UBI HABITAS

of 8 /8
CURSO 2011/2012 2011 UBI HABITAS? LA VIVIENDA EN LA ANTIGUA ROMA Tania Pérez Moya L A T I N

Embed Size (px)

description

Tania Pérez Moya, mi alumna, tras leer los capítulos pertinentes del libro "Un día en la antigua Roma" de Alberto Angela : Vida cotidiana, secretos y curiosidades" (2009) nos describe los tipos de vivienda existentes en la antigua Roma.

Transcript of UBI HABITAS

Page 1: UBI HABITAS

CURSO 2011/2012

2011

UBI HABITAS? LA VIVIENDA EN LA ANTIGUA ROMA

Tania Pérez Moya

L A T I N

Page 2: UBI HABITAS

LA DOMUS

LA CASA DE LOS RICOS

En Roma, se contabilizaron 1.790 domus, un número considerable. Pero no todas eran

iguales:

Esta casa está sobre sí misma, carece de ventanas en la parte baja, de

haber ventanas podemos encontrarlas en la parte de arriba. Carece de balcones y su

muro perimetral la aísla del mundo exterior.

Refleja la estructura de una granja de explotación familiar de los albores de la cultura

latina y romana que al igual que la domus, tenían murallas defensivas.

Page 3: UBI HABITAS

No se distingue la puerta de la domus.

De las numerosas tiendas que podemos encontrar fuera. La entrada principal está

formada por un alto portón de madera, con grandes tachuelas de bronce.

Pasando la puerta, podemos ver un breve pasillo con un mosaico con la figura de un

perro y el rótulo de Cave canem, cuidado con el perro, en la época romana ya había

problemas con los ladrones y los pedigüeños.

En un lado del pasillo, podemos ver un pequeño cuartito, donde se situaba un esclavo

para controlar la entrada, podía tener un ayudante, pero los esclavos no dormían en

camas, sino en el suelo.

El atrio es una sala rectangular, amplia, colorida, con frescos vivaces que clarean con

la luz del alba, sí miramos hacia arriba, podemos ver que falta un sector del tejado que

únicamente no sirve para que entre luz, sino que también para que entre agua.

Los regueros de agua brotan por las bocas de algunas figuras de cerámica.

El agua que cae desde la obertura del techo no se desperdicia, cae en el implovium

que recoge el agua de las lluvias y las transfiere a un depósito subterráneo, además

de servir para agradar a la vista. Un pequeño pozo de agua hace posible sacar agua

para las necesidades cuotidianas.

Por todas partes podemos ver recuadros con figuras mitológicas, pequeños paisajes

imaginarios o decoraciones geométricas. Los colores son llamativos: azul, celeste,

rojo, amarillo, ocre.

A los lados del atrio se abren algunas habitaciones. Son los dormitorios, llamados

cubicula, son habitaciones pequeñas y oscuras, ya que carecían de ventanas y para la

iluminación utilizaban un leve candil.

En un rincón del atrio se sitúan unas escaleras que llevan a la parte de arriba, donde

se encuentra la servidumbre y parte de las mujeres de la familia. La planta baja es el

territorio de los varones de la familia y sobre todo del cabeza de familia.

Page 4: UBI HABITAS

La pared de enfrente está cerrada por un amplio panel de madera que se abre como

un fuelle. Está zona es el, tablinum, Es el despacho donde el dueño de la casa recibe

a sus clientes. Es escaso el mobiliario que podemos encontrar en esta época.

Sobrepasando una cortina, accedemos a la parte privada de la domus, es el peristilo,

un amplio jardín en el interior de la domus, rodeado por un bellísima columna con unos

discos de mármol que cuelgan del techo, entre una columna y otra. Representan

figuras mitológicas esculpidas y pintadas, oscilla, cuando hace viento se mece

suavemente dando movimiento a la rigidez de las columnas.

En estos jardines podemos encontrar plantas, árboles y especias y a menudo también

podemos ver emparrados de vid, además no era raro ver animales, como palomas,

faisanes ...

En el jardín podemos observar estatuas de bronce que adornan sus rincones, además

de ver estatuas-fuente con doble uso.

Que la domus tuviese agua dependía además de que el agua llegase por otras vías

como los acueductos, el propietario gracias a determinados favores, ha conseguido

tener una conducción personal, pocos afortunados tienen agua corriente en sus casas.

No era extraño que tuviesen jardineros, claro está, que eran esclavos.

En el triclinio se celebraban banquetes, en la misma sala, se instalaban las camas de

los invitados, hay una falta de higiene ya que los restos de la comida se tiran al suelo,

y no en los platos.

Los romanos no dan demasiada importancia a la cocina, ya que la consideran un

espacio secundario de la casa, y nunca tiene una ubicación precisa. En la cocina

trabajan los esclavos, y por lo tanto la decoración, la comodidad y los espacios no son

importantes. En las casas más humilde la mujer de la familia es quien cocina.

Un aspecto muy familiar en las cocinas romanas son las cacerolas y las ollas de cobre,

que están colgadas a la vista de todos.

La vida en la domus

Los primeros en levantarse son los esclavos, los esclavos carecen de cuartos

individuales duermen en los pasillos, en la cocina, o bien apiñados en algún cuartito. El

de más confianza, duerme en el suelo, delante del dormitorio del dominus.

Los armarios eran utilizados para guardar objetos frágiles o valiosos, cómo cálices y

copas de vidrio, objetos de aseo, etc.

El vestuario y la ropa de cama se guardan en las arcae vestiariae. Se tratan de arcas

de madera parecidas a los arcones.

En la domus de los ricos algunos objetos decorativos tienen el valor del simbolo de

estatus. Los que no pueden permitirse plateria recurren a objetos de bronce, de vidrio

o de cerámica de calidad.

La caja fuerte se ubica en un lugar donde todos puedan admirarla. Es un signo de

riqueza.

Page 5: UBI HABITAS

El atriensis, es como un vigilante de seguridad que controla los movimientos de las

personas de la sala.

LA INSULA

UN MUNDO APARTE

Las insulae, son edificios de viviendas. Por el número de personas que acogen,

podrían definirse como pequeñas aldeas o pueblos colocados en vertical.

El emperador Augusto estableció que las viviendas no podían sobrepasar los 21

metros, pero en el reinado de Trajano, se impone un máximo de 18 metros.

A primera vista parece una colmena por la forma cuadrada que posee, y por sus

ventanas regulares hasta lo más alto. El edificio es de ladrillo, ligeramente recubierto

de un revoco - protector de un agradable color blanco - crema.

A lo largo de la base del edificio, podemos distinguir un elegante color rojo

pompeyano, de un metro y medio de altura aprox. , su finalidad era estética y práctica.

Tiene una finalidad decorativa como protectora: sirve para disimular las salpicaduras

de barro, huellas de manos. Sobresale del revoco una línea de ladrillos, que dibuja un

pequeño arco.

En la primera planta hay un estrecho balcón que une los distintos apartamentos de la

ínsula. Los romanos lo llaman maenianum.

Se podía ver en la balconada y en las ventanas, multitud de macetas con flores.

La planta baja de las insulae está formada por una larga hilera de locales y tiendas.

Entre algunos de ellos se abren, los portales de las insulae mismas, con los tramos de

escaleras que conducen a los pisos superiores.

Page 6: UBI HABITAS

A la entrada de la ínsula podemos apreciar que disponen de portero, normalmente

solían ser ex legionarios ya que se requería grandes dotes de rapidez y decisión para

apaciguar peleas y litigios entre los inquilinos.

Las insulae disponían de unos depósitos fecales donde se depositaban mediante unas

tinajas los residuos, para que más tarde pasase una persona a llevarse los residuos.

En las paredes de la ínsula no era raro ver pintadas, advertencias sobre una persona

que vivía ahí.

En el rellano del primer piso podemos ver una puerta señorial, con dos elegantes

anillas de bronce, sólo viendo la puerta sabemos que se trata de una familia de muy

buena posición. Sí entramos podemos visualizar una mesa de mármol con una estatua

encima que nos da la señal que el propietario es una persona culta. A la derecha se

encontraba la sala de estar (tablinum), a la izquierda el comedor (triclinium). A

nuestras espadas podíamos visualizar las puertas de tres dormitorios.

La ínsula busca la luz, con lo cual a lo largo de la fachada del edificio, se disponian

ventanas , muy amplias. Al igual que la domus de los ricos, aquí las paredes tienen

colores vivos. En esa época la única forma de calentarse del frío, son los braseros.

En este tipo de casa la cocina es un simple hornillo de bronce, en estos apartamentos

la cocina es una parte muy pequeña, en cuanto a la hora de comer, se come en una

mesa sentados como hoy en día.

Los suelos están recubiertos por elegantes mosaicos bicolores (negro y blanco) con

figuras geométricas, lo que reduce el coste de los materiales en comparación con las

domus, pero sin olvidar ese toque de distinción.

El rostro inhumano de las insulae

La división social que hoy en día se da por barrios, entonces existía por plantas de

viviendas, ya que los más adinerados Vivian en la primera planta, en la planta del

medio vivían el aristócrata y el acomodado, mientras que en la planta más alta

podíamos encontrar a los obreros, barrenderos... todos los trabajadores más pobres.

Que carecían de letrinas para defecar y tenían que ir a letrinas públicas que se

encontraban situadas en las calles, ya que por la altura, no llegaba agua potable a su

vivienda. Las clases más pobres además de sufrir subidas de alquiler que dificultaban

su vida, se tenían que ir a termas públicas.

Salta a la vista que las personas que carecen de dinero o tienen poco, es dramática.

En fechas concretas cuando se negociaba los contratos de alquiler, las calles de

Roma se llenan de familias enteras desahuciadas, en busca de un nuevo acomodo.

En Roma cada ínsula tiene un propietario. El trabajo lo hace un administrador

personal, mediante un contrato de 5 años, el propietario da todos los pisos arrendados

al administrador, y a cambio sólo exige las cuotas de alquiler de la planta baja, que a

menudo tiene el mismo precio que una domus.

Page 7: UBI HABITAS

Las dificultades que sufren las familias para pagar el alquiler de la casa, obligan a

muchos inquilinos a subarrendar a su vez los cuartos de su apartamento que no le

sean estrictamente necesarios, y así sucesivamente..

Una misma habitación es subarrendada a familias enteras o a personas disntias, y se

divide mediante simples mamparas.

En Roma había unas normas muy estrictas en cuanto a los orines, ya que

dependiendo el daño hecho, así se actuaba.

LA VILLA

UN MUNDO RURAL

La villa romana, era a su vez residencia campestre y granja productiva.

Estaban situadas geográficamente en zonas rurales o a las afueras de la ciudad, en

medio de los campos de cultivo.

Sus dimensiones y características dependían de la riqueza de sus propietarios. La

planta y la distribución era muy parecida a la domus pero con más habitaciones para el

Page 8: UBI HABITAS

almacenaje de las materias primas obtenidas y habitaciones para dar cabida a todas

las personas que trabajaban en ellas, al igual que la domus disponía de muros que

protegían la propiedad.

Los esclavos vivían en una vivienda diferente a la del propietario aunque dentro del

terreno, el capataz disponía de una vivienda para el normalmente cerca de los cultivos.

Disponía además de su propia bodega para sus vinos, además de panadería para

trasformar la materia prima obtenida en producto elaborado para así obtener un mayor

beneficio.

Vasijas romanas S. I - II para el almacenaje de alimentos