Wendy Daniela Cordoba Gaitan

of 107/107
VIVO CON ANA Y MÍA: HISTORIAS TRANSMEDIA QUE CUENTAN CÓMO ES VIVIR CON ANOREXIA Y BULIMIA Y LA RELACIÓN EMOCIONAL QUE SE CREA CON LA COMIDA. Wendy Daniela Cordoba Gaitan Trabajo de grado para optar por el título de Comunicadora Social Con énfasis en Publicidad y Periodismo Director: Jairo Antonio Pérez Rubio Pontificia Universidad Javeriana Facultad de Comunicación y Lenguaje Carrera de Comunicación Social Bogotá, Colombia 2020 1
  • date post

    03-Jul-2022
  • Category

    Documents

  • view

    0
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Wendy Daniela Cordoba Gaitan

VIVO CON ANA Y MÍA: HISTORIAS TRANSMEDIA QUE CUENTAN CÓMO ES VIVIR CON ANOREXIA Y BULIMIA Y LA RELACIÓN EMOCIONAL QUE SE
CREA CON LA COMIDA.
Wendy Daniela Cordoba Gaitan
Trabajo de grado para optar por el título de Comunicadora Social Con énfasis en Publicidad y Periodismo
Director: Jairo Antonio Pérez Rubio
Pontificia Universidad Javeriana
Carrera de Comunicación Social
Resolución n° 13 de Julio de 1946
“La Universidad no se hace responsable por los conceptos emitidos por los alumnos en sus
trabajos de grado, solo velará porque no se publique nada contrario al dogma y la moral
católicos y porque el trabajo no contenga ataques y polémicas puramente personales, antes
bien, se vean en ella el anhelo de buscar la verdad y la justicia”
2
3
Doctora Marisol Cano Busquets
Pontificia Universidad Javeriana
Por medio de la presente, tengo el gusto de presentarle el trabajo de grado, titulado “Vivo
con Ana y Mía” de la estudiante Daniela Cordoba, el cual corresponde al campo
profesional de publicidad de la carrera de Comunicación Social.
Este trabajo es una propuesta teórico-practica, pero también es un proyecto basado en la
propia experiencia de Daniela Cordoba con el tema de transtornos alimenticios reflejados en
la Bulimia y Anorexia. Este proyecto le dio la oportunidad a Daniela de crear un producto
basado en su experiencia y ver todo este camino de otra manera. que tiene como fin aplicar
estrategias de publicidad transmedia para el lanzamiento de una página web, donde birnda
alternativas para salir adelante a las personas que estan pasando por momentos difíciles en
sus vidas.
Considero importante el ejercicio reflexivo, creativo y propositivo que realiza Daniela
Cordoba; el convivir con alguna enfermedad, enfrentarla, plasmarla y exponerla a otros,
nunca va a ser algo sencillo y Daniela basada en su propia experiencia la plasma en una
pagina web para ayudar a otras personas que esta pasando por lo mismo. Daniela se apoya
en estrategias de publicidad transmedia para lograr un resultado bastante bueno.
Cordialmente,
4
Criterios de evaluación:
· Fundamentación teórica y/o conceptual: antecedentes, revisión de bibliografía, manejo de conceptos, argumentación, según el campo profesional y la modalidad del trabajo de grado. Apropiación conceptual de autores y/o teorías que se citan. Definir y relacionar las categorías enunciadas en el título y en los objetivos del trabajo de grado.
· Proceso metodológico: recolección de información, sistematización, análisis e interpretación, coherencia, pertinencia de la metodología empleada y argumentación de los criterios de su elección. Dar cuenta de cómo se desarrolló y cómo se cumple lo planteado inicialmente. Referencias bibliográficas pertinentes y según el campo profesional. Las conclusiones deben estar acordes a lo planteado y analizado en el trabajo.
· Innovación y creatividad: apropiación temática, originalidad en el enfoque, aportes personales.
· Lenguaje: Excelente y adecuado manejo de géneros y formatos, narrativas y estéticas. Escritura impecable (redacción y ortografía). Manejo de normas y citaciones. Adecuada presentación del trabajo de grado. Especificidades técnicas según el campo profesional y producto técnico, si lo hay.
· Pertinencia: las temáticas deberán estar relacionadas con el aporte a la construcción de País. Aporte desde posturas críticas y reflexivas.
Escala valorativa:
DEFICIENTE (menos 30): no cumple los criterios, pierde la asignatura. ACEPTABLE (30 -35) si cumple mínimamente con los criterios. BUENO (36-40) si cumple satisfactoriamente. SOBRESALIENTE (41-46) se destaca en todos los criterios. EXCELENTE (47-50) se destaca ampliamente en todos los criterios y en algunos casos hace un aporte propio al campo del saber.
5
Título del Trabajo de Grado: “Vivo con Ana y Mía”
Énfasis Profesional: Publicidad y Periodismo
Nombre completo del estudiante
Observaciones (Justificación de la calificación teniendo cada uno de los criterios)
Fundamentación teórica y/o conceptual:
Realiza una revisión teórica y conceptual sobre el tema de trastornos alimenticios y sobre estrategias de publicidad transmedia, con claridad conceptual, teniendo fuentes relevantes y actualizadas donde presenta una coherencia en la construcción del estado del arte en su relación con los objetivos planteados en esta investigación.
Proceso metodológico: Fue muy interesante tanto a nivel personal como en el desarrollo de su propuesta conceptual y puesta en escena a través de la construcción de una página web aplicando estrategias de publicidad transmedia.
Innovación y creatividad: Basada en su propia experiencia Daniela Cordoba realiza tanto conceptualmente como en su propuesta estética y en la elaboración de unas historias atractivas para los jóvenes que padecen de transtornos alimenticios; Daniela realiza un excelente trabajo muy bien desarrollado con un tema bastante complicado. Es una propuesta totalmente innovadora y vanguardista que merece el todo el reconocimiento.
Lenguaje: El lenguaje y la narrativa tanto textual como visual se destaca por su claridad y creatividad.
6
Pertinencia: Este trabajo es vital para entender como los jóvenes por muchas presiones sociales, culturales, familiares y psicológicas se ven expuestos a cumplir con estándares que los llevan a tener transtornos alimenticios. Esta página web pretende ser una alternativa de colaboración, de ayuda a muchos jóvenes que no ven una solución a su forma de vida.
Nombre completo del Asesor: Jairo Antonio Pérez Rubio
Firma del Asesor:
INFORMACIÓN BÁSICA
1. ¿Cuál es el problema? ¿Qué aspecto de la realidad considera que merece
investigarse?
7
Los trastornos de la conducta alimentaria en los adolescentes, es un tema que actualmente
sigue presente en la sociedad, si bien, los estándares sociales con relación al cuerpo han ido
cambiando y evolucionando, para nadie es un secreto que una parte de la población juvenil,
sigue realizando este tipo de prácticas que van en contra de los buenos hábitos de
alimentación con el fin de poder aspirar a ese ideal que tienen de belleza. Por lo tanto, desde
que socialmente se tiene conocimiento de este tipo de patologías, se ha ido culpando a los
medios de comunicación por ser los principales agentes reproductores que conllevan a los
adolescentes a idealizar algunos estándares de belleza y por ende, recurrir a cualquier
método para lograrlo. Teniendo en cuenta lo planteado, es importante estudiar si
efectivamente tanto la comunicación como las redes sociales, son los principales agentes
reproductores de dichas patologías en los adolescentes.
2. ¿Por qué es importante investigar ese problema?
Los trastornos alimenticios son una problemática social de la cual poco se habla, si bien,
dicha conducta sigue presente en nuestro contexto, el estudio y análisis que se suele realizar
a este tipo de patologías suele estar ligado a ramas como la psicología, psiquiatría,
sociología, antropología o literatura, dejando a la comunicación como un agente externo
frente a la solución de dichas problemáticas. En este caso resulta complejo encontrar
estudios o artículos que hablen de este tema de una manera detallada, y en ocasiones, se
atribuye el desarrollo de este tipo de desórdenes a la comunicación emitida a través de
campañas publicitarias, reallity’s shows, entre otros.
Teniendo en cuenta esto, uno de los propósitos de este trabajo es analizar el papel que han
cumplido los medios de comunicación, la moda y la publicidad, con relación al desarrollo y
exposición de dichas enfermedades a nivel social.
Es necesario saber que los trastornos de la conducta alimentaria están relacionados con el
hábito que tiene una persona frente al consumo o restricción de algunos alimentos, este tipo
de patologías comenzaron a ser conocidas socialmente a partir de los años 70’s, debido a
todo el boom mediático que generó tanto el aspecto físico de reconocidas modelos de la
época, el cual estaba relacionado con sus hábitos alimenticios y salud.
8
El estudio de este tipo de enfermedades, es algo relativamente nuevo dentro de ramas como
las psicología, tal como lo explica Betancourt, Rodríguez y Gempler (2008):
“El término anorexia apareció por primera vez en el Siglo XX, antes de esto se encuentran
registros de mujeres con conductas anoréxicas pero no existía diagnóstico para dichas
conductas, al principio se conoció como un síntoma o manifestación de la histeria, que junto
on el auge del psicoanálisis se dio a conocer en los años 30”. (p. 9).
Lo que quiere decir, que, si bien existía conocimiento acerca de la conducta presentada por
algunas personas frente al consumo y restricción de alimentos, ya fuera en relación con el
aspecto físico o con la religión, este comportamiento no era visto como una especie de
enfermedad, por lo tanto, no contaba con un dictamen establecido.
Socialmente los tipos de trastornos alimenticios más conocidos son la Anorexia y la
Bulimia, llamadas por algunos como Ana y Mia. Según la RAE, el término Anorexia hace
referencia a “inanición, inapetencia, falta anormal de ganas de comer, dentro de un cuadro
depresivo, por lo general en mujeres adolescentes, y que puede ser muy grave.” (DRAE,
2015)., pero cuando se habla de Bulimia, se hace alusión a un “trastorno de la conducta
alimentaria que se caracteriza por la recurrencia de atracones recurrentes”. (González,
2011).
Este tipo de conductas sociales, han servido de inspiración para literatas como el español
Jordi Sierra i Fabra, quien decide abordar este tema desde la ficción, en su libro Las Chicas
de Alambre, publicado en el año de 1999. En esta obra, el escritor narra la historia de un
periodista que está en una constante búsqueda que permita esclarecer los hechos ocurridos,
con respecto al asesinato de tres modelos, y la desaparición de una de estas, a medida que
avanza el caso, este comienza a adentrarse al mundo del modelaje, indagando
específicamente sobre el aspecto físico de ellas y por qué solían ser vistas como un referente
de belleza, así lo relata el personaje en una parte del libro; “Lo más característico de las tres:
su estatura, metro ochenta, su tipo moldeado por una naturaleza milimétrica... y su extrema
delgadez.” (Sierra, 1999, Pp. 6). A pesar de que este ejemplar fue escrito para el año de
1999, para nadie era un secreto que este estilo de vida en los adolescentes era cada vez más
frecuente.
9
Pero en la literatura, la ficción no solo ha decidido hablar de lo sucedido, ya que algunos
psicólogos, modelos e incluso escritores, han tomado este medio como una manera de
expresión y denuncia en la cual relatan sus historias de vida, por medio de crónicas
personales, o, deciden darle voz a aquellos jóvenes que se encuentran inmersos en este
mundo y no son escuchados por sus padres o juzgados por aquellos que los rodean, siendo
estos testimonios reales y que generan cierta empatía entre el lector y estos testimonios.
Indagando en Internet, es posible encontrarse con Blogs que les enseñan a los chicos cómo
poder entrar en este tipo de prácticas, por medio de estas plataformas, se encuentran tanto
recetas, como formas de comunicación entre los jóvenes que hacen parte de estas redes,
referentes de moda, alimentación, así como cuál es el peso ideal que ellos deben alcanzar
según su estatura entre otras cosas.
Contrario a lo que algunos piensan, quienes se han encargado de estudiar este tipo de blogs,
han sido psicólogos y psiquiatras, interesados no solo en el tema sino en hacer una especie
de “denuncia”, frente al peligro al cual están expuestos los chicos desde temprana edad.
El acceso a aparatos electrónicos cada vez es más frecuente en las familias desde una edad
muy temprana, lo que lleva a los usuarios a conseguir cualquier cosa con tan solo un click,
por eso es muy fácil que en un abrir y cerrar de ojos, se encuentren con alguno de estos
blogs y por desinformación o recomendaciones, decidan entrar a estos espacios, sin tener en
cuenta el daño que esto les puede causar.
Por otro lado, los medios de comunicación no solo han sido vistos socialmente como uno de
los mayores incitadores a que este tipo de prácticas se lleven a cabo y sean cada vez más
comunes, ya sea por el tipo de mujeres que aparecen en los comerciales que presentan o, los
referentes de belleza femenina que se exponen. En ocasiones, este tipo de prácticas suelen
causar revuelo mediático, siempre y cuando sea un tipo de noticia del cual se esté hablando
en el momento, o se conozcan casos de modelos, cantantes, artistas, youtubers etc., que se
encuentran expuestas en este tipo de prácticas. En Colombia, desde hace mucho tiempo los
medios no tocan este tema a profundidad, pero sí le dan cierto tipo de relevancia a historias
de “famosas” que deciden contar su historia para que otros, no caigan en lo mismo.
10
Tal es el caso de la youtuber colombiana Paula Galindo, más conocida en el mundo de
internet como PauTips, la cual en el año 2017, tomo la decisión de subir un video a su
cuenta de YouTube en el cual cuenta, cómo llegó a sufrir de Bulimia con tan solo 17 años,
la manera en la cual pudo salir de esto y cómo fue todo este proceso, tanto antes como
después de entrar en tratamiento, las reacciones por parte de sus seguidores, así como por
parte de los medios de comunicación del país no se hicieron esperan, recibiendo esta no solo
mensajes de apoyo, sino también, siendo portada de importantes revistas y apareciendo, en
algunos programas radiales. Siendo este, uno de muchos de los casos en los cuales se presta
importancia a aquello sucedido gracias al impacto social que esta persona tiene en los
jóvenes menores de 18 años.
3. ¿Qué se va investigar específicamente?
Entendiendo que el desarrollo y aparición de cualquier trastorno de la conducta alimentaria,
se puede dar por diferentes motivos entre los que se encuentra, el entorno familiar, los
estándares sociales, los medios de comunicación, la publicidad, la moda, algunos sitios web
e incluso, el consumo de sustancias psicoactivas.
Es necesario para crear un producto que busque desde la comunicación, ser una ayuda para
todas aquellas personas que están pasando por esta situación, analizar cada unos de estos
espacios y los posibles impactos que pueden llegar a tener, dentro del entorno en el cual se
desarrollan.
Para dicho trabajo, una de las fuentes de inspiración son los sitios web Pro-Ana y Pro-Mía,
si bien es cierto que algunos de estos fueron cerrados, otros siguen vagando por internet,
pero desde hace tiempo no se realizan publicaciones. Sin embargo, el lenguaje que ellos
utilizan para referirse a todas aquellas personas que quieren hacer parte de este mundo,
resulta importante para comprender, la manera en la cual se puede llegar a este público, en
un espacio que busca brindarles visibilidad, pero sobre todo, ayudarlos a poder salir o poder
sobrellevar, esta situación.
4. Objetivo General: ¿Qué busca alcanzar? Párrafo puntual donde define la meta general que se propone para el trabajo
11
Desarrollar un producto transmedia por medio del cual, se puedan contar las historias de
personas con Anorexia y Bulimia, visibilizando este tipo de enfermedades que a nivel
social, parecen no ser importantes, por medio de cinco ejes temáticos: la historia de Ana y
Mía, el mundo de Ana y Mía, Ana y Mía en redes, conversaciones con Ana y Mía y
finalmente, interactúa con Ana y Mía.
5. Objetivos Específicos (Particulares): Especifique qué otros objetivos se desprenden del
Proyecto. ¿Qué tipo de metas se propone cumplir para lograr el objetivo general?
1. Analizar el contenido suministrado por los distintos blogs enfocados en estas
patologías, y la manera en la cual los adolescentes confían en la información allí
brindada.
2. Realizar un producto transmedia digital y escrito,por medio del cual se puedan
visibilizar estas enfermedades, de la mano de sus protagonistas.
3. Establecer espacios de conversación e información digitales, para jóvenes, padres y
niños, en torno a las consecuencias generadas por los trastornos de la conducta
alimentaria, así como las posibles causas que pueden contribuir a la aparición de
estas.
4. Identificar el papel que han cumlido las tredes sociales, los medios de comunicación,
la publicidad y la moda, en la aparición y desarrollo de estas enfermedades.
6. ¿Qué se ha investigado sobre el tema?
Para comenzar a hablar de trastornos de la conducta alimenticia, es necesario conocer la
razón por la cual se pueden llegar a presentar este tipo de patologías en los jóvenes, conocer
los factores que conllevan a los adolescentes a llevar a cabo este tipo de prácticas. Si bien
este tipo de enfermedades son de carácter social, los estudios realizados en torno a estas son
en su mayoría desconocidos socialmente, en la mayor parte de los casos estas conductas
han sido estudiadas y tratadas por la psicología, medicina y psiquiatría.
Por el lado de la psicología encontramos artículos como Trastornos mentales más
frecuentes: prevalencia y algunos factores sociodemográficos asociados (2003), escrito
por Adalberto Campo-Arias y Calos Cassani, en el cual realizan una investigación frente
a los trastornos mentales y el posicionamiento en la cual estos se encuentran en Colombia,
12
articulando cifras de aquellos trastornos considerados como los más frecuentes en el
territorio nacional, haciendo una comparación con algunas cifras obtenidas de Europa frente
a dichas problemáticas sociales.
Dentro del mismo campo de investigación, se han desarrollado investigaciones como la
realizada por Enrique Echeburúa, Pedro Amor y Paz de Corral, llamada Hombres
violentos contra la pareja: trastornos mentales y perfiles tipológicos (2009)., en torno a
la conducta agresiva que pueden llegar a presentar las personas que padecen distintas
enfermedades mentales, la caracterización de estos individuos y porque en ocasiones, optan
por el consumo de sustancias psicoactivas, analizando también el grado de afectación que
esto puede tener en la salud de cada persona.
En ocasiones las personas que sufren de algún tipo de trastorno mental o alimenticio, suelen
ser discriminados por parte de las personas que los rodean, debido al desconocimiento social
y cultural, que tienen las personas frente a lo sucedido, el artículo Lucha contra el estigma
y la discriminación en salud mental. Una estrategia compleja basada en la información
disponible (2008), escrito por; Marcelino López, Margarita Laviana, Luis Fernández,
Andrés López, Ana María Rodríguez y Almuneda Aparicio. Es un recuento histórico
desde el campo de la psicología y la psiquiatría, que nos permite ahondar en el tema de la
discriminación a la cual son sometidas, las personas que sufren algunas de estas patologías y
el desarrollo social que estos individuos, pueden presentar frente a otros miembros de la
sociedad.
Centrándonos en los trastornos de la conducta alimenticia, encontramos texto como
Trastorno alimenticio y su relación con la imagen corporal y la autoestima en adolescentes
(2009), escrito por Miriam Moreno y Rosa Ortiz; El empleo de los blogs de Ana y Mia
entre personas con trastornos del comportamiento alimentario (2013), por la psicóloga
Sandra Elena Corona y Adicciones de la conducta alimentaria: ¿Dos caras de la misma
moneda? de Francisco Vaz, Francisco Zamora, Juan Guisado, Laura Rodríguez y
María Ramos (2014).
Como artículos que desde ramas como la psicología, sociología y psiquiatría, se han
encargado de realizar un estudio exhaustivo frente a la manera en la cual los jóvenes llegan
13
a dichos sitios web en los cuales encuentran la información que los conlleva a adoptar este
tipo de conductas, ignorando el daño que esto puede causar a su salud.
Además de advertir a los padres, frente a los tipos de conductas que los adolescentes pueden
desarrollar mientras están en este proceso, el lenguaje empleado con las adolescentes que
padecen estas patologías, así como los códigos empleados por cada uno de ellos en torno a
dicha problemática.
Así como el impacto que puede llegar a tener en los jóvenes, el rechazo que pueden
enfrentar tanto por parte de sus padres, como por parte de sus compañeros, que los encierra
en un círculo vicioso en el cual buscan ser aceptados a toda costa. También busca informar,
frente al riesgo que presentan los jóvenes que padecen estas patologías al consumo de
drogas, para calmar la ansiedad que esto les puede generar.
La anorexia y la bulimia en la red. Ana y Mia dos “malas compañías para las jóvenes”
de hoy (2011) de Belén Bermejo, Luis Ángel Saul y Cristina Jenaro. Es un texto
psicológico, que desglosa todo aquello que ocurre en la red y manera en la cual los jóvenes,
llegan a dar con este tipo de blogs creados por otros adolescentes, los cuales ofrecen
tratamientos con los cuales buscan ayudar a los chicos a poder llevar a cabo este estilo de
vida, compartiendo con ellos una manera de ver y vivir la concepción de belleza y su
relación con la alimentación.
Encontramos trabajos de grado de psicología, como el realizado por las estudiantes Sarah
Vanessa Barón Castro y Luz Elena Restrepo Caballero (2015), titulado Percepciones
de los patrones de crianza y del vínculo afectivo de una adolescente en proceso de
recuperación de Anorexia Nerviosa, en el cual, se realizó una investigación que buscaba
explorar las percepciones que pueden llegar a tenerse sobre los patrones de crianza de los
jóvenes, que se encuentran en procesos de recuperación, debido al padecimiento Anorexia
Nerviosa.
Historias de chicos con Ana y Mia (2011) escrito por Edén González, es un libro
enfocado en el ámbito psicológico, que recoge los testimonios de distintos chicos, que han
padecido y padecen, de enfermedades de tipo alimenticio, buscando orientar a las personas
que lean el ejemplar, que puedan lograr comprender la manera en la cual, muchos de estos
jóvenes llegan a padecer este tipo de enfermedades y la manera en la cual son vistos
14
socialmente. Además de presentar el significado de algunos términos utilizados por ellos,
para poder comunicarse con otros adolescentes que están pasando por lo mismo y pasar
desapercibidos, frente a otros.
La jaula dorada: El enigma de la anorexia nerviosa (2009), del psicoanalista
estadounidense Hilde Bruch. Este libro estudia distintas posibles causas por la cuales, las
jóvenes de una clase social acomodada, pueden llegar a sufrir de anorexia nerviosa, teniendo
en cuenta su contexto tanto social como familiar, los cuales pueden ser factores que
impulsen dicha enfermedad en los jóvenes.
Mientras tanto la Antropología, brinda otra mirada de este tipo de patologías en la sociedad.
En el texto La anorexia: el deseo mimético (2009) de René Girard, nos brinda una mirada
de dichas problemáticas desde la antropología, analizando el por qué las personas llegan a
presentar trastornos de la conducta alimenticia, también se centra en el análisis de diversas
hipótesis que nos permite analizar y conocer como en la mayoría de los casos, este tipo de
conductas se desarrolla por el deseo interno de cada uno, de ser aquello que las personas con
las cuales convivimos nos infunden que debemos ser.
Otro texto Antropológico que habla sobre este tema, pero de una manera un poco más
amplia, dividiendo esta investigación en tres categorías distintas que permiten hilar cada una
de las fases por las cuales pasan los adolescentes implicados en este tipo de prácticas. No
Comerás: narrativas sobre comidas, cuerpo y género en el nuevo milenio, escrito por
Mabel Gracia y Jhosep Comelles, es un escrito se divide en tres capítulos, los cuales
analizan dicha problemática de una manera diferente. El primer capítulo, titulado Comer o
no comer realiza un análisis acerca de las concepciones físicas, que hay sobre el cuerpo
femenino y masculino en la sociedad, y narra la manera en la cual se basa la concepción
social que se tiene acerca del aspecto físico del cuerpo, y como dicha concepción va
cambiando con el paso del tiempo. El segundo capítulo llamado Paradojas realiza una
comparación de la manera en la cual, los padres han educado a los jóvenes en distintas
épocas con respecto a la manera en la cual estos se alimentan y la manera en la cual, el
comportamiento de los niños y jóvenes frente a esta problemática, ha llegado a influir en la
práctica alimenticia de los adolescentes. Por último el tercer capítulo conocido como
15
Narraciones se centra en las historias contadas por adolescentes que padecen de dichas
patologías, la relación que estos tienen con la comida y su imagen corporal, antes, durante y
después de sufrir de estas enfermedades.
El artículo antropológico Salud, etnicidad y religión la salud en poblaciones excluidas
(2006), escrito por Susana Ramírez Hita, es un estudio etnográfico, que permite ver desde
distintas perspectivas la articulación de la enfermedad, salud, cultura y religión, ya que
aunque no parezca los aspectos religiosos y la idiosincrasia de una comunidad, influye
fuertemente en la manera en la cual se percibe y maneja distintos tipos de enfermedades
dentro de una ciudad. Uno de los errores comunes por parte de las autoridades locales, es
pensar, que todos los habitantes de las ciudades, manejan y acuden al mismo sistema de
salud, para el tratamiento de distintas enfermedades que los acechan, es importante tener
claro la diversidad de opciones medicinales que existen y la manera en la cual estas, pueden
manejarse desde distintos enfoques para ayudar a todas las comunidades.
El texto Perspectiva antropológica de los trastornos de la alimentación: el caso del
atracón Estudios Sociales (2016), escrito por la Antropóloga Mexicana María de Lourdes
Flores. Es un estudio realizado en Hermosillo México, a personas que reconocida padecer
alguna especie de trastorno alimenticio por atracón, ya fuera obesidad o anorexia y bulimia.
Dentro del desarrollo de este informe, se exponen algunos términos utilizados para la
caracterización y descripción de las personas que padecen dicha conducta, incluyendo así
definiciones tanto psiquiátricas, como antropológicas, filosófica y médicas, las cuales fueron
claves, para poder realizar conclusiones de dicho estudio, desde un punto de vista totalmente
distinto.
Dentro del campo de la sociología, encontramos libros como el escrito por Roger Bastide,
titulado Sociología de las enfermedades mentales (1965), en el cual, se lleva a cabo un
análisis desde diversas corrientes sociológicas y con distintos sociólogos, la manera en la
cual son vistas las enfermedades mentales, dando una visión mucho más amplia y distinta
del tema.
También encontramos libros como el escrito por José Luis Moreno Pestaña, titulado
Moral corporal, trastornos alimentarios y clase social (2010), el cual realiza un análisis
16
sociológico, frente a la percepción de trastornos alimenticios, en distintas clases sociales, sin
que este recaiga en idealizaciones moralizantes o totalizadoras de algunas de ellas,
realizando un trabajo de campo exhaustivo en el cual no sólo recoge los testimonios de
pacientes, familiares y terapeutas, sino que también analiza los desarrollos dinámicos,
trayectorias, recorridos y desviaciones de la percepción y sufrimiento del individuo. Si bien
este libro no hace un recuento histórico del nacimiento de dichos trastornos, si hace una
reconstrucción retórica de cómo estos logran ser vistos en los distintos órdenes sociales en
los cuales nos movemos y cómo de alguna manera somos empujados por distintas presiones
sociales a hacer parte o entrar en un orden determinado.
Existen artículos sociológicos como el escrito por la mexicana Teresa Ordorika Sacristán
llamado Aportaciones sociológicas al estudio de la salud mental de las mujeres (2009),
en el cual analiza las contribuciones de la teoría feminista al problema de la salud mental de
las mujeres. Con base en las perspectivas sociológicas de la producción, la construcción
social y el estudio de las experiencias subjetivas del padecimiento se esbozan cuatro líneas
de investigación sociológica, con enfoque de género, para abordar el estudio de los
problemas mentales femeninos.
El texto Me siento gorda: Una historia de bulimia y anorexia (1993) de Lorraine C.
Ladish.
Es una crónica personal, la cual no se basa en la ficción sino en un testimonio real, de una
mujer que sufrió de este tipo de trastornos, buscando dar a conocer la manera en la cual las
mujeres pueden llegar a padecer este tipo de enfermedades sin importar la edad, por el deseo
de querer resaltar socialmente y ser aceptadas por los demás. En ocasiones se llega a pensar,
que este tipo de patologías sólo se presentan en los jóvenes, ignorando el deseo interno que
todos tenemos de ser aceptados por otros, ya que las prioridades de las personas cambian
dependiendo de la edad, estas hacen todo lo posible por conseguirlo, aunque esto pueda
afectar su salud.
Hacia los años 90’s, encontramos literatura enfocada en este tipo de trastorno, que a pesar
de ser estos en gran parte, producto de la ficción, traen consigo, un poco de realidad. El
escritor español Jordi Sierra i Fabra titulado Las Chicas de Alambre (1999). Es una
novela juvenil, ambientada en el mundo de las supermodelos y el ambiente en el que estas
17
se rodean, la investigación acerca de la desaparición de una supermodelo lleva al periodista
y protagonista de esta obra a adentrarse en este mundo y descubrir aquellos problemas que
las aqueja, entre ellos los trastornos alimenticios.
Anatomía de la anorexia (2004) de Steven Levenkron. Es un texto de investigación, el
cual agrupa cuatro fases por las cuales, pueden llegar a pasar los pacientes que han sufrido
´de anorexia. La primera fase es conocida como La etapa del éxito esta etapa suele
concordar con el comportamiento “normal” de las jóvenes, que consideran que ganar peso
es algo inaceptable y algo que deben combatir, esta fase no tienen comportamientos
anormales por parte de las chicas que lo padecen. La segunda se conoce como La etapa de
seguridad compulsiva, esta Va conectada con el deseo de lograr su objetivo de perder un
kilo por semana, ya no existe un límite para su peso corporal, ya que entre más delgada se
encuentra, más obesa se siente, en este momento, ha cruzado la frontera psicopatológica, o
de enfermedad mental, en este punto comienza su obsesión por la apariencia que tiene y
comienza medir sus extremidades y a tener una distorsión de su imagen corporal. Comienza
a compararse con otras chicas de su edad, aumentan sus comportamientos de pérdida de
peso, su mundo se centra en el control de su peso y hacer todo lo posible para conseguir su
propósito.
La tercer fase La etapa afirmativa, se basa en el momento, en el cual la persona anoréxica
es criticada por todo el mundo debido a su aspecto físico, deja de lado los consejos de sus
allegados y comienza, esa dura batalla en la cual buscan que la joven gane peso de alguna
manera u otra, comienza a manifestar a sus familiares que ha llegado a esta fase, cuando sale
a restaurantes en busca de platos que tengan el “equilibrio perfecto”, de calorías en la
comida. La cuarta y última fase, lleva el nombre de Etapa de pseudoidentidad, en esta
etapa, alguna personas esconden su cuerpo en capas de ropa debido a la delgadez que
padecen y otras, se sienten orgullosas de lo que han logrado y por otra parte, muestran sus
logros de la mejor manera que pueden, de alguna manera desafiando aquellas personas que
“critican” su estilo de vida, esta fase no se presenta con comportamientos anormales, sino
que se manifiesta como una nueva sensación de poder por parte de la anoréxica, que
profundiza que está en el “camino correcto”.
18
En el ámbito de la comunicación, encontramos Trabajos de Grado, como el realizado por las
estudiantes Maria Paula Córdoba Gutiérrez y Marcela Rubiano Pérez titulado
“Querermebien” Colección de cuentos para imaginar otras formas de belleza(2008). Es
un trabajo que recoge una parte de la experiencia de dichas estudiantes, frente a los
trastornos de la conducta alimenticia y los patrones corporales, que impone la sociedad. Por
otra parte, hacen un análisis de distintos documentales, que tratan dicha problemática y la
manera en la cual, estas personas, han luchado durante años, en contra de aquello que las
molesta. Creando así, una serie de cuentos, con los cuales buscan promover una nueva
concepción sobre otro tipo de imaginarios corporales.
Trabajos de grado como el de la estudiante de comunicación social Monica Castro
Betancourt que lleva el nombre de Trastornos de la conducta alimentaria: Los gramos
que pesan en la mente (2008), busca aislarse un poco de las cifras y conceptos teóricos,
que determinan la cantidad de alimento que en teoría deben consumir las personas teniendo
en cuenta su contextura corporal, el lenguaje técnico creado para definir este tipo de
patologías, intenta darle un giro diferente a todas esta concepción, desde un punto de vista
más humano y sensible. Que permita ver, este tipo de enfermedades de una manera distinta,
teniendo en cuenta, los estándares sociales impuestos por el entorno al cual estamos
expuestos.
Por otra parte, es posible evidenciar como los medios de comunicación solo le dan
relevancia a este tipo de situaciones cuando son padecidas, por algunas figuras públicas. Tal
es el caso del artículo publicado por la Revista Cromos del año 2017, titulado “La Fuerza
de Pautips”, el cual narra la historia de una joven youtuber colombiana, la cual a través de
su canal de Youtube, confesó haber sufrido de bulimia. Centrándose únicamente en la
experiencia de ella e ignorando, que muchos jóvenes padecen de este tipo de enfermedades,
los cuales en ocasiones buscan este tipo de medios algunas herramientas para poder salir de
aquello que los aqueja.
Para definir la Anorexia Nerviosa y Bulimia Nerviosa, se tomó la decisión de recurrir a la
Psicóloga Edén Gonzáles, autora del libro Historias de Chicos con Ana y Mia. Debido a la
manera tan sencilla en la cual explica dichos términos.
19
Anorexia Nerviosa: “Trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por tener
un rechazo a mantener un peso corporal igual o por encima del valor mínimo
considerando la edad y talla, incluye como síntomas el miedo intenso a ganar peso
normal y la alteración de la percepción o la siluetas corporales”. (González, 2010).
Bulimia Nerviosa: “Trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por la
presencia de atracones recurrentes. Es decir, la ingesta de alimento en un corto espacio
de tiempo en una cantidad superior a la que la mayoría de las personas ingerían en un
periodo de tiempo similar y en las mismas circunstancias.” (González, 2010).
Con el objetivo de brindar una definición aislada y distinta del campo de la Psicología,
en torno a los trastornos alimenticios, se recurrió a la Antropología para poder obtener
una mirada diferente, frente a aquello que consideramos Malestar o Conflicto, en torno a
la alimentación.
Malestar Alimenticio: “El malestar o conflicto puede derivar en una obsesión
alimentaria; esta fue definida como aquellas ideas relacionadas con el régimen dietético
y la imagen corporal que se expresan de una manera persistente.” (Flores, 2016; pp 122).
El Manual de Trastornos Mentales (DSM-IV-TR), es un sistema de clasificación
psiquiatría estadounidense, busca proporcionar descripciones claras, acerca de los
trastornos mentales. Dicho manual, define el Trastorno por Atracón, de la siguiente
manera.
Trastorno por atracón: “Dicho trastorno se incluye en una categoría denominada
Trastorno de la Conducta Alimentaria No Especificado (TANE) Esta circunscribe
conductas alimentarios que no cumplen con los criterios para ser considerados un
trastorno de la conducta alimentaria específico como sería la anorexia o bulimia
nerviosa” (DSM-IV-TR, 2000 y López, 2000).
“El trastorno se caracterizan por episodios repetidos de una sobre ingesta compulsiva de
alimentos conocida como atracones, una forma de comer de manera abundante. Los
20
atracones se caracterizan por las siguientes dos condiciones: a) comer durante un
periodo de tiempo, por ejemplo durante dos horas una cantidad de comida que es
superior a la que la mayoría de la gente comería durante un periodo de tiempo similar y
en circunstancias parecidas y b) sensación de pérdida de control sobre la ingesta durante
el episodio de atracón, por ejemplo sentir que no se es capaz de parar de comer o de
controlar la cantidad que se está comiendo, es decir, a través de un “atracón”. (DSM-IV-
TR, 2000 y López, 2000).
Desde una perspectiva sociológica, el libro Moral Corporal, trastornos alimentarios y
clase social de José Luis Moreno Pestaña, con relación a las prácticas que se supone que
tiene una persona con anorexia y una con bulimia. Teniendo en cuenta, que estas suelen
tener una clasificación social clara.
Anorexia y Bulimia: “Comparé entonces a una bulímica de clase media con una
anorexia con capital cultural: la primera realizaba mal lo que la segunda realizaba bien”
(Moreno Pestaña, 2005).
Se recurrió a un artículo de estudio científico, titulado El empleo de los blogs Ana y Mia
entre personas con trastornos del comportamiento alimentario (2013). En el cual, se
realiza un análisis frente a la función que cumplen estos espacios para aquellos jóvenes
que hacen uso de estos.
Blogs “Pro Ana y Mia”: “Son empleados para socializar mediante el conocer o
establecer contacto con [email protected] “prin” de otras ciudades, estados o países, pero esta
socialización está encaminada al intercambio de tips acerca de cómo engañar, conocer
nuevas dietas para poner en práctica, sugerencias, pensamientos, oraciones, contratos,
ideas que en general van formando su “estilo de vida”, que para su forma de ver, no es
una enfermedad ni un juego, simplemente una forma de existir, una habilidad que “solo
los fuertes y los elegidos pueden cumplir.” (Corona,2013).
Centrándonos en el campo de la Comunicación y la Publicidad, Jose Luis Muñoz nos
brinda, una visión un poco más corporativa y publicitaria, para poder definir la
Comunicación Publicitaria.
Comunicación Publicitaria: “El imperativo de la rentabilidad económica hace que la
publicidad sea la única modalidad de comunicación en que se ejerce un control
minucioso sobre todas las fases del proceso de transmisión de mensajes entre el emisor y
el destinatario. Tal vez por ello, la comunicación publicitaria es la mejor conocida y más
eficaz en el cumplimiento de los objetivos prefijados”. (Muñoz, 2004).
Bibliografía Básica.
Barriguete, M. J. A. (2003). Anorexia y Bulimia Nerviosa: El Control Del Medio. Cuadernos de Nutrición, 26(6), 280-289. Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán. Bermejo. B. Saúl. L. Jenaro. C. (2011). La anorexia y la bulimia en la red: Ana y Mia dos “malas compañías” para los jóvenes de hoy. Revista Acción Psicológica, vol 8, pp 71- 84.
Betancourt, L., Rodríguez, M., Gempeler, J. (2007). Interacción Madre hijo, patrones de apego y su papel en los trastornos del comportamiento alimentario. vol. 48, núm. 3, 2007, pp. 261-276. Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá, Colombia.
Castro, M. (2008). Trastornos de la conducta alimentaria: Los gramos que pesan en la mente (Tesis de pregrado). Pontificia Universidad Javeriana
Cetrato, P.(2011). Trastornos de alimentación, Imagen Corporal y Autoestima en adolescentes (Tesis de pregrado). Universidad Abierta Interamericana.
Córdoba, M. Rubiano, M. “Querermebien” Colección de cuentos para imaginar otras formas de belleza (Tesis de pregrado). Pontificia Universidad Javeriana.
Corona. S. (2013). El empleo de los blogs Ana y Mia entre personas con trastornos del comportamiento alimentario. Revista Científica UAQ, vol 6, pp 1- 9 Tomado de: http://www.uaq.mx/investigacion/[email protected]/ArchivosPDF/v6-n2/09Articulo.pdf
Echeburúa. E., Amor. P., Corral. P. (2009). Hombres violentos contra la pareja: Trastornos mentales y perfiles tipológicos. Cali, Colombia. Revista Pensamiento Psicológico, vol 6, pp 27- 36.
Flores,M. (2016). Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, A.C. Perspectiva antropológica de los trastornos de la alimentación: el caso del atracón Estudios Sociales, vol. 25. PP. 115-141. Hermosillo, México.
Gracia, M. Comelles, M. (2007). No Comerás: Narrativas sobre comidas, cuerpo y género en el nuevo milenio. Barcelona, España. Icaria.
Girard, R. (2008). La anorexia: y el deseo mimético. Francia. Éditions de L’Herne.
22
Gonzáles, E.(2011). Historias de chicos con Ana y Mia. México D.F., México. Edengonzales.com.
Moreno, J. (2010). Moral corporal, trastornos alimenticios y clase social. Madrid, España. Centro de Investigaciones Sociológicas.
Moreno, M. Ortiz, G. (2009). Trastorno Alimentario y su Relación con la Imagen Corporal y la Autoestima en Adolecentes. Terapia Psicológica, Vol 27, Pp 181-190.
asdish, L.(1993). Me siento gorda: Una historia de buliamia y anorexia. Madrid, España. Editorial Edaf.
Levenkron,S. (2004). Anatomía de la anorexia. Barcelona, España. Editorial Kairós.
Ordoriká, T. (2009). Aportaciones sociológicas al estudio de la salud mental de las mujeres. Revista mexicana de sociología, vol. 71.
Ramirez, S. (2006). Salud, etnicidad y religión en poblaciones excluidas. Revista Antropología médica y políticas trasnacionales. Tendencias globales y experiencias locales, vol 22. Pp 101 – 116.
Rincón, J. (2017). La fuerza de PauTips. Revista Cromos. Tomado de: https://cromos.elespectador.com/farandula/la-fuerza-de-pautips-25403
Sierra, J. (1999). Las chicas de alambre. Madrid, España. Grupo Santillana de Ediciones.
Agradecimientos
Quiero agradecer a mi mamá y hermanos por el apoyo brindado durante todo este proceso, por escucharme y ayudarme cada vez que me sentía perdida y no sentía ganas continuar con todo este proceso.
23
A mi equipo de trabajo en La Pulla: María Paulina, Juan Carlos, Juan David, Cindy, Tatiana y Lina, por ayudarme durante estos últimos meses a crecer profesionalmente, por sus consejos, por ser parte de este camino y abrirme las puertas en este maravilloso espacio.
A Alejandra, Camilo, Daniela Y Natalia por estar desde el principio, porque ellos mejor que nadie conocen mi historia y sin su apoyo, parte de esto no sería posible. A Andres por llegar y estar durante este proceso, por confiar en mí, en cada cosa que hago y permitirme descubrir en otra faceta, por estar presente en cada paso que doy, por ser luz y calma en mi vida.
A María Paula y Luisa por darme ayudarme en las cosas que a simple vista son básicas, que tal vez habría podido hacer sola, pero en el momento en el que más las necesité, tomaron las riendas de este proyecto como si fuera de ustedes y me permitieron a sacarlo adelante.
A Beatriz, mi terapeuta, por guiarme y acompañarme durante una parte esencial de este proceso, por estar cada vez que tenía alguna crisis sin importar la hora, por demostrarme que en ocasiones no está mal pedir ayuda, porque siempre hay alguien que está dispuesto a brindarla de manera desinteresada.
A Jairo, mi asesor, por sus consejos, por creer en mí y en todo esto, por contactarme con personas que han sido luz en todo este proceso y porque gracias a su profesionalismo logró brindarme las herramientas necesarias para desarrollar este trabajo de grado.
Por último y no menos importante, a cada uno de mis amigos, quienes en muchas ocasiones se han convertido en una segunda familia para mí. Gracias por permitirme brillar a su lado y darme lo mejor de ustedes para continuar.
Tabla de contenido
1.2.1 Hogar................................................................................................................................................32
1.2.2 Estrés................................................................................................................................................36
1.4. Internet: la otra cara de la moneda......................................................................................................43
1.5. ¿Cómo se desarrollan Ana y Mía?......................................................................................................49
1.6. ¿Cómo se muestra a Ana y Mía?........................................................................................................51
1.6.1 Trastornos alimenticios y televisión.................................................................................................52
1.7. Ana y Mía desde la transmedia..........................................................................................................57
1.7.1 Importancia del storytelling en las nuevas narrativas........................................................................59
1.7.2 Uso de narrciones transmedia y storytelling en las redes sociales.....................................................61
2. Vivo con Ana y Mía..............................................................................................................................68
2.1El nacimiento de Ana y Mía.................................................................................................................69
2.2Así lucen Ana y Mía.............................................................................................................................70
2.3Viviendo con Ana y Mía.......................................................................................................................71
2.5.1Escúchame.........................................................................................................................................80
2.5.2Mírame..............................................................................................................................................82
2.5.3Relátame............................................................................................................................................84
2.5.4Sígueme.............................................................................................................................................86
2.5.5Ayúdate.............................................................................................................................................87
2.5.6Conóceme..........................................................................................................................................89
2.5.7Contáctame........................................................................................................................................90
2.7Conversaciones con Ana y Mía............................................................................................................92
2.8Interacción con Ana y Mía....................................................................................................................94
3.1Un producto que parecía imposible......................................................................................................97
4. Referencias Bibliográficas..................................................................................................................102
1. Introducción
La imagen corporal juega un papel tan importante a la hora de generar vínculos con otros,
que en ocasiones se convierte en un tema de gran relevancia dentro de algunos círculos
26
sociales, llevando a que tanto hombres como mujeres sigan modelos que cumplan con los
estándares de belleza establecidos para encajar dentro de un grupo específico.
En ocasiones, estos referentes están basados en lo que su cuerpo representa para una cultura,
la exposición social con la que cuentan y la aceptación que tienen dentro del espacio en el
cual se desenvuelven.
Los trastornos de la conducta alimentaria están relacionados con los hábitos que tiene una
persona frente al consumo o restricción de algunos alimentos. Este tipo de condiciones
comenzaron a ser reconocidas socialmente a partir de los años 70’s, debido a todo el boom
mediático que generó el aspecto corporal de reconocidas modelos de la época.
Estos cuerpos comenzaron a convertirse en referentes para las personas que pretendían
alcanzar cierto status dentro de la sociedad, pero no fue sino hasta el siglo pasado que se
empezó a hablar de estas enfermedades. Betancourt, Rodríguez y Gempler (2008), explican
de la siguiente manera esta afirmación:
“El término anorexia apareció por primera vez en el siglo XX, antes de esto se encuentran
registros de mujeres con conductas anoréxicas pero no existía diagnóstico para dichas
conductas, al principio se conoció como un síntoma o manifestación de la histeria, que junto
con el auge del psicoanálisis se dio a conocer en los años 30”. (p. 9).
Es posible que en épocas anteriores las personas manifestaran ciertos comportamientos
ligados con la anorexia o bulimia y relacionados al consumo o restricción de alimentos; sin
embargo, esta conducta no era vista como una enfermedad, por lo que no contaba con un
sustento médico establecido.
Actualmente poco se habla del tema, ya que los referentes con relación a la figura masculina
y femenina han ido cambiando en los últimos años, dejando de lado los cuerpos
extremadamente delgados para darle paso a figuras demasiado tonificadas, alimentaciones
basadas en el consumo de productos orgánicos y sin químicos y rutinas de ejercicio
excesivas.
27
Este capítulo está desarrollado a modo de marco teórico para llevar a cabo la investigación.
Aquí se busca definir los conceptos de anorexia, bulimia, anorexia nerviosa, bulimia
nerviosa, trastornos de la conducta alimentaria y dismorfofobia o trastorno dismórfico
corporal. Esto, para conocer de dónde parten estos conceptos, la diferencia que hay entre
una enfermedad y otra por medio de ramas como la psicología, sociología y psiquiatría,
además de los comportamientos que pueden llegar a presentar quienes las padecen.
Así mismo, el siguiente apartado busca abordar los posibles escenarios que en algunos casos
pueden llegar a influenciar el desarrollo de dichas enfermedades y la relación que puede
llegar a existir entre el manejo de las emociones y la alimentación.
Siguiendo este orden de ideas, en este capítulo vamos a hablar de la influencia de algunas
sustancias psicoactivas en la vida de aquellos que padecen alguno de estos trastornos
alimenticios, así como las posibles causas que los llevaron a hacer uso de las mismas.
Así mismo, se discutirá la influencia que han llegado a tener algunos portales o sitios en
internet creados por personas con Anorexia y Bulimia, los cuales incentivan este tipo de
prácticas en los jóvenes, ofreciendo algunos tips para que sus familiares y allegados no
sepan que están pasando por esto, dietas que pueden practicar para adelgazar más rápido y
alcanzar ciertos objetivos físicos, así como la pequeña comunidad que van creando entre
ellos.
Otro punto a tratar son las fases médicas por las que pueden llegar a atravesar las personas
que padezcan alguna de estas enfermedades, cómo se desarrollan las prácticas, qué objetivo
en común comparten las personas con Anorexia y Bulimia, así como también los posibles
desencadenamientos que estos puedan tener.
Además, resulta importante mencionar el papel que han jugado y actualmente juegan los
medios de comunicación en torno a la promulgación de estas prácticas, la información que
existe en torno al cuidado y prevención de estas mismas para quienes padecen estas
condiciones o han intentado llevarlas a cabo, así como la participación de la publicidad
frente a la divulgación de estas enfermedades y el impacto de estas conductas dentro de la
moda.
28
Por último, haremos un pequeño paso por las nuevas maneras de contar historias gracias a
las Narrativas Transmedia y el impacto que estas han logrado tener en la manera en la que
actualmente se habla del cuerpo y de la alimentación a través de las redes sociales.
1.1. ¿Quiénes son Ana y Mía?
No es secreto que la belleza para algunas personas es un tema de gran relevancia, y si bien
hay gente que considera que el valor de alguien se encuentra en su interior, en ocasiones
como esta luce físicamente crea una referencia (superficial) de quién es y lo que “vale”, lo
que lleva a algunos individuos ocasionalmente a hacer cualquier cosa para lucir y encajar
dentro de un grupo.
Socialmente los trastornos alimenticios más conocidos son la Anorexia y la Bulimia, o como
las llaman algunos Ana y Mia.
El Diccionario de la Real Academia de la Lengua, RAE, define el término anorexia como
“Síndrome de rechazo de la alimentación por un estado mental de miedo a engordar, que
puede tener graves consecuencias patológicas.” (DRAE, 2020)., pero cuando se habla de
bulimia, la RAE la explica como un “Síndrome de deseo compulsivo de comer, con
provocación de vómitos y consecuencias patológicas.” (DRAE, 2020).
Es verdad que estas definiciones generales nos permiten entender de alguna manera el
significado de estas palabras, pero a su vez omiten algo importante: el desarrollo de una u
otra conducta puede variar dependiendo del contexto social en el que la persona se
desenvuelva. De acuerdo con Moreno (2010):
”Todas las chicas con trastornos alimentarios quieren adelgazar, pero unas lo consiguen y
otras no: las primeras son anoréxicas y las otras bulímicas” (p 10-11). Por extraño que
parezca, este tipo de conductas cuentan con una clasificación determinada a nivel social.
Si bien la aparición de estas se pueden dar a cualquier edad, algunas personas consideran
que aquellos que pertenecen a la clase “alta” tienden a padecer de anorexia ya que se
encuentran mucho más cerca de “cumplir” con su objetivo físico, en cambio los que hacen
parte de una clase social “media” y ven dichos modelos estéticos como una aspiración en
29
algunos casos lejana, recurren a la bulimia como recurso para llevar estos propósitos
adelante.
Es necesario entender que este tipo de enfermedades no tienen en cuenta aspectos como
clase social, género o edad. De hecho, en algunos casos son mucho más frecuentes y
conocidos en las mujeres que pertenecen a determinado grupo social, ya sea por la presión
de su entorno o los espacios culturales que frecuentan.
Tanto la anorexia como la bulimia cuentan con una categoría adicional conocida como
anorexia nerviosa y bulimia nerviosa, que se presentan en casos específicos. Para entender
cuál es la diferencia entre una y otra, la psicóloga mexicana Edén González, autora del texto
Historias de Chicos con Ana y Mia (2011), las define de la siguiente manera:
Anorexia Nerviosa: “Trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por tener
un rechazo a mantener un peso corporal igual o por encima del valor mínimo considerando
la edad y talla, incluye como síntomas el miedo intenso a ganar peso normal y la alteración
de la percepción o la siluetas corporales”. ( p 8).
Bulimia Nerviosa: “Trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por la
presencia de atracones recurrentes. Es decir, la ingesta de alimento en un corto espacio de
tiempo en una cantidad superior a la que la mayoría de las personas ingerían en un periodo
de tiempo similar y en las mismas circunstancias.” ( p 9).
Tanto la anorexia como la bulimia hacen parte de los Trastornos de la Conducta
Alimentaria, siendo estos dos los más conocidos. Aunque para algunas personas suene un
poco extraño el uso de las siglas TCA, es la manera más común y corta para poder definir la
categoría a la que pertenecen.
Para entender la definición acerca de los Trastornos de la Conducta Alimentaria, Barón y
Restrepo, (2010) la citan como “aquellos procesos psicopatológicos que conllevan grandes
anormalidades en la actitudes y comportamientos respecto a la ingestión de alimentos, su
base se encuentra en una alteración psicológica que se acompaña de una distorsión en la
30
percepción corporal y de un miedo intenso a la obesidad” (Ruiz-Martínez et al, 2010. p,
448).”
Es decir que en ocasiones las personas que pueden llegar a padecer algún tipo de TCA
suelen tener una tendencia a preocuparse por la cantidad de alimentos que consumen y la
cantidad de calorías que estos pueden llegar a tener, limitando o restringiendo su ingesta de
manera permanente o parcial para no aumentar de peso.
Algunas personas que tienen algún TCA son propensas a padecer otro tipo de trastorno
conocido como dismorfofobia o trastorno dismórfico corporal (TDC). El Diagnostic and
Statical Manual of Mental Disorders (DSM-5) dice que la dismorfofobia “se considera un
trastorno del espectro obsesivo-compulsivo y, por tanto, se incluye en la nueva categoría de
Trastorno Obsesivo-Compulsivo y Trastornos Relacionados.” (DSM-5; APA, 2013).
Si bien esta definición no es del todo clara, es necesario saber que este trastorno no
solamente es difícil de diagnosticar sino también de clasificar, ya que si bien es una
condición que se ha estudiado durante un buen tiempo, se ha demostrado que la definición
de este puede variar dependiendo de las características que vayan presentando los pacientes
diagnosticados.
Por eso es un poco arriesgado llegar a asegurar que todas las personas que sufren de
anorexia o bulimia padecen este trastorno, pero existen algunas similitudes médicas que se
han logrado descubrir entre pacientes que padecen TCA y aquellos diagnosticados con
TDC, los cuales pueden llegar a experimentar una preocupación frecuente frente a su
aspecto físico, pues la manera en la cual ellos se ven pueden diferir en la forma en la que los
demás los perciben.
Es decir, una persona con dismorfobia puede mirarse al espejo y sentir que se ve gorda, pero
esto puede no ser del todo cierto; puede que tenga un peso muy bajo para su estatura o le
falte masa muscular pero su percepción distorsionada de la realidad y de su imagen puede
hacer que ellos se perciban de esta manera, lo que en ocasiones puede llevar a estas personas
a intentar acabar con su vida.
Es necesario saber que trastornos como la Dismorfofobia Corporal pueden llegar a ser
silenciosos, tal como cita (Giraldo y Belloch, 2017) “Esto se debe en parte a que las
personas que lo padecen suelen ocultar sus síntomas, hasta el punto de que se le considera
31
un «trastorno silencioso». (Fang y Wilhelm, 2015).” Esto en ocasiones puede conducir a que
la persona que padece de TDC pueda desarrollar otro tipo de enfermedades tales como la
depresión, ansiedad, fobia social, entre otros.
1.2. ¿Cómo aparecen Ana y Mía?
La aparición y desarrollo de cualquier trastorno alimenticio puede estar influenciada por
distintos factores que no son tomados en cuenta y van más allá de la exposición de algunos
cuerpos por parte de los medios de comunicación. En algunas ocasiones, estos pueden estar
ligados a las dinámicas familiares, estrés, estándares de belleza, clase social, género, entre
otros.
Algunos jóvenes encuentran en estas prácticas de control frente a la cantidad de alimentos
que consumen o la restricción total de los mismos, una manera de manejar un aspecto de su
vida que les genera algo de agobio, ignorando aquello que les afecta de manera externa y no
pueden cambiar.
1.2.1. Hogar
Hay hogares en donde el comer demasiado es algo completamente inaceptable, porque es
visto como algo poco saludable y el comer muy poco también es malo, porque es una
señal de que la persona no se está alimentando bien y eso puede traer consigo algún
problema de salud.
Es común escuchar a las personas decir que quienes han llegado a padecer o padecen de
algún TCA son personas con poco carácter, que buscan hacer e imitar las acciones de otros,
ya que no cuentan con la fuerza de voluntad suficiente como para no sentirse de
determinada manera frente a su aspecto físico y aceptar su apariencia tal cual es.
Pero para poder conocer de dónde nace o se forja aquello que cada uno considera como
personalidad, el investigador académico Ruiz (2011) asegura que:
“Diferentes aspectos componen la personalidad, entre ellos el temperamento, el carácter y
la constitución física. El primero de ellos es una condición con la que se nace, que se
hereda de los padres y que se nutre de uno mismo durante toda la vida; el carácter, por su
parte, es un producto social que depende, no tanto de factores biológicos, sino del
32
aprendizaje y las experiencias con los demás, es una condición moldeada completamente
por la sociedad y por el ambiente en el que se vive.” ( p 33- 34).
Es claro que la personalidad es creada a partir de una serie de factores que tienen gran
relevancia e influencia en la vida de los jóvenes, tanto desde el ámbito familiar como el
social. Los referentes físicos expuestos socialmente pueden afectar en cierta medida la
personalidad de los jóvenes, porque llegan a influir en lo que desean con relación a su
físico.
Siguiendo este orden de ideas, las personas que crean estos desórdenes físicos y
psicológicos en su entorno más íntimo (en este caso su círculo familiar), puede llegar a
ser mucho más relevante, ya que es un espacio en el que logran forjar esa personalidad
deseada o afectarla por completo, en este ámbito los adolescentes llegan a experimentar
algunas sensaciones de placer o rechazo frente a lo que comen, la manera en la cual lucen
y las opiniones de otros frente a su físico.
Analicemos el siguiente ejemplo; si para alguien que le encanta comer dulces, comidas
rápidas o encuentra placer en mezclas de alimentos que para algunos son poco
saludables, cada vez que sale con sus amigos o familia y dentro de su hogar la hacen
sentir culpable por esto, además comienzan a medir el respeto que le tienen basados en la
manera en la que luce físicamente, es algo que va a marcar por completo su relación con
la comida y esta persona va a hacer todo lo posible por lograr esa validación física por
parte de su familia y de terceros, haciendo uso de distintos métodos para lograrlo.
De acuerdo con Bruch (2009), el peso o sobrepeso de los adolescentes, comienzan a tener
gran impacto en la manera en la cual llegan a ser vistos por parte de su círculo social más
cercano, porque:
“No es poco común que las familias (de buen status), tengan un pariente con sobre peso y el
niño/a observe cuánto dolor provoca el hecho de estar gordo/a. Las revistas y el cine nos
traen el mismo mensaje, pero la más persistente es la televisión, que nos bombardea con el
mensaje de que podemos ser amados y respetados sólo si estamos delgados”. (p 24).
33
Actualmente hay mil opciones para llevar una alimentación mucho más balanceada, desde
aplicaciones que miden el consumo de calorías de cada alimento, hasta recetas saludables
que buscan hacer este proceso más divertido en Youtube, gurús de la alimentación que nos
brindan consejos para poder llevar un estilo de vida más consciente y saludable en
Instagram e incluso productos que prometen ser la solución a todos nuestros problemas
relacionados con el aumento de peso.
Si bien el uso de todas estas herramientas permiten a los deportistas y a las personas cumplir
con dichos objetivos rápidamente, la desinformación en torno a este tema puede llegar a ser
nociva. De acuerdo con Érica Henao y Susana Vásquez (2016):
“La sobreoferta de productos y servicios Fitness que prometen beneficios increíbles en
tiempo récord y resultados de pérdida de peso, de musculación y de resistencia, entre otros,
con el uso de suplementos que en su mayoría tienen poca supervisión, pueden producir
efectos benéficos o dañinos para el cuerpo, riegos a los que se suman el hecho de que su
venta no está regulada ni controlada en forma adecuada por los entes de salud y, por
consiguiente, su comercialización es libre y amplia y se beneficia del auge del comercio
electrónico y de las redes sociales. “ (p 23).
Todo esto hace que se nos olvide algo importante, y es que si bien muchos de estos
productos prometen tener componentes naturales, no significa que no puedan llegar a ser
nocivos.
Un estudio realizado en el 2005 por las Universidad de Antioquia en torno al papel que
cumplia la familia frente a la formación de buenos o malos hábitos alimenticios por parte de
los estudiantes, arrojó que:
34
“La influencia de la madre es bastante fuerte en esa etapa, porque es ella quien decide los
alimentos que compra y prepara de acuerdo con su capacidad económica, la disponibilidad
de tiempo y los conocimientos y preferencias que tenga para la selección de alimentos.“
( Restrepo y Gallegos, 20005, p 128)
De esta manera, es claro apreciar cómo los padres en ocasiones optan por conseguir y
consumir algunos alimentos que han sido cultivados o procesados de una manera específica,
que son prácticos y fáciles de comer en cualquier momento del día y que se supone que son
sanos, para cuidar la manera en la cual se alimentan sus hijos durante la infancia.
Por otro lado, la creencia en torno a lo que se supone es comer sano dentro de un hogar
puede llegar a ser muy nociva, porque en ocasiones se comienza a relacionar el aumento de
peso en los niños con algún ingrediente que contenga cualquier alimento y que puede verse
como el detonante principal de esto.
Así lo afirma otro de los resultados del estudio realizado por Restrepo y Gallegos (2005):
“Las madres de los niños con exceso de peso y adecuado estado nutricional fueron las que
más refirieron aspectos relacionados con los hábitos y las conductas alimentarias de sus
hijos.“ (p 137)
Esto da paso a que se comiencen a restringir algunos alimentos en el hogar para evitar que
su hijo siga aumentando de peso, entonces este debe comenzar a comer más sano y a lo
largo del tiempo el joven empieza a rechazar dichos alimentos porque siente que no le
aportan nada y, en algunos casos, considera que su apariencia física está mal porque no tiene
el peso ideal.
1.2.2. Estrés
Cada persona tiene una manera completamente distinta de manejar sus emociones cuando
está expuesta a niveles de estrés altos. Este tipo de situaciones en algunos casos llega a
influir de manera significativa en su relación con la comida, pues si bien hay personas que
en estos momentos tienden a comer de más y después se arrepientan de la cantidad de
calorías que consumieron, hay otras por el contrario que restringen la ingesta de comida
porque pueden considerar que no es necesario alimentarse en el momento.
Entonces si durante este periodo de estrés aumentaron de peso, algunos pueden recurrir al
consumo excesivo de ensaladas, a tomar mucha más agua para calmar la necesidad de ir por
algo de comer, a hacer mucho más ejercicio, tomar laxantes para bajar de peso, vomitar,
hasta recriminarse por comer de más cada vez que siente que una situación se le sale de las
manos.
Otras, por el contrario, optan por aceptar que es su manera de manejar las situaciones que
les causan demasiada adrenalina y culpan a estas circunstancias de ser las que las llevan a
alimentarse un poco más de cosas que no son sanas.
Todo esto se puede llegar a desarrollar porque es la manera en la cual las personas buscan
hacer uso y manejo de las emociones que las aquejan, de tratar con aquellas sensaciones que
les proporcionan un exceso de adrenalina.
Algunos estudios han descubierto que eventos relacionados con conflictos familiares,
personales, académicos e incluso laborales pueden tener relación con el desarrollo del algún
tipo de TCA.
De acuerdo con los investigadores Behar y Valdés (2009), la exposición durante un tiempo
determinado a situaciones que pueden afectar el equilibrio emocional de las personas, puede
desatar en algunos la aparición de anorexia nerviosa o bulimia nerviosa:
36
“La anorexia nerviosa de inicio más tardío, suele antecederse de un mayor número de
eventos estresantes, siendo los más importantes conflictos familiares, pérdidas y
enfermedades médicas (...) el inicio de la bulimia nerviosa, se ha asociado con pérdidas y
separaciones de figuras significativas, problemas interpersonales con la familia y amistades,
de salud, y amenazas al bienestar físico . ” (p 179).
Sin importar cuál se desarrolla primero, el estrés se convierte en otro factor importante a
evaluar en el momento en que aparece alguna de estas enfermedades tanto en hombres como
mujeres, así como los distintos factores externos que conllevan al desencadenamiento de
estos y la manera en la que pueden influir en el manejo correcto de sus emociones.
1.2.3. Estándares de belleza
Mucho se ha hablado frente a la relación que existe entre los Trastornos de la Conducta
Alimentaria y los estereotipos que socialmente se han establecido como “aceptables” para
poder hacer parte de algunos grupos.
La influencia que pueden tener o no las imágenes presentadas por los medios de
comunicación en torno al cuerpo y la manera en la cual este es visto será un tema que tocaré
a profundidad más adelante; por lo pronto, es necesario mirar en qué otros escenarios
sociales la figura física cuenta con un valor relevante para poder destacarse frente a otros.
El expresar o manifestar las emociones por medio de la danza, al ritmo de la música, es algo
relevante para muchos. Dedicarse toda la vida a este arte es cuestión de pasión y disciplina;
poder sobresalir dentro de las escuelas de baile hasta llegar a ser reconocidos de manera
internacional es una de las principales motivaciones de muchos bailarines.
En actividades como la danza un cuerpo delgado se convierte en un requisito necesario para
poder llevar a cabo esta disciplina y sobresalir de manera significativa en este espacio, así lo
citan (Anastasiadou, Aparicio, Sepulveda y Sánchez, 2013).
Para complementar lo anterior, Clabrese (1983) argumenta que en “En el ámbito de la
danza, las demandas físicas y técnicas son similares a las de otros deportes altamente
37
competitivos, aunque las exigencias estéticas relacionadas con la imagen corporal facilitan
un mayor riesgo para las bailarinas de desarrollar un TCA (p 32)”
La fijación en torno a la manera en la cual debe lucir y verse el cuerpo en competencias
específicas, llevan a que en ocasiones algunos instructores les exijan a los jóvenes un
aspecto físico determinado para así poder sobresalir dentro de su disciplina.
Lo anterior lo podemos evidenciar en algunas academias de danza, las cuales no solo
brindan información acerca de la preparación que deben tener las chicas o chicos que
quieran comenzar por este camino, sino que también brindan consejos acerca de cuál es la
posición adecuada para cada ejercicio, cómo mejorar el equilibrio y otros tips para poder
lograr tener un cuerpo de bailarina.
“Una bailarina profesional debe medir entre 5 pies y 2 pulgadas y 5 pies y 8 pulgadas de
altura (1,57 y 1,73 m.), ser delgada y ágil, tener una relación miembro-torso perfecta, un
cuello largo, una cabeza pequeña y pies arqueados a la perfección con una buena punta.”
(danzaballet.com, 2013)
En este sentido en estos espacios aclaran que no es necesario estar extremadamente delgada
para poder definir si una persona es apta o no para practicar ballet, el primer mensaje que
allí está explícitamente expuesto es que se necesita estar delgada para poder obtener el
cuerpo de una bailarina, las fotografías que allí se exponen manejan la misma narrativa:
modelos delgadas, imágenes, poses y una composición visual que crean un referente frente
al ideal físico que buscan dentro de la academia con relación a las estudiantes que allí
quieran ingresar.
De acuerdo a Rutsztein, Murawski y otros (2010) “Parecería que en el ambiente del ballet,
la presión por la delgadez combinada con expectativas de alta competitividad promueven las
condiciones apropiadas para la manifestación de trastornos alimentarios, particularmente en
adolescentes vulnerables”. ( p 57).
Siendo así, la aparición o desarrollo de estas enfermedades en los estudiantes de danza
pueden no estar ligadas a los típicos factores que influyen en las adolescentes que padecen
de anorexia y bulimia con relación a su aspecto corporal. Detrás de estos trastornos están el
ideal de éxito dentro de esta área y el estrés al cual se ven enfrentados; de hecho, los
referentes más destacados en esta disciplina pueden repercutir en el comportamiento de los
38
bailarines frente a su peso y su alimentación, llevándolos a seguir dietas extremas, usar
productos que los permitan bajar de peso más rápido o simplemente desarrollar cualquiera
de estas enfermedades con el fin de lograr el cuerpo ideal.
1.2.4. Clases sociales
La anorexia y la bulimia no distinguen clases sociales ni edad; hay quienes las desarrollan
en la adolescencia, otros cuando comienzan a vivir su etapa adulta o muchos años después.
Pero es cierto que el desarrollo de estas suele ser mucho más común en determinados
espacios sociales sin ser exclusivas de un sector.
En este orden de ideas el autor Moreno (2001) aporta que “Las prácticas de restricción son
un continuo desviante: solo el elitismo de la clase imagina que las que hay que quieren y no
pueden (las gordas, pobres y bulímicas) y otras que quieren y pueden (las ricas, auto
controladas y delgadas).” ( p 11).
Dentro de estas mismas prácticas, el ideal de éxito asociado con la figura delgada de la
mujer lleva a que se presente con mayor frecuencia la anorexia en chicas de clase alta, ya
que esto se convierte en una especie de logro que solamente ellas pueden alcanzar. Por el
contrario aquellas que también sueñan con adelgazar, pero ven un poco lejano ese sueño por
la clase a la que pertenecen, recurren a la bulimia.
En la anorexia es mucho más fácil poder evidenciar los cambios físicos que produce esta
enfermedad, ya que la pérdida de peso es mucho más notoria al restringir por completo la
ingesta de alimentos y someterse a algunas prácticas que aceleran el proceso gracias a la
información a la que pueden llegar a acceder.
En el caso de la bulimia ver estos cambios en poco tiempo es mucho más complicado, ya
que quien la padece no ha dejado de comer, solamente vomita lo que come y, en ocasiones,
el sentimiento de culpa que acompaña la alimentación los lleva a inducir su vomito de
nuevo para eliminar las calorías de más en su cuerpo.
Según el investigador Cisneros (2001) “El modelo de mujer delgada se desplaza en el
tiempo y en el espacio siguiendo el ritmo del desarrollo económico. Va de los países más
39
desarrollados a los menos desarrollados y tiene una incidencia casi nula en los países del
tercer mundo.” (p2).
El desarrollo de estas conductas está muy ligado al ideal de éxito, partiendo de una clase alta
que muestra un modelo de status que todos deberían admirar, que muchos buscan alcanzar,
y que los lleva a replicar ya sea de manera consciente o inconsciente estas prácticas, viendo
todo esto como una especie de logro que les permitirá contar con gran valor dentro de las
dinámicas sociales a las cuales buscan entrar y que tienen como criterio de aceptación
determinada figura física.
1.2.5. Género
Lo cierto es que si bien la anorexia y la bulimia no discriminan clase social ni edad, a pesar
de ser más frecuentes en algunos momentos de la vida, tampoco discriminan por género. Sin
embargo, existe un gran desconocimiento frente a la aparición y el desarrollo de este tipo de
enfermedades en los hombres.
“Los trastornos de la alimentación han sido descritos como prioritariamente femeninos y la
literatura refleja el hecho de que se presentan de forma mayoritaria en mujeres (1- 4),
aunque su presentación en hombres ha sido reportada desde 1689 (4-5).” (Gempeler, 2006, p
353).
Según datos del Ministerio de Salud, en Colombia “de 2009 a 2017 se atendieron 38.896
personas de 0 a 19 años con diagnóstico de anorexia, con un promedio de 4.322 pacientes
atendidos por año, el 60,8% eran de sexo femenino.” (Minsalud, 2018, p12). Con estas
cifras solamente se puede asumir que el restante de la población atendida era masculina; aún
así, la cantidad de estudios en torno al porqué surgen estas enfermedades en los hombres es
prácticamente nula.
En algunos casos no solo es desconocido el porqué de la aparición de estas enfermedades,
sino también la prevalencia que pueden llegar a tener en la vida de los hombres que las
padecen y las causas que estas pueden traer a su salud física y mental.
40
Los motivos por los cuales los hombres recurren a estas prácticas pueden llegar a ser
diversos. El más común es el sobrepeso, las ansias por poder adelgazar rápido es uno de los
motivos que puede impulsarlos a desarrollarlas, “los hombres con TCA que hacen dieta
generalmente están en sobrepeso y, muy a menudo, tienen historia de obesidad previa. Así,
mientras las mujeres buscan la delgadez, los hombres parecen buscar un cuerpo musculoso,
sin grasa” ( Gempeler, 2006, p 359)
Siendo este el factor más relevante, existen muchos más que no han sido estudiados que
pueden llegar a tener similitud con aquellos que afectan a las mujeres y que hacen parte de
esos síntomas silenciosos que están también presentes en los hombres.
1.3. Ana, Mía y las sustancias psicoactivas
El desarrollo de adicciones a sustancias psicoactivas está ligado a distintos factores entre los
que se encuentran la genética, rasgos de personalidad, entorno familiar, entre otros; por lo
cual, el consumo de drogas en personas con TCA o que pueden estar propensas a
padecerlos, ha sido un tema de ampliamente estudiado por algunas ramas de la