300 JÓVENES DE TODO EL MUNDO … · Es Festival de la Canción Misionera ... acompaña a mujeres...

of 12/12
Donativo: 0,30 euros. AÑO XXXV. NÚMERO 1.490 8 de abril de 2018 Es Festival de la Canción Misionera reunió a cerca de 700 participantes PÁGINA 8 El Proyecto Santa Marta, de Cáritas Diocesana, acompaña a mujeres víctimas de la prostitución PÁGINA 9 300 JÓVENES DE TODO EL MUNDO PRESENTARON AL PAPA LAS CONCLUSIONES DE SU TRABAJO Los jóvenes, protagonistas en la llamada a la evangelización El sacerdote de nuestra archidiócesis, don Raúl Tinajero, director del departamento de Pastoral de Juventud de la Conferencia Episcopal Española, afirma que la reciente reunión presionodal, ha hecho sentirse a los jóvenes «corresponsables en la llamada a la evangelización y verdaderos protagonistas» Los jóvenes que presentaron al Papa el documento presinodal que elaboraron no quisieron perder la ocasión de hacerse un «selfie» con él. Don Raúl Tinajero, que acom- pañó a los jóvenes españoles que participaron en la Reunión Presinodal, junto a otros tres- cientos jóvenes de todo el mun- do, afirma que «los jóvenes piden escucha, comprensión, que se cuente con ellos, que se les atienda en sus inquietudes, quieren ser voz también de la buena nueva de Jesucristo y pi- den mayor implicación en las responsabilidades eclesiales». Al finalizar la Santa Misa del Domingo de Ramos, el Papa Francisco recibió de manos de un grupo de jóvenes, que parti- ciparon en la Reunión Presino- dal, el documento conclusivo de la semana de trabajos finali- zada el pasado 24 de marzo. La juventud del mundo pide a la Iglesia que sea más trans- parente, cercana e interactiva, abierta a sus propuestas, ya que los jóvenes tienen mucho que ofrecer, «quieren ser protago- nistas y no simples espectado- res». PÁGINAS 6-7 Cristo no quedó muerto en el camino Escrito del Sr. Arzobispo, en el segundo Domingo de Pascua. PÁGINA 3
  • date post

    26-Sep-2018
  • Category

    Documents

  • view

    216
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of 300 JÓVENES DE TODO EL MUNDO … · Es Festival de la Canción Misionera ... acompaña a mujeres...

  • 8 DE ABRIL DE 2018 / PADRE NUESTRO

    Donativo: 0,30 euros.

    AO XXXV. NMERO 1.4908 de abril de 2018

    Es Festival de la Cancin Misionera reuni a cerca de 700 participantes

    pgiNA 8

    El Proyecto Santa Marta, de Critas Diocesana, acompaa a mujeres vctimas de la prostitucin

    pgiNA 9

    300 JVENES DE TODO EL MUNDO PRESENTARON AL PAPA LAS CONCLUSIONES DE SU TRABAJO

    Los jvenes, protagonistas en la llamada a la evangelizacinEl sacerdote de nuestra archidicesis, don Ral Tinajero, director del departamento de Pastoral de Juventud de la Conferencia Episcopal Espaola, afirma que la reciente reunin presionodal, ha hecho sentirse a los jvenes corresponsables en la llamada a la evangelizacin y verdaderos protagonistas

    Los jvenes que presentaron al Papa el documento presinodal que elaboraron no quisieron perder la ocasin de hacerse un selfie con l.

    Don Ral Tinajero, que acom-pa a los jvenes espaoles que participaron en la Reunin Presinodal, junto a otros tres-cientos jvenes de todo el mun-do, afirma que los jvenes piden escucha, comprensin, que se cuente con ellos, que se les atienda en sus inquietudes, quieren ser voz tambin de la buena nueva de Jesucristo y pi-den mayor implicacin en las responsabilidades eclesiales. Al finalizar la Santa Misa del Domingo de Ramos, el Papa Francisco recibi de manos de un grupo de jvenes, que parti-ciparon en la Reunin Presino-dal, el documento conclusivo de la semana de trabajos finali-zada el pasado 24 de marzo. La juventud del mundo pide a la Iglesia que sea ms trans-parente, cercana e interactiva, abierta a sus propuestas, ya que los jvenes tienen mucho que ofrecer, quieren ser protago-nistas y no simples espectado-res.

    pgiNAS 6-7

    Cristo no qued muerto en el caminoEscrito del Sr. Arzobispo, en el segundo Domingo de Pascua.

    pgiNA 3

  • PADRE NUESTRO / 8 DE ABRIL DE 2018

    2 pALABRA DEL SEOR II DOMINGO DE PASCUA O DE LA DIVINA MISERICORDIA

    PRIMERA LECTURA: HECHOS DE LOS APSTOLES 4, 32-35

    EL grupo de los creyentes tena un solo corazn y una sola alma: nadie llamaba suyo propio nada de lo que tena, pues lo posean todo en comn. Los apstoles daban testimonio de la resurrec-cin del Seor Jess con mucho valor. Y se los mira-ba a todos con mucho agrado. Entre ellos no haba necesitados, pues los que posean tierras o casas las vendan, traan el dinero de lo vendido y lo ponan a los pies de los apstoles; luego se distribua a cada uno segn lo que necesitaba.

    SEGUNDA LECTURA: 1 JUAN 5, 1-6

    QUERIDOS hermanos: Todo el que cree que Jess es el Cristo ha nacido de Dios; y todo el que ama al que da el ser ama tambin al que ha nacido de l. En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios: si amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos. Pues en esto consiste el amor de Dios: en que guar-demos sus mandamientos. Y sus mandamientos no son pesados, pues todo lo que ha nacido de Dios vence al mundo. Y lo que ha conseguido la victoria sobre el mundo es nuestra fe. Quin es el que ven-ce al mundo sino el que cree que Jess es el Hijo de Dios? Este es el que vino por el agua y la sangre: Jesucristo. No solo en el agua, sino en el agua y en la sangre; y el Espritu es quien da testimonio, porque el Espritu es la verdad.

    EVANGELIO: JUAN 20, 19-31

    AL anochecer de aquel da, el primero de la semana, estaban los discpulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judos. Y en esto entr Je-ss, se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros. Y, diciendo esto, les ense las manos y el costado. Y los discpulos se llenaron de alegra al ver al Seor. Jess repiti: Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, as tambin os envo yo. Y, dicho esto, sopl sobre ellos y les dijo: Re-cibid el Espritu Santo; a quienes les perdonis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengis, les quedan retenidos. Toms, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jess. Y los otros disc-pulos le decan: Hemos visto al Seor. Pero l les contest: Si no veo en sus manos la seal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo. A los ocho das, estaban otra vez dentro los dis-cpulos y Toms con ellos. Lleg Jess, estando ce-rradas las puertas, se puso en medio y dijo: Paz a vosotros. Luego dijo a Toms: Trae tu dedo, aqu tienes mis manos; trae tu mano y mtela en mi costa-do; y no seas incrdulo, sino creyente. Contest Toms: Seor mo y Dios mo!. Jess le dijo: Porque me has visto has credo? Bienaventurados los que crean sin haber visto. Muchos otros signos, que no estn escritos en este libro, hizo Jess a la vista de los discpulos. Es-tos han sido escritos para que creis que Jess es el Mesas, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, ten-gis vida en su nombre.

    Seor mo y Dios mo!Cleof SnChez Montealegre

    Jess ha resucitado. Comienzo de la actividad apostlica. Quin lo hubiera dicho! Los milagros de los apstoles que siembran su palabra de admiracin. Los apstoles realizaban muchos signos y prodigios en medio del pueblo. La dispersin se convier-te en el mximo acuerdo de fraterni-dad, todo en comn, quienes haban disputado por los primeros puestos. Ahora en comn acuerdo y as creca el nmero de los creyentes que se ad-heran al Seor. El favor del pueblo: sacaba a los enfermos a la calle, y los pona en camillas para que, al pasar Pedro, su sombra por lo menos caye-ra sobre alguno. Qu contrastes! De huidizos, ahora predicadores. Cmo sera el mundo que nos contempla si el testimonio de los creyentes avalase el anuncio de la necesaria evangeli-zacin? Sin crtica. Sin alarde. Con la confianza en y del Resucitado. Toms, honesto en su conducta. Conjugar los aspectos de su vida lleva a la conclusin de ser desconcertante, pero leal y consecuente en sus plantea-mientos. Sus razones tena. Ya haba desafiado a sus condiscpulos: Vaya-mos tambin nosotros y muramos con l (Jn 11,16), y se haba encontrado solo. Admirable valor, desesperacin real. Seor, no sabemos a dnde vas cmo podemos saber el camino? (Jn 14,15). Ahora es Jess quien responde: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por m. Silen-cio en el auditorio. Aparicin de Jess (Jn 20,24). Ha llegado el momento de estar de rodillas. Parece la excep-cin y es excepcin en su confesin. Quera meter su mano en la seal de los clavos y del costado. Es un hombre honrado, quiere actuar por conviccin no por los co-mentarios de los que decan haber contemplado al Resuci-tado. Si para Jess, las puertas cerradas, se abren con normali-dad. La paciencia de Jess. La

    cerrazn de Toms se abre como gran corazn envuelto en la misericordia y hace una confesin que todava hace temblar, se tenga mayor o menor fe. La confesin es de maravilla, tan de maravilla que se sigue repitiendo con el alma en los labios en toda celebra-cin litrgica. Seor mo y Dios mo. Ahora la paz recobra el sentido divino. Paz a vosotros. Queda para siempre como marca interior de los discpu-los de Jesucristo. Qu hermosos son sobre los montes los pies del mensa-jero que anuncia la paz! (Is 52,7). El Cenculo debe abrir sus puertas y tirar al olvido su enclaustramiento. No de-bis rechazar el honor del apostolado porque os asuste ser enviados al mun-do como mensajeros. Verdaderamente recibiris la efi-cacia del Espritu, que, en el momen-to oportuno, os otorgar la resurrec-cin y la inmortalidad. Esta es la razn por la que Cristo sopl materialmente, para demostrar que, lo mismo que la respiracin sale fuera de la boca del hombre, as tambin la divina sustan-cia, de manera conveniente a la divi-nidad, sale el Espritu que proviene de ella. Pues el Seor quiso que fuese igual el derecho de atar como el de des-atar, autorizando ambas cosas de igual condicin.. Como norte y gua, la confesin de fe. En los actos, en la vida, en las costumbres. Ser templos de Dios en medio de los templos de los dioses del poder, del tener, del consumir. Creer en el Dios que revoluciona nuestros andares y nuestros criterios, porque la comunidad espera siempre un testigo que esparza en su vida el buen olor de Cristo. Si te parece difcil seguirlo, no tengas miedo. Confa en l, ten la se-

    guridad que l est cerca, est contigo, y te dar la paz que buscas y la fuerza para vivir como l quiere que vivas (Pa-pa Francisco). Para ir a donde no se sabe, hay que ir por don-de no se sabe.

    n

    LEctuRAS DE LA SEMANA.- Lunes, 9: La anunciacin del Seor. Isaas 7, 20-14; 8, 19b; Hebreos 10, 4-10; Lucas 1, 26-38. Martes, 10: Hechos 4, 32-37; Juan 3, 7-15. Mircoles, 11: San Estanislao, obispo y mrtir. Hechos 5, 17-26; Juan 3, 16-21. Jueves, 12: Heccos 5. 27-33; Juan 3, 31-36. Viernes, 13: Hechos 5, 34-42; Juan 6, 1-15. Sbado, 14: Hechos 6, 1-7; Juan 6, 16-21. Misa vespertina del III Domingo de Pascua.

  • 8 DE ABRIL DE 2018 / PADRE NUESTRO

    tERcERA pgiNA 3SR. ARZOBISPO ESCRITO SEMANAL

    Cristo no qued muerto en el caminoRecuerdan aquella imagen del Papa Juan Pablo II lite-ralmente desplomado sobre la losa del Santo Sepulcro en su viaje a Jerusaln el ao 2000? Los que hemos estado all en la soledad de la Anasta-sis hemos sentido algo parecido: una oracin concentrada y estremecida. La resurreccin de Jess es el ncleo de nuestra fe. En ella descansa toda la arqui-tectura de nuestra salvacin. Creemos precisamente en el Dios que resucit a Jesucristo, y adoramos a Cristo porque en la resurreccin fue constituido en su carne Seor de cielo y tierra. Espera-mos la vida eterna porque su resurrec-cin es el origen de la nuestra. De modo que un cristianismo sin resurreccin, o con la esperanza de la resurreccin de-bilitada por las brumas de la duda, no es la fe cristiana que trajo Jess, ni el de la Iglesia catlica, ni el de los mrtires, o los misioneros, ni el cristianismo que nos dejaron nuestros padres. Ser cristiano es vivir con el corazn puesto en los bienes de la resurreccin, vivir en este mundo sin ser de este mun-do, querer y tratar las cosas con sabidu-ra, como aquel o aquella que vive un poco metido en la vida eterna. La fe y la esperanza en la resurreccin es un in-grediente necesario para la plenitud de la vida humana. Y sin esta esperanza no hay plena libertad ni podemos llegar a reconciliarnos del todo con Dios ni con nosotros mismos. Nuestro mundo, nuestra cultura, nuestras formas de vida ms actuales estn precisamente enfermas por falta de esta esperanza. Pero nuestro mundo parece feliz, encantado de la vida,

    anclado aqu en la representacin de este mundo; el inconveniente es que la representacin de este mundo se ter-mina (1 Cor 7,31). En la ausencia del otro mundo no hay ms remedio que entregarse a las cosas caducas de este mundo, por supuesto, con las inevi-tables consecuencias de toda idolatra: ambiciones, angustias, sometimientos, decepciones, rivalidades, injusticias, conflictos y desesperanzas. Pienso sinceramente que se equivo-can los que piensan que Jesucristo que-d muerto en el camino de la historia. Ni qued muerto l, ni est muerta la Igle-sia, ni lo est la fe de los cristianos. Por el contrario, Jess resucitado es el futu-ro, el nico futuro humano que existe de verdad delante de nosotros, nuestro pro-pio futuro. Qu futuro y qu progreso se puede construir desde el olvido del verdadero futuro y la idolatra de nues-tras propias obras?

    Los cristianos sabemos que Jess est vivo, junto a Dios Padre, pero en el corazn del mundo, de nuestro mundo, como fuente de esperanza y de plena humanidad justificada, santificada, sal-vada de la injusticia y del poder de la muerte, libre para la vida verdadera, en la verdad y en la vida, por los siglos de los siglos. Y de este modo, Cristo es la misericordia de Dios, como nos recuer-da este segundo domingo de Pascua, porque no puede negarse a s mismo y se nos ofrece para el perdn y la reconci-liacin de los hombres con Dios y entre nosotros. Estamos en Pascua, hermanos cris-tianos. No callis esta fe en la resurrec-

    cin. No debilitis esta esperanza. No renunciis a esta vida. En este mundo bueno, porque as lo hizo Dios, pero tambin lleno de idolatras y esclavitu-des inesperadas, los cristianos tenemos que ser testigos de la verdadera libertad. Es la libertad de los hijos de Dios, los que son libres interiormente para vivir en la verdad y en el bien, viviendo ante Dios una vida justa e inmortal. Contra esto no hay barreras. Os invito, hermanos, a anunciar este mensaje lleno de fuerza: Cristo ha resu-citado, l va delante, para que nos atre-vamos a hacer brillar en nuestra vida y en nuestro mundo la vida nueva que nos viene de la Resurreccin de Jess, en la que ya participamos por la vida resuci-tada de Cristo que recibimos en el Bau-tismo, cuya renovacin hemos hecho en la gran Vigilia Pascual. Ningn tiempo ms luminoso que el de Pascua florida, para gozar de la amistad de Dios, de su conocimiento y de su amor. Tenemos que ser verdaderos testigos de estas cosas, de esta felicidad. Es verdad, ha resucitado el Seor y se ha aparecido a Simn Pedro (Lc 24,34): el Seor re-sucitado est con nosotros.

    X Braulio rodrguez PlazaArzobispo de Toledo

    Primado de Espaa

  • PADRE NUESTRO / 8 DE ABRIL DE 2018

    JoS daz rinCn

    Ahora que han pasado unos me-ses de las Jornadas Diocesanas de Pastoral y la reflexin sobre las mismas es ms serena y profunda, en este tiempo pascual que estamos vivien-do, que nos impulsa a amar con pasin a la Iglesia de Cristo y a a ser sus testi-gos hasta los confines del mundo (Hch 1,8), es necesario revisar las mismas. De entrada, hay que subrayar que es la convocatoria ms importante del ao que nos hace nuestro Obispo, y de la que muchos parecen no enterarse ni tener el menor inters, lo cual los define. Estas Jornadas son una vez al ao, dos das completos en un fin de sema-na, presididos y acompaados, desde el primero al ltimo momento, por nues-tros obispos y todos sus vicarios y de-legados, en un lugar familiar y de fcil aparcamiento, con una organizacin impecable y, siempre, con un contenido interesante, certero, realista y necesario. Los ponentes son muy competentes y de primera lnea, as como unas experien-cias del mximo inters. Cmo es po-sible exista tan escasa responsabilidad y compromiso por parte de muchos? Los que participan, la mayora lo hacen un da escaso, unos setecientos que no est nada mal, pero slo unas horas del sba-do, perdindose la mayora de sus con-tenidos, la convivencia y la comunin que se vive. Con la cantidad de medios que hoy tenemos para todo! Coches, tiempo sobrado, lugares para pernoctar en la Casa de Ejercicios, facilidad para todo... Nada digamos de los buenos cris-tianos que ni se plantean asistir lo ms mnimo. Algunos, al hacerles yo caer en la cuenta, me dan las respuestas ms in-verosmiles, como las escusas de los in-vitados a las bodas que nos pone el evan-gelio para no escuchar al Seor. Dnde dejamos nuestra misin, nuestra corres-ponsabilidad, la imprescindible comu-nin y nuestra actitud militante? Muchas veces digo que el mal avan-za porque los buenos no hacen nada. En estas Jornadas se abord el apa-sionante tema de la educacin. Donde estaban tantsimos pro-fesionales de nuestros colegios catlicos, incluso interviniendo el Director Nacional de Escuelas Catlicas? Es penoso y lamenta-ble.

    causas de este problema

    Las causas principales de este problema que comentamos est en algo preocu-pante: el dficit de militancia. Tenemos pocos militantes con las ideas claras, con ilusin, talante apostlico y ganas de comprometerse. Pienso que esto se debe a la escasa presencia en la dicesis de asociaciones y movimientos apost-licos homologados en la Iglesia. Estos son los que forman militantes de ver-dad, por su vitalidad espiritual y apos-tlica, sus planes de formacin, la clari-dad y fortaleza de la identidad cristiana, la ayuda mutua, el mtodo de trabajo y el talante militante que se imprime. La escasez de grupos apostlicos au-tnticos supone un dficit militante, un gran vaco, falta de corresponsabilidad, escasez de fuerzas para la evangeliza-cin y para la pastoral. Todos debemos tomar conciencia, obispos, curia, sacer-dotes, asociaciones y movimientos que tenemos alguna implantacin en la di-cesis, para avanzar en este importante aspecto de la militancia.

    Nuevas situaciones

    La Palabra de Dios nos dice muchas co-sas al respecto, hay que leerla y rumiar-la, subrayo slo unas palabras que Cristo nos dice: En esto recibe toda la gloria mi Padre: en que deis fruto abundante y as seris discpulos mos. Como el Pa-dre me ama, as os amo yo a vosotros (Jn 15, 8-9). Otra idea del Magisterio reciente que no tiene desperdicio: Nue-vas situaciones, tanto eclesiales como sociales, econmicas, polticas y cultu-rales, reclaman hoy, con fuerza muy par-ticular, la accin de los fieles laicos. Si el no comprometerse ha sido siempre algo inaceptable, el tiempo presente lo hace an ms culpable. A nadie le es lcito permanecer ocioso (ChL n. 3). Correspondamos al amor infinito que Dios nos tiene y que nos ha dado a Jesucristo como Salvador, Maestro y Modelo. No le fallemos tanto. l jams nos defrauda, asegura la Biblia, y lo sa-

    bemos por experiencia. Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimien-to de la verdad ( 1 Tim 2,4). Y lo quiere hacer por nuestro me-dio, junto a l, y con l, no lo olvidemos.

    n

    4 cOLABORAciONES

    La Custodia de oroJoS CarloS Vizuete

    El da 26 de noviembre de 1504, en Medina del Campo, muri Isabel la Catlica. El da 12 de octubre ha-ba firmado su testamento consciente de que se encontraba prxima la hora de su muerte. El texto, que ha sido muchas ve-ces analizado, nos muestra la alta calidad humana y la profunda fe religiosa de la reina. Tras encomendar su alma a Dios, agradeciendo los bienes de l recibidos, determina que su cuerpo sea enterrado en la ciudad de Granada. Ordena que se limiten los gastos de luto y de sus honras fnebres y que el dinero que se hubiera invertido en ellos se reparta en limosnas para vestir a doscientos pobres. Ade-ms, dentro del plazo de un ao a partir de su muerte, debern pagarse todas las deudas que por cualquier motivo no se hubiesen saldado. Para cumplir con esta obligacin orden la venta de todos sus bienes muebles y con lo que sobrara mand cumplir las mandas piadosas con-tenidas en el testamento: celebrar misas en sufragio por su alma en monasterios observantes, dedicar dos millones de ma-ravedes para dotes de doncellas pobres, redimir doscientos cautivos de manos de los infieles y entregar otras cantidades en las llamadas limosnas acostumbradas, segn dispusieran los testamentarios. Los contadores de la Cmara Real realizaron un detallado inventario de los bienes de la reina, cuyo valor total ron-daba los veinticinco millones de marave-des, con los que pudieron ser atendidas las clusulas del testamento. Entre los bienes vendidos en pblica almoneda en Toro en 1505, se encontra-ba la custodia procesional de su capilla -de oro, enriquecida con perlas y piedras preciosas- que la reina encarg en 1493, en Barcelona, al orfebre Jaime de Alme-rique y que decidi no incluir entre las joyas y reliquias que destin a la Capilla Real de Granada. Esta es la custodia que Cisneros orden adquirir al Cabildo de la

    catedral de Toledo que, para albergarla, mand construir otra mayor, en forma de torre toda de plata, en la que comenz a trabajar Enrique de Arfe en 1515

    n

    Dficit militanten ciSNEROS 500 AOS

  • 8 DE ABRIL DE 2018 / PADRE NUESTRO

    IGLESIA EN ESPAA ActuALiDAD 5EL NMERO DE DECLARACIONES hA SUPERADO LOS SIETE MILLONES

    Aumenta un 2,83% la cantidad destinada por los contribuyentes a la Iglesia catlicaLa Conferencia Episcopal ha presentado los datos de la asignacin tributaria registrados a favor de la Iglesia catlica en la Declaracin de la Renta de 2017, correspondiente a la actividad econmica desarrollada en 2016

    En la declaracin de 2017 la cantidad destinada por los con-tribuyentes a la Iglesia catlica aumenta en 7 millones de euros y alcanza los 256,21 millones de euros, un incremento del 2,83% con respecto al ao ante-rior. Es la cifra ms alta desde el comienzo del actual sistema de asignacin tributaria en 2007, que promedia una subida anual del 0,58%. El nmero de declaracio-nes a favor de la Iglesia ha sido 7.112.844. Teniendo en cuenta las declaraciones conjuntas, ms de 8,5 millones de contri-buyentes destinan a la Iglesia el 0,7% de sus impuestos. Esto su-pone que el porcentaje de asig-nacin llega al 33,54%, descen-diendo en 1,39% en relacin al ejercicio anterior. El aumento de la cantidad que los espaoles destinan de sus impuestos a favor de la Igle-sia catlica se debe a la evolu-cin de la situacin econmica de nuestro pas, con un aumento significativo tanto del nmero de contribuyentes que realizan la declaracin como de la renta declarada por los contribuyen-tes. Este hecho se produce tan-to en el territorio de la Agencia Tributaria como en el de las Ha-ciendas forales.

    comunidades autnomas

    En relacin al importe recauda-do, en 13 de las 17 comunida-des autnomas se ha producido un incremento de la cantidad recaudada, si bien el porcentaje de asignaciones ha disminuido de modo similar en todas ellas. En porcentaje, las comuni-dades autnomas ms sensibles a la casilla de la Iglesia en la declaracin de la renta son Cas-tilla-La Mancha (45,94%), La Rioja (45,37%), Extremadura

    (44,70%), Murcia (43,96%) y Castilla y Len (43,26%). Las provincias o comuni-dades que ms contribuyen a la asignacin a la Iglesia en nmero absolutos son Madrid,

    Barcelona, Valencia, Vizcaya, Sevilla, Murcia y Zaragoza. En relacin al ao anterior, los contribuyentes que ms han aumentado esta aportacin a la Iglesia han sido los de Nava-

    La Iglesia catlica cuenta en esta ocasin con ms recur-sos para seguir realizando su actividad al servicio de los cristianos y del conjunto de la sociedad espaola. Por eso agradece a todos aquellos espaoles que contribuyen con este gesto de marcar la X y con el resto de campaas realizadas a lo largo del ao a sostener la labor religiosa, espiritual y social al servicio de millones de espaoles. As mismo, la Iglesia espaola contina con su esfuerzo de dar a conocer el mecanismo por el que los contribuyentes pueden deci-dir el destino de una peque-a parte de sus impuestos, el 0,7%, que puede dedicar a la Iglesia catlica y a otros fi-

    nes de inters social. Con esa decisin, el contribuyente ni tiene que pagar ms ni se le devuelve menos. Por otra parte, un ao ms, la Iglesia catlica se compromete a dar a conocer el destino de todo el dinero que ha recibido de los contri-buyentes, y lo hace a travs del portal y de la oficina de Transparencia de la CEE. Como es habitual, el prximo mes de junio se da-r a conocer la Memoria de actividades de la Iglesia co-rrespondiente a ese ejercicio de 2016 para mostrar de for-ma clara y exhaustiva, a qu destina la Iglesia el dinero que cada ao recibe de los contribuyentes que as lo han decidido.

    Ms recursos para ayudar ms

    rra (+1,661 millones), Madrid (+1,655 millones) y Barcelona (+1,303 millones).

    Otras variables

    Las aportaciones a la Iglesia en la declaracin de la renta se pre-sentan tambin segn otras va-riables. En relacin a los tramos de rentas declaradas, el nmero de declaraciones que asignan a la Iglesia aumenta entre las ren-tas situadas a partir de 30.000 euros brutos anuales y ha des-cendido en los tramos anterio-res a esa cantidad. En total, ha habido 23.672 declaraciones ms entre los contribuyentes que declaran rentas superiores a 30.000 . En relacin al sexo del de-clarante principal, hombres y mujeres marcan la X de manera similar. Un 35,32% de las mu-jeres marcan la X y un 32,54% de los hombres. Las mujeres han aumentado su diferencia una dcima con respecto al ao anterior.

    Otros fines sociales

    El porcentaje de los contribu-yentes que asignan su X a la Iglesia, que asignan tambin a la casilla de Otros Fines socia-les ha aumentado un ao ms, pasando del 60% en 2016 al 62,5% en la declaracin de 2017. En la declaracin de 2017, ha aumentado en 600.000 el nmero de declaraciones en las que no se marc ni la casilla de la Iglesia ni la de Otros fines sociales. Esto implica la nece-sidad de renovar el esfuerzo por dar a conocer este mecanismo que permite decidir el destino de una pequea parte de los im-puestos, sin que paguemos ms o nos devuelvan menos.

    Fernando Gimnez Barriocanal, vicesecretario para asuntos econmicos de la CEE.

  • PADRE NUESTRO / 8 DE ABRIL DE 2018

    6/7 ActuALiDAD IGLESIA EN EL MUNDOCONCLUyE LA REUNIN PRESINODAL

    Los jvenes piden una Iglesia cercana e interactivaEl documento presinodal elaborado por los jvenes fue presentado al Papa Francisco tras la celebracin de la misa del Domingo de Ramos

    VatiCan newS

    Al finalizar la Santa Misa del Domingo de Ramos, el Papa Francisco recibi de manos de un grupo de jvenes, que parti-ciparon en la Reunin Presino-dal, el documento conclusivo de la semana de trabajos fina-lizada el pasado 24 de marzo. Como es su costumbre, el Pon-tfice no escatim saludos, son-risas y selfies y finalmente, di-rigindose a los presentes, dijo: Han visto? Hoy no se puede concebir un joven sin hacer un selfie. En la Santa Misa, y antes de concluir su homila, el Santo Padre haba querido dirigir su atencin a los jvenes, a quie-nes invit a no quedarse calla-dos, sino a manifestar la alegra de haber encontrado a Jess. Hacer callar a los jvenes es una tentacin que siempre ha existido Hay muchas formas de silenciar y de volver invi-sibles a los jvenes. Muchas formas de anestesiarlos y ador-mecerlos para que no hagan ruido, para que no se pregun-ten y cuestionen. Hay muchas formas de tranquilizarlos para que no se involucren y sus sue-os pierdan vuelo y se vuelvan ensoaciones rastreras, peque-as, tristes. Est en ustedes les dijo el Papa decidirse por el Hosan-na del domingo para no caer en el crucifcalo del viernes. Est en ustedes no quedarse ca-llados. Si los dems callan, si nosotros los mayores y los di-rigentes callamos, si el mundo calla y pierde alegra, les pre-gunto: Ustedes gritarn? La maana del sbado 24 de marzo, culmin la reunin pre-sinodal con la aprobacin del documento con las propuestas

    que los jvenes presentan a la Iglesia de cara al prximo S-nodo de los Obispos y que ser entregado al Papa Francisco el domingo 25 de marzo, tras la celebracin de la misa del Do-mingo de Ramos. La juventud del mundo pide a la Iglesia que sea ms trans-parente, cercana e interactiva, abierta a sus propuestas, ya que los jvenes tienen mucho que ofrecer, quieren ser protago-nistas y no simples espectado-res. La presentacin fue presi-dida por el cardenal Lorenzo Baldisseri, actual secretario general del Snodo de los Obis-pos, acompaado por un grupo de jvenes en representacin de las distintas comisiones de grupos lingsticos que inte-graron los trabajos presinoda-les, incluida la comisin de los moderadores online, que tra-bajaron gestionando las aporta-ciones recibidas a travs de las Redes Sociales.

    El documento presinodal Este documento es un resumen de las aportaciones de todos los participantes, basado en el tra-

    bajo de 20 grupos lingsticos y en la participacin de 15,000 jvenes conectados online. Se trata de una de las fuen-tes, entre otras, que conforma-rn el Instrumentum Laboris, que contribuir al trabajo del Snodo de Obispos de 2018 y con el cual se espera que la Igle-sia y otras instituciones puedan aprender de este proceso presi-nodal y escuchar la voz de los jvenes.

    una iglesia ms transparente A lo largo de la presentacin de este documento presinodal, los jvenes hicieron hincapi en el enorme valor de este encuen-tro que enriquece a la Iglesia y que estuvo marcado en todo momento por un ambiente de dilogo, fraternidad y toleran-cia, teniendo siempre en cuen-ta la diversidad de opiniones ya que, dentro de cada grupo, ha-ba tambin chicos y chicas de otras confesiones religiosas, as como no creyentes. Pedimos a la Iglesia ms transparencia y cercana para que puedan escuchar a la ju-ventud interactuando verdade-ramente con nosotros, ya que

    tenemos mucho que aportar y podemos hacerlo caminando juntos, aseguran los jvenes soando con una Iglesia unida donde las diferencias genera-cionales no supongan una di-ficultad ni un obstculo en el crecimiento espiritual.

    Los jvenes en un Snodo De todas las intervenciones destac un aspecto fundamental para comprender la importan-cia histrica de la participacin de los jvenes en un Snodo de los Obispos: Los jvenes sue-an con seguridad, estabilidad y plenitud. Muchos esperan una vida mejor para sus familias. En muchos lugares del mundo, esto significa buscar seguridad fsica; para otros, esto se rela-ciona ms especficamente con encontrar un buen trabajo o un cierto estilo de vida. Un sueo comn en todos los continentes y ocanos es el deseo de encon-trar un lugar al cual el joven pueda sentir que pertenece.

    El Papa Francisco, en una de las reuniones de trabajo de los jvenes de todo el mundo reunidos en Roma. En segundo trmino, don Ral Tinajero.

  • 8 DE ABRIL DE 2018 / PADRE NUESTRO

    Un acontecimiento nicoDon Ral Tinajero, con Javier y Cristina.

    ral tinaJero raMrez*

    Durante los das del 19 al 25 de marzo, he tenido la posibi-lidad de compartir con los 300 jvenes de todo el mun-do, el trabajo del Pre-snodo. Ellos eran los protagonistas, los que tenan la voz, los que estaban convocados por el Papa para que mostraran sus inquietudes, ilusiones y sus propuestas. De Espaa, en representacin de la Confe-rencia Episcopal, acudieron dos jvenes, Javier y Cristi-na, a los que se unieron otros jvenes de movimientos y congregaciones, convocados en representacin de sus rea-lidades a nivel internacional. En total fuimos diez los es-paoles que pudimos asistir al Pre-Snodo. Un nmero importante. Quiero destacar la ale-gra, la ilusin de los jvenes, pero sobretodo la respon-sabilidad, la implicacin, el ser conscientes que estaban viviendo un acontecimiento nico, histrico dentro de nuestra Iglesia. Lo que all compartiran, con total liber-tad, era lo que iba a ser re-cogido por el Instrumentum Laboris para el prximo s-nodo de los obispos en octu-bre y que esto les haca sen-tirse corresponsables en la llamada a la evangelizacin

    y verdaderos protagonistas. Los jvenes piden escu-cha, comprensin, que se cuente con ellos, que se les atienda en sus inquietudes, quieren ser voz tambin de la buena nueva de Jesucristo. Piden mayor implicacin en las responsabilidades ecle-siales. No quieren ser re-direccionados, quieren ser ellos protagonistas. Quieren una pastoral juvenil que les acompae, que les muestre, que camine con ellos. No una pastoral juvenil que decida por ellos o no les deje ser y vivir como son. Son cons-cientes de sus realidades y de las dificultades de este mo-mento y por ello abren a la Iglesia, con sus inquietudes, a dar respuestas al signo de los tiempos. Pero sobretodo, los jvenes, quieren vivir a Cristo y ser verdaderamente Iglesia. Todos esperamos, los j-venes y los que estamos de-dicados pastoralmente y en otras realidades a diario con ellos, que todo lo que en este ao, a travs de las encues-tas, del pre-snodo y todo lo que vendr en los prximos meses, d muchos frutos y abra una puerta de esperan-za, con lo jvenes, en nuestra Iglesia en el siglo XXI.

    * Director del Departamento de Pas-toral de Juventud de la CEE

    Jvenes protagonistas

    Y en este sentido la juventud se muestra llena de esperanza y as lo refleja en el documento: Vislumbramos mejores opor-tunidades en una sociedad que es coherente y que confa en nosotros. Buscamos ser escu-chados y no meros espectado-res en la sociedad sino partici-pantes activos. Buscamos una Iglesia que nos ayude a encon-trar nuestra vocacin en todos sus sentidos. Tristemente, no todos nosotros creemos que la santidad sea algo alcanzable ni un camino a la felicidad. Nece-sitamos revitalizar el sentido de comunidad que nos lleva al sentido de pertenencia.

    Buscar la unidad

    Acompaamiento, escucha y cercana, son las palabras que ms han resonado durante los coloquios y trabajos de la Reunin Presinodal de Roma, celebrada del 19 al 24 de marzo

    y que ha reunido a unos 300 j-venes de los cinco continentes, a los que se suman unos 15.000 ms que a travs de las redes sociales han enviando sus pro-puestas y desafos. Unas aportaciones que se han incluido en el documento conclusivo y que sern de gran valor de cara al prximo Snodo de los Obispos, en programa para octubre de 2018. En la primera jornada de la reunin presinodal el Papa Francisco dirigi un saludo es-pecial a todos los jvenes que participaban en este gran acon-tecimiento de la Iglesia Univer-sal: Deseo que trabajen, que luchen y que nos digan todo, dijo Francisco en sintona con las palabras de su discurso de apertura en el que pidi a los j-venes que hablen sin miedo, sin vergenza y digan lo que pasa dentro de sus corazones. El Pa-pa les dijo que la Iglesia les ne-cesita para preparar el Snodo sobre e Los jvenes, la fe y el discernimiento vocacional.

    El Papa Francisco, en una de las reuniones de trabajo de los jvenes de todo el mundo reunidos en Roma. En segundo trmino, don Ral Tinajero.

  • PADRE NUESTRO / 8 DE ABRIL DE 2018

    8 ActuALiDAD IGLESIA EN TOLEDOCON EL LEMA ATRVETE A SER MISIONERO

    El Festival de la Cancin Misionera reuni a cerca de 700 participantesEl Colegio Infantes de Toledo acogi la nueva edicin del Festival de la Cancin Misionera, organizado por la Direccin Diocesana de OMP, la Delegacin de Misiones y la ONG Misin Amrica

    Alegra, entusiasmo, msica, baile, fraternidad... identifican la celebracin del Festival de la Cancin Misionera que esta maana se celebraba en el Co-legio Infantes de Toledo, con el lema Atrvete a ser misione-ro, y la participacin de cerca de 700 personas y 10 grupos de toda la archidicesis. El festival se viene celebran-do desde hace ms de cuarenta aos de manera ininterrumpida y es una cita clave de las activi-dades de la animacin misione-ra y la Infancia Misionera, as como una ocasin propicia para compartir el trabajo que cada grupo ha venido desarrollando durante los ltimos meses, ha-ciendo presente con su cancin y coreografa el significado de ser pequeos misioneros y llenar de alegra la vida. En esta edicin la cancin misionera era inaugurada por el Arzobispo de Toledo y Pri-mado de Espaa, Mons. Brau-lio Rodrguez Plaza, quien ani-maba a los participantes para que hagan muy presentes en sus actividades a los misioneros y adems les ayuden tanto con sus canciones como sus ora-ciones. Un ao ms Rodrguez

    Plaza apoyaba y respaldaba esta actividad misionera, afir-mando que siempre estoy con vosotros. El Delegado Diocesano de Misiones, Jess Lpez Muoz, recordaba la labor de los 13000 misioneros con los que cuenta Espaa, actualmente 140 de la Archidicesis de Toledo, y pe-da que este festival de la can-cin misionera no se quede en este da, porque debe servir pa-ra animar a nuestras parroquias, a nuestras familias y a nuestros colegios, que las letras de hoy sean un mensaje de fe y espe-ranza para todos. Jos Alberto Martn y Marta Ramrez han sido los encarga-dos de dinamizar y presentar a cada uno de los grupos par-ticipantes, y el propio festival, que en este ao han llegado del Colegio Diocesano Santa Clara (Ocaa), Colegio Diocesano Virgen de la Caridad (Illescas), Colegio Diocesano Santsimo Cristo de la Sangre (Torrijos), Parroquia Divino Salvador (Madridejos), Parroquia Santa Mara Magdalena (Escaloni-lla), Parroquia Ntra. Seora de la Paz (La Puebla de Montal-bn), Parroquia San Juan Evan-

    gelista (Sonseca) y Colegio Tavera de Toledo, Parroquia San Esteban Protomrtir (Lo-minchar), Parroquia San Jos Obrero (Toledo) y Parroquia San Andrs (Talavera de la Rei-na). Todos los grupos partici-pantes han recibido un diploma conmemorativo de su participa-cin, adems de unos detalles misioneros, para que hagan lle-gar a muchas ms personas las dinmicas y las acciones que se promueven desde la Infancia Misionera.

    Desde la ONGD Misin Amrica, la Direccin Diocesa-na de OMP de Toledo y la Dele-gacin Diocesana de Misiones de Toledo se valora muy posi-tivamente el desarrollo del Fes-tival de la Cancin Misionera 2018, porque hemos logrado hacer presente, una vez ms, el trabajo de todos y cada uno de los misioneros, pero especial-mente que la Infancia Misio-nera proclame con alegra que estn dispuestos para ayudar y para cambiar el mundo siendo amigos de Jess.

  • 8 DE ABRIL DE 2018 / PADRE NUESTRO

    IGLESIA EN TOLEDO ActuALiDAD 9DESDE 2015 hAN SALIDO DE ESTE CONTExTO 13 MUJERES

    El Proyecto Santa Marta acompaa a mujeres vctimas de la prostitucinEl delegado diocesano Critas, don Jos Mara Cabrero, ha destacado que en la provincia de Toledo no hay ninguna institucin que lleve a cabo un programa de acompaamiento integral de estas caractersticas.Desde el ao 2015 Critas Dio-cesana, a tracs del Proyecto Santa Marta, acompaa y ayuda a mujeres que ejercen la prosti-tucin a salir de esta situacin, habindose financiado con fon-dos propios de la entidad. Este ejercicio 2018 cuenta con financiacin pblica, tanto de Critas Espaola, del gobier-no de Castilla-La Mancha y el Ministerio de Sanidad, Servi-cios Sociales e Igualdad. As lo explicaron el delegado de Cri-tas Diocesana, don Jos Mara Cabrero, y la coordinadora del Proyecto, Paloma Martn de Vi-dales. Don Jos Mara Cabrero re-cord que la Iglesia en Toledo defiende y trabaja por la mujer, vctima de todo tipo de violen-cia, como es el aborto o la pros-titucin. En este sentido con el Proyecto Santa Marta se quiere hacer ms visible esta realidad en un pas en el que el consumo del sexo va en aumento; y por otro lado acompaar y atender a estas mujeres para que aban-donen la situacin en la que se encuentran, normalizando y dignificando su vida. Segn don Jos Mara, en Critas existen y han existido proyectos y acciones concre-tas dirigidas especficamente a este sector de grave exclusin social, como compromiso evi-dente de nuestra opcin prefe-rencial y de la necesidad de es-tar al lado de las personas que ms sufren: de los ltimos y no atendidos. Pero en la provin-cia de Toledo no hay ninguna institucin o asociacin que lleve a cabo la labor que realiza Critas Diocesana. Tambin explic que resulta difcil conocer las dimensiones de la prostitucin en Espaa y en Toledo, ya que la recogida de datos es escasa y poco fia-

    ble, tratndose de una realidad opaca, pero que va en aumento. No se tienen datos fidedignos, porque existe mucha ilegalidad y muchos pisos y locales encu-biertos, explic. Santa Marta es un proyecto social, ubicado en Toledo pero para toda la archidicesis, que pretende acompaar a las muje-res en sus procesos de desarro-llo personal para lograr su em-poderamiento personal, social, familiar y laboral.

    Objetivos del Proyecto Paloma Martn de Vidales ex-plic que el Proyecto Santa Marta naci en el ao 2015 ante la demanda planteada por unas mujeres que acuden solicitando ayuda urgente y, desde ese mo-mento, Critas Diocesana pone en marcha un programa de co-bertura bsica de necesidades y paulatinamente se disea un proyecto de atencin a la mu-jer en situacin de prostitucin, con las especificidades propias. En 2016 presenta el pro-yecto a otros recursos institu-

    cionales a fin de ser un recurso til para los servicios de aten-cin primaria, as como de otras entidades de la provincia. Critas Diocesana quiere denunciar que sin clientes no hay prostitucin, afirm la coordinadora del Proyecto, que desde 2015 ha permitido a 13 mujeres salir del mundo de la prostitucin. Los objetivos son salir al en-cuentro de las ltimas a tra-vs del trabajo de calle y de las visitas a los lugares de ejercicio de la prostitucin, porque se constata que el 80% de quienes ejercen la prostitucin lo hacen contra su voluntad, realizando un proceso de acompaamiento integral y denunciando las si-tuaciones de exclusin, discri-minacin e injusticia que estas mujeres viven en su da a da. Nuestra pretensin es siempre la mejora de las con-diciones de vida de las mujeres en contexto de prostitucin y de las vctimas de trata, acom-pandolas en sus procesos personales hacia una opcin de vida libre y autnoma, y en

    Plan de ayuda a las mujeresCon el Proyecto Santa Marta se pretende rea-lizar una motivacin al cambio, generar mayor autoestima, el empodera-miento personal y facilitar ayudas econmicas para que estas mujeres puedan salir de esta situacin. Pa-ra ello los tcnicos de C-ritas realizan entrevistas individuales o de pareja, para conocer la situacin personal y familiar de la mujer, siempre desde el respeto y la tolerancia. En base a ello junto con otros profesionales se elaborar su propio Plan Individual de Ayuda a la Mujeres. En este sentido en el rea personal se facilita el apoyo en lo relacionado con la salud fsica y emo-cional y en el desarrollo de la vida diaria; en el rea social se promueve el ac-ceso a los diferentes recur-sos y se realiza mediacin con los mismos; en el rea familiar se procura la me-jora del vnculo familiar trabajando con el ncleo familiar al completo; en el rea formativo-laboral se ofrece formacin prelabo-ral y laboral, orientacin para una busca activa de empleo y mediacin con los empleadores, as como acompaamiento espiri-tual.

    el respeto de su voluntad y de sus derechos, explic Paloma Martn de Vidales. Por ltimo, coment que en los prximos meses se va a iniciar una campaa de sensi-bilizacin para dar a conocer el Proyecto Santa Marta en toda la provincia, y a estas mujeres invisibles en muchos casos, sin posibilidad de hablar, pa-ra que sepan que estamos para ayudarlas. Que sepan que C-ritas Diocesana les acompaa para salir de la situacin en la que estn y que no estn solas, concluy.

    Paloma Martnde Vidales y Jos Mara Cabrero.

  • PADRE NUESTRO / 8 DE ABRIL DE 2018

    10 / cRNicA VIDA DIIOCESANATALAVERA DE LA REINA

    Abre sus puertas la iglesia de San PrudencioTras cerca de dos aos de trabajos de restauracin, y cerrada al culto desde el ao 1974, ha abierto de nuevo sus puertas para el culto.

    de Talavera de la Reina y actual presidente del Patronato, y don Damin Ramrez Gmez, p-rroco de Santiago, suban las gradas del nuevo presbiterio del templo de Santa Catalina-San Prudencio, para la dedicacin con la que se reabre tan espec-tacular iglesia del patrimonio de la Ciudad de la Cermica. Concelebraban una veintena de sacerdotes. En su homila el Sr. Arzo-bispo record que todo recin-to sagrado catlico existe para reunir a los fieles en los actos de culto y la adoracin comunita-ria a la Santsima Trinidad. Por tratarse de lugares en los que Dios tiene su morada y los sa-cerdotes renuevan el sacrificio de Cristo en la cruz, la Iglesia ha dispuesto una liturgia solemne de dedicacin para agradecer al

    Jorge lPez teuln

    Gracias, sobre todo, a las Hi-jas de la Caridad. Ciento cinco aos ininterrumpidos, en este lugar de sacrificio, en favor de los nios pobres de las familias ms pobres Solo el Seor podr agradecroslo. Han sido 105 aos, ojal podamos seguir muchos ms!.Con estas pala-bras, al final de la Santa Misa, se diriga el Presidente del Patro-nato de la Fundacin Aguirre-San Prudencio a las Hijas de la Caridad que participaban en la solemne reapertura del templo de Santa Catalina. Accin de gracias que haca extensiva al Sr. Arzobispo y al Obispo auxiliar; a los sacerdo-tes concelebrantes, a los anti-guos alumnos, a los arquitectos, a todos los trabajadores, al ad-ministrador de la Fundacin, y a todas las autoridades. Este lugar que hoy hemos hemos reabierto dijo, sobre todo la dedicacin del altar con las reliquias de los mrtires del siglo XX, curiosamente uno de ellos el beato Saturnino Ortega Montealegre, uno de los prime-ros patronos de esta Fundacin, nos invita a todos a seguir pen-

    sando que esto no se puede olvi-dar y tiene que seguir Finalmente quiso recordar a todos los patronos presentes, y a los fallecidos, porque siempre cuando habis pasado por ella habis mostrado vuestros inte-rs por que se cumplieran los deseos de los Fundadores para que la formacin cristiana y hu-mana de los nios llegara a buen puerto Se refera don Daniel Len Ramos, entre otros, a su ante-cesor: don Miguel Snchez To-rrejn, que fue prroco de Santa Mara en la dcada de los 90, o a don Francisco Marrupe, que ha sido hasta su jubilacin el ante-rior prroco de Santiago Aps-tol, as como al actual alcalde de Talavera de la Reina, don Jaime Ramos, y a los que lo fueron an-tes, y que participaban en la eu-carista: don Jos Francisco Ri-vas Cid, don Javier Corrochano y don Isidro Flores. A las 12 de la maana, el Sr. Arzobispo, junto al Obispo auxiliar, el vicario episcopal de Talavera de la Reina y los sacerdotes patronos de la Fun-dacin Aguirre-San Prudencio: don Daniel Len Ramos, p-rroco de Santa Mara la Mayor

    Seor porque en esta casa que nos has permitido edificar y en la que no cesas de favorecer a esta familia tuya que peregrina hacia ti, simbolizas el misterio de tu comunin con nosotros y admirablemente lo realizas. La riqueza de esta celebra-cin comenz con la colocacin de las reliquias de los mrtires san Pedro Poveda y del beato Saturnino Ortega. Tras la ora-cin de dedicacin, lleg la uncin del altar con el crisma, para ser incensado, y revestido con nuevos manteles. Una vez preparado el altar, el arzobispo celebr la primera eucarista. La liturgia fue solemnizada con la participacin de la coral Salvador Ruiz de Luna, di-rigida por Jos Luis Blzquez Avis, y en el rgano, Lola de los Ros.

  • 8 DE ABRIL DE 2018 / PADRE NUESTRO

    VIDA DIOCESANA cRNicA / 11

    Via Crucis con los alumnos de Madre de la EsperanzaEn los das previos a la Se-mana Santa, alumnos de la Fundacin Madre de la Es-peranza, de Talavera de la Reina, quisieron acompaar a Jess en su camino hacia el monte Calvario, experi-mentando las propias limi-taciones humanas y descu-briendo las grandezas que encierra nuestra fe. Personas con discapaci-dad, sus familias, junto a los profesionales que compo-nen la entidad y todos aque-llos que les acompaaban, meditaron el camino de la

    Cruz, detenindose en cada una de las 14 estaciones, en el templo de Santa Mara la Mayor de Talavera de la Rei-na. Fueron momentos de mucha intensidad, no slo por el gran silencio que in-vitaba a la oracin, sino por la profundidad con la que las personas con discapacidad representaron cada una de las estaciones y la intensidad espiritual vivida desde cada uno de los personajes, que llegaron sin duda alguna al corazn de todos

    La Catedral de Toledo afrontar en los prximos seis meses la restauracin de su Sala Capitu-lar, construida por el cardenal Cisneros hace 500 aos, que afectar, sobre todo, a las pin-turas sobre muro realizadas por Juan de Borgoa, que ocupan todas las paredes de la sala. La restauracin, que se aco-mete coincidiendo con el quinto centenario de la muerte de Cis-neros, va a posibilitar cambiar la iluminacin y la climatiza-cin, lo que ayudar a preservar las pinturas y el artesonado. El den del cabildo, don Juan Miguel Ferrer, present las obras acompaado del ar-quitecto conservador, don Jai-me Castan, del restaurador don Antonio Snchez-Barriga, y del director de la Fundacin Endesa, don Carlos Gmez.

    La principal dificultad del equipo restaurador sern los repintes en las pinturas mu-rales, algunos hechos apenas 50 aos despus del trabajo de Juan de Borgoa, segn explic Snchez-Barriga. Se efectuarn labores de limpieza, elimina-cin de repintes y barnices que perturban las pinturas y de fijacin del artesonado que, no obstante, se encuentra en bue-nas condiciones. Por su parte, el den del Ca-bildo dijo que la sala capitular es el alma de la Catedral, ya que esta iglesia es un santuario mariano y las pinturas murales de la sala capitular tienen estos motivos, desde la concepcin de la Virgen Mara hasta la tra-dicin toledana de la imposi-cin de la casulla a San Ildefon-so.

    Restauracin de la Sala Capitular de la Catedral

    El director general de la Fundacin Endesa, con el Den de la catedral de toledo, el arqui-tecto, la directora de Proyectos y el restaurador.

  • PADRE NUESTRO / 8 DE ABRIL DE 2018

    Director: Juan Daz-Bernardo Navarro. Director adjunto: Juan Francisco Pacheco Carrasco.Redaccin: Marga G. Heras. Vicaras de Toledo y la Mancha: Juan Garca Martn. Vicara de La Sagra: Jess Javier Merchn. Vicara de talavera de la Reina: Jorge Lpez Teuln. Edita: Delegacin Diocesana de Medios de Comunicacin Social. C/ Trinidad, 12. 45002 Toledo. Telfono: 925 496145. e-mail: [email protected]; [email protected] http: www.architoledo.org. impresin: Ediciones Toledo S.L. Depsito legal: TO. 1641/1983

    NUESTROS MRTIRES (258)

    Francisco Javier Moreno Martnez (2)Jorge lPez teuln

    En 1914 publica una obra ti-tulada: Manera prctica de llevar los nios a la comu-nin diaria. En la publici-dad de la edicin se nos dice que el presbtero Javier Mo-reno Martnez pertenece a la Unin Apostlica del Clero. En el ao 1862 surge la Unin Apostlica del Clero, fundada por Vctor Lebeurier (1832-1918) en Pars. Nace con un carcter marcado por la espiritualidad ignaciana y la devocin al Sagrado Cora-zn, que conservar hasta el ltimo tercio del siglo XX. La Unin Apostlica, en sus inicios se configur como una ayuda prctica para el sa-cerdote en su vida de piedad y un intento de vida en comn que fracas. Paradjicamente, la vida en comn del clero, que motiv el nacimiento de la asociacin, fue una de las facetas que menos xito obtu-vo entre los asociados. Uno de los miembros ms reputados fue San Po X, que en el breve Cum nobis del 28 de diciembre de 1903, colma de elogios a la Unin Apostlica, aludiendo a su pasada pertenencia a dicha asociacin. En Espaa se expandi durante los l-timos aos del siglo XIX y los quince pri-meros del siglo XX. En septiembre del ao

    1910 monseor Lebeurier encarg a don Enrique Reig, presidente del centro de Ma-drid, que convocar en la ca-pital una Asamblea Nacional (Santiago Casas, La Unin Apostlica del Clero en Es-paa, publicado en 2003 en Salmanticensis 50, pginas 353-370). As que, nuestro protagonista queda ligado a la Unin Apostlica desde sus inicios

    Respecto a su obra Ma-nera prctica de llevar los ni-os a la comunin diaria se trata de tres memorias apro-badas por el XXII Congreso Eucarstico Internacional, que tuvo lugar en Madrid del 25 al 30 de junio de 1911. El celebrrimo Cantemos al Amor de los amores fue el

    himno oficial de este Congreso. Aos des-pus, segn podemos leer en los peridicos El Correo Espaol y El Siglo futuro, volver a intervenir con el mismo tema en el XXV Congreso Eucarstico Internacional que se celebr en Lourdes del 22 al 26 de julio de 1914. El siervo de Dios tuvo su ponencia el 24 de julio. La importancia de este trabajo queda re-cogida en este recorte del peridico El Siglo Futuro. Es del 29 de junio de 1935 y su libro segua apareciendo en las listas de libros inte-resantes.

    Retiro con el P. CantalamessaLa Delegacin de Apostolado Seglar ha organizado un retiro de Pascua, que estar dirigido por el Predicador de la Casa Pontifica, P. Ricardo Cantala-messa, quien pronunciar una meditacin sobre Anuncio y testimonio (kerigma y mar-tyria). Los primeros cristianos nos ensean cmo los creyen-tes pueden actuar en la socie-dad. Se celebrar el sbado, 28 de abril, en la iglesia de San Ju-lin, de Toledo, y dar comien-zo a las 18:30 h. A las 20:30 ser la celebracin de la Eucarista. Ese mismo da, a las 11 de la maana, el P. Cantalames-sa participar en un encuentro Diocesano de Sacerdotes, en la Casa Diocesana de Ejercicios.