Vargas Llosa, Mario - Los cachorros - Peruana/Vargas... · PDF file Mario Vargas Llosa...

Click here to load reader

  • date post

    02-Feb-2019
  • Category

    Documents

  • view

    245
  • download

    5

Embed Size (px)

Transcript of Vargas Llosa, Mario - Los cachorros - Peruana/Vargas... · PDF file Mario Vargas Llosa...

Mario Vargas Llosa

LOS CACHORROS

1 Todava llevaban pantaln corto ese ao, an no fumbamos, entre todos los deportes preferan el ftbol y estbamos aprendiendo a correr olas, a zambullirnos desde el segundo trampoln del Terrazas, y eran traviesos, lampios, curiosos, muy giles, voraces. Ese ao, cuando Cullar entr al Colegio Champagnat. Hermano Leoncio, cierto que viene uno nuevo?, para el Tercero A, Hermano? S, el Hermano Leoncio apartaba de un manotn el moo que le cubra la cara. Ahora a callar. Apareci una maana, a la hora de la formacin, de la mano de su pap, y el Hermano Lucio lo puso a la cabeza de la fila porque era ms chiquito todava que Rojas, y en la clase el Hermano Leoncio lo sent atrs, con nosotros, en esa carpeta vaca, jovencito. Cmo se llamaba? Cullar, y t? Choto, y t? Chingolo, y t? Mauco, y t? Lalo. Miraforino? S, desde el mes pasado, antes viva en San Antonio y ahora en Mariscal Castilla, cerca del Cine Colina. Era chanconcito (pero no sobn): la primera semana sali quinto y la siguiente tercero y despus siempre primero hasta el accidente, ah comenz a flojear y a sacarse malas notas. Los catorce Incas, Cullar, deca el Hermano Leoncio, y l se los recitaba sin respirar, los Mandamientos, las tres estrofas del Himno Marista, la poesa Mi bandera de Lpez Albjar: sin respirar. Qu trome, Cullar, le deca Lalo y el Hermano muy buena memoria, jovencito; y a nosotros aprendan, bellacos! El se lustraba las uas en la solapa del saco y miraba a toda la clase por encima del hombro, sobrndose (de a mentiras, en el fondo no era sobrado, slo un poco loquibambio y juguetn. Y, adems, buen compaero. Nos soplaba en los exmenes y en los recreos nos convidaba chupetes, ricacho, tofis, suertudo, le deca Choto, te dan ms propina que a nosotros cuatro, y l por las buenas notas que se sacaba, y nosotros menos mal que eres buena gente, chanconcito, eso lo salvaba). Las

clases de la Primaria terminaban a las cuatro, a las cuatro y diez el Hermano Lucio haca romper filas y a las cuatro y cuarto ellos estaban en la cancha de ftbol. Tiraban los maletines al pasto, los sacos, las corbatas, rpido Chingolo rpido, ponte en el arco antes que lo pesquen otros, y en su jaula Judas se volva loco, guau, paraba el rabo, guau guau, les mostraba los colmillos, guau guau guau, tiraba saltos mortales, guau guau guau guau, sacuda los alam-bres. Pucha diablo si se escapa un da, deca Chingolo, y Mauco si se escapa hay que quedarse quietos, los daneses slo mordan cuando olan que les tienes miedo, quin te lo dijo?, mi viejo, y Choto yo me trepara al arco, ah no lo alcanzara, y Cullar sacaba su pualito y chas chas lo soaba, deslonjaba y enterrabaaaaaauuuu, mirando al cielo. uuuuuuaaauuuu, las dos manos en la boca, auauauauauuuuu: qu tal gritaba Tarzn? Jugaban apenas hasta las cinco pues a esa hora sala la Media y a nosotros los grandes nos corran de la cancha a las buenas o a las malas. Las lenguas afuera, sacudindonos y sudando recogan libros, sacos y corbatas y salamos a la calle. Bajaban por la Diagonal haciendo pases de basquet con los maletines, chpate sta papacito, cruzbamos el Parque a la altura de Las Delicias, la chap! viste, mamacita?, y en la bodeguita de la esquina de D'Onofrio comprbamos barquillos de vainilla?, mixtos?, echa un poco ms, cholo, no estafes, un poquito de limn, tacao, una yapita de fresa. Y despus seguan bajando por la Diagonal, el Violn Gitano, sin hablar. La calle Porta, absortos en los helados, un semforo, shhp chupando shhhp y saltando hasta el edificio San Nicols y ah Cullar se despeda, hombre, no te vayas todava, vamos al Terrazas, le pediran la pelota al Chino, no quera jugar por la seleccin de la clase?, hermano, para eso haba que entrenarse un poco, ven vamos anda, slo hasta las seis, un partido de fulbito en el Terrazas. Cullar. No poda, su papa no lo dejaba, tena qua hacer las tareas. Lo acompaaban hasta su casa. cmo iba a entrar al equipo de la clase si no se entrenaba? y por fin acabbamos yndonos al Terrazas solos. Buena gente pero muy chancn, deca Choto, por los estudios descuida el deporte, y Lalo no era culpa suya, su viejo deba ser un fregado, y

Chingolo claro, l se mora por venir con ellos y Mauco iba a estar bien difcil que entrara al equipo, no tenia fsico, ni patada, ni resistencia, se cansaba ah mismo, ni nada. Pero cabecea bien, deca Choto, y adems era hincha nuestro, haba que meterlo como sea deca Lalo, y Chingolo para que est con nosotros y Mauco s, lo meteramos, aunque iba a estar ms difcil Pero Cullar que era terco y se mora por jugar en el equipo, se entren tanto en el verano que al ao siguiente se gan el puesto de interior izquierdo en la seleccin de la clase: mens sana in corpora sano, deca el Hermano Agustin, ya veamos?, se puede ser buen deportista y aplicado en los estudios, que siguiramos su ejemplo. Cmo has hecho?, le deca Lalo, de dnde esa cintura, esos pases, esa codicia de pelota, esos tiros al ngulo? Y l: lo haba entrenado su primo el Chispas y su padre lo llevaba al Estadio todos los domingos y ah, viendo a los craks, les aprenda los trucos captbamos? Se haba pasado los tres meses sin ir a las matins ni a las playas, slo viendo y jugando ftbol maana y tarde, toquen esas pantorrillas, no se haban puesto duras? Si, ha mejorado mucho, le deca Choto al Hermano Lucio, de veras, y Lalo es un delantero gil y trabajador, y Chingolo qu bien organizaba el ataque y, sobre todo, no perda la moral, y Mauco vio cmo baja hasta el arco a buscar pelota cuando el enemigo va dominando, Hermano Lucio hay que meterlo al equipo. Cullar se rea feliz, se soplaba las uas y se las lustraba en la camiseta de Cuarto A, mangas blancas y pechera azul: ya est, le decamos, ya lo metimos pero no te sobres. En julio, para el Campeonato Interaos, el Hermano Agustin autoriz al equipo de Cuarto A a entrenarse dos veces por semana, los lunes y los vier-nes, a la hora de Dibujo y Msica. Despus del segundo recreo, cuando el patio quedaba vaco, mojadito por la gara, lustrado como un chimpn nuevecito, los once seleccionados bajaban a la cancha, nos cambibamos el uniforme y, con zapatos de ftbol y buzos negros, salan de los camarines en fila india, a paso gimnstico, encabezados por Lalo, el capitn. En todas las ventanas de las aulas aparecan caras envidiosas que espiaban sus carreras, haba un vientecito fro que arrugaba las aguas de la piscina

(t te baaras?, despus del match, ahora no. brrrr qu fro), sus saques, y mova las copas de los eucaliptos y ficus del Parque que asomaban sobre el muro amarillo del Colegio, sus penales y la maana se iba volando: entrenamos regio, deca Culiar, bestial, ganaremos. Una hora despus el Hermano Lucio tocaba el silbato y, mientras se desaguaban las aulas y los aos formaban en el patio, los seleccionados nos vestamos para ir a sus casas a almorzar. Pero Cullar se demoraba porque (te copias todas las de los craks, deca Chingolo, quin te crees?, Toto Terry? ) se meta siempre a la ducha despus de los entrenamientos. A veces ellos se duchaban tambin, guau, pero ese da, guau guau, cuando Judas se apareci en la puerta de los camarines, guau guau guau, slo Lalo y Cullar se estaban baando: guau guau guau guau. Choto, Chingolo y Mauco saltaron por las ventanas, Lalo chill se escap mira hermano y alcanz a cerrar la puertecita de la ducha en el hocico mismo del dans. Ah, encogido, losetas blancas, azulejos y chorritos de agua, temblando, oy los ladridos de Judas, el llanto de Cullar, sus gritos, y oy aullidos, saltos, choques, resbalones y despus slo ladridos, y un montn de tiempo despus, les juro (pero cunto, deca Chingolo, dos minutos? . ms hermano, y Choto cinco?, ms mucho ms), el vozarrn del Hermano Lucio, las lisuras de Leoncio en espaol, Lalo?, s, tambin en francs, le entendas?, no, pero se imaginaba que eran lisuras, idiota, por la furia de su voz), los carambas, Dios mo, fueras, sapes, largo largo, la desesperacin de los Hermanos, su terrible susto. Abri la puerta y ya se lo llevaban cargado, lo vio apenas entre las sotanas negras, desmayado?, s, calato, Lalo?, s y sangrando, hermano, palabra, qu horrible: el bao entero era purita sangre. Qu ms, qu pas despus mientras yo me vesta, deca Lalo, y Chingolo el Hermano Agustn y el Hermano Lucio metieron a Cullar en la camioneta de la Direccin, los vimos desde la escalera, y Choto arrancaron a ochenta (Mauco cien) por hora, tocando bocina y bocina como los bomberos, como una ambulancia. Mientras tanto el Hermano Leoncio persegua a Judas que iba y vena por el patio dando brincos, volantines, lo agarraba y lo meta a su jaula y por entre los alambres (quera matarlo, deca Choto,

si lo hubieras visto, asustaba) lo azotaba sin misericordia, colorado, el moo bailndole sobre la cara. Esa semana, la misa del domingo, el rosario del viernes y las oraciones del principio y del fin de las clases fueron por el restablecimiento de Cullar, pero los Hermanos se enfurecan si los alumnos hablaban entre ellos del accidente, nos chapaban y un cocacho, silencio, toma, castigado hasta las seis. Sin embargo se fue el nico tema de conversacin en los recreos y en las aulas, y el lunes siguiente cuando, a la salida del Colegio, fueron a visitarlo a la Clnica Americana, vimos que no tena nada en la cara ni en las manos. Estaba en un cuartito lindo, hola Cullar, paredes blancas y cortinas cremas, ya te sanaste, cumpita?, junto a un jardn con florecitas, pasto y un rbol. Ellos lo estbamos vengando, Cullar, en cada recreo pedrada y pedrada contra la jaula de Judas y l bien hecho, prontito no le quedara un hueso sano al desgraciado, se rea, cuando saliera iramos al Colegio de noche y entraramos por los techos, viva el jovencito pam pam, el guila Enmascarada chas chas, y le haramos ver estrellas, de buen humor pero flaquito y plido, a ese perro, como l a m. Sentadas a la cabecera de Cullar haba dos seoras que nos dieron chocolates y se salieron al jardn, corazn, qudate conversando con tus amiguitos, se fumaran un