WCD - Represas y Desarrollo

Click here to load reader

download WCD - Represas y Desarrollo

of 444

  • date post

    21-Oct-2015
  • Category

    Documents

  • view

    126
  • download

    13

Embed Size (px)

Transcript of WCD - Represas y Desarrollo

  • REPRESAS YDESAROLLO

    EL REPORTE FINAL DE LA COMISION MUNDIAL DE REPRESAS*

    UN NUEVO MARCO PARA LA TOMA DE DECISIONES

    Traduccin Patrocinada por:

    SAMTAC Centroamrica

  • Comisin Mundial de RepresasP.O. Box 16002Vlaeberg, Cape Town8018, SOUTH AFRICATel. (2721) 426-4000Fax. (2721) 426-0036E-mail: info@dams.orgwww.dams.org

    Unin Mundial para la Naturaleza-Mesoamrica (UICN-ORMA)Apartado Postal 0146-2150Moravia, COSTA RICATel. (506) 241-0101Fax. (506) 240-9934E-mail: correo@orma.iucn.orgwww.iucn.org/places/orma

    Global Water Partnership-SuramricaSouth American Technical Advisory Committee (SAMTAC)c/o Divisin de Recursos Humanos, CEPAL casilla 179-D, Santiago de Chile, CHILE Tel. (562) 210-2164Fax. (562) 208-0252 E-mail: gwpsamtac@eclac.clwww.gwpforum.org

    Global Water Partnership-CentroamricaCentral American Technical Advisory Committee (CATAC)Apartado Postal 14-5000Liberia, COSTA RICATel. (506) 666-1596Fax. (506) 666-2967E-mail: tempis@racsa.co.crwww.gwpforum.org

    * Nota de aclaracin: Al traducir el informe de la Comisin Mundial de Represas, hubo que escoger entre los sinnimosrepresa y presa; ambos utilizados por diferentes grupos de habla hispana. Se utiliza en esta traduccin la palabra repre-sa para referirse a la obra, generalmente de cemento armado, para contener o regular el curso de las aguas, o para detenery almacenar el agua en forma artificial. Esta escogencia se hace sin ningn prejuicio a aquellos lectores que prefieren uti-lizar los trminos "presa" o "embalse" para referirse a la misma estructura.

    Publicado en su versin original en Ingls en el Reino Unido y Estados Unidos en el 2000, por Earthscan Publications Ltd.

    Copyright Comisin Mundial de Represas, 2000 Todos los derechos reservados

    Traducido por Jos Mara Blanch, Ph.D., blanch@racsa.co.crRevisin tcnica por la Comisin Mundial de Represas y la UICNDiagramacin grfica por Mara Marta Alfaro, Alvaro Calvo, Digiprint, dgprint@racsa.co.crCover photographs Gallo Images. The Image Bank: Horowitz, Ross. I-Afrika: Miller, Eric.

    Photo credits: Cape Argus: Schronen Johan, p226; Tromp, Dion, p66, 258; Yeld, John, p36. Cape PhotoLibrary: Proust, Alain, p36; Stoffel-Wialliame, p72. Cosmi Corporation: p16, 19, 22, 49, 72, 80, 96, 108, 125, 134,157, 196, 250. I-Afrika: Bosch, Rodger, p14; Ingram Andrew, p96, 112; Miller, Eric, p2, 24, 96, 98, 104, 111, 114, 117, 129, 142, 153, 196, 201,220; Pettersson, Anders, p243. IUCN -The World Conservation Union, p72, 85,87. Itaip Binacional, p36, 68, 258. The ImageBank: Horowitz, Ross, p196, 206; Sund, Harald, p134, 149. United States Bureau of Reclamation, p36. World Bank, p96,100.World Wide Fund for Nature: Gunther, Michel, p72, 74,134,137; Harvey, Martin, p78. WWF-Canon; Burgler, Roel, p205, 212;Pratginestos, Juan, p72. Rautkari, Mauri; p145, Revesz, Tams, p20, 210; Thorsell, James W, p212. Schafer, Kevin, p72, 92, 233;Torres, William H, ~136.

    Traduccin y diseo patrocinados por:

  • Prefacio del Presidente

    Globalizacin desde abajo

    i la poltica es el arte de lo posi-

    ble, este documento es una obra

    de arte. Redefine lo que es posi-

    ble para todos nosotros, en beneficio de

    todos nosotros, en unos momentos en

    que la presin que ejerce el tema del

    agua en los gobiernos nunca ha sido

    ms intensa. Pensemos en esto: en este

    planeta azul, menos del 2.5% de nuestra

    agua es dulce, menos del 33% del agua

    dulce fluye, menos del 1.7% del agua

    que fluye discurre por cauces. Y hemos

    estado obstaculizando incluso estos.

    Hemos represado la mitad de los ros

    del mundo a la tasa sin precedentes de

    uno por hora, y en dimensiones tam-

    bin sin precedentes de ms de 45 000

    represas de una altura de ms de cuatro

    pisos.

    S

    Professor Kader AsmalChair, World Commission on Dams

  • Prefacio

    Por haber autorizado la siguiente fase de una delas represas mayores del Hemisferio Sur puedoargir que las naciones construyen grandes repre-sas por razones slidas. Las represas almacenan,utilizan y desvan agua para consumo, irrigacin,refrigeracin, transporte, construccin, industria,energa y recreo. Las represas trasladan agua delGanges, Amazonas, Danubio, Nilo o Columbiapara sostener ciudades en sus riberas. Para divi-dir, o repartir, las aguas, las represas son nuestroinstrumento ms antiguo. Pero hay otros instru-mentos, o es nuestra mejor opcin?

    La Comisin Mundial de Represas ha emprendidouna revisin global rigurosa, independiente einclusiva, explorando el terreno para ayudarnos aresponder a esa pregunta con autoridad. Pero delmismo modo que la escasez de agua condujo a laconstruccin de represas, la competencia por lamisma ha acentuado el trabajo de la Comisin. Albuscar agua nos enfrentamos con una crisis quese va extendiendo, incluso de proporciones bbli-cas. En Eclesiasts, recordamos el pasaje:

    Generacin va y generacin viene,pero la tierra siempre permanece ...Todos los ros van al mar, pero el mar no se llena...

    Las palabras son hermosas, inolvidables y, derepente, anacrnicas. Porque no son ciertasdebido a demandas y represas durante nuestrasvidas. Incluso ros deteriorados rara vez fluyenlibremente, sino que holgazanean por una cadenade embalses. En algunos aos nuestros ros mscaudalosos, como el Nilo de frica, el Amarillo deAsia, el Colorado de EE UU, el Murray deAustralia, no llegarn al mar.

    Esa escasez se complica por el hecho de que unade cada cinco personas en el mundo carece deacceso a agua potable segura. La mitad del mun-do carece de higiene; millones mueren por enfer-medades que acarrea el agua. Los agricultorescompiten por agua con ciudades en crecimientoacelerado pero bajo tensin. Las ciudades agotanacuferos que tom siglos llenar. El agua salada

    contamina al agua subterrnea a kilmetros delmar. En China, Mxico e India las capas de aguadescienden un mero al ao. En unas pocas dca-das, al tratar de conseguir un quinta parte ms deagua para 3 mil millones ms de personas, una decada tres personas puede tener problemas parabeber o baarse. Algunos ven en nuestra escasezun presagio de problemas venideros. Creen quela escasez de agua conduce inevitablemente apueblos, regiones y naciones a una lucha feroz ycompetitiva en la que millones se esforzarn almximo por temor e inters propio. Y con ello,afirman, cuando los ros cruzan fronteras dentrode o entre naciones, la escasez de agua conducea estrs de agua lo cual conduce a guerras poragua.

    Nuestra Comisin, y por medio de ella, este Infor-me Final, contradice ese sentimiento. Vemos alagua como un instrumento, un catalizador de paz,que nos une, no para construir represas ni des-mantelarlas sino para desarrollar recursos a largoplazo.

    Ms fcil de decir que de hacer? No necesaria-mente. La parte difcil radica en qu se puededecir con honradez intelectual, visin e inteligen-cia. Sorprende que rara vez se haya intentadoponer en prctica esta afirmacin. A diferencia deotros aspectos de nuestras vidas, las grandesrepresas han eludido por mucho tiempo un escru-tinio profundo, claro e imparcial del proceso conel que se construyen y se valoran. Este vaco esespecialmente patente cuando se compara coninversiones en escala mucho menor. A diarioapretamos y pesamos frutas y verduras para ase-gurarnos de que lo que el mercado nos ofrece esjusto. Sometemos a una verificacin rigurosa yanalizamos el desempeo de un automvil, con-ducindolo para probarlo, antes y despus depagar por l unos miles de dlares. Antes decomprar una casa o un negocio, los estudiamoscon la debida diligencia.

    Sin embargo, este siglo hemos colectivamentecomprado, en promedio, una gran represa cadada, y ha habido escassimos, o quiz ninguno,

    Represas y Desarrollo: Un Nuevo Marco para la Toma Decisionesii

  • anlisis comprensivo e independiente del por quse necesitan las represas, cmo se desempeancon el tiempo, y si estamos obteniendo un bene-ficio justo por nuestra inversin de $2 billones.

    Hasta ahora.

    Los esfuerzos pioneros son inevitablemente con-troversiales. Y aunque la Comisin Mundial deRepresas tiene, por diseo, un carcter estricta-mente asesor, no nos engaemos. Nuestra gne-sis, proceso de trabajo e implicaciones de esteInforme Final son por naturaleza muy polticos.Nuestro mandato tiene que ver con el elementoms precioso de la tierra, y esto, claro est, conll-eva poder: quin lo detenta, cmo compartirlo,en qu formas puede el estado equilibrarlo mejor. Algunos quiz sientan que este Informe hace quelas decisiones acerca de la utilizacin del aguaresulten todava ms difciles; al elevar el listn,como de hecho lo hacemos, los gobiernos debenejercer ms vigor y creatividad para conseguir unresultado sostenible. Pero la verdad es que hace-mos que estas decisiones resulten ms fciles;porque mostramos con claridad qu, cmo,dnde y por qu las decisiones pueden funcionarbien o no conseguir lo que se proponen.

    Por esta razn afirmo que somos mucho ms queuna Comisin de Represas. Somos una Comisinpara sanar las heridas profundas y autoinfligidasque se abren donde quiera y cuando quiera queunos pocos deciden para muchos la forma mejorde desarrollar o utilizar el agua y los recursosenergticos. Esta es a menudo la naturaleza delpoder, y la motivacin de quienes lo cuestionan.En pocas recientes se ha cuestionado en todo elmundo a gobiernos, industrias y agencias deayuda por decidir el destino de millones sinincluir a los pobres, o incluso a mayoras popu-lares de pases que creen que estn ayudando.

    Para que adquiera legitimidad en esas decisionestranscendentales, el verdadero desarrollo debeestar centrado en las personas, respetando siem-pre el papel del estado como mediador, y a me-

    nudo representante, de sus intereses. En las pgi-nas siguientes no refrendamos la globalizacinimpuesta desde arriba por unos cuantos. Refren-damos la globalizacin deci