Versión gratuita. Prohibida su venta .Aleta caudal de una ballena jorobada (Megaptera...

download Versión gratuita. Prohibida su venta .Aleta caudal de una ballena jorobada (Megaptera novaeangliae).

of 13

  • date post

    19-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    212
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Versión gratuita. Prohibida su venta .Aleta caudal de una ballena jorobada (Megaptera...

  • Versin gratuita. Prohibida su venta

  • 358 VOLUMEN II

    Estudio de caso

    Pompa, S. e I. Garca. 2017. Los mamferos marinos de baha de Banderas: voceros de un rea marina protegi-da. En: La biodiversidad en Jalisco. Estudio de Estado. vol. ii. conabio. Mxico, pp. 358-369.

    Introduccin

    Las reas marinas protegidas (amp) se establecen como refugios para conservar especies de fauna marina de importancia comercial, administrar el uso responsable de los ecosistemas, proteger paisajes y ecosistemas nicos, o proteger especies o grupos de especies prioritarias y su hbitat; como es el caso de las amp que se establecen especficamente para la conservacin de mam-feros marinos (mm) ( Jones 1994, Agardy 1999, 2000, Hooker y Gerber 2004, Ruiz et al. 2006).

    Mxico es uno de los pases con mayor riqueza de mm del mundo, albergando entre 45 y 49 espe-cies distintas (cerca de 60% del total de especies registradas) (Salinas y Ladrn de Guevara 1993, Torres et al. 1995), esto representa ocho de las 13 familias que existen, y alrededor de 40 de las 129 especies conocidas a nivel mundial (Rice 1998, Ceballos y Oliva 2005, Pompa et al. 2011).

    La importancia de conservar los mm y su hbitat radica en los mltiples roles que juegan dentro del ecosistema marino (Block et al. 2011, Roman et al. 2014). Un ejemplo de la importancia ecolgica de estos mamferos es la ballena joro-bada (Megaptera novaeangliae). Debido a su peso, (>36 t), una ballena es capaz de desplazar a su paso hasta 36 000 L de agua, mezclando la columna de agua y los nutrientes. Tambin regulan las poblaciones de krill al satisfacer sus necesidades energticas, ya que una ballena consume cerca de 2 t diarias de este minsculo invertebrado (Kar y Chauduhuri 2003).

    Desde el punto de vista econmico, los mam-feros marinos tienen una importancia significativa como sustento de la actividad turstica mundial. Se calcula que en el ao 2008, 13 millones de personas los observaron alrededor del mundo. Actualmente, la industria turstica en torno a la observacin de ballenas y otros, representa una derrama econmica mundial de aproximada-mente 2 100 millones de dlares (Hoyt y Parsons 2014, Lck 2015).

    Debido al papel fundamental que juegan en el ecosistema marino, diversas investigaciones han identificado los sitios de importancia para su conservacin en el mundo (Hyrenbach et al. 2000, Kaschner et al. 2011, Pompa et al. 2011) y en Mxico (conabio et al. 2007, Mzquiz 2014), donde destaca especialmente la costa del Pacfico, y especficamente la zona costera de los estados de Jalisco y Nayarit (Medrano y Vzquez 2010).

    Baha de Banderas: localizacin e importancia

    La baha de Banderas se localiza al pie de la Sierra Madre Occidental y frente a las costas del municipio de Baha de Banderas en el estado de Nayarit, as como los municipios de Puerto Vallarta y Cabo Corrientes en el estado de Jalisco. Se localiza entre las coordenadas geogrficas 20 15 y 20 47 latitud norte, y los 105 15 y 105 42 de longitud oeste, abarcando un rea aproximada de 987 km2 (figura 1).

    Versin gratuita. Prohibida su venta

  • 359SECCIN XI. DIVERSIDAD DE ESPECIES

    Figura 1. Baha de Banderas, se muestra el polgono de la rmp 22 y de la geomorfologa marina. Fuente: Lugo-Hubp y Fernndez-Arteaga 1990, conabio 1998.

    Versin gratuita. Prohibida su venta

  • 360 VOLUMEN II

    Cuadro 1. Estado de conservacin y residencia de los mamferos marinos de la baha de Banderas.

    La baha se extiende por aproximadamente 100 km de distancia entre su lmite ms sureo denominado cabo Corrientes ( Jalisco), y el lmite ms norteo denominado punta Mita (Nayarit). Tiene una profundidad promedio de 200 m; el relieve ocenico presenta zonas someras de hasta 50 m de profundidad en la porcin norte de sta, y fosas profundas de hasta 1 400 m de profundidad que se extienden hacia la porcin sur, frente a cabo Corrientes (Pompa 2007).

    Por otro lado, en la porcin norte de la baha de Banderas se localiza el Parque Nacional Islas Marietas, un complejo de dos islas (llamadas Larga

    y Redonda) decretado en el ao 2005 para conservar su riqueza ornitolgica, ictiofaunstica, florstica y arrecifal, as como para proteger la belleza escnica excepcional que atrae alrededor de 200 mil turistas al ao. Este parque comprende un territorio insular de 1 383 ha y es administrado por cuatro guardapar-ques de la Comisin Nacional de reas Naturales Protegidas (conanp), cuyo mbito territorial se centra en la porcin insular que comprende las islas, aunque su rea de influencia abarca las comuni-dades donde parten embarcaciones para transportar turistas para visitar las islas, la baha de Banderas y las comunidades costeras asentadas en sus mrgenes (semarnat 2005, 2011a).

    Especie Nombre comn nOm-059 nOm-131 cites uicn Residencia

    Balaenoptera borealis Ballena de Sei Pr Incluida i EN Registro ocasional

    Balaenoptera edeni Ballena de Bryde Pr Incluida i DD Transente

    Eschrictius robustus Ballena gris Pr Incluida i LC Transente

    Globicephala macrorhynchus Caldern tropical o de aleta corta Pr - ii DD Registro ocasional

    Grampus griseus Caldern gris Pr - ii LC Transente

    Kogia breviceps Cachalote pigmeo Pr - ii DD Datos insuficientes

    Kogia sima Cachalote enano Pr - ii DD Probable residencia

    Megaptera novaeangliae Ballena jorobada Pr Incluida i LC Residente estacional

    Orcinus orca Orca Pr - ii DD Transente

    Peponocephala electra Delfn de cabeza de meln Pr - ii LC Registro ocasional

    Pseudorca crassidens Falsa orca u orca negra Pr - ii DD Transente

    Stenella attenuata Delfn manchado tropical Pr - ii LC Residente

    Stenella longirostris Delfn tornillo Pr - ii DD Transente

    Steno bredanensis Delfn de dientes rugosos Pr - ii LC Probable residencia

    Tursiops truncatus Delfn nariz de botella o tonina Pr - ii LC Residente

    Zalophus californianus Len marino de California Pr - - LC Transente

    Ziphius cavirostris Zifio de Cuvier Pr - ii DD Datos insuficientes

    Mesoplodon peruviannus Zifio peruano o zifio menor Pr - ii DD Datos insuficientes

    nom-059: pr=sujeta a proteccin especial. cites: Apndice i se incluyen todas las especies en peligro de extin-cin. El comercio de esas especies se autoriza solamente bajo circunstancias excepcionales. Apndice ii se incluyen especies que no se encuentran necesariamente en peligro de extincin, pero cuyo comercio debe controlarse a fin de evitar una utilizacin incompatible con su supervivencia. uicn: EN=en peligro de extincin, LC=preocupacin menor, DD=datos insuficientes. Fuente: semarnat 2010, semarnat 2011b, cites 2015, uicn 2015.

    Versin gratuita. Prohibida su venta

  • 361SECCIN XI. DIVERSIDAD DE ESPECIES

    Desde el punto de vista biolgico, la baha de Banderas est considerada como una regin marina prioritaria (conabio et al. 2007). En esta baha existe una riqueza biolgica excepcional de 18 especies (cuadro 1), que representa 42% nacional y 14% de las especies de mamferos marinos a nivel mundial (Pompa 2007).

    En particular, la ballena jorobada encuentra las condiciones ideales para dar a luz a sus cras en esta baha, y en otros dos sitios de agregacin en el Pacfico mexicano (Calambokidis et al. 1996 y 1997, Baker et al. 1998, Medrano et al. 2007), convirtindola en un hbitat crtico para el ciclo de vida de la especie y le confiere a Mxico la responsabilidad internacional de velar y procurar su conservacin.

    La ecologa y comportamiento de las ballenas jorobadas y otros mamferos que se distribuyen en la baha han sido ampliamente estudiados desde principios de la dcada de los ochenta (Medrano et al. 1994, rban et al. 1999, Pompa 2007, Medrano et al. 2008, Medrano y Vzquez 2010, Medrano y Smith 2014). Se estima que actualmente la poblacin de ballenas jorobadas que arriban durante el invierno es de aproxima-damente 1 646 individuos, que representan 8.3% de la poblacin total de ballenas jorobadas que se distribuyen en el Pacfico norte (>20 mil indivi-duos) (Frisch-Jordn 2014).

    La observacin de ballenas con fines tursticos en la baha tambin inici en la dcada de los ochenta. Investigadores del Grupo de Masto-zoologa Marina de la Universidad Nacional Autnoma de Mxico motivaron a los pesca-dores para que prestaran este servicio turstico (Medrano y Vzquez 2010). En el ao 1998 se registraron 72 mil turistas de observacin de ballenas, generando una derrama econmica esti-mada en 33 millones de dlares para ese ao, y de 59 millones de dlares para el ao 2006 (Chvez y De la Cueva 2009, Medrano y Vzquez 2010). En el ao 2008, la actividad turstica en la zona metropolitana de Puerto Vallarta increment alrededor de 4.9 millones de turistas, convirtiendo la observacin de ballenas en el principal atractivo

    turstico de la zona (vila y Saad 1998, Guardado 2009, Huzar 2011, Cornejo et al. 2013, Cornejo y Chvez 2014a). En la actualidad, se estima que ms de 100 empresas tursticas con alrededor de 150 embarcaciones prestan servicios tursticos a alrededor de 76 mil turistas anualmente (vila y Saad 1998, semarnat y conanp 2009, Cornejo et al. 2013, Cornejo y Chvez 2014a).

    El desarrollo turstico en torno a la baha de Banderas ha sido uno de los factores que ha impulsado el crecimiento demogrfico y moldeado la dinmica poblacional en los tres municipios que convergen en dicha baha. La poblacin total de los tres municipios pas de 59 434 habitantes en el ao 1990, hasta 389 915 habitantes en el ao 2010, quienes cambiaron de una actividad agropecuaria hacia una ocupacin ms ligada a los servicios y al turismo. La zona metropolitana de Puerto Vallarta concentra los mayores contingentes de poblacin (379 886 habitantes) y en el resto de las localidades se observa una fragmentacin y dispersin urbana (Mrquez-Gonzlez y Snchez-Crispn 2007, inegi 2010, Huzar 2011, Baos 2013, Fernndez y Corra 2016).

    Amenazas sobre la bah