Venezuela 233

Click here to load reader

  • date post

    26-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    234
  • download

    0

Embed Size (px)

description

 

Transcript of Venezuela 233

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 2014 03[ Publicidad ]Miami, Florida de Junio 12 al 18 de 2014 Edicin 233 24 PginasDirector: Oswaldo Muoz

    Hay un chiste que corre las redes - Mi amor tu me quieres Claro mami que preguntas son esas Del 1 al 10 cunto me quieres?... Todo mi amor Eso s, despus del 12 no me fastidies que arranca el mundial Es cierto el Da del Padre, viene con tres partidos Suiza vs Ecuador; Francia vs Honduras y Argentina vs Bosnia, en la tercera jornada de La Copa Mundial de Ftbol Brasil 2014. Para los fanticos y tambin para los padres este domingo se jugar el 5to juego de la final de la NBA, con Miami de visitante y con la esperanza de llegar empatados a 2 ese juego crucial, aun cuando podemos llegar obligados a evitar la muerte. Pero este mundial, en el pas que es el sinnimo del ftbol, tiene ca-

    ractersticas polticas inslitas; los cariocas en Ro de Janeiro estn hartos del mundial; los paulistas estn en plena huelga de transporte, con el metro de una ciudad de 12 millones de habitantes y transporta 3,5 millones de pasajeros diarios al borde del colapso. Es verdad cada vez hay menos sorpresas en los mundiales, pero los deportes, a esos niveles, siempre son noticia Imagnense qu puede pasar si Croacia le gana al anfitrin, en la Arena de Sao Paulo frente a 65 mil fa-nticos? Siga imaginndose, que de aqu en adelante todos puede pasar, incluso que el anfitrin se lleve su sexta copa. Feliz da del padre

    Una sola pasin

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 201402 [ Opinin ]

    Aislamiento Hasta cundo mentiras?

    Editorial

    Las contrariedades de este rgimen que a paso de vencedores se empea en destruir a la repblica y no da

    marcha atrs en ese malfico proyecto, a pesar

    de que las realidades le estallan en la cara, da

    a da, son reforzadas permanentemente por el

    Inquilino Maduro y sus principales persone-ros de gobierno, as como la cpula ciega que

    lo sustenta en el poder. La capacidad de asombro es enriquecida

    cada vez ms. Ninguno pareciera conectar la

    lengua con el cerebro al momento de proferir

    sus criterios, los cuales mantienen como espe-cie de dogma, y no hay forma ni manera que

    rectifiquen.

    Este sbado siete de junio, Maduro nos me-ti otra de sus mentiras en medio de un acto de gobierno en Los Jabillos, estado Miranda,

    con el nuevo plan Especial de Bases de Mi-siones mediante el cual dijo vamos a caerle a plomo a las causas de la pobreza y asegur

    que en el 2018 sta ser erradicada de Vene-zuela.

    El malogrado Presidente, o lo engaan con

    las cifras que sus colaboradores le presentan

    sobre la realidad del pas, o se lanza a formu-lar aseveraciones de las cuales no tiene ni la menor idea, como ya lo ha hecho en numero-sas y reiteradas oportunidades desde su ascen-so al poder.Uno tiene que preguntarse en qu planeta

    vive Nicols Maduro que no se da cuenta que

    desde el propio organismo que lleva las es-tadsticas oficiales, el INE, acaban de ofrecer

    unas cifras que hablan claro del crecimiento

    de la pobreza general y la crtica situacin

    econmica y social del 2013 y lo que va del presente ao.Se trata de ms de dos millones de personas

    que se levantan cada da y no tienen con qu

    satisfacer sus necesidades bsicas de alimen-tacin, mucho menos las referidas a vestido,

    calzados, salud, seguridad, vivienda y los ser-vicios bsicos como electricidad y agua po-table.Maduro le ha mentido una vez ms al pas y

    no busca otra cosa que manipular con la espe-ranza que es lo ltimo que se pierde.

    Cmo puede erradicarse la pobreza en una

    nacin donde han quebrado ms de trescien-tas mil empresas, grandes y medianas o pe-queas, donde no hay inversiones extranjeras

    que son las que llevan desarrollo y progreso a las naciones mediante los puestos de traba-jo que crean con sus industrias, con buenas

    remuneraciones y seguridad social para sus trabajadores.Cmo se puede erradicar la pobreza en un

    pas donde el gobierno no tiene control con

    el gasto dispendioso del cual ha hecho gala desde el comienzo de la robolucin, con el en-deudamiento irresponsable de Pdvsa a la cual le han acomodado una deuda de cincuenta mil millones en bonos que andan por todo el mundo, con el fondo Chino al cual se le deben

    similar cantidad de la causada a la petrolera,

    aunado a la regaladera de nuestro petrleo y dlares a Cuba y otros pases del Caribe y

    Centroamrica.Este nueva aagaza revolucionaria se ins-

    cribe en el mismo contexto al que nos tiene

    acostumbrado Maduro, amparado en el pre-sunto legado de Chvez quien tambin ma-nejaba diestramente la mentira y el engao,

    como fue el anuncio aquel de la presentacin

    de su memoria y cuenta a comienzo de este

    ao donde asegur que habra dlar a 6.30

    para todo el mundo y por todo el ao, y ya sa-bemos que no fue ms que una burda mentira

    La dramtica realidad que espera a los vene-zolanos para el 2018, la fecha anunciada por

    Maduro para abatir la pobreza, es que si no

    hay un cambio en la conduccin del gobier-no, bien sea por la rectificacin en las lneas

    econmicas, institucionales y polticas, o un

    revocatorio popular del mandato o por la re-nuncia del Presidente, declarando impericia

    para superar la actual crisis, es la de un pas

    destruido, con densos sectores de la poblacin

    atravesando las ms crueles penalidades, todo

    a pesar de ser un pas petrolero.

    Uno de los sueos predilectos del difunto comandante, fue el de alcan-zar el nivel de lder transcontinen-tal, capaz de convocar y propiciar la

    creacin de un mundo multipolar que plantara cara a la hegemona del im-perio norteamericano. Para tratar de obtener resultados en este afn, des-pilfarr miles de millones de dlares

    en ddivas, misiones presentaciones

    y sobornos diversos, cre un gobier-no cuya actuacin violent todas las normas internacionales en materia de de injerencia en los asuntos internos de otros pases, mientras reduca cada

    vez ms el mbito legal de actuacin

    de sus conciudadanos.En cierta forma, este deseo era ape-

    nas la transmisin del ferviente voto

    de su mentor, Fidel Castro, cuyo grito

    desesperado en la Conferencia Tri-continental de La Habana llamaba a la creacin de un liderazgo interna-cional sustitutivo del de la URSS. La admiracin del venezolano por el dic-tador insular lo hizo seguir sus pasos,

    indicaciones e instrucciones, y com-prometer sus recursos en un designio poco prctico.Su muerte se produjo no solo por un

    cncer, sino tambin por el cada vez

    ms evidente fracaso de sus intentos

    de liderazgo internacional. All mu-ri el anhelo castrista y con l la vida activa de quien no era ms que su portavoz. El heredero, que ha tenido

    que cargar con el fardo de un modelo

    poltico y econmico fracasado, ade-ms de su ilegitimidad de origen, por

    las nubes que cubren su verdadero lu-gar de nacimiento y tambin por las muy fundadas sospechas y evidencias

    de que su ascenso a la presidencia se bas en un masivo fraude electoral,

    no tiene las condiciones para asumir el papel dirigente en ningn concierto internacional, de hecho no sirve sino

    como muchacho de mandados de sus

    amos cubanos.El desastre econmico ha ido ce-

    rrando las espitas por las cuales es-capan los chorros de dinero con los cuales se mantena inflada la imagen

    del difunto dictador y el venezola-no se siente cada vez ms aislado. A

    ese aislamiento poltico e ideolgico,

    que incluso ha presentado opiniones contrarias de personajes como Rafael

    Correa, Evo Morales y Jos Mujica,

    sus antiguas focas de circo, se aade

    la crisis creada por la deuda contra-da con las lneas areas, que han re-ducido sus capacidades de atencin a pasajeros desde y hacia Venezuela

    en un 85% y todava no logran que se

    cumplan los acuerdos de pago hechos por el gobierno.Escasez, abandono poltico e ideol-

    gico, aislamiento geogrfico, pobreza

    en acelerado aumento, son condicio-nes en las cuales vivimos. Casi parece que Fidel en sus desvaros se ha em-peado en que Venezuela renuncie a

    su condicin continental y se convier-ta, por arte y magia de la voluntad del

    insepulto dictador cubano, en una isla

    diez veces mayor que la suya y con

    una poblacin teres veces mayor. As

    el viejo, antes de morir, podr ver el

    fruto de sus deseos de apoderarse de

    la patrias de Bolvar. Mientras tanto el

    espurio parafrasea a Mart para excla-mar, desde Caracas a La Habana: En

    m tiene a un hijo ms.

    Frente a ese panorama no queda ms

    que acerar la voluntad y acelerar el trabajo para promover el cambio po-ltico lo ms rpido que sea posible.

    Unir al pueblo y sepultar definitiva-mente la ideologa trasnochada de los

    neo comunistas, para recuperar las

    instituciones que definen a una demo-cracia y la auto estima que requieren los ciudadanos de un pas libre. Con

    esa accin venceremos al aislamiento.

    Alfredo Osorio [email protected]

    Director: Horacio Medina Gerente General: Sylvia Bello Gerente de Marketing: Javier Hernndez [email protected]

    Jefe de Redaccin: Ildefonso C. Prieto U. Gerente de Comercializacin: Yudith Garca M Coordinador: Lus Gil Jefe de Informacin: Jos Hernndez Coordinadora estado Zulia: Peggy Inciarte (0414) 632-5210

    Deportes: Fernando Conde Diagramacin: Pocho Prieto Fotgrafos: Biaggio Correale

    Direccin Miami: 8390 NW 53rd St. Suite 318. Miami, Fl 33166 (305) 717-3206 (305) 717-3209 Fax: (305) 717-3250Telfono: 58 212 424.1936 / 58 414 303.0073

    El Venezolano

    www.elvenezolanonews.com

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 2014 03[ Poltica]Economa venezolana

    La pobreza [email protected]

    Las cifras pu-blicadas por el organismo oficial de estadsti-cas (INE), institucin sobre la cual pesan

    fundadas dudas acerca de su vera-cidad y confiabilidad, sealan un crecimiento de la miseria en Vene-zuela cercano a 30% para el ejerci-cio anual 2013, mientras la pobre-za extrema se elev desde 6.8% a 10.2%, equivalente a 50%. Ambos aumentos se miden respecto a los resultados obtenidos en 2012. Mientras el maquillador mayor no puede ocultar sino parcialmente la debacle econmica provocada por las polticas errneas del gobierno, el ilegtimo inquilino de Miraflo-res se llena la boca al anunciar que su meta es miseria cero en 2019. Independientemente de la eviden-te y dolorosa contradiccin entre las cifras cuidadosamente maqui-lladas de Elas Eljuri y el ampu-loso discurso de quien se disfraza de jefe de estado, el panorama del bienestar colectivo de los vene-zolanos es cada vez ms oscuro y peligroso.El abismo econmicoAunque la pobreza se mide por

    un conjunto de variables que ac-tan de manera conjunta y coordi-nada, el ingreso percibido por las personas es un indicador bastante preciso de la condicin de vida de cada persona. Pues bien, sin querer dictar una ctedra de macroecono-ma, si tenemos una economa es-tancada, como lo muestra su des-empeo de los ltimos 3 a 4 aos y la poblacin sigue creciendo a una tasa cercana al 2% anual, es lgico pensar que aunque la distribucin de ese ingreso sea equitativa, las perspectivas simples indican que los pobres recibirn cada vez me-nos en el futuro inmediato.Pero, a estas cifras aadimos otra

    estadstica que nos dice que 65% de los empleos creados en Vene-zuela el ao pasado fueron infor-males. De acuerdo con las cifras disponibles, la poblacin ocupada deja un desempleo declarado equi-valente a un poco ms de 8% de la poblacin econmicamente ac-tiva, es decir de la que est dispo-nible para producir. Sin embargo,

    en esa poblacin se computan 2.3 millones de personas que trabajan en el gobierno y cerca de 6 millo-nes de trabajadores informales, sector que ha mostrado un cons-tante y creciente incremento en los ltimos aos, a medida que cierran o desaparecen las oportu-nidades de trabajo estable y bien remunerado en el sector privado. Por ello la participacin del traba-jo en la distrib ucin del ingreso nacional ha cado de manera dra-mtica, indicando que se produce una excesiva concentracin del ingreso y la riqueza, que es un re-sultado incompatible con la doc-trina socialista que el gobierno viene proclamando casi desde su comienzo en 1999.Tal como lo demostr el yugosla-

    vo Milovan Djilas en su libro La Nueva Clase, que desnud, en los 60, a una casta de expoliado-res que se apoderaban, con igual o mayor crueldad que los derro-cados capitalistas, del excedente creado por los trabajadores. All y en los datos que pudieron analizar-se despus de la cada del comu-nismo sovitico, se evidenci que la condicin de los proletarios en el gobierno comunista, lejos de mejorar, empeor notablemente, no slo porque reciban menos, sino porque, adems sacrificaron toda libertad en aras del poder de un estado ms inclemente que el patrn capitalista explotador.Recuerdo muy bien que, en una

    visita que hice a varios pases del rea socialista (Hungra, Checo-eslovaquia y Polonia, en una con-versacin informal con jvenes polacos me preguntaron, por qu si los turistas alemanes eran obre-ros, tenan automviles, cmaras y ropa caras y podan gastar mu-cho dinero en los mejores hoteles y restaurantes, mientras que ellos, que eran tericamente los dueos de todo, no podan ni siquiera so-ar con vacaciones. Ese contraste, generado por la abundancia de las economas del occidente europeo, explica en parte el desarrollo del sindicato Solidarosnoc y de su l-der Lech Walesa en los finales de la dominacin comunista de Euro-pa Oriental.En Venezuela, donde la poltica

    econmica ha consistido en elimi-nar la produccin del sector priva-

    do y confiar en que, con la sola distribucin del ingreso petrolero, en la forma de subsidios, sera sufi-ciente para mantener un adecuado nivel de bienestar, los jerarcas del castro-comunismo no se dieron cuenta de que al destruir empleos creaban dos mecanismos distintos de empobrecimiento, porque des-truyeron las estructuras de produc-tividad, incluso con la absurda y contraproducente declaratoria de inamovilidad de los trabajadores, que aumenta el ausentismo, las faltas disciplinarias ms graves y el robo de los bienes del emplea-dor y, por otra parte, al disminuir la produccin interna y depender de las importaciones subsidiadas para el abastecimiento, se creaban condiciones inaguantables de in-flacin.La inflacin, como se dice en di-

    versos crculos, es el ms cruel e inevitable de los impuestos, por-que automticamente castiga a los que tienen muy poco y premia a los ms poderosos. La inflacin tiene como efecto inmediato el aumento de la pobreza, por ello, con una variacin interanual de los precios que supera el 60%, las clases ms desposedas son las que muestran ms claramente las hue-llas del proceso. En cierta forma, el aumento de la pobreza es un re-sultado esperado.Viendo hacia el futuro De continuar el gobierno como

    est actualmente, con su empeo en aplicar, con mayor rigor, los principios de exclusin social que

    hasta ahora ha utilizado, en vista de la situacin petrolera mundial actual y previsible, seguir deca-yendo la produccin, por falta de mantenimiento, experticia en el manejo de campos e inversiones exploratorias y de produccin. Esta tendencia reducir las posi-bilidades de aumentar el ingreso nacional o el nivel de bienestar de los pobres, por ello el discurso ofi-cial es falaz.Es absolutamente imposible,

    dado el alto costo del servicio de la deuda pblica, que podra con-sumir ms de 40% de la renta petrolera, que pueda mantenerse el sistema de importaciones de bienes esenciales para ser dis-tribuidos con subsidios, porque, sencillamente, no alcanzarn los recursos. Por esta razn es previ-sible un aumento de la escasez, de la inflacin y un deterioro an ms grave de la situacin de los pobres.Est comprobado, despus de 97

    aos de aplicacin de la doctrina marxista, con la modificacin in-troducida por Lenin, que es inca-paz de producir la cantidad y ca-lidad de bienes de consumo que se traduzcan en el bienestar de los trabajadores y que conduce, indefectiblemente, al empobreci-miento general y a un proceso de sumisin dictatorial por un estado totalitario, cuyo afn es controlar todos y cada uno de los pasos y pensamientos de sus sbditos.El futuro de Venezuela, si no so-

    mos capaces de sustituir el modelo fracasado y ruinoso por otro que

    conduzca a un aprovechamiento racional y progresivo de nuestros recursos y a la transformacin de nuestra mano de obra de parasi-taria en altamente productiva , enfrentamos un porvenir oscuro, de tensiones cada vez mayores, violencia e inseguridad creciente, lucha descarnada por la posesin de bienes escasos y la destruccin de los lazos que conforman nues-tro ser nacional.Esta transformacin, que tie-

    ne caractersticas esencialmente econmicas, no puede acometer-se sin una previa transformacin poltica, que genere un clima de concordia y solidaridad, en torno a un proyecto de pas en torno al cual se conforme una nueva ma-yora, suficientemente grande para garantizar un tracto histrico de paz y armona. No se trata de que se imponga un nuevo sistema de pensamiento nico, cuyos resul-tados hemos sufrido por quince aos, sino una sociedad demo-crtica, abierta y capaz de llegar a acuerdos y aceptar divergencias, con la intencin de absorberlas y convertirlas en parte de nuevos paradigmas. Para lograr este objetivo no basta

    con sacar al actual gobierno, si que hay que transformar el pensamien-to de reposeros, para transformar-lo en el de tomadores de riesgos y ciudadanos responsables y cons-cientes de sus deberes y derechos. No es una tarea fcil y de corto plazo, sino la obligacin de toda una generacin.

    Luis Prieto Olivera

    Luis Prieto Olivera

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 201404 [ Actualidad ]

    Churchill frente a su parlamento

    Caricatura, de Benjamin Franklin publicada en el Pennsylvania Gazette en mayo de 1754

    La unidad para vencer y ms allJos Hernndez

    Sir Winston Churchill, vena de ser el primer Lord del almirantazgo y lder de la oposicin, haba sido comisio-nado para hacer un gobierno de emergencia. Inglaterra empeza-ba a ser bombardeada. No haba forma posible de tener algo de es-peranzas. Que Londres callera en manos de los ejrcitos de Hitler era cuestin de meses. El lder de 65 aos comenzaba un gobierno de emergencia, no haba ocupado aun todos los cargos del gabinete y peda la palabra ante la repre-sentacin popular, para pedir po-deres especiales por la guerra que haba que declarar. El Imperio Britnico luca postrado y su Rey Jorge VI era tartamudo. El verbo de toda Inglaterra estaba en sus palabras.Debemos recordar que esta-

    mos en las fases preliminares de una de las grandes batallas de la historia, que nosotros estamos actuando en muchos puntos de Noruega y Holanda, que estamos preparados en el Mediterrneo, que la batalla area es continua y que muchos preparativos tienen que hacerse aqu y en el exterior. En esta crisis, espero que pueda perdonrseme si no me extiendo mucho al dirigirme a la Cmara hoy. Espero que cualquiera de mis amigos y colegas, o antiguos colegas, que estn preocupados por la reconstruccin poltica, se harn cargo, y plenamente, de la falta total de ceremonial con la que ha sido necesario actuar. Yo dira a la Cmara, como dije a todos los que se han incorporado a este Gobierno: No tengo nada ms que ofrecer que sangre, es-fuerzo, lgrimas y sudor.Tenemos ante nosotros una prue-

    ba de la ms penosa naturaleza. Tenemos ante nosotros muchos, muchos, largos meses de combate y sufrimiento.Me preguntis: Cul es nuestra

    poltica? Os lo dir: Hacer la gue-rra por mar, por tierra y por aire, con toda nuestra potencia y con toda la fuerza que Dios nos pueda dar; hacer la guerra contra una ti-rana monstruosa, nunca superada en el oscuro y lamentable catlo-go de crmenes humanos. Esta es nuestra poltica.Me preguntis; Cul es nuestra

    aspiracin? Puedo responder con una palabra: Victoria, victoria a toda costa, victoria a pesar de todo el terror; victoria por largo y duro que pueda ser su camino; porque, sin victoria, no hay su-pervivencia.Tened esto por cierto; no habr

    supervivencia para todo aquello que el Imperio Britnico ha de-fendido, no habr supervivencia para el estmulo y el impulso de todas las generaciones, para que la humanidad avance hacia su ob-jetivo.Pero yo asumo mi tarea con

    nimo y esperanza. Estoy seguro de que no se tolerar que nuestra causa se malogre en medio de los hombres. En este tiempo me siento autorizado para reclamar la ayuda de todas las personas y decir: Venid, pues, y vayamos

    juntos adelante con nuestras fuer-zas unidas.Era el 13 de mayo de 1940.En CaracasEl 8 de junio de 2009, era lu-

    nes, en la universidad Metropo-litana de Caracas, se relanzaba la Unidad Democrtica, que vena funcionando desde el 2006, ha-blaba Ramn Guillermo Aveledo Venezuela reclama unidad. Ve-nezuela reclama, como respuesta a la pequeez, grandeza; como respuesta a la a la mezquindad, generosidad; como respuesta a la injusticia, justicia; como respues-ta al abuso, respeto. Slo as se construye esa libertad con los co-lores de la bandera, que nos haga sentir cada vez ms orgullosos de

    ser venezolanos.Los partidos polticos y organi-

    zaciones sociales aqu presentes, nos comprometemos a trabajar unidos, e invitamos a que partici-pen con nosotros en esta tarea, a todas las organizaciones polticas democrticas, a todas las orga-nizaciones no gubernamentales y gremiales, al movimiento es-tudiantil, y a las personalidades independientes que aspiran a una sociedad abierta a todos los ve-nezolanos, sin discriminaciones odiosas ni exclusiones injustas. Les extendemos la mano abierta de nuestra solidaridad activa. Con lealtad venezolana, sin pretender monopolizar, copar espacios ni instrumentalizar causas, les de-

    cimos que su lucha es nuestra lu-cha. Una lucha cuyo norte es una Venezuela para la paz, la vida, la libertad y el progreso, que cuenta con todos y respeta a todos, pero que presta atencin preferente a los que ms lo necesitan.Una lucha cuya agenda es social

    y humana, adems de poltica, porque es necesario recuperar la el sentido humanista de la polti-ca, colocando al ser humano en el centro de la preocupacin del liderazgo de toda la sociedad y de la accin del Estado. Esa es nues-tra razn de ser. Esos venezolanos y venezolanas, esas personas que las polticas del gobierno sacri-fican por una nocin del poder atrasada, fracasada y antidemo-crtica.La Alternativa es la Unidad Ya

    basta de dividir a los venezola-nos!La unidad es la alternativa a la

    promesa incumplida, sobre todo a los ms pobres; y a la concentra-cin de poder que abusa, corrom-pe y no trabaja en bien de la ma-yora ni resuelve los problemas que se acumulan y se agravan.La unidad es la alternativa para

    defender y hacer cumplir la Cons-titucin que el gobierno ha aban-donado, como ha abandonado los intereses del pueblo que le dio su confianza. Defender y hacer cum-plir la Constitucin para la pro-mocin de los derechos humanos y el funcionamiento sano de la democracia, la descentralizacin y la participacin.Defender y hacer cumplir la

    Constitucin como programa para la vigencia efectiva de nues-tros deberes y derechos como ve-nezolanos: el derecho de todos a la vida; el derecho de todos a la libertad; el derecho de todos a la igualdad de verdad, a tener opor-tunidades, a emprender y a ser propietarios; el derecho de todos a la salud y la educacin, al em-pleo digno y bien remunerado, a la vivienda, a la seguridad social, a la cultura y el medio ambiente sano.La unidad es la alternativa para

    la protesta cvica y valiente, pac-fica y enrgica. Protesta para que

    se escuche la voz de un pueblo que no naci para ser coro de un hombre, ni acepta ser condena-do al silencio. Protesta que no se agota en s misma, porque tiene el sentido de ir construyendo una esperanza.Por eso la unidad es la alternati-

    va al desaliento, la apata y la des-confianza. La unidad es la espe-ranza de los pobres y de la clase media. De las mujeres y los hom-bres. De los jvenes y los viejos.La unidad es la alternativa para

    defender lo nuestro y para avan-zar hacia el futuro verdaderamen-te libre, solidario, justo y prspe-ro de esta Patria que es de todos y en particular, de sus nios y jve-nes que merecen una vida plena.Esta unidad no se agota en la

    reunin de unos cuntos, es un instrumento al servicio de todos. No es un punto de llegada, sino un punto de partida. No es un fin, sino un comienzo. Es un compro-miso y una invitacin abierta a participar. La unidad es de todos los venezolanos y el cambio que vamos a lograr es para toda Ve-nezuela.Para definicionesEn el diccionario de la Real

    Academia de la Lengua Espao-la, Unidad tiene varias definicio-nes, por ejemplo: Propiedad de todo ser, en virtud de la cual no puede dividirse sin que su esen-cia se destruya o altere Unin o conformidad Cada uno de los elementos que forman un convoy, un trenUnidad, puede significar dece-

    nas de cosas ms pero lo que urge y convoca a los venezolanos en la unidad es la necesidad de trans-formar una nacin.Los pases estn compuestos de

    pueblo, territorio, estado y na-cin, dentro de eso hay un go-bierno, un modelo de sociedad, una propuesta en la que el comn se encuentra. Para llegar a eso se necesita la unidad.En 1754 en el Pennsylvania Ga-

    zette Ben Franklin public una caricatura por primera vez, join or die, deca y mostraba una cu-lebra con las siglas de las colonias britnicas cortadas entre si y que, por separado, luchaban con los indios. 22 aos ms tarde las pri-meras banderas de la revolucin americana tenan ese emblema.Unidad o muerte, aun cuando

    suena a patria o muerte. No tie-ne la misma intencin sobre todo cuando la patria es solo una versin interesada de una mafia que se niega a perder el poder.La unidad es el imprescindible

    principal. Sin ella puede tener-se el gobierno. Sin ella se puede controlar el estado. Sin ella se puede mandar a un pueblo. Pero solo con ella se puede hacer una nacin donde todos quieran es-tar, donde todos quieran producir, donde todos puedan vivir.La unidad no puede ser solo

    electoral, pero es vital para ganar elecciones. La unidad tiene que ser el lugar donde todas las ideas se encuentren para armar una vida mejor. La unidad tiene que ser po-ltica. Pero tambin debe ser eco-nmica y social. Tiene que ser el criterio principal de la nacin

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 2014 05[ Actualidad]

    El gobierno tuvo que imprimir el doble de billetes de 100 bolvares para afrontar la inflacin. Eso quiere decir que estn en conocimiento que las medidas tomadas hace 7 meses no estn dando resultados

    Guerra econmicao guerra inflacionaria?

    Medidas del gobierno alientan a que gane la inflacin

    Jonathan [email protected]

    7 de noviembre de 2013. Altisonante, retador, casi balbuceante el presidente Nicols Maduro anunciaba una gran operacin cvico militar en toda Venezuela para combatir la presunta guerra econmica impulsada por la burguesa para-sitaria para saquear al pueblo.Con el objetivo de terminar con

    el desabastecimiento de una am-plia variedad de productos b-sicos, el mandatario anunci la creacin de la red de Comits de Defensa Populares de la Econo-ma y anunci que las primeras fiscalizaciones se harn a los tex-tiles, calzado, electrodomsticos fundamentales, vehculos, artcu-los del hogar e higiene y juguetes.Cada quien prepare sus pape-

    les, sus almacenes, vamos a ir a ver hasta el ltimo almacn para ver hasta el ltimo producto, una gran operacin de equilibrio, de supervisin, advirti Maduro.Vamos a golpear duramente y

    por fases al capital especulativo y antipatria (...). Lo vamos a gol-pear sin contemplaciones con la Ley y Constitucin en la mano, dijo Maduro.Van 7 meses de tan cacareado

    anuncio de Maduro, en los que los shows televisados, con ins-pecciones, multas, decomisos y todo ejercicio de poder sobre el comn denominador ha estado por encima de los resultados que perseguan esas medidas: comba-tir la inflacin.Y es que los resultados de esta

    medidas del gobierno madurista parecen golpear sin contempla-ciones es al venezolano de a pie, que sinti en cuestin de minu-tos, s amigo lector, en cuestin de minutos cmo el incremento salarial ms alto de la regin se dilua al ir a comprar cualquier artculo cotidiano.Resultados se vern pronto? La respuesta sin adornos es no.

    Pese a que el gobierno achac a las guarimbas un incremento de la inflacin a finales del pri-mer trimestre, la verdad es que la guerra inflacionaria parece estar ganando terreno. Para que tengan una idea para finales de febrero la inflacin anualizada pintaba para cerrar en diciembre en 57.3%, pero ya cumplido el quinto mes del ao la cifra se proyecta a 70%.Inflacin de alimentos ms

    alta de LatinoamricaVenezuela es el pas de Lati-

    noamrica donde los alimentos aumentan de precio a mayor ve-locidad. La Oficina Regional de la FAO para Amrica Latina y el Caribe revel en su informe mensual correspondiente a marzo de 2014 que registra la inflacin anualizada ms alta del subconti-nente para este rengln.La informacin hace referencia

    a que la inflacin anualizada de alimentos al cierre de febrero de 2014 llega a 74,5% en Venezuela, mientras que el segundo puesto lo ocupa Uruguay con un muy aleja-do 10,4%.Los datos en cuanto a la infla-

    cin acumulada de alimentos para febrero de 2014 no estn dis-ponibles para Argentina, pas que tiene la segunda inflacin general ms alta de la regin; sin embar-go, al cierre de diciembre de 2013 se ubicaba en 9,3%, lo que sugie-re que podra estar disputndose el segundo lugar con su vecino Uruguay, pero an muy lejos de la inalcanzable cifra de Venezue-la.Mientras la inflacin general

    de Venezuela cerr 2013 con un acumulado de 56,2%, en Argen-tina fue de 10,9%. En el grupo de alimentos, la nacin austral registr en enero de 2014 un in-cremento de 3,3% en los precios, pero igualmente segua estando por debajo del 4,3% de aumento experimentado por la comida en Venezuela durante ese mes.No obstante, la inflacin argen-

    tina parece estar superando a la venezolana, si se toman en cuenta los nmeros del presente ao, ya que por primera vez Venezuela es desplazada del nada codiciado primer lugar en inflacin de la re-gin. El ndice Nacional de Precios

    al Consumidor (Inpc) del pasa-do mes de febrero fue de 2,4% y la inflacin de alimentos baj a 1,7%, mientras que el ndice de precios de Argentina lleg a 3,4% y la inflacin de alimentos se ubi-c en 4%. Ya en enero Argentina haba superado por tres dcimas a Venezuela en el ndice general, aunque no as en el incremento de

    precio de la comida.Segn la evaluacin del mes de

    febrero, la Organizacin de las Naciones Unidas para la Alimen-tacin y la Agricultura (FAO, por sus siglas en ingls) destaca que Venezuela present la mayor re-duccin en comparacin con las cifras de enero, al lograr una con-traccin en la tasa de inflacin de alimentos de 2,6 puntos y en el ndice general de 0,9 puntos.Efectivamente, el Banco Central

    de Venezuela (BCV) report que el grupo de Alimentos y bebidas no alcohlicas fue uno de los ms bajos en el mes de febrero. Exper-tos explicaron para ese momento que dicho fenmeno no se debi a una reduccin de precios, sino al aumento de la escasez.Y es que el BCV no ha publica-

    do an el ndice de escasez de fe-brero, pero se proyecta por enci-ma del 28% registrado en enero. El economista Jos Guerra estima que pasa de 30%.Latinoamrica en positivoLa FAO da cuenta de una reduc-

    cin tanto en el ndice de precios de alimentos como en la inflacin general en toda la regin de Am-rica Latina y el Caribe entre los meses de enero y febrero, al ba-jar de 1,4% a 0,8% y de 1,1% a 0,9%, respectivamente.Sin embargo, la inflacin anua-

    lizada de alimentos en la regin trep en febrero a 10,7%, luego de haberse ubicado al cierre de 2013 en 10,3%; mientras que la inflacin anualizada de la regin pas de 8,5% al cierre de 2013 a 9,2% en febrero de 2014.Costa Rica es el pas de Latino-

    amrica con la menor inflacin anualizada de alimentos, la cual se ubica en 0,1%. Este ao, el alza que experiment este rengln en

    el mes de enero fue de 0,0%, pero no conforme con esto, en febrero descendi a -0,7%.El segundo pas con menor au-

    mento en el precio de la comi-da es Colombia, cuya inflacin anualizada se ubic en febrero en 1,8%; este ao experiment una tendencia a la baja , al ubicarse en enero en 0,8% y en febrero en 0,5%, mientras que la inflacin general anualizada del pas veci-no es de 2,3%.En febrero se registr un aumen-

    to de 2,6% en el precio interna-cional de los alimentos con rela-cin al mes anterior, influenciado por el incremento en cuatro de los cinco rubros que componen el n-dice de la FAO.Los productos que presentaron

    las subidas ms pronunciadas fueron azcar (6,2%) y aceites (4,9%), seguidos de los cerea-les (3,6%) y productos lcteos (2,9%). Por el contrario el grupo de las carnes cay ligeramente (-0,3%).La mayor variacin anual co-

    rresponde al grupo de lcteos, que acumula un alza de 31,3%. En contraste, el grupo de carnes, al igual que el de aceites, expe-rimentan una reduccin en la re-gin de 2%, el azcar cay 9,2% y los cereales 18,8%.Pedro Palma: Se requieren co-

    rrectivos dolorosos pero nece-sariosAqu no hay varitas ni solu-

    ciones mgicas, por lo que se necesita un plan de ajuste que generar recesin econmica, restricciones en las posibilidades de empleo, ajustes en los precios y presiones inflacionarias, indi-c el economista Pedro Palma.Palma asegur que la situacin

    econmica del pas requiere co-

    rrectivos dolorosos pero necesa-rios que estimulen el incremento de ingresos y permitan disciplinar el gasto pblico.Propuso aumentar los ingresos

    con posibles aumentos de im-puestos y el aumento de las tari-fas de los servicios pblicos. En eso, el seor Jorge Giordani ha sido enftico: las cosas cuestan y no pueden seguirse regalando, declar.El economista dijo que debe

    afrontarse el aumento de la gaso-lina y el millonario subsidio que, se estima, est por el orden de los 10 mil a 12 mil millones de d-lares. Reconoci que esa no es una tarea fcil, pero resalt expe-riencias como la de Irn, donde se evit el desasosiego social.Palma consider que se le debe

    devolver la autonoma al Ban-co Central (BCV), que ejerza su mandato constitucional de no financiar un gasto pblico defi-citario, que ha llegado a lmites extraordinarios.Afirm que la inflacin podra

    ser de tres dgitos en 2014 si no se aplican correctivos.Inflacin en 70%Yo haba estimado que este ao

    cerrara la inflacin entre 50% y 55%, pero creo que vamos a lle-gar a 70%, expres.Reiter que el pas hay una

    aberracin cambiara que ha provocado que el llamado dlar negro suba de precio. Asegur que el Sicad 2 no ha sido lo que se ofreci: mercado libre para el manejo de divisas.En el pas hay cuatro tipos de

    cambio que lo que han provoca-do es una distorsin y corrupcin enrome, dijo al recordar la eva-poracin de 20 mil millones de dlares a travs del Sitme.

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 201406 [ Opinin ]

    Seguridad en estadio de Natal

    La Copa MundialMarcos Villasmil

    La Copa Mundial de ftbol se juega cada cuatro aos, y en estos prximos das se jugar la nmero veinte, en el pas que ms veces la ha ganado, Bra-sil (en cinco ocasiones). Los otros ganadores reflejan el hecho de que los grandes cacaos en esta materia son Sudamrica y Europa. Luego de Brasil, vienen en orden decre-ciente: Italia (con 4 triunfos), Ale-mania (3), Argentina (2), Uruguay (2), Inglaterra, Espaa y Francia (1 victoria para cada pas.) Y es que parece que en el ftbol se hace realidad la cancin del Gran Com-bo de Puerto Rico, no hay cama patanta gente. Muchos pases participan, pero los ganadores son casi siempre los mismos.Cundo se jug el primer en-

    cuentro internacional? El 30 de noviembre de 1872, entre los veci-nos Inglaterra y Escocia. En 1904 se funda la FIFA (la federacin internacional de ftbol asociado), y el Primer Mundial se realiz en 1930, en Montevideo (ganaron los locales, con Argentina en segundo lugar y Estados Unidos en el ter-cero).A la popularizacin del deporte

    ha ayudado probablemente el he-cho de que sus reglas son muy f-ciles, se pueden entender en pocos minutos. Sus fanticos recalcan siempre este hecho (as como los fanticos de la pelota recalcamos que lo fascinante del bisbol es su complejidad estratgica y tctica.) Un agujero negro del deporte es la existencia de la violencia fantica, sean hooligans, o barras bravas, o como se llamen en cada pas. En Venezuela est comenzando por desgracia el mismo fenmeno. Quiz tenga algo que ver con la violencia extrema en ese depor-te el hecho de que sin duda es el espectculo deportivo ms nacio-nalista de mundo. Al respecto de este hecho tan negativo, algunas frases clebres: El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampin de la humanidad (Einstein); El nacionalismo es la extraa creencia de que un pas es mejor que otro por virtud del he-cho de que naciste ah. (George Bernard Shaw); El nacionalismo es un atavismo que tiene su origen en el instinto de territorialidad de los mamferos (annimo). Y mi favorita, de Albert Camus: Amo demasiado a mi pas para ser na-cionalista.Recientemente pude asistir a un

    seminario organizado por el Ins-tituto Cultural Brasil-Venezuela sobre el mundial y el futuro del ftbol (por cierto, van a transmitir todos los juegos en sus excelentes instalaciones en Altamira). De las ponencias, todas pertinentes (Luis

    Mendoza, Samuel de Freitas, Ig-nacio valos y Marco Conde), comparto estas interesantes afir-maciones: El mundo se ha con-vertido en una aldea baln, y el ftbol se est mcdonaldizando. Un debate vlido hoy es el hecho de que el ftbol avanz sobre una base fundamentalmente nacional, apoyado en el Estado-Nacin. Frente a la creciente globalizacin y migracin de jugadores, las leal-tades nacionales pueden ir cedien-do terreno frente al poder de los equipos, que al final son priorita-rios para el jugador, cualquiera sea su origen.Un dato curioso: A pesar de ser

    considerado el deporte ms ma-chista del planeta, es notable el avance del ftbol femenino. Por cierto, el ltimo mundial de chi-cas me pareci ms entretenido e interesante que el de varones. Las norteamericanas son una potencia, con equipos formados por autn-ticas all-star universitarias; las chicas de las barras y estrellas han ganado dos mundiales y cuatro de los cinco juegos olmpicos donde

    se ha jugado. El deporte se ha hecho popular

    en estas tierras slo recientemente. Y se seguan los mundiales como una excusa para comer fuera de casa y echarse unos tragos con los amigos. Para Luis Mendoza, otrora gran estrella del patio, Ve-nezuela tiene en ftbol al menos cincuenta aos de atraso. Ahora tenemos aficin, pero todava no llegan los resultados que quisira-mos para la seleccin nacional, la Vinotinto.Una paradoja es que los fanticos

    criollos del ftbol prefieren se-guirlo por TV (Jorge Luis Borges pronostic, acertadamente, que los estadios se convertiran en estu-dios de televisin). No van nunca a los estadios, salvo a ver jugar a la Vinotinto. No hay equipos locales que generen lealtades duraderas, salvo en Los Andes. En el ftbol criollo no hay, ni se prev todava, una rivalidad del tipo Caracas-Magallanes.De nio, recuerdo que los equi-

    pos profesionales de ftbol se llamaban de acuerdo con la tierra

    de origen de sus fanticos: Unin Deportiva Canarias, Deportivo Italia, Deportivo Portugus, De-portivo Galicia, Unin Deportiva Las Palmas, etc. La aficin ini-cial se aliment de miles de seres humanos que arribaron al pas el los aos posteriores a la segunda guerra mundial, gracias a Dios y al gobierno de entonces (el de Prez Jimnez). Sobre todo portugueses, italianos y espaoles que no tuvie-ron problema en mezclarse, como tampoco la tuvimos nosotros a la hora de mezclarnos con ellos y con ellas. Simplemente, si eran espa-oles, eran gallegos; y si habla-ban otra cosa -sobre todo si venan de Europa central, o de Gringo-landia, es decir, con idiomas ms exticos que las conocidas y tra-jinadas lenguas romances, los lla-mbamos musies y punto.La vinotinto se consolidar cuan-

    do la federacin deje de estar en manos de mediocridades y se d el lujo de tener brillantes presidentes como los que ha tenido la Liga Ve-nezolana de Bisbol Profesional (por ejemplo, el actual coordina-dor de la MUD, Ramn Guillermo Aveledo). Cuando se d un apoyo masivo a las ligas infantiles y ju-veniles en los barrios populares (como viene ocurriendo desde hace dcadas con el bisbol). Un dato a destacar: el presidente de la federacin de ftbol, Esquivel, cumple este ao 26 aos! en el cargo. Con razn se llevaba bien con Chvez y ahora con Maduro; ninguno ha querido soltar el coro-to.Volviendo al asunto mundialista:

    Una cuestin fastidiosa son los comentaristas y narradores depor-tivos, bastante ineptos y nefitos en muchas cosas, incluso ms all del ftbol. En el uso correcto del

    castellano, por ejemplo. O con fa-llas brutales en su cultura general. Han sido llamados, con justicia, juglares que chillan, o boqui-henchidos. Algunos ejemplos de sus infortunios expresivos: a) El uso errneo de tiempos verbales con el pretrito imperfecto de sub-juntivo (ellos le piden al rbitro que les concediera unos minutos ms); b) El dequesmo, plaga visible quiz en parte debido a ellos- en la parla de una creciente mayora de ciudadanos (yo pien-so de que, yo creo de que); c) El abuso de neologismos (fair play, ranking) antonomasias (la mano de Dios) y pleonasmos (avanzan hacia delante, copia exacta, protagonista principal). Pero peor an es el permanente cambio de significados: gracias a (debido a), aforo (asistencia de pblico), finalizar (por aca-bar, terminar, concluir), saltar a la cancha (por salir a la cancha).Y el problema no depende de si

    el comentarista o narrador es del patio y narra para una cadena lo-cal; sucede, incluso peor, con los que ganan en dlares y trabajan para las transnacionales del ramo. Ya me estoy preparando para ver el ya muy usual error al comienzo de cada juego de Inglaterra en el mundial: Al momento en que co-mience a escucharse el muy brit-nico God Save the Queen, el co-rrespondiente sabihondo narrador dir la idiotez siguiente: seoras y seores, y ahora los acordes del himno de Inglaterra.Otra curiosa caracterstica de la

    mayora de los relatores y relata-dores en castellano, es hacer su trabajo como si la transmisin fue-ra por radio: omos como Chico le pasa la pelota a Juliao, quien la retrasa a Camisinha, quien se la da a Pepiao, y as durante los noven-ta minutos. Simples descriptores de obviedades visuales.En Brasil la cosa como que est

    candela, no exclusivamente por la llegada del mundial, sino adems porque la hoy sptima economa del mundo est teniendo en los l-timos tiempos una actuacin nada acorde con sus laureles futboleros. Y la gente protesta porque, como en muchas otras parroquias de la regin, al final del da no le ve el queso a la tostada.Un dato curioso final: Brasil nun-

    ca ha ganado un mundial sin al menos un jugador del Palmeiras en la seleccin. Entre los 23 juga-dores brasileos que lucharn por el triunfo estas semanas, no hay ninguno palmeirense. Podr Bra-sil romper esa maldicin? O ten-dr razn el ingls Gary Lineker, cuando afirmaba que el ftbol es un juego que enfrenta a once con-tra once y en el que siempre gana Alemania?

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 2014 07[ Opinin ]

    Golpes, golpistas y conspiracin

    La inmensa tareade los nuevos Reyes de EspaaCarlos alberto Montanerwww.firmaspress.com

    Oswaldo lvarez Paz

    Al rgimen se le enred el papaga-yo. El pueblo venezolano puede ser bastante distrado con lo que no lo afecta directamente, pero no es es-tpido. Sabe distinguir entre la verdad y la mentira, detecta con certeza cuando un rgimen lo hace bien o mal. Tiene una va-loracin exacta sobre las actuaciones del seor Maduro y de esa cosa medio vergon-zosa que llaman alto mando cvico-militar de la revolucin.

    Ejecutar exitosamente un golpe de esta-do no es tan fcil como pelar mandarinas. Que lo digan los golpistas del ao 92. Al-gunos de ellos magnicidas frustrados y, a la hora de la verdad, otros aunque no to-dos se rindieron para no arriesgar sus vi-das. Esa falta de dignidad dej en el aire a quienes de buena fe y bajo engao haban participado. Rafael Caldera, por extremada generosidad, por clculo poltico circuns-tancial o por acuerdo preelectoral, los puso en libertad sin condiciones. Hoy podemos repetir que el gobierno de Venezuela es el

    sitio del mundo que agrupa a ms golpistas por metros cuadrado. Golpistas como han sido, saben cuando las condiciones se dan para que pueda proceder una intentona. El fantasma del golpe los atormenta. Se usa como excusa para reprimir la protesta de-mocrtica.Los golpistas no estn en la oposicin.

    Los jvenes dirigentes no tienen armas, tampoco cuadros militares dispuestos, tam-poco medios de comunicacin para difun-dir sus propuestas, ni sicarios para ejecutar a Maduro o a ese bendito alto mando re-

    volucionario. Si revisamos serenamente el cuadro de la Venezuela actual concluimos en que todo el instrumental indispensable para tener alguna posibilidad de asumir el gobierno por la va sealada, est en manos de connotados dirigentes del rgimen. En ese mundo todos lo saben. Nadie confa en nadie. Hacen bien en mirar hacia los lados y hacia atrs.La conspiracin para cambiar este rgi-

    men est en marcha, pero no por la va gol-pista. La Constitucin seala los caminos. Hay varios.

    Francisco Franco muri en 1975 se-guro de que el futuro de Espaa estaba atado y bien atado. Nunca he credo la hiptesis de que el Caudillo prepar una transicin post mrtem hacia la democracia. Franco era un hombre de orden y cuartel, melanclicamente conven-cido de que los demonios familiares del separatismo y la anarqua inevitablemente conduciran a los espaoles a la catstrofe, a menos que una mano dura lo evitara.Afortunadamente, Juan Carlos, el joven

    Borbn seleccionado, educado y designa-do por Franco para continuar su rgimen autoritario al frente del Estado, tena una idea diferente de Espaa. Saba que slo poda o vala la pena reinar en una nacin democrtica en la que la Corona estuviera subordinada a la Constitucin y al Parla-mento, como era la norma en el norte de Europa occidental.El monarca no perdi tiempo. Con la ayu-

    da de las Cortes, acertadamente reclut a Adolfo Surez como Presidente de Gobier-no. Fue el negociador ideal para lograr un cambio que pareca imposible: a trancas y barrancas, porque no fue fcil, los franquis-tas se transformaron en demcratas, los socialistas abandonaron el marxismo, los comunistas renunciaron al leninismo, los vascos y catalanes silenciaron y aplazaron sus pulsiones nacionalistas, el ejrcito se subordin a la jefatura de los civiles salvo el limitado espasmo golpista de 1981--, la Iglesia Catlica bendijo la metamorfosis, y todos admitieron la monarqua.Juan Carlos, heredero de una dinasta des-

    acreditada ante los ojos de los espaoles, dos veces derribada por una sociedad que no amaba ni respetaba a la familia real, a lo que se agregaba el origen espurio de su poder, arbitrariamente impuesto por Fran-co, los necesitaba a todos para poder reinar con legitimidad moral (tena la poltica), pero todos necesitaban a Juan Carlos para ocupar cierto espacio en un orden demo-crtico que surgi milagrosamente en ape-nas tres aos.La transaccin funcion esplndidamen-

    te, al menos por un tiempo. Los espaoles,

    como se ha dicho mil veces, no se hicieron monrquicos, pero s juancarlistas. Casi todo el pas le agradeci al Rey el estable-cimiento de la democracia y su actitud de-cidida cuando varios militares trataron de derribar el gobierno por la fuerza. El con-senso general era que sin la tutela de Juan Carlos y su predicamento en las Fuerzas

    Armadas, el trnsito hacia la democracia se habra interrumpido.Esa primera transicin dur 39 aos. Algo

    ms que el franquismo. En ese periodo, con aciertos y fallos, los grandes partidos gobernaron en el mbito nacional o regio-nal, solos o en coalicin, y las instituciones funcionaron razonablemente bien. Slo

    faltaba por ponerse a prueba la transmisin de la autoridad dentro de la monarqua.Acaba de suceder. Con la abdicacin de

    Juan Carlos I y la asuncin al trono de su hijo, quien reinar como Felipe VI junto a Letizia, la reina, se cierra el ciclo y co-mienza una segunda etapa en la que las prioridades generales son otras: propiciar la creacin de empleo, lo que entraa gene-rar el surgimiento de empresas; combatir la corrupcin; enfrentarse constructivamente al separatismo vasco y cataln, si ello es posible; y revitalizar la monarqua, hoy muy devaluada por los escndalos econ-micos del yerno del rey, Iaki Urdangarn, y por el comportamiento un tanto frvolo de Juan Carlos I, quien se march con una amiga a frica a cazar elefantes en me-dio de una severa crisis econmica.La inmensa tarea que Felipe y Letizia

    tienen por delante desde el da uno de su reinado, es convertir a los espaoles de juancarlistas desengaados en monrqui-cos convencidos de la utilidad de una insti-tucin que los conecta con su vieja historia nacional y forma parte de las seas de iden-tidad colectivas, como sucede en Holanda, Inglaterra o Escandinavia.Los dos tienen el talento, la formacin,

    las virtudes y la simpata que se necesitan para poder consolidar la monarqua, pero esa peculiar institucin no se sostiene de manera autnoma, sino dentro de la estruc-tura de un Estado que tiene que funcionar con probidad y eficiencia, para ganarse el respeto de una sociedad que necesariamen-te debe percibir que posee posibilidades de mejorar progresivamente su calidad de vida si hace los necesarios esfuerzos.El prestigio de Juan Carlos creci mien-

    tras Espaa prosperaba y cay en picado cuando la economa se hundi. Felipe y Letizia sern pronto los reyes de Espaa. Estn llenos de buenas intenciones, pero les tocar a Rajoy y a los que vengan de-trs gobernar bien para que la monarqua se sostenga. En 1981 el rey salv a la de-mocracia. Ahora la democracia debe salvar a los reyes.

    El prestigio de Juan Carlos creci mientras Espaa prosperaba y cay en picado cuando la economa se hundi

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 201408 [ Actualidad ]

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 2014 [ Poltica ] 09

    Temporada de mentirasLuis Prieto Oliveira ([email protected])

    Dentro de muy pocas se-manas, ambas cmaras del Congreso Federal de los Estados Unidos entrarn en el receso estival que, en este caso, marca el final de su gestin. El primer martes del prximo mes de noviembre se celebrarn elecciones parlamentarias que producirn la renovacin total de la Cmara de Representantes, con la eleccin de 435 nuevos diputados y 34 de los 100 senadores que constituyen el Senado, conocido como el club ms exclusivo de la Tierra. En los prximos das se ventilan las elecciones primarias de ambos par-tidos, lo que despierta con mucha antelacin la lucha por ocupar las curules en disputa. En esta ocasin se aade a un panorama ms o me-nos usual, el hecho de que el pre-sidente ya no puede ser candidato y con ello disminuye su poder y liderazgo sobre su partido.Aunque le quedan dos aos de su

    segundo y ltimo mandato, el pre-sidente es ahora, lo que llaman los polticos locales, un pato sentado, incapaz de volar para escapar de las escopetas de los cazadores. Su poder e influencia estn en franco descenso y los nuevos liderazgos emergentes en su partido tendern a jugar su propio juego, dejando a un lado los intereses o lineamientos polticos del inquilino de la Casa Blanca. La voz del jefe del estado ya no invoca el mismo respeto, ni produce la misma obediencia que en otros momentos. Por esa razn es muy posible que estos meses que vienen estn llenos de escn-dalos diversos, iniciativas ms o menos irracionales y aspiraciones justificadas o desmedidas de ciertas figuras del mundo poltico.Sin embargo, esto ocurrir en el

    marco de una lucha poltica mucho menos evidente, que es la que deci-dir quienes van a competir por el escritorio del despacho oval de la mansin de Washington. En el par-tido demcrata, salvo que ocurra al-gn cataclismo, como por ejemplo que se confirmen los rumores sobre la frgil salud de la ex secretaria de Estado, Hillary Rodham Clinton, es esta seora la que acapara las perspectivas de ser la contendora por el partido del burrito. En el lado republicano, todo hace pensar en otra nueva y destructiva campaa interna, similar a las que ocurrieron en 2008 y 2012, en las cuales dece-nas de aspirantes con ms ganas y dinero que despilfarrar, se destroza-ron entre ellos, para alegra de sus contrincantes azules.En busca de un nuevo papelEstos ocho aos de Barack Obama

    han sido testigos de una transforma-

    cin interesante en cuanto a la cali-ficacin y manifestacin de lo que se llama el destino manifiesto de los Estados Unidos como potencia mundial. El presidente y su partido han impuesto la direccin que re-duce el nfasis en el papel de po-lica internacional de Washington y confa ms en la creacin de un liderazgo colectivo, en el cual par-ticipen, en condiciones de mayor igualdad, diversos pases y grupos regionales. El gasto en operaciones y preparativos blicos, sobre todo por los efectos devastadores de la crisis de 2007, se ha reducido de manera considerable, reconociendo que el gasto fiscal deficitario, con el cual se financiaron las guerras en Irak y Afganistn, podra hundir a la nacin en una debacle financie-ra sin precedentes, porque la deuda pblica ha llegado a niveles que se consideran peligrosos para la esta-bilidad futura de los Estados Uni-dos y del mundo.Obama ha centrado su accin de

    gobierno en resolver, o intentar ali-viar, algunos de los problemas acu-ciantes que enfrenta el pas, en la transicin de una economa manu-facturera a una basada en la infor-macin. Ha invertido gran parte de su no escaso capital poltico, en tra-tar de convencer a sus compatriotas

    de que es necesario realizar grandes inversiones para modernizar las infraestructuras de la nacin, que datan de ms de medio siglo. Para ello deben ser renovadas en vista de realidades ineludibles como el costo de los combustibles, las ne-cesidades crecientes de la comuni-cacin empresarial y personal y las nuevas tendencias demogrficas de los Estados Unidos.Su posicin es que, para mante-

    ner su papel ductor en un mundo nuevo, los Estados Unidos estn obligados a realizar enormes inver-siones destinadas a actualizar sus sistemas de todo tipo. Esas inver-siones, como se ha demostrado his-tricamente, no resultan atractivas, en principio, para los inversionistas privados, por lo cual ser necesa-rio que el estado asuma el papel de pionero en estas reas.Obviamente, con una deuda p-

    blica que ya roza el nivel del Pro-ducto Territorial Bruto (PTB) del pas, no es posible pensar en fi-nanciar esos proyectos a travs del endeudamiento, por lo cual hay dos caminos posibles, el primero es una profunda y radical reforma del sis-tema fiscal, que aumente la presin tributaria sobre las capas de mayor ingreso, que tropieza con una tenaz e irreductible oposicin de sectores

    privilegiados, representados por el partido republicano.La otra vertiente para cambiar la

    orientacin financiera del gobierno es reducir a su mnima expresin el gasto militar, que representa alre-dedor de la mitad del gasto pblico estadounidense. Ello obedece a las obligaciones militares derivadas de la guerra fra y la preparacin para operaciones blicas contra la URSS. La alianza industrial militar, que fue una de las aportaciones ms importantes del gobierno de Hitler a la cultura econmica, fue ins-taurada con fuerza y razn, por el general Dwight Eisenhower, sobre todo cuando design como Secre-tario de Defensa a Charles Wilson, presidente de General Motors, bajo la admonicin de que lo que es bueno para General Motors es bue-no para Estados Unidos.Para muchos, esta segunda opcin

    es una traicin inaceptable, porque el podero militar estadounidense es la garanta de la paz mundial. Argumento este que ha venido siendo discutido desde que el Sena-do Romano decidi asesinar a Julio Csar para impedir el desmedido crecimiento de la plantilla militar de Roma. Sin embargo, es muy discutible que, con la tecnologa actual y las estructuras de produc-

    cin y distribucin internacional, sea factible, deseable o convenien-te, una guerra de rango universal. Desterrar ese concepto, que nos acompaa desde hace ms de 22 siglos, no es una tarea fcil y en l descansan muchas de las lealtades y conocimientos de los millones de hombres y mujeres que son parte del establecimiento castrense o lo han sido en el pasado. Dulale a quien le duela, este es un pas muy fuertemente nacionalista y, en gran medida xenfobo.Por encima de los pleitos parro-

    quiales, que veremos surgir cada semana en estos meses, y que asumirn las ms diversas formas y motivaciones, estar una pug-na trascendental, que habla de lo que ser el futuro de este pas y del mundo. Por eso en estos me-ses que vienen, hay que bajarle el volumen al pleito poltico, porque, en su gran mayora oiremos miles de mentiras, calumnias y justifica-ciones grotescas, para pecadillos y desviaciones, pero el ruido de ese aguacero blanco no debe distraer-nos de la meloda del fondo, que es la que podr regir a nuestros hijos y nietos.

    Poltica norteamericana

    En estos meses la batalla ser a fuerza de mentiras grandes y pequeas.

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 201410 [ Actualidad ]

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 2014 11[ Opinin

    La falacia del siglo XXI Jos R Lpez

    Si algo ha caracterizado al proyecto bolivariano es su esencia bonapartista, la cual disimula tras un parlamen-tarismo genuflexo y decorativo, junto a la realizacin de eventos plebiscitarios cada 6 aos. El Bo-napartismo representa proyectos de dominacin burguesa (dicta-duras o gobiernos antidemocrti-cos) de tipo mesinico-autoritario y cuya legitimidad est funda-mentada en ensayos plebiscita-rios. Son regmenes militaristas de carcter represivo, que usur-pan la representatividad del pue-blo (Marx, El dieciocho Brumario de Lus Bonaparte, 1869). Si bien el socialfascismo bolivariano no lleg al poder por la va del gol-pe de Estado, el verdadero eje y sostn de su proyecto descansa en el aparato militar-policial como ha quedado demostrado durante las recientes protestas populares.

    Este es un proyecto que criminali-za y judicializa la protesta social, y pretende imponer una subordi-nacin total de la sociedad a un Estado omnipotente que promue-ve un pensamiento nico.Como proyecto bonapartista, la

    revolucin bolivariana no se plan-tea la conformacin de un nuevo bloque de poder, sino de la sus-titucin de los viejos actores, por nuevos actores, entindase el gorilato milico y la pandilla de delincuentes ideolgicos que los acompaan. Por ello a pesar de su autoproclamacin de socialista su proyecto econmico-social se mantiene completamente en el marco de un modo de produccin capitalista de Estado. Le han dado continuidad a las polticas per-versas del pasado estableciendo alianzas estratgicas con el gran capital monopolista, particular-mente con las transnacionales vinculadas al negocio energtico (Chevron, ConocoPhillips, Shell, Mitsubishi, BP). Han profundiza-

    do la apertura petrolera mediante la creacin de las leoninas em-presas mixtas con transnaciona-les como BR, ENI, Chevron, BP, Mitsubishi, Rosneft, Petrobras, Petrochina, Repsol, etc., en la faja bituminosa del Orinoco, siguen hipotecando al pas, incluyendo su subsuelo (prstamo Chino), han devaluado la moneda e im-puesto una precarizacin laboral, etc. Polticas antinacionales que nada tienen que ver con revolu-cin o proyecto socialista alguno, y muy contrariamente a lo que se afirma, obstaculizan el desarrollo de las fuerzas productivas nacio-nales no vinculadas a los grandes capitales. En la prctica significa un retorno a las siniestras alianzas entre el Estado y el gran capital nacional-extranjero que ha per-mitido un grosero enriquecimien-to de la burguesa tradicional en el pasado y la boliburguesa en tiempos de revolucin, a expen-sas de un brutal empobrecimiento de grandes sectores de la sociedad

    venezolana.Son unos verdaderos bastardos

    que han usurpando el lenguaje revolucionario, el cual publicitan por conveniencia, pero que en la praxis desprecian pues reprimen a la clase trabajadora y satanizan a los movimientos sociales a quie-nes les han conculcando sus espa-cios de lucha. Adems, mediante el engao y las falsas promesas han institucionalizado sistemas nefastos de contratacin (ter-cerizacin) o nuevas formas de sper-explotacin (cooperativas y empresas sociales) los cuales privan al trabajador de sus dere-chos laborales.Polticas que han profundizado

    la crisis econmica y social, lo cual se refleja en una elevada tasa de inflacin (56,8% al cierre del 2013), un desabastecimiento que alcanza el 28-32% dependiendo de la regin del pas, un desem-pleo real cercano al 16% de la fuerza laboral activa, el cierre de miles de empresas, el deterioro de

    la capacidad adquisitiva del ve-nezolano y un proceso de desin-dustrializacin del pas. Aunado a una crisis grave del sistema de salud pblica, de una violencia delincuencial desbordada, de la ideologizacin de la educacin y de un incremento de la pobreza segn reflejan los datos publica-dos por el Instituto Nacional de Estadsticas. Cifras alarmantes que indican que 9.174.142 vene-zolanos (32,1% de la poblacin) viven en la pobreza y 2.791.292 (9,8% de la poblacin) viven en condiciones de pobreza extrema. Todo ello en un pas que posee una de las reservas petrolferas ms importantes del planeta y que disfruta de una extraordinaria bonanza petrolera.En resumen, la falacia del Siglo

    XXI representa un proyecto re-presivo, de bota y fusil que lucha por imponer un mayor control poltico y social mediante la mi-litarizacin de la sociedad y la justicia.

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 201412 [ Opinin ]

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 2014 13[ Publicidad ]

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 201414 [ Opinin ]

    El envo de drogas por El Caribe es mucho ms baratro que hacerlo por Mxico, de acuerdo a investi-gaciones.

    Venezuela se apoderadel mercado de las drogasRicardo Guanipa

    Despus de 15 conflictivos aos de revolucin Boli-variana en Venezuela, uno de los exmenes que ha sido repro-bado el pas suramericano en ms de una dcada es la lucha en contra el combate al trfico de cocana y marihuana.Los aos 1999 y 2000, fueron los

    ltimos con calificacin positiva que certificaron al gobierno vene-zolano de estar del lado correcto en contra de este flagelo.Ya en el 2001, las relaciones entre

    altos funcionarios del gobierno y el secretariado de las Fuerzas Arma-das Revolucionarias de Colombia, haban consolidado une estrecha relacin, mayormente enlazada por la cocana, recordemos que las FARC son el cartel que produce el mayor nmero de toneladas de co-cana anualmente en el mundo.Flix Jimnez, un agente retirado

    del Departamento de Justicia de los estados Unidos, ocup el cargo de Superintendente de la DEA, es decir, segundo hombre de mayor importancia en la lnea de mando de la Drug Enforcement Adminis-tration hasta el momento de su ju-bilacin, convers nuevamente con El Venezolano La gran mayora de las toneladas de cocana que es-tn llegando hoy a la isla de Puerto Rico, salen de las costas venezola-nas o pistas clandestinas que ope-ran con la complicidad de un sector de la Fuerza Area de ese pas y la Armada asegura Jimnez.Esto tiene que ver con un reporte

    de las autoridades federales nortea-mericanas que han dado a conocer que en el ltimo ao se han realiza-do 91 incautaciones de drogas, ma-yormente la droga era procedente de Venezuela y Colombia.El tema de las lneas areas en Ve-

    nezuela y la falta de pago del go-bierno es mucho ms complicado, no es como dice sin pudor a mentir el Ministro Rafael Ramrez las l-neas areas han dejado de volar a Venezuela para llevar a pasajeros a Brasil para asistir al mundial de ftbol asegur el funcionario.Esta versin es fcilmente des-

    montable, en mundial comienza el 14 de junio y finaliza aproxima-damente unos 40 das despus, su-pongamos que es el 24 de julio, que pasa, lneas areas como Alitalia han anunciado que no restituirn sus vuelos a Maiqueta hasta el mes de octubre, dos meses y una sema-na de haber terminado el mundial.El verdadero problema que se ha

    presentado con estas empresas es Venezuela es que no hay seguri-dad en los aeropuertos, los carteles

    que operan en Venezuela estn inte-grados mayormente por militares, que estos a su vez tienen el control de la seguridad de los aeropuertos y son quienes ingresan la cocana a los aviones, pero as como meten la droga pueden meter una bomba, las lneas areas estn cansadas que las sigan infectando con drogas desde Venezuela denuncia el ex agente de la DEA.Otro cuento de Maduro es que

    no le dieron permiso desde Van-couver, Canad, para ingresar a los Estados Unidos, especficamente a Nueva York para asistir a la reunin anual de la ONU. Lo que ocurri, fue que mientras estaba en la pista recibi una llamada desde Caracas para informarle que las autoridades francesas estaban pidiendo infor-macin sobre dos generales activos venezolanos como posibles res-ponsables de la tonelada y media incautada en Paris, por eso se va directamente a Miraflores ya que al parecer, Diosdado Cabello estaba utilizando esa informacin en su contra denuncia Flix Jimnez. Repblica Dominicana bastin

    de la DrogaUna interesante investigacin

    publicada en el portal de internet el www.elcaribe.com, desnuda las operaciones de los narcotrafican-tes dominicanos, y como exportan alrededor de 30 toneladas mtri-cas de drogas anualmente a Puerto Rico.Los envos de las drogas se hacen

    a travs de una compleja red de transporte que comienza en las costas colombianas, venezolanas y depositadas en Hait, de donde se introducen a la Repblica Domi-nicana por la frontera, tal como lo explicara al comienzo Jimnez a El Venezolano.El teniente coronel J. Brooke

    Taylor, de la Fuerza Area de los

    Estados Unidos, asegura que los capos de las drogas de Cali y Me-delln, en Colombia, establecieron una red de rutas de contrabando en el Caribe central, Hait, Repblica Dominicana y Las Bahamas, para enviar los estupefacientes a Puerto Rico, La Florida y Europa.Taylor Brooke afirma que los nar-

    cotraficantes suramericanos crea-ron esas rutas para bajar los costos del transporte, porque en Mxico cobran ms caros que los cari-beos y centroamericanos. Los grupos de traficantes, con sede en Mxico normalmente cobran a los traficantes colombianos un 50% de cada envo para el transporte de sus productos a los EE.UU. a travs de Mxico. Mientras tanto, los grupos de

    Puerto Rico y la Repblica Domi-nicana ofrecen el mismo servicio por tan slo un 20%. Por lo tanto, muchos grupos de Colombianos, en particular aquellos que han lle-gado al poder desde la cada del sindicato de Cali, han vuelto a las rutas de contrabando tradicional en el Caribe. Esto ha dado como re-sultado mayores envos de cocana que transitan por el mar Caribe.La incautacin de 500 a 2 mil

    kilos de cocana son comunes en los alrededores de Puerto Rico y Repblica Dominicana, estima Taylor Brooke en su ensayo El Tr-fico de Drogas a Travs del Caribe y su Impacto en el Hemisferio Oc-cidental. Brasil en la ruta a fricaCon 200 millones de habitantes,

    Brasil se considera el mayor mer-cado del mundo de crack y el se-gundo de cocana, con al menos 370 mil adictos, entre ellos 50 mil nios y adolescentes, segn un es-tudio publicado por la Secretara Nacional de Polticas sobre Dro-gas.

    So Paulo es una megalpolis y el crack en esta ciudad es un grave problema. Nuestro mayor desafo es disminuir el consumo de esta droga, una droga que es muy bara-ta y que por eso afecta a los ms vulnerables, asegura la Luciana Temer, la secretaria de Asistencia y Desarrollo Social.No es solo consumo, tambin

    trnsito, Brasil es el punto ms cer-ca entre el continente americano y el africano, eso permite que se despachen toneladas con regular frecuencia al norte de frica para trasladar la cocana mayormente a Marruecos desde donde operan distintos carteles internacionales, incluyendo la mafia rusa.Una vez la droga es transportada a

    Europa a travs de Espaa, es dis-tribuida en Francia, Italia, Holanda, solo por mencionar algunos pases. Recife, mampara?El gobierno de Venezuela cerr el

    Consulado en Miami, aproximada-mente 250 mil venezolanos eran beneficiados con ese servicio con-sular. Pero en Brasil, abri una re-presentacin consular en un pueblo histrico llamado Recife, creo que los nicos venezolanos de la zona son los miembros de la misin di-plomtica, lgico, entramos en el campo de la especulacin.Pero que puede ser atractivo para

    el gobierno venezolano tener un Consulado en Recife, ellos en fe-brero pasado celebraron el inici el primer perodo lectivo del curso de espaol para incentivar de forma gratuita el aprendizaje de espaol venezolano en el estado de Per-nambuco, noreste de Brasil.Ms de 350 personas respondie-

    ron a la convocatoria realizada por la misin diplomtica, el semestre haba contado con el aumento de los grupos del nivel bsico, diver-sificacin de los espacios donde se

    imparten las clases fuera de la Sede Consular, e incremento de la carga horaria para ms de la mitad de los grupos atendidos.En cuanto al hermetismo de la

    fuente oficial en Venezuela, Recife es un misterio, solo nos queda es-pecular y como periodistas sacar nuestras propias conclusiones, Re-cife est ubicado en lugar estrat-gico para llegar con facilidad a las costas africanas, digamos que sera la base perfecta para que operen los narcotraficantes, cuesta creer, que la Cancillera Venezolana solo saca provecho de la sede diplomtica para dar clases en espaol fuera de la sede diplomtica.frica la ruta de VenezuelaLlegamos a frica, no es mucho

    lo nuevo que tenemos que decir, pero si vale la pena recordar; por ejemplo, en el 2008 la polica de Sierra Leona anunci haber des-cubierto unos 600 kg de cocana y detenido a seis latinoamericanos y un estadounidense, confirmando el papel clave que el frica Occiden-tal juega en el trfico de la droga latinoamericana hacia Europa.Un avin blanco de pequeo ta-

    mao, con un falso emblema de la Cruz Roja, aterriz sin autoriza-cin. Los dos tripulantes salieron por el lado norte del aeropuerto en un jeep, declar un alto responsa-ble policial, Francis Munu, segn la polica sierraleonesa, el avin proceda de Venezuela, el caso que-do as, un crimen sin castigo.En el 2011 en espaol, un mal y

    un francs fueron inculpados por trfico internacional de cocana en el marco de la investigacin so-bre un avin procedente de Vene-zuela con un cargamento de droga que aterriz en 2009 en el norte de Mali.Recordamos el testimonio de di-

    ciembre pasado, de un testigo en el caso del asesinato de la embaja-dora en funciones de Venezuela en Kenia declar ante un tribunal de Nairobi que la legacin utilizaba la valija diplomtica para contraban-dear drogas. S que la embajada utilizaba la

    valija diplomtica para el trfico de drogas, dijo el exconductor de la embajada, Kevin Lameck, ante el tribunal de la capital keniana. La embajadora interina Olga Fonseca Gimnez, de 57 aos, fue hallada estrangulada en su domicilio en Nairobi en julio de 2012.Hay siete acusados por el caso,

    entre ellos Dwight Sagaray, quien desempeaba el puesto de primer secretario de la embajada.Sagaray, quien se hizo cargo de la

    embajada durante las semanas pre-vias al asesinato, fue liberado bajo fianza, sin poder salir del pas.

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 2014 15[ Publicidad ]

    Para qu sirve el magnicidio?ngel Oropeza

    Partamos cuanto antes de dos premisas. En primer lugar, todo cidio ese sufijo que entra en la formacin de palabras con el significado de muerte, destruccin o ex-terminio es de suyo malo. Esto lo decimos de arrancada no slo por conviccin personal, sino por si acaso alguno de nuestros bur-cratas de piel sensible y cerebro escaso decide llevarme a juicio por haber mencionado en el t-tulo la palabra magnicidio, la cual dicha por cualquiera que no ejerza cargos en el gobierno, con-vierte automticamente a quien la pronuncie en cmplice, terrorista, mal nacido y cuanto epteto des-preciable se encuentre registrado en los manuales de la contrainsur-gencia cubana.La segunda premisa es igual-

    mente obvia: en los magnicidios del madurocabellismo no cree nadie. Bueno, siempre hay algu-nos ingenuos que creen tanto en eso como en las predicciones de Hermes, en la sabidura del brujo Dos Santos, en la virginidad de

    Madonna, en la inteligencia de Giordani y en que Chvez vive. Nuestros respetos, pues al fin y al cabo toda creencia es legtima. Pero es realmente un acto de fe darle credibilidad a una denuncia que se ha repetido en 13 ocasio-nes los ltimos 15 meses, casi una por cada mes que Maduro lleva al frente del gobierno, sin que has-ta ahora haya aparecido al menos una prueba que levante lo que lla-man ahora duda razonable.La pregunta entonces es: para

    qu sirve seguir recurriendo a la tesis del magnicidio? Pues por-que ella constituye el eje central de una estrategia de profundiza-cin de la radicalizacin poltica, que incluye otras acciones tales como la decisin de mantener en-carcelado a Leopoldo Lpez, Sai-ram Rivas y otros estudiantes, la posible detencin de la diputada Mara Corina Machado, la ame-naza de juicio contra personali-dades polticas, y la continuacin de las prcticas de represin y de cooptacin progresiva de medios de comunicacin impresos y ra-dioelctricos.Esta estrategia de subir el volu-

    men a la radicalizacin poltica obedece a 3 motivaciones funda-mentales:1) Como la base de apoyo del

    gobierno est fracturada entre moderados y radicales, y en me-dio de la aplicacin de un paquete de ajuste econmico salvaje, las tesis del magnicidio, la conspi-racin y el golpe continuado le permiten al Ejecutivo darle de comer a los sectores radicales del oficialismo esos que todava creen que esto es una revolucin y no un trgico ensayo banane-ro y compensar de esta forma las acusaciones y sealamientos dentro de sus propias filas de que se estara abandonando el legado de Chvez.2) De cara ya no a los sectores

    radicales internos sino al pas, el relanzamiento de la radicaliza-cin poltica persigue centrar la atencin opintica sobre la agen-da poltica, para que ella no gire en torno a la situacin econmica nacional, cuya severidad no pue-de ser ocultada ni siquiera por los propios dirigentes oficialistas. No hay nada mejor para que no se hable tanto de economa sino de

    poltica, que revelar un nuevo atentado contra la vida del pre-sidente, anunciar cual miniserie de suspenso los detalles y pro-tagonistas del golpe de Estado o meter preso a cualquier alto diri-gente opositor. Ni los medios ni la opinin pblica pueden fcilmen-te sustraerse a este encanto.3) Finalmente, el gobierno busca

    intentar neutralizar el costo polti-co y social del paquete de ajustes, introduciendo en la agenda nacio-nal el mayor ruido poltico posi-ble. Esto incluye la reutilizacin del viejo pero siempre til expe-diente antiimperialista y un in-tento por retomar las hostilidades aunque sean slo verbales con EEUU. Ya, de hecho, se anuncian para los prximos das pruebas que involucraran a funcionarios del gobierno norteamericano en los planes de asesinato a Maduro.Sin embargo, esta nueva estra-

    tegia del gobierno no luce muy promisoria. En primer lugar, la tesis de los magnicidios ha sido tan utilizada cada vez que el Eje-cutivo siente el agua al cuello, que ha perdido toda credibilidad, y eso, por supuesto, atenta contra

    los clculos oficiales.En segundo lugar, el deterioro de

    la popularidad y de la evaluacin del gobierno contina su ritmo. Y, finalmente, el gobierno parece desconocer que el xito espera-do de cualquier plan econmico pasa por la creacin de un clima de confianza y tolerancia entre los actores sociales (incluyendo los polticos), clima justamente que estas viejas estrategias no ayudan a establecer.Cmo nos enfrentamos al mag-

    nicidio? Cmo evitamos que alcance sus objetivos? Pues haga su parte y no le pare. No se dis-traiga discutiendo sobre eso. No deje que ello tome el lugar en la agenda nacional que debera estar ocupando el proceso sistemtico de empobrecimiento de nuestras familias, la lista de enfermos condenados a muerte por falta de medicamentos esenciales para su tratamiento, o el sangriento avan-ce de la violencia e inseguridad contra los venezolanos. No ayu-de a que el ruido del circo oculte las protestas y la indignacin de un pueblo cansado de sufrir tanto.

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 201416 [ Cultura ]

    Preprate para la Copa Mundial! DIRECTV te da ms ftbol.

    ESPN Deportes, Fox Deportes, Gol TV, beIN Sports, Univision Deportes, Telemundo, y Ms!

    No te conformes con menos!

    Ordene DIRECTV hoy!

    OFERTAS DESDE

    $2499 por mes por

    12 meses 180+ canales

    1-888-215-5362

    Enrique Hidalgo

    La vida oculta de Fidel Castro un libro de Juan Reinaldo Snchez

    Santo Domingo de Guzmn

    Nuestra [email protected] Especial para El Venezolano de Miami Enrique Hidalgo medio siglo

    iluminadoUna de las facetas ms enterne-

    cedoras de la creatividad diversa de Enrique Hidalgo, nativo de El Tigre, estado Anzotegui, Vene-zuela, es su poesa infantil, incor-porada incluso a los pensa de edu-cacin elemental por el sistema educativo.Pero adems de poeta Enrique

    es cantautor y artista plstico de vocacin ecologista. Ha escrito y musicalizado ms de trescientas canciones populares. Todas de gran resonancia en Venezuela y allende sus fronteras.Aqu recordamos temas como

    La Carta, El ladrn de tu amor, El diablo suelto, Los amores de Ca-br y tantas ms, interpretadas por entre otros inolvidables, Gualber-to Ibarreto.El maestro Hidalgo, porque es

    tambin de profesin pedagogo, ha representado al pas en varios exitosos festivales internacionales de la cancin, y ha expuesto sus pinturas en galeras de solera.Con motivo de sus 50 aos de

    seera cabalgata en la cultura po-pular, el prximo viernes 13 de ju-nio, a las seis en punto de la tarde, en el New Professions Technical Institute (NPTI) de Miami, se le rinde homenaje a ese candoroso caballero que es Enrique Hidalgo. Las generosas organizadoras

    del evento, Belsay Hennig y Elisa

    Todd, me han hecho la distincin, que cumplir con amor, de invi-tarme a decir unas palabras en el acto que contar con despliegue de cantantes populares y gente de trono. Un libro sobre el millonario

    Fidel Castro Cuando la revista Forbes colo-

    c a Fidel Castro en la lista de los hombres ms ricos del mundo, el dspota cubano reaccion, como es usual en l, con virulencia y agresiones contra la prestigiosa publicacin.Ahora resulta que uno de los

    hombres de su crculo ms ntimo

    durante casi 20 aos, el teniente coronel y licenciado en Derecho Juan Reinaldo Snchez, nos reve-la en un libro, La vida oculta de Fidel Castro, la descarada opulen-cia y despilfarro con que vive ese caudillo, opresor del pueblo de Cuba.Fidel se proclama defensor de los

    pobres e irredentos, pero la verdad es que en un pas condenado a la miseria y el miedo por su tirana comunista, Fidel vive y gasta como un monarca de la antigua Persia. Tiene 20 mansiones, va-rios yates y autos de lujo, una isla privada, acceso a las ganancias de la droga que las FARC gerencia, comidas de gourmet, un ejrcito de escoltas y secretarias, mdicos, dispensarios rodantes y medicinas de uso exclusivo, entre otros abu-sivos privilegios que ofenden a un pueblo empobrecido y doliente.Pero adems nos revela Juan

    Reinaldo Snchez en su libro pu-blicado en Pars, las conexiones de Fidel con el narcotrfico y una conversacin que pudo escuchar, entre Castro y su ministro Jos Abrantes, en la que se acord sa-crificar al general Arnaldo Ochoa, para salvar la imagen del rgimen embarrada con la droga.Y tambin nos dice que en el

    campamento Punto Cero, cerca de

    Guanabo, a 25 kilmetros al este de La Habana, se entrena a terro-ristas de todo el orbe, para que promuevan la subversin en sus respectivas naciones. Domingo es palabra de loa al

    Seor El nombre Domingo significa

    que su portador es un ser consa-grado al Seor, a Dios. Es tambin la denominacin del sptimo da de la semana que, precisamen-te, debe dedicarse a glorificar al Creador y, desde luego, al descan-so.Entre los Domingos de resonan-

    cia histrica est el fundador de la orden catlica de los Dominicos, Santo Domingo de Guzmn; Do-mnico Theotokpulos, llamado el Greco, uno de los baluartes de la plstica espaola, cuya pintura El entierro del Conde de Orgaz, ha superado el paso de los siglos; y

    los cantantes Domnico Modug-no, italiano varias veces ganador del Festival de San Remo,y Plci-do Domingo, mexicano-espaol, figura cimera de la cancin con-tempornea.Etimologa es una voz polis-

    micaLas palabras polismicas son las

    que poseen ms de un significado, son plurales, ricas y complejas. As encontramos etimologa, un vocablo de origen griego y latino. Por su raz latina se refiere al ori-gen de las palabras, y por la griega al sentido verdadero de una pala-bra. Tambin el Diccionario de

    la Real Academia Espaola (DRAE), recoge otra acepcin popular: Interpretacin espont-nea que se da vulgarmente a una palabra relacionndola con otra de distinto origen.

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 2014 17[ Farndula ]

    Lilibeth Morillo cumple 45 aosLa actriz Lilibeth Morillo cumple este mes 45 aos. Junto a ella el 9 de junio Michael Fox

    cumple 53 aos. El prncipe Guillermo de Ingla-

    terra, cumple este 21 de junio, 32

    aos y el 24 de junio cumple 27

    aos, Leonel Messi.

    Tambin festejan en junio: Mara

    Conchita Alonso (59); Astrid Caro-lina Herrera (51); Amanda Miguel

    (57), Angelina Jolie (39); David

    Bisbal (35); Elizabeth Hurley (50);

    Astrid Gruber (48); Guillermo

    Gonzlez (69); Andrs Galarraga

    (52); Kathleen Turner (60); Vctor

    Cmara (56); Chayanne (46); Pau-lina Rubio (41); Juan Luis Guerra

    (59); Meryl Streep (65); Tom Jones

    (74); Johnny Deep (51); Barry Ma-nilow (58); y Paul McCartney (72).

    No va msEl actor espaol Antonio Banderas y la actriz Melanie Griffith, pusieron fin a 18 aos de

    matrimonio debido a diferencias irreconciliables.

    Griffith, de 56 aos, solicit que Banderas le pasar una pensin por el divorcio y para cuidar

    de la hija que tienen en comn, que cumplir 18 aos el 24 de septiembre.Sera el cuarto divor-cio de Griffith, quien se cas dos veces con Don Johnson y una con Steve Bauer, y el segundo

    para Banderas, casado entre 1987 y 1995 con la actriz espaola Ana Leza.

    Madre a los 50La ex Miss Mundo 1984 y actriz, Astrid Carolina Herrera, tena aos queriendo convertirse

    en madre, Para tal fin se someti a un tratamiento de fertilidad a finales de 2013 y bajo estricta

    vigilancia mdica llev a feliz trmino su deseo de ser madre a los casi 51 aos, que los cum-ple en este mes.La semana pasada dio a luz una hermosa nia que peso ms de tres kilos y midi 53 cms.

    Al cierre de esta pgina, no

    pude averiguar qu nombre le pondr.Miss Venezuela excedida

    de pesoLa actual Miss Venezuela,

    Migbelis Castellanos aumen-t ms de 15 kilos, durante

    su estadia en Atlanta, Geor-gia, donde realizo un curso

    intensivo de ingls. Osmel Sousa habra amenazado con

    no enviarla a ningun certa-men sino rebajaba.A Migbelis le propusieron

    hacer un reality show para mostrar a la Miss rebajando en cmara, como lo hizo Do-nald Trump con Alicia Ma-chado en su momento.La miss se neg a esta pro-

    puesta y contrat una entre-nadora en fitness, para recu-perar su figura.

    Sh wMiguel [email protected]@mikiten

    TLa Chica de la semana

    En plena poca del mundial, nuestra chica de la semana, es Irina, novia de Cristiano Ronaldo. Tiene buen gusto

    CR7?

  • Miami, Florida Junio 06 al 12 de 201418 [ Poltica]

    Yoenis Cspedes, la esperanza de los Atlticos para mantenerse tan ganadores como hasta ahora. Porque este cubano es el lder de la ofensiva en la alinecin de los lderes del oeste.

    Un SS de los Astros, estan bueno como David

    ste es Carlos Correa,

    de 19 aos, shortstop

    que hace recordar

    a los scouts a David

    Concepcin en sus

    comienzos. Juega en las

    menores de los Astros.

    La FIFA es tan fuerte que podra ganar las elecciones presiden-ciales en cualquier

    pas J.V.-

    Lo que ms me gusta del ftbol es que se

    hacen grandes cosas a las patadas Dick

    Secades.-

    El Mundial de ft-bol es el programa de

    televisin visto por ms personas en la histo-ria. Y del segundo ni se sabe cul es La

    Pimpi.-

    ** Uno de mis amigos scouts acaba de decirme: He visto a un muchacho tan bueno como shortstop, que me record en se-guida a David Concepcin cuando comenzaba. As de estelar es. Se llama Carlos Correa y juega con los JetHawks de Lncaster (sucursal de los Astros en la Liga de California clase A-Alta). Correa, de 19 aos y nativo de Gurabo, Puerto Rico, mide 6-4, y en sus tres aos por las menores ha bateado sobre 300. En el mximo de 80, los scouts lo han calificado con 70 puntos ** In-creble que entre las seis ciudades con mayor trfico de pasajeros a-reos del mundo, no figuren aquel pueblecito que llaman Nueva York ni Miami. Miren las que s: At-lanta, 94 millones de pasajeros anuales, Beijing 84, Londres 72, Tokyo 69, Chicago 67 y Los Ange-les 67 ** Segn Puro Bisbol, con la firma de Fernando Balleste-ros, Simei Rivera de Ciudad de M-xico, dice en un mensaje: El Foro Sol es de lo ms incmodo, caro y de lo ms baado, gracias a nume-rosas goteras. Por estacionar cobran hasta 100 pesos (ocho dlares). Pero el multimillonario en dlares Alfredo Harp Hel, propietario de los Diablos Rojos, que tienen ah su homeclub, anda diciendo una men-

    tira tras otra, al prometer cada ao que construir estadios** Jos Abreu, quien reapareci con los Medias Blancas va jonrn; Yoanis Cspedes, estelar de los Atlticos; y Jos Fernndez, el caballo en la rotacin de los Marlins, son tres cu-banos de primera clase, tanto en el bisbol como por la conducta ejem-plar que tradicionalmente han ob-servado en las Mayores los nativos de Cuba, desde Esteban Belln en 1871 **ste de hoy da es otro bisbol. Mejor o inferior, quin sabe?! Pero antes a ningn pitcher se le suspenda por seis juegos si le tiraba recta cercana a un bateador, como es hoy el caso de Brandon Workman (Medias Rojas) frente a Evan Longoria (Rays). Workman fue adems multado con 25 mil d-lares ** Los Yankees recibirn a fines de agosto en Yankees Sta-dium, a la delegacin de los Criolli-tos de Venezuela que participar en la Serie Mundial de las Pequeas Ligas -o-o-o-o-o- El encargado del censo entrevis-

    taba a la seora. Estado civil?. Casada Ocupacin de su esposo?... Fabricante... Hi-jos?... No. Muebles...No te canses nunca de estar

    siempre en el comienzo de algo Sergio Fernndez.--o-o-o-o-o- A la calladita.- Sin mucha alhara-

    ca, sin que los Yankees utilicen una ridiculez tal como Tanakamana, Masahiro Tanaka gan ocho juegos y perdi uno antes de comenzar ju-nio (ahora ya est en 9-1, 2.02). De seguir a ese ritmo, lograr 25 vic-torias. Solo necesita el respeto de las lesiones, y tener con qu en sus reservas fsicas y mentales, las

    cuales parecen excelentes Ama-necer y veremos!. De la Fama.- El dominicano

    George Bell, quien est en el Hall de la Fama del Bisbol de Canad, es el invitado de honor al desayu-no de los inolvidables de los Blue Jays. Ser el viernes 20 en el Con-vencin Centre de Sy. Maris, Onta-rio, a las siete de la maana. Tam-bin asistirn Duane Ward y Devon White, quienes fueron miembros de los rosters del club de Toronto, ganadores de la Series Mundiales de 1992 y 1993. La actividad es con motivos benficos, igual que para promover el deporte-espectculo. La vida de Ruth.- Pero antes de

    esa maanera actividad, el Hall de la Fama de Cooperstown, inaugu-rar las actividades conmemorati-vas de los 75 aos de inaugurada aquella casona, cuando este jueves 12, a las 11 de la maana, el presi-dente del Museo, Jeff Idelson, en-cabece el coro para cantar el Cum-pleaos Feliz, y de paso, cortar la

    torta del aniversario. El viernes 13, inaugurarn la sala de Babe Ruth, titulada Su Vida y su Leyenda, en el segundo piso del museo, con docenas de objetos arrancados de los archivos que han guardado las pruebas de lo que