Alborada 23 - Julio 2007

Click here to load reader

  • date post

    31-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    239
  • download

    1

Embed Size (px)

description

Entrevista: José López Martínez. Arriaga y Unamuno: dos bilbaínos universales (yIII). Función visual del objeto en cuentos de Ana María Matute. El amor de Don Juan Tenorio, Machado en Castilla y León. Teatro: "Con tetas y algo más".

Transcript of Alborada 23 - Julio 2007

  • Es difcil, cuando una se dedica a la labor de edito-ra, poder complacer a todos-as los-as escritores-asque a Alborada-Goizaldia se acercan, as comoa los lectores-as, pero desde estas lneas deseoagradecer todas esas cartas que nos llegan de lec-tores y escritores dndonos las gracias y felicitn-donos por el cambio que ha tenido la revista.

    Toda la labor, igual que el amor, es como el buen vino: a ms tiempoms solera, a ms aos ms bouquet y de esto deben saber muchoeditores de revistas que estn en el panorama ya muchos aos y quemerecen estar ah. Dicho esto, anticipar a nuestros queridos lectores,que no se asusten! porque Alborada-Goizaldia seguir con su sec-cin de Pintura aunque en estos ltimos nmeros no haya aparecido-y quiz tambin algn que otro cambio se presente en los siguientesnmeros: incluiremos una seccin de literatura escrita por mujeres ascomo algn artculo de obras teatrales representada, en nmeros al-ternos.

    Esperamos que nos sigan acompaando y que nos enven sus obras ysugerencias.

    M Jos Mielgo Busturia

    Argitaratzaile lanetan dihardudanez, zaila zait Alborada-Goizaldia-rengana jotzen duten idazle guztien baita irakurleen gus-tua egitea; ostera, tarte honetatik irakurleek eta idazleek eskerrakemanez eta aldizkariak izan duen aldaketa dela eta zorionduz bidalt-zen dizkiguten eskutitz guzti horiek eskertu nahi nituzke.

    Lan guztia, maitasunaren moduan, ardao ona bezala da: gero etadenbora gehiago urtetsuagoa, gero eta urte gehiago bouquet gehia-go eta honetaz urte askotan zehar jadanik egoeran dauden eta ber-tan egotea merezi duten aldizkari-argitaratzaileek asko omen dakite.Hauxe esanez, geure irakurle maiteoi aurreratzen diegu, ez ikaratze-ko! Margolaritza atalak jarraituko baitu nahiz eta azkenengo alee-tan agertu ez eta agian hurrengo aleetan beste aldaketaren bat ereegongo dela: emakumeek idatzitako literatur-atala sartuko dugu baitaantzeztutako antzerki lanei buruzko artikuluren bat ere, aldizkako ale-etan.

    Zuon laguntza izan eta zuon lanak eta iradokizunak bidali zain gau-de.

    M Jos Mielgo Busturiak

    Editorial

    ALBORADA N 23

    Socios de Honor: Carmen Posadas, PabloGonzlez de Langarika, Blanca Sarasua, Sabina dela Cruz;In memoriam:Blas de Otero.

    Fundada por:M Jos Mielgo Busturia.

    Edita:Asociacin Cultural LITERARTE.

    Presidenta de la Asociacin y Directora de publi-caciones:M Jos Mielgo.

    Secretaria:Itziar Elguezabal Fernndez.

    Tesorero y Relaciones Pblicas: Narciso DezGallarreta.

    Vocal:AnaM Suero Rabanal.

    Equipo de redaccin: Fernando Zamora, ItziarElguezabal,Isabel Guezuraga y M Jos Mielgo

    Corresponsales:Alicante:Aitor Larrabide.Vitoria-Gasteiz:Adolfo Marchena.

    Barcelona:AntonioSala Arnau y Jos Luis GarcaHerrera.EEUU:Elvia Ardalani.Madrid:Jose Rodrguez Chaves.Puerto Rico:M Juliana Villafae y Mairym CruzBernall.Ecuador:Sara Vanegas Cobea.Zaragoza:Nacha Mart Alonso.

    Maquetacin:Javier Sanz.Impresin:Kopiak

    Correspondencia y colaboraciones:Revista Alborada-Goizaldia

    Ap.de Correos 1329 - 48080 Bilbao (Vizcaya)Tel / Fax:942 67 01 81.Mvil:659 148 124

    [email protected]@telefonica.net

    Dep.legal n BI-2527-01Alborada Goizaldia. Bilbao 2007. todos los de-rechos reservados.Esta publicacin no puede serreproducida ni total ni parcialmente,sin el permi-so por escrito de la editorial.

    Editorial 2

    Curiosidades y frases clebres 3

    Bal potico 4

    Rincn del escritor:Flix Martnez Aristin 8Idoia Mielgo Merino 8Adolfo Marchena 9Vctor Viss Garca 11

    Arriaga y Unamuno:dos bilbanos universales (III) 12

    Cine y literatura 16

    La entrevista:Jos Lpez Martnez Periodista,ensayista, escritor y crtico literario 20

    Funcin visual del objeto en cuentos de Ana Mara Matute 24

    Concursos literarios 27

    Euskal Literatura:Algunos autores de la literatura vasca en el siglo XVIII 28

    Literatura con especias:Las catilinarias 30

    Teatro:Con tetas y algo ms 31

    El amor de Don Juan Tenorio 32

    Machado en Castilla y Len 33

    Cartelera literaria:Matar a un ruiseor 35

    Crtica literaria:Si te comes un limn sin hacer muecas 36El abanico de seda 37

    Boletn de suscripcin 38

    Novedades Literarias 39

    Foto de portada: auditorio de la Ciudad delas Artes y las Ciencias de Valencia

    Sum

    ario

  • Frases clebres y noticias

    LA FERIA DEL LIBRO SE CONVIERTE EN EL MAYOR ENCUENTRO CULTURAL DE

    MADRID, CON EL PBLICO Y LOS LIBROS COMO PROTAGONISTAS

    Satisfaccin general entre los expositores, que han convertido estaferia en la librera ms grande del mundo. Es la nica feria en laque el pblico puede ver y comprar prcticamente todo lo que seedita en nuestro pas, dice Teodoro Sacristn, director de la Feria. Ala narrativa, que sigue siendo el gnero ms demandado, le sigue laliteratura infantil y juvenil, sin olvidar la importancia que este ao haadquirido el fondo.

    Los lectores convierten la Feria en punto de encuentro y de dilogo,como lo han demostrado el xito de las tradicionales firmas y laafluencia de pblico que han tenido las actividades programadas.La Feria constata que la mayor parte de los visitantes proceden deMadrid, aunque este ao han aumentado los que visitan la Feria des-de otras provincias.

    Otro dato destacable en esta edicin es la masiva afluencia de visi-tantes los das laborables. Durante diecisiete das, la Feria ha puestoa frica, su eje temtico, en el punto de mira. Su realidad social, po-ltica y, sobre todo cultural, han centrado gran parte de las activida-des de esta edicin, en las que han destacado las organizadas porCasa rabe y Feria del Libro.

    El escritor Jos Mara Ridao fue el encargado de inaugurar el pro-grama de actividades de la Feria con la conferencia frica en el ima-ginario cultural europeo. A continuacin protagoniz un interesantedebate sobre frica con Ibrahim Al Koni (escritor de origen tuareg) eIdris Ali (escritor egipcio).

    Los pabellones han acogidoms de 350 actividades cultu-rales; 119 han estado dedi-cadas especficamente a losnios y 73 a frica. Dentrode stas ha destacado el cicloEncuentro con en el queexpertos en el continente afri-cano han mantenido charlascon estudiantes de colegios einstitutos de Madrid.

    Una actividad celebrada enel Pabelln de EncuentrosFundacin Crculo de Lectoresy organizada por la Feria y laDireccin General deEducacin y Juventud delAyuntamiento de Madrid.

    Si te sientas en el camino, ponte de frente

    a lo que an has de andar y de espaldas alo que ya has andado.

    (Proverbio chino)

    D E S E A S V E RP U B L I C A D OT U R E L ATO ?

    Alborada - Goizaldia publica relatos de suslectores. Tambin se pueden enviar obrasensaysticas, crtica, opiniones y sugeren-cias.

    Los trabajos debern enviarse en DIN-A4,mecanografiados a doble espacio y porduplicado (ordenador: disquete - Word6.0). Los cuentos o relatos no debern ex-ceder las 2 pginas. Las poesas no supera-rn los treinta versos.

    Alborada se reseva el derecho de publicaren sus pginas nicamente aquellos textosque tras ser evaluados por el equipo deredaccin, responda a la calidad esperada.No se devolvern los originales, por lotanto, se recomienda que registris lasobras!

    Alborada-Goizaldia no se reponsabiliza delos trabajos publicados, recayendo cual-quier responsabilidad nicamente en losautores de los mismos.

    A veces para huir senecesita mucho valor.

    (Mary Edgeworth, escritora irlandesa)

    Para la mayora denosotros la vida

    verdadera es la vidaque no llevamos.

    (Oscar Wilde)

    3

  • 4Bal potico

    CELOS

    Quera compartir con llo poquito que tena:la juventud, ilusiones,los anhelos, la alegra.

    Podan disfrutar juntospara el resto de sus vidasde su preciado tesoroel amor que compartan.

    No supo cmo ni cundoni porqu le sucedaaquella sombra siniestraplaneando noche y da.

    Su alegra se alejabasus anhelos se moransu juventud se apagabalas ilusiones huan.

    Aquella siniestra sombraslo tormentos traapenosas noches de insomniode tortura sin medida.

    Ella quera lucharmas cmo! si no sabaque a quien dio su corazn,los celos le consuman.

    Palmi Merino(La Reineta - Vizcaya)

    RETRATO DE JUANA DE CASTILLA

    Tiene tu frente, amplia y despejada,la serena nobleza de tu estirpe.El severo terciopelo de tus tocas,enmarcan tus castaos cabellosy las an fragantes rosas de tu juventud.Tus labios, cual gotas de sangre detenidashacen juego con el dije de rubque de tu cuello pende.Tus manos enlazadas, piamente.Toda t, dimanas una paz,que en el fondo de tu ser,te es bien ajena.Pero son tus ojos, almendrados, melanclicos, los que delatanla pasin que te cautiva.Es tu mirada,dulcemente enajenada,la fatal prueba de tu desvaro.

    Todos tus tormentos y tus xtasisBrillan en ese cristalino matiz de tu pupila.Esa regia grandeza que emociona.Ese trgico sino, que conmueve.Quin no se rinde, ante tu encanto?

    Infanta Juana.

    Rosario de la Cueva(Madrid)

  • 5CRECE SIEMPRE, SE ELEVA SIEMPRE

    El arco azul resplandecientedel cielo

    ahora es encantador.Nada hay ms fuerte

    que el amor.Nada hay ms vivo

    ms poderoso.El amor Mara

    con sus mltiplesrelaciones

    con sus relacionessiempre nuevas

    es lo msgrande.

    No habr montaasde hierroy cementoque resistan.

    No habr constructorde muerte

    que consiga oponerse.El amor, el amorcrece siempre, se eleva siempre.

    CRESCE SEMPRE, SI ALZA SEMPRE

    L' arco azzurro lucentedel cielo

    ora incantevole.N iente pi forte

    dell' amo re.Niente pi vivo

    pi potente.L'amoreMaria

    con i suoi molteplicirapporti

    con i suoi rapportisempre nuovi

    la cosapi grande.

    Non ci saranno montagnedi ferroe cemento

    che resisteranno.Non ci sar costruttore

    di morteche riuscir a opporsi.

    L'amore, l'amore cresce sempre, si alza sempre.

    Ferruccio Brugnaro (Venecia-Italia) Traduccin: Teresa Albasini Legaz

  • 6De: Inviolable

    ULTRAJE

    Canto al reino de los emperadores a la oscuridad ms fina que se vierte en el abismo

    la noche honda de llanto, como una fuente saturadadonde los amos manifiestan sus laureles:

    los gusanos los gusanos

    y siempre los gusanosintroducindose en el laberinto de los huesos

    escarbando entre pberes azules mordisqueando testculos, hurgando crneos

    hirviendo en la vendimia de la sangrecomo sabios jornaleros de la muerte

    Y siempre los gusanos stiras infernales de pjaros sin alas

    alaridos de la tierra que reclama su materia.

    Te recuerdo, con las carnes prominentes ostentosa la sonrisa

    el girasol del pecho preado de revoluciones y la boca sabia ultrajndome la piel.

    Cmo sabr tu boca en la lengua de la lombrizgemir de alegra al morderte los muslos, satisfechadar gracias a Dios frente al banquete de tu carne

    dormir una siesta contigo en la barriga soar con la hermosura viril de tus entraas?

    Yo no s

    Sin embargo, en la antesala del horror frente al mitro de la cruel interrogante

    me jacto con orgulloporque antes de ser presa de sus fauces fuiste nctar en la orga de mi lengua..

    Mara Len Bascur(Chile)

    De: Amanecer en el muelle de Ereaga

    AMANECER CON POETASONMBULO

    Oruga de luz enciende el faroentre chispazos de boyas lucirnagas,

    y el castillete de un gran barco, en soledad,pide amparo en alba de diciembre.

    Se apaga y enciende una luz rojacon tonos vivos de collar serpiente,y Venus que brilla azulada al sur,

    hace de mi corazn batiente.

    El cielo se muestra orladopor brillos claros del oriente,

    y una gaviota reidora que vuela al ladose re de mi presente.

    Soy un poeta sonmbuloque vaga por el muelle desierto;y, en la soledad que se ilumina,

    dando tumbos me despierto.

    Fede Bilbao(Getxo - Vizcaya)

  • 7De: Islas profundas

    IX

    Los faroles de todos los puertos se apagarn en vano; los ros de todos los pueblos se callarn en vano; las palabras de todos los hombres se detendrn en vano; como en vano florecern las tinieblas mientras t y yo nos amamos, enlazados, duplicando la juventud del lirio, cabalgando mundos desconocidos donde nadie repetir nuestro acompasadosueo.

    Alfonso Larrahona Ksten (Chile)

    CAEN LAS HOJASA los nios esclavos, mrtires del planeta...

    Caen las hojas lentamente,una se detiene a mis pies,la tomo en mi mano para guardarlarecuerdo de un otoo en Madrid.Salimos de una tasca cualquiera de la ciudad,risas, algaraba, burlerasamigos disfrutando la noche.Cruzbamos la calle casi con premura,tenamos que partir al otro dasobrevolar el mar para el regreso.Me desped a la salida del metrocon nostalgia presentida.

    Ya casi amaneca al acercarnos,una amiga y yo, al hotel.Un camin se detuvo delante.Dos puertas enormes se abrieron. Asustada me detuve,un presagio fuerte inund mi almapresent que algo no andaba bien.Entonces las vi.Las bajaban del camin una a unamujeres a las que les colocaban en brazosnios inertes que no protestaban.

    Nios que no llorabanmuecos enajenados, narcotizados.Pareca un acto normalComienzo de una nueva jornada.Ante mis ojos pasaban mendigos silentes, indefensosyo, imantada a la pared de un edificioimpotente, asustada, sintiendo la luz del nuevo dailuminar la escenacubierta por una sombratinieblas que a la luz del da causan mi ruborinfinito

    Siguen cayendo las hojas!

    Mara Juliana Villafae (Puerto Rico)

    Fotografa de Sebastiao Salgado, serie Amazonia.

  • 8Era un da raro de Enero. No haca ni fro ni calor, y lasdos temperaturas se alternaban en su cuerpo dependien-do de la calle que recorra, segn se ataba o no el gabn.

    Haba salido de su casa con una bufanda, y se la dejabacolgando hasta el pecho, o se la enroscaba en el cuello se-gn el aire de las calles y de las esquinas que doblaba.

    Todo esto le ocasionaba una destemplada realidad que ca-minaba con l por la ciudad. Tena mucho tiempo todavaantes de encontrarse con ella. Por eso retrasaba el mo-mento de ir a Correos a recoger su paquete, quera queentre las pertenencias que su mujer le mandaba y su pre-sencia, el hueco de tiempo a rellenar con su pensamientofuese tan pequeo como un poro en la piel.

    La operacin haba salido bien y la recuperacin se habaadelantado. Ester quera volver a su casa, pasear de nuevoa su perro por la avenida donde todos la conocan y don-de, a cada momento, se paraba a hablar con uno y conotro.

    La haban operado en Barcelona, y ella, tan dicharachera,no se encontraba a gusto; no conoca a nadie y su naturalinclinacin a entablar conversacin con cualquiera que lediese pie se haba visto refrenada por las palabras amo-

    nestadoras que su hija le haba espetado a poco de empe-zar a salir en sus cortos paseos A ver con quien hablas,mucho cuidado con lo que dices, que no ests en el pue-blo!.

    Lo saba por el telfono, a menudo le llamaba y se lo de-ca. Haca ahora una semana que le haba dicho que vol-vera a mediados de Febrero, que le empezara a mandarpaquetes de algunas de las cosas que se haba llevado aBarcelona.

    Segn se acercaba a la puerta del edificio de Correos sevolvi a abotonar el abrigo, adems dio unas vueltas alcuello con su bufanda.

    La haba echado de menos estos meses. Un agradable ca-lor envolvi su cuerpo. Pens en el paquete, en la ropaque contendra. Se vio abrindolo en la habitacin, sacan-do sus blusas y faldas, algn pantaln, quizs un par dejerseys, algunas medias.

    Colocndolo todo en el armario, saba que acariciara esasprendas, una por una, antes de dejarlas bien dobladas enlas baldas de la alacena, o colgadas en las perchas, comoabanderados estandartes del cuerpo desmedrado de sumujer.

    EL PAQUETEFlix Martnez Aristin

    En un viejo bal iba guardando todo aquello que le pro-porcionaba felicidad, alegra, risa... pequeos recuerdos,fotos que inmortalizaron instantes preciosos, todo lo tan-gible que pudiese albergar su bal y pudiera devolver elcolor a los das grises que se encontraba en su caminar.

    Aquel viejo bal se lo regal su abuela, aquel ser mgicoque la llevaba por reinos de magia y fantasa, que la arran-caba de la realidad para convertirla en aquello que desea-se, cuando yo no ste le dijo un da guarda aqutodo lo que te envuelva entre risas o te de felicidad.

    Ojala la hubiera metido a ella, pens mas de una vez. Unda se fue, en silencio, sin dramas y la dejo all, con subal, recogiendo pedacitos de su vida para conservarlostodos juntos. La gente la miraba con extraeza mientraspaseaba con su bal por las calles. Algunos se rean, y ellarea tambin, otros la decan cosas que no lograba enten-der, y tambin rea.

    Ya no la pesaba tanto, hacia tiempo que no colocaba nadanuevo en l, tan solo lo abra una y otra vez, habran vo-lado parte de sus recuerdos? No consegua hacer una lista

    EL BALIdoia Mielgo Merino - La Reineta (Vizcaya)

    Rincn del escritor

  • 9La rosa no nace del estircol. O tal vez hay rosas que ma-duran en el estircol. Es difcil plantearse algunas cosas.Como que los delfines mueren a la orilla de un mar conta-minado. Eso nos dicen algunos, algunos que pretendenvivir de las aguas contaminadas. O como una guerra.Como la bsqueda del hijo perdido. Todo lo perdido tie-ne algo de hallado pero a todo lo hallado se le ha perdidoalgo de antemano.

    El tren viaja a una velocidad lenta. Demasiado lenta. Aveces los aviones sobrevuelan y sobre los rostros se dibu-ja el horror a lo desconocido. Porque uno no sabe si losaviones son amigos o enemigos. Los amigos disparan, losenemigos disparan. Rasean y pasan.

    A veces ametrallan. Es cuando el tren se detiene y toda lavida en el tren se detiene. Contar una historia no es fcilpero narrarla es an menos fcil, porque vivirla es comovisitar un cementerio sin flores. Haba un viejo roquerosentado en el mostrador de una barra algo polvorienta.Beba bourbon y su guitarra descansaba en un extremo.Tal vez los extremos sean la sensacin de la evidencia. Tal

    vez en donde descansan todos los extremos, porque vivires un extremo.

    - Otro bourbon, vaquero?

    - Otra leyenda, viajero?

    - No te molestes, no lo pretendo.

    - Nunca me molest. Slo contesto a las frases compues-tas. A cada quien con su respuesta. A cada respuesta consu pregunta.

    - Est bien, te dejo.

    Y el viejo roquero continu bebiendo solo. Como bebenlos enamorados o los que lo han perdido todo. Si algunavez lo has perdido todo entonces sabrs que un da tuvis-te algo. Tener es comprender que la vida vale en ocasio-nes un dlar, un centavo, un euro. Tener es imaginar quela lucha de los impares es una lucha imposible.

    El tren se detiene y algo hay en todo ello que nada suce-de. Nada sucede porque el vuelo rasante de los aviones

    de todo lo que haba all, pero cada objeto que asa, la lle-naba de bienestar.

    Cada vez era mas frecuente verla abriendo y cerrando subal, ya no se fijaba en la gente, ni en las calles ni en aque-llo que la rodeaba. Su rostro ya casi nunca sonrea y se ibavolviendo ms gris, mas apagado.

    Un da cualquiera, de aquellos que la apretaban el pecho,fue a abrir aquel viejo bal sintiendo que ya no le queda-ban fuerzas para seguir con aquellos das fastidiosos, gra-ves y pesados, y al separar la tapa, esta se quebr que-dndose en sus manos temblorosas.

    Se me perdern lloraba desconsolada y si se mepierden no podr pintar los das con colores alegres... Lagente que pasaba a su lado la miraba gimoteando en elsuelo, con un viejo y desvencijado bal entre aquellas mu-grientas manos y movan la cabeza circunspectos y sindetenerse.

    Las noticias aquella calurosa jornada hablaban de guerras,asesinatos, corrupcin, tragedias, como cada da, perouna en especial llam su atencin, una que apareca en laseccin de sucesos, comentaban el hallazgo del cuerpo deuna vagabunda aferrado a un descompuesto cajn llenode basura y un sin fin de detalles que no lleg a or.

    Reconoca el cajn, era un bal, el bal de aquella mujerque un da se le acerc al verla llorar en aquel parque,mostrndole su interior mientras le contaba una historiaque nunca olvid... y corri hacia su cuarto, abri su ar-mario y sac una caja de colores que apret contra su pe-cho. La abri con lgrimas en los ojos y mir su interiorcon ternura, en ella se apilaban pequeos detalles, fotos,alguna flor seca...y una tenue sonrisa se dibuj en su ros-tro, pintndolo de colores.

    LA EXTRAA HISTORIA DEL SEOR RAYAdolfo Marchena (Vitoria)

  • 10

    slo lanza octavillas. La madre va a Barcelona a ver a suhijo. Su hijo lucha en el frente. Nadie sabe lo que es elfrente si no ha estado en el frente. A pesar de que su hijole manda cartas, que a veces llegan, y le dice a su madreque todo va bien, a pesar de los piojos. La censura nopermite muchas ms cosas. La madre le enva un paquetecon chorizo de un cerdo que mataron a base de gritos,para que los comisarios no se dieran cuenta de que algopasaba en el cortijo.

    El roquero decide que la msica es una caera llena detelaraas. La msica no vale si no la escucha nadie. Y aeste rockero no le escucha nadie. Apenas. Porque hay unamujer. Siempre hay una mujer.

    - Me querrs?

    - Cundo?

    - Cuando todo esto haya acabado.

    - No s si querr a alguien cuando todo haya acabado. Talvez est muerto.

    - Dnde vas esta vez?

    - A Espaa.

    - Joder, all hay guerra. Y qu pintas t en una guerra?

    - Y qu pintas t en todo esto?

    - Yo al menos te quiero.

    - Querer?

    Querer es escapar de una salida prematura, de un metroque no tiene lnea a donde ir. Querer es ir a la deriva, auna playa donde no existen las caracolas y todas esas ex-traas conchas que parecen abstractos de un pintor futu-rista. Querer es no querer.

    - Yo te quiero

    - Y t me dices algo que quiero or. Pero crees que pasa-ramos el resto de nuestros das juntos?

    - Yo qu se. Es lo que quiero, lo que pretendo.

    Los aviones han pasado y no quedan ms que huecos enel suelo. Y algn muerto, y algn herido. Y la madre ha

    buscado un lugar donde esconderse. Con sus viandas ysu maltrecho atuendo. Pero ella busca a su hijo. Y su hijo,quin sabe, dnde estar su hijo. La ltima parada, antesdel ataque areo es un pueblo donde hay una cantina quetiene pinta de lupanar americano. O algo por el estilo. Laltima parada supone que algn da llegar alguien al lu-gar predestinado. Y la madre no pierde el consuelo, lavida, la constancia, el congregarse con un dios que tal vezno existe.

    - Cundo cojones llega el tren? pregunta el rockero.

    - Y quin quiere una guitarra en esta guerra?

    - Est bien, me la llevar.

    - A dnde?

    - Importa?

    - No, slo preguntaba. T no eres de aqu, no?

    - No, soy americano. Por cierto, cmo es que tienes bour-bon.

    - Es una larga historia. Hace aos. Vinieron y me dijeronque se vendera bien. Y hasta ahora nadie ms que t loha bebido.

    - Me alegro.

    El tren se detiene. Todo se detiene. El rockero sube y sesienta junto a la madre que busca a su hijo. Al principiono se miran. Pero luego la mujer le ofrece un trozo dechorizo y l le toca una cancin que suena a amor y amuerte. La mujer llora. Porque llorar es lo ms humanode una guerra.. El sabe espaol, ella saba ingls.

    - Cmo te llamas le dice?

    - Markus Draum?

    - Markus? pregunta ella.

    - S.

    - Conoc a un Markus.

    -Y eso cuando fue?

    - Antes de que comenzara la guerra.

  • 11

    MIEDO Y DESEOVctor Viss Garca (Zaragoza)

    Soy un alma cada en desgracia, que se cree alguien im-portante.

    Clidos besos en noches fras de invierno arropan mi co-razn, hacindole sentirse protegido de la locura delamor. Desterrado del mundo del olvido, ha vuelto a re-cordar sus viejas heridas todava sin cicatrizar ... sangran-tes, dolorosas....

    El miedo y el deseo se confunden en mi mente...

    Infame amor que me tortura, corrompe mi mente comola lepra la carne.

    Dulce, hermoso y apasionado es el ngel que se aloja enmi mente, quisiera desterrarlo de la misma, aunque me esimposible prohibirle la entrada en mis sueos... pues nolo deseo.

    Sueos incautos, imposibles de controlar. Sueos que medan felicidad, para despus, al despertar, robarme la ale-gra y conducirme por los senderos de la vida hacia laspuertas de la muerte.

    Morir, dormir, soar...

    Prefiero dormir y soar con el ngel que acoge mi dolor,que vivir y morir da tras da, ocultando mi pesar.

    Amor, qu es el amor? Es locura, es pasin, es dulzura, ysiempre acompaado de una pizca de dolor.., demencia.Al fin y al cabo, dulce demencia....

    Siento mi corazn acogido bajo las alas del ngel que meregala sus besos, sin pedirme nada ms que un poco deternura....

    Siento calma, es la muerte? o es el olvido de la vida?Ojal llegue as la muerte.

    Amor... dulce palabra, y a la vez tan amarga... pues escon-de tras de si, dolor, dolor...

    Me conducir a los infiernos amar? O simplemente a lafelicidad.

    Gran temor esconde mi pecho al entregar su corazn...

    Qu hacer? ! Por Dios! Qu debo hacer?

    Deseo que protejan mis sueos, y amar con temor a unirresistible dolor.

    Late mi corazn, impaciente, por sentir amor, si no loconcibe, en poco tiempo se tornara oscuro como la no-che y el fro quedar alojado en lo ms hondo.... Qudebo hacer?, proporcionarle el amor anhelado o por locontrario, dejarle vestir de nuevo su coraza...

    Qu debo hacer? Por Dios! Qu puedo hacer?

    Tantas preguntas inundan mi cabeza, para las cuales notengo respuesta alguna...

    Con gran temor recibo al ser que ha desatado mis instin-tos ms privados.... y en un momento, todo es calma y so-siego... por fin descanso.

    Dios omnipotente, si de verdad velas por tus hitos, damefuerzas para escoger el camino ms digno que pueda me-recer, pues hace tiempo que te olvidaste de este siervo. O,tal vez, m camino sea la muerte en vida, el sendero deldolor debo coger da tras da?

    No. No es ese mi destino.

    Desafo a tu Dios, desafo a tu Anticristo, al Maligno.., eseque se esconde tras incontables nombres... Al sea cualsea, que con engaos me ha conducido por el sucio asfal-to en el cual no deseo caminar...

    Tiempo hace ya que busco la calma de la noche, tiempoya hace que la esperanza se alej de mi... Qu puedo ha-cer? Solo llorar y lamentar? No, no deseo una vida en-vuelta en sollozos.

    Debo vivir y no morir? o Morir da tras da? Hasta quemi alma inmortal abandone su crcel carnal.

    Envidio a los seres irracionales, pues ellos no sufren deamor.

  • 12

    ARRIAGA Y UNAMUNO: DOS BILBAINOS UNIVERSALES

    (Parte III y ltima)

    La adolescencia. El Instituto Vizcano. Segundaenseanza.

    Tena Unamuno once aos cuando entr en el Instituto, erael curso 1875-1876. El centro estaba ubicado en la calleCorreo.

    Estos aos de estudio y aprendizaje son para Unamunouna necesidad real. La avidez por el conocimiento se refle-ja ya en estos aos de la adolescencia. Por eso podemosasegurar que los aos del bachillerato los vive intensamen-te.

    La sorpresa que le producen las asignaturas de Latn,Geografia, Historia Universal, Historia de Espaa,Retrica, Gramtica, Lgica, Etica y Psicologa se contra-ponen a las de Matemticas, Fsica, Qumica, Historia na-tural, Fisiologa y Geometra. En los dos grupos se apreciaya el aspecto crtico del adolescente que comienza a des-cubrir que el contenido no es todo lo que hay sobre la ma-teria en cuestin.

    Desde la perspectiva de la edad crtica en que se desarro-lla el razonamiento, se queja de la inutilidad de algunosesfuerzos que tuvo que hacer para aprender las declina-ciones o la dificultad para hacer divisiones; eso no es obs-tculo para que se entusiasme con el lgebra. Las ecuacio-nes fueron su pasin. Llenar el encerado de nmeros y le-tras y llegar al final para dar la solucin le llenaba de or-gullo.

    No poder traducir con facilidad los textos latinos le produ-jo una seria decepcin.

    En el fondo podemos decir que no poder aplicar lo que es-tudiaba, no encontrar una utilidad inmediata a los conoci-mientos que adquira era lo que en realidad echaba demenos. Algo similar a lo que los estudiantes de ahora sepreguntan Y esto, para qu sirve.

    La asignatura de Filosofia del ltimo ao de Instituto, fue laque ms le gust. A pesar de la crtica que hace a los textosque us y a las malas traducciones de Kant y Hegel que ley.

  • 13

    De su paso por el instituto recuerda a algunos profesores yel mtodo docente que empleaban. Pero la figura ms des-tacada es el bedel.

    Julin, como todos los bedeles, conserjes y porteros quehe conocido, era bondadossimo, pues no hay carcterque no se temple y ablande lidiando con chiquillos. An lerecuerdo, gordo y calmoso pasendose por el corredor(...) un da el pacfico y ptimo Julin, espejo de bedelesbondadosos, lleg a exclamar: Un puetazo mo y lamuerte todo es uno. Esto no lo he olvidado. (42)

    Unamuno se reconoce un estudiante tranquilo, pero eso noimpide que recuerde la algazara bajando escaleras cuan-do terninaban las clases. A medida que pasan los aos losms bullangueros son los de los primeros cursos. En esteaspecto dice Unamuno:

    En el ltimo curso es cuando se perfecciona la gravedaddel pavo Por vacaciones de Navidad y otras de duranteel curso, los de ltimo ao dejan de asistir a clase contoda formalidad, dejando a los primeros que griten y sil-ben a la entrada del Instituto. Se piensa ya en la carrera, ysobre todo en salir del pueblo. (43)

    Despus del largo recorrido que hace por los aos delInstituto se pregunta:

    Qu fruto saqu de los aos de mi bachillerato? (44)

    La respuesta es formidable.

    Sal enamorado del saber. (45)

    Esta respuesta quita importancia a las crticas al sistemaeducativo. A las crticas vertidas sobre esta o aquella cues-tin. El final es el que importa. Es un final esplndido.

    Para terminar con esta mirada curiosa, que deca al princi-pio, nos falta hacer referencia a otros aspectos que perfi-lan la semblanza de este bilbaino. Uno de ellos es la saludde Unamuno.

    l mismo dice que era de salud delicada y por consejo m-dico tuvo que dar largos paseos. Uno de ellos era ir por elpuente nuevo hasta Urazurrutia y volver por Achuri.Ambas mrgenes del Nervin se convierten en la espinadorsal de sus recuerdos del Bilbao.

    Otro aspecto curioso para nosotros es el que hace referen-cia al veraneo. Unamuno dice que veraneaba enDeusto.(46) All tena la familia una casa, que estaba cer-

    ca del Nervin, rodeada de campas y rboles frutales.

    Subido a los rboles recuerda haber preparado algunosdebates que como ejercicio escolar deba hacer.

    Alargaban la estancia hasta el veranillo de San Martn, esdecir hasta el 11 de Noviembre. Como el curso haba em-pezado en setiembre, todos los das iba por la ribera delNervin hasta el Instituto, en la calle Correo.

    Con lo que los paseos por razones de salud se realizabanpor la necesidad del desplazamiento.

    Las referencias a edificios pblicos nos permiten entreverel Bilbao de 1880. Los que destaca Unamuno son:

    El Instituto Provincial, otras veces se refiere a l como elInstituto Vizcano.

    El Hospital Civil y la Baslica del Seor Santiago, que en-tonces no era la catedral. Y dice que eran lo nico presen-table del Bilbao de entonces (47).

    Se refiere a la Plaza Nueva (48) Y la califica de "severa"por destacar su austera factura. Cuenta los paseos quehace por los soportales de la plaza y describe la fuenteque haba en el jardn central rodeada de magnolios.

    San Nicols es la iglesia a la que asiste en los aos de laniez porque en ella celebraban la festividad del patrndel colegio.

    En un acto republicano en el teatro Bretn de Salamanca con Castro Prieto, alcalde de la ciu-dad, y lvaro de Albornoz. Foto del archivo Gombau.

  • 14

    El claustro del ngel en la Baslica del seor Santiago esreferente habitual.

    "Aqu en el ngel de tu viejo claustrome hacan meditar a la lectura de un Kempis que lea en voz gangosa un pobre clrigo". (49)

    La iglesia de la Encarnacin es donde oa misa los domin-gos con sus amigos del Instituto.

    Se muestra contrario a las nuevas obras que levantan elTeatro Arriaga, el Ayuntamiento y el Palacio de laDiputacin.

    No le gusta el Ensanche porque se extiende Bilbao y pier-de lo que tena de ntimo el Bocho, su "bochito". NuestroBilbao de entonces, que Unamuno senta as:

    "Oh mi Bilbao! Tu vida tormentosa la he recogido yo; tus banderizos junto a tus mercaderes en mi alma viven sus vrtigos.Vives en m, Bilbao de mis sueos; sufres en m, mi villa tormentosa;

    Dibujo de Isidoro Guinea para la portada de una edicin del ao 1934.

    Ensayo de Sombras de un sueo, con los actores Juan Espantalen e Isabel Barn, en el escenario del teatro Liceo de Salamanca donde se estren el 24 de febrero de 1930.

  • 15

    Unamuno posando para el pintor canario Jos Aguilar en los corredores del edificio histricode la Universidad de Salamanca en 1935. Foto del archivo Gomabu para la exposicinUnamuno, una vida en imgenes patrocinada por Caja Espaa.

    Notas:

    (1) Paz en la Guerra. Madrid 1964. Ed. Espasa Calpe.

    (2) Recuerdos de niez y de mocedad. Madrid 1968.

    (3) Sobre la europeizacin. Madrid 1970. pp.914 (4)

    (5) Antologa potica. Madrid 1968. pp.75

    (6) Recuerdos de niez y de mocedad. Madrid 1968. pp. 1 (7) 2 (8) 11 (9) 17 (10) 15 (11) 17 (12) 23 (13) 23 (14) 24 (15) 25 (16) 20 (17) 20 (18) 34 (19) 34 (20) 44 (21) 45 (22) 46 (23) 46 (24) 59 (25) 30 (26) 60 (27) 60 (28) 60 (29) 36 (30) 37 (31) 36 (32) 37 (33) 66 (34) 67 (35) 68(36) 68(37) 69(38) 76(39) 76(40) 77(41) 78(42) 86(43) 116(44) 120(45) 120(46) 91(47) 85(48) 107

    (49) En la basilica del Seor Santiago de Bilbao.De la Antologa potica Madrid 1968. pp. 32.(50) 35

    t me hiciste en tu fragua de doloresy de ansias vidas." (50)

    Qu dira Unamuno del Bilbao actual?

    Estoy segura de que le hubiera gustado aunque refunfu-ara al aceptarlo. No olvidemos que miraba Bilbaodesde Archanda. Posiblemente desde el mismo lugardesde donde Gery vio Bilbao y situ definitivamente elMuseo Guggenheim.

    Sorkunde Francs Vidal (Bilbao- Profesora de la UPV)

  • 16

    Ya desde la aparicin del cine, mucho ms tardaque la literatura o la msica, si bien pudiramoscontemplar el teatro como una escenografa que nosderiva en el fotograma futuro, se observa una integracincon toda la expresin antigua de las letras. De este hechonos hablan Andr Bazin en Qu es el cine? O MarcelMartin en El lenguaje del cine. Fue Einstein uno de losprimeros en establecer semejanzas estructurales entre ciney literatura, concretamente en la teora del montaje.

    En estos comienzos los escritores fueron ms bien reacios,donde Gorki , Huxley o Chesterton se mostraron comograndes detractores. Los escritores vanguardistas sintieronuna mayor atraccin por el nuevo gnero, agudizado porla Generacin del 27 (se publicaron numerosos libros so-bre cine por el GECI Grupo de Escritores Cinematogrfi-cos Independientes), donde colaboraron como actores,guionistas, adaptadores, directores o incluso crticos. Demodo que lo que, aparentemente supona una espina cla-vada en las letras, devino en un acontecimiento que repor-tara, tanto para unos como paraotros, una fuente de intereses cons-tructivos, aunque despus, ya en laactualidad, y abarcando todos losterrenos, la creacin se ha converti-do en un campo especulativo, don-de se potencia la ganancia ante lacual el marketing juega un papel im-portantsimo. Hollywood cuenta conespas distribuidos por las editoria-les y teatros alternativos deBroadway en busca de material quetrasladar a la pantalla del mismomodo que los agentes literarios env-an a las productoras novelas queconsideran apropiadas para seradaptadas al cine.

    La cifra asciende al 85% de cintasgalardonadas con el Oscar a la me-jor pelcula, cuyo guin ha sido

    adaptado de una obra literaria y algo similar sucede conlos premios Goya.

    Existen escritores que toman como argumento para sus no-velas el mundo del cine, o que incluso dotan a sus novelasde un ritmo cinematogrfico, otros que participan comoguionistas, tal como sucedi con la Generacin del 27 ypodramos citar a Ionesco, S. Beckett, Margarita Duras,Susan Sontang o Gonzalo Surez.

    Miguel Delibes dira: La novela nos cuenta una historiacon palabras, el cine con imgenes. Pero ms all existeuna manera de visualizar o determinar la situacin o unplano o una pgina, concretar una escena, un aspecto, endefinitiva. Ver una pelcula con los ojos cerrados o extraerde una palabra mil imgenes, rompiendo por tanto, con eltpico vale ms una imagen que mil palabras. Quimagen encierra mil palabras o qu palabra no encierramil imgenes? No existe lo antagnico, tratan de conven-cernos de la no realidad. Si escuchamos un dilogo de

    Len de Aranoa, nos damos cuentaperfectamente de que no necesita-mos de la imagen. No olvidemosque el cine comenz de una mane-ra muda, en tiempos donde todavase investigaba la imagen. De loque extraemos que, en definitiva,estamos tratando de suscitar algointrnseco, algo que ningn crticode ningn gnero nos puede captu-rar; la imaginacin.

    Vargas Llosa, quien llevase al cinePantalen y las visitadoras co-ment tras su experiencia: Las dife-rencias son, probablemente, mayo-res que las similitudes En cual-quier aspecto creativo, es necesariotener en cuenta las tcnicas. El ciney sus recursos o necesidades; cma-ras (con todas sus variantes como la

    CINE Y LITERATURASi dispusiramos de todos nuestros sentidos, comprenderamos que imagen, palabra y msica, son complementos indispensables,

    realidades que ya la naturaleza nos muestra desde los orgenes, aun habiendo saturado los prpados.

    Samuel Barclay Beckett (1906-1989), dramaturgo y novelista.

  • 17

    cmara subjetiva o la voz en off), carri-les, iluminacin, decorado, etc. Y esto su-cede en la escultura, en la msica, en elteatro, en la pintura.

    De modo que no podemos tratar en tanbreve espacio el modus operandi sobrealgo tan complejo, como suponen todaslas posibilidades que sugiere la cmaragrabando cara abajo o cara arriba. Puesen similitud, vendra a ser como hablaren poesa del soneto o del verso libre. Nodebemos dejarnos guiar por tanta crticainnecesaria y s por nuestro sentido co-mn, aquello que soporten, como diji-mos, nuestros sentidos, sin empearnosen separar cada ingrediente de una bue-na comida. Como dira en una ponenciaen el I Congreso Internacional de Cine yLiteratura, la Dra. Mar Marcos Solano:De los difciles amores entre el cine y laliteratura.

    En todo momento, si uno est dispuesto arecibir informacin, no importando el vn-culo o la relacin externa, convendr enque situar nuestro plano interno en supe-rioridad de condiciones de cara a traba-jar mayores proyecciones, alcanzandocon ello metas ms elevadas, o logros, decara al terreno en que se pretenda traba-jar. De hecho, sutilmente o no, el cine in-fluy y sigue hacindolo, en muchos es-critores, en aspectos como la transformacin de la novelao la condensacin y la reduccin del texto.

    Si bien Susan Sontang manifiesta que la duracin de unfilme puede servir para adaptar un cuento o una obra tea-tral, pero no una novela. Y a este aspecto el mayor inten-to de adaptacin vino de la mano de Fassbinder, cuya pe-lcula Berlin Alexanderplatz, de quince horas de duracin,se aproxima a la capacidad de la novela original.

    Tomaremos como ejemplo dos pelculas ms contempor-neas, una recientemente estrenada: El nombre de la rosade Umberto Eco y El Cdigo da Vinci de Dan Brown.Ambas, novelas de xito, y no adentrndonos en el anli-sis de su contenido, gnero o comparaciones con clsicoscomo Cline, Hemingway, Miller o Dorothy Parker. El plan-teamiento sugiere o nos lleva a preguntarnos de qu mane-ra acudimos a la sala de cine o si alquilamos una pelcu-la-, si ya condicionados de antemano por dicho libro y asu vez por la crtica.

    Es un gran riesgo, pues buscamos, pretendemos, encontrarlas mismas frases, las mismas sensaciones que nos produjola lectura. No sucede sin embargo frente a una pelculapolicaca, thiller, por poner un ejemplo, donde buenos ac-tores como Samuel L. Jackson resuelven de por s, tras unguin mejor o peor elaborado, una pelcula que pudieraquedar en el olvido, si bien la mayora de las pelculas quese comercializan no llegarn a convertirse en clsicos,acaso muchas deriven en fenmenos sociales. Se podracitar tambin la pelcula basada en la vida de Lutero, titula-da del mismo modo Lutero, y otras tantas que omito,donde tratan temas en que el espectador tiene ya sus ideasprefijadas. Y ha quedado demostrado que, a lo largo dela historia, las ideas suelen ser provocadoras de cazas debrujas e inquisiciones. Y esta sociedad no se libra de esalacra.

    No somos capaces de, ya no admitir, de plantear siquiera,como teora, que Mara Magdalena, pudiera engendrarun hijo de Jess. Esto es un planteamiento. No est demos-

    Humphrey Bogart e Ingrid Bergman en una imagen de la inolvidable Casablanca, dirigida en 1942 Michael Curtiz.

  • 18

    trado. Existen archivos ocultos, antiguos testamentos. Demodo que, nos basamos en parte de la historia y la histo-ria, al fin y al cabo, est escrita, no de una forma exacta,como una matemtica. Hay la controversia. Jos LuisPanero Gonzlez Barosa, a este respecto, nos comenta:un gran nmero de obras literarias de todos los tipos hasido adaptado al cine con resultados desiguales, ocasio-nando a veces no pocas controversias.

    Cuestin que no suceder, en este aspecto, conFactotum, basada en una de las obras de CharlesBukowski e interpretada por Matt Dillon o Pregntale alviento basada del mismo modo en una obra de JohnFante, dirigida por Robert Towne y producida por TomCruise. Lo cual no incurre en el cmo ha sido trasladadadesde la creacin pura y no histrica o deductiva del au-tor.

    Y con autores se ha tratado en muchas ocasiones. Ya cita-do Bukowsi se pueden nombrar algunas pelculas. EnStorie di ordinaria Follia (1981), Marco Ferrari adaptasu libro Erecciones, eyaculaciones, exhibiciones y demsrelatos de la locura cotidiana (traduccin italiana). TheKillers (1984) de Patrick Roth, donde aparecer el propio

    autor o El borracho, tal vez la ms conocida, dondeMickey Rourke interpreta al alter ego de Charles, HenriChinaski, guin escrito por el propio autor, quien desen-cantado tras la experiencia cinematogrfica publicaraHollywood.

    En Una temporada en el infierno (1970), de Nelo Rosi senos muestra la relacin entre los poetas simbolistas ArthurRimbaud y Paul Verlaine, del mismo modo que en Vidas allmite (1995), de Agnieszka Hollan, donde intervieneLeonardo Di Caprio como Arthur Rimbaud, realizando unabuena interpretacin, mostrando el carcter que pierde enpapeles de otras desafortunadas pelculas.

    Finalizando, en una relacin que resultara interminable,se puede citar Trpico de Cncer (1970), de JosephStrick, una adaptacin de la primera novela, bajo el mismottulo, de Henry Miller, basada en las vivencias bohemiasen el Pars de los aos 30 del autor, prohibido en su pasde origen, los EEUU, durante tres dcadas, censuras quehan sufrido, por supuesto, autores y autoras de todos losgneros y campos literarios, cine, radio, escultura, msica,etc.

    Hablbamos del fenmeno que provocan algunas pelcu-las y no podemos dejar de pensar en Full Monty, cuyopersonaje Gaz, interpretado por un camalenico RobertCarlyle quien, ya que lo hemos citado, form excelente pa-reja con Samuel L. Jackson en Negocios sucios, suponeun personaje pcaro, tierno, en el que debemos adentrar-nos para desvelar una pelcula con sentido y, no slo delhumor, del que al final qued tan solo un simple strip-teasey no los dilogos y la problemtica de un padre que tratade recuperar a su hijo (adems de la variada situacin per-sonal de los coprotagonistas) y el cierre de empresas en elsector metalrgico. Sin dejar de omitir la banda sonora,con msica de Donna Summer, Gary Glitter, Sister Sledgey Tom Jones. Pues no debemos dejar pasar por alto la im-portancia que en muchas ocasiones cobra la banda sono-ra en una pelcula. De la que derivaran despus otros filmscomo Las chicas del calendario e incluso podramos citarEl jardn de la alegra, aunque con otras connotaciones.Aquella pelcula provoc que muchos equipos de ftbol obaloncesto, masculinos y femeninos, por ejemplo, recauda-sen fondos para sus propsitos de la misma manera, des-nudndose total o parcialmente. Del mismo modo suscitauna pelcula que un libro. Como se produjo el fenmeno,ahora recobrado, del libro de auto-ayuda.

    No podramos olvidarnos de Jean-Luc Godard, director,actor y productor francs donde aparecen a menudo vio-lentas rupturas del discurso o incoherencias formales, enapariencia. Trabajando como obrero de la construccinJean-Luc Godard, uno de los directores ms influyentes de la Nouvelle Vague francesa.

  • 19

    realiz su primer corto Operation Baton. Su primer lar-gometraje, A bout de souffe, con Jean Paul Belmondo, ytras un largo recorrido cinematogrfico citar Notre musi-que (2004). Como sera injusto olvidarse deCasablanca, Rebelde sin causa, Gilda, Un tranvallamado deseo, La ley del silencio, Candilejas oCiudadano Kane. Y faltan demasiadas y nos ocuparauna enciclopedia, que ya existen. Ahora podemos girar lavista y recordar Tootsi, 2001 odisea en el espacio, Laguerra de las galaxias, La vida de Brian, Alguien volsobre el nido del cuco, Papilln o tal vez, Tierra y li-bertad, de Kean Loach.

    Y la panormica actual nos sugiere nombres y nmeros.Una industria que produce pelculas en funcin de la taqui-lla. No quiero con ello decir que dentro de lo que venimosa definir como comercial no existan pelculas de calidad,del mismo modo que dentro del gnero independiente pue-da suceder lo contrario. Y existen dos casos de actoresconvertidos en directores, incluso guionistas o productores,que al alcanzar su madurez han sorprendido con sus tra-bajos. Robert Redford, quien comenzase siendo, o consi-derado un sex simbol, pero del que tal vez no se sepa quesu juventud fue turbulenta, alcohol, pandillas callejeras, seembarc hacia Europa con la intencin de ser pintor(Pars, Florencia, Espaa).

    Ahora, tras pelculas, en muchas ocasiones junto a PaulNewman, como El Golpe, tras haber dado a conocer arealizadores como Quentin Tarantino, los hermanosCohen, Steven Soderberg o Todd Field, o haber declaradosobre Bush: esa persona que ocupa el saln oval, uncomprometido con causas a favor de los desfavorecidos,ecologista, que destila obras de profundo contenido, cuyabsqueda se hace necesaria, maneja dilogos que ya vie-nen desde Un lugar llamado Milagro, con un nombreque no se olvida, Onofre.

    Y Clint Eastwood, quien debi luchar para quitar el clichde hombre duro y mal actor, hombre culto que ya en su ju-ventud tocase el piano en Oaklan. Papeles ocasionales,y donde probase suerte, all en 1971, como director el

    mismo ao en que rodase Harry, el sucio, con la pelculaEscalofro en la noche. Todo ello va transformndole has-ta convertirle en un creador, en suma, que le conduce aMillion dollar Baby, con Hilary Swank y el tambin vete-rano Morgan Freeman. Descubrimos a un hombre de sm-bolos que bajo la cortina del boxeo, y se han rodado mu-chas pelculas sobre el tema, consigue conjugar al tiempovalores como la eutanasia, la amistad, la ruptura familiar,etc. Aparentemente boxear sin dar un solo golpe.

    Lo dira el crtico F. Casetti: el cine posee una doble di-mensin, la narrativa y la representativa. Y es cierto queno se puede desligar la una de la otra. Como no se le pue-de privar al escritor de su papel, al pintor de su lienzo o almsico de su violn. Todo ha de prevalecer, como un paisa-je, retomamos la figura del paisaje, en el lugar que le co-rresponde. Y darnos cuenta, percatarnos de que cada ob-jeto, por muy pequeo o simple que sea, forma parteirremplazable y no puede ser alterado o sustituido. Ni lapiedra semioculta.

    Quienes buscan la disgregacin parafrasean el ttulo de lanovela La conjura de los necios, y algn inters soterra-do, ya que uno convive con el otro, y no podemos arran-carnos ningn rgano o sentido; leer, mirar, observar, es-cuchar. Lo hacemos al mismo tiempo. O acaso amamosen compartimentos estancos? Del mismo modo el arte, esun museo plagado de salas vacas donde cualquier repre-sentacin puede ser colgada de una pared que admite infi-nitas sugerencias. Kierkegaard dijo en su libroDiapsalmata que la tautologa, es y sigue siendo el prin-cipio ms importante, el axioma principal del pensamien-to. El objeto frente al que nos sentamos debe ser miradode la misma manera. Visualizar una pelcula, leer un libro,contemplar un cuadro. Si dejamos que el hecho nos seduz-ca, tambin seremos capaces de salir de la sala, cerrar ellibro o dar la espalda al cuadro, siempre y cuando nadienos lo diga, o nos lo dicte, haciendo nuestra propia pelcu-la o escribiendo nuestro propio libro.

    Adolfo Marchena (Vitoria - Gazteiz)

    Orson Welles en Ciudadano Kane (1941)

  • 20

    JOS LPEZ MARTNEZPeriodista, ensayista, escritor y crtico literario

    La entrevista

    Ha realizado sus tareas profesionales en diarios, re-vistas y agencias de prensa: Ya, Diario deBarcelona, La Estafeta Literaria, MundoHispnico , Poesa Espaola, Logos y Fax Press.Corresponsal del diario mexicano El Informadory director de Mirador, revista de la Asociacin deEscritores y Artistas Espaoles. Tambin es jefe dela seccin cultural de la revista CuadernosManchegos.

    Su obra de creacin abarca varios gneros literarios:poesa, ensayo, narrativa, periodismo y crtica. Tienepublicados 15 libros, algunos en colaboracin conotros autores.

    Entre los suyos propios cabe citar: En carne viva,En el mar riguroso de la muerte y La rueda deltiempo (poesa); Las imgenes sucesivas (perio-dismo); Fiestas al filo del agua (narrativa);Lugares de La Mancha y La geografia literaria delQuijote (literatura de viajes), La edad peligrosa

    (novela) y Castillos de Espaa (2 volmenes). Su obra periodstica consta de ms de veinte mil artculos y ensayos pu-blicados en peridicos de Espaa e Iberoamrica.

    Como periodista, escritor y poeta ha ganado alrededor de medio centenar de premios: Nacional de Periodismo eInternacional de Periodismo Turstico (Ministerio de Informacin y Turismo, 1972-1974); Rabindranath Tagore, 1985;Puerta de Bisagra, 1991 Licenciado Torralba, 1995; tres Huchas de Plata; Premio Francisco de Quevedo de Poesa enVillanueva de los Infantes y finalista del Antonio Machado de cuentos. Pertenece a varias instituciones culturales deEspaa e Iberoamrica.

    Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Histricas de Toledo; Real Academia de Artes y Letras de Cuenca; Socio deHonor de la Sociedad Cervantina de Madrid; miembro de la Junta rectora de la Asociacin de Corresponsales de PrensaIberoamericana y secretario-director general de la Asociacin de Escritores y Artistas Espaoles. Recientemente ha sido

  • 21

    Jos Lpez Martnez, hombre deletras y un gran promotor cultural.Con semejante currculo, qu lequeda por hacer?La obra de todo verdadero escritor esuna obra en marcha que slo acabacuando el autor muere, y yo creo ha-llarme en la plenitud de mis faculta-des intelectuales y creativas, con treslibros inditos y un poemario a puntode concluir, que espero publicar a co-mienzo de 2008.

    Dganos cul fue el acicate que lellev a la literatura.La emocin y la curiosidad que meiba produciendo la vida desde la ado-lescencia. De aquel tiempo datan misprimeros poemas y narraciones.

    Ha escrito sobre variadsimos te-mas literarios e histricos y refle-jado su estilo y opinin en casi to-dos los gneros: ensayo, cuento,relato, periodismo, poesa. Perocmo se definira a s mismo: en-sayista, poeta, cuentista o articu-lista?La raz emotiva de toda mi obra pro-cede de la poesa; el ensayo, de la re-flexin y el conocimiento; la narrativay el cuento se gestan en mi deseo detrasmitir lo que veo y siento; el artcu-lo periodstico que yo cultivo se co-rresponde con un modo literario decomentar la realidad que se produce adiario.

    Una vez dijo que Unamuno tenarazn cuando afirm: el saber noocupa lugar pero s tiempo, a ve-ces mucho tiempo. Est la juven-tud y la sociedad actuales por em-plear su tiempo en saber o enotros menesteres menos costo-sos al menos en tiempo?Nunca es bueno generalizar. Los tr-minos juventud y sociedad sontan amplios y abarcadores que debe-mos opinar con cautela sobre ellos.Es posible que los malos comporta-mientos, las carencias que hoy se per-ciben de unos conceptos ms altos dela vida vengan dados por orientacio-nes incluso ajenas a la sociedad y a lajuventud. El mundo se gobierna hoysin respetar como es debido los dere-chos humanos. Pienso que se han in-vertido valores fundamentales quehemos de recobrar.

    En una ocasin afirm: Estamosbajo la dictadura de los yanquis,que ha impuesto su Americanway of life. Sin eufemismos, ro-tundo. Se puede decir ms alto,pero no ms claro. Y tambin ma-nifest su desacuerdo con la gue-rra de Irak. A da de hoy, que tantose ha hablado de mentiras, de po-cas transparencias, de contradic-ciones y ltimas afirmaciones deque no existan armas qumicas,qu opina de las guerras?Las guerras son la mayor desgracia

    que puede recaer sobre el mundo. Noimporta del signo que sean. Los pol-ticos que resultan incapaces de evitaruna guerra demuestran su ms abso-luta carencia de valores morales paragobernar un pas, la prdida de sudignidad. Mucho ms si son ellosquienes la provocan. Todo lo demses retrica, palabras vacas cada vezms desprestigiadas.

    Cree que se puede hablar alto yclaro? Alguna vez le ha pasadofactura el hecho de ser un escri-tor comprometido?Debemos recordar los versos deQuevedo: No he de callar, por msque con el dedo,/ ya tocando la bocao ya la frente,/ silencio avises o ame-naces miedo./ No ha de haber unespritu valiente?/ Siempre se ha desentir lo que se dice?/ Nunca se hade decir lo que se siente? Todo escri-tor comprometido con la verdad hapasado por trances amargos, y yo nohe sido ninguna excepcin.

    Dijo estar de acuerdo con esa fra-se de Don Quijote: Es ms im-portante el camino que la posa-da. Es ste uno de sus lemas enla vida?Es mi lema fundamental. Creo que elesfuerzo, la ilusin por conseguir unacosa es an ms importante que lacosa misma, que el xito o el fracaso.Somos lo que queremos ser, mucho

    nombrado profesor Honoris Causa por la Internationale Akademie de Sat Lukas, fundada en 1475 en Antwerpen, se-gn credencial expedida en Bamberg, Alemania.

    Como conferenciante ha ocupado las tribunas ms prestigiosas de numerosos pases de Europa, Asia y Amrica y ha inter-venido en congresos y ciclos celebrados en Mxico, Portugal, Cuba, Macedonia y Siria, siempre representando oficialmen-te a Espaa. En 1995 fue invitado por la Secretara de Cultura de Mxico para documentar un trabajo sobre La Ruta deHernn Corts y al ao siguiente clausur unas Jornadas Cervantinas celebradas en la Universidad de Guanajuato(Mxico) con una leccin magistral sobre La Geografa Literaria del Quijote, recibiendo la Medalla de Oro que dichaciudad otorga a sus visitantes Ilustres

    Figura en las antologas de narrativa y poesa publicadas por la Spanish-American Studies de Nueva York (1994); en variasediciones del Diccionario de Escritores Espaoles, del Instituto Nacional del Libro y en el Diccionario de Personalidadesde Europa. Su concepto pedaggico del artculo literario y de la crtica tiene como fundamento el conocimiento de la his-toria de dichos gneros, su aportacin sociolgica y cultural, as como el conocimiento de la realidad periodstica y literariaen que debe inspirarse. En sus lecciones, la teora y la prctica funcionarn equitativamente.

  • 22

    ms que lo que los dems creen quesomos.

    Y cree que el fin justifica siemprelos medios?Hacia la verdad hemos de ir a travsde la razn y el conocimiento. De lareflexin. Son los caminos ms lcitosy seguros. Por supuesto que no todoslos medios son buenos para conse-guir un buen fin. Pero es ste unasunto sobre el que se han vertidomuchas teoras y prefiero no seguirteorizando.

    Usted ha sido conferenciante endiversos pases no exentos de pro-blemas polticos importantes.Como observador del mundo ygran viajero, qu destacara depases como Siria, Macedonia oCuba?Cada uno de esos pases se encuentraenvuelto en muy serios problemas.No obstante, Siria mantiene su granpersonalidad histrica y cultural;Macedonia lucha por reencontrase as misma dentro de su nuevo marcopoltico; por lo que se refiere a Cuba,no acierta a salir de un rgimen ayunode libertades. Esa es su asignaturapendiente. Cierto que lo que hubo enCuba con anterioridad a la dictadurade Castro tampoco es recordado conafecto por los cubanos.

    Cul sera el cctel de concep-tos y actuaciones que le gustarapara que Espaa gozara del asen-tamiento poltico y cultural queactualmente no tiene?Sera muy conveniente que los polti-cos se preocupasen ms de gobernarbien que de su lucha por el poder.Habra que mejorar muchas cosasque parece importarles poco. Porejemplo, la Sanidad, los enormes des-niveles econmicos, la educacin, lareforma de la ley electoralRespecto a la cultura, entendidacomo fenmeno de creatividad, en-tiendo que la situacin es bastanteaceptable en trminos generales.

    Es sabido que leer y viajar cultivanla mente y el cuerpo hasta elalma, dira yo-: cul ha sido el

    mayor aprendizaje aprendidocomo viajero por el mundo?Yo no sera el mismo sin mis expe-riencias viajeras. Carecera de pers-pectivas, de referencias fundamenta-les. El viaje es una de las ms tiles yplacenteras escuelas para un ser hu-mano. Es el contacto con otras cultu-ras, con otras maneras de ver el mun-do, de entender la vida. Viajandoaprend que en todas partes existe eldolor y la felicidad, que todos teme-mos lo primero y buscamos con insis-tencia ser felices.

    Para un hombre de su generacin,de un pueblecito de La ManchaTomelloso- donde exista el caci-quismo puro y duro como enotros pueblos de Espaa- y quegracias a Dios ha ido desapare-ciendo, fueron muchos los es-fuerzos para llegar donde ha llega-do? Ha vivido momentos de in-comprensin con sus conciudada-nos?Bueno, en primer lugar debo aclararque Tomelloso es una gran ciudadcon ms de treinta y cinco mil habi-tantes y la primera productora vinco-la de Espaa. Tambin la ciudad don-de las propiedades agrcolas estuvie-ron siempre ms repartidas. Yo la hellamado la primera democracia agri-cultora del pas. Quiero decir, queapenas existi el caciquismo. El es-fuerzo que he tenido que realizar paraocupar el lugar que ocupo en la litera-tura espaola el que sea- ha sido tangrande que a m mismo me admira.Incomprensiones? Siempre las hay,pero eso es inevitable.

    Si comparamos la lectura de losclsicos con la literatura actual,qu echa de menos en la literatu-ra que se publica hoy?Una mayor profundizacin en los te-mas humanos.

    Dice Saramago: no creo que engeneral la escritura sea feliz. Loque da placer es la lectura. Qu leproporciona ms placer: escribir oleer?Borges deca que l era sobre todolector. A m me sucede lo mismo.

    Leyendo me siento feliz, apenas sien-to el paso del tiempo. Aunque, comoescritor, cuando consigo dar fin a unapgina que queda a mi gusto, sientoun gran satisfaccin.

    Usted, gran lector, dganos qupersonajes de la literatura univer-sal le han fascinado ms.Sin duda, Don Quijote y Hamlet.

    Y de haber sido el creador de unode esos personajes, cul le hubie-ra gustado que saliese de su plu-ma?Cualquiera de los dos, por supuesto.Se trata de dos mundos distintos ygrandiosos.

    En alguna entrevista ha comenta-do: La poesa es la expresin msalta de la literatura. Qu le hallevado a hacer esa afirmacin?La poesa es la concentracin ms in-tensa de la sabidura y de los senti-mientos. Esa es la razn por lo que lodije.

    Despus de la poesa, en qucampo se encuentra ms a gusto?Sin, duda en el ensayo.

    Dentro de la poesa, cmo defini-ra el soneto?Como una de las maneras ms segu-ras de conocer la vala real de un poe-ta. Slo los grandes poetas han escri-to los mejores sonetos.

    Qu recuerdos guarda de su po-ca como profesional en los diariosy agencias de prensa?Muy gratos. Mis artculos salan encincuenta y dos peridicos a travs delas agencias de prensa y me llegabancientos de cartas casi siempre elogio-sas. Lo mo ha sido siempre un perio-dismo cultural. Tengo publicados al-rededor de veinte mil trabajos, buenaparte de ellos de crtica literaria y en-sayo. Tambin he ejercido como co-rresponsal en diarios y revistas deHispanoamrica y como colaboradoren los programas culturales de RadioNacional de Espaa. Y todava, aun-que menos, sigo ejerciendo el perio-dismo.

  • 23

    Siempre estamos oyendo que elperiodista debe ser imparcial a lahora de contar, como un juez a lahora de emitir un veredicto. Quopina al respecto?

    Esa es una de las normas fundamen-tales del periodismo.

    Qued finalista del AntonioMachado de cuentos. Qu haaportado Machado a sus lecturas?Mucha sensibilidad y un gran enri-quecimiento de todo aquello que en-noblece a los seres humanos. AntonioMachado tuvo un concepto tan altodel amor, que la lectura de su poesa yde su prosa hace crecer y madurarnuestra conciencia.

    Usted es un fans de El Quijote.No en vano escribi en su mo-mento La geografa literaria de ElQuijote y en unas jornadas cer-vantinas en Mxico recibi laMedalla de Oro. Dganos que res-catara de esa ruta y recorrido deDon Quijote.Tambin hace dos aos publiqu doslibros sobre este tema: Pueblos y pai-sajes del Quijote y Cuenca en la rutade don Quijote, libros que se agota-ron en pocos meses. De la ruta y re-corrido destacara la identidad delpaisaje y de las gentes manchegas conel espritu que Cervantes imprimi alos personajes principales de la nove-la.

    Siendo muy joven ley la obra deCervantes. Qu supuso para us-ted dicha lectura?El encuentro con la realidad de unapoca en la que comienza a perfilarsela decadencia de Espaa. Fue unaimpresin tan grande la que me pro-dujo aquella lectura que an perduraen mi manera de entender la literatu-ra.

    Realmente Don Quijote estabaloco o demasiado cuerdo?Pensaba en una regeneracin de lahumanidad y puso manos a la obra.A quienes se han aprestado a este tipode aventuras se les ha tenido por lo-cos, aunque gracias a ellos ha progre-

    sado la sociedad. La cordura confor-mista produce efectos y conductasmucho ms negativos. Don Quijoteera todo lo contrario.

    Usted en una entrevista afirm:Los castellano-manchegos so-mos tan idealistas como DonQuijote. Corren buenos tiempospara los idealistas, para los soa-dores?Desde luego que no. En la sociedadconsumista en la que vivimos, la ju-ventud tiene, por lo general, otrospuntos de referencia. No hay ms quever la televisin, el cine, las novelasque se publican.

    Yo pienso que actualmente estnsurgiendo nuevas voces poticas.Es como si hubiera un resurgi-miento de la poesa. De hecho,como director de la Asociacin deEscritores y Artistas Espaoles estestigo fiel de los libros que se vanpresentando. Qu destacara dela poesa actual y ms joven?Se perciben signos prometedores, au-tores con una gran formacin y co-nocimiento de lo que hoy se escribeen otros pases, pero an es prontopara ofrecer un pronstico slido.Quiz lo ms destacado sea su con-vencimiento de que el momento po-tico actual es mejorable. Ojal y secumplan esos augurios.

    Jos Lpez Martnez es una perso-na que no deja de trabajar, de es-cribir, de cultivarse, de interveniren numerosos actos culturales.Actualmente est dando un ciclode conferencias sobre el VIII cen-tenario del Cantar de mo Cid yprepara otro sobre la edad de platade la poesa espaola. Qu opi-nin le merece la cultura que seest desarrollando actualmente?El hecho cultural interesa cada vez amenos gente. Por lo general, las salasde conferencias estn medio vacas yeso resulta deprimente. Tambin sonbajos los ndices de lectura. Inclusolos programas culturales en la televi-sin tienen que emitirlos a altas horasde la noche, porque en las horas demayor audiencia, los concursos y la

    llamada televisin basura se llevan lamayor parte de la audiencia. Ese es elpanorama.

    Y el apoyo que dicen dar lasinstituciones?Cualquier programacin deportiva ofolkrica reciba ms apoyo econmi-co que el dedicado a la creacin litera-ria o al fomento de la msica, el tea-tro o las artes plsticas. En nuestropas, la cultura es la pariente pobre dela familia.

    Qu castillo de Espaa, ustedque ha escrito y publicado la his-toria de casi todos ellos, elegirapara escribir alguna de sus obras?Los castillos son monumentos vivien-tes del pasado a los que profeso unagran admiracin y respeto. Elegira elde Pearroya, situado entreArgamasilla de Alba y las lagunas deRuidera, en la provincia de CiudadReal. All me recluira para escribirmis memorias.

    Cules son las imgenes sucesi-vas, ttulo de otro de sus libros,que se repiten en su retina por di-versos motivos?Las imgenes de mis seres queridos,sobre todo de los que ya murieron, ytambin las de mis largos viajes porAsia y Amrica, tan llenos de lancesinolvidables. Y las de tantas vivenciasque marcaron el rumbo de mi vida.

    Y ya para terminar, dganos quproyectos literarios tiene a cortoplazo.La publicacin, como ya he dicho, deun libro de poemas que acabo de ter-minar y de un volumen de ensayosque con el ttulo de Las vueltas deltiempo gan hace poco un premioconvocado por la Asociacin deEscritores de Castilla-La Mancha, pa-trocinado por la Caja de Ahorros dedicha regin.

    Por: Mara Jos Mielgo Busturia

  • 24

    Segn Janet Prez, (TheFictional World of Ana MariaMatute, 59) esto se debe a latendencia expresionista de laautora. El expresionismo sedesarroll principalmente enAlemania entre 1905-1925 yfue un movimiento esttico-lite-rario, parte de las vanguardias,muy extendido entre la pintura.

    En la esttica expresionista, seacentan los objetos a los quese les confiere la posibilidad derepresentar el subconsciente;por ellos se establecen asocia-ciones entre lo real y lo abstrac-to; en ellos la realidad quedamodificada por la subjetividad.As ocurre en muchos de loscuentos y novelas de Matute.

    Tal es el caso de Primera Memoria. La abuela es un serdetestable Ana Mara Matute que llevaba un anillo deojo perverso(207) que la representa. Sern las cosaslas que proyecten el subconsciente del personaje y es enellas donde se condensa el pensamiento.

    Ana Mara Matute utiliza el objeto como la materializa-cin mental del sentimiento o encrucijada en que se ha-lla el personaje y sirve para sintetizar de forma visual suestado de nimo, gobernado, bien sea por la angustia,el miedo, la incomprensin, la discordia, la sinrazn dela existencia, la soledad, la falta de amor, el conceptodel bien y el mal o un fatalismo particular.

    El objeto se convierte en el leitmotiv de la historia y es, obien el remate metafrico del pensamiento del persona-je__ lo que completa su sentido__ o el ncleo del relato:el esqueleto fsico del cuento. Es la metfora ideal queresponde al sentido de simplicidad y economa que per-

    dura en el estilo de Ana MaraMatute. En sus historias, concre-tiza y deja impreso de formaclara y tajante, el sentir humanoy la experiencia consciente. Ysu estilo es: [] immediatelyrecognizable blend of lyrismand stark realism [](JanetPerez, 1988, p.93).

    Ana Mara Matute le da al per-sonaje atributos distintos segnla edad, siendo lo sicolgico loque cuenta. Al mismo tiempo,lo asla en su mundo y separasus actividades, fijndolas enun entorno que los limita y delque difcilmente puede moversesin serias consecuencias.

    Estudiaremos primero, la fun-cin del objeto como remate

    metafrico del pensamiento del personaje en los si-guientes cuentos: El nio al que se le muri el amigo(Los nios tontos) y El ausente (Historias de laArtmila). El primero se relaciona con nios, el segundocon gente adulta.

    En El nio al que se le muri el amigo, los juguetes yel traje de hombre son los dos objetos que facilitan elpaso de lo concreto a lo abstracto Esta funcin se consi-gue tanto al nivel del personaje como al del lector. Losjuguetes, realidades entendidas por el nio (Jones, 99),estn unidas a la presencia del amigo. Cuando quierejugar y no lo halla, no comprende.

    La ausencia, la muerte, segn le indica la madre, nopuede compararla a nada. Para aclarar su situacin,elige la soledad. Y luego de reflexionar, llega a unir elobjeto innime, las canicas o el camin, con la falta delamigo: la muerte.

    FUNCIN VISUAL DEL OBJETO EN CUENTOS DE ANA MARA MATUTE

    El objeto, en el contar de Ana Mara Matute, se transforma en material esttico, en expresin visual, desnuda de todoadorno, en signo. Es en s, una autorrevelacin visual que de forma directa, nos hace entender una idea abstracta.

  • 25

    Matute se sirve de otro objeto: el traje de hombre que lecompra la madre cuando vuelve de su viaje mental. Eltraje nuevo es la metfora concreta que representa sucrecimiento sicolgico; algo tangible que vemos y quefacilita, tanto al personaje como al lector, la asimilacindel nuevo conocimiento, de la abstraccin.

    Pone de esta manera un remate metafrico, real, senci-llo, explicando algo muy complicado que llevara mu-chas ms palabra y disquisiciones metafsicas. Su apa-rente sencillez se consigue por medio de una prosa po-tica. El final es positivo, ya que el nio logra comprenderalgo que est por encima de sus experiencias y prepara-cin intelectual. El lector, desde fuera, tambin es capazde retener la imagen de los objetos y la abstraccin querepresentan.

    Generalmente, los personajes de Matute son prototiposque repite una y otra vez. Cuando selecciona un objetolo hace por su funcin sinttico-visual que simplifica darexplicaciones sobre la idea abstracta que les asigna.Pensamiento y signo quedan unidos y nos llegan en for-ma directa.

    Para presentar el uso del objeto con mayor radio de ac-cin, como ncleo del relato, examinaremos: El nio delos hornos y El maestro. El nio de los hornos, perso-naje principal del cuento del mismo nombre, carece has-ta de identificacin personal.

    Se le conoce por lo que no tiene sicolgicamente, amory por lo que hace: hornitos donde juega que constituyensu pequeo territorio. El objeto, el horno, nos conducede principio a fin, en crculo, a definir el sentimiento deun nio que parece hueco.

    Vive en un mundo de fantasa que la autora nos deja en-trever, ya que no se le permite compartir el amor en fami-lia. Los mayores le dan la espalda cuando el hermanonace; por eso, el nio se refugia en sus hornos.

    El narrador del cuento nos ha dicho al principio que: Letrajeron un hermano como un conejillo despellejado(Los nios tontos, 79). Es fcil pues, para la narradora,engaarnos suavemente y transportarnos con tal natura-lidad a la deshumanizacin del hermano. El cuento ter-mina as: Prendi su hornito querido y meti dentro alconejo despellejado (Los nios, 80).

    El intento de tomar parte en el mundo del adulto se leniega. No hay salida; acaba como empez. El hornofija la abstraccin de soledad, de falta de comunicaciny de deshumanizacin. Visualmente es el centro, el n-cleo del cuento.

    Terminamos con El maestro, tema de adulto en el quela muerte est tambin presente. Un cuadro de Jess, ensu papel de pedagogo, y la corbata que se pona elmaestro para ir a la escuela, sern los dos objetos queestructuren el cuento.

    El primero representa el idealismo que tena el protago-nista cuando lleg al pueblo, y el otro, la prdida y recu-peracin de su dignidad. El cuadro describe la presen-cia de un Jess que clama por algo. Esta imagen lo persi-gue durante su vida en el pueblo donde, vctima de lascircunstancias, se convierte en un borracho degenerado.

    Se queja de aquellos que le rodean y no responden a suidealismo: nios o mayores. Cuando el conflicto de laguerra divide al pueblo en dos, opta por el de abajo: elsometido. Y cuando es acusado de traidor, aunque l sesabe mejor, sin protestar, camina hacia la muerte con sudignidad recuperada.

    Al ponerse la corbata, retoma su posicin primera, la deeducador; la que tena cuando lleg al pueblo y con ellapuesta se integra al pelotn de la muerte. Janet Prez enThe Fictional World of Ana Maria Matute (94) nos men-ciona que Matute siente especial reverencia por el maes-tro de pueblo que, mal pagado y peor atendido, lo pre-senta en muchos relatos a manera de denuncia social. Elcuadro de Jess es el espejo que refleja su ideal.

  • 26

    En la mayora de las historias el personaje principal co-mete un error trgico que lo lleva a su destruccin. lmismo se imposibilita la comunicacin o simplemente noes comprendido, porque los terrenos de entendimientode un estado u otro de vida no se pueden cruzar: no hayintercambio. Casi siempre hay llanto y desilusin. Lavida no es un mejorar, sino una repeticin absurda.

    El objeto es utilizado por la autora para concretizar yconvertir la prosa en elemento potico debido al uso me-tafrico que de l hace. Con l une tiempos distintos yenlaza momentos, sin necesidad de explicaciones pro-sicas.

    El cuento de Matute sigue en mucho las lneas marcadaspor la narrativa modernista practicada por AntonCheckhov (Charles E.May. Chekhov and the ModernShort Story [99-217].The New Short Story Theories). Elpropsito del cuento es desarrollar un sentimiento comofue el de la dignidad en El maestro y el del vaco, enEl ausente.

    El objeto, de forma muy sencilla, representa la materiali-zacin de una emocin surgida en el discurrir de la vidadiaria, ejemplificada por los detalles. Matute elige unmomento, selecciona situaciones y proyecta una reali-dad interior.

    El triunfo de su obra se debe, sin duda, al lenguaje poti-co que gobierna la historia y que nos llega directamentepor el uso preciso del objeto-metfora. Terminaremoscon las mismas palabras de la autora para dar ampliocrdito a lo dicho: Los cuentos son en prosa lo ms pa-recido a la poesa, o sea, lo mximo a travs de lo mni-mo (Babelia, 18 agosto 2001).

    Las historias de Matute, no tienen por lo general finalesfelices. Me sorprende que Geraldine Nichols diga quesus cuentos aunque incluyan la muerte tienen un final fe-liz (100). Los aqu tratados han sido mas bien tristes.

    Lo bueno de conocer sus historias primeras es que nosayudan a comprender sus novelas, ya que los temas serepiten, ya que el universo de Matute se mantiene a lolargo de su obra. Por eso entramos en contacto fcilmen-te con esos nios presentes en Primera Memoria, Matia yManuel o en Fiesta al Noroeste: nios por lo general sinesperanza.

    Mara Sergia Steen, University of Colorado

    OBRAS CITADAS- Burunat, Silvia. El monlogo interior como forma narrativa en la novela es-paola, 1940-75. Madrid: Ediciones Porra, S.A., 1980 - Jones, Margaret, E.W. The literary World of Ana Maria Matute. Lexington:The University Press. Kentucky, 1970- Matute, Ana Mara. Algunos muchachos. Barcelona: Destino, 1968- El tiempo. Barcelona: Destino, 1981- Entrevista en Babelia: (18 agosto 2001)- Historias de la Artmila. Barcelona: Destino, 1961- Los nios tontos. Barcelona: Destino, 1986- Primera memoria. Barcelona: Destino,1960- May, Charles E. Chekhov and the Modern Short Story. The New Short Story - Theories. Edited by Charles E. May. Athens, Ohio: Ohio University Press,1994-Nichols, Geraldine. La privacin en la literature infantile. Descifrar la dife-rencia. Madrid: Siglo XX1, 1992- Perez, Janet. Contemporary Women Writers of Spain. Boston: G.K.: Hall andCo., 1988- Femenine Concerns in Contemporrary Spanish Fiction by Women.Portraitsof the- Femme Seule. Edited by Roberto Manteiga & Al. Potomac, Maryland:Scripta Humanistica, 1988- The fictional World of Ana Maria Matute: Solitude, Injustice and Dreams- Women Writers of Contemporary Spain. Edited by Joan L. Brown. Cranbury,N. J. Associated University Presses, 1991

  • 27

    1. Podrn concurrir al premio todos aquellos originalesque renan las siguientes condiciones: - Ser inditos y estar escritos en espaol.- Poesa: tener una extensin mnima de 600 versos (enformato DIN A-4), con interlineado de 1,5, en letra TimesNew Roman tamao 12 y por una sola cara.- Novela: tener una extensin mnima de doscientas pgi-nas (en formato DIN A-4), con interlineado de 1,5 y en le-tra Times New Roman tamao 12, por una o por las doscaras. - No haber sido premiados en otro concurso ni hallarse

    pendientes de fallo en cualquier premio.

    2. Se establece un premio nico e indivisible dotado condoce mil euros que est sujeto a la legislacin fiscal vigen-te, realizndose sobre dicha cantidad las retenciones le-galmente establecidas. El premio podr ser declaradodesierto.

    3. Ediciones ALGAIDA publicar y distribuir la obra pre-miada. De los ejemplares publicados, se entregarn 10 asu autor, entendindose que sus derechos para la 1 edi-cin quedan cubiertos, respectivamente, con el importedel premio y con la publicacin.

    4. Cada autor podr presentar cuantos originales desee,por cuadruplicado; en ejemplares separados, numerados,impresos en papel, debidamente grapados, cosidos o en-cuadernados, en perfectas condiciones de legibilidad ysin la firma del autor, sustituida por lema o pseudnimo es-crito en la cabecera de la portada. Los originales irnacompaados de una sola plica cerrada, con el mismo t-tulo, que contendr nombre y apellidos, nacionalidad, do-micilio, foto reciente y telfono del autor, as como unabreve nota bio-bibliogrfica y una fotocopia delDocumento Nacional de Identidad o pasaporte.

    5. Los trabajos podrn presentarse directamente en laFundacin Salamanca Ciudad de Cultura, haciendo cons-tar en el exterior del paquete el ttulo de la obra y PremioCiudad de Salamanca de Poesa o Novela 2007, encuyo caso se expedir recibo de la entrega. As mismo,los trabajos podrn presentarse por correo certificado ha-ciendo constar en el exterior:

    FUNDACIN SALAMANCA CIUDAD DE CULTURAPremio "Ciudad de Salamanca de Poesa 2007Ttulo de la obraC/ Pozo Amarillo n 25 37002 - SALAMANCA

    Sirviendo, en estos ltimos casos, de justificante, el res-guardo de correos o el de las agencias de transporte. Elda lmite de recepcin de originales es el 21 de septiem-bre de 2006. Se aceptar como fecha vlida la consigna-da en el matasellos del sobre o paquete.

    6. Para cualquier informacin sobre el premio, consultarla pgina web: www.salamancaciudaddecultura.org .

    7. El jurado estar formado por personas de reconocidoprestigio del mbito de las letras.

    8. Fallo del jurado. Antes del 30 de diciembre de 2007, yen fecha que oportunamente se anunciar, el Jurado otor-gar el PREMIO "CIUDAD DE SALAMANCA" DE POESA2007.

    9. Los originales no premiados sern destruidos.

    10. La entrega del PREMIO "CIUDAD DE SALAMANCAen un acto pblico que organizar a tal efecto laFundacin Salamanca Ciudad de Cultura, con la presen-cia del autor galardonado.

    PREMIO CIUDAD DE SALAMANCA DE POESA Y NOVELA 2007

    Concursos literarios

  • 28

    Joakin Leizarraga (1748-1835)

    Joakin Leizarraga naci en 1748 en Elcano (Navarra). Estudi en la Compaa de Jess y posteriormen-te se convirti en hermano de la Compaa de Jess. En 1767 dej la orden y se hizo sacerdote. Fueprroco de su pueblo hasta su muerte en 1835.

    Lizarraga es considerado uno de los escritores ms fecundos del Pas Vasco: produjo unos quince ma-nuscritos, casi cinco mil hojas escritas con letra pequea, pero en vida no se public nada. Una partede su obra se ha perdido y de lo que queda muy poco se ha visto publicado; a modo de ejemplo men-cionaremos Urteco igande guztietaraco Platicac edo Itzaldiac (Plticas o Sermones para todos losdomingos del ao) editado en 1846 y Doctrina Christioaren Cathechima (Catecismo de la DoctrinaCristiana) editado en 1979 por Euskaltzaindia (Academia de la Lengua Vasca).

    Leizarraga cultiv el tema religioso, siendo como era sacerdote. Realizaba sus sermones nicamente eneuskara, adaptadas al formato largo-breve y con la finalidad de que fueran comprensibles y didcticos.Adems, escriba en el dialecto altonavarro y se esforz en utilizar un lenguaje claro e inteligible paraadaptarse en la medida de lo posible al nivel cultural de los oyentes.

    Pedro Ignacio Barrutia (1682-1759)

    Barrutia es considerado el primer dramaturgo del Pas Vasco. Naci en Aramayo y era escribano deprofesin.

    Azkue public en 1897 en la revista Euskalzale la obra de Barrutia Acto para la Noche Buena conel ttulo Gabon Gaberako Ikuskizuna o Acto para la Noche Buena.

    La originalidad de esta obra reside en el lenguaje: antiguo, sistemas arcaicos verbales y escrito en eus-kara y en castellano. Gabriel Aresti realiz un estudio profundo de la obra y comprob que posea ungran valor literario y que era el anuncio del teatro moderno.

    Posteriormente se la ha considerado una obra maestra. Por ejemplo, a juicio del fillogo Mitxelena, laobra de Barrutia es una de las mejores obras teatrales vascas. Si reparamos en su estructura interna,tambin es una obra ejemplar en cuanto a la mtrica, por su riqueza, rapidez y viveza.

    El conde de Peaflorida (1729-1785)

    Francisco Xavier Mara de Munibe e Idiquez, conde de Peaflorida, naci en Azcoitia en 1729 y falle-ci en Vergara en 1785. Fue un hombre ilustrado, msico y escritor, realiz estudios cientficos y tuvomuchos cargos polticos a lo largo de su vida (fue diputado general de Guipzcoa).

    Fund en 1763 la Real Sociedad Bascongada de Amigos del Pas. En las reuniones y tertulias que se or-ganizaban en su casa se reunan hombres de gran sabidura para conversar acerca de la sociedad, laciencia, la filosofa, la literatura y la historia. A este grupo se le llam Los caballeritos de Azkoitia.

    En lo referente a su obra, escribi dos obras breves: una opereta pastoril en 1762 cuyo ttulo es Gabonsariac (Premios de Navidad), inscrita en la tradicin de canciones navideas y realizada para sercantada en la iglesia de Azkoitia. Y la segunda obra teatral llamada El borracho burlado, pera escri-ta en euskara y en castellano.Sobre el estilo diremos que es un euskara vivo, jalonado de barbarismos,ya que sa era una caracterstica de la escritura en aquella poca. Asimismo, el tema y el ttulo son muyoriginales.

    Isabel Guezuraga Fuldain

    ALGUNOS AUTORES DE LA LITERATURA VASCA EN EL SIGLO XVIII

    Literatura vasca

  • 29

    Joakin Leizarraga (1748-1835)

    Joakin Leizarraga 1748. urtean sortu zen Elkanon (Nafarroa). Jesusen Lagundian ikasi zuen, baitaJesusen Lagundiko anaia izan zen. 1767. urtean Lagundia utzi zuen eta apaiz egin zen. Bere herrikoerretorea izan zen hil zen arte 1835. urtean.

    Lizarraga dugu Euskal Herriko idazlerik oparoenetakoa: hamabost bat eskuizkribu egin zituen, letra txi-kiz idatzitako ia bost mila orrialde, baina bera bizi zelarik ez zen bat bera ere argitara eman. Lanarenzati bat galdu da eta geratzen denetik oso gutxi argitaratu da; adibide gisa Urteco igande guztietara-co Placticac edo Itzaldiac (1846an argitaratua) eta Doctrina Christioaren Cathechima (1979anEuskaltzaindiak argitaratua) aipatuko ditugu.

    Leizarragak, apaiza izanik, erlijio gaia jorratu zuen. Sermoiak euskara hutsean egin zituen, luze-labu-rrean egokituak eta edukien aldetik ere ulergarriak eta didaktikoak izan zitezen. Honez gain, goi nafa-rreraz idazten zuen eta hizkuntza argia eta adigarria erabiltzen saiatu zen entzuleen kultura mailariahalik eta ondoen egokitzeko. Eredutzat Axularren Gero edota Larramendiren lanak izan zituen.

    Pedro Ignacio Barrutia (1682-1759)

    Barrutia dugu Euskal Herriko lehen antzerkigilea. Aramaion jaioa eta eskribaua zen ogibidez.

    Barrutiaren lana, Acto para la Noche Buena Azkuek argitaratu zuen Euskalzale aldizkarian 1897.urtean Gabon Gaberako Ikuskizuna edo Acto para la Noche Buena izenburuaz.

    Lan honen berezitasuna hizkuntzan datza: antzinakoa, aditz sistemako arkaismoak eta euskaraz eta gaz-telaniaz idatzia. Gabriel Arestik lanaren azterketa sakona eginaz, literatur balio handikoa zela eta an-tzerki modernoaren iragarpena zela baieztatu zuen. Geroxeago lan hori maisulanatzat ere hartua izanda. Esaterako, Mitxelena filologoaren ustez, Barrutiaren lana euskal antzerkigintzaren lanik onenetakoada. Barne egiturari begiratuz, metrikan ere lan eredugarria da, aberatsa, azkarra eta bizia delako.

    Peafloridako kondea (1729-1785)

    Francisco Xabier Maria de Munibe e Idiquez, Peafloridakokondea, Azkoitian jaio zen 1729. urtean eta Bergaran zenduzen 1785. urtean. Kultura gizona, musikaria eta idazlea izanzen, zientzia ikasketak egin zituen eta hainbat kargu politikoizan zituen bizitzan zehar (Gipuzkuako diputatu nagusia izanzen).1763. urtean Real Sociedad Bascongada de Amigos delPas sortu zuen. Bere etxean antolatzen ziren batzarretan etasolasaldietan jakinduria handiko gizonak gizarteaz, zientziaz,filosofiaz, literaturaz eta historiaz mintzatzeko elkartzen ziren.Azkoitiako zalduntxoak izena eman zitzaion talde honi.

    Bere lanari dagokionez, bi lan labur idatzi zituen: Gabon sa-riac (1762) izeneko artzain opereta, Eguberriko kanten tradi-zioan kokaturik eta Eguberrian Azkoitiko elizan kantatzeko egi-na. Eta bigarrena El borracho burlado izeneko antzerki lana.Euskaraz eta gaztelaniaz idatzitako opera da. Estiloaz esan de-zakegu euskara bizia dela, erderakadaz zipriztindurik, sasoihartako idazkera horrelakoa baitzen. Gaia eta izenburua ereoso orijinalak dira.

    Isabel Guezuraga Fuldain

    XVIII MENDEKO EUSKAL LITERATURAREN ZENBAIT IDAZLE

    Euskal literatura

    Francisco Xabier Mara de Munibe e Idiquez,Peafloridako kondea (1729-1785)

  • 30

    Aunque europea de nacionalidad, la escritora quenos ocupa vino al mundo en el pas nipn y pasgran parte de su vida en Oriente Medio. Se convierte,por tanto, en protagonista de una ms de nuestrasmiradas a la literatura con especias, que mezcla, eneste caso, el sabor natural del shushi con la fuerzaradical del comino y la dulzura del chocolate belga.Tres elementos que combinados con maestra poruna buena cocinera hacen resplandecer un plato.

    LAS CATILINARIASAmlie Nothomb / EDITORIAL LUMEN

    La frescura narrativa de este autora, que convenci ya asus lectores con Estupor y temblores y El sabotaje amo-roso, tampoco deja indiferentes en la obra que nos ocu-pa.

    Da comienzo el libro marcando pauta con este prrafo:No sabemos nada de nosotros mismos. Creemos que noshabituamos a ser nosotros mismos pero ocurre lo contra-rio. Cuantos ms aos transcurren, menos sabemos quines esa persona en cuyo nombre hablamos y actuamos.

    Tres son los objetivos que la escritora ha querido cubrir atravs de su trama, objetivos que sirven como toque dealerta al lector. Primero, que la soledad y el aislamiento nosuelen ser buenos consejeros. Segundo, dejar clara la exis-tencia de lo bueno y malo que todos llevamos en nuestrointerior. Tercero, que la puesta en prctica de resortes de-fensivos a la hora de luchar contra lo que consideramosque trata de invadirnos y destruirnos puede resultar peli-grosa.

    La trama se desarrolla en un alejado y bello lugar en elque un matrimonio de jubilados decide residir para buscarel aislamiento y la tranquilidad. Todo parece funcionarbien hasta que se cruza en sus vidas un incmodo vecino.

    Mediante una narrativa detallada, sobrecogedora y pro-funda que mantiene el suspense e innumerables dilogosinquirientes, ingeniosos, tajantes e inteligentes, escritoscon estilo moderno y fluido lenguaje, la autora utiliza elhumor negro, cercano, a veces, a lo absurdo e inhumano.

    A travs de una voz narradora sutil, directa, llevada acabo en primera persona, presenta a sus escasos, reales y,en ocasiones, retorcidos personajes: Emile, protagonistaprincipal, hombre erudito, antigo profesor de griego y la-tn; Juliette, esposa del anterior, sensible y comedida;Palamede Burnardin, alias verdugo, vecino molesto;Bernardette, mujer del vecino, tambin denominada lacosa, el quiste o la masa por su amorfa figura; yClaire, de fugaz aparicin, alumna de Emile.

    Apoyndose en ellos, Amlie mantiene al lector inmersoen una narrativa de ritmo trepidante, hacindole esbozartantas sonrisas como momentos de estupor, hasta arrastrar-le al desenlace final inesperado?

    Las catilinarias hace honor a su ttulo, gracias a los vehe-mentes discursos lanzados por Emile a Palamede, conside-rado por l peligroso enemigo de su privacidad, en estaobra sugerente, de la que sin duda pueden extraerse va-rias enseanzas.

    La autora

    Amlie Nothomb naci en 1967 en Kobe (Japn) y vividurante su infancia y adolescencia en el Extremo Oriente.De nacionalidad belga, tras estudiar filologa romnicadecidi consagrarse a la escritura por completo. En 1996public su primera novela, Higiene del asesino.Actualmente reside en Bruselas.

    Carmen Len

    Literatura con especias

  • 31

    CON TETAS Y ALGO MS

    Los intrpretes agradecen los aplausos del pblico al trmino de la