal pie de laletra y a vecessustituyendocualquiersupersticiónde ayerpor otra u otrasmásen boga Aquellosestatutos,por lo de-más, se inspirabanen los de ciertassociedadesespañolasafines, de Vera, Benaventey Medina de Rioseco,y le atra-jeron al editor las indignadasprotestasde un tal BertoldoClak, queconsiderabalas cortapisasnacionalistasy racistascomoun ascode la ley natural.

EntreJasdisertacionesmáso menosvagasy las odas ahrío Paraná(Lavardén,Pregode Ohiver, Manuel Medrano),las noticiassobreel comercio—preciosasparael historiadorde la economía—,movimientosde barcos,condicionesdelpuerto de Montevideoy sus ventajaso desventajascon res-pecto a la ensenadade Barragán,etc., el instinto literariose saciacomo sin querer con las solas listas de objetos yartículosdel tráfico: cuerosah pelo, cobrey estañoen ha.rras, puntas de asta,lana de vicuña, cascarilla, cacao deGuayaquil,quintos de añil, plumerosde avestruz,chinchi-llas, lobo marino,nutrias,cisnes,zorrillos, guanacos,tigres,zurronesde canchahagua,raíces,culen,plata y oro, chapasen pasta,marquetasde sebo,cal de Gualeguay,cenizaparajabón, algarrobo,etc. Los atisbossobreel posibledesarro-llo del mercadode carnes,queaparecenentreeh panoramamedio técnico y medio retórico de los productosdel Plata,impresionanpor su justeza. La enumeraciónde cuadrúpe-dosy ganados,riquezasnaturales,productosdel suelo y delmar, componenun verdaderocuadro en eh estilo —ya clá-sicoparanosotros—de las Cartas-Relacionesde Cortéscuan-

374

Page 374: Alfonso Reyes. Obras Completas V

do describehas grandezasde Tenochtitlan. Y como, entrelas letrasy las artes,los estilossecorresponden,nos parecever organizarsetodo eseuniversode formasenuno de aque-llos grabadosal gusto de la época,atestadosde sabrosasminucias,y que másquecontemplarsepuededecirseque sedeletreancon unagustosalentitud.

Por supuestoque los productosque el Plata ofrece secorresponden,como unapreguntay una respuesta,con losque envían Europa,Asia, los EstadosUnidos, ya directa-menteo ya por el puerto del Callao, en el Perú,por ser“tan recíprocamenteestrechaslas conexionesmercantilesdeestaplaza (BuenosAires) y la de Lima”: piezas rovales,platillas de Silesia crudas,bretañascontrahechasy entre-anchas,cambrayesde docey medio anas,caserihlosaplati-llados, holandassuperfinas,creasde a varay media,lista-dosalemanes,libretes,estopillasllanas,mantelería,mahonesblancosy anteados,mediasde sedagris y blanca,bramantescrudos, canículasasiáticas,carlanzanes,alepinos, chalonasazulesy encarnadas,anascotes,velillos de gasa,pañosy ba-yetas,franelasy sargas,terciopelos,rasetaso tafetantesdePersia, lonas, papel, jarcia, bombarines,mantas rayadas,sombrerosy hebillas,agujas,espejos,cristaleríay merceríamenuda,machetesde Cataluñacon vainasde cuero, loza deAlemania,clavo, pimienta,canelay crémor tártaro.

Comoel periódicoes artículo nuevo,de cuandoen cuan-do se insiste en las excelenciasde estecómodo y leve me-dio de difundir la cultura generaly los conocimientosdeutilidad inmediata,ya en artículosdel editor, o ya en cartas—realeso hechizas—que le dirigen los suscriptores,decla-rándohonadamenosque

Padrede la Patriae instrumento físico de todanuestrafelici-dad y gloria.. - queva a hacerque se presentenuestraher-mosa,joveny desconocidaAmérica antelos erguidosfilósofosdel, Viejo Mundo, quesela figuranuna morenacautiva,ador-nadasu desnudezcon ricasjoyas paracausaraliciente a losambiciosossultanes-. -

Los papelespúblicos sonla educacióndel que no la tieney la lectura de los que nadaleen.

Graciasa ellos, el rudo patrón del barco inglés llega

375

Page 375: Alfonso Reyes. Obras Completas V

cargadode gacetasy discutiendode comercioy política; elpeluquerofrancésdisertahorasy horassobreguerra,revo-lución y bellas artes;y todo ello no lo han aprendidoenacademias,sino en cafésy tabernas,tiendas,antesalasy aunbasureros,por obray virtud de ha hojavolanteque les acer-ca la noticia curiosa,ha páginadel libro ilustre, la especiecientífica, la peregrinainformaciónsobreel héroeamerica-no, “sea inca, thaxcalteca,quákaro,araucanoo filibustier”.Lo mismo aprendenaquí las gentesde instrucciónque “elmercader,el marinero,eh soldado,el polizón y el proscrito”.

Entre las curiosidadesamericanasque Diego Solanzequerríaver tratadaspor el periódico, se hablade “las pe-trificacionesvoluntariasde la costade Campeche”y delcor-donazo de San Francisco,eemphosde las muchasrarezasque “los filósofos niegancomo exageracionesde viajeros”.

Alternan las discusionesliterarias,de escasovalor gene-ralmente,condiscursossobrelas ventajasde la vacunaanti-variolosa,discursosque, por lo menos,proporcionandatossobreel progresode hasprimerascampañashigiénicas. Seinforma sobrelos “combatesfigurados” o simulacrosnava-les; se explican los malesdel contrabando;se da cuentade las depredacionesde los indios charrúas Lasnoticias deEuropa,dominadaspor el trueno de las campañasnapoleó-nicas,se tomande las gacetaseuropeas,comoera costumbreen nuestraincipienteprensaamericana.Y unaqueotra vez,lo que hoy llamaríamos“el intercambiocultural hispano-americano”aleteatímidamente,como cuandose copian pá-ginas de Clavijero sobre la educaciónentre los antiguosmexicanos(“Leccionesde un padreasuhijo”, Historia anti-gua de México, por el Abate D. FranciscoXavier Clavijero,Cesena,1780, II, hib 7, en los númerosdel 13 de mayoy 18 dejulio de 1801), o aunciertosextractosde la Gacetade Guatenuila (13-VI.1802)-

Pero,en general,las alusionesaMéxico son escasas,pa-sajerasy másbien se refieren al pasado:

Nuestrasarmas,que habíanconseguidotantos laur4esdelos agarenosen Europa,de los Moctezumase Ingasen nues-tro Continente.-. El ilmo Casasdijo quela mortandadde lasviruelashabíaacabadocon los indios; esto podráser verdad

376

Page 376: Alfonso Reyes. Obras Completas V

respectoa los mexicanossolamente,pero no de los indios denuestrascampañas,que en el modo de vivir que observabanteníanel preservativomáseficaz paralas epidemias. Ellosnoformabanrepúblicascomolos deMéxico y el Perú: eranunasgentesquellevabanfácilmenteconsigotodossushaberes,aban-donabanprontolos lugaresdondereinabael contagio,y hastalos enfermosdejabanen manosde la Providencia (“Fortuna-to Títiro”. 26.VIII-1801).

Recogemosal paso una simple alusióna la fechade laconquistade México (12-IX-1801), o ah caminoentreVera-cruzy México en quetrabajabaelvirrey “Branchifort” (Dis-cursohistórico del peruanoHipólito Unanuesobreel cami-no Callao-Lima, 8-XI-1801); la mencióndel agave de laNuevaEspaña,aprovechadapor el Dr. Bahmisen los hospi-tales de Madrid como “remedio detergente,mundificantey fundente” (Dr. T. Haenke, sobre “La agavevivípara”,15.XI-1801);o la menciónde nuestracochinilla del vallede Oaxaca(21-11-1802);algo sobrelas loteríaso “rifas se-manalesde variascantidadesde pesos,de cuyos sobrantesse hace (enMéxico y en Lima) un fondoparaobrasdel bienpúblico” (4.VII-1802); o sobre las ordenanzasy prácticasminerasen la NuevaEspañay el descubrimientode ciertomineral de que los indios “de Guatemalao Yucatán”hicie-ron lanzasparalos españoles.Y aquí,a propósito del des-cuido de la mineríaen aquellaszonasmeridionales,leemosla siguientenoticia:

¡Ah, yo conozco,y aún hoy vive en estacapital [BuenosAires], un alumnodel Colegio de Minería de México, que sinexageraciónes el único profesorque creotiene estaAmérica,y cuya pobrezacausacompasiónal hombre contemplativoeilustrado;pero tan lejos estáeste gran químico de persuadir.se el quehabráquien lo habilite,quele he oído decirmuchasveces que le pareceque todos le miran como a agorero, ocomo a un fatuo que sólo sirve de estorbo en la sociedad(8-VIl-1802).

¿Quiénpuedeser este sabio mal comprendido,alumnode nuestroeximio Colegio?

De repente,con motivo de la inauguraciónde un cursonocturno de pintura, de Josephde Salas,profesorde SanFernando,averiguamos,en una pequeñadisertaciónque el

377

Page 377: Alfonso Reyes. Obras Completas V

periódicose sienteobligadoaconsagraral asunto,quela pin-tura se divide nadamenosque en doce partesprincipales:

A saber:1~al fresco,23 al óleo, 33 al temple,43 bordada,53 cerífica, 6a de aguazo,73 de porcelana,8~embutida,93férrea, 10 figulina, 11~tejida, 12~vítrea. La primera es laque obra con solael aguay los colores,con la virtud atrac-tiva del estuquefrescoquecubrelassuperficiesdondese pin-ta. La segundaes la que pinta en virtud de aceitesdesecan-tes,con unión, firmezay hermosura,sobretodasmaterias.Laterceraes la que pinta, con los colores líquidos, con cola,goma o cosasemejante La cuarta,la que imita a la natura-leza con sedade varios colores,mediantela aguja,sobresu-perficie tejida. La quinta es la que pinta con cerasde varioscolores,uniéndolascon fuego, de suertequeigualanla super-ficie de la tabla. La sextaes la quese hacesobrelienzo blan-co y delgado,humedeciéndolepor el reverso con agua natu-ral, y sin más blancoque el de la superficie. La séptimaesla que pinta esmaltandode blancosobreoro o cobre, usandode coloresvítreosy minerales,uniéndolosy endureciéndoloscon fuego. La octavaesla queimita a la naturalezaembutien-do fragmentosde varias materiascon la debidaunión,segúnconvienea lo que intenta representar.Divídese en metálica,marmóreao lapídea,lignaria y plástica, segúnla calidaddelos fragmentosque se embuten. La novenaes la que, con

aguassecretamentepreparadasy aplicadasal fuego, hace queel hierro imite al oro y la plata. La décimaes la que pintacon coloresmetálicossobrevasijasde barro,perfeccionándo-las al fuego. La undécimaes la que imita a la naturalezatejiendo en la tela lo que pretendeexpresar,con estambre,lino o sedade varios colores,mediantelanzaderao rayo tex-torio. La duodécimaes la que pinta con coloressecretamen-te preparados,usandodel pincel, y endureciéndolosal fuego.(16-IX-1801).

Otravez se alegapor ha creaciónde un teatro de come-dias,queno lo habíaen BuenosAires: “La falta de los tea-tros dice un sabio que es el másfeo y fastidiosoolor quepuede enviar la rudezade los pueblos” (19-IX-1801); yotras,finalmente,aparecendescripcionessobrela viday cos-tumbresde los indígenasen varias regionesapartadasde lacomarca,sin excusarunaminuciosaenumeraciónde los ve-menosqueemplean“paradesagraviarsede algúndesairequepiensanhaberrecibido”.

378

Page 378: Alfonso Reyes. Obras Completas V

El Telégrafoveníamuriéndosede aburrimiento..,y dealgo más. Lo que los eruditos argentinosCarlos CorreaLúna, AugustoS. Mallé y RómuloZabalahancalificado de“los desatinosrimados y las fétidas satirillas del Telégra-fo” habían logrado irritar a la opinión Eh 29 de agostode 1802,anteun llamadoal orden que le hizo el gobierno,Cabello y Mesa ofreció importantesreformasque no llegóacumplir. Y tanciertaveíaya ha ruinade superiódicoque,en eh número extraordinario de septiembrede 1802 conqueda principio a su Y tomo, informa sobrela aparición,el día primero del propio mes,de un nuevoperiódico—ElSemanario de Agricultura, Industria y Comercio,de JuanHipólito Vieytes—,entrepalabrasagridulcesy aplicandoahcaso el Sic vos non vobis,de Virgilio. Cabello y Mesa de-clara que,al menos,aél he habrátocadohabersido “lo queel excitadorrespectode la máquinaeléctrica,queal aproxi-marsehacesaltarlas chispasquenadie podíacreer existen-tesallí en reposo”,y da la bienvenidaah nuevocolegaconla melancolíadel soldadoeméritoquecuelgael escudo.

El 8 de octubrede 1802, tuvo Cabello y Mesala malaidea de publicar un artículo —“Circunstanciasen que sehalla la Provinciade BuenosAires e Islas Malvinas, y modode repararse”—,artículo que luego se ha demostradonosermásqueun plagiode cierto manuscritoanónimode 1779,acaso atribuíble a un don Juan de ha Piedra, ComisarioSuperintendentede las BahíasSin Fondoy SanJulián. Talartículo,que resucitadoen tan arduaocasiónpareceun es-tallido de despechocontraun ambientequeha dejadode serfavorableal editordel Telégrafo,dice cosasde estecalibre:

En resolución,paraalimentarselos holgazanesy paraocul-tarselos que se apartande su legítimo destino,no puedeha-llarseen entrambosmundospaís másproporcionado;y a queseagregaqueel trato dulcede lasporteñas,el agasajoy otrasmuchascircunstanciasque hoy caracterizana esta Capital escausade que se envilezcanlos más europeosque arriban aella. V. G.: llega Pedro,Juan o Francisco,hombresdelincuen-tes,prófugosde sus países,o queen ellos ejercíanoficios vilesy mecánicos,y erandel estado llano que se dice plebeyo,ylo primeroquese encuentranen BuenosAires escon un Dona que no estabanacostumbrados.Hállanse, ademásde esto,

379

Page 379: Alfonso Reyes. Obras Completas V

con la abundanciade caballos paradivertirse y correteardeuna parte a otra siempreque se les antoja... La parte delbello sexo tiene a todo europeouna singular afición, y es tanabundanteque estoy por asegurarque a cada hombrele to’caráuna docena,etc.

Ya se comprendeque estapublicación colmó las medi-das. Mucho esqueel periódico,antela indignacióngeneralescuchadapor la secretaríadel Virreinato, haya podido sa•car todavíaotros tres números,como para no retirarsea ladesbandada.

El Semanario,en tanto,queno era la obra de un medio.cre comoCabello y Mesa,sino de un hombrede verdaderapenetracióny gran sentimientonacional, había comenzadosu carrera.

El Nacional,27 de marzo de 1938.

380

Page 380: Alfonso Reyes. Obras Completas V

INDICE DE NOMBRES

1,

50, 54, 126,

Abdulaziz de Turquía, 304Abdulhamid II, 304, 308s.Abdulmeyid, 178Aberdeen,Lord, 225, 227, 231Abreu, Manuel, 158Action Françwse,L’, 360Acton, John,91Addison, J., 339 ss., 366Al Paraná (Lavardén), 372Alamán, Lucas, 158, 277Alberdi, J. B., 150Alejandro de Bulgaria, 308 s.Alejandro 1 de Rusia, 37 Ss-,

43, 45ss., 51, 53, 62, 65 ss,70, 74 s., 80, 86ss, 97s.,105 u., 115ss.,127, 137, 139ss., 144, 147, 150s., 154s.,l6lss., 166, 175

Alejandro II de Rusia, 231s.,235, 242, 249ss., 268s, 312

Alejandro Hl de Rusia,307ss.,312

Alejandro Magno, 44Alfonso X el Sabio, 365Alfonso XII de España,294Alí, Mameluco de Napoleón

74AH de Yanina, 161, 166Alm.anachdes Muses,369Almonte, Juan N., 279s.Alvarez, Juan, 277Alzate, A., 370Amadeo de Saboya,294Ampudia, Gral., 276Andrassy, Conde de, 301, 303,

305, 312Angulema, Duquede, 164Anstatt, Barón de, 67Antología del Centenario,371Antonelli, Cardenal,213Apodaca,Juande, 159

Araujo, J. J. de, 371Arbouin, Gabriel, 352Archer, T., 332Arista, Mariano, 276s-Aristogitón, 143Arndt, Ernst, 53, 143, 217Arnim, Barón de, 216, 287Artigas, José,150Artois, Conde de,

166, 168ss.Astianacte,36AtI.antic Monzhly, The, 356Augustemburgo,Duquede, 215,

253, 255ss., 261s.Austen,Jane,32Aviraneta e Ibargoyen, E. de.

274Ayer (Directorio de la Prensa),

357Azcuénaga,D. de, 371

Baboeuf,Grachus,172Bacon, F., 339Baden, Gran Duque de, 137Bakounine, M., 204Balbo, César,183Balmis, F. J., 377l3anville, T. de, 333Baquijano y Carrillo, J., 371Barnttt, Simeón,208Barradas,Isidro, 274Baroja, Pío, 274Batthyány, Condede, 206Baudin, C., 275Bazaine, F. A., 289s.Beauharnais,Condede, 38, 41,

46, 93Bebe!, F., 300Becker,N, 186Beethoven,L. van, 44, 70, 236Beicredi, Ministro, 269

381

Page 381: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Belgrano,Manuel, 150, 371Bello, Andrés, 373Belloc, Hilaire, 359s., 364Bem, José,211Benedek, L. A de, 91, 185,

265 s.Benedetti,Embajador,286Bentham,J., 89, 99, 188Bentinck, William, 93 ss, 124Beresford,Mariscal, 152, 371Bergson,H., 17Berkenhead,John,333Bernadotte,38u., 50, 79, 142Berry, Duque de, 147s., 151Bertrand,Mariscal, 74Bertuch,Carl, 71Betteridge,Gabriel, 336Beust, Condede, 269, 301, 312Binder, Barón de, 67Bismarck,24, 29, 44, 100, 229

s., 235, 242sa., 247 u., 252u., 260 si., 273, 283si., 291ss., 295Ss., 305, 307, 309,311 si., 320s., 323, 363

Blanc, Louis, 172, 180, 189,191, 292

Blücher, G., 47, 53, 65, 81 ss~Blum, Roberto, 210, 217s.Boerne,L., 186Bolívar, S., 150, 158, 160Bonaparte,Carolina,94Bonaparte,Francisco,73Bonaparte,José,41, 91 s., 148,

154, 156, 198Bonaparte,Leticia, 57, 73Bonaparte,Luciano,74Bonaparte,Paulina,57, 73Borgia, César,161Boris de Rusia,309Boswell, J., 342Boulanger,1. E., 320s.Bourne, N., 332Bradford, 371Brambilla, 157“Branchifort”, Virrey, 377Brandel, G., 69

Brandenburgo,Conde de, 218Brescia,Arnaldo de, 200Breughel,103Broglie, Duque de, 299, 319Brunswick,Duque de, 164Bruto, 143Buil, John, 189Burghersh,Lord, 79Burke, E., 180Bustamante,A., 275Byron, Lord, 108, 165, 302

Cabello y Mesa, A., 370ss,379s.

Cadalso,J., 369Cambronne,P., 74Campenon,J. B., 320s.CamposOrtiz, P., 8Canning, Jorge, 119, 163si.Canrobert,Mariscal, 232Cantini, 74Capod’Istria, Condede,67, 168Carleton,Dudley, 331Carlomagno,19, 44, 140Carlos deAustria, GranDuque,

114, 124, 135, 139, 143s.Carlos VII de Borbón, 287Carlos de España,Archiduque,

159Carlos III de España,91, 149,

177Carlos IX de Francia, 55CarlosX de Francia(véaseAr-

tois, Condede)Carlos de Hohenzollern-Sigma-

ringen,234Carlos II de Inglaterra,334Carlos de Paula, Infante, 159CarlosXIII de Suecia,39Carlos XIV de Suecia (véase

Bernadotte)CarlosAlberto deCerdeña,156

s., 184, 195, 198s., 201, 213Carlos Federico, el Príncipe

Rojo, 289Carlos Félix de Génova,Du-

que, 156s.

382

Page 382: Alfonso Reyes. Obras Completas V

60,

Carlos Manuel IV de Cerdeña,195

Carlota, Emperatriz,281Carlota de Dinamarca,215Carlyle, T., 189Carnot, Condede, 78, 128Carnot,Sadi, 320, 322Casamayor,F., 371Castelli, J. J., 371Castlereagh,R. 5., 38, 41, 61

ss., 68 s., 79 s., 89s., 93ssS,106, 109, 155, 163

Catalina, Gran Duquesa, 66Catalina II de Rusia, 109s.,

162, 226, 231Cathcart, Lord, 68Caulaincourt,Marqués de, 35,

65, 78Cavour,Condede,29, 195,201,

213, 232, 235, 238u., 242Cayla,Mme. du, 148CelosoExtremeño,El (Cervan-

tes), 369Cen.!or, El, 368s.Cervantes,Miguel de,302, 367,

369Cerviño, P. A., 371Ciencia Española, La (Menén-

dez y Pelayo),368Cincinato, 33Cisneros,Cardenal,12Clak, Bertoldo, 374Clancarty,Lord, 68Claret,Mosén,286Claudel,Paul, 67, 283Clavijero, F. X., 376Clavijo y Fajardo,J., 368Clemenceau,J. B. E., 320s.,

361Cobbett, William, 180Codrington, Almirante, 166s.Coleridge,S. T., 346Colette, 348, 371Colón,Cristóbal, 21, 365Collins, W. W., 336Comercio,El (Lima), 350

Comonfort, Ignacio, 277s.Confesiónde un hijo del siglo,

La (A. de Musset~,34Consalvi, Cardenal,69, 121Constant,B., 80, 147Constantino de Varsovia, Du-

que, 89s., 175, 249Cooke, Edward,68Cooper, Duff, 61Correa Luna, C, 379Cortés, Hernán, 374Couza,Alejandro,234Cristián VIII de Dinamarca,

215Cristián IX de Dinamarca,255

SS.Cristinade España,177, 189s.Criticón, El (B. Gracián),336Cromwell, 0., 333s.Cuevas,Luis G., 342Czartoryski, Príncipe, 67

Chabrol, Condede, 37Chafarik, 203s., 207Chamberlain,John,331Chambord,Condede, 297, 319Chanzy,A., 290Chateaubriand,Vizcondede,37,

98, 147, 183Chaumont,79Chesterton,346, 359Chopin, F., 91Chorroarain,L. J., 371Chranowsky,213Church, Richard, 165

Dahlmann,F., 216Daüy New.,,348, 351Dalberg, Duque de, 38s,

68Dante Alighieri, 200Darmstadt,GranDuquede, 146Darwin, C., 19Daumesnil,Barón de, 171Davis, T. 0., 188Davout, GraL, 78

383

Page 383: Alfonso Reyes. Obras Completas V

De Blowitz, 298, 353De Pradt,Arzobispo,39Deak, F. de, 206, 267, 269Decazes,Duquede, 127, 147Defoe, Daniel, 335 Ss., 347Degollado, Santos,279Delane,J. T., 347s.Delcassé,T., 315Dérouléde,Paul, 321Descartes,R., 17Diario Civil, El, 370Diario Curioso,Erudito,Econó-

mico y Comercial,370Diario deHLstoria Natural, 370Diario de la Marina (La Ha-

bana), 350Diario de Las Musas,El, 369Diario de los Literatos de Es-

paña, 367Diario de Madrid, 369Diario de México, El, 371Díaz Mirón, S., 327Diccionario de la R. A. E., 367Diderot, D., 19Diebitsch, Conde de, 167Dillingham, J., 333Directorio de la Prensa (Ayer),

357Disraeli, B., 303s., 307, 314,

317Doblado,Manuel, 279Dramaturgia de ¡1amburgo

(Lessing),350Dreyfus, 360Drouot,Antonio, 74Droysen,J. G., 187Dundas,A., 226Durando,J., 195, 198

Eckermann,342Edinburgh Review, The, 12EduardoVII deInglaterra,315,

318Einstein,4., 17Emerson,R W., 349Eneas,241Engels, F, 292

Engti,sh Traits (Emerson),349“Enio Tullio Groppe~’(véase

Pertillo, E. del)Enrique II, 55Enrique IV, 12, 51, 163EnriqueV, 169Eótvós, J., 206ErnestoAugusto de Hanover,

186España,José,150Espejo, Francisco,150Espigadera,La, 368Estebande Habsburgo,Arciti-

duque, 194Eugenia,Emperatriz,279,283,

287, 289Evening Post, The, 356Eye.Witness,The, 359

Fagoaga,Francisco, 159Fallersieben,H. von, 138, 186Faure, Félix, 315Fausto (Goethe),86Favre, Jules,224, 289. 291Federico VII de Dinamarca,

215, 221, 245, 253s.Federico II el Grande, 19, 4.1,

53, 137Federico III de Prusia, 323FedericoAugusto1 de Sajonia,

79FedericoGuillermo II, 67FedericoGuillermo III, 38, 66,

87, 89, 98, 101, 106s., 115ss., 136, 139s., 142s., 145s,155, 179

Federico Guillermo IV, 179,186s., 195s., 201, 214ss.,219ss.,224,226,228 ss.,246

Felipe II, 322FelipeV, 91, 189Felipe el Hermosode Francia,

55Fernándezde Lizardi, J., 368Fernando,cocinero de Napo-

león, 74

384

Page 384: Alfonso Reyes. Obras Completas V

Fernando1 deAustria, 95, 179,211

Fernando1 de Castilla, 303Fernando1 de las Dos Sicilias,

91 ss., 123, 153, 156FernandoII delasDos Sicilias,

154, 182, 195, 198,200, 237,242

Fernando III de Toscana,73,122, 195

Fernando ~TJI de España, 53,125, 148, 151, 154, 157, 1595., 164.s., 371

FernandodeSaxe-Coburgo,309Ferrero.Guglielmo, 364Ferry, Jules,299, 319, 322Fichte, J G., 44, 236Florencia, Gran Duquede, 213Fontane,T., 115Forbes,A., 34.8s.Fouché, J., 46, 50, 78, 80,

127s.Fourier, J..11., 172, 189France: A short history (A.

Guérard),45France, Anatole, 13Francia, J. G., 150Francisco1 de Austria, 38, 49,

67, 71, 80, 86, 98, 106s.,113, 115, 131, 139s., 143,178

FranciscoIV de Módena, 95,122, 154

Francisco1 de lasDos Sicilias,94

FranciscoII delasDos Sicilias,241

Franciscode Asís, Duque, 190Francisco de Paula, Infante,

159s.Francisco José 1 de Austria,

184s., 202, 204s., 207ss.,2hs.,247, 261, 269s., 284

Free Press,The, 356Freycinet, 320Frimont, Conde de, 156

Fuller, S., 325Funes,D. G., 371

Gabinetede Lectura Española.,369

Cablenz, Barón de, 261Gaceta, La (Lima), 370Gacetade Guatemala,La, 376Gaceta de Madrid, 367Gacetadel Franco, 322Gagern, Max von, 196, 216,

218Gaj, Ljudevit, 185Gambeua,L. M., 289 s., 299,

319s.García, P. A., 371García Calderón, F., 149s.Garibaldi, José, 241 s., 250,

285Ga:zettadi Venezia,367Gengis Kan, 325Gen.io del Cristianismo, El

(Chateaubriand),98Gentleman’s Magazine, The,

343, 368Gentz, F. von, 61 ss., 67, 71,

96, 109Gervinus, 146, 187Gioberti, V., 183, 189, 199s.,

213Giulay, Comandante,240Given, J., 354Gladstone,W. E., 304, 314, 317Gobinean,Conde de, 30Goethe,J. W. von, 19, 44, 71,

86, 135, 342Coldsmith, 339, 342Gómez Farías, Valentín,

274Gómez Labrador, Pedro, 59,

69, 95GonzálezOrtega,J., 278Gordon, G., 165Górgei, Arturo, 212Górres, J. J. de, 52Cortchakof, 2325.

385